Issuu on Google+

El pantano tenebroso Había una vez una enorme casa. Detrás de la casa pasaba un río. Un día un señor quiso ir a pescar, pero para poder pescar tenía que pasar por un pantano. El señor se sentía muy valiente. Este señor (vio) que al lado del pantano había un puente que colgaba de un árbol. El señor se puso a pensar qué era más fácil, cruzar por el puente o por el pantano. Al final del día el señor tomó una decisión: quería sentirse muy valiente e intentó cruzar. Al ir por la mitad el señor se sintió fatigado, pero en ese momento el señor sacó una soga de su mochila, aventó la soga, cayó en una rama del árbol. El árbol sostuvo la soga, el señor valiente se impulsó pero se sumió, no pudo más y se hundió. Un señor que pasaba cerca de esos rumbos tocando su dulce bandolón se dio cuenta de que a la orilla delm pantano colgaba una soga de aquel árbol. El señor caminó muy despacio, cuando iba a llegar se dio cuenta de que estaba una cabeza de fuera de las aguas sucias. El señor sobrevivió y juntos pasaron el enorme pantano, el río quedaba a 20 metros. Ellos caminaron aprisa y llegaron al río al final del día cogieron unos troncos y encendieron una fogata, al siguiente día el señor pescó un enorme pescado. Los señores se despidieron casi llorando. Cada señor agarró por su camino y el señor regresó a su casa. Al llegar su mamá le dijo que dónde andaba. El señor se enamoró de una linda chica y se casaron y tuvieron una hermosa niña. Los señores fueron compadres y así fueron felices para siempre. FIN Luis Ángel González Poblete Edad: 13 años 2o. A


El pantano tenebroso