Page 5

|

Nº 2.982

|

TRABAJADORES

10 al 30 de AGOSTO de 2017

5

Impulsar la producción nacional con soberanía

Por el desarrollo de las fuerzas productivas (I) PEDRO EUSSE. Especial para TP Coordinador general de la CCT-CV/FNLCT

Clase obrera y Constituyente: discusión y movilización

L Tribuna Popular.- En las propuestas programáticas que construyeron el Partido Comunista de Venezuela (PCV) y el Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora (FNLCT) para la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) –en la perspectiva de que la movilización consciente, organizada y combativa presione por su efectiva implementación–, se plantea la necesidad de «Asumir una estrategia de desarrollo de las fuerzas productivas en armonía con el ambiente y garantizando los derechos laborales, particularmente la salud y seguridad en el trabajo.» De manera reiterada el PCV ha señalado críticamente la característica rentista e improductiva del capitalismo venezolano, así como la histórica ausencia de políticas de Estado que apunten a revertir esta situación, lo cual ha constituido el germen de la aguda crisis por la que está atravesando nuestro país. El Partido del Gallo Rojo ha enfatizado que en la economía de puertos que tiene Venezuela, en la que gran parte de los productos que se consumen son importados, es fundamental establecer una planificación que permita impulsar la producción nacional con criterios de soberanía y desarrollo de las fuerzas productivas. En este contexto –particularmente hoy con el escenario de la recién instalada ANC y las grandes expectativas que tiene el pueblo para la solución de sus acuciantes dificultades de abastecimiento y de pérdida acelerada del poder adquisitivo–, el PCV insiste en el necesario impulso de un plan nacional de industrialización y desarrollo productivo.

Asimismo, los comunistas hacen hincapié en que se establezca una planificación central-participativa de la economía, transversalizada con un modelo de gestión múltiple y participativa, caracterizado por el ejercicio del control obrero y social sobre los procesos de producción, administración y distribución de bienes y servicios. Políticas públicas El capitalismo formó talento humano para garantizar la lógica de reproducción del capital, sin atención a las consecuencias de deterioro ambiental, por cuanto es la burguesía la que impone los modelos de educación de acuerdo a sus intereses de mantener las relaciones de producción capitalistas. En el área de la agricultura, la burguesía impuso el uso intensivo de arados, altas dosis de fertilizantes y uso permanente de agrotóxicos. Más recientemente, se ha impuesto el uso de semillas transgénicas, biofertilizantes y controles biológicos de plagas y enfermedades, pero siempre garantizando la dependencia tecnológica y la reproducción del capital. La producción de alimentos limpios de agrotóxicos, la conservación de los suelos y las aguas, la intensificación de la agricultura sin dependencia agroindustrial y la obtención de máximos rendimientos biológicos en forma natural, forman parte del desarrollo de las fuerzas productivas en armonía con el ambiente y con una perspectiva soberana. Adicionalmente, debe visualizarse que se pueda trascender los límites del abastecimiento interno y apuntar en la direc-

ción de colocar en el mercado para la exportación una línea de alimentos limpios, que aporte a las necesidades de salud de los pueblos. Para ello, deben establecerse políticas públicas articuladas y coordinadas, que permitan, por ejemplo, el estímulo a los productores agrícolas cuyos sistemas de producción se acrediten en un registro nacional de unidades de producción de alta eficiencia energética, productividad sostenida y conservacionista de los bienes comunes de suelos y aguas; así como una transformación profunda de los diseños curriculares de las ciencias del agro y afines. Propuestas concretas Diversos sectores y organizaciones, así como estudiosos e investigadores, han presentado propuestas para el desarrollo productivo soberano, pero no han contado con la receptividad requerida por parte de las instancias decisoras del Gobierno nacional. Entre estas propuestas, se encuentra la tecnología de Pastoreo Racional Voisin (PRV), que permite el fomento de pasturas y el manejo de la ganadería, sin uso de arado, sin aplicación de fertilizantes, ni de agrotóxicos; lo cual, además de otórgale carácter agroecológico, reduce los costos de producción y elimina la dependencia de la agroindustria. El PRV permite triplicar los rendimientos de carne y leche desde el primer año de su establecimiento, lo que significa que intensifica el proceso productivo, además de que se puede escalar espacialmente sin que ello comprometa su calidad, rendimientos y costos de producción.

as elecciones del 30 de julio y la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) son, en sí mismas, jornadas victoriosas del pueblo venezolano en rechazo a la derecha fascista y la injerencia imperialista, aunque las fuerzas revolucionarias del movimiento obrero y popular no hayamos logrado el dominio de la Constituyente. Sin embargo, existen la necesidad y las condiciones para impulsar el Programa del movimiento obrero y popular por una salida revolucionaria a la crisis del capitalismo dependiente, por lo que urge un Plan de Lucha unitario, junto al partido de la clase obrera (el PCV) y fuerzas del movimiento popular, en articulación con constituyentes aliados, para levantar propuestas y presionar con movilizaciones por actos constituyentes revolucionarios a favor de la clase obrera y el pueblo trabajador de la ciudad y el campo. Con tales objetivos, el FNLCT convocó una Asamblea Nacional del Movimiento Obrero y Sindical Clasista, para el sábado 12 de agosto, en el Teatro del Edificio Cantaclaro.

Libertad Sindical y Clasismo

L

a libertad sindical es una significativa conquista histórica de la clase obrera, aunque mediatizada en todos los países capitalistas por las normas del derecho laboral burgués. Su alcance y desarrollo está en dependencia de la fuerza y potencia del movimiento obrero de orientación clasista en su combate contra las pretensiones de la patronal y sus Estados por someter, tutelar y derrotar a las auténticas organizaciones sindicales de la clase obrera. En Venezuela, la libertad sindical está formalmente consagrada en el artículo 95 de la Constitución de 1999, pero también la limita extremadamente en su artículo 293 (literal 6), cuando le asigna al Poder Electoral la función de «organizar las elecciones de sindicatos […]». También la LOTTT expresa evidentes incongruencias en materia de libertad sindical, por una parte la define y establece normas para su protección, pero por otra la coarta y obstaculiza con múltiples regulaciones y controles a la existencia de las organizaciones sindicales. Además, desde el Ministerio del Trabajo, las tendencias reformistas dominantes en el Gobierno y en el movimiento sindical (cúpula de la CBST) utilizan tales regulaciones de ley para limitar o incluso cercenar el derecho a la libertad sindical, creando condiciones de desprotección e indefensión colectiva para los trabajadores y trabajadoras que resisten al tutelaje del Estado y a la domesticación del sindicalismo desclasado. Este debe ser, desde el clasismo revolucionario, uno de los asuntos a resolver en la Asamblea Constituyente. Por ejemplo, el Sindicato Profesional de Trabajadores de la Harina en Puerto Cabello (Sprofetha), que agrupa a trabajadores y trabajadoras al servicio de la empresa Monaca, realizó las elecciones de su Junta Directiva el 2 de mayo de 2016. Pero, a la fecha de hoy, el Registro Nacional de Organizaciones Sindicales (RNOS), del Ministerio del Trabajo, se ha negado a reconocer y certificar tales resultados, así como tampoco el CNE se pronuncia al respecto. En consecuencia, el patrono hace de las suyas y las y los trabajadores se ven impedidos de contar con su legítima representación sindical. ¿Hasta cuándo el abuso de la burocracia estatal contra la democracia sindical?

Tribuna Popular 2.982  

10 al 30 de agosto de 2017

Tribuna Popular 2.982  

10 al 30 de agosto de 2017

Advertisement