Page 20

Dr. Iván Rodríguez Chávez

nes de nuestras raíces culturales. No podemos renunciar a ellas porque seríamos personas apátridas. Sería como afirmar: «no tengo conexión con lo mío y puedo ser de cualquier sitio». Pero eso no es posible, es como decir soy humano pero no tuve madre. No reconozco a mi madre ni a mi padre. Por eso la universidad es un foco de irradiación de luz a través del saber y la cultura en general, sea ciencia, técnica o conocimiento de las humanidades. Asimismo, el arte no puede dejarse ni desterrarse en la formación universitaria. Tiene que haber presencia del arte, porque el ser humano es un ser de afecto. Necesita ser querido, pero también necesita querer. No es solamente que me quieran, sino que yo debo querer. Estamos en una época de crisis en que no aspiramos a querer; pero sí necesitamos que nos quiera todo el mundo. Todas estas anormalidades son situaciones que tenemos que explicarlas, porque desde siglos atrás viene cada vez con más fuerza un fenómeno, y a la vez un proceso, que se llama deshumanización, en que está prevaleciendo la utilidad, lo pragmático: «qué ventaja obtengo»; y si hay eso, pues me comprometo, participo; no obstante, si no hay, entonces no tengo nada que ver. Como comprenderán, ahí está la conjunción del idealismo con el pragmatismo y la figura simbólica en la literatura del Quijote, que representa al idealismo porque es propio del ser humano. Ya no me elevaré a través de la razón, del espíritu, del lenguaje de la cultura en general. Simplemente me quedaré en el mundo de los instintos. Sin embargo, el ser humano se diferencia del animal por haber superado ese nivel, y nosotros podemos crear todo un mundo que va a tener vanguardia en la ideas. Por eso es que a Cervantes lo reconocemos como un genio de la humanidad. En su creación literaria del Quijote presenta al hombre idealista, y al hombre pragmático que va a ser San20

Libro Experiencias Magistrales  
Libro Experiencias Magistrales  
Advertisement