Page 19

¡A la lectura!

b) Mis libros recomendados: en lugar visible se coloca un panel donde el alumnado recomienda sus lecturas. c) Mi tema favorito: el lector o lectora opta por un tema y entonces busca y promociona lecturas sobre el mismo. d) Mi autor predilecto: el niño o niña informa a los demás de todo lo referente a su autor favorito y recomienda su lectura. e) El pregón. (Anexo 19, pág. 175.) f) El árbol. (Anexo 20, pág. 177.) g) Manifiesto escolar a favor de la lectura. h) Encuestas: sobre el nivel lector del alumnado y/o del profesorado, de otros centros, del vecindario, bibliotecas familiares… i) Guías de lecturas: elaboradas por los propios lectores y lectoras. 11. TÉCNICAS DE COOPERACIÓN Y SOLIDARIDAD A través de la lectura, con estas técnicas, realizamos tareas de cooperación y solidaridad: a) Campaña de recogida de libros: para otra biblioteca con pocos medios. b) Apadrinamiento de una biblioteca: como la anterior, pero con más implicación. Se procura colaborar en todas las necesidades de esa biblioteca y conocer su entorno. Se acude a la correspondencia. c) Lectores sin fronteras: leer un texto, un libro o una obra a personas con discapacidades o dificultades como enfermos, mayores, ciegos... d) Lectura entre tres. (Anexo 21, pág 179.) e) El trueque: potenciar el intercambio de libros. f) El mundo del Braille: mostrar a nuestros alumnos y alumnas libros o cuentos infantiles escritos en braille para que vean, toquen y observen el diseño específico que posibilita que los niños y niñas ciegos puedan leer. Seguidamente, se realiza alguna actividad para que descubran los problemas de no poder ver; algo sencillo como taparles los ojos con una cinta o gorro de papel y que, a través del tacto, identifiquen diversos objetos que les vamos aportando. g) El mundo silencioso: comenzamos haciendo una experiencia de silencio total, sin ruidos, para luego ir aumentando con voces, música, susurros. El alumnado explicará después la sensación que ha tenido. Le mostraremos el código de comunicación de los sordos, los movimientos de la mano, las expresiones de la cara, la mirada…, todo lo que aporte información sobre la persona. Si es posible, se le puede dar la oportunidad de conocer a una persona sorda que le hable en su lenguaje para apreciar así la dificultad de comunicarse con ella. Tal vez nos pueda leer los labios, si hablamos muy despacio y

126

miramos hacia ella. Si es posible, que nos «lea» un libro y, si es factible, lo intentamos nosotros.

A la lectura  

Animación a la lectura

A la lectura  

Animación a la lectura

Advertisement