Page 1


El 4 de junio de 1997 se estrenó en Madrid “Eslavos” del dramaturgo neoyorquino Tony Kushner. En agosto de 1998, en el marco de una jornadas dedicadas a la muerte del comunismo celebradas en la sede de Unificación Comunista de España, en Valencia, se realizó una lectura dramatizada por parte de los actores del CDN que formaron parte del estreno de este texto. En este ejemplar se presenta el texto de la obra, declaraciones del autor a la revista Foros XXI, editada por UCE e imágenes de aquella representación.


los chinos apenas se referían a Marx. El impulso principal del marxismo se ha movido en una dirección mucho más interesante, del mismo modo que en los años 70 y 80 en Francia, Grecia y Alemania, de lo que habla Eslavos ha ocurrido de muchas formas. La carencia de una teoría, la carencia de un principio regulador o la ambición que se puede expresar han llevado a la situación de Rusia: hay un desorden terrible que la gente intenta evitar. Falta un sentido de la orientación y hay un sentimiento profundamente deprimente de una oportunidad perdida. (...) Tengo la opinión de que las personas son más inteligentes cuando piensan en conjunto; una de las mayores alegrías de estar en un teatro es que la gente focaliza su atención de un modo maravilloso, de forma que te das cuenta de lo que los demás están experimentando en ese momento. Para los actores y el director es un reto no aburrir al público. Siempre digo que lo más importante no es contar cosas que ya has solucionado con gente inteligente; eso sería como predicar para los ya convertidos. (...) Creo que Eslavos muestra como cierto lo que todos entendemos como un fallo. La intención no era hacer un análisis de los errores, que es más de lo que ninguna otra obra podía hacer. La obra existe para burlarse de un momento en que la gente tenía que soltar un mapa para explicar el continente de la historia, un mapa que tenía muchas imperfecciones y era muy peligroso. Seguimos creyendo que hay una alternativa al capitalismo y comenzamos haciendo preguntas. A lo mejor de alguna manera… No sé si la izquierda necesita mi trabajo, no sé si la izquierda necesita algo que no sea pensar constantemente y preguntar constantemente y mantenerse activa mientras examina si está haciendo un progreso y una transformación. No creo que mi trabajo sea especialmente importante, pienso que a cualquier persona que se considere a sí misma como un escritor político le gustaría que sus obras tuvieran un uso. Aunque creo que eso no significa que tenga que escribir sobre ciertas cosas y no sobre otras para resultar útil. Aspiro a ser de utilidad, pero no puedo garantizar que llegaré a serlo.


Título:

Eslavos.

Autor:

Tony Krushner.

Versión:

Carla Matteini.

Dirección: Escenografía y vestuario: lntérpretes:

Estreno en Madrid:

Jorge Lavelli. Antonio Lagarto. Carmen Segarra, Ana Erais, Antonio Canal, Héctor Colomé, Juan José Otegui, Joaquín Hinojosa, Manuel Tejada, Blanca Portillo, Natalia Menéndez, Cristina Arranz. Teatro María Guerrero (CDN), 4 – VI -97.


Personajes PRIMERA BABUSHKA, Barrendera de edad indeterminada. SEGUNDA BABUSHKA, Otra barrendera de edad indeterminada. VASSILY VOROVILICH SMUKOV, Miembro de alto grado del Politburó, pesimista, de unos setenta años. SERGIO ESMERELDOVICH UPGOBKIN, Miembro de alto rango del Politburó, optimista, de unos ochenta años. ALEXIS ANTEDILUVIANOVICH PRELAPSARIANOV, Miembro de rango incalculable del Politburó, el más anciano bolchevique vivo, de bastante más de noventa años. HIPOLITO HIPOLITOVICH POPOLITIPOV, Miembro del aparato de cierta importancia, amargado, de unos sesenta años. IGOR TREMENS RODENT, Miembro del aparato de menor importancia, nervioso, de unos cincuenta años. KATERINA SERAFIMA GLEB, Guardia de seguridad de los Archivos PanSoviéticos para la Investigación del Materialismo Cerebro-Cefalognómico Histórico-Biológico (también conocido como ARPAN-SOVI-MAT SERSEFIBI), una joven borracha entre veinte y treinta años. BONFILA BEZHUKHOVNA BONCH-BRUEVICH, Oncóloga pediátrica, atractiva mujer de más de treinta años. SEÑORA SHASTLIVYI DOMIK, Mujer infeliz y angustiada de más de cuarenta años. GRAN BABUSHKA, Otra barrendera de edad indeterminada, gruesa y locuaz, bigotuda. VODYA DOMIK, Niña silenciosa de unos ocho años. La obra se desarrolla en Moscú, marzo de 1985, y en Talmenka, Siberia, en 1992.


Notas del autor

P

ara toda la información sobre la catástrofe nuclear soviética mencionada en el Acto Tercero, me he remitido en especial a la serie de artículos de John-Thor Dalhburg aparecidos en Los Angeles Times, del 2 al 4 de septiembre de 1992; al texto de Grigori Medvedev La verdad sobre Chernobyl, y al doctor Pizzarello, del Centro Médico de la Universidad de Nueva York. PARA LA REPRESENTACION: Los actores pueden emplear acentos rusos muy leves, ligeramente perfumados con un toque eslavo. Pero lo fundamental es una perfecta comprensión, por lo que no deben eliminar los diptongos, ni sustituir las’W’por “V”. El estatus social de los personajes es muy importante. PRELAPSARIANOV es el miembro del Politburó de mayor rango de los cinco. Le sigue UPGOBKIN, después SMUKOV, (probablemente un militar), y a continuación, en un nivel muy inferior, RODENT. Los inferiores son atentos y obsequiosos con sus superiores. POPOLITIPOV es infinitamente más poderoso que KATERINA, quien no concede


importancia al hecho. Es también más poderoso, que BONFILA, que es muy consciente de ello. En el Tercer Acto, RODENT es ahora embajador de buena voluntad del Gobierno Federal, elegido democráticamente, pero el problema es que él carece de buena voluntad, pues se siente amargamente agraviado, pero también necesita desesperadamente el trabajo; y, además del cobarde que siempre ha sido, se ha convertido en un fascista de salón. Para BONCH-BRUEVICH y la señora DOMIK, él es el primer representante del verdadero poder que han visto en años, y como tal es tanto una oportunidad, como un objetivo contra el que desahogar su frustación, rabia y pesar. Las apuestas son muy altas. EL ACTO PRIMERO ES ENGAÑOSO. El Primer Acto es muy delicado. Sería un error forzar grandes risas en las primeras escenas. Esto no es una farsa, ni una astracanada. Durante la representación, habrá que tener muy presente que se está introduciendo al público en un mundo que no le es familiar. Los acentos, la historia, el discurso teórico, el lenguaje retórico o poético, la pasión política, moral, romántica, no le son familiares, y el público debe estar relajado para poder escuchar lo que dicen los personajes. Lo esencial es que las ideas queden claras, que el lenguaje cante. En la mayor parte del Primer Acto la acción es pensar, –reflexionar sobre los eternos problemas relacionados con la virtud y la felicidad– una reflexión viva, activa, vigorosa y apasionada, y no una meditación introspectiva, sino reflexión pura y dura, discusión. Para el Primer Acto sugiero una puesta en escena flexiblemente hierática, moviendo a los actores de una manera que ayude a clarificar el argumento, a revelar qué posición ocupa cada personaje en el espectro político. Por ejemplo, que la verdadera dialéctica se plantea aquí entre UPGOBKIN (el verdadero progreso) y POPOLITIPOV (la auténtica reacción), mientras SMUKOV y RODENT tratan de no quedarse atrás, y PRELAPSARIANOV representa una tercera postura, de síntesis. Todos son gente que dice sus pensamientos, más que gente que primero piensa y luego habla. No hacen falta pausas para llegar a una idea o a un enunciado; el talento para la retórica es para ellos como una segunda naturaleza, típica de la gran pasión eslava. Pero el hecho de que no tengan que esforzarse por encontrar las palabras no significa que las palabras específicas que escogen sean irrevelantes para ellos: el lenguaje lo es todo. Como es la política, el aire que respiran; como lo es el amor. Si se considera oportuno que el público sepa dónde se encuentra, (y yo lo recomiendo), pueden grabarse las introducciones antes de las siguientes escenas:


ANTES DEL PRIMER ACTO, ESCENA 1: VOZ GRABADA, (con acento ruso, claro) “La antesala de la Cámara de los Diputados, el Kremlin, Moscú, marzo de 1985”. ANTES DEL SEGUNDO ACTO, ESCENA 1: VOZ GRABADA: ¡Camaradas! ¡Camaradas! ¡Alexis Antediluvianovich Prelapsarianov! (En un susurro) El más anciano bolchevique vivo.., ANTES DEL TERCER ACTO, ESCENA 1: VOZ GRABADA: Un ambulatorio. Talmenka, Siberia, 1992.


Prólogo “La noción de socialismo, como el propio término indica, se fundamenta en la idea y en la práctica de una sociedad. A primera vista, puede parecer que no se diferencia de otras nociones políticas, pero sólo si no la examinamos más detenidamente. La propia noción de sociedad, es decir, de una forma definida de relaciones humanas bajo unas condiciones específicas determinadas, y en un momento concreto de la historia, es en sí misma relativamente moderna. Sociedad significaba antes, esencialmente, la compañía de otras personas. El concepto de sociedad se empleaba para diferenciar ciertas formas de relaciones humanas de otras, y para demostrar que esas formas variaban históricamente, y podían cambiar. De este modo, al reflexionar sobre los problemas eternos relacionados con la virtud y la felicidad, los que partían de la noción de sociedad, en un princípio no relacionaron los problemas con la común naturaleza humana, ni con las condiciones inevitables de la existencia, sino consideraron primero las formas concretas de sociedad en las que vivían, y cómo estas podrían, de ser necesario, modificarse”.

“Retrocediendo hacia el futuro”. Raymond Williams


Primer Acto

¡Oh, háblame de los Rusos, los Comunistas, hijo! ¡Háblame de los Rusos, mi joven querido! “Avanzan por el bien del pueblo, madre. Déjame ahora, pues me siento agotado de tanto leer, y quiero descansar”.

“Comunista” John Berryman


Fin del primer acto


Segundo Acto

¡Por eso os amaba, por vuestro generoso corazón! Y no necesitáis mi perdón, ni yo el vuestro; poco importa que me perdonéis o no, pues toda mi vida permaneceréis como una herida en mi corazón, y yo en el vuestro... así es como debería ser”.

“Los hermanos Karamazov” Fedor Dostoievsky


Fin del segundo acto


Tercer Acto

“Me aferro al pasamanos del tranvía de estos tiempos terribles, y no sé por qué estoy vivo”.

“Cuadernos de Moscú” Osip Mandelstam


Fin del tercer acto


Epílogo ¿Son las democracias que gobiernan los países más ricos del mundo capaces de aportar soluciones a los problemas que el comunismo no ha sabido resolver? Esa es la pregunta. El comunismo histórico ha fracasado, no voy a negarlo. Pero permanecen los problemas, esos mismos problemas que la utopía comunista señaló, sosteniendo que podrían resolverse, y que siguen existiendo en la actualidad, o existirán en breve plazo, y a escala mundial. Por eso sería absurdo alegrarse de la derrota, y frotarse las manos, diciendo: “¡Siempre lo dijimos!” ¿Piensa de verdad la gente que el fin del comunismo histórico (subrayo el término “histórico’) ha puesto fin a la pobreza y a la sed de justicia? En nuestro mundo, los dos tercios de la sociedad gobiernan y prosperan sin tener nada que temer del otro tercio de pobres diablos. Pero convendría tener presente que en el resto del mundo, los dos tercios (o tres cuartos, o el noventa por ciento) de la sociedad se encuentran en el otro lado.”

“La Utopía Invertida” Norberto Sobbio


Eslavos  

Reflexiones sobre los eternos problemas relacionados con la virtud y la felicidad. Una obra breve en un Prólogo, Tres Actos y un Epílogo. De...

Advertisement