Page 1

Cat贸lica del Norte Fundaci贸n Universitaria

TELECRECIENDO EN URBANIDAD


CATÓLICA DEL NORTE TELECRECIENDO RESCATANDO LA URBANIDAD ENERO DEL 2010

“URBANIDAD APLICADA A LA FAMILIA” LA MESA EN CASA: “EN EL JUEGO Y EN LA MESA SE CONOCE AL CABALLERO. Dicen que la mesa es uno de los lugares donde se demuestra una buena educación, aunque sea en casa. Saber comportarse, saber utilizar los cubiertos, saber comer ... es un especie de examen general donde se ponen a prueba todos los conocimientos adquiridos. Además en la mesa, no todo tiene relación con la comida, también hay que saber mantener una conversación, hay que saber pedir perdón, etc. Es uno de los temas más sensibles y descuidados en la Urbanidad de hoy. NORMAS El buen comportamiento en la mesa no solo es cosa de niños, sino de todo el mundo. Bostezar. Si por cualquier motivo ha dormido mal, está cansado o tiene sueño, y no puede reprimir el bostezar, deberá poner la mano delante, no abrir la boca delante de todos los comensales. Rascarse. Lo mejor es irse a otra habitación o al baño, donde pueda hacerlo con tranquilidad y absoluta privacidad. Si le vuelven los picores, deberá tratar de hacer lo mismo, evitando rascarse delante de todo el mundo (y si lo hace, hágalo con total discreción de manera que el resto de comensales no se enteren). Sacarse "entradas". Lo que coloquialmente de llama "andarse con el dedo en la nariz". Totalmente prohibido. Si algo le molesta, se retira y utiliza su pañuelo. Las orejas. Lo mismo que para la nariz. No es correcto andarse en las orejas, rascarse, etc. Si algo le molesta, lo mejor es que se retire a solas para preservar su intimidad y respetar al resto de los comensales. Descalzarse. Si lo zapatos le "matan", por que los ha estrenado para esa ocasión, por que ha estado mucho tiempo en pie, etc. bajo ningún concepto se los quite. Aunque no se vea, es de pésima educación. Jugar con la comida. Ni los niños ni los mayores pueden hacer bolitas con la miga de pan, jugar con los colines del aperitivo, etc. Los alimentos son para comer, no para jugar. Y por supuesto es de pésima educación FUMAR, cuando se está compartiendo la comida.


CATÓLICA DEL NORTE- EQUIPO DE PASTORAL Y BIENESTAR INSTITUCIONAL TELECRECIENDO RESCATANDO LA URBANIDAD FEBRERO DEL 2010 “URBANIDAD APLICADA A LA FAMILIA” ¿En tu familia dan importancia al estilo, a las reglas de urbanidad y a las normas de cortesía? Hoy en día la sociedad ha cambiado a través del paso del tiempo, pero en ese cambio ha perdido ciertas costumbres y ciertos modales que ayudaban a mantener la armonía entre la gente; es por ello, es urgente preocuparnos por recuperar estos modales que se han perdido, hasta el simple hecho de decir gracias, de pedir el favor, de decir buenas tardes o buenas noches, hasta de preguntarle a los demás ¿cómo están? "El comportamiento es un espejo en el que cada uno muestra su verdadera imagen" LA URBANIDAD consiste esencialmente en conducirnos de palabra y de obra, de modo que los demás se queden encantados de nuestra presencia y de nuestro trato. Y esto se aprende directamente de la familia, de la vida diaria en el hogar. Los padres son los primeros responsables de la educación de los hijos. Al crear el hogar se adquiere esta responsabilidad. Por lo tanto, un hogar, tendrá como normas a la ternura entre todos sus miembros, el perdón sincero y amoroso ante los errores, el respeto en el trato entre todos, la fidelidad y el servicio desinteresado a los demás miembros del hogar. NORMAS: ¡CUIDADO CON SU HIGIENE PERSONAL! LOS DEMÁS SIEMPRE LO ESTÁN NOTANDO ¿Cuál es la primera obligación que nos impone la Urbanidad? La de ser aseados y limpios, pues de lo contrario causaríamos fastidio y asco a todo el mundo. Para conseguir esto, ¿qué reglas debemos practicar? Muchas, pero las principales son las siguientes: 1. Cuidar nuestro aseo personal: Tener en cuenta el aseo de la cara, el cabello, la boca, los dientes, las uñas, etc. 2. Modestia en los vestidos, zapatos y accesorios. 3. Aseo y orden especialmente de nuestra habitación. 4. Velar permanente por el aseo general de nuestra casa y vecindario.


CATÓLICA DEL NORTE TELECRECIENDO “RESCATANDO LA URBANIDAD” ABRIL DEL 2010 “URBANIDAD APLICADA A LA FAMILIA” AMIGOS, VECINOS Y CONOCIDOS

Las relaciones dentro del ámbito personal, no solamente se ciñen al trato con la pareja o cónyuge, con los hijos o con otros familiares. Hay una relación cotidiana con vecinos, conocidos y con los amigos. Este apartado recoge todas esas relaciones de una persona con su entorno más cercano y cotidiano.

LOS VECINOS Los vecinos son personas a las que vemos a diario y con las que tenemos que convivir, al menos en el ámbito de la comunidad donde tenemos nuestra casa. 1. Nunca debe expresar críticas hacia los vecinos, a menos que sea absolutamente necesario y constructivo, en cuyo caso debe hacerse con sumo tacto y diplomacia. 2. Debe ir a dar la bienvenida a los vecinos recién llegados. Lo ideal es que esta visita se haga durante las primeras veinticuatro horas de estancia en la nueva residencia. La visita debe ser breve y se hace con el propósito de entablar unas relaciones buenas y cordiales. 3. Durante la visita, los anfitriones o nuevos vecinos suelen brindar a sus invitados un trago, café o té, o cualquier otro entremés. 4. Esta visita debe efectuarse a una hora bastante después de la cena para dar tiempo a que la familia retire la mesa y se prepare para sus invitados. De este modo habrá tiempo suficiente y tranquilidad para conversar. 5. Los temas que pueden tratarse en esta primera visita son esencialmente relacionados con el vecindario, las facilidades de transporte y de comercio en la zona, los parques de recreación, etc. Nunca debe dejar que la conversación se desvíe y le lleve a divulgar información personal o críticas hacia otros vecinos. 6. Esta primera visita debe ser una reunión informal, y los anfitriones deben vestirse y comportarse en una forma muy casual para no causar impresiones falsas; eso dará una sensación de sinceridad y sencillez que favorecerá el desarrollo de una buena relación de confianza y amistad. 7. Las visitas nunca deben extenderse demasiado. Una hora es un plazo razonable para realizar esta primera visita. Si más adelante se hace otra invitación, entonces ésta puede prolongarse un poco más.


CATÓLICA DEL NORTE TELECRECIENDO “RESCATANDO LA URBANIDAD” MAYO DEL 2010 “URBANIDAD APLICADA A LA FAMILIA” LOS AMIGOS Los amigos son en la mayoría de los casos una prolongación de la familia y en otros muchos son algo más que la familia. Los amigos se van teniendo en distintas etapas de nuestra vida y en distintos momentos: el colegio, la universidad, el trabajo ... siendo cada momento muy especial para nosotros. Teniendo en cuenta que los amigos que más perduran suelen ser los que conocemos cuando podemos elegir, y no cuando eligen por nosotros la compañía (generalmente nuestros padres). Conocidos. Son aquellas personas que conocemos por el trabajo, por nuestra vida social, pero no llegan a considerarse amigos. Dicen que: "amigos hay pocos, conocidos muchos". El trato respecto a los amigos y conocidos es muy similar al de la familia. Pero hay que tener en cuenta que para "tener" hay que "compartir". Una relación de amistad no es una relación comercial. Debemos desterrar el egoísmo y en interés. Una amistad es dar y recibir, sin esperar nada a cambio. Si puede, mantenga alejado el dinero. Amistad y dinero suele ser una combinación muy "explosiva".

De visita. Tanto si visita como si le visitan, hay que tener cuidado con las horas a las que se hace (hay que evitar las horas de las comidas, y tampoco a horas demasiado tempranas o demasiado tarde). Hay que evitar llevar animales de compañía al menos sin permiso de quien invita. A la invitación de una visita habría que corresponderla con otra invitación a la nuestra. Al igual que con la familia, ante cualquier invitación deberá responder (afirmativa o negativamente) a la misma (por teléfono, mediante nota escrita, etc.). Tampoco se debe criticar a los amigos y menos si ellos no están presentes en la visita. Detallista. Si quiere ser amable y detallista con sus amigos, no se olvide de fechas señaladas como los cumpleaños, aniversarios de boda, etc. Anote en su agenda estas fechas. Estos detalles ayudan a mantener viva la amistad. Al igual que pedimos un respeto para nuestra intimidad debemos respetar la de nuestros amigos. No se debe entrometer uno en sus asuntos y decisiones. Podemos opinar si nos lo piden. Tampoco se debe abusar de la amistad. No abuse pidiendo favores o utilizando su casa como si fuera suya. Sea moderado y educado.


CATÓLICA DEL NORTE TELECRECIENDO RESCATANDO LA URBANIDAD JUNIO DEL 2010

“URBANIDAD APLICADA A LA FAMILIA” LOS VIAJES Supuesto que una persona a quien debemos respeto nos lleve de compañía en el viaje, es cortesanía, generalmente, acomodarse a todo, hallarlo todo bueno, no quejarse de nada, no hacerse esperar y estar siempre solícito y oficioso para todos; no imitar jamás a aquellos que nunca tienen buenos caballos, buenos cuartos en los mesones o posadas, ni buenas camas; que meten ruido con los criados, entre sí y con el dueño; que jamás están prontos; que no hallan cosa buena, ni bien hecha, de todo se enfadan y están siempre de mal humor. Siendo el viaje una especie de milicia, que ha de tener sus precauciones, cuidados y diligencia, así como tiene sus fatigas y sus trabajos, es sumamente gravoso cuando a todo esto se agregan unas gentes incómodas, más pesadas que todo el equipaje y maletas. Si vas en coche, has de dejar siempre el mejor lugar a las personas más calificadas, tomando tu el último. Los lugares primeros son la derecha y la izquierda del fondo del coche, y los inferiores que siguen a los dos primeros son la derecha y la izquierda de la parte de los caballos. En bajando del coche, pide la cortesía que salgas el primero a fin de dar la mano a la persona más calificada cuando baje. Si sucediese que por falta del hospedaje hubieres de dormir en el aposento mismo de la persona calificada con quien vas de comitiva, pide la cortesía que la dejes desnudar y acostar primero, y después te desnudarás tu aparte y te acostarás sin hacer ruido en manera alguna durante toda la noche. Así como te acostaste el último, pide la cortesía que seas el primero que te levantes y te vistas enteramente, cubriendo y aseando la cama y recogiendo todo tu equipaje. No te mires al espejo ni te peines delante de la persona de consideración, en cuya comitiva anduvieres, y mucho menos, te valgas de sus peines, ni de otra cosa alguna de las que traiga para su propio uso. De todo esto es fácil deducir, que no es decente apresurarse a escoger el primer aposento, la primera cama, etc. en lo cual, a más de la cortesía, se ha de guardar alguna justicia. Y sería también cosa muy incivil, si en una mala y pequeña posada la persona de consideración lo quisiese todo para si, sin atender ni darle cuidado que los de su comitiva estén o no acomodados. Estas acciones no son de personas de distinción; antes en todos estados han de sobresalir la bondad y la humanidad, aún con los inferiores, partiendo con ellos cuando lo trae la ocasión, la incomodidad y el trabajo.


CATÓLICA DEL NORTE TELECRECIENDO “RESCATANDO LA URBANIDAD “ JULIO DEL 2010

“URBANIDAD APLICADA A LA FAMILIA” LAS VISITAS PARTE II En las visitas de cumplimiento, ¿nos podremos detener demasiado sin faltar a la urbanidad? Es necesario tener mucha discreción, en este caso, para no molestar, principalmente cuando se trata con personas muy ocupadas, en cuyo caso al instante que se llegue a notar que desean quedar solas, es menester despedirse, pero cuando sean personas de un carácter muy elevado respecto de nosotros, no deberemos despedirnos hasta que nos lo insten. Y al despedirnos. ¿Deberemos repetir nuestros cumplimientos y cortesías a proporción de las circunstancias de la persona? Si señor, y si la tal persona se moviese para acompañarnos, se la suplicará no se tome tal incomodidad, repitiendo esto mismo en cada una de las puertas si se empeñase en seguirnos. Y durante la visita , ¿podremos observar o poner los ojos en papel escrito, o libros que hubiere en la habitación? De ninguna manera, ni menos tocarlos ni mirar a otra cosa alguna, a no ser que nos lo permita una gran familiaridad con el sujeto. Y cuando recibamos la visita de alguno, ¿cómo nos conduciremos para cumplir con la urbanidad que corresponde? De este modo, no deberemos hacerle esperar, sino introducirle prontamente, a no ser que estuviésemos desnudos o con vestido no decente para el respeto que se mereciese, o con alguna ocupación indispensable, en cuyos casos deberemos suplicarle por medio de algún criado, que perdone le hagamos esperar un corto rato. Y cuando la persona que venga a visitarnos sea de mucha autoridad, ¿deberemos salir a recibirla?

Si señor, y se verificará a la antesala, a la escalera o a la puerta de la calle, según su grado; pero si el sujeto fuese igual o poco superior a nosotros, bastará que nos levantemos cuando entre, y salgamos a recibirle a la puerta de la sala. Recibida con la debida cortesía la persona que nos visite, ¿la deberemos instar para que se siente?


CATÓLICA DEL NORTE TELECRECIENDO RESCATANDO LA URBANIDAD AGOSTO DEL 2010

“URBANIDAD APLICADA AL TRABAJO” No reserve su sonrisa solo para el jefe. Sus compañeros de trabajo también se lo merecen. Actúe siempre con naturalidad en sus relaciones de trabajo. La afectación vuelve ridícula a la gente. No violente sus gestos, ni los deje dominar por el nerviosismo, ni trate de ocultar su debilidad bajo la altanería. En una discusión no insista en que tiene la razón. Aprenda a escuchar y a evaluar otros puntos de vista. Sea muy metódico, pues el desorden hace perder mucho tiempo. Tenga consideración para con los demás a la hora de hacer algo que vaya a afectar al medio ambiente común, como lo es fumar, graduar la temperatura del aire acondicionado, abrir las ventanas, etc. Todas estas cosas afectan a los demás, lo cual hace que se debe pedir permiso a todos antes de hacerlo. Los roces o conflictos que puedan producirse entre compañeros de trabajo son muy comunes y, aunque resulten muy desagradables, no debe dárseles demasiada importancia. Debe evitar los grupos demasiado cerrados. No se encierre en "camarillas" que excluyan a algunos por prejuicios de uno de los miembros del grupo, o cualquier otro motivo semejante. Esto tiende a alimentar actitudes muy negativas y contraproducentes como el favoritismo, los chismes, los comentarios de doble sentido. Cuando un recién llegado trata de integrarse en su pequeño mundo, no permita que se debata angustiosamente en una atmósfera de desconfianza. Ayúdelo. Póngalo al corriente de las cosas y preséntele a sus compañeros y, en fin, haga lo posible por hacerlo sentir tranquilo y aliviar las dificultades de tal adaptación. Jamás participe en chismes, ni divulgue secretos que le hayan confiado algún compañero. La discreción es una de las cualidades más importantes para poder mantener un ambiente de armonía y respeto entre sus compañeros. También debe ser discreto y comedido en lo que respecta a las llamadas telefónicas personales durante horas de trabajo. Siempre es necesario en casos de urgencia, pero procure hacer las llamadas lo más breves posibles.


“URBANIDAD APLICADA AL TRABAJO” Muchos jóvenes acceden a su primer empleo sin saber, en muchos casos, cómo vestirse, cómo tratar a los compañeros, cómo moverse en general. Muchos jóvenes están preparados profesionalmente, pero no social o laboralmente, en cuanto a relacionarse se refiere. Pero no se preocupe, nadie hemos nacido con experiencia, eso solo se obtiene con los años. El primer empleo es también el primer eslabón de una cadena. Es el punto de partida hacia una vida laboral dilatada, en la mayoría de los casos, por eso es importante "quedar bien". Este primer puesto de trabajo va a ser una referencia en la búsqueda de su próximo empleo. Por eso debe dejar "un buen sabor de boca" para que le escriban una buena carta de recomendación o bien den buenas referencias de usted. Es importante tener en cuenta algunos puntos básicos para poder complementar su trabajo profesional con cierta habilidad social. El vestuario. Debe comprender que su trabajo no es una reunión de amigos, de colegas, de compañeros con los que hace deporte o sale de copas. Su ropa debe ir acorde a las normas de la empresa, y si no las hay, al "modelo" más generalizado que utilizan la mayor parte de sus empleados. Al menos los primeros días es mejor pecar de formal que de informal. "La habilidad social es tan importante como una buena preparación académica" El tratamiento. Hasta que tome confianza, sobre todo con las personas que son mayores que usted, trátelas de usted y evite los tuteos. Es mejor esperar a que sean ellos quienes le indiquen el tratamiento que desean recibir. Si no le indican nada, siga con el tratamiento más formal. Aprender. No debe tener ningún miedo a preguntar. No solo cómo se hace una cosa, sino las costumbres que hay en esa oficina o departamento. Si va hacer algo que pueda afectar a los demás no dude en preguntar antes. Por ejemplo, poner música, subir la calefacción o el aire acondicionado, utilizar algún elemento común como la fotocopiadora, el fax, etc. Cortesía. La misma educación que muestra a sus familiares y amigos debe demostrar en su lugar de trabajo. Una persona es educada en cualquier parte. Debe saludar, dar las gracias, despedirse, etc. al igual que lo hace en cualquier otra faceta de su vida. No pierda sus modales en situaciones de tensión o de momentos difíciles. La buena impresión, no solo profesional, que deje en su trabajo puede condicionar su futuro. Sus jefes darán referencias de usted para el próximo empleo. CATÓLICA DEL NORTE TELECRECIENDO RESCATANDO LA URBANIDAD SEPTIEMBRE DEL 2010

Telecreciendo en urbanidad  

cartilla virtual de la dirección de PyB

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you