Issuu on Google+

Temes d’Ergonomia i Prevenció Temas de Ergonomía y Prevención 6


Libro blanco de la accesibilidad Enrique Rovira-Beleta Cuyรกs


Primera edición: diciembre de 2003

Diseño de la cubierta: Edicions UPC / Mutua Universal ©

International Olympic Committee, 2003

©

Fundació Barcelona Olímpica, 2003

©

Enrique Rovira-Beleta Cuyás, 2003 www.rovira-beleta.com

©

de la presente edición: Mutua Universal, 2003 www.muniversal.net

©

de la presente edición: Edicions UPC, 2003 Jordi Girona Salgado 31, 08034 Barcelona www.edicionsupc.es

Producción:

Copistería Miracle, SA Rector Ubach 6-10, 08021 Barcelona

Depósito legal: B-48318-2003 ISBN: 84-8301-743-1 Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo públicos.


La accesibilidad no es sólo una necesidad para las personas con discapacidades, sino una ventaja para todos los ciudadanos E. R.- B.

El autor, Mutua Universal y Edicions UPC agradecen al Museo Olímpico y a la Fundació Barcelona Olímpica la autorización para la publicación de esta obra


A mi mujer, por su continuo trabajo, en favor de la mejora de la calidad de vida de todas las personas, especialmente las mรกs necesitadas.


PRESENTACIÓN


P r e se nt a c i ón

El Libro blanco de la accesibilidad es una obra que se sitúa en la interdisciplinaridad de la Ergonomía y la Arquitectura. Su autor fue en 1992 responsable de la accesibilidad en el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Barcelona. La obra es el resultado de un estudio realizado en 1998-1999 gracias a una beca otorgada al autor por el Comité Olímpico Internacional y la Fundación Barcelona Olímpica y fue editada en lengua inglesa en el año 2002 por el Museo Olímpico de Lausana. Coincidiendo con el año europeo de las personas con discapacidad me complazco en incorporar dentro de la colección Temas de Ergonomía y Prevención de Mutua Universal, la presente versión actualizada y revisada por el autor en lenguas castellana y catalana respectivamente. La obra se desarrolla en dos grandes apartados: accesibilidad urbanística y accesibilidad en la edificación, y consta asimismo de un apéndice destinado a instalaciones deportivas. Muchos de los ejemplos y situaciones analizadas giran en torno al evento olímpico y su actividad deportiva; pero la mayor parte de ellas tienen también aplicación directa en el diseño de espacios y edificios laborales, y muy en particular al trazado y mejora de polígonos industriales. La persona con discapacidad física, sensorial o psíquica de mayor o menor grado, permanente o transitoria, es sin duda el protagonista de esta obra. Su incorporación y asimilación al mundo del trabajo forma parte de la mentalidad empresarial moderna. Por encima de disposiciones y reglamentaciones que este libro recoge y articula escrupulosamente, se encuentra el espíritu de pluralidad y solidaridad que lleva al diseño de espacios habitables y convivibles por todo el mundo, ya sea en lo social o recreativo como en lo laboral y productivo. La utilidad del Libro blanco de la accesibilidad para oficinas técnicas, direcciones de I+D y Dptos. de Obras y Proyectos de las empresas ha sido comprobada por los especialistas del Laboratorio de Ergonomía y Biomecánica de Mutua Universal en su respuesta a diversas consultas de empresas clientes. Al ponerlo hoy al alcance directo de un número mayor de usuarios esperamos contribuir una vez más, desde lo técnico y lo científico a la mejora continua de las condiciones físicas y ergonómicas del trabajo. Juan Aicart Manzanares Director Gerente Mutua Universal

X PRESENTACIÓN

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


PRÓLOGO

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


P r ól ogo

Nada más apropiado para prologar un libro con características de Manual que haber sido usuario del mismo. El Libro blanco de la accesibilidad, en versión en lengua inglesa, la única de que disponíamos hasta hoy, constituyó para el Laboratorio de Ergonomía y Biomecánica de Mutua Universal y para el Departamento de Ergonomía de su Servicio de Prevención una obra de consulta frecuente de la que nos hemos valido más de una vez para la respuesta y asesoramiento a nuestras empresas clientes. Hace poco más de una década hubiera resultado llamativo que las empresas se interesaran en adecuar sus edificios, sus entornos y sus puestos de trabajo a personas con discapacidades físicas, sensoriales o psíquicas; en la actualidad ya no es así. Ello se debe no sólo a la legislación y reglamentación vigente, que preserva y promueve la incorporación al mundo laboral de personas con estas características, sino sobre todo a la evolución cultural en la que los principios de pluralidad y equidad han ido cobrando cada vez más fuerza tanto en la convivencia cotidiana como en el mundo de trabajo. No está de más, sin embargo, recordar que la propia Ley de Prevención de Riesgos Laborales recoge en su artículo 25 la protección de trabajadores especialmente sensibles a determinados riesgos en los siguientes términos: “1. El empresario garantizará de manera específica la protección de los trabajadores que, por sus propias características personales o estado biológico conocido, incluido aquellos que tengan reconocida la situación de discapacidad física, psíquica o sensorial, sean especialmente sensibles a los riesgos derivados del trabajo. A tal fin, deberá tener en cuenta dichos aspectos en las evaluaciones de los riesgos y, en función de éstas, adoptará las medidas preventivas y de protección necesarias.” El apartado transcrito es suficientemente claro no sólo en la evaluación de riesgos a los que pueden estar expuestas estas personas especialmente sensibles, sino también a la adopción de las medidas preventivas y de protección. Al mismo tiempo, todos los prevencionistas sabemos que las acciones preventivas se clasifican, siguiendo a la Organización Mundial de la Salud, en primarias, secundarias y terciarias, siendo las primarias aquellas que desde el diseño mismo de los lugares físicos de trabajo, el mobiliario, el instrumental y los procedimientos; eliminan o evitan los riesgos. En tal sentido, es bienvenida una obra que nos ayuda a incorporar la prevención desde el momento mismo en que se proyectan los edificios, instalaciones y entornos de una empresa. Si nos adentramos en el cuerpo de este Manual nos sorprenderá quizás encontrar todo un primer apartado dedicado a la accesibilidad urbanística y puede quizás surgirnos la pregunta de cuál es su aplicabilidad al ámbito de la empresa de producción o de servicios. La experiencia nos ha demostrado que, más allá del interés que pueda revestir para empresas y organismos públicos responsables de la accesibilidad urbanística propiamente dicha; las fábricas, los polígonos industriales, las grandes XII PRÓLOGO

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


superficies comerciales, se preocupan también por una arquitectura racional y ergonómica que elimine obstáculos e incomodidades no sólo a su clientela, sino a sus propios trabajadores. A la hora de asesorarlas al respecto este “Libro Blanco” funciona como una obra de consulta práctica y ágil. A todo lo anterior hay que añadir una observación estrechamente ligada a la prevención de accidentes y lesiones y que podría expresarse de la siguiente manera: cuando en la concepción y diseño de un espacio laboral, sea éste de las dimensiones que fuere, se sustituye un escalón por una rampa o se señaliza con pavimento diferenciado el inicio y final de un tramo de escalera; la facilitación de uso que se obtiene no se limita al usuario con discapacidad física o sensorial, sino que se extiende a todas las personas que utilizan esas instalaciones haciéndolas más amigables y transitorias. La productividad, que ha de ser uno de los objetivos ineludibles de toda organización empresarial, resulta reforzada por una arquitectura y mobiliario en el que, además de los trabajadores con disminuciones permanentes o temporales, la totalidad de los trabajadores se desplazan y operan con mayor agilidad y eficacia; los accidentes y los incidentes merman a su vez. Por último, y como el propio autor dice en su Introducción, este Manual está concebido de manera tal que aún teniendo en cuenta la normativa y recomendaciones de los organismos oficiales y especializados – tal como queda reflejado en su bibliografía – propone siempre soluciones prácticas y de conciliación entre lo ideal y lo realizable. Un profusa y cuidada serie de ilustraciones distribuidas a lo largo de todo el libro ayudan al lector no especializado a visualizar lo que se explica o lo que se recomienda. En suma, como profesionales de la Ergonomía y la Prevención, estamos convencidos de que “el Libro Blanco de la Accesibilidad” constituye una obra de referencia indispensable para todo nuestro colectivo. Ana Elvira Planas Lara Directora del Laboratorio de Ergonomía y Biomecánica de Mutua Universal

PRÓLOGO XIII

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


ÍNDICE

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Índice

PRESENTACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . PRÓLOGO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ÍNDICE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . INTRODUCCIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

IX XI XV XXIII

ACCESIBILIDAD Y SUPRESIÓN DE BARRERAS ARQUITECTÓNICAS . . . . . . . . ¿Qué es la accesibilidad? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¿Qué son las barreras arquitectónicas? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¿Cuáles son los grupos de personas con movilidad reducida y/o limitaciones sensoriales? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¿Cuáles son las dificultades en que nos encontramos las personas con movilidad reducida y/o limitaciones sensoriales? . . . . . . . . . . . . . . . . . . Dificultades de maniobra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Dificultades para salvar desniveles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Dificultades de alcance . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Dificultades de control . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

33 34 34

36 38 39 40 41

PARÁMETROS ANTROPOMÉTRICOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

43

ACCESIBILIDAD URBANÍSTICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Ámbito de Aplicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Itinerario de peatones accesible . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Anchura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Espacio para cambiar de dirección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Elementos salientes o en voladizo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pendiente longitudinal máxima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pendiente transversal máxima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Desniveles aislados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Altura máxima del bordillo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Elementos y mobiliario urbano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Elementos de protección y señalización de las obras en la vía pública . . . . . . . . . . . . . . . Itinerarios alternativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

47 48 50 50 51 51 52 52 52 52 53 56 57 57

Itinerario mixto de peatones y vehículos accesible . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Situación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Anchura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Espacio para cambiar de dirección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Elementos salientes o en voladizo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pendiente longitudinal máxima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pendiente transversal máxima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Desniveles aislados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Altura máxima del bordillo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Elementos y mobiliario urbano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Elementos de protección y señalización de las obras en la vía pública . . . . . . . . . . . . . . . Itinerarios alternativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

58 58 58 58 58 59 60 60 60 60 62 63 63

Carril – bici . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Planificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Diseño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Barcelona – ciudad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

64 64 64 65

Pavimentos accesibles en espacios de uso público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Características . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Texturas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Rejas y registros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Alcorques . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

66 66 66 67 67

XVI ÍNDICE

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.

34


Señalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

68 68

Vados de peatones accesibles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Situación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Anchura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Desniveles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pendiente longitudinal máxima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pendiente transversal máxima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

70 70 70 70 71 71 71

Vados de entrada y salida de vehículos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Situación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Anchura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Desniveles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pendientes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

72 72 72 72 73 73

Pasos de peatones accesibles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Situación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pasos de peatones a nivel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pasos elevados o subterráneos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Semáforos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

74 74 74 75 75 76

Escaleras en el exterior accesibles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Anchura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Escalones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Barandillas y pasamanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Diseño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Escaleras mecánicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

78 78 78 79 81 81 81

Rampas al exterior accesibles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Anchura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pavimento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pendiente longitudinal máxima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pendiente transversal máxima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Diseño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Protecciones laterales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Barandillas y pasamanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Rampas escalonadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Rampas móviles o provisionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Rampas mecánicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

84 84 84 85 85 85 87 87 88 89 89 90

Ascensores al exterior accesibles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Espacio libre de maniobra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Dimensiones de cabina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Puertas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Desniveles máximos admitidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Elementos accesibles de la cabina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tipos de ascensores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización en planta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización en cabina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

92 92 92 93 94 94 95 96 96 96

Ayudas técnicas: mecanismos elevadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Características generales de estos mecanismos fijos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

98 98

ÍNDICE XVII

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Índice

Plataformas montaescaleras o de traslación oblicua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Plataformas elevadoras o de traslación vertical . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ayudas técnicas móviles complementarias a las fijas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

98 100 102

Accesibilidad en las playas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ley de Costas y Reglamento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Régimen de utilización de las playas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Equipamientos y servicios de uso público en las playas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Iluminación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Limpieza de las playas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

104 104 105 105 106 106 107

Accesibilidad en los espacios verdes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Condiciones mínimas de accesibilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización e información . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Estado de la superfície del suelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

108 108 109 110

Elementos de mobiliario accesibles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Requisitos generales de accesibilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Elementos de información y comerciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Elementos de servicios públicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Elementos de alumbrado exterior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Elementos de protección o de cerramiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Asientos y mesas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Fuentes y bocas de agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Juegos infantiles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Elementos varios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Espacios de uso común accesibles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

114 114 114 116 116 117 119 121 122 123 124

Elementos de protección y señalización de las obras en la vía pública . . . . . . . . . . . .

136

Aparcamientos reservados adaptados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Dimensiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Formación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

138 138 138 139 141

Servicios higiénicos accesibles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Accesos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Dimensiones y distribución de los aparatos sanitarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Puertas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pavimentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Mecanismos y Accesorios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Barras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

142 142 142 144 145 145 145 148 148

ACCESIBILIDAD EN LA EDIFICACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Diseño para todo el mundo: una nueva manera de proyectar en el S. XXI . . . . . . . . . . . . Ámbito de aplicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . En edificios de uso público de titularidad pública y/o privada . . . . . . . . . . . . . . . . . . En edificios de uso privado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

151 152 152 154 154 155

Itinerarios exteriores accesibles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Acceso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Entrada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Umbral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

156 156 156 157

XVIII ÍNDICE

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Aparcamientos reservados adaptados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Características generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Dimensiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Formación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

160 160 161 161 162 163

Itinerarios interiores accesibles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Puertas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Puertas de una hoja . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Puerta de dos o mas hojas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pestillos, pomos y tiradores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Puertas de cristal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Puertas correderas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Puertas automáticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Doble puerta en cancela de entrada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Puertas batientes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Puertas con ventana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Puertas giratorias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Elementos de control de entrada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Áreas de acceso controlado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Puertas de salida de emergencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Puertas de comunicación a espacios exteriores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ventanas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Vestíbulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Requerimientos generales de accesibilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Mobiliario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Mostradores de atención al público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Taquillas, buzones, interfonos, timbres, expositores, etc . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Soportes de señalización o de información . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Teléfonos públicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Asientos y mesas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Papeleras y ceniceros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Servicios de información y/o de atención al público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pavimentos y alfombras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

164 164 164 165 165 166 166 166 167 167 167 167 167 168 168 169 169 170 170 171 171 171 171 172 172 174 174 175

Elementos de comunicación horizontal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pequeños desniveles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Amplitudes generales, dimensiones y espacios de maniobra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Iluminación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cintas transportadoras de personas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

176 176 176 179 179 180

Elementos de comunicación vertical . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Rampas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Anchura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pavimento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pendiente longitudinal máxima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pendiente transversal máxima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Diseño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Protecciones laterales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Barandillas y pasamanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Rampas escalonadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Rampas móviles o provisionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Rampas mecánicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Escaleras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Anchura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

182 182 182 182 182 183 183 184 184 185 186 186 187 187 187

ÍNDICE XIX

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Índice

Escalones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Barandillas y pasamanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Diseño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Iluminación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Escaleras mecánicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ascensores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Espacio libre delante de las puertas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Dimensiones de cabina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ascensor adaptado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ascensor practicable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ascensor utilizable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Puertas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Desniveles máximos admitidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Elementos accesibles de la cabina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tipos de ascensores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización en planta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización en cabina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

188 188 190 190 190 191 192 192 192 192 192 192 193 194 194 195 196 197 197

Ayudas técnicas: mecanismos elevadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Características generales de estos mecanismos fijos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Plataformas montaescaleras o de traslación oblicua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Plataformas elevadoras o de traslación vertical . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ayudas técnicas móviles complementarias a las fijas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

199 199 200 203 205

Espacios higiénicos - sanitarios accesibles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Características generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aseos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Dimensiones y distribución de los diferentes aparatos sanitarios . . . . . . . . . . . . . . . . Puertas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pavimentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Mecanismos y accesorios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Barras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Baños con ducha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Barras para ducha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Asientos - ducha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Baños completos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Asiento - bañera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tratamiento antideslizante en la superfície de la bañera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Barras en el interior de la bañera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Mamparas en la bañera - ducha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

206 206 207 207 210 212 213 213 217 218 218 219 219 222 223 224 225 225

Vestuarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Acceso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Espacios de circulación interior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Mobiliario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Duchas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Accesorios y mecanismos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pavimento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Vestuarios probadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Servicios complementarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

226 226 227 227 228 229 229 229 230 230 231

Mobiliario en edificios de uso público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

234

XX ÍNDICE

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Terrazas de bar y similares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cajeros automáticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Paneles informativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Documentación y formularios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Intercomunicadores o megafonía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Puntos de información automáticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Atención telefónica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Comunicación interpersonal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Guía sonora para personas con limitaciones visuales -GSPI- . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Gradas y/o zonas reservadas, salas de prensa, etc. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

234 234 235 235 236 236 237 237 237 239

Dormitorios accesibles en edificios de uso público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

242

Edificios de viviendas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ámbito de aplicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Personas afectadas por la accesibilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Mínimos de habitabilidad en edificios de viviendas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Mínimos de accesibilidad para viviendas visitables. Personas discapacitadas . . . . . . . . . . . Itinerarios exteriores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aparcamientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Itinerarios interiores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Elementos de comunicación horizontal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Elementos de comunicación vertical . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Servicios higiénicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Dormitorios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cocina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Vivienda adaptada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Mobiliario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

244 244 244 245 247 247 248 248 248 249 251 253 254 254 255

Evacuación de edificios y planes de emergencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Prevención de incendios. Personas de movilidad y/o de comunicación reducida . . . . . . . Centros deportivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Señalización e iluminación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Salidas horizontales y áreas de rescate . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Otros sistemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

256 256 259 260 261 262 265

INSTALACIONES DEPORTIVAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

267

Características generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Juegos Olímpicos y Juegos Paralímpicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La accesibilidad en las instalaciones de la Olimpiada del 92 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Proyecto de señalización, mobiliario y acondicionamiento de espacios para los Juegos Paralímpicos de Barcelona’92 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

268 269 273

Piscinas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Piscinas recreativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Piscinas de competición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Piscinas de rehabilitación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

280 280 282 283

AGRADECIMIENTOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

285

BIBLIOGRAFÍA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

289

CRÉDITOS DE GRÁFICOS Y FOTOGRAFÍAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

291

279

ÍNDICE XXI

© Los autores, 2004; �� Edicions UPC, 2004.


INTRODUCCIÓN

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Introducción

Este manual de consulta presenta una serie de capítulos en los que, a modo de fichas, se estudia la mejora de la accesibilidad y la supresión de las barreras arquitectónicas existentes. Recoge en cada tema estudiado, la normativa vigente y las sugerencias a la misma para hacerla más asequible a todos los técnicos y diseñadores. Incorpora gráficos aclaratorios, y fotografías de actuaciones realizadas; intentando siempre conseguir soluciones que todo el mundo utiliza, y aptas también para personas con movilidad reducida y/o con limitaciones sensoriales. Se origina en una iniciativa del Comité Olímpico Internacional y la Fundación Barcelona Olímpica con motivo de analizar la accesibilidad de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos celebrados en Barcelona en 1992 y en su momento tuvo como principales objetivos proporcionar: -Unas recomendaciones mínimas para asegurar la total accesibilidad y la supresión de las barreras arquitectónicas existentes en las ciudades sede de los Juegos Olímpicos y Juegos Paralímpicos. -Unos criterios de diseño para la normalización de las diversas soluciones adoptadas, tanto en los Equipamientos de la Organización, Instalaciones Deportivas, diferentes Villas y sus correspondientes entornos. -Los condicionantes y las soluciones que necesitarían tanto los deportistas, como la prensa, autoridades, personal de la organización, voluntarios y público en general; pensando en que puedan presentar posibles discapacidades temporales o definitivas ya sean físicas, psíquicas y/o sensoriales, favoreciendo con estas actuaciones su propia movilidad, autonomía personal y autoestima. -Una única normativa sobre promoción de la accesibilidad y supresión de las barreras arquitectónicas, que sirviera a todos los ciudadanos sea cual sea su país. Para ello se analizaron: -La mejora de la accesibilidad y la supresión de las BARRERAS ARQUITECTÓNICAS URBANÍSTICAS (B.A.U.) -La mejora de la accesibilidad y la supresión de las BARRERAS ARQUITECTÓNICAS EN LA EDIFICACIÓN (B.A.E.) -En cada uno de estos apartados se asignaron los sistemas de COMUNICACIÓN Y SEÑALIZACIÓN ACCESIBLE (B.C.) Las posteriores revisiones y actualizaciones de este libro y el interés que en él demostró el Departamento de Ergonomía de Mutua Universal y su Laboratorio de Ergonomía y Biomecánica, pusieron de manifiesto que las normas, recomendaciones y criterios de diseño que en él se compilan son asimismo de aplicación y utilidad en el mundo laboral. XXIV INTRODUCCIÓN

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Los polígonos industriales, las instalaciones de servicio y recreativas de las empresas, los edificios de concurrencia y atención al público, los accesos a las naves y espacios de trabajo; se rigen por estos mismos principios ergonómico-arquitectónicos que posibilitan el correcto desempeño de trabajadores, visitas y clientes que pudieran presentar algún tipo de discapacidad. Incluyendo en este panorama personas que como consecuencia de un accidente sea éste laboral o no, se reincorporan al mundo del trabajo con algún grado de limitación en sus capacidades físicas o psíquicas. Todas las recomendaciones contenidas en este libro están siempre sugeridas para que sean en la mayoría de los casos actuaciones no provisionales, quedando como definitivas en las propias instalaciones, edificios y equipamientos, transportes y sistemas de comunicación estudiados; mejorando al mismo tiempo la accesibilidad del municipio analizado y la calidad de vida ofrecida a todos sus conciudadanos. Estas recomendaciones están basadas en la normativa vigente sobre promoción de accesibilidad y de supresión de barreras arquitectónicas existentes tanto a nivel nacional como internacional; e incorporando mi experiencia particular como arquitecto – experto en accesibilidad y usuario de una silla de ruedas, rebajando en muchos casos los mínimos normativos y proponiendo, siempre que ha sido posible, soluciones que todo el mundo utilice, al ser diseñadas también para personas con graves discapacidades, pensando en su comodidad y autonomía personal. Como todas las normativas de accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas se parecen sea cual sea el país donde se apliquen, ya que todos padecemos similares problemas, tomamos en este documento la normativa de mejora de la accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas de Cataluña (España); como referencia para aplicar los criterios normativos y sus posibles sugerencias. La necesidad de una planificación racional de las ciudades y de los espacios de trabajo se presenta, en la actualidad, como un aspecto indispensable para conseguir e impulsar actuaciones encaminadas a la mejora y el bienestar de los ciudadanos. En este sentido las acciones tendentes a mejorar la accesibilidad y evitar o suprimir barreras arquitectónicas, urbanísticas, en el transporte, en el trabajo y en la comunicación, significan una mejora de la calidad de vida de todos los ciudadanos, a la vez que facilitan la integración en el tejido social de determinados colectivos, para los que estas intervenciones son absolutamente necesarias para gozar de una vida totalmente autónoma e independiente o con la mínima ayuda de otra persona. Por consiguiente, cuando diseñemos y construyamos, realizaremos un Diseño intentando normalizar todas las medidas y espacios para conseguir una accesibilidad apropiada para todos, teniendo presente que en el mundo existen alrededor de un 30% de personas con discapacidades temporales o definitivas que debido a su edad, minusvalía, su estado de gestación o a un accidente necesitan, temporal o permanentemente, estas actuaciones para su propia autoestima y autonomía personal.

INTRODUCCIÓN XXV

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Introducción

La accesibilidad permite realizar diseños estéticamente muy conseguidos, con la ergonomía conseguiremos soluciones aptas para todos, y con la supresión de barreras arquitectónicas facilitamos la independencia de muchas personas con limitaciones en su movilidad y/o comunicación. Es una cuestión que cada vez más la sociedad demanda, al haber aumentado la esperanza de vida, y por tanto los profesionales del diseño han de abordar definitivamente esta problemática y solucionarla: Se deben realizar hábitats y entornos, ya sean laborales, familiares o recreativos para toda la vida, en la que sus usuarios puedan llegar a mayores sin tener que cambiar de vivienda o de barrio. Se deben diseñar edificaciones, sedes laborales y sus entornos de uso público, en que todos sus posibles usuarios sean cuales sean sus capacidades, puedan acceder y utilizar todos los servicios ofrecidos al público. En los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Barcelona se incorporaron estos conceptos, tanto en los proyectos como en las diversas actuaciones que se realizaron en las viviendas de los atletas, árbitros y prensa; en los edificios de la organización y en las diferentes instalaciones deportivas sedes de las competiciones y de los entrenamientos que utilizaron indiferentemente atletas olímpicos y días después los atletas paralímpicos. Actualmente, toda la ciudadanía de Barcelona las disfruta, de manera normalizada y desapercibida para todos ellos. Estimo apropiado cerrar esta introducción con la transcripción de un documento que aun datando del año 1996 conserva hoy toda su actualidad, vigor y fuerza expresiva: “Declaración Final del Seminario: PRESENTE Y FUTUROS. ACCESIBILIDAD EN LAS CIUDADES Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos, U.I.A. Barcelona, julio de 1996 La dignidad y la valía de la persona son condiciones inherentes a todos los seres humanos independientemente de su sexo, raza, edad y discapacidad. La deficiencia y la discapacidad afectan a la sociedad en su conjunto y no sólo a las personas individualmente y a sus familiares. En consecuencia, la ciudad como una forma de organización social ampliamente extendida en todas las culturas de nuestro planeta, debe dotarse de los recursos necesarios para facilitar la participación de todos sus habitantes. Cada solución es (como dice Alvar Aalto), de una manera u otra, el resultado de un cierto compromiso que se encuentra más fácilmente estudiando los puntos débiles de la persona. Así, el Diseño Universal como respuesta a la humanización del hombre modélico integra las diferentes necesidades personales, no contrapuestas pero sí a menudo desligadas, favorece el confort y la seguridad suficiente para toda la población, y evita la segregación mejorando, en definitiva, la calidad de vida. La incorporación de XXVI INTRODUCCIÓN

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


estos conceptos en la formación integral del arquitecto y el soporte de la normalización técnica internacional son factores claves para consolidar este compromiso. La accesibilidad, extensiva a todos sus ciudadanos, debe incorporarse definitivamente al diseño de las ciudades como una estrategia de las políticas asumidas de promoción de la calidad de vida. Una ciudad accesible se traduce en una ciudad amable y confortable para la totalidad de sus habitantes. Una ciudad en la que todos los técnicos y sus representantes políticos han incorporado este concepto como una parte más de su cultura de trabajo, convirtiéndolo en un automatismo a la hora de concebir cualquier proyecto. Rehabilitar, en genera, y eliminar o atenuar barreras, en particular, significa afectar la autenticidad de las áreas, conjuntos y edificios testimoniales que, sin embargo, sólo podrán ser salvaguardados y valorados en su justa medida si son usados apropiadamente en el presente. Las afectaciones necesarias en cualquier rehabilitación no tienen una justificación “ni mejor ni diferente” que las originales por la eliminación de las barreras. El límite de todas intervención vendrá dado por el grado de pérdida de su valor testimonial y las pautas culturales y sociales vigentes, aunque en ningún caso podrán realizarse eliminaciones de sustancias originales, debido a que las adiciones han de ser legibles como tales pero en apropiada armonía visual con el conjunto. La vivienda como bien social primario debería satisfacer las necesidades habitacionales básicas de sus ocupantes en las diversas etapas de su vida. Por ello, convendría generalizar la incorporación de criterios de “adaptabilidad o convertibilidad” en las viviendas, de manera que el usuario pudiera introducir mediante intervenciones de escasa entidad y bajo coste, las modificaciones que en cada momento le fueran necesarias sin verse obligado a cambiar de vivienda o a renunciar a aspectos importantes de su autonomía personal. Paralelamente, deberían potenciarse “modalidades alternativas” a la vivienda convencional para atender a colectivos con necesidades particulares, con criterios de diseño que facilitaran el máximo nivel de autonomía posible para todo usuario en cada momento. La tecnología tiene un papel creciente en la mejora de la accesibilidad y de la autonomía personal. Tecnología y Arquitectura son “complementarias, no sustitutorias”. Una ciudad con sus espacios públicos y edificios accesibles, y tecnología aplicada ya sea en el transporte (colectivo o individual), en los flujos de información, en los procesos de producción y prestación de servicios, en facilitar la movilidad y la relación de la persona con su entorno mediante la introducción de “ayudas técnicas”, etc. adquiere un sentido integral. En este contexto, cada vez resultará más indisociable en las ciudades la Accesibilidad de la Arquitectura: LA ARQUITECTURA SERÁ ACCESIBLE.”

INTRODUCCIÓN XXVII

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Introducción

Organización del Seminario: Colegio de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Coordinación del Seminario: Sra. Dña. Natividad Casado Martínez Sr. D. Xavier García-Milà Lloveras Sr. D. Enrique Rovira-Beleta Cuyàs

arquitecto arquitecto arquitecto

Con la colaboración de: Fundación ONCE Fundación de la Caixa de Cataluña CRID – Consorcio de Recursos y Documentación para la Autonomía Personal European Institute for Design and Disability Real Patronato sobre Discapacidad Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Instituto Nacional de Servicios Sociales. CEAPAT – Centro Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas.

XXVIII INTRODUCCIÓN

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


AGRADECIMIENTOS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Agradecimientos

FEDERACIONES INTERNACIONALES DE DEPORTE ADAPTADO: I.P.C.

Internacional Paralympic Commitee Sr. D. Miguel Sagarra, secretario general

CP – ISRA Cerebral Palsy- International Sports & Recreation Association Sr. D. Colin Rains, presidente ISMWSF International Stoke Mandeville Weelchair Sports Federation Sr. D. Maura Strange, secretario general IBSA

ISOD

International Blind Sports Federation Sr. D. Enrique Pérez, presidente International Sports Organization for the Disabled Sr. D. Juan Palau, presidente.

INAS – FID Federación Internacional de Deportes para Personas con Discapacidad Psíquica Sr. D. Jos Mulder, presidente INSTITUCIONES: Comité Olímpico Internacional – Museo Olímpico Lausanne Sra. Dña. Françoise Zweifel, Directora del Museo Olímpico Lausanne Sr. D. Fernando Riba, Coordinador del Centro de Estudios Olímpicos Sra. Dña. Nuria Puig, Relaciones Externas del Centro de Estudios Olímpicos Fundación Barcelona Olímpica Sr.D. Miguel Torres, Director de la Fundación Barcelona Olímpica AENOR Asociación española de certificación Grupo de trabajo. Accesibilidad AEN/CTN41/GT11 Sra. Dña. Elena Santiago, jefa de Relaciones externas Asociación Catalana de Ciegos Fundación de Investigación de la Ceguera Sr. D. Manel Martí, presidente Ayuntamiento de Barcelona Regidor de Relaciones Institucionales y Deportes Sr. D. Albert Batlle, regidor Barcelona 2004 Sr. D. Enric Truño, coordinador-responsable Generalitat de Catalunya Consejería de Bienestar Social Sra. Dña. Irene Rigau, consejera

286 AGRADECIMIENTOS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Centro Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas (CEAPAT) Sra. Dña. Cristina Rodriguez Porrero, directora Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC) Sr. D. Jesús Alonso y Sainz, decano Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas y Peritos Agrícolas de Cataluña Sr. D. Mauricio de Sivatte, secretario Equipo redactor de las Normas Tecnológicas de Jardinería y Paisaje NTJ 01 A “Accesibilidad en los Espacios Verdes” Federación Catalana de Deportes de Minusválidos Físicos Sr. D. Bertrand de Five, presidente Federación Española de Deportes de Minusválidos Físicos Sr. D. Juan Palau, presidente Master Gerontología Social de la Universidad de Barcelona Sr. D. Ricardo Moragas, director Ministerio de Educación, Cultura y Deportes Consejo Superior de Deportes Dirección General de Deportes e Infraestructuras y Servicios Real Patronato sobre Discapacidad Sr. D. Demetrio Casado, Director Técnico Unión de Federaciones Deportivas Catalanas Sr. D. David Moner, Presidente EMPRESAS PRIVADAS: API- Aseos Públicos Ibéricos Carrocerias Esteva, S.A. Mobiliario urbano: taquillas información, casetas – bar playa Sr. D. Juan José Esteva Pellicer, director Dequisa Gráfica Tridimensional, S.A. – Señalización deficientes visuales Sra. Dña. Romina Saúco Ergoflex, B.V. Sr. D. Alfred S. Groot, director Sr. D. Francesc Xavier García-Milà i Lloveras, Arquitecto Fundació Institut Guttmann Sr. D. José M. Ramírez, director Handicap, Architecture & Design Parámetros antropométricos, escaleras accesibles, teclados ascensores ciegos, plataformas elevadoras, marco telescópico de puerta a pie plano) Sr. D. Poul Ostergaard, arquitecto

AGRADECIMIENTOS 287

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Agradecimientos

Hewi Ayudas técnicas, barras inodoro, asientos ducha - bañera Sr. D. Jaime Temprado, director técnico comercial, Hewi España Ingenieria Europroject, S.L. Sr. Dña. Monica Vila, arquitecto Kone Elevadores, S.A. Ascensores sin cuarto de máquinas Sr. D. Juan Enrique Plo, jefe Departamento Marketing Sr. Louis Pierre Grosbois, arquitecto “Handicap et Construction”. Rampa salida terraza, franja-guía, pavimentos para ciegos, mapas táctiles, señalización braille barandillas, plataforma elevadora en el Museo del Louvre Medical Ibérica S.A. Pavimentos ducha, sillas – ducha, barras – ducha Meyra. Barras inodoro Pressalit Care Sr. D. Rikke Bredhal Aquacontrol. Ayudas técnicas, barras inodoro Sr. D. Angel Lopez Señalización y Diseños Urbanos, S.A. Soporte isquiático, fuente accesible, señalización ciegos, cartel informativos Sr. D. Joel Moyano Vimec-Handilift, S.A. Plataformas elevadoras y montaescaleras Sr. D. Héctor Redon Tau Quim, S.L Baños químicos TyssenKrupp Elevadores, S.A. Ascensores inclinados Sr. D. Juan V. Martí Bardeci, director de Zona Viable, Turismo para todos Sra. Dña. Nieves Sanchiz, directora Zardoya Otis, S.A. Escaleras mecánicas, rampas mecánicas Sr. D. Antonio Comelles

Al equipo de colaboradores de mi estudio de arquitectura por su disponibilidad y paciencia durante la redacción de este manual: Sra. Dña. ANA FOLCH, Sra. Dña. DÀMARIS ROMÀN, Sra. Dña. MERITXELL ENFEDAQUE, Sra. Dña.MARTA GRAS, Sra. Dña. VIRGINIA DAROCA, Sra, Dña. YOLANDA FUMANAL

coordinadora administrativa estudiante de Arquitectura estudiante de Arquitectura arquitecta administrativa

288 AGRADECIMIENTOS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


BIBLIOGRAFÍA

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Bibliografía

- CÓDIGO DE ACCESIBILIDAD DE CATALUÑA (1995) (CODI D’ACCESSIBILITAT DE CATALUNYA) Departamento de Bienestar Social. Generalitat de Cataluña. - CONCEPTO EUROPEO DE ACCESIBILIDAD (1996) Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Instituto de Migraciones y Servicios Sociales IMSERSO Centro Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas CEAPAT - ANÁLISIS COMPARADO DE LAS NORMAS AUTONÓMICAS Y ESTATALES DE ACCESIBILIDAD (1998) Real Patronato sobre Discapacidad. - CLASIFICACIÓN DE LOS ELEMENTOS URBANOS (1991) Servicio de Elementos urbanos. Ayuntamiento de Barcelona. - INSTRUCCIÓN DE LA ALCALDÍA SOBRE LA INSTALACIÓN DE ELEMENTOS URBANOS EN EL ESPACIO PÚBLICO DE LA CIUDAD. ORDENANZA SOBRE LICENCIAS DE ACCESO DE VEHÍCULOS A LOCALES (VADOS) (1991) Servicio de Elementos Urbanos. Dirección Técnica de Descentralización. Ayuntamiento de Barcelona. - ACCESIBILIDAD EN EL MEDIO FÍSICO PARA PERSONAS CON CEGUERA O DEFICIENCIA VISUAL (1994) Dirección General. Departamento de Servicios Sociales para Afiliados. Sección de Acción Social e Integración Laboral. O.N.C.E. Organización Nacional de Ciegos Españoles. - HANDICAP ET CONSTRUCTION (1991) (DISCAPACIDAD Y CONSTRUCCIÓN) Concepción y realización: Espacios urbanos, edificios públicos, habitaciones, equipamientos y materiales adaptados. (Conception et réalisation: Espaces urbanis, bâtiments publics, habitations, équipements et matériels adaptés.) Louis – Pierre Grosbois, arquitecto. Edicions Le Moniteur, París - MANUAL DE ACCESIBILIDAD (1.994) Ministerio de Asuntos Sociales. Instituto Nacional de Servicios Sociales IMSERSO Centro Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas CEAPAT - ACCESIBILIDAD EN LOS ESPACIOS VERDES DE USO PÚBLICO DE LAS PERSONAS CON LIMITACIONES O MOVILIDAD REDUCIDA: MOBILIARIO ADAPTADO Y ESPACIOS DE USO COMÚN ACCESIBLES (1996) Norma Tecnológica de Jardinería y Paisaje NTJO A Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas y Peritos Agrícolas de Cataluña.

290 BIBLIOGRAFÍA

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


CRÉDITOS DE GRÁFICOS Y FOTOGRAFÍAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


C réditos de gr á f ic os y f ot ogr a f í a s

Páginas 38, 39, 40 y 41: Gráficos: “Curso de Accesibilidad al Medio Físico”. Real Patronato sobre Discapacidad. Modificados por Rovira-Beleta. Página 44: Gráficos y fotografías: Handicap, Architecture & Design. Author: POUL OSTERGAARD, Arquitecto. Associate Professor Aarhus School of Architecture. Publisher: Christian Ejlers1 Publishing Firm. Copenhagen Página 45: Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.). Ampliado y modificado por Rovira-Beleta. Páginas 48 y 49: Fotografía: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 50: Gráfico y fotografía: Ayuntamiento de Barcelona. Servicio de Proyectos Urbanos. Página 51: Gráfico 1:“Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Gráfico 2 y fotografía: Ayuntamiento de Barcelona. Servicio de Proyectos Urbanos. Página 52: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Página 53: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 54: Fotografía: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Páginas 55, 56 y 57: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 58:Fotografía: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráficos: Ayuntamiento de Barcelona. Servicio de Proyectos Urbanos. Página 59: Fotografía: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Página 60: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 64: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: Ayuntamiento de Barcelona. Servicio de Proyectos Urbanos. Página 65: Fotografía: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráficos: Ayuntamiento de Barcelona. Servicio de Proyectos Urbanos. Página 66: Fotografía 1: Ayuntamiento de Barcelona. Servicio de Proyectos Urbanos. Fotografías 2 y 3: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 67: Gráfico 1: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Fotografía y gráfico 2: Rovira-Beleta, arquitecto. Páginas 68 y 69: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 70: Fotografía: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráficos: Ayuntamiento de Barcelona. Servicio de Proyectos Urbanos. Página 71: Fotografía: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Página 72: Gráfico 1: Ayuntamiento de Barcelona. Servicio de Proyectos Urbanos. Fotografía: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico 2: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Página 73 y 74: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto.

292 CRÉDITOS DE GRÁFICOS Y FOTOGRAFÍAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Página 75: Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Páginas 76 y 77: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 78: Fotografía: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: Handicap, Architecture & Design. Author: POUL OSTERGAARD, Arquitecto. Associate Professor Aarhus School of Architecture. Publisher: Christian Ejlers1 Publishing Firm. Copenhagen Página 79: Gráficos: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Fotografía: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 80: Gráficos: Ingeniería Europroject, S.L. Página 81: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 82: Fotografía y gráfico: Ascensores Zardoya Otis, S.A. Páginas 83 y 84: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 85: Gráficos: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Fotografía: Rovira-Beleta, arquitecto. Páginas 86, 87 y 88: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 89: Fotografías y Gráfico: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 90: Fotografía y gráfico: Ascensores Zardoya Otis, S.A. Página 92: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 93: Gráfico: Ayuntamiento de Barcelona. Servicio de Proyectos Urbanos. Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 94: Fotografía: Ayuntamiento de Barcelona. Servicio de Proyectos Urbanos Gráfico: Ascensores Kone. Página 95: Fotografía 1: Handicap, Architecture & Design. Author: POUL OSTERGAARD, Arquitecto. Associate Professor Aarhus School of Architecture. Publisher: Christian Ejlers1 Publishing Firm. Copenhagen. Gráficos: Dequisa. Fotografía 2: Ascensores Thyssen. Página 99: Gráfico 1 y Fotografía: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico 2: Handicap, Architecture & Design. Author: POUL OSTERGAARD, Arquitecto. Associate Professor Aarhus School of Architecture. Publisher: Christian Ejlers1 Publishing Firm. Copenhagen Página 101: Fotografía: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: Handicaps, Architecture & Design. Author: POUL OSTERGAARD, Arquitecto. Associate Professor Aarhus School of Architecture. Publisher: Christian Ejlers1 Publishing Firm. Copenhagen. Fotografía: Vimec - Handilift Página 102: Fotografías: Vimec – Handilift Páginas 103, 104,105,106,107,109 y 110: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 112: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: NTJ 01A “Accesibilidad de los Espacios Verdes”. Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos y Peritos Agrícolas de Cataluña. Páginas 113, 115, 116 y 117: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 118: Gráfico 1: Ayuntamiento de Barcelona. Servicio de Proyectos Urbanos. Gráficos 2 y 3: NTJ 01A “Accesibilidad de los Espacios Verdes”. Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos y Peritos Agrícolas de Cataluña.

CRÉDITOS DE GRÁFICOS Y FOTOGRAFÍAS 293

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


C réditos de gr á f ic os y f ot ogr a f í a s

Página 119: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: Ayuntamiento de Barcelona. Servicio de Proyectos Urbanos. Página 120: Fotografía 1: Rovira-Beleta, arquitecto. Fotografía 2: Señalización y Diseños Urbanos. Gráfico: NTJ 01A “Accesibilidad de los Espacios Verdes”. Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos y Peritos Agrícolas de Cataluña. Página 121: Gráfico: NTJ 01A “Accesibilidad de los Espacios Verdes”. Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos y Peritos Agrícolas de Cataluña. Fotografías: RoviraBeleta, arquitecto. Página 122: Fotografías 1 y 2: Señalización y Diseños Urbanos. Fotografía 3: RoviraBeleta, arquitecto. Página 123: Gráfico: Ayuntamiento de Barcelona. Servicio de Proyectos Urbanos. Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 125: Gráfico: NTJ 01A “Accesibilidad de los Espacios Verdes”. Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos y Peritos Agrícolas de Cataluña. Fotografías 2 y 3: Esteva. Página 126: Fotografía: Esteva. Página 127: Gráficos: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 129: Fotografías: Juegos Infantiles “Gametime”, Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: NTJ 01A “Accesibilidad de los Espacios Verdes”. Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos y Peritos Agrícolas de Cataluña. Páginas 130, 132 y 135: Gráfico: NTJ 01A “Accesibilidad de los Espacios Verdes”. Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos y Peritos Agrícolas de Cataluña. Páginas 136 y 137: Fotografías Rovira-Beleta, arquitecto. Página 138:Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Página 139: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Página 140: Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 141: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 142: Fotografías y gráfico: Aseos Públicos Ibéricos. API Página 143: Fotografía 1 y 2 Rovira-Beleta, arquitecto. Fotografía 3: Aseos Públicos Ibéricos. Páginas 144 y 145: Fotografías: Tau Quim, S.L. – Modul Nou Páginas 156, 157, 158 y 159: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 160: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Página 161: Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Fotografía: Rovira-Beleta, arquitecto. Páginas 162, 164, 165, 166, 167 y 168: Fotografías y gráfico: Rovira-Beleta, arquitecto.

294 CRÉDITOS DE GRÁFICOS Y FOTOGRAFÍAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Página 169: Fotografía 1: Louis-Pierre Grosbois “Handycap physique et Construction” Author: LOUIS PIERRE GROSBOIS, Arquitecto. Edition Le Moniteur, 4 eme edition. París 1996. Fotografía 2:Handicaps, Architecture & Design. Author: POUL OSTERGAARD, Arquitecto. Associate Professor Aarhus School of Architecture. Publisher: Christian Ejlers1 Publishing Firm. Copenhagen. Fotografía 3: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 170: Gráficos: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Página 171: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 172: Fotografía 1: Señalización y Diseños Urbanos, S.A. Fotografías 2 y 3: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 173: Gráficos: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Página 174: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Página 175: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: “Handycap physique et Construction” Author: LOUIS PIERRE GROSBOIS, Arquitecto. Edition Le Moniteur, 4 eme edition. París 1996 Páginas 176, 177 y 178: Gráficos y Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 179: Fotografías 1 y 3: Rovira-Beleta, arquitecto. Fotografía 2: “Handycap physique et Construction” Author: LOUIS PIERRE GROSBOIS, Arquitecto. Edition Le Moniteur, 4 eme edition. París 1996 Página 180: Fotografía 1: Señalización y Diseños Urbanos, S.A. Fotografías 2 y 3: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 181: Fotografías y Gráfico: Ascensores Zardoya Otis, S.A. Página 182: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Páginas 183, 184 y 185: Gráficos: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 186: Fotografías y Gráfico: Rovira-Beleta, arquitecto. Páginas 187, 188 y 189: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráficos: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Página 190: Fotografías 1 y 2: Rovira-Beleta, arquitecto. Fotografía 3: Ascensores Zardoya Otis, S.A. Página 191: Fotografías: Ascensores Zardoya Otis, S.A. Página 192: Fotografía y Gráficos: Rovira-Beleta, arquitecto. Páginas 193, 194 y 195: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 196: Fotografía 1: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico 1: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Gráfico 2: Dequisa. Página 197: Gráfico 1: “Handicap phisique et construction” Author: LOUIS PIERRE GROSBOIS, Arquitecto Edition Le Moniteur, 4 eme edition. París 1996. CRÉDITOS DE GRÁFICOS Y FOTOGRAFÍAS 295

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


C réditos de gr á f ic os y f ot ogr a f í a s

Fotografía: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico 2: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Página 198: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 199: Fotografía 1: Rovira-Beleta, arquitecto. Fotografía 2: Vimec - Handilift Páginas 200 y 201: Gráficos y Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 202: Fotografía 1: Vimec – Handilift. Fotografía 2: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 203: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 204. Fotografías 1 y 2: “Handycap physique et Construction” Author: LOUIS PIERRE GROSBOIS, Arquitecto. Edition Le Moniteur, 4 eme edition. París 1996. Fotografía 3: Rovira-Beleta, arquitecto. Páginas 205 y 206: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 207: Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Fotografía: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 208: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Página 209: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 210: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Páginas 211 y 212: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 213: Fotografías: Pressalit. Página 214: Fotografías: Hewi. Página 215: Fotografía 1: Rovira-Beleta, arquitecto. Fotografía 2: Hewi. Página 216: Fotografía 1: Rovira-Beleta, arquitecto. Fotografías 2 y 3: Pressalit Página 217: Fotografías 1 y 2: Pressalit. Fotografía 3: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 218: Gráfico 1: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico 2: “Handycap physique et Construction” Author: LOUIS PIERRE GROSBOIS, Arquitecto. Edition Le Moniteur, 4 eme edition. París 1996 Página 219: Gráfico 1: Medical Ibérica, S.A. Fotografía: Hewi Página 220: Fotografía: Medical Ibérica, S.A. Gráfico: “Handycap physique et Construction” Author: LOUIS PIERRE GROSBOIS, Arquitecto. Edition Le Moniteur, 4 eme edition. París 1996 Página 221: Fotografía 1: Rovira-Beleta, arquitecto. Fotografías 2 y 3: Pressalit Página 222: Gráfico y Fotografías:Rovira-Beleta, arquitecto. Página 223: Fotografía 1: Hewi Gráfico: “Handycap physique et Construction” Author: LOUIS PIERRE GROSBOIS, Arquitecto. Edition Le Moniteur, 4 eme edition. Paris 1996. Fotografía 2: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 224: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 225: Fotografía 1: Hewi Fotografía 2: Medical Iberica, S.A. Página 226: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 227: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Páginas 228, 229, 230, 231,233 y 234: Fotografías y Gráfico: Rovira-Beleta, arquitecto. 296 CRÉDITOS DE GRÁFICOS Y FOTOGRAFÍAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Página 235: Gráfico: Rovira-Beleta, arquitecto. Fotografía: Señalización y Diseños Urbanos, S.A.. Página 236: Gráfico: “Código de Accesibilidad de Cataluña”. Generalitat de Catalunya. Departamento de Bienestar Social. Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (C.O.A.C.) Fotografía 2: Esteva. Fotografía 3: Rovira-Beleta, arquitecto. Páginas 239, 240, 241, 242, 243, 244, 245 y 246: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 247: Fotografía 1: “Handycap physique et Construction” Author: LOUIS PIERRE GROSBOIS, Arquitecto. Edition Le Moniteur, 4 eme edition. París 1996 Fotografías 2 y 3: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 249: Fotografías y gráfico: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 250: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Gráfico: “Handycap physique et Construction” Author: LOUIS PIERRE GROSBOIS, Arquitecto. Edition Le Moniteur, 4 eme edition. París 1996 Página 251: Fotografía 1: Rovira-Beleta, arquitecto. Fotografía 2: Vimec -Handilift. Páginas 252 y 253: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 254: Fotografías1 y 2: Rovira-Beleta, arquitecto. Fotografía 3:Ergoflex Página 255: Gráficos: “Handycap physique et Construction” Author: LOUIS PIERRE GROSBOIS Arquitecto. Edition Le Moniteur, 4 eme edition. París 1996. Páginas 264, 265 y 266: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Páginas 268, 269, 270, 271 y 272: Fotografías: Comité Organizador Olímpico Barcelona ‘92. Página 273: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Páginas 274, 275, 276 y 278: Gráficos: Comité Organizador Olímpico Barcelona ‘92. Página 281: Fotografía 1: Comité Organizador Olímpico Barcelona ‘92. Fotografía 2: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 282: Fotografías: Rovira-Beleta, arquitecto. Página 283: Fotografías: Comité Organizador Olímpico Barcelona ‘92.

CRÉDITOS DE GRÁFICOS Y FOTOGRAFÍAS 297

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


ACCESIBILIDAD Y SUPRESIÓN DE BARRERAS ARQUITECTÓNICAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas

¿Qué es la accesibilidad? Se entiende por accesibilidad la característica del urbanismo, la edificación, el transporte o los medios de comunicación que permite a cualquier persona su utilización y la máxima autonomía personal. Una buena accesibilidad es aquella que existe pero que pasa desapercibida para la mayoría de usuarios, excepto evidentemente para las personas con graves problemas en su movilidad y/o con limitaciones sensoriales, visuales y/o auditivas. Al realizar el diseño de los espacios, elementos, transportes y productos que nos envuelven tendremos siempre presente estas características para mejorar la calidad de vida de todos. Si las actuaciones de mejora de la accesibilidad se realizan en entornos, edificios, transportes y medios de comunicación existentes, entonces tendremos que suprimir las barreras arquitectónicas existentes en ellos. ¿Qué son las barreras arquitectónicas? Son aquellas trabas, impedimentos u obstáculos físicos que limitan o impiden la libertad de movimientos y autonomía de las personas. Se clasifican en: BAU: Barreras arquitectónicas urbanísticas. Son aquellas que se encuentran en las vías y espacios libres de uso público; las resolveremos mediante la accesibilidad urbanística. BAE: Barreras arquitectónicas en la edificación pública o privada. Son aquellas que se encuentran en el interior de los edificios; las resolveremos mediante la accesibilidad en la edificación. BAT: Barreras arquitectónicas en el transporte. Son aquellas que se encuentran en los medios de transporte; las resolveremos mediante la accesibilidad en el transporte. BC: Barreras de comunicación. Todo impedimento para la expresión y la recepción de mensajes a través de los medios de comunicación sean o no de masas; las resolveremos mediante la accesibilidad en la comunicación. ¿Cuáles son los grupos de personas con movilidad reducida y/o limitaciones sensoriales? Se entiende por persona con movilidad reducida (P.M.R.) aquella que tiene limitada temporalmente o permanentemente la posibilidad de desplazarse. Se entiende por persona con limitaciones aquella que temporalmente o permanentemente tiene limitada la capacidad de utilizar el medio o relacionarse con él. Podemos establecer tres grandes grupos de personas con limitaciones físicas y/o sensoriales: Ambulantes Son aquellas que ejecutan determinados movimientos con dificultad, sea con la ayuda o no de aparatos ortopédicos, bastones, etc. Entre ellos encontramos a: – hemiplégicos, con parálisis total o parcial de una mitad de su cuerpo – amputados, de una o dos piernas en diversos niveles – personas con insuficiencia cardíaca o respiratoria – mujeres embarazadas – aquellos que llevan cargas pesadas o voluminosas 34 ACCESIBILIDAD Y SUPRESIÓN DE BARRERAS ARQUITECTÓNICAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


– los que llevan niños pequeños en brazos o en un cochecito – enyesados o con vendajes compresivos – gente mayor con degradación de la su capacidad física y psíquica – afectados de polio, espina bífida, esclerosis múltiple, parálisis cerebral, y otros tipos de enfermedades con secuelas o malformaciones, en los grados que permitan caminar Los principales problemas que afectan este colectivo son: – Dificultad en salvar desniveles y escaleras tanto por problemas musculares como de equilibrio – Dificultad en pasar por espacios estrechos – Dificultad en ejecutar trayectos largos sin descansar – Mayor peligro de caídas por tropiezos o resbalones de los pies o bastones – Dificultad en abrir y cerrar puertas, especialmente si tienen mecanismos de retorno – Dificultad para accionar mecanismos que precisan de dos manos a la vez. Usuarios de silla de ruedas Son aquellas personas que precisan de una silla de ruedas par llevar a cabo sus actividades, bien de forma autónoma o con ayuda de terceras personas. Entre ellos encontramos a: – paraplégicos, con parálisis de la parte baja del cuerpo incluidas las extremidades inferiores, tanto de la parte alta como baja del cuerpo incluidas piernas y brazos – tetraplégicos, con parálisis tanto de la parte alta como baja del cuerpo, incluidas piernas y brazos – hemiplégicos, amputados, gente mayor, etc. – imposibilitados para caminar – grandes afectados de enfermedades (polio, esclerosis, etc.) o malformaciones (espina bífida, etc.). Los principales problemas que les afectan son: – imposibilidad de superar desniveles bruscos y escaleras – imposibilidad de superar pendientes importantes, peligro de volcar o resbalar – limitación de sus posibilidades de alcance manual y visual – necesidad de espacios amplios para girar, abrir puertas, etc., imposibilidad de pasar por lugares estrechos. Sensoriales Son aquellas que tienen dificultades de percepción, debido a una limitación de sus capacidades sensitivas, principalmente las visuales o las auditivas. Entre ellos encontramos a: – ciegos, amblíopes y en general todo tipo de personas con dificultad de visión – sordos, hipoacústicos y en general todo tipo de persones con trastornos auditivos. Los principales problemas que encontramos son, para aquellos que tienen dificultades de visión: – identificación de objetos plurales (botoneras, rótulos, etc.) – detección de obstáculos (desniveles, elementos salientes, etc.) – determinación de direcciones y seguimiento de itinerarios y para aquellas que tienen dificultades auditivas: – identificación de señales acústicas (alarmas, voz, timbres, etc.) ACCESIBILIDAD Y SUPRESIÓN DE BARRERAS ARQUITECTÓNICAS 35

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas

¿Cuáles son las dificultades con que nos encontramos las personas con movilidad reducida y/o con limitaciones sensoriales? Dificultades de maniobra Son aquellas que limitan la capacidad de acceder a los espacios y de moverse dentro de ellos. Afectan de forma especial a los usuarios de silla de ruedas tanto por las dimensiones de la propia silla que obligan a prevenir espacios más anchos como por las características de desplazamiento que tiene una silla de ruedas. Cinco son las maniobras fundamentales que se ejecutan con la silla de ruedas: 1.-

Desplazamiento en línea recta, es decir, maniobra de alcance o retroceso.

2.-

Rotación o maniobra de cambio de dirección sin desplazamiento, es decir, sin mover prácticamente de lugar el centro de gravedad.

3.-

Giro o maniobra de cambio de dirección en movimiento.

4.-

Franquear una puerta. Maniobra especifica que incluye los movimientos necesarios para aproximarse a una puerta, abrirla, traspasar el ámbito y cerrarla.

5.-

Transferencia o movimiento para sentarse o salir de la silla de ruedas.

Dificultades para salvar desniveles Son las que se presentan en el momento en que se pretende cambiar de nivel (bien sea subiendo o bajando), o bien, superar un obstáculo aislado dentro de un itinerario horizontal. Afectan tanto a usuarios de silla de ruedas (imposibilitados de superar desniveles bruscos o con pendientes muy pronunciadas) como los ambulantes (que tienen dificultades con los desniveles bruscos, los itinerarios de fuerte pendiente y los recorridos muy largos). Básicamente se distinguen tres clases de desniveles: 1.-

Continuos o sin interrupción; se encuentran principalmente en las vías públicas y espacios abiertos y obedecen más a las condiciones topográficas que a una intención proyectual.

2.-

Bruscos y aislados; responden generalmente a una clara intención proyectual: evitar la entrada de agua (en los accesos des del exterior a locales cubiertos), separar y proteger (en el caso de acera), o conseguir una determinada opción compositiva (escalinata, escaleras, etc.)

3.-

Grandes desniveles que responden bien a condiciones topográficas o, con mayor asiduidad, a superposición de niveles (edificios de mas de una planta).

36 ACCESIBILIDAD Y SUPRESIÓN DE BARRERAS ARQUITECTÓNICAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Dificultades de alcance Son aquellas que aparecen como consecuencia de una limitación en las posibilidades de llegar a objetos y percibir sensaciones. Afectan principalmente a los usuarios de silla de ruedas (como consecuencia de su posición sedente) y de forma especial a los deficientes sensoriales (visuales y auditivos). Se distinguen tres clases de dificultades de alcance: 1.-

Manual, que afecta de forma primordial a las personas usuarias de silla ruedas, tanto por su posición sedente, que disminuye las posibilidades disponer de los elementos situados en lugares altos, como por el obstáculo aproximación que ya de por sí representan las propias piernas y la silla ruedas.

de de de de

2.-

Visual, que afecta principalmente a las personas con deficiencia visual, personas despistadas y también a los usuarios de silla de ruedas, pues, al estar sentados disminuye su altura y el ángulo de visión.

3.-

Auditivo, que repercute de forma primordial en los individuos con disminución o pérdida de las capacidades auditivas.

Dificultades de control Son las que aparecen como consecuencia de la pérdida de capacidad para realizar acciones o movimientos precisos con los miembros afectados. Afectan tanto a los usuarios de silla de ruedas como a los ambulantes. Se distinguen dos clases de dificultades de control: 1.-

Del equilibrio, que se manifiesta tanto en la obtención como en el mantenimiento de una determinada postura, y afecta los usuarios de silla de ruedas y ambulantes como consecuencia de la afectación de los miembros inferiores.

2.-

De la manipulación, que se asocia más a las afectaciones de los miembros supe riores y, por tanto, no se manifiesta por la condición de sedente-ambulante de la persona, sino por la limitación adicional en las extremidades superiores.

La definición de las dificultades se hace, pues, en función de las condiciones físicas de los individuos y se entiende que en el uso del entorno aparezcan generalmente todas ellas. Las limitaciones no se asocian a cada uno de los diversos tipos de edificios, sino a los individuos que actúan y desarrollan su vida en ellos.

ACCESIBILIDAD Y SUPRESIÓN DE BARRERAS ARQUITECTÓNICAS 37

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas 38 ACCESIBILIDAD Y SUPRESIÓN DE BARRERAS ARQUITECTÓNICAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


ACCESIBILIDAD Y SUPRESIÓN DE BARRERAS ARQUITECTÓNICAS 39

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas 40 ACCESIBILIDAD Y SUPRESIÓN DE BARRERAS ARQUITECTÓNICAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


ACCESIBILIDAD Y SUPRESIÓN DE BARRERAS ARQUITECTÓNICAS 41

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


LIBRO BLANCO DE LA ACCESIBILIDAD

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.

ROVIRA-BELETA, Arquitecto


LIBRO BLANCO DE LA ACCESIBILIDAD

ROVIRA-BELETA, Arquitecto

PARÁMETROS ANTROPOMÉTRICOS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Parámetros antropométricos

PARÁMETROS ANTROPOMÉTRICOS Todos parecemos iguales, pero somos diferentes. Si no que se lo pregunten a aquellas personas que miden más de 2 m de altura, o tienen los pies muy grandes, o son muy gruesas, o bajitas…, a ver si encuentran con facilidad ropa para vestirse como los demás. ¡Pues claro que no!

Dimensiones de alcance frontal desde una silla de ruedas

Por eso, los que tenemos discapacidades temporales o definitivas, que somos las personas con movilidad reducida (P.M.R.) y/o con limitaciones sensoriales, actualmente el 30% de la población actual, necesitamos que los diseñadores conozcan perfectamente nuestras necesidades y capacidades, y por tanto nuestras dimensiones, para poder así construir y diseñar en consecuencia: los espacios, viviendas, edificios, transportes, sistemas de comunicación, mobiliario..., pensando en todos los usuarios de esta múltiple sociedad y solventar así nuestras dificultades de maniobra para salvar desniveles, de alcance y de control, con soluciones de uso normalizado que todos utilizaremos sin que en muchos casos nos demos cuenta.

Dimensiones de alcance lateral desde una silla de ruedas

Dimensiones de una persona de sexo masculino en silla de ruedas 44 PARÁMETROS ANTROPOMÉTRICOS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


En general, los datos antropométricos de una persona ambulante que camina con dificultad, utiliza bastones o tiene deficiencias visuales o auditivas son asimilables a las de una persona en plenitud de sus capacidades. Así, una persona que utiliza bastones a ambos lados para facilitar su deambulación necesita una amplitud de paso libre mínima de 0,90 m. En cambio, las Dimensiones de una persona de sexo femenino en silla personas con graves problemas en su de ruedas (Código de Accesibilidad de Cataluña) movilidad y/o que utilizan una silla de ruedas para deambular, de accionamiento manual o eléctrico, necesitan de otras dimensiones: – Altura de los ojos de 1,10 m a 1,25 m – Altura de las piernas y las rodillas de 65 cm a 68 cm – Altura de la punta de los pies de 20 cm a 22 cm – Alcance para coger objetos entre 0,40 m y 1,40 m de altura. – Amplitud de paso libre de obstáculos como mínimo de 80 cm – Longitud de la silla de ruedas de 0,95 m a 1,20 m – Altura del asiento de 48 cm a 52 cm – Altura de los pedales mínima de 18 cm a 21 cm Ámbito de alcance y de paso útil mínimo – Altura de los reposabrazos de 65 cm (Código de Accesibilidad de Cataluña) a 72 cm – La altura total de una silla de ruedas es de 90 cm. Los pedales y los reposabrazos son regulables en altura y son desmontables, para mejorar el transporte de la silla de ruedas como paquete, dentro de un vehículo, o para facilitar la movilidad del usuario en determinadas situaciones (entrar dentro de una cabina de ascensor pequeña, etc.).

Dimensiones de una silla de ruedas estándard (Código de Accesibilidad de Cataluña) PARÁMETROS ANTROPOMÉTRICOS 45

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


ACCESIBILIDAD URBANÍSTICA

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ámbito de aplicación

ÁMBITO DE APLICACIÓN La accesibilidad ha de ser considerada desde el principio en el proceso de proyectar. La complejidad del espacio público, debido a la fuerte correlación entre parámetros de diferente naturaleza (urbanismo, transporte, sociología, economía, etc.), hace que los problemas de movilidad se hayan de examinar en términos de vida urbana, y en su globalidad, evitando la segregación artificial e irreal de la problemática. Se tendrán en cuenta en: Los instrumentos de planeamiento, ordenación y ejecución urbanística: red viaria peatonal e itinerarios públicos. Los planos urbanísticos, estudios de detalle y proyectos de urbanización, incluyendo la dotación de servicios y de instalaciones, referente a pavimentación, saneamiento, distribución y abastecimiento de agua, iluminación pública, electricidad y gas, jardinería, drenaje, etc. Los proyectos de urbanización contemplarán la moderación de la circulación, y también los tramos de red de itinerarios de peatones, itinerarios paisajísticos, itinerarios de circulación de vehículos, etc., que tienen que estar superpuestos entre ellos. El diseño y ejecución de los proyectos y las obras de nueva planta, ampliación, reforma, adaptación, mejora o cambio de uso de las vías públicas, parques, jardines, plazas de uso público, espacios públicos o privados de pública concurrencia; sus soluciones han de ser generalizables, las propuestas han de ser funcionales, estéticas, con incorporaciones de criterios individuales y locales, que representen a la ciudad (materiales, colores, etc.). La adaptación gradual de espacios urbanos existentes, se realizará mediante soluciones específicas en cada caso. La adaptación paulatina de entornos naturales, monumentales o de patrimonio históricoartístico, se realizará mediante un estudio previo exhaustivo para conseguir la máxima accesibilidad, manteniendo el carácter peculiar de estas áreas, con itinerarios practicables o soluciones alternativas. Los elementos urbanos y mobiliario urbano de obras de primer establecimiento y de reforma.

Vista general del puerto de Barcelona (Maremagnum) 48 ÁMBITO DE APLICACIÓN

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Las ayudas técnicas que permitan la visita a estos espacios de pública concurrencia, de personas con limitaciones o con movilidad reducida (P.M.R.), sea temporal o definitiva. La anchura de las secciones de las calles. Sobre este punto, he aquí diferentes tablas que relacionan el flujo de peatones, la densidad de la población, la actividad o las plantas de los edificios con el ancho mínimo del espacio libre de paso en las aceras: – densidad comercial 2,40 m – desarrollo industrial 1,80 m – residencial plurifamiliar (alta densidad) 2,40 m – residencial plurifamiliar (media densidad) 1,80 m – residencial unifamiliar, con mobiliario urbano 1,20 m Los planos de pendientes: Es útil para decidir las zonas edificables, el trazado de las vías principales, la minimización de las agresiones en el medio ambiente, etc. Los cruces: Minimizar el esfuerzo del usuario, disminuyendo sus trayectos y reduciendo al mínimo los radios de giro. Las calles secundarias: Levantar el nivel de la calzada, cada 50 – 70 m (medidas puntuales). Las rotondas: Dimensionadas para su uso.

Paseo central de la Avenida Carlos III. Barcelona ÁMBITO DE APLICACIÓN 49

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Itinerario de peatones accesible

ITINERARIO DE PEATONESACCESIBLE Anchura Se considerará la necesidad de existencia de bordillos cuando la intensidad de peatones sea superior a 200 peatones/día, la velocidad de los vehículos supere los 30 km/h y su intensidad máxima sea superior a 100 vehículos/hora. Este itinerario tendrá como mínimo en todo su recorrido una anchura de 0,90 m y una altura de 2,10 m, libres de obstáculos, que representa unos 1.200 peatones/hora. Si este itinerario tiene una anchura de 1,20 m, una persona usuaria de una silla de ruedas, puede girar 360º sobre sí misma y se puede instalar mobiliario urbano en la acera dejando 90 cm útiles de paso. Si este itinerario tiene una anchura de 1,50 m, permite un doble sentido de circulación y pueden cruzarse una persona ambulante y una persona usuaria de una silla de ruedas. Si este itinerario tiene una anchura igual o superior a 1,80 m, permite el paso con comodidad de dos personas usuarias de silla de ruedas. La anchura de la acera ideal es de 2,50 m. Con 3,00 m de anchura se llega a 6.500 peatones/hora.

Rambla de Cataluña. Barcelona 50 ITINERARIO DE PEATONES ACCESIBLE

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Espacio para cambiar de dirección Se necesita como mínimo un espacio libre de obstáculos de diámetro 1,20 m, para permitir el giro sobre sí mismo, a una persona que utiliza una silla de ruedas para desplazarse. Lo ideal es poder disponer de un diámetro de giro libre de obstáculos de 1,50 m o más, y de una altura libre de obstáculos, como mínimo de 30 cm. Elementos salientes o en voladizo Todos los elementos en este itinerario accesible que sobresalgan e invadan más de 15 cm, y que estén por debajo de 2,10 m de altura (recomendables todos los elementos que sobresalgan), como podrían ser: – balcones – papeleras – escaleras que permiten el paso por debajo de ellas – máquinas expendedoras – aparatos de aire acondicionado – cabinas telefónicas – árboles inclinados en su tronco – cables de sujeción inclinados, etc. Tendrán que estar referenciados hasta el suelo, para evitar que personas con deficiencias visuales o incluso personas despistadas puedan tropezar con ellos; o bien, se situarán debajo de ellos diversos elementos que faciliten a personas con deficiencias visuales o personas despistadas evitar el golpe, como papeleras, ceniceros, jardineras, mobiliario urbano, etc. Sus cantos serán romos para evitar golpes fuertes.

Ubicación de los elementos urbanos en un itinerario accesible. (Código de Accesibilidad de Cataluña)

Mobiliario urbano: Jardinera Barcino. Proyectos urbanos. Ayuntamiento de Barcelona

Estarán por encima de 2,10 m de altura: – ramas de los árboles – toldos y marquesinas – señales de tráfico – señalización urbana, etc. Jardineras que delimitan itinerario peatonal. Mercado de Gracia. Barcelona ITINERARIO DE PEATONES ACCESIBLE 51

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Itinerario de peatones accesible

Pendiente longitudinal máxima Debido a las condiciones orográficas del terreno existente se admite que: Si la longitud del itinerario supera los 10 m, la pendiente del mismo será como máximo del 6% al 8%, para ser accesible a personas con movilidad reducida (P.M.R.). Si la longitud del itinerario está entre 3 m y 10 m, se admite una pendiente máxima entre el 8% y el 10% para ser accesible a P.M.R. Si la longitud del itinerario es inferior a 3 m, la pendiente de este itinerario podrá ser como máximo del 12%, para ser accesible a P.M.R. Itinerario con una pendiente constante. Inferior al Lo ideal es que los itinerarios accesibles pudieran disponer de pendientes iguales o 3%. Gerona inferiores al 5%, para que incluso las personas mayores y las personas con graves limitaciones en su movilidad los utilicen con comodidad. Pendiente transversal máxima Será como máximo del 2%. Superior a ella, el tránsito para P.M.R. usuarias de una silla de ruedas es muy dificultoso, al derivar constantemente la propia silla debido a la excesiva pendiente.

Pendiente transversal máxima admitida (Código de Accesibilidad de Cataluña)

Desniveles aislados Los itinerarios accesibles no incluyen ninguna escalera ni escalón aislado, si no van acompañados por una suave rampa. La diferencia de nivel admitida en un itinerario accesible será de 2 cm, como máximo, siendo siempre preferible que no haya ninguna diferencia. Se recomienda señalizarlo con otro color y textura diferente al pavimento de su entorno.

Altura máxima del bordillo La altura máxima del borde del bordillo será de 12 cm, que permite a personas de movilidad reducida ágiles (P.M.R.) superarla con ciertas dificultades. Este bordillo tendrá un nivel + 0 cm, en los pasos de peatones, que dispondrán de una amplitud mínima de paso accesible de Itinerario peatonal con escalón para acceder a la 1,20 m. plataforma. NO ACCESIBLE. Barberá del Vallés

52 ITINERARIO DE PEATONES ACCESIBLE

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Recomendamos un diseño del bordillo ortogonal entre la acera y la calzada, para facilitar su superación a todos. Elementos y mobiliario urbano El mobiliario en las aceras estará situado lo más cerca posible del bordillo, separado como máximo de 45 cm a 50 cm de él. Los elementos de la urbanización y del mobiliario que forman parte de este itinerario accesible tendrán un diseño adaptado para P.M.R. y/o con limitaciones sensoriales; solo podrán situarse en él si existe como mínimo 1,20 m libres de paso y 2,10 m de altura, libres de obstáculos, al lado de ellos. Se colocarán bordillos, barandillas, u otros elementos análogos de orientación y guía, para personas con deficiencias visuales, como por ejemplo, un zócalo de al menos 10 cm de altura, en las áreas ajardinadas existentes al lado de estos itinerarios, que favorecerán su percepción a personas con deficiencias visuales que utilizan bastón y a todos los usuarios. Se procurará que en las áreas ajardinadas ninguna rama o raíz quede por fuera de su perímetro, invadiendo el espacio útil sin obstáculos de este itinerario accesible, de 2,10 m de altura como mínimo. Los elementos que han de ser accesibles manualmente como cabinas telefónicas, aparadores y estanterías, tiquets de pago de las zonas azules de aparcamiento, información en las paradas de autobús, taxi, etc. estarán situados a una altura entre 1,00 m y 1,40 m, como máximo. El mobiliario de atención al público tendrá, totalmente o parcialmente, una altura máxima respecto al suelo de 0,85 m. Si dispone solamente de acercamiento frontal, su parte inferior de 0,00 m a 0,70 m de altura, con una amplitud mínima de 0,80 m y una profundidad de al menos 0,60 m, quedará libres de obstáculos para permitir su acceso incluso a personas usuarias de una silla de ruedas.

Zona ajardinada correctamente delimitada por un zócalo. Bilbao

Zona ajardinada con zócalo. Pamplona

Parquímetro accesible. Gerona ITINERARIO DE PEATONES ACCESIBLE 53

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Itinerario de peatones accesible

Cabina telefónica. El símbolo homologado de accesibilidad no está situado por encima a 2,10 m

Bolardos. Separación mínima para permitir el paso (Código de Accesibilidad de Cataluña)

Las mesas tendrán una altura máxima de 0,80 m. Su parte inferior de 0,00 m a 0,70 m de altura, con una amplitud mínima de 0,80 m y una profundidad de al menos 0,60 m, quedará libres de obstáculos para permitir su acceso incluso a personas usuarias de una silla de ruedas. El elemento más alto manipulable de los aparatos telefónicos (monedas), se situará a una altura máxima de 1,30 m – 1,40 m. En caso de que el aparato telefónico disponga de hornacina ésta dispondrá de una altura libre de obstáculos de 2,10 m. Si el terminal telefónico se sitúa dentro de una cabina de locutorio, éste tendrá unas dimensiones mínimas de 0,90 m de amplitud y 1,20 m de profundidad libres de obstáculos y el suelo quedará enrasado con el pavimento circundante. Si dispone de puerta de acceso, ésta abrirá hacia fuera y será de 0,80 m. Se facilitará su cerramiento desde el interior mediante un tirador situado en la propia puerta. Si dispone de una mesa supletoria cumplirá las condiciones descritas anteriormente para las mesas. El espacio de acceso a la cabina telefónica dispondrá de una amplitud mínima delante de la puerta de 1,20 m libres de obstáculos y del barrido de la propia hoja de la puerta, y de una altura mínima de 2,10 m, también libres de obstáculos. Los elementos para impedir el paso de vehículos estarán separados entre ellos una distancia mínima de 0,90 m y tendrán como mínimo una altura de 0,80 m. Recomendamos una altura de 1,00 m – 1,10 m, para evitar golpes a los vehículos que estacionen al lado de ellos y así evitar desperfectos en los mismos al poderlos observar el conductor desde el interior del vehículo; así mismo, las personas deficientes visuales prefieren esta altura para evitar accidentes al tropezar a veces con ellos, debido a que su diámetro es pequeño. Recomendamos que el diseño de estos elementos tengan un diámetro de 10 a

54 ITINERARIO DE PEATONES ACCESIBLE

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


20 cm al menos en su parte baja, para facilitar su detección con el bastón. Así mismo, también existen fitones automáticos, que podrían ser telescópicos, que se instalan en la vía pública para proteger en horarios limitados áreas peatonales de tránsito de vehículos. Personas autorizadas disponen de mecanismos para accionarlos a voluntad y poderlos subir o bajar según su interés. También pueden ir conectados a un semáforo, para que, cuando permita el paso, automáticamente se baje el fitón hasta que el disco no cambie de color. También existen fitones que incorporan Bolardos telescópicos. Gerona puntos de luz en su diseño, convenientemente protegida por seguridad y para evitar posibles quemaduras, que pueden señalizar una vía pública con un complemento de iluminación de la misma. Los soportes verticales de señales y semáforos tendrán una sección de esquinas redondas para procurar que si se tropieza con ellos los golpes sean menos intensos. Estarán situados preferentemente en la parte exterior de la acera. Si no existe acera o su amplitud fuera inferior a 0,90 m se colocarán sujetos a las fachadas de los edificios, por encima de 2,10 m de altura libres de obstáculos. En parques y jardines se situarán en áreas ajardinadas o similares sin invadir los pasos Bolardos con luz incorporada. Gerona de circulación o dejando al menos 90 cm útiles de paso. Cuando se instalen semáforos acústicos éstos emitirán una señal sonora indicando el tiempo de paso para peatones, a petición del usuario mediante un mando a distancia. Actualmente existen en el mercado diferentes emisores que permiten facilitar información al usuario que dispone del mando a distancia para: orientarlo en la dirección de las calles en que se encuentra, informarle del transporte accesible más cercano, bien, en locales comerciales que dispongan de estos emisores, facilitar información de los productos que comercialicen, etc. Esta Ejemplo de semáforo acústico ITINERARIO DE PEATONES ACCESIBLE 55

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Itinerario de peatones accesible

información puede también transmitirse por las pantallas de los diferentes teléfonos móviles que ya han incorporado estos mecanismos emisores. (Este capítulo se complementa con “Accesibilidad en los espacios verdes”.)

Semáforo acústico en paso de peatones. Rambla de Cataluña. Barcelona

Elementos de protección y señalización de las obras en la vía pública Los elementos de protección y señalización de las obras en la vía pública han de cumplir las condiciones siguientes: Los andamios, vallas o cualquier tipo de obra en la vía pública se ha de señalizar y proteger mediante elementos estables y continuos que estén iluminados toda la noche, preferentemente con luces rojas o de colores llamativos, incluso parpadeantes, para facilitar su localización a todos los usuarios, incluso personas con deficiencias visuales. Se tienen que situar estos elementos de protección y señalización de forma que las personas con deficiencia visual puedan detectar a tiempo la existencia del obstáculo. No utilizar cuerdas, cables o similares. Recomendamos un zócalo fijo o provisional perimetral a las obras que facilite a la persona que utiliza un bastón rodear estos obstáculos. Así mismo, si las vallas sobresalen de su perímetro o pie, se tendrán que referenciar hasta el suelo, para evitar accidentes al poder tropezar con ellas personas despistadas y/o personas con limitaciones visuales. El nivel mínimo de iluminación que señalizan estos elementos será de 10 lux, advirtiendo de la presencia de obstáculos o desniveles.

Andamio en la vía pública. Itinerario accesible. Paso útil de 0,90 m de anchura x 2,10 m de altura 56 ITINERARIO DE PEATONES ACCESIBLE

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Itinerarios alternativos Siempre que se realicen obras en la vía pública, si los andamios, etc. están ocupando el itinerario de peatones existente de forma que P.M.R. no pueda acceder por ella, etc.; existirá un itinerario alternativo de paso de 0,90 m de amplitud x 2,10 m de amplitud x 2,10 m de altura, libre de obstáculos. Si es necesario utilizar la acera como recorrido de peatones, se realizará una rampa de pendiente inferior al 12% que supere el escalón de la acera. Este paso provisional estará convenientemente protegido y señalizado. Estos itinerarios existirán como alternativa solo cuando el coste de ejecución de un itinerario como accesible sea superior al 50% del coste como no accesible. Señalización Se debe indicar mediante el símbolo homologado de accesibilidad los espacios de uso público, itinerarios de peatones, elementos urbanos y el mobiliario urbano accesibles. Sería recomendable que estos espacios, itinerarios, elementos y mobiliario accesibles estén siempre bien iluminados durante la noche con una intensidad mínima de 10 lux. Los letreros o señales dispondrán de contornos nítidos, coloración viva y contrastada con el fondo, que permita así la aproximación de las personas a 5 cm, letras de 4 cm de altura mínima, situadas a 1,50 m del suelo como máximo para facilitar su lectura incluso a personas bajitas o usuarias de una silla de ruedas. Este sistema escrito o pictográfico es detectable por un usuario desde 50 m de distancia. Si están iluminados, lo estarán desde el exterior y se colocarán de forma que no constituyan un obstáculo, es decir, el perímetro del letrero no sobresaldrá de su base y estará referenciado hasta el suelo, dejando como máximo, si se considera oportuno, una altura libre de 15 cm hasta llegar al suelo, altura detectable para una persona deficiente visual que utiliza bastón para deambular. Sería ideal disponer de información de los itinerarios accesibles existentes mediante mapas, maquetas y/o planos de fácil adquisición para el público, con información mediante medios complementarios de tipo sonoro y/o visual, como las cintas de voz o información escrita en Braille.

Panel de señalización de itinerarios accesibles

Señalización de accesibilidad, no homologada ITINERARIO DE PEATONES ACCESIBLE 57

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Itinerario mixto accesible

ITINERARIO MIXTO DE PEATONES Y VEHÍCULOS ACCESIBLE Situación Zonas de prioridad invertida (30 Km/h.) normalmente situadas en áreas comerciales, peatonales o semipeatonales, de longitud máxima unos 600 m. El vehículo se adapta al peatón: los bordillos y la calzada están al mismo nivel, al menos en el paso de peatones, obligando a reducir la velocidad del vehículo. Itinerario mixto con pavimento de textura y color diferenciado, zona peatonal - zona rodada vehículos

Anchura Deben tener una anchura libre mínima de 3,00 m y una altura libre mínima en todo el recorrido de 3,00 m libres de obstáculos, para facilitar el tránsito de vehículos de carga y descarga. Espacios para cambiar de dirección Los espacios para el giro de vehículos permiten el giro con un radio mínimo de 6,50 m respecto al eje del itinerario.

Itinerarios mixtos. Proyectos urbanos. Ayuntamiento de Barcelona

Elementos salientes o en voladizo Todos los elementos en este itinerario accesible que sobresalgan e invadan más de 15 cm, y que estén por debajo de 2,10 m de altura (recomendables todos los elementos que sobresalgan). Como

Itinerarios mixtos. Proyectos urbanos. Ayuntamiento de Barcelona 58 ITINERARIO MIXTO DE PEATONES Y VEHÍCULOS ACCESIBLE

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


podrían ser: – balcones – papeleras – escaleras que permiten el paso por debajo de ellas – máquinas expendedoras – aparatos de aire acondicionado – cabinas telefónicas – inclinados en su tronco – cables de sujeción inclinados, etc. Tendrán que estar referenciados hasta el suelo, para evitar que personas con deficiencias visuales o incluso personas despistadas, puedan tropezar con ellos, o Carril bici contiguo a la acera bien, se situarán debajo de ellos diversos elementos que faciliten a personas con deficiencias visuales o personas despistadas evitar el golpe como papeleras, ceniceros, jardineras, mobiliario urbano, etc. Estarán por encima de 2,10 m de altura: – ramas de los árboles – toldos y marquesinas – señales de tráfico – señalización urbana, etc. Pendiente longitudinal máxima Debido a las condiciones orográficas del terreno existente se admite que: Si la longitud del itinerario supera los 10 m, la pendiente del mismo sea como máximo del 6% al 8%, para ser accesible a personas con movilidad reducida (P.M.R.). Si la longitud del itinerario está entre 3 m y 10 m, se admite una pendiente máxima entre el 8% y el 10% para ser accesible a P.M.R. Si la longitud del itinerario es inferior a 3 m, la pendiente de este itinerario podrá ser como máximo del 12%, para ser accesible a P.M.R. Lo ideal es que los itinerarios accesibles pudieran disponer de pendientes iguales o inferiores al 5%, para que incluso las Itinerario mixto

(Código de Accesibilidad de Cataluña)

ITINERARIO MIXTO DE PEATONES Y VEHÍCULOS ACCESIBLE 59

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Itinerario mixto accesible

personas mayores y las personas con graves limitaciones en su movilidad los utilicen con comodidad. Pendiente transversal máxima Será como máximo del 2%. Si es mayor, el tránsito para P.M.R. usuarias de una silla de ruedas es muy dificultoso, al derivar constantemente la propia silla debido a la excesiva pendiente.

Señalización en color con cambio de pavimento. Gerona

Itinerario mixto donde la calzada y la acera están a nivel. Barcelona

Desniveles aislados Los itinerarios accesibles no incluyen ninguna escalera ni escalón aislado, si no van acompañados por una suave rampa. La diferencia de nivel admitida en un itinerario accesible será de 2 cm, como máximo, siendo siempre preferible que no haya ninguna diferencia. Se recomienda señalizarlo con otro color y textura diferente al pavimento de su entorno. Altura máxima del bordillo La altura máxima del borde del bordillo será de 12 cm, que permite a personas de movilidad reducida ágiles (P.M.R.) superarla con ciertas dificultades. Este bordillo tendrá un nivel + 0 cm, en los pasos de peatones, que dispondrán de una amplitud mínima de paso accesible de 1,20 m. Elementos y mobiliario urbano El mobiliario en las aceras estará situado lo más cerca posible del bordillo, separado como máximo de 45 cm a 50 cm de él. Los elementos de la urbanización y del mobiliario que forman parte de este itinerario accesible tendrán un diseño adaptado para P.M.R. y/o con limitaciones sensoriales; solo podrán situarse en él si existe como mínimo 1,20 m libres de paso y 2,10 m de altura, libres de obstáculos, al lado de ellos.

Integración del mobiliario urbano en un itinerario mixto. Barcelona 60 ITINERARIO MIXTO DE PEATONES Y VEHÍCULOS ACCESIBLE

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Se colocarán bordillos, barandillas, u otros elementos análogos de orientación y guía para personas con deficiencias visuales, como por ejemplo, un zócalo de al menos 10 cm de altura, en las áreas ajardinadas existentes al lado de estos itinerarios, que favorecerán su percepción a personas con deficiencias visuales que utilizan bastón y a todos los usuarios. Se procurará en las áreas ajardinadas que ninguna rama o raíz quede por fuera de su perímetro, invadiendo el espacio útil sin obstáculos de este itinerario accesible, de 2,10 m de altura como mínimo. Los elementos que han de ser accesibles manualmente, como: cabinas telefónicas, aparadores y estanterías, tiquets de pago de las zonas azules de aparcamiento, información en las paradas de autobús, taxi, etc. estarán situados a una altura entre 1,00 m y 1,40 m, como máximo. El mobiliario de atención al público tendrá, totalmente o parcialmente, una altura máxima respecto al suelo de 0,85 m. Si dispone solamente de acercamiento frontal, su parte inferior de 0,00 m a 0,70 m de altura, con una amplitud mínima de 0,80 m y una profundidad de al menos 0,60 m, quedará libre de obstáculos para permitir su acceso incluso a personas usuarias de una silla de ruedas. Las mesas tendrán una altura máxima de 0,80 m. Su parte inferior de 0,00 m a 0,70 m de altura, con una amplitud mínima de 0,80 m y una profundidad de al menos 0,60 m, quedará libres de obstáculos para permitir su acceso incluso a personas usuarias de una silla de ruedas. El elemento más alto manipulable de los aparatos telefónicos (monedas) se situará a una altura máxima de 1,30 m – 1,40 m. En caso de que el aparato telefónico disponga de hornacina ésta dispondrá de una altura libre de obstáculos de 2,10 m. Si el terminal telefónico se sitúa dentro de una cabina de locutorio, éste tendrá unas dimensiones mínimas de 0,90 m de amplitud y 1,20 m de profundidad libres de obstáculos y el suelo quedará enrasado con el pavimento circundante. Si dispone de puerta de acceso, ésta abrirá hacia fuera y será de 0,80 m. Se facilitará su cerramiento desde el interior mediante un tirador situado en la propia puerta. Si dispone de una mesa supletoria cumplirá las condiciones descritas anteriormente para las mesas. El espacio de acceso a la cabina telefónica dispondrá de una amplitud mínima delante de la puerta de 1,20 m libres de obstáculos y del barrido de la propia hoja de la puerta, y de una altura mínima de 2,10 m, también libres de obstáculos. Los elementos para impedir el paso de vehículos estarán separados entre ellos una distancia mínima de 0,90 m, y tendrán como mínimo una altura de 0,80 m. Recomendamos una altura de 1,00 m – 1,10 m, para evitar golpes a los vehículos que estacionen al lado de ellos y así evitar desperfectos en los mismos al poderlos observar el conductor desde el interior del vehículo; así mismo, las personas deficientes visuales prefieren esta altura para evitar accidentes al tropezar a veces con ellos, debido a que su diámetro es pequeño. Recomendamos que el diseño de estos elementos tengan un diámetro de 10 a 20 cm al menos en su parte baja, para facilitar su detección con el bastón. Así mismo, también existen fitones automáticos, que podrían ser telescópicos, que se instalan en la vía pública para proteger en horarios limitados áreas peatonales de tránsito de vehículos. Personas autorizadas disponen de mecanismos para accionarlos a voluntad y poderlos subir o bajar según su interés. También pueden ir conectados a un semáforo, para que, cuando permita el paso, automáticamente se baje el fitón hasta que el disco no cambie de color. ITINERARIO MIXTO DE PEATONES Y VEHÍCULOS ACCESIBLE 61

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Itinerario mixto accesible

También existen fitones que incorporan puntos de luz en su diseño, convenientemente protegida por seguridad y para evitar posibles quemaduras, que pueden señalizar una vía pública con un complemento de iluminación de la misma. En gradas y zonas de espectadores, la plaza de un espectador usuario de una silla de ruedas tendrá unas dimensiones mínimas de 0,80 m de amplitud y 1,20 m de profundidad. Delante de esta plaza existirá un espacio libre de obstáculos de un diámetro mínimo de 1,20 m. Así mismo, estas plazas se complementarán con asientos fijos o extraibles, para sus posibles acompañantes. La altura de estos asientos será de 45 cm – 43 cm y a poder ser dispondrán de apoyabrazos. Los soportes verticales de señales y semáforos tendrán una sección de esquinas redondas para procurar que si se tropieza con ellos los golpes sean menos intensos. Estarán situados preferentemente en la parte exterior de la acera. Si no existe acera o su amplitud fuera inferior a 0,90 m se colocarán sujetos a las fachadas de los edificios, por encima de 2,10 m de altura libres de obstáculos. En parques y jardines se situarán en áreas ajardinadas o similares sin invadir los pasos de circulación o dejando al menos 90 cm útiles de paso. Cuando se instalan semáforos acústicos, éstos emitirán una señal sonora indicando el tiempo de paso para peatones, a petición del usuario mediante un mando a distancia. Actualmente existen en el mercado diferentes emisores que permiten facilitar información al usuario que dispone del mando a distancia para: orientarlo en la dirección de las calles en que se encuentra, informarle del transporte accesible más cercano, o bien, en locales comerciales que dispongan de estos emisores, facilitar información de los productos que comercialicen, etc. Esta información puede también transmitirse por las pantallas de los diferentes teléfonos móviles que ya han incorporado estos mecanismos emisores. (Este capítulo se complementa con “Accesibilidad en los espacios verdes”.) Elementos de protección y señalización de las obras en la vía pública Los elementos de protección y señalización de las obras en la vía pública han de cumplir las condiciones siguientes: Los andamios, vallas o cualquier tipo de obra en la vía pública se han de señalizar y proteger mediante elementos estables y continuos que estén iluminados toda la noche, preferentemente con luces rojas o de colores llamativos, incluso parpadeantes, para facilitar a todos los usuarios incluso personas con deficiencias visuales su localización. Se tienen que situar estos elementos de protección y señalización de forma que las personas con deficiencia visual puedan detectar a tiempo la existencia del obstáculo. No utilizar cuerdas, cables o similares. Recomendamos un zócalo fijo o provisional perimetral a las obras, que facilite a la persona que utiliza un bastón rodear estos obstáculos. Así mismo, si las vallas sobresalen de su perímetro o pie, se tendrán que referenciar hasta el suelo, para evitar accidentes al poder tropezar con ellas personas despistas y/o personas con limitaciones visuales. El nivel mínimo de iluminación que señalizan estos elementos será de 10 lux, advirtiendo de la presencia de obstáculos o desniveles.

62 ITINERARIO MIXTO DE PEATONES Y VEHÍCULOS ACCESIBLE

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Itinerarios alternativos Existirán siempre que se realicen obras en la vía pública, si los andamios, etc. ocupan el itinerario de peatones existente, de forma que P.M.R. no puedan acceder por él. Las dimensiones mínimas de un itinerario alternativo serán: de paso 0,90 m de amplitud x 2,10 m de altura, libre de obstáculos. Si es necesario utilizar parte de la calzada como recorrido peatonal, se realizará una rampa de pendiente inferior al 12% que supere el escalón de la acera en cada acceso. Este paso provisional estará convenientemente protegido y señalizado. Estos itinerarios existirán como alternativa solo cuando el coste de ejecución de un itinerario como accesible sea superior al 50% del coste como no accesible. Señalización Se debe indicar mediante el símbolo homologado de accesibilidad los espacios de uso público, itinerarios de peatones, elementos urbanos y el mobiliario urbano accesibles. Sería recomendable que estos espacios, itinerarios, elementos y mobiliario accesibles estén siempre bien iluminados durante la noche con una intensidad mínima de 10 lux. Los letreros o señales dispondrán de contornos nítidos, coloración viva y contrastada con el fondo, que permita así la aproximación de las personas a 5 cm, letras de 4 cm de altura mínima, situadas a 1,50 m del suelo como máximo, para facilitar su lectura incluso a personas bajitas o usuarias de una silla de ruedas. Este sistema escrito o pictográfico ha de ser detectable por un usuario desde 50 m de distancia. Si están iluminados, lo estarán desde el exterior y se colocarán de forma que no constituyan un obstáculo, es decir, el perímetro del letrero no sobresaldrá de su base y estará referenciado hasta el suelo, dejando como máximo, si se considera oportuno, una altura libre de 15 cm hasta llegar al suelo, altura detectable para una persona deficiente visual que utiliza bastón para deambular. Sería ideal disponer de información de los itinerarios accesibles existentes mediante mapas, maquetas y/o planos de fácil adquisición para el público, con información mediante medios complementarios de tipo sonoro y/o visual, como las cintas de voz o información escrita en Braille.

ITINERARIO MIXTO DE PEATONES Y VEHÍCULOS ACCESIBLE 63

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Carril-bici

CARRIL BICI En función de la orografía del entorno y de la climatología.

Planificación Conectar puntos de interés. Red básica que comunica todo el territorio.

Señalización de aparcamiento de bicicletas

Diseño Relentizar el tráfico. Dependiendo de la ciudad este carril en su pavimento tiene colores diferentes a los de su entorno. Normalmente su anchura es de 1,40 m 1,50 m, lo que permite la doble circulación en ambos sentidos. Según las calles, los criterios de su ubicación varían; pueden existir en parte de la calzada, o en la acera, por delante o por detrás de los diferentes elementos o mobiliario urbano existente en él.

Carril bici. Avenida Diagonal. Barcelona

Estructuración de un carril bici. Ayuntamiento de Barcelona 64 CARRIL BICI

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Barcelona ciudad En el año 1992, se realizan los Juegos Olímpicos y los Juegos Paralímpicos y empieza verdaderamente la cultura de la “ciudad para todos”. En el año 1995 y con motivo del Congreso “Velocity”, existen 50 km de recorridos con carril bici por la ciudad. Actualmente, en 1999, ya existen 100 km de carril bici, y la bicicleta forma parte decididamente del paisaje y de la cultura de la ciudad de Barcelona, sobre todo los fines de semana. Desdoblamiento del carril bici al llegar a la Plaza Francesc Maciá. Barcelona

Dimensiones de un aparcamiento de bicicletas. Proyectos urbanos. Ayuntamiento de Barcelona

Estructuración de un carril bici. Ayuntamiento de Barcelona CARRIL BICI 65

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Pavimentos accesibles

PAVIMENTOS ACCESIBLES EN ESPACIOS DE USO PÚBLICO Características Son duros, antideslizantes, sin resaltes diferentes a los propios del grabado de las piezas, y firmemente fijados al suelo. Las juntas entre las diferentes piezas no tendrán más de 12 mm, y quedarán enrasadas con el pavimento circundante, evitando las juntas hundidas; cuando la geometría de las piezas del pavimento sea muy regular, se podrán dejar las juntas “a tope”. Se admiten en parques y jardines Pavimentos duros antideslizantes y sin resaltes diferentes a los propios del gravado de sus piezas pavimentos cubiertos con una capa de riego asfáltico o similar, de tierras apisonadas con una compactación superior al 90% (P.M.), del ensayo de próctor modificado en condiciones climatológicas desfavorables. La densidad será del 75% de su valor en seco. La grava suelta está prohibida en itinerarios accesibles. No se aconsejan los pavimentos a base de adoquines o de piezas de piedra alternadas con césped, al ser recorridos muy irregulares que dificultan mucho la circulación y el equilibrio a personas de movilidad reducida temporal o definitivamente (P.M.R.). Plaza pavimentada con adoquines. Este tipo de pavimento dificulta la movilidad a PMR

Texturas Existen como mínimo cuatro tipos de texturas en el pavimento de la vía pública de un itinerario accesible: – La textura del pavimento de la acera – La textura del pavimento de la calzada – La textura del pavimento de los vados y pasos de peatones – la textura de las franjas-guía para personas con deficiencias visuales. Facilitarán la detección y orientación de estos recorridos a todos los usuarios y en particular a las personas con deficiencias Cambios de textura del pavimento que realizan la visuales. función de franjas-guía

66 PAVIMENTOS ACCESIBLES EN ESPACIOS DE USO PÚBLICO

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Rejas y registros Se colocan enrasados con el pavimento circundante. Las aberturas de estas rejas, colocadas en itinerarios de peatones accesibles tienen una dimensión máxima que no sobrepasa los 3 cm x 3 cm para que personas ambulantes con bastones, e incluso personas usuarias de sillas de ruedas, no introduzcan en ellos por accidente el bastón o la rueda. La disposición del enrejado se dispondrá de manera que no puedan tropezar personas con movilidad reducida (P.M.R.), es decir, nunca se colocará en el Dimensiones y disposición del enrejado. mismo sentido de la marcha principal. (Código de Accesibilidad de Cataluña) Esta disposición del enrejado podrá ser perpendicular al sentido habitual de la marcha o sin ninguna dirección. Alcorques Los alcorques de los árboles de los itinerarios de peatones accesibles estarán cubiertos con rejas u otros elementos enrasados con el pavimento circundante (fibra de vidrio, adoquines, etc.). Estas rejas estarán dispuestas de manera que no puedan tropezar P.M.R. y sus agujeros serán como máximo de 3 cm x 3 cm. También se pueden proteger los huecos de los arboles mediante un zócalo perimetral Alcorque cubierto con vidrio reciclado de 5 cm de altura mínima. Del centro del alcorque al bordillo de la acera existirán unos 50 cm – 45 cm de distancia, como máximo, para dejar el máximo paso útil, libre de obstáculos. Como mínimo se cubrirán aquellos alcorques donde exista mucha circulación al lado de ellos, como los cercanos a pasos peatonales, paradas de autobús, etc.

Alcorque de vidrio recliclado. Barrio de Gracia. Barcelona PAVIMENTOS ACCESIBLES EN ESPACIOS DE USO PÚBLICO 67

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Pavimentos accesibles

Señalización en el pavimento con franja-guía

Ejemplo de tierras compactadas, pavimento accesible. Plaza Mayor. Vic

Señalización Pavimentos diferenciados mediante franja-guía, lo que facilitará la orientación a personas con deficiencias visuales, con colores luminosos o grises y texturas diferentes a las de su entorno, identificando los pasos de peatones, vados, cruces, escaleras, rampas, obstáculos, desniveles, elementos urbanos y mobiliario urbano, salidas de vehículos, etc., tal como se describe en los apartados de estos elementos. Ejemplo de pavimento señalizador: baldosas hidráulicas, rejas metálicas, etc., que contrastan con el pavimento de su entorno. Otros Actualmente se está estudiando en laboratorios homologados la posibilidad de disponer de un catálogo de pavimentos con sus respectivos grados de antideslizamiento, lo que permitirá en un futuro próximo poder escoger aquel pavimento recomendable, según donde esté ubicado. Existen en el mercado tratamientos antideslizantes, de óptima calidad, que perduran hasta 5 años, aunque las condiciones climáticas sean severas, y que proporcionan una rápida protección a los pavimentos tratados, con un efecto totalmente incoloro. Se pueden utilizar al poco tiempo de haber efectuado el tratamiento.

Pavimento antideslizante en el Anillo Olímpico de Montjuic. Barcelona 68 PAVIMENTOS ACCESIBLES EN ESPACIOS DE USO PÚBLICO

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ejemplos de pavimentos: Pavimentos del aparcamiento y del paso de peatones no accesibles, al tener zonas con resaltes diferentes al propio gravado de las piezas PAVIMENTOS ACCESIBLES EN ESPACIOS DE USO PÚBLICO 69

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Va dos de pe a tone s a c c e si bl e s

VADOS DE PEATONES ACCESIBLES

Vado de amplias dimensiones en amplitud y longitud de suave pendiente y protegido por fitones, cercano al INEFC. Montjuic. Barcelona

Situación Siempre ha de existir un itinerario accesible, como mínimo de 0,90 m de anchura y 2,10 m de altura libres de obstáculos delante del vado en los dos sentidos, para así poder maniobrar en él, con cierta facilidad, P.M.R. usuarias de una silla de ruedas, facilitando también a todas las personas que caminan por la acera el no verse afectadas por la propia pendiente del vado. Si la acera tiene una anchura de 0,90 m, se dispondrá un espacio de 1,50 m de anchura como mínimo libre de obstáculos, enrasado con la calzada y con pavimento con textura diferenciada del resto, que coincidirá con el paso de peatones, y permitirá el giro a izquierda y/o derecha a P.M.R., incluidos los usuarios de una silla de ruedas, que mediante rampas de pendiente igual o inferior al 12%, accederán al nivel del bordillo. En este caso, no se coloca franja de aviso para personas con deficiencias visuales al no poderse situar perpendicular al paso de peatones, y así evitar que estas personas crucen en diagonal y no por el paso de peatones, con el consiguiente peligro. Se admite un espacio de 1,20 m como mínimo, libre de obstáculos, que permitirá a P.M.R. muy afectadas realizar operaciones de acceso del vado a la acera y viceversa. Anchura La anchura libre mínima del paso de peatones será de 1,20 m, recomendable a 1,80 m, que permita el paso simultaneo de dos personas usuarias de sillas de ruedas, una al lado de otra.

Tipos de vados para aceras estrechas en que la calzada y la acera coinciden en el mismo nivel. Ayuntamiento de Barcelona

Desniveles El bordillo del vado se enrasará con la calzada a nivel cero. Se admitirá como máximo un desnivel entre ellos de 2 cm. Hay que tener presente cuando se pavimenta de nuevo la calzada que el vado quede enrasado con ésta, evitando los canalones, que dificultan a P.M.R. la utilización cómoda del vado, al quedar el agua estancada. Se debe prever un

70 VADOS DE PEATONES ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


imbornal de desagüe al lado de la situación del vado, evitando así su estancamiento. Los huecos de este imbornal nunca se situarán en el mismo sentido del máximo flujo de circulación. Pendiente longitudinal máxima Será del 12%, siendo recomendable la del 10%. Cuando los vados tengan, debido a la orografía del terreno, una longitudprofundidad superior a los 3 m, la pendiente en todo el vado será como máximo del 10%, siendo recomendable el 8%. Ejemplo de vado rebajado a nivel de calzada.

Pendiente transversal máxima Barrio de Gracia. Barcelona Será del 2%, en todo el vado. El itinerario de peatones en que se sitúen no puede quedar afectado por una pendiente transversal superior al 2%. Señalización Se señalizarán con pavimento de textura diferenciada del resto, y si se considera oportuno, con colores llamativos o con una gama de grises, contrastados con el resto de pavimentos de su entorno para favorecer su identificación a personas con deficiencias visuales. Así mismo, se instalará una franjaguía para personas con deficiencias visuales con pavimento de textura diferenciada del resto, y también si se considera oportuno, de color diferente, con una anchura de 0,90 m – 1,00 m como mínimo, que ocupe todo el itinerario de peatones y siempre transversalmente al sentido de la marcha y perpendicular al vado. Según esta disposición de franjas-guía las personas ciegas irán siempre por el itinerario perpendicular a la franja. Por tanto, en aceras donde por su amplitud no exista un itinerario de peatones de al menos 0,90 m delante del vado de un paso de peatones, no se señalizará estos tipos de rebajes para personas con graves deficiencias visuales, para evitar situaciones peligrosas de confusión de recorridos que pueden dar lugar a accidentes al cruzar la vía pública por un lugar diferente al previsto.

Señalización mediante franja-guía del vado peatonal. Falta protección del escalón del vado

Situación correcta de la franja-guía. (Código de Accesibilidad de Cataluña) VADOS DE PEATONES ACCESIBLES 71

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Va dos de ve hí c ul os

VADOS DE ENTRADA Y SALIDA DE VEHÍCULOS Situación El itinerario de peatones que atraviesan no ha de quedar afectado por una pendiente transversal superior al 2%.

Estos vados ocupan al menos 40 cm de acera, y sus pendientes son superiores al 12%

Anchura Su amplitud libre es de 2,00 m, como mínimo. Existirá al menos en la acera, un paso libre de obstáculos de 0,90 m de anchura x 2,10 m de altura, delante de ellos. Normalmente tienen una profundidad de 40 cm a 60 cm, según la acera. Desniveles El bordillo del vado se enrasará con la calzada. Se admitirá como máximo un desnivel entre ellos de 2 cm. Hay que tener presente, cuando se pavimenta de nuevo la calzada, que el vado quede enrasado con ésta, evitando los canalones, donde se queda el agua estancada.

En primer término vado del paso peatonal, a su lado vado de vehículos

Situación de vado para vehículos y dimensiones mínimas del itinerario peatonal. (Código de Accesibilidad de Cataluña) 72 VADOS DE ENTRADA Y SALIDA DE VEHÍCULOS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Pendientes Si estos vados de vehículos tuvieran una pendiente longitudinal igual o inferior al 12% y una pendiente transversal igual o inferior al 2%, también podrían ser utilizados con comodidad por todos los peatones. Señalización Se señalizarán con pavimento de textura diferenciada del resto del pavimento de su entorno, y si se considera oportuno también con colores llamativos o con una gama de grises para favorecer su Vado de vehículos de suave pendiente, que permite identificación a personas con deficiencias su uso a peatones. Vic visuales. Si sus condiciones permiten que sea utilizable por peatones con graves problemas de movilidad (P.M.R.), se instalará una franjaguía con pavimento de textura y/o color diferenciada del resto de pavimentos, de una anchura de 0,90 – 1,00 m como mínimo, que ocupe todo el itinerario de peatones y siempre transversalmente al sentido de la marcha y perpendicular al vado.

Diferentes pendientes en función de su uso. Paso peatonal con vado accesible. Falta protección lateral del vado en el paso peatonal

VADOS DE ENTRADA Y SALIDA DE VEHICULOS 73

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Pasos de pe a tone s a c c e si bl e s

PASOS DE PEATONES ACCESIBLES Situación Han de formar parte de un itinerario accesible y no ser en diagonal o en oblicuo, para evitar la desorientación de las personas con deficiencias visuales.

Ejemplos de diferentes pasos peatonales, con elementos y mobiliario urbanoy pendientes accesibles

Ejemplo de paso peatonal con varias paradas intermedias

Pasos de peatones a nivel Salvar el desnivel entre el bordillo y la calzada con un vado de peatones accesible. Pasos de peatones en un tiempo: Cuando atraviese una isleta intermedia en las calzadas rodadas, se recortará y quedará rebajado al mismo nivel de las calzadas, en una anchura igual a la del paso de peatones, con una profundidad mínima de 1,20 m, y una amplitud de 1,20 m mínima. En isletas existentes, con aparcamiento de vehículos en las dos bandas anexas al mismo, esta anchura podría ser, si se considera oportuno, como mínimo de 0,90 m, al estar los usuarios protegidos del tráfico rodado por los propios vehículos estacionados. Calzadas amplias. Pasos de peatones en dos tiempos: Es necesario el refugio central, cuando superen los 12 m que obligan a cruzar en dos tiempos. Si el volumen de peatones es muy importante,

El rebaje ocupa toda la amplitud del paso peatonal, facilitando su uso a todos los usuarios 74 PASOS DE PEATONES ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


hay que evitar un cruce continuo, romperlo, para evitar aglomeraciones. Debido a su longitud, con parada intermedia, la isleta tendrá una profundidad mínima de 1,50 m, una anchura igual a la del paso de peatones, y quedará rebajada al mismo nivel de las calzadas cuando la longitud de esta isleta no supere los 4,00 m. Pasos elevados o subterráneos Pasos de peatones accesibles, mediante rampas, que según la altura a superar tendrán varios tramos de suave pendiente. Normalmente, estos itinerarios se Paso de peatones en dos tiempos. duplican con escaleras accesibles que (Código de Accesibilidad de Cataluña) dispondrán en ambos lados de barandillas y zócalos de protección, según las características del apartado ESCALERAS EXTERIORES ACCESIBLES. La pendiente de estas rampas vendrá en función de la longitud de cada tramo y según las características del apartado RAMPAS EXTERIORES ACCESIBLES. Si no es posible la realización de rampas con itinerarios accesibles para salvar estos desniveles, debido a su excesiva longitud, se instalarán ascensores protegidos de las inclemencias climáticas, según los requerimientos del apartado ASCENSORES EXTERIORES ACCESIBLES. Paso de peatones elevado accesible. Bilbao También existe la posibilidad de escaleras mecánicas o rampas mecánicas. Semáforos En aceras estrechas inferiores a 1,20 m, se instalarán colgados (fachadas, etc.) a alturas superiores a 2,10 m. Pasos de peatones regulados por semáforo con pulsador, a una altura máxima de 1,30 m – 1,40 m; con tratamiento en alto relieve y/o Braille y/o colores llamativos de su teclado. Dotados de señalización acústica y luminosa, situada por encima de 2,10 m de altura.

Paso subterráneo con pendientes excesivas de las rampas. Pineda de Mar (Barcelona) PASOS DE PEATONES ACCESIBLES 75

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Pasos de pe a tone s a c c e si bl e s

Entrada al recinto del Anillo Olímpico de Montjuic. Barcelona

Ejemplo paso de peatones con cambio de color. Andorra

Velocidad de cruce: 0,80 m/seg, con 5 segundos de carencia, pensando en P.M.R. muy afectadas. Estos semáforos disponen de mecanismos para que las personas invidentes puedan accionarlos con un mando a distancia, y así el aviso acústico de paso libre solamente funciona durante unos segundos. Estos sistemas cumplen dos funciones importantes: avisar al usuario de cuándo puede cruzar y como referencia para llegar a la acera opuesta. Se puede sustituir el aviso acústico por una vibración que sea percibida al poner la mano en el palo, así los videntes no oirán nada y los ciegos podrán cruzar con tranquilidad. Normalmente las personas con graves deficiencias visuales no cruzan solas. Señalización El pavimento de la isleta es diferenciando respecto al de la calzada. Si los vados no están enfrentados, la señalización será mediante una franja-guía táctil en el pavimento. La pintura que señaliza los pasos de peatones será, dentro de lo posible, antideslizante mediante preparados químicos especiales o similares. En Pamplona, se han realizado estudios para tratar estas franjas de pasos de peatones con gravados que favorecen su antideslizamiento. Franja táctil en cruces de calles de configuración atípica, mediante pavimento especial de 20 cm, paralelo al bordillo si no existe fachada. Posibilidad de señalizar los pasos peatonales, solamente con dos franjas horizontales, y así evitar posibles resbalones, como actualmente ocurre con esta pintura de los pasos peatonales con motocicletas y P.M.R.

Paso de peatones antideslizante. Pamplona 76 PASOS DE PEATONES ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ejemplo de paso peatonal, con itinerario por escaleras o por rampa. Calle Brasil. Barcelona PASOS DE PEATONES ACCESIBLES 77

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Escaleras en el exterior accesibles

ESCALERAS EN EL EXTERIOR ACCESIBLES Anchura La anchura útil de paso será de 1,20 m como mínimo. Con esta anchura, se pueden instalar si fuera necesario mecanismos elevadores mediante plataformas montaescaleras con guía, normalmente adosada a la barandilla interior de la escalera, para P.M.R. (personas de movilidad reducida) que no puedan utilizar las escaleras. Escalones Los escalones han de tener una huella mínima de 30 cm, y una altura de 17 cm como máximo, siendo recomendable la huella de 32 cm y la altura de 15 cm. En las escaleras en proyección no recta o en curva en planta, hay una dimensión mínima de huella de 30 cm, contada desde la cara interior a 40 cm. No se permite rellanos en ángulo o partidos ni escaleras compensadas. El número de escalones seguidos sin rellano intermedio ha de ser de 12 unidades, como máximo, por tramo. Se recomienda que los desniveles infe-riores o iguales a tres escalones se salven mediante una rampa de pendiente máxima del 8%, en Escaleras mecánicas como itinerario alternativo a toda su amplitud. la gran escalinata. No aptas para P.M.R., muy afectadas Los rellanos intermedios de la escalera han de tener una anchura mínima en la dirección de la circulación de 1,20 m, libres de obstáculos. Aconsejable 1,50 m. Los escalones no han de presentar discontinuidades cuando la huella se une con la altura (bocel). La huella se ha de acabar superficialmente con material antideslizante. Cada inicio y final de cada tramo de escaleras se tendrá que señalizar con textura y color diferente, con una profundidad de al menos 1,00 m y en toda la amplitud de la escalera y en cada uno de los rellanos, para así favorecer la orientación de las personas con graves deficiencias visuales.

Escalera tipo, con pasamanos en ambos lados, escalones sin resaltes, y señalización para deficientes visuales

78 ESCALERAS EN EL EXTERIOR ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Barandillas y pasamanos Las escaleras disponen de barandillas y/o pasamanos que pueden ser utilizados en los dos sentidos de la circulación, a ambos lados del recorrido. También existirá un pasamanos central intermedio si la anchura de la escalera es superior a 5 m. Los pasamanos de la escalera están situados a una altura de entre 0,90 m y 0,95 m en rellanos, y 0,80 m a 0,85 m en el tramo de escalones, y tienen un diseño anatómico que permite adaptar la mano, con una sección igual o equivalente a la de un tubo redondo de 3 a 5 cm de diámetro, separado como mínimo 4 cm de los paramentos verticales. Los pasamanos han de estar sólidamente anclados. Los anclajes serán en forma de “L” para evitar que la mano no deje nunca la seguridad de la barandilla. Las barandillas no han de ser escalables si existe agujero de escalera. Los pasamanos se han de prolongar 30 cm como mínimo, más allá de los extremos, en el principio y en el final de cada tramo de escalera. El punto de inflexión del pasamanos ha de coincidir con el inicio del tramo de escalera. Las protecciones de las barandillas tanto horizontales como verticales: barrastubos, cables-tensores, etc., estarán separadas entre ellas un máximo de 12 cm, para evitar accidentes a niños que pudieran pasar entre ellos. Estarán sólidamente fijadas y resistirán la presión mínima de 1,3 kw aplicada vertical u horizontalmente. Estarán exentas de cualquier elemento saliente o abrasivo. No estarán hechas de materiales metálicos en situaciones expuestas a la intemperie, a no ser que se garantice poco incremento de temperatura, incluido en verano.

Detalles de los pasamanos. (Código de Accesibilidad de Cataluña)

Ejemplo de escalera accesible. (Código de Accesibilidad de Cataluña)

Escalera de acceso a la parte posterior del Museo Guggenheim. Bilbao ESCALERAS EN EL EXTERIOR ACCESIBLES 79

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Escaleras en el exterior accesibles Escalinata de más de 450 escalones en la calle Alcántara de Barcelona. Arquitecto Mónica Vila (Europroject). Accesibilidad resuelta mediante cuatro ascensores seguidos, comunicados por plataformas peatonales 80 ESCALERAS EN EL EXTERIOR ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Diseño Su directriz será recta o ligeramente curva. Los espacios existentes debajo de las escaleras de altura inferior a debajo de 2,10 m han de estar protegidos mediante mamparas, bancos, jardineras, etc., de manera que eviten posibles accidentes a personas con visión parcial, ceguera o despistados que pasen por debajo de ella. En todo itinerario accesible, si existe una escalera, existirá una rampa paralela o un itinerario alternativo. Si no es posible, se aceptan mecanismos elevadores mediante plataformas montaescaleras, para superar Escaleras con pasamanos central de doble sentido. estos desniveles, para P.M.R. muy Lisboa afectadas, o plataformas elevadoras similares a un ascensor al lado de ellas. No se permitirá la acumulación de agua en las superficies de circulación. Estará bien mantenido y libre de brozas y obstáculos. Señalización El inicio y el final de cada tramo de escalera se señaliza con pavimento diferenciado del resto con textura y/o color, con franjas de toda la anchura de la escalera y profundidad mínima de 40 cm. Se recomienda que el color de la contrahuella y el de la huella sean contrastados, para facilitar su percepción a Escaleras existentes al lado del Centro Municipal de Tenis de la Vall de Hebron. Barcelona todos. Sería ideal señalizar en el pasamanos, en Braille o en alto relieve, el nombre de cada recorrido y con qué itinerario comunica. Han de disponer de un nivel de iluminación durante la noche que permita identificar con claridad los diferentes escalones para evitar así posibles accidentes, mínimo 30 lux. Escaleras mecánicas Las escaleras mecánicas han de presentar una superficie plana mínima de dos escalones y medio, tanto al inicio como al final, para mejorar el confort de los Combinación de escaleras y escaleras mecánicas . usuarios. Anillo Olímpico de Barcelona

ESCALERAS EN EL EXTERIOR ACCESIBLES 81

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Escaleras en el exterior accesibles

Los pasamanos serán de color contrastado respecto al color del paramento vertical. La velocidad máxima horizontal será de 0,60 m/s. En el borde del escalón se pintará una franja de unos 4 cm de amplitud con un color diferenciado. Actualmente se está estudiando un prototipo de escalera mecánica que en caso de que sus usuarios sean personas con graves discapacidades, posea un mecanismo, un simple teclado instalado al inicio y al final de cada tramo, que detenga el funcionamiento continuo de la escalera y reconvierta tres o cuatro escalones en una plataforma. Sus dimensiones son de toda la amplitud de la escalera y 1,20 m de profundidad libres de obstáculos, apta incluso para personas usuarias de una silla de ruedas; una vez finalizado el recorrido se repite la misma operación, para devolver a su situación estándar en la escalera. Las escaleras mecánicas no pueden utilizarlas autónomamente P.M.R. muy afectadas.

Escaleras mecánicas OTIS. Abajo: croquis de este tipo de escaleras

82 ESCALERAS EN EL EXTERIOR ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Fotografía superior, existe un pasamanos central al tener la escalera una anchura superior a 5 m. Faltan pasamanos en sus laterales, y su prolongación debería llegar al suelo. Fotografía inferior, faltan pasamanos laterales y contraste de color en cada rellano, para así facilitar su percepción ESCALERAS EN EL EXTERIOR ACCESIBLES 83

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Rampas en el exterior accesibles

RAMPAS EN EL EXTERIOR ACCESIBLES Anchura La anchura útil de paso será como mínimo de 0,90 m, recomendable 1,20 m. Con una amplitud de 1,80 m libres de obstáculos, pueden pasar a la vez dos personas usuarias de una silla de ruedas y se recomienda en itinerarios muy concurridos, de doble sentido de circulación. Paso elevado para cruzar la via férrea , en el barrio del Gornal. Hospitalet del Llobregat

Pavimento El pavimento de las rampas ha de ser duro, no deslizante y sin regruesos diferentes a los propios del gravado de las piezas. Se recomienda un tratamiento rugoso en toda su superficie. Entre las diferentes piezas que forman el pavimento existirá una separación como máximo de 2 cm (tablones de madera, etc.) y nunca en el mismo sentido que el máximo flujo de la circulación, para evitar posibles accidentes a personas que utilicen muletas o silla de ruedas, o personas que lleven el cochecito del niño o el carrito de la compra, etc. pues podrían introducir en ellos el bastón o la rueda.

Rampa exterior en el Auditorio. Barcelona

Rampa en el exterior en el Hospital de Bellvitge. Barcelona. Arquitectos Sr. D. Carlos Rovira y Sr. D. Pablo Roig 84 RAMPAS EN EL EXTERIOR ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Pendiente longitudinal máxima En función de la longitud del tramo de rampa: – Tramos de menos de 3 m de longitud: 12% de pendiente máxima. – Tramos de entre 3 y 10 m de longitud: 10% de pendiente máxima. – Tramos de más de 10 m de longitud: 8% de pendiente máxima, y cada 20 m como máximo, se dispondrán rellanos intermedios de 1,20 m de longitud mínima, en la dirección de la circulación. Se recomienda en todos los casos bajar el Rampa de dos tramos de pendiente máxima 8%. tanto por ciento de la pendiente siempre (Código de Accesibilidad de Cataluña) que sea posible, respectivamente para cada caso: el 10%, el 8% y el 6% como pendientes máximas. Se debe tener presente que las personas con graves discapacidades no pueden superar autónomamente estas pendientes. Las pendientes longitudinales inferiores al 5% no tienen consideración de rampa. Las personas mayores prefieren utilizar las escaleras con pasamanos a las rampas, si éstas tienen pendientes pronunciadas ó tienen recorridos muy largos, por una sensación de seguridad. Pendiente transversal máxima Rampa de un tramo, pendiente máxima 10%. Se admite como máximo un 2%. (Código de Accesibilidad de Cataluña) Dispondrán de una cuneta o canalón de desagüe con reja metálica. Diseño Su directriz, a poder ser, será recta o ligeramente curva. Las rampas móviles han de presentar al inicio y final una superficie plana mínima de 1,20 m para facilitar las operaciones de embarque y desembarque a P.M.R., incluidos usuarios de silla de ruedas. En el inicio y final de cada tramo de rampa, existe un rellano de 1,20 m como mínimo. En la unión de tramos de diferente pendiente se han de realizar Puente-rampa que atraviesa el rio Ter. Gerona

RAMPAS EN EL EXTERIOR ACCESIBLES 85

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Rampas en el exterior accesibles

Combinación de varias rampas para atravesar la autovía de Castelldefels. Barcelona

Escalera alternativa a las rampas para personas ambulantes. Autovía de Castelldefels. Barcelona

rellanos intermedios de las mismas características. Siempre que se pueda, intentaremos homogeneizar el tanto por ciento de la pendiente en todos los tramos, facilitando así su uso a usuarios con graves problemas de movilidad. Se recomienda realizar recorridos mediante rampas, para superar como máximo la altura de 5 m, que implicará una rampa de una longitud mínima de 60 m de varios tramos, combinados si es necesario con escaleras en su proximidad, e idealmente con ascensores. Los usuarios más afectados en su movilidad prefieren bajar por las rampas o por un ascensor anexo, si existe, y en cambio todos subirán por el ascensor, al ser mucho más cómodo y rápido que una rampa. Se recomienda que las rampas estén situadas, siempre que se pueda, en el mismo sentido de la máxima circulación del acceso, y así todas las personas con o sin discapacidades las utilizarán. Si los peatones tienen que desviarse del recorrido principal para utilizar las rampas solamente las utilizarán las P.M.R. muy afectadas y las personas que realicen carga y descarga de materiales o productos. Nunca se dispondrán rejas en el imbornal de desagüe en su recorrido, que dispongan sus huecos en el mismo sentido que el

Itinerario peatonal por rampa para cruzar la ría. Bilbao 86 RAMPAS EN EL EXTERIOR ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


máximo flujo de circulación, para evitar graves accidentes al poderse introducir las ruedas o bastones en ellos. No permitir la acumulación de agua en las superficies de circulación. Estará bien mantenida, libre de brozas y de obstáculos. Protecciones laterales Cuando entre la rampa y la zona adyacente haya un desnivel igual o superior a 0,20 m, se dispondrá a ambos lados de ella, de un elemento de protección longitudinal, zócalo, o barra de Colocación correcta del imbornal de desagüe en seguridad, de unos 10 cm de altura como una rampa, rejilla de huecos inferiores a 2 cm mínimo, evitando las salidas accidentales del recorrido de las ruedas pequeñas de los coches de niños, carros de la compra, sillas de ruedas, etc. Barandillas y pasamanos Las rampas disponen de barandillas y/o pasamanos que pueden ser utilizados en los dos sentidos de la circulación, a ambos lados del recorrido. Existirá un pasamanos central intermedio si la anchura de la rampa es superior a 5 m. Los pasamanos de la rampa están situados a una altura de entre 0,90 m y 0,95 m en rellanos, y 0,80 m a 0,85 m en Colocación incorrecta del imbornal de desagüe. el tramo; y tienen un diseño anatómico Huecos en la misma dirección que la rampa que permite adaptar la mano, con una sección igual o equivalente a la de un tubo redondo de 3 a 5 cm de diámetro, separado como mínimo 4 cm de los paramentos verticales. Los pasamanos han de estar sólidamente anclados. Los anclajes serán en forma de “L” para evitar que la mano no deje nunca la seguridad de la barandilla. Las barandillas no han de ser escalables si existe hueco al lado de la rampa.

Pasamanos a ambos lados y a doble altura en todos los tramos de la rampa RAMPAS EN EL EXTERIOR ACCESIBLES 87

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Rampas en el exterior accesibles Detalle de las barandillas del puente de la ria en Bilbao. Arquitecto Calatrava

Los pasamanos se han de prolongar 30 cm como mínimo más allá de los extremos, en el principio y en el final de cada tramo de rampa. El punto de inflexión del pasamanos ha de coincidir con el inicio de cada tramo de rampa. Las protecciones de las barandillas tanto horizontales como verticales: barras-tubos, cables-tensores, etc., estarán separadas entre ellas un máximo de 12 cm, para evitar accidentes a niños que pudieran pasar entre ellos. Estarán sólidamente fijadas, y resistirán la presión mínima de 1,3 kw aplicada vertical u horizontalmente. Estarán exentas de cualquier elemento saliente o abrasivo. No estarán hechas de materiales metálicos en situaciones expuestas a la intemperie, a no ser que se garantice poco incremento de temperatura, incluso en verano.

Señalización El inicio y el final de cada tramo de la rampa se señaliza con pavimento diferenciado del resto, con franjas de toda su amplitud y anchura mínima de 40 cm para favorecer su percepción a personas con deficiencias visuales. Dispondrá de un nivel de iluminación mínimo de 30 lux durante la noche, y de igual forma en los cambios de dirección. Sería ideal señalizar en el pasamanos, en Braille o en alto relieve, el nombre de cada Señalización del inicio de la rampa con un cambio recorrido y con qué itinerario comunica. de pavimento. Villa Olímpica. Barcelona 88 RAMPAS EN EL EXTERIOR ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Rampas escalonadas No se admiten rampas escalonadas en itinerarios accesibles. Esta es una solución intermedia que actualmente se realiza cuando el espacio disponible no nos permite la construcción de una rampa con la pendiente adecuada. Los rellanos serán como mínimo de 0,90 m, y la altura de los escalones será como máximo de 6 cm. Consideramos que con estas soluciones las P.M.R. muy afectadas necesitarán siempre ayuda para superarlos. Estos escalones tienen que estar muy bien señalizados, tanto la hue- Rampa escalonada. Este tipo de rampas dificultan lla como la contrahuella, con colores la movilidad a muchos usuarios diferentes a los de su entorno, para que todas las personas los identifiquen con facilidad, evitando así accidentes. La pendiente longitudinal máxima de cada huella será del 12%, recomendable 6%. Normalmente se producen muchos accidentes en estos elementos, que requieren una atención máxima para todos. Rampas móviles o provisionales Estos tipos de rampas no permiten a personas usuarias de una silla de ruedas subirlas o bajarlas autónomamente al existir mucho peligro de caídas. Rampa escalonada. NO ACCESIBLE. Señalización Pueden ser la solución en aquellos casos de los pequeños resaltes en solo un sentido en que, por falta de espacio al invadir zonas públicas o por otras razones, no es conveniente el uso de una rampa fija. Tendrá que cumplir los requisitos de seguridad, estabilidad y poco peso. Las recomendamos en tramos muy cortos para superar pequeñas alturas (inferiores a 30 cm). Las rampas móviles han de presentar al inicio y final una superficie plana mínima de 1,20 m para facilitar las maniobras de embarco y desembarco a P.M.R., incluso usuarias de sillas de ruedas. Diversos tipos de rampas provisionales RAMPAS EN EL EXTERIOR ACCESIBLES 89

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Rampas en el exterior accesibles

Rampas mecánicas Diseño Son cintas transportadoras de personas (C.T.P.) con diferentes grados de inclinación, pensadas para salvar largas distancias, enlazando puntos situados a diferentes niveles y substituyendo las escaleras en lugares donde a la mayoría de usuarios les resulta más cómoda su utilización, debido a los paquetes o cargas que transportan. Permite una importante capacidad de transporte, acelerando el tráfico. Es un elemento de gran dimensión, y su ubicación es siempre un importante punto de referencia. Facilita a todos, y especialmente a P.M.R., la movilidad en largas distancias. Si la cinta está detenida pueden continuar deambulando por ella sin ningún riesgo. Toda C.T.P. dispondrá de un pulsador de paradas y de marcha, en ambos extremos, suficientemente visible para permitir su utilización en caso de emergencia. Pendientes Según la pendiente, serán del “tipo horizontal” o del “tipo volcano”. Esto permite que P.M.R. acompañadas puedan utilizarlas con cierta facilidad.

Rampa mecánica pendientes como máximo hasta el 17-20%. Ascensores OTIS 90 RAMPAS EN EL EXTERIOR ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


La pendiente máxima de fabricación es del 17% - 20%. Anchura La anchura mínima será de 0,90 m, que permite a los usuarios ambulantes adelantar incluso a una persona en silla de ruedas estacionada en ella. Anchura de la silla de ruedas, de 0,65 m a 0,70 m. Escalones El escalón de entrada y salida de la rampa tendrá un pavimento con ranuras que evite el deslizamiento La velocidad máxima será de 0,6 m/seg. Las P.M.R tienen que prever el cambio de su velocidad de marcha a la de la rampa, para evitar accidentes por desequilibrio, al tener dificultades de adaptación a ella. Barandillas y pasamanos La barandilla puede ser transparente u opaca. Altura del pasamanos, a 0,90 m. Se recomienda que sea transparente ya que elimina la sensación de barrera que constituye un plano opaco incorporado en un elemento que comunica volúmenes. La sección del pasamanos será lo más anatómica posible, siendo lo ideal una sección equivalente a 40 - 50 mm de diámetro, al utilizarla continuamente los usuarios, incluso personas con manos poco ágiles. Es absolutamente necesario que vaya a la misma velocidad que la C.T.P., para evitar accidentes por problemas de equilibrio. El pasamanos tendrá un color contrastado con el paramento vertical. En el borde de la transferencia suelo-cinta, se pintará una franja de 4 cm, de amplitud de color diferenciado. Capacidad y velocidad – Si la anchura es de 1,00 m la velocidad será de 45 cm/seg. – Para 8.000 personas/hora la velocidad será de 50 cm/seg. – Para 9.000 personas/hora la velocidad será de 60 cm/seg. – Para 10.000 personas/hora la velocidad será 70 cm/seg. Para facilitar el embarque y desembarque a P.M.R., se puede instalar un ralentizador de la velocidad. Señalización Las personas deficientes visuales necesitan un aviso de la cinta transportadora, apoyándose en el tacto y en su resto visual. Por eso, se iluminará el comienzo y el final de la C.T.P., y se señalizará mediante cambio de textura y de color el inicio y final del pavimento, también dispondrá de información táctil. Esta iluminación ha de existir en el inicio y final de la C.T.P. en cualquier caso, el nivel de la rampa de registro será de 200 lux. Los extintores visibles obligatorios junto a la C.T.P. se dispondrán próximos a ella, sin interferir el movimiento y a una altura entre 0,40 m y 1,40 m.

RAMPAS EN EL EXTERIOR ACCESIBLES 91

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ascensores en el exterior accesibles

ASCENSORES EN EL EXTERIOR ACCESIBLES El itinerario de peatones de acceso hasta el ascensor habrá de ser en, cualquier caso, accesible. Los ascensores accesibles para personas de movilidad reducida (P.M.R.) y/o con limitaciones sensoriales, pueden ser adaptados, practicables o utilizables. Espacio libre de maniobra Será como mínimo de 1,20 m, lo que permite maniobrar con facilidad a todos los usuarios, incluso personas usuarias de una silla de ruedas, perpendicularmente a las puertas de la cabina, que tienen una anchura mínima entre 0,70 m y 0,80 m de paso útil para poder embarcar y desembarcar fácilmente del ascensor. Si las puertas de recinto del ascensor abren hacia fuera, este espacio de 1,20 m no estará barrido por las mismas. Se recomienda un espacio libre de obstáculos delante de las puertas de 1,50 m o más, no barrido por las mismas y puertas automáticas de 0,80 m de paso útil.

Ascensor en la vía pública

Dimensiones de cabina La cabina del ascensor adaptado tendrá como mínimo, unas dimensiones de 1,10 m de amplitud y 1,40 m de profundidad en el sentido del acceso, y su cerramiento en obra será como mínimo de 1,60 m x 1,90 m. La cabina del ascensor practicable tendrá como mínimo unas dimensiones de 0,90 m de amplitud y 1,20 m de profundidad en el sentido del acceso, siendo su superficie mayor o igual a 1,20 m2; su cerramiento en obra será como mínimo de 1,55 x 1,65 m. Cuando en el entorno no sea posible la instalación de los anteriores ascensores, se permitirá el ascensor utilizable para Dimensiones mínimas de cabina de ascensor P.M.R. ágiles con o sin ayuda de terceras utilizable para P.M.R. usuaria de una silla de personas. ruedas. En diagonal existen al menos 1,20 m. Puerta de embarque automática de 0,70 m

92 ASCENSORES EN EL EXTERIOR ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Tendrá como mínimo unas dimensiones de: 0,90 m de anchura x 1,10 m de profundidad; 1,10 m de anchura x 0,90 m de profundidad; 1,05 m de anchura x 1,05 m de profundidad, etc. Puertas En itinerarios adaptados o practicables para P.M.R. y/o con limitaciones sensoriales, la anchura de las puertas automáticas de acceso a la cabina será de 0,80 m de paso útil y su apertura será telescópica o central. El sistema de apertura dispondrá de un sensor en el cerramiento de la puerta, que dispone de un mecanismo de espera mediante cédulas que avisan de que el cierre de las puertas está interrumpido por el acceso de personas. Se admite en los ascensores utilizables para P.M.R. ágiles la apertura automática de las puertas de cabina con un paso útil como mínimo de 0,70 m si existe una profundidad útil, de al menos 1,10 m. Las puertas del recinto de la caja del ascensor pueden ser de obertura manual. Si las puertas son semiautomáticas "tipo bus", seguramente invaden parte del espacio útil de la cabina, entonces la profundidad de ésta se ampliará al menos 10 cm, para poder ser "utilizable" para P.M.R. usuarias de una silla de ruedas. Hay que tener presente que las puertas disponen de mecanismos de retorno, para mejorar mucho el acceso a P.M.R. muy afectadas y/o usuarias de silla de ruedas, al topar continuamente la puerta con ellos o con la silla de ruedas, al efectuar el embarque y desembarque de manera más lenta. No se admiten las puertas de cabina de apertura manual que abren hacia su interior, excepto si existe delante de ellas y en la propia cabina un espacio libre de 1,20 m, no barrido por las mismas y el usuario con graves discapacidades en su movilidad puede cerrarlas autónomamente, desde dentro. Si la cabina dispone de dos puertas de embarque y desembarque a 90º, entonces las

Edículo del ascensor. Ayuntamiento de Bacelona

Edículo de ascensor y escalera. Aparcamiento subterráneo. Barcelona

Espacio útil de maniobra de 1,50 m delante de la puerta de embarque del ascensor

ASCENSORES EN EL EXTERIOR ACCESIBLES 93

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ascensores en el exterior accesibles

dimensiones mínimas de su superficie serán de 1,20 m x 1,20 m si es practicable, siendo recomendable 1,40 m x 1,40 m si es adaptado, y las puertas en ambos casos serán automáticas con un paso libre de 0,80 m. Su altura será como mínimo de 2,00 m. Es conveniente situar células fotoeléctricas en las puertas de la cabina a diferentes alturas, desde 60 cm hasta el suelo, pensando en P.M.R. que utilicen muletas, para evitar que se puedan cerrar las puertas y causar accidentes, una vez han pasado los bastones y todavía no la persona. Sería ideal que las puertas de acceso a la cabina y del recinto del ascensor dispusieran de ventanilla, cuya parte baja se sitúa a 0,90 m del suelo para así facilitar la visión y evitar accidentes incluso a personas bajas, niños y usuarios de silla de ruedas, etc. Desniveles máximos admitidos Entre el piso de la cabina del ascensor y el pavimento de cada parada en cada piso no existirá un resalte superior a los 2 cm en altura, y se admite como máximo un hueco entre el piso de la cabina y el pavimento del rellano en cada parada de 3 cm. Detalles de las puertas y del amplio espacio de embarque y desembarque

Este tipo de ascensores no necesitan cuarto de máquinas

Elementos accesibles de la cabina Los pasamanos estarán situados a una altura entre 0,90 m - 0,95 m. Tendrán un diseño anatómico que permita adaptar la mano, con una sección igual o equivalente a la de un tubo redondo de diámetro entre 3 y 5 cm y separado, como mínimo 4 cm, de los paramentos verticales. Colocación de un zócalo perimetral o una barra protectora, a 30 cm de altura, sobre todo si los paramentos verticales de la cabina son de cristal, evitando así golpes y rozaduras. Si se instala un espejo, su parte baja se situará a una altura máxima de 0,90 m,

94 ASCENSORES EN EL EXTERIOR ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


para permitir verse incluso a personas sentadas y/o bajas. Las botoneras se han de colocar entre 0,90 m y 1,40 m de altura respecto al suelo. Su situación puede ser vertical u horizontal. Separar el teclado 20 cm de las esquinas de la cabina como mínimo, para facilitar su accionamiento de forma autónoma a personas usuarias de una silla de ruedas. Las teclas tendrán un diámetro como máximo de 2 cm, y su disposición será regular, evitando distribuciones del teclado en formas irregulares, etc., pues Teclado en altorrelieve y en Braille no facilitan la orientación a personas con deficiencias visuales y en definitiva a todos los usuarios. El pavimento será antideslizante. No se admiten alfombras o similares si no están firmemente fijadas al suelo de la cabina. Tipos de ascensores Según su mecanismo de funcionamiento pueden ser ascensores hidráulicos y eléctricos. Los hidráulicos flexibilizan la reserva de espacio para la localización de la maquinaria, por eso la altura que requiere es menor que en el caso de los ascensores de tipo eléctrico. La colocación de la Señalización al exterior de un ascensor para maquinaria en la parte superior obliga al personas con deficiencias visuales proyectista a predecir una mayor altura y que coincida con la solución estructural. Están indicados en intervenciones de reforma de edificios ya existentes. Recientemente, existen ascensores que incorporan la maquinaria dentro del recinto del elevador. Esto permite, sobre todo en rehabilitación, instalaciones de ascensores sin tener los problemas estéticos de que la sala de la maquinaria se vea por encima de la cubierta o terraza. Existen ascensores inclinados cuya cabina puede ser transparente, y que a nivel urbanístico pueden integrarse perfectamente en el paisaje sin llegar a las Diversos tipos de ascensores inclinados, en

función del paisaje y la topografia del terreno

ASCENSORES EN EL EXTERIOR ACCESIBLES 95

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ascensores en el exterior accesibles

dimensiones de un funicular. Estos elevadores permiten comunicar áreas y espacios naturales muy inaccesibles debido a su topografía, con grandes distancias, intentando no ser un impacto visual que pueda romper la armonía del paisaje. Señalización en planta Al lado de la puerta del ascensor y en cada planta ha de haber una placa con un número en alto relieve que la identifique, con una dimensión mínima de 10 cm x 10 cm, y a una altura máxima de 1,40 m desde el suelo; ello facilitará a todos los usuarios la orientación, y que personas con deficiencias visuales desde el interior de la cabina a percibirla mediante el tacto y/o sus colores contrastados entre la figura y el fondo de la misma placa. El pulsador de llamada exterior se situará a una altura máxima de 1,40 m, siendo recomendable la de 1,00 m. Dispondrá de un tratamiento en alto relieve y/o Braille, para facilitar su lectura a deficientes visuales. Sería ideal que se iluminara cuando confirme la llamada. En la marquesina exterior del acceso, o cerca de él y en sus diferentes paradas, se colocará un plano esquemático con los medios especiales y itinerarios accesibles para P.M.R., empleando la formula “Usted está aquí”. Sería recomendable que estos planos fueran en altorrelieve, para facilitar la orientación mediante el tacto a personas deficientes visuales. Señalización en cabina Sería ideal dar información visual y auditiva de cada parada. El teclado del ascensor tendrá las teclas de la alarma y el stop en la parte baja del mismo, para asegurarse de que todos los usuarios llegan a ellas, y serán de tamaño y de color diferentes a las del resto, para facilitar su identificación. El teclado tendrá un tratamiento en alto relieve de todas las teclas, y a poder ser en Braille al lado de las mismas. Las mismas guías de las puertas automáticas del ascensor en el suelo señalizarán a personas deficientes visuales la finalización del pavimento de cada parada, evitando así posibles accidentes por caídas por el hueco del ascensor.

Otros Prever una línea telefónica para poder instalar un teléfono o interfono de emergencia, para que, en caso de accidente, los usuarios puedan comunicarse con el exterior directamente. Altura máxima de este teléfono, a 1,40 m. La cabina puede disponer de un banco abatible a una altura entre 43 y 45 cm, y/o de un apoyo isquiático a 60 cm de altura, para favorecer a P.M.R. la posibilidad de sentarse o apoyarse en ellos.

96 ASCENSORES EN EL EXTERIOR ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


El nivel de iluminación será de 100 lux, como mínimo, dentro de la cabina del ascensor, para facilitar la percepción de los diferentes objetos a personas con deficiencias visuales. La reserva de espacios de seguridad en la caja del ascensor es de 1,20 m para el foso, y 3,60 m desde el nivel de la última parada superior hasta el cubrimiento del hueco, para que el personal que efectúe las labores de mantenimiento no se vea afectado por la cabina si el ascensor se pusiera en marcha accidentalmente. La iluminación tendrá la máxima uniformidad y se tratará de luz difusa. Las lámparas fluorescentes son los puntos de luz idóneos. Su entorno urbanístico tendrá un nivel mínimo de iluminación de 30 lux. Se podrán instalar llaves - interruptor, tanto en el teclado exterior como en la parte baja del teclado interior de la cabina, que permita exclusivamente a personas autorizadas el uso del ascensor. Si P.M.R. necesitan utilizar el ascensor por la noche o en horarios poco frecuentes en que el ascensor no funciona por motivos de seguridad mediante estos mecanismos anteriormente descritos, de fácil colocación y adquisición, podrán acceder a los ascensores bajo su responsabilidad, si disponen de la llave.

ASCENSORES EN EL EXTERIOR ACCESIBLES 97

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ayuda s t é c ni c a s

AYUDAS TÉCNICAS: MECANISMOS ELEVADORES Se entiende por ayuda técnica todo medio que, actuando como intermediario entre la persona con movilidad reducida (P.M.R.) o cualquier otra limitación y el entorno, posibilite la eliminación de todo aquello que por su existencia, características o limitación le dificulte la autonomía individual, y por tanto, el acceso al nivel general de calidad de vida. Las ayudas técnicas tienen dos condicionantes conceptuales: Han de ser utilizables autónomamente por P.M.R., incluidos los usuarios de sillas de ruedas. Han de ser elementos fijos, para garantizar su disponibilidad permanente, aunque puedan existir ayudas técnicas móviles que en condiciones puntuales, se utilizarán siempre como una ayuda técnica complementaria a otra que sea autónoma. Características generales de estos mecanismos fijos Su velocidad es inferior a la de un ascensor, como máximo 0,10 m/seg. Pueden incorporar un asiento abatible para P.M.R. de poco equilibrio. Por su funcionamiento y seguridad, el usuario ha de pulsar continuamente el teclado; cuando deja de pulsar, para automáticamente. Los mandos han de encontrarse en la propia plataforma, y fuera de ella, por motivos de seguridad, en las áreas de embarque y desembarque. Han de estar dotadas de barrera anticaída de altura no inferior a 0,90 m y conectada al sistema de seguridad, de forma que la plataforma no se ponga en funcionamiento hasta que las barras de seguridad no estén en la posición correcta. La plataforma ha de tener un mando de emergencia de accionamiento manual. Es conveniente que los márgenes inferiores de la plataforma estén dotados de sensores de seguridad para detectar cuerpos extraños por debajo de ellas. El sistema de anclaje y sujeción han de garantizar la estabilidad y la seguridad del desplazamiento. Las escaleras y rellanos en donde se instalen serán de 1,20 m de anchura mínima. Las plataformas montaescaleras permiten los giros en el mismo recorrido por la escalera, y por lo tanto ha de considerarse que la dimensión de los rellanos, debido a este giro, ha de permitir la diagonal de la plataforma. Cuando la plataforma gira, el recorrido es corto y por lo tanto la velocidad aumenta debido al componente centrífugo, que podría originar peligro de caídas y/o vértigo de los usuarios, por lo tanto es necesario poder disminuir la velocidad de estas plataformas en las curvas. Plataformas montaescaleras o de traslación oblicua Pueden instalarse tanto en el interior como en el exterior, garantizando su uso exclusivo mediante una llave de seguridad y/o una cerradura. Necesitan para su funcionamiento autónomo una guía que queda fijada en la escalera, normalmente en la barandilla interior de la misma, dejando el máximo paso útil posible. Amplitud mínima de la escalera donde se instala, 1,20 m libres de obstáculos. Dimensiones estándar de la plataforma, 1,20 m de longitud con zócalos y 1,00 m con la pieza del motor y los mandos. Las guías fijas a la escalera ocupan aproximadamente de 20 – 30 cm (elevador practicable).

98 AYUDAS TÉCNICAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Pueden subir todos los desniveles existentes por tramos, siguiendo la pendiente de la escalera. Pensando en personas mayores y/o ambulantes con dificultad, se puede incorporar un asiento abatible a 43 cm - 45 cm de altura. Necesitan barras de seguridad en la misma plataforma, normalmente abatibles verticalmente para facilitar su embarque y desembarque a P.M.R. usuarias de una silla de ruedas o ambulantes con dificultad para caminar. Solamente trasladan a las personas de una en una. Su situación en reposo puede ser abatida verticalmente ocupando el mínimo espacio en la escalera, aproximadamente unos 40 cm, donde se sitúa la plataforma. La propia plataforma en su diseño incorpora el motor, que queda cogido al bastidor mediante una guía dentada, normalmente incorporada en la barandilla de la escalera. En algún caso, el motor está al final del recorrido, exento de la plataforma. El zócalo de la plataforma tendrá dos posiciones para facilitar el embarque y desembarque, al abatirse y convertirse en rampa. Soporta una carga útil de 130 kg a 190 kg, según la pendiente de la escalera. La misma plataforma posee un teclado que continuamente hay que pulsar por seguridad, si no se para. Está situado en la misma plataforma y opcionalmente existen mandos a distancia. Sus recorridos pueden ser en tramos rectos o curvos siempre en el mismo sentido. Las plataformas al exterior tienen protegida la parte eléctrica y los rieles. Siguen el trazado de la escalera y están tratados con galvanización en fijo y cataforesis. A petición, vendrán provistas de funda protectora impermeable. Los rieles están fijados a la escalera mediante columnas de soporte sobre los peldaños, mediante tornillos de expansión o sobre la pared posterior a la barandilla, según el caso.

Ejemplo de plataforma montaescaleras en el exterior, el embarque es frontal

Plataforma montaescaleras en el exterior

Croquis de plataforma elevadora, con teclado horizontal y asiento abatible AYUDAS TÉCNICAS 99

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ayuda s t é c ni c a s

Superan pendientes de 0º a 45º. Se necesita al menos 1,50 m por delante de las escaleras para que la plataforma descanse en el suelo y a su vez necesitan al menos 1,20 m delante de la plataforma para poder maniobrar con facilidad y permitir el embarque y desembarque frontal a P.M.R. usuarias de una silla de ruedas. Si no existe espacio para esta operación, los rieles pueden disponerse a 90º para facilitar el embarque y desembarque de la plataforma en otra dirección, con las mismas condiciones mínimas de espacio útil. En cambio, cuando la plataforma llega al nivel del último escalón de la escalera, es como una prolongación del mismo al situarse sobre la escalera, y entonces se pueden realizar las operaciones de embarque y desembarque sin ocupar ningún espacio adicional, excepto el 1,20 m necesario para facilitar las maniobras para P.M.R. usuarias de una silla de ruedas. Así mismo, si las barras de seguridad no están bajadas, los zócalos de protección de la plataforma en posición vertical, la llave del comando en su posición y el usuario pulsando el teclado, este tipo de elevador no funciona. La plataforma montaescaleras se conecta a la corriente eléctrica tipo estándar para poder funcionar. Su velocidad es de 0,07 - 0,10 m/seg. De salida lenta. En los tramos curvos, convendría disminuir la velocidad, para evitar situaciones de vértigo de sus usuarios, al mantener la misma velocidad. En caso de emergencia, se puede maniobrar manualmente por un acompañante. El embarque y desembarque a la plataforma siempre ha de ser frontalmente, porque P.M.R. usuarias de silla de ruedas no pueden girar 90º en la misma plataforma, al faltar espacio útil para realizar esta maniobra. Dispone de sistemas de antiaplastamiento, antigolpe y anticolisión, con microinterruptores de seguridad, con contacto de conexión, que automáticamente cuando se accionan hacen que se pare. Opcionalmente, pueden disponer de señal acústico o luminoso fijo o intermitente indicando su desplazamiento. Plataformas elevadoras o de traslación vertical Pueden instalarse tanto en el interior como en el exterior. Son de diseño muy parecido al de un ascensor. Casi no necesitan foso, 12 cm. aproximadamente. Lo ideal es que este pequeño foso este rehundido en el propio pavimento, convenientemente protegido. Si es necesario para superar este desnivel, se puede suplementar una rampa inferior o igual al 12%. Pueden llegar a subir diferentes alturas intermedias hasta 4 m de altura como máximo, según el Ministerio de Industria, aunque pueden alcanzar de 6,00 m a 7,50 m de altura, según el fabricante. Normalmente disponen de dos paradas, aunque admiten otra parada intermedia en su recorrido. Mecanismo de motor hidráulico y alimentación a la corriente eléctrica habitual. Sus protecciones laterales pueden ser las mismas paredes ya existentes, el cerramiento propio de la plataforma o una estructura autoportante que podría ser vidriada. Estos elementos pueden ocupar toda la altura de un piso o solamente media altura a nivel de las barandillas de protección. Pueden trasladar normalmente a la P.M.R. y a un acompañante, como máximo. Su situación normalmente es cercana a las escaleras. Este mecanismo ubica el motor al final del recorrido, llevando un sistema de arrastre 100 AYUDAS TÉCNICAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


por el interior del bastidor, que mueve la plataforma. Estos mecanismos pueden instalarse a la intemperie y garantizar su uso exclusivo mediante una llave de seguridad o similar. Delante de las puertas de embarque y desembarque, como mínimo de 0,80 m de amplitud x 2,00 m de altura, existirá un espacio libre de obstáculos como mínimo de 1,20 m no barrido por las puertas. Necesitan una protección del hueco para evitar el peligro de caída o de aplastamiento de alguna persona mediante un cerramiento de obra, de cristal, puertas, barandillas, etc. Su capacidad útil es hasta 500 kg (100 kg menos con cabina cerrada en 2 o 3 lados). Su velocidad máxima es de 0,10 m/seg la altura de la cabina es de 2 m. Para su funcionamiento se han de pulsar los comandos de su teclado continuamente y las puertas han de estar convenientemente cerradas. El teclado, normalmente en situación horizontal, dispone de pulsadores protegidos de subida y bajada iluminados. A petición, botonera con cable para el acompañante. En casos de accidente y por seguridad, la plataforma siempre desciende a tierra. La centralita y el cuadro eléctrico tienen que estar situados en lugares protegidos y han de disponer de un techo sobre las protecciones. La plataforma se mueve a lo largo de un cilindro oleodinámico (diámetro vástago 50 mm) y doble cadena, y su motor es de 1,10 kw de potencia, colocado en la centralita hidráulica. A petición, se puede suministrar un citáfono. Las dimensiones útiles de la cabina son según modelo: 0,90 m de amplitud x 1,40 m de profundidad, o 1,00 m x 1,20 m respectivamente (elevador practicable); 1,10 m x 1,40 m (elevador adaptado).

Ejemplo de plataforma elevadora con cerramiento acristalado

Ejemplo de plataforma elevadora con barandillas de protección y embarque y desembarque en la misma dirección

Detalle de plataforma elevadora en funcionamiento. Es necesario delante de ella para facilitar un correcto embarque un espacio de giro libre 1.20 m de diámetro, como mínimo AYUDAS TÉCNICAS 101

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ayuda s t é c ni c a s “Explorer”: silla de ruedas atónoma que incluso sube y baja escaleras. (TGR - Italia)

Las protecciones laterales de la cabina pueden llegar a alturas de 2,30 m, para completar paredes ya existentes. También existen plataformas elevadoras más sencillas, que solo superan alturas intermedias de como máximo 1,35 m y cuya estructura ha de estar protegida, al situarse en el exterior. Su capacidad útil es de hasta 350 kg, y en cambio necesita un foso de hasta 32,5 cm, siendo necesario suplementar una rampa de pendiente del 12% como máximo, para que P.M.R. puedan superar autónomamente esta altura. La plataforma dispone de una superficie útil como máximo de 1,00 m de amplitud x 1,37 m de profundidad. Su elevación es electrohidráulica con centralita colocada en el exterior para instalaciones al aire libre. La distancia máxima entre la centralita y la plataforma es de 4 m. Está dotada de una válvula de máxima contra las sobrecargas. Su motor es de 0,6 kw y su velocidad 0,06 m/seg. El equipo se suministra con los siguientes componentes: plataforma, centralita, protecciones. Se conecta a la corriente eléctrica estándar para su funcionamiento. Ayudas técnicas móviles complementarias a las fijas Oruga: Mecanismo que se acopla en la silla de ruedas y necesita de la ayuda de otra persona para superar las escaleras. No es autónomo. Explorer: Silla de ruedas totalmente autónoma que sube incluso escaleras y se alimenta mediante batería. Si las escaleras no disponen de altura (escaleras transparentes), al no detectarlas sus mecanismos, no funcionan.

Ayuda técnica móvil: oruga. Complementaria siempre a una ayuda técnica fija 102 AYUDAS TÉCNICAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Acceso por plataforma montaescaleras en el exterior, para personas con grandes limitaciones en su movilidad. Iglesia de San Nicolás, en Postdam (Alemania) AYUDAS TÉCNICAS 103

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Accesibilidad en las playas

Acceso por rampa de pendiente máxima del 8% como único itinerario a la playa. Barcelona

ACCESIBILIDAD EN LAS PLAYAS Ley de Costas y reglamento (breve resumen) Las playas son bienes de dominio público marítimo – terrestre estatal. La servidumbre de protección recaerá sobre una zona de 100 m mesurada tierra adentro desde el límite interior de la orilla del mar; esta zona puede ser ampliada por la Administración del Estado, de acuerdo con la comunidad autónoma y el Ayuntamiento correspondientes, hasta un máximo de otros 100 m. En los primeros 20 m de esta zona, se podrán depositar temporalmente objetos. No podrán instalarse cerramientos y solamente se podrán autorizar cerramientos opacos hasta una altura máxima de 1,00 m, a partir de esta medida tendrán como máximo un 80% de huecos. En la zona de servidumbre de protección estarán prohibidos: –Edificaciones destinadas a residencia, incluyendo las hoteleras en cualquier régimen de explotación. –La prohibición de construcción o modificación de vías de transporte cuyo trazado discurra longitudinalmente a lo largo de la zona de servidumbre de protección. –Con carácter ordinario, solamente se permitirá en esta zona las obras, instalaciones y actividades que por su naturaleza no puedan tener otra ubicación o presenten servicios necesarios o convenientes para el uso del dominio público marítimo-terrestre, así como las instalaciones deportivas descubiertas. La servidumbre de tránsito será una franja de 6,00 m medidos tierra adentro, a partir del límite interior de la orilla del mar. Esta zona habrá de estar libre para el paso público de peatones y para vehículos de vigilancia y salvamento, excepto en el caso de espacios especialmente protegidos. Servidumbre de acceso al mar. En las zonas urbanas y urbanizables, el tráfico rodado habrá de estar separado entre sí, como máximo, 500 m y los itinerarios de peatones 200 m Todos los accesos estarán señalizados.

104 ACCESIBILIDAD EN LAS PLAYAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Rampa de comunicación de los diferentes niveles del Paseo Marítimo de acceso a la playa. Barcelona

Régimen de utilización de las playas Las edificaciones de servicio de la playa se ubicarán perfectamente fuera de ella, con las siguientes dimensiones y distancias: – Las instalaciones fijas, excepto en casos excepcionales debidamente justificados, tendrán una ocupación máxima de 150 m2, como máximo; estarán cerradas. – Las instalaciones desmontables tendrán una ocupación máxima de 20 m2, y se colocarán con una separación mínima de 100 m de cualquier otra instalación fija o desmontable. – Todas las conducciones de servicio a estas instalaciones serán subterráneas. El sistema de saneamiento garantizará una eficaz eliminación de las aguas residuales, así como la inexistencia de olores. Por tanto, las instalaciones estarán conectadas a la red de saneamiento general, si existe. – Están prohibidos los sistemas de drenaje o absorción que puedan afectar a las arenas de las playas o a la calidad de las aguas del baño. No se permitirán en las playas líneas eléctricas o similares aéreas paralelas a la costa, excepto imposibilidad material debidamente justificada. – Se dejará permanentemente libre una franja de 6,00 m, como mínimo, desde la orilla del mar en pleamar. Equipamientos y servicios de uso público en las playas Cada quiosco, bar o cafetería, tendrá al menos un baño pequeño (lavabo y inodoro) para hombres y para mujeres, independientes, de uso público, accesibles, y una dotación de agua potable corriente. Si la ocupación de este establecimiento es superior a 50 plazas, este baño pequeño será accesible. Los vestuarios dispondrán también de estos servicios higiénicos en la proporción mínima de una cada 10 cabinas o casetas, así como un servicio de ducha o lavamanos, en análoga proporción y un botiquín, accesibles, si la ocupación de este establecimiento es superior a 50 plazas. Las cabinas colectivas tendrán todas un servicio de guardarropa accesible para un uso común. ACCESIBILIDAD EN LAS PLAYAS 105

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Accesibilidad en las playas

En las playas de cierta importancia, será necesario predecir un establecimiento o local para los servicios públicos de información, policía y vigilancia, que dispondrán las dependencias necesarias para el personal y un sistema de megafonía para avisos urgentes y de baño peligroso o prohibido, señalizándolos al lado del margen del mar con un código de colores con banderolas. Complementar estos servicios públicos con el de correos y teléfonos de atención al público, todos con accesos y adaptaciones para P.M.R. Iluminación Los niveles de iluminación aconsejables serán: – Jardines o sendas: de 5 – 10 lux (aparcamientos) – Caminos o paseos principales: de 10 a 15 lux – Áreas muy concurridas: de 15 a 20 lux (pistas deportivas) Los sistemas de iluminación más recomendados son la utilización de farolas bajas en jardines o sendas y báculos de 6 – 10 m de altura, en caminos, paseos principales y zonas de estacionamiento, convenientemente referenciados hasta el suelo para evitar accidentes a personas con limitaciones visuales. La luz de estas farolas no ha de alterar los colores, pensando también en la iluminación de la zona de reposo de las playas (arena) como elemento decorativo y/o en esas áreas en que la climatología permita el baño nocturno. Limpieza de las playas El uso de máquinas limpia-arenas no será necesaria, normalmente, en mares con mareas sensibles, ya que éstas facilitarán la limpieza de las arenas dos veces al día. Tener presente la situación de las pasarelas de acceso a las playas con un tramo fijo y otro provisional para que estas máquinas no tengan que pasar por encima de ellas, pudiendo deteriorarlas. En las playas de menor importancia la limpieza periódica se hará a mano, y sería conveniente la colocación de papeleras y depósitos de recogida de desperdicios, que se vaciarán diariamente.

Mobiliario apto para P.M.R. que permite ducharse sentado. Itinerario accesible convenientemente señalizado 106 ACCESIBILIDAD EN LAS PLAYAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Se instalarán en temporada de verano pasarelas de una amplitud recomendable de 1,80 m para permitir el paso simultáneo de dos personas en silla de ruedas, siendo de 1,20 m la mínima amplitud admitida. Normalmente estas pasarelas serán de listones de madera separados como máximo 1,05 cm, formados por módulos ensamblados de aproximadamente 1,80 m x 3,20 m que sean fáciles de instalar por operarios especializados. Estas pasarelas han de llegar lo más cerca posible del agua. En el último tramo se Tramo de rampa móvil que llega hasta el agua recomienda unas pasarelas de este tipo, pero móvil, que tendrán una anchura mínima de 1,20 m. Al inicio de estos itinerarios accesibles se instalarán los servicios propios de las playas (duchas, vestuarios, cafetería, bares, servicios en general), con diseño apto para todos. En las duchas se han diseñado unas sillas que están ancladas al pavimento, y que facilitan a personas de movilidad reducida (P.M.R.) el poder sentarse y ducharse cómodamente (evidentemente el agua caerá encima de la silla). Estos diseños son aptos para todos los ciudadanos y mejoran su calidad de vida, al Itinerario accesible mediante pasarela fija de no quemarse los pies con la arena, si utilizan temporada, que comunica la playa con sus servicios la pasarela, y poder ducharse cómodamente o limpiarse los pies de arena en las zonas de ducha con asientos abatibles. Señalización Estas pasarelas itinerarios accesibles, convenientemente repartidas por toda la longitud de la playa, estarán señalizadas con el símbolo homologado de accesibilidad, al inicio y final de su recorrido.

Señalización de itinerario accesible en las playas ACCESIBILIDAD EN LAS PLAYAS 107

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Accesibilidad en los espacios verdes

ACCESIBILIDAD EN LOS ESPACIOS VERDES (Basado en las normas tecnológicas de jardinería y paisajismo del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas y Peritos Agrícolas de Cataluña.) Condiciones mínimas de accesibilidad Un espacio verde de uso público se considera adaptado si reúne las condiciones de accesibilidad siguientes: – Existencia de un itinerario adaptado que permita el acceso a los centros de información, a las áreas de interés adaptadas, a los servicios higiénicos y que permita un recorrido por el interior. Cuando los condicionantes, como por ejemplo, la orografía, no permitan disponer de un itinerario adaptado, hay la posibilidad de acceder con vehículos a las áreas y servicios adaptados, que dispondrán de aparcamientos adaptados. – Adaptación de los elementos de urbanización que forman parte de los itinerarios y áreas adaptadas (pavimentos, escaleras, rampas, puentes y pasarelas, barandillas y pasamanos, aparcamientos, vados, elementos de protección y de señalización de las obras, etc.). – Adaptación de los elementos de jardinería que forman parte de los itinerarios y áreas adaptadas. – Existencia de una señalización e información que permita la orientación y el acceso de los diferentes usos. – Cumplimiento por parte de los edificios y de los aparatos mecánicos de uso público ubicados en los espacios verdes, de las especificaciones de accesibilidad de la legislación vigente. – Un diseño de los espacios verdes proyectado pensando en los cinco sentidos, es preferible a un diseño específico para un grupo de personas con limitaciones o movilidad reducida (P.M.R.). Por esta razón, todas las medidas de diseño descritas tienen por objetivo resolver globalmente el acceso a los espacios verdes. – Un diseño de plantación de plantas poniendo énfasis en la textura, color, aroma y sonido puede ser muy beneficioso para aquellas P.M.R., así como para todos los usuarios en general. – La inclusión de arbustos aromáticos o plantas con flores fragantes ayuda a orientarse, a la vez que hace más agradable la permanencia en los espacios verdes, especialmente a aquellos usuarios con disminuciones de la visión que se mueven lentamente. Conviene seleccionar aquellas especies que desprendan su fragancia a lo largo de todas las estaciones y particularmente en aquellas estaciones donde el uso del espacio verde es mayor, identificando áreas de reposo, descansillos, residuos, etc. por su fragancia característica. Así mismo, los cruces o direcciones principales pueden señalizarse con fuentes o cascadas de agua, esculturas móviles, la fricción de las hojas, etc. que facilitarán la orientación auditiva.

108 ACCESIBILIDAD EN LOS ESPACIOS VERDES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


– Resulta interesante incorporar en el diseño de los espacios verdes plantas con una textura agradable que estimulen el tacto, sobre todo para personas con limitaciones de la visión. Así mismo, los diferentes letreros de explicación de las diversas especies tendrán su escritura en altorrelieve y/o Braille. – Cerca de los pavimentos de los espacios e itinerarios accesibles, no se plantaran árboles de especies cuyas raíces puedan provocar daños al levantar el pavimento, etc. Información escrita en altorrelieve y Braille. – Estos espacios necesitan un mantenimiento continuo.

Jardín Botánico, Sudáfrica

Señalización e información Se deberán señalizar permanentemente con el símbolo internacional de accesibilidad y de manera que sean fácilmente visibles: – Los accesos a los espacios verdes de uso público accesibles para P.M.R. – Los itinerarios adaptados cuando existan otros itinerarios alternativos no adaptados. – Los accesos y las plazas de aparca- Ejemplo de utilización de estos paneles informativos. Jardín Botánico, Sudáfrica miento adaptadas. – Los puntos de interés accesibles. – Se deberán prever paneles informativos adaptados, situados en las entradas al espacio verde accesible y al inicio de sus itinerarios, que describan objetivamente su longitud, así como las condiciones de accesibilidad y grados de su dificultad.

Logotipo homologado internacionalmente de señalización accesible ACCESIBILIDAD EN LOS ESPACIOS VERDES 109

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Accesibilidad en los espacios verdes

Estado de la superficie del suelo El estado de la superficie del suelo de un espacio verde de uso público se considera adaptado cuando cumple los requisitos de los apartados siguientes: Aspectos generales – La superficie del suelo será dura, estable y antideslizante en seco y en mojado. – El agua sobrante del riego será canalizada y evacuada, evitando la erosi��n de los pavimentos disgregados.

Itinerarios accesibles mediante rampas de pavimento de hormigón. Castelldefels

Tipos de pavimentos Por orden decreciente de accesibilidad, las superficie siguientes presentan diferentes grados de dificultad: – Hormigón Se extenderá bien, sobre un fondo bien preparado, limpio y libre de brozas. Tendrá un acabado superficial fino, antideslizante en seco y en mojado. No permitirá la acumulación del agua en su superficie.

Ejemplo de pavimento mediante tierras compactadas. Barberá del Vallés

Plataformas de madera. Deficiente señalización del escalón existente

– Asfalto se extenderá bien, sobre un fondo bien preparado, limpio y libre de brozas. Con un acabado de epoxi recubierto de arena se puede dar una apariencia natural a la superficie del pavimento y reducir los problemas en aquellos lugares muy soleados. – Capas de agregados machacados Pueden ser de granito disgregado, piedras machacadas, gravilla, piedra calcárea, material machacado de canteras o de piedras pulverizadas de 6 mm de diámetro o inferior. Son pavimentos adaptados si están bien diseñados y construidos, en función de las condiciones climáticas regionales. Se puede utilizar un ligante para estabilizar la superficie.

110 ACCESIBILIDAD EN LOS ESPACIOS VERDES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


– Pavimentos de madera Las juntas entre las piezas serán inferiores a 1,5 cm. Las piezas estarán dispuestas en sentido perpendicular al de la circulación. Es preciso vigilar y controlar la deformación y el movimiento de las piezas y el desarrollo de algas en situaciones de humedad persistente, manteniendo regularmente las condiciones óptimas de circulación. – Adoquines Para formar una superficie adaptada deberán estar ubicados sobre una base dura, ya que con el tiempo pueden aparecer ciertas irregularidades. – Césped La superficie estará nivelada y bien mantenida. Se puede instalar un entramado bajo su superficie para reforzarla, sobre todo en situaciones de lluvia. – Suelo no tratado Puede presentar irregularidades que pueden ser más o menos acusadas. Sufre transformaciones importantes a causa de las precipitaciones, la erosión y/o el uso. Ofrece grados de dificultad muy diversos. Estará compactado con un 90% PM (Próctor modificado). Requerirá un mantenimiento continuo. – Gravas No es aconsejable el uso de éstas para conformar superficies accesibles para P.M.R. Son aconsejables las gravas compactadas para conformar superficies de pavimentos con un grado de dificultad al menos convertible en practicable posteriormente para P.M.R. – Acolchado (mulching) Bien compactados, solamente son aconsejables para conformar superficies de pavimentos con un grado de dificultad convertible en practicable para P.M.R. posteriormente. – Arena No es aconsejable la arena para conformar superficies accesibles. La arena compactada puede conformar superficies de pavimentos con un grado de dificultad convertible posteriormente en practicable para P.M.R. Acabado superficial Los pavimentos no presentarán rebordes diferentes a los propios del grabado de las piezas.

ACCESIBILIDAD EN LOS ESPACIOS VERDES 111

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Accesibilidad en los espacios verdes

Utilización de diferentes tipos de pavimento para zonificar el espacio verde

Diferentes tipos de barandillas y zócalos que protegen los itinerarios accesibles

Franja de pavimento con textura diferenciada Se deberán utilizar cambios de materiales, de textura y de color contrastados con el pavimento de su entorno, para indicar: – los lugares de riesgo elevado – la presencia de un obstáculo o un cambio de nivel permanente – los puntos de interés (áreas de reposo, miradores, etc.). La franja de pavimento con textura diferenciada tendrá como mínimo 0,90 m – 1,00 m de longitud, en todas las direcciones de acercamiento. La franja de pavimento con textura diferenciada se enrasará con el pavimento del itinerario o el de los elementos de urba-nización anexos. Rejas, alcorques y registros Las rejas, los alcorques y los registros colocados en los itinerarios adaptados cumplirán las especificaciones siguientes: – Estar enrasados con el pavimento circundante. – Estar sólidamente fijados. – Tener unas aberturas (sobre todo las rejas colocadas en los itinerarios) con una dimensión que permita la inscripción de un círculo de 3 cm de diámetro como máximo. La disposición del enrejado se hará de manera que no puedan tropezar las personas que utilicen muletas, silla de ruedas, y/o acompañados de cochecitos de niños, carros de la compra, etc. – Colocar el enrejado rectangular de forma que la dimensión mayor del agujero quede perpendicular al sentido de la marcha. – Cubrir los alcorques de los árboles, con rejas o sistemas similares permeables al agua en aquellos casos en que no se asegure una anchura de paso libre mínima de 120 cm. Se admite también la colocación de un bordillo con una altura no inferior a 10 cm por encima del pavimento y con la base del elemento permeable al agua, para recoger el agua de lluvia.

Detalle de alcorque. Barcelona 112 ACCESIBILIDAD EN LOS ESPACIOS VERDES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ejemplo de mirador adaptado. Marismas en Castelló d’Empuries (Girona) ACCESIBILIDAD EN LOS ESPACIOS VERDES 113

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de mobiliario accesibles

ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES Requisitos generales de accesibilidad En cada espacio verde de uso público accesible habrá un mínimo de elementos de mobiliario adaptados para cada uso diferenciado. Un elemento de mobiliario se considera adaptado si cumple los requisitos generales siguientes: En el caso que comporte una utilización por parte de los usuarios, será accesible a través de un itinerario adaptado o practicable y/o dispondrá de un espacio de acercamiento frontal de 80 cm de anchura x 120 cm de longitud, como mínimo, o de un espacio de acercamiento lateral de 90 cm de anchura mínima. Delante del elemento de mobiliario o a su lado, habrá un espacio libre de giro de 150 cm de diámetro mínimo en el caso de itinerarios adaptados, o de 120 cm en el caso de itinerarios practicables. Su ubicación permitirá la existencia de una banda de paso libre de obstáculos de acuerdo con el uso que de él se haga, pero al menos de 90 cm de anchura por 210 cm de altura, siendo recomendable que, en espacios exteriores de espacios verdes, este mínimo sea de 220 cm. Los elementos salientes y/o voladizos que limitan con itinerarios adaptados o practicables, de vuelo superior a 15 cm y de altura sobre el suelo superior a 50 cm, tendrán un zócalo fijo y perimetral de 15 cm de altura para que puedan ser detectados por los invidentes, o bien estarán situados a una altura igual o superior a 210 cm, siendo recomendable que, en espacios exteriores de espacios verdes, este mínimo sea de 220 cm. Los elementos que tengan que ser accesibles manualmente estarán situados a una altura de 40 cm a 140 cm. Los elementos de mando estarán situados a una altura de 100 cm a 140 cm. Los elementos de mobiliario adaptados que, por su uso o destinación lo necesiten, estarán señalizados permanentemente y de manera fácilmente visible con el símbolo internacional de accesibilidad, y cumplirán la normativa vigente para las personas con deficiencias visuales. Si se disponen sobre una plataforma provisional, se dispondrá una rampa de pendiente inferior al 12% y de una amplitud mínima de 1,20 m, que supere este escalón en el acceso al interior de este elemento. Elementos de información y comerciales Mostradores de atención al público y taquillas Un mostrador de atención al público o una taquilla se consideran adaptados si cumplen los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: Dispondrán de dos partes, una de altura respecto al suelo de 75 cm a 85 cm y la otra, de 110 cm. Si disponen solamente de acercamiento frontal, tendrán en la parte inferior un espacio libre de altura mínima de 70 cm, de anchura mínima de 80 cm y de profundidad mínima de 60 cm para permitir el acercamiento de los usuarios de silla de ruedas.

114 ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Soportes de señalización o de información Un soporte de señalización o de información se considera adaptado si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: Los elementos verticales de señalización o de información estarán dispuestos de manera que no constituyen ningún obstáculo en el desplazamiento de las personas con limitaciones o con movilidad reducida y en general de cualquier viandante. Los paneles informativos estarán situados de tal forma que su lectura no impida el Ejemplo de señalización en espacios verdes paso libre ni provoque interrupciones en la circulación de peatones. Los paneles no colocados en las paredes estarán prolongados hasta el suelo o bien, en aquellos casos de paneles con la arista inferior situada a una altura sobre el suelo superior a 50 cm, tendrán en su perímetro un zócalo de 15 cm de altura, o por debajo de ellos jardineras, papeleras, ceniceros, etc., para evitar accidentes a personas con deficiencias visuales. Es recomendable que los rótulos que requieran una parada para ser leídos estén provistos de asientos, soportes isquiáticos o barras de soporte adaptados. Ejemplo de señalización en espacios verdes

Quioscos y similares Un servicio de quiosco de revistas, de helados u otras instalaciones similares se consideran adaptados si cumplen los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: Tendrán un mostrador adaptado, o si el mostrador no es adaptado, dispondrá al menos de un espacio de acercamiento lateral adaptado o practicable. Los expositores de que disponga estarán adaptados. Cualquier elemento voladizo existente (toldos, marquesinas, etc., así como sus sujeciones) dejará una altura libre de paso Puesto de venta de helados con mostrador accesible

ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES 115

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de mobiliario accesibles

mínima de 210 cm en toda su proyección en planta, siendo recomendable que, en espacios exteriores de espacios verdes, este mínimo sea de 220 cm. No se amontonarán ni expondrán mercancías fuera de los espacios destinados para ello en el propio quiosco. Elementos de servicios públicos

Cabina telefónica. NO ACCESIBLE. Personas ambulantes topan con la parte superior de la ornacina

Ejemplo de iluminación. Farolas. Barcelona

Teléfonos públicos Un teléfono público situado en un espacio verde de uso público se considera adaptado si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones técnicas de la normativa vigente sobre accesibilidad para usuarios de sillas de ruedas o con alguna limitación de movilidad o deficiencia sensorial, en lo que hace referencia su diseño: – Espacio de acercamiento – Altura de control – Estante con directorio – Iluminación interior de cabinas – Amplificadores. En quioscos, bares u otros edículos accesibles, si disponen de teléfonos de uso público, habrá uno adaptado como mínimo. Elementos de alumbrado exterior Se proveerá una iluminación artificial si se prevé el uso de las instalaciones durante el atardecer o la noche. Un elemento de alumbrado exterior, como un báculo, una columna de luz, un aplique de pared u otros, se considera adaptado si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y la especificación siguiente: Debe dar un nivel mínimo de iluminación de 10 lux en aquellos puntos donde haga falta advertir la presencia de obstáculos y desniveles, especialmente en los inicios y

116 ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


finales de escaleras, rampas, puentes, pasarelas y pasos inferiores, siendo recomendable un nivel mínimo de iluminación de 20 lux, y en escaleras y otras zonas de riesgo, de 50 lux. Es aconsejable instalar en los casos en que sea posible farolas o apliques de pared, a partir de 2,10 m de altura. Elementos de protección o de cierre Cercas y similares Una puerta de una cerca o similar se considera adaptada si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: Tendrá una amplitud mínima libre de paso de 80 cm, siendo recomendable que, en espacios exteriores de espacios verdes, este mínimo sea de 90 cm. A ambos lados de la puerta, habrá un espacio libre de giro sin ser barrido por la apertura de la puerta, de 150 cm de diámetro mínimo en el caso de itinerarios adaptados, o de 120 cm en el caso de itinerarios practicables, sobre suelo firme y nivelado. Dispondrá de un espacio libre lateral de amplitud mínima de 30 cm, para la manipulación de manecillas, aldabas, cerraduras u otros mecanismos de apertura. La fuerza necesaria para abrirla no será superior a 30 newtons. Las vallas que obstruyan deliberadamente pasos o caminos han de ser fácilmente detectables, al llegar al suelo o estar separado de él como máximo 15 cm.

Ejemplo de iluminación. Farolas en la Villa Olímpica. Barcelona

Farolas que prioritariamente se instalan en amplios espacios verdes

Elementos de protección vial Los objetos de protección vial se conside-ran adaptados si cumplen los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: Valla accesible. Es fácilmente detectable por las personas deficientes visuales

ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES 117

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de mobiliario accesibles

Los elementos para impedir el paso de vehículos, como pilones, bolardos, horquillas y barandillas de protección vial, será fácilmente detectables: bien alineados y pintados de forma que contrasten con el pavimento, con una altura mínima de 80 cm y con una amplitud libre de paso mínimo de 90 cm. Su extremo estará situado a 20 cm de la calzada para separarlos de la zona de peatones. Las barandillas de protección vial tendrán un zócalo de 10 cm de altura. Bolardos tipo. Ayuntamiento de Barcelona

Elementos de arboricultura Un cable, o un “viento”, cumplirá los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: La parte de cable o “viento”, situada más cerca del suelo estará protegida por un tubo rígido fácilmente detectable. Si no hay ninguna otra posibilidad, su presencia estará señalizada mediante un elemento fácilmente detectable que impida la aproximación de personas ciegas o con deficiencias visuales. Un protector, un anclaje o un trípode, colocados para la protección y/o sujeción de los árboles, cumplirán los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: Estarán situados de manera que no constituyan ningún obstáculo en el desplazamiento de los invidentes, de las personas con movilidad reducida y en general de cualquier peatón. Paso libre de obstaculos de al menos 0,90 m de amplitud x 2,10 m de altura. Serán fácilmente detectables mediante el movimiento del bastón. Siempre que sea posible, se utilizarán anclajes subterráneos.

Itinerario accesible de al menos 0.90 m x 2.10 m, incluso con cables de sujección de árboles 118 ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Asientos y mesas Asientos Un banco se considera adaptado si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: El asiento tendrá una altura entre 43 cm y 45 cm, una amplitud mínima entre 45 cm a 50 cm, y una profundidad mínima entre 45 cm y 50 cm. Tendrá respaldo con un ángulo respecto al asiento de 110º aproximadamente. Tendrá apoyabrazos a ambos lados, situados a una altura sobre el asiento de 20 cm a 25 cm. Los cantos serán romos. Reposará sobre una superficie nivelada, firme y antideslizante. Si está situado en un paso estrecho, estará colocado en un lateral, de forma que no impida la libre circulación de peatones. Dispondra a un lado, recomendable a ambos lados, de un espacio de anchura mínima de 80 cm para que se puedan situar usuarios de silla de ruedas. Delante de él, dispondrá de un espacio libre de giro de 150 cm de diámetro mínimo en el caso de itinerarios adaptados, o de 120 cm en el caso de itinerarios practicables.

Banco con reposa brazos. Este tipo de bancos no permiten la transferencia lateral a usuarios de silla de ruedas

El mobiliario urbano no debe interferir el paso de los peatones, es necesario dejar como mínimo un espacio de giro de 1,50 m

Banco accesible utilizado como mobiliario urbano. Ayuntamiento de Barcelona ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES 119

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de mobiliario accesibles

Para la construcción del banco se tendrá en cuenta el uso de materiales que no retengan ni el frío ni el calor, y que el agua pueda drenar con facilidad del asiento. Una silla, o un asiento, se considera adaptada si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: El asiento tiene una altura entre 43 cm y 45 cm, una anchura mínima de 45 cm a 50 cm, y una profundidad de 45 cm a 50 cm. Tendrá apoyabrazos a ambos lados, situados a una altura sobre el asiento de 20 cm a 25 cm. Los cantos serán romos.

Mobiliario urbano - bancos. Valle de Hebrón. Barcelona

Un soporte isquiático se considera adaptado si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: La altura del soporte sobre el suelo es de 70 cm a 75 cm. Tiene una anchura mínima de 40 cm. Los cantos son romos. Mesas Una mesa se considera adaptada si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: Su superficie superior tienen una altura de 72 cm a 80 cm. En la parte inferior tiene un espacio libre de altura mínima de 70 cm, de anchura mínima de 80 cm y de profundidad mínima de 60 cm, para permitir el acercamiento de usuarios de silla de ruedas. Los cantos son romos. Reposa sobre una superficie nivelada, firme y antideslizante.

Ejemplo de un soporte isquiático

Croquis de una mesa accesible (planta). (Normativa Jardinería Accesible. NTJ 01A)

Una mesa de pic-nic, con los correspondientes bancos, se considera adaptada si cumple los requisitos generales de acce-

120 ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


sibilidad de los elementos de mobiliario, los de una mesa adaptada, y las especificaciones siguientes: Dejará una banda libre sin banco de anchura mínima 80 cm para que al menos una persona en silla de ruedas se pueda acercar a ella. La superficie sobre la que repose se prolongará al menos 150 cm por todos los lados de la mesa. Los bancos de que disponga tendrán una altura entre 43 cm y 45 cm, tienen un respaldo que forma un ángulo respecto al asiento de 110º aproximadamente, y Croquis de una mesa accesible.(alzado) dispondrán de apoyabrazos para facilitar su (Normativa Jardinería Accesible. NTJ 01A) uso a personas con dificultades para doblar las piernas. Están separados de la mesa una distancia de 12 cm. Fuentes y bocas de agua Una fuente se considera adaptada si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: Reposará sobre una superficie firme, nivelada y antideslizante. En la parte inferior tendrán un espacio libre de altura mínima de 70 cm, de anchura mínima de 80 cm y de profundidad mínima de 60 cm, para permitir el acercamiento de Ejemplo de fuente accesible. La tapa de registro del imbornal de desagüe está enrasada con pavimento los usuarios de silla de ruedas. No estará colocada sobre una base elevada respecto al nivel del pavimento circundante que impida el acercamiento y el uso a niños o a personas con limitaciones o con movilidad reducida (P.M.R.), o si lo estuviese, dispondrá de una rampa de acceso adaptada o practicable. La reja de desagüe estará adaptada y diseñada de forma que sea difícil que quede obstruida. Tendrá posibilidad de disponer de dos salidas de chorro de agua a distintas alturas, de forma que puedan llegar los usuarios de silla de ruedas, los niños u otras personas con movilidad reducida. Una de las salidas Ejemplo de fuente accesible mediante rampa y reja con huecos inferiores a 2 cm

ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES 121

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de mobiliario accesibles

estará a una altura de 80 cm a 90 cm y la otra, de 110 cm a 120 cm. El grifo será fácilmente maniobrable mediante una sola mano y por aquellas personas con limitaciones o con movilidad reducida en las manos. Su accionamiento no requerirá una fuerza superior a 22 newtons en el momento de apertura o cierre.

Ejemplo de fuente accesible para PMR con cierta ágilidad.

Ejemplo de fuente accesible para personas ambulantes

Una boca de agua se considera adaptada si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: Reposará sobre una superficie firme, nivelada y antideslizante. Estará situada a una altura por encima del nivel del suelo de 75 cm a 90 cm. No estará colocada sobre una base elevada respecto al nivel del pavimento circundante que impida el acercamiento y el uso a niños o a personas con limitaciones o con movilidad reducida, o si lo estuviese, dispondrá de una rampa de acceso adaptada o practicable. La reja de desagüe estará adaptada y diseñada de forma que sea difícil que quede obstruida. El grifo será fácilmente maniobrable mediante una sola mano y por aquellas personas con limitaciones o con movilidad reducida en las manos. Su accionamiento no requerirá una fuerza superior a 22 newtons en el momento de apertura o cierre. Es importante controlar la presión de salida evitando a la vez caudales excesivos.

Ejemplo de juegos infantiles

Juegos infantiles Un juego infantil se considera adaptado si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: Tendrá al menos una parte de su estructura adaptada. Facilitará su uso a todos los niños, según edades. Habrá una vía adaptada en el

122 ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


interior del juego que llegue a todas las estructuras de juego adaptadas, permitiendo que los niños con discapacidades puedan experimentar sensaciones semejantes a las de los niños que no las tienen. Habrá puntos de transferencia que permitan a los niños en silla de ruedas la oportunidad de trasladarse desde la silla a la estructura del juego y utilizar los elementos de juego. Si dispone de rampa de acceso, estará equipada con descansillos, barandillas y pasamanos. El diámetro de los pasamanos será de 25 a 32 mm, más pequeño que el normal para adecuarse a las manos del niño.

Ejemplo de juegos infantiles accesibles

Elementos varios Papeleras Una papelera se considera adaptada si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: Estará situada en la parte externa de los itinerarios adaptados o practicables o de las áreas de uso común accesibles, de forma que no impide la libre circulación de peatones. Si la papelera es de una boca, estará colocada en la dirección de la circulación de peatones; si es de dos bocas, estará colocada perpendicularmente a la misma, Papelera accesible. Ayuntamiento de Barcelona siempre en un lugar visible. La abertura estará a una altura sobre el suelo de 75 cm a 90 cm. Si es de tipo basculante, estará dotada de un mecanismo que permitirá su movimiento sólo a las personas encargadas de su mantenimiento y vaciado. En el caso de que la papelera invada parte del área de circulación de peatones, será del tipo de dos o más pies o tendrá una prolongación hasta el suelo o un zócalo de 15 cm de altura en toda su proyección en planta, de forma que sea fácilmente detectable con el bastón, para personas Detalle de la papelera utilizada como mobiliario deficientes visuales. urbano accesible. Barcelona

ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES 123

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de mobiliario accesibles

Barbacoas y chimeneas al aire libre Una barbacoa se considera adaptada si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: Reposará sobre pavimento firme y nivelado. Tendrá una altura de 75 cm a 85 cm. Una chimenea al aire libre se considera adaptada si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: Reposará sobre pavimento firme y nivelado. Su superficie superior tendrá una altura de 55 cm a 65 cm. Es recomendable que cerca haya una leñera. Anteojos de larga vista Un anteojo de larga vista se considera adaptado si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: Reposará sobre pavimento firme y nivelado. En la parte inferior del soporte habrá un espacio libre de altura mínima de 70 cm, de anchura mínima de 80 cm y de profundidad mínima de 60 cm para permitir acercarse usuarios de silla de ruedas. Tendrá una mira situada a una altura sobre el suelo de 140 cm a 160 cm para ambulantes y otra de 90 cm a 110 cm para usuarios de silla de ruedas y niños. Es recomendable disponer de anteojos de larga vista de altura regulable. Otros elementos Otros elementos como pérgolas, invernaderos, umbráculos, cobertizos, parasoles, glorietas, pipicanes, jardineras, fuentes ornamentales, esculturas al aire libre, etc., se consideran adaptados si cumplen los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario. Espacios de uso común accesibles Un espacio de uso común se considera accesible si cumple los requisitos generales siguientes: Será accesible a través de un itinerario adaptado o practicable. Tendrá elementos de mobiliario adaptados según los requisitos definidos en cada caso. Estará señalizado permanentemente y de manera fácilmente visible con el símbolo internacional de accesibilidad. Si es el caso, dispondrá de información adaptada sobre su uso. Los edificios y edículos situados en espacios verdes de uso público y que deban permitir la entrada a su interior deberán cumplir la normativa vigente de accesibilidad a la edificación, así como los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común.

124 ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Servicios de información y/o atención al público Un servicio de información y/o de atención al público, como pueden ser una oficina de información, una sala de exposiciones, una sala de audiovisuales o una aula de naturaleza, se considera accesible si cumple la normativa vigente, los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y las especificaciones siguientes: Tendrá al menos un mostrador de atención al público adaptado. Mostrador accesible a dos alturas.

Si dispone de taquillas, al menos una será (Normativa de Jardinería. NTJ 01A) adaptada. El mobiliario expositivo y los soportes de información que contenga estarán adaptados. Una sala de exposiciones, una sala de audiovisuales o una aula de naturaleza se consideran accesibles si cumplen además las especificaciones siguientes: Delante de los paneles o de cualquier objeto suspendido, habrá un espacio libre de al menos 200 cm de anchura, de manera que permita su lectura o contemplación y el paso por detrás. Ejemplo de servicio de información al público NO ACCESIBLE. Escalón de acceso

Los objetos que deban manipularse o ser observados desde muy cerca dispondrán de un espacio de acercamiento adaptado o practicable. Los elementos que contengan serán fácilmente detectables o bien estarán señalizados mediante un zócalo de 15 cm de altura. Los asientos de que dispongan serán adaptados. Dispondrán de espacio suficiente para que los usuarios de silla de ruedas puedan situarse en él y maniobrar.

Ejemplo de servicio de información al público ACCESIBLE. Mostrador a 1,00 m

ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES 125

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de mobiliario accesibles

Terraza no accesible situada en la playa

Terrazas de bar y similares Una terraza de bar o similar se considera accesible si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y las especificaciones siguientes: La zona destinada a las mesas estará señalizada con elementos estables y fácilmente detectables para personas invidentes. Tendrá un mobiliario situado y diseñado de tal forma que posibilite la circulación y su uso por parte de las personas con limitaciones o con movilidad reducida. Los parasoles, toldos o cualquier elemento voladizo tendrán una altura mínima de 210 cm, siendo recomendable que este mínimo sea de 220 cm. Todas las sillas de que disponga serán adaptadas. Áreas de deportes recreativas Un área de deportes recreativos se considera accesible si cumple la normativa vigente, los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y las especificaciones siguientes: El recinto, las gradas, las pistas, los vestuarios y otras instalaciones serán accesibles a través de un itinerario adaptado o practicable. Dispondrá de gradas, vestuario, ducha y servicio higiénico adaptados. Los elementos de mobiliario de que disponga serán adaptados. Piscinas recreativas Una piscina recreativa se considera accesible si cumple la normativa vigente, los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y las especificaciones siguientes: Su recinto será accesible a través de un itinerario adaptado o practicable. Los márgenes de la piscina serán firmes, estables, antideslizantes y sin reflejos. Las zonas de riesgo, como son los márgenes de la piscina, estarán indicadas mediante cambios en su textura y color. El aumento notable de la profundidad estará convenientemente señalizado, por ejemplo mediante cambios en su textura y color en los márgenes y/o en el fondo de la piscina. La profundidad mínima de una piscina para adultos será de 1 m y, para niños, de 60 cm. 126 ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Dispondrá de servicios de uso común y elementos de mobiliario adaptados, como vestuarios, duchas, servicios higiénicos, fuentes, asientos y mesas, situados cerca de la piscina y accesibles a través de un itinerario adaptado o practicable. Las juntas del pavimento tendrán un grosor máximo de 6 mm. No habrá ningún objeto ni elemento que sobresalga o que corte. Todos sus cantos serán romos. Todas las rejas serán seguras y adaptadas. Tiene un medio adaptado de acceso al vaso de la piscina, accesible a través de un itinerario adaptado o practicable, que, como mínimo, será un elevador hidráulico con asiento regulable, siendo recomendable que, como medio complementario, haya una rampa de acceso adaptada. Es recomendable que haya asientos en gradas para reposo de los márgenes de la Piscina recreativa accesible mediante suave rampa como acceso principal piscina. Una rampa de acceso a la piscina se considera adaptada si cumple las especificaciones siguientes: Estará situada fuera del ámbito de uso general de la piscina. Tendrá una pendiente longitudinal máxima del 8%. Tendrá una pendiente transversal máxima del 2%. Dispondrá de pasamanos a ambos lados a una altura de 70 cm a 90 cm. Tendrá a ambos lados un bordillo de 10 cm de altura. Tendrá una superficie firme, estable y antideslizante tanto en seco como en mojado. Tendrá una anchura libre mínima de 90 cm. Bajará hasta el fondo de la piscina. Es recomendable que haya un servicio de préstamo de sillas de ruedas sumergibles.

Piscina recreativa accesible mediante rampa y escaleras fuera del perímetro del vaso de la piscina

ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES 127

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de mobiliario accesibles

Unos asientos en gradas se consideran adaptados si cumplen las especificaciones siguientes: Tendrán una altura de 30 cm y una profundidad de 45 cm. Las gradas bajarán hasta 30 cm por debajo del nivel del agua. Los cantos serán romos. Es conveniente prever áreas de césped o de estancia a la sombra y áreas de reposo accesibles a P.M.R. Áreas de petanca Un área de petanca se considera accesible si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y las especificaciones siguientes: Tendrá al menos una pista de petanca accesible. Si tiene dos o más pistas accesibles, habrá entre ellas un paso adaptado o practicable, de al menos 0,90 m de amplitud x 2,10 m de altura libres de obstáculos. Una pista de petanca se considera accesible si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y la especificación siguiente: Dispondrá en su entorno de bancos adaptados. Áreas de juegos infantiles Un área de juegos infantiles se considera accesible si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y las especificaciones siguientes: Tendrá un entorno recreativo seguro y accesible. Dispondrá de juegos infantiles adaptados. Permitirá a los niños con limitaciones o movilidad reducida jugar con otros niños y aprender con ellos. Todos los elementos dejarán siempre un espacio libre de giro de 150 cm de diámetro mínimo en el caso de itinerarios adaptados, o de 120 cm en el caso de itinerarios practicables. El pavimento general del área de juegos infantiles será drenante, estable y no duro. Está señalizada con indicación para las personas ciegas o con deficiencias visuales mediante una cerca o una franja de 100 cm de anchura de pavimento diferenciado, en todos los frentes de los accesos adaptados o practicables, para evitar que se introduzcan en ella involuntariamente. Es recomendable que haya bancos adaptados para el descanso y para los acompañantes. Anfiteatros exteriores y similares En gradas y zonas de espectadores, se preverán espacios accesibles próximos a los accesos destinados a ser ocupados por usuarios de silla de ruedas. A la vez, es recomendable reservar asientos para personas con deficiencias sensoriales ubicados en zonas donde las dificultades señaladas sean mínimas. Un anfiteatro, una tribuna o una gradería se consideran accesibles si cumplen los 128 ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y las especificaciones siguientes: Si hay taquillas, al menos una será adaptada. Si hay controles de paso, al menos uno será adaptado, de anchura mínima de 90 cm. Cada una de las plazas adaptadas para usuarios de silla de ruedas estará situada sobre una superficie firme y nivelada libre de obstáculos, tendrá unas dimensiones mínimas de 80 cm de anchura y de 120 cm de profundidad y dispondrá de una barandilla adaptada de protección frontal. Ejemplos de áreas de juegos infantiles Es necesario delante o detrás de estas practicables plazas un espacio mínimo de diámetro 2,10 m libres de obstáculos, que permita realizar las maniobras a P.M.R. usuarias de una silla de ruedas. Cada uno de los asientos adaptados para personas con movilidad reducida tendrá delante del asiento un espacio libre de obstáculos para las piernas de anchura mínima de 60 cm. Cada uno de los asientos adaptados para personas con deficiencias sensoriales dispondrá de un narrador de texto adaptado y/o de un teletexto adaptado. La zona de acceso a las plazas adaptadas tendrá una anchura libre de paso mínima Áreas de juegos infantiles adaptadas de 90 cm.

Posición de las plazas reservadas para personas de movilidad reducida gravemente afectadas en gradas y anfiteatros. (Normativa de Jardinería. NTJ 01A) ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES 129

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de mobiliario accesibles

Posición de las plazas reservadas en gradas. (Normativa de Jardinería NTJ 01A)

El escenario será accesible a través de un itinerario adaptado o practicable. El número mínimo de plazas o asientos adaptados de que dispone será el siguiente: Asientos totales

Asientos adaptados

Hasta 100 De 101 a 400 Más de 400

2 4 1%

Los asientos o plazas adaptados o reservados estarán debidamente señalizados y situados de tal forma que permitan una evacuación rápida en caso de urgencia, a poder ser por otro itinerario al del público en general, para evitar accidentes debido a que las P.M.R. son más lentas en sus movimientos. Los márgenes de las gradas serán fácilmente detectables por las personas con limitaciones visuales, mediante franjas en el pavimento con textura y/o colores diferentes a los de su entorno. Las líneas de observación de las plazas o asientos adaptados serán comparables a las de las demás plazas. La posición de las plazas adaptadas para usuarios de silla de ruedas no entorpecerá a las líneas de observación de las plazas situadas detrás. Es necesario estudiar la isóptica de estas plazas. Al lado de estas plazas o espacios adaptados es conveniente que haya asientos reservados para sus acompañantes, que pueden ser fijos o extraibles en función de las necesidades de espacio, y abatibles verticalmente. 130 ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Áreas de acampada – Cámpings Un área de acampada se considera accesible si la normativa vigente cumple con los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y las especificaciones siguientes: Dispondrá de al menos un 3% del total de emplazamientos de acampada accesibles, con un mínimo de 2 emplazamientos accesibles situados por área de acampada. Dispondrá de servicios de uso común, servicios higiénicos y duchas adaptados, accesibles desde los emplazamientos accesibles y situados cerca de ellos. Un emplazamiento de acampada se considera accesible si cumple las especificaciones siguientes: Será accesible a través de un itinerario adaptado o practicable que lo comunica con las áreas de uso común. El espacio vital conformado a su alrededor estará situado sobre una superficie libre de obstáculos, estable y nivelada. Tendrá todos los espacios accesibles y los elementos de mobiliario adaptados. Dispondrá de un espacio libre mínimo de 150 cm de anchura alrededor de las mesas de pic-nic y de las chimeneas o barbacoas al aire libre accesibles. El área de levantamiento de las tiendas, en su caso, tendrá al menos unas dimensiones de 4,3 x 5 m, estará sobre terreno llano y estable y será adyacente a las superficies firmes. La anchura libre de paso mínima entre elementos fijos será de 90 cm. El espacio para aparcamiento de vehículos en un emplazamiento de acampada será adaptado. Estará señalizado permanentemente y de manera fácilmente visible con el símbolo internacional de accesibilidad. Un espacio para aparcamiento para autocaravanas o caravanas en un emplazamiento de acampada se considera adaptado si cumple las especificaciones siguientes: Su superficie será firme, estable y nivelada. Sus dimensiones mínimas serán de 4,50 m x 6,00 m. Será adyacente al espacio vital del área de acampada. Tendrá una altura libre de obstáculos de 275 cm como mínimo. Áreas de pic-nic Un área de pic-nic se considera accesible si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y las especificaciones siguientes: Tendrá al menos un 10% de las mesas de pic-nic adaptadas. Estará situada sobre una superficie firme, estable y antideslizante. La anchura libre de paso mínima entre elementos fijos será de 90 cm. Dispondrá de un espacio libre mínimo de 150 cm alrededor de cada mesa de pic-nic y de cada chimenea o barbacoa al aire libre accesibles. Es aconsejable que, en zonas de fuerte insolación, una parte disponga de sombra en verano y que, en zonas lluviosas, una parte de las mesas adaptadas esté situada a cubierto.

ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES 131

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de mobiliario accesibles

Puntos de observación de la fauna Un mirador, pantalla visual, etc., se considera adaptado si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y las especificaciones siguientes: La entrada a los miradores o similar, dispondrá de una puerta de acceso que cumpla los requisitos de accesibilidad. El interior dispondrá de un espacio libre de giro de 150 cm de diámetro mínimo en el caso de itinerarios adaptados, o de 120 cm en el caso de itinerarios practicables, así como de un espacio vital suficiente.

Puntos de observación de la fauna accesibles. (Normativa Jardinería NTJ 01A)

Las pantallas visuales estarán separadas de los itinerarios, de manera que su uso por parte de una persona en silla de ruedas no los obstaculice. Su pavimento es firme y nivelado. El área de observación para usuarios en silla de ruedas dispone de: – Ventanillas de observación de 42 cm de altura, situadas a 95 cm del suelo. – Estante a 75 cm de altura y de 20 cm de anchura. – Espacio libre debajo del estante de altura mínima de 70 cm, de anchura mínima de 80 cm y de profundidad mínima de 60 cm. Es recomendable que disponga de bancos abatibles de altura de 43 cm a 45 cm. El área de observación para ambulantes dispone de:

Ejemplo de área de pesca acccesible. (Normativa Jardinería NTJ 01A)

Ventanillas de observación de 22 cm de altura, situadas a 115 cm de suelo. Estante a 95 cm de altura y de 20 cm de anchura. Es recomendable que disponga de bancos o asientos.

132 ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Areas de pesca Un área de pesca con caña se considera accesible si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y las especificaciones siguientes: Tendrá un lugar de pesca adaptado, accesible a través de un itinerario adaptado o practicable. Estará cerca de un aparcamiento adaptado. Un lugar de pesca puede estar situado en un muelle, en una plataforma sobre el agua o bien en una playa. Un lugar de pesca en un muelle o en una plataforma sobre el agua se considera adaptado si cumple las especificaciones siguientes: Su superficie será firme, estable y antideslizante, tanto en seco como en mojado. La anchura mínima para un pescador será de 120 cm. En las plazas dobles para dos pescadores, la anchura mínima será de 375 cm. Uno de cada dos lugares de pesca dispondrá de una plaza adaptada con un antepecho de 81 a 86 cm de altura con apoyabrazos, o bien, de un soporte isquiático adaptado, con un antepecho de 107 cm de altura con apoyabrazos. Dispondrá de una barandilla adaptada de protección lateral. No tendrá una pendiente hacia el agua o, si la tiene, dispondrá en la parte frontal de un zócalo de 10 cm de altura, como mínimo. Las juntas del pavimento tendrán un grosor máximo de 15 mm. Es conveniente situar cerca bancos adaptados para los acompañantes. Un lugar de pesca en una playa se considera adaptado si cumple las especificaciones siguientes: Dispondrá de un itinerario de acceso a la orilla del agua adaptado o practicable. La anchura mínima para un pescador será de 150 cm. Es recomendable que cerca haya servicios higiénicos adaptados. No deberían separarse los lugares de pesca para personas con limitaciones o movilidad reducida de los demás. Embarcaderos Un embarcadero accesible puede ser un muelle flotante de madera en zonas de marea, un muelle fijo en zonas sin marea o en una plataforma en gradas adaptada para personas con limitaciones o con movilidad reducida. Un embarcadero se considera accesible si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y las especificaciones siguientes: Su superficie será firme, estable y antideslizante, tanto en seco como en mojado. Las juntas del pavimento tendrán un grosor máximo de 15 mm. Dispondrá de una barandilla adaptada de protección lateral, con zócalo de 10 cm de ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES 133

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de mobiliario accesibles

altura de materiales que soporten el frío o el calor. La pendiente del puente de acceso al muelle no superará la pendiente permitida para las rampas adaptadas o practicables. El nivel de la superficie de un muelle para pequeñas embarcaciones no superará los 45 cm por encima del nivel del agua. Las rampas y las plataformas de acceso a embarcaciones turísticas estarán al mismo nivel que el punto de embarque. El portal de acceso tiene una anchura mínima libre de 80 cm. Las personas con movilidad reducida (P.M.R.) podrán embarcar en pequeñas embarcaciones con la ayuda de una barra de soporte. Las personas en silla de ruedas pueden embarcar en pequeñas embarcaciones mediante una plataforma en gradas, accesible a través de un itinerario adaptado o practicable. Una plataforma en gradas se considera adaptada si cumple las especificaciones siguientes: Su superficie será antideslizante. Tendrá una plataforma de embarque de 60 cm x 60 cm situada a 45 cm por encima de la superficie del muelle. Las gradas serán de 15 cm de altura, 60 cm de anchura y 45 cm de profundidad. Los cantos de las gradas serán romos. Dispondrá de un pasamanos continuo detrás, de la plataforma, situado a lo largo del lado opuesto al de transferencia, con una altura de 30 a 40 cm por encima de la plataforma y las huellas de la grada, y que se prolongue horizontalmente 45 cm fuera de la orilla del muelle. Picaderos Un picadero se considera accesible si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y las especificaciones siguientes: Habrá al menos un cabalgador adaptado, accesible a través de un itinerario adaptado practicable. Este cabalgador: Dispondrá de una plataforma de 150 cm x 150 cm como mínimo, situada a una altura de 60 cm a 92 cm. Esta plataforma será accesible, por ejemplo, mediante una rampa adaptada o practicable. Dispondrá de barandillas adaptadas con pasamanos y de un zócalo de protección lateral de 15 cm de altura en la plataforma superior.

134 ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Áreas de práctica de horticultura Un aspecto a tener en cuenta en el diseño de espacios verdes accesibles es la creación de pequeñas áreas de práctica de horticultura accesibles para las diferentes discapacidades. Este contacto, que debe ayudar a desarrollar los sentidos, se puede facilitar mediante plantaciones accesibles de, por ejemplo, plantas fragantes, de olor pronunciado, de tacto suave o áspero, y mediante la construcción de diferentes elementos adaptados, como por ejemplo: – Jardineras – Cajoneras de flores Picadero accesible mediante rampa y plataforma. – Mesas de cultivo (Normativa Jardinería NTJ 01A) – Pequeños invernaderos – Pequeños juegos de agua – Estanques para embarcaciones de juguete. Un área de práctica de horticultura se considera accesible si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y si los elementos de que dispone son adaptados, es decir, si cumplen los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario.

Areas de Horticultura accesibles (Normativa Jardinería NTJ 01A)

Areas de Horticultura accesibles (Normativa Jardinería NTJ 01A) ELEMENTOS DE MOBILIARIO ACCESIBLES 135

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de protección de obras

ELEMENTOS DE PROTECCIÓN Y SEÑALIZACIÓN DE LAS OBRAS EN LA VÍA PÚBLICA ACCESIBLES Han de cumplir las siguientes condiciones: Los andamiajes, zanjas o cualquier tipo de obras en la vía pública, se han de señalizar y proteger mediante vallas estables y continuas, que estén iluminadas toda la noche, con un nivel mínimo de iluminación de 10 lux; deben ser detectables por personas con movilidad reducida (P.M.R.) y/o con limitaciones visuales, no sobresalir de su perímetrocontorno, al disponer de un zócalo de al menos 10 cm perimetral a las mismas que facilite su detección para personas con deficiencias visuales con bastón. Si las obras afectan al itinerario peatonal, mantendrán las condiciones de accesibilidad y dispondrán de un itinerario Andamio NO ACCESIBLE al no disponer de un alternativo libre de obstáculos, como paso útil de 0.90m de anchura mínimo de 0,90 m de amplitud x 2,10 m de altura. Si las obras afectan a toda la acera, se debe realizar un itinerario alternativo que invada parte de la calzada. Se protegerán estos recorridos con vallas que cumplan las condiciones de accesibilidad, instalando así mismo rampas provisionales que superen el bordillo existente entre la acera y la calzada, y de pendiente igual o inferior al 12% y de una amplitud mínima de 1,20 m Al inicio y final de la rampa existirá un espacio útil para maniobrar, incluso personas usuarias de una silla de ruedas, libre de obstáculos, de diámetro 1,20 m y de altura 2,10 m mínimos. Como máximo, se aceptarán resaltes de 2 cm entre los diferentes cambios de nivel, de este recorrido alternativo provisional accesible. No se admiten cuerdas, cables o similares. La iluminación ideal de estos obstáculos, será mediante luces intermitentes de color rojo, que advertirán de la presencia de Andamio con una amplitud máxima que permite estos elementos o desniveles. el paso a personas usuarias de silla de ruedas

136 ELEMENTOS DE SEÑALIZACIÓN Y PROTECCIÓN DE OBRAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ejemplos de protecciones de obras: Fotografía superior, obras de rehabilitación de fachada. Itinerario de peatones provisional por rampa, por encima de la acera existente. Atenas (Grecia). Fotografía inferior, vallas protectoras de las obras en la calzada. El paso de peatones está rebajado y queda libre de obstáculos para facilitar su uso. Calle Burdeos (Barcelona) ELEMENTOS DE SEÑALIZACIÓN Y PROTECCIÓN DE OBRAS 137

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Aparcamientos adaptados

APARCAMIENTOS RESERVADOS ADAPTADOS

Señalización de plaza reservada en hilera. La motocicleta impide salir al acompañante

Plaza adaptada “en bateria”. Paso necesario al lado del conductor (Codigo de Accesiblilidad de Cataluña)

Señalización en planta de una plaza adaptada

Dimensiones Una plaza de aparcamiento se considerará adaptada cuando cumpla los siguientes requisitos: Tener unas dimensiones mínimas para el vehículo de 3,30 m de amplitud x 4,50 m de longitud en estacionamientos en batería, y 2,20 m de amplitud x 4,50 m de longitud de estacionamientos en hilera. Disponer de un espacio para aproximarse delante de la puerta del conductor o del acompañante, en función de quién sea la P.M.R, que puede ser compartido con otra plaza de aparcamiento adaptada y que permite la inscripción de un círculo de 1,50 m si el itinerario con que comunica es adaptado, y de 1,20 m si el itinerario con que comunica es practicable. Señalización Las plazas de aparcamiento reservadas accesibles, y el itinerario de acceso a ellas, necesitan cerca de ellas al menos un vado entre la acera y la calzada con un máximo de pendiente longitudinal del 12% y amplitud mínima de 1,20 m. Estarán señalizadas conjuntamente con el símbolo de accesibilidad en el suelo y en las placas de la señalización vertical de “prohibido estacionar” existentes al inicio y final de cada plaza reservada para P.M.R. Así mismo, recomendamos pintar el perímetro de la plaza y/o el bordillo, según el caso, de un color llamativo diferente al resto de las plazas de estacionamiento (amarillo/blanco). Se prohibe estacionar vehículos en la acera (bicicletas, ciclomotores, motocicletas, etc.) al lado de esta plaza reservada de aparcamiento accesible, para facilitar el embarque y desembarque lateral al vehículo por parte de P.M.R. con graves

138 APARCAMIENTOS RESERVADOS ADAPTADOS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


discapacidades en su autonomía, incluso usuarios de silla de ruedas. Así mismo, en todo el perímetro de estas plazas reservadas no se instalará ningún elemento y/o mobiliario urbano que puedan dificultar el embarque y desembarque al vehículo a P.M.R. Siempre se respetará un itinerario de acceso libre de obstáculos de 0,90 m de amplitud x 2,10 m de altura. Solamente podrán estacionar en estas plazas las personas convenientemente acreditadas con la “tarjeta de aparcamiento para vehículos de personas con Acceso adaptado que comunica el edificio disminución”, editada por el Gobierno de mediante rampa con el parking. Barandilla baja cada autonomía o Estado. Formación Todas las auto-escuelas tendrían que explicar a sus alumnos la existencia y dimensiones de estas plazas reservadas de aparcamiento adaptado para P.M.R., para evitar que estacionen en ellas personas no autorizadas. Estos espacios ocupados en la vía pública son los únicos espacios o elementos reservados exclusivamente para P.M.R. convenientemente acreditadas. Las P.M.R. con graves discapacidades no pueden utilizar aparcamientos de uso público que no sean accesibles (rampas suaves, ascensores que comunican las plantas subterráneas con el nivel de la vía pública, etc.) y han de poder estacionar en plazas que queden libres en la vía pública, cuidando de que, si son en hilera, que no haya señales, buzones, motocicletas, alcorques de los árboles sin cubrir, farolas, etc. que no permitan a usuarios de silla de ruedas el desembarco por un lateral, o bien, si son en batería, que otro conductor estacione a su lado sin dejar el espacio mínimo de al menos 90 cm necesario para que P.M.R. puedan acceder al asiento del conductor o del acompañante, según el caso, siempre lateralmente.

Plaza adaptada “en hilera”. No aparcar en acera motocicletas, etc. (Codigo de Accesibildad de Cataluña)

Plaza reservada “en batería” con señalización de prohibido estacionar (excepto minusválidos)

APARCAMIENTOS RESERVADOS ADAPTADOS 139

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Aparcamientos adaptados

Plaza adaptada “en diagonal”. Rampa necesaria para acceder a la acera. (Código de Accesibilidad de Cataluña)

Targeta de aparcamiento para vehículos de personas con disminución grave. Personal e intrasferible

El Código de la Circulación debería prohibir estacionar vehículos al lado de estas plazas, tanto de batería como en hilera, sin dejar al menos un diámetro de 1,20 m libres de obstáculos delante de la plaza del conductor o del acompañante, según el caso. Así mismo, estas plazas se reservarán al lado de los accesos más cercanos a los itinerarios adaptados o practicables para personas con discapacidades. Existen plazas en edificios de uso público en que toda P.M.R. convenientemente acreditada puede estacionar y plazas en edificios de viviendas o de oficinas privadas cuyo uso es exclusivamente particular para las P.M.R. que hayan solicitado al Ayuntamiento correspondiente este aparcamiento y dispongan de su concesión renovable cada año. Estos aparcamientos se señalizarán con el número de la matrícula correspondiente al vehículo al que se le ha concedido esta licencia en la misma señalización vertical o placa de prohibido estacionar. El Gobierno de Cataluña ha editado una señalización vertical o tarjeta de aparcamiento para vehículos de personas con disminución afectados por una disminución grave que les dificulte su movilidad. Esta tarjeta es personal e intransferible, y puede ser utilizada en el vehículo conducido por el titular o en cualquier otro que sea empleado para transportarlo en todas las poblaciones de su ámbito territorial, permitiéndoles: 1.- Aparcar sus vehículos más tiempo que el autorizado en los lugares de tiempo limitado. 2.- Estacionarse en los lugares en que haya señales de tránsito, complementadas con el disco adicional, que reproducen el símbolo internacional de accesibilidad.

Señalización en vertical de prohibido estacionar en varias plazas reservadas con matrícula particular 140 APARCAMIENTOS RESERVADOS ADAPTADOS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


3.- Que los vehículos ocupados por personas disminuidas puedan estacionar en cualquier lugar de la vía pública durante el tiempo imprescindible y siempre que no se moleste a la circulación de vehículos y de peatones. Con estas medidas se intenta favorecer a las P.M.R. con discapacidades superiores al 33% de su autonomía para que puedan estacionar su vehículo con cierta facilidad, intentando que los recorridos que tengan que realizar sean lo más cortos posible. Hemos de considerar que para personas Señalización en planta de plaza reservada con afectadas en su movilidad, el vehículo es colores llamativos diferentes a los de su entorno su máxima autonomía. Otros Actualmente para proteger plazas reservadas de aparcamiento en la vía pública (adaptadas, carga y descarga, etc.), se están instalando conos o elementos similares que evitan que personas no autorizadas estacionen en estas plazas. Personalmente, quisiera proponer la posibilidad de que en plazas reservadas accesibles, de uso exclusivamente privado en la vía pública, se pudieran instalar a cargo del solicitante bolardos que estuvieran implantados en el pavimento de Señalización en planta de varias plazas reservadas en estas plazas, y que la P.M.R. mediante un edificio de uso público. Faltan vados de acceso a la acera mando a distancia los pudiera accionar a voluntad para subirlos o bajarlos y así ocupar su plaza y/o evitar que aparquen otros vehículos. Este sistema se está utilizando en la ciudad de Barcelona, con bolardos telescópicos, para proteger zonas peatonales de horario limitado y permitir la circulación exclusivamente a personas autorizadas (vecinos, carga y descarga, vehículos asistenciales, de bomberos, de mantenimiento, etc.).

Utilización de estas plazas reservadas por parte de conductor con discapacidad motórica APARCAMIENTOS RESERVADOS ADAPTADOS 141

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Servicios higiénicos accesibles

SERVICIOS HIGIÉNICOS ACCESIBLES Accesos El itinerario que conduzca hasta estos servicios higiénicos será accesible. Dimensiones y distribución de los aparatos sanitarios Recomendamos que en las cabinas de aseos accesibles exista un lavabo en su interior, independientemente de que existan otros lavabos en el recinto general Cabina WC para instalacion fija en vía pública. El de los aseos. En el interior de la cabina podrá acceso será a pie plano una vez instalada inscribirse un cilindro libre de obstáculos de 0,25 m de altura y 1,50 m de diámetro. Inscrito y superpuesto a este cilindro, habrá un segundo cilindro libre de obstáculos de 1,20 m de diámetro y altura mínima 2,10 m. La altura de asiento del inodoro será de 0,43 m - 0,45 m y dispondrá, al menos por uno de los lados, de un espacio libre de obstáculos de 0,80 m de tal forma que permita la transferencia lateral desde una silla de ruedas. Se recomienda la instalación de inodoros suspendidos (murales) para permitir el paso bajo los Ejemplo de cabina WC química instalada con mismos del extremo inferior de la silla de acceso a pie plano, uso mixto ruedas. El mecanismo de descarga de las cisternas será mediante pulsadores de tamaño adecuado (dimensión mínima 5 cm y superficie mínima 25 cm2), para favorecer su utilización a personas con dificultades de manipulación. Se evitará situar los pulsadores de tal forma que puedan ser accionados accidentalmente mientras se está utilizando el inodoro. Los lavabos serán sin pedestal, para permitir la aproximación frontal bajo los mismos de las personas en silla de ruedas. La altura desde la parte superior del lavabo al suelo será de 0,85 m, y el hueco Croquis de una cabina WC química mínimo libre de obstáculos desde la parte 142 SERVICIOS HIGIÉNICOS ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


inferior será de al menos 0,68 m hasta un fondo de, al menos, 40 cm. También podrán instalarse lavabos regulables en altura. La grifería será tipo monomando, palanca o cédula fotoélectrica, para facilitar su manipulación. El alcance máximo de la grifería desde el borde del lavabo será de 40 cm. Si se instala un termostato limitador de la temperatura del agua caliente, se regulará hasta un máximo de 40ºC para evitar escaldaduras. Se precisa la instalación de barras auxiliares de apoyo a ambos lados del inodoro, como mínimo abatible verticalmente la del lateral por donde se efectúe la transferencia y fija la del lado de la pared, de 0,80 m de longitud y situadas a 0,75 m de altura. La distancia entre los ejes de las barras será de 0,70 m – 0,80 m. Si existe la posibilidad de realizar la transferencia desde la silla de ruedas al inodoro desde ambos lados, las dos barras de apoyo serán abatibles. La sección transversal de las mismas tendrá los cantos redondeados y su dimensión máxima no superará los 5 cm. Si la sección es circular, el diámetro estará comprendido entre 3 y 5 cm. El borde inferior de los espejos no superará los 0,90 m de altura. Los demás accesorios del aseo se situarán a una altura comprendida entre 0,80 m y 1,40 m, y a no más de 1,00 m del eje del aparato sanitario al que presten servicio. Si en el recinto de los aseos existen urinarios, se instalará uno de ellos con altura de montaje no superior a 40 cm su parte baja, y con barras de apoyo. Si fuesen urinarios de columna, no existirá bordillo que impida la aproximación frontal. En las cabinas de aseo accesibles existirá un interruptor sin temporizador. El nivel mínimo de iluminación sobre un

Ejemplo de cabina WC química “accesible” mediante rampa. La puerta invade la rampa al abrir hacia fuera

Interior de una cabina WC química . NO APTA para PMR en silla, transferencia solo frontalmente

Detalle interior de cabina WC química. Existe siempre espacio de 80 cm lateral al inodoro SERVICIOS HIGIÉNICOS ACCESIBLES 143

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Servicios higiénicos accesibles

plano situado a 80 cm del pavimento será de 180 luxes y deberá reforzarse en el área del lavabo. Los mecanismos eléctricos se accionarán por presión o palanca. Puertas Permitirán un hueco de paso no inferior a 0,80 x 2,00 m. En caso de puertas de doble hoja, una de ellas deberá cumplir estos requisitos: Serán abatibles hacia el exterior (ángulo de apertura no inferior a 90º), plegables o Cabina WC química accesible debidamente señalizada. de tipo corredera. Caso de abrir hacia el interior, el espacio de barrido de la puerta El acceso por rampa presenta dificultades se considerará espacio ocupado y, por tanto, no podrá invadir el círculo libre de obstáculos de 1,50 m de diámetro, aunque la puerta no llegue hasta el suelo. Se colocará un zócalo de protección de 40 cm de altura si se trata de puertas de materiales que pueden dañarse por el impacto de las sillas de ruedas. Se accionarán mediante mecanismos de presión o palanca para facilitar su manipulación, situados a una altura comprendida entre 0,80 m y 1,40 m. Dispondrán de tiradores para ayudar a la apertura/cierre, o de mecanismos de retorno (eléctricos o mecánicos) adecuadamente regulados. Si la puerta abre hacia fuera más de 90º, se instalará una asa que facilitará su cierre desde el interior de la cabina a P.M.R. gravemente afectadas, situada en el centro de la puerta a una altura entre 0,85 m y 1,05 m. Los pestillos se accionarán por mecanismos tipo palanca y nunca mediante giro. Permitirán la apertura desde el exterior para el rescate de la persona en casos de emergencia (sistemas de “antibloqueo exterior”). Los mecanismos instalados en la puerta –tiradores, pestillos y señalización–, Cabina WC química “estándar” contrastarán con el color de la misma y NO ACCESIBLE

144 SERVICIOS HIGIÉNICOS ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


ésta a su vez con los colores de los paramentos próximos, para facilitar su localización incluso a personas con deficiencias visuales. Pavimentos Serán antideslizantes en seco y en mojado, de fácil limpieza y resistentes a productos de limpieza y otros desinfectantes. Las rejillas y sumideros estarán enrasados con el pavimento y la dimensión máxima de las aberturas será 3 cm. Mecanismos y accesorios Los principales elementos de ayuda son: – Barras horizontales (continuas y discontinuas, abatibles, fijas y regulables en altura). – Barras de apoyo angulares. Situación de la silla de ruedas en una cabina WC química accesible – Barras verticales. Barras Las barras de apoyo en las diferentes transferencias a realizar en el servicio higiénico son elementos positivamente aceptados por el público en general representando “seguridad” y “estabilidad”. Han de ser funcionales y además decorativas. Los herrajes y elementos auxiliares de soporte siempre estarán tapados por embellecedores. Serán de material no oxidable, antibacterias, de fácil limpieza, de tacto agradable y con buena adherencia con manos mojadas. Las barras han de ser sólidas, con variedad de colores (el blanco es el color más aceptado), de líneas sencillas y lisas, con anclajes muy resistentes, pero con estéticas en su diseño que proporcionan elegancia, confort y seguridad en el cuarto de baño. El sistema de fijación será el adecuado para soportar 150 kg, en cualquier dirección y en el punto más desfavorable Detalle de las situación correcta barras en una de la barra respecto al anclaje. cabina WC química accesible

SERVICIOS HIGIÉNICOS ACCESIBLES 145

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Servicios higiénicos accesibles

Lo ideal será crear todo un conjunto de barras-asideros que formarán un diseño uniforme y que se instalarán en las diferentes piezas sanitarias sin destacar en ninguna de ellas, incluso pensando en la barra de sujeción de la cortina de la ducha o bañera. La barra-asidero ha de diseñarse para que la mano y la muñeca puedan cogerse en posición natural, efectiva y confortablemente. La distancia entre la pared y la barra evita posibles daños en manos y dedos. Según la normativa de accesibilidad se recomienda una separación a la pared de 4 cm, como mínimo, y un diámetro de barra entre 3 y 5 cm. Barras de apoyo horizontal Tendrán unos anclajes firmes. Su diseño será liso por las caras vistas y con un tratamiento antideslizante en su cara oculta. Su diámetro oscilará entre 32 cm y 40 cm y su imagen será la de un toallero convencional. Según la longitud de la barra, necesitará unos apoyos intermedios, que irán anclados a la pared de sustención mediante elementos en “L” y nunca perpendiculares a la pared, de esta manera se evitará que el usuario suelte la barra cuando desliza su mano a lo largo de ella y tropieza con el anclaje intermedio. Las medidas pueden ser de 45 cm, 60 cm y 80 cm. En barras de longitudes superiores se tendrá que incorporar el anclaje intermedio, o mediante módulos con anclajes específicos. También se podría diseñar una barra doble de apoyo horizontal, instalada entre el W.C. y el lavabo, que serviría de toallero y facilitaría el apoyo para el usuario que utiliza el lavabo, y por el otro lado, la sujeción necesaria para realizar la transferencia lateral al inodoro. No se puede utilizar la misma barra-asidero, debido a que la distancia al eje del W.C. no puede ser superior a 35-40 cm para realizar con comodidad la transferencia, y por tanto esta barra quedaría demasiado alejada del lavabo. Barras de apoyo angulares Las barras-asidero anguladas facilitan mejor el apoyo y la acción de levantarse y sentarse, pensando que el usuario ambulante utiliza la bañera o el W.C. Así mismo, si la barra tiene un diseño que combina su forma horizontal con la angulada (ideal 45º), facilita la acción de apoyo en perpendicular al suelo (tramo horizontal) y la acción de tirar para levantarse o sujetarse para sentarse (tramo inclinado). Los usuarios no ambulantes, dependientes de una silla de ruedas, debido a su falta de musculación abdominal prefieren las barras horizontales; por tanto, una barra que combine los tramos horizontales con los angulares sirve para todo tipo de usuarios. La altura de colocación oscilará entre 70 y 75 cm desde el punto más bajo de la bañera o desde el suelo del W.C. Dispondrán de un tratamiento antideslizante en la cara oculta de la barra, mediante un estriado o similar.

146 SERVICIOS HIGIÉNICOS ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Barras verticales Básicamente su utilización es para personas que deambulan con facilidad. Su utilización es de apoyo complementario a las barras horizontales y angulares. Pueden servir como guía del teléfono – ducha. Así mismo, para realizar la transferencia a un asiento de ducha o bañera, combinadas con las barras – asidero horizontales, dan múltiples posibilidades de apoyo y seguridad a los usuarios con movilidad reducida. Las medidas pueden ser de 150 cm y 180 cm. Dispondrán de un tratamiento antideslizante en la cara oculta de la barra, mediante un estriado o similar. Barras W.C. pared: fijas y abatibles Todas estas ayudas son compatibles con los bidés. Si los usuarios tienen dificultad para mantener el equilibrio, o para sentarse en una silla de ruedas necesitarán apoyabrazos en el inodoro. Éstos pueden montarse en el propio W.C. como suplementos fijos en la porcelana del inodoro, en la pared o en un poste en el suelo. Los anclajes tanto en la pared como en el suelo son primordiales para su buen funcionamiento. Barras W.C. pared, fijas La misma descripción realizada en las barras de apoyo horizontal. Barras W.C. pared, abatibles Actualmente, en casi todas las barras abatibles existe un problema que denota falta de seguridad para el usuario, ya que al apoyarse en ellas, la barra tiene un cierto movimiento lateral, al estar fijada a la pared en un solo punto y tener una longitud de al menos 60 cm y un sistema de articulación que facilita el abatimiento. Las barras abatibles han de ser verticales y no horizontales como las que existen en el mercado. Así, cuando el usuario necesita una silla de ruedas para desplazarse, y se sitúa lateralmente al aparato sanitario en el que va a realizar la transferencia, la propia silla de ruedas impide el retorno a la situación inicial de esta barra abatible horizontal y su funcionalidad queda anulada. Una vez esté en posición vertical la barra abatible, entonces sí que es recomendable que pueda a su vez colocarse paralela a la pared, facilitando de esta manera a las personas con graves discapacidades el máximo espacio disponible para realizar la transferencia, siempre lateral, al aparato sanitario y no frontalmente. Así mismo, es muy importante que la barra abatible esté lo suficientemente bien sujeta en su posición vertical para que no caiga encima del usuario cuando éste realiza la transferencia al aparato sanitario. Recomendamos bloqueos automáticos en posición vertical y rechazamos aquellos que impliquen que para utilizar la barra abatible sea necesario liberar el bloqueo. Si es necesario que el usuario tire previamente de ella verticalmente para luego abatirla, este movimiento es muy incómodo una vez la persona está sentada, y muchas veces nos hemos encontrado en la práctica profesional, que por desconocimiento de su correcto uso y por falta de información han querido abatirla directamente sin antes elevarla verticalmente, con el consecuente desprendimiento de parte del alicatado de la pared del entorno del inodoro. También se podría incorporar un “taco” de goma en la barra o en la pared, lo que SERVICIOS HIGIÉNICOS ACCESIBLES 147

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Servicios higiénicos accesibles

evitaría el golpe en el alicatado cuando la barra se abate verticalmente; o bien, colocar una abrazadera en donde se apoye la barra verticalmente, en la pared. Señalización Se señalizarán mediante el símbolo internacional de accesibilidad y el símbolo del sexo de los usuarios, situando los pictogramas sobre la puerta o junto a la misma, con caracteres grandes y contrastados con el fondo. Siempre que se pueda existirá, al menos, un servicio higiénico accesible para cada sexo. Otros Las cabinas de W.C. accesibles no deben tener un uso exclusivo para P.M.R. o con limitaciones sensoriales, evitando así situaciones de segregación debido a su falta de uso al ser “especiales” o encontrarnos con que están cerrados o se utilizan como almacén, etc. Siempre que sea posible, estarán integrados en el mismo recinto que los otros servicios higiénicos estándar, situándose esta cabina accesible lo más cercana a la puerta principal de acceso a estos espacios, por si puntualmente la persona afectada por una discapacidad necesitara la ayuda de otra persona y ésta fuera de sexo diferente al correspondiente a esos servicios higiénicos. Pueden existir cabinas de aseos accesibles al exterior de instalación provisional, como en actos al aire libre, etc., en que la recogida de aguas negras, limpieza, mantenimiento de la propia cabina, etc. se realiza en horarios de poca afluencia de público, manteniendo el máximo de salubridad posible en su interior. Este tipo de cabina de W.C. se recomienda en lugares frescos y protegidos, al estar generalmente poco ventiladas y poder llegar a temperaturas elevadas en su interior si las cabinas están situadas sin protección solar en su entorno. Se instalará al menos una cabina adaptada en cada recinto de servicios higiénicos existentes. En función de la previsión del público asistente, se podrá ampliar el número de estas cabinas en una proporción estimada de un aseo adaptado cada 300 personas asistentes al acto. Las características de estas casetas de inodoro autónomo son: – Funciona como circuito cerrado y permite, gracias al complemento de su aditivo, la estabilización de los efluentes y residuos, sin que desprenda ningún olor. – Sus aplicaciones son muy numerosas. Aporta una gran solución para equipamientos fijos o provisionales en cámpings, playas, auditorios, instalaciones deportivas, manifestaciones y actos públicos, parques, instalaciones municipales, etc. – Las aguas que se necesitan para la limpieza de la taza se reciclan de tal forma que disponen de una capacidad de 280 a 300 litros de materiales fecales correspondientes a 1.000 utilizaciones. Después de cada utilización se proyectan 3 litros de agua perfectamente reciclada para limpiarla y arrastrar los residuos hasta el depósito. Economizan el agua al disponer de un circuito cerrado. Su suelo móvil permite que la presencia de una persona accione el lavado de la taza automáticamente. Puerta que abre hacia fuera con cierre por muelle y cerradura de seguridad. Chasis provisto de cuatro elementos regulables para su correcta nivelación. Tabla de W.C. retráctil que le permite permanecer limpia y seca en todo momento. 148 SERVICIOS HIGIÉNICOS ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


– Lavabo provisto de un dosificador que suministra líquido lavamanos desinfectante. – Dispone de un recipiente con tapa de cierre automático para depositar productos de limpieza higiénica desechables. – Si existe un escalón para acceder a la puerta, se habilitará delante de ella una plataforma de al menos 1,50 m de diámetro libre de obstáculos y una rampa de acceso inferior o igual al 12% que supere el escalón de la plataforma. – Nunca se instalará la rampa enfrentada a la puerta, pues actualmente, cuando ésta abre hacia fuera, impide a P.M.R., sobre todo usuarias de una silla de ruedas, superarla debido a la pendiente pronunciada de la misma y al retorno de la puerta. (Características de la cabina que comercializa la empresa MODUL – NOU, en Barcelona) Las características de los módulos de aseos públicos fijos en la vía pública accesibles y autolavables son: – El acceso a la cabina puede ser libre o con monedero, normalmente a pie plano. Al introducirse el usuario en la cabina, la puerta se cierra automáticamente mediante un electroimán. Sensores eléctricos avisan de la presencia del usuario encendiéndose la luz y accionándose un chorro de agua en el inodoro o “turca” y en el lavamanos. – Urinario: un sensor avisa de la presencia del usuario iniciándose una corriente de agua homogeneizada con desinfectante que baja por la pared, de acero inoxidable, arrastrando los líquidos al desagüe. El proceso finaliza a la salida del usuario del urinario. Existe también un pulsador de puerta en marcha manual de la corriente de agua homogeneizada por parte del usuario. – El secamanos se acciona bajo exposición de las manos. La calefacción se regula por termostato. La ventilación extractora es continua. A la salida del usuario, la puerta se cierra automáticamente y se inicia el proceso de lavado, consistente en el lavado del suelo, lavado del inodoro y/o de la “turca”, lavado, desinfectado y secado del asiento y vuelta a la posición original. El proceso de lavado tiene una duración próxima a los 20 segundos. Tras el lavado y desinfección, la puerta se desbloquea, quedando libre para un nuevo proceso. El tiempo máximo de estancia es de 15 minutos, pudiéndose regular, sobre todo pensando en personas con graves discapacidades que pueden llegar a necesitar el doble o el triple de tiempo para realizar sus necesidades fisiológicas. Pasado este tiempo, la puerta se desbloquea automáticamente y empieza de nuevo todo el proceso. La cerradura con electroimán dispone de un horario programable para la noche, para quedar fuera de servicio por seguridad. – Si hubiera un escalón para acceder a la puerta, se reservará un espacio libre de obstáculos y del barrido de la propia puerta de acceso a esta cabina adaptada, de diámetro 1,50 m. Normalmente el acceso a estas cabinas es a pie plano. – La rampa de acceso comunicará el nivel del terreno con esta plataforma con una pendiente igual o inferior al 12%. [Características basadas en las cabinas de aseos que comercializa la empresa Aseos Públicos Ibéricos, en Vitoria (Alava).]

SERVICIOS HIGIÉNICOS ACCESIBLES 149

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


ACCESIBILIDAD EN LA EDIFICACIÓN

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Introducción

DISEÑO PARA TODOS: UNA NUEVA MANERA DE PROYECTAR EN EL SIGLO XXI Los responsables de la configuración y transformación del medio en que vivimos –arquitectos, urbanistas, diseñadores, fabricantes...– tenemos un nuevo reto: facilitar la vida a todos los usuarios, pensando en las diferentes fases de nuestras vidas, desde la infancia a la vejez. En la introducción del texto Concepto europeo de accesibilidad, se subraya que las instalaciones construidas deben basarse en el principio de que las personas son distintas, si bien esto no se consigue creando instalaciones propias para cada individuo ni para cada categoría aislada de personas, sino integrando las distintas necesidades de las personas en instalaciones que puedan utilizar todos los usuarios: «Un buen diseño ha de considerar la variabilidad de los usuarios en cuanto a sexo, dimensiones, edad, cultura, destreza, fuerza y demás características que se ajusten a las necesidades y limitaciones humanas, consiguiendo una mejora de la calidad de vida de todos sus usuarios». Es decir, todos queremos vivir cuantos más años mejor y todos sabemos que cuando llegamos a mayores tendremos problemas en nuestra movilidad, vista y oído; por tanto, si diseñamos los espacios, los edificios, los transportes y las comunicaciones pensando en estas premisas, nos servirán a lo largo de toda nuestra vida, incluso si utilizamos una silla de ruedas o bastones para deambular, o bien, tenemos dificultades auditivas y/o en la vista. El éxito comercial del producto diseñado con estas premisas está asegurado, porque sus características ergonómicas pasarán desapercibidas para la mayoría de usuarios, pero aquellos que las necesiten las encontrarán con facilidad y desecharán rápidamente aquellos productos que no las contemplen. Si no conseguimos que los usuarios sean más autónomos en su relación con el entorno y su medio físico, ¿quién asumirá ese coste?, ¿quién cuidará de ellos?, sobre todo ahora que la población mundial, gracias a los avances en medicina, vive muchos más años, y que cada vez hay más personas con graves discapacidades debido a los accidentes y enfermedades. Un reciente e innovador estudio llevado a cabo en España, con subvención del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, demuestra que los ciudadanos consideran la accesibilidad en las viviendas como un criterio de calidad, estando dispuestos a pagar hasta un 12% más por una vivienda accesible, frente a una sin estas ventajas. Actualmente, en todas las comunidades autónomas de nuestro país existe normativa de obligado cumplimiento que se ha de aplicar en las actuaciones de obra nueva y gran rehabilitación, en los elementos de la urbanización, en las reformas, ampliaciones y/o cambios de uso en edificios y locales públicos o privados de uso público, en las viviendas con obligación de instalar ascensor, e incluso en viviendas plurifamiliares superiores a planta baja y piso, reservando un espacio para la instalación de un futuro elevador practicable para P.M.R. (personas de movilidad reducida), y también en todos los vehículos de uso público de titularidad pública o privada dedicados al transporte de personas. En Cataluña esta normativa se concreta en el Código de Accesibilidad de Cataluña de promoción de la accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas, y en el nuevo Decreto 28/1999, sobre el nivel de habitabilidad mínima objetiva exigida en las viviendas de nueva edificación o resultantes de una reconversión o gran rehabilitación de edificio existente, unificando los requisitos exigibles como mínimos tanto para viviendas libres como para las de protección oficial. 152 INTRODUCCIÓN

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Estas normas inciden directamente en la mejora de la calidad de vida de todos los ciudadanos, y particularmente para el sector cada vez más amplio de la población de personas con limitaciones provisionales o definitivas de su movilidad, actualmente el 30%, si consideramos a la gente mayor, señoras embarazadas, personas que acompañan carritos de niños o carros de la compra, personas accidentadas temporalmente, personas con graves discapacidades, personas cargadas de paquetes, etc. Cumpliendo con ellas, la manera de diseñar de nuestro país cambiará substancialmente, y cuando alcancemos la tercera edad, lo agradeceremos todos, porque tendremos muchos menos problemas que nuestros padres para poder realizar una vida mucho más autónoma y normalizada. Cabe destacar, entre las novedades de estas normas, que todas las puertas de los servicios higiénicos, cocinas, distribuidores y recibidores tendrán un acceso de 0,70 m como mínimo, y si estas estancias están adaptadas para P.M.R., este acceso será de 0,80 m. Habrá un ascensor, cuando el recorrido de acceso que una la vía pública con cualquier vivienda implique salvar un desnivel de tres o más plantas, o una altura de 12 m. Cuando este recorrido implique salvar un desnivel de seis o más plantas, o una altura de 21 m, se instalarán dos ascensores. Por supuesto, las personas con graves limitaciones podrán acceder autónomamente hasta estos ascensores y las dimensiones de las cabinas serán aptas para usuarios en silla de ruedas. En Barcelona y ciudades de su entorno metropolitano, gracias a la celebración de los Juegos Olímpicos y Juegos Paralímpicos en 1992, ha habido una gran transformación urbana, que ha tenido en cuenta estos requerimientos; por ejemplo, todas las instalaciones deportivas de competición y entrenamiento que se utilizaron durante los Juegos Olímpicos, también fueron utilizadas durante los Juegos Paralímpicos; la Villa Olímpica fue la misma Villa Paralímpica; y hoy en día toda la ciudadanía de Barcelona disfruta de estos equipamientos; así mismo cada vez más nos encontramos rebajes en los pasos de peatones de las aceras, ascensores que comunican los aparcamientos subterráneos con la vía pública, autobuses de piso bajo; ferrocarriles, metro y tranvías aptos para todo tipo de personas con graves limitaciones en su movilidad; restaurantes y bares con acceso a pie plano directo desde la acera, sin ningún escalón en su entrada; pasarelas y rampas de acceso directo desde la acera, pasarelas y rampas de acceso a las playas, centros comerciales y cines con ascensores; y todo realizado con un diseño normalizado que pasa desapercibido a la mayoría de usuarios, pero que todos agradecemos, sobre todo si padecemos alguna discapacidad o nuestros hijos van en un carrito de bebé, etc. Como conclusión final, y después de comprobar en diferentes jornadas nacionales e internacionales, con el apoyo de diferentes administraciones públicas, instituciones particulares, colegios técnicos profesionales, etc., el éxito del concepto “DISEÑO PARA TODOS”, quisiera mencionar lo importante que es realizar estas actuaciones con rigor, conociendo exhaustivamente el mercado de las diferentes ayudas técnicas, y exigir de nuevo que exista un control de obra por parte de los organismos competentes, para asegurar unas soluciones bien realizadas, contemplando aquellos detalles que son tan necesarios para aquellos colectivos de personas muy afectadas por discapacidades y una formación de estas materias en las diferentes escuelas dedicadas al diseño y unas campañas de sensibilización en los diferentes medios de comunicación, para conseguir entre todos una sociedad más adecuada y confortable para toda la ciudadanía. Este manual quiere servir de ayuda para solucionar muchas dudas al respecto y mejorar el diseño de todos los espacios, elementos y productos de uso común con un diseño normalizado dirigido también a personas con graves discapacidades.

INTRODUCCIÓN 153

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Introducción

ÁMBITO DE APLICACIÓN Introducir la accesibilidad en un edificio o proyecto no consiste en aplicar un conjunto de medidas correctoras a una propuesta elaborada, retocándola o modificándola puntualmente, si no que se incorpora una nueva variable de partida que influirá desde un buen principio en la gestación de la solución final, aceptando la diversidad de los usuarios finales de una edificación: personas en plenitud de sus capacidades o personas que temporalmente o definitivamente tienen discapacidades como las personas con dificultades para desplazarse, usuarios de silla de ruedas y/o personas con limitaciones sensoriales en la visión y/o en la audición. Afortunadamente, no hay prácticamente incompatibilidades entre las necesidades de unos y otros, de manera que el “DISEÑO PARA TODOS” es cada vez más una realidad que la sociedad solicita. Las necesidades de la accesibilidad en la edificación vienen en función del uso del edificio, las dimensiones del establecimiento medidas según su superficie, su capacidad y/o si la edificación forma parte del patrimonio histórico-artístico. En edificios de uso público de titularidad pública y/o privada Existen dos tipos básicos de establecimientos: los abiertos al público en general como los culturales, deportivos, comerciales, administrativos, etc., y los específicos para un determinado colectivo, como los sanitarios y asistenciales, residenciales, docentes, religiosos, etc. En todos ellos tendremos presente la mejora de la accesibilidad y la supresión de las barreras arquitectónicas existentes, pero siempre según las posibilidades de utilización del edificio o local y de su diseño, también de las condiciones de los usuarios, del uso que se haga de ellos en cada momento, de las preexistencias constructivas, etc., tanto si actuamos en obra nueva, en un cambio de uso, en reforma, en rehabilitación, en ampliación de un local, etc. Contemplar la accesibilidad de una piscina para todos los colectivos garantiza a las personas con discapacidades motrices beneficiarse de la práctica de un deporte altamente beneficioso para su rehabilitación y mantenimiento físico, pero también en unas oficinas de la Administración se ha de pensar en una accesibilidad total no limitada a las áreas de uso público, pensando también en los trabajadores con discapacidades; y en cambio, en edificios con valores histórico-artísticos o similares, se tendrá que respetar este patrimonio, y quizás existirán espacios no accesibles o se aplicarán medidas de fomento de ayudas técnicas para resolver la accesibilidad como complemento de la arquitectura. Así mismo, también se tendrá en cuenta la accesibilidad en los planes de evacuación y seguridad de los edificios. Se potenciarán los Planes de Accesibilidad municipales o de instituciones privadas, que mediante estos estudios dispondrán de las deficiencias observadas y de las actuaciones de mejora convenientemente presupuestadas, para poderlas ejecutar en diferentes fases por orden de prioridades, y siempre en función del presupuesto asignado anualmente a este tipo de obras de mejora de la calidad de los servicios ofrecidos al público y/o personas que trabajan, habitan o utilizan dichos espacios, edificios, transportes, sistemas de comunicación, etc.

154 INTRODUCCIÓN

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


En edificios de uso privado La accesibilidad se aplicará tanto en obra nueva, como en reforma, remodelación de espacios o restauración en función de su altura y de su uso y capacidad. Las actuaciones a realizar serán mucho más sencillas para edificios de uso privado de planta baja y planta piso que en edificios plurifamiliares donde se exige la instalación de ascensor o la ubicación del recinto para su futura colocación, y más completas en edificios donde ya exista la obligatoriedad de instalar ascensor/s. Si actuamos en viviendas adaptadas para P.M.R. estas situaciones serán más exigentes en función del grado de discapacidad y autonomía de estas personas. No es lo mismo la necesidad de espacio de una persona que utiliza una silla de ruedas para desplazarse que la necesidad de orientación de una persona con deficiencias visuales, pero que, en cambio, camina perfecta aunque lentamente. En referencia a los edificios para un usuario final conocido con necesidades especificas, hay que tener especial atención en el diseño de todos y cada uno de sus elementos. Los detalles son fundamentales: no es lo mismo un servicio higiénico abierto al público con una utilización intermitente que el baño de una residencia geriátrica donde hace falta optimizar todos los elementos pensando no tan solo en el usuario, sino también en el cuidador. Pero si dominamos las medidas de la accesibilidad, podremos, por ejemplo, eliminar la bañera y reconvertirla en una ducha, redistribuyendo las diferentes piezas sanitarias y dejando un espacio lateral suficiente en aquellas que lo necesiten para transferencias laterales, e incluso disponer de una doble puerta para facilitar la maniobra de entrada y salida a personas con silla de ruedas desde un pasillo no muy ancho; todo esto sin ampliar el perímetro de este servicio higiénico. Pero para llegar a esto, se tiene que dominar continuamente los parámetros de la accesibilidad en todos los detalles del proyecto, porque por solo 2 cm personas con silla de ruedas no pueden franquear la puerta, no pueden pasar por debajo de una mesa, no pueden llegar a un enchufe o no pueden utilizar una rampa debido a su fuerte pendiente; o bien, personas ciegas y/o sordas no pueden ser más autónomas al no disponer continuamente de información y/o señalización visual y auditiva en todos los espacios, recorrido y elementos que utiliza. Hay que tener siempre presente que estas actuaciones facilitarán a todos los usuarios aún más su información y deambulación con mayor confort y seguridad. La accesibilidad es una calidad integrada en el proyecto. La mejor accesibilidad es la que no se ve, pero que está al alcance de todos; es decir, el DISEÑO NORMALIZADO. Solamente se aplicarán soluciones especificas como último recurso, para suprimir las barreras arquitectónicas existentes.

INTRODUCCIÓN 155

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Itinerarios exte r ior e s a c c e si bl e s

ITINERARIOS EXTERIORES ACCESIBLES Acceso Este itinerario ha de tener una amplitud mínima de 0,90 m x 2,10 m de altura libre de obstáculos, en todo su recorrido. Los pavimentos serán duros, antideslizantes y continuos sin resaltes entre ellos, excepto el gravado de las propias piezas. Existirá al menos un acceso al edificio accesible para personas de movilidad reducida (P.M.R.), a poder ser la entrada Escalinata de entrada al Teatro Nacional de Cataluña. principal. Se admite un acceso secundario, NO ACCESIBLE para P.M.R. gravemente afectadas convenientemente señalizado, lo más cercano posible al acceso principal, siendo la distancia máxima admitida de separación entre estos dos accesos de seis veces la que realiza habitualmente una persona sin discapacidades para acceder al edificio. No ha de ser necesario solicitar autorizaciones para acceder a este itinerario alternativo. Entrada Ha de tener una amplitud mínima de 0,80 m y una altura de 2,00 m, libres de obstáculos. No ha de haber ninguna escalera ni escalón aislado en todo el recorrido accesible. Se admite, en el acceso del edificio un desnivel Itinerario alternativo accesible para P.M.R, al lado de no superior a 2 cm. Se recomienda ± 0. la entrada principal. Teatro Nacional de Cataluña Cabe la posibilidad de que todo el ámbito de la entrada sea una suave rampa, con una pendiente del 2% - 3%, apta para todos, como único acceso. Si la calle donde se sitúa el edificio tiene mucha pendiente, la entrada se realizará, siempre que se pueda, por el lugar donde el escalón existente entre el nivel del edificio y el nivel de la calle sea más pequeño. (Todo escalón superior a 2 cm, presenta graves dificultades para superarlo a muchas personas usuarias de una silla de ruedas o personas ambulantes con dificultades para deambular.) En las dos bandas de un escalón ha de haber Entrada alternativa por rampa. Acceso secundario. un espacio plano o con una pendiente Museo Guggenheim. Bilbao

156 ITINERARIOS EXTERIORES ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


máxima del 2%, libre de obstáculos y de profundidad mínima 1,20 m, no barrido por la puerta si esta abre hacia fuera o es batiente, para que puedan así maniobrar con cierta comodidad P.M.R. usuarias de una silla de ruedas y poderlo superar. La altura máxima de un escalón será de 8 cm a 10 cm, para que lo puedan superar autónomamente P.M.R. ágiles sin ayuda de otra persona. No se admiten las rampas escalonadas, con rellanos de 1,20 m y alturas de escalones de 10 cm o superiores, al no poder utilizarlas autónomamente P.M.R. usuarias de silla de ruedas. Si en el pavimento de la entrada existen alfombras, estarán firmemente fijadas al suelo. Su superficie será lo más dura posible en función de su tejido, y sin pelo, debido a que la dirección del pelo, modifica la dirección de las ruedas de cochecitos de niños, carritos de la compra o de carga y descarga, y también de las propias sillas de ruedas, etc., dificultando mucho su acceso. La iluminación de los espacios anexos a la puerta de entrada permitirá la identificación de la misma, como la localización y uso de todos los mecanismos y/o sistemas de información de este acceso. La iluminación entre el exterior y el interior no producirá deslumbramiento evitando el efecto “cortina”. Si existen interfonos, buzones, timbres, etc. Se situarán a una altura máxima de 1,40 m.

Ejemplos de entradas a locales de uso público. Entrada accesible por rampa, no accesible por escalones

Itinerario interior accesible por rampa, convenientemente iluminado. Faltan pasamanos

Umbral Si en un edificio existente, la entrada presenta un escalón para acceder al nivel del interior del inmueble y la puerta principal se sitúa muy cerca de él, existen dos soluciones como mínimo, para conseguir su accesibilidad: – Eliminar toda esta entrada, retrasando la puerta, eliminando el escalón por una suave rampa y dejando delante y detrás de la puerta un espacio de al menos 1,20 m libres Entrada principal en el edificio mediante suave rampa y escalinata a su lado ¿Por qué dos itinerarios? de obstáculos no barrido por la puerta, y de ITINERARIOS EXTERIORES ACCESIBLES 157

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Itinerarios e xte r ior e s a c c e si bl e s

superficie plana o con una pendiente longitudinal y transversal como máximo del 2%, que permita maniobrar y abrir o cerrar la puerta autónomamente a P.M.R., incluso usuarios de silla de ruedas. – Levantar el nivel de la acera hasta el nivel de la entrada al inmueble, afectando a una superficie de acera suficientemente amplia para que la pendiente longitudinal y transversal de la misma no se vea afectada por un incremento tal que los peatones se aperciban de esta nueva situación. Pendiente longitudinal recomendada inferior al 5% y Entrada por escaleras, y rampa accesible. Debido a su transversal inferior al 2%. situación la rampa será poco utilizada

Diferentes itinerarios por escaleras, rampas escalonadas y rampas para acceder a las diferentes entradas del edificio. Museo Guggenheim. Bilbao

Entrada principal al Museo a pie plano. Itinerario alternativo por rampa escalonada de acceso a la ría y a otras entradas secundárias del propio edificio, no apta para P.M.R. muy afectadas 158 ITINERARIOS EXTERIORES ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ejemplos de itinerarios accesibles. Estos recorridos tendrán una amplitud mínima de 90 cm y una altura de 2,10 m libres de obstáculos. Atenas (Grecia) ITINERARIOS EXTERIORES ACCESIBLES 159

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Aparcamientos reservados adaptados

APARCAMIENTOS RESERVADOS ADAPTADOS Características generales Los garajes o aparcamientos de uso público, sean exteriores o interiores, que estén al servicio de un edificio de uso público habrán de reservar plazas de estacionamiento para vehículos que se utilicen para el traslado de personas con movilidad reducida (P.M.R.), convenientemente acreditadas con su “tarjeta de tolerancia de aparcamiento” editada por el gobierno o el ayuntamiento de la Plaza reservada de aparcamiento “en hilera” para ciudad al que pertenece el usuario P.M.R. Convenientemente señalizada discapacitado. Habrán de cumplir las características siguientes: – Proximidad máxima en los accesos de peatones. – Estar debidamente señalizadas. El número máximo de plazas reservadas, son las siguientes: – de 10 a 70 plazas, se necesitan como mínimo 1 plaza accesible – de 71 a 100 plazas, se necesitan como mínimo 2 plazas accesibles – de 101 a 150 plazas, se necesitan como mínimo 3 plazas accesibles Pavimento muy deteriorado en la plaza reservada – de 151 a 200 plazas, se necesitan como de aparcamiento para P.M.R mínimo 4 plazas accesibles – por cada 200 plazas más, se necesitan como mínimo 1 placa accesible – más de 1.000 plazas, se necesitan como mínimo 10 plazas accesibles Los edificios destinados a hospitales, clínicas, centros de atención primaria, centros de rehabilitación y de día que no dispongan de aparcamiento de uso público tendrán en la vía pública y lo más cerca posible del acceso una plaza accesible reservada, como mínimo para P.M.R. Los espacios destinados a aparcamiento en edificios de uso privado que sean de 40 plazas o más han de disponer como mínimo Dimensiones de una plaza reservada de de un itinerario accesible que lo una con la aparcamiento. (Código de Accesibilidad de Cataluña)

160 APARCAMIENTOS RESERVADOS ADAPTADOS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


vía pública, según los requerimientos de la norma catalana. Dimensiones Una plaza de aparcamiento se considera adaptada cuando cumple los siguientes requisitos: Tiene unas dimensiones mínimas para el vehículo de 3,30 m de amplitud x 4,50 m de longitud en estacionamientos en batería; y 2,20 m de amplitud x 4,50 m de longitud en estacionamientos en hilera. Dispone de un espacio para aproximarse que puede ser compartido con otra plaza de aparcamiento adaptada y que permite la inscripción de un círculo de 1,50 m o como mínimo 1,20 m delante de la puerta del conductor o del acompañante, en función de como estacione el vehículo. El espacio de acercamiento estará siempre comunicado con un itinerario accesible de uso comunitario. Dimensiones de plazas reservades de aparcamiento. (Código de Accesibilidad de Cataluña)

Señalización Siempre se respetará un itinerario de acceso libre de obstáculos de 0,90 m de amplitud x 2,10 m de altura. Las plazas de aparcamiento reservadas accesibles, y su itinerario de acceso, necesitan al menos un vado entre la acera y la calzada lo más cerca posible de ellas con una pendiente máxima longitudinal del 12%, pendiente transversal máxima del 2% y una amplitud mínima de 1,20 m. Estarán señalizadas conjuntamente con el símbolo de accesibilidad en el suelo y con placas en la señalización vertical de “prohibido estacionar” existentes tanto al inicio y final de cada plaza reservada para P.M.R. Así mismo, recomendamos pintar el perímetro de la plaza y/o el bordillo, según el caso, de un color llamativo diferente al resto de las plazas de estacionamiento (amarillo/blanco) para facilitar así su percepción a todos los conductores.

Señalización de plaza reservada de aparcamiento, de uso exclusivo para P.M.R,convenientemente acreditadas

APARCAMIENTOS RESERVADOS ADAPTADOS 161

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Aparcamientos reservados adaptados

Se prohibe estacionar vehículos en la acera (bicicletas, ciclomotores, motocicletas, etc.) al lado de esta plaza reservada de aparcamiento accesible, para facilitar el embarque y desembarque lateral al vehículo por parte de P.M.R. con graves discapacidades en su autonomía, incluso usuarios de silla de ruedas. Así mismo, en todo el perímetro de estas plazas reservadas no se instalará ningún elemento y/o mobiliario urbano que pueda dificultar el embarque y desembarque al vehículo de P.M.R. Tarjeta de tolerancia de aparcamiento para P.M.R. Solamente podrán estacionar en estas plazas las personas convenientemente acreditadas con la “tarjeta de aparcamiento para vehículos de personas con disminución”, editada por el gobierno de cada autonomía o estado. Formación Todas las autoescuelas tendrían que explicar a sus alumnos la existencia y dimensiones de estas plazas reservadas de aparcamiento adaptado para P.M.R., para evitar que estacionen en ellas personas no autorizadas. Estos espacios ocupados en la vía pública o en garajes son los únicos espacios o elementos reservados exclusivamente para Señalización de plazas de aparcamiento para P.M.R. P.M.R. convenientemente acreditadas, mediante el símbolo homologado de accesibilidad debido a que las P.M.R. con graves discapacidades no pueden aparcar en aquellos aparcamientos de uso público que no sean accesibles (sin rampas suaves, ascensores que comunican las plantas subterráneas con el nivel de la vía pública, etc.); por lo tanto han de poder estacionar en plazas que queden libres o estén reservadas para ellos en la vía pública; si son en hilera no debe haber señales, buzones, motocicletas, alcorques de los árboles sin cubrir, farolas, etc. que no permitan a usuarios de silla de ruedas poder desembarcar por un lateral; si son en batería, otro conductor que estacione a su Señalización vertical y horizontal de las plazas reservadas de aparcamiento para P.M.R. lado debe dejar el espacio mínimo de al 162 APARCAMIENTOS RESERVADOS ADAPTADOS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


menos 1,20 m para que P.M.R. puedan acceder al asiento del conductor o del acompañante, según el caso, siempre lateralmente. El Código de Circulación debería prohibir estacionar vehículos al lado de estas plazas, tanto de batería como en hilera, sin dejar al menos un diámetro de 1,20 m libres de obstáculos delante de la plaza del conductor o del acompañante, según el caso. Así mismo, estas plazas se reservarán al lado de los accesos más cercanos a los itinerarios adaptados o practicables para personas con discapacidades. Existen plazas en edificios de uso público en que toda P.M.R. convenientemente acreditada puede estacionar, y plazas en edificios de viviendas o de oficinas privadas en que su uso es exclusivamente particular para las P.M.R. que hayan solicitado al ayuntamiento correspondiente este aparcamiento en la vía pública y dispongan de su concesión renovable cada año. Estos aparcamientos particulares se señalizarán con el número de la matrícula correspondiente al vehículo al que se le ha concedido esta licencia en la misma señalización vertical informativa o placa de prohibido estacionar. El gobierno de Cataluña ha editado una “tarjeta de aparcamiento para vehículos de personas con disminución” afectados por una disminución grave que les dificulta su movilidad. Esta tarjeta es personal e intransferible y puede ser utilizada por el vehículo conducido por el titular que supere el 33% de afectación o por cualquier otro vehículo que sea empleado para transportarlo en todas las poblaciones o ciudades de su ámbito territorial, permitiéndoles: 1.Aparcar sus vehículos más tiempo del autorizado en los lugares de tiempo limitado. 2.Estacionarse en los lugares de uso público en que mediante señales de tránsito, complementadas con el disco adicional, se reproduce el símbolo internacional de accesibilidad. 3.Que los vehículos ocupados por personas disminuidas puedan estacionar en cualquier lugar de la vía pública durante el tiempo imprescindible y siempre que no se moleste a la circulación de vehículos y de peatones. Con estas medidas se intenta favorecer a las P.M.R. con graves discapacidades para que puedan estacionar su vehículo con cierta facilidad, intentando que los recorridos que tengan que realizar sean lo más cortos posibles. Hemos de considerar que, para personas afectadas en su movilidad, el vehículo es su máxima autonomía. Otros Actualmente, para proteger plazas reservadas de aparcamiento en la vía pública (adaptadas, carga y descarga, etc.), se están instalando conos o elementos similares que evitan que personas no autorizadas estacionen en estas plazas. Personalmente, quisiera proponer la posibilidad de que en plazas reservadas accesibles, de uso exclusivamente privado en la vía pública, se pudieran instalar a cargo del solicitante, bolardos que estuvieran implantados en el pavimento de estas plazas, y que la P.M.R. mediante un mando a distancia, pudiera accionar a voluntad el mecanismo para subirlos o bajarlos, y así ocupar su plaza y/o evitar que aparquen otros vehículos en ella. Este sistema se está utilizando en la ciudad de Barcelona con bolardos telescópicos, para proteger zonas peatonales de horario limitado y permitir la circulación exclusivamente a las personas autorizadas. APARCAMIENTOS RESERVADOS ADAPTADOS 163

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Itinerarios inte r ior e s a c c e si bl e s

ITINERARIOS INTERIORES ACCESIBLES Todo itinerario ha de tener una amplitud mínima de 0,90 x 2,10 m de altura, libre de obstáculos. No ha de haber ningún escalón aislado en todo el recorrido accesible. En cada planta del itinerario accesible de un edificio ha de existir un espacio de giro libre de obstáculos donde se pueda inscribir al menos un círculo de 1,20 m ideal, 1,50 m de diámetro. Itinerario por rampa de suave pendiente, que todo el mundo utiliza de manera desapercibida

Puertas Pueden ser manuales, correderas, automáticas, abatibles, giratorias u otras.

Puerta de una hoja Las puertas adaptadas para P.M.R., incluso usuarias de sillas de ruedas, son de 80 cm o más. Solamente se admiten en edificios existentes puertas de 0,70 cm, si abren más de 90º y delante y detrás de ellas existe un espacio libre de obstáculos y del barrido de la propia puerta de al menos 1,20 m, lo que permite a P.M.R. usuarias de una silla de ruedas utilizarlas autónomamente. El Amplitud para poder efectuar un giro de 180º, incluso mismo grosor de la puerta puede ser usuarios de silla de ruedas con cierta comodidad motivo para no poder pasar una persona usuaria de una silla de ruedas si el paso restante es inferior a 70 cm útiles. El ángulo de apertura no será inferior a 90º, aunque se utilicen topes. En las dos bandas de una puerta debe existir un espacio libre de obstáculos sin ser barrido por la apertura donde se pueda inscribir como mínimo un circulo de 1,20 m de diámetro (excepto, en el interior de la cabina del ascensor). El color de las puertas o el de sus marcos contrastarán con la pared donde se sitúan, para facilitar su percepción a personas con deficiencias visuales. Cambios de color entre puertas, mamparas y paredes, que facilitan a todo el mundo su identificación

164 ITINERARIOS INTERIORES ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


En el supuesto de que estas puertas tengan que disponer de muelles y dispositivos de cierre automático, se instalarán de manera que la resistencia máxima para la apertura de la puerta no supere los 30 newtons y dispongan de mecanismos de retorno automático en caso de topar con una persona. Puertas de dos o más hojas Una de ellas habrá de tener una amplitud mínima de 0,80 m. Si es necesario abrir las dos puertas, dispondrán de pestillos o manillas en cada puerta y en ambos lados, Puertas batientes con colores convenientemente interior y exterior, de la misma, a una contrastadas, y con tiradores que facilitan su altura inferior a 1,40 m, para poderlos accionamiento accionar autónomamente y a la vez incluso P.M.R. usuarias de una silla de ruedas. Pestillos, pomos y tiradores Estos pestillos, pomos o tiradores tendrán en ambos lados de la puerta, interior y exterior de la misma, un diseño ergonómico fácil de accionar y manipular incluso por personas con manos poco ágiles. Nunca se accionarán girando la mano, estando especialmente prohibidos los pestillos y/o pomos redondos. Su manipulación recomendada será mediante pestillos y/o manillas con soluciones preferiblemente circulares con formas suaves, que se accionarán mediante pomos de palanca, por presión, o tiradores. El diseño de las palancas será en forma de “U” para evitar posibles accidentes, como por ejemplo, al engancharse parte de la ropa de los peatones que pasan por el lado de ella. El accionamiento de pestillos ideal es tipo pasador. Según el uso de la puerta, dispondrá de mecanismos para poderse abrir desde afuera en caso de accidente (servicios higiénicos). Estas manillas y tiradores estarán separados como mínimo 4 cm del plano de la puerta, para facilitar su accionamiento con la mano.

Entrada con espacio suficiente para que todo el mundo, incluso usuarios de silla de ruedas, la utilicen

Detalle de pomo en forma de U, con colores contrastados y con mecanismo de seguridad ITINERARIOS INTERIORES ACCESIBLES 165

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Itinerarios inte r ior e s a c c e si bl e s

Serán todos ellos, de colores contrastados con la puerta, para facilitar su percepción a personas con deficiencias visuales. Se situará entre 0,90 m y 1,10 m de altura; y los pestillos como máximo a 1,40 m. Puertas de cristal Normalmente serán con vidrio de seguridad y dispondrán de un zócalo de protección de al menos 30 cm de altura contra golpes y rozaduras. A efectos visuales, se colocará una franja horizontal como mínimo de 5 cm de Cancela de entrada mediante puertas de cristal amplitud, a una altura de 1,50 m con un convenientemente señalizadas. Espacio útil interior marcado contraste de color. Lo ideal sería 1,50 m dos franjas de las mismas características a dos alturas 1,70 m y 1,30 m. También se podría tratar la parte baja o la parte alta de estos cristales con tratamientos traslúcidos y/o transparentes, consiguiendo un claro contraste entre ellos.

Puertas de cristal con tiradores que facilitan su accionamiento con colores contrastados

Puertas automáticas correderas de cristal como única entrada al local de uso público

Puertas correderas Se recomienda que no sean muy pesadas. Su apertura normalmente es a partir de 1,20 m de amplitud. Se accionarán preferiblemente mediante tiradores verticales. Si disponen de guías en el suelo, no sobresaldrán del pavimento de su entorno. Requieren mantenimiento continuo si se utilizan mucho. Puertas automáticas Son los más cómodas para P.M.R., al abrirse cuando se acerca la persona o al pulsar un botón anexo. Han de estar dotadas de sistemas que interrumpan su cerramiento en caso de existir aprisionamiento accidental (conmutador eléctrico, rayos infrarrojos, radar, etc.). Deben tener una altura y amplitud del área de barrido por detectores, en función de los usuarios: personas que caminan con bastones o utilizan sillas de ruedas para desplazarse, etc.

166 ITINERARIOS INTERIORES ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Doble puerta en cancela de entrada El espacio medio entre las puertas será como mínimo 1,20 m, siendo lo ideal en obra nueva 1,50 m, libres de obstáculos y sin ser barridos por las propias puertas si abren hacia fuera o son batientes. Se recomiendan las puertas automáticas para formar parte de una cancela de entrada a un edificio de uso público. Puertas batientes Han de ser lentas y han de llegar hasta el suelo para ser fácilmente detectables por una persona con deficiencias visuales que utiliza Doble puerta en cancela de entrada mediante bastón. puertas automáticas correderas Puertas con ventana La parte acristalada tendrá su parte baja a 90 cm del suelo como mínimo, cerca de las manillas de la puerta, facilitando así la visión a personas bajas y/o sentadas, y señalizando a la vez a personas con deficiencias visuales el lugar donde se encuentran los mecanismos de accionamiento de la puerta. Puertas giratorias Evitar la colocación de estas puertas. En caso de existir, no han de ser el único acceso, colocándose anexa a ella una puerta auxiliar con una amplitud de 0,80 m. Solamente son Puertas giratorias de ámplias dimensiones que permiten accesibles si entre sus hojas giratorias existe su uso a P.M.R., acompañantes, y a todo el mundo un espacio mínimo de 1,50 m libres de obstáculos y su velocidad es lenta. Debe haber la posibilidad de pulsar una tecla para disminuir su velocidad. Elementos de control de entrada Pueden ser torniquetes, barreras, barras, etc. Solamente permiten el paso de una persona en silla de ruedas si disponen de un paso útil de 90 cm de amplitud. Actualmente existen elementos de diseño abatible tanto horizontalmente como verticalmente que permiten a P.M.R. utilizarlos sin tener que utilizar itinerarios “especiales”, al existir 90 cm de paso cuando bajan Entrada principal por puertas giratorias de amplias dimensiones y de velocidad reducida automáticamente estas barras. ITINERARIOS INTERIORES ACCESIBLES 167

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Itinerarios inte r ior e s a c c e si bl e s

Áreas de acceso controlado Normalmente están constituidas por controles antirrobo, como los arcos detectores, cancelas de seguridad, etc., que responden a una irrenunciable exigencia de protección para evitar actos delictivos; dada la necesidad de instalar estos mecanismos, se propone que sean accesibles las dimensiones de estos controles, dejando siempre como mínimo 1,20 m libres de obstáculos y del barrido de las propias puertas, si abren hacia fuera o son batientes. Itinerario alternativo en áreas de acceso controlado para P.M.R. Necesitan pedir permiso de apertura

Torniquetes abatibles verticalmente que permiten pasar todos los usuarios, incluso silla de ruedas

El itinerario mínimo accesible será de 0,90 m de anchura x 2,10 m de altura. Si para abrir las puertas de esta cancela de seguridad se necesita pulsar un teclado, éste se situará a la altura máxima de 1,40 m y separado al menos 20 cm de la pared lateral, para facilitar la aproximación a usuarios de silla de ruedas. Si estas condiciones no se pueden aplicar en función del espacio disponible, existe la posibilidad de un itinerario alternativo por otra puerta de al menos 0,90 m de anchura x 2,10 m de altura, que no necesitaría la autorización previa de las personas de seguridad. Puertas de salida de emergencia Dispondrán de barras de accionamiento de fácil manipulación que se accionarán por simple presión, incluso se podrían instalar pomos de manillas para facilitar su uso a P.M.R. No dispondrán de ningún marco de seguridad en su parte baja, ya que dificulta a P.M.R. su acceso. Tener presente que el humo, cuando llega a pasar por debajo de esta puerta, significa que al otro lado de la misma el ambiente es totalmente irrespirable.

Torniquetes con rotación que no permiten el paso de usuarios de silla de ruedas 168 ITINERARIOS INTERIORES ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Puertas de comunicación a espacios exteriores Como pueden ser: terrazas, balcones, patios, etc. Para facilitar su uso a P.M.R. dispondrán de guías en el suelo, dándole una suave pendiente al pavimento exterior para evitar posibles entradas del agua de lluvia al interior. Evitar siempre el escalón de la misma carpintería al ser impracticable por P.M.R. gravemente afectadas, en función de su altura. Existen mecanismos que, al pasar la rueda Rampa de suave pendiente que supera el pequeño del cochecito del niño, el carrito de la escalón entre interior y exterior del edificio compra o la propia silla de ruedas por encima de estos marcos telescópicos, se hunden, quedando el acceso puntualmente al mismo nivel del pavimento de su entorno. También existe la posibilidad de igualar los dos niveles entre el interior y el exterior del edificio mediante rampas de suave pendiente y de 1,20 m amplitud mínima. Ventanas Su diseño ha de evitar el deslumbramiento, que constituye un problema especial para las personas con discapacidades visuales. Las grandes superficies de cristal próximas a grandes espacios de circulación han de tener su marco o disponer en el cristal de franjas con colores contrastados con el de su entorno para facilitar su percepción. Las ventanas accesibles para P.M.R. usuarios de una silla de ruedas han de tener su parte baja fija, opaca o transparente, a 1,10 m como máximo. Recomendamos protegerlas con posibles barandillas o pasamanos, para evitar caídas, situadas a 0,60 m – 0,90 m. Es muy importante para P.M.R. que no pueden moverse mucho que desde la sala de estar, dormitorio o lugar donde se encuentren mucho tiempo se pueda ver el exterior.

Ejemplo de marco telescópico que permite el paso a pie plano del interior al exterior del edificio

Ventana abierta peligrosamente para invidentes al no poderla detectar con el bastón ITINERARIOS INTERIORES ACCESIBLES 169

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Itinerarios inte r ior e s a c c e si bl e s

Las ventanas han de poderse abrir y cerrar cómodamente. Sus manillas o tiradores han de ser de diseño ergonómico y fácil de manipular incluso para personas con manos afectadas y poco ágiles. Para personas con limitaciones visuales las ventanas tendrán que ser correderas con pomos tipo tirador o que abran hacia fuera. Es muy peligroso para deficientes visuales encontrarse una ventana abierta que no llega al suelo, pues la persona no puede detectarla con su bastón, con peligro de accidente. Altura ideal de ventana apta para usuarios de silla de ruedas. (Código de Accesibilidad de Cataluña)

Vestíbulo Requisitos generales de accesibilidad

Elementos en voladizo. Itinerario accesible. (Código de accesibilidad de Cataluña)

Elementos en voladizo. Itinerario accesible. (Código de accesibilidad de Cataluña)

Ha de existir en el itinerario accesible al menos una banda de paso libre de obstáculos de al menos 0,90 m de anchura x 2,10 m. Se organizará de forma que se facilite la orientación de los usuarios señalizando los recorridos que acceden a las diferentes zonas o usos diferentes, a los núcleos de comunicación vertical, al propio acceso, salidas, etc. mediante texturas o colores diferentes en el pavimento, o con la distribución del propio mobiliario, etc. Los elementos salientes y/o voladizos que limitan con estos itinerarios y tengan un vuelo superior a 15 cm (recomendable todos), y una altura sobre el suelo superior a 30 cm, tendrán un zócalo fijo y perimetral de 15 cm de altura para que puedan ser detectados por los invidentes, o bien estarán situados a una altura igual o superior a 2,10 m, o debajo de ellos se situarán diferentes elementos (jardineras, ceniceros, etc.) que sirvan de referencia para deficientes visuales. Los elementos que tengan que ser accesibles manualmente estarán situados a una altura de 0,40 m a 1,40 m. Los elementos de comando estarán situados a una altura entre 1,00 m y 1,40 m.

170 ITINERARIOS INTERIORES ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Mobiliario Mostradores de atención al público Para ser accesibles todos han de disponer al menos de dos partes, a una altura respecto al suelo de 75 cm a 85 cm, y otra de 1,05 m a 1,10 m. Si disponemos solamente de acercamiento frontal dispondrán en la parte baja del mostrador, como mínimo, de un espacio por debajo del plano de trabajo libre de obstáculos, de altura mínima 70 cm, de anchura mínima 80 cm, y profundidad mínima 60 cm, para permitir la aproxi- Mostrador de atención al público de dos alturas mación incluso de personas usuarias de aptas para todos y con colores contrastados silla de ruedas. Taquillas, buzones, interfonos, timbres, expositores, etc. Los accesibles para P.M.R. gravemente afectados estarán situados a una altura no superior a 1,40 m. Las manillas de las puertas de las taquillas se recomiendan de tipo tirador. Sus colores deben estar contrastados con los de su entorno. Soportes de señalización o de información Cumplen los requisitos generales de accesibilidad y las especificaciones siguientes: – los elementos verticales de señalización o de información dispuestos de manera que no constituyen ningún obstáculo en el desplazamiento de las personas con limitaciones o con movilidad reducida y en general de cualquier usuario. – los paneles informativos situados de tal forma que su lectura no impide el paso libre ni provoca interrupciones en la circulación de peatones. – los paneles no colocados en las paredes prolongados hasta el suelo, o bien, en aquellos casos de paneles con la arista inferior situada a una altura sobre el suelo superior a 30 cm, los que tienen en su perímetro un zócalo de 15 cm de altura, o por debajo de ellos jardineras, papeleras,

Mostrador de atención al público con un diseño que incorpora las dos alturas en él

Tablón de anuncios a una altura apta para todos. Problemas de deslumbramiento ITINERARIOS INTERIORES ACCESIBLES 171

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Itinerarios inte r ior e s a c c e si bl e s

ceniceros, etc., para evitar accidentes a personas con deficiencias visuales. Es recomendable que los paneles que requieran una parada para ser leídos estén provistos de asientos, soportes isquiáticos o barras de soporte adaptados. Teléfonos públicos Para cumplir los requisitos generales de accesibilidad: Si disponen solamente de acercamiento frontal, dispondrán en la parte baja del estante con directorio un espacio libre de obstáculos por debajo del plano de trabajo El plafón informativo está situado de tal manera de una altura mínima de 0,70 m, amplitud que su lectura es apta para todos mínima 0,80 m, y profundidad mínima de 0,60 m, para permitir el acceso incluso de personas usuarias de una silla de ruedas. Los teléfonos de uso público que por su uso o destinación lo necesiten estarán señalizados permanentemente y de forma fácilmente visible, con el símbolo internacional de accesibilidad siempre situado por encima de 2,10 m de altura, si esta señalización sobresale de su perímetro. En quioscos, bares y otros espacios de atención al público, si disponen de teléfono de uso público, como mínimo ha Teléfonos de uso público con altura diferenciada en función de haber uno adaptado. La pregunta es de los usuarios. NO DESEAMOS diseños especiales ¿por qué no todos a una altura que vaya bien al niño, a la persona sentada y a la que anda, sin hacer ningún tipo de diferencia? Es decir, la altura de las monedas a 1,40 m y la hornacina con una altura útil de 2,10 m. Asientos y mesas Una silla o un asiento se considera adaptado si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes, que son dimensiones habituales y aptas para todos: Teléfonos de uso normalizado para todos, a una altura máxima las monedas de 1,40 m 172 ITINERARIOS INTERIORES ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


El asiento debe tener una altura entre 43 cm y 45 cm, una amplitud mínima entre 45 cm a 50 cm, y una profundidad mínima entre 45 cm y 50 cm. Tendrán respaldo que forma un ángulo respecto al asiento de 110º aproximadamente. Tendrán apoyabrazos a ambos lados, situados a una altura sobre el asiento de 20 cm a 25 cm. Los cantos serán romos. Si está situado en un paso estrecho, estará colocado en un lateral, de forma que no impida la libre circulación de peatones. Altura ideal del asiento apto para todos. Dispondrá a un lado, recomendable a Apoyabrazos que facilita su uso a P.M.R. ambos lados, de un espacio de anchura mínima 80 cm para que se puedan situar usuarios de silla de ruedas. Delante de él, dispondrá de un espacio libre de giro de 120 cm a 150 cm de diámetro mínimo para poder maniobrar P.M.R. usuarias de silla de ruedas. Una mesa se considera adaptada si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes, que son dimensiones habituales y aptas para todos: Su superficie superior debe tener una Mesa con una altura útil de 0,70 m. por debajo del plano de trabajo, apta para todos. (Código de altura de 75 cm a 80 cm. Accesibilidad de Cataluña) En la parte inferior tendrá un espacio libre de altura mínima de 70 cm, de anchura mínima de 80 cm y de profundidad mínima de 60 cm, para permitir el acercamiento de usuarios de silla de ruedas. Los cantos serán romos. Dejará una banda libre al lado de ella de anchura mínima 80 cm, para que una persona en silla de ruedas se pueda acercar.

Espacio al lado del mobiliario como mínimo de 0.80 m de paso útil. Zócalo de 20 cm para facilitar su uso ITINERARIOS INTERIORES ACCESIBLES 173

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Itinerarios inte r ior e s a c c e si bl e s

Diseño de mobiliario con papelera y cenicero, convenientemente referenciado hasta el suelo

Mobiliario convenientemente referenciado hasta el suelo. Apto para deficientes visuales con bastón

Mostrador apto para P.M.R. y para todos. (Código de Accesibilidad de Cataluña)

Papeleras y ceniceros Una papelera se considera adaptada si cumple los requisitos generales de accesibilidad de los elementos de mobiliario y las especificaciones siguientes: Estará situada en la parte externa de los itinerarios adaptados o practicables o de las áreas de uso común accesibles, de forma que no impida la circulación de peatones. Si la papelera es de una boca, estará colocada en la dirección de la circulación de peatones; si es de dos bocas, ha de estar colocada perpendicularmente a la misma, siempre en un lugar visible. La abertura estará a una altura sobre el suelo de 75 cm a 90 cm. Si es de tipo basculante, estará dotada de un mecanismo que permita su movimiento sólo a las personas encargadas de su mantenimiento y vaciado. En el caso de que la papelera invada parte del área de circulación de peatones, será del tipo de dos o más pies o tendrá una prolongación hasta el suelo o un zócalo de 15 cm de altura en toda su proyección en planta, de forma que sea fácilmente detectable con el bastón para personas deficientes visuales. Las mismas características para los ceniceros o elementos similares. Servicios de información y/o de atención al público Un servicio de información y/o de atención al público, como puedan ser una oficina de información, una sala de exposiciones o una sala de audiovisuales, se considerará accesible si dispone de un itinerario accesible y las especificaciones siguientes: Tendrá al menos un mostrador de atención al público adaptado. Si dispone de taquillas, al menos una será adaptada.

174 ITINERARIOS INTERIORES ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


El mobiliario expositivo y los soportes de información que contiene estarán adaptados. Delante de los paneles o de cualquier objeto suspendido, habrá un espacio libre de al menos 200 cm de anchura, de manera que permita su lectura o contemplación y el paso por detrás. Los objetos que deban manipularse o ser observados desde muy cerca dispondrán de un espacio de acercamiento adaptado o practicable. Los elementos que contienen serán fácilmente detectables o bien estarán Mostrador solamente apto para personas que señalizados mediante un zócalo de 15 cm caminan de altura. Los asientos de que dispongan serán adaptados. Dispondrán de espacio suficiente para que los usuarios de silla de ruedas puedan situarse en él y maniobrar. Pavimentos y alfombras Los pavimentos han de ser duros, continuos, antideslizantes y sin producir deslumbramientos. Se recomienda que en edificios de uso público se señalice mediante franjas – guía en el pavimento de color y/o texturas diferentes a las de su entorno los Franjas-guía en el pavimento, con textura y color recorridos principales donde se centraliza diferente del resto, que orientan a deficientes visuales la información, así como las comunicaciones verticales. Las alfombras han de estar firmemente fijadas al suelo, y su superficie ha de ser lo más dura posible, según el uso en cada caso, de un tejido fuerte y de poco pelo. Aquellas alfombras que disponen de pelo, y debido a la disposición de este, obligan a personas usuarias de una silla de ruedas, o a personas que acompañan cochecitos de niños, carritos de la compra, etc. a realizar un sobresfuerzo al querer ir a contrapelo lo que obliga al usuario a ir corrigiendo continuamente el trazado. Itinerario por rampa de suave pendiente que facilita el acceso a las diferentes estanterías para todos

ITINERARIOS INTERIORES ACCESIBLES 175

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de comunicación horizontal

ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN HORIZONTAL

Espacio útil necesario para realizar las maniobras de acceso a una puerta en pasillos estrechos

Pequeños desniveles Han de superarse con suaves rampas, como máximo del 6% de pendiente y que ocupen todo el ámbito de paso del recorrido. Si esto no fuese posible en un edificio existente, al existir puertas al lado de este desnivel, etc., entonces este pequeño escalón se señalizará con marcado contraste de color y de textura con el pavimento de su entorno. Recomendamos una intensa iluminación del mismo.

Amplitudes generales, dimensiones y espacios de maniobra Los espacios de circulación han de dimensionarse atendiendo al tipo de usuario y al tráfico previsto. La amplitud mínima de espacios de circulación para edificios de concurrencia pública vendrá determinada por la normativa específica del uso concreto garantizando, en todo caso, una amplitud mínima de 1,20 m, y permitiéndose excepcionalmente estrechamientos puntuales, hasta una amplitud libre de paso de 90 cm, convenientemente señalizadas. Espacio útil necesario para realizar las maniobras La amplitud mínima de los pasillos en de acceso a una puerta, en espacios amplios viviendas ha de ser 0,90 m. La amplitud libre mínima de paso de puerta ha de ser 80 cm, aceptándose en edificios existentes 70 cm, siempre que delante y detrás de la puerta se disponga de un espacio de 1,20 m libres de obstáculos, que permita la maniobra de aproximación incluso a P.M.R. usuarias de una silla de ruedas. La amplitud de estos espacios se ha de medir entre paramentos verticales y no se ha de descontar la amplitud correspondiente a radiadores, pasamanos u otros elementos fijos necesarios que ocupen menos de 15 cm. El barrido de las puertas que invaden el pasillo descontará en tal Amplitud mínima necesaria para poder pasar dos dimensión la amplitud libre de paso. personas, una de ellas en silla de ruedas 176 ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN HORIZONTAL

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Los obstáculos o elementos puntuales que reduzcan la amplitud del pasillo más de 15 cm (recomendamos cualquier elemento que sobresalga) se han de colocar con una señalización que permita su detección por el barrido del bastón de un invidente (por ejemplo, rasurados o discontinuidades en rodapiés) y el desvío localizado de un pasamanos que impida el golpe lateral; o bien, irán empotrados en los paramentos laterales, localizando su emplazamiento con una señal de bandera, si fuese necesario. Los espacios de circulación como mínimo tendrán las anchuras siguientes: – 0,90 m: permite el paso de una persona usuaria de una silla de ruedas. – 1,20 m: permite el paso de una persona usuaria de una silla de ruedas y el cruce con otra persona ambulante. También puede girar sobre sí misma una persona usuaria de una silla de ruedas. – 1,50 m: permite el paso con comodidad de una persona usuaria de una silla de ruedas y el cruce cómodo con otra persona ambulante. También puede girar con comodidad sobre sí misma una persona usuaria de una silla de ruedas. Permite el paso incluso de dos sillas de ruedas a la vez, aunque con dificultades. – 1,80 m: Todas las funciones anteriores con mucha comodidad. Espacios de maniobra: Como mínimo, se necesita delante de la puerta 1,20 m libres de obstáculos, a una altura mínima de 70 cm, para poder realizar la maniobra de aproximación de una persona usuaria de una silla de ruedas. Ideal 1,50 m o más. En pasillos inferiores a 1,20 m de amplitud, recomendamos las siguientes soluciones para facilitar a P.M.R. muy afectadas el acceso a las puertas existentes, considerando que deben girar al menos 90º:

Amplitud mínima necesaria para poder pasar dos personas en silla de ruedas

Amplitud mínima necesaria para poder realizar cualquier tipo de giro. (Código de Accesibilidad de Cataluña)

Pasillo de amplitud mínima 0,90 m. Es necesario ampliar sus dimensiones para poder girar ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN HORIZONTAL 177

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de comunicación horizontal

Establecer espacios intermedios en el pasillo donde exista un espacio libre de obstáculos de 1,20 m como mínimo, y encarar así siempre frontalmente las puertas de 0,80 m de amplitud; también se admiten puertas si disponen de 70 cm, útiles al abrir la hoja de la puerta más de 90º. Ampliar las dimensiones de las puertas: Puertas de 1,00 m con pasillos de 1,00 m de amplitud mínima. Doble puerta con dos hojas de al menos 0,80 m y 0,40 m, o bien, 0,90 m y 0,30 m, etc. Al abrir las dos hojas a la vez, permiten Doble puerta donde una de las hojas será como el giro incluso con pasillos de 0,90 m. Para mínimo de 0,80 m. Hueco de paso mínimo 1,20 m ello, las hojas dispondrán de pestillos o manillas por las dos caras de las puertas, situadas a una altura máxima de 1,40 m. Los pomos de las puertas pueden estar enfrentados y han de ser tipo palanca. La puerta pequeña puede ser acristalada si la otra es maciza, o viceversa, dando luz al pasillo. La mayoría de usuarios utilizarán la puerta grande, pero cuando acceda una P.M.R. muy afectada o en silla de ruedas, podrá abrir o cerrar autónomamente desde el pasillo o desde el interior de la habitación y podrá maniobrar con facilidad. Con esta solución no perderemos ningún espacio, pensando sobre todo en edificios de Alturas necesarias para usuarios en silla de ruedas y viviendas o en edificios de uso público con para todos.(Código de Accesibilidad de Cataluña) pasillos no muy anchos que dan acceso a los servicios higiénicos u otras dependencias de poco uso. En edificios existentes y casos límite en que sean muy complicadas las obras de reforma, también se admite, si existe un cierto grado de dificultad para que maniobren personas usuarias de silla de ruedas, las siguientes relaciones anchura puertas/anchura pasillo: – 0,80 m puerta/1,05 m pasillo – 0,80 m puerta/1,00 m pasillo (dificultad) – 0,95 m puerta/0,90 m pasillo (dificultad). – La altura libre mínima en espacios de circulación siempre será de 2,20 m. Los espacios de circulación han de cumplir la amplitud mínima de maniobra, y estar bien iluminados

178 ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN HORIZONTAL

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Iluminación La iluminación ha de realizarse aprovechando al máximo la luz natural, incluso en zonas interiores, incorporando elementos como carpinterías con cristal o con pavés en elementos separadores con zonas de alta iluminación exterior. No se han de producir cambios bruscos en el nivel de iluminación entre espacios próximos que produzcan deslumbramientos. La iluminación ha de ser indirecta, o directa con la incorporación a las luminarias de pantallas difusoras y reflectoras que concentren el rayo luminoso, para que no Rótulos de señalización para indicar recorridos. produzcan deslumbramientos. Altura por encima de 2,10 m La iluminación ha de ser uniforme, con un nivel de 200 luxes de media a nivel del suelo. Se podrán instalar reguladores de intensidad para graduar la iluminación en localizaciones puntuales de interés (rampas, directorios), pudiéndose llegar a un refuerzo máximo del 50%. Señalización La señalización ha de informar de forma clara y visible de la ubicación de los diferentes espacios del inmueble o partes de él. Se situará de forma general en los accesos. También informará de los recorridos para llegar a ellos y de las localizaciones en el acceso a los propios espacios. Se podrá ampliar la información con planos en los que se marque una localización concreta “Usted está aquí”. Los elementos que pueden utilizarse para señalizar se relacionan a continuación: rótulos (individuales o en directorios); pictogramas; planos: incluso en altorrelieve para facilitar su orientación a personas con deficiencias visuales; maquetas: que puedan incluso tocar personas con deficiencias visuales (con uso de colores identificativos para plantas o zonas que contrasten con los colores de otros elementos próximos, como en los solados, parámetros verticales, hojas de puerta, molduras, cercos, manillas y protecciones

Maqueta en altorrelieve, para facilitar a los deficientes visuales su orientación a través del tacto

Planos en altorrelieve para orientar a deficientes visuales

ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN HORIZONTAL 179

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de comunicación horizontal

de puertas, pasamanos, protecciones de paramentos verticales, mecanismos eléctricos, etc, iluminación de los recorridos principales superior a los secundarios). La señalización se ha de extender a todos los accesos de cada planta. El tipo de letra y tamaño han de escogerse para ser vistos con toda nitidez y claridad desde cualquier punto donde se vea el rótulo. Se han de utilizar colores que contrasten las letras con el fondo y/o con los paramentos donde se fijen. Rótulo con letras de color contrastado. Facilita la lectura a deficientes visuales

Cintas transportadoras de personas

Diseño Son cintas transportadoras de personas (C.T.P.) con diferentes grados de inclinación, pensadas para salvar largas distancias, y que enlazan puntos situados a diferentes niveles, substituyendo a las escaleras en lugares donde a la mayoría de usuarios les resulte más cómodo su utilización debido a los paquetes o cargas que transporten. Permite una importante capacidad de transporte y acelera el tráfico. Es un elemento de gran dimensión, y su utilización representa un importante punto Cinta transportadora con amplitud mínima de 0.90 m de referencia. apta para silla de ruedas y carros de la compra Facilita a todos, y especialmente a P.M.R., el movimiento en largas distancias. Si la cinta está detenida, se puede continuar deambulando por ella sin ningún riesgo. Toda C.T.P. dispondrá de un pulsador de paradas y de marcha en ambos extremos, suficientemente visible para permitir su utilización en caso de emergencia. Pendientes Según la pendiente, serán del “tipo horizontal” o del “tipo volcano”. Esto permite que P.M.R. acompañadas las puedan utilizar con cierta facilidad . La pendiente máxima de fabricación será Cinta transportadora que supera incluso una planta. del 17% - 20%. Pendientes superiores al 12% y inferiores al 20%

180 ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN HORIZONTAL

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Anchura La anchura mínima será de 0,90 m, lo que permite a los usuarios ambulantes adelantar incluso a una persona en silla de ruedas estacionada en ella. Anchura de la silla de ruedas, de 0,65 m a 0,70 m. Escalones El escalón de entrada y salida de la rampa tendrá un pavimento con ranuras que evite el deslizamiento. La velocidad máxima será de 0,6 m/seg. Las P.M.R tienen que prever el cambio de su velocidad de marcha a la de la rampa, Cinta transportadora de personas C.T.P. de doble para evitar accidentes por desequilibrio, al sentido tener dificultades al adaptarse a ella. Barandillas y pasamanos La barandilla puede ser transparente u opaca. Altura del pasamanos, 0,90 m. Se recomienda que sea opaca para evitar posibles caídas y sensaciones de falta de equilibrio. La sección del pasamanos será lo más anatómica posible, siendo ideal una sección equivalente a 40-50 mm de diámetro, al utilizarla continuamente los usuarios, incluso personas con manos poco ágiles. Es absolutamente necesario que vaya a la misma velocidad que la C.T.P., para evitar accidentes por desequilibrio. El Pavimento antideslizante al inicio/final de la pasamanos tendrá un color contrastado con rampa. Facilita la orientación a deficientes visuales el paramento vertical. En el borde de la transferencia suelo-cinta, se pintará una franja de 4 cm, de amplitud de color diferenciado. Velocidad de la C.T.P. La velocidad vendrá en función de la amplitud y capacidad de transporte de la cinta, según la siguiente relación: – Si la anchura es de 1,00 m - 45 cm/seg – Para 8.000 personas/hora - 50 cm/seg – Para 9.000 personas/hora - 60 cm/seg – Para 10.000 personas/hora - 70 cm/seg Para facilitar el embarque y desembarque a P.M.R., se puede instalar un ralentizador de Pasamanos de color contrastado. Se recomienda la balustrada transparente para facilitar la visión la velocidad. ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN HORIZONTAL 181

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de comunicación vertical

ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL Rampas Anchura La anchura útil de paso debe ser como mínimo de 0,90 m, recomendable 1,20 m. Con una amplitud de 1,80 m libres de obstáculos, pueden pasar a la vez dos personas usuarias de una silla de ruedas y se recomienda en itinerarios muy concurridos de doble sentido de circulación. Entrada principal por rampa de suave pendiente. Amplitud apta para todos. Faltan pasamanos

Rampa en toda la amplitud del acceso. Pavimiento no deslizante, incluso en mojado

Pavimento El pavimento de las rampas ha de ser duro, no deslizante y sin resaltes diferentes a los propios del gravado de las piezas. Se recomienda un tratamiento rugoso en toda su superficie. Entre las diferentes piezas que forman el pavimento existirá una separación como máximo de 1,5 cm (tablones de madera, etc.) y nunca en el mismo sentido que el máximo flujo de la circulación, para evitar posibles accidentes a personas que utilizan muletas o silla de ruedas, o a personas que llevan el cochecito del niño o el carrito de la compra, etc., que podrían introducir en ellos el bastón o la rueda. Pendiente longitudinal máxima En función de la longitud del tramo de rampa: – Tramos de menos de 3 m de longitud: 12% de pendiente máxima. – Tramos de entre 3 y 10 m de longitud: 10% de pendiente máxima. – Tramos de más de 10 m de longitud: 8% de pendiente máxima, y cada 20 m como máximo se dispondrán rellanos intermedios de 1,20 m de longitud mínima, en la dirección de la circulación.

Rampas accesibles. Longitud máxima 20 m. Rellanos de 1,20 m a 1,50 m

Se recomienda en todos los casos bajar el tanto por ciento de la pendiente siempre que

182 ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


sea posible, respectivamente para cada caso: el 10%, el 8% y el 6% como pendientes máximas. Hay que tener presente que las personas con graves discapacidades no pueden o tienen muchas dificultades para superar autónomamente estas pendientes. Las pendientes longitudinales inferiores al 5% no tienen consideración de rampa. Las personas mayores prefieren utilizar las escaleras con pasamanos a las rampas, si tienen pendientes pronunciadas o recorridos muy largos (a partir del 8% de pendiente), por una sensación de seguridad. Pendiente longitudinal máxima Pendiente transversal máxima Se admite como máximo un 2%. Diseño Su directriz, a poder ser, será recta o ligeramente curva. Las rampas han de presentar al inicio y final una superficie plana mínima de 1,20 m para facilitar las operaciones de embarque y desembarque a P.M.R., incluidos usuarios de silla de ruedas. En el inicio y final de cada tramo de rampa, existe un rellano de 1,20 m como mínimo. En la unión de tramos de diferente pendiente se han de realizar rellanos Pendiente transversal máxima intermedios de las mismas características. Siempre que se pueda, intentaremos homogeneizar el tanto por ciento de la pendiente en todos los tramos, facilitando así su uso a usuarios con graves problemas de movilidad. El color del pavimento de los diferentes tramos de rampa podría contrastar con el pavimento de los rellanos. Se recomienda realizar recorridos mediante rampas para superar como máximo la altura de un piso, lo que implicará una rampa de una longitud mínima de 60 m de varios tramos, combinados si es necesario con escaleras en su proximidad, e idealmente con ascensores. Los usuarios más Rampa de doble tramo situada al lado de la escalera y convenientemente iluminada. Faltan pasamanos

ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL 183

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de comunicación vertical

afectados en su movilidad prefieren bajar por las rampas si son suaves o por un ascensor anexo si existe, en cambio todos subirán por el ascensor al ser mucho más cómodo y rápido que una rampa. Sobre todo la gente mayor, que siempre prefiere los recorridos cortos, incluidas las escaleras si son suaves y con pasamanos. Se recomienda que las rampas estén situadas, siempre que se pueda, en el mismo sentido de la máxima circulación del acceso, así pues, las utilizarán todas las personas con o sin discapacidades. Si los Itinerario alternativo por rampa de fuerte pendiente. usuarios del edificio tienen que desviarse del recorrido principal para utilizar las Faltan pasamanos y el pavimiento es deslizante rampas, solamente las utilizarán las P.M.R. muy afectadas, y las personas que realizen carga y descarga de materiales o productos. Protecciones laterales Cuando entre la rampa y la zona adyacente hay un desnivel igual o superior a 0,20 m, se dispondrá a ambos lados de ella un elemento de protección longitudinal, zócalo o barra de seguridad de unos 10 cm de altura como mínimo, evitando las salidas accidentales del recorrido de las ruedas pequeñas de los coches de niños, cochecitos de la compra y de las sillas de ruedas, etc. Zócalo lateral de protección del cambio de nível. Facilita la orientación a ciegos con bastón

Barandillas y pasamanos Cuando el desnivel sea superior a 20 cm, se instalarán pasamanos o barandillas que puedan ser utilizados en los dos sentidos de la circulación, a ambos lados del recorrido. Existirá un pasamanos central intermedio si la anchura de la rampa es superior a 5 m.

Rampa de pendiente muy pronunciada. Utilizable con dificultad por P.M.R., incluso con silla ruedas de motor 184 ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Los pasamanos de la rampa están situados a una altura de entre 0,90 m y 0,95 m en rellanos, y 0,80 m a 0,85 m en el tramo con rampa; tienen un diseño anatómico que permite adaptar la mano, con una sección igual o equivalente a la de un tubo redondo de 3 a 5 cm de diámetro, separado como mínimo 4 cm de los paramentos verticales. Pueden instalarse pasamanos para niños o personas bajas a 0,70 m – 0,75 m en rellanos y 0,60 m – 0,65 m en el tramo de la rampa. Los pasamanos han de estar sólidamente anclados. Los anclajes serán en forma de “L” para evitar que la mano no deje nunca la seguridad de la barandilla. Las barandillas no han de ser escalables si existe hueco al lado de la rampa. Los pasamanos se han de prolongar 30 cm como mínimo más allá de los extremos en el principio y en el final de cada tramo de rampa. El punto de inflexión del pasamanos ha de coincidir con el inicio de cada tramo de rampa. Estarán rematados de forma que se eviten los enganches y/o accidentes a personas con limitaciones visuales. Las protecciones de las barandillas tanto horizontales como verticales: barras, tubos, cables, tensores, etc., estarán separados entre ellos un máximo de 12 cm, para evitar accidentes a niños que pudieran pasar entre ellos. Estarán sólidamente fijadas y resistirán la presión mínima de 1,3 kw aplicada vertical u horizontalmente. Recomendamos disponer en la misma barandilla de una señalización en altorrelieve y/o en Braille indicando el número de planta a la que se acceda y la dirección de la rampa. Su color estará contrastado con el resto de elementos de la rampa.

Rampa con rellano intermedio con pavimieno antideslizante y pasamanos a un sólo lado

Pasamanos bien anclados en forma de “L”. Recomendable secciones circulares para facilitar su subjeción

Señalización del cambio de pendiente de la rampa y de la existencia de la escalera con colores contrastados ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL 185

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de comunicación vertical

Señalización El inicio y el final de cada tramo de la rampa se señaliza con pavimento diferenciado del resto, con franjas de toda su amplitud y anchura mínima de 40 cm para favorecer su percepción a personas con deficiencias visuales. Dispondrá de un nivel de iluminación mínimo de 30 lux durante la noche, y de igual manera en los cambios de dirección. Sería ideal señalizar en el pasamanos, en Braille o en alto relieve, el nombre de cada recorrido y con qué itinerario comunica. Rampa escalonada. No accesible para P.M.R. con graves dificultades de movilidad. Faltan pasamanos

Rampa provisional de acceso a la tarima de conferenciantes en el Palacio Sant Jordi. Juegos Paralímpicos. Barcelona ‘92

Rampas escalonadas No se admiten rampas escalonadas en itinerarios accesibles. Esta es una solución intermedia que actualmente se realiza cuando el espacio disponible no nos permite la construcción de una rampa con la pendiente adecuada. Los rellanos serán como mínimo de 0,90 m, y la altura de los escalones será como máximo de 6 cm. Consideramos que con estas soluciones las P.M.R. muy afectadas necesitarán siempre ayuda para superarlos. Estos escalones tienen que estar muy bien señalizados; tanto la huella como la contrahuella; con colores diferentes a las de su entorno, para que todas las personas los identifiquen con facilidad, evitando así accidentes. La pendiente longitudinal máxima de cada huella será del 12%, recomendable 6%. Normalmente se producen muchos accidentes en estos elementos, que requieren una atención máxima para todos.

Rampas móviles o provisionales Estos tipos de rampas no permiten a personas usuarias de una silla de ruedas subirlas o bajarlas autónomamente al existir mucho peligro de caídas. Pueden ser la solución en aquellos casos en Espacio necesario en el inicio y final de la rampa, que, por falta de espacio, al invadir zonas para facilitar la maniobra de acceso a usuarios en públicas o por otras razones, no es silla de ruedas

186 ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


conveniente el uso de una rampa fija. Tendrá que cumplir los requisitos de seguridad, estabilidad y poco peso. Las recomendamos en tramos muy cortos para superar pequeñas alturas (inferiores a 30 cm). Las rampas móviles han de presentar al inicio y final una superficie plana mínima de 1,20 m para facilitar las maniobras de embarque y desembarque a P.M.R. usuarias de sillas de ruedas. Rampas mecánicas Rampa mecánica de pendiente muy elevada que Ya explicadas en Elementos de comu- comunica todos los niveles del edificio nicación horizontal. Pueden llegar a pendientes del 17% al 20%, impracticables para P.M.R., pero son útiles si van acompañadas por otra persona. Apropiadas en grandes edificios como aeropuertos, estaciones, museos, centros comerciales, etc. Ejemplos de actuaciones existentes: rampas mecánicas instaladas en el Aeropuerto de Madrid, y en la estación del AVE en Sevilla, que todos utilizan con comodidad, etc. Escaleras Plataformas montaescaleras. Adecuadas donde no Anchura Será como mínimo de 1,00 m en edificios sea posible instalar ascensores de uso privado, y de 1,20 m como mínimo en edificios de uso público. En esta última anchura, se pueden instalar si fuera necesario mecanismos elevadores mediante plataformas montaescaleras con guía, normalmente adosada a la barandilla interior de la escalera, para P.M.R. (personas de movilidad reducida) que no puedan utilizar las escaleras. La amplitud útil de paso, al descontar el espacio de los pasamanos, será respectivamente de 0,90 m y 1,10 m, como mínimo. Escalera en proyección curva. Respetar la dimensión mínima de la huella a 40 cm de la cara interior ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL 187

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de comunicación vertical

No podrá haber discontinuidades entre la huella y la altura del escalón. Pavimento antideslizante

Pasamanos a los dos lados de la escalera. Se pueden utilizar en los dos sentidos de la marcha

Escalones Han de tener una huella mínima de 30 cm, y una altura de 16 cm como máximo, siendo recomendable la huella de 32 cm y la altura de 14 cm. En las escaleras en proyección no recta o en curva en planta, hay una dimensión mínima de huella de 30 cm contada desde la cara interior a 40 cm. No se permiten rellanos en ángulo o partidos ni escaleras compensadas. El número de escalones seguidos sin rellano intermedio ha de ser de 12 unidades, como máximo, por tramo. Se recomienda que los desniveles inferiores o iguales a tres escalones se salven mediante una rampa de pendiente máxima del 6%, en toda su amplitud. Los rellanos intermedios de la escalera han de tener una anchura mínima en la dirección de la circulación de 1,20 m, libres de obstáculos. Aconsejable 1,50 m. Los escalones no han de presentar discontinuidades cuando la huella se une con la altura (bocel). La huella se ha de acabar superficialmente con material antideslizante mediante franjas de toda la amplitud de la escalera y de 5 cm de profundidad. En escaleras situadas en lugares de poca luz, se instalarán en cada escalón y encima de la huella puntos de luz que señalicen el inicio de cada escalón.

Barandillas y pasamanos Las escaleras dispondrán de barandillas y/o pasamanos que pueden ser utilizados en los dos sentidos de la circulación, a ambos lados del recorrido. También existirá un pasamanos central intermedio si la anchura de la escalera es superior a 5 m. Los pasamanos de la escalera estarán situados a una altura de entre 0,90 m y 0,95 m en rellanos, y 0,80 m a 0,85 m en los Pasamanos central necesario debido a la amplitud de la tramos de escalones. Tendrán un diseño escalera. Voladizo de la barandilla peligroso para ciegos

188 ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


anatómico que permita adaptar la mano, con una sección igual o equivalente a la de un tubo redondo de 3 a 5 cm de diámetro, separado como mínimo 4 cm de los paramentos verticales. Pueden instalarse pasamanos dobles para niños o personas bajas a 0,70 m-0,75 m de los rellanos y a 0,60 m-0,65 m en el tramo de escalones. Los pasamanos han de estar sólidamente anclados. Los anclajes serán en forma de “L” para evitar que la mano no deje nunca la seguridad de la barandilla. Las barandillas no han de ser escalables si existe hueco al lado de la escalera. Los pasamanos se han de prolongar 30 cm como mínimo, más allá de los extremos, en el principio y en el final de cada tramo de escalera. El punto de inflexión del pasamanos ha de coincidir con el inicio del tramo de escalera. Estarán rematados de forma que se eviten los enganches y/o accidentes a personas con limitaciones visuales. Las protecciones de las barandillas tanto horizontales como verticales: barras, tubos, cables, tensores, etc., estarán separados entre ellos un máximo de 12 cm, para evitar accidentes a niños que pudieran pasar entre ellos. Estarán sólidamente fijadas y resistirán la presión mínima de 1,3 kw aplicada vertical u horizontalmente. Su color estará contrastado con el resto de elementos de la escalera. Recomendamos disponer en la misma barandilla de una señalización en altorrelieve y/o en Braille, indicando el número de planta a la que se accede y la dirección de la escalera. Las personas con deficiencias visuales las utilizan como ayuda para situarse y facilitar su movilidad.

Prolongación del pasamanos al inicio/final del tramo de escalera. Punto de inflexión del pasamanos coincidiendo con este

Combinación de rampa y escalera en itinerario de peatones. Faltan pasamanos en la escalera

Rampa de varios tramos para superar dos plantas. Su pendiente no és accesible para P.M.R. ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL 189

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de comunicación vertical

Iluminación de los escalones. Sería ideal situarla también en la huella de cada escalón

Diseño Su directriz será recta o ligeramente curva. Los espacios existentes debajo de las escaleras de altura inferior a debajo de 2,10 m, han de estar protegidos mediante mamparas, bancos, jardineras, etc., de manera que eviten posibles accidentes a personas con visión parcial, ceguera o despistados que pasen por debajo de ella. En todo itinerario accesible, si existe una escalera, existirá una rampa paralela o un itinerario alternativo. Si no es posible, se aceptan mecanismos elevadores mediante plataformas montaescaleras para superar estos desniveles para P.M.R. muy afectadas, o plataformas elevadoras tipo ascensor al lado de ellas. El último escalón de acceso a una planta no ha de invadir el área de circulación horizontal, ortogonal a este acceso, para evitar posibles accidentes. De igual manera con el primer escalón, que podría ser causa de tropiezos. Su pavimento ha de ser antideslizante tanto en seco como en mojado.

Iluminación Es conveniente diferenciar mediante la iluminación los núcleos de comunicación En cada escalón el color de la huella y contrahuella respecto a su entorno próximo. son diferentes, facilitando su percepción a todos La iluminación natural habrá de evitar deslumbramientos en los accesos a las escaleras, y la iluminación artificial vigilará también este aspecto e incrementará el nivel lumínico respecto a su entorno. Los temporizadores de luz existentes en las escaleras de vecinos o escaleras no muy transitadas tendrán presente la lentitud para caminar de P.M.R. Señalización El inicio y el final de cada tramo de escalera se señalizará con pavimento diferenciado del resto con textura y/o color en franjas de toda la anchura de la escalera y profundidad Superficie mínima necesaria de dos escalones planos mínima de 40 cm. en el inicio/final de la escalera. Facilita el embarque

190 ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Se recomienda que el color de la contrahuella y el de la huella sean contrastados para facilitar su percepción a todos. Sería ideal señalizar en el pasamanos, en Braille o en alto relieve, el nombre de cada recorrido y con qué itinerario comunica. Han de disponer de un nivel de iluminación que permita identificar con claridad los diferentes escalones para evitar así posibles accidentes, mínimo 30 lux. Escaleras mecánicas Las escaleras mecánicas han de presentar una superficie plana mínima de dos escalones y medio, tanto al inicio como al final, para mejorar el confort de los usuarios cuando realizen el embarque y desembarque. Los pasamanos serán de color contrastado respecto al color del paramento vertical. La velocidad máxima horizontal será de 0,60 m/s. En el inicio del escalón se pintará una franja de unos 4 cm de amplitud con un color diferenciado. Actualmente se está estudiando un prototipo de escalera mecánica para que, en el caso de que sus usuarios sean personas con graves discapacidades, exista un mecanismo, un simple teclado instalado al inicio y al final de cada tramo, que detenga el funcionamiento continuo de la escalera y reconvierta tres o cuatro escalones en una plataforma. Sus dimensiones deben ser de toda la amplitud de la escalera y de profundidad 1,20 m libres de obstáculos, apta incluso para personas usuarias de una silla de ruedas; una vez finalizado el recorrido, se repite la misma operación para devolver a su situación estándar en la escalera. Las escaleras mecánicas no pueden utilizarlas autónomamente P.M.R. muy afectadas.

Pasamanos de color diferenciado respecto su paramento vertical

Las escaleras mecánicas no pueden utilizarlas autónomamente P.M.R. muy afectadas

ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL 191

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de comunicación vertical

Ascensores El itinerario de peatones de acceso hasta el ascensor habrá de ser, en cualquier caso, accesible. Los ascensores accesibles para personas de movilidad reducida (P.M.R.) y/o con limitaciones sensoriales pueden ser adaptados, practicables o utilizables según:

Ascensores de amplias dimensiones con puertas automáticas de 0,80 m. Acceso sin ningún resalte

Espacio libre delante de las puertas Será como mínimo de 1,20 m lo que permite maniobrar con facilidad a todos los usuarios, incluso a personas usuarias de una silla de ruedas, perpendicularmente a las puertas de la cabina, que tendrán una anchura mínima entre 0,70 m y 0,80 m de paso útil para poder embarcar y desembarcar fácilmente del ascensor. Si las puertas de recinto del ascensor se abren hacia fuera, este espacio de 1,20 m no estará barrido por las mismas. Se recomienda un espacio libre de obstáculos delante de las puertas de 1,50 m o más, no barrido por las mismas, y puertas automáticas de 0,80 m de paso útil, en edificios de uso público.

Espacio útil libre de obstáculos delante de la puerta, no barrido por ésta para acceder P.M.R.

Cabina de ascensor accesible en edificios de uso público

Dimensiones de la cabina La cabina del ascensor adaptado tendrá como mínimo unas dimensiones de 1,10 m de amplitud y 1,40 m de profundidad en el sentido del acceso. La cabina del ascensor practicable tendrá como mínimo unas dimensiones de 0,90 m de amplitud y 1,20 m de profundidad en el sentido del acceso, siendo su superficie mayor o igual a 1,20 m2. Si en edificios existentes no es posible la instalación de los ascensores anteriormente citados, se admite la cabina del ascensor utilizable para P.M.R. ágiles, con posible ayuda de otra persona. Sus dimensiones mínimas son: – 0,90 m de anchura x 1,10 m de profundidad, puerta de acceso cabina > 70 cm

192 ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


– 1,10 m de anchura x 0,90 m de profundidad, puerta de acceso cabina > 90 cm – 1,05 m de anchura x 1,05 m de profundidad, puerta de acceso cabina > 70 cm. Puertas En itinerarios adaptados o practicables para P.M.R. y/o con limitaciones sensoriales la anchura de las puertas automáticas estándar de acceso a la cabina será de 0,80 m de paso útil, y su apertura será telescópica o central. El sistema de apertura dispondrá de un sensor en el cerramiento de la puerta, que también dispondrá de un mecanismo de espera mediante células, que avisan que el cierre de las puertas está interrumpido por el acceso de personas. Se admite en los ascensores utilizables para P.M.R. ágiles la apertura automática de las puertas de cabina con un paso útil como mínimo de 0,70 m si existe una profundidad útil de al menos 1,05 m. Las puertas del recinto de la caja del ascensor pueden ser de obertura manual. Si las puertas de la cabina son semiautomáticas “tipo bus”, invaden parte de su espacio útil, entonces la profundidad de ésta se ampliará al menos 10 cm, para poder ser “utilizable” por P.M.R. usuarias de una silla de ruedas. Sería ideal que las puertas dispusieran de mecanismos automáticos de retorno ralentizado (dispositivos fotoeléctricos o similares) para mejorar el acceso a P.M.R. muy afectadas y/o usuarias de silla de ruedas, las puertas que no disponen de estos mecanismos topan continuamente con ellos o con la silla de ruedas, al efectuar el embarque y desembarque de manera más lenta, y puede causarles accidentes. No se admiten las puertas de cabina de apertura manual que abren hacia su interior, excepto si existe delante de ellas y en la propia cabina un espacio libre de 1,20 m, no barrido por las mismas, para que el

Puertas automáticas de acceso a la cabina del ascensor en edificios de uso público

Puerta manual de acceso a la cabina del ascensor. Solo se admite en edificios de uso privado

ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL 193

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de comunicación vertical

Espacio interior de cabina apta para P.M.R. usuarias de silla de ruedas. Espejo muy alto

usuario con graves discapacidades en su movilidad pueda cerrarlas autónomamente desde dentro. Es decir, deben tener una profundidad de 1,60 m a 2,00 m, aproximadamente, y en función de si es una puerta doble de dos hojas: puerta de acceso cabina > 70 cm, como mínimo de 35 cm cada hoja o una sola puerta de 0,70 m. Si la cabina dispone de dos puertas de embarque y desembarque a 90º, entonces las dimensiones mínimas de su superficie serán de 1,20 m x 1,20 m si es practicable, siendo recomendable 1,40 m x 1,40 m si es adaptado; las puertas en ambos casos serán automáticas con un paso libre de 0,80 m. Su altura será como mínimo de 2,00 m. Es conveniente situar células fotoeléctricas en las puertas de la cabina, a diferentes alturas desde 60 cm hasta el suelo, pensando en P.M.R. que utilicen muletas, para evitar que se puedan cerrar las puertas y causar accidentes una vez hayan pasado los bastones y todavía no la persona. Sería ideal que las puertas de acceso a la cabina y del recinto del ascensor dispusieran de ventanilla, cuya parte baja se situará a 0,90 m del suelo para así facilitar la visión y evitar accidentes incluso a personas bajas, niños y usuarios de silla de ruedas, etc. Recomendamos que la puerta del ascensor tenga un color que contraste con la pared de su cerramiento, para facilitar su percepción a deficientes visuales. Desniveles máximos admitidos Entre el piso de la cabina del ascensor y el pavimento de cada parada en cada piso, no existirá un resalte superior a los 2 cm en altura, y se admite como máximo un hueco entre el piso de la cabina y el pavimento del rellano en cada parada de 3 cm.

Elementos accesibles de la cabina Los pasamanos estarán situados a una altura entre 0,90 m-0,95 m, a poder ser en los tres lados de la cabina, exceptuando el de la Espacio interior de cabina de dimensiones mínimas puerta. pero con posibilidad de ampliar su profundidad

194 ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Tendrán un diseño anatómico que permita adaptar la mano, con una sección igual o equivalente a la de un tubo redondo de diámetro entre 3 y 5 cm y separado como mínimo 4 cm, de los paramentos verticales. Se colocará un zócalo perimetral o una barra protectora, a 30 cm de altura, sobre todo si los paramentos verticales de la cabina son de cristal, evitando así golpes y rozaduras. Si se instala un espejo, su parte baja se situará a una altura máxima de 0,90 m, para permitir verse incluso a personas sentadas y/o bajas. Las botoneras se han de colocar entre 0,90 m y 1,40 m de altura respecto al suelo. Su situación puede ser vertical u horizontal. Hay que separar el teclado 20 cm de las esquinas de la cabina como mínimo, para facilitar su accionamiento de forma autónoma a personas usuarias de una silla de ruedas. Cabina de ascensor accesible con zócalo de Las teclas tendrán un diámetro, como protección. Teclado muy alto máximo, de 2 cm, y su disposición será regular, evitando distribuciones del teclado en formas irregulares, etc., que no facilitan la orientación a personas con deficiencias visuales, y en definitiva, a ningún usuario. El pavimento será antideslizante. No se admiten alfombras o similares si no están firmemente fijadas al suelo de la cabina. Tipos de ascensores Según su mecanismo de funcionamiento pueden ser ascensores hidráulicos y eléctricos. Los hidráulicos flexibilizan la reserva de espacio para la localización de la maquinaria, por eso la altura que requiere es menor que en el caso de los ascensores de tipo eléctrico. La colocación de la maquinaria en la parte superior obliga al proyectista a predecir una mayor altura que coincida con la solución estructural. Están indicados en intervenciones de reforma de Ascensor que incorpora la maquinaria dentro de edificios ya existentes. su diseño. Adecuado en reformas de edificios

ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL 195

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de comunicación vertical

Desde hace poco, existen ascensores que incorporan la maquinaria dentro del recinto del elevador, esto permite, sobre todo en rehabilitación, instalaciones de ascensores sin tener los problemas estéticos de que la sala de la maquinaria se vea por encima de la cubierta o terraza. Existen ascensores inclinados cuya cabina puede ser transparente y que pueden integrarse perfectamente en el exterior o interior de la fachada inclinada del edificio. Señalización en planta Ascensor accesible convenientemente señalizado. Al lado de la puerta del ascensor y en cada planta ha de haber una placa con un número Número de planta en altorrelieve y en Braille en alto relieve que la identifique. Tendrá una dimensión mínima de 10 cm x 10 cm, y una altura máxima de 1,40 m desde el suelo, lo que facilitará a todos los usuarios su orientación, también a personas con deficiencias visuales, pues la percibirán incluso desde el interior de la cabina, mediante el tacto y/o con sus colores contrastados entre la figura y el fondo de la misma placa. Recomendamos que esta placa se sitúe en la pared frontal y en la pared lateral de acceso al ascensor, para verla con comodidad desde el interior de la cabina y desde el rellano de espera del Medidas recomendables para la numeración de planta, ascensor en cada planta. hecha en altorrelieve y colocada en cada planta El pulsador de llamada exterior se situará a una altura máxima de 1,40 m, siendo recomendable la de 1,00 m. Dispondrá de un tratamiento en alto relieve y/o Braille, para facilitar su lectura a deficientes visuales. Sería ideal que se iluminara cuando confirme la llamada. En la marquesina exterior del acceso, o cerca de él, y en diferentes rellanos de parada, se colocará un plano esquemático con los itinerarios accesibles para P.M.R., empleando la fórmula “Usted está aquí”. Sería recomendable que estos planos fueran en altorrelieve, para facilitar la orientación mediante el tacto incluso a personas Detalle de numeración correcta de cada planta del deficientes visuales. edificio en altorrelieve y en Braille. Colores contrastados

196 ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Señalización en cabina Sería ideal dar información visual y auditiva de cada parada mediante un indicador acústico y luminoso de llegada, y luminoso en el sentido del desplazamiento. El teclado del ascensor tendrá las teclas de la alarma y el stop en la parte baja del mismo, para asegurarse de que todos los usuarios llegan a ellas, y serán de tamaño y de color diferentes a las del resto, para facilitar su identificación. El teclado tendrá un tratamiento en alto relieve de todas las teclas, y a poder ser en Braille, al lado de las mismas. Barandillas por su cara interior, escritas en Braille Las mismas guías de las puertas automáticas del ascensor en el suelo señalizarán a personas deficientes visuales la finalización del pavimento de cada parada, evitando así posibles accidentes por caídas por el hueco del ascensor. Otros Hay que prever una línea telefónica para poder instalar un teléfono o interfono de emergencia, para que en caso de accidente los usuarios puedan comunicarse con el exterior directamente, o bien dispositivos similares como alarmas acústicas, intercomunicadores, etc. Altura máxima de este teléfono o citáfono: 1,40 m. La cabina puede disponer de un banco abatible a una altura entre 43 y 45 cm, y/o de un apoyo isquiático a 60 cm de altura, para favorecer a P.M.R. ambulantes con dificultad la posibilidad de sentarse o apoyarse en ellos. El nivel de iluminación será de 100 lux como mínimo dentro de la cabina del ascensor, para facilitar la percepción de los diferentes objetos a personas con deficiencias visuales. La reserva de espacios de seguridad en la caja del ascensor es de 1,20 m para el foso y 3,60 m desde el nivel de la última parada superior hasta el cubrimiento del hueco, para que el personal que efectúe las labores de mantenimiento no se vea aplastado por

El teclado tendrá un tratamiento en altorrelieve de todas las teclas, y a poder ser en Braille

Alturas máximas accesibles para cualquier aparato colocado en el ascensor

ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL 197

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de comunicación vertical

La iluminación tendrá la máxima uniformidad posible. Preferentemente será difusa

la cabina si el ascensor se pusiera en marcha accidentalmente. La iluminación tendrá la máxima uniformidad y se tratará de luz difusa. Los fluorescentes son los puntos de luz idóneos. Su entorno urbanístico tendrá un nivel mínimo de iluminación de 30 lux. Se podrán instalar llaves-interruptor tanto en el teclado exterior como en la parte baja del teclado interior de la cabina que permita utilizar el ascensor exclusivamente a personas autorizadas, según el uso que se quiera dar a este elevador. Por ejemplo: Si P.M.R. necesitan utilizar el ascensor por la noche o en horarios poco frecuentes en que el ascensor por motivos de seguridad no funciona, mediante estos mecanismos anteriormente descritos, de fácil colocación y adquisición, podrán acceder a los ascensores bajo su responsabilidad, si disponen de la llave. El ascensor ha de ser accesible desde todas las plantas del edificio. En caso de recorridos de emergencia se tendría que sectorizar el edificio de modo que al menos exista un ascensor por sector en edificios de uso público, para así poder evacuar por él a P.M.R. muy afectadas que no puedan utilizar las escaleras de emergencia. En edificios hospitalarios o similares, convendría que las dimensiones de la cabina de los ascensores accesibles fueran más amplias, al menos 2,00 m de profundidad, para facilitar su uso incluso a personas que utilizan camillas o similar, acompañadas por personal del centro.

Señalización en altorrelieve situada al lado de la puerta de ascensor y altura de 1,40 m 198 ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ayudas técnicas: mecanismos elevadores Se entiende por ayuda técnica todo medio que, actuando como intermediario entre la persona con movilidad reducida (P.M.R.) o cualquier otra limitación y el entorno, posibilite la eliminación de todo aquello que por su existencia, características o limitación le dificulte la autonomía individual y, por tanto, el acceso al nivel general de calidad de vida. Las ayudas técnicas tienen dos condicionantes conceptuales: Han de ser utilizables autónomamente por P.M.R., incluidos los usuarios de sillas de ruedas. Han de ser elementos fijos, para garantizar su disponibilidad permanente, aunque, puedan existir ayudas técnicas móviles que, en condiciones puntuales, se utilizarán siempre como una ayuda técnica complementaria a otra que sea autónoma. Plataforma elevadora con teclado horizontal y

Características generales de estos cierre de cristal. Imagen de ascensor mecanismos fijos Su velocidad es inferior a la de un ascensor, como máximo 0,10 m/seg. Pueden incorporar un asiento – abatible para P.M.R. de poco equilibrio. Por su funcionamiento y seguridad, el usuario ha de pulsar continuamente el teclado; cuando deja de pulsar, se para automáticamente. Los mandos han de encontrarse en la propia plataforma, pulsadores de subida, bajada y stop, y fuera de ella, por motivos de seguridad, en las áreas de embarque y desembarque, debe haber pulsadores de puerta piso de llamada y reenvíos protegidos contra atracamientos y habilitados con llave extraíble. Han de estar dotadas de barrera anticaída de altura no inferior a 0,90 m y conectada al sistema de seguridad, de forma que la plataforma no se ponga en funcionamiento hasta que las barras de seguridad no estén Plataforma montaescaleras que necesita una guía en la posición correcta.

para su inclinada traslación, y barras de seguridad

ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL 199

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de comunicación vertical

La plataforma ha de tener un mando de emergencia de accionamiento manual. Es conveniente que los márgenes inferiores de la plataforma estén dotados de sensores de seguridad para detectar cuerpos extraños por debajo de ellas. Los sistemas de anclaje y sujeción han de garantizar la estabilidad y la seguridad del desplazamiento. Las escaleras y rellanos en donde se instalen serán de 1,20 m de anchura mínima. Las plataformas montaescaleras permiten los giros en el mismo recorrido por la escalera, y por lo tanto ha de considerarse que la dimensión de los rellanos, debido a este giro, ha de permitir la diagonal de la plataforma. Cuando la plataforma gira, el recorrido es corto y, por lo tanto, la velocidad aumenta debido al componente centrífugo, que podría originar caídas y/o vértigo de los usuarios, por lo tanto sería Ejemplo de una plataforma montaescaleras en tramos recomendable poder disminuir la velocidad rectos. Amplitud mínima de paso 1,20 m de estas plataformas en las curvas.

La escalera para instalar esta plataforma necesita al menos un rellano que permita su paso

Plataformas montaescaleras o de traslación oblicua Pueden instalarse tanto en el interior como en el exterior, garantizando su uso exclusivo mediante una llave de seguridad y/o una cerradura. Necesitan para su funcionamiento autónomo una guía que queda fijada en la escalera, normalmente en la barandilla interior de la misma, dejando el máximo paso útil posible. Amplitud mínima de la escalera donde se instala, 1,20 m libres de obstáculos. Dimensiones estándares de la plataforma, 1,20 m de longitud con zócalos abatibles de embarque y desembarque, y 1,00 m de amplitud con la pieza del motor y los mandos. Las guías fijas a la escalera ocupan aproximadamente de 20 - 30 cm (elevador practicable). Pueden subir todos los desniveles existentes por tramos, siguiendo la pendiente de la escalera. Pensando en personas mayores y/o

200 ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


ambulantes con dificultad, se puede incorporar un asiento abatible a 43 cm-45 cm de altura. Necesitan barras de seguridad en la misma plataforma, normalmente abatibles verticalmente para facilitar el embarque y desembarque a P.M.R. usuarias de una silla de ruedas o ambulantes con dificultad para caminar. Solamente trasladarán a las personas de una en una. Su situación en reposo puede ser abatida verticalmente ocupando el mínimo espacio en la escalera, aproximadamente unos 40 cm. La propia plataforma en su diseño incorpora el motor que queda cogido al bastidor mediante una guía dentada, normalmente incorporada en la barandilla de la escalera. En algún caso, el motor está al final del recorrido separado de la plataforma. El zócalo de la plataforma tendrá dos posiciones para facilitar el embarque y desembarque, al abatirse y convertirse en rampa de pendiente igual o inferior al 12%. Soporta una carga útil de 130 kg a 190 kg, según la pendiente de la escalera. La misma plataforma posee un teclado que ha de pulsar continuamente el usuario, o el acompañante, si este teclado dispone de mandos a distancia. Por seguridad, se para si se deja de pulsar. Sus recorridos pueden ser tramos rectos o curvos, siempre en el mismo sentido. Las plataformas, en el exterior, tienen protegida la parte eléctrica y los rieles. Siguen el trazado de la escalera y están tratados con galvanización y cataforesis. A petición, vendrán provistas de funda protectora impermeable. Los rieles están fijados a la escalera mediante columnas de soporte sobre los peldaños, mediante tornillos de expansión o sobre la pared posterior a la barandilla, según el caso. Superan pendientes de 0º a 45º. Se necesita al menos 1,50 m por delante de las

Plataforma montaescaleras en situación de reposo. Incluso instalada en escaleras de caracol

Plataforma montaescaleras accediendo por encima de los escalones. Teclado autónomo en ella

ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL 201

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de comunicación vertical

escaleras, para que la plataforma descanse en el suelo y a su vez necesitan al menos 1,20 m delante de la plataforma para poder maniobrar con facilidad y permitir el embarque y desembarque siempre frontal a P.M.R. usuarias de una silla de ruedas. Si no existe espacio para esta operación, los rieles pueden disponerse a 90º para facilitar el embarque y desembarque de la plataforma en otra dirección, con las mismas condiciones mínimas de espacio útil, y de dirección frontal a la plataforma. En cambio, cuando la plataforma llega al nivel del último escalón de la escalera, es como una prolongación del mismo al situarse sobre la escalera, se pueden realizar las operaciones de embarque y desembarque sin ocupar ningún espacio adicional del rellano. Se necesita como mínimo un espacio frontal a la plataforma libre de obstáculos de 1,20 m, para facilitar Silla salvaescaleras que permite utilizarla a las maniobras a P.M.R. usuarias de una silla de ruedas. personas de movilidad reducida ágiles Así mismo, si las barras de seguridad no están bajadas, ni los zócalos de protección de la propia plataforma en posición vertical, ni la llave del comando en su posición y el usuario no está pulsando el teclado continuamente, este tipo de elevador no funciona. La plataforma montaescaleras se conecta a la corriente eléctrica habitual para poder funcionar. Su velocidad es de 0,07 - 0,10 m/seg. De salida lenta. En los tramos curvos, convendría disminuir su velocidad, para evitar situaciones de vértigo a sus usuarios. En caso de emergencia, se puede maniobrar manualmente por un acompañante. El embarque y desembarque de la plataforma siempre ha de ser frontal, porque P.M.R. usuarias de silla de ruedas no pueden girar 90º en la misma plataforma, al faltar espacio útil para realizar esta maniobra. Plataforma elevadora que puede llegar a subir verticalmente una planta con tres paradas como máximo 202 ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Dispone de sistemas de antiaplastamiento, antigolpe y anticolisión, con microinterruptores de seguridad, con contacto de conexión, que hacen que se pare automáticamente cuando se accionan. Opcionalmente, pueden disponer de señal acústico o luminoso fijo o intermitente indicando su desplazamiento. Plataformas elevadoras o de traslación vertical Pueden instalarse tanto en el interior como en el exterior. El diseño muy parecido al de un ascensor. Casi no necesitan foso, 12 cm aproximadamente. Lo ideal es que este pequeño foso esté rehundido en el propio pavimento convenientemente protegido. Si es necesario para superar este desnivel, se puede suplementar una rampa inferior o igual al 12% de pendiente, de acceso a la plataforma. Pueden llegar a subir hasta tres Plataforma elevadora de medio tronco, recomendada alturas intermedias, hasta 4 m como para superar alturas intermedias. Puertas batientes máximo de altura, según el Ministerio de Industria, aunque pueden alcanzar de 6,00 m a 7,50 m de altura, según el fabricante. Normalmente disponen de dos paradas, aunque admiten otra parada intermedia en su recorrido. El mecanismo es de motor hidráulico y la alimentación con la corriente eléctrica habitual. Sus protecciones laterales pueden ser las mismas paredes ya existentes, perimetrales a la plataforma o el cerramiento propio de la plataforma mediante una estructura autoportante, que podría ser opaca o vidriada. Estos elementos pueden ocupar toda la altura de un piso o solamente a media altura al nivel de las barandillas de protección de la propia plataforma, según la altura a superar. Pueden trasladar normalmente a la P.M.R. y a un acompañante, como máximo. Su situación normalmente es cercana a las Plataforma elevadora para superar pequeños escaleras. desniveles. El usuario ha de pulsar continuamente

ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL 203

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Elementos de comunicación vertical

Este mecanismo ubica el motor al final del recorrido, llevando un sistema de arrastre por el interior del bastidor que mueve la plataforma. Estos mecanismos pueden instalarse a la intemperie y garantizar su uso exclusivo mediante una llave de seguridad o similar. Delante de las puertas de embarque y desembarque, como mínimo de 0,80 m de amplitud x 2,00 m de altura, existirá un espacio libre de obstáculos como mínimo de 1,20 m no barrido por las puertas. Necesitan una protección del hueco para evitar el peligro de caída de alguna persona cuando la plataforma no está situada en aquella parada, mediante un cerramiento de obra, de cristal, puertas, barandillas, etc. Su capacidad útil es hasta 500 kg (100 kg menos con cabina cerrada en 2 o 3 lados). Su velocidad máxima es de 0,10 m/seg, la altura de la cabina es de 2 m. Para su Plataforma elevadora tipo cilindro telescópico. funcionamiento se han de pulsar los Estructura autoportante y independiente a la escalera comandos de su teclado continuamente y las puertas han de estar convenientemente cerradas. El teclado, normalmente en situación horizontal, dispone de pulsadores protegidos de subida y bajada iluminados. A petición, botonera con cable para el acompañante. En casos de accidente y por seguridad, la plataforma siempre desciende a tierra. La centralita y el cuadro eléctrico tienen que estar situados en lugares protegidos y han de disponer de un techo sobre las protecciones. La plataforma se mueve a lo largo de un cilindro oleodinámico (diámetro vástago 50 mm) y doble cadena, y su motor es de 1,10 kw de potencia, colocado en la centralita hidráulica. A petición, se puede suministrar un citáfono para casos de emergencia. Las dimensiones útiles de la cabina son, según modelo, 0,90 m de amplitud x 1,40 m Visión general de esta plataforma que puede quedar de profundidad, o 1,00 m x 1,20 m perfectamente escondida. Museo del Louvre

204 ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


respectivamente, etc. (elevador practicable). Las protecciones laterales de la cabina pueden llegar a alturas de 2,30 m, para completar paredes ya existentes. También existen plataformas elevadoras más sencillas que solo superan alturas intermedias de como máximo 1,35 m. Su capacidad útil es de hasta 350 kg, y en cambio necesita un foso de hasta 32,5 cm, siendo necesario suplementar una rampa como máximo de pendiente del 12%, para que P.M.R. superen autónomamente esta altura. La plataforma dispone de una superficie Silla de ruedas autónoma que llega a subir escaleras útil como máximo de 1,00 m de amplitud x en función de su amplitud y escalones 1,37 m de profundidad. Su elevación es electrohidráulica con centralita colocada en el exterior, para instalaciones al aire libre. La distancia máxima entre la centralita y la plataforma es de 4 m. Su motor es de 0,6 kw y su velocidad 0,06 m/seg. El equipo se suministra con los siguientes componentes: plataforma, centralita, protecciones. Se conecta a la corriente eléctrica habitual para su funcionamiento. Ayudas técnicas móviles complementarias a las fijas Oruga: Mecanismo que se acopla en la silla de ruedas y que necesita de la ayuda de otra persona para superar las escaleras. No es autónomo. Puede alimentarse con una batería.

Oruga que permite a P.M.R. usuarias de silla de ruedas subir escaleras con la ayuda de otra persona

Explorer: Silla de ruedas totalmente autónoma que sube incluso escaleras y se alimenta mediante batería. Si las escaleras no disponen de altura (escaleras - transparentes), al no detectarlas, sus mecanismos no funcionan. También debido a sus dimensiones, y en escaleras inferiores a 1,20 m de amplitud, presenta dificultades o incluso la imposibilidad de superarlas, al no poder girar 90º por falta de espacio útil para Explorer. Silla de ruedas totalmente autónoma que dispone de bateria y que sube escaleras realizar esta maniobra. ELEMENTOS DE COMUNICACIÓN VERTICAL 205

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Espa c i os hi gi é ni c os

ESPACIOS HIGIÉNICOS SANITARIOS ACCESIBLES Características generales El itinerario que comunica desde el acceso al edificio hasta estos espacios será accesible, cumpliendo los parámetros de accesibilidad requeridos para itinerarios exteriores y itinerarios interiores, de este manual. Los servicios higiénicos de uso público dispondrán, como mínimo, de un servicio higiénico accesible para cada sexo, Puerta de acceso a estos servicios higiénicos en edificios excepto en aquellos edificios existentes o de uso público que abrirá hacia afuera o será corredera inmuebles declarados bienes naturales de interés nacional o incluidos en los catálogos municipales de edificios de valor histórico – artístico, o bien, locales de uso público de superficie inferior a 100 m2, cuando las modificaciones necesarias comporten unos medios técnicos u económicos desproporcionados, que aconsejen solamente realizar un servicio higiénico accesible de uso mixto. Todo diseño que sea “especial”, como un servicio higiénico único adaptado, tiene el peligro de encontrarse siempre cerrado o que sirva de almacén, al no utilizarlo casi nadie ya que el ciego, el sordo, las personas Situación “especial” de la cabina accesible de mayores y casi todos utilizan las cabinas W.C., respecto las otras cabinas estándar. No queremos un tercer sexo: unos servicios higiénicos para Hombres, unos servicios higiénicos para Mujeres y unos servicios higiénicos para Minusválidos; queremos una normalización del diseño. Queremos que todos utilicen estas cabinas accesibles y que haya una en hombres y otra en mujeres, situadas en la entrada de los servicios de cada sexo, ahorrándose este espacio “especial” y consiguiendo así, con el mismo espacio, dos cabinas accesibles. Se admite la cabina del W.C. “especial” solamente en situaciones límite, como sería que los servicios higiénicos existentes estuvieran situados Señalización de los aseos accesibles de uso mixto en la planta subterránea de un local donde el 206 ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


acceso y la entrada están en la planta baja o en otra planta diferente a la que se sitúan estos aseos. Aseos Dimensiones y distribución de los diferentes aparatos sanitarios Delante y detrás de la puerta de acceso a estos servicios higiénicos existirá un espacio, como mínimo, de diámetro 1,20 m libres de obstáculos y del barrido de la puerta, que permitirá a P.M.R. usuarias de silla de ruedas poder maniobrar con comodidad para acceder o salir de ellos. Así mismo, para acceder o salir de la cabina del W.C. accesible, se realizará la misma operación. Suponiendo que no exista este espacio para poder maniobrar, se podrían aplicar las soluciones expuestas en el apartado PUERTAS del capítulo ITINE- Aseo accesible. Puerta de 0,80 m que se abre hacia RARIOS INTERIORES ACCESIBLES, de afuera. Espacio útil de maniobra, circulo de 1,50 m este manual donde se solucionan diversas situaciones en función de la relación amplitud puerta/amplitud pasillo. En las cabinas de W.C. accesible existirá un lavabo en su interior, independientemente de que existan lavamanos en el recinto general de los aseos. En el interior de la cabina podrá inscribirse un cilindro libre de obstáculos de 0,25 m de altura y 1,20 m de diámetro (ideal de 1,50 m) de diámetro. Inscrito y superpuesto a este cilindro, habrá un segundo cilindro libre de obstáculos de 1,20 m de diámetro y una altura mínima de 2,10 m. La altura de asiento del inodoro será de 0,43 m – 0,45 m. Este inodoro se colocará sobre un pedestal o pie de fábrica, si es de menor altura, hasta llegar a esta medida, o será tipo mural, suspendido, si la pared tiene la suficiente consistencia. Dispondrá, al menos por uno de los lados, de un espacio libre de obstáculos de 0,70 m – 0,80 m, de tal forma que permita la Inodoro a una altura de 0,45 m con barras fáciles de

utilizar desde el asiento. Barra abatible al lado del W.C.

ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES 207

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Espa c i os hi gi é ni c os

transferencia lateral de una persona usuaria de una silla de ruedas. Ha de existir suficiente espacio para acceder al inodoro desde un acceso frontal, oblicuo o lateral desde una silla de ruedas, o incluso desde los dos lados, pensando en casos especiales como personas hemiplégicas (recomendado en hospitales, clínicas, residencias asistenciales, etc.). Se recomienda que el inodoro disponga de cisterna para favorecer su uso, al poderse apoyar en él, pues P.M.R. tienen normalmente poco equilibrio. Inodoro con cisterna y barra suplementaria que permiten Si el W.C. no dispone de cisterna, conviene que el inodoro se instale separado de la el apoyo de personas con problemas de equilibrio pared, con el objeto de que la silla de ruedas se sitúe a su lado, lo más cerca posible, y facilitar así la mejor transferencia lateral, evitando la transferencia frontal, muy incómoda para P.M.R. muy afectadas. El mecanismo de descarga de las cisternas será mediante pulsadores de tamaño adecuado (dimensión mínima 5 cm y superficie mínima 25 cm2), para favorecer su utilización a personas con dificultades de manipulación. Se evitará situarlos de tal forma que puedan ser accionados accidentalmente mientras se está utilizando el inodoro. La salida o descarga del agua La barra abatible horizontal y el pulsador situado detrás puede realizarse mediante palanca botonera del W.C. no se recomienda en aseos accesibles a presión en la cisterna o dispositivo en la red, que con una ligera presión de mano, codo o cabeza entre en funcionamiento. Respecto al bidé, tendrá las mismas condiciones de espacio y de necesidad de barras que el inodoro, para facilitar a P.M.R. en silla de ruedas el acceso frontal, oblicuo o lateral. Los lavabos serán sin pedestal, para permitir la aproximación frontal. La altura desde la parte superior del lavabo al suelo será de 0,85 m, y el espacio mínimo por debajo del plano de trabajo libre de obstáculos será de al menos 0,68 m con una profundidad de al menos 40 cm. También podrán instalarse Bidé accesible al haber instalado barras de soporte lavabos regulables en altura, sobre todo en para realizar la transferencia frontal u oblicua a él

208 ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


edificios que, debido a su uso, tengan muchos usuarios afectados gravemente en su autonomía. Las estanterías y accesorios situados cerca de él se instalarán a una altura como máximo de 1,40 m y separados del lavamanos unos 60 cm. Las jaboneras es preferible que funcionen por presión, y los secamanos por presión o sensor óptico. La grifería será tipo monomando, palanca, de pulsador o célula fotoeléctrica, para facilitar su manipulación a personas con dificultades de movimientos en sus manos. El alcance máximo de la grifería desde el final del lavabo será de 45 – 50 cm. Si se instala un termostato limitador de la temperatura del agua caliente, se regulará hasta un máximo de 40ºC para evitar escaldaduras. Se protegerán las bajantes. Se precisa la instalación de barras auxiliares de apoyo a ambos lados del inodoro, como mínimo una será abatible verticalmente, la del lateral por donde se efectúe la transferencia, y fija o abatible la del otro lado, de 0,60 m de longitud mínima y situadas a 0,75 m de altura. La distancia entre los ejes de las barras será de 0,70 m – 0,80 m. Si existe la posibilidad de realizar la transferencia lateral desde la silla de ruedas al inodoro desde ambos lados, las dos barras serán abatibles. La sección transversal de las mismas tendrá los cantos redondeados y su dimensión máxima no superará los 5 cm. Si la sección es circular, el diámetro estará comprendido entre 3 y 5 cm. El borde inferior de los espejos, así como el de los mecanismos eléctricos, no superará los 0,90 m de altura. Los demás accesorios del aseo se situarán a una altura comprendida entre 0,80 m y 1,30 m, y a no más de 1,00 m del eje del aparato sanitario al que presten servicio. Si en el recinto de los aseos existen urinarios, se instalará al menos uno de ellos con una altura de montaje no superior a 40 cm. Si fuesen urinarios de columna, no

Lavabo de uso normalizado apto para P.M.R. Espacio útil por debajo del plano de trabajo y espejo grande

Lavamanos a dos alturas para personas adultas y para niños, también es apto para P.M.R.

Urinarios a dos alturas para personas adultas y para niños, también son aptos para todos

ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES 209

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Espa c i os hi gi é ni c os

existirá bordillo que impida la aproximación frontal. Si se considera oportuno, se instalarán barras para facilitar el equilibrio a P.M.R. al lado de estos elementos. En las cabinas de aseo accesibles existirá un interruptor sin temporizador, o se instalará un interruptor al lado del inodoro para facilitar su accionamiento a P.M.R. muy afectadas si en el momento que utilizan el inodoro se apaga la luz general. El nivel mínimo de iluminación sobre un plano situado a 80 cm del pavimento será de 180 luxes, y deberá reforzarse en el área del Interruptor fácil de accionar por manos poco ágiles lavamanos. Los mecanismos eléctricos se accionarán por presión o palanca. con piloto de luz que facilita su localización Los colgadores accesibles se situarán a una altura máxima de 1,40 m. Puertas Permitirán un hueco de paso no inferior a 0,80 x 2,00 m. En caso de puertas de doble hoja, una de ellas deberá cumplir estos requisitos. Se admiten puertas de 70 cm de amplitud, si abren más de 90º, en casos especiales. Siempre existirá delante y detrás un espacio útil de 1,20 m libre de obstáculos, para facilitar la maniobra de acceso a P.M.R. usuarias de una silla de ruedas. Ejemplo de servicios higiénicos accesibles para Las puertas de entrada al servicio higiénico ambos sexos con cabina de W.C. apta para P.M.R. se abrirán hacia el exterior (ángulo de apertura no inferior a 90º), plegables o de tipo corredera. Caso de abrir hacia el interior, el espacio de barrido de la puerta se considerará espacio ocupado y, por tanto, no podrá invadir el círculo libre de obstáculos de 1,20 m de diámetro como mínimo existente en el interior del baño pequeño, para facilitar los movimientos a personas usuarias de una silla de ruedas. Las puertas de cabina del W.C. pueden no llegar hasta el suelo, dejando un espacio por debajo de ellas de al menos 30 cm, lo que permite pasar los pies de las personas usuarias de una silla de ruedas, facilitando así su Puerta de acceso a la cabina de W.C. accesible que no llega maniobrabilidad dentro de la cabina, sin al suelo para facilitar la maniobrabilidad por debajo suyo

210 ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


tener que disponer de un espacio mucho más grande. Las puertas batientes son muy cómodas para acceder a estos espacios, pero necesariamente dispondrán de un elemento que permita la visión, tanto del interior como del exterior de estos servicios, para evitar accidentes. Este tipo de puertas no es recomendable para personas con deficiencias visuales, al quedar entreabiertas, o debido a que su velocidad de cierre no respeta los movimientos lentos de P.M.R. con limitaciones visuales. Se colocará un zócalo de protección de 30 cm de altura si se trata de puertas vidriadas o de materiales que pueden dañarse por el impacto de las sillas de ruedas, etc. Se accionaran mediante mecanismos de presión o palanca para facilitar su manipulación, situados a una altura entre 0,75 y 0,85 m. Dispondrán de tiradores para ayudar a la apertura/cierre, o de mecanismos de retorno (eléctricos o mecánicos) adecuadamente regulados. Si la puerta abre hacia fuera más de 90º, se instalará una asa que facilitará su cierre desde el interior de la cabina a P.M.R. gravemente afectadas, a una altura entre 0,85 m y 1,05 m. Los pestillos se accionarán por mecanismos tipo palanca y nunca mediante el giro de los mismos. Permitirán la apertura desde el exterior para el rescate de la persona en situaciones de emergencia (sistemas de “antibloqueo exterior”). Si la puerta no dispone de pestillo, porque la mayoría de usuarios son personas dependientes de ayudante (residencias para gente mayor o diminuidos psíquicos, etc.), se señalizará con una luz roja o similar la cabina del W.C. o ducha que esté ocupada. Las puertas, para asegurar su cierre, pueden disponer de resortes de cierre automático. Se recomienda mecanismos que sean silenciosos y seguros. Estos elementos impiden a P.M.R. gravemente afectadas y a

Lavabo sin pedestal, grifería tipo monomando y espejo grande. Apto para P.M.R. y para todos los usuarios

Puerta con pomo de palanca y pestillo de seguridad. Asa tirador que facilita su cierre

Detalle de pestillo de seguridad que se puede abrir desde fuera en caso de emergencia

ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES 211

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Espa c i os hi gi é ni c os Doble puerta de acceso. Con pomos enfrentados de palanca y zócalo metálico de protección

Puertas abiertas que permiten el paso a P.M.R. con silla de ruedas desde un pasillo de 0,90 m

personas mayores acceder y traspasar la puerta, ya que se cierra antes de que la hayan superado, y si además tiene un peso considerable puede resultar imposible su utilización; por todo esto, recomendamos mecanismos de cierre con motor para conseguir un paso seguro con velocidades bajas de apertura y cierre, y que si detectan alguna obstrucción durante el cierre paren automáticamente la puerta, cerrando después de un tiempo de espera. La puerta se abre y cierra con la fuerza del motor. La velocidad de apertura y cierre se ajusta individualmente. La puerta puede ser activada manualmente, especialmente cuando se selecciona la función push and go. El mecanismo se puede instalar en cualquiera de los lados de la puerta para conseguir un movimiento de tracción o de empuje, siendo idóneo para puertas ligeras interiores instaladas con puntos de giro o bisagras. Su utilización está recomendada tanto en oficinas como en hospitales, residencias geriátricas o de discapacitados y en todos aquellos edificios de uso sanitario y asistencial con mayoría de usuarios con graves discapacidades. Los mecanismos instalados en la puerta –tiradores, pestillos y señalización–, contrastarán con el color de la misma, y ésta a su vez con los colores de los paramentos de su entorno, para facilitar su localización incluso a personas con deficiencias visuales. Se recomienda un zócalo en el pasillo de acceso al servicio higiénico, a una altura de al menos 40 cm, para evitar golpes, rozaduras o manchas que pueda producir la silla de ruedas al maniobrar para acceder a la puerta de acceso de estos servicios higiénicos. Pavimentos Serán antideslizantes en seco y en mojado, de fácil mantenimiento y resistentes a productos de limpieza y otros desinfectantes.

212 ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Las rejillas y sumideros estarán enrasados con el pavimento y la dimensión máxima de las aberturas será 3 cm. Mecanismos y accesorios Los principales elementos de ayuda son: – Barras horizontales (continuas y discontinuas, abatibles, fijas y regulables en altura) – Barras angulares – Barras verticales. Barras Las barras de apoyo necesarias para las diferentes transferencias a realizar en el servicio higiénico son elementos positivamente aceptados por el público en general y representan “seguridad” y “estabilidad”. Han de ser funcionales y además decorativas. Los elementos auxiliares de soporte siempre estarán protegidos por embellecedores. Serán de material no oxidable, antibacterias, de fácil limpieza, de tacto agradable y con buena adherencia con manos mojadas. Las barras han de ser sólidas, con variedad de colores (el blanco es el color más aceptado), de líneas sencillas y lisas, con anclajes muy resistentes, pero con un diseño estético, que proporcione elegancia, confort y seguridad en el cuarto de baño. El sistema de fijación será el adecuado para soportar 150 kg, en cualquier dirección y en el punto más desfavorable de la barra respecto al anclaje. Lo ideal será crear todo un conjunto de barras que forme un diseño uniforme, para ser instalado en las diferentes piezas sanitarias sin destacar en ninguna de ellas, incluso pensando en la barra de sujeción de la cortina de la ducha o bañera. La barra asidero ha de diseñarse para que la mano y la muñeca puedan cogerse en posición natural, efectiva y confortablemente. La distancia entre la pared y la barra evita posibles daños en manos y

Traslación paralela al inodoro por una P.M.R. usuaria de silla de ruedas

Necesidad para realizar la transferencia de barras de ayuda donde al menos una sea abatible

Asiento ducha con barras, ambas abatibles verticalmente. Grifería al alcance. Teléfono-ducha

ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES 213

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Espa c i os hi gi é ni c os

dedos. Según normativa de accesibilidad, se recomienda una separación a la pared de 4 cm como mínimo y un diámetro de barra entre 3 y 5 cm. El eje de las barras de ayuda de un elemento sanitario estarán separadas como máximo 35 – 40 cm del eje al eje del aparato. Si no, la persona afectada no llega.

Barra “especial” tipo toallero que permite a P.M.R. ambulantes, apoyarse para uso del lavabo

Asiento-ducha abatible, con diseño que permite que el agua no quede estancada

Barra abatible verticalmente que permite realizar la transferencia lateral al inodoro

Barras de apoyo horizontal: Tendrán unos anclajes firmes: Su diseño será liso por las caras vistas y con un tratamiento antideslizante en su cara oculta. Su diámetro oscilará entre 32 cm y 40 cm y su imagen será la de un toallero convencional. Según la longitud de la barra necesitará unos apoyos intermedios, que irán anclados a la pared de sustención, mediante elementos en “L” y nunca perpendiculares a la pared; de esta manera se evitará que el usuario suelte la barra cuando desliza su mano a lo largo de ella y tropieza con el anclaje intermedio. Las medidas pueden ser de 45 cm, 60 cm y 80 cm. En barras de longitudes superiores se tendrá que incorporar el anclaje intermedio o módulos con anclajes específicos. También se podría diseñar una barra doble de apoyo horizontal, instalada entre el W.C. y el lavabo, que serviría de toallero y facilitaría el apoyo para el usuario que utiliza el lavabo y también como sujeción necesaria, por el otro lado, para realizar la transferencia lateral al inodoro. No se puede utilizar la misma barra – asidero, debido a que la distancia al eje del W.C. no puede ser superior a 35 – 40 cm para realizar con comodidad la transferencia, y por tanto esta barra quedaría demasiado alejada del lavabo. Barras de apoyo angulares Las barras asidero anguladas facilitan el apoyo y la acción de levantarse y sentarse, pensando que el usuario ambulante utiliza la

214 ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


bañera o el W.C. Así mismo, si la barra tiene un diseño que combina su forma horizontal con la angulada (ideal 45º), facilita la acción de apoyo en perpendicular al suelo (tramo horizontal) y la acción de tirar para levantarse o sujetarse para sentarse (tramo inclinado). Los usuarios no ambulantes, dependientes de una silla de ruedas, a causa de su falta de musculación abdominal, prefieren las barras horizontales, por tanto una barra que combine los tramos horizontales con los angulares sirve para todo tipo de usuarios. La altura de colocación oscilará entre 70 y 75 cm desde el punto más bajo de la bañera o desde el suelo. Dispondrán de un tratamiento antideslizante en la cara oculta de la barra, mediante un estriado o similar. Barras verticales Básicamente su uso está destinado a Inodoro con pie de altura superior a 0,45m. Barra abatible verticalmente y barra angular de ayuda personas que deambulan con facilidad. Sirven de apoyo complementario a las barras horizontales y angulares. Pueden servir como guía de la teléfonoducha. Así mismo, para realizar la transferencia a un asiento de ducha o bañera, combinadas con las barras asidero horizontales, dan múltiples posibilidades de apoyo y seguridad a los usuarios con movilidad reducida. Las medidas pueden ser de 150 cm y 180 cm. Dispondrán de un tratamiento antideslizante en la cara oculta de la barra, mediante un estriado o similar. Barras W.C. pared: fijas y abatibles Todas estas ayudas son compatibles con los bidés. Si los usuarios tienen dificultad para mantener el equilibrio o para sentarse en una silla de ruedas necesitarán apoyabrazos en el inodoro. Estos pueden montarse en el propio W.C. como suplementos fijos en la Barras de ayuda a la transferencia al asiento-ducha, jabonera, barra de la cortina, etc. Todo del mismo color porcelana del inodoro, en la pared o en un ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES 215

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Espa c i os hi gi é ni c os

poste en el suelo. Los anclajes, tanto en la pared como en el suelo, son primordiales para su buen funcionamiento. - Barras W.C. pared, fijas La misma descripción que la realizada para las barras de apoyo horizontal.

Barras abatibles incorporadas en el propio diseño de la tapa del inodoro

Barra abatible verticalmente con colores contrastados. Situada a 35-40 cm del eje del inodoro

Detalle del mecanismo que permite que la barra se abata verticalmente sin retornar

- Barras W.C. pared, abatibles: Actualmente en casi todas las barras abatibles existe un problema que denota una falta de seguridad, ya que al apoyarse en ellas, la barra tiene un cierto movimiento lateral, al estar fijada a la pared en un solo punto y tener una longitud de al menos 60 cm y un sistema de articulación que facilita el abatimiento. Las barras abatibles han de ser verticales y no como las que existen en el mercado: barras abatibles horizontales. Así, cuando el usuario necesita una silla de ruedas para desplazarse y se sitúa lateralmente al aparato sanitario en el que va a realizar la transferencia, la propia silla de ruedas impide el retorno a la situación inicial de esta barra abatible horizontal, y por tanto su funcionalidad queda anulada. Una vez la barra abatible esté en posición vertical, es recomendable que pueda a su vez colocarse paralela la pared, facilitando de esta manera el máximo espacio disponible para realizar la transferencia, siempre lateral al aparato sanitario, de las personas con graves discapacidades. Así mismo, es muy importante que la barra abatible esté lo suficientemente bien sujeta en su posición vertical para que no caiga encima del usuario cuando éste realiza la transferencia al aparato sanitario. Recomendamos bloqueos automáticos en posición vertical y rechazamos aquellos que impliquen que para utilizar la barra abatible sea necesario liberar el bloqueo y que el usuario tire previamente de ella

216 ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


verticalmente para luego abatirla; este movimiento es muy incómodo, una vez la persona está sentada, y muchas veces nos hemos encontrado en la práctica profesional que, por desconocimiento de su correcto uso y por falta de información, han querido abatirla directamente sin antes elevarla verticalmente, con el consecuente desprendimiento de parte del alicatado de la pared del entorno del inodoro, por falta de información en la barra sobre su correcto funcionamiento. También se podría incorporar un “taco” de goma en la barra o en la pared, que Tipo de barra fija en forma de ”U”, abatible evitaría el golpe en el alicatado cuando la verticalmente. Habitualmente son horizontales barra se abate verticalmente, o bien, colocar una abrazadera en donde se apoye la barra verticalmente, en la pared. Señalización Estos espacios higiénicos y sanitarios accesibles se señalizarán mediante el símbolo internacional de accesibilidad y el símbolo del sexo de los usuarios conjuntamente, situando los pictogramas sobre la puerta o junto a la misma, con caracteres grandes y contrastados con el fondo. Debajo de él se puede instalar una placa en Tipo de barra en forma de “T” donde se abaten Braille que identifique si el servicio verticalmente tanto el pie como el brazo higiénico está destinado a hombres o a mujeres. La ubicación de la puerta se facilitará mejorando su localización visual, mediante un marco que contraste con el color de la pared y mediante una buena iluminación que la destaque del resto. Se pueden identificar las puertas también por posibles cambios de temperatura, sobre todo en edificios en que sus usuarios tengan mayoritariamente disminuidas sus capacidades visuales. Tipo de barra fija con una parte tratada con material antideslizante para situar la mano ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES 217

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Espa c i os hi gi é ni c os

Otros Las cabinas de W.C. accesibles no deben tener un uso exclusivo para P.M.R. o con limitaciones sensoriales; así se evitarán situaciones de segregación debido a su falta de uso o encontrarnos con que están cerradas o se utilizan como almacén, etc. Siempre que sea posible, estarán integradas en el mismo recinto que los otros servicios higiénicos estándar, situándose esta cabina accesible lo más cercana a la puerta principal de acceso a estos espacios, por si puntualmente la persona afectada por una discapacidad necesita la ayuda de otra persona y ésta es de sexo diferente al correspondiente a aquellos servicios higiénicos.

Sevicio higiénico accesible en edificio de uso público con cabina de W.C., ducha y lavabo aptos para todos

Plato de ducha accesible con suave pendiente y barras de ayuda a la transferencia. Falta asiento ducha

Baños con ducha Se cumplirán todos los requisitos de los aseos. En las duchas se utilizarán sistemas que no produzcan resaltes respecto al nivel del pavimento, para permitir la aproximación de la silla de ruedas. La pendiente de los planos inclinados que se formen para facilitar el desagüe no superará el 2% y la dimensión máxima de los orificios del imbornal de desagüe será 3 cm. El recinto de la ducha no podrá estar delimitado por elementos fijos, para así garantizar la aproximación y la transferencia lateral desde la silla de ruedas; aunque se admiten cortinas, mamparas plegables o correderas, si las guías están empotradas en el suelo, o barras abatibles a 0,70 m – 0,75 m en el perímetro de la ducha, que no llegarían al suelo y facilitarían a los ayudantes de las P.M.R. a realizar las transferencias, etc. sin mojarse. El espacio ocupado por la ducha será como mínimo de 0,80 x 1,20 m, y si el recinto es de uso exclusivo para la ducha será de 1,50 x 1,50 m. Se instalarán barras auxiliares de apoyo cuya situación dependerá de la ubicación de

218 ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


la ducha en el interior del recinto. En cualquier caso, existirá una barra de apoyo vertical, que servirá además para sujetar y graduar la altura del teléfono de la ducha, y otras horizontales en los paramentos situadas a 0,75 cm de altura. La ducha debe estar dotada de asiento abatible de dimensiones mínimas 45 cm de ancho y 40 cm de fondo, situado a 43 cm45 cm de altura. Recomendamos asientos abatibles con patas y aro perimetral, que sirva de asidero, para mayor seguridad del usuario. Siempre existirá un espacio libre de obstáculos al lado del asiento abatible de al menos 0,70 x 1,20 m, espacio necesario para realizar la transferencia lateral desde la silla de ruedas. Del eje del asiento al eje de las barras fija y abatible o las dos abatibles de ayuda a la transferencia, habrán de 35 cm a 40 cm. La altura de la grifería de la ducha estará entre 0,70 m y 1,20 m, y se situará en el Pavimiento de la ducha continuo con el del suelo paramento al lado del asiento abatible a su para evitar tropiezos a todos los usuarios alcance. La ventilación, natural o forzada, permitirá 5 renovaciones/hora del volumen y se mantendrá una temperatura de confort de 25ºC para que el usuario pueda permanecer sin ropa un tiempo más o menos largo. También recomendamos que P.M.R. muy afectadas se duchen en la propia silla de ruedas o en una silla de ruedas especial que se dedicará a esta función. Barras para ducha Se podrían instalar barras horizontales abatibles en el perímetro de la ducha, con protección antideslizante y contra salpicaduras, que no llegarían al suelo y facilitaría que los posibles ayudantes no se mojaran. Asientos - ducha Las medidas de estos asientos serán de 40 a 45 cm tanto en profundidad como en amplitud, para facilitar un apoyo Barras horizontales y verticales de sujeción. Son útiles

también para apoyar en ellas los elementos de limpieza

ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES 219

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Espa c i os hi gi é ni c os

suficientemente amplio y seguro, solventando los problemas de falta de equilibrio de las personas con discapacidades o de movilidad reducida (P.M.R.). Hay varios tipos de asientos-ducha disponibles como ayuda en el mercado. Pueden ser móviles (con ruedas), sueltos, montados en la pared (fijos o abatibles) o montados en el suelo (fijos o abatibles). Silla de ducha móvil autónoma Actualmente existen en el mercado sillas de ruedas con tratamientos antioxidantes. Esta ayuda técnica implica que el plato de ducha esté al mismo nivel que el suelo y necesita una amplitud suficiente para que puedan maniobrar en él personas usuarias de estas sillas y ducharse en ellas (1,50 x 1,50 m). Las ruedas de estas sillas disponen de unos frenos de fácil accionamiento, incluso desde la misma silla, para evitar su Silla de ruedas con tratamiento antioxidante apta desplazamiento mientras el usuario se para la ducha. Facilita su uso a personas con ducha. grandes discapacidades La misma solución se puede aplicar en banquetas, taburetes, etc., con o sin respaldo, con o sin apoyabrazos fijos o abatibles, según el modelo. Estas sillas pueden necesitar de un acompañante o ser autónomas, según sus propias características, y su aplicación sirve básicamente en centros geriátricos, centros de rehabilitación de minusválidos, instalaciones deportivas y particulares con grandes discapacidades en su movilidad.

Silla de ducha no autónoma. Ruedas con sistema de seguridad para que queden frenadas, incluso en mojado

Silla de ducha móvil no autónoma Si es posible, será plegable, ocupando poco espacio. Su diseño tendría apoyabrazos fijos o abatibles, respaldo ajustable, cuatro soportes verticales acabados en “tacos” antideslizantes de diferentes formas para facilitar el agarre al suelo. El asiento podría disponer de obertura para higiene personal, con un tratamiento antideslizante para el agua y el jabón y con orificios que facilitarían la evacuación del agua.

220 ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Su uso está destinado todo tipo de usuarios, tengan o no discapacidad. La altura del asiento variará entre 43 y 45 cm, y su anchura será entre 40 y 45 cm. Son absolutamente necesarias las barras – asidero de ayuda para las transferencias de P.M.R. Las patas podrán ser regulables en altura. Silla de ducha instalada en la pared Si es posible, será plegable, ocupando poco espacio. Su diseño tendría apoyabrazos fijos o abatibles, si no existen barras de ayuda en la pared. Asiento de ducha abatible. Con barras de apoyo a la El asiento, debido a su alta fricción, no será transferencia. Grifería al alcance resbaladizo con el agua y el jabón; podría disponer de obertura para higiene personal y con orificios que facilitarán la evacuación del agua. Debe ser estable y seguro en los movimientos laterales, y cálido y agradable al tacto. Las patas se desplegarán automáticamente, apoyándose en el suelo o en la pared que fija el asiento. La altura ideal de este asiento será de 43 cm a 45 cm desde el suelo. Como complemento, se puede tener un respaldo en la pared, para facilitar la comodidad de esta Silla de ducha abatible. Con hueco en el asiento silla. para facilitar la evacuación de agua

Silla de ducha instalada en el suelo Debe estar fijada al suelo mediante un soporte vertical, por si las paredes del entorno de la ducha no son suficientemente resistentes (“pladur”, etc.). El asiento será abatible, con apoyabrazos abatibles si no se dispone de barras asidero.

Silla de ducha con patas abatida, para ocupar menos espacio ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES 221

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Espa c i os hi gi é ni c os

Baños completos Se cumplirán todos los requisitos de los aseos. La altura del borde superior de la bañera no superará los 0,45 m y su superficie será plana y lo más ancha posible, para facilitar a todos poder sentarse en ella y así evitar muchas caídas y/o resbalones al entrar y salir de la bañera. Con carácter general, existirá un elemento de dimensiones suficientes que garantice la transferencia desde la silla de ruedas a la bañera (espacio horizontal anexo a la Baño completo. En el interior, espacio útil de misma, tablero de lamas superpuesto, etc.). 1,20 m de diámetro para que sea accesible El fondo de este elemento será de 40 cm, no existirán mamparas fijas que dificulten la transferencia lateral a la bañera. La aproximación de la silla de ruedas a la bañera puede ser frontal o lateral, y necesita un espacio libre de obstáculos al lado de la misma, no menor a 0,70 m de ancho x 1,20 m de largo. La grifería se situará en el centro del paramento más largo, al alcance de todos, incluso de P.M.R. sentadas en el fondo de la bañera, a una altura entre 0,70 y 1,20 m. Se instalarán barras auxiliares de ayuda. Su situación dependerá de la ubicación de la Bañera con grifos situados en el centro del paramento. Al ducha en el interior del recinto. Se recomienda una barra de sujeción vertical, alcance de todos, incluso P.M.R. sentadas en su fondo que servirá además para graduar la altura del teléfono de la ducha y como complemento a las barras horizontales en los paramentos, situadas a 75 cm de altura. El fondo de la bañera será antideslizante mediante tratamientos existentes en el mercado. La ventilación, natural o forzada, permitirá 5 renovaciones/hora del volumen, y se mantendrá una temperatura de confort de 25ºC para que el usuario pueda permanecer sin ropa un tiempo más o menos largo.

Asiento bañera para facilitar la transferencia a P.M.R. Griferías no accesibles desde la tabla 222 ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Asientos bañera Tabla de baño Al apoyarse en los bordes de la bañera, aparece el grosor de la propia tabla que dificulta la transferencia lateral a personas con grandes minusvalías. Creemos conveniente que esta tabla quede enrasada al mismo nivel que el borde de la bañera. Se podría aprovechar el diseño de una bañera con molduras en sus bordes, para fijar mejor la tabla. El material de la tabla será cálido y agradable, sin ser resbaladizo con el agua y el jabón. Asiento en el interior de la bañera. Barra Podrá existir en él una empuñadura de horizontal y vertical de sujeción apoyo como accesorio alternativo. Silla de baño Al apoyarse en los bordes de la bañera, aparece el inconveniente del grosor de los propios brazos de ayuda, y dificulta la transferencia lateral a personas con grandes minusvalías. Será necesario que estas patas del asiento sean móviles y se fijarán por presión en las propias paredes laterales de la bañera. Asientos. Banquetas Habrá asientos o banquetas con barras, sustituyendo al escalón de entrada (como Espacio útil necesario al lado de la bañera para silla de baño). Estos asientos, que pueden poder realizar la transferencia lateralmente tener múltiples funciones, pueden servir como escalón provisional para acceder a la bañera, al apoyarse el usuario en la barra asidero y facilitar su entrada y salida de la misma, evitando de esta manera realizar un escalón de obra. Las barras asidero deben ser regulables en altura. Modificación borde bañera Para personas con falta de equilibrio o con movilidad reducida, es conveniente sentarse en el borde de la bañera y seguidamente levantar las piernas para entrar en la bañera, primero una y luego la otra. Para salir, comience girando las piernas por encima Asiento-bañera sin apoyo vertical. Los grifos son inaccesibles desde el asiento del borde de la bañera, y repita la operación ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES 223

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Espa c i os hi gi é ni c os Traslación paralela a la bañera de P.M.R. en silla de ruedas

Traslación paralela al inodoro de P.M.R. en silla de ruedas

en orden inverso al descrito anteriormente. Creemos que sería conveniente que parte del borde de la bañera tuviera una superficie plana de al menos 25 cm, con lo que el usuario la haría servir como asiento y se sentirá mucho más seguro al sentarse en el borde de esta bañera, solventando en parte sus problemas de equilibrio. Esto se complementaría con la instalación de barras. Así mismo, esta mayor amplitud del borde de la bañera nos facilitará la creación de un nuevo armario con puertas corredoras en la misma pared lateral de la bañera, de fácil uso desde el interior de la misma. También sería interesante que el fondo de la bañera no fuera tan profundo en altura. El interior de la bañera será liso sin molduras. Las bañeras empotradas en zócalos de obra favorecen el equilibrio y la seguridad de los usuarios, al sentarse en los mismos para entrar y salir de la bañera. La pared lateral exterior de la bañera, con el borde ampliado dispondrá de un zócalo retrasado por debajo del usuario, lo que facilitará el acercamiento de personas usuarias de silla de ruedas, que dispondrán sus reposapiés por debajo de este armario auxiliar, dejando al menos 22 cm de altura útiles. Tratamiento antideslizante en la superficie de la bañera Hay que evitar las alfombrillas antideslizantes, que en la práctica acostumbran a no serlo tanto, sobre todo para usuarios que se duchan sentados en el suelo de la bañera y que al moverse hacen que esta alfombrilla se despegue del suelo, eliminando su acción antideslizante. Existe actualmente en el mercado español un tratamiento antideslizante que, aplicado sobre superficies de esmalte como platos de ducha y bañeras, consigue un efecto adherente que permanece durante varios años en el suelo. Es inodoro y no deja

224 ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


residuos, ya que no se trata de un recubrimiento (bañeras convencionales y con escalón – asiento). Así mismo, este tratamiento se puede aplicar sobre pavimentos de baldosa y cerámica (tanto nuevos como antiguos, pulidos o sin pulir), sobre granito, sobre mármol, sobre losetas de piedra y de terrazo, y se podría aplicar en los diferentes pavimentos de todo el servicio higiénico o instalaciones deportivas con pavimento mojado habitualmente (piscinas, etc.). Barras en el interior de la bañera No se recomiendan, pues son motivo de posibles golpes o rozaduras que, en personas con sensibilidad reducida (minusválidos), podrían ocasionar úlceras, etc., al entrar o salir de la bañera. Son preferibles las barras asidero. Mamparas en la bañera o ducha Las guías correderas por donde se desliza la mampara en los bordes de las bañeras o las duchas estarán convenientemente empotradas sin resaltes, para que el desplazamiento lateral necesario en usuarios con dificultades en su movilidad de entrada y/o salida de la bañera o ducha sea al mismo nivel, facilitando de esta manera su transferencia y evitando golpes con estas guías que puedan afectar a personas con sensibilidad reducida en parte de su anatomía. No se recomiendan las mamparas fijas, pues impiden que el movimiento de las personas para entrar o salir de la bañera o ducha sea cómodo para P.M.R. (personas con movilidad reducida). Podrían ser mamparas móviles abatibles hacia fuera, para facilitar el acceso a personas muy afectadas. La grifería siempre se situará en la parte central de la bañera, para que personas sentadas en el fondo de la misma la puedan utilizar con facilidad, y así mismo la ducha – teléfono también tendrá dos posiciones, para personas de pie o sentadas.

Barra de sujeción para P.M.R. que sirva también como toallero

Mampara móvil abatible hacia fuera para facilitar el acceso a la ducha a P.M.R. y evitar que se mojen los ayudantes

ESPACIOS HIGIÉNICOS - SANITARIOS ACCESIBLES 225

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ve st ua r i os

VESTUARIOS Los vestuarios de uso público han de disponer, como mínimo, de un servicio higiénico adaptado para cada sexo; que ha de ajustarse a lo que se prevé en el apartado “Espacios higiénicos – sanitarios accesibles”, de este manual. Recomendamos que este servicio higiénico accesible para P.M.R. disponga de un lavamanos, un inodoro y una ducha, todos ellos accesibles. Dentro de los vestuarios de hombres y de mujeres esta Vestuario adaptado. Incluye W.C., ducha y espacio habitación podría ser la “cabina de tímidos”. para poderse cambiar P.M.R. con acompañante Así mismo, recomendamos que si existe uno o varios vestuarios de monitores, al menos uno de ellos sea accesible con lavamanos, inodoro y ducha accesible; pero también dispondrá de una camilla accesible, que favorecerá que P.M.R. se cambien y se vistan en ella con la ayuda de otra persona, que podría ser de otro sexo, al ser cabinas de monitor individualizadas, con una única entrada. Esta camilla podría ser abatible, para ocupar el mínimo de espacio, y en ella también se podría duchar esta persona tan afectada en su movilidad si fuese de lona Litera abatible que facilita a otra persona poder impermeable. Este vestuario tendrá por lo ayudar a cambiar a P.M.R. muy afectadas tanto un imbornal de desagüe por donde se evacuarán las aguas. Personalmente, recomendamos este “tipo de vestuario” en instalaciones deportivas, y sobre todo, en piscinas. Acceso Un vestuario se considera accesible si las puertas de acceso tienen como mínimo una amplitud de 0,80 m, y cumplen las condiciones especificadas en el apartado “Itinerarios interiores accesibles”, de este Manual, incluso para puertas de 70 cm de amplitud y pasillos de acceso no demasiado anchos, al ser una edificación Respetar las medidas necesarias de maniobra para antigua. silla de ruedas

226 VESTUARIOS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Espacios de circulación interior Habrán de tener una amplitud mínima de 0,90 m, y en los cambios de dirección la amplitud de paso habrá de permitir inscribir un circulo de 1,20 m de diámetro como mínimo, recomendable 1,50 m, sin ser barrido por la abertura de ninguna puerta. También existirá al menos un espacio libre de giro en su interior, donde se pueda inscribir un circulo de diámetro 1,20 m sin ser barrido por la apertura de la puerta, recomendable 1,50 m. Estos círculos pueden invadir parte del espacio por debajo del banco, de la puerta, del lavamanos, del Cabina accesible mediante inodoro que no llega al inodoro, etc., si estos no llegan al suelo, suelo para facilitar la maniobra en silla de ruedas facilitando así que las dimensiones de estas habitaciones no sean muy grandes y las P.M.R. usuarias de silla de ruedas puedan utilizar perfectamente estos servicios, al pasar sus pies por debajo de estos elementos. Mobiliario El espacio de acercamiento lateral en taquillas, bancos, duchas y mobiliario en general tendrá una amplitud mínima de 0,80 m. Cuando en un vestuario varios usuarios se desplacen en silla de ruedas, necesitarán al menos varios espacios de 1,20 m libres de obstáculos para poder maniobrar con cierta comodidad dentro del vestuario, y poder transferirse al banco frontalmente o lateralmente; así pues, estos vestuarios se tendrían que sobredimensionar si habitualmente sus usuarios son personas con graves afectaciones en su movilidad. Los lavamanos, secadores, etc. los podrán utilizar todos si son accesibles para P.M.R., incluso usuarios de una silla de ruedas, ya que sus alturas de instalación son aptas para los niños y para todos. Las taquillas accesibles son aquellas situadas en la parte baja, y se abrirán mediante tiradores y/o cerraduras fáciles de accionar por “manos poco ágiles”, o también mediante tarjetas de apertura automática, etc.

Mobiliario a altura máxima de 1,40 m al alcance de todos, incluso P.M.R.

Taquillas accesibles en la parte baja. Pomos fáciles de accionar por “manos poco ágiles” VESTUARIOS 227

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ve st ua r i os Colgadores a altura máxima de 1,40 m accesibles para todos

Los bancos tendrán una altura entre 43 cm y 45 cm apta para todos. Su superficie de apoyo será de 40 cm a 50 cm pudiéndose situar el banco un poco separado de la pared, al no sentarse nunca ninguna persona pegada a la pared, y así aumentar su superficie de apoyo. Las patas han de permitir limpiar su parte baja con facilidad para los servicios de mantenimiento de la instalación. Recomendamos una estructura de apoyo del banco mediante cartelas y no patas en el suelo. Los colgadores se situarán a una altura apta para un niño, porque si él llega, también llegamos todos con comodidad. Altura recomendada: 1,40 m – 1,50 m. Si se considera oportuno, se pueden situar en dos alturas: 1,70 m (no accesible para P.M.R.) y 1,50 m. Las propias perchas podrían tener un diseño con “palo o pie” que facilitaría su uso a P.M.R. muy bajas o sentadas en una silla de ruedas, aunque los colgadores estén altos.

Duchas Su espacio útil tendrá unas dimensiones mínimas de 0,80 m de amplitud x 1,20 m de profundidad; además del espacio de acerDuchas con pavimiento antideslizante y sin resaltes en camiento lateral, como mínimo, 70 cm al el suelo. Faltan barras de sujeción y asiento-ducha lado del asiento-ducha. La base de esta ducha quedará enrasada con el pavimento circundante con solución de continuidad; dispondrá de un asiento-ducha abatible verticalmente, fijado en el lado corto del espacio y de dimensiones mínimas 0,40 m x 0,40 m. Su altura será de 43 cm a 45 cm, y recomendamos que disponga de agujeros o aperturas en su superficie para facilitar que el agua no se estanque en él. La ducha será de teléfono para facilitar su uso al usuario sentado. Si la ducha tiene su surtidor fijo, el agua evidentemente habrá de caer sobre el asiento. Los grifos serán Teléfono-ducha que facilita su uso a todos. Silla fácilmente accesibles desde el asiento, a de ducha provisional no apta para P.M.R. 228 VESTUARIOS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


una altura entre 0,90 m y 1,20 m, y se accionarán mediante mecanismos de presión o palanca. Se dispondrán dos barras de soporte a una altura entre 0,70 m y 0,75 m, para que permita cogerse con fuerza en la transferencia lateral al asiento-ducha. La barra situada en el lado del espacio de acercamiento será abatible verticalmente. Accesorios y mecanismos Se colocarán a una altura no superior a 1,40 m y no inferior a 0,40 m, incluso los pestillos, que tendrán un diseño ergonómico. Recomendamos pestillos “tipo pasador”, fáciles de accionar por manos no muy ágiles; también dispondrá de mecanismos de apertura desde el exterior en caso de accidente dentro de la cabina de la ducha. Las manillas de las puertas se accionarán mediante mecanismos de presión o Pavimiento antideslizante en todo el vestuario. palanca, convenientemente contrastados Evitar alfombras que puedan ocasionar resaltes los colores con la puerta y los materiales de su entorno. Si las puertas de acceso son batientes, llegarán al suelo, y tendrán una velocidad de apertura y cierre lento. La puerta también dispondrá, si es posible, de ventana a partir de 0,90 m mediante un zócalo de 30 cm; de esta manera, tanto P.M.R. como usuarios de silla de ruedas o personas con graves deficiencias visuales las podrán utilizar con comodidad. Pavimento Todo el vestuario será de pavimento antideslizante. Vestuarios probadores En ellos existirá al menos un espacio que se pueda cerrar, de unas dimensiones interiores que permitan inscribir al menos un círculo de 1,20 m de diámetro, recomendamos 1,50 m, sin ser barrido por la abertura de ninguna puerta, a menos que Señalización de probadores y baños accesibles VESTUARIOS 229

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ve st ua r i os

ésta no llegue al suelo y deje como mínimo una altura de 30 cm hasta llegar al suelo lo que permitirá a la persona usuaria de una silla de ruedas poder pasar sus pies por debajo de ella con total comodidad, al igual que por debajo del banco, del asientoducha, del inodoro e incluso las rodillas por debajo de los lavamanos, pudiendo así diseñar cabinas de ducha o de W.C. mucho más reducidas en su superficie, pero perfectamente válidas incluso para P.M.R. usuarias de una silla de ruedas. Señalización Habrán indicadores de servicios de hombres o de mujeres, con el símbolo de su accesibilidad al lado de cada uno de ellos, y permitirán su lectura táctil al disponer de símbolos homologados internacionalmente y también de un diseño en altorrelieve. Servicios complementarios Si existe sauna, su puerta será de al menos 70 cm, y a poder ser no existirá ningún escalón que impida su acceso a pie plano. Incluso personas usuarias de una silla de ruedas deberían poder utilizar este servicio dejando su silla de ruedas fuera, debido a las elevadas temperaturas, y sentarse en los bancos existentes en la propia sauna o en un asiento abatible verticalmente, a una altura de 43 – 45 cm, convenientemente fijado a la puerta de entrada (es una propuesta). Si existen bañeras de hidromasaje, jacuzzi o similar, las P.M.R. deben poder sentarse en su pared perimetral, de una altura máxima de 43 – 45 cm, y poder entrar y salir de ella con relativa facilidad mediante los escalones de la propia bañera, en función de la propia agilidad de la P.M.R. (es una propuesta). Este tipo de jacuzzi está instalado en el Pabellón de la Nova Icària, en la Villa Olímpica y Paralímpica de Barcelona, y se utilizó durante los Juegos Olímpicos y Eliminar cualquier escalón en itinerarios accesibles, Paralímpicos de Barcelona’92. Ducha en vestuario que disponga de asiento-ducha abatible, con barras de ayuda a la transferencia

substituyéndolo por rampas de pendiente muy suave 230 VESTUARIOS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Otros Seria ideal la instalación de barras o pasamanos perimetrales en el recinto de las duchas, a una altura de 0,90 m, lo que serviría a todos para evitar posibles accidentes si se resbala, etc. Hay que eliminar cualquier escalón en los itinerarios interiores, substituyéndolo por rampas de pendiente muy suave, que pasan desapercibidas a todos incluso (en la entrega entre el pavimento del vestuario y la entrega con el pavimento de las duchas). Las dimensiones mínimas de las cabinas accesibles serán de 1,50 m de profundidad por 1,40 m de amplitud, dejando al menos 70 cm al lado del asiento-ducha o del inodoro. La puerta de 0,80 m abrirá hacia fuera, y dispondrá de tirador y de pestillo de diseño ergonómico, que en caso de accidente se pueda abrir desde fuera. Si el espacio barrido por la puerta al abrir hacia fuera es de mucha circulación y no se pueden instalar puertas correderas por falta de espacio lateral, se permitirá que la puerta de acceso a las cabinas de ducha y/o inodoro accesibles se abran hacia el interior de estos espacios, siempre y cuando enfrente de la puerta exista un espacio libre de obstáculos donde se pueda inscribir un círculo de diámetro mínimo 1,20 m, no barrido por la puerta; por tanto, la profundidad mínima será de 2,00 m, correspondientes a los 80 cm de la hoja de la puerta y al 1,20 m de espacio útil mínimo. Delante de la puerta también ha de existir un espacio libre de obstáculos de diámetro mínimo 1,20 m. Si no existe este espacio, se seguirán las recomendaciones expuestas en el apartado Itinerarios interiores accesibles. Puertas, de este manual. Así mismo, se recomienda un zócalo en el pasillo de altura mínima 0,40 m, para evitar golpes y rozaduras de la silla de ruedas al efectuar la maniobra de acceso a estas cabinas también es recomendable un zócalo en las puertas, sobre todo si son

Asientos de ducha móviles. Aptas para P.M.R. ambulantes ágiles. Disponen de asas

Urinarios con pantalla trapezoidal, más estrecha en su parte inferior que permite el paso de sillas de ruedas VESTUARIOS 231

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ve st ua r i os

batientes, de al menos 30 cm. La fuerza de apertura será menor o igual a 2,5 kg, para favorecer a P.M.R. su apertura y cierre. Si disponen de mecanismos recogedores, su tiempo mínimo será de 10 seg, y a poder ser incorporará un mecanismo de seguridad que, cuando tope con algún objeto o persona, vuelva automáticamente a su posición inicial para posteriormente volverse a cerrar. En las duchas accesibles no es conveniente el plato de ducha, se utilizará el pavimento antideslizante con canaleta de evacuación o sumidero y pendientes del 2% como máximo para evacuar las aguas. En las duchas habrá “hidromezclador” previo que limite la temperatura máxima del agua a 37ºC, para evitar escaldaduras. Dispondrán los aseos y vestuarios de ventilación natural o forzada que permita 5 renovaciones/hora del volumen. Urinarios públicos La aproximación es frontal. En los urinarios de columna no deberá existir bordillo/altillo que sobresalga e impida la aproximación, siendo conveniente la instalación de una barra lateral anclada a la pared frontal, para que las personas que deambulan con dificultad puedan agarrarse y sentirse seguras. En los urinarios de mural, la altura de los mismos estaría entre 40 cm y 45 cm (su parte baja), para facilitar su uso incluso a niños, y la descarga del agua debería ser con los métodos más sencillos posibles: botón, palanca, rayos infrarrojos por aproximación de un cuerpo, etc.

232 VESTUARIOS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ejemplos de vestuarios con exceso de ayudas técnicas. Imagen “ortopédica”. Uso muy restrictivo. (Hemos de intentar huir de estas soluciones) VESTUARIOS 233

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Mobiliario en edificios de uso público

MOBILIARIO EN EDIFICIOS DE USO PÚBLICO Tendrá las mismas características que el mobiliario descrito en el apartado Vestíbulo. Mobiliario de los Itinerarios interiores accesibles, de este manual: tableros de atención al público, taquillas, buzones, interfonos, timbres, expositores, soportes de señalización o de información, teléfonos públicos, asientos y mesas, papeleras y ceniceros, servicios de información y/o de atención al público, etc. Tienen que cumplir todas las características de itinerarios interiores accessibles. Evitar pavimentos deslizantes

Mobiliario accesible para todos. Altura máxima de 1,40 m

Cajeros automáticos accesibles para todos los usuarios. Teclado táctil apto para ciegos

Terrazas de bar y similares Se consideran accesibles si cumplen los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y las especificaciones siguientes: La zona destinada a las mesas estará señalizada con elementos estables y fácilmente detectables por personas invidentes. Su diseño siempre presentará los cantos redondos, para evitar golpes duros si tropiezan con ellos. Tendrá un mobiliario situado y diseñado de tal manera que posibilite la circulación y su uso por parte de las personas con limitaciones o con movilidad reducida (P.M.R.), al tener al menos 70 cm útiles por debajo del plano de trabajo y una profundidad libre de obstáculos de 60 cm como mínimo. Cajeros automáticos Existirán por debajo del plano de trabajo al menos 70 cm útiles de altura y 60 cm de profundidad. El teclado se situará en un plano un poco inclinado para favorecer su accionamiento, y las teclas serán de colores diferentes, en función del servicio que ofrecen. Así mismo, dispondrán de tratamiento en altorrelieve y/o Braille. Todos los mecanismos y accesorios se situarán por debajo de 1,40 m y por encima de la tabla del teclado.

234 MOBILIARIO EN EDIFICIOS DE USO PÚBLICO

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Si se sitúan en el exterior del edificio, permitirán una lectura antirreflectante contra los rayos solares, con la posibilidad de que la pantalla de lectura sea móvil, en función de la altura del usuario y para no quedar deslumbrado por el sol. Recomendamos marquesinas. También pueden disponer de la posibilidad de que los mensajes sean auditivos y escritos, pensando en personas con limitaciones sensoriales. Paneles informativos Han de situarse a una altura accesible para los usuarios con silla de ruedas o de estatura baja o con dificultades para mirar hacia arriba. Altura máxima, 1,40 m. Deben tener letras grandes y con contraste: blanco/negro. Deben disponer de salida sonora. Por ejemplo, sobre sistema de numeración en una sala de espera. Se debe ofrecer la información de los paneles en formato táctil. Si existe un sistema de vídeo, ha de tener subtitulación y sería recomendable una imagen superpuesta con intérprete de signos. Se debe disponer paneles con mensajes cortos y claros. Se recomienda el uso de gráficos cuando sea posible.

Cajero automático accesible. Incorpora sistemas auditivos y escritos para facilitar su uso todos. Identificar el tablero del teclado con colores llamativos diferentes a los de su entorno

Documentación y formularios Cuando hay problemas para manipular documentación: cogerla, abrir el documento, pasar las páginas, etc., la solución puede encontrarse en lugares de información automáticos adaptados. No se debe utilizar papel satinado en la documentación. Si hay problemas para escribir, o bien, problemas para sujetar papel, la solución sencilla consiste en aplicar un tapete antideslizante sobre la mesa. Otra opción más sofisticada sería la utilización de un lugar informático accesible para el usuario. (Ordenadores táctiles de pantalla en la Villa Cartel informativo que llega hasta el suelo. Así es perceptible para ciegos con bastón Olímpica y Paralímpica en Barcelona 1992.) MOBILIARIO EN EDIFICIOS DE USO PÚBLICO 235

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Mobiliario en edificios de uso público

Espacio necesario para un mostrador de atención al público accesible

Taquilla informativa provisional. Demasiado alta para ser accesible

La mesa o repisa para rellenar el formulario tiene que estar a una altura adecuada para el usuario de silla de ruedas y no tener topes que impidan su uso. La superficie ha de ser lo suficientemente ancha para permitir apoyar el antebrazo al escribir. Altura máxima, 80 cm. Ha de proporcionarse una silla estable, no fija ni con asiento plegable. Ofrecer la información en letra sans serif, por ejemplo, Arial de 12 puntos. Hay que tener en cuenta el contraste entre letra y papel: blanco/negro. Eliminar cualquier dibujo de fondo de texto. Se debe disponer de documentación en formato Braille. Todos los dibujos explicativos han de tener un texto asociado de descripción. También se puede ofrecer un lugar de información para documentarse o rellenar formularios con salida de voz. Intercomunicadores o megafonía Hay que tener en cuenta la redacción: fácil de entender. Se recomienda el uso de gráficos cuando sea posible. Alternativamente, se puede desarrollar documentación visual (dibujos o fotografías) explicativa de los pasos a seguir, o reglas de uso para el usuario. Toda la información emitida por megafonía se ha de recibir en paneles textuales bien visibles. Así mismo, las salas han de disponer de sistemas de transmisión de sonido alternativo (bucle de sala o sistema FM).

Puntos de información automáticos Han de estar adaptados para personas con dificultades en la manipulación de teclados o ratón convencional. Se recomienda pocas teclas, grandes y separadas. Una posibilidad de gran valor añadido consiste en ofrecer un sistema con barrido manipulado por un único pulsador adaptable a las necesidades del Puntos de información automáticos. Altura accesible. usuario (soporte adecuado). Teclado con números grandes y en Braille. Villa Paralímpica

236 MOBILIARIO EN EDIFICIOS DE USO PÚBLICO

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Todos los controles han de estar al alcance de usuarios de silla de ruedas o otros. Habrá una altura adecuada para usuarios de silla de ruedas o de estatura reducida a la hora de ver la pantalla. Si se emite documentación en papel, ha de estar al alcance de un usuario de silla de ruedas y evitar tener que arrancarla. Han de estar adaptadas para personas con limitaciones visuales: alto contraste, letra grande y salida de voz. El teclado ha de tener etiquetas en alto contraste y letra grande. También ha de disponer de etiquetas en relieve. Toda la información emitida por vía sonora desde el punto de información ha de ofrecerse también en texto o lenguaje de signos. Se deben utilizar mensajes fáciles. Se recomienda el uso de gráficos cuando sea posible. Emitir información por vía audio. Se debe utilizar un teclado sencillo: tipo teclado de conceptos o con pocas teclas, y con la función claramente indicada. Atención telefónica Todos los controles han de estar al alcance de usuarios de silla de ruedas o otros. Se recomienda el uso de teléfonos con teclas grandes y separadas. Se recomienda una cabina con teléfono “manos libres” para usuarios que no puedan descolgar. Tampoco ha de ser un teléfono de monedas o tarjeta, sino que el coste de la llamada lo realice una operadora de la entidad. A petición del usuario, esta operadora también podría realizar el marcado del teléfono. El teclado ha de tener etiquetas de alto contraste y letra grande. También ha de disponer de etiquetas en relieve. Es obligada la existencia de: teléfono de texto, fax, videoteléfono y vodeoconferencia en un futuro próximo. También es necesaria la existencia en cabinas telefónicas públicas de teléfono de texto. El personal encargado de atención al público ha de tener una actitud de tolerancia y paciencia frente al sistema de comunicación del usuario: paneles de símbolos, comunicadores portátiles y lenguajes alternativos. Comunicación interpersonal Los servicios de atención al público dispondrán de un intérprete de signos para favorecer la comunicación con personas con limitaciones auditivas. Las salas de conferencias han de disponer de sistemas de transmisión de sonidos alternativos (bucle de sala y sistema FM). Guía sonora para personas con limitaciones visuales (GSPI) 1.- El sistema se compone de tres elementos: un aparato de la señal por rayos infrarrojos situado en un lado fijo que dispone de una grabación con el mensaje que se quiera hacer llegar a la persona invidente. 2.- Al entrar en el radio de emisión, se activa una señal acústica en el otro componente del sistema que es el aparato receptor. En este momento, si la persona invidente lo desea, puede escuchar el mensaje accionando el botón de recogida de mensajes. 3.- El tercer elemento del sistema es la unidad de grabación de los mensajes de la unidad emisora, que permite actualizar el contenido de la emisión de cada dispositivo. MOBILIARIO EN EDIFICIOS DE USO PÚBLICO 237

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Mobiliario en edificios de uso público

Permite grabar mensajes que pueden indicar un lugar de una forma inteligible para un invidente indicándole dónde puede localizar las puertas de salida de emergencia, la planta en la que se encuentra, los ascensores, el lugar donde se encuentran las escaleras, el lugar del punto de información, la cafetería o bar, etc. Con un único receptor, el invidente puede tener toda la información que esté disponible en los diferentes puntos en que se instale. Una amplia gama de mensajes está siempre a disposición del mismo receptor. El sistema permite una instalación tanto en exteriores como en interiores, ofreciendo en ambas situaciones una alta calidad. Gracias a la diversa información que puede recoger el invidente, su movilidad se incrementa y en la práctica consigue un elemento muy superior al actual. El tamaño del receptor y su peso hace que sea un elemento muy práctico (es parecido al mando a distancia par abrir la puerta del garaje); su uso es tan sencillo como pulsar el único botón del que dispone el receptor. Debido a los materiales utilizados, tanto el emisor como el receptor tienen una resistencia más que notable. Su emisión es mediante rayos infrarrojos y el sistema permite que el mensaje sea tan solo escuchado por el invidente, y sin llamar la atención de las personas que pueden en aquellos momentos circular a su alrededor. Además, la señal de mensaje puede ser tanto acústica como vibratoria. Dispone de un localizador que indica la dirección exacta en la que se encuentra la información, ya que el propio rayo de emisión le permite enfocar con precisión el punto exacto desde donde se emite. Posiciona al invidente en un metro cuadrado, como máximo, frente al lugar de emisión. La instalación del emisor (caja que dispone de los mensajes grabados y situada siempre por encima de 2,10 m de altura, en la fachada de los edificios, o en diferentes elementos y/o mobiliario urbano, etc.) consiste en una fuente de energía y un lugar adecuado en el que situarlo. La caja del emisor permite ser instalada en exteriores, sin riesgo a que sufra ninguna alteración como consecuencia de las inclemencias meteorológicas. El mensaje puede tener una duración de hasta 1 minuto, pero la reproducción del mismo dura tan solo el tiempo de grabación. El mensaje saliente puede ser grabado tantas veces como se considere oportuno, lo que permite una utilización muy diversa. La emisión puede ser mediante un mensaje grabado o mediante un sistema de emisión por micrófono. Tiene posibilidad de integración con otros tipos de accesorios, como el mando a distancia para el cambio de semáforos, o incluso un sistema de apertura retardada de puerta. Allí donde se prevé la ubicación de más de un emisor, el campo de emisión puede ser reducido para que no se produzcan solapes de mensajes. Según sea el tipo de mensaje, la señal que recibe el invidente puede ser diferente. Así, está previsto clasificar los mensajes en tres grupos fundamentales: mensajes de peligro, mensajes de información útil, información diversa, comercial. La GSPI es compatible con cualquier otro sistema de guía para invidentes, facilitando su complementariedad con todos los utilizados habitualmente por el colectivo de ciegos.

238 MOBILIARIO EN EDIFICIOS DE USO PÚBLICO

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


En los Juegos Paralímpicos de Barcelona, en 1992, se instaló un sistema similar en los diferentes cruces de las calles de la Villa Paralímpica, y así se consiguió que los atletas invidentes fueran mucho más autónomos dentro de este amplio recinto, al estar siempre situados con estos sistemas de información. Gradas y/o zonas reservadas, salas de prensa, etc. En gradas y zonas de espectadores, se preverán espacios accesibles próximos a los accesos destinados a ser ocupados por G.S.P.I. Aparato emisor que informa usuarios de silla de ruedas y sus auditivamente a los invidentes para orientarlos acompañantes. A la vez, es recomendable reservar asientos para personas con deficiencias sensoriales ubicados en zonas donde las dificultades señaladas sean mínimas. Un anfiteatro, una tribuna o una gradería se consideran accesibles si cumplen los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y las especificaciones siguientes: Si hay taquillas, al menos una será accesible. Si hay controles de paso, al menos uno será accesible. Anchura mínima de paso, 90 cm. Como mínimo un control de paso ha de ser Cada una de las plazas adaptadas para accesible. Anchura 0,90 m usuarios de silla de ruedas estará situada sobre una superficie firme y nivelada libre de obstáculos, tendrá unas dimensiones mínimas de 80 cm de anchura y de 120 cm de profundidad y dispondrá de una barandilla adaptada de protección frontal. Es necesario, delante o detrás de estas plazas, un espacio mínimo de diámetro 1,20 m libres de obstáculos que permita realizar las maniobras a P.M.R. usuarias de una silla de ruedas. Cada uno de los asientos accesibles para personas con movilidad reducida tendrá delante del asiento un espacio libre de obstáculos para situar sus piernas, de anchura Prever siempre espacio accesible en gradas de

instalaciones deportivas. Diámetro libre, 1,20 m

MOBILIARIO EN EDIFICIOS DE USO PÚBLICO 239

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Mobiliario en edificios de uso público

mínima 60 cm, y al lado o cerca de él existirán sillas para sus acompañantes fijas o extraíbles. Cada uno de los asientos accesibles para personas con deficiencias sensoriales dispondrá de un narrador de texto adaptado y/o de un teletexto adaptado. La zona de acceso a las plazas adaptadas tendrá 90 cm de anchura mínima libre de obstáculos x 2,10 m de altura. El escenario será accesible a través de un itinerario apto para P.M.R. El número mínimo de plazas o asientos accesibles será: Rampa y pasarela accessibles para llegar a las gradas. Palacio Sant Jordi

Espacio reservado en las gradas para P.M.R.

Asientos totales Hasta 100 unidades De 101 a 400 unidades Más de 400 unidades

Asientos adaptados 2 + acompañantes 4 + acompañantes 6 + acompañantes

Los asientos o plazas accesibles reservados estarán debidamente señalizados y situados de tal forma que permitan una evacuación rápida en caso de urgencia, a poder ser por otro itinerario al del público en general, evitando así accidentes debido a que las P.M.R. son más lentas en sus movimientos, incluso en una evacuación de emergencia. Los márgenes de las gradas serán fácilmente detectables para las personas con limitaciones visuales, con textura y/o colores diferentes a los de su entorno. Las líneas de observación de las plazas o asientos accesibles para P.M.R. serán comparables a las de las demás plazas. La posición de las plazas adaptadas para usuarios de silla de ruedas no entorpecerán las líneas de observación de las plazas situadas detrás. Es necesario estudiar la isóptica de estas plazas. Al lado de las plazas o asientos adaptados es conveniente que haya asientos reservados para los acompañantes, que pueden ser fijos o extraíbles, en función de las necesidades de espacio.

Itinerario accesible. Anchura de 1,50 m que permite efectuar la maniobra de giro 240 MOBILIARIO EN EDIFICIOS DE USO PÚBLICO

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Ejemplos de mobiliario no accesible para personas con grandes limitaciones en su movilidad o en su visión. Ciudad de las Ciencias (Valencia) MOBILIARIO EN EDIFICIOS DE USO PÚBLICO 241

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Dormitorios accesibles en edificios de uso público

DORMITORIOS ACCESIBLES EN EDIFICIOS DE USO PÚBLICO

Pasillo no accesible. Todo es el mismo material y color. Dificulta su percepción a invidentes y demás personas

Colgador de palo con diferentes niveles aptos para todos

Los itinerarios de acceso a estos dormitorios serán accesibles. Las puertas habrán de tener una amplitud mínima de 0,80 m. Se admiten puertas de 70 cm si delante y detrás de las mismas existe un circulo libre de obstáculos que facilite la maniobra a P.M.R. usuarias de una silla de ruedas, al menos de 1,20 m de diámetro. Se admiten en pasillos inferiores a 1,20 m, las soluciones alternativas de necesidad de espacio expuestas en el apartado Itinerarios interiores accesibles. Puertas de este Manual. Los espacios de acercamiento lateral a la cama, y frontal al armario y mobiliario, tendrán una amplitud de 0,80 m. En el caso de haber cama doble, tendrá el espacio de acercamiento por los dos lados. Recomendamos cajones debajo de la cama, para facilitar su apertura desde la misma. Las perchas serán “de palo o con pie”, para que no sea necesario bajar el colgador del armario hasta 1,40 m de altura, dimensión apta para P.M.R. Así mismo, se dispondrá un espejo entero en las puertas del armario, lo que facilitará las funciones de vestidor incluso a personas sentadas. Todos los mecanismos de accionamiento se colocarán a una altura no superior a 1,40 m y no inferior a 0,40 m. Su accionamiento tendrá un diseño ergonómico, apto incluso para personas con manos poco ágiles. Recomendamos que estos mecanismos sean fácilmente identificables en el dormitorio a oscuras mediante una señal luminosa permanente y de colores contrastados con su entorno. Así mismo, es muy importante para P.M.R. poder cerrar todas las luces existentes en el dormitorio desde la misma cama, para evitar recorridos extras.

242 DORMITORIOS ACCESIBLES EN EDIFICIOS DE USO PÚBLICO

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Las manillas de las puertas se accionarán mediante mecanismos de presión, palanca o tirador. En los cambios de dirección, la amplitud de paso será tal que permita inscribir un círculo de 1,20 m de diámetro, incluso invadiendo la parte baja de los muebles, si disponen de al menos 30 cm libres de obstáculos entre el suelo y ellos. Las puertas correderas dispondrán de tiradores para su accionamiento y guías empotradas en el suelo, para evitar cualquier resalte, por ejemplo para salir a la terraza del dormitorio. Cantidad mínima de plazas de uso público adaptadas para P.M.R. con graves discapacidades: – de 50 a 100 plazas residenciales; 2 plazas adaptadas – de 101 a 150 plazas residenciales; 4 plazas adaptadas – de 151 a 200 plazas residenciales; 6 plazas adaptadas – más de 200 plazas residenciales; 8 plazas adaptadas. Así mismo, si dentro del dormitorio existe un servicio higiénico adaptado para P.M.R. cumplirá con el apartado Espacios higiénicos – sanitarios accesibles; de este manual. Recomendamos que todos los dormitorios sean accesibles incluso para P.M.R. usuarias de una silla de ruedas, con el mínimo espacio disponible de 1,20 m para facilitar las maniobras de aproximación a los diferentes elementos de la habitación, pero siempre con soluciones con un diseño normalizado que pase desapercibido para el resto de usuarios. Con estas medidas, conseguimos que todo el establecimiento disponga de dormitorios practicables para P.M.R., además de los que obliga la normativa en función de la relación anteriormente descrita de plazas adaptadas.

Armario accesible. Colgadores situados a dos alturas: 1,00 m - 1,40 m

Habitación con interruptores al lado de la cama que apagan todas las luces

Espacio útil que facilita la transferencia lateral al W.C. y al bidé. Teléfono cerca del inodoro DORMITORIOS ACCESIBLES EN EDIFICIOS DE USO PÚBLICO 243

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Edificios de viviendas

EDIFICIOS DE VIVIENDAS Ámbito de aplicación En todos aquellos edificios de uso privado, de obra nueva, reforma, rehabilitación, restauración o remodelación, incluso si se cambia su uso. Personas afectadas por la accesibilidad Según estudios elaborados recientemente, se demuestra que el problema de las barreras arquitectónicas y las mejoras en la accesibilidad afecta a todo tipo de personas y no solamente a una minoría con discapacidades. Cuando se compra una vivienda, tres de cada cuatro usuarios escogerían una totalmente accesible, aunque fuera más caro, antes que otro similar con barreras arquitectónicas. Una familia mediana llegaría a pagar hasta el 12,5% más para que la vivienda fuera totalmente accesible. Esto pone de relieve la Evitar escalones altos. Difíciles de superar para PM.R. con dificultades para caminar transcendencia económica de la mejora de la accesibilidad en el próximo siglo. Sobretodo cuando cualquier persona que llega a mayor, tiene problemas en su movilidad, y no quiere cambiar de piso ni de barrio porque es allí donde ha hecho toda su vida, aunque existan barreras arquitectónicas. Por eso, últimamente estamos empezando a encontrar contratos de compra de viviendas incluso un 20% más caros, pero que aseguran al comprador que no tendrá necesidad de cambiar de piso a lo largo de todas las fases de su vida, aunque sufra temporal o definitivamente de graves discapacidades en su anatomía. Según los datos del IMSERSO en España, dos de cada diez personas mayores de 65 años reconoce tener importantes dificultades para salir y entrar de su casa. Una de cada diez tiene problemas de movilidad en el interior de la vivienda (casi siempre en el servicio higiénico), un 15% del total de personas mayores no acostumbra a salir Timbres, interfonos, etc. Altura máxima de 1,40 m. nunca de su vivienda y un 45% solamente Accesibles para todos

244 EDIFICIOS DE VIVIENDAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


pueden salir si van acompañadas. Este coste personal y social es muy elevado y cada vez lo será más, a medida que las personas mayores y el número de personas con grandes discapacidades aumente. Por tanto, en este próximo siglo LA ARQUITECTURA HA DE SER ACCESIBLE Y EL DISEÑO DEL ENTORNO APTO PARA TODOS. Ya no existe el hombre estándar. Esta nueva concepción de viviendas para toda la vida se está aplicando desde hace décadas en algunos países desarrollados y ha demostrado su clara rentabilidad social. Mínimos de habitabilidad en edificios de viviendas (Según normativa de la Generalitat de Cataluña) Superficie útil Se contabilizarán como superficie útil los Itinerarios bien señalizados para orientar a personas espacios interiores de la vivienda con una con deficiencias visuales mediante colores y texturas. Perro guía que facilita a personas invidentes sus altura superior a 1,50 m. Sala La superficie útil mínima será de 12 m2 y se incrementará en 2 m2 para cada dormitorio. El acceso tendrá una amplitud de 0,80 m.

movimientos autónomamente fuera de sus entornos conocidos

Habitación La superficie útil mínima será de 6 m2, habrá de admitir la inscripción de un cuadrado que mida en planta 1,90 x 1,90 m. La apertura de ventilación será superior a 0,40 m2. Tendrá un acceso de 0,70 m de amplitud y, si es una vivienda completa, habrá una habitación que tendrá una superficie útil mínima de 10 m2. Otros Los servicios higiénicos, cocinas, distribuidores y recibidores tendrán una altura mínima de 2,10 m y un acceso de 0,70 m. La amplitud mínima de las zonas de paso será de 0,90 m. Los desniveles que puedan Mobiliario apto para todos al disponer de 0,70 m útiles por debajo del plano de trabajo

EDIFICIOS DE VIVIENDAS 245

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Edificios de viviendas

presentar peligro habrán de estar protegidos por barandillas de una altura mínima de 0,95 m, y los barrotes tendrán una distancia máxima entre ellos de 0,12 m. Acceso a la vivienda

Sustituir el escalón de entrada al edificio por una rampa. Facilita el acceso a todos

Recorrido de acceso a la vivienda Los espacios de acceso a la vivienda tendrán una amplitud mínima de 1,00 m. Se ha de intentar evitar el escalón en la entrada desde la calle. Todos los elementos y mecanismos estarán situados a una altura de 1,40 m como máximo (interfonos, buzones, timbres, etc.). Escaleras Cada tramo de escalera ha de salvar como máximo 3,20 m de altura, y habrán de tener una barandilla que no sea escalable de una altura mínima de 0,95 m. Si la barandilla está compuesta por barrotes, no podrá haber entre ellos una separación mayor de 0,12 m. La altura de los escalones será como máximo de 0,185 m, y la huella de los mismos será como mínimo de 0,28 m. Los escalones tendrán una línea de paso de 0,28 m como mínimo, medida a 0,50 m de la línea interior del pasamanos.

Las escaleras tienen que estar bien iluminadas y tener pasamanos a ambos lados

El itinerario de acceso al ascensor tiene que ser accesible. Eliminar escalones y realizar rampa

Ascensores Habrá un ascensor cuando el recorrido de acceso que une la vía pública con cualquier vivienda implique salvar un desnivel de 3 o más plantas, una altura de 12 m y/o cuando en una caja de escalera de un edificio haya más de 12 viviendas, por encima o por debajo de la planta de acceso. Habrá dos ascensores cuando el recorrido de acceso que una la vía pública con cualquier vivienda implique subir o bajar un desnivel de seis o más plantas, y que en la misma caja de escalera haya 24 o más viviendas, por encima o por debajo de la planta de acceso, ambos supuestos a la vez.

246 EDIFICIOS DE VIVIENDAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Mínimos de accesibilidad para viviendas visitables. Personas discapacitadas Itinerarios exteriores Todo itinerario accesible ha de tener 0,90 m de amplitud x 2,10 m de altura, como mínimo, libre de obstáculos. Su pavimento será duro, antideslizante y continuo. Si existen alfombras, estarán firmemente fijadas al suelo y sin pelo en su tejido. Existirá al menos un acceso visitable para P.M.R. a poder ser la entrada principal. Se admite en el acceso del edificio un desnivel no superior a 8 cm – 10 cm, que P.M.R. ágiles podrán superar autónomamente con cierta dificultad. Si la calle donde se sitúa el edificio tiene mucha pendiente, la entrada a éste se realizará, siempre que se pueda, por el lugar donde el escalón existente entre el nivel del edificio y el nivel de la calle sea más pequeño. (Todo escalón superior a 2 cm presenta graves dificultades para superarlo a muchas personas usuarias de una silla de ruedas o que caminan con graves dificultades.) En las dos bandas de un escalón ha de existir un espacio plano o con una pendiente longitudinal y/o transversal máxima del 2% de al menos 1,20 m, libre de obstáculos y no barrido por la propia puerta si ésta se abre hacia fuera o es batiente, para poder así maniobrar con cierta comodidad P.M.R. usuarias de una silla de ruedas y poder superar el escalón autónomamente o con ayuda de otra persona. Si existen interfonos, buzones, timbres, etc., se situará la última tecla a una altura máxima de 1,40 m. Solo en casos muy especiales y en edificios existentes, se admite modificar el nivel de la acera con pendientes longitudinales y/o transversales muy suaves del 2% - 3%, para conseguir igualar el nivel del edificio con el nivel de la acera y eliminar totalmente o en parte el escalón de acceso al edificio, que además pertenece a la estructura del mismo.

Todo escalón superior a 2 cm es díficil de salvar para personas en silla de ruedas o con graves dificultades para andar

Interfonos, buzones, timbres, etc. Se situarán a una altura máxima de 1,40 m

Modificar el nível de la acera con pendientes suaves. Queda totalmente desapercibido EDIFICIOS DE VIVIENDAS 247

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Edificios de viviendas

Se necesita el permiso del Ayuntamiento correspondiente para modificar parte de la vía pública. Es una solución que después pasará desapercibida para todos. Aparcamientos Aquellos espacios destinados a aparcamientos de uso privado de 40 plazas o más han de disponer como mínimo de un itinerario accesible para P.M.R. que los una con la vía pública. Itinerarios interiores Todo itinerario accesible ha de tener 0,90 m de amplitud x 2,10 m de altura, como mínimo, libre de obstáculos. Su pavimento será duro, antideslizante y continuo. Si existiesen alfombras, estarán firmemente fijadas al suelo y sin pelo en su tejido. Elementos de comunicación horizontal Los pequeños desniveles han de superarse con suaves rampas del 6% de pendiente como máximo, siempre que se pueda, en todo el ámbito de paso. Las puertas accesibles son según normativa de 0,80 m x 2,10 m pero consideramos que también serán visitables las puertas de al menos 0,70 m de amplitud, y que se abran más de 90º por 2,10 m de altura, siempre y cuando delante de la puerta exista un espacio de diámetro 1,20 m, libre de obstáculos y del barrido de la propia puerta, debido a que el mismo grueso de la puerta puede ser motivo para no pueda pasar una persona usuaria de una silla de ruedas. En puertas de entrada en cancela existirá, siempre que se pueda, un espacio intermedio como mínimo de 1,20 m que facilite poder maniobrar en su interior a P.M.R. usuarias de una silla de ruedas para abrir y cerrar las puertas. Lo ideal son las puertas correderas automáticas. Espacios libres de maniobra: En pasillos inferiores a 1,20 m de amplitud, recomendamos las siguientes soluciones para facilitar a P.M.R. el acceso a las puertas existentes en el mismo, al tener que girar al menos 90º. En pasillos de 0,90 m de amplitud o más amplios: Establecer espacios intermedios en el pasillo para conseguir un espacio libre de obstáculos de diámetro 1,20 m, como mínimo, y así poder encarar siempre frontalmente las puertas de acceso a las estancias existentes en este pequeño distribuidor, aunque las puertas solamente tengan 70 cm de amplitud (si se abren más de 90º, para disponer realmente de todo el paso útil). Ampliar las dimensiones de las puertas: Se admiten puertas de 1,00 m con pasillos de 1,00 m de amplitud. Se admiten dobles puertas, en un espacio de paso de 1,20 m como mínimo en que al menos una de las hojas sea de 0,80 m como mínimo; al abrir las dos a la vez, permitirán a P.M.R. usuarias de silla el acceso y la maniobra, incluso en pasillos de 0,90 m de amplitud. También se admite, con un cierto grado de dificultad para P.M.R. usuarias de silla de ruedas, las siguientes relaciones de amplitud entre puertas y pasillos: – puertas de 0,80 m con pasillos con una amplitud de 1,05 m – puertas de 0,90 m con pasillos con una amplitud de 0,95 m

248 EDIFICIOS DE VIVIENDAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


– puertas de 0,95 m con pasillos con una amplitud de 0,90 m Elementos de comunicación vertical Rampas: Las rampas accesibles para P.M.R. han de ser suaves. Su pendiente longitudinal se corresponde con la longitud de su tramo. Según la siguiente relación: – Tramos de menos de 3 m de longitud, pueden llegar como máximo a una pendiente del 12%. – Tramos entre 3 m y 10 m de longitud, pueden llegar como máximo a una pendiente Escalera en edificio de vivienda. Falta pasamano en uno del 10%. de los lados. Cambio de color entre la huella y la tabica – Tramos de más de 10 m de longitud, pueden llegar como máximo, a una pendiente del 8% y cada 20 m como máximo, existirá un rellano de al menos 1,20 m en la dirección de la circulación. Se admite como máximo un 2% de pendiente transversal. Pasamanos a ambos lados a partir del 8% de pendiente. Amplitud mínima de la rampa, 90 cm. Escaleras: La amplitud mínima en escaleras de acceso a viviendas será de 0,90 m – 1,00 m. La amplitud mínima en escaleras de acceso Pasamanos en la pared con anclajes en “L”, que permiten a estancias de uso comunitario o similar será siempre cogerlos a P.M.R. con manos afectadas de 1,20 m. Dispondrán al menos de un pasamanos a un lado, a una altura entre 0,90 m – 0,95 m en rellanos y 0,80 m – 0,85 m en tramos de escalones. Recomendable a ambos lados. Estarán convenientemente iluminadas. Los pasa-manos se han de prolongar 30 cm como mínimo más allá de los extremos, al inicio y al final de cada tramo de escalera. Estarán rematados para evitar accidentes de personas deficientes visuales y/o personas despistadas. Los pasamanos tienen que prolongarse como mínimo 30 cm. donde termina la escalera y referenciarlos hasta el suelo EDIFICIOS DE VIVIENDAS 249

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Edificios de viviendas Interior de cabina de ascensor. Teclado a altura máxima a 1,40 m

Medidas de cabina de ascensor accesible. Pasamanos perimetrales en ella

Ascensores: Delante de las puertas de acceso al ascensor existirá al menos un espacio de diámetro 1,20 m, libre de obstáculos y del barrido de la propia puerta. Los ascensores accesibles para P.M.R. dispondrán al menos de las siguientes dimensiones habituales de cabina: – 0,90 m de amplitud x 1,40 m de profundidad – 1,00 m de amplitud x 1,20 m de profundidad. En ambos casos su superficie es mayor o igual a 1,20 m2. Las puertas de la cabina serán automáticas y las del recinto pueden ser manuales, de una amplitud mínima de 0,80 m. Se admiten en ascensores no adaptados para P.M.R., pero si visitables por ellos, puertas de cabina automáticas con un paso útil de 0,70 m. La puerta del recinto de la cabina del ascensor puede ser manual. Si las puertas de la cabina son tipo “bus” o arrollables, se necesitará una profundidad superior a 1,20 m, al topar las puertas durante su cierre con la misma silla de ruedas, debido a que ocupan parte de la cabina. Recomendamos al menos 1,30 m de profundidad útil de cabina. El sistema de apertura de las puertas de un ascensor dispondrá de un sensor en el cierre de la puerta que disponga de un mecanismo de espera mediante células dispuestas desde 0,00 m hasta 60 cm realizando un barrido de este acceso continuo para evitar accidentes a personas que caminan muy lentamente incluso con muletas, al poderse cerrar las puertas cuando cruzan. Si la cabina del ascensor dispone de dos puertas de embarque y desembarque a 90º, entonces las dimensiones mínimas útiles de la cabina, serán de 1,20 m x 1,20 m. La botonera tendrá la tecla más alta a 1,40 m de altura, la disposición del teclado será regular y las teclas de alarma y stop se situarán en la parte baja del teclado, con colores diferentes a los de su entorno.

250 EDIFICIOS DE VIVIENDAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


En caso de recorridos de emergencia, hay que estudiar la posibilidad de sectorizar áreas donde se sitúan los ascensores, para poder evacuar personas con graves limitaciones en su movilidad al menos por un ascensor por planta. Ayudas técnicas, mecanismos elevadores: Se admiten para suprimir barreras arquitectónicas en edificios existentes como ayudas complementarias en la arquitectura. Han de ser utilizables autónomamente. Han de ser elementos fijos, para garantizar su disponibilidad permanente. Pueden ser de traslación oblicua o de traslación vertical, tanto en el interior como en el exterior. Por su funcionamiento y seguridad, el usuario ha de pulsar continuamente el teclado, si no la plataforma se para automáticamente. Los mandos han de encontrarse en la propia plataforma, y por motivos de seguridad, en Plataforma elevadora de traslación vertical. Se tienen las áreas de embarque y desembarque que pulsar continuamente los botones mientras funciona mediante una llave extraíble. Las plataformas montaescaleras de traslación oblicua necesitan al menos 1,20 m de amplitud libre de obstáculos para poderse instalar en la escalera. Las plataformas elevadoras de traslación vertical pueden subir hasta un piso de altura y han de estar cerradas perimetralmente por la misma obra o por estructura autoportante, incluso de cristal. Imagen de ascensor. Aceptan hasta tres paradas en el mismo recorrido. Las dos plataformas funcionan alimentadas por la corriente habitual eléctrica. Servicios higiénicos Delante y detrás de la puerta de acceso a este servicio, existirá al menos un espacio libre de obstáculos de 1,20 m de diámetro. Si se accede desde un pasillo inferior a 1,20 m, se aplicarán las soluciones expuestas en el apartado Espacios libres de maniobra. Puertas. Itinerarios interiores accesibles, de Plataforma montaescaleras. Dispone de barras de seguridad y de guía fija por donde se traslada este manual. EDIFICIOS DE VIVIENDAS 251

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Edificios de viviendas Barra que se utiliza de toallero que sirva para la transferencia lateral al inodoro

Recomendamos para levantar la altura del inodoro zócalos de obra y no ayudas técnicas

La puerta de acceso a este recinto será mejor que se abra hacia fuera o que sea corredera. Pero si se abre hacia dentro, han de existir al menos estos 1,20 m libres de obstáculos para poder maniobrar en silla de ruedas. Se recomienda un tirador en la puerta, por si ésta se abre hacia fuera, para facilitar su cierre desde el interior del servicio higiénico. Es muy importante que las piezas sanitarias estén situadas perimetrales al recinto del baño, dejando este espacio libre de 1,20 m de obstáculos en el centro. Así se facilita que P.M.R. incluso usuarias de una silla de ruedas puedan realizar las transferencias laterales a las diferentes piezas sanitarias. El espacio de acercamiento lateral al váter, la bañera, la ducha y el bidé, y frontal al lavamanos, será de 0,70 m a 0,80 m. Con este tipo de distribución conseguimos servicios higiénicos accesibles inferiores o iguales a 4 m2. Son absolutamente necesarias las barras de ayuda a la transferencia para la bañera, ducha, bidé o W.C. Estas ayudas se situarán a 70 cm – 75 cm de altura y a 35 cm – 40 cm del eje del elemento a transferirse. La barra situada al lado del espacio de acercamiento será abatible verticalmente. Los grifos serán fáciles de accionar por manos poco ágiles mediante mecanismos de presión o palanca: monomando, pulsador, de volante, de palanca, etc. Los grifos de la bañera se situarán en la mitad de su lado, para facilitar su accionamiento incluso a personas sentadas en el fondo de ella. Para P.M.R. es necesaria la ducha – teléfono, al ser mucho más cómodo ducharse con ella. Los espejos tendrán colocada la esquina inferior a una altura de 0,90 m del suelo, para que se puedan ver las personas sentadas. Los lavamanos tendrán una altura útil por debajo del plano de trabajo de al menos 70 cm. El inodoro estará a una altura entre 43 y 45 cm del suelo, para facilitar la transferencia a cualquier persona. Se colocará sobre un

252 EDIFICIOS DE VIVIENDAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


pedestal o pie de fábrica, si es de menor altura, o mediante inodoros murales (suspendidos), si la pared permite por su consistencia anclarlo. Recomendamos la instalación de inodoros con cisterna para favorecer el equilibrio de los usuarios al disponer de apoyo su espalda. La bañera tendrá una altura de 43 – 45 cm para facilitar la transferencia lateral de P.M.R., y por tanto, que puedan salir con facilidad todos sus usuarios. Si dispone de mamparas de protección, serán abatibles y no fijas, para favorecer a P.M.R. la entrada y salida de ella. Dormitorios El acceso a esta habitación será por una puerta de 0,70 m – 0,80 m de amplitud, y delante y detrás existirá un espacio útil de maniobra de al menos 1,20 m, libre de obstáculos, para favorecer las maniobras de acceso a P.M.R. usuarias de una silla de ruedas. Si el pasillo de acceso es inferior a 1,20 m, recomendamos las soluciones propuestas en el apartado “Espacios libres de maniobra. Puertas. Itinerarios interiores accesibles” de este manual. Habrá al menos un espacio de giro de 1,20 m de diámetro, como mínimo, en el interior de la estancia. Los espacios de acercamiento lateral a la cama, al armario y mobiliario tendrán una amplitud mínima de 0,80 m. Todos los mecanismos de accionamiento se colocarán a una altura entre 0,40 y 1,40 m. Las perchas en los armarios accesibles tendrán una altura máxima de 1,40 m. Recomendamos perchas con “palo” o de “pie”, para facilitar que P.M.R. bajas o con silla de ruedas puedan colgar o descolgar la ropa autónomamente. También recomendamos un espejo en las puertas del armario para poderse ver de pie o incluso sentado en una silla de ruedas. El acceso a la terraza o balcón dispondrá de puertas de al menos 0,70 m de amplitud x 2,10 m de altura. No existirá escalón de salida

Lavabo sin pedestal. Facilita las maniobras a personas en silla de ruedas

Inodoro con cisterna, favorece el equilibrio a sus usuarios. Zócalo para conseguir la altura de 45 cm

Dormitorio accesible. Espacio libre en el interior mínimo de 1,20 m de diámetro. Interruptores al lado de la cama EDIFICIOS DE VIVIENDAS 253

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Edificios de viviendas

a estos espacios exteriores. Las puertas serán correderas, si son amplias, al menos 1,20 m, y sus guías estarán encastadas con el pavimento circundante, para facilitar el acceso a P.M.R., sin que exista ningún resalte. Recomendamos cajones debajo de la cama, para facilitar su manejo desde la misma cama. También que el interruptor apague todas las luces del dormitorio, desde la cama y al lado de la puerta de entrada. Es muy interesante que, desde la cama, se pueda ver el exterior de la ventana. Dormitorio accesible. Acceso a la terraza con puertas correderas de 0,70 m mínimo. Sin escalones

Cocina que dispone de 0,70 m útiles por debajo del plano de trabajo y es accesible a P.M.R.

Altura de encimera de cocina accesible: 0,70 m. Prever espacio debajo para la silla de ruedas

Cocina Una cocina, para ser accesible para P.M.R. incluso usuarias de una silla de ruedas, dispondrá de puerta de acceso de 70 cm a 80 cm. Delante y detrás de la misma, existirá un espacio libre de obstáculos de al menos 1,20 m de diámetro. Si el pasillo de acceso es inferior a 1,20 m, recomendamos las soluciones propuestas en el apartado Espacios libres de maniobra. Habrá al menos un espacio de giro de 1,20 m de diámetro, como mínimo, en el interior de la estancia. Si la puerta es batiente se protegerá su parte baja con un zócalo de al menos 30 cm para evitar golpes y rozaduras. Si la puerta dispone de ventana, su parte baja se situará a 90 cm del suelo y cerca de la manilla, para facilitar la visión a personas bajas o sentadas, y facilitar la orientación a personas ciegas de donde se encuentra el mecanismo de apertura de la puerta. Los grifos se accionarán mediante mecanismos de presión o de palanca. Vivienda adaptada Por debajo de la cocina, fregadero, etc., existirá un espacio libre de obstáculos de altura 0,70 m, amplitud mínima 0,80 m y profundidad mínima 60 cm, para ser accesible a P.M.R. usuarias de una silla de ruedas.

254 EDIFICIOS DE VIVIENDAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Todos los armarios accesibles se encontrarán entre 0,40 m y 1,40 m de altura. Actualmente existe la posibilidad de instalar mesas supletorias mediante bandejas correderas por debajo del plano de trabajo, que permiten a P.M.R. bajas o con silla de ruedas cocinar y trabajar más cómodamente. Igualmente, si son personas muy bajas, existen bandejas que salen por debajo de los muebles bajos de la cocina, para facilitar el alcance de la altura estándar de la cocina a estas personas. También existen ayudas técnicas que, con un motor incorporado en los armarios, permiten que éstos puedan bajar o subir a voluntad, a la altura deseada, mediante una tecla que pulsa el usuario. Las llaves de paso, mecanismo eléctricos, puertas automáticas, timbres, cuadros generales, etc. han de estar a una altura mínima de 0,40 m y máxima de 1,40 m, y a Alturas necesarias para mobiliario accesible para una distancia mínima de 0,20 m de las P.M.R. en silla de ruedas esquinas. Mobiliario En salas de estar, cocinas, dormitorios, etc., las mesas tendrán una altura máxima de 0,80 m. La parte inferior, entre 0,00 m y 0,70 m de altura, y en una amplitud de 0,80 m como mínimo, habrá de quedar libre de obstáculos para permitir el acercamiento de una silla de ruedas. – 0,40-1,40 m: alcance desde una silla de ruedas, para llegar a enchufes, estanterías, etc. – 70-85 cm: altura confortable para actuar desde la silla (mesas) – 60 cm: alcance frontal máximo en plano (mesas, lavabos, etc.) – 68-70 cm: altura mínima libre debajo del plano para poderse acercar frontalmente – 55-60 cm: profundidad mínima libre debajo del plano para poderse acercar frontalmente. Medidas para que la mesa sea accesible para comer EDIFICIOS DE VIVIENDAS 255

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Evacuación de edificios

EVACUACIÓN DE EDIFICIOS Y PLANES DE EMERGENCIA Las instalaciones de sistemas de alarma habrán de funcionar sistemáticamente de manera sonora y luminosa, en ambos casos con la misma intensidad. Prevención de incendios. Personas de movilidad y/o comunicación reducida Generalmente las causas que originan los incendios son, por este orden: la actuación humana, las instalaciones, etc. Las respuestas para cada una de ellas serán: formar en la conciencia humana el sentido del adecuado comportamiento cívico; exigir que los componentes de las diferentes instalaciones sean elementos homologados que cumplan con la totalidad de las condiciones que para cada uno de ellos determina la Administración (Ministerio de Industria). Esencialmente, se consigue evitar la existencia de víctimas en caso de incendio mediante el distanciamiento de las personas. Es decir, no habrá víctimas si se consigue que las personas con riesgo tengan a su alcance la posibilidad de poder huir del lugar del peligro. Por lo tanto, se tendrá en consideración que las personas se puedan desplazar con facilidad por el interior del edificio, bajo una psicosis de alarma (incluyendo la posibilidad de pánico), de modo instintivo, y a ser posible sin tener que razonar. Evidentemente, esta idea depende entre otras consideraciones de si la persona conoce o no el edificio siniestrado; si la actividad que estaba ejerciendo en ese momento era de trabajo, descanso, ocio, etc., en todos estos casos se tendrá en cuenta la posible presencia de personas de movilidad y/o comunicación reducida temporal o definitivamente. Imaginémonos las consecuencias de las diferentes actuaciones de una persona a partir del momento en que se produce la alarma. ¿Cómo se percibe la alarma? ¿Cuáles son las condiciones ambientales que envuelven al individuo? Reacción inmediata: huir de la zona de peligro por el camino que según su visión instintivamente cree que es más fácil, seguro y accesible (no siempre se da en situación de pánico). Iluminación Ha de conseguirse que bajo ningún concepto se produzca oscuridad, tanto en las zonas donde se produzca la alarma como en las diferentes zonas del recorrido para llegar al espacio en que la persona está segura. La salida ha de ser perfectamente identificable: señalización Para conseguir que esta salida sea perfectamente localizable, incluso instintivamente, el inicio de esta salida ha de ser atractivo. La señalización ha de ser capaz de poder atraer la atención de la persona y encaminarla por todo el recorrido sin que tenga que intervenir su razonamiento. Por lo tanto, se tendrán presente las condiciones de una adecuada señalización: sus dimensiones, facilidad de localización, percepción y adecuada situación para llamar nuestra atención, y así ordenarnos la salida una vez comprobada la imposibilidad del uso del acceso ordinario. 256 EVACUACIÓN DE EDIFICIOS Y PLANES DE EMERGENCIA

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


El problema se plantea cuando se ha de escoger la dirección de desplazamiento, es decir, la elección del camino para estar fuera de peligro. No siempre el camino adecuado para llegar al espacio exterior seguro coincide con el acceso ordinario, que instintivamente en el primer momento se tratará de seguir. Para personas con deficiencias visuales (P.D.V.), la señalización visual ha de estar complementada con señalización acústica, de conocimiento generalizado dentro de este colectivo. La seguridad Los principales enemigos son el humo y la precipitación en el movimiento de las personas. Se ha de conseguir que el humo no invada el recorrido de evacuación, y que las condiciones ambientales sean lo más parecidas a las condiciones a que están habitualmente acostumbradas las personas. La compartimentación sirve para conseguir que el humo no invada las zonas que se pretende preservar. Se ha de constituir una pantalla que impida de forma absoluta el paso del humo y los gases ocasionados por la combustión (tóxicos la mayoría de ellos). El movimiento del humo al acumularse por las diferentes compartimentaciones no puede llegar a la altura de las vías repiratorias en ninguna circunstancia. Esto implica otra dirección: la ventilación. Con una ventilación adecuadamente diseñada, podremos canalizar los humos, creando corrientes de aire que los encaminen hasta donde interese, y conseguir una nueva ventilación que aporte oxigeno en cantidad suficiente para disminuir la proporción de gas tóxico. A la hora de diseñar el camino de evacuación, se tendría que permitir el desplazamiento de todas las personas, considerando no solamente el acondicionamiento psíquico de la situación, sino también el estado físico de las personas. Este camino ha de dar respuestas a las necesidades de personas con discapacidades por simples que sean, teniendo en cuenta: sentido de las aperturas de las puertas, mecanismos de utilización de las mismas, número máximo y mínimo de escalones, limitaciones de pendientes de rampas, trazados de parámetros verticales, etc. Después del reconocimiento de los diferentes riesgos que plantea el edificio, se determinarán unas sectorizaciones que definan las condiciones para favorecer la evacuación en evitar víctimas y las posibilidades de limitación del incendio en cada uno de los sectores diseñados. La compartimentación se estudia según: la propagación horizontal (en el mismo nivel en que se inició el incendio) y la propagación vertical (de una planta o nivel a sus plantas inmediatamente superiores o inferiores). Para evitar la propagación horizontal la normativa OBLIGA a un tipo de calidades, dimensiones, naturaleza y características especificadas para cada tipo de panel, basándose en la experimentación del laboratorio. Para evitar la propagación vertical, estadísticamente señalaremos los tres factores más destacados: las cajas de escalera, la configuración de las fachadas y los conductos del aire, cuando dan servicio a varios niveles del mismo edificio. Las cajas de escalera suponen un elemento propagador la mayoría de las veces debido a que su diseño y trazado las configura como autenticas chimeneas de tiro. EVACUACIÓN DE EDIFICIOS Y PLANES DE EMERGENCIA 257

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Evacuación de edificios

Los factores de ámbito y trazado, su ruptura a nivel de planta baja y la adecuada compartimenación en cada caso definirán la adecuación de la escalera y la situaremos dentro de los correctos límites de seguridad que constituya un sector más dentro del edificio, que permita su utilización para evacuación (la mayoría de las veces constituyen un camino único), y como sector constituye un elemento compartimentador. La configuración de las fachadas constituyen el segundo factor en orden de importancia para evitar la propagación del incendio. Los agujeros de la fachada conforman las partes débiles de la compartimentación y es a través suyo por donde el incendio encuentra su camino para extenderse. Tener en consideración la necesidad de disponer de elementos que supongan algún impedimento en las temperaturas es importante. Su consecución no es fácil. Las tendencias actuales del diseño arquitectónico tienden a supeditar la seguridad a la estética, la funcionalidad, la economía y otra serie de condiciones que dan lugar a que la técnica se enfoque más hacia la consecución de conceptos, más valorados que la seguridad. Las soluciones que se pueden contemplar para conseguir seguridad en este aspecto giran alrededor de aquellas que consisten en la determinación de las calidades de los materiales de la edificación que por su naturaleza son aptas para soportar las altas temperaturas manteniendo su estabilidad y condición de aislamiento térmico. O bien, aquellas que por su disposición constituyen auténticos escudos delante de la calor. Ambas soluciones pueden contar con materiales de cierre ensayados en el laboratorio, demostrando su idoneidad, o la configuración de planos parecidos a voladizos o salientes en horizontal y vertical. Ambas soluciones plantean, por un lado, un importante problema económico, y por otro, o conjuntamente, con la economía, problemas estéticos, incluso de funcionalidad en muchos casos. Como resumen se puede afirmar que este problema ofrece en la actualidad pocas posibilidades de resolución por imposición puramente social. Los conductos del aire constituyen otro factor importante en la propagación. Las tendencias actuales de diseño en este tipo de instalaciones favorecen la reducción de las posibilidades de propagación. La sectorización en la aireación o climatización actúa en volúmenes menores, facilitando que esta sectorización coincida con la distribución arquitectónica de los diferentes usos, y de esta manera la propagación dentro del sector en estudio es considerablemente reducida. No obstante, aunque se realicen instalaciones de este tipo para que den servicio a varios sectores, son las de este modelo las que facilitan la propagación (de la manera más insospechada) cuando en el interior de los conductos no se ha llevado a término la pertinente compartimentación, en coincidencia con las compartimentaciones de obra de los diferente usos. Se menciona este tipo de sistema propagador precisamente por los resultados que proporciona dentro de la duda su manera de actuar. La experiencia ha demostrado la posibilidad de llegar a una transmisión del incendio, incluso entre diferentes edificios, cuando éstos estaban climatizados por una única central térmica y los conductos de distribución no tenían la estructuración compartimentadora interior. La normativa actual exige tener en cuenta la necesidad de compartimentación interior en este tipo de instalación.

258 EVACUACIÓN DE EDIFICIOS Y PLANES DE EMERGENCIA

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Instalaciones de extinción Tienen un carácter puramente preventivo. Este aspecto es el que la técnica pone más al alcance del diseño. Están inventados buenos sistemas de funcionamiento automático, manual, fijos y móviles y toda una amplia gama de medios que permiten detectar, extinguir, avisar y en general colaborar más o menos efectivamente con el diseñador. Pero la auténtica efectividad de todos estos tipos de instalaciones requiere, como todo, una serie de condiciones que no siempre se dan. Como en los casos anteriores, aquí también existe la palabra clave. Para conseguir la efectividad es imprescindible la aportación del matenimiento. Solamente cuando se comprende el sentido lógico del significado prevención es cuando no se duda de la efectividad de la inversión, incluso se comprueba el mejor rendimiento económico que beneficia a todos los interesados. El segundo aspecto que ha de estar presente en la efectividad de los sistemas de extinción, detección y otros es el que contempla la necesidad de la presencia de personas capacitadas para la utilización de los sistemas que se hagan servir. Esto, que en la actualidad no se da con facilidad, empieza a ser cada vez más frecuente con la implantación de los planes de emergencia, planes donde sus necesidades primordiales se obtienen a partir de la necesidad de la demostración del conocimiento de las instalaciones preventivas y de la optimización de su uso. (Este documento está basado en el Anexo A del Curso Básico sobre Accesibilidad en el Medio Físico. Documento 15/96, del Real Patronato de Prevención y de Atención a Personas con Minusvalía “Prevención de incendios y Sismos en el Diseño Arquitectónico. Requerimientos para personas con movilidad y comunicación reducida”, del arquitecto Sr. D. Jesús de Benito.) Centros deportivos Cuando las personas de movilidad reducida son espectadores y se encuentran en la gradería, constituyen una barrera las puertas de acceso o torniquetes que se instalan como control de paso para acceder a las gradas; los desniveles que se producen en el itinerario desde la puerta hasta la localidad y que muchas veces son superados mediante uno o dos escalones son un auténtico peligro y un grave riesgo en casos de evacuación de emergencia, incluso para personas sin ninguna discapacidad. Instalar barandillas en los pasillos, incluso en las escaleras de acceso a los diferentes asientos de las graderías, es una aportación necesaria para todos. Estos pasamanos serán tipo horquilla a una altura entre 0,85 m – 0,95 m, y solamente ocuparán el espacio del asiento al lado de este itinerario, dejando siempre libre el ámbito de paso para acceder al pasillo de las mismas gradas que comunica con los diferentes asientos. En numerosas ocasiones se han producido muertos entre los espectadores que huían alocadamente, y los escalones han sido la causa de la catástrofe. La caída de un espectador provoca indefectiblemente la caída de los que le siguen, y se produce un “tapón” de cuerpos que impiden la salida a aquellos que les suceden, y la muerte por aplastamiento o asfixia del caído. Las P.M.R. y/o con limitaciones sensoriales, siempre que se pueda, realizaremos un recorrido de evacuación diferente al del público en general, para evitar que, debido a que nuestros movimientos y desplazamientos son más lentos que el de las personas sin discapacidades, podamos favorecer la creación de situaciones de peligro como la descrita anteriormente. EVACUACIÓN DE EDIFICIOS Y PLANES DE EMERGENCIA 259

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Evacuación de edificios

Señalización e iluminación Señalización de evacuación Toda salida de recinto, planta o edificio de uso público estará señalizada, salvo cuando la mayoría de los ocupantes estén vinculados a la actividad que se desarrolla en el edificio y la salida sea única, fácilmente visible e identificable desde todos los puntos del recinto, o desde todos los puntos de pasillos generales en caso de las plantas, o desde todos los puntos de planta baja. En este apartado debería tenerse en cuenta la intensidad, tamaño y colores empleados en la señalización, ya que esto ayudará o impedirá a distinguirla a personas con discapacidades visuales. Cabría la posibilidad de indicar la correcta dirección de evacuación mediante sistema táctil (por ejemplo, en el pasamanos). Igualmente, debería existir una normativa en cuanto a señalización o indicación sonora para todas las personas en general y, en particular, para personas con alguna discapacidad visual. Sería eficiente, de la misma manera, colocar señalizaciones de sectores protegidos y de las zonas de rescate. En la normativa no aparece ninguna distinción entre los distintos tipos de fuego y, en consecuencia, de humo y cómo afecta éste a la señalización. Señalización de los medios de protección Debe señalizarse todo medio de protección contra incendios de utilización manual que no sea fácilmente localizable desde algún punto de la zona de pasillo o espacio diáfano protegido por dicho medio, de tal forma que desde este punto la señal resulte fácilmente visible. El concepto de “fácilmente visible” es relativo. En la visibilidad de estos elementos pueden intervenir muchos factores: su colocación (estar a contraluz, altura excesiva...), el tipo de fuego existente (humo denso, humo claro...) y las personas existentes. La colocación de una banda táctil reflectante, con un claro sentido de direccionalidad, colocada en el suelo, solucionaría muchos problemas anteriormente descritos, incluso el del humo que por su naturaleza es ascendente. Además de señalizar con bandas táctiles los recorridos, los elementos que constituyan peligro dentro de este recorrido, plataformas, curvas, escaleras, así como picaportes de puertas que dan a áreas peligrosas, deben señalizarse con textura superficial. Nunca se colocará en puertas de emergencia, para no crear confusión en el uso. Iluminación del recorrido de evacuación Así como existe la iluminación de los recorridos de evacuación, debería existir una señalización o indicación sonora para personas con discapacidad visual. En cuanto a la señalización, el Instituto Uruguayo de Normas Técnicas (UNIT) da algunas recomendaciones que pueden resultar muy útiles de cara a la evacuación de un edificio para todo tipo de personas. Ubicación Las señalizaciones visuales ubicadas en las paredes deberán estar preferentemente a la altura de la vista. 260 EVACUACIÓN DE EDIFICIOS Y PLANES DE EMERGENCIA

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Los emisores de señales visuales y acústicas que se coloquen suspendidos deberán estar a una altura superior a 210 cm. Las señales táctiles de percepción manual deberán ubicarse a altura comprendidas entre 80 y 100 cm. En los casos que se requiera una orientación especial para personas ciegas, las señales táctiles se dispondrán en pasamanos o en cintas que acompañen los recorridos. Las señales táctiles que indiquen la proximidad de un desnivel o cambio de dirección deberán señalizarse mediante un cambio de textura en el pavimento en todo el ancho del desnivel. Dimensiones Las dimensiones de los textos deberán estar de acuerdo con la distancia del observador. (La norma ISO TR 7329 indica los distintos parámetros que hay que tener en cuenta para determinar las dimensiones del pictograma en función de la distancia del observador.) Las letras deberán tener dimensiones superiores a 15 mm. Se recomienda el empleo de letras en relieve, pero éstas no deben sobresalir demasiado, de manera que no perjudique su legibilidad desde el costado. Para las personas con discapacidad visual se recomienda el empleo de letras de 15 a 40 mm de altura y 1 mm de relieve. Las señalizaciones mediante cambio de textura en los pavimentos deberán tener una longitud superior a 100 cm. Señales de alarma Deberán estar diseñadas y localizadas de manera que sean fáciles y destacadamente perceptibles. Las señales de alarma audibles deberán producir un nivel de sonido que exceda el nivel prevaleciente en, al menos, 15 decibelios. El sonido de las alarmas no deberá exceder los 120 decibelios. Las señales de forma luminosa deberán ser intermitentes, en colores que contrasten con el fondo (blanco sobre rojo, blanco sobre negro, negro sobre amarillo, verde sobre blanco, etc.). Es necesario aclarar que un alto porcentaje de personas con discapacidad visual no son ciegos totales, es decir, conservan algún resto de visión. Este nivel de legibilidad según la superposición de colores debe ser tenido en cuenta para el diseño de la señalización de emergencia. Salidas horizontales y áreas de rescate Los Uniform Federal Accessibility Standards (UFAS) recoge una serie de soluciones muy útiles acerca de las salidas de evacuación de un edificio en caso de emergencia para personas con movilidad reducida que no pueden evacuar el edificio sin ayuda o sin un plan de evacuación que tenga en cuenta sus necesidades. Da como alternativas, para la evacuación de edificios son salida horizontal, la previsión de las llamadas “áreas de rescate” y los ascensores accesibles para personas con movilidad reducida (P.M.R.). En la normativa española, tanto en la NBE CPI-91 como en la OPI, se define la existencia de zonas de seguridad protegidas y de ascensores de emergencia. Estas zonas de seguridad protegidas nunca suponen una salida de evacuación, sino solamente una zona de espera a que el incendio sea extinguido. EVACUACIÓN DE EDIFICIOS Y PLANES DE EMERGENCIA 261

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Evacuación de edificios

Así mismo, los ascensores de emergencia son de uso exclusivo para bomberos y bastaría con disponer de una cabina accesible para que las personas con movilidad reducida pudieran utilizarlo como salida de evacuación. Salidas horizontales Los UFAS establecen, en muchos casos, la salida horizontal como única salida accesible. El movimiento horizontal de un gran número de personas es más rápido y seguro que el vertical. Las salidas horizontales están formadas por paredes continuas contrafuego y puertas antifuego que dividen el edificio en zonas resistentes al fuego y al humo. Las salidas horizontales permiten el movimiento en el edificio de una zona peligrosa a otra segura del mismo edificio o de otro adyacente, sin cambiar de nivel. Esta posibilidad de acceder para la evacuación a un edificio adyacente es una solución interesante y posible en muchos casos, aunque no en todos, especialmente en el caso de edificios públicos que se componen, en muchas ocasiones, de varios pabellones o edificios independientes aunque colindantes y que serían una posible salida. Es importante que todos los edificios públicos sean evacuables para personas con movilidad reducida, ya que si es obligatorio que sea accesible su entrada, también debe serlo su salida. Áreas de rescate En muchos casos la salida horizontal lleva a una zona de rescate donde se espera en situación segura la evacuación, que siempre será posible desde ella. Los requerimientos que debe cumplir un área de rescate son los siguientes: – Separación del resto del edificio resistente al fuego. – Espacio adecuado para congregarse los ocupantes del edificio en caso de emergencia en condiciones de ventilación que controle humos y gases. – Acceso a circulación vertical de cualquier tipo. – Instrucciones para informar a los ocupantes de los procedimientos de emergencia. – Dos vías de comunicación con el personal de emergencia o rescate. Pueden ser áreas de rescate un descansillo de ascensores, un compartimento de planta protegido con paredes antifuego y que cumpla los requerimientos de un área de rescate, o un descansillo de escalera protegida y con posibilidad de acceso a un edificio adyacente seguro. Normalmente, la circulación vertical en áreas de rescate es por escaleras, pero es conveniente incluir un ascensor resistente al fuego y accesible, al menos en edificios de uso público. Los ascensores resistentes al fuego están especialmente aislados para prevenir la infiltración de humos y calor en la cabina, y accionados por un motor de emergencia autónomo. Todas estas consideraciones deben ser tenidas en cuenta para el diseño de un sistema de evacuación accesible para un edificio de uso público, y suponen pequeñas operaciones tanto para edificios de nueva planta como para edificios existentes. Otros sistemas A lo largo de los años se han desarrollado diversos sistemas de evacuación, como son los cables o mangas de evacuación. Los sistemas de cables en general consisten en muñequeras o sillas sujetas al cable mediante un sistema que permite descender apretando el cable. Cuanto más se aprieta, más rápido se baja. Se suelta el cable para parar el descenso. 262 EVACUACIÓN DE EDIFICIOS Y PLANES DE EMERGENCIA

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


En general, las personas rechazan el uso del cable como sistema de evacuación por la parte exterior del edificio. Las mangas de evacuación son tubos sólidos o flexibles, construidos con materiales textiles, en los que se introducen las personas para evacuarlas. La velocidad de descenso se controla aumentando o disminuyendo la fricción con brazos o piernas. Tiene la ventaja frente a los cables de que no se ve el exterior. Sin embargo, su uso práctico ha sido limitado en este país. Existe alguna información publicada sobre cómo funcionan estos equipos en situaciones de emergencia, siendo frecuente no encontrar suficiente información sobre el funcionamiento de sistemas especiales como los anteriores. Estos sistemas especiales de evacuación suelen tener algunas fallos muy serios. En un estudio sobre zonas de refugio realizado por el NIST para la GSA, se concluyó que la existencia de un sistema de aspersión automática bien diseñado y adecuadamente mantenido puede llegar a eliminar los peligros para las vidas de los ocupantes de un edificio, sin contar con sus habilidades personales, e incluso proporcionar mayor nivel de protección a las personas con incapacidades. La protección durante la evacuación que proporciona un sistema de aspersión automática está limitada a la zona en peligro inmediato del incendio. En los edificios con sistemas de aspersión automática está limitada a la zona en peligro inmediato del incendio. En los edificios con sistemas de aspersión automática puede ser más importante hacer énfasis sobre el conocimiento de estos sistemas y el grado de protección que proporcionan, así como las posibilidades de evacuación por las salidas horizontales, más que sobre la evacuación total del edificio. Claro, aunque son fiables casi en un 95%, existe una pequeña posibilidad de que el sistema de aspersión automática pueda fallar. En esas circunstancias tiene que haber otros planes para proveer asistencia evacuando todas las personas del edificio, incluyendo los que necesitan asistencia especial. Zonas de refugio Aunque es muy remota la posibilidad de que fallen los sistemas de aspersión automática, en cuyo caso el humo procedente del incendio puede afectar a ciertas áreas, es recomendable que en los edificios con instalación de sistemas de aspersión automática existan áreas de refugio. Estas zonas además pueden facilitar el refugio momentáneo de cualquier persona con discapacidad que se encuentre envuelto o atrapado por el humo, hasta que acudan las brigadas de rescate y evacuación; también permiten simplificar las labores de localización de personas en condiciones extremas de alta densidad de humo. Todos lo supuestos anteriormente indicados deben ser contemplados en el plan de evacuación, con el fin de prestar la asistencia necesaria a todos los ocupantes del edificio y en especial a aquellos que requieren un cuidado particular. Proponemos ascensores en áreas sectorizadas que permitan su uso a P.M.R. gravemente afectadas y a cualquiera en caso de situaciones de emergencia. Proponemos que para evacuar a P.M.R. desde el primer piso de edificios de uso público se instalen rampas “inflables”, que requieren un buen mantenimiento, como las que se están utilizando actualmente para evacuar aviones; en caso de emergencia se situaría, solamente por el último tramo correspondiente a un piso, una rampa de emergencia seguramente de dos tramos, convenientemente abatida en situación de reposo, y que mediante mecanismos tipo polea o similares se pudiera utilizar para evacuar a personas con graves discapacidades. EVACUACIÓN DE EDIFICIOS Y PLANES DE EMERGENCIA 263

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Evacuación de edificios

Proponemos que, en caso de incendio, se pueda evacuar por la fachada a P.M.R. siempre que estén por debajo o por encima de este incendio, mediante ayudas técnicas tipo plataformas de traslación vertical o inclinadas, hasta llegar a áreas de rescate. Existe la posibilidad de evacuar a P.M.R. por las mismas plataformas verticales que limpian los cristales de edificios de uso público en altura, con el apoyo de personal especializado según requisitos de su Plan de emergencia o mediante plataformas inclinadas que se trasladen por escalerasguías telescópicas y que actualmente se utilizan para mudanzas de muebles que pesan igual o más que P.M.R. incluso con silla de ruedas. Estas plataformas o similares (cestas) están incorporadas actualmente como ayudas en las mismas escaleras telescópicas de los bomberos, para poder evacuar a P.M.R. muy afectadas y/o a otras personas. Las puertas de emergencia No deben disponer de ningún travesero en su parte baja para facilitar la evacuación a todos, ni resalte en todo el recorrido de evacuación. Su cierre puede ser mediante barras de seguridad, o también mediante Plataforma de traslación vertical, en caso de emergencia pomos “tipo palanca” o similar, que tengan es válida para la posible evacuación de P.M.R. sus mecanismos de apertura para “mesa” y nunca para “esquinas”. Estas puertas pueden disponer de parte acristaladas, para facilitar la visión. En edificios en que la mayoría de usuarios son personas afectadas en su movilidad, se puede instalar un circuito automático de apertura de puertas de emergencia desde un punto de control interior del edificio, que permita incluso a personas con deficiencias psíquicas poder evacuar el edificio con facilidad. Estas puertas normalmente estarán cerradas para evitar que estas personas pueden abandonar el edificio sin ningún Plataforma de traslación vertical en funcionamiento, control por parte de sus cuidadores. Se en general se utilizan para mudanzas

264 EVACUACIÓN DE EDIFICIOS Y PLANES DE EMERGENCIA

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


realizarán ejercicios prácticos con el Cuerpo de Bomberos de las medidas de evacuación del edificio. También existen en el mercado traveseros en la parte baja de las puertas, incluso de emergencia, que automáticamente se hunden cuando pasan unas ruedas, y entonces el paso es a pie plano sin ningún resalte. Definitivamente esta problemática de evacuación de edificios en casos de personas muy afectadas en su movilidad es un tema a estudiar durante los próximos años, para poder conseguir entre todos Puerta de emergencia con maneta fácil de soluciones consensuadas con el Cuerpo de accionar Bomberos que sean de uso en la mayoría de los casos normalizados. Conclusiones Las normas de protección contra incendios no tienen en cuenta la posibilidad de que a un edificio público puedan acceder personas con problemas de movilidad, que necesitarán ser evacuadas en caso de que se produzca una situación de emergencia. Las normativas contra incendios actualmente se ciñen más a situaciones técnicas de materiales, estructura y protección de sus edificios que a la diversidad y la variación de conducta, en Detalle de las barras de seguridad de puerta de caso de incendio, de las personas que los emergencia y de la manilla exterior ocupan. Por otro lado, los criterios de accesibilidad, en sí mismos poco uniformes, tampoco contemplan el caso de que surjan situaciones de emergencia, con lo que obligan a posibilitar el acceso a personas con movilidad reducida a los edificios públicos sin dar soluciones a su evacuación. En la normativa internacional sobre protección contra incendios tampoco se hace apenas referencia a la evacuación de personas con movilidad reducida, dada la dificultad de abordar el tema. La diversidad y amplitud de problemas de movilidad que Puerta de emergencia acristalada con barras de seguridad

EVACUACIÓN DE EDIFICIOS Y PLANES DE EMERGENCIA 265

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Evacuación de edificios

se pueden presentar hacen prácticamente imposibles las soluciones universales. De cualquier modo, debemos solucionar aquellas que cubran el mayor número de situaciones posibles, así como las de más difícil solución. Estas soluciones no sólo sirven para la evacuación de personas con movilidad reducida, sino que mejoran el sistema general de evacuación para todos los posibles ocupantes del edificio.

Señalización de puerta de emergencia mediante letrero de coloración contrastada con su entorno

Puerta de emergencia, las barras de seguridad son fáciles de accionar incluso para P.M.R.

266 EVACUACIÓN DE EDIFICIOS Y PLANES DE EMERGENCIA

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


INSTALACIONES DEPORTIVAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Insta la c ione s de por t i va s

INSTALACIONES DEPORTIVAS

Acceso a pie plano, sin discontinuidades. Accesible para todos. Entrada principal Palacio Sant Jordi

Equipo de atletas paralímpicos, con discapacidades motóricas y sensoriales

Características generales Todos los equipamientos deportivos son edificios de uso público y por ello han de existir itinerarios y servicios adaptados para personas con graves problemas de movilidad y/o limitaciones sensoriales. Por tanto, dentro del recinto, y hasta llegar a los vestuarios o a las gradas, es preciso recorrer un largo camino que ha de estar señalizado y no debe tener ningún desnivel ni escalón aislado. Si existen, han de salvarse alternativamente con suaves rampas, ascensores o mecanismos elevadores autónomos. Los espacios reservados para personas con graves discapacidades han de estar señalizados con el símbolo internacional homologado de accesibilidad. Todos los accesos a gradas habrán de ejecutarse a poder ser, mediante rampas, especialmente aquellos recorridos que acceden a áreas reservadas para P.M.R., y permitir la doble circulación de personas incluso usuarias de silla de ruedas, facilitando las maniobras necesarias para situarse o abandonar las áreas reservadas. La amplitud mínima de estos itinerarios accesibles será de 1,80 m. Siempre, en estas áreas reservadas, se preverán asientos aptos para otros afectados en el aparato locomotor, personas de la tercera edad y posibles acompañantes. Estos asientos, y según el uso de la instalación, pueden ser fijos, abatibles o extraíbles. Los ascensores serán de amplias dimensiones y llegarán hasta las últimas graderías. Los estadios que disponen de pistas de atletismo con hierba circundante han de prever recorridos accesibles para llegar a los vestuarios, áreas de entrenamiento interiores y salidas a las propias pistas. (Se seguirán las prescripciones y recomendaciones descritas en los capítulos anteriores de este manual).

268 INSTALACIONES DEPORTIVAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Juegos Olímpicos y Juegos Paralímpicos El proyecto de mejora de la accesibilidad y de supresión de barreras arquitectónicas en el Comité Organizador ha de empezar con bastante anterioridad a los Juegos, para poder realizar un análisis de los proyectos de arquitectura de los diferentes equipamientos y entornos destinados a los mismos. Este análisis se complementa con numerosas visitas en las obras y reuniones con los responsables de la infraestructura y construcción del Comité Organizador, así como con los arquitectos externos autores de los diferentes proyectos. El resultado es un informe de recomendaciones y obligaciones que lógicamente superan las disposiciones de la normativa vigente sobre accesibilidad. El objetivo es introducir el mayor número de estas mejoras en la accesibilidad antes de que se realicen las obras, y conseguir un número importante de instalaciones Logotipo de los Juegos Paralímpicos celebrados deportivas, de la organización, de viviendas, en septiembre de 1992 en Barcelona etc. perfectamente adaptadas para personas con movilidad reducida (P.M.R.) y/o con limitaciones sensoriales. Este trabajo comprende todas las instalaciones deportivas que se utilizaron durante los Juegos Olímpicos y Juegos Paralímpicos, todas las Villas Olímpicas y Paralímpicas, la accesibilidad de sus entornos, la accesibilidad de los edificios de la organización y la coordinación con el Departamento de Transporte del Comité Organizador, para mejorar la accesibilidad de los medios de transporte; todo ello pensando en los atletas, árbitros, público, personalidades, prensa, personal de la organización, etc. que pertenecen a este 30% de la población actual con discapacidades temporales o definitivas en su movilidad y/o autonomía personal. Siempre se adoptan soluciones que en su diseño sean aptas para ellos y que además sean de uso habitual para el resto de la población, incluso en aquellas actuaciones de ámbito provisional que Imagen de la inaguración de los Juegos Paralímpicos en el Estadio de Montjuic. Barcelona’92

INSTALACIONES DEPORTIVAS 269

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Insta la c ione s de por t i va s

Imagen de atletas con deficiencias visuales compitiendo en el Goal-Ball

Imagen de atleta con deficiencia visual compitiendo en Ciclismo - Tandem, con guía

solamente existirán durante los días de celebración de los Juegos, como gradas provisionales, servicios higiénicos químicos, carpas y servicios de restauración, lugares de recreo y ocio, etc., que también tendrán que estar supervisados y adaptados para ser accesibles para todos. Todas estas actuaciones suponen una colaboración y coordinación con una diversidad de instituciones, sociedades promotoras privadas o públicas, etc. implicadas en el proceso de urbanización, edificación y construcción que comportan una cantidad muy importante de profesionales, ingenieros y empresas constructoras operando en el ámbito de todos los equipamientos de los Juegos. Este trabajo de colaboración en el análisis de proyectos y trabajos de construcción con los diferentes equipos facultativos, las empresas promotoras y constructoras que operan en los equipamientos utilizadas por los juegos comporta: un alto componente de sensibilización de estos equipos humanos que, unido al hecho de reconocimiento de su obra en el sector, difunden las soluciones adoptadas para permitir la accesibilidad de P.M.R. a las diferentes instalaciones y la supresión de las barreras arquitectónicas existentes. Es necesario recalcar el alto nivel de colaboración y sensibilización que se consigue con el equipo técnico en el trabajo de coordinación, suprimiendo totalmente las barreras sociales que pudiesen existir. Se precisa un conocimiento exhaustivo de la normativa vigente de la promoción de la accesibilidad y la supresión de barreras arquitectónicas, por parte de todos los profesionales involucrados en el diseño del entorno, edificación, transporte, sistemas de comunicación, mobiliario, etc. realizados y/o instalados en estos equipamientos.

Logotipo de la “Petra”, mascota de los Juegos Paralímpicos de Barcelona’92, en las pruebas de ciclismo 270 INSTALACIONES DEPORTIVAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


En los Juegos Paralímpicos de Barcelona 1992, se alojaron cerca de 5.000 miembros de las 86 delegaciones, entre atletas y oficiales, y cerca de 900 jueces y árbitros. Aproximadamente, estas cifras corresponden a una tercera parte del número de residentes que hubo durante los Juegos Olímpicos. Con las adaptaciones realizadas, se permitió realizar una vida totalmente autónoma a unas 1.700 personas que se desplazaban en una silla de ruedas, unas 700 personas ciegas o con deficiencias visuales graves, y unas 2.600 personas con parálisis cerebral, además de personas con graves dificultades para caminar y/o con partes del cuerpo amputadas. El hecho de utilizar las mismas instalaciones deportivas de competición y entrenamiento tanto para los Juegos Olímpicos como para los Juegos Paralímpicos genera unos equipamientos deportivos totalmente accesibles, un ahorro económico para la organización y unas instalaciones que después de los Juegos toda la ciudadanía aprovechará para realizar deporte, tengan o no discapacidades. Lo mismo es extrapolable a los edificios de la organización y, sobre todo, a los medios de transporte de uso público. El hecho de utilizar la misma Villa Olímpica para el alojamiento de los deportistas y acompañantes participantes en los Juegos Paralímpicos incide como mínimo en los siguientes aspectos generales: Posibilita unas mejoras de accesibilidad y movilidad en la urbanización y en los edificios de uso público o privado, superando las estrictamente obligadas por la normativa: itinerarios aptos para todos en los entornos de la Villa, edificios de ocio, comerciales y de restauración, religiosos, deportivos de entrenamiento o competición, sanitarios y asistenciales, residenciales, culturales, de administración, aparcamientos, y en los medios de transporte necesitados por la familia paralímpica.

Imagen de atletas con silla de ruedas realizando pruebas de atletismo

Imagen de atletas amputados y con deficiencias motóricas realizando pruebas de atletismo

Logotipo de la “Petra”, mascota de los Juegos Paralímpicos de Barcelona’92, en las pruebas de atletismo INSTALACIONES DEPORTIVAS 271

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Insta la c ione s de por t i va s

Garantiza el hecho que una amplia y significativa parte de la ciudad en la interrelación y paseo libre de los ciudadanos, sea completamente accesible y sin barreras arquitectónicas. Presenta una oferta en el mercado de la vivienda, lo que supuso en Barcelona 2.000 viviendas, de las cuales 500 fueron completamente practicables para P.M.R. usuarias de una silla de ruedas, y otras 500 adaptables o convertibles fácilmente para P.M.R. mediante ascensores accesibles de botonera baja, vestíbulos y accesos sin Viviendas de la Villa Olímpica y Villa Paralímpica, barreras arquitectónicas (BBAA), baños actualmente son viviendas privadas. Barcelona’92 practicables con sanitarios adaptados que incorporaban ayudas para la transferencia a bañeras y inodoros; monocomandos en la grifería de los baños practicables, tiradores en todas las puertas, fácil acceso a las diferentes habitaciones mediante pasillos y puertas de suficientes dimensiones, etc.; y respecto a las instalaciones deportivas y de uso público: aseos accesibles, rampas de suaves pendientes que salvan los desniveles del entorno y de la propia instalación, vestuarios accesibles, comunicación apta para P.M.R. con las pistas de competición y entrenamiento, ascensores y montacargas aptos para todos, espacios reservados en las Pistas de Tenis accesibles mediante rampas que graderías, tanto para el público como para la comunican los distintos niveles. Valle de Hebrón prensa, personalidades, familia paralímpica; aparcamientos reservados, señalización con colores contrastados con su entorno, etc. Además de las actuaciones descritas, y ya explicadas en los diferentes apartados de este manual, querría hacer mención de la accesibilidad en espacios específicos como son los: grandes estadios, pavellones cubiertos o descubiertos y salas deportivas.

Inauguración de los Juegos Paralímpicos. El público con graves discapacidades estaba situado en la gradería intermedia. En la fotografía, franja oscura 272 INSTALACIONES DEPORTIVAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


La accesibilidad en las instalaciones de la Olimpiada del 92 Introducción El 17 de octubre de 1986, Barcelona fue nominada como sede de los Juegos Olímpicos del verano de 1992. El 12 de marzo de 1987 se constituyó el COOB’92 (Comité Organizador Olímpico Barcelona’92), que sucedió al Comité de Candidatura disuelto después de la nominación. El 26 de noviembre de 1990, el COOB’92 se comprometió, junto con la Fundación ONCE, como entidad asociada, a organizar los IX Juegos Paralímpicos. El COOB’92 creó el Área de Accesibilidad y Supresión de Barreras Arquitectónicas en enero de 1990, pensando en la asistencia de público y atletas con problemas de movilidad reducida (P.M.R.) en las diferentes competiciones de los Juegos Olímpicos (JJ.OO.), y los Juegos Paralímpicos (JJ.PP.). Los JJ.PP. son el máximo exponente mundial del deporte para personas con disminuciones físicas y/o sensoriales. Unas 5.000 personas, entre deportistas y acompañantes, árbitros y jueces, estuvieron presentes durante doce días (del 3 al 14 de septiembre) para competir en quince deportes, en las mismas instalaciones que se habían utilizado tres semanas antes durante los JJ.OO.

Rampas de acceso a las gradas provisionales, donde se situaban atletas y público. Pavellón España Industrial

Pasillo de acceso a la gradería con visión directa de las Piscinas B. Picornell

Barcelona’92 La ciudad y las diferentes subsedes donde se realizaron las pruebas de los Juegos se prepararon concienzudamente para recibir a las familias olímpicas y paralímpicas, con una previsión importante de asistencia de público con minusvalías. Se realizaron grandes obras de infraestructura viaria, con cinturones de circunvalación que unen las diferentes áreas de competición. En todas las nuevas intervenciones urbanísticas de la ciudad, se Entrada principal a pie plano del Palacio Sant Jordi realizaron rebajes en los bordillos de los INSTALACIONES DEPORTIVAS 273

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Insta la c ione s de por t i va s

Situación de las cuatro áreas olímpicas y paralímpicas. Muy bien comunicadas entre ellas

Anillo Olímpico de Montjuic, donde se situaban la mayor parte de instalaciones deportivas

1. Estadio Olímpico de Montjuic. 2. Palacio Sant Jordi y anexo 3. I.N.E.F.C.

diferentes pasos peatonales, alcanzándose, hoy día, una cifra superior a los 10.000 vados. Se adaptaron los diferentes transportes públicos mediante autobuses de “piso bajo”, que facilitan el acceso a P.M.R., con taxis que dan servicio a usuarios con silla de ruedas y que disponen de rampas y un habitáculo amplio, con estaciones de metro accesibles mediante ascensores desde la calle, y servicios higiénicos accesibles para todos. El Aeropuerto de Barcelona está acondicionado para pasajeros con disminuciones físicas y/o sensoriales, mediante lavabos adaptados, rampas que salvan desniveles, ascensores que comunican los diferentes espacios, plazas reservadas de aparcamiento, rebajes en las áreas de comunicación de las diferentes terminales, fingers o pasarelas que facilitan el acceso a todos los pasajeros desde la terminal al avión, y el transelevador de la compañía IBERIA que transporta a aquellos pasajeros P.M.R., si el avión está en “remota”, evitando las escaleras de acceso; señalización de recorridos, etc. Los hoteles y cámpings de la ciudad y sus alrededores hicieron un esfuerzo en adaptar, dentro de sus posibilidades, sus diferentes servicios, habitaciones y equipamientos para alojar a público con discapacidades. Todo esto se consiguió gracias a las aportaciones de organismos estatales, autonómicos, municipales e, incluso, particulares, que colaboraron para realizar una ciudad y unos transportes para todos. Los Juegos y sus instalaciones Existen cuatro áreas olímpicas, tres de las cuales son también paralímpicas, que contienen la mayoría de las instalaciones deportivas de competición y entrenamiento y también los alojamientos y los servicios de que dispusieron la familia Olímpica y paralímpica.

274 INSTALACIONES DEPORTIVAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Área de Montjuic: Fue el centro neurálgico de los Juegos Olímpicos y donde se realizaron la mayor parte de las competiciones de los Juegos Paralímpicos. Se sitúa en una colina que domina el mar y la ciudad, y tiene un gran parque dedicado a una triple actividad: deporte, ocio y cultura. El Anillo Olímpico es un complejo de instalaciones deportivas compuesto por el Estadio Olímpico, el Palacio Sant Jordi, las Piscinas Bernat Picornell, el INEFC y el Estadio Pau Negre, rodeado por la gran zona de árboles del Parque del Mediodía, donde I.N.E.F.C. Instituto Nacional de Educación Física de se sitúan diversas instalaciones de Cataluña. Pruebas de judo y esgrima paralímpicas entrenamiento. Todo este conjunto de instalaciones unidas por el Paseo Olímpico, que salva mediante escaleras y rampas los diversos desniveles de la montaña, facilita el acceso a las diversas sedes de competición, con desplazamientos cortos y fáciles que ayudarán a una cómoda visita por parte de público P.M.R., al no tener que recorrer grandes distancias. Área de la Diagonal: Se encuentra en la parte alta de la ciudad. Destacan las instalaciones del FC Barcelona y el Real Club de Polo, entidades privadas Estadio Fútbol Club Barcelona, donde se celebró la donde se realizaron pruebas de fútbol e competición de fútbol de los Juegos Olímpicos hípica olímpicas. En esta área, se encontraban los diferentes edificios de la organización del COOB’92, numerosos hoteles de calidad que alojaron buena parte de la familia olímpica y paralímpica, y también el campus de la Universidad de Barcelona, con todas sus salas de conferencias donde tuvieron lugar los congresos de las federaciones internacionales. Área de la Vall d’Hebron: Popular barrio de Barcelona situado en la falda de la montaña del Tibidabo. Se realizaron instalaciones deportivas de primer Visión general del público asistente a la competición de tenis. Centro de Tenis de la Valle de Hebrón

INSTALACIONES DEPORTIVAS 275

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Insta la c ione s de por t i va s

orden como el Velódromo, el Campo de Tiro con Arco, Centro municipal de Tenis de la Vall d’Hebron y el Pabellón de la Vall d’Hebron, donde se celebraron competiciones deportivas de cinco deportes olímpicos y tres paralímpicos. Estas instalaciones de nueva creación, incorporan rampas de acceso para público y atletas a sus diferentes niveles, ascensores de comunicación de las diferentes plantas de los edificios, vestuarios accesibles, lavabos adaptados y reserva de espacios para público con limitaciones físicas. Todo señalizado con Viviendas de la Villa Olímpica y Paralímpica colores contrastados. totalmente accesibles. Locales de uso público y jardín

Área del Parque de Mar: Área urbana donde se sitúa la Villa Olímpica y la Villa Paralímpica, a pocos metros del mar, que dispuso de todos los equipamientos para satisfacer las necesidades de los 15.000 deportistas participantes en los JJ.OO. y los 5.000 atletas, acompañantes, árbitros y jueces de los JJ.PP. Delante mismo de la Villa Olímpica se construyó el Puerto Olímpico, escenario de las competiciones de Vela, y en la misma Villa existen instalaciones de entrenamiento y competición, como el Pabellón de la Mar Bella, el Polideportivo de la Nueva Icaria, la Visión general del área del Parque de Mar: Villa Pista de Atletismo de Pueblo Nuevo. Olímpica y Paralímpica, Puerto Olímpico, playas, etc. Cercana a éstas instalaciones, se sitúan la Estación del Norte, el Complejo Deportivo Bac de Roda y el Pabellón Marina – Besós, que completan esta zona privilegiada y excelentemente comunicada con el resto de la ciudad. El hecho de utilizar la Villa Olímpica para el alojamiento de los deportistas y acompañantes en los IX Juegos Paralímpicos de Barcelona incidió en los siguientes aspectos: Sensibilizó en cuanto al conocimiento de la normativa sobre accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas (BB.AA.) a los técnicos responsables de los proyectos y de las ejecuciones de las diferentes obras, lo que Edificio de viviendas en la Villa Olímpica y dió como resultado, un buen cumpliParalímpica. Accesos a pie plano

276 INSTALACIONES DEPORTIVAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


miento de la misma; posibilitar unas mejoras de accesibilidad y movilidad en la urbanización y/o en los edificios de uso público, superando las estrictamente obligadas por la normativa; garantizar el hecho de que una amplia y significativa parte de la ciudad de interrelación, paso y ocio de los barceloneses, fuera completamente accesible y sin BB.AA.; presentar una oferta en el mercado de la vivienda que supone un total de 2.000 viviendas, 500 de las cuales serán completamente practicables para P.M.R., usuarios de silla de ruedas, y otras 500 adaptables según la normativa vigente sobre supresión de BB.AA. en viviendas destinadas a personas minusválidas. Las diferentes actuaciones urbanísticas y constructivas ejecutadas en la Villa se pueden concretar en: Edificios de viviendas – Es practicable al menos un itinerario de peatones que une la edificación con la vía pública, con edificios o servicios anexos de uso comunitario y con edificios vecinos. – También es practicable (mediante la instalación de un ascensor) el itinerario desde cada una de las viviendas hasta el exterior del edificio. – El teclado del ascensor queda al alcance de una persona usuaria de silla de ruedas. – Los elementos comunes de los vestíbulos de escalera (buzones, interfonos, interruptores, etc.) son de fácil accionamiento para P.M.R. – Todos estos acondicionamientos tienen carácter permanente. 500 viviendas – Baños practicables con sanitarios adaptados incorporando ayudas técnicas para realizar la transferencia a bañera e inodoros – Monomandos en la grifería de los baños practicables – Pomos alargados en las puertas (dormitorios, pasillos, etc.) – Fácil acceso en las habitaciones (puertas de 0,80 m, ampliación de vestíbulos, etc.) – La mayoría de estos acondicionamientos tienen carácter permanente y se han ampliado al resto de la Villa Paralímpica con la finalidad de homogeneizar el criterio constructivo. Parque y urbanización general – Los itinerarios públicos destinados al tránsito de peatones no presentan desniveles con grados de inclinación que dificulten su utilización a P.M.R. – Los pavimentos están tratados pensando en que sean duros, antideslizantes y sin resaltes. – Todos los rebajes públicos de los parques y urbanización son accesibles a personas con limitaciones físicas. – Las rampas de los itinerarios peatonales se ajustan a los criterios de pendientes, tanto longitudinal como transversalmente, y su amplitud de pasos, a lo previsto en la normativa sobre la supresión de BB.AA. Por ejemplo, la playa es accesible con rampas de pendiente inferior al 8% y el nivel inferior de la plaza de ceremonias también es accesible mediante rampas del 8% de pendiente, que permiten su uso también a personas usuarias de silla de ruedas. Locales, centro comercial y edificios de oficinas – Recintos en todos los casos practicables mediante rampas y ascensores con carácter permanente que luego tendrán uso público. La mayoría están situados en las plantas bajas de los edificios. INSTALACIONES DEPORTIVAS 277

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Insta la c ione s de por t i va s

Centro de Asistencia Primaria – Totalmente accesible y adaptado para sillas de ruedas, todos sus servicios con carácter permanente. Pabellón Polideportivo de la Nueva Icaria Totalmente adaptado a la normativa sobre supresión de BB.AA., con acceso a todas las áreas y zonas del edificio, vestuarios, pista, saunas, etc. mediante plataformas elevadoras, rampas y ascensores con carácter permanente. La División de Paralímpicos ha incorporado una propuesta de solución técnica y permanente para hacer practicables las bañeras de hidromasaje en la zona de saunas; esta propuesta ha sido recogida en proyecto por el equipo facultativo de la obra.

Imagen de atletas paralímpicos realizando la competición de baloncesto en silla de ruedas

Parroquia de San Abraham. Centro Ecuménico de la Villa Olímpica – Completamente adaptado para P.M.R., en toda su superficie y con carácter permanente. Acceso alternativo accesible a pie plano, a la entrada principal por escaleras. Subsedes – Quince ciudades, además de Barcelona, dos de las cuales son subsedes paralímpicas; acogieron diferentes competiciones deportivas. Su característica común es la profunda tradición deportiva y la íntima vinculación en la mayoría de los casos con el deporte que se celebró. – Todas las instalaciones contemplan la accesibilidad para público y atletas P.M.R., pensando en su uso posterior a los Juegos. Especialmente las sedes de Baloncesto (Badalona) y de Tiro Olímpico (Mollet del Vallès), que disponen de una total accesibilidad en sus recorridos y servicios.

Pabellón Municipal de Deportes de Badalona, donde se celebrarón las pruebas de baloncesto J.J.OO. y J.J.P.P. 278 INSTALACIONES DEPORTIVAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Proyecto de señalización, mobiliario y acondicionamiento de espacios para los Juegos Paralímpicos de Barcelona’92 Elementos propios de la manifestación – Familia quioscos: Mostradores de atención al público a dos alturas: ambulantes a 1,10 m y sillas de ruedas a 0,80 m. Venta de bebidas y cátering: altura máxima de colocación monedas a 1,20 m. Seguridad y control de acreditaciones: paso libre de 0,90 m. No se admiten puertas giratorias ni barras rotantes de control de paso. Venta de souvenirs, sellos, monedas, etc.: estanterías a 1,40 m de altura como máximo y pasos de amplitud mínima 1,20 m; para poder efectuar giros sobre sí mismas personas usuarias de silla de ruedas. Correos: los buzones a una altura máxima de 1,40 m. Centros de primeros auxilios: accesibles para personas de movilidad reducida (P.M.R.) y con aseos adaptados, aptos para todos los usuarios. – Familia entornos instalaciones: Módulos informativos: altura máxima de 1,60 m. Tamaño letra grande. Información en Braille y sonora. Toldos: altura mínima de 2,10 m, para evitar accidentes a personas ciegas y/o despistadas. Banderolas y soportes de decoración floral, dejando pasos como mínimo de 0,90 m entre ellos. Semáforos sonoros para invidentes. Rejillas en los alcorques de los árboles. Huecos como máximo de 3 cm x 3 cm. Barandillas a 0,70 m y 0,90 m de altura. Pavimentos antideslizantes de diferentes colores para orientar a los deficientes visuales. Señalización itinerarios principales, circulación y servicios mediante el logotipo homologado de accesibilidad. – Elementos externos: Bares y restaurantes: el mobiliario de las mesas tendrá una altura libre por debajo del plano de trabajo de 0,70 m, sin ningún impedimento para que una silla de ruedas se sitúe bajo ella. Los parasoles tendrán una altura mínima de 2,10 m. Elementos propios del equipamiento de las instalaciones – Familia interior instalaciones y recinto: Puertas de anchura mínima 0,80 m. Posible protección de golpes con las sillas de ruedas, mediante zócalos de 0,30 m de altura. Papeleras y depósitos de basura, situados de tal manera que no impidan el paso y no sobresalgan invadiendo los itinerarios peatonales. Mobiliario de interior (Villa Olímpica, dependencias instalaciones deportivas): Puertas horizontales de sujeción fijas y/o abatibles de 0,70 m. Colgadores de ropa a 1,40 m. Lavamanos con 0,70 m de paso por debajo de ellos. Espejos grandes, a partir de 0,90 m. Interruptores altura 1,20 m. Secadores, jaboneras, altura 1,20 m. Vestuarios, asientos de 40 a 50 cm de profundidad como mínimo. Taquillas a 1,40 m. Mobiliario despachos: Mesas sin ningún elemento que impida el paso por debajo de ella. Altura mínima libre de 0,70 m debajo del plano de trabajo. Estanterías, altura máxima 1,40 m. Lavabos acondicionados para disminuidos. Cabina mínima de 1,50 m de profundidad x 1,40 m de ancho, con barras de apoyo a 0,70 m. Una fija y otra abatible para facilitar la transferencia. Espejos grandes, secadores y jaboneras a 1,20 m de altura. Podiums con rampa, para acceder sillas de ruedas (instalación provisional). Accesorios deportes: previsión de un taller para arreglar las sillas de ruedas y los diferentes materiales ortopédicos. INSTALACIONES DEPORTIVAS 279

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Insta la c ione s de por t i va s

Elementos de alta singularización – Elementos emblemáticos: Nuevo logotipo para identificar a los P.M.R. sus itinerarios acondicionados y locales accesibles. – Objetos especiales: Carpas (comedores, salas de actos, etc.). Itinerarios accesibles a la playa, mediante tablones de madera. Plataformas elevadoras o montaescaleras para salvar desniveles. Transporte adaptado: bus piso bajo o con plataforma elevadora, furgonetas adaptadas. Servicios móviles de W.C. provisionales. Lugares reservados para espectadores P.M.R. con silla de ruedas. Ascensores de dimensiones mínimas de 1,20 m x 1 m. Mandos del ascensor a una altura máxima de 1,40 m y con los pulsadores de alarma y stop colocados en la parte baja de la placa. Piscinas La natación es una terapia excelente para las personas mayores y personas con grandes discapacidades, así como un medio de recuperación, y constituye un ejercicio muy competo y saludable, y para algunos el único deporte que pueden practicar. Para la práctica natatoria pueden utilizarse piscinas recreativas o de competición, tanto cubiertas como descubiertas, que dispondrán como mínimo de: – Pavimentos antideslizantes – Comunicación con los vestuarios accesibles – Itinerarios aptos para P.M.R. en áreas ajardinadas o de tierra poco compactada – Es necesario evitar “el pediluvio o lavapiés” sin ningún tipo de escalón para que sea el mismo acceso para todos, si es necesario con una suave inclinación. – El agua de la piscina debe estar al mismo nivel de la playa, e instalar imbornales de desagüe, para evitar piscinas con reborde alto que eviten el desbordamiento del agua, pero que dificultan mucho la salida a P.M.R. – Este imbornal de desagüe perimetral y a nivel con la piscina hará también el papel de elemento localizador para personas ciegas o con deficiencias visuales de la situación del vaso de la piscina, al estar situado a 50 cm como máximo de él. – El perímetro del vaso de la piscina no ha de presentar esquinas “vivas”. – Para P.M.R. muy afectadas, la inmersión puede ser un grave problema. Por esto, se aconseja disponer de medios auxiliares, con pequeñas grúas móviles que permiten entrar o salir del vaso de la piscina a estas personas con cierta facilidad. Piscinas recreativas Una piscina recreativa se considera accesible si cumple la normativa vigente, los requisitos generales de accesibilidad de los espacios de uso común y las especificaciones siguientes: – Su recinto será accesible a través de un itinerario adaptado o practicable. – Los bordes de la piscina serán firmes, estables, antideslizantes y sin reflejos. – Las zonas de riesgo, como los bordes de la piscina, estarán indicadas mediante cambios en su textura y color. – El aumento notable de la profundidad estará convenientemente señalizada, por ejemplo, mediante cambios de textura y color en las esquinas y/o en el fondo de la piscina. – La profundidad mínima de una piscina para adultos será de 1 m y para niños, de 60 cm. 280 INSTALACIONES DEPORTIVAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


– Dispondrá de servicios de uso común y elementos de mobiliario adaptados, como vestuarios, duchas, servicios higiénicos, fuentes, asientos y mesas situados cerca de la piscina y comunicados a través de un itinerario accesible. – Las juntas del pavimento tendrán un grosor máximo de 6 mm. – No habrá ningún objeto ni elemento que sobresalga o que corte. Todas sus esquinas serán redondas. – Todas las rejas serán seguras y adaptadas. – Tendrán un medio adaptado de acceso al vaso de la piscina, accesible a través de un itinerario apto para P.M.R. que, como mínimo, será un elevador hidráulico con asiento regulable, siendo recomendable que, como medio complementario, haya una rampa de acceso adaptada. – Es recomendable que hayan asientos para reposo cerca de la piscina. Atletas paralímpicos a punto de lanzarse a la

Una rampa de acceso a la piscina se piscina con el soporte de voluntarios considera adaptada si cumple las especificaciones siguientes: – Estará situada fuera del ámbito de uso general de la piscina. – Tendrá una pendiente longitudinal máxima del 8%. – Tendrá una pendiente transversal máxima del 2%. – Dispondrá de pasamanos a ambos lados a una altura de 70 cm a 90 cm. – Tendrá a ambos lados un bordillo de 10 cm de altura. – Tendrá una superficie firme, estable y antideslizante tanto en seco como en mojado. – Tendrá una amplitud libre mínima de 90 cm. – Bajará hasta el fondo de la piscina. Se recomienda que haya un servicio de préstamo de sillas de ruedas sumergibles. Unos asientos en gradas se consideran adaptados si cumplen las especificaciones Elevador hidraúlico con asiento regulable como ayuda técnica que facilita el acceso a la piscina siguientes: INSTALACIONES DEPORTIVAS 281

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Insta la c ione s de por t i va s

Escaleras de acceso a la piscina sin invadir los carriles de competición de la misma

Piscina recreativa con acceso por escaleras sin pasamanos y con rampa de pendiente muy pronunciada

Imagen general de la piscina recreativa con accesos independientes al vaso

– Tendrán una altura de 30 cm y una profundidad de 45 cm. – Las gradas bajarán hasta 30 cm por debajo del nivel del agua. Sus esquinas son redondas. Es conveniente prever áreas de césped o de estada en la sombra y áreas de reposo accesibles para P.M.R. Recomendamos disponer de pequeñas escaleras que se introduzcan en el vaso de la piscina siempre en la parte menos profunda de la misma. Irán previstas de pasamanos que permitirán cogerse a todos los bañistas. Las rampas que se introduzcan en el vaso de la piscina estarán muy bien señalizadas y dispondrán de pasamanos a ambos lados. Nosotros solamente las recomendamos en piscinas de uso sanitarios y asistencial, sobre todo pensando en posibles accidentes del público en general si el uso de la piscina es masivo y si el pasamanos y la rampa no están muy bien señalizados y referenciados. Siempre preferimos que en estas piscinas de uso público se pueda entrar y salir por una suave rampa, como en la playa. Con esta solución de rampa se necesitan muchos metros para llegar a una cierta profundidad. Piscinas de competición Tendrán un diseño rectangular en su totalidad; para P.M.R. es más fácil salir de la piscina aprovechando las formas a 90º de las esquinas de su perímetro; sin tener que utilizar sus músculos abdominales ni sus piernas, normalmente afectados y disminuidos en su capacidad, y mediante la sola fuerza de brazos. Las rampas de entrada y salida al vaso de la piscina serán un itinerario alternativo externo al vaso de competición sin invadirlo en ningún momento. Así mismo las escaleras o rampas escalonadas de acceso. Para acceder a los “polletes” de salida del área de lanzamientos, se puede crear una plataforma de acceso a ellos, que comunicará mediante rampas de suave pendiente con la

282 INSTALACIONES DEPORTIVAS

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


playa de la piscina. Todo el pavimento de estos elementos será muy antideslizante, e incluso permitirá el paso del agua entre sus piezas que los conformen, con huecos como máximo de 1 cm. También, para P.M.R. con cierta agilidad en sus movimientos, se puede utilizar esta plataforma-zócalo para realizar una doble transferencia de salida del agua hasta llegar al asiento de la silla de ruedas. Es decir, si es una persona muy afectada en su movilidad autónoma, podrá realizar con facilidad la transferencia del agua de la piscina al suelo o playa perimetral a ella, al estar al mismo nivel. Desde el agua puede, con un cierto esfuerzo de sus brazos, subir a un nivel intermedio que sería este zócalo donde se sitúan los “polletes de lanzamiento”, y desde esta altura, aproximadamente unos 20 cm, realizar una última transferencia hasta llegar a la altura del asiento de la silla de ruedas situado a unos 48 cm del suelo. Durante los juegos Paralímpicos en Barcelona se experimentó esta solución con gran éxito por parte de los atletas participantes. Para P.M.R. muy afectadas, a parte de la grúa comentada anteriormente, se dispondrá de voluntarios que ayuden a trasladar a estas personas del agua a su silla de ruedas y viceversa, con una necesaria buena coordinación entre ellos, para no hacer perder el ritmo de la competición por posibles retrasos al realizar esta ayuda.

Imagen general de las Piscinas B. Picornell. En primer término el edificio-rampa de acceso a las gradas

Pisicna de competición. Zócalo de lanzamientos que facilita a P.M.R. la transferencia a la piscina

Piscinas de rehabilitación Solamente en este tipo de piscina se consideran oportunas las rampas que invadan el ámbito del vaso de la piscina, incluso con pasamanos en cada carril de la misma.

La playa de la piscina y el vaso están al mismo nível, separados por el imbornal de recogida de aguas INSTALACIONES DEPORTIVAS 283

© Los autores, 2004; © Edicions UPC, 2004.


Libro blanco de la Accesibilidad Urbana