Page 39

• LENGUAJE Y LENGUAJE CIENTÍFICO

80

PROPEDÉUTICA

ponen un emisor, un receptor, un mensaje, un canal, un código y son susceptibles de "ruido", prescindiremos en lo que le sigue de un abordaje sistemático del tema del lenguaje en la teoría de la comunicación, sin perjuicio de las referencias necesarias a nuestro desarrollo. La mente que, en presencia del signo se remite a otra cosa, será, en principio, la del que percibe el signo, lo cual en los signos artificiales abarca tanto al emisor como al receptor de la comunicación (aunque puedan percibirlo en forma distinta). Efectuadas estas aclaraciones preliminares, pasaremos revista a los conceptos más importantes, siguiendo en general la concepción de Saussure con algunas acotaciones de nuestra propia cosecha. 5.2.1. Signo (en general)

Denominamos signo a todo acontecimiento u objeto en tanto la percepción del mismo hace que la mente del sujeto que lo percibe se dirija a otra cosa distinta a dicho objeto o acontecimiento. Acotamos aquí que esta noción general pone de manifiesto que no hay objeto o acontecimiento alguno que sea, en sí, signo, pues lo será, o no, según cómo lo aprehenda un sujeto. Así, si nos extasiamos contemplando el fuego de la chimenea, el fuego no nos remite a nada distinto a él mismo y no constituye signo de nada. Pero si, en el transcurso de operaciones bélicas, una patrulla descubre en una choza un fuego aún encendido, lo tomará como signo de la presencia de enemigos. La situación parece ser distinta en el caso de los signos artificiales pero en el fondo es idéntica. Así, un salvaje sin la menor idea de lo que sea un texto escrito, podría quedarse contemplando la elegancia de trazos de los caracteres de escritura gótica sin que ellos funcionasen como signos de ninguna otra cosa, tal como nos ocurre a nosotros con los jeroglíficos egipcios. 5.2.2. Signo natural

El humo es signo del fuego, el trueno del rayo, las huellas, del paso de un animal. Todos estos casos parecen tener dos características en común: 1) tanto el signo como lo indicado por él son hechos de la naturaleza; 2) el signo no ha sido producido intencionalmente para que alguna mente se dirija a otra cosa. Como la primera característica parece implicar lógicamente a la segunda, usualmente los autores explican los signos naturales mediante la noción de causalidad. Pero de esta manera, acotamos, se descuida la tarea propia de la Semiótica que, según Saussure, consiste en el estudio de la vida de los signos en el seno de la sociedad. En efecto: la no-

81

. . sta tardía del género humano. También ción dIe c~us'~~~:~l~~:en:oc~:~~~ signo natural del rayo por."asociación parae pnml l ' f ta seconcomItantemente. de ideas" de dos fenómenos que. sue ceenpmtaadna~ ~~ e~ grupo sociocultural, el b' , según las creenClas a ., Pero ta~ Ien'd l· . d Zeus las convulsiones signo de poseslOn por es, rayo es SIgno e a lra e ,. t 'tera . PlDtuS , e ce ~se que de las dos características apuntadas, la pnmera no b De e ~g~eg Esto uede resultar sorprendente pero implica loglcamen~e la se~un~aiaro stel ejemplo de las huellas lo refenuestro punto de VIsta ~e ara cde muy bien ocurrir que el animal humarimos a un s~r hu~ano. ues P;~e' ar ciertas huellas --como, p. ej., si un no p~oceda l;tenclO~al~~~~r~ pe~sona y deja huenas para de~pi~tar. a la aseS1l10 usa o~ zapa os d á arecer un poco rebuscado. Pero en terJ1llnos policía-o El eJe.mp~o d~ ~e el hombre puede, mediante una acción ingenerales, no cal)~ u a~. la naturaleza. Si este cambio resulta ser tencional, prodUCIr un cam l? e? t también puede estar en la intención signo natural de otro aconteclIme~i~en el primero se dirijan al segundo. del agente que las mentes iued~~ alaridos y otr~s ruidos pueden ser conP?r ejedmpl?, .cadennaatus;;:: ~: la p'resencia de fantasmas, en casas embrusldera os SIgnos

JO

jad~~s consideraciones precede~tes nos fuerzan a e:zt;~~;/: :i;c~~~:~l~

cadracteríst~~::~~~g:~~;~~~;~~ie;n~~ent/pro:ucidO

conclusión: [hO por te no lo apre en e como ueda estar errado en esto). algún agente ( aunq~edP 1 dente puede ilustrarse con un chiste coUna consecuencia e o prece nacido: . 1 'k -José: Tengo un perro que Juega a po er. , 'H 1 -Jua~: ¡Que mar~:d:~ez ue le toca un juego bueno, mueve lacola. -Jase: n.o lo crea q t de la cola del perro es percibido como En este ejemplo e movll:-uen °or el buen juego- del perro. un signo natural de la al.egna -PI s signos naturales pueden ser clasifiDe este modo ad:~t:~~;u~e ~o han sido producidos por u~ agente q . ) y aquellos que son prodUCIdos por cados en dos grupos. q (el humo que produce el fuego, p. el . l humano o no humano). . valen de la vista, la concentración y dlun agente (un aDl~a 1 En todos los. aOlma e~ que S;tural de interés. En el hombre el temblor rección de la mIrada ~s SIgno n, los casos el llanto de dolor, la sonrisa eds Silgno,nat~rs~;~l~~~:~J~t~~~: tristeza, ~l semblante progresiva.mene a egna, e . d . ra etcétera. Pero --dentro de cIertos te anémico --dIgamoS bldanco- e \a 'expresión espontánea de sus estaJímites- el hombre pue e re f r e n a r , .

i

..

Introducción al Derecho Parte 1 - AFTALIÓN, VILANOVA Y RAFFO  

ENFOQUE EXISTENCIAL: EL CONOCIMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

Introducción al Derecho Parte 1 - AFTALIÓN, VILANOVA Y RAFFO  

ENFOQUE EXISTENCIAL: EL CONOCIMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

Advertisement