Page 1

La conservación de los bienes culturales muebles Este es un texto básico para el manejo y cuidado mínimo de los bienes culturales muebles, dirigido a todo ciudadano interesado en el tema y que siente la obligación de conservarlos en el presente, para que puedan ser conocidos en el futuro como testimonio de nuestro pasado. Cultura: es el conjunto de los rasgos distintivos espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o a un grupo social y que abarcan, además de las artes y las letras, los modos de vida, las maneras de vivir juntos, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias. El tiempo, el espacio, la geografía y las costumbres, entre otros elementos, determinan que cada cultura adquiera formas diversas. A esta variedad de culturas se le conoce como diversidad cultural. La cultura es inherente a toda comunidad humana y debe reconocerse como elemento indispensable en toda política de desarrollo.



La conservación de los bienes culturales muebles

Conceptos básicos


La conservación de los bienes culturales muebles

Patrimonio cultural: es la herencia de bienes materiales e inmateriales que le pertenecen a un pueblo o nación y que incluye, entre otros, sus valores espirituales, morales, simbólicos, estéticos, tecnológicos y tradicionales. Estos valores otorgan diferentes grados de desarrollo a los pueblos, a las naciones o a la humanidad entera en los diferentes campos del quehacer humano. El patrimonio cultural del Perú está constituido por todos los bienes materiales e inmateriales que, por su valor y significado arqueológico, arquitectónico, histórico, artístico, antropológico, religioso, etnológico, científico, tecnológico, bibliográfico y paleontológico, son importantes para la identidad y permanencia de la nación a través del tiempo.




Algunas categorías del patrimonio cultural son:

Patrimonio inmaterial Se refiere a lo que llamamos cultura viva, como lo es el folclor, la medicina tradicional, el arte popular, las leyendas, el arte culinario, las ceremonias y costumbres, etc. Se trata de los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas que son transmitidos de generación en generación, a menudo por vía oral o a través de demostraciones prácticas.



La conservación de los bienes culturales muebles

Es por todo esto que dichos bienes requieren una protección y defensa especiales de manera que puedan ser disfrutados por todos los ciudadanos y transmitidos a nuestras futuras generaciones.


Patrimonio material inmueble Se refiere a los bienes culturales que no pueden trasladarse y abarca tanto los sitios arqueol贸gicos (huacas, cementerios, templos, cuevas y andenes, entre otros) como las edificaciones coloniales y republicanas.

La conservaci贸n de los bienes culturales muebles

Patrimonio material mueble Incluye todos los bienes culturales que pueden trasladarse de un lugar a otro, es decir, objetos como pinturas, cer谩micas, orfebrer铆a, mobiliario, esculturas, pinturas, monedas, libros, documentos y textiles, entre otros.




¿Qué es la conservación de bienes culturales?

Si algo que hemos heredado está roto, sucio y en mal estado ¿Lo llevaríamos a un especialista para que lo restaure y conserve? Lo mismo ocurre con los bienes que integran nuestro patrimonio cultural. Todos ellos requieren de un cuidado y de la aplicación de técnicas de conservación adecuadas, que nos ayuden a mantenerlos en buen estado y protegerlos de cualquier daño. Para este propósito, existen dos modalidades que son la conservación y la restauración.



La conservación de los bienes culturales muebles

Cuando se habla de patrimonio cultural se suele hacer referencia a su conservación y protección pero ¿Qué significan y en qué consisten estas acciones? ¿Qué haríamos si vemos a una persona que daña una herencia que nuestros abuelos nos dejaron? ¿Haríamos algo para evitar el daño y rescataríamos nuestra herencia?


La conservación de los bienes culturales muebles

Con la conservación buscamos detener el deterioro de los bienes culturales, al intervenir sobre los materiales que los componen. Con la restauración, además de la conservación del bien, se restituyen sus valores históricos y estéticos, mediante diversas técnicas, como son la limpieza y la integración de partes ausentes.

• La conservación técnica-cien-

tífica se dedica al cuidado riguroso del patrimonio cultural mueble o inmueble, que implica la intervención directa sobre los bienes. Busca eliminar los daños o el deterioro del bien, utilizando diversas técnicas, principios y criterios estandarizados internacionalmente.

Existen diferentes métodos de conservación:

• La conservación preventiva es

una manera de atender al bien cultural frente a la acción de las variables medioambientales y además, tratar de evitar la intervención directa sobre ellos. Consiste en controlar todo aquello que pueda dañar el objeto.



Por ejemplo, para guardar y conservar objetos orgánicos como los tejidos, o si se quiere envolver alguna especie vegetal, no se debe utilizar papel ordinario, porque la acidez que contiene daña este tipo de bien cultural. Esta clase de papel no dura mucho tiempo y requiere ser cambiado de manera continua. Por ello, se recomienda usar papel sin ácido para conservar preventivamente los bienes culturales mencionados.

Nosotros, como ciudadanos, podemos contribuir con la conservación de bienes culturales, mediante la acción preventiva.


Se previene el deterioro actuando sobre el medio ambiente, buscando la estabilización de los materiales y componentes de los bienes culturales y proporcionándoles un ambiente óptimo.

Medio ambiente

Medio ambiente

Medio ambiente

Elementos físicos Materia

Elementos físicos Materia

Elementos físicos Materia

Valores históricos estéticos

Valores históricos estéticos

Valores históricos estéticos

ACCIÓN PREVENTIVA Control del medio.

CONSERVACIÓN

Control del medio. Restitución de la parte física del objeto.

RESTAURACIÓN

Control del medio. Restitución de la parte física del objeto. Restitución de valores históricos y estéticos.

Tomado de: COLCULTURA. Manual de Conservación, 1985.



La conservación de los bienes culturales muebles


Clasificación de los bienes culturales muebles

La conservación de los bienes culturales muebles

Los bienes culturales muebles se pueden clasificar en objetos orgánicos e inorgánicos. Los objetos orgánicos son aquellos de origen vegetal y animal (como los mates pirograbados, keros de madera, telas, mantas, adornos de cuero, Bien cultural mueble

de material óseo, etc.) que, si no se tiene sumo cuidado con ellos, son perecibles con el tiempo. Los objetos inorgánicos son aquellos que proceden de los minerales (como la cerámica, los metales, artefactos de piedra, metal, vidrio, etc.) y se caracterizan por ser más duros y resistentes al deterioro. Los bienes culturales muebles se clasifican en: Descripción

Cerámica Objetos hechos de las arcillas existentes en la naturaleza, como el caolín, las arcillas secundarias, los feldespatos y las arcillas locales.En la producción de la cerámica se utilizan técnicas de manufactura (modelado, moldeado, enrollado y torno); y técnicas de decoración (pintado, el relieve, la aplicación, el estampado, el inciso, el exciso, entre otros). La cerámica se clasifica en abierta (platos, tazas, cuencos, vasos, escudillas, cucharitas, etc.) y cerrada (ollas, botijas, cántaros, jarras, botellas, tinajas, entre otras) de acuerdo a su forma, a la función y uso que le demos.




Bien cultural mueble

Descripción

Lítico Material natural que proviene del suelo y subsuelo de la corteza terrestre, que es utilizado para la creación de artefactos u objetos de arte, mediante técnicas como el tallado y el pulido. Se clasifica en rocas blandas (caliza, pizarra y serpentina), duras (arenisca, cuarzo, cuarcita, obsidiana y sílex) y muy duras (andesita, basalto y riolita).Los artefactos que se fabrican con frecuencia son las puntas de proyectil o flecha, las hachas, los recipientes, las mazas y las cuentas. Las esculturas son las lápidas (p. e. la Estela Raimondi), los obeliscos (p. e. obelisco Tello), las estatuas o ídolos, etc. Metal Ornamentos y utensilios elaborados a partir de minerales procesados como el oro, la plata, el cobre, el bronce y algunas aleaciones. Entre los ornamentos destacan aretes, colgantes, máscaras, orejeras, narigueras, etc. Entre los utensilios figuran las monedas, esculturas, mazos, candeleros, cucharas, etc. El metal también sirve de soporte para las pinturas.



La conservación de los bienes culturales muebles

Fósiles Son los restos de un organismo vivo que ha conservado su estructura en forma completa o parcial a través de miles o millones de años. Pueden ser de dos tipos: fósil, que es el organismo que pasó por un proceso de millones de años en el cual sus partes corpóreas se descomponen, dejando vacíos que son reemplazados por sedimentos mineralizados; y fósil-traza, que es un calco fosilizado, una huella o rastro dejado en arena blanda, tierra arcillosa, etc., que al secarse y calcinarse, se endureció, sin borrar su imagen (pisadas de animales, helechos, peces, mariposas, etc.).


Bien cultural mueble

Descripción

óseo Este material puede ser de humanos o de animales. Los restos óseos de humanos suelen presentarse en forma completa como parte de un entierro, dentro de un fardo funerario, urna, etc.; hay casos en que dichos restos óseos están partidos, de acuerdo al contexto del que proceden (p. e.: escenas de sacrificios). Algunos restos óseos están depositados en forma natural (en entierros, como ofrendas, etc.) y otros se han trabajado, sirviendo como ornamentos, instrumentos musicales y utensilios.

La conservación de los bienes culturales muebles

Textil Es un material orgánico elaborado con hilos entrelazados. Los materiales más usados son el algodón y la lana, principalmente, así como la totora, el lino, la seda y el cabello humano. El algodón tiene fibras cortas y se caracteriza por su capacidad de absorber agua del medio.La lana es una fibra de origen animal, obtenida de camélidos y ovinos. Las plumas también se incluyen como elementos decorativos en los tejidos prehispánicos. Cuero Es un material orgánico utilizado tanto en forma natural como procesada. Los más usados son los cueros de camélido, bovino y ovino. Por ejemplo, para hacer las petacas. Madera Objetos hechos en madera (cabezas de fardos funerarios, retablos, columnas, púlpitos, cuadros, esculturas e imágenes que representan a diversos personajes) mediante técnicas de tallado y que están asociados a múltiples expresiones religiosas. Se caracterizan por ser tridimensionales y algunos de ellos, se decoran con pintura o láminas de oro (pan de oro).

10


Bien cultural mueble

Descripción

Papel Material compuesto de celulosa, extraída de la madera, o preparada con desechos de textiles como el lino y el algodón. El papel sirve de soporte para las pinturas, dibujos, fotografías, impresos y diversos trabajos artísticos. Pintura Expresión artística que utiliza diferentes pigmentos, colores, técnicas para representar una imagen y soportes como madera, papel, tela, marfil, metal, etc.

Especies Son materiales de origen vegetal, entre los botánicas que destacan las semillas secas, los frutos, tallos y hojas, así como los mates, utensilios hechos de calabazas que se encuentran en las excavaciones arqueológicas, o en el arte popular. Malacológicos Especimenes de origen marino, que pueden estar en estado natural, o haber sido trabajados para producir adornos de uso cotidiano o para acompañar el ajuar funerario.En su estado natural son los que provienen de la explotación marina para servir de alimento a la población. De este material también se hacen cuentas, collares y diversos colgajos.

11

La conservación de los bienes culturales muebles

Vidrio Se obtiene por la combinación de sílice con potasa o sosa y pequeñas cantidades de otros componentes. El vidrio se fabrica en hornos y crisoles y es un material que se caracteriza por su fragilidad.


¿Por qué se deterioran los bienes culturales? Los bienes culturales se deterioran por:

La conservación de los bienes culturales muebles

Tipo de material

Los elementos y componentes de que están hechos y la tecnología empleada en su elaboración. Por ejemplo, si el bien cultural está fabricado con materiales perecibles (madera, caña, hueso, papel, cuero, textil, etc.), su deterioro será más rápido. Por ello es importante reconocer la calidad y condición del material empleado.

Factor biológico La actividad de microorganismos como los hongos, el moho, las bacterias; los animales como los xilófagos (termitas), las moscas, las cucarachas, los roedores, los murciélagos y las aves; y las especies botánicas como las raíces de árboles y los líquenes.

Desastres naturales Como son las inundaciones, los terremotos, los temblores, los vientos huracanados e incendios y la falta de previsión para reaccionar ante ellos.

12


Por su desconocimiento y/o falta de conciencia sobre el significado y el valor del patrimonio cultural, el ser humano se dedica al tráfico ilícito, al huaqueo, la depredación, provoca actos de vandalismo y ocasiona la alteración estructural y estética de los bienes culturales. También ocurre que la manipulación, traslado, embalaje y almacenamiento inadecuado de los bienes culturales, los afecta, así como la intervención sin conocimientos mínimos de conservación y restauración, originada por el desconocimiento de la existencia de instituciones, autoridades, especialistas competentes encargados de conservar y proteger los bienes culturales, y de las normas y leyes que respaldan la protección del patrimonio cultural.

13

La conservación de los bienes culturales muebles

Factor humano


La conservación de los bienes culturales muebles

Contaminación ambiental La contaminación ambiental está generada por determinados componentes del aire, que pueden cambiar las características de un objeto en su estructura química o en su forma. Las impurezas sólidas y gaseosas presentes en el aire tienen efectos perjudiciales sobre los objetos: el polvo, el humo, el hollín, la tierra, el polen y otros cuerpos pueden adherirse a la superficie de los materiales. La contaminación del aire es un factor erosivo determinante en lugares cercanos al mar y en ciudades altamente industrializadas.

Influencia del medio ambiente Especialmente de los fenómenos como el clima (temperatura, humedad, lluvias), la luz, las sales, la tierra y las aguas subterráneas.

14

El medio ambiente es un espacio geográfico que se caracteriza por un conjunto de elementos como el clima, la geografía, la flora y la fauna. El clima está constituido por la temperatura, la lluvia, la humedad, la presión atmosférica y los vientos. La humedad y la temperatura son dos condiciones que deben ser conocidas por toda persona, pues son de vital importancia para el mantenimiento de cualquier bien. En todo ambiente existe agua, sea en forma líquida o vapor. En una sala de museo siempre existe agua bajo la forma de vapor presente en el aire. La cantidad de agua varía según las condiciones de temperatura y presión del ambiente. Por ejemplo, en lugares desérticos existe en el ambiente una cantidad mínima de vapor de agua, haciendo que el clima sea muy reseco. En cambio, en climas húmedos la cantidad de vapor de agua existente se condensa sobre las superficies frías.


En ciencia se utiliza el concepto de humedad relativa para identificar

el porcentaje de vapor de agua presente en la atmósfera, teniendo como referencia una cantidad máxima posible de 100% bajo la misma temperatura.

15

La conservación de los bienes culturales muebles

Cuando la cantidad de vapor de agua es elevada, llega al punto de saturación o de rocío. Por ejemplo, cuando en una noche fría de invierno se encuentran dos personas conversando en ambientes exteriores, se puede observar que el vapor emanado se condensa cuando hablan, formando así una especie de humo o vaho.


La conservación de los bienes culturales muebles

De este modo, la humedad relativa es una medida porcentual establecida entre la cantidad de vapor de agua contenida en el aire y la cantidad de humedad que tendría el aire de estar saturado (100%). A mayor temperatura, el aire contiene mayor cantidad de vapor de agua. Se debe considerar que cuando la temperatura aumenta la humedad relativa disminuye y cuando la temperatura disminuye la humedad relativa aumenta. Cuando la humedad relativa es muy baja afecta a los objetos, porque el material se puede resecar. Cuando la

16

humedad relativa es muy alta el material orgánico la absorbe, se dilata y el objeto puede deteriorarse. Asimismo, la humedad excesiva crea el ambiente propicio para los hongos y microorganismos que se alimentan del material orgánico. Por ello, los bienes culturales deben estar en un ambiente adecuado que permita controlar periódicamente la humedad relativa y la temperatura. La acción de la luz natural y artificial también puede afectar la superficie y la estructura de los bienes. La luz produce daños irreparables en los objetos hechos con materiales orgánicos: decolora los pigmentos, lo cual es muy notorio en las acuarelas, cambia el color de las maderas, amarillea el papel y lo vuelve quebradizo, altera el color de los textiles, disminuyendo la resistencia de sus fibras, malogra los barnices, etc.


Medidas preventivas para evitar el deterioro de los bienes Las siguientes acciones son medidas preventivas: bienes culturales por acción de la humedad, se recomienda que los objetos elaborados con material orgánico se coloquen en ambientes con una humedad relativa entre 65% y 45%. Si los objetos han sido elaborados con material inorgánico y se encuentran en buen estado, no se requiere una humedad relativa específica, pero si se encuentran en mal estado, se recomienda una humedad relativa del 45%.

Los instrumentos para medir la humedad relativa del ambiente son el higrómetro y el termohigrógrafo (registra la humedad relativa y la temperatura simultáneamente). Los datos que registran ambos instrumentos pueden ser leídos por cualquier persona.

17

La conservación de los bienes culturales muebles

• Para prevenir el deterioro de los


• Cuando no se cuenta con ins-

trumentos especializados para medir la humedad relativa, se debe poner atención al medio ambiente. Por ejemplo, un olor a moho y a cerrado o la presencia de insectos, indican que el ambiente no es adecuado para colocar bienes culturales.

• Si se determina que un lugar no

es adecuado para guardar bienes culturales, dichos objetos no deben ser trasladados en forma brusca. Tampoco se deben cambiar las condiciones ambientales (temperatura y humedad) en forma brusca.

La conservación de los bienes culturales muebles

• Es recomendable dejar los obje-

tos en el área donde se encuentran y tratar de modificar paulatinamente la humedad relativa, aireando el ambiente. Pero, si es necesario cambiar el objeto de lugar, este proceso ha de realizarse dentro de la misma área, para que el cambio no sea brusco, pues si no, se daña el objeto.

• Evitar la luz solar directa sobre

los objetos. También se debe evitar que sean iluminados directamente por una lámpara incandescente o tubo fluorescente, puesto que además de la luz artificial, también son afectados por la luz ultravioleta y por las radiaciones infrarrojas. Para proteger los objetos en los museos, se debe cortar las radiaciones ultravioletas, reducir las radiaciones infrarrojas y restringir la luz artificial en tiempo y en intensidad.

18


• Los objetos deben organizarse

en tres grupos, de acuerdo a su sensibilidad a la luz:

– Materiales que no son sensibles a

– Materiales que son sensibles a la

acción de la luz: pinturas sobre cualquier tipo de superficie, barnices, madera decorada y marfil decorado.

– Materiales extremadamente sensibles a la acción de la luz: textiles, vestuario, tapices, mobiliario, cuero teñido, acuarela, libros, papel, manuscritos, plumas, pieles y especímenes fósiles.

19

La conservación de los bienes culturales muebles

la acción de la luz: piedras, metales, arcillas, mosaicos, madera no decorada, marfil no decorado y vidrio.


• Seleccionar cuidadosamente el

La conservación de los bienes culturales muebles

tipo de iluminación. De preferencia usar filtros para disminuir la intensidad de la luz. Limitar el tiempo de exposición a la luz artificial, así como cuidar la distancia entre la luz y el objeto.

• Colocar fuentes de luz incandes-

cente que contengan un mínimo de rayos ultravioletas.

• Evitar las luces fluorescentes. • Evitar el contacto directo de los bienes culturales con la luz del sol.

• Instalar barreras contra el calor. • Para controlar la ventilación en

el museo o el almacén es necesario instalar un sistema eléctrico que purifique el aire y controle su circulación. De no ser posible se puede tomar en cuenta lo siguiente:

20

- Purificar el aire en clima caliente colocando entre el marco superior e inferior de las ventanas una tela (gante) sostenida con un bastidor. - Instalar sistemas de aire acondicionado para ventilar y purificar el ambiente.

• Limpieza: - La limpieza de los almacenes debe hacerse de manera permanente, evitando regar o echar cualquier líquido sobre los espacios próximos a los bienes culturales. Se debe barrer moderadamente y con la puerta abierta, aunque es preferible utilizar la aspiradora. - Mantener limpia el área donde se hallan los bienes culturales; de aparecer hongos o alguna plaga, se debe consultar de inmediato a un especialista para saber que insecticidas usar. - En caso de tener que limpiar los objetos se debe hacer una


limpieza en seco, con brochas delgadas y pinceles suaves, de diferentes medidas. No usar jabones, l铆quidos o cremas para limpiar los bienes culturales. diatamente del resto y consultar con un especialista para saber c贸mo proceder.

21

La conservaci贸n de los bienes culturales muebles

- En caso de encontrarse con bienes contaminados con insectos, es necesario apartarlos inme-


¿Qué debemos tener en cuenta para proteger los bienes del patrimonio cultural? • Conocer e identificar el patrimo-

La conservación de los bienes culturales muebles

nio cultural de nuestra localidad y difundir entre la comunidad la importancia del mismo, así como llevar a cabo el registro o inventario de los bienes culturales que se hallan en nuestra jurisdicción (iglesia, local comunal, centro educativo, etc.), para su protección y cuidado.

22


nes de bienes culturales. Para ello, es preciso tener presente la Ley N° 28296, Ley General del Patrimonio Cultural de la Nación, que establece que el propietario de un bien que forma parte del patrimonio cultural de la Nación, está obligado a solicitar ante el organismo competente el registro del mismo.

• Impartir charlas a escolares, docentes y a la población en general

sobre el marco legal que protege el patrimonio cultural de la Nación. Asimismo, se deben organizar talleres, visitas a los centros culturales, museos, monumentos, sitios arqueológicos, etc.

23

La conservación de los bienes culturales muebles

• Divulgar y registrar las coleccio-


• Registrar fotográficamente los

bienes culturales inmuebles y muebles para poder identificarlos y procurar su recuperación en caso de robo o destrucción.

• Conocer las pautas mínimas de conservación.

• Conocer las pautas de manipu-

lación y traslado de los bienes culturales muebles.

• Conocer las pautas de embalaje

La conservación de los bienes culturales muebles

y almacenamiento de los bienes culturales muebles.

24


Reglas generales de manipulación y traslado de bienes culturales Manipulación

• Tocar el material lo menos posible para evitar contaminarlo.

• Utilizar

• Sostener cuidadosamente el bien

cultural desde su base, con ambas manos.

• Tener

especial cuidado con canastas, adornos o plumas, al igual que los textiles, ya que algunos de éstos se pueden desprender.

25

La conservación de los bienes culturales muebles

mascarillas y mandil de protección para evitar que el objeto se contamine. También es importante usar guantes, pues el bien cultural se daña con la grasa y sudor de las manos.


Traslado

• Trasladar

un solo objeto a la vez. Antes de levantar cualquier objeto, debe ser revisado para examinar su estado general y determinar los puntos débiles y de mayor riesgo. Según la naturaleza del objeto, deben utilizarse soportes adecuados para su traslado.

• No comer, beber, fumar o usar

La conservación de los bienes culturales muebles

anillos durante la manipulación y traslado.

26


Reglas de embalaje y almacenamiento Almacén

• Asignar un ambiente exclusivo

para el almacenamiento de objetos. Esta área debe conservar una humedad relativa, la misma que se deberá mantener en caso de que los objetos sean trasladados. por categorías, de acuerdo a su composición (cerámica, textiles, madera, etc.).

• Almacenar los objetos orgánicos en habitaciones ventiladas, evitando la luz natural, protegerlos del polvo y de corrientes excesivas de aire.

• Controlar el área de almacén y efectuar chequeos periódicos o inventarios de colecciones.

• Prohibir el ingreso a los almacenes de personas no autorizadas, así como de mascotas, comida, cigarrillos, bebidas, plantas y flores, ya que éstos contaminan.

27

La conservación de los bienes culturales muebles

• Separar los objetos del almacén


• No regar los almacenes que albergan bienes culturales.

• Rotular las cajas donde se depo-

La conservación de los bienes culturales muebles

siten los bienes culturales para evitar que se abran innecesariamente.

• Colocar extintores contra incen-

dios y efectuar un entrenamiento previo sobre su manejo.

28


Mobiliario

• La estantería debe ser firme y

sin vibraciones; no debe haber clavos, astillas o cualquier otro tipo de elemento sobresaliente que pudiera rasgar o dañar el bien cultural.

• Utilizar de preferencia estantería metálica pintada al horno, para evitar que se corroa. Si es posible utilizar aluminio galvanizado.

• Emplear en lo posible madera

seca e inmunizada, como el cedro y la caoba. La superficie de los muebles debe forrarse con tela de algodón.

• Proteger la madera con pequeñas bolsas de alcanfor con naftalina colocadas en las esquinas de los muebles.

manera económica, consiste en emplear estanterías de madera. Los cuadros se colocan entre paños, en sentido vertical, usando divisiones para sostenerlos.

• Cómo almacenar vestuario: se

puede almacenar vestuario en guardarropas elaborados en madera o metal, con puertas que eviten que el polvo se meta. También se puede guardar en bolsas de tela individual, dejando libre el paso del aire en la parte inferior y superior.

• Cómo almacenar documentos:

los muebles deben tener puertas con bisagras y cerrojos horizontales. Los cajones deben estar forrados en su interior con tela de fieltro, para evitar la acción de resinas u óxidos.

29

La conservación de los bienes culturales muebles

• Cómo almacenar cuadros: una


Bienes culturales

• Colocar las piezas de mayor tamaño y/o peso en la parte inferior y las más pequeñas y livianas en la parte superior.

- Usar papel sin ácido (se recomienda el papel filtro). En caso de utilizar papel de seda blanco, cambiarlo cada cierto tiempo.

• Proteger los bienes culturales de

­- Las cajas deben ser de cartón sin ácido.

- Si se utilizan bolsas de plástico hacer algunas perforaciones para que circule el aire.

­- El tocuyo es una de las telas que se puede usar para proteger bienes culturales. Esta tela debe ser previamente lavada para retirar el apresto (almidón).

la siguiente manera:

- Utilizar algodón sintético para acolchar los objetos. ­- Utilizar cajonería individual para poder extender los textiles. Jamás se debe colocar los textiles verticalmente porque las fibras se pueden estirar o romper.

La conservación de los bienes culturales muebles

- Guardar y proteger los textiles en tubos de PVC, forrados en papel aluminio, acolcharlos con poliéster o tocuyo y enrollarlos con papel de seda. - Forrar en papel de seda o tela los ganchos donde se colocan los vestidos, además de elaborar hombreras de la misma tela.

• Los cuadros se llevan vertical-

mente, con una mano debajo y la otra apoyada en el marco o el borde.

30


• Los textiles deben ser cuidadosamente extendidos.

• Las fotografías y los negativos

• Los libros o documentos anti-

guos deben llevarse sobre una bandeja aislada con una tela blanca para evitar desprendimientos.

31

La conservación de los bienes culturales muebles

deben ser tocados con guantes. Jamás sople para quitar pelusas o polvo.


• Los muebles antiguos deben to-

marse por la parte más baja y ser alzados entre dos personas. Los cajones se amarran con una soga o venda.

La conservación de los bienes culturales muebles

• Retirar el polvo de los textiles y

los fardos con pinceles o brochas delgadas de cerdas muy suaves. También se puede utilizar una aspiradora de mano; para ello hay que colocar una malla sobre el tejido para evitar el desprendimiento de fibras o plumas.

32


• Los documentos y libros anti-

guos jamás deben ser almacenados o apilados. Para guardarlos deben confeccionarse cajas especiales con perforaciones para su ventilación. a una distancia de 5 o más centímetros de la pared para evitar la humedad y facilitar la limpieza de la superficie anterior y posterior del cuadro, con plumero u otro material seco y suave. Se deben mantener alejados de velas y plantas.

33

La conservación de los bienes culturales muebles

• Los cuadros deben ser colgados


• Los fardos deben ser manipu-

La conservaciĂłn de los bienes culturales muebles

lados y trasladados sobre un soporte.

34


y cerámicas de gran tamaño deben ser manipulados con guantes y trasladados entre dos o más personas. De ser posible, conseguir cajas de madera con símbolos de precaución, como las flechas que indican la posición y el paraguas para evitar la humedad. No olvidar que sobre cada caja se debe colocar el código, el nombre del objeto y su fotografía.

35

La conservación de los bienes culturales muebles

• Los objetos líticos, fósiles


La conservación de los bienes culturales muebles

• El traslado de objetos pequeños debe realizarse en forma individual, con ambas manos, usar guantes y evitar el uso de joyas y correas para evitar que el objeto se enganche. Su transporte debe ser amortiguado con telas, esponjas o papel para no causar daños por efecto de la vibración o choque entre ellos.

• Nunca debe levantarse o sostener

un objeto por las partes sobresalientes como asas, bordes, picos, brazos o correas.

• Si

se trasladara más de un objeto, no debe hacerse en costales. Proveerse de cajas amortiguadas con esponjas sin color, algodón o papel sin ácido.

36


• La cerámica, los metales y los

vidrios deben ser manipulados con guantes para no dejar huellas, residuos orgánicos ni la humedad de las manos, pues ello puede producir contaminación y oxidación. laje deben hacerse con papel sin ácido, telas o esponjas sin color. Evite los plásticos, pues éstos no permiten la ventilación, haciendo que la humedad se condense.

37

La conservación de los bienes culturales muebles

• El almacenamiento y el emba-


• Evite los jardines y plantas cer-

canos a un bien cultural, porque pueden producir humedad y el crecimiento de hongos, algas o raíces que pueden dañarlo.

• Jamás deben colocarse los bienes

La conservación de los bienes culturales muebles

culturales unos sobre otros, pues ello puede ocasionar rajaduras y roturas por golpes y rozamientos.

38


• Los bienes culturales no se de-

Es mejor limpiarlos desde la parte superior hasta la parte inferior utilizando brochas delgadas, pinceles secos, hisopos y bombillas.

39

La conservación de los bienes culturales muebles

ben limpiar con agua ni ningún otro líquido sin previo asesoramiento de los especialistas, pues todo fluido facilita el ingreso de contaminantes al interior de la porosidad de los objetos, tanto de la cerámica como de los metales. En el caso de los metales puede ocasionar oxidación y corrosión.


En caso de daños o amenazas contra los bienes culturales ¿a quién debemos acudir? Debemos acudir a las siguientes instancias:

• Al Instituto Nacional de Cultura,

La conservación de los bienes culturales muebles

que es la entidad encargada de custodiar el patrimonio cultural de la Nación. Tiene su sede nacional en Lima y 24 sedes que operan en las capitales de cada región del Perú.

40


• A la Policía Nacional de nuestra

localidad o de la más próxima, en donde debemos presentar una denuncia por escrito y entregar una copia de la misma al Instituto Nacional de Cultura.

• A la Municipalidad, que tiene

competencias compartidas con el Instituto Nacional de Cultura en la protección y defensa del patrimonio cultural.

• A la iglesia, parroquia o capilla de

41

La conservación de los bienes culturales muebles

la zona en caso de que estuviera el párroco o su representante autorizado.


Glosario Altar Mesa ritual en la que se desarrolla la acción eucarística y otros actos litúrgicos de la iglesia. Al centro tiene una piedra o ara con reliquias de santos.

La conservación de los bienes culturales muebles

Andenes Terrazas soportadas por muros de contención que siguen generalmente una curva de nivel, con la finalidad de hacer laborables las laderas estériles de los cerros, disminuir el talud vertical de los mismos y evitar la fuerza erosiva de las aguas.

Cuenco Vasija hemisférica, honda, ancha y sin borde o labio.

Cuentas Piezas pequeñas que forman parte de collares y brazaletes. Pueden ser globulares, rectangulares, discoidales, cilíndricas, adoptar formas escultóricas o de efigies, generalmente perforadas, o con una muesca para ser engarzadas.

42


Caolín Denominada también tierra de porcelana, es una arcilla residual casi pura por haberse mantenido en el lugar donde se formó, sin haber sufrido ningún proceso de arrastre.

Caballete Pieza formada por un trípode y tablero donde se coloca el lienzo para pintar.

Colgajos Joyas o adornos colgantes.

Crisol Recipiente que se emplea para fundir una materia a temperatura muy elevada.

Diseño Término aplicado a los dibujos, motivos o combinaciones de elementos decorativos utilizados en la ornamentación de un espécimen. Vasija abierta de lados curvos o rectos y base plana, en la que la altura puede ser igual al diámetro de la boca, pero nunca menor que la tercera parte de ella.

Enrollado Técnica usada en la manufactura de cerámica. Consiste en superponer tiras o anillos de barro y luego unirlos con los dedos o superponer rollos en espiral, para dar la forma. Cuando las tiras o rollos no se alisan, el aspecto es corrugado.

Fieltro Especie de paño sin tejer que resulta de conglomerar borra o lana.

Filtro Papel no ácido que se utiliza para colar líquidos.

Hollín Sustancia negra formada por carbono impuro pulverizado.

Inciso Técnica decorativa que se hace en diferentes estados de sequedad de la pasta, pero generalmente cuando está dura. El implemento que se utiliza va raspando o haciendo incisiones en la superficie, originando surcos regulares o irregulares y de diferente profundidad.

43

La conservación de los bienes culturales muebles

Escudilla


Líquenes División de vegetales criptogámicos constituidos por la asociación de una especie de hongos y otra de algas.

Mate Calabaza seca vaciada, convenientemente abierta y cortada, en algunos casos presenta decoración. Sirve como recipiente doméstico o de carácter ritual.

Mazos De acuerdo a su uso pueden distinguirse dos categorías: a. martillos o mazos y b. Porras. Los mazos son formas sólidas, que se sujetan a un mango mediante gruesas ligaduras.

Moldeado

La conservación de los bienes culturales muebles

Técnica de fabricación, destinada a producir muchos objetos idénticos o en serie. Consiste en vaciar o ajustar a un molde la arcilla preparada.

Modelado Proceso manual. Consiste en dar forma con las manos a una vasija, figura u otro objeto.

Paleontología Ciencia que estudia los seres de épocas pasadas, o las muestras de su actividad, cuyos restos se encuentran fosilizados.

Punta de Proyectil Objeto de piedra, que sirvió como extremo de dardos, lanzas y otros instrumentos de caza.

44


Pulido

Consiste en frotar la superficie de una pieza, a fin de que adquiera mayor lustre.

Púlpito

Tribuna elevada desde la que el Predicador se dirige a los fieles situados en la nave de la Iglesia; a través del tiempo el púlpito ha sido una estructura en volado o apoyada sobre un pie o pedestal. Consta de las siguientes partes: la cátedra que suele tener planta poligonal o curva; el respaldar que suele estar constituido por un tablero con relieves u otras representaciones de santos; el tornavoz, que cubre el conjunto a manera de un dosel y que suele rematar en imágenes de santos teniendo en el sofito al Espíritu Santo; la casoleta que es el remate por la parte interior de la cátedra que tiene forma de cúpula invertida. En general el púlpito ha sido construido en madera, mármol o metal.

Roca volcánica constituida mineralógicamente por cuarzo, feldespato y mica; su composición es muy semejante a la del granito.

Retablo

Torneado

Roca

Agregado natural de minerales que forma parte de la corteza terrestre.

Técnica de fabricación de cerámica en la que se utiliza una base giratoria montada sobre un eje.

Vasija Todo recipiente cóncavo, propio para contener, guardar o conservar sustancias líquidas o sólidas.

Xilófagos Organismos que se alimentan de madera.

45

La conservación de los bienes culturales muebles

Decoración arquitectónica colocada en torno y sobre el altar, en el muro testero de una Capilla, Templo o Catedral. Se utiliza para colocar imágenes o pinturas alusivas a la vida de Cristo, La Virgen y los santos; puede tener uno o varios cuerpos y ser de madera, estuco, piedra, mármol, etc.

Riolita


La conservaci贸n de los bienes culturales muebles

46


La conservaci贸n de los bienes culturales muebles

47


Tiraje: 1,000 ejemplares Impresión: Editorial Supergráfica E.I.R.L.

La conservación de los bienes culturales muebles

Hecho el Depósito legal en la Biblioteca Nacional del Perú Nº 2007-13533

48

La conservación de bienes muebles  

Conservación de bienes culturales muebles

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you