Page 1


nota

10. En tiradas “múltiples”, asegurarse de que las

personas cercanas están advertidas. 11. Tener siempre una calle o lugar de escape. 12. Prohibido la participación de personas menores de 12 años de edad. 13. Tengamos claro quién es un Participante activo (CRE), Participante pasivo, Espectador y lugar para ubicarse, (ver normativa CRE) 14. SEAMOS UN EJEMPLO PARA LOS MENORES.

informativa

PROTECCIÓN CIVIL INFORMA

PROHIBICIONES EXPRESAS

1. Prohibido portar cohetes. 2. Prohibido pintar fachadas. 3. Prohibido tirar carretillas en los sitios no habilitados. 4. Prohibido tirar carretillas no adquiridas a la Peña.

NORMAS A TENER EN CUENTA 1. Ir convenientemente protegido:

Pasamontañas, gafas protectoras, guantes, botas son elementos imprescindibles para evitar quemaduras. 2. Portar prendas de algodón y cuero o piel. 3. Lanzar carretillas al suelo, nunca a media altura o por encima de los hombros. 4. No portar carretillas en manos, bolsillos o dentro de las ropas. Siempre en los cajones o similares destinados a tal fin. 5. No lanzar petardos a otras personas 6. Moderación en el consumo de bebidas alcohólicas. 7. Las carretillas solo se lanzarán en las calles expresamente mencionadas. 8.Es obligatorio ser socio de la Peña para tirar carretillas. 9. Proteger el cuello.

OLULA

D

EL RÍO

1. Ir afeitado ayuda en caso de quemadura. 2. Lavar la zona quemada con agua y jabón para

eliminar la pólvora y suciedad del quemado. 3. Aplicar crema antibiótica en la zona a tratar, por ejemplo: Dermisone, Triantibiótico o Silvederma. 4. Cubrir con apósito estéril la quemadura y sujetar con esparadrapo o venda. 5. Ir al médico para curas diarias mientras dure el quemado.

TELÉFONOS DE INTERÉS Ayuntamiento..... 950 441 000 Bomberos Albox.950 120 128 / 808 607 462 814 Centro Salud Urgencias.950 639 507 Emergencia Sanitaria 061.950 270 593 Guardia Civil....... 950 440 144 Hospital H-Overa.950 029 000 Hospital Torrecardenas.950 016 108 / 950 016 119 Policía Local........ 677 443 370 Protección Civil .619 218 397 / 661 926 296 Teléfono Urgencias............ 112

Santos Patrones Protectores. «ESTO A MI ME LLENA» y me hace ser una persona consciente de mis herencias y sobre todo de mi compromiso por esta mi tierra. Amigos olulenses, los de ahora y los de antes, deseo y le pido a nuestros Patrones que os protejan y que cuide de vuestras familias y de vuestros amigos. Sé que cada uno tenéis vuestras historias y vuestros problemas, pero llevamos en la sangre un ADN que nos hace especiales, luchadores y buenas personas. Que Dios os bendiga. Un abrazo de vuestro amigo y sacerdote;

saluda

2019

Querido paisanos, paz y bien; a Peña de San Sebastián y San Ildefonso me ha pedido que sea un servidorel que este año os proclame este pequeño «Saluda» que va a dar paso a todos los actos y eventos que en estos días de Fiestas Patronales vamos a vivir juntos.

L

Antes que nada, agradecer a la Peña y a las personas que la forman mi infinita gratitud por el trabajo que hacéis. Esa labor de tradición, rescate y trasmisión de unos valores humanos y religiosos que han conformado lo que es en la actualidad nuestro pueblo de Olula del Río. Sé que a veces es ingrato el trato y las críticas que habéis recibido, seguramente de personas poco conscientes de la importancia que tiene para un cebollero, de antes y de ahora, el encontrarse cada año con sus Fiestas de los Roscos y las Carretillas. ¿Quién no siente en su cuerpo y en su mete un cosquilleo cuando llega el mes de enero y comenzamos a vislumbrar que las Fiestas están cerca?. Es una especie de revolución psicosomática que nos altera y nos inquieta, una llamada de nuestro instinto olulense que cada año surge de

las profundidades de nuestro ser y nos congrega a todos los vecinos a vivir unos días llenos de pasión por nuestro pueblo. Sin darnos cuenta, esos días, hacen de nosotros precisamente los que somos, un enorme pueblo con carácter y raíces, que durante siglos ha construido, a base de trabajo y respeto, unos cimientos sociales y religiosos que nos ayudan a vivir estemos donde estemos y seamos quienes seamos. Mi ministerio como sacerdote me ha llevado a vivir y a experimentar cientos de experiencias sociales y religiosas a lo largo de la geografía almeriense y también fuera de nuestras pequeñas fronteras y os puedo asegurar que en muy pocos sitios he encontrado pueblos y personas que celebren con tanto fervor y sentimiento una fiesta como lo hacemos nosotros. Yo, personalmente, en cada Fiesta de San Sebastián y San Ildefonso, renuevo mi compromiso como hijo de Olula del Río y regenero mi amistad con los vecinos y los amigos. Comparto las noches de fuego y días de roscos y participo con el pueblo en las misas en honor a nuestros

ANTONIO J. FLORES TÚNEZ Párroco de Berja

¡viva san sebastián y viva san ildefonso!


prego nero 2019

muchísimo y agradezco a todas las personas que se han acordado de mí para este evento, es un honor. Me gustaría contar como he vivido yo estas fiestas. Mi primera salida, fue siendo muy niño, me escapaba de mi casa en la calle San Luis Gonzaga por los tejados hasta la Plaza de los Bancos. Allí tiré mis primeros petardos y me gustó tanto que ya no paré de pensar en los siguientes años. Aún no habían acabado las navidades cuando ya nos juntábamos para ir a buscar los zarzales y arrastrarlos, en mi caso hasta las cuatro esquinas para hacer la lumbre más grande, porque había competencia entre las cuatro esquinas, la Plaza de los Bancos, el Cuartel Viejo, El Perete, El Pilar, y por supuesto, la Plaza San Pedro. Con los pasos de los años la emoción se agranda, empezando con las vestimentas que es un ritual, con el paso de los carretilleros encendiendo las lumbres, y poniendo esas tracas por las calles principales cuando llegaba la hora de la salida.

José Antonio CastelIón García

(Guardamontes)

S

aludos a todos mis vecinos de Olula del Río, carretilleros y carretilleras.

Me llamo José Antonio CastelIón García {Guardamontes), nacido en la calle San Luis Gonzaga nº 2, criado y casado en Olula del Río, hace ya algunos años. Las fiestas de las carretillas de nuestros patronos San Sebastián y San lldefonso son lo más para mí. Cuando me propusieron ser el pregonero de este año 2019 no me lo esperaba, me emocioné

Había que preparar el talín, esa obra de arte, donde todos llevamos las carretillas, donde cada año muchos ardes, eso sí que es un espectáculo en vida, muy a pesar del que lo pierde, porque yo he perdido algunos .... Recuerdo aquellas carretillas, únicas en su elaboración por mi gran amigo Don Antonio el de Suflí, que tenían luz propia, de una belleza única. Tengo tantas anécdotas y experiencias que contar que no acabaría ..... Para comenzar recuerdo, bueno en mi casa nos reuníamos un gran número

de amigos y amigas, no voy a decir nombres porque no me quiero olvidar de nadie, pero éramos muchísimos, al salir lo primero era una gran traca en toda la calle Ramón y Cajal, para mi familia, mis hijos; de ahí al solar del Papa, las primeras morcillas y chorizos , despúes a la lumbre del Chaparro con más chicha, más bebida, más amigos , y despúes a comenzar el recorrido, Plaza de los Bancos ... un año estaban restaurando la Plaza, y al pulirla se ve que todo ese barrillo no se había limpiado, para colmo se prende un talín y todo el mundo a correr a todo este follón veo a mi mujer con el culo en el suelo cruzando toda la plaza de los Banco como una balleta del pronto, con lo negra que es la pólvora y blanca que ella llegó, buenísimo ... También recuerdo un año cuando vino la TVE y en el Cuartel Viejo, que allí ni se ve, ni se respira pero si que vi a un cámara vestido de astronauta ardiendo por la espalda sin que se diera cuenta de que iba ardiendo, rápidamente me dirigí a por él para intentar apagarlo, dándole palos, golpes, pero pensó que le estábamos agrediendo, con lo cual salió corriendo, os podéis imaginar que cuanto más corría más se encendía, así que todo el mundo detrás del cámara, hasta que paró y pudimos apagarlo ... buena experiencia se llevó el colega, y no pasa nada, la fiesta continuaba .... La calle del Perete, agüita, menudo callejón, salíamos rápidamente hasta el Pilar, allí se podía respirar, seguidamente San Pedro, que lumbre más espectacular,

que disfrute, cuantas carretillas, precioso, trago de vino, coger fuerzas y seguir hasta las Cuatro Esquinas, como su nombre indica son cuatro calles, carretillas por todos lados. La noche del 19 y del 22 hiciera lo que hiciera, viento, lluvia, las carretillas ardían, hasta las sombrillas de playa la hemos sacado. Ya terminado el recorrido, no había nada mejor que regresar cada uno a sus lumbres, para terminar esa mágica noche para irse a dormir, porque al día siguiente hay que abrir los balcones, limpiarlos de carretillas para tirar los roscos a los Patronos San Sebastián y San lldefonso ..... VIVA Esas procesiones, que reúnen a gente de toda la comarca, al paso de los Santos no cabe ni un alfiler, merecen un agradecimiento y un reconocimiento al valor de las personas que llevan los Santos, es pura devoción, una maravilla. Merece la pena tener un balcón solo para que la gente pueda venir a echar roscos, Gracias de todo corazón a la Peña de San Sebastián. Solo me queda deciros que me siento muy feliz por ser el Pregonero de nuestras fiestas, muy queridas para mí.

vivan las carretillas, vivan los roscos y viva san sebastián y san ildefonso.


pregón2018 M

uchas gracias presentación…

por

aportando cada uno lo que tenía en su nevera.

la

Hola, muy buenas a todos los presentes, cuando me ofrecieron ser la Pregonera, de nuestras Fiestas Patronales de San Sebastian y San Ildefonso, la verdad, es que lo vi un acto bastante grande para mi; pues seguro que hay vecinos, que lo pueden hacer con igual o mayor experiencia de la que yo dispongo; pero pensé… Y POR QUÉ NO??? Soy hija, madre, esposa, nieta, biznieta, y varias generaciones María Isabel González más de hijos nacidos en ésta tierra; Torres y durante toda mi vida he disfrutado, y he visto participar a mi familia, en éstas Fiestas como los que más; y por eso, aquí estoy hoy, ante MI PUEBLO. Un pueblo que día a día, lucha individual y colectivamente, por tener una vida lo mejor posible. En toda ésta vida, hay que cuidar de muchas cosas, y una de esas cosas es también LA CULTURA; SON LAS TRADICIONES; que siempre se pueden mejorar, y que se DEBEN mejorar; pero NUNCA PERDIENDO SU ESENCIA; SUS RAÍCES. Por ésta tradición, el Excelentísimo Ayuntamiento, la Asociación “Peña San Sebastian y San Ildefonso”, y muchísimos vecinos, intentan año tras año, con todos los medios disponibles y a su alcance, y escuchando a todas las partes implicadas, poder llegar a un consenso, el cuál , se va logrando; LUCHANDO CON AÍNCO por mantener VIVO ÉSTE LEGADO.

LEGADO que nuestros mayores nos inculcaron, y que nosotros debemos de enseñar a los que nos sucedan, para que lo vivan sanamente, para que lo vivan con PASIÓN, para que lo vivan con ILUSIÓN. Éstas Fiestas se heredan con ORGULLO. ORGULLO, que reflejó a la perfección, una de nuestras artistas internacionales, Odu; en su magnífica Obra “LAS DIEZ MENOS CUARTO”. Ése ORGULLO, que en algunos cuerpos se puede manifestar con NERVIOS, con ÁNSIA; ése tañido de campanas, anunciando que ya es la hora, ésas prisas por sellar con cinta aislante los puños del mono, la apertura de los bolsillos, hacerle una marca en la espalda a tu compañero, para poder reconocerlo;…porque es noche de carretillas, es noche de PÓLVORA Y FUEGO. Porque HAY que salir preparados, NO cometer estupideces, PROTEGERSE, porque CLARO que son peligrosas, LO RECONOCEMOS, pero también, uno se puede enfrentar al peligro, con una pizca de insensatez, y dos de valentía; a quién LO VIVE, a quién LO SIENTE, sé que no le estoy diciendo nada nuevo, SÓLO RECORDANDO. En la memoria de muchos de nosotros, tenemos a vecinas cogiendo un cubo con cal, y una brocha gorda, para borrar de sus fachadas aquellos chasponazos, ésas señales, que evidencian que su pueblo anoche DISFRUTÓ. TODAS ÉSAS VECINAS, barriendo de las puertas de sus casas, ésos cartuchos ya vacíos, que sus hijos, hermanos,… quemaron en las hogueras. HOGERAS que cada uno sentía como propias; nosotros, disfrutábamos con la lumbre del solar de atrás de mi casa; dónde acudían vecinos, familiares;

Empezábamos sobre las siete u ocho, que buenos ratos pasábamos; nos deleitábamos viendo crecer y crecer el fuego; ¡madre mía!; en aquellos tiempos nos parecía, como diría ahora mi hijo, cuando algo le asombra, ¡es la hoguera más grande del mundo mundial!; arrojábamos palés, muebles viejos, la leña que hubiéramos recogido del río,…Dios, QUÉ RECUERDOS. Y con el replicar de campanas, a las diez menos cuarto, cada uno elegía su destino; quiénes las veían desde los cristales de las ventanas de las casas; o los que se enfrentaban a sus queridas carretillas; rodeados con cánticos, que se aúnan en un mismo sentimiento. Al salir el sol, cuesta levantarse, pero hay que volver a prepararse, porque es la hora de rendir homenaje; lavarse la cara, abrir las puertas de las casas, a familiares, amigos, vecinos,…para juntos, poder arrojar nuestras promesas, nuestras plegarias,…a NUESTROS PATRONES; que ésos Roscos y Roscas lleguen a tocar o rozar ésas imágenes, para que cada uno, a su manera, quede reconfortado hasta el siguiente año. Se puede ser más o menos creyente; más o menos practicante; pero creo que a todos nos vuelve a aflorar ËSE MISMO ORGULLO, ésos NERVIOS, ésa ÁNSIA, …; en el momento que ves a Nuestro Costaleros, los que en sus hombros portan las esperanzas de mucha gente, su sacrificio en el recorrido; recorrido, en el cuál van acompañados por su pueblo, por gente de la comarca, que intentan conseguir un gran trofeo; y que GRACIAS también a

ellos, esto es posible, y cada vez más grande. Desde los balcones, los ves llegar, la espera merece la pena, porque es una imagen QUE ESTREMECE, una marea humana, con las manos en alto, pidiendo y recibiendo ése pan, haciéndolo por y para mantener VIVA UNA TRADICIÓN. Y entre toda ésa multitud, ves que se acercan, en volandas, triunfantes, arropados, deseosos de que su gente los disfruten; haciendo cómo no sus paradas, que sirven, para que sean tocados, besados,…, por hijos, por nietos,… para que se hagan a ellos. Paradas que sirven también paran el descanso de sus portadores, porque lo necesitan, es una labor durísima, podría decir incluso titánica; aunque a vista de pájaro, no parezca más que, el cauce de un Río, en el que sus aguas van en busca de la desembocadura. Y en ése descanso, siempre hay alguna alma caritativa, que les ofrezca un refrigerio, para coger aliento; para que los SANTOS puedan ser devueltos a su templo, a ésa casa donde descansan un año entero. ASÍ ACABA, con las migajas de pan en las calles, y con aún, olor a pólvora en el ambiente; con la gran satisfacción en el corazón de cada uno, y con un hasta el año que viene. Quiero agradecer a aquellos que han confiado en mí, y a todos ustedes aquí presentes, por permitirme contar mis sentimientos, los de mi familia, las vivencias de un pueblo,…PUEBLO, que a veces no comparte opiniones, ni ideas, y ESO ES BUENO, un pueblo que avanza,… A fin de cuentas vivimos el AHORA, y hay que disfrutarlo; por tristezas que nos duelan, hay que vivir, y en éstos días, toca vivir la festividad de Nuestros Patrones, siendo éste año el 450 aniversario de San Sebastian; pues celebrémoslo como se merece; saliendo a

las calles con nuestro pequeños en las minicarretillas; ésos pequeños que también una mañana pueden amasar Roscos, y disfrutar juntos aprendiendo TRADICIÓN. Celebrémoslos, llenando las calles de buena gente, dispuesta, a compartir unidos éstas grandes fiestas; así es cómo se deben de pasar éstos días, por nosotros, por los que NO ÉSTAN, o por lo menos yo lo intento hacer así. TODOS aportamos algo, por ínfimo que sea, siendo además sumamente necesario: -El que va con su RISTRA o bolsa llena de Roscos, sonriente de su buena suerte. -Los que lanzan Roscos cargados de deseos, tanto a sus Patrones, como a gente ansiosa de hacerse con ellos. -LOS VALIENTES CARRETILLEROS, QUE ANTE NADA SE ACHANTAN, proclamándose los dueños, en las noches de un pueblo. -NUESTROS COSTALEROS, TODOS ELLOS, POR LA GRAN FUERZA DE SU ALMA, “QUE DIOS LOS GUARDE”. Espero humildemente haber estado a la altura, esto a sido un honor para mi, muchísimas gracias. Y que decir más que un: -VIVA SAN SEBASTIAN -VIVA SAN ILDEFONSO -VIVAN COSTALEROS Y CARRETILLEROS -Y VIVA UN PUEBLO ENTERO… nos vemos en las calles…


programación cultural y deportiva enero JUEVES 3

Tras su paso por la Gran vía de Madrid la compañía ONBEAT presenta: El Musical Circense “ Fantasías de Navidad “. Hora: 17:30h . Lugar: Espacio Escénico. Venta de entradas Kiosco Espacio Escénico. Anticipada: Niños 5 €/Adultos 8 €. Taquila: Niños: 8€ /Adultos: 10 €.Organiza: Producciones Fiestasur. Colabora: Ayuntamiento de Olula del Río.

VIERNES 4

Ludum Navideño-Juegos, hinchables, atracciones, fiesta nevada artificial, sorteo Nacional del Niño, las 12 campanadas infantiles… Hora: de 16:00 a 20:30 h. Lugar: Nave Polivalente.

SÁBADO 5

Gran Cabalgata de Reyes-Sus Majestades los Reyes Magos recorrerán las calles del Municipio de Olula del Río. Hora: A partir de las 18:00 horas. Recorrido: Plaza Ayuntamiento hasta el recinto ferial.

DOMINGO 6

Carrera San Silvestre. Inscripción: a partir de las 09:00 horas en el Parque San Pablo. Carrera Infantil: a las 10:30 horas. Carrera Adulta: a las 12:00 horas. ¡Sorteo de regalos entre los

participantes! Tren Turístico. Horario: de 10:00 a 18:00 horas. Salida: Desde la Plaza de la Paloma.

VIERNES 11

Pregón Fiestas Patronales. Lugar: Espacio Escénico. Hora: 20:00 horas.

SÁBADO 12

Taller de Horneado y Amasado de Roscos. A continuación juegos y pintacaras . Hora: 11:30 horas. Lugar: Plaza del Ayuntamiento.

Concierto en Honor a San Sebastián y San Ildefonso a cargo de la Banda Municipal de Música de Olula del Río. Con la Colaboración Especial de la Soprano: Carmen Manotas y del Tenor: Antonio Navarro. Lugar: Espacio Escénico. Hora: 18:30 horas. Entrada libre hasta completar el aforo.

DOMINGO 13

9:00H. : 2ª Circuito Duatlón “Copa Hyundai” en la Avda. Almanzora.

DEL 14 AL 18

Torneo de Pádel en Honor a San Sebastián y San Ildefonso.

2019

Lugar: Pistas New Pádel 65. Hora: A partir de las 19:00 horas. ¡Sorteo de regalos entre los participantes!

MIÉRCOLES 16

Fallo del Jurado VIII Concurso de Redacciones en Honor a San Sebastián y San Ildefonso. Entrega de premios y lectura de redacciones ganadoras. Lugar: Espacio Escénico. Hora: 18:30 horas.

JUEVES 17

Presentación del Libro “Un Gaucho de Almería en el Puente del Inca”. De Pedro Antonio Soler Martínez. Lugar: Casa de la Cultura. Hora: 18:30 horas. Maratón de ZUMBA. 4 Monitores (Fines, Macael, Baza y Olula del Río) Lugar: Parque San Pablo Hora: 19:30 horas.

LUNES 21

Ludum Infantil, Juegos hinchables y atracciones… Lugar: Nave Polivalente. Hora: de 16:00 a 20:30 horas.

DOMINGO 20 Y MIÉRCOLES 23

Celebración de las Fiestas Patronales San Sebastián y San Ildefonso Roscos y Carretillas Declaras Fiestas de Interés Turístico y Nacional.


11 VIERNES

PREGÓN FIESTAS PATRONALES. LUGAR: ESPACIO ESCÉNICO. HORA: 20:00 HORAS.

19 SÁBADO NOCHE DE CARRETILLAS

OFRENDA DE ROSCOS DE LAS 10H. HASTA LAS 19H. IGLESIA DE SAN SEBASTIÁN.

CHOCOLATADA

PARA LOS CARRETILLEROS INFANTILES. A LAS 17.30H. EN LA PLAZA DEL AYUNTAMIENTO

CARRETILLAS INFANTILES

Los niños deberán ir ataviados con indumentaria carretillera y perfectamente protegidos. Una vez todos reunidos, se procederá a entregar una docena de carretillas por niño. ¡Atención niños!, sólo se entregaran carretillas a aquellos que lleven ropas típicas de todo buen carretillero, la autorización firmada por el responsable (padre, madre, tutor) o e l carnet de socio. Las carretillas entregadas se tiraran exclusivamenete el recinto de la Plaza del Ayuntamiento.

Bendición Nuevo Santo “San Ildefonso Carretillero

A LAS 18.30H. PLAZA DEL AYUNTAMIENTO INICIO DE LA FIESTA DE LA PÓLVORA Último toque de campanas, tirada de cohetes de gran potencia y tracas sonoras en los barrios más representativos. DESDE LAS 22 H. HASTA LAS 4 H.

programación

Itinerario Habitual de todos los años. Durante el recorrido se tirarán 1000 metros en tracas espectaculares que anuncian el recorrido. A LA FINALIZACIÓN SE HARÁ UNA GRAN TIRADA DE 400 DOCENAS. A LA FINALIZACIÓN HABRÁ UNA GRAN PARRILLADA PARA LOS CARRETILLEROS 24:00H. INAUGURACIÓN PLACA RESPRESENTATIVA DEL RECORRIDO EN HONOR AL CARRETILLERO.

20 DOMINGO

DÍA DE ROSCOS SAN SEBASTIÁN SOLEMNE PROCESIÓN

A LAS 11H. DESDE LA IGLESIA DE SAN SEBASTIÁN HASTA LA IGLESIA DE LA ASUNCIÓN. Durante el recorrido la Peña hará una gran tirada de roscos desde el balcón habitual.

SOLEMNE MISA

A LAS 12.30 H. IGLESIA DE LA ASUNCIÓN

INAUGURACIÓN DE LAS ATRACCIONES DE FERIA. LUGAR: PARQUE SAN PABLO.

FERIA DEL MEDIO DÍA

LUGAR: CARPA PARQUE SAN PABLO A LAS 14H.

ACTUACIÓN DEL GRUPO MICHEL LATORRE Y LA BANDA DEL BULEVAR LUGAR: PARQUE SAN PABLO HORA: 15:00H.

22 MARTES

OFRENDA DE ROSCOS DE LAS 10H. HASTA LAS 19H.

CHOCOLATADA

PARA LOS CARRETILLEROS INFANTILES. A LAS 17.30H. EN LA PLAZA DEL AYUNTAMIENTO

CARRETILLAS INFANTILES

GRAN CONCIERTO

GRUPO APACHE Entrada Gratuíta. Lugar: Parque San Pablo Hora: 18:00h.

Los niños deberán ir ataviados con indumentaria carretillera y perfectamente protegidos. Una vez todos reunidos, se procederá a entregar una docena de carretillas por niño. ¡Atención niños!, sólo se entregaran carretillas a aquellos que lleven ropas típicas de todo buen carretillero, la autorización firmada por el responsable (padre, madre, tutor) o e l carnet de socio. Las carretillas entregadas se tiraran exclusivamenete el recinto de la Plaza del Ayuntamiento. INICIO DE LA FIESTA DE LA PÓLVORA Último toque de campanas, tirada de cohetes de gran potencia y tracas sonoras en los barrios más representativos. DESDE LAS 22 H. HASTA LAS 4 H. Itinerario Habitual de todos los años. Durante el recorrido se tirarán 1000 metros en tracas espectaculares que anuncian el recorrido. A LA FINALIZACIÓN SE HARÁ UNA GRAN TIRADA DE 400 DOCENAS DE CARRETILLAS Y SE DARÁ A CADA CARRETILLERO UNA BOLSA CON COMIDA PARA IRSE A COMER A LAS LUMBRES DEL PUEBLO.

23 MIÉRCOLES GRAN ACTUACIÓN DÍA DE ROSCOS SAN ILDEFONSO

LOS FRESCOS

LUGAR: PARQUE SAN PABLO A LAS 14:30H.

SOLEMNE MISA

A LAS 11H. IGLESIA DE LA ASUNCIÓN

SOLEMNE PROCESIÓN

A LAS 12.30H. DESDE LA IGLESIA DE LA ASUNCIÓN HASTA LA IGLESIA DE SAN SEBASTIÁN. Durante el recorrido la Peña hará una gran tirada de roscos desde el balcón habitual.

FERIA DEL MEDIODÍA CON UNA GRAN PAELLA. A LAS 14H. PARQUE SAN PABLO

ATRACCIONES FERIA

Desde el día 20 al 23 habrá atracciones de feria para los más pequeños.

NOTA: DESDE LAS 22H. HASTA LAS 22:30 SOLO SE PERMITIRÁ LA TIRADA DE CARRETILLAS INFANTILES, PARA QUE LOS MÁS PEQUEÑOS, DISFRUTEN DE LA NOCHE DE LA PÓLVORA. NOTA: LA PEÑA SAN SEBASTIÁN Y SAN ILDEFONSO, SE RESERVA EL DERECHO DE ALTERAR O ANULAR ALGUNA DE LAS ACTIVIDADES ORGANIZADAS.


parte

y partícipe E

stamos en la era de las nuevas tecnologías, de las compras al instante con sólo deslizar un dedo, de asomarnos fisgones a las vidas que otros desnudan en sus redes sociales, de calendarios universales con tocar una sola tecla…, pero hace no muy poco tiempo, aún utilizábamos el calendario tamaño carnet que te regalaban en el Bar de Las Costillas o con una pequeña participación de lotería en la Imprenta Nueva.

de constructor de una cobertura vital de tres muchachotes y comparto ese placer con la persona más maravillosa que he podido conocer. Pueden pasar meses sin que me veáis pasear por la Plaza de los Bancos o por las Cuatro Esquinas, pero es muy probable que sí lo hagáis a finales de enero de cada año (da igual como caiga, insisto, en el almanaque). Doblo el mapa de norte a sur siguiendo el aroma a pan recién hecho y deseando oír el chisporroteo de troncos carcomidos en la chimenea, donde se esculpen ascuas perfectas para avituallar la explosión de adrenalina que sacude mi cuerpo al oír el zumbido de una carretilla.

Era ahí, en ese mágico momento, en el que de repente, te cabían en las manos los doce meses del próximo año. De manera automática e irremediable, mi vista buscaba en qué caían el 19 y el 22 de enero. Entonces, había dos posibilidades: la buena (fin de semana); la mala (en mitad de la semana)… Lo considero la conexión umbilical con mis Conclusión: voy a ir igual. orígenes. Uno de tantos elementos que han Dejé mi casa para estudiar y buscar horizontes ayudado a forjar de mi carácter. Cultura profesionales hace más de 25 años. He mediterránea de fuego y pan de la que me pasado más tiempo lejos de mi pueblo, que siento parte y partícipe. Conectan mi pasado en él mismo. Cuando tengo la oportunidad, infantil con la madurez del presente y me vuelvo, para inocularme el antídoto suficiente aporta valores para afrontar el futuro. que doma la añoranza de amigos del alma y La visita al pueblo en estas fechas, se va de mi cobertura vital: mis padres y hermanos. agigantando en la agenda mensual del A cambio de esta distancia, disfruto de mi trabajo, pasando de ser una utopía por la profesión, de un nuevo pueblo, de nuevos lejanía, a una necesidad y posteriormente amigos del alma y de mi propia familia. Ejerzo a una realidad. Semanas antes repaso

vídeos pasados de chispas y chaspotazos, y no paro de enseñárselo a todos los que tengo alrededor. Preparo el viaje con mimo. Visito grandes almacenes de ferretería y construcción buscando última tecnología ignífuga. Cruzo cientos de miles de mensajes en el teléfono milimetrando cálculos de carretillas, panceta, morcilla y vino. Cuando bordeo la rotonda de la avenida, desaparece el cansancio del viaje y la emoción dispara unas palpitaciones difíciles de domar debido a la centrifugadora emocional que me embriaga. Cumplo rigurosamente con la liturgia de tal día tan señalado: Vestir a los críos de carretilleros para llevarlos al ayuntamiento con los últimos rayos del sol y que Fina la Chaparra, en nombre de la Peña, les dé una docenilla de carretillas. Más de 10 años preparando los trajes de las nuevas generaciones de la familia: primero los hijos de mi hermana, luego los míos y ahora los de mis primos. A continuación me toca azuzar la lumbre que el Tío Joaquín de Tahal prepara con esmero en el Cortijo de los Simones. Allí es donde damos buena cuenta de un sabroso condumio, necesario para largas horas de caminatas, bailes, humo, chispas y cantes. Suenan las campanas. Cinta adhesiva. Pasamontañas. Calor por ir embutido en “nosecuantas” capas de ropa. Sonrisa imborrable cuando enciendo la primera carretilla…

Los abrazos, los cánticos, el fuego minimizan el cansancio físico y anestesian el alma con rotundidad. Yo… he venido a esto. Cien metros. O tal vez menos. Desde el Cuartel Viejo a la Plaza de la Casa del Pueblo. Ese paseo sirve de pequeña tregua de humo y algarabía. Lugar para apaciguar momentáneamente la euforia y saborear el placer de caminar un nuevo año por las calles de mi pueblo con ese intenso aroma a pólvora. Momentos en los que me siento reconocido, apoyado y querido por mi familia y amigos. Me conecto con mi origen y a la vez con mi feliz realidad a ochocientos kilómetros de distancia. Algunas lágrimas se deslizan por mi mejilla. El pudor no se ve afectado gracias a la complicidad de la oscura noche y las protecciones faciales para el fuego. Pocos lo verán, tal vez uno. El que me importa que lo vea. Y aquí estoy. Escribiendo. Orgulloso de mi pasado, enormemente feliz con mi presente y absolutamente ilusionado por el futuro… A finales de enero del año próximo espero estar paseando de nuevo por las aceras de mármol blanco y azul de Olula encendiendo carretillas y cantando… “…Es olulense, es cebollero… el orgullo de ser buen carretillero…”

Quién pierde los orígenes, pierde la identidad. Javier Tapia Martínez Diciembre 2018


fuego

estaban al caer, los ruidos cotidianos huían, se escabullían por esquinas bajo un cielo estrellado. La mudez esperaba impaciente el repique definitivo, esa pelea atolondrada de hierros rasgando las entrañas al ruido.

en el corazón L

a noche se cernía lenta, húmeda, poco a poco su manto oscuro se deslizaba suave sobre las calles que maquillan su semblante en tímidos silencios, adecentadas para la ocasión, con el perfil solo roto por montículos de leña extraña, ajena a su destino, puertas y ventanas cerradas a cal y canto, improvisados cartones hacían de parapeto ante cualquier intruso iluminado, no había barrera que impidiera el olor a pólvora infantil, a ruidos de petardos confundidos con incipientes carretillas, mezclado todo con la algarabía de niños que se divierten y sollozan a la vez, que inventan juegos de fuego, que toman la plaza como bastión para saciar sus ímpetus más noveles, su desespero por la eclosión desenfrenada del jolgorio se refleja en sus camuflados rostros, en su retorcimiento corporal, en sus repetidos saltos, corren tras una ilusión que caracolea en destellos retorcidos, el griterío es ensordecedor, el Santo a escala de corazones tan pequeños se planta impertérrito en el centro de la plaza, su estampa es de incredulidad tallada a conciencia, parecería que sus ojos orbitaran perplejos ante tanta chiquillería urdiendo tradición, como un ritual que tratara hacerse amigo del peligro, confidente de futuras noches ardientes. La experiencia precoz ponía fin entre sombras de humo

espeso, las siluetas abultadas de los máspequeños se perdían por las diferentes callejuelas de mano de madres predispuestas, apresuradas que esbozaban sonrisas cómplices, los niños ligeros de paso, saltarines, alegres parecían pequeñosgnomos ante la preocupación desmedida con la que los habían disfrazado, pequeños guerreros , la cabeza embutida en no sécuántos pasamontañas, triplicando su indumentaria y su volumen corporal, con la mecha arrastrando y las grandes gafas colgando como testigos mudos de su plausible hazaña, él liliputiense talego, latas de Cola cao cumpliendo un último servicio, ellos alzaban la mirada con pena diminuta, casi con el corazón pidiéndoles a sus progenitores más … El tiempo siempre inexorable invitaba a un recogimiento obligado, las campanas furibundas respiraban ecos de metales gruesos con sabor a fragua, esparciendo avisos intimidatorios, se oían prisas anónimas, se preparaba el escenario , la hora se aproximaba con parsimonia, las diez

Esas farolas, serenos vocacionales de antes, de no hace mucho, como de barrios londinenses marginales, donde una tímida niebla se arremolinaba con sopor y desgana escapando entre sus cristales rotos, deslizándose como oxígeno festivo que huye sin destino asegurado, esperando el estallido del cohete que rompiera los nervios y se perdiera en el cielo negruzco, infinito, desafiando a los carretilleros. Despedidas contenidas y besos cristalinos nos empujaban a salir a fajarnos con el fuego chispeante que dibuja aureolas de humo desaprensivo. Ya en la intemperie, lo primero era inhalar la noche, hacer un guiño al asfalto, los primeros pasos son palpitaciones ilusionantes, en mitad de la cuesta el escenario se divisa como el sueño deseado, la rasante que enfatiza una luna lejana, como escondida, gaseosa,

esperando que el tropel de sombras domestique el fuego, nos miramos, nos deseamos todo tipo de suertes, al unísono, con grácil gesto soltamos manojos de carretillas al suelo que se escabullen con brío, tiñéndolo rápidamente de cicatrices negras, un viva San Sebastián acelera nuestros desvelos. En las encrucijadas de calles atormentadas por lumbresfebriles van apareciendo figuras con las más diversas indumentarias, atolondrados en sus andares miran, observan con devoción la fulgurante llama que ilumina las alturas, la muchedumbre se condensa en la dirección protocolaria, cientos de carretillas nos marcan el itinerario, el grueso del grupo se detiene ante el amenazador sonido de unos artefactos que siendo carretillas, son como bombas que iluminan caras asustadizas y van haciendo un barrido selectivo, los más precavidos pegan su cuerpo aparatoso a las paredes buscando un refugio traicionero, miradas agazapadas a buen recaudo abren con fina mesura, sigilosamente recovecos de ventanas. Él nos mira, nos ofrece la bota curtida en mil batallas, bebemos ávidos del fino chorroque entra como elixir que nos despojara de recelos infundados, el vino baña nuestro contorno dibujando surcos que

parecieran lágrimas negras, él otra vez hace un ademan con su pequeño brazo con intención de apaciguar esos artilugios azarosos, como ejercito disciplinado nos lanzamos al aborigen del fuego que como fiel escudero rinde pleitesía a la hoguera. El tiempo, que también arde, quema ilusiones, la noche pasa, se oyen voces lejanas, el olor, mezcla de chamusquina postrimera y vapores etílicos se expande, alguna detonación iracunda espanta la calma que se avecina, el viento serpentea caminos invisibles, el reflejo marchito en la pared dibuja un fuego decrepito que marca el final. Enfilo la angosta calle, ya solitaria, triste, herida, la farola emite una luz empobrecida, de un amarillento otoñal, sigue ahí, en su habitáculo de cristales deslucidos el humo, ahora suave, transparente, ha destronado a la neblina con el deseo de escabullirse lentamente abrigando la esperanza de brindar un viva San Sebastián vespertino. Roberto Rodríguez


VII CONCURSO de redacciones

HISTORIAS DE MI GENTE Y DE MI PUEBLO.

FIESTAS EN HONOR A LOS PATRONOS SAN SEBASTIÁN Y SAN ILDEFONSO 1er premio: ANTONIA Mª POZO Escuela de Adultos

S

an Sebastián y San Ildefonso se celebra los días 20 y 23 de enero, señala el inicio del calendario festivo del pueblo de O lula del Río. Estas fiestas me gustan porque disfrutan los pequeños y mayores y a mi me transmiten sentimientos de alegría. A demás me acuerdo de las personas queridas que se fueron y ya no están conmigo, eso me emociona mucho. En la vísperas de San Sebastián y San Ildef onso van los niños pequeños a tirar carretillas, algunos niños van acompañados de sus padres y así transmiten la tradición de padres a hijos. Por la noche salen las personas mayores, van con ropa adecuada para no quemarse. Los carretilleros se acercan a las lumbres y tiran carretillas, asan carnes, chorizos, beben y así combaten el intenso frío. La noche hay que vivirla para sentirla. En el día del Santo se le hace una misa, en la procesión se les echan roscos al Santo Patrón. La gente, enfervorecida, salta y grita para que le echen roscos y con tanta algarabía se oyen los cohetes. También vienen gente de los alrededores. Los vecinos de Olula del Río los reciben con alegría. Disfrutemos de las fiestas, forasteros y vecinos del pueblo

i Vivan los patronos San Sebastián y San Ildefonso!

E

n toda España hay innumerables fiestas patronales. Yo os voy a contar las de mi pueblo, las de Olula del Río.

Empiezo por las carretillas, y lo que me cuenta mi padre cuando era más joven. Su madre, mi abuela, le preparaba la ropa, se la dejaba en la cama. Un pantalón, un jersey viejo, una cazadora rasgada. Y me lo cuenta como un ritual. Cuando se vestía, se ponía la cinta para protegerse y también el pasamontañas para su cara. Me cuenta que cuando salía, se iba con sus amigos. Las risas, las charlas y ese baile de fuegos y carretillas… Yo todavía no puedo salir en esas, puedo salir en las infantiles, pero no quiero. Yo quiero esas en las que salía mi padre. Y sueño cuando sea un poco mayor y mi madre me prepare la ropa en la cama, mi pantalón viejo y mi cazadora rasgada. Cuando salga con mis amigos. Nuestras risas, nuestras charlas y contemplar por mi mismo ese baile de fuegos y carretillas. Los roscos es otra historia. Casi todos los años vienen mis abuelos de Cádiz por esas fechas. El primer año que las vieron su cara era un poema. Mi abuelo, que es muy gracioso dijo que nunca había visto tanto pan volando. Y yo le contaba: “Abuelo, que no. Que esto es tradición”. Y le cuento el origen de esta fiesta, que es fiesta declarada de interés turístico nacional de Andalucía desde 1988. El día de San Sebastián y de San Ildefonso salen en procesión por las calles del pueblo y se les arrojan roscos y roscones desde balcones y ventanas. Que estos roscos solo se hacer para esta ocasión, y que los tiran por promesa o tradición a los santos. Yo le digo a mi abuelo que hay que coger todos los que se pueda. Que cada persona tiene su truco. Unos usan un jersey de esos que les queda

muy grande y a medida que va cogiendo roscos los meten por el cuello del jersey. Pero eso a mi abuelo no le convence, así que le digo que también se pueden meter en una bolsa o que podemos coger una cuerda para ir metiéndolos. Me gustó pensar que no solo él me podía enseñar cosas. Porque de esto sí le puedo enseñar yo. De mis tradiciones, que es parte de lo que yo soy. Le puedo hablar de lumbres, de fachadas tapadas, de esa fiesta de pólvora y fuego. De mi San Ildefonso y de mi San Sebastián (el carretillero). De roscos y roscones desde los balcones, de mi gente y de mi pueblo.

1er premio: José manuel reche romero Educación Primaria del Colegio Antonio Relaño


SAN SEBASTIÁN Y SAN ILDEFONSO

L

a historia que os voy a contar es una que me contó mi padre.

Mi padre se crió en un barrio llamado Colonia San José más bien conocida como los pisos del Instituto Viejo. Hace 30 años vivían las fiestas con muchísima ilusión tal como sus padres se lo habían inculcado. Hacían el reto para todos los niños de ese barrio, era hacer la hoguera más grande y coger roscos como pudiesen, aunque luego los repartían a la familia y amigos. Cuando empezaban las vacaciones de navidad se ponían a recoger leña “tarais” que se encontraban a mucha distancia. Siempre hay anécdotas que nunca se olvidan y mi padre siempre me cuenta como los amigos se inventaban pequeñas excusas para escaquearse de recoger leña, o cuando venían con las carretillas y los menos valientes se escondían, otros se iban al centro del pueblo, para muchísimos era una inyección de adrenalina, (meterse en el cuartel viejo y juntar docenas de carretillas para encenderlas a la vez bailándolas con ese hedor a pólvora). También me cuenta que había gente que traía unas carretillas muy grandes llamadas “cantorianas” y que esas si que daban miedo!. Luego volvían a su barrio entonces se hacía “la tregua” (de tirar carretillas) para juntarse todos junto a la hoguera. En las ascuas que aun quedaban, los mayores ponían algo de comida para asarlas y era cuando en ese momento cada vecino contaba anécdotas e historias y que hacía de la noche, una noche mágica. Después de esa noche, llegaba el día de los roscos y aún con el cansancio de no haber descansado mucho, se levantaban con muchísima ilusión para ir a los roscos e intentar, coger esa gran rosca para poder llevársela a sus padres, aunque se llevasen golpes por intentar conseguirla. Después se juntaban todos los amigos para ver quién había cogido más roscos o la rosca más grande. Iban niños mayores que ellos, de otros barrios a llevarse la leña mientras dormían (esa leña que con tanto esfuerzo habían recolectado), pero eso no les hacía rendirse por esta gran fiesta era tan fuerte, que volvían a recolectar aun más o “el típico vecino que se quejaba por las hogueras (Je,Je,Je)”. Entonces después de tanto esperar, llegaba el día de la gran fiesta.

Primero la noche de las hogueras y carretillas, que aunque algunas veces hiciese mal tiempo todos los vecinos/as se unían para montar entre todos una gran hoguera.. Cuando se escuchaba el gran estallido a las 10h. de la noche. Todos los vecinos se juntaban para ver encender la hoguera y como su esfuerzo de tanto tiempo, ardía entre las llamas. Se observaba la altura de la hoguera y los más valientes empezaban a tirar carretillas. Siempre existía un poco de rivalidad, por ver quien había cogido más cantidad de leña, pero “los piques” eran sin ninguna maldad. Hoy en día mi padre sigue teniendo nostalgia de esas noches de su niñez. ¡VIVA SAN SEBASTIÁN! ¡VIVA SAN ILDEFONSO! ¡Y QUE NUNCA SE PIERDA LA TRADICIÓN!

1 premio: carmen mª urán molina er

Educación Primaria del Colegio Trina Rull

ROSCOS Y CARRETILLAS: MÁS ALLÁ DE LA TRADICIÓN Cada vez que me preguntan de dónde soy, me siento muy orgullosa de responder: de Olula del Río, aun esperándome la respuesta: ¿y eso dónde está? Pues bien, Olula es un pequeño pueblo situado en el Valle del Almanzora y arropado por la Sierra de los Filabres y la Sierra de las Estancias. Gente sencilla, humilde y trabajadora es lo que lo define. Siempre que alguien me pide que le cuente sobre alguna fiesta, tradición o acontecimiento que tenga lugar en mi pueblo, no lo dudo, y rápidamente comienzo a hablar a cerca de las fiestas patronales en honor a San Sebastián y San lldefonso, celebradas del 19 al 23 de enero. El año pasado, tuve una experiencia muy bonita, que nunca antes había vivido.

Los días previos a las fiestas nevó, y todo estaba cubierto de una fina capa de nieve. Como era de esperar, esto no duró mucho. La gente salió a la calle para preparar las hogueras en las que, las noches del 19 y 22, tirarían miles de docenas de carretillas, comerían carne asada y contarían experiencias de cuando eran jóvenes. Pero, por desgracia, la esperada tarde del 19 de enero fue sorprendida por una fuerte tormenta. No paraba de llover, yo me encontraba en casa, haciendo los deberes y viendo mi talí y mi mono preparado. De repente, me inundó la tristeza, ya que si el tiempo seguía así, esa noche no podría salir, junto a mis amigos, a la procesión de las carretillas. El agua no cesó, pero como buena cebollera, me puse el mono, las botas, los guantes, el pasamontañas y las gafas y salí a la aventura. Menos mal que hubo gente que pensó igual que yo. Nos lo pasamos súper bien. La noche transcurrió con tranquilidad y sin ninguna incidencia. Cuando llegué a casa de madrugada, me pegué una ducha de agua calentita y me acosté, pues tenía que descansar para el día siguiente, ya que me había propuesto coger más roscas que mi padre, y mira que eso ya es difícil. A las siete y media de la mañana mi madre me despertó, y yo pensando: qué querrá esta mujer a estas horas, si hoy es la procesión de los roscos y no hay que madrugar tanto. Debido al cansancio de la noche anterior, volví a quedarme dormida, pero mi madre me volvió a llamar. Me dijo que estaba lloviendo a mantas y, que por tanto, tenía que ir al instituto. No me lo podía creer. ¿Qué sería de la procesión, de los costaleros y cada uno de los vecinos que participamos en esta fiesta? Me fui a

clase, pero me encontré sola, con los profesores, ninguno de mis compañeros estaba allí. A la hora del recreo, Ángela la conserje, se quedó sorprendida al verme. Me comentó que los costaleros habían decidido sacar la procesión, por lo que me faltó tiempo para llamar a mi padre y que fuera a recogerme. No tardó ni cinco minutos, ya que sabía que yo me moría de ganas de ver a los patrones salir de la iglesia y cargar mis bolsas de roscos. Por las calles discurría un buen caudal de agua y cada vez llovía más fuerte, pero si hay algo que una a la gente de Olula, son sus fiestas patronales, por lo que todos los vecinos acogimos a los santos como era debido. San Sebastián y San lldefonso, ambos cubiertos con un gran plástico, procesionaban por las calles del pueblo. En el ayuntamiento, cuando el alcalde tiró la gran rosca, pegué un salto y me lancé a por ella. Me resbalé y faltó un pelo para que acabara en el suelo. Unos metros más adelante, una señora tiró un chorizo y un salchichón desde un balcón. La anterior rosca me la quitaron, pero el embutido llegó a mis manos como por arte de magia. Salté con más energía que nunca, y todos mis amigos se quedaron alucinados. “Si entre las roscas que ha cogido tu padre y el chorizo que llevas tú, en tu casa tenéis para comer durante un mes”, decían. Cuando acabó la procesión, nos fuimos todos juntos a almorzar. Yo iba empapada, por lo que tuve que ir a mi casa a cambiarme. Mientras comíamos, contábamos con mucha emoción cómo nos lo habíamos pasado. A pesar del mal día, habíamos disfrutado más que nunca. Por la tarde,

paró de llover y pudimos ir a dar una vuelta a la pequeña feria que había en el Parque San Pablo. Nos sacamos un bono de fichas de los coches eléctricos, y como no había mucha gente, éramos los reyes de la pista. Un amigo decidió ir a la caseta de las escopetillas y jugar una partida. Nos quedamos asombrados cuando vimos que había ganado un teléfono móvil. Le venía bien, ya que por la mañana había perdido el suyo entre salto y salto. Al caer la noche, me fui a casa. Me acosté pronto, al día siguiente había clase. Esperaba no volver a encontrarme sola otra vez, porque conociendo a mis compis ... más de uno se quedaba acostado para recuperar fuerzas del día anterior. En definitiva, el hecho de que haga sol, que llueva o que nieve no impedirá a los cebolleros disfrutar de sus fiestas patronales, las mejores, sin duda, de toda España. ¡VIVA SAN SEBASTIÁN! ¡VIVA SAN ILDEFONSO! ¡VIVA OLILA DEL RIO!

1er premio: maría garcía gea Instituto de Educación Secundaria IES ROSA NAVARRO 4ºESO

Roscos y Carretillas Olula 2019  
Roscos y Carretillas Olula 2019  
Advertisement