Issuu on Google+

La muerte y los negritos La muerte ordenó al camarón a tocar el tambor mientras el negrito baila el danzón y todos los negritos bailaban feliz hasta que llegó la muerte con su hoz y todos los negritos muertos de susto corrieron y la muerte gritó: -¡No corran! También me invitaron a la fiesta y también vengo a mover el esqueleto; y la muerte le dijo al camarón: -Pon música de reggaetón para perrear con las negritas bonitas. Y todas las negritas decían: -Mira, la muerte baila bonito. La muerte iba a decirle a las negritas que si le permiten esta pieza para que perreen y las negritas luego, luego decían que sí, hasta que amanezca. Francisco 13 años 2o. A


La muerte y los negritos