Page 15

• 30

PROPEDÉUTICA

nía con ella, entonces, la hice objeto. Objeto como algo que me hace frente y se destaca de la totalidad de los entes intramundanos que siguen estando allí y con los que sigo teniendo un trato irreflexivo. En nuestro caso --<::omo yo quería saber qué andaba mal con la silla- ya la hice objeto de conocimiento. La observación detenida y los movimientos a que la sometí fueron los procedimientos de que me valí para indagar lo que quería. Llegué a la conclusión de que el mal radicaba en la pata más corta. En esa opinión culmina mi investigación. Aunque una investigación tan rudimentaria no me da título de científico, pretendo que mi opinión es verdadera. El comportamiento de la silla --que no se mueve después de haberle adicionado el improvisado soporte- corrobora que yo estaba en lo cierto. Arrima pruebas a favor de que mi opinión no era una opinión falsa, sino una verdadera.

1.4.3. Noción de verdad. La verdad como aspiración (y no como posesión segura) del conocimiento. Crítica de la noción de conocimiento como discurso verdadero Sigamos con el ejemplo de la sección precedente. Si pongo en palabras la composición del caso que me hice tendríamos algo así:

1 \

(1) Esta silla se mueve porque tiene una pata más corta que las otras.

La oración (1) ilustra lo que veremos más adelante como función descriptiva del lenguaje. "Descriptivo" no se usa acá, conforme al uso común de la palabra, como cuando decimos, por ejemplo, que un escritor describe un paisaje o una ceremonia. Descriptivo en rigor quiere decir acá que este tipo de oración (informativa) puede ser falsa o verdadera. Nos vemos, pues, remitidos nuevamente a la noción de verdad. La oración (1) ---o, según algunos autores, la proposición que la misma expresa- es verdadera en el caso en que efectivamente la silla se mueve debido a que una de sus patas es más corta que las otras. Es falsa en el caso de que ello no sea así 7. Pero ocurre que no tenemos garantías de que una proposición sea verdadera. En nuestro ejemplo conductor podría muy bien ocurrir que al rato de estar escribiendo vol viera a moverse la silla y que una indagación más minuciosa me mostrase que el piso se encuentra hundido en el lugar donde apoya una de las patas. Este desnivel 7 En este enfoque existencial es suficiente esta noción de verdad -que es de sentido común- y no necesitamos ahondar en los problemas filosóficos y los debates que ha suscitado. Por otra parte, como se expondrá más adelante, consideramos que es la noción correcta, rescatada en 1933 por Tarski para la filosofía contemporánea

EL CONOCIMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

31

resulta responsable del movimiento, por lo que tendré que admitir que ( 1) es falsa (sólo parcialmente verdadera). 1 En"'Filosofía Yen las Ciencias de tipo puramente formal -:-:como as Matemáticas Y la Lógica- se ha pretendido que hay prOp?SlCIOnes q~e . 1 necesidad de su verdad. Hoy se desconfIa de que e o llevan"cons~~~s;os campos del conocimiento. Pero en las c.iencias que se sea ast.aun hechos del mundo ---ciencias naturales y SOCIales-la verrefieren ajos . ' nes y teorías científicas dependerá en última instan~d::;~!:~~~~~~~tación con los hechos a los c~ales se refieren dic~as ~~~óas No hay opiniones, proposiciones y/o teonas que lleven conSIgo un selI~ inconfundible que garantice su verdad .. No podem~s, por tant~~ definir sencillamente el conocimiento como el dlscu~so (~on]u,nto de OpI . ) rd"d'ero Por otra parte la Historia de la CIencIa esta repleta de mones ve u · , . 1 f' teorías que fueron consideradas verdaderas en su tI~mpo y que ~eg~fueas y abandonadas. Su falsedad no les qUita su status clentl ICO. ron re futad . '. te de un su Conviene advertir aquí que la tentativa que c.ntIc~mos par t ue considero erróneo: caracterizar a la CienCIa por sus resultado~. t~~S r~s~ltados del ejercicio del pensamiento científic~ puede~ ser codificados en una Enciclopedia. Pero esto no da a una EncI~lopedl~ ~l status de obra científica. Se trata solamente de una forma de ?IV~lgacIOn de los resultados de la obra de los científicos. La obra d~ los c~entIficos se car~c­ teriza por la investigación. Los científicos son mvestlga~ores. En l~ Investigación la verdad se encuentra como ~pirac~ón ~ ,té~o de la nusma no al comienzo (lo que haría inútil a la Inv.esugaclO.n ~sma). Con ven~ría, pues, abandonar la quimera de caractenzar a la CienCIa por s~s resultados y tratar de indagar cu~les ~?n l~s p:esupuestos ?e esa actlV~dad.hu­ mana que llamamos inveStIgaclOn Clentlfica o, sencIllamente, CIenCia. 1.5. CARACTERIZACIÓN DEL CONOCIMIENTO COMO ACTITUD El conocer es pues, por su origen, un tr~to con lo desconocido, un. inve~­ tigar, que es presidido por una acti~d pecuhar ..Tratare~os de caracten~ dIcha actitud por oposición a las actitudes de la Ignorancia y del dogmatismo.

1.5.1. La actitud de la ignorancia. La negación de lo desconocido como un estrechamiento del Mundo. . Decadencia y declinación del carácter protagónico en la asunción de la ignorancia como actitud (descanso en la especialización y/o en el dogma) Saber practognótico y opinión (la cual ~uede ser verdadera o falsa) se dan, como hemos visto, en el hombre comun, el hombre de la calle, como

Introducción al Derecho Parte 1 - AFTALIÓN, VILANOVA Y RAFFO  

ENFOQUE EXISTENCIAL: EL CONOCIMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

Introducción al Derecho Parte 1 - AFTALIÓN, VILANOVA Y RAFFO  

ENFOQUE EXISTENCIAL: EL CONOCIMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

Advertisement