Issuu on Google+

AMIGO MÍO Déjame que te cuente, amigo mío. No quiero que te marches de mis recuerdos, pues muchas veces te llevo en la sangre, que es mi río. Como un Sancho sin Quijote al que admirar o esa Alicia que no tiene un conejo que incordiar, así es tu ausencia, que es más un vacío. No es tan oscura la sombra, amigo mío, pero es cierto que hoy en día se puede romper la vida, y sé que no se cura esa herida. ¿Y ahora qué le cuento al universo? Aun nos quedaba una ronda pagada, pero mis versos y novelas ya no tienen reverso. Sólo quiero que sepas, amigo mío, que de tanto recordarte, tengo miedo en bandada, que quererte es temblar como un niño. Eres un traidor, amigo mío, aunque te lo digo en tono pequeño, que nos dejaste con un sabor de boca diverso.


GRACIAS POR QUEDARTE

Hoy, he vuelto a despertar en un amanecer de lluvia en el que te busco y no estás. Hoy, he vuelto a llorar observando la cruel luna que tú ya no puedes mirar. Hoy, me he vuelto a desesperar pensando que me habías dejado, y le he gritado a tu mortal cobardía que me abandona en un mundo apagado Hoy, he vuelto a sentir cómo tu ausencia me ahogaba, sabiendo que te tuve y lo tuve todo y que ahora no queda nada. Pero hoy, he vuelto a sonreír y a recordarte sintiendo que tus besos, tus gritos, tus miradas, hacen mi alma cada amanecer más fuerte, porque aunque tu cuerpo no me abrace, me evite, me bese,

.


TIEMPO

Las horas pueden convertirse en minutos. Los días en suspiros. Incluso las semanas en horas... ...Pero hay días que son meses, noches que son años, viajes que se hacen eternos y besos que duran toda una vida.


DECEPCIÓN Si la vida no es un sueño, si los besos no son el cielo, si los abrazos no son verdaderos, si en los momentos contigo no deja de contar el tiempo... para qué seguir viviendo si ninguna de mis esperanzas son ciertas, si ninguno de mis suspiros son escuchados, si ninguna de mis palabras cuenta... para qué seguir existiendo, para qué seguir esperando, para qué seguir viviendo, para qué seguir escribiendo...


NUNCA MÁS Mi corazón está encogido, intento ser feliz y sonreír, pero la tristeza me ha escogido y con una mueca intento sonreír. Quiero que mi vida dé marcha atrás. No quiero sentir esto nunca más. La vida sigue, todo es igual, día tras día estudio, como, patino, duermo. Pero esta angustia me hace sentir mal, mi alegría está en un campo yermo. Quiero que mi vida dé marcha atrás. No quiero sentir esto nunca más. Mamá sonríe cuando llega a casa, y al verla se me alegra el corazón, pero esta alegría se marchita y pasa. Viendo sus ojos pienso: no tengo razón.


QUIERO SABER

Quiero saber por qué hemos fabricado armas que matan. Quiero saber por qué se nombra tantas veces aquella palabra que nos daña, la que nunca queremos decir y siempre está en las armas. Quiero saber por qué el orgullo vale más que mil palabras de las personas que han muerto por no haber podido decir nada. Quiero saber por qué a cambio de petróleo hay sufrimiento. Pero... ¿quién me podrá responder si ya están todos muertos?


POESÍA Si no existieran las poesías no estaría yo pensando, pero un día un señor se inventó una poesía, y por eso el profesor me ha metido en el follón de inventarme yo la mía. Es la primera que escribo, y no sé lo que voy a poner, espero que las palabras me salgan alguna vez. Llevo toda la tarde y parte de la mañana escribiendo esta poesía y pienso que ya se acaba.


El gran regalo Te regalo una lágrima escondida, es verde y es azul, es una esfera, su mejilla es de montes y es pradera, su ojo es tempestad en embestida. Rodó por el espacio suspendida, giró en la oscuridad más lastimera, pero a su paso se hizo primavera y sembró en su jardín toda mi huida. Va hacia ti y hacia el mar, si ve una herida la cura como tú en paciente espera, la riega hasta volverla piel florida. Si quieres tú beberla, yo quisiera beber junto a tu amor la nueva vida que cure estos dolores, compañera.


Fuego Lo miro cálido en tus ojos, abrasador lo siento en tu piel; incitante al rose con tus labios, vivo el fuego de tu esencia por doquier. Es tan quemante como el deseo que me consume por probar tu miel; tan ardiente es como lo eterno y bello del principio del placer. ¿Crees que estamos jugando con fuego? A ciencia cierta no lo sé… Excitante es cuando ante la gente simulamos que no hay nada más allá de lo que ven. Quizá jugando con fuego estamos, pero debo confesarte algo, mujer…. que esto es algo hermoso, que me encanta y que contigo lo volvería – una y otra vez – a hacer.


Sonrisa escondida Tengo una sonrisa escondida, como tesoro, no se la muestro a nadie, es como una pequeña florecilla encontrada entre las páginas de un diario. Aquí la tengo, ¡Mirala!, mi alegría ha nacido de repente, cuando echando para atrás la mente me encontré con un mosaico de esos días. Pero soy celoso, por eso lejanamente y entre labios, degusto la sonrisa lentamente para que nadie me arrebate lo que tengo al preguntarme qué rayos pasa por mi mente.


GOLOSA 69