Page 102

Experiencias magistrales

les. Una entidad no debería nombrar a una persona más de una vez durante un año, y tampoco un particular. La única excepción sería cuando lo nombran presidente, lo cual no es decisión de la partes, sino de los árbitros. Esto sería interesante porque más gente entraría a este tema, y ayudaría a ese ambiente que muchas veces está enrarecido. Cuando se designa al árbitro este tiene que contestar a la carta que lo está invitando, luego de eso hay dos caminos: se acepta o no, pues nadie puede estar obligado a ser árbitro. Hay ocasiones en las cuales tu vinculación con la parte que te nombra te impide serlo, pues no te permite ser ni independiente, ni parcial. Una situación similar me ha pasado cuando me invitaron a ser árbitro de una empresa francesa contra una peruana. Empezaba a leer la carta cuando reparé en que el abogado de la empresa que me designaba era un amigo mío, además la gerenta legal de la empresa ha sido mi alumna y la trato con frecuencia. También el estudio de estas personas es una empresa con la cual hago codefensa, y es propiedad de otro francés, hermano del dueño de esta. Al responder a la carta tuve que declarar todo ello, porque si no violaría el deber de declaración, y puedo ser responsable civilmente ante las partes. Por ejemplo, no puedes aceptar el nombramiento si eres abogado en otras materias de la parte que te designa. En una oportunidad vi una situación que fue un desliz de esta persona. Era el caso de una árbitro, nombrada por una empresa. Ella firmaba la solicitud como abogada, junto con el representante legal de la empresa que era ella misma, y en la carta se nombraba como árbitro; e igualmente como abogada de la empresa se estaba haciendo la designación. La idea es que si se presta servicios profesionales para la empresa que lo está nombrando árbitro, y se tiene esta 102

Libro Experiencias Magistrales  
Libro Experiencias Magistrales  
Advertisement