Page 105

Importancia del arbitraje en el Perú de hoy

B, sino que además tenían una sociedad anónima de nombre X, que además era una sociedad secreta a efectos del medio jurídico, y en donde solo aparecería la factura de la sociedad cuando se prestaba el servicio conjunto. ¿Se tiene que declarar o no? O vas a decir que no, y que ambos trabajan por su cuenta. Ello, obviamente, tiene que ser declarado. Hasta se tiene que declarar si por una circunstancia has hecho alguna defensa conjunta. Ello no sería causal de recusación, pero debe ser declarado. No vamos a pretender que el árbitro designado sea un total desconocido, pero el grado de compromiso con la parte, los representantes legales y el estudio de abogados que te designa, tiene que ser en un grado mínimo o no existir simplemente, porque de lo contrario te conviertes en un aliado natural de quien te ha designado, y ya no eres árbitro, sino abogado de parte dentro del tribunal. He visto situaciones muy penosas, en las que me ha tocado ser presidente de tribunal, y he tenido que pasar papelitos a los árbitros de parte, en plena audiencia de informes orales. A uno, en una ocasión, diciéndole que se calmara, porque las preguntas que hacía eran tan dirigidas a descubrir los puntos flacos de la defensa de la parte que no lo nombró, que yo creo que por una cuestión de respeto no lo recusaron en ese mismo momento. Esas situaciones son muy comunes. Por lo tanto, si se juega sucio nombrando al árbitro de parte, el juego sucio continúa más allá, porque tengo que asegurar al presidente, entonces tengo que hacer que mi árbitro me ayude a que el otro árbitro designe como presidente a alguien que juegue para nuestro equipo. En primer lugar, ¿cómo se designa a un presidente de un tribunal arbitral? Buscando a alguien cuyo prestigio profesional no sea inferior a aquel de los dos coárbitros, porque al fin y al cabo, va a ser presidente del tribunal. En 105

Libro Experiencias Magistrales  
Libro Experiencias Magistrales  
Advertisement