Page 31

El reto del crecimiento con inclusión: cómo hacemos del Perú un país convergente

ción de la intervención estatal, la reintegración del país al sistema financiero internacional; dejar de ser unos parias, la apertura al mundo con la reducción de los aranceles, nos permitieron crecer y recuperar el tiempo perdido. En los últimos diez años el Perú ha liderado el crecimiento de la región y hemos mejorado nuestra posición en la distribución mundial de ingresos. Esto se llama convergir. Estamos convergiendo hacia niveles de ingreso más altos. Sin embargo, esto nos permite ver que, a pesar del éxito de la época pasada, el Perú sigue siendo una economía pequeña. Ya no somos el 0.1% de la economía mundial, somos el 0.25%, un cuarto de un 1%. Ya no somos el 2.1% de América Latina y el Caribe, ahora somos el 3%. La verdad es que yo no había interiorizado cuán chiquitos éramos en Sudamérica. Me sorprende, me duele ser tan chiquito con mis pares latinoamericanos. Otra forma en que ustedes pueden ver esto es que el Perú tiene el 0.25% de la producción mundial y el 0.43% de la población mundial. Si tuviese la misma participación en el producto y población, tendríamos el ingreso per cápita del mundo, pero como tenemos menos, nuestro ingreso per cápita es menor que el promedio mundial. Así, además de ser pobres, somos desiguales. El coeficiente GINI, que los economistas conocen, mide la desigualdad en el ingreso, que va entre cero y uno. Mientras más cercano a cero, somos más igualitarios; cuanto más grande sea este coeficiente, somos más desiguales. El Perú tiene un coeficiente GINI menor que el de Colombia o Chile. Somos menos desiguales según este indicador; pero acá viene el problema: América del Sur es la región más desigual del mundo. Entonces nos estamos comparando con los malos de la película. Si nos comparamos con Canadá o con los países nórdicos, veremos que su coeficiente GINI está por debajo del punto tres. Somos un país muy de31

Libro Experiencias Magistrales  
Libro Experiencias Magistrales  
Advertisement