Page 11

|

Nº 2.982

|

11

ESTUDIAR Y LUCHAR

10 al 30 de AGOSTO de 2017

Nueva etapa del proceso bolivariano OSWALDO RAMOS. Especial para TP Secretario Nacional de Educación Ideológica del PCV

L

a situación política venezolana ha llegado a un nuevo nivel de confrontación; no porque lo hayan querido las fuerzas hegemónicas dentro del proceso bolivariano, sino porque los planes golpistas –latentes desde los mismos inicios del proceso– se han recrudecido en los últimos meses. Estos planes, que incluyen acciones de violencia terrorista a través de grupos mercenarios y fascistas, no han logrado los objetivos trazados por el imperialismo e implementados con la complicidad lacayuna de la derecha apátrida agrupada mayoritariamente en la MUD. A través del Departamento de Estado norteamericano y del Comando Sur, se planifican y dirigen estos planes, pretendiendo reproducir recetas de desestabilización ya utilizadas con éxito en otros países. El pueblo venezolano ha visto y sufrido la utilización de los más variados tipos de acciones golpistas, a nivel comunicacional, psicológico, económico, institucional, internacional; logrando avances con la implementación de cada una de ellas. Han posicionado la matriz de opinión de que en Venezuela no hay espacio geográfico sin protestas y que todo el pueblo les acompaña; cuando en realidad cada día se reducen los sectores que les apoyan, ya que sus propios seguidores son

asediados, les cobran peaje y sufren las arremetidas de sus acciones hamponiles y terroristas. Claridad política y conceptual Los sectores terroristas de la MUD y los que están fuera de ella pero que actúan conjuntamente, han dirigido sus ataques de manera directa al frente institucional, buscando el quiebre de la gobernabilidad y la capacidad de respuesta del Gobierno, para debilitar y desmoralizar al pueblo bolivariano. Como no cuentan con suficiente apoyo popular, se han propuesto presionar sobre la economía, atacando puntos de abastecimiento y transporte de alimentos para agudizar el desabastecimiento y el alza de precios, con la finalidad de instigar la participación en los saqueos que ellos inducen muchas veces contra ferreterías, licorerías u otros establecimientos que no tienen nada que ver con el suministro de alimentos. Se dedican a asediar a la población durante varias horas desplegando grupos mercenarios, dejando un rastro de muertos, heridos, destrozos, saqueos, incendios y terror, con imágenes que golpean y atemorizan el imaginario colectivo e individual del pueblo venezolano y de la opinión pública mundial.

Esa conducta criminal de la derecha fascista se explica por la contraofensiva que ha desatado el imperialismo –especialmente el norteamericano–, para recuperar el control político en nuestro continente latinoamericano y hacer retroceder los avances en el proyecto de liberación nacional de los pueblos; por lo que este conflicto tiene un claro carácter internacional y patriótico. El incremento de los planes golpistas –fomentados y apoyados desde el exterior– prevén, de ser necesario, una acción militar directa por parte del imperialismo a favor de la gran burguesía y contra los intereses del pueblo trabajador, por lo que esta confrontación también adquiere un definido carácter de clase. Por todo ello, se hace imprescindible la más amplia unidad patriótica y antiimperialista, especialmente de los revolucionarios, tanto nacional como internacionalmente.

Asimismo, defender las conquistas populares que hemos logrado históricamente y en el proceso bolivariano, y las expresiones concretas de los avances integracionistas de los pueblos en la lucha por la independencia y el desarrollo soberano. Además, en el marco de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), profundizar la lucha contra el enemigo de clase, teniendo claro que la correlación de fuerzas a lo interno de la ANC –por sí sola– no es favorable hacia la profundización revolucionaria del proceso bolivariano, sino que para lograr avances y políticas realmente a favor de los intereses del pueblo, que den respuestas a las demandas y necesidades de la gente, se requerirá de la movilización consciente, organizada y combativa, con unidad obrero-campesina y popular, levantando propuestas programáticas revolucionarias.

Sobre los «medios sociales» y la ingenuidad (I) HENYS PEÑA. Especial para TP Miembro del Comité Local del PCV en Los Teques / Miranda

A

bundan los anglicismos en este tema, quizás porque logran abstracciones y simplificaciones que resultarían cuando menos en palabras compuestas y más largas en nuestro rico y espeso castellano. En todo caso, preferimos usar «medios sociales» en lugar de «social media», delimitando que el uso dado aquí, se refiere a una amplia variedad de herramientas electrónicas y digitales asociadas a la internet, usadas masivamente con diversidad de propósitos; desde el cándido entretenimiento, pasando por el pragmático mercadeo y llegando al moderno e híper eficiente espionaje. Definiremos entonces los «medios sociales», en principio, como plataformas de comunicación en línea, es decir, mediante conexión a internet, conexión que, sin ser universal, alcanza ya entre el 43 y 48% de la población mundial y que se expande aceleradamente.

Estos «medios sociales» adicionan a la conexión el que la mayor parte de su contenido es creado por los propios usuarios mediante el uso de las tecnologías de la Web 2.0, lo cual implica la edición, publicación e intercambio de textos, imágenes, audios y videos, es decir información de toda índole y naturaleza mediante el uso de una o más aplicaciones conectadas a internet. Los «medios sociales» basan su éxito en la capacidad de influir, partiendo de la interacción entre quienes son concebidos como «pares», contando con una audiencia que es cada vez más numerosa. El conjunto de «aplicaciones» usadas, son perfeccionadas segundo a segundo, para amplificar, profundizar y hacer más eficiente esa capacidad de influir, haciendo uso de la medición precisa y exacta de cada «click» que hace todo usuario, de cada palabra que ingresa, y cada segundo que permanece conectado a un lugar o conte-

nido, haciendo «predictiva» o predecible la conducta y preferencias del usuario. Se logra así la primera fórmula para «rentabilizar» la información tan dócilmente suministrada, que es saber las preferencias del usuario, para poder pasar a producirlo si es producible, venderlo si es vendible, alquilarlo si es alquilable o generar un sustituto que sea rentable, mediante la mercadotecnia de medios sociales y el CRM (Customer Relationship Management, algo así como Admi-

nistración basada en la Relación con los Clientes). Tras cada «medio social» hay un ejército de personas pagadas, responsables de esa comunidad, que se encargan de crear el denominado «contenido de valor» (lo que diferencia el contenido común de un usuario y el de valor, es que no es producto de la casualidad o el azar, en su elaboración hay análisis, planificación, estrategia y sobre todo un objetivo claro, maximizar la rentabilidad).

Tribuna Popular 2.982  

10 al 30 de agosto de 2017

Tribuna Popular 2.982  

10 al 30 de agosto de 2017

Advertisement