Page 4

8

INTRODUCCiÓN AL DERECHO

según esperamos, tiene unfuturo a partir de esta edición que aparece con la autoTÍa del doctor Aftalión y la mía. Una tarea de tal magnitud 120 hubiese podido llevarla a cabo solo. Es así que acudí a Julio César Raffo para someter a diálogo crítico muchas ideas, y para dar forma de texto escrito a muchas otras. Donde no se menciona algún texto de mi autoTÍa como fuente referida a la letra, la responsabilidad es, pues, compartida entre los dos. Como método expositivo hemos optado por poner énfasis en las partes introductorias que abrazan el contenido total de cada una de las cuatro partes en que se divide el libro, o aparecen al comienzo de c"ada capítulo. La redacción de estas partes introductorias es sencilla e inteligible -según esperamos- por sí misma. Esias parte van seguidas de notas explicativas o aclaratorias en las que se danlosfundamentos del texto o se debaten distintas corrientes de pensamiento. Este libro ha cumplido entre nosotros -y más allá de nuestras fronteras- un papel objetivo en la difusión de los conocimientos atesorados acerca de sus materias. Se justifica pues -sin perjuicio del consenso o disenso que sus tomas de posición puedan provocar- el intei1to de buena fe que hacemos deproceder a la difusión de algunos de los nuevos conocimientos, criterios y corrientes de pensamiento sobre su tema habidos a la fecha. Hoy, como en 1956, nuestra intención ha sido sobre todo didáctica. Por ello hemos aplicado nuestros mejores esfuerzos a exponer enforma accesible Las principales doctrinas sobre los tópicos que integran la materia. Pero insistimos ahora, como lo hicimos entonces, en hacer la cTÍtica de las doctrinas con las que discrepamos yen pronunciamos en las cuestiones debatidas dando algún sustento o fundamento a nuestros pronunciamientos. Pues, eludir una toma de posición lleva a exponer doctrinas diversas e incompatibles como si todas ellas tuviesen los mismos méritos y como si la elección de alguna de ellasfuese una mera cuestión de gustos. Pero la enseñanza así orientada por el valor pseudocientífico de la neutralidad y por el pseudo valor moral de la humildad se traduce así, en desorientación para el lector. Tratamos nosotros, en cambio, de fundar nuestras críticas y nuestros pronunciamientos asumiendo sin pesar el riesgo de equivocamos pues se aprende más de un error, de un intento fallido de solución, que de una lectura que va a engrosar la erudición. Esperamos, en suma, que el lector inquieto -atentas las exposiciones y argumentos- pueda formarse su opinión propia. En lo que se refiere a losfundamentosfilosóficos, lafuentefenomenológica y existencial, en la que abrevaba ya nuestro maestro Cossio, se ha concretado como fenomenología existencial (Husserl, Heidegger, Sar-

PREFACIO

9

tre, Merleau Ponty) y más precisamente como fenomenología del mundo de la vida de acuerdo con el último Husserl y su asimilación por A. Schutz, donde en el residuo de la "reducción" se mantiene un grupo ~o­ cio-cultural y no solamente un "ego". Esta impostaciónf~nomen~ló.glca conlleva un pronunciamiento por el indeterminismo Y el libre arbltTlo en el tema (metafísico pero ineludible si tenemos que trat.ar c.on lo humano) del determinismo o indeterminismo. Pero el pronuncwmlento por el mdetenninismo se enriquece con el aporte independiente de a~tores que no enrolan en la fenomenología: Popper y su discípulo Watkms, J. Berlm, Ch. Taylor y el último Von Wright. En epistemología nos afiliamos alfalsacionismo de K. Popper. Pero le agregamos lo específico de las ciencias sociales que ~oppe.r no tematizó, no obstante algunos hallazgos suyos de pnmera lmea que pueden ubicarse enlafilosofía de la historia y como ideario político liberal. Tratamos de seíialar lo específico de la metodología de las ciencias sociale.s en su base empírica siguiendo en esto a Schutz, aunque a resultados SImilares llega Von Wright en línea no fenomenológica. . El explícito reconocimiento precedentefacilitará allectoronentarse en los argumentos pertinentes en las cuestiones filosóficas más/undamentales. En lo que se refiere a temas más concretos, nos hemos ViSto forzados a sotener puntos de vista más o menos originales, o, almenas, que no son pacificos en la doctrina en muchos lugares. Al~un?s de estos puntos de vista polémicos se desarrollan al tratar los sigUientes temas: ~. Triple enfoque -existencial, biológico e histórico- sobre el conoClmiento; 2. Elfalsacionisl71o como método universal; 3. Metodología en ciencias sociales; 4. Metodología en la ciencia jurídica; 5. El Derecho como conducta: el proyecto; 6. El Derecho como norma: programación y programación subsidiaria; 7. Norma básica abstracta y norma básica concreta; 8. Positividad, vigencia y fuentes; 9. La costumbre comofuente necesaria: origen de la costumbre; JO. La doctrina como conocimiento y como fuente. Agradecimientos. Como algunas de las ideas que ahora se exr:onen (en este libro) por primera vez, vienen gestándose hace bastante flempo y han sido el objeto de ensayos y comunicaciones, nuestra mención de agradecimientos debería ser muy extensa a riesgo de illcurrir en muchas omisiones. DebeTÍamos incluir a los estudiosos que, sin cOl11ulgarcol1 dIchas ideas, han propiciado su difusión y las han sometido a debate crítico. Deberíamos mencionar, además, a los profesores y ayudantes docentes que integraron mi cátedra de Introducción al Derecho y a quienes integran actualmente la de Teoría General y Filosofía del Derech?, como así también a los coautores y colaboradores del libro rntroducclOn

Introducción al Derecho Parte 1 - AFTALIÓN, VILANOVA Y RAFFO  

ENFOQUE EXISTENCIAL: EL CONOCIMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

Introducción al Derecho Parte 1 - AFTALIÓN, VILANOVA Y RAFFO  

ENFOQUE EXISTENCIAL: EL CONOCIMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

Advertisement