Page 16

32

PROPEDÉUTICA

un precipitado natural y sin requerir la adopción de ninauna actitud especial, en pura "actitud natural". Pero el c~nocimiento, p;opiamente dicho, no se da en forma Igualmente gratuita. El es el resultado de un esfuerzo una búsqueda que supone, antes que nada, una peculiar aCtitud: la actitud cognosciti va. Aquí entendemos por actitud una disposición a actuar de ciel1a manera. Esta actitud cog.noscitiva puede perfilarse por oposición a aquella que es su contrana: la Ignorancia como actitud. Examinaremos esta última para p~sar lueg? al análisis específico de la actitud cognoscitiva. La IgnorancIa como actitud consiste en la negación de lo desconocido. Este ámbito desconocido que como oscuridad total rodeaba el mundillo famil!ar en e~ que reina el saber, es negado expresa o implícitamente por la actItud de Ignorancia. Al ser negado no actúa ya motivando la inquietud del hombre por conocer: si no hay algo desconocido no hay ya nada por c~nocer, ~ ~I hombre queda así encerrado en el pequeño ámbito del mundIllo famIlIar del cual no puede ya salir. No se crea que la actitud de la ignorancia corresponde siempre a gente que eSlgnorante. Por muchos y profundos conocimientos que se tengan, SI se . pIensa que . ya no hay nada por conocer, se está asumiendo la ianob rancIa como actItud. Un buen ejemplo de actitud de ignorancia lo dan los doctos físi?os de la época de Galileo que ridiculizaron sus experiencias sobre la calda ~e los cuerpos y se negaron a observar las lunas de Júpiter por el telescopIO, basados en la autoridad de Aristóteles. La ignorancia como actitud surge como una de las respuestas posibles d~l.hombre quese aterra frente a la inmensa noche que lo rodea. Para no vIvIr aterrado nIega la existencia de lo desconocido. El sentido existencial de esa actitud es una decadencia y declinación del carácter pro/agónico del hombre en el ámbito del conocer, de la apertura racIOnal del mundo. El hombre es el protagonista de su propia vida y de la hlstona, y como tal debe abrirse paso y ampliar los horizontes del mund? bregando con lo desconocido. Mal puede ejecutar su rol protagólllCO SI COllllenZa por negar lo desconocido condenándose a un quietismo que se conforme con lo que ya conoce. Esto implica un estrechamiento del mundo, ya que todo queda reducido al limitado mundillo familiar. El hombre que asume la actitud de la ignorancia convierte el universo, que tIene una estructura abierta con infinitas posibilidades, en la estructura Iil~lltada y cerrada que es su pequeño mundillo familiar. Si bien puede contInuar desenvolviéndose con eficacia en sus tareas rutinarias, ha declinado el papel protagónico que le corresponde, 1imitándose a subsistir en un mundo sin posibilidad de apertura y nuevos horizontes.

EL CONOCIMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

I j

¡,

.. ,~!

'.

33

La justificación que suele .darse de la ignorancia como actitud, tiene, históricamente, dos formas diferentes. Una de ellas es el descanso en la especialización, la otra el acudir al dogma. El descanso en la especialización es la forma más reciente de justificación de la actitud de negar lo desconocido. En ella no hay un negar directo respecto del total desconocido, pero hay una sólida creencia de que, para cualquier problema que se presente en cualquier ámbito, siempre va a haber un especialista que posee el conocimiento adecuado para resolverlo. Así lo desconocido desaparece, puesto que si se piensa que siempre hay un especialista que conoce cualquier parcela que el hombre común ignora, resultaría que entre todos los especialistas completarían un c~no­ cimiento total sin fisuras. En su idea no hay lugar para lo desconocIdo, porque cualquier lugar de la zona de oscuridad va a estar cubierto por el saber de algún especialista. Pero ésta es una idea mítica que lo único que hace es ocultar el hecho de que lo desconocido efectivamente rodea al hombre por todos lados. En verdad cuando llega el momento de tomar una decisión el protagonista debe tomarla y no siempre puede descansar en el conocimiento de un especialista. Por ejemplo: en materia económica hay especialistas autorizados que sostienen una política monetarista, y especialistas tan autorizados como aquellos que defienden una política económica estructuralista. Quien debe conducir una nación debe elegir, entre los di versos especialistas que sostienen posiciones divergentes, cuál ha de ser su asesor. Y esa elección de protagonista no puede encargársela a ningún tipo de especialista. En esa circunstancia el hombre que no está dispuesto a declinar su carácter de protagonista de su propia vida y de la historia no tiene escapatoria. La responsabilidad de su elección va a recaer siempre sobre él. Por ello lo más adecuado es asumir realmente el rol protagónico correspondiente e interiorizarse lo mejor posible del problema para iluminarlo todo lo posible y luego decidir sabiendo que se lo hace frente a lo desconocido. Esa misma situación, que hemos descripto para el campo económico, se repite en materia de sistemas políticos, problemas históricos, etcétera. En todas las materias humanas y sociales por lo menos ocurre constantemente que siempre hay diversas corrientes de opinión frente a las cuales no hay manera de declinar la responsabilidad en los especialistas. Por ello el descanso en los especialistas no es una solución para el trato del hombre con lo desconocido. La otra forma en que la actitud de la ignorancia pretende hallar justificación consiste en una remisión al dogma. El que está en la actitud de la ignorancia niega acá la presencia de lo desconocido sustentando, en su lugar, un dogma, una creencia absoluta. Habitualmente el que está en la

Introducción al Derecho Parte 1 - AFTALIÓN, VILANOVA Y RAFFO  

ENFOQUE EXISTENCIAL: EL CONOCIMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

Introducción al Derecho Parte 1 - AFTALIÓN, VILANOVA Y RAFFO  

ENFOQUE EXISTENCIAL: EL CONOCIMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

Advertisement