Page 42

~. I ,1

86

del idioma castellano (por lo cual, de acuerdo a una convención usual, hemos procedido a escribirlas con otro tipo de letra). Dentro del conjunto de signos primitivos conviene distinguir elléxica, que es el conjunto de signos con significado, de otros signos, como los de puntuación, algunas conjunciones, etcétera, que sirven para juntar o separar partes del discurso. Además de signos primitivos todo lenguaje posee ciertas reglas de formación. La observancia de estas reglas da como resultado una oración con significado (ej.: "La luna brilla"; "Nos molieron a palos"). Su inobservancia da como resultado pseudoraciones carentes de significado (ej.: "La brilla luna"; "Nos palos a molieron"). Suelen incluirse en la sintaxis, además, reglas de derivación que permiten transformar unas oraciones en otras. La más conocida en castellano es la que permite transformar la voz activa en la pasiva (ej.: "Los turcos tomaron Constantinopla" en "Constantinopla fue tomada por los turcos"). Pero incluir --como hacen algunos- en las reglas de derlvación el uso de algunas conjunciones -y por esta vía toda una rama de la lógica- resulta excesivo para los lenguajes naturales. 5.4. SEMÁNTICA

Según hemos visto en el punto 5.3., la semántica, junto con la sintaxis y la pragmática, constituye una de las partes o subdisciplinas de la semiótica. Por la importancia de los desarrollos que debemos emprender abordamos su examen dentro de un punto especial, y no como sistemáticamente correspondería hacerlo como un subpunto de la semiótica. Hemos dicho, hablando sin mayor precisión, que la semántica se ocupa de la relación entre el signo significante y su significado. Pero ¿qué debemos entender aquÍ por "significado"? Si empleamos palabras como, por ejemplo, "lluvia", "metal", "manejó", "resumió", "catorce", "infinito", etcétera, parece que nuestra mente se remite a los objetos mismos mentados: un acontecimiento u objeto natural, acciones humanas y números respectivamente. Lo mismo ocurre si con tales palabras formamos unidades completas de sentido, es decir, enunciados u oraciones, como, por ejemplo, "llueve", "Ios metales se dilatan por la acción del calor", "el número catorce es la suma de dos primos". "El infinito formado por todos los números enteros es mayor que el infinito formado por todos los números pares", etcétera. Pero muchos autores han observado que distintas expresiones pueden hacer presente el mismo significado (sinonimia) como "está lloviendo", "il is raining now" o "il pleut" para nuestro primer ejemplo de oración. De aquÍ concluyen que el signo significante remite a un ente ideal: la palabra remite al concepto y la oración a la proposición.

L-:~r'-

LENGUAJE Y LENGUAJE CJENTÍFICO

PROPEDÉUTICA

87

d d ella sería una propiedad, un prediEn lo que hace al tema de la ver a, .. es y no a las oraciones que ue conviene en rigor a las proposlcwn ca do q , , las expresan. . . f d do sobre estas difíciles cuestiones tendr.a Un pronunclanu ento un a 't lo cuando hagamos una expoSIque esperar hasta el final d~,este cap\~ a 'de la verdad de Alfred Tarski. ción somera de la concepClon sema~ IC contra de las proposiciones. En Éste, al igual que Qu~ne, se p~<?nun%~~:l unas de las ideas de estos aulas desarrollos q~e sl.guen uftlhzarde que efob'1· eto o estado de cosas a que e tores. El pronunctanuento a. avor . ifi· do requiere aqUl, tan so'1o u na se refiere ~a oración c?nstltuye ~~ ~:els:~:n l~s ejemplos puestos (aconadvertenCIa precautona. C?mo h manas entes matemáticos), no debe . . teclmlentos nat u ralese, aCClones u . ., t ue otorgue status de " o b·~e to " Fisicalismo reducclol1ls aq inaún caerse en n '" J' , . solamente a entidades Ílstcas.

5.4.1. Semántica de enunciados: la verdad , " " " h a está lloviendo" ·que hemos menCl?naLos ejemplos llueve ,o a or dadero o falso es el enunCiado . en naor lo que es ver . d 4 do nOS adVIerten que, o.' 1 Yun tiempo determll1a o . . d 1 lsmo en un ugar I de los pronombres personales (yo, proferido por el emIsor e m A la misma conclusi?n nos 1.leva e u~~aar ~hora, aquí, allí, etcétera, que tú, etc.) y de ~dv~~blOS de tl~mf: Yers~n~ y las circunstancias en que se cambian de slg.mflcado seg~n ~ ta consideración bastará, por ahora, profiere o es~nbe el enuncl~d;~ la: roposiciones. I~ noción de verdad tomemos el caso para pronuncIamos en. ~ontra Para aquilatar las dIftcultades de fi n acontecimiento natural. . . . d que se re lere a u t heterogéneas como un enunCIamás sencIllo: un enunCIa o ¿Es acaso posi?le .~?n:parar dos ~~~~~ ~~ la naturaleza? No podemos, o?do ---entidad hngUlStlca- Yu.n 1 t comprobar su congruencIa. o Junto a o ro y . 1 viamente, extend er1os com ·bl efectuar en forma SImple a pOSI e ue no es La respuesta es en suma, q t un enunciado y un hecho. . comparación que pretendemos en re"ll eve" la palabra "llueve" ha Sido En el ejemplo que hemos puesto, u .' s Lo me)· or que podremos d es tras expenenCla . b acuñada sobre la a~e e \1U . do "llueve" es verdadero al tiempo de p~ohacer para indagar SI el enu\1C1? . tique tengo con las experienCIas , l penencta ac ua . 1 _ d· h alabra en el ampo SOCIOCU feririo sera comparar a ex '" .d para acunar IC a p por caso, que Pasadas que han serVI · o .. , .t de I caso T e ndre' , ponaamos '" . . on algún hidrocarburo f1ultural o comunidad l lI1gUlS Ica ., . on a(Tua -y no c b salir al )ardl\1 y moprme c 'todos de la Lógica. Aricl, Barcelona, 1981. p{¡g. 15.

4

QUINE,

W. O ., Los Me

Introducción al Derecho Parte 1 - AFTALIÓN, VILANOVA Y RAFFO  

ENFOQUE EXISTENCIAL: EL CONOCIMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

Advertisement