Issuu on Google+

EMPIRISMO   Una   filosofía   empirista   es   aquella   filosofía   según   la   cual   el   origen   y   valor   de   nuestros   conocimientos  dependen  de  la  experiencia.  Es  una  constante  en  la  historia  del  pensamiento.   Desde  la  antigüedad  ha  habido  filósofos  empiristas  (Aristóteles)  y  no  empiristas  (Platón).   Pero   realmente   la   palabra   empirismo   es   usada   para   designar   a   una   corriente   filosófica   desarrollada  en  Gran  Bretaña  durante  los  siglos  XVII  y  XVIII  y  que  cuyas  líneas  principales  están   enfrentado  al  racionalismo.  Principales  representantes:  Hobbes,  Locke,  Berkeley  y  Hume.   Los   precedentes   del   empirismo   se   encuentran   en   la   escuela   de   Oxford   (Edad   Media),   destacando  a  Roger  Bacon  y  los  occamistas.   El   empirismo   tiene   sus   repercusiones   en   el   pensamiento   de   hoy   en   día   y   en   la   Edad   contemporánea   se   mantiene   bajo   el   nombre   de   neopositivismo,   positivismo   lógico   o   empirismo  lógico.   Los   temas   principales   que   trata   son   el   conocimiento   y   temas   morales   (ética)   y   políticos.   Es   especialmente   importante   el   problema   del   conocimiento   tanto   en   racionalistas   como   en     empiristas,   los   cuales   tratan   de   analizar   nuestra   capacidad   de   conocimiento   para   determinar   sus   límites   y   saber   hasta   dónde   puede   llegar.   El   empirismo   (y   también   el   racionalismo)   son   teoría  representacionista  ya  que  ven  el  conocimiento  como  una  representación  de  lo  que  hay   fuera   y   lo   que   representa   este   conocimiento   serán   las   ideas   (en   racionalistas)   o   las   percepciones  (en  empiristas).   El  tema  central  es  el  de  las  ideas  o  percepciones  y  las  principales  cuestiones  que  se  plantean   acerca   de   ellas   son   qué   se   entiende   por   idea,   clases   de   ideas,   origen   de   ideas   (para   los   racionalistas   hay   ideas   en   la   mente   humana   que   se   encuentran   en   ella   desde   un   principio   – ideas   innatas-­‐   mientras   que   para   los   empirista   nuestra   mente   es   como   un   papel   en   blanco   y   para  ellos  toda  idea  proviene  de  la  experiencia  y  se  forman  a  través  de  los  sentidos.   Características:   1. Negación   de   cualquier   tipo   de   ideas   innatas   o   de   conocimientos   innatos   (ya   que   afirman   que   todo   conocimiento   proviene   de   la   experiencia   y   que   no   hay   nada   independiente  a  la  misma).  Defiende  que  todas  nuestras  ideas  por  muy  abstractas  que   parezcan  están  basadas  en  el  conocimiento  aportado  por  los  sentidos.   2. Usan  la  evidencia  sensible  como  criterio  gnoseológico  de  verdad.  Afirman  que  sólo  nos   podemos  poner  en  contacto  con  lo  real  con  el  conocimiento  sensible  y  lo  único  capaz   de   hacernos   distinguir   entre   lo   real   y   lo   no   real   o   entre   lo   verdadero   y   lo   falso   es   la   evidencia  sensible.   3. Afirman   que   hay   que   rechazar   como   ilegítimo   cualquier   contenido   que   no   tenga   un   correlato   previo   en   la   experiencia   (tienen   que   haberse   observado   antes).   De   ahí   que   rechacen  la  validez  de  las  ideas  de  sustancia,  alma,  etc.)   4. Afirman   que   es   imposible   la   existencia   de   un   conocimiento   de   validez   universal   y   necesaria,  ya  que  mediante  conocimiento  sensible  solo  se  perciben  seres  concretos  y  


singulares,   los   cuales   son   mutables   y   cambiantes.   Por   ello   según   el   empirismo   todo   conocimiento   es   cambiante.   Todo   juicio   en   el   ámbito   del   empirismo   es   un   juicio   provisional,  que  puede  ser  modificado  más  tarde  si  la  experiencia  lo  hace  necesario.   5. En   el   conocimiento   importa   más   su   valor   útil   y   práctico   que   su   necesidad   y   universalidad.   6. Las  ciencias  empíricas  son  para  ellos  el  modelo  de  pensar  filosófico.  

  HUME   Estudio  del  conocimiento.   Elementos  del  conocimiento  (impresiones  e  ideas)   Según  Hume  todos  los  conocimientos  son  percepciones,  las  cuales  se  pueden  agrupar  en  dos   tipos:  Impresiones  e  ideas,  los  cuales  se  diferencian  en  sus  grados  de  fuerza  o  vivacidad  con  los   que  se  presentan  al  pensamiento.   Las   impresiones   son   las   percepciones   que   tienen   más   fuerza   y   violencia,   son   más   vivas   e   intensas.  Las  experimentamos  cuando  vemos,  oímos,  sentimos  placer  o  dolor,  etc.  Hay  2  tipos   de   impresiones:   Las   de   sensación   (surgen   en   el   alma   por   causas   desconocidas:   impresiones   sensoriales,   de   placer,   de   dolor)   y   las   de   reflexión   (derivan   en   gran   parte   de   las   ideas:   emociones,  pasiones,  sentimientos…).   Las  ideas  son  imágenes  debilitadas  de  impresiones  en  el  pensamiento  y  razonamiento.  Tanto   impresiones  como  ideas  se  subdividen  en  simples  (no  se  pueden  dividir  en  partes  y  no  admiten   distinción)   y   complejas   (se   pueden   subdividir   en   partes).   Las   ideas   complejas   (como   por   ejemplo   sustancia,   modo,   relación…)   surgen   de   la   unión   de   ideas   simples   de   acuerdo   de   un   mecanismo  de  asociación,  el  cual  está  regido  por  tres  leyes  (semejanza,  contigüidad  espacio-­‐ temporal,  relación  causal).  Según  Hume  las  ideas  simples  proceden  de  sus  impresiones  simples   correspondientes.  A  partir  de  aquí  establecerá  el  criterio  para  decidir  acerca    de  la  verdad  de   las   ideas,   conceptos   o   categorías:   Toda   idea   que   no   posea   su   impresión   correspondiente   a   ella   es   una   construcción   mental   sin   validez   alguna.   También   establece   el   límite   de   nuestro   conocimiento,  el  cual  se  limita  a  las  impresiones  (con  la  afirmación  de  esto  acabará  criticando   las  ideas  de  causa  y  sustancia).  

Modos  o  tipos  de  conocimiento.  (Conocimiento  de  hechos  y  relaciones  entre  ideas)   Nuestro   conocimiento   según   Hume   es   de   dos   tipos:   Conocimiento   de   relaciones   existentes   entre   ideas   y   conocimiento   factual,   de   hechos.   Al   primer   tipo   pertenecen   la   lógica   y   las   matemáticas.  La  verdad  de  este  conocimiento  es  independiente  de  la  realidad  y  se  expresa  en   proposiciones   analíticas   y   necesarias.   El   conocimiento   de   hechos   está   basado   en   las   impresiones  y  no  puede  tener  otra  justificación  que  la  experiencia,  las  mismas  impresiones.  A   este  tipo  de  conocimiento  le  corresponden  razonamientos  probables.    


Límite  de  conocimiento   Si  el  límite  de  nuestro  conocimiento  son  las  impresiones,  nuestro  conocimiento  de  los  hechos   queda   limitado   a   nuestras   impresiones   actuales   y   a   nuestros   recuerdos   actuales   de   impresiones  pasadas.  Por  ello  no  podemos  tener  conocimientos  de  hechos  futuros  ya  que  no   poseemos   impresiones   del   futuro.   Pero   en   la   vida   cotidiana   contamos   con   que   ciertos   acontecimientos   futuros   van   a   ocurrir   y   Hume   tratará   de   explicar   la   certeza   que   tenemos   acerca   de   lo   que   pasará   en   el   futuro   (esto   le   llevará   a   criticar   la   validez   de   la   idea   causa   entendida   como   conexión   necesaria).   Según   Hume   tenemos   certeza   de   lo   que   pasará   en   un   futuro   porque   interpretamos   la   realidad   en   términos   de   causa   y   efecto   y   consideramos   que   entre   causa   y   efecto   hay   una   conexión   necesaria;   pero   según   él,   lo   único   que   podemos   observar  es  que  tras  un  hecho  ocurre  otro  y  no  la  relación  necesaria  que  hay  entre  ambos.  Esto   ocurre   porque   cuando   ciertos   fenómenos   van   siempre   asociados   a   otros   fenómenos,   los   acabamos   asociando     entre   sí   y   como   se   los   ha   asociado   siempre,   se   adquiere   el   hábito   y   siempre   esperamos   que   tras   ocurrir   unos   fenómenos   (por   ejemplo   que   llueva)   ocurren   otros   fenómenos   (como   por   ejemplo   que   me   moje).   La   repetición   de   esto   hace   que   nazca   en   nosotros   un   sentimiento   de   necesidad,   como   una   impresión,   de   la   cual   deriva   la   idea   de   causalidad.  Realmente,  no  es  posible  observar  la  eficacia  en  los  objetos,  sino  que  la  transmite   el  sentimiento  producido  en  nosotros  por  el  hábito.        Según   Hume   nuestro   conocimiento   sobre   hechos   futuros   por   inferencia   causal   no     es   propiamente  conocimiento  sino  suposición  y  creencia  y  tiene  su  fundamento  en  el  hábito,  la   costumbre.   Nuestro   conocimiento   de   hechos   por   lo   tanto   no   sobrepasa   la   probabilidad.   El   hábito  (la  costumbre)  es  un  principio  de  la  naturaleza  humana.  Es  fundamental  ya  que  guía  y   sostiene   nuestra   vida   cotidiana,   dándonos   seguridad   de   que   el   curso   de   la   naturaleza   no   cambia,  sino  que  se  mantiene  igual  y  constante,  a  lo  cual  es  posible  atenerse  para  el  futuro.  Sin   la  costumbre  seríamos  enteramente  ignorantes  de  toda  cuestión  de  hecho,  fuera  de  aquellas   que   nos   están   inmediatamente   presentes   en   la   memoria   o   en   los   sentidos.   No   sabríamos   adaptar   los   medios   a   los   fines   ni   emplear   nuestras   fueras   naturales   para   producir   cualquier   efecto.   El   hábito   aunque   es   un   guía   práctica   de   la   vida,   no   es   un   principio   de   justificación   racional  o  filosófica.  

Problema  de  la  sustancia   Según  Hume  al  concepto  sustancia  no  le  corresponde  ninguna  impresión,  por  lo  que  a  nuestras   ideas   de   Dios,   Yo,   Mundo   no   les   corresponde   ninguna   impresión.   Para   Hume   la   palabra   sustancia   designa   un   conjunto   de   percepciones   particulares   que   hemos   acostumbrado   a   encontrar  juntas  y  por  tanto  afirma  que  el  concepto  clave  de  la  metafísica  carece  de  valor.   -­‐

-­‐ -­‐

No   podemos   afirmar   la   existencia   de   una   realidad   corpórea   distinta   a   nuestras   impresiones.  Lo  único  que  podemos  afirmar  es  la  realidad  de  nuestras  impresiones  y   como   las   percepciones   solo   existen   en   el   momento   que   son   percibidas,   es   absurdo   suponer  que  los  objetos  no  existan  cuando  no  son  percibidos.   De  Dios  no  tenemos  impresiones  y  por  ello  no  podemos  afirmar  su  existencia.   Solo   tenemos   intuición   de   nuestras   impresiones.   El   yo   no   es   una   impresión   no   hay   una   impresión  constante  y  permanente,  sino  que  se  suceden  las  impresiones.  El  Yo  es  un   haz   de   impresiones   que   se   suceden   unas   a   otras.   Hume   recurre   a   la   memoria   para  


explicar   la   conciencia   de   la   propia   identidad.   Según   él,   gracias   a   la   memoria   reconocemos  la  conexión  existente  entre  las  distintas  impresiones  que  se  suceden.   La  creencia  en  la  realidad  independiente  y  continua  del  mundo  exterior  y  en  la  identidad   del  yo  se  explica  como  un  producto  ficticio  de  nuestra  imaginación  pero  no  se  justifica  en   su  valor  objetivo  

Ética   Crítica  del  racionalismo  moral:  La  razón  para  Hume  no  es  capaz  por  sí  sola  de  ser  la  única  causa   inmediata   de   nuestros   actos.   Los   que   determinan   nuestro   comportamiento   son   los   juicios   morales     y   su   fundamento   no   puede   ser   la   razón   (ya   que   esta   solo   nos   proporciona   juicios   acerca  de  hechos  o  relaciones  entre  ideas).   Emotivismo  moral:  El  juicio  moral  es  obra  del  corazón  y  tiene  su  fundamento  en  el  sentimiento   (de  aprobación  o  reprobación)  que  experimentamos  respecto  de  ciertas  acciones  y  maneras  de   ser   de   los   humanos.   Son   fuerzas   que   nos   determinan   a   obrar,   la   moral   es   una   cuestión   de   sentimiento.  El  bien  y  el  mal  no  son  características  objetivas  de  los  actos  sino  una  expresión  de   lo  que  sentimos  respecto  a  los  mismos.  


El empirismo y Hume