Page 1

EL EMPIRISMO   El   empirismo   es   una   corriente   de   pensamiento   que   se   inicia   en   Inglaterra   en   el   siglo   XVII   y   que   perdura   hasta   el   XVIII,   coincidiendo   en   buena   medida   con   la   corriente   filosófica   que   se   desarrolla   en   el   continente   europeo:   el   racionalismo.   Por   eso   es   lógico   comparar   uno   y   otro   sistema,  pues  entre  ellos,  a  pesar  de  la  coincidencia  en  el  tiempo,  hay  grandes  divergencias:   -­‐

-­‐

-­‐

-­‐

-­‐ -­‐ -­‐

Las ideas   innatas:   si   los   racionalistas   (DESCARTES)   defienden   la   existencia   de   ideas   que   están   impresas   en   el   ser   humano   desde   su   nacimiento,   los   empiristas   negarán   esta   posibilidad,  volviendo  al  concepto  aristotélico  de  tabula  rasa.  Luego  veremos  por  qué   La   fuente   del   conocimiento:   si   para   los   racionalistas   el   conocimiento   parte   del   sujeto   y   su   razón   (cogito   ergo   sum),   los   empiristas   vuelven   a   decir   que   nada   hay   en   nuestro   entendimiento  que  no  haya  partido  de  la  experiencia  (ARISTÓTELES).   La   intuición:   frente   a   la   intuición   intelectual,   fruto   de   la   razón,   los   empiristas   sostienen   la  intuición  empírica,  la  que  parte  de  los  hechos,  que,  aunque  puede  estar  equivocada,   existe.   El   método   científico:   los   empiristas   defienden   la   física   newtoniana   frente   a   la   matemática   cartesiana.   Además,   consideran   más   probable   la   inducción   (partir   de   hechos  particulares  para  generar  principios  que  la  deducción)   De   las   ideas   distintas   y   claras   como   criterio   de   verdad,   se   pasa   a   la   experiencia.   Esto   acaba  negando  la  metafísica  e  incluso  pone  en  duda  la  idea  de  Dios.   El   objeto   del   conocimiento:   el   objeto,   sin   embargo,   parece   similar:   las   ideas   del   ser   humano  y  cómo  es  capaz  de  tenerlas.   Influencias:   a   la   postre,   las   posiciones   empiristas   acabarán   conectando   con   la   Ilustración.  

LOCKE  (1632-­‐1704)     El  inglés  estuvo  muy  influido  por  la  lectura  de  Descartes,  que  le  pareció  un  gran  pensador  pero   al   que   tenía   que   desmontar   sus   errores.   Parte   del   racionalismo   cartesiano   para   elaborar   nuevos   conceptos   fundamentalmente   en   torno   a   dos   temas   centrales:   el   conocimiento   y   la   política.     Locke,   como   veremos   luego,   es   uno   de   los   iniciadores   del   liberalismo   político   y   en   el   centro   de   sus   teorías   está   a   justificación   y   defensa   de   la   libertad   humana,   libertad   que   será   concebida   como   herramienta   política   y   que   traerá   como   consecuencia   el   acercamiento   a   posiciones   de   la   democracia   liberal,   ajena   a   los   dogmatismos   sobre   la   verdad.   Por   eso   Locke   admitirá   el   concepto   de   tolerancia   y   de   duda,   que   permite   a   los   ciudadanos   expresar   sus   ideas   sin   ser   perseguidos  por  ello.     1.  Conocimiento     Para   Locke,   todo   conocimiento   que   obtenga   el   ser   humano   ha   debido   pasar   antes   por   los   sentidos   (postura   que   se   denomina   sensualismo).   Esto   quiere   decir   justo   lo   contrario   del   racionalismo,   que   partía   de   la   idea   del   yo   y   de   las   ideas   innatas   junto   con   la   razón   para  


descubrir el  conocimiento  humano,  para  Locke,  todo  viene  del  exterior  y  es  recogido  primero   por  nuestros  sentidos.   Esta   postura   niega   la   existencia   de   ideas   innatas,   pues   si   todo   conocimiento   proviene   de   los   sentidos,   la   única   forma   de   construirlo   será   la   experiencia,   que   siempre   es   posterior   al   nacimiento   (el   ser   humano   nace   como   tabula   rasa:   Aristóteles).   En   esta   crítica   de   las   ideas   innatas,  podemos  encontrar  diferentes  argumentos:     -­‐  Al  no  ser  nosotros  los  productores  de  nuestras  ideas,  aun  de  las  más  sólidas  y  asentadas  en   nosotros  y  al  desconocer  su  origen,  las  denominamos  innatas,  pero  esto  es  solamente  fruto  de   la  ignorancia.       -­‐Frente  a  la  tradicional  idea  innata,  que  es  la  idea  de  Dios,  Locke  difiere,  pues  ni  los  niños  ni  los   locos,   pone   por   ejemplo,   tienen   idea   de   Dios.   Esto   demostraría   que   es   una   idea   proveniente   del  exterior  del  ser  humano,  como  todo  conocimiento.     -­‐  Frente  a  la  teoría  que  dice  que  las  ideas,  en  los  casos  anteriores,  están  en  potencia  y  no  se   han  desarrollado,  Locke  expresa  que  eso  le  parece  equivalente  a  no  decir  nada,  pues  una  idea   en  potencia,  que  no  posee  existencia,  es  una  idea  inexistente.     -­‐Tampoco  existen  ideas  morales  innatas:  la  antropología,  el  estudio  de  diferentes  sociedades,   demuestra  que  incluso  lo  que  nos  parece  una  aberración  en  nuestra  sociedad,  como  pudiera   ser   el   canibalismo,   en   otros   grupos   humanos   es   justificado   y   deseable.   Esto   prueba,   según   Locke,  que  la  moralidad  no  es  universal,  sino  creada  por  el  ser  humano  en  su  convivencia.  Esta   concepción  abrirá  la  puerta  al  relativismo  ético  de  la  actualidad.     -­‐   Lo   mismo   sucede   con   la   idea   de   Dios:   el   estudio   antropológico   y   la   historia   nos   demuestra   que,   por   ejemplo,   los   griegos   no   tenían   un   dios,   sino   muchos   y   que   otros   pueblos   viven   con   dioses   muy   diferentes.   Esto   niega   la   existencia   de   la   idea   innata   de   Dios   tal   como   la   concibe   Descartes  (o  Santo  Tomás  o  San  Agustín)     Las  ideas,  el  objeto  del  conocimiento,  son  para  Locke  meros  contenidos  mentales,  creaciones   de   nuestro   cerebro   a   partir   de   la   experiencia.   Su   existencia   al   margen   del   ser   humano   no   es   posible  (contra  lo  mantenido  por  Platón,  por  ejemplo)  ni  tampoco  su  realidad  como  tal  (contra   lo  mantenido  por  Descartes,  por  ejemplo),  sino  solo  como  producto.  Estas  ideas  pueden  ser:     -­‐  Ideas  simples:  son  ideas  que  no  se  pueden  dividir  en  otras  más  simples  aún.  Pueden  derivar   de  la  experiencia  o  de  los  sentidos  (ideas  de  sensación)  o  de  la  percepción  interna  del  sujeto   (ideas  de  reflexión).     -­‐   Ideas   complejas:   combinación   de   ideas   simples   que   llevan   a   la   creación   de   conceptos   abstractos.   Sin   embargo,   no   debemos   perder   de   vista   que   el   fundamento   último   de   estas   ideas,  el  origen,  es  siempre  una  idea  sensible,  una  experiencia.  Estas  ideas  complejas,  a  su  vez,   pueden  ser  de  tres  tipos:     -­‐  Modos:  estados  de  las  cosas  que  percibo  y  que,  por  tanto,  no  tienen  existencia  propia   (como  los  accidentes  aristotélicos).  Por  ejemplo,  azul.  


-­‐ Relaciones:  comparaciones  o  asociaciones  de  unas  cosas  con  otras  de  las  que  surgen   conceptos.  Por  ejemplo,  paternidad  es  la  relación  entre  las  ideas  de  padre  e  hijo.     -­‐  Sustancias:  ideas  simples  combinadas  que  se  usan  para  representar  cosas  particulares   que  subsisten  por  sí  mismas.  Por  ejemplo,  una  rosa.     Respecto   a   las   sustancias,   a   las   que   Descartes   había   dedicado   un   gran   esfuerzo,   para   Locke   existirá   también   el   Yo   como   sustancia,   derivada   de   una   certeza   intuitiva   que   se   produce   al   realizarse  la  reflexión  interna  y  descubrir  al  yo  pensante;  el  Mundo  como  certeza  sensitiva  que   genera  ideas  (la  idea  de  caballo  viene  de  nuestras  impresiones  sensitivas,  luego  hay  certeza  de   que   hay   un   mundo   que   ha   dejado   en   nuestros   sentidos   esas   impresiones)   y   Dios   se   convertirá,   al   contrario   del   pensamiento   cartesiano,   en   una   certeza   demostrativa,   no   innata   (se   puede   demostrar  pero  no  se  nace  con  esa  idea  innata)     Sin   embargo,   Locke   admite   que   es   imposible   conocer   la   naturaleza   de   esas   sustancias,   pues   dentro  de  su  sistema  solamente  es  posible  acceder  a  lo  sensible.  Por  tanto,  de  las  sustancias   solo  obtendremos  un  conocimiento  de  su  existencia.     De  toda  esta  concepción  se  derivará  que  nuestro  conocimiento  podrá  adoptar  tres  formas:     -­‐  Conocimiento  intuitivo   -­‐  Conocimiento  demostrativo   -­‐  Conocimiento  sensible.     Este   es   el   empirismo   de   Locke,   mucho   menos   radical   de   lo   que   posteriormente   desarrollaría   Hume,  que  luego  veremos.     2.  Política     Locke  tendrá  que  lidiar  contra  dos  teorías  esenciales  en  su  momento:  la  teoría  que  justifica  el   poder   absolutista   de   origen   divino   de   las   monarquías   del   Antiguo   Régimen   y   las   teorías   que   justifican  nuevos  despotismo  en  función  de  fundamentos  filosóficos.     Respecto  al  poder  fundado  en  Dios,  Locke  expone  una  crítica  en  la  que  señala  que  la  autoridad   natural  otorgada  por  Dios  no  es  distinguible  en  ningún  rasgo  humano,  por  lo  que  es  imposible   atribuir   a   un   monarca   la   cualidad   de   haber   sido   elegido   por   Dios.   Además,   adelantándose   a   una  posible  respuesta  genealógica,  Locke  niega  la  posibilidad  de  que  los  actuales  gobernantes   desciendan   en   línea   directa   del   primer   hombre,   Adán,   o   al   menos   la   posibilidad   de   demostrarlo.     Las   posiciones   de   Hobbes   ante   el   poder   absoluto,   su   defensa,   venían   originadas   de   la   concepción   del   ser   humano   como   intrínsecamente   perverso.   Si   el   hombre   es   malo   por   naturaleza,  necesita  un  poder  fuerte  que    lo  ate  e  impida  el  daño  que  provocaría  el  desorden   social.   Sin   embargo,   para   Locke,   el   ser   humano   en   su   naturaleza   es   esencialmente   libre   e   igual   a  los  demás,  de  lo  que  se  derivan  unos  derechos  que  entroncarán  con  la  línea  liberal:  derecho  


a la  propiedad,  la  libertad  y  a  la  vida.  Estos  derechos  son  inalienables  (no  se  pueden  quitar)  y,   en  caso  de  que  un  gobierno  lo  haga,  queda  justificada  la  rebelión  ante  el  mismo.     Como  en  el  mundo  existe,  una  vez  superado  el  estadio  natural,  la  codicia,  el  hombre  entra  en   conflicto   con   los   demás   y   por   eso   funda   el   Estado,   una   especie   de   contrato   social   que   le   concede   obligaciones,   pero   también   derechos.   El   ser   humano,   a   cambio   de   la   renuncia   a   ejercer  la  justicia  de  manera  individual  y  de  someterse  a  los  poderes,  logra  la  protección.     Así,  el  modelo  de  Estado  para  Locke  debe  ser:     -­‐  Poderes  separados:  Legislativo:  hace  las  leyes  para  asegurar  los  derechos  individuales   (naturales).  Puede  ostentarlo  una  asamblea,  una  monarquía  electa  o  hereditaria  o  un   grupo   reducido.   Siempre   es   revocable.   Ejecutivo:   aplica   la   ley   y   castiga.   Debe   ser   independiente,   formado   por   jueces   justos   e   imparciales.   Federativo:   encargado   de   defender  al  Estado  de  otros  Estados     -­‐  Separación  Estado-­‐Iglesia  y  tolerancia  religiosa.     -­‐  Derecho  a  deshacerse  del  poder  si  no  se  cumple  el  contrato  social.     -­‐   Derecho   natural   por   encima   del   derecho   positivo:   garantizar   la   naturaleza   del   ser   humano   (libre,   igual   y   propietario).   Esta   es   una   idea   ya   desarrollada   antes   por   Santo   Tomás,  por  ejemplo.     Estas  características  serán  el  origen  del  Estado  liberal,  democrático  tal  y  como  lo  conocemos   hoy.     HUME  (1711-­‐1776)     Hume   será   el   autor   que   lleve   el   concepto   del   empirismo   a   su   extremo,   a   su   radicalidad.   El   objeto   de   estudio   principal   para   el   autor   inglés   será   el   ser   humano,   tanto   en   su   dimensión   teórica   (los   límites   y   el   proceso   del   conocimiento   humano,   la   posibilidad   de   la   ciencia   y   la   metafísica)  como  en  su  dimensión  práctica  (moral,  política  y  religión).     1.  Conocimiento     Para  Hume,  al  igual  que  para  Locke,  las  ideas  innatas  no  existen,  pues  todo  conocimiento  está   fundado   en   la   experiencia.   Las   ideas   son   solamente   contenidos   mentales   que   provienen   de   las   percepciones.  Hume  denomina  percepción  a  todo  aquello  que  queda  fijado  en  nuestra  mente   y  distingue  entre  dos  tipos  fundamentales:     -­‐   Impresiones:   son   aquellas   percepciones   derivadas   de   la   experiencia   externa   (sensaciones,   como  el  calor)  o  interna  (ideas  como  el  placer).     -­‐  Ideas:  son  copias  debilitadas  de  las  impresiones  que  quedan  en  nuestra  memoria.  


Por tanto,  existen  diferencias  entre  impresiones  e  ideas,  que  podemos  resumir  así:    

IMPRESIONES Más vivas Anteriores a ideas Origen directo en experiencia Actuales Inmediatas

IDEAS Más débiles Posteriores a impresiones Origen indirecto en experiencia Pasadas Mediadas

Tanto   las   impresiones   como   las   ideas   pueden   ser   simples   (no   pueden   dividirse)   o   complejas   (sí   pueden  descomponerse,  como  la  idea  de  París).     El  proceso  de  conocimiento  para  el  empirismo  de  Hume,  se  inicia,  entonces,  siempre  en  una   experiencia   que   deja   una   impresión,   a   partir   de   la   cual,   directamente   o   por   medio   de   la   memoria,  podemos  crear  ideas,  que  son  el  fundamento  de  nuestro  conocer.  Esa  imaginación   es  descrita  por  Hume  como  la  capacidad  del  ser  humano  que  le  permite  asociar  ideas  y  crear   abstracciones,   de   manera   natural   o   arbitraria,   es   decir,   de   forma   separada   de   la   realidad   objetiva.     La  imaginación  tiene  unas  leyes  de  funcionamiento  que  Hume  describe:     -­‐  Ley  de  la  semejanza:  asociamos  por  el  parecido  físico  (un  retrato  y  una  persona)   -­‐   Ley   de   la   contigüidad:   nuestra   imaginación   asocia   percepciones   que   tienen   proximidad   espacial  o  temporal:  así  sucede  con  la  Torre  Eiffel  y  París.   -­‐   Ley   de   la   causalidad:   la   imaginación   es   la   que   establece   este   vínculo,   a   fuerza   de   ver   habitualmente  relacionadas  algunas  impresiones:  de  padre  e  hijo,  crea  la  idea  de  paternidad.     En  todo  caso,  es  el  sujeto  el  que  asocia  las  impresiones,  pues  estas  no  se  presentan  asociadas   en  la  naturaleza.  Quiere  esto  decir  que  la  realidad  no  tiene  un  orden,  ni  siquiera  causal,  sino   que  el  ser  humano  lo  construye  de  manera  ilegítima  por  las  leyes  que  acabamos  de  exponer.     Como  esta  asociación  es  ilegítima,  el  conocimiento  resultante,  también  lo  es:  sustancia,  causa   o  existencia  son  construcciones  de  la  imaginación  que  Hume  niega.  Más  adelante  lo  veremos.     Entonces,  si  la  realidad  no  tiene  un  orden:  ¿qué  ciencia  podemos  hacer?     Para   Hume   el   método   científico   por   excelencia   es   la   inducción,   pero   él   niega   que   esta   sea   posible.   Para   él,   solamente   tenemos   las   percepciones   concretas   y   por   la   fuerza   de   la   costumbre   queremos   creer   que   esas   percepciones   originan   leyes   que   predicen   el   futuro   (recuerda  la  historia  del  pavo  inductista,  que  oía  sonar  la  campana  antes  de  comer,  acabando   por  asociar  comida  y  sonido,  hasta  el  día  en  que  suena  la  campana  y  lo  sacrifican  para  la  cena   de   Navidad).   En   todo   caso,   Hume   acepta   que   este   no   es   un   conocimiento   seguro,   sino   probable  (probabilismo  inductivo)    


Esto equivale  prácticamente  a  negar  la  idea  de  causalidad  y  Hume  lo  hace.  En  consonancia  con   su   pensamiento,   si   la   única   verdad   son   las   impresiones   de   hechos   concretos,   no   existe   la   percepción  de  causa,  sino  que  es  creada  a  partir  de  la  prioridad  temporal  (unas  percepciones   se   dan   antes   que   otras),   de   contigüidad   espacio-­‐temporal   (unas   percepciones   han   sido   percibidas   en   muchas   ocasiones   muy   cercanas   en   el   tiempo   y   el   espacio,   o   lo   que   es   lo   mismo,   seguidas  y  en  el  mismo  lugar)  y  de  conexión  constante  en  el  pasado  (como  hemos  visto  hasta   ahora   que   una   percepción   seguía   a   la   otra,   la   costumbre   nos   hace   creer   que   siempre   será   así).   Por   tanto,   la   causalidad   es   solamente   un   hábito:   ver   un   hecho   y   otro   nos   crea   la   falsa   conclusión  de  que  uno  es  causa  del  otro  y  lo  va  a  seguir  siendo.     Esto   significa   que   no   podemos,   por   ningún   conocimiento,   ni   el   científico,   conocer   qué   va   a   pasar   ni   establecer   relaciones   de   causa   efecto   (Aristóteles   había   definido   la   ciencia   como   conocimiento   cierto   por   causas),   sino   solamente   establecer   posibilidades.   Esto   deja   en   mal   lugar  a  la  ciencia  y  no  responde  la  pregunta  de  qué  ciencia  podemos  hacer.     Para  Hume,  hay  dos  tipos  de  juicios  que  podemos  emitir:     -­‐   Juicios   de   relaciones   de   ideas:   dependen   de   la   coherencia   interna   (sujeto-­‐predicado).   Si   los   negamos,  nos  contradecimos:  “el  todo  es  mayor  que  las  partes”.  Son  juicios  que  dependen  de   la   correcta   sintaxis,   de   su   forma,   no   de   su   contenido.   Las   ciencias   que   los   establecen   son   la   Lógica  y  las  Matemáticas.     -­‐   Juicios   de   cuestiones   de   hecho:   se   corresponden   con   la   realidad   (ciencias   empíricas).   Si   los   negamos,   no   hay   adecuación   a   los   hechos:   “el   oro   es   amarillo”.   Son   solo   probables   pues   no   pueden   convertirse   en   leyes   inamovibles   (podría   haber   un   oro   no   amarillo   que   yo   no   haya   visto).  Las  ciencias  de  referencia  son  la  Física,  la  Química  y  las  Ciencias  Naturales.     La   conclusión   de   esta   visión   es   que   solamente   podemos   tener   un   conocimiento   probable   vinculado  a  las  ciencias  experimentales  (las  ciencias  sociales  no  existen  para  Hume).     Respecto  a  la  Metafísica,  las  sustancias  que  apuntábamos  hace  unas  líneas,  Hume  va  a  negar   que  sea  posible  conocer  la  existencia  de  una  substancia,  defendiendo  que  son  creaciones  de   nuestra  imaginación:     -­‐  Del  Yo  solamente  tenemos  una  serie  de  percepciones  que  nuestra  imaginación  atribuye  a  la   sustancia   yo,   pero   es   una   suposición   imposible   de   comprobar.   No   tenemos   experiencia   directa   del  Yo.     -­‐   Del   Mundo   tenemos   impresiones   aisladas,   pero   al   negar   la   existencia   de   la   relación   causa-­‐ efecto,  invalida  la  posibilidad  de  que  tras  los  fenómenos  aislados  exista  un  Todo,  un  substrato   que   es   a   lo   que   Descartes   llamaba   sustancia   extensa.   En   todo   caso,   si   existe   no   podemos   conocerlo.    


-­‐ De   Dios   se   ocupará   en   la   metafísica   y   en   la   religión.   Si   para   Hume   solo   hay   experiencias   y   precisamente  la  característica  de  Dios  es  que  es  imperceptible,  resulta  imposible  que  podamos   afirmar  su  existencia  o  su  no  existencia.  Esto  le  lleva  al  agnosticismo.       2.  Religión     Hume  va  a  poner  en  duda  las  tradicionales  pruebas  acerca  de  la  existencia  de  Dios:     -­‐   El   argumento   ontológico:   si   para   el   filósofo   inglés   la   existencia   de   Dios   es   un   juicio   de   cuestión  de  hecho  (hablaría  de  lo  que  existe  en  la  realidad)  y  estas  cuestiones  de  hecho  tienen   su   origen   en   las   impresiones   de   nuestros   sentidos,   en   la   experiencia,   de   ninguna   manera   se   puede  deducir  a  partir  de  la  idea  de  Dios  su  existencia.     -­‐   Pruebas   tomistas:   todas   las   pruebas   de   Santo   Tomás   son   a   posteriori,   es   decir,   basadas   en   algo  ya  existente,  en  una  naturaleza  que  funciona  de  manera  causal.  Dado  que  Hume  niega  la   posibilidad  de  alcanzar  un  conocimiento  cierto  sobre  las  relaciones  causales  y  la  existencia  de   una   finalidad   en   la   naturaleza,   las   pruebas   del   Aquinate   no   nos   pueden   llevar   a   sostener   la   existencia  de  Dios.     ¿De   dónde   viene   entonces   ese   pensamiento   tan   extendido,   el   religioso?   Del   temor   y   la   ignorancia,   según   Hume;   el   temor   a   la   muerte   que   hace   que   creemos   inmortalidades   y   del   desconocimiento  que  hace  que  creemos  explicaciones  deístas.     El  ser  humano  expuesto  a  la  naturaleza  creó  primero  un  universo  politeísta  atribuyendo  a  las   fuerzas  naturales  características  humanas  y  adorándolas,  pasando  luego  por  el  monoteísmo  y   llegando   al   fin   a   la   religión   de   la   Modernidad:   la   religión   natural,   una   religión   sin   Iglesia   ni   credo  religioso  que  considera  a  Dios  solamente  el  creador  inteligente  de  la  naturaleza.       Aun  así,  Hume  se  inclinará  por  un  agnosticismo,  dado  que  para  él  las  verdades  religiosas  son   indemostrables  y  esa  situación  de  incertidumbre  es  insalvable  con  nuestras  capacidades,  por  lo   que   someter   a   la   religión   a   los   argumentos   de   la   razón   nos   lleva   a   contradicciones:   principalmente  la  derivada  de  la  teodicea  (si  hay  un  Dios  omnipotente  y  bueno,  ¿por  qué  existe   el  mal  en  el  mundo?)     3.  Ética     Entonces,  si  no  sabemos  si  hay  Dios,  ¿en  qué  fundamentamos  nuestro  comportamiento?     Para   Hume   los   criterios   éticos   provienen   del   propio   sujeto,   no   de   instancias   divinas.   Dentro   de   su   esquema   de   conocimiento   no   son   juicios   de   cuestiones   de   hecho,   sino   valoraciones,   así   que   no  pueden  provenir  de  la  realidad,  de  las  meras  impresiones.       El   criterio   que   establece   Hume   para   diferenciar   el   Bien   y   el   Mal   es   el   placer   (entendido   de   forma  amplia).  Es  bueno  lo  que  nos  acerca  y  malo  lo  que  nos  aleja  del  placer.  Esta  postura  se   denomina   emotivismo   moral:   la   moral   se   halla   fundamentada   en   el   sentimiento   y,  


contrariamente a   los   filósofos   de   la   Edad   Media   e   incluso   a   muchos   dela   Antigüedad,   Hume   considera   que   la   razón   no   puede   dirigir   a   las   pasiones   (ni   debe   hacerlo),   sino   que   son   estas   pasiones  las  que  guían  a  la  razón  en  la  búsqueda  del  placer.  La  razón  no  tiene  nada  que  decir   respecto  a  los  juicios  morales  (no  son  de  ninguno  de  los  dos  tipos  científicos).     Entonces,  si  no  podemos  decidir  con  la  razón,  ¿significa  que  no  somos  libres?  Según  Hume,  no.   Estamos  determinados  por  motivos  internos  (placer  y  dolor)  y  todas  nuestras  acciones  pueden   explicarse,   ahora   sí,   por   relaciones   de   causa   efecto,   lo   que   lleva   a   la   conclusión   de   que   la   libertad,  tal  y  como  la  conciben  los  racionalistas,  no  existe.     Actuamos   por   el   sentimiento   moral,   un   juicio   común   a   los   humanos   que   nos   lleva   a   poder   juzgar  las  acciones  (no  las  intenciones  que  hay  detrás  de  ellas)  de  una  forma  distanciada,  de  tal   manera  que  sirva  para  muchos,  no  solo  unos  pocos.     Y  si  no  hay  libertad  ¿existe  la  responsabilidad?  Según  Hume,  esto  corresponde  a  la  metafísica   que   él   niega.   Es   imposible   determinar   la   responsabilidad.   En   todo   caso,   si   existe   un   Dios   creador,  el  responsable  último  es  ÉL.     Así,  podemos  concluir  que  la  ética  de  Hume  es  hedonistas  (guiada  por  las  pasiones  y  el  placer),   general   (vale   para   todos)   aunque   no   universal   (no   tiene   reglas   para   todo)   ni   inamovible   (no   sirve  para  todo  tiempo)  y  utilitarista  (lo  bueno  es  lo  que  sirve).     4.  Política.     Para   Hume   el   Estado   es   una   creación   artificial,   que   resulta   útil,   aunque   sería   más   natural   no   tener  gobierno.  No  acepta  la  teoría  del  contrato  social  como  origen  de  la  sociedad,  porque  no   ve  evidencia  de  que  este  contrato  exista  y  porque  nadie  está  voluntariamente  en  la  sociedad:   estamos  obligados,  pues  la  sociedad  es  inevitable,  necesaria  y  útil  (recuerda  la  ética).     La   finalidad   de   una   sociedad   justa   es     la   convivencia   en   paz   y   la   defensa   de   la   propiedad   privada.   En   este   sentido,   resulta   útil   al   ciudadano,   pero   cuando   deja   de   serlo,   es   legítima   la   rebelión.       Por   tanto,   los   ciudadanos   establecen   unas   reglas   que   regulan   la   convivencia,   aseguran   la   propiedad  y  se  convierten  en  virtud  por  ser  al  final  un  sentimiento  moral  es  decir,  que  son  de   utilidad   general   y   por   eso   resultan   simpáticas).   Estas   reglas   son   puramente   artificiales   y   pueden  cambiarse.     La   defensa   de   la   propiedad   y   la   libertad   dará   origen   a   las   teorías   del   liberalismo   económico,   también  llamado  capitalismo.    

El empirismo (Locke y Hume)  

Apuntes sobre el empirismo.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you