Issuu on Google+

Buenos Aires,

de Febrero de 2012.-

INFORMAN SITUACIÓN DEL CUERPO DE PERITOS. SOLICITAN.

Sr. Presidente del Consejo de la Magistratura de la C.A.B.A Dr. Juan Manuel Olmos S

/

D:

Vanesa R. Siley, Secretaria General y Juan M. Rotta Escalante, Secretario Adjunto, de la UNION DE EMPLEADOS DE LA JUSTICIA DE LA NACIÓN, SECCIONAL Nº2, con domicilio constituído en la calle Sarandí 1236 de esta Ciudad, en representación de los afiliados Alejandra Frida Lubel (Legajo Nº 346), Alicia Beatriz Vieyto (Legajo Nº 2104), María Dolores Rivas (Legajo Nº 1955), Paula Manrique (Legajo Nº 3691), Daniela Virginia Bevilacqua (Legajo Nº 2208) y Juan Francisco Mugnolo (Legajo Nº 3793), nos dirigimos a Ud. y por su intermedio al restante de los Consejeros del Consejo de la Magistratura de la CABA, a los efectos que referimos a continuación:

Si bien nuestros representados son Licenciados en Psicología, su categoría pertenece al escalafón de empleados administrativos de planta permanente del Consejo de la Magistratura. Como tales, y conforme lo dispuesto en la Disposición Transitoria Segunda de la Resolución 192/2009 de creación del Servicio de Medicina Legal, han sido convocados y dado respuesta con su quehacer profesional a los requerimientos de informes psicológicos provenientes de los órganos jurisdiccionales, cada uno desde su lugar de trabajo y manteniendo su categoría. Posteriormente, y dado el volumen de causas que recibía la Dirección de Medicina Forense, se decidió sus pases a esa dependencia con el fin de conformar un equipo de trabajo más estable, los que se instrumentaron mediante resolución del Consejo, pero sin modificar la categoría de revista, con la promesa de que se conformaría una estructura para la Dirección que contemplaría la categoría de perito psicólogo. A la fecha, esto no se ha concretado y continuamos esperando una respuesta. Entre tanto, nuestros representados siguen desarrollando tareas de peritos oficiales sin estar fehacientemente designados en esa categoría ni haber jurado en el cargo de peritos, lo que implica, por ejemplo, no poder exhibir una credencial que los avale cuando deben presentarse en un juzgado, declarar en un juicio o concurrir a realizar una pericia en un domicilio particular u hospital.

1


Actualmente, cada uno de los psicólogos y psicólogas que integran este equipo, mantienen la categoría administrativa de planta permanente en la que habían sido designados en sus anteriores destinos, siendo, a la vez, diferentes entre sí. Presentamos como antecedente la reciente promulgación de la ley 26.657 de Derecho a la Protección a la Salud Mental, la cual introdujo un cambio sustancial en el reconocimiento y equiparación de los profesionales psicólogos con los peritos médicos que ya se encuentran trabajando en la Dirección mencionada con dicho cargo. Dicha ley, sancionada el 25 de noviembre de 2010 y promulgada el 2 de diciembre del mismo año, derogó a la ley 22.914 y tiene como objeto asegurar el derecho a la protección de la salud mental de todas las personas y el pleno goce de los derechos humanos de aquellas con padecimiento mental. En su Capítulo V puntualiza que el abordaje debe realizarse a través de equipos interdisciplinarios, conformados por personal competente en diversas áreas (psiquiatría, psicología, enfermería, trabajo social, etc.). El Capítulo VI, integrado por el artículo 13, se refiere a este equipo, y dice: “ARTICULO 13. — Los profesionales con título de grado están en igualdad de condiciones para ocupar los cargos de conducción y gestión de los servicios y las instituciones, debiendo valorarse su idoneidad para el cargo y su capacidad para integrar los diferentes saberes que atraviesan el campo de la salud mental. Todos los trabajadores integrantes de los equipos asistenciales tienen derecho a la capacitación permanente y a la protección de su salud integral, para lo cual se deben desarrollar políticas específicas” (el subrayado es nuestro). Es claro que el alcance de lo dispuesto por este artículo excede los ámbitos de internación y es de aplicación para todos los profesionales de la salud mental en cualquiera de los ámbitos donde desarrollen su práctica. Manifiestamente, equipara a todos los profesionales de la salud con los médicos, únicos autorizados por la anterior ley 22.914 a ocupar cargos de conducción y gestión de salud. Además, el contenido nodal de la actual ley vigente 26.657 es concordante con lo dispuesto por la Ley Básica de Salud de la Ciudad de Buenos Aires Nº 153 y la Ley de Salud Mental Nº 448 de la CABA. Es decir que, si la ley establece una igualdad entre los profesionales de la salud para ocupar cargos jerárquicos, mucho más cuando se trata de ocupar un cargo de perito forense. Es conocida por todos los que integramos el Consejo, la labor que éste viene desarrollando desde su creación en pos de alcanzar la autonomía jurisdiccional de la Ciudad de Buenos Aires. En este sentido, y en apoyo al fortalecimiento institucional, es importante destacar la organización del Cuerpo Médico Forense de la Justicia Nacional. El Decreto-Ley Nº 1285 de Reorganización de la Justicia Nacional, establece en su art. 60 que: “El cuerpo médico forense, contará con uno o más

2


peritos químicos, odontólogos y psicólogos…”. Asimismo, establece las condiciones necesarias para pertenecer a ese cuerpo, sin distinción de profesión o de especialidad (art. 55), y señala sus obligaciones (art. 56). El art. 63 de dicha norma, indica que: “Los integrantes de los cuerpos técnicos y peritos: a) Prestarán juramento de desempeñar fielmente su cargo, ante el tribunal que designe la Corte Suprema de Justicia (…) d)…Cuando el título requerido fuera universitario, los peritos tendrán la misma jerarquía…” (el subrayado es nuestro). Además, el Reglamento General de dicho cuerpo médico, aprobado por Acordada Nº 47/09 CSJN en el marco de un proceso de reordenamiento de esa dependencia emprendido por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, hace referencia en su totalidad, pero especialmente en su art. 6, al cargo de perito, sin distinción de título profesional ni categoría.

Por todo ello, SOLICITAMOS: •

Reconocimiento de nuestros representados, mencionados en la presente nota, como PERITOS PSICOLOGOS

Se arbitren los medios para tomar juramento y expedir credenciales identificatorias a los PERITOS PSICOLOGOS;

Equiparación del cargo de PERITO PSICOLOGO con el cargo de perito médico

Sin otro particular, y a la espera de una pronta respuesta, saludamos a Ud. muy atentamente.

3


peritos psicologos