Page 20

PLANTAS QUE NOS CUIDAN

Cardo Mariano

Silybum marianum El cardo mariano, también conocido como cardo borriquero, cardo lechal o cardo lechoso, es una planta muy común en nuestros caminos soleados, que crece libre en solares abandonados. Debe su nombre a la leyenda que dice que sus hojas se mancharon de blanco, gracias a la leche derramada por la Virgen María cuando amamantaba al niño. De este modo, esta planta quedó bendecida. Y no le falta algo de verdad a la historia, puesto que se trata de una planta muy especial y muy apreciada por los naturópatas por su gran capacidad depurativa y regeneradora hepática. Es una planta típica en los paisajes de la Europa Central y Occidental.

20

TVBIO LA REVISTA

Descripción botánica De la familia de las compuestas (como las margaritas o las caléndulas), crece bianualmente y es característica su inflorescencia de flores fucsia sobre un capítulo redondo rodeado de brácteas espinosas y recorvadas. Sus flores aparecen de junio a septiembre y los frutos o semillas, tras madurar las flores, por supuesto. Partes utilizadas y principios activos De este cardo se aprovechan sus semillas en fitoterapia. Son ricas en ácidos grasos (20-30%), proteínas (incluyendo los aminoácidos tiramina e histamina), fitosteroles, flavolignanos (“silimarina” 4-6% y otros), quercitina (taxifolina), aceite esencial (0,1%), taninos catéquicos, vitamina E, principios amargos, apigenina y silibonol. De todos los componentes, los flavonolignanos (silimarina) son los más importantes en determinar su actividad terapéutica en el hígado. El aceite vegetal obtenido de la presión en frío de las semillas, es la fracción rica en ácidos grasos, principalmente ácido linoleico (50-60%) y oleico (20-30%). Se utiliza en cosmética como emoliente y calmante de las pieles sensibles.

También se ha propuesto como fuente alimentaria de ácidos grasos poliinsaturados, debido a su riqueza en ácido alfa-linolénico y linoleico. Una función hepática muy importante Aunque es una planta muy utilizada tradicionalmente como hepatoprotectora, tónica digestiva y depurativa, no fue hasta los años 60 que se pudo demostrar científicamente su mecanismo de acción y aislar el componente principal responsable de esta actividad: la SILIMARINA. La silimarina tiene acción hepatoprotectora: bien porque es desintoxicante, bien porque es antioxidante. En su acción anti-tóxica y desintoxicante, protege de los efectos de tóxicos y fármacos que pueden afectar al hígado. Parece ser que compite con las toxinas por ocupar los receptores de las membranas celulares de los hepatocitos (células del hígado), bloqueando así la posibilidad de que éstas puedan penetrar y dañar la célula. Como antioxidante, actúa tanto en las células hepáticas como del estómago y del intestino delgado. La silimarina favorece el aumento y la eficacia de la enzima antioxidante glutationa peroxi-

Profile for Tv Bio Spain

Tv Bio, La Revista - nº 10 - ¿Por qué las dietas no funcionan?  

Número MAYO/JUNIO de "TVBio, La Revista". Montse Bradford nos sorprende de nuevo con un artículo de alto nivel: "¿Por qué las dietas no func...

Tv Bio, La Revista - nº 10 - ¿Por qué las dietas no funcionan?  

Número MAYO/JUNIO de "TVBio, La Revista". Montse Bradford nos sorprende de nuevo con un artículo de alto nivel: "¿Por qué las dietas no func...

Profile for tvbio
Advertisement