Page 18

Dr. Iván Rodríguez Chávez

la incorporamos a nuestra estimación personal ni la hacemos parte de nuestra vida. Queremos ser europeos y no mestizos hispanoandinos, que es nuestra filiación, nuestra identidad. Y con eso tiene que trabajar la universidad. Como decía, la universidad usa las expresiones más altas de la cultura para formarnos integralmente a todos y cada uno de nosotros. ¿Pero qué significa formarnos integralmente? No solo se actúa institucionalmente sobre el cerebro y la inteligencia, es decir intelectualmente. Debe haber actividades corporativas para estimular la voluntad, los afectos, los La universidad usa las valores que tanto se reclaman expresiones más altas de la por nuestra conducta. Hemos cultura para formarnos intedejado de ser honestos, leales, gralmente a todos y cada solidarios, de honrar a nuesuno de nosotros. tros padres. El problema no es porque no haya valores, pues estos están incorporados a la naturaleza del ser humano —y donde haya un ser humano vivo, ahí estará la práctica del valor—. Lo que tenemos que hacer es que ocurra, no solo porque la universidad tiene que darme valores, sino porque yo también tengo que poner lo mío. No es asunto de pedir que me den, sino de qué pongo yo para eso. Igual ocurre en la vida. Todos queremos ser felices, pero podríamos preguntarnos «¿tú que pones para ser feliz?» La felicidad no va a caer como el maná del cielo en la huida de Egipto del pueblo judío. Uno tiene que forjarla. Entonces tenemos que recurrir a esta institución tan importante en la estructura social, porque la universidad es el faro que va a iluminar a las sociedades para tener mejores condiciones de vida. La universidad nunca va a empujarnos hacia el descalabro. Siempre va a impulsar a la mejora, porque esa es su naturaleza, su esencia. Por eso la univer18

Libro Experiencias Magistrales  
Libro Experiencias Magistrales  
Advertisement