Page 15

¡A la lectura!

y) Cada cosa en su lugar: le proporcionamos a la clase diez objetos (o un listado) y le pedimos que les busquen un lugar adecuado en las páginas de un libro. Por ejemplo, una sartén bien podría ir en la cocina de La Cenicienta, o una servilleta en la cestita de Caperucita. z) Cada palabra en su frase: escribimos en la pizarra un listado de unas diez palabras y le pedimos a los niños y niñas que elijan un libro y comiencen a leer. Cuando localicen una de esas palabras, nos dirán la frase que la contiene y la escribimos en la pizarra. Así hasta que se acabe la sesión o las palabras. aa) Las sílabas «despistadoras»: se le muestra a la clase un texto que, a primera vista y al leerlo, no entenderá, pero después de leerlo tres o cuatro veces, percibirá las sílabas intrusas. Por ejemplo: «Atera modifícil tropero asal cofinal trolo ufentendí», que sería: «Era difícil pero al final lo entendí». bb) La ruleta: se colocan los niños y niñas en un corro, y se van pasando un libro, mientras suena una música. Cuando ésta se pare, aquel que tenga el libro en sus manos deberá leer unas líneas al azar. cc) De qué libros hablamos: un grupo da pistas al resto de la clase y lo que hay que averiguar es un tipo de libros (no un título concreto). Por ejemplo: libros de animales, cómics… dd) La conferencia: un alumno o una alumna se prepara una «conferencia» utilizando una bibliografía que después debe presentar. 6. TÉCNICAS DE POSTLECTURA Estas técnicas pretenden profundizar en las lecturas realizadas: a) Registro personal de lectura: cada lector o lectora dispondrá de un registro donde irá apuntando sus lecturas. b) Ficha del libro: cada lector o lectora puede hacer una ficha con datos del libro que acaba de leer. c) Los títulos: se pide al alumnado que diga un número determinado de títulos de libros leídos relacionados con una característica común, por ejemplo: libros donde aparezcan personajes fantásticos o libros donde aparecen mascotas. d) Los cuestionarios sobre aspectos de un libro leído en sus diversas posibilidades: de opciones, de sí o no, de verdad o mentira, abierto, cerrado… e) El encuentro con el autor o autora. f) Hoja de exploración lectora (Hojel). (Anexo 11, pág. 155.) g) Lecturas complementarias: el profesor o profesora le suministra al lector o lectora (o a un grupo) un listado de lecturas complementarias a una ya realizada. h) Adivinar el personaje: el maestro o maestra piensa en un personaje de algún cuento o libro conocido por los niños y niñas. Ellos podrán formular todas las preguntas que

122

deseen hasta conseguir averiguar el personaje, pero sólo recibirán un sí o un no como respuesta.

A la lectura  

Animación a la lectura