Page 1

¿Qué hacer al lesionarse? Es de gran importancia saber cómo actuar ante una lesión musculo-esquelética recién producida para evitar su agravamiento y, desde el primer momento, poner en marcha medidas terapéuticas que nos faciliten la recuperación. ¿Sabemos cuáles son estas medidas? Fuente: Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Aragón. Autor: Fernando Sanz López. Nº Colegiado 321 El protocolo de actuación más utilizado en una lesión del aparato locomotor (que no implique pérdida de consciencia o sangrado) es el denominado Protocolo PRICE. Cada una de las letras, se corresponden con una palabra en inglés que nos indica la acción a realizar: Protection (protección) Consiste en evitar que la actividad agrave el problema, es decir, no exponer la zona afectada a la actividad que provoca el daño. Si practicamos fútbol y, por ejemplo, por una caída se produce una lesión en la muñeca. Continuar la práctica del deporte sin una valoración inicial de la gravedad de la lesión nos pone en una situación de riesgo de tener una nueva caída o recibir un balonazo, aunque esta articulación no esté directamente implicada. Rest (reposo) Procurar que, directamente, la zona de lesión no realice ningún movimiento. Ice (hielo/crioterapia) La aplicación de frío (preferiblemente mediante hielo o sprays fríos) es una de las bases fundamentales en el tratamiento de urgencia de las lesiones. En toda lesión aguda va a existir una salida de líquido al área lesionada, por rotura de vasos y/o acumulación de líquido proveniente de las células que se rompen en la lesión. Todo este líquido puede “ahogar” a más células de dicha zona que no se encuentren afectadas. La aplicación de hielo (lo aconsejable son 10-15 minutos) enlentece el metabolismo de las células sanas, necesitando menos oxígeno para sobrevivir, y de esta forma favoreciendo una menor destrucción celular a causa del líquido proveniente de la lesión. Además, la crioterapia tiene un efecto analgésico muy importante. Compresion (compresión) Colocación de un vendaje elástico para limitar el aporte sanguíneo y la formación de hematoma en la zona de lesión. Reduce aporte sanguíneo en un 95% en pocos segundos, teniendo la precaución que el vendaje no comprima en exceso, puesto que queremos limitar el aporte sanguíneo, pero no impedirlo completamente (siempre hay que controlar que no exista sensación de hormigueo o pérdida de sensibilidad en el área vendada). Elevation (elevación) Sobre todo si la lesión se encuentra localizada en las extremidades, mantenerlas como mínimo 30 cm por encima del nivel del corazón favorece el retorno venoso y el descenso de flujo sanguíneo. El objetivo, como vemos, continúa siendo que no vaya en las primeras horas mucho líquido en la zona e intentar “sacar” el que se pueda haber acumulado. Estos mecanismos son sólo para lesiones agudas, y únicamente hasta que exista una valoración posterior para conocer el alcance de la lesión y el plan terapéutico a seguir. En otro tipo de lesiones (con pérdidas de conocimiento, fracturas abiertas, quemaduras, heridas sangrantes…) los protocolos de actuación son distintos al anterior.


Al lesionarse  
Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you