Page 1

UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL URUGUAY Facultad de Enfermaría y Tecnología de la Salud LICENCIATURA EN NUTRICIÓN

MEMORIA DE GRADO PREVALENCIA DE MALNUTRICIÓN POR EXCESO Y RIESGO DE MALNUTRICIÓN POR EXCESO Y LA PRESENCIA DE FACTORES ASOCIADOS A LAS MISMAS EN NIÑOS CON SÍNDROME DE DOWN

Autores: Fernández Martínez, MF; Martínez Ferreira, V; Rosa Recoba, MF Tutor: Lic. Torres A

20 de Noviembre del 2012 Montevideo, Uruguay


“Cuando se viaja en pos de un objetivo,

es muy importante prestar atención al Camino. El Camino es el que nos enseña la mejor forma de llegar y nos enriquece mientras lo estamos cruzando.” Paulo Coelho

2


AGRADECIMIENTOS:

Nuestros profundos agradecimientos a la Licenciada en Nutrición, Angela Torres, tutora de esta memoria de grado, por la dirección de este trabajo y las atinadas correcciones que nos permitieron alcanzar los objetivos propuestos. A todos los directores y funcionarios de las instituciones participantes y a los padres de los niños por el apoyo, cooperación y paciencia. Por otro lado agradecemos el apoyo de la Dra. Adriana Missa, PhD Augusto H. Ferreira y la Mag. Isabel Pereyra por los conocimientos brindados. A nuestras familias y amigos que nos acompañaron en esta aventura que significó la memoria de grado y que, de forma incondicional, entendieron nuestras ausencias y malos momentos. Por último, agradecemos a todos los que nos ayudaron durante el proceso de la culminación académica.

3


RESUMEN: Objetivo: Determinar la prevalencia de malnutrición por exceso y el riesgo de malnutrición por exceso, así como la presencia de factores asociados a las mismas, en niños con Síndrome de Down que asisten a instituciones educativas tanto públicas como privadas en el departamento de Montevideo en el año 2012. Metodología: Estudio descriptivo de corte transversal. Se tomó una muestra por conveniencia donde participaron 71 niños con Síndrome de Down entre 3 años y 9 años con 11 meses. La recolección de datos consistió en la toma de mediciones antropométricas y entrega de un cuestionario a los responsables de los menores. Se llevó a cabo desde el mes de abril hasta julio del año 2012. Resultados: A partir de los datos recabados en el presente estudio, se vio que un 12% de los niños tenían malnutrición por exceso y un 17% riesgo. Dichos estados nutricionales se observaron a partir de los 6 años, habiendo una mayor concentración a los 8 años. Los niños con malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso se caracterizaban por presentar una ingesta excesiva e inadecuada. La totalidad de los mismos eran sedentarios. Por último, no se observó mayor frecuencia de bajo nivel instructivo de la madre, hogares pobres, presencia de patologías características de niños con Síndrome de Down, obesidad en padres, ni diabetes en la madre, en dichos niños. Conclusiones: La prevalencia de malnutrición por exceso fue de 12% y 17% de riesgo, asociándose a una ingesta excesiva e inadecuada y sedentarismo. Es importante la aprobación de referencias antropométricas y puntos de corte, que permitan realizar el diagnóstico de malnutrición por exceso y riesgo en niños con Síndrome de Down, para poder realizar promoción y prevención en la salud de dichos niños. Palabras claves: Síndrome de Down, Hábitos alimenticios, Obesidad, Estado nutricional, Factores de riesgo, Niño.

4


TABLA DE CONTENIDO 1.

INTRODUCCIÓN......................................................................................... 7

2.

ANTECEDENTES........................................................................................ 8

3.

JUSTIFICACIÓN........................................................................................ 11

4.

MARCO TEÓRICO .................................................................................... 12 4.1.

5.

Síndrome de Down.............................................................................. 12

4.1.1

Concepto ...................................................................................... 12

4.1.2

Obesidad y SD.............................................................................. 12

4.2.

Malnutrición por exceso ...................................................................... 13

4.3.

Valoración Nutricional en niños .......................................................... 14

4.3.1

Antecedentes personales ............................................................. 15

4.3.2

Antecedentes familiares ............................................................... 15

4.3.3

Evaluación antropométrica ........................................................... 17

4.3.4

Evaluación alimentaria.................................................................. 18

MARCO CONTEXTUAL ............................................................................ 22 5.1

Centro el Naranjo ................................................................................ 22

5.2

Centro Nuestro Camino....................................................................... 22

5.3

Colegio Inglés ..................................................................................... 22

5.4

Centro de Atención al Desarrollo Integral (C.A.D.I.)............................ 22

5.5

Centro de Educación Individualizada (C.E.I.)...................................... 23

5.6 Centro de educación integral al discapacitado (CEIDI - “Nuestro Tiempo”)........................................................................................................ 23 5.7 6.

7.

Escuelas especiales (Nº 203, 210, 240 y 280) .................................... 23

OBJETIVOS............................................................................................... 24 6.1

Objetivo General ................................................................................. 24

6.2

Objetivos Específicos .......................................................................... 24

METODOLOGÍA ........................................................................................ 25 7.1

Tipo de estudio:................................................................................... 25

7.2

Población y muestra............................................................................ 25

7.3

Época del año: .................................................................................... 25

7.5

Recolección de datos: ......................................................................... 27 5


7.6

Plan de tabulación y análisis de datos: ............................................... 27

7.7

Consideraciones éticas: ...................................................................... 28

8.

RESULTADOS- ......................................................................................... 29 8.1 Prevalencia de malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso........................................................................................................... 29 8.2 Malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso según edad y sexo................................................................................................... 30 8.3 Malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso según ingesta alimentaria y hábitos alimentarios .................................................... 31 8.4 Malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso según sedentarismo ................................................................................................ 33 8.5 Malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso según presencia de patologías características de los niños con SD ....................... 33 8.6 Malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso según patologías metabólicas familiares ................................................................. 34 8.7 Malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso según nivel de pobreza del hogar............................................................................ 35 8.8 Malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso según nivel instructivo de la madre.......................................................................... 35

9.

DISCUSIÓN............................................................................................... 36

10.

CONCLUSIONES................................................................................... 40

11.

BIBLIOGRAFÍA....................................................................................... 42

12.

ANEXOS ................................................................................................ 53

12.1 Cuadro de variables ............................................................................ 53 12.2 Instructivo para realizar las mediciones antropométricas.................... 59 12.3 Descripción de los instrumentos empleados para la medición............ 60 12.4 Tablas de referencia............................................................................ 61 12.5 Cuestionario ........................................................................................ 70 12.6 Carta de Consentimiento..................................................................... 77 12.7 Tablas de los resultados ..................................................................... 78

6


1. INTRODUCCIÓN El presente trabajo fue realizado con el fin de obtener la Memoria de Grado de la Licenciatura en Nutrición. Se cree que existe una alta prevalencia de obesidad en niños con Síndrome de Down (SD), que sumado a la presencia de cardiopatías y otras patologías frecuentes, como lo son las metabólicas, entre ellas la dislipemia, diabetes e hipertensión, constituyen un mayor riesgo cardiovascular.1 A nivel mundial, en el año 2010, alrededor de 40 millones de niños menores de cinco años de edad tenían sobrepeso.2 Esto no se aleja mucho de la realidad en Uruguay, donde se vio que un 26% de niños entre 9 y 12 años presentaba malnutrición por exceso.3 Lo mismo, no es un hecho menor, si se tiene en cuenta la repercusión de la misma sobre la salud de los individuos.4 Si bien se conocen estos datos, se carece de información respecto a la prevalencia con que aparece esta patología y la frecuencia en que se presentan los factores de riesgo asociados a la misma en niños con SD. El estudio se realizó en niños con SD entre 3 años y 9 años con 11 meses, que asistieron a instituciones educativas tanto públicas como privadas. El mismo constó de dos etapas, una antropométrica donde se midieron y pesaron 71 niños y otra de entrega de cuestionarios donde se obtuvieron 50. En el cuestionario se indagó sobre aspectos alimentarios, controles de peso y talla, antecedentes patológicos personales y familiares, actividad física, nivel de pobreza del hogar y educación materna. Las instituciones participantes fueron: Centro El Naranjo, Colegio Inglés, Centro Nuestro Camino, Centro de Atención al Desarrollo Integral (C.A.D.I.), Centro de Educación Individualizada (C.E.I.), Centro de Educación Integral al Discapacitado (CEIDI - “Nuestro Tiempo”), Escuelas Nº 203, 210, 240 y 280.

7


2. ANTECEDENTES “En Uruguay no existe un registro preciso de las personas Down que nacen por año”. Sin embargo, se estima que nacen entre 90 y 100 niños con SD por año.5 Debido a la existencia de escasos estudios pertinentes a la temática de la tesis, los antecedentes presentes a continuación hacen referencia a estudios en niños que no presentan SD. “La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI”.6 En Uruguay se observó que un 39,6% de los escolares del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU) presentaba malnutrición por exceso.7 La obesidad es una patología compleja, varios factores se ven asociados a la misma entre ellos: inadecuados hábitos alimentarios, presencia de patologías asociadas, antecedentes familiares, nivel socioeconómico, bajo nivel educativo materno y el sedentarismo. Con respecto a los hábitos alimentarios de los niños obesos, se destaca una alimentación poco saludable, de alta densidad energética, baja en micronutrientes y fibra. A su vez, rica en grasas saturadas, colesterol y sodio.8 En un estudio realizado en niños entre 8 y 15 años en la policlínica Gipuzkoa en España, se concluyó que el 90,4% de los escolares ingiere dulces en exceso y el 87,7% consume en exceso carnes y huevos.9 Resultados similares se encontraron en un estudio realizado en el 2005 en Teruel y Zaragoza en niños de 10 a 11 años, donde se vio un alto consumo de carnes, embutidos y bajo en frutas y verduras.10 A su vez, en un estudio realizado en los Centros de Atención a la Infancia y la Familia (CAIF) en el año 2010 en el departamento de Montevideo, se observó que existe un predominio en el consumo de lácteos con panificados y dulces en desayuno y merienda. Mientras que en el almuerzo y cena predominan las comidas de olla, seguidas por las preparaciones con

8


carne principalmente roja, en tercer lugar la pasta, y en último lugar preparaciones con vegetales.11 Teniendo en cuenta otros aspectos de los hábitos alimentarios, en la Primera Encuesta Nacional de Sobrepeso y Obesidad en Niños Uruguayos (ENSO niños I), se observó que los niños obesos tenían tendencia a repetir con mayor frecuencia los platos en las comidas principales.3 Siguiendo esta línea, en el estudio mencionado anteriormente realizado en los CAIF, se concluyó que el 21% de los niños repetía el desayuno, el 34% el almuerzo y el 16% la merienda.11 Por otro lado, en el estudio realizado en la policlínica Gipuzkoa se vio que, un 13,2% de los escolares que realizaban 3 o menos tiempos de comidas al día presentaban obesidad, mientras que los que hacían 4 ó 5, la presencia de obesidad disminuía al 9,3%.9 La obesidad se asocia con diferentes problemas de salud y es un factor de riesgo de morbimortalidad en la vida adulta. Entre los problemas médicos más

frecuentes

se

destacan

cardiovasculares

(hipertensión,

hipercolesterolemia y displipemia), endocrinos (hiperinsulinemia, intolerancia a la

glucosa

y

gastrointestinales,

diabetes hepáticos

mellitus y

de

tipo salud

II),

pulmonares,

mental

(baja

ortopédicos, autoestima

y

depresión).12,13 Tanto los factores cardiovasculares como los endocrinos mencionados forman parte del síndrome metabólico. La malnutrición por exceso se puede asociar con una distribución central de la grasa; es posible relacionar esta última, con el síndrome metabólico, es decir que la obesidad central puede preceder al síndrome metabólico o viceversa.14,15,16 En cuanto a los antecedentes familiares, se observó que la probabilidad de un niño de ser obeso es de 8%, aumenta un 40% cuando uno de los padres es obeso y un 80% si ambos son obesos.15,13 A su vez, existe una relación importante entre la presencia de madre diabética tipo II y el riesgo de desarrollar obesidad en el descendiente.3 Respecto al nivel educativo, en un estudio encontrado se concluyó que no existe relación entre el nivel educativo del padre y el desarrollo de obesidad en los niños. Sin embargo, esto no es así cuando se refiere a las madres, ya que se comprobó que éstas tienen mayor influencia sobre el comportamiento 9


de sus hijos. Es decir, un bajo nivel educativo de las madres fomenta el desarrollo de obesidad en niños, esto a su vez se ve acentuado si estos niños presentan una genética que favorezca el desarrollo de la misma. Si bien, la educación de la madre es un factor promotor de la obesidad, no se asocia con la ocupación de la misma ni el ingreso económico del hogar. Esto se puede explicar por la estabilidad existente en cuanto al nivel educativo y no así con la ocupación y los ingresos monetarios, ya que estos son más lábiles a cambiar. A su vez, hábitos alimentarios inadecuados, como ser dietas elevadas en grasa y un bajo nivel de actividad física, se ven reflejados en familias con un bajo nivel socioeconómico.17 Siguiendo esta línea, se observó que existe una asociación directa entre los individuos de mayor nivel socioeconómico y el desarrollo de obesidad, y una asociación inversa entre individuos de menor nivel socioeconómico y la presencia de obesidad. En los hogares de menor ingreso económico, la alimentación se caracteriza por presentar una baja calidad nutricional, dado que los alimentos saludables como lo son las frutas y las verduras presentan a veces precios elevados, lo que dificulta el acceso. A su vez, el bombardeo de la industria de alimentos ricos en grasas, azúcares y de baja calidad nutricional, caracterizados por un sabor dulce y bajo costo, determina una mayor aceptación, consumo y acceso a los mismos, favoreciendo el desarrollo de obesidad.18 Por último, en referencia a la actividad física en el ENSO I, se vio que el 37,1% de los niños estudiados son sedentarios, encontrándose relación entre el sedentarismo y la presencia de obesidad en estos niños.3 Dentro de las patologías características de los niños con SD que favorecen el desarrollo de obesidad se destaca: la diabetes mellitus, hipotiroidismo, afección cardíaca y estreñimiento. La prevalencia de que un niño con SD presente diabetes mellitus es del 1,4 al 10,6%, hipotiroidismo del 15 al 20%, afecciones cardíacas del 40 al 45% y estreñimiento crónico de 30%.19,20,21

10


3. JUSTIFICACIÓN La prevalencia de obesidad a nivel mundial ha ido en ascenso en las últimas dos décadas llevando a la concientización y acción en el campo de la salud.8 Dado el incremento de dicha enfermedad y la creencia de que existe una mayor predisposición en los niños con SD a desarrollarla, se considera importante conocer los factores desencadenantes de la misma. A su vez, si se consideran las patologías características en dichos niños (hipotiroidismo, afecciones cardíacas, estreñimiento crónico y diabetes, entre otras), sumado a las consecuencias que conlleva la malnutrición por exceso (enfermedades cardiovasculares, hiperinsulinemia, resistencia a la insulina y diabetes, hipertensión arterial, dislipemia, entre otras) en la salud de los individuos implicaría un mayor riesgo para los niños con SD. Por otro lado, se observó la carencia de investigaciones respecto a niños con SD en relación a nutrición, por lo que se cree relevante llevar a cabo este estudio con el fin de aportar conocimiento a la sociedad y dejar las puertas abiertas para continuar investigando.

11


4. MARCO TEÓRICO 4.1.

Síndrome de Down 4.1.1 Concepto

Se define como una alteración genética en el número de cromosomas del par 21 que se produce en el mismo momento de la concepción. El error cromosómico consiste en la tercera copia del par 21 en todas las células del organismo. La causa que la provoca es hasta este momento desconocida.22 4.1.2 Obesidad y SD “El desarrollo físico del niño con Síndrome de Down es más lento que el de los demás niños.” La altura promedio del varón adulto es entre 1,42m y 1,65m y la de la mujer es entre 1,38m y 1,60m.23 La obesidad en los niños con SD es uno de los problemas de salud más importante, más allá de esto, su prevalencia está disminuyendo en la actualidad gracias a la aplicación de programas preventivos y a los cambios en el estilo de vida de estas personas. Varios factores se ven implicados en el desarrollo de la obesidad en dichos niños, ya sean genéticos como exógenos. Los más importantes son: la disminución del índice metabólico en reposo, la menor actividad física y la mayor incidencia de hipotiroidismo en esa población. La tendencia a la obesidad en las personas con SD se produce a partir de los 3 años, pero es durante el período puberal cuando el acúmulo de grasa es mayor.1 Además de los factores mencionados anteriormente, existen patologías asociadas al SD que podrían favorecer el desarrollo de obesidad, entre ellas: el hipotiroidismo, diabetes mellitus, afecciones cardíacas y estreñimiento crónico, entre otras.1,23 El hipotiroidismo es una afección muy común de la tiroides, que puede presentarse desde el nacimiento o a lo largo de la vida. La causa más común en el nacimiento se debe a que la tiroides no se formó correctamente, mientras que si aparece a lo largo de la vida es de causa autoinmune o tiroiditis. Dentro de los signos del hipotiroidismo en niños con SD se incluyen: disminución del 12


crecimiento y desarrollo, lengua agrandada, disminución del tono muscular, piel seca y constipación.24 La diabetes mellitus se define como una alteración metabólica crónica causada por un disturbio endocrino debido a la falta de insulina. La obesidad es el factor de riesgo modificable más importante de la diabetes mellitus tipo II.25 En cuanto a la afección cardíaca, existen varias alteraciones, pero la más común es el defecto del canal aurículoventricular, es decir que las paredes de las cavidades del corazón presentan orificios.26,27 Finalmente, el estreñimiento crónico es una disfunción intestinal que hace que la evacuación de heces sea difícil o dolorosa.28 Las causas en estos niños son diversas: la hipotonía muscular, la falta de ejercicio, la dieta poco adecuada (comida triturada y con poca fibra) y el no saber establecer un ritmo diario.20 4.2.

Malnutrición por exceso

Se denomina malnutrición por exceso “al aumento de la grasa corporal producido por un balance positivo de energía”. No es definida únicamente a partir de la ganancia de peso, sino que a través del tejido graso. Cabe destacar que si dicho aumento de tejido es en los primeros años de vida, se relaciona con un incremento en el tamaño y número de adipocitos (hipertrófica e hiperplásica), por lo tanto se está frente a un problema mayor e irreversible, ya que desde la niñez está determinado el número de adipocitos. Esto no se observa en la obesidad desarrollada desde la pubertad, la cual se asocia al incremento en el tamaño de las células adiposas.13 La malnutrición por exceso es una patología multifactorial, donde la dieta hipercalórica y el sedentarismo son los principales causales. Más allá de esto, se pueden ver implicados varios factores, entre ellos: hereditarios, sociales psicológicos y desconocidos. La relevancia de la misma en los niños radica en que aumenta la predisposición a padecerla durante la vida adulta. “Se estima que el riesgo es del 14% si el niño es obeso a los 6 meses de vida, del 41% si lo es a los 7 años, del 70% a los 10 años y del 80% si lo es en la adolescencia”.13 13


La malnutrición por exceso se puede clasificar según la distribución de la grasa corporal en: generalizada o difusa, troncoabdominal o androide, visceral y glúteofemoral o ginoide.13 -

Obesidad generalizada o difusa:

Es aquella se distribuye de forma difusa y se presenta con mayor frecuencia en los primeros años de la infancia.13 -

Obesidad troncoabdominal o androide:

La grasa se localiza en cara, cuello, tronco, flancos y en región supraumbilical del abdomen.13 -

Obesidad visceral

Conceptualmente es la grasa que se deposita en la cavidad abdominal, lo que ocasiona alteración de las funciones de los diferentes órganos. La misma a largo plazo se asocia a complicaciones como: diabetes, hipercolesterolemia, hiperuricemia, hipertensión arterial, enfermedad cardiovascular y aterosclerosis en la edad adulta.13 -

Obesidad glúteofemoral o ginoide:

La grasa se distribuye en abdomen infraumbilical, región glútea, nalgas y muslo.13 4.3.

Valoración Nutricional en niños

La evaluación nutricional en niños con SD presenta ciertas limitaciones con respecto al crecimiento y la composición corporal. Por lo tanto, es necesario valorarlo con tablas específicas.

Para una valoración óptima es

necesario indagar sobre antecedentes tanto personales como familiares, realizar una evaluación antropométrica, alimentaria y bioquímica.29

14


4.3.1 Antecedentes personales Dentro de ellos se incluyen actividad física y patologías propias (fueron explicadas anteriormente). Se denomina actividad física a “todo movimiento corporal que realiza el ser humano y que amerita el consumo de energía”.30 En la actualidad la inactividad física o sedentarismo aumenta cada día más en la población mundial, lo que favorece al desarrollo e incremento de enfermedades crónicas no trasmisibles (enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer, entre otras) y a sus factores de riesgo como la hipertensión, el incremento de glucosa en sangre o malnutrición por exceso.30,31 En cuanto a la recomendación de actividad física según la Organización Mundial para la Salud (OMS) para niños entre 5 y 17 años es como mínimo de 60 minutos diarios. Dichas actividades deben ser acordes a la edad, para lograr un adecuado estado de salud y bienestar. Estas recomendaciones no incluyen a los menores de 5 años de edad, si bien la actividad física es beneficiosa para ellos es necesario realizar más investigaciones para conocer las necesidades.31 En cuanto a los niños con SD, la actividad física se ve limitada por la menor resistencia física, esto puede ser consecuencia de la hipotonía muscular característica en estos niños, así como los problemas cardíacos o la presencia de ambos. 32 4.3.2 Antecedentes familiares Dentro de ellos se incluyen patologías de los padres, nivel de instrucción y nivel de pobreza del hogar. -

Patologías Dentro de las patologías familiares asociadas al desarrollo de obesidad

en los hijos, se destacan obesidad y diabetes, tanto en padre como madre. ”La obesidad es una enfermedad crónica de origen multifactorial, con implicación de determinantes tanto genéticos como ambientales, que se manifiesta por una alteración en la composición corporal caracterizada por un aumento del compartimiento graso”.33

15


-

Nivel de instrucción

Se define nivel de instrucción a cada una de las etapas que conforman el sistema educativo formal. Están asociadas a las fases del proceso psico-físicoevolutivo vinculado a la evolución psico-físico social y cultural. Los niveles de educación

son:

Educación

Inicial,

Educación

Primaria,

Ciclo

Básico,

Bachillerato, Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU), y Educación Terciaria.34 -

Nivel de pobreza

Determinar la pobreza es un hecho complejo, el Instituto Nacional de Estadística (INE) utiliza como metodología para medirla, el método del ingreso. Se define a los ingresos del hogar como todas “las percepciones de sus miembros obtenidas mediante el trabajo, en efectivo (ingreso asalariado e independiente líquido) y en especie (alimentos, transporte, alojamiento, vestimenta, cuotas mutuales), las ganancias por la tenencia de activos (alquileres, intereses, dividendos, etc.), las transferencias en dinero recibidas del Estado (jubilaciones, Asignaciones Familiares, becas, etc.), de Instituciones sin Fines de Lucro o de otros hogares (ayudas familiares), el equivalente del alquiler por la vivienda en propiedad o en usufructo (valor locativo) y las transferencias sociales en especie de alimentos.”35 Para calcular el ingreso del hogar per cápita se considera al primer mayor de 14 años como 1 adulto equivalente y al resto de los mayores como 0,7 adulto equivalente; mientras que a los menores de 14 años como 0,5 adulto equivalente. Luego el ingreso total del hogar se divide entre el total de adultos equivalentes.36 A partir del ingreso del hogar se pueden determinar las líneas de pobreza e indigencia; de las cuales se desprende la clasificación de las familias en: indigente, pobre y no pobre. Para ello es necesario establecer la Canasta Básica de Alimentos per cápita (CBA) y la Canasta Básica Total per cápita (CBT).35 Para determinar la CBA se tomó en cuenta las cantidades y los valores de los alimentos consumidos en: Montevideo, Interior Urbano e Interior Rural. Se observó que las cantidades de alimentos consumidos en Montevideo e Interior Urbano eran semejantes, mientras que en el Interior Rural difería. Es 16


por esto, que se crearon dos CBA, una para localidades urbanas y otra para el área rural.35 La CBT corresponde a la sumatoria de la CBA y la Canasta Básica No Alimentaria (CBNA). Dentro de la CBNA se incluyen “los gastos de vivienda (valor locativo, alquiler, luz, teléfono, agua), transporte (boletos) y salud (cuota mutual).” La CBT varía a lo largo del tiempo, para ello se emplean índices de precios específicos para alimentos y bebidas y para los bienes y servicios no alimentarios.35 El valor de la CBA per cápita para mayo del año 2012 es de 1980,53 pesos y el de la CBT per cápita es de 8114,02 pesos.37 Es así que, si el ingreso per cápita del hogar es superior a la CBT se clasifica en no pobre, si se encuentra entre CBT y CBA es pobre, y si es inferior al valor de la CBA es indigente.35 4.3.3 Evaluación antropométrica Tiene como finalidad obtener varias mediciones del cuerpo: peso, talla y de otros compartimentos corporales. Al relacionarlos con otras variables como edad, sexo, talla, permiten clasificar y cuantificar las variaciones en el estado nutricional de los individuos, a partir de los indicadores correspondientes. Los indicadores no se deben utilizar de forma aislada, para ello es importante combinarlos para obtener un diagnóstico antropométrico más completo.38 Dentro de los indicadores tradicionales para niños con SD, los existentes son: peso para la edad (P/E) y talla para la edad (T/E).29 (Ver anexo 13.4) El indicador P/E muestra la relación entre el peso corporal y la edad del niño y el valor de referencia para su misma edad y sexo. Permite identificar si un niño presenta bajo peso y bajo peso severo; pero no se utiliza para determinar sobrepeso u obesidad. Para la optimización de la valoración se debe complementar con otros indicadores, ya que puede dar falsos resultados en niños desnutridos con talla alta o con talla baja.38,39 El indicador T/E refleja el crecimiento en longitud o talla para la edad y sexo del niño en un momento determinado. Permite diagnosticar retardo en el crecimiento (longitud o talla baja), desnutrición pasada o crónica a causa de un aporte insuficiente de nutrientes o presencia de enfermedades. A su vez, se 17


puede detectar niños altos para la edad, lo cual en pocas ocasiones es un problema, a no ser que sea excesivo y pueda asociarse a desordenes endocrinos no comunes.38,39 Además de los indicadores mencionados anteriormente, existen otros que permiten detectar sobrepeso y obesidad en niños. Estos son: índice de masa corporal para la edad (IMC/E) y peso para la talla. Por otro lado el indicador circunferencia de cintura para la edad (CC/E) permite detectar posibles riesgos cardio-metabólicos. El indicador IMC/E, permite ver la relación existente entre el peso y la talla de un niño en función a la edad. Es útil para diagnosticar sobrepeso u obesidad. La fórmula para calcular el IMC es: peso (kg) / talla² (m). La curva de IMC/E y la curva de peso para la longitud/talla en general muestran resultados similares. En el caso de los menores de 6 meses el IMC/E aumenta pronunciadamente, ya que ganan peso relativamente rápido en comparación con su longitud. Durante la infancia el IMC/E baja y se mantiene estable desde los 2 a 5 años.38,39 El indicador CC/E permite detectar niños con riesgo de padecer a futuro enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo II, a su vez es un buen predictor de obesidad central. Valores mayores o iguales al percentil 90 se relacionan a un mayor riesgo de síndrome metabólico en niños.40 4.3.4 Evaluación alimentaria La alimentación de los niños debe ser equilibrada, balanceada y que contenga los 6 grupos de alimentos: cereales y leguminosas, verduras y frutas, leche y derivados, carnes y huevos, aceites y grasas, y azúcares y derivados.41 A su vez, debe realizar las 4 comidas principales: desayuno, almuerzo, merienda y cena. El desayuno es una de las comidas más importantes del día, en el escolar el mismo favorece la disminución del consumo de alimentos inadecuados a lo largo del día, previniendo el desarrollo de malnutrición por exceso y mejorando el rendimiento intelectual y físico.8 En Uruguay, existen recomendaciones nutricionales generales para la población, basadas en evidencia científica y el diagnóstico alimentario 18


nutricional de la población. Éstas se encuentran compiladas en el Manual para la Promoción de Prácticas Saludables de Alimentación en la Población Uruguaya del Ministerio de Salud Pública (MSP). En las mismas, se presenta cuantificada la ingesta diaria de calorías, macro y micronutrientes, para cada grupo de edad, sexo y estado fisiológico. Los requerimientos diarios de cada nutriente son diferentes, en la Tabla I se presenta la energía diaria según edad.41 Tabla I: Energía diaria según edad. EDAD (años) ENERGÍA (KCal) 3 1100 4–6 1400 7 – 10 1800 41

En cuanto a los macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas, y grasas), fibra, ácidos grasos saturados (AGS), azúcares refinados y sodio (Na) las recomendaciones son: Tabla II: Recomendaciones de nutrientes para niños de 3 a 10 años. NUTRIENTES Hidratos de carbono Proteínas Grasas Fibra AGS Na Azúcares refinados

RECOMENDACIONES 55-65% VCT 10-15% VCT 25-30% VCT 8-10g/1000KCal ‹ 8% VCT ‹ 2g ‹ 10% VCT 8, 41

Los hidratos de carbono son los nutrientes que brindan energía a las células corporales, en especial al cerebro. Se clasifican en azúcares complejos y simples, en este último encontramos los azúcares refinados. El consumo excesivo de azúcares refinados favorece el desarrollo de malnutrición por exceso y caries.8,42 Las proteínas presentan varias funciones en el organismo, entre ellas: estructurales, de transporte, reguladoras, defensivas, de reserva, energéticas y catalíticas.8,43

19


Los lípidos presentan diversas funciones, la principal es la energética, también intervienen en las características físico-químicas de la membrana, biosíntesis de eicosanoides y absorción de vitaminas. Se clasifican en: ácidos grasos saturados, monoinsaturados, poliinsaturados y trans. Los ácidos grasos saturados y trans son perjudiciales en exceso ya que favorecen el desarrollo de la enfermedad aterosclerótica.8,44 La fibra es un componente vegetal no digerible, se caracteriza por: retrasar el vaciamiento gástrico, enlentecer la absorción de glucosa, interferir en la absorción de las grasas y colesterol y regular la función intestinal.8,45 El sodio es un macromineral que forma parte del líquido extracelular, se encarga de regular el volumen tanto extracelular como plasmático. También interviene en la función neuromuscular y en el mantenimiento del equilibrio hidroelectrolítico. Además, se encuentra presente en algunos alimentos en forma natural o añadido en forma de sal con el fin de conservar o mejorar la aceptación de los mismos.46 La ingesta dietética es un hecho muy variable ya que depende de: el día de la semana, estación del año, actividad del día, entre otros. A su vez, puede que el sujeto entrevistado no elabore la comida, por ende desconoce la preparación y las cantidades, es por ello que puede existir un error a la hora de presentar los resultados. Existen diferentes métodos para conocer tanto la calidad como la cantidad de la ingesta, entre ellos: historia dietética, frecuencia de consumo, recordatorio de 24 horas y diario dietético.47 -

Diario Dietético

Método prospectivo en el cual el encuestado anota en forma diaria durante 3, 7 o más días todos los alimentos y bebidas que consume tanto en el hogar como fuera. Se requiere de una previa capacitación sobre cómo completar el diario. Es un método muy preciso, el cual evalúa la ingesta actual, pero presenta como desventaja el ser tedioso debido a que requiere del compromiso de la persona a registrar todo lo que ingiere todos los días.47

20


-

Recordatorio de 24 horas

Es una técnica rápida donde se indaga sobre todo lo consumido el día anterior a la entrevista, se registra: calidad, cantidades, formas de preparación, marcas, así como el horario y el lugar del consumo de cada alimento. Presenta varias desventajas: no estima la ingesta habitual del encuestado, es difícil de cuantificar y es de aplicación limitada en ancianos y niños.47 -

Frecuencia de consumo

Consiste en un listado cerrado de alimentos donde se indaga sobre la frecuencia del consumo de los mismos. Es un método cualitativo, si no se indaga sobre las cantidades. Al igual que los otros métodos presenta desventajas, requiere de mucho tiempo, es difícil estimar las cantidades y no es útil en ancianos y niños.47 -

Historia Dietética

Extensa entrevista que permite conocer los hábitos alimentarios actuales y pasados. Consta de uno o más recordatorios de 24 horas y un cuestionario de frecuencia de consumo. Presenta como desventajas el requerir de personal capacitado con experiencia para su realización, de tiempo y cooperación por parte del entrevistado, además del alto costo e inexistencia de estándares para realizar el método.47

21


5. MARCO CONTEXTUAL

5.1Centro el Naranjo Es un centro que brinda atención de abordaje multidisciplinario, cuenta con apoyo en fonoaudiología, psicomotricidad, psicología y psicopedagogía. Atiende desde niños recién nacidos hasta jóvenes. Las personas que asisten presentan trastornos en el desarrollo, dificultad de aprendizaje, retardo, parálisis cerebral o son personas con SD. (Mtra. Lourdes, Montevideo 8, 2011) 5.2Centro Nuestro Camino Es un centro donde se brinda una atención personalizada integral a niños y jóvenes con Discapacidad Intelectual. En la primera infancia cuenta con diferentes áreas de acción, las cuales son: estimulación cognitiva, estimulación psicofísica, estimulación social recreativa, estimulación de expresividad, orientación familiar.48 5.3Colegio Inglés “Es un colegio bilingüe cuyo fin es la formación de: un ciudadano integral, maduro y responsable, un ser humano capaz de valorar el sentido de libertad, equidad y justicia, un ser humano que comprenda y promueva la solidaridad, el respeto hacia el otro, la tolerancia y la aceptación de la diversidad, un ser humano que desarrolle su espíritu crítico a la vez que su creatividad, aprendiendo a adaptarse, sin perder autonomía, a esta sociedad inmersa en un mundo que se caracteriza por cambiar a velocidades vertiginosas.” En el mismo se integran a niños con discapacidades.49 5.4Centro de Atención al Desarrollo Integral (C.A.D.I.) Es un centro que tiene una antigüedad de 20 años, cuyo fin es la inclusión e integración de niños con SD. Para dicho fin intervienen en las siguientes

áreas:

estimulación

temprana,

fonoaudiología,

psicología,

psicopedagogía, asistencia ante dificultades del aprendizaje, orientación al hogar y orientación institucional.50 22


5.5Centro de Educación Individualizada (C.E.I.) Es una asociación que trabaja con personas con discapacidades intelectuales, motrices o sensoriales, entre 3 y 40 años. Funciona en convenio con INAU. Las actividades que se desarrollan en dicho centro son: talleres de educación

física,

música,

musicoterapia,

fisioterapia,

psicomotricidad,

estimulación temprana, reeducación del lenguaje, paseos, campamentos, comedor y trabajo con padres. En dicha institución se les brinda desayuno, almuerzo y merienda a las personas que asisten.51 5.6Centro de educación integral al discapacitado (CEIDI - “Nuestro Tiempo”) Es una asociación que surge hace 11 años, trabaja con niños, jóvenes y adultos con discapacidades, entre 3 y 61 años. Se les sirve el almuerzo a las personas que concurren al centro. Sus objetivos son: “- Brindar cobertura integral al alumnado, teniendo en cuenta las verdaderas necesidades psico-sociales, a través de propuestas personalizadas. - Destacar el desarrollo de actividades físicas, recreativas por considerar que actúan sobre la potenciación de los desenvolvimientos cognitivos, emocional y social. - Fomentar la organización de grupos que favorezcan las interacciones en la estructuración de los espacios familiares, profesionales y comunitarios”.52 5.7Escuelas especiales (Nº 203, 210, 240 y 280) “Las Escuelas especiales, son escuelas públicas que focalizan su trabajo en el desarrollo del trabajo de los maestros y alumnos, en un lugar que debe servir de marco adecuado para crear un ambiente favorecedor de los procesos de enseñanza y aprendizaje. Trabaja con niños, adolescentes y jóvenes con discapacidades, ya sea en el marco de escuelas con atención específica de personas con estas características como en escuelas comunes en las cuales se los integra al aula”. Se les ofrece el almuerzo a los niños que asisten.53

23


6. OBJETIVOS

6.1Objetivo General Determinar la prevalencia de malnutrición por exceso y el riesgo de malnutrición por exceso, así como la presencia de factores asociados a las mismas, en niños con SD que asisten a instituciones educativas tanto públicas como privadas en el departamento de Montevideo en el año 2012. 6.2Objetivos Específicos -

Conocer la presencia de malnutrición por exceso y el riesgo de malnutrición por exceso en los niños con SD.

-

Describir la edad y el sexo en los niños con SD que padecen malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso.

-

Conocer la ingesta y los hábitos alimentarios en los niños con SD que presentan malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso.

-

Identificar las patologías características en niños con SD que son factores de riesgo para el desarrollo de malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso.

-

Conocer la frecuencia del sedentarismo en los niños con SD que presentan malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso.

-

Conocer la presencia de patologías metabólicas familiares en niños con SD con malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso.

-

Identificar en estos niños, aspectos económicos y culturales que pudieran influir en el desarrollo de la malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso.

24


7. METODOLOGÍA 7.1 Tipo de estudio: Descriptivo de corte transversal. 7.2 Población y muestra: Se tomó una muestra por conveniencia donde participaron 71 niños con SD entre 3 años y 9 años con 11 meses. A los mismos se les efectuó la valoración antropométrica y se les entregó un cuestionario. Dichos niños concurrían a las siguientes instituciones ubicadas en el departamento de Montevideo: Centro El Naranjo, Colegio Inglés, Centro Nuestro Camino, C.A.D.I., C.E.I., C.E.I.D.I “Nuestro Tiempo”, Escuelas Nº 203, 210, 240 y 280. En dichas instituciones previamente se obtuvo la aprobación de las autoridades para la ejecución del estudio. Se incluyeron todos los niños que cumplieron con los siguientes criterios de selección: - Criterios de inclusión: Niños con SD entre 3 años y 9 años con 11 meses, pertenecientes al departamento de Montevideo. 7.3 Época del año: Las mediciones y los cuestionarios fueron realizados y entregados desde el mes de abril hasta julio del año 2012. 7.4 Variables estudiadas: Las variables estudiadas fueron P/E, T/E, CC/E, IMC/E, estado nutricional, edad, sexo, ingesta alimentaria, hábitos alimentarios, tiempo de actividad

física,

hipotiroidismo,

diabetes,

afección

cardíaca

congénita,

estreñimiento crónico, antecedentes de patologías metabólicas familiares, nivel de pobreza del hogar y nivel de instrucción de la madre. Para conocer mayor descripción de las variables ver Anexo 12.1.

25


Respecto a la variable estado nutricional, se elaboró un criterio por los investigadores de la memoria de grado, para las categorías malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso. Dado que en la población estudiada las referencias antropométricas existentes en el carné del niño con SD (P/E y T/E) no son específicas para realizar el diagnóstico de malnutrición por exceso ni riesgo de malnutrición por exceso, se optó por utilizar en conjunto las siguientes referencias: P/E (referencia existente en el medio para valorar a los niños con SD), IMC/E y CC/E (referencias existentes no específicas para niños con SD). Se seleccionó el patrón y referencia IMC/E de la OMS dado que es el único indicador específico en el medio para el diagnóstico de malnutrición por exceso y riesgo. Se utilizaron los puntos de corte establecidos por la OMS, >+1 Desvío Estándar (DS) riesgo de sobrepeso y >+2DS sobrepeso y >+3DS obesidad (por ende >+2DS implica malnutrición por exceso). Respecto a la selección de la referencia P/E se consideró importante su inclusión, dado que es la referencia antropométrica utilizada en el medio para la población estudiada. Debido a que no existe una postura clara respecto a los puntos de corte para dicha referencia, se consideró por parte del equipo investigador ≥95percentil (p) peso excesivo, ≥75p y <95p posible riesgo de peso excesivo, >5p y <75p normopeso y ≤5p bajo peso. Por último, se utilizó CC/E dado que es la referencia por excelencia para el diagnóstico de obesidad central, además de ser un buen predictor del desarrollo de enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo II. Se utilizaron los puntos de corte ya establecidos, siendo >90p mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y metabólicas. Por lo expuesto anteriormente, el equipo investigador estableció, que tienen malnutrición por exceso aquellos niños que presentaron P/E ≥95p,

IMC/E

>+2DS y CC/E >90p. Por otro lado, se consideró riesgo de malnutrición por exceso a todos los que contaron con P/E ≥75p y <95p, IMC/E >+1DS y CC/E >90p. Los niños que no cumplen con este criterio se consideran que no presentan malnutrición por exceso ni riesgo.

26


7.5 Recolección de datos: La fuente de recolección de datos fue primaria y secundaria, ya que todos los niños fueron valorados mediante la toma

de mediciones

antropométricas, se entregó un cuestionario a los responsables de los menores (Ver Anexo 12.5) y se indagó la fecha de nacimiento de los niños a los referentes de cada institución. Los métodos utilizados fueron: observación y medición; siendo el cuestionario autoadministrado la técnica empleada. Las mediciones antropométricas realizadas fueron: peso, talla y circunferencia abdominal (Ver anexo 12.2), y los instrumentos utilizados fueron: balanza digital, centímetro y cinta ergonómica (Ver anexo 12.3). Por otro lado, se entregó un cuestionario con preguntas abiertas y cerradas para obtener los datos requeridos, donde se incluyó un diario dietético de tres días para conocer la ingesta alimentaria. Luego de diseñado el cuestionario se realizó una prueba piloto para ver si era comprensible y de fácil resolución. 7.6 Plan de tabulación y análisis de datos: Se realizó una base de datos donde se procesó todo lo obtenido a partir del cuestionario y los resultados de la valoración. Para la valoración se tomaron como referencias las tablas de P/E y T/E de “American Academy of Pediatrics del año 1988”54,55, para IMC/E el patrón del año 2006 y referencia del año 2007 de la OMS57,58,59,60. Por último, para valorar la CC/E se utilizó la tabla de percentiles para niños/as y adolescentes de todo grupo étnico de Fernández, Redden, Pietrobelli y Allison del año 200456 (Ver Anexo 12.4). Por otro lado, para conocer la ingesta alimentaria de cada niño se tuvo en cuenta la composición química de los alimentos consumidos, para esto se utilizaron las tablas de composición química de los alimentos de Mazzei61; de Moreiras, Carbajal, Cabrera y Cuadrado62; y en caso de existir, el rotulado de cada alimento. La variable estado nutricional fue cruzada con: edad, sexo, ingesta alimentaria, hábitos alimentarios, tiempo de actividad física, hipotiroidismo, diabetes,

afecciones

cardíacas

congénitas,

estreñimiento

crónico,

antecedentes de patologías metabólicas familiares, nivel de pobreza del hogar y nivel de instrucción de la madre. Luego se analizaron y compararon los resultados obtenidos procurando obtener conclusiones y cumplir con los 27


objetivos planteados. Para el análisis de los datos se utilizaron como medidas de resumen la media y la proporción, éstas se presentan a partir de tablas y gráficos. 7.7 Consideraciones éticas: Se tuvo en cuenta el Decreto Nº 379/008 para la realización de la investigación. Los padres o tutores de los niños que participaron en el estudio fueron informados y todos los que aceptaron firmaron un documento de consentimiento (Ver Anexo 12.6). En el mismo se explicó el objetivo del estudio, la confidencialidad de los datos y la participación voluntaria.63

28


8. RESULTADOSLa población estudiada incluyó 71 niños con SD a los que se efectuó la medición antropométrica y se obtuvieron 50 cuestionarios, por ende los resultados presentados sobre la antropometría corresponden a los 71 niños, mientras que el resto de las variables hacen referencia a los 15 niños que presentaron malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso que entregaron los cuestionarios. De los 71 niños estudiados, la media de edad fue de 6 años y 6 meses ± 2 años y 3 meses. Respecto al sexo se vio una distribución homogénea, siendo 38 de sexo masculino y 33 de sexo femenino. 8.1 Prevalencia de malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso A continuación se presentan los resultados recabados de los 71 niños por indicador antropométrico, y finalmente se muestran los datos respecto a malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso. En cuanto a la antropometría, los datos mostraron que para el indicador P/E más de la mitad de los niños presentaron normopeso (68%), seguido por un 17% con riesgo de peso excesivo, un 14% con peso excesivo y 1% con bajo peso (Ver Anexo 12.7 Tabla IX). En lo que respecta a la talla, solamente 1 niño presentó talla baja para la edad. En referencia al indicador CC/E, en el 72% de los niños era adecuada, seguido por un 24% aumentada y un 4% disminuida (Ver Anexo 12.7 Tabla X). Por último, en cuanto al IMC/E se observó que un 32% de los niños presentaba normopeso, 35% riesgo de sobrepeso, 18% sobrepeso y 14% obesidad (Ver Anexo 12.7 Tabla XI). A partir de los datos mencionados anteriormente y de acuerdo a los indicadores establecidos, se realizó el estado nutricional, donde se observó que 12% de los niños presentó malnutrición por exceso y 17% riesgo de malnutrición por exceso (Gráfico I) (Ver Anexo 12.7 Tabla XII).

29


Gráfico I: Distribución de los niños según estado nutricional (n=71)

8.2 Malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso según edad y sexo La media de edad de los 9 niños con malnutrición por exceso fue de 6 años y 7 meses ± 2 años y 2 meses. Mientras que la media de edad de los 12 niños con riesgo de malnutrición por exceso fue de 7 años y 6 meses ± 1 año y 3 meses. Como se observa en el gráfico II, la distribución de los niños con malnutrición por exceso se vio a partir de los 3 años. Sin embargo, fue a partir de los 6 años donde se comenzó a observar un mayor predominio de niños en ambos estados nutricionales; habiendo una mayor concentración a los 8 años (Ver Anexo 12.7 Tabla XIII). Finalmente, en cuanto al sexo se vio una distribución homogénea para cada estado nutricional (Ver Anexo 12.7 Tabla XIV).

30


Gráfico II: Distribución de los niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso y edad. (n=21)

8.3 Malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso según ingesta alimentaria y hábitos alimentarios En referencia a los hábitos e ingesta alimentaria se estudió de los 15 niños con malnutrición por exceso y riesgo: la ingesta energética, el consumo de hidratos de carbono, proteínas, lípidos, ácidos grasos saturados, azúcares refinados, fibra y sodio; tiempos de comidas realizados y repetición de platos de comida. En lo que respecta a la ingesta energética, más de la mitad de los niños con malnutrición por exceso y riesgo presentó una ingesta excesiva; siendo la proporción de 0,67 y 0,78 respectivamente (Tabla III). Dicho exceso correspondió en promedio a una ingesta mayor en un 33,5% de las necesidades diarias.

31


Tabla III: Distribución de niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso e ingesta energética. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso Total

Ingesta energética Total Insuficiente Adecuada Excesiva 1 1 4 6 1 1 7 9 2 2 11 15

En relación a los macronutrientes, a partir de los datos se observó que la mayoría de los niños con malnutrición por exceso presentaron una ingesta hipohidrocarbonada, correspondiendo a una proporción de 0,80, en el resto de los niños con dicho estado nutricional el consumo era adecuado. En la ingesta de proteínas y lípidos no se observó lo mismo, presentando una proporción de 0,50 tanto en la ingesta excesiva como adecuada para ambos nutrientes. Sin embargo, se vio que aquellos niños que presentaban una ingesta adecuada en proteínas, su ingesta de lípidos era elevada y viceversa. Por otro lado, más de la mitad de los niños con riesgo de malnutrición por exceso

presentaron

una ingesta

hipohidrocarbonada (proporción=0,78),

hiperproteica (proporción=0,89) e hiperlipídica (proporción=0,78) (Ver Anexo 12.7 Tabla XV, XVI,XVII). En aquellos niños, incluidos ambos estados nutricionales, cuya ingesta fue hipohidrocarbonada, hiperproteica e hiperlipídica se vio que el consumo de hidratos de carbono en promedio fue de 49,5%, las proteínas correspondieron a un 18% y los lípidos a un 32,5% del valor calórico total. Respecto al consumo de ácidos grasos saturados, en la mayoría de los niños fue excesivo, presentando una proporción de 0,83 en aquellos con malnutrición por exceso y 0,89 en riesgo de malnutrición por exceso. El promedio de la ingesta de dicho nutriente en los niños que fue excesivo, correspondió a 11,5% del valor calórico total (Ver Anexo 12.7 Tabla XVIII). Por otro lado, más de la mitad de los niños con malnutrición por exceso presentó

un

consumo

adecuado

de

azúcares

refinados

y

sodio

(proporción=0,67), mientras que en el resto de los niños el consumo fue excesivo. Similares resultados se observaron en la mayoría de niños con riesgo

32


de malnutrición por exceso donde la ingesta de ambos nutrientes fue adecuada (proporción=0,89) (Ver Anexo 12.7 Tabla XIX, XX). Por último, en relación a la ingesta alimentaria, más de la mitad de los niños con malnutrición por exceso (proporción=0,67) presentó un consumo insuficiente de fibra, mientras que en aquellos que presentaron riesgo correspondió a la totalidad. Dicha ingesta insuficiente fue en promedio de 3,6gr por debajo de las recomendaciones para ambos estados nutricionales (Ver Anexo 12.7 Tabla XXI). En relación a los hábitos alimentarios, se vio que casi la totalidad de los niños (proporción=0,93) realizaba más de cuatro tiempos de comida. Finalmente, menos de un cuarto de los niños con malnutrición por exceso (proporción=0,17) y más de la mitad con riesgo de malnutrición por exceso (proporción=0,67) repetían los platos de comida. La mayoría de los niños repetía solamente 1 plato, sólo 1 repetía menos de 1 plato y otro más de 1 plato (Ver Anexo 12.7 Tablas XXII - XXIII).

8.4 Malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso según sedentarismo Según los datos obtenidos, los 15 niños estudiados eran sedentarios. A pesar de esto, más de la mitad de los niños relataron realizar actividad física, pero no lograban cumplir con la recomendación de tiempo (proporción=0,83 en malnutrición por exceso y 0,67 en riesgo de malnutrición por exceso), siendo 22,4 minutos el promedio por día. 8.5 Malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso según presencia de patologías características de los niños con SD En referencia a las patologías personales de los 15 niños estudiados se vio que, menos de la mitad de los niños con malnutrición por exceso (proporción=0,33) y la mitad con riesgo de malnutrición por exceso (proporción=0,55) presentaban hipotiroidismo (Tabla IV). Ningún niño presentó diabetes y la mitad de los niños con malnutrición por exceso (proporción=0,50) y menos de un cuarto con riesgo de malnutrición por exceso (proporción=0,22) presentaban afecciones cardíacas (Tabla V). En 33


cuanto al estreñimiento, ningún niño con malnutrición por exceso y un sólo niño con riesgo de malnutrición por exceso lo presentó. Tabla IV: Distribución de niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición y presencia de hipotiroidismo. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso Total

Presencia de Hipotiroidismo SI NO 2 4 5 4 7 8

Total 6 9 15

Tabla V: Distribución de niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición y presencia de afecciones cardíacas. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso Total

Presencia de Afecciones Cardíacas SI NO 3 3 2 7 5 10

Total 6 9 15

8.6 Malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso según patologías metabólicas familiares Los resultados en cuanto a las patologías metabólicas presentes en los padres de los 15 niños mostraron que, más de la mitad de los niños con malnutrición por exceso (proporción=0,67) y riesgo de malnutrición por exceso (proporción=0,78) no presentaba ni padre ni madre obeso. El resto de los niños presentó padre o madre obesa y ninguno ambos padres (Tabla VI). Finalmente, ningún niño presentó madre diabética. Tabla VI: Distribución de niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición y presencia de obesidad en padres. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso Total

Padre 1 1 2

Obesidad Madre Ambos 1 0 1 0 2 0

Ninguno 4 7 11 34

Total 6 9 15


8.7 Malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso según nivel de pobreza del hogar Respecto a los ingresos del hogar de los 15 niños estudiados se observó que, menos de la mitad de las familias de los niños con malnutrición por exceso (proporción=0,33) y la totalidad con riesgo de malnutrición por exceso se encontraban por debajo de la línea de pobreza (Tabla VII). Tabla VII: Distribución de niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición e ingresos del hogar. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso Total

Ingreso del Hogar Pobres No pobres 2 4 9 0 11 4

Total 6 9 15

8.8 Malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso según nivel instructivo de la madre En base a los datos obtenidos del nivel instructivo de los 15 niños, se observó que más de la mitad de las madres de los niños con malnutrición por exceso (proporción=0,67) presentaron un nivel alto, mientras que en el resto era medio. Por otro lado, en los niños con riesgo de malnutrición por exceso se vio que más de la mitad de las madres presentaron un nivel alto (proporción=0,56), seguido por un nivel bajo (proporción=0,33) (Tabla VIII). Tabla VIII: Distribución de niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición y nivel instructivo de la madre. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso Total

Nivel instructivo de la madre Alto Medio Bajo 0 4 2 3 5 1 3 9 3

Total 6 9 15

35


9. DISCUSIÓN A nivel mundial existe un incremento en la prevalencia de obesidad en niños, lo mismo ocurre en Uruguay.

2,3

Esto es un inconveniente dadas las

repercusiones que se pueden presentar tanto a corto como a largo plazo. Lo mismo no es un hecho menor en los niños con SD, si se considera que ellos a su vez presentan patologías características, por lo cual constituiría un riesgo mayor. Dado que se carece de estudios en dichos niños y nutrición, los resultados encontrados en esta investigación se compararán con estudios encontrados en niños sin SD. De los datos recabados, se observó que un 12% de los niños presentó malnutrición por exceso y un 17% riesgo de malnutrición por exceso. Esto no se asemeja a los valores encontrados en el ENSO I y en el estudio realizado en el INAU, donde se vio que un 26% y 39,6% de los niños presentaban malnutrición por exceso respectivamente.3,7 Los resultados encontrados respecto a la prevalencia de malnutrición por exceso en esta investigación, no fueron los esperados, dado que existe la creencia popular de un predominio mayor de obesidad en niños con SD. Según lo encontrado en la literatura, el desarrollo de malnutrición por exceso en las personas con SD ocurre a partir de los 3 años, pero durante la etapa puberal el acúmulo de grasa es mayor.1 Lo mismo se observó en esta investigación, dado que se encontraron niños de 3 años de edad con malnutrición por exceso. A su vez, la mayoría de los niños que presentaban malnutrición por exceso y riesgo se encontraban a partir de los 6 años, concentrándose principalmente en los 8 años. En cuanto a la ingesta alimentaria, se hallaron ciertas semejanzas y diferencias con la bibliografía encontrada. En relación a las semejanzas, se observó que la alimentación no era balanceada, debido a que más de la mitad de los niños para ambos estados nutricionales presentaron una ingesta energética excesiva, hipohidrocarbonada, rica en ácidos grasos saturados por 36


ende en colesterol e insuficiente en fibra. Por otro lado, la mayoría de los niños con riesgo de malnutrición por exceso presentó una ingesta hiperproteica e hiperlipídica, mientras que esto se observó en la mitad de los niños con malnutrición por exceso. En cuanto a las diferencias encontradas se observó un consumo adecuado de azúcares refinados y sodio en dichos niños. Se cree que estos resultados podrían no ser certeros, en relación a los azúcares refinados puede deberse a la carencia de este dato en el rotulado de los alimentos, debido a que no es obligatoria su declaración. Por otro lado, respecto al sodio se puede deber a la dificultad de cuantificar el agregado de sodio en las preparaciones realizadas en el hogar. La ingesta excesiva, hiperproteica, hiperlipídica, rica en ácidos grasos saturados y baja en fibra encontrada en este estudio es esperable, dadas las características de la alimentación en la población uruguaya.41 Existe evidencia de que éstas características podrían favorecer el desarrollo de malnutrición por exceso, patologías metabólicas y cardiovasculares tanto a corto como a largo plazo; constituyendo un mayor riesgo para la población estudiada debido a las patologías características de los mismos.14,15,16 Respecto a los hábitos alimentarios, en relación al número de tiempos de comida y repetición de platos, se observaron ciertas similitudes y diferencias con los antecedentes encontrados. A diferencia de lo afirmado en el estudio realizado en la policlínica Gipuzkoa, se observó que la mayoría de los niños de ambos estados nutricionales realizaban más de 4 tiempos de comida.9 Existe evidencia de que realizar el desayuno y más de 4 tiempos de comida son factores protectores del desarrollo de malnutrición por exceso; esto no se refleja en los datos encontrados donde casi la totalidad de los niños estudiados lo cumplía.8 Al igual que en el ENSO I y el estudio realizado en los CAIF, se encontró que los niños que repitieron platos de comida lo hicieron en almuerzo y cena. Sin embargo, se observó una mayor frecuencia de repetición de platos en los niños con riesgo de malnutrición por exceso que en los que presentaban malnutrición por exceso.3,11

37


En lo que refiere a la actividad física, en esta investigación se observó mayor frecuencia de sedentarismo que en los niños participantes en el ENSO I, ya que la totalidad de los niños estudiados en esta memoria de grado eran sedentarios.3 Esto es esperable dado a la menor resistencia física característica de los niños con SD a causa de la hipotonía muscular, problemas cardíacos o ambos, además la malnutrición por exceso puede ser un impedimento para realizar actividad física. A su vez, al igual que en el ENSO I, se observó la presencia de asociación entre el sedentarismo y malnutrición por exceso. 32 En relación a las patologías características (diabetes, hipotiroidismo, estreñimiento y afecciones cardíacas) de los niños con SD, no se observó una alta presencia de las mismas en niños con malnutrición por exceso. A diferencia de esto, la literatura encontrada afirma que dichas patologías se podrían relacionar con la malnutrición por exceso. 1,19,20,21,23 En cuanto a los antecedentes familiares, no se observó lo visto en la literatura, donde se afirma que la probabilidad de desarrollar obesidad es de 40% si un padre es obeso y de 80% si lo son ambos.15,13 Por lo tanto, no se vio mayor presencia de obesidad en los padres de los niños con malnutrición por exceso. Se cree que este hallazgo no es objetivo, debido a que puede existir un subdiagnóstico o no reconocimiento de la misma por parte de la población. Por otro lado, no se encontraron casos de niños con madre diabética, por ende no se puede relacionar con los antecedentes encontrados. En lo referente a los ingresos del hogar, a diferencia de lo afirmado por Figueroa18 y el estudio de Pigeyre et al17, no se observó una asociación inversa entre individuos de menor nivel socioeconómico y la presencia de malnutrición por exceso, ya que los datos encontrados en este estudio muestran que menos de la mitad de los niños con malnutrición por exceso eran pobres. Sin embargo, cabe destacar que la totalidad de los niños con riesgo de malnutrición por exceso eran pobres. Esto puede ser consecuencia como lo mencionado en el artículo de Figueroa18, que en los hogares de menor ingreso 38


económico, la alimentación se caracteriza por presentar una baja calidad nutricional, rica en grasas y pobre en frutas y verduras. Finalmente, no se pudo afirmar como sí lo hacen en el estudio de Pigeyre et al17 que existe mayor frecuencia de madres con bajo nivel educativo y el desarrollo de malnutrición por exceso en sus hijos; ya que, dentro de los niños con malnutrición por exceso ninguna madre presentó nivel educativo bajo.

39


10. CONCLUSIONES Al finalizar la investigación, podemos concluir que se cumplieron de manera satisfactoria los objetivos propuestos, dado que se pudo conocer la prevalencia de malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso, así como la presencia de los factores de riesgo asociados a la misma, en niños con SD. De este estudio se destaca que un 12% de los niños presentó malnutrición por exceso y un 17% riesgo, las mismas se observaron con mayor frecuencia en niños de mayor edad. Varios factores promueven el desarrollo de dicha situación en los niños estudiados, entre ellos: una ingesta excesiva e inadecuada y el sedentarismo. Sin embargo, no se observó mayor frecuencia de bajo nivel instructivo de la madre, hogares pobres, presencia de patologías características de niños con SD, obesidad en padres, ni diabetes en la madre, en dichos niños. En el transcurso de la elaboración de la Memoria de Grado surgieron ciertas limitaciones. Una de ellas fue la inexistencia de estudios en relación a los aspectos nutricionales de los niños con SD, es así que también se desconoce la prevalencia de obesidad en los mismos. Esto último, sumado a que no existe un registro del número de niños con SD a nivel nacional, llevó a que resultara imposible el cálculo de la muestra para realizar el estudio. Por otro lado, a la hora de realizar el diagnóstico de malnutrición por exceso, riesgo de malnutrición por exceso y riesgo cardio-metabólico, se vio la carencia de tablas y gráficos de IMC/E, peso para la talla y CC/E para niños con SD. Por esto, se estableció un criterio el cual necesitaría ser validado para su utilización posterior en esta población. Otras de las limitantes encontradas, fueron la cuantificación de azúcares refinados, sodio y la subestimación de la obesidad en los padres. Los resultados obtenidos no pueden ser generalizados a toda la población de niños con SD, ya que la muestra se tomó por conveniencia, por lo tanto, no es posible extrapolar los resultados abordados en esta investigación. 40


Sin embargo, constituyen un insumo más para enriquecer el conocimiento sobre el tema y dejar un camino abierto para nuevos estudios. A raíz de los resultados obtenidos, se cree importante continuar investigando en mayor profundidad esta temática, con el fin de proveer información a nuestro país sobre nutrición en los niños con SD. A su vez, se considera sumamente importante la aprobación de referencias antropométricas y puntos de corte para niños con SD, con el propósito de poder realizar el diagnóstico de malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición por exceso.

41


11. BIBLIOGRAFÍA 1

. Tejerina A. P. Prevención de la obesidad. [Seriada en línea] [1 página].

Disponible

en:

http://www.down21.org/web_n/index.php?option=com_content&view=article&id =771:prevencion-de-la

obesidad&catid=124:alimentacion&Itemid=2133.

Consultado Setiembre 16, 2010 2

. Organización Mundial para la Salud. Obesidad y sobrepeso [Seriada en

línea].

2012

Disponible

en

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/index.html

Consultado

Mayo 22, 2012. 3

. Pisabarro R, Recalde A, Irrazábal E, Chaftare Y. ENSO niños 1: Primera

encuesta nacional de sobrepeso y obesidad en niños uruguayos. Rev Med [Seriada

en

línea].

Uruguay

2002;

18:

244-250.

Disponible

en:

http://www.scielo.edu.uy/pdf/rmu/v18n3/art8.pdf. Consultado Diciembre 8, 2011. 4

. Tabárez A, Köncke F, Borrat F, Pérez F, Areal R, Méndez V. Obesidad e

insulinorresistencia en un grupo de niños que se asisten en el Centro Hospitalario Pereira Rossell. [Seriada en línea]. Arch Pediatr Urug 2007; 78(1): 59- 59. Disponible en: http://www.sup.org.uy/Archivos/adp78-1/pdf/adp781_12.pdf. Consultado Enero 12, 2012. 5

. Rico C, Sotelo M, Napol M; Asociación Down del Uruguay. ¿Una infancia sin

fin? Primer relevamiento Nacional de Personas con Síndrome de Down. Uruguay; 2000. p. 11. 6

. Organización Mundial para la Salud. Sobrepeso y obesidad infantiles

[Seriada

en

línea].

2012

:http://www.who.int/dietphysicalactivity/childhood/es/

Disponible Consultado

en Mayo

22,

2012.

42


7

. Barrera G, Köncke F, Leis S, Márquez M, Peregalli F. Primer Censo de

estado nutricional de niños, niñas y adolescentes de hogares oficiales de Montevideo

del

INAU.

[Seriada

en

línea]

2010.

Disponible

en:

http://www.nutriguia.com.uy/articulos/img-art/informecenso2009.pdf. Consultado Diciembre 8, 2011. 8

. Machado de Ponte L. Nutrición pediátrica. Caracas: Medica Panamericana,

2009. p. 145-57. 9

. Policlínica Gipuzkoa, Presentación del primer estudio de obesidad infantil en

Gipuzkoa

[Seriada

en

línea].

Disponible

en:

http://www.policlinicagipuzkoa.com/docs/noticias/NOTA_PRENSA_estudio_obe sidad_infantil_policlinicagipuzkoa.pdf. Consultado Junio 16, 2012 10

. Benito JF, Fleta

JM, Ruiz M, Menaña L.

Hábitos de conducta y

alimentación en población escolar [Seriada en línea] Julio 2008. Disponible en: http://www.medicinageneral.org/revista_109/pdf/580-586.pdf. Consultado Junio 16, 2012 11

. Centro de posgrado, Escuela de Nutrición y Dietética, Estado nutricional y

características de la alimentación de preescolares que asisten a los Centros de Atención a la Infancia y la Familia (CAIF) de Montevideo [Seriada en línea] Marzo 2011. Disponible en:

http://www.cdp.edu.uy/blog/2011/03/estado-

nutricional-alimentacion-preescolares/. Consultado Junio 16, 2012. 12

. Braguinsky J. Obesidad: saberes y conflictos. Un tratado de obesidad.

Buenos Aires: ACINDES, 2007. p. 488. 13

. Torresani ME. Cuidado nutricional pediátrico. Buenos Aires: Eudeba, 2001.

p. 593 - 604. 14

. Machado de Ponte L. Nutrición pediátrica. Caracas: Medica Panamericana,

2009. p. 264.

43


15

. Cuffia L, Atensia S. Panorama actual de la obesidad en pediatría. [Seriada

en

línea]

Abril

2003.

Disponible

en:

http://www.nutrinfo.com/pagina/info/obesinf.pdf. Consultado Enero 12, 2012 16

. Caggiani M, Farré Y. 3er Consenso Uruguayo de Hipertensión Arterial en el

Niño y el Adolescente [Seriada en línea] Arch. Pediatr. Urug. 77(3); 2006 Disponible en:

http://www.scielo.edu.uy/scielo.php?pid=S0004-

05842006000300016&script=sci_arttext. Consultado Enero 12, 2012. 17

. Pigeyre M, Bokor S, Romon M, Gottrand F, Gilbert CC, Valtueña J, et al.

Influence of maternal educational level on the association between the rs3809508 neuromedin Bgene polymorphism and the risk of obesity in the HELENA

study.

[Seriada

en

línea]

2010.

Disponible

en:

http://ehis.ebscohost.com.proxy.timbo.org.uy:443/ehost/detail?vid=11&hid=103 &sid=7067956c-4c99-4ce5-872ff368d9630948%40sessionmgr104&bdata=Jmxhbmc9ZXMmc2l0ZT1laG9zdC1s aXZl#db=lbh&AN=20103331781. Consultado Diciembre 14, 2011. 18

. Figueroa D. Obesidad y Pobreza: marco conceptual para su análisis en

Latinoamérica. Saúde Soc. São Paulo [Seriada en línea] páginas]

2009; (18)1: [15

Disponible en: http://www.bvsde.paho.org/texcom/nutricion/11.pdf.

Consultado Mayo 22, 2012. 19

. Cohen W. Explicaciones de las recomendaciones prescritas e información

importante para una buena atención sanitaria. [Seriada en línea]. [2 páginas]. Disponible en: http://empresas.mundivia.es/downcan/Programa_Salud_3.html Consultado Setiembre 15, 2010. 20

. Escobar H, Tejerina A. Alteraciones digestivas. [Seriada en línea] [2

páginas].

Disponible

en:

http://www.down21.org/web_n/index.php?option=com_content&view=article&id

44


=774:alteraciones-digestivas-&catid=124:alimentacion&Itemid=2134. Consultado Setiembre 16, 2010. 21

. Siegfried M. Sindrome de Down: Hacia un futuro mejor. 2da edición.

Barcelona: MASSON; 2002. p. 64. 22

. Asociación Down del Uruguay. ¿Qué es el síndrome de Down? [Seriada en

línea].

[4

páginas].

Disponible

en

http://www.downuruguay.org/noticias/que_es_down.htm. Consultado Setiembre 20, 2010 23

. Siegfried M. Sindrome de Down: Hacia un futuro mejor. 2da edición.

Barcelona: MASSON; 2002. p. 79-81. 24

. Leshin L, M.D F.A.A.P. Down Syndrome: Health Issue. [Seriada en línea]

2005.

[1

página]

Disponible

en:

http://www.ds-health.com/thyroid.htm.

Consultado Setiembre 16, 2010. 25

. Torresani ME, Somoza MI. Lineamientos para el cuidado nutricional. Buenos

Aires: Eudeba; 1999-2000. p. 333. 26

. Siegfried M. Sindrome de Down: Hacia un futuro mejor. 2da edición.

Barcelona: MASSON; 2002. p. 59. 27

. Stray-Gundersen K. Bebes con Síndrome de Down. 2da edición. Estados

Unidos: Woodbine House; 1995. p. 66. 28

. Stray-Gundersen K. Bebes con Síndrome de Down. 2da edición. Estados

Unidos: Woodbine House; 1995. p. 109. 29

. Torresani ME. Cuidado nutricional pediátrico. Buenos Aires: Eudeba, 2001.

p. 731 - 34.

45


30

. Machado de Ponte L. Nutrición pediátrica. Caracas: Medica Panamericana,

2009. p. 347. 31

. Organización Mundial para la Salud, Recomendaciones mundiales sobre

actividad física para la salud. [Seriada en línea] 2012. Disponible en: http://whqlibdoc.who.int/publications/2010/9789243599977_spa.pdf. Consultado Enero 12, 2012. 32

. Stray-Gundersen K. Bebes con Síndrome de Down. 2da edición. Estados

Unidos: Woodbine House; 1995. p. 168. 33.

Braguinsky J. Obesidad: saberes y conflictos. Un tratado de obesidad.

Buenos Aires: ACINDES, 2007. p. IX. 34

. Instituto Nacional de Estadística y Censos Argentina. Sistema de

estadísticas sociodemográficas área educación. [Seriada en línea] Disponible en: http://www.indec.mecon.ar/nuevaweb/cuadros/7/definiciones_sesd_educacion. pdf. Consultado Julio 18, 2012. 35

. Instituto Nacional de Estadística Uruguay. Líneas de pobreza e indigencia

2006.

[Seriada

en

línea]

Disponible

en:

http://www.ine.gub.uy/biblioteca/pobreza/INFORME%20LINEA%20DE%20POB REZA%202006%20FINAL.pdf. Consultado Julio 18, 2012. 36

. Fernández A. Limitaciones del ingreso per cápita (Adulto equivalencias y

economías

de

escala)

[Seriada

en

línea]

1996.

Disponible

en:

http://www.ine.gub.uy/biblioteca/metodologias/taller%20pobreza/pobreza%20ca pitulo4.pdf. Consultado Julio 20, 2012. 37

. Instituto Nacional de Estadística Uruguay. Líneas de pobreza e indigencia

per

cápita.

[Seriada

en

línea]

2012.

Disponible

en:

http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:oiCLRg_1rlIJ:www.in 46


e.gub.uy/banco%2520de%2520datos/soc_indicadores_soceconomicos/CBA_L P_LI%2520M.xls+CBA+site:http://www.ine.gub.uy&cd=1&hl=es-419&ct=clnk Consultado Julio 20, 2012. 38

. Machado de Ponte L. Nutrición pediátrica. Caracas: Medica Panamericana,

2009. p. 50-5. 39

. Organización Mundial de la Salud, Organización Panamericana de la Salud.

Interpretando los indicadores de crecimiento. [Seriada en línea] 2009. Disponible

en:

http://www.who.int/childgrowth/training/c_interpretando.pdf.

Consultado Julio 18, 2012. 40

. Machado de Ponte L. Nutrición pediátrica. Caracas: Medica Panamericana,

2009. p. 246. 41

. Ministerio de Salud Pública. Programa Nacional de Salud. Manual para la

promoción de prácticas saludables de alimentación en la población uruguaya. Montevideo; MSP, 2005 42

. Mataix J. Tratado de nutrición y alimentación. vol.1. Madrid: Oceano:Ergón;

2009. p. 50. 43

. Mataix J. Tratado de nutrición y alimentación. vol.1. Madrid: Oceano:Ergón;

2009. p. 96. 44

. Mataix J. Tratado de nutrición y alimentación. vol.1. Madrid: Oceano:Ergón;

2009. p. 148. 45

. Mataix J. Tratado de nutrición y alimentación. vol.1. Madrid: Oceano:Ergón;

2009. p. 120. 46

. Mahan K, Escott – Stump s. Dietoterapia de Krause. 12ªed. Barceona:

Elseivier, 2009. p. 150-51.

47


47

. Serra L, Aranceta J. Nutrición y salud pública: métodos, bases científicas y

aplicaciones. 2da edición. Barcelona: Masson; 2006. p. 137-8. 48

. Centro Nuestro Camino. Primera Infancia. [Seriada en línea] [1 página].

Disponible

en:

www.nuestrocamino.edu.uy/infancia.

html.

Consultado

Diciembre 12, 2011. 49

. Colegio Inglés. Filosofía institucional. [Seriada en línea] [1 página].

Disponible

en:

http://colegioingles.edu.uy/ci/index.php?option=com_content&view=category&la yout=blog&id=35&Itemid=28. Consultado: Diciembre 12, 2011. 50

. Centro de Atención al Desarrollo Integral. [Seriada en línea] [1 página].

Disponible en: http://cadi.org.uy/. Consultado: Mayo 12, 2012. 51

. Mides, Centro de Educación Individualizada. [Seriada en línea] [1 página].

Disponible

en:

http://guiaderecursos.mides.gub.uy/mides/text.jsp?contentid=6397&site=1&cha nnel=mides. Consultado: Mayo 12, 2012. 52

. Centro de Educación Integral al Discapacitado [Seriada en línea] 2010 [1

página]. Disponible en: http://www.centroceidi.com/acerca-de/. Consultado: Mayo 12, 2012. 53

. ANEP. Escuelas Especiales. 2009. [Seriada en línea] [4 páginas]. Disponible

en: http://guiaderecursos.mides.gub.uy/mides/text.jsp?contentid=6670&site=1&cha nnel=mides. Consultado: Diciembre 12, 2011. 54

. Centro Hospitalario Pereira Rossell. Carné de salud de la niña con trisomía

21.

[Seriada

en

línea]

Disponible

en:

http://www.pereirarossell.gub.uy/images/pdf/4-CarneSaludNinaTrisomia.pdf. Consultado Mayo 20, 2012. 48


55

. Centro Hospitalario Pereira Rossell. Carné de salud del niño con trisomía 21.

[Seriada

en

línea]

Disponible

en:

http://www.pereirarossell.gub.uy/images/pdf/CarneSaludNinoTrisomia.pdf. Consultado Mayo 20, 2012. 56

. Fernández J, Redden D, Pietrobelli A, Allison D. Waist circumference

percentiles in nationally representative samples of african-american, europeanamerican, and mexican-american children and adolescents. J Pediatric 2004. [Seriada

en

línea]

Disponible

en:

http://www.healthteamworks.biz/pdf/childhoodobesity/waist_circumference.pdf. Consultado Diciembre 8, 2011. 57

. World Health Organization. Child growth standards: BMI for age standards,

girls

z

scores.

[Seriada

en

línea]

Disponible

en:

http://www.who.int/childgrowth/standards/cht_bfa_ninas_z_0_5.pdf .Consultado Mayo 20, 2012. 58

. Sociedad Argentina de pediatría. Curvas de creamiento en Puntaje Z para

niños, niñas y adolescentes. [Seriada en línea] Disponible en: http://www.sap.org.ar/docs/profesionales/rdea/12_IMC_5_19a_m.pdf. Consultado Mayo 20, 2012. 59

. World Health Organization. Child growth standards: BMI for age standards,

boys

z

scores.

[Seriada

en

línea]

Disponible

en:

http://www.who.int/childgrowth/standards/cht_bfa_ninos_z_0_5.pdf.Consultado Mayo 20, 2012. 60

. Sociedad Argentina de pediatría. Curvas de creamiento en Puntaje Z para

niños, niñas y adolescentes. [Seriada en línea] Disponible en: http://www.sap.org.ar/docs/profesionales/rdea/29_IMC_5_19a_v.pdf. Consultado Mayo 20, 2012.

49


61.

Mazzei M. Tabla de composición química de los alimentos. 2°ed. Cenexa-

Feiden, 1995. 171p 62.

Moreiras O, Carbajal Á, Cabrera L, Cuadrado C. Tabla de composición de

alimentos. 12ªed. Ediciones Pirámide. 63

. Agencia para el Desarrollo del Gobierno de Gestión Electrónica y la

Sociedad de la Información y del Conocimiento. Normativa Nacional. [Seriada en

línea]

Disponible

en:

http://www.datospersonales.gub.uy/sitio/decretos/Decreto-379-008.pdf. Consultado Febrero 20, 2010 64

. Dugdale, D Longstreth,G Zieve, D MedlinePlus. Circunferencia abdominal.

2009.

[Seriada

en

línea]

[4

páginas].

Disponible

en:

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003938.htm. Consultado: Diciembre 8, 2011. 65

. Real Academia Española. Diccionario de la lengua española, vol1 y 2.

21ª.ed Madrid: Espasa Calpe, 1992. 66

. Serra L, Aranceta J. Nutrición y Salud Pública: métodos, bases científicas y

aplicaciones. 2da edición. Barcelona: Masson, 2006. p. 20 67

. Serra L, Aranceta J. Nutrición y Salud Pública: métodos, bases científicas y

aplicaciones. 2da edición. Barcelona: Masson, 2006. p. 632. 68

. Instituto de estudios del azúcar y la remolacha. Actividad física: Factor clave

en la prevención de la obesidad. [Seriada en línea] Disponible en: http://www.iedar.es/nuevo/act_fisic.pdf. Consultado Julio 22, 2012. 69

. University of Marylan Medical Center. Cardiopatía congénita – Overview.

2011.

[Seriada

en

línea]

[2

páginas].Disponible

en:

http://www.umm.edu/esp_ency/article/001114.htmConsultado Julio 22, 2012. 50


70

. Daza W, Mora D, Dadán S. Estreñimiento crónico. CCAP [Seriada en línea]

9(1)

Disponible

en:

http://www.scp.com.co/precop/precop_files/modulo_9_vin_1/Estrenimiento_Cro nico.pdf. Consultado Julio 22, 2012. 71

. Instituto Nacional del Cáncer. Antecedentes familiares. [Seriada en línea] [1

página].

Disponible

en:

http://www.cancer.gov/diccionario?cdrid=302456.

Consultado Diciembre 8, 2011. 72

. World Health Organization. Guía para las mediciones físicas. [Seriada en

línea]

[15

páginas].

Disponible

http://www.who.int/chp/steps/Parte3_Seccion4.pdf.

Consultado

en: Enero

30,

2011. 73

. Moreno, G. Diagnostico de obesidad y sus métodos de evaluación. 26(1)

1997.

[Seriada

en

línea]

[1páginas].

Disponible

en:

http://escuela.med.puc.cl/publ/boletin/obesidad/diagnosticoobesidad.html. Consultado Enero 30, 2011. 74

. Norton K, Olds T. Antropométrica: Un libro de referencia sobre mediciones

corporales humanas para la Educación en Deportes y Salud. Rosario: Biosystem Servicio Educativo. p. 24,30 75

.

SECA.

Tallímetros.

[Seriada

en

línea]

Disponible

en:

http://www.seca.com/espanol/uy/home/productos/details/seca/category/tallimetr os_467/. Consultado Enero 30, 2011. 76

. Comité de Ética de la investigación con Seres Humanos. [Acceso 2 de

febrero

del

2011].

Proposiciones

que

deben

ser

incluidas

por

los

investigadores, en el formulario del consentimiento válido que debe hacer el sujeto que participa voluntariamente en la investigación.[Aproximadamente 3 páginas]

Disponible

en

http://ucu.edu.uy/Home/VidaUniversitaria/Formaci%C3%B3nHuman%C3%ADst 51


ica/C%C3%A1tedrade%C3%89ticasAplicadas/PublicacioneseInvestigaci%C3% B3n/Bio%C3%A9ticao%C3%89tica/tabid/478/Default.aspx. Consultado Febrero 20, 2011.

52


12. ANEXOS 12.1 Variables

Cuadro de variables

Definición conceptual

Operacionalización

Tipo y escala

Categorización Peso excesivo

P/E

Relación entre Se tomará la el peso corporal y la medida de peso. La Cualitativa Ordinal edad según el técnica se describe en el Anexo 13.2. sexo del niño. 38,39

Riesgo de peso excesivo Normopeso Bajo peso

T/E

Refleja el crecimiento en longitud o talla Se tomará la para la edad y medida de talla. La sexo del niño técnica se describe en un momento en el Anexo 13.2 determinado.

CC/E

Medidas antropométricas. Se va a medir la circunferencia abdominal.

‹5p para la edad y sexo54,55

Talla adecuada

›5p para la edad y sexo54,55

Circunferencia abdominal disminuida

‹10p para la edad y sexo.56

Circunferencia abdominal adecuada

10p-90p para la edad y sexo.56

Circunferencia abdominal aumentada

›90p para la edad y sexo.56

Cualitativa Nominal

Cualitativa Ordinal

≥95p para la edad y sexo54,55 ≥75p y ‹95p para la edad y sexo54,55 ›5p y ‹75p para la edad y sexo54,55 ≤5p para la edad y sexo54,55

Talla baja

38,39

Relación entre la distancia alrededor del abdomen en un punto específico, por lo general a nivel del ombligo y la edad según el sexo del niño.

Indicador

64

IMC/E

Se aplicará la Relación entre siguiente fórmula: el peso y la talla, en función peso(kg)/talla²(m), utilizando los datos a la edad y obtenidos de la sexo del niño. 38,39 antropometría.

Obesidad Cualitativa Ordinal

Sobrepeso Riesgo de sobrepeso

›+3DS para la edad y sexo. 57,58,59,60

›+2DS para la edad y sexo57,58,59,60 ›+1/DS para la edad y sexo57,58,59,60

53


Normopeso Emaciado Emaciado severo

Estado nutricional

Edad

Sexo

Ingesta alimentaria

Es el resultado de la interrelación Se obtendrá a partir entre los de los indicadores Cualitativa indicadores antropométricos Ordinal antropomé(P/E, IMC/E, CC/E) tricos: P/E, CC/E, IMC/E.

Cantidad de años y meses Se obtendrá a partir cumplidos a la de la respuesta de Cuantitativa fecha de los referentes de Continua aplicación del cada institución. estudio.39 “Condición Se obtendrá a partir Cualitativa orgánica, masculina o de la observación. Nominal femenina”.65

+1/-2DS para la edad y sexo.57,58,59,60 ‹-2DS para la edad y sexo. 57,58,59,60

‹-3DS para la edad y sexo. 57,58,59,60

Malnutrición por exceso

P/E›95p, IMC/E ›+2DS y CC/E ›90p

Riesgo de malnutrición por exceso

P/E 75p-95p, IMC/E ›+1DS y CC/E ›90p

No cumple con el criterio No presenta establecido para malnutrición por las categorías exceso ni riesgo. de riesgo y malnutrición por exceso Años y meses cumplidos

Femenino Masculino

Necesidad calórica diaria para 3 años Insuficiente ‹ 990 Kcal41 990-1210 Adecuada Conjunto de Kcal41 nutrientes que Se obtendrá a partir Excesiva ›1210 Kcal41 regularmente de la respuesta del cuestionario se ingieren Cuantitativa Necesidad calórica diaria de 4 a 6 como alimento realizado al adulto años Continua responsable de para cubrir el Insuficiente ‹ 1260 Kcal41 cada niño. requerimiento 1260-1540 nutricional.66 Adecuada Kcal41 Excesiva › 1540 Kcal41 Necesidad calórica diaria de 7 a 9 años 54


Insuficiente Adecuada Excesiva

‹ 1620 Kcal41 1620-1980 Kcal41 › 1980 Kcal41

Proteínas ‹10% del valor Insuficiente calórico total.41 10-15% del Adecuada valor calórico total.41 ›15% del valor Excesiva calórico total.41 Hidratos de carbono ‹55% del valor Insuficiente calórico total.41 55-65% del Adecuada valor calórico total.41 ›65% del valor Excesiva calórico total.41 Lípidos ‹25% del valor Insuficiente calórico total.41 25-30% del Adecuada valor calórico total. 41 ›30% del valor Excesiva calórico total.41 Ácidos grasos saturados ‹ 8% del valor Adecuada calórico total.41 ≥ 8% del valor Excesiva calórico total.41 Azúcares refinados ‹ 10% del valor Adecuada calórico total.41 ≥ 10% del Excesiva valor calórico total. 41 Fibra ≥ 8– 10gr/ Adecuada 1000kcal 8 ‹ 8– 10gr/ Insuficiente 1000kcal 8 55


Sodio

Hábitos alimentarios

Tiempo de actividad Física

“Sistema de conductas motivadas o de representaciones socialmente adquiridas en relación con la alimentación y que son puestas en práctica por los individuos pertenecientes a un contexto social especifico” 67 Tiempo dedicado a realizar movimientos corporales producidos por los diferentes músculos.68

Adecuada

‹ 2gr 41

Excesiva

≥2gr 41 ‹ a 4 tiempos de comidas

Cualitativa Número de tiempo Ordinal de comida ≥4 tiempos de comidas Se obtendrá a partir de la respuesta del cuestionario realizado al adulto responsable de Cualitativa cada niño. Ordinal

No < a 1 plato Repetición de platos 1 plato › a 1 plato

Se obtendrá a partir de la respuesta del Cuantitativa cuestionario Continua realizado al adulto responsable de cada niño.

Sedentario

‹a 1 hora31

No sedentario

≥a 1 hora31

Se obtendrá a partir “Hipofunción de de la respuesta del la glándula cuestionario Cualitativa tiroidea y Hipotiroidismo realizado al adulto Nominal trastornos que responsable de origina”.65 cada niño. “Enfermedad metabólica producida por Se obtendrá a partir deficiencias en de la respuesta del la cantidad o en Cualitativa cuestionario Diabetes la utilización de Nominal realizado al adulto la insulina, lo responsable de que produce un cada niño. exceso de glucosa en la sangre”.65

SI NO

SI

NO

56


“Problemas en la estructura y funcionamiento Afecciones del corazón cardíacas debido a un congénitas desarrollo anormal de éste antes del nacimiento”.69 Retrasar el curso del contenido Estreñimiento intestinal y crónico dificultar su evacuación.70 “Registro de las relaciones entre los miembros de una familia junto con sus Antecedentes antecedentes de patologías médicos. metabólicas Pueden familiares mostrar las características de ciertas enfermedades en una familia”.71

Nivel de pobreza del hogar

Se obtendrá a partir de la respuesta del cuestionario Cualitativa realizado al adulto Nominal responsable de cada niño.

SI

NO

Se obtendrá a partir de la respuesta del cuestionario Cualitativa realizado al adulto Nominal responsable de cada niño.

SI NO SI Obesidad NO

Se obtendrá a partir de la respuesta del cuestionario Cualitativa realizado al adulto Nominal responsable de cada niño.

Percepciones monetarias y en especies de Se obtendrá a partir todos los de la respuesta del integrantes del cuestionario Cualitativa hogar y su realizado al adulto Ordinal relación con el responsable de número de cada niño. adultos equivalentes.

SI Diabetes NO

No pobre

Cubre Canasta Básica Total (›$8114,02)37

Pobre

No cubre Canasta Básica Total ($1980,53 $8114,02)37

Indigente

No cubre Canasta Básica Alimentaria (‹$1980,53)37

35

57


Nivel de instrucción de la madre

“Es cada uno de los tramos en que se estructura el sistema educativo formal”.34

Se obtendrá a partir de la respuesta del cuestionario Cualitativa realizado al adulto Ordinal responsable de cada niño.

Bajo

Primaria incompleta, completa, y ciclo básico incompleto.

Medio

Ciclo básico completo, UTU incompleta, y bachillerato incompleto.

Alto

UTU completa, bachillerato completo, educación terciaria incompleta y completa.

58


12.2

Instructivo para realizar las mediciones antropométricas - Medición de Peso:

Asegúrese de que la balanza se encuentre en un suelo estable y plano. No coloque la balanza encima de: • moquete • un suelo en pendiente • un suelo accidentado e irregular. Pídale al participante que: • se quite todo lo que lleva en los pies (zapatos, zapatillas, sandalias, etc. y medias). • se suba encima de la balanza con un pie a cada lado. • no se mueva • mire hacia adelante • mantenga los brazos a cada lado de su cuerpo • espere hasta que se le pida bajarse. Registre el peso en kilogramos con una cifra decimal.72 - Medición de talla: Pídale al participante que: • Se quite lo que lleva en los pies (zapatos, zapatillas, sandalias, etc.) y en la cabeza (sombrero, gorro, colita de pelo, etc.) • Se coloque delante del centímetro, mirándolo a usted • Mantenga los pies juntos, los talones contra la pared, las rodillas rectas y la mirada hacia enfrente de él y no hacia arriba. Asegúrese que los ojos están a la misma altura que las orejas. Baje despacio la escuadra hasta el vértex de la cabeza del participante y pídale a éste que aspire y que se mantenga lo más recto posible. Lea en ese punto exacto la estatura en centímetros. Registre correctamente, en centímetros.72 - Circunferencia abdominal: Pídale al participante que: • Se ponga de pie 59


• Se levante la remera para realizar la medición La medición se realiza con una cinta ergonométrica, por debajo del reborde costal y por encima de la cresta ilíaca. Registrar la medida en centímetros.73 12.3

Descripción de los instrumentos empleados para la medición

- Balanza digital: Instrumento que se utiliza para la medición del peso corporal, presentan una célula de carga como censor, éstas pueden ser transportadas fácilmente. Presentan una precisión dentro de los 50gr. Calibración.74 Equipo empleado: Balanza de baño Camry EF932, certificada por ISO 9001:2008 otorgada por SGS. - Cinta métrica: Instrumento utilizado para medir la estatura, el mismo se coloca fijo a la pared, y se desliza una escuadra hasta el vértex de la cabeza.74 - Cinta ergonómica: Instrumento de “extracción continua para medir la circunferencia del cuerpo”.75

60


12.4

Tablas de referencia

A continuación se presentan las tablas empleadas para la valoración del estado nutricional de los niños con SD para peso y estatura según sexo y edad, IMC según sexo y edad y circunferencia abdominal según sexo y edad.

54

61


54

62


55

63


55

64


57

65


58

66


75 74

59

67


60

68


56

69


12.5

Cuestionario

Lea detenidamente el cuestionario. No deje ninguna pregunta sin responder. Revise que todo el cuestionario este completo antes de entregarlo. Solicitamos un número de teléfono de algún integrante de la familia:…………………….. Nombre y apellido del niño …………………………………….. Relación del que completa el formulario con el niño: Madre…… Padre…… Otros (especificar): …….. 1. DATOS ANTROPOMÉTRICOS: a. Complete el cuadro con todos los controles de peso y talla existentes en el carné de control del niño (carné de salud del niño con trisomía 21) Fecha

Peso(g)

Talla(cm)

70


2. ANTECEDENTES PERSONALES: a. ¿Presenta alguna de las siguientes patologías? Marque con una cruz la opción que corresponda. PATOLOGIA

SI

NO

Hipotiroidismo Diabetes Problemas del corazón Estreñimiento crónico Otros: b. ¿Realiza actividad física?

No

¿Cuántos días a la semana realiza actividad física?............... ¿Cuál es el total de horas que realiza actividad física en la semana?................... 3. ASPECTOS FAMILIARES: a. ¿Algún familiar presenta alguna de las siguientes patologías? Marque con una cruz la opción que corresponda. Patologías Obesidad Diabetes

PADRE SI NO

MADRE SI NO

b. ¿Cuál es el nivel de instrucción de la madre? Marcar con una cruz el último estudio cursado. Seleccione únicamente una de las opciones. Primaria Incompleta…….

Primaria Completa …….

Ciclo Básico Incompleto…….

Ciclo Básico Completa…….

Bachillerato Incompleto……..

Bachillerato Completo……..

Educación Terciaria Incompleta……

Educación Terciaria Completa…

UTU Incompleta…….

UTU Completa…….

c. Aspectos económicos: i. ¿Cuál es el ingreso económico promedio de la familia en el mes, incluyendo ayudas del Estado?..................... 71


ii. ¿Cuál es el número de integrantes de la familia?.................. iii. ¿Cuántos son mayores de 14 años?..................................... 4. HISTORIA DIETÉTICA Marcar con un círculo la opción que corresponda. En caso que la respuesta sea afirmativa responder la pregunta que se encuentra a continuación. a. ¿Repite el plato en almuerzo y/o en la cena?

No

Si lo hace, ¿cuántos platos consume?................... b. Diario dietético El diario dietético permite conocer la calidad y cantidad de alimentos y bebidas que consume el niño/a en tres días, realizadas tanto en el hogar como fuera. Tómese el tiempo necesario para completar el cuadro de manera correcta. Seleccione dos días de la semana que no sean seguidos y un día del fin de semana. El cuadro consta de seis columnas (hora, lugar, preparaciones, porciones consumidas, ingredientes-cantidad y rendimiento) a continuación se explica cómo se debe completar cada una. En la columna “hora” indicar el horario en que realiza cada comida. En la columna “lugar” indicar en donde realiza cada comida. En la columna “preparaciones” indicar el nombre de la comida ingerida. En la columna “porciones consumidas” indicar la cantidad de alimento ingerido, en unidades. En caso de ser posible especificar la marca. La columna “ingredientes-cantidad” se debe completar únicamente cuando la preparación tiene un procedimiento y varios ingredientes. En la misma desglosar todos los alimentos y cantidades utilizadas para elaborar la preparación en su totalidad. A su vez especificar la marca del alimento en caso de que exista. En la columna “rendimiento” indicar el número de porciones que se obtiene al realizar la preparación, descripta en la columna “ingredientes-cantidad”. A continuación se muestra un ejemplo de cómo se debe completar el diario dietético. 72


DIA 1: Miércoles HORA LUGAR PREPARACIONES

7:30 am

Casa

10:00 Escuela am

Leche con cocoa pan con dulce

Alfajor

12:30 pm

Casa

Guiso Manzana Agua

17:00 pm

Casa

Yogur con bizcochuelo

Casa

Puré de papa con hamburguesa Pudding Jugo

21:00 pm

FECHA: 9/05/2012 PORCIONES INGREDIENTES/ CONSUMIDAS CANTIDAD 1 taza de leche con LECHE CON COCOA: cocoa Leche entera 3 rodajas finas de "CONAPROLE"/ 1 taza, pan flauta Cocoa "Vascolet"/1 cta, 3 fetas de dulce de Azúcar "Bella Unión"/ membrillo "Los 2ctas. Nietitos" 1 Alfajor “Portezuelo No hay preparación triple blanco” GUISO: Morrón / 1u Cebolla / 2u Zapallo / 1 tajada Zanahoria / 2u Papa / 2u 2 platos de guiso Fideos "Adria moñas 1 manzana mediana al huevo" / 1 taza 2 vasos de agua Tomate / 2u Carne aguja / 500g. Sal / 1 pizca Aceite de girasol "Optimo" / 1 Cda BIZCOCHUELO: Huevos / 6u, Azúcar 1 vaso de yogur "Bella Unión" / 3/4 “CONAPROLE de tazas Harina "Adria" / 1 frutilla” y 1/2 taza 2 porciones de Polvo de hornear bizcochuelo "Royal" / 1 cta. Vainilla / 1 cta. PURÉ DE PAPA: Puré 1 plato de puré de de papa "Maggi" / 1 papa paquete 2 hamburguesas Agua / 2 tazas "Patty" Leche entera 1 Postre Pudding "CONAPROLE" / 1 taza sabor Manteca vainilla"CONAPROLE" "CONAPROLE" / 1 2 Vasos de jugo sabor Cda. naranja"TANG" Sal / 1 pizca

REND.

1 porción

10 porciones

8 porciones

5 porciones

73


DÍA 1 HORA

LUGAR

FECHA:…./…../…. PREPARACIONES

PORCIONES CONSUMIDAS

INGREDIENTES – CANTIDAD

RENDIMIENTO

74


DÍA 2 HORA

LUGAR

FECHA:…./…../…. PREPARACIONES

PORCIONES CONSUMIDAS

INGREDIENTES – CANTIDAD

RENDIMIENTO

75


DÍA 3 HORA

LUGAR

PREPARACIONES

FECHA:…./…../…. PORCIONES CONSUMIDAS

INGREDIENTES – CANTIDAD

RENDIMIENTO

76


12.6

Carta de Consentimiento

Sres. Padres o Tutores, Estudiantes de la Licenciatura en Nutrición de La Universidad Católica del Uruguay con aprobación del Comité de Ética en Investigación y autorización de (nombre de institución), llevarán a cabo una investigación, como parte de su memoria de grado, cuyo objetivo es conocer la prevalencia de malnutrición por exceso y la frecuencia en que se presentan los factores de riesgo asociados a la misma, en niños con Síndrome de Down. Dado que su hijo/a asiste a dicha institución, solicitamos su autorización para que sea pesado, medido y a su vez necesitamos la colaboración de un adulto para responder en su casa un cuestionario anónimo sobre salud y hábitos alimentarios del niño/a. Tal actividad no presenta ningún perjuicio para los participantes; es de suma importancia y agradecemos puedan dedicarle el tiempo necesario para completar los datos solicitados. La participación es voluntaria, pudiéndose retirar en cualquier momento y los datos serán confidenciales. Declaro que he leído con detenimiento lo que antecede y autorizo la participación de mi hijo/a:…………………………………………. Firma conformidad:__________________Aclaración:____________________

Por consultas comunicarse a: 099163755 (Valeria Martínez), 098540935 (Florencia Rosa), 099992345 (Florencia Fernández). 76

77


12.7

Tablas de los resultados

Tabla IX: Distribución de los niños según P/E P/E Peso excesivo Riesgo de peso excesivo Normopeso Bajo peso Total

Número de niños 10 12 48 1 71

Tabla X: Distribución de los niños según CC/E CC/E Disminuida Adecuada Aumentada Total

Número de niños 3 51 17 71

Tabla XI: Distribución de los niños según IMC/E IMC/E Obesidad Sobrepeso Riesgo de sobrepeso Normopeso Emaciado Emaciado severo Total

Número de niños 10 13 25 23 0 0 71

Tabla XII: Distribución de niños según estado nutricional. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso No presenta malnutrición por exceso ni riesgo Total

Número de niños 9 12 50 71

78


Tabla XIII: Distribución de niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición y edad. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso Total

3 3 0 3

4 0 1 1

Edad (años) 5 6 7 0 2 1 1 1 4 1 3 5

8 3 5 8

9 0 0 0

Total 9 12 21

Tabla XIV: Distribución de niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición y sexo. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso Total

Sexo Femenino Masculino 5 4 5 7 10 11

Total 9 12 21

Tabla XV: Distribución de niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición e ingesta de hidratos de carbono. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso Total

Ingesta de Hidratos de Carbono Insuficiente Adecuada Excesiva 5 1 0 7 2 0 12 3 0

Total 6 9 15

Tabla XVI: Distribución de niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición e ingesta de proteínas. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso Total

Ingesta de Proteínas Insuficiente Adecuada Excesiva 0 3 3 0 1 8 0 4 11

Total 6 9 15

79


Tabla XVII: Distribución de niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición e ingesta de lípidos. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso Total

Ingesta de Lípidos Insuficiente Adecuada Excesiva 0 3 3 0 2 7 0 5 10

Total 6 9 15

Tabla XVIII: Distribución de niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición e ingesta de ácidos grasos saturados. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso Total

Ingesta de Ácidos Grasos Saturados Insuficiente Adecuada Excesiva 0 1 5 0 1 8 0 2 13

Total 6 9 15

Tabla XIX: Distribución de niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición e ingesta de azúcares refinados. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso Total

Ingesta de Azúcares Refinados Insuficiente Adecuada Excesiva 0 4 2 0 8 1 0 12 3

Total 6 9 15

Tabla XX: Distribución de niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición e ingesta de sodio. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso Total

Ingesta de Sodio Insuficiente Adecuada Excesiva 0 4 2 0 8 1 0 12 3

Total 6 9 15

80


Tabla XXI: Distribución de niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición e ingesta de fibra. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso Total

Ingesta de Fibra Insuficiente Adecuada Excesiva 4 2 0 9 0 0 13 2 0

Total 6 9 15

Tabla XXII: Distribución de niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición e ingesta de tiempos de comida. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso Total

Tiempos de Comida <4 >4 0 6 1 8 1 14

Total 6 9 15

Tabla XXIII: Distribución de niños según malnutrición por exceso y riesgo de malnutrición e ingesta de repetición de platos. Estado nutricional Malnutrición por exceso Riesgo de malnutrición por exceso Total

Repetición de platos NO <1 1 >1 5 1 0 0 3 0 5 1 8 1 5 1

Total 6 9 15

81

memoria de grado  

Determinar la prevalencia de malnutrición por exceso y el riesgo de malnutrición por exceso, así como la presencia de factores asociados a l...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you