Page 1

SANTUARIO DE JEHOVÁ DIOS

MANUAL DEL SACERDOTE AEMINPU LIMA 2014


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

2

El FREPAP fue creado por el Señor Ezequiel Ataucusi Gamonal

Fronteras Vivas del Perú, creado por el Señor Ezequiel Ataucusi Gamonal


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

3

INDICE DE CONTENIDO

A A quien ordenó para que ofrezca holocausto y sacrificios? ..........................................................................................................24 Aarónico o Levítico .......................................................................................................................................................................44 Aclaración de la Levadura ............................................................................................................................................................28 Además conservar en limpieza cada uno su vaso ........................................................................................................................19 Aderezar el holocausto .................................................................................................................................................................72 Agua de las Rencillas ...................................................................................................................................................................58 Altar de metal o madera................................................................................................................................................................43 Altar de piedra ..............................................................................................................................................................................43 Altar de Sahumerio .......................................................................................................................................................................43 Altar de tierra ................................................................................................................................................................................43 Animales con garras .....................................................................................................................................................................66 Animales inmundos. ...............................................................................................................................................................55, 65 Animales Limpios E Inmundos......................................................................................................................................................65 Año Nuevo Sagrado .....................................................................................................................................................................27 Año sabático .................................................................................................................................................................................69 Apártate del mal y vivirás para siempre ........................................................................................................................................26 Aquel que jura falsamente tomando el nombre del Varón de Dios ...............................................................................................68 Atribuciones de los Levitas ...........................................................................................................................................................17 Atribuciones de los Sacerdotes Levitas ........................................................................................................................................16 Atribuciones del Sacerdote Bautizador .........................................................................................................................................16 Atribuciones del Sacerdote Departamental...................................................................................................................................15 Atribuciones del Sacerdote Nacional ............................................................................................................................................15 Aves Inmundas .............................................................................................................................................................................65 Aves Limpias ................................................................................................................................................................................65 B Becerro o ternera ..........................................................................................................................................................................59 Botín de Guerra ............................................................................................................................................................................58 C Cada persona debe presentarse con el don de sus manos ....................................................................................................30, 35 Calendario hebreo ........................................................................................................................................................................36 Calendario hebreo-judio ...............................................................................................................................................................35 Calendario Judío...........................................................................................................................................................................36 Calendario juliano y gregoriano ....................................................................................................................................................36 Castidad de una Virgen ................................................................................................................................................................82 Celebración de las Fiestas en honor a Jehová .............................................................................................................................22 Celebraréis el Sábado, día de Guardar y Reposar .......................................................................................................................24 Celebraréis las tres Fiestas Anuales ............................................................................................................................................27 Celibato (soltería) .........................................................................................................................................................................82 Celibato de un Varón ....................................................................................................................................................................82 Certificado de divorcio ..................................................................................................................................................................81 Ch Chivo o Cabra ...............................................................................................................................................................................59 C Circuncisión ..................................................................................................................................................................................56 Circuncisión Al Octavo Día ...........................................................................................................................................................57 Circuncisión Del Niño ...................................................................................................................................................................57 Circuncisión Del Prepucio Del Corazón ........................................................................................................................................57 Clasificación de Altares ................................................................................................................................................................43 Colocación del holocausto sobre el altar ......................................................................................................................................75 Comerás Del Carnero De Las Consagraciones ............................................................................................................................48 Como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón que abriere matriz .......................................................................................57 Cómo se limpiará? ........................................................................................................................................................................32 Con La Bendición De Dios Serán Enriquecidos ............................................................................................................................39 Con qué finalidad Jehová Dios de Israel, escogió ése lugar?.......................................................................................................42 Condiciones que impedían el divorcio en Israel ............................................................................................................................81 Consagración a Jehová ................................................................................................................................................................47


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

4

Constitución del Matrimonio..........................................................................................................................................................79 Constitución del Matrimonio Eterno ..............................................................................................................................................80 Constitución del Sacerdocio Aarónico o Levítico ..........................................................................................................................44 Cordero u Oveja ...........................................................................................................................................................................59 Cuadro de Fiestas de Israel ..........................................................................................................................................................24 Cuál es esa casa? ........................................................................................................................................................................30 Cuál es la Casa? ..........................................................................................................................................................................29 Cualquiera que se Convirtiere a Dios, anunciara Libertad a su Prójimo .......................................................................................86 Cuando alguno hiciere especial voto a Jehová .............................................................................................................................85 Cuando las varonas casadas hicieren voto a Jehová ...................................................................................................................84 Cuando los varones jóvenes o doncellas hicieren voto a Jehová .................................................................................................84 Cuando se peca en lugar santo ....................................................................................................................................................68 D Debemos ayunar para participar la santa cena ............................................................................................................................78 Deberes y atribuciones del Sacerdote General ............................................................................................................................15 Decreto de dios sobre la obra social .............................................................................................................................................39 Definición y organización del tabernáculo.....................................................................................................................................40 Despido de esposas paganas.......................................................................................................................................................81 Dios llama a todo los moradores de la tierra a la Cena del cordero .............................................................................................78 Disposiciones generales del sacerdocio .......................................................................................................................................11 E El Altar ..........................................................................................................................................................................................42 EL altar de holocausto ..................................................................................................................................................................40 El altar no tendrá gradas...............................................................................................................................................................43 El Altar y todas las cosas del Ministerio Sacerdotal ......................................................................................................................43 El año sagrado..............................................................................................................................................................................36 El bautismo de agua .....................................................................................................................................................................62 El derecho de primogenitura .........................................................................................................................................................64 El diezmo ......................................................................................................................................................................................67 El Diezmo por Ley ........................................................................................................................................................................68 El Divorcio.....................................................................................................................................................................................81 El encargado de las cenizas .........................................................................................................................................................13 El gran día de la liberación (jubileo) ..............................................................................................................................................85 El Holocausto Sagrado a Jehová ..................................................................................................................................................46 El lugar donde debe realizarse el Bautismo..................................................................................................................................63 El lugar santísimo .........................................................................................................................................................................40 El macho cabrío a Azazel .............................................................................................................................................................33 El primer calendario judío .............................................................................................................................................................36 El Sacerdote Nacional ..................................................................................................................................................................15 El santuario ...................................................................................................................................................................................40 El santuario espiritual o celestial ...................................................................................................................................................40 El santuario terrenal ......................................................................................................................................................................40 El Sumo Sacerdote .......................................................................................................................................................................44 El valor de la sangre de la expiación ............................................................................................................................................51 El Voto de Nazareo .......................................................................................................................................................................82 En caso que por equivocación comiera cosa santa ......................................................................................................................68 En reposo y en descanso seréis salvos, si lo hiciereis .................................................................................................................25 Enfermedades y lepras (inmundas) ..............................................................................................................................................53 entrarán al servicio ministerial todos los varones primogénitos de 25 ..........................................................................................17 Es Día de Convocación Santa ......................................................................................................................................................31 Es primordial la fe no fingida.........................................................................................................................................................19 Esta es la ley de las enfermedades ..............................................................................................................................................53 Esta es la ley de los animales Limpios e Inmundos ......................................................................................................................65 Esta es la ley de los animales limpios e inmundos .......................................................................................................................55 Esta es la Ley del Holocausto.......................................................................................................................................................46 Establecimiento de la ley de las plagas y enfermedades .............................................................................................................53 Establecimiento de la ofrenda de leña ..........................................................................................................................................75 Establecimiento del Ministerio de Música .....................................................................................................................................14 Establecimiento del Sacerdocio según el Orden de Melchisedec.................................................................................................45 Estas ofrendas serán sacrificadas ................................................................................................................................................29 Estas Ofrendas serán Sacrificadas ...............................................................................................................................................35 Estas son las ofrendas que se sacrificaran...................................................................................................................................31 Expiación del Altar ..................................................................................................................................................................12, 51 Expiación del Altar una vez al año ................................................................................................................................................12


5

Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Expiación del Arca del Pacto ........................................................................................................................................................52 Expiación del Santuario ................................................................................................................................................................52 Expiación en las tres fiestas del año .............................................................................................................................................49 Expiación por diversos pecados ...................................................................................................................................................51 F Fiesta de Las Trompetas ..............................................................................................................................................................31 Fiesta de los Panes sin Levadura .................................................................................................................................................28 Fiestas solemnes ..........................................................................................................................................................................21 Forma de colocación de la leña sobre el altar del holocausto ......................................................................................................75 Fuentes para lavar el Holocausto .................................................................................................................................................13 Fuentes para lavar Holocausto .....................................................................................................................................................71 Funciones fundamentales de los Sacerdotes ...............................................................................................................................46 Fundamento de animales limpios (ganado: vacuno, ovino, caprino y otras especies) .................................................................65 Fundamentos de la Fiesta de las Cabañas (sucot) .......................................................................................................................34 Fundamentos de la fiesta de las trompetas ..................................................................................................................................31 Fundamentos de la fiesta pentecostés .........................................................................................................................................30 Fundamentos de la Nueva Luna ...................................................................................................................................................26 Fundamentos de la observancia del sábado ................................................................................................................................25 Fundamentos de la ofrenda de hacimiento de gracias .................................................................................................................59 Fundamentos de la Ofrenda de Oblación .....................................................................................................................................46 Fundamentos de la Ofrenda de Presente .....................................................................................................................................47 Fundamentos de la pascua o Azimos ...........................................................................................................................................28 Fundamentos de la primicia ..........................................................................................................................................................67 Fundamentos de la santa cena .....................................................................................................................................................78 Fundamentos del año nuevo ........................................................................................................................................................27 Fundamentos del día de expiación ...............................................................................................................................................32 I Impuestos fijados por gobernantes ...............................................................................................................................................67 Impuestos o tributos .....................................................................................................................................................................67 Inmundicia de los desechos fecales .............................................................................................................................................55 Instalación del Sacerdocio Aarónico o Levítico.............................................................................................................................44 Instalación Sacerdotal ..................................................................................................................................................................47 J Jehová dijo: el sábado es señal entre mí y vosotros ....................................................................................................................25 L La Agricultura y sus Fiestas ..........................................................................................................................................................39 La bendicion de dios, se echa de ver entre los agricultores .........................................................................................................39 La congregación debe permanecer durante los Ocho días para Santificarse...............................................................................50 La expiacion..................................................................................................................................................................................48 La Fiesta de Expiación o Perdón de Pecados ..............................................................................................................................31 La Fiesta de la Pascua o Ázimos ..................................................................................................................................................27 La Fiesta de las Cabañas o Tabernáculos ...................................................................................................................................34 La Fiesta de las Semanas o Pentecostés .....................................................................................................................................29 La Fiesta del Año Sabático ...........................................................................................................................................................26 La Fiesta del Jubileo .....................................................................................................................................................................26 La importancia de la Expiación .....................................................................................................................................................32 La ley de la circuncisión ................................................................................................................................................................57 La Ley de los Celos ......................................................................................................................................................................80 La ley del jubileo ...........................................................................................................................................................................69 La ley del quinto............................................................................................................................................................................68 La Organización del Sacerdocio ...................................................................................................................................................15 La sanidad de Dios .......................................................................................................................................................................60 Las décimas..................................................................................................................................................................................68 Las décimas es igual a la Ley de los Diezmos .............................................................................................................................68 Las Primicias ................................................................................................................................................................................67 Las reglas fundamentales para cumplir con el servicio del sacerdocio ........................................................................................19 Las tres fiestas solemnes del año .................................................................................................................................................23 Las Vestimentas Sacerdotales .....................................................................................................................................................19 Ley de la expiacion por el pecado ................................................................................................................................................48 Ley de los Celos ...........................................................................................................................................................................58 Ley del rescate de la persona .......................................................................................................................................................69


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

6

Ley del voto de nazareo ...............................................................................................................................................................83 Leyes mosaicas relativas a pagar diezmos ..................................................................................................................................67 Limpieza de los Sacerdotes y Levitas ...........................................................................................................................................58 Limpieza del Templo .....................................................................................................................................................................14 Lo que dios une, no hay quien lo separe ......................................................................................................................................80 Los animales que no se redimen ..................................................................................................................................................65 Los animales que se redimen .......................................................................................................................................................65 Los animales que tienen tacha, es abominación a Jehová tu Dios...............................................................................................66 Los Levitas....................................................................................................................................................................................17 Los meses del calendario bíblico ..................................................................................................................................................38 Los muertos en Espíritus no podrán realizar el Bautismo .............................................................................................................63 Los Primogénitos ..........................................................................................................................................................................63 Los primogenitos de animales ......................................................................................................................................................64 Los primogenitos de todo hombre integran el servicio del sacerdocio (levitico) ...........................................................................64 Los primogénitos menores de edad entrarán a su preparación para ejercer el ministerio sacerdotal ..........................................17 Los restos de la Expiación serán quemados fuera del campo Real .............................................................................................33 Los Sacerdotes Departamentales .................................................................................................................................................15 Los Sacerdotes y Levitas deben ser conscientes .........................................................................................................................18 Los Sacerdotes y Levitas deben ser sanos físicamente ...............................................................................................................17 Los sacrificios de la expiación ......................................................................................................................................................49 M Macho cabrío para Azazel ............................................................................................................................................................33 Manual del sacerdocio ..................................................................................................................................................................10 Mas el Príncipe de Israel el Ungido de Jehová, él dispondrá el Sacrificio del Altar y otros ..........................................................42 Medidas de capacidad ..................................................................................................................................................................87 Medidas de capacidad para áridos ...............................................................................................................................................87 Medidas de capacidad para líquidos ............................................................................................................................................87 Medidas de longitud ......................................................................................................................................................................86 Medidas de tiempo .......................................................................................................................................................................87 Medidas del Altar del Holocausto .................................................................................................................................................43 Medidas lineales ...........................................................................................................................................................................87 Medidas lineales que se debe usar en la construcción del Altar...................................................................................................43 N Nazareos de Nacimiento...............................................................................................................................................................83 Ningun sebo comeréis ..................................................................................................................................................................66 Ninguna cosa mortecina comeréis ................................................................................................................................................66 Ninguna sangre comeréis .............................................................................................................................................................66 Ninguno entre a la casa de jehova ...............................................................................................................................................48 No comeréis panes con levadura .................................................................................................................................................78 No contaminaras el Santuario de Dios .........................................................................................................................................41 No debemos participar con vestido civil ........................................................................................................................................78 No hay quien predique el nombre del señor .................................................................................................................................86 No podrán acercarse a la persona muerta....................................................................................................................................18 No podrán contraer matrimonio los divorciados (as) y las repudiadas, a no ser por adulterio si se casare comete adulterio ......82 No podrán tocar reptiles en los días santificados .........................................................................................................................18 No podrás sacrificar la pascua en cualquier lugar ........................................................................................................................29 No predican la doctrina de cristo, ni invocan ................................................................................................................................86 No saldrán del tabernaculo ...........................................................................................................................................................48 No se puede contraer matrimonio, por las siguientes razones .....................................................................................................79 O Ofrenda de amor...........................................................................................................................................................................67 Ofrenda de comunión o de paces .................................................................................................................................................58 Ofrenda de expiacion por la culpa (conciencia) ............................................................................................................................48 Ofrenda de hacimiento de gracias o acción de gracias ................................................................................................................59 Ofrenda de la vaca bermeja y agua de purificación ......................................................................................................................58 Ofrenda de oblacion .....................................................................................................................................................................46 Ofrenda de presente .....................................................................................................................................................................46 Ofrenda de restitución por las ofensas .........................................................................................................................................49 Ofrenda Diaria (continuo)..............................................................................................................................................................24 Ofrenda para la purificación de las impurezas ..............................................................................................................................55 Ofrenda para la purificación del leproso .......................................................................................................................................54 Ofrenda por homicidio oculto ........................................................................................................................................................56 Ofrenda por la contaminación del nazareato ................................................................................................................................83


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

7

Ofrendas elevadas ........................................................................................................................................................................60 Ofrendas mecidas .........................................................................................................................................................................60 Ordenanza de consagración .........................................................................................................................................................48 Ordenes jerárquicas del sacerdocio .............................................................................................................................................44 P Pan cocido en horno .....................................................................................................................................................................73 Pan frito en cazuela ......................................................................................................................................................................73 Pan frito en sartén ........................................................................................................................................................................73 Para participar la cena debemos estar día y noche dentro del santuario .....................................................................................78 Para qué tiempo Dios señaló realizar la restauración? .................................................................................................................11 Participar la santa cena con santa túnica .....................................................................................................................................78 Pecado de inmundicia ceremonial ................................................................................................................................................55 Pecado de inmundicias físicas......................................................................................................................................................52 Pecado de inmundicias sociales ...................................................................................................................................................56 Pecado de yerro por inmundecer cosa santa ...............................................................................................................................49 Pecado o error común de una persona ........................................................................................................................................52 Pecado o error del levita ...............................................................................................................................................................52 Pecado o error del príncipe...........................................................................................................................................................52 Pecado o error del pueblo.............................................................................................................................................................52 Pecado o error del sacerdote........................................................................................................................................................52 Peces inmundos ...........................................................................................................................................................................65 Peces limpios comereis ................................................................................................................................................................65 Pesos y medidas ..........................................................................................................................................................................86 Podremos ofrecer el holocausto en un lugar que no sea escogido por Jehová Dios de Israel? ...................................................42 Por causa de la rebeldía no hallaran sanidad ...............................................................................................................................61 Por corromperse, por no haber guardado el camino de Dios .......................................................................................................20 Por dejar el camino derecho .........................................................................................................................................................21 Por desviarse del Estatuto de la Asociación .................................................................................................................................21 Por encubrir y consentir la injusticia .............................................................................................................................................20 Por faltar a las cualidades israelitas .............................................................................................................................................21 Por incumplimiento de los deberes y funciones ............................................................................................................................21 Por llevarse de engaños, filosofías y vanas sutilezas ...................................................................................................................21 Por maquinar, calumniar y buscar males contra el Sacerdote General ........................................................................................20 Por no amonestar que no pequen contra Dios .............................................................................................................................20 Por quebrantar la Ley de Dios en algunos de sus puntos ............................................................................................................20 Por retirarse, dejando la Congregación como algunos tienen por costumbre ..............................................................................20 Por revelarse y cometer iniquidad ................................................................................................................................................20 Preparación de los panes .............................................................................................................................................................12 Preparación de ofrendas...............................................................................................................................................................70 Preparación del holocausto de becerro o novillo ..........................................................................................................................71 Preparación del holocausto de cordero ........................................................................................................................................72 Preparación del holocausto de palominos o tórtolas ....................................................................................................................73 Presentación de la ofrenda encendida con fuego .........................................................................................................................75 Presente de animales ...................................................................................................................................................................47 Presente de cosas ........................................................................................................................................................................47 Primogénitos de Animales ............................................................................................................................................................64 Primogénitos Humanos ................................................................................................................................................................64 Procedimiento de la ceremonia del bautismo ...............................................................................................................................63 Procedimiento para presentar el holocausto.................................................................................................................................33 Procedimientos de la Expiación ....................................................................................................................................................33 Purificación de la Lepra (Inmundicias Físicas)..............................................................................................................................58 Purificación de la Mujer (limpieza) ................................................................................................................................................57 Purificación del Altar .....................................................................................................................................................................12 Q Quién limpiara la inmundicia del pueblo israelita? ........................................................................................................................32 Quienes deben Abstenerse a participar la santa cena .................................................................................................................79 R Reptil alado comereis ...................................................................................................................................................................65 Requisitos para el nombramiento de Sacerdotes y Levitas ..........................................................................................................17 Rescate de bienes y perdón de deudas .......................................................................................................................................69 Restauración.................................................................................................................................................................................45


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

8

S Sacerdote ungido (santuario)........................................................................................................................................................32 Sacerdotes Bautizadores ..............................................................................................................................................................16 Sacerdotes del Orden Aarónico o Levítico ...................................................................................................................................46 Sacerdotes Levitas .......................................................................................................................................................................16 Sacrificio de Justicia .....................................................................................................................................................................23 Sangre con Agua Derramareis .....................................................................................................................................................58 Santa Cena ...................................................................................................................................................................................76 Según el Estatuto de Israel ...........................................................................................................................................................18 Segundas nupcias de cónyuges divorciados ................................................................................................................................81 Servicio de Degolladero ................................................................................................................................................................12 Servicio de Desolladores ..............................................................................................................................................................13 Servicio de guardia del Santuario .................................................................................................................................................13 Servicio de la Guardia Real ..........................................................................................................................................................14 Servicio de leña y agua ................................................................................................................................................................13 Servicio de Músicos para las Ceremonias ....................................................................................................................................14 Servicio de Pastoreo de ganado ...................................................................................................................................................13 Servicio de preparación de Panes en sartén u horno ...................................................................................................................12 Servicio de Preparación del Holocausto .......................................................................................................................................13 Servicio de señales del toque de trompetas, dirigido por los Sacerdotes .....................................................................................14 Servicio del Alfolí (tesorero) ..........................................................................................................................................................13 Servicio del Altar de Holocausto ...................................................................................................................................................12 Servicio del Altar de Sahumerio ....................................................................................................................................................12 Si alguno quisiera rescatar la ofrenda de bienes (casa) ...............................................................................................................69 Si alguno quisiera rescatar la ofrenda de campo (tierras) ............................................................................................................69 Si alguno quisiera rescatar la ofrenda de primicia o de primogénito de animal puro e impuro .....................................................69 Si alguno quisiera rescatar la ofrenda de semilla .........................................................................................................................69 Si alguno quisiera rescatar sus décimas, primicias y primogénitos ..............................................................................................68 Si logramos la misericordia de nuestro Dios, debemos pagar la expiación ..................................................................................61 Significado de Azazel ...................................................................................................................................................................33 Significado de los panes sin levadura ...........................................................................................................................................28 Significado del día de expiación ...................................................................................................................................................31 Significado simbólico de la fiesta Pentecostés .............................................................................................................................30 Sino sacrificares en lugar que Jehová escogiere ..........................................................................................................................29 Sumo Sacerdote (Sacerdote General) ..........................................................................................................................................45 T Tablas de Pesos y Medidas ..........................................................................................................................................................86 Tendrán cuidado de las impurezas legales en los días santificados ............................................................................................18 Teniendo reposo se volvieron a hacer lo malo .............................................................................................................................25 Tienen que ser sujetos a la Ley del Nazareato .............................................................................................................................18 Tipos de Altares de Holocausto o Sacrificio..................................................................................................................................43 Todo primogénito de persona, animal o bienes que pasaren la vara no podrá rescatarse ...........................................................85 Todo reptil alado que anduviere sobre cuatro pies, tendréis en abominación y no comeréis .......................................................66 Todos los primogénitos del pueblo de Israel serán los llamados a ejercer el cargo .....................................................................17 U Ubicación del Altar de holocausto .................................................................................................................................................43 Ubicación del lugar de las cenizas ................................................................................................................................................76 Unción del Altar ............................................................................................................................................................................12 Unidades de medida y peso hebreos ...........................................................................................................................................86 V Vaca roja o bermeja ......................................................................................................................................................................58 Varón que tuviera falta o defecto ..................................................................................................................................................53 Vestirás a aarón............................................................................................................................................................................48 Volverán al tiempo antiguo ...........................................................................................................................................................40 Voto de promesa, juramento o pacto ............................................................................................................................................83


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

9

Y Y cuál es la Doctrina de los fariseos, Saduceos? .........................................................................................................................29 Y cuando llegare ese día de lamentos, que debemos hacer ........................................................................................................61 Y del Incensario o Braserillo .........................................................................................................................................................43 Y finalmente, sed todos de un mismo corazón .............................................................................................................................19


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

MANUAL DEL SACERDOCIO PRÓLOGO Este material fue desarrollado por un grupo de sacerdotes conforme las enseñanzas del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal, gracias a la guía de él fue estableciéndose el sacerdocio conforme a la orden de Melchisedec, se espera que este manual sea una herramienta para todos aquellos que buscan a Dios e investigan el camino del Pueblo de Israel y cómo servir a Dios y recibir sus bendiciones. El Hebraísmo o Judaísmo. Su origen es antiquísimo y sus raíces históricas se encuentran en pueblos y culturas circundantes y vecinas, aunque muy distantes en cuanto al núcleo estrictamente religioso; además se ha formado poco a poco a través de las diversas épocas y su propio desarrollo desde la época patriarcal hasta el judaísmo de la época helenística y a al gran diáspora o dispersión por el mundo. El pacto con Abraham y a su generación, la nueva alianza por medio de la restauración de su pueblo, la Señal de Ezequiel: de oriente te levantaré y de occidente te recogeré. El tiempo de los gentiles, los judíos y gentiles esperan con este clamor SHEMA ISRAEL, Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es: Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todo tu poder. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón: y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes: y has de atarlas por señal en tu mano, y estarán por frontales entre tus ojos: y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus portadas. Cumplido el tiempo de los gentiles, Dios en su grande misericordia nuevamente alumbró la Señal de Dios al mundo entero con la llegada del redentor de los redentores a la humanidad el año 1918; la Señal de Ezequiel vislumbraba en el Perú con la sabiduría del altísimo y como testimonio trajo los Diez Mandamientos el Decálogo Universal para abrir los ojos del mundo con una Doctrina de Paz, amor, fe, confianza, asumiendo la tarea de liberar a la humanidad de la esclavitud del pecado y establecer un reino de justicia e igualdad. Ezequiel fue un hombre especial, de principios heredados de sus padres poseía la sabiduría y sagacidad de los viejos antiguos, sufrido con vasta experiencia del saber de la vida, maestro consejero espiritual, vivía en carne propia el sufrimiento de su pueblo con una filosofía basada en la Santa Biblia. ¿No es que partas el pan con el hambriento, y a los pobres errantes metas en casa? Que cuando vieres al desnudo, lo cubras, y no escondas de tu carne?. Ezequiel, de acuerdo a las Escrituras, restaura el Pueblo de Israel un sacerdocio con la orden de Melchisedec donde el hijo del hombre representaba el sacerdocio perfecto. Con una doctrina basada en las Sagradas Escrituras (La Biblia) empieza impartiendo su enseñanza a un pueblo de gente humilde con un lenguaje sencillo y palabras que dan aliento a los desvalidos y explica el origen del pueblo judío, sus promesas y las Leyes que recibió Moisés de Dios en el Sinaí, La Torah (Ley). Ezequiel lleva la práctica sin transgredir ni jota y una tilde estableciendo el sacerdocio a la orden de Melchisedec, un pueblo apercibido y Santo a la manera que Dios había ordenado. Las festividades judías. Son los hitos con los que los israelitas marcaron el transcurso del año. Las fiestas son una parte importante de la sociedad y vida cotidiana a lo largo de todo el país. Las fiestas son: Shabat, Rosh, Hashaná, Yom Kipur, Sucot, Januca, Purim, Pésaj, Shavuot, Tu Bishvat, y otros. Ezequiel, Conocía estas fiestas pero no aceptaba su modernización porque perdía sus valores motivo por el cual establece en resumen de acuerdo a la Biblia las Tres Grandes Fiestas del Año, la pascua ázimos, pentecostés o semanas y tabernáculo o cabañas. Sumo Sacerdote. Principal representante del pueblo ante Dios que tenía a su cargo la supervisión de los demás sacerdotes. Jehová nombró a Aarón, el primer sumo sacerdote de Israel. El sumo sacerdocio de Israel empezó con Aarón, y se pasaba de padre a hijo primogénito a menos que ese primogénito muriese o se le inhabilitase, como sucedió en caso de los hijos mayores de Aarón, que pecaron contra Jehová y murieron. Aptitudes y requisitos. Los requisitos para desempeñar ese cargo eran muy rígidos, en vista de la dignidad de ese puesto, la intimidad de que disfrutaba el sumo sacerdote con Jehová al representar a la nación ante Él y también del significado típico del sumo sacerdocio. Las prendas de vestir oficiales. Las prendas de vestir especiales de mayor gloria y belleza, el diseño y la confección de estas bajo la dirección de Moisés según el mandato de Dios. Las instrucciones sobre el Día de Expiación que el sumo sacerdote en el Día de la expiación, “Entonces Aarón alzó sus manos hacia el pueblo y lo bendijo”. Inauguración del sacerdocio. Sólo Dios puede nombrar a un sacerdote; nadie puede ocupar ese puesto por decisión propia. YAHVEH mismo nombró a Aarón a su casa para el sacerdocio “hasta tiempo indefinido”. No obstante, Moisés, que había actuado como mediador del pacto de la Ley, intervino en representación de Dios al santificar a Aarón y a sus hijos, y luego llenar sus manos de poder para que oficiasen de sacerdotes; el maestro Ezequiel hizo el papel de mediador en este tiempo.

10

Derecho del Sacerdocio. A la tribu de Leví no se le concedió ninguna porción de terreno como herencia, Trece de estas ciudades fueron asignadas a los sacerdotes. “Yo soy la parte que te corresponde, y tu herencia en medio de los hijos de Israel”. Jehová dispuso que los levitas recibieran un diezmo de todo el producto de la tierra de las otras doce tribus. De este diezmo, o décima parte, los levitas, a su vez, tenían que dar una décima parte de todo lo mejor como diezmo para el sacerdocio. De modo que el sacerdocio recibía un 1% del producto nacional, lo que le permitía dedicar todo su tiempo al servicio a Dios. Funciones de los Sacerdotes. Tenían que mantenerse limpios y observar las normas morales elevadas. Cuando entraban en la tienda de reunión y antes de presentar una ofrenda en el altar, tenían que lavarse las manos y los pies en la palangana (fuente de agua) que estaba en el patio, para que no murieran. Una advertencia similar se les mandó que no bebieran vino ni licor embriagante cuando sirvieran en el santuario. No podían contaminarse tocando un cadáver o lamentándose por los muertos; el sacerdote que quedase inmundo debido a lepra, a un flujo, a un cadáver u otra cosa inmunda, no podía comer de las cosas santas o llevar a cabo un servicio en el santuario hasta ser limpio. Los deberes sacerdotales. En el santuario eran los siguientes: degollar los sacrificios que llevaban el pueblo, rociar la sangre de las expiaciones sobre el altar, y de otros casos, cortar en pedazos los sacrificios, mantener ardiendo el fuego del altar, cocer la carne y recibir todas las otras ofrendas, como las de grano, primicias de animales y de productos, y de diversos casos o causas, también veían los derechos de los primogénitos y ocuparse de los casos de inmundicia y de los votos de promesa, especiales y Nazareos correspondientes, Los sacerdotes eran los que principalmente tenían el privilegio de explicar la ley de Dios y desempeñaban un papel importante en juzga a Israel. En las ciudades asignadas a ellos, ayudaban a los jueces y participaban con ellos en casos extraordinarios (matrimonios, celos, adulterio y divorcio) que no podían decidir los tribunales locales. Los sacerdotes instruían al pueblo en la Ley; la leían en Voz alta y el pueblo oía con una señal de “Amén”. La administración sacerdotal servía de salvaguarda para la nación tanto en limpieza religiosa como en salud en los casos de lepra, tanto en el caso de un hombre como de una prenda de vestir o una casa. Se aseguraba que llevasen a cabo las reglas legales de cuarentena. También oficiaba en la limpieza de los que habían sido contaminados por un cuerpo muerto o estaban inmundos debido a flujos anormales, etc. ¿Cómo se determinaban en Israel las asignaciones de los sacerdotes para servir en el templo? El rey David organizó veinticuatro divisiones o relevos de sacerdotes, dieciséis eran de la casa de Eleazar y ocho de la de Itamar. En el servicio del tempo, los sacerdotes estaban organizados bajo diversos oficiales. Se echaban suertes para asignar ciertos servicios. Casa una de las veinticuatro divisiones servía durante una semana a la vez, por lo que estaban asignados a desempeñar su responsabilidad dos veces al año. El servicio diario que probablemente se consideraba de más honor era el de quemar incienso sobre el altar de oro. Cuando las diez tribus se separaron del reino el sacerdocio desempeñó un papel destacado en ayudar a la nación a permanecer fiel a Jehová. El sacerdocio prefigurado. Jehová había prometido que si Israel guardaba su pacto, sería para Él “un reino de sacerdotes y una nación santa”. Sin embargo, el sacerdocio del linaje de Aarón sólo continuaría hasta que llegara el sacerdocio mayor que prefiguraba. Perduraría hasta el final del pacto de la Ley y la inauguración del nuevo pacto. Melchisedec prefiguró en esto a Jesucristo, el “sacerdote para siempre a la manera de Melchisedec” (Heb. 7:17). El sacerdocio de Jesucristo. Melchisedec ocupaba el puesto de Rey y de sacerdote por designación del Dios Altísimo, no por herencia. Cristo Jesús, que no era de la tribu de Leví, sino de Judá, y de la línea de David, no heredó su puesto por ser descendiente de Aarón, sino por nombramiento directo de Dios, como en el caso de Melchisedec (Heb. 5:10). La promesa registrada en el Salmo 110:4 “Jehová ha jurado (y no sentirá pesar): ¡Tú eres sacerdote hasta tiempo indefinido a la manera de Melchisedec!”, convierte a Cristo en un Rey-Sacerdote. Cristo se muestra a Melchisedec que estuvo “sin padre, sin madre, sin genealogía, sin tener principio de días ni fin de vida”. Gracias damos a Dios y a ti maestro Ezequiel, porque permitiste a quienes estuvimos cerca de ti, escuchar sus enseñanzas y consejos y así aprender el camino de la verdad y ser libres del pecado de este mundo, ahora comprendimos el amor que tuvo por la humanidad sacrificando su vida y recibiendo el desprecio del mundo que aún no comprenden el amor de Dios, Oh Israel padre bendito, tenga misericordia de tu pueblo necio, rebelde aun habiendo partido tu camino, no hemos cambiado, te pedimos mil perdones que no son suficiente, pero te damos gracias por haber dejado el espíritu de guía en quien nombraste para concluir tu obra.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

TITULO I DISPOSICIONES GENERALES DEL SACERDOCIO CAPITULO I Constitución, Restablecimiento, Nombre y Objetivos ARTÍCULO 1.- De conformidad al Artículo 29, incisos A, A-1, B, B-2, B-3 del Estatuto de la Asociación Evangélica de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal; es necesario restablecer por derecho la Constitución Jerárquica del Sacerdocio Ministerial según el orden de Melchisedec, Gn.32:26,28. 49:1,2. Ro. 9:4,6,8. 8:15. Hch. 15:17. He. 7:21. Para cumplir la restauración de las leyes, ordenanzas, estatutos, derechos, y mandamientos fundamentales, en adecuación con los avances de la promulgación de la Doctrina Teológica de Jesucristo el Señor Nuestro. ARTÍCULO 2.- Constitución Jerárquica del Sacerdocio Ministerial. Es una Orden Eclesiástica Universal, sustentada y fundamentada en los principios de la Sagrada Escritura (Biblia). Está representado por el socio nato, excelentísimo Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal, Sacerdote General según el Orden del Sacerdocio Melchisedec y los Sacerdotes nombrados por el Sacerdote General; esto según el Orden del Sacerdocio Aarónico o Levítico, que será integrado por los socios que especifica en los Artículos 13 y 14 del Estatuto de la Asociación Evangélica de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal. ARTÍCULO 3.- De acuerdo a los avances de la Doctrina Teológica, conforme a las enseñanzas del excelentísimo Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal, decreta, el nombramiento según la orden de Dios al Sumo sacerdote para el cumplimiento de la perfección de los ritos sagrados, nombrando por derecho de sucesión a su hijo Ezequiel Jonás Ataucusi Molina, He.7:3. 2S.7:12; y refrendado por resolución N°001 de fecha 01 de mayo del 2,000, con el Título Ceremonia Espiritual, sito en la Casa Real a horas 4.00 p.m. Cieneguilla. ARTÍCULO 4.- La Restauración del Pueblo de Dios. Cumplido los tiempos de los siglos, conforme a la promesa divina, se reconoce jurídicamente la Asociación Evangélica de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal, que hará cumplir la ordenanza de restablecer y restaurar el pueblo de Dios, Ef. 1:10. Hch. 3:21. ARTÍCULO 5.- Los Objetivos del Sacerdocio Ministerial son: a) Restauración del pueblo y del Sacerdocio, b) Reimplantar la plena vigencia de la Ley de Dios, c) Restablecimiento del Culto a la más elevada forma de creencia religiosa característica, ancestral y genuina, d) Reedificación del Templo y su Altar, e) Reunificación del Pueblo de Dios de todo el mundo. ARTÍCULO 6.- Los objetivos se fundamentan en los siguientes principios: 1. Esta nueva Congregación surge por mandato divino y responsabiliza sus inicios a su siervo Israel, Lc. 1:54. Mt. 12:18. Este siervo personifica al Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal, un hombre humilde, modesto, honorable, manso, sujeto a la Ley de Dios, ungido del Espíritu Santo de Jehová, Is. 61:1 y designado para restaurar el auténtico pueblo de Dios del fin de los tiempos. 2. Actualmente hay un gran interés y necesidad de conocer ¿dónde buscar a Dios?, y ¿para qué tiempo?; considerando de mucha responsabilidad exponer las respuestas de las interrogantes, presentamos los fundamentos bíblicos para que la humanidad pueda lograr el gran propósito de Dios, el cual es restaurar el auténtico y consagrado Pueblo de Dios. La Sagrada Escritura testifica, que en el fin de los tiempos, volvería a restaurar a su pueblo escogido. Fundamentos Bíblicos: Porque muchos días estarán los hijos de Israel sin rey, y sin príncipe, y sin sacrificio, y sin estatua, y sin ephod, y sin teraphim. Os.3:4. 2 Cr. 15:3. Porque no hará nada el Señor Jehová, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas. Am. 3:7. En aquel día yo levantaré el tabernáculo de David, caído, y cerraré sus portillos, y levantaré sus ruinas, y edificarélo como en el tiempo pasado: Am. 9:11. Hch.15:16. Para que aquellos sobre los cuales es llamado mi nombre, posean el resto de Idumea, y a todas las naciones, dice Jehová que hace esto. Am. 9:12. Hch. 15:17. Y tornaré el cautiverio de mi pueblo Israel, y edificarán ellos las ciudades asoladas, y las habitarán; y plantarán viñas, y beberán el vino de ellas; y harán huertos, y comerán el fruto de ellos. Am. 9:14. Y edificarán los desiertos antiguos, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades asoladas, los asolamientos de muchas generaciones. Is. 61:4. Como también en Oseas dice: Llamaré al que no era mi pueblo, pueblo mío; Y a la no amada, amada. Y será, que en el lugar donde les fue dicho: Vosotros no sois pueblo mío: Allí serán llamados hijos del Dios viviente. Ro. 9:25,26. Y vosotros seréis llamados sacerdotes de Jehová, ministros del Dios nuestro seréis dichos: comeréis las riquezas de las gentes, y con su gloria seréis sublimes. Is. 61:6. 3. Y para confirmar su promesa de restaurar a su pueblo, Jehová de los ejércitos, tenía que establecer un nuevo pacto:

11

He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá: Jer. 31:31. He. 8:8. No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, bien que fuí yo un marido para ellos, dice Jehová: Jer. 31:32. He. 8:9. 4. Para qué tiempo Dios señaló realizar la restauración? De conformidad a la expresión de nuestro Señor Jesucristo: Y preguntado por los Fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia. Lc.17:20. Es decir, sin prevención, ni pompas, ni ostentaciones; pero revestido del Espíritu y de la virtud de Elías para conducir a los incrédulos a la prudencia y fe de los antiguos justos, a fin de preparar al Señor un pueblo perfecto. Lc.1:17. Y respondiendo Jesús, les dijo: A la verdad, Elías vendrá primero, y restituirá todas las cosas. Mt.17:11. ¿Quién fue Elías? Fue Profeta y Sacerdote. Y Elías tornó a decir al pueblo: Sólo yo he quedado profeta de Jehová; mas de los profetas de Baal hay cuatrocientos y cincuenta hombres. 1 R.18:22. Y como llegó la hora de ofrecerse el holocausto, llegóse el profeta Elías, y dijo: Jehová Dios de Abraham, de Isaac, y de Israel, sea hoy manifiesto que tú eres Dios en Israel, y que yo soy tu siervo, y que por mandato tuyo he hecho todas estas cosas. 1R.18:36. Ro.15:12,16. 1P. 2:5. Asimismo, como consta en los Hechos de los Apóstoles: Al cual de cierto es menester que el cielo tenga hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde el siglo. Hch.3:21. Entonces los que se habían juntado le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restituirás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No toca a vosotros saber los tiempos o las sazones que el Padre puso en su sola potestad. Hch.1:6,7. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre. Jn. 14:16. Mas el Consolador, el Espíritu Santo, al cual el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todas las cosas que os he dicho. Jn. 14:26 y 15:26 Más recibiréis la virtud del Espíritu Santo que vendrá sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, y Samaria, y hasta lo último de la tierra. Hch.1:8. He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí: y luego vendrá a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos. Mal. 3:1. He entendido que todo lo que Dios hace, eso será perpetuo: sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y hácelo Dios, para que delante de él teman los hombres. Ec. 3:14. Aquello que fue, ya es: y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó. Ec. 3:15. He aquí yo tengo que edificar casa al nombre de Jehová mi Dios, para consagrársela, para quemar perfumes aromáticos delante de él, y para la colocación continua de los panes de la proposición, y para holocaustos a mañana y tarde, y los sábados, y nuevas lunas, y festividades de Jehová nuestro Dios; lo cual ha de ser perpetuo en Israel. 2 Cr. 2:4. 5. Al conocer estos fundamentos bíblicos, ahora formulamos una pregunta: ¿cuáles son ésas cosas que nuestro Dios tiene que restaurar? La respuesta: Todas las cosas que Jehová os ha mandado por la mano de Moisés, desde el día que Jehová lo mandó, y en adelante por vuestras edades. Nm.15:23. 6. ¿Qué mandó por mano de Moisés su siervo? Esta, pues, es la ley que Moisés propuso delante de los hijos de Israel. Estos son los testimonios, y los estatutos, y los derechos, que Moisés notificó a los hijos de Israel, cuando hubieron salido de Egipto. Dt. 4:44,45. Lv. 26:46. Nm.15:40. Y él os anunció su pacto, el cual os mandó poner por obra, las diez palabras; y escribiólas en dos tablas de piedra. Dt. 4:13; 29:9. Por tanto mis estatutos y mis derechos guardaréis, los cuales haciendo el hombre, vivirá en ellos: Yo Jehová. Mis derechos pondréis por obra, y mis estatutos guardaréis, andando en ellos: Yo Jehová vuestro Dios. Lv. 18:5,4. 1R. 2:3. 7. En consecuencia, este pueblo restaurado por Dios, tenía que ser santo: Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, gente santa, pueblo adquirido, para que anunciéis las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas a su luz admirable. 1 P. 2:9. Asimismo Jehová habló diciendo: Santos serán a su Dios, y no profanarán el nombre de su Dios; porque los fuegos de Jehová y el pan de su Dios ofrecen: por tanto serán santos. Lo santificarás por tanto, pues el pan de tu Dios ofrece: santo será para ti, porque santo soy yo Jehová vuestro santificador. El pan de su Dios, de lo muy santo y las cosas santificadas, comerá. Lv. 21:6,8,22.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

8. ¿A qué lugar llevarán sus Ofrendas? Y al lugar que Jehová vuestro Dios escogiere para hacer habitar en él su nombre, allí llevaréis todas las cosas que yo os mando: vuestros holocaustos, y vuestros sacrificios, vuestros diezmos, y las ofrendas elevadas de vuestras manos, y todo lo escogido de vuestros votos que hubiereis prometido a Jehová. Dt. 12:11. Empero en mi santo monte, en el alto monte de Israel, dice el Señor Jehová, allí me servirá toda la casa de Israel, toda ella en la tierra: allí los querré, y allí demandaré vuestras ofrendas, y las primicias de vuestros dones, con todas vuestras cosas consagradas. Ez. 20:40. Si alguno me sirve, sígame: y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará. Jn. 12:26. 9. Por tanto, el pueblo restaurado, tiene que santificarse para poder alcanzar la promesa de Dios, que es la vida eterna; entonces, es necesidad fundamental restablecer, el Ministerio del Sacerdocio: Porque así ha dicho Jehová: No faltará a David varón que se siente sobre el trono de la casa de Israel; Y de los sacerdotes y Levitas no faltará varón de mi presencia que ofrezca holocausto, y encienda presente, y que haga sacrificio todos los días. Jer. 33:17,18. 10. ¿Quién es él Varón facultado por Dios, para que ejecute el holocausto? Así ha dicho Jehová: He aquí yo hago tornar la cautividad de las tiendas de Jacob, y de sus tiendas tendré misericordia; y la ciudad será edificada sobre su collado, y el templo será asentado según su forma. Jer. 30:18. Y ME fue dada una caña semejante a una vara, y se me dijo: Levántate, y mide el templo de Dios, y el altar, y a los que adoran en él. Ap. 11:1. Y dijome: Hijo del hombre, así ha dicho el Señor Jehová: Estas son las ordenanzas del altar el día en que será hecho, para ofrecer sobre el holocausto, y para esparcir sobre él sangre. Ez. 43:18. Y le hablarás, diciendo: Así ha hablado Jehová de los ejércitos, diciendo: He aquí el varón cuyo nombre es Pimpollo, el cual germinará de su lugar, y edificará el templo de Jehová: Zac. 6:12. El edificará el templo de Jehová, y él llevará gloria, y se sentará y dominará en su trono, y será sacerdote en su solio; y consejo de paz será entre ambos a dos. Zac. 6:13. 11. De acuerdo a los fundamentos establecidos y pronunciado por los santos profetas; el varón designado por Dios, para restituir los holocaustos y otros, es el HIJO DEL HOMBRE, él es sacerdote constituido por Dios, en estos últimos tiempos. 1 S. 2:28. Lv. 16:32.

Ezequiel Ataucusi Gamonal Porque todo pontífice, tomado de entre los hombres, es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios toca, para que ofrezca presentes y sacrificios por los pecados: Que se pueda compadecer de los ignorantes y extraviados, pues que él también está rodeado de flaqueza; NOMBRADO DE DIOS PONTÍFICE SEGÚN EL ORDEN DE El Maestro Ezequiel, ofreciendo holocausto. MELCHISEDEC. He .5:1,2,10. 6:20. 7:17,24,28. ARTÍCULO 7.- Divisiones de Servicios en la Administración del Sacerdocio Ministerial. La Institución es responsable, directa en administrar el servicio de las cosas santas de los hijos de Israel, en concordancia con las ordenanzas establecidas en la Ley de Jehová. Nm. 18:7. Y estaban bajo la mano de los hijos de Aarón, para ministrar en la casa de Jehová, en los atrios y en las cámaras, y en la purificación de toda cosa santificada, y en la demás obra del ministerio de la casa de Dios. 1 Cr. 23:28. ARTÍCULO 8.- La administración del Sacerdocio Ministerial se divide en los siguientes Servicios: 1. Servicio del Altar de Holocausto: Y para ofrecer todos los holocaustos á Jehová los sábados, nuevas lunas, y solemnidades, por la cuenta y forma que tenían, continuamente delante de Jehová. 1 Cr. 23:31. 1.1 Santificación del Altar de Holocausto: a) Unción del Altar: Y tomarás el aceite de la unción y ungirás el tabernáculo, y todo lo que está en él; y le santificarás con todos sus vasos, y será santo. Ex. 40:9. Ungirás también el altar del holocausto y todos sus vasos: y santificarás el altar, y será un lugar santísimo. Ex. 40:10.

12

b) Purificación del Altar: Y degollólo; y Moisés tomó la sangre, y puso con su dedo sobre los cuernos del altar alrededor, y purificó el altar, y echó la demás sangre al pie del altar, santificólo para reconciliar sobre él. Lv. 8:15. Y tomarás de la sangre del becerro, y pondrás sobre los cuernos del altar con tu dedo, y derramarás toda la demás sangre al pie del altar. Ex. 29:12. c) Expiación del Altar: Por siete días expiarás el altar, y lo santificarás, y será un altar santísimo: cualquiera cosa que tocare al altar, será santificada. Ex. 29:37. Darás a los Sacerdotes Levitas que son del linaje de Sadoc, que se allegan a mí, dice el Señor Jehová, para ministrarme, un becerro de la vacada para expiación. Ez. 43:19. Y tomarás de sangre, y pondrás en los cuatro cuernos del altar, y en las cuatro esquinas del área, y en el borde alrededor; así lo limpiarás y purificarás. Ez. 43:20. Tomarás luego el becerro de la expiación, y lo quemarás conforme a la Ley de la casa, fuera del santuario. Ez. 43:21. Y el segundo día ofrecerás un macho cabrío sin defecto, para expiación; y purificarán el altar como lo purificaron con el becerro. Ez. 43:22. Cuando acabares de expiar ofrecerás un becerro de la vacada sin defecto, y un carnero sin tacha de la manada: Ez. 43:23. Y los ofrecerás delante de Jehová y los Sacerdotes echarán sal sobre ellos, y los ofrecerán en holocausto a Jehová. Ez. 43:24. Por siete días sacrificarás un macho cabrío cada día en expiación; asimismo sacrificarás el becerro de la vacada y un carnero sin tacha del rebaño. Ez. 43:25. Por siete días expiarás el altar y lo limpiarán, y ellos henchirán sus manos. Ez. 43:26. d) Expiación del Altar una vez al año: Y hará llegar Aarón el becerro que era suyo para expiación, y hará la reconciliación por sí y por su casa, y degollará en expiación el becerro que es suyo. Lv. 16:11. Y saldrá al altar que está delante de Jehová, y lo expiará; y lo expiará; y tomará de la sangre del becerro, y pondrá sobre los del macho cabrío, y pondrá sobre los cuernos del altar alrededor. Lv. 16:18. Y esparcirá sobre él de la sangre con su dedo siete veces, y lo limpiará, y lo santificará de las inmundicias de los hijos de Israel. Lv. 16:19. 2. Servicio del Altar de Sahumerio: Conforme a la costumbre del sacerdocio, salió en suerte a poner el incienso, entrando en el templo del Señor. Lc. 1:9. Y toda la multitud del pueblo estaba fuera orando a la hora del incienso. Lc. 1:10. Y otro ángel vino, y se paró delante del altar, teniendo un incensario de oro; y le fue dado mucho incienso para que lo añadiese a las oraciones de todos los santos sobre el altar de oro que estaba delante del trono. Ap. 8:3. Y pondrás el altar de oro para el perfume delante del arca del testimonio, y pondrás el pabellón delante de la puerta del tabernáculo. Ex. 40:5. Y quemará sobre él Aarón sahumerio de aroma cada mañana: cuando aderezare las lámparas lo quemará. Ex. 30:7. Y cuando Aarón encenderá las lámparas al anochecer, quemara el sahumerio: rito perpetuo delante de Jehová por vuestras edades. Ex. 30:8. No ofreceréis sobre él sahumerio extraño, ni holocausto, ni presente; ni tampoco derramaréis sobre él libación. Ex. 30:9. Y sobre sus cuernos hará Aarón expiación una vez en el año con la sangre de la expiación para las reconciliaciones: una vez en el año hará expiación sobre él en vuestras edades: será muy santo a Jehová. Ex. 30:10. El cual tenía un incensario de oro, y el arca del pacto cubierta de todas partes alrededor de oro; en la que estaba una urna de oro que contenía el maná, y la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto. He. 9:4. 3. Servicio de preparación de Panes en sartén u horno: Asimismo para los panes de la proposición, y para la flor de la harina para el sacrificio, y para las hojuelas sin levadura, y para la fruta de sartén, y para lo tostado, y para toda medida y cuenta. 1 Cr. 23:29. Y para que asistiesen cada mañana todos los días a confesar y alabar a Jehová, y asimismo a la tarde. 1 Cr. 23:30. 3.1 Preparación de los panes: Con la mejor harina de trigo, haz panes y tortas sin levadura, amasadas con aceite, y hojuelas sin levadura rociadas con aceite. Ex. 29:2. Y ponlos en un canastillo para llevarlos al santuario, junto con el becerro y los dos carneros. Ex. 29:3. Y cuando alguna persona ofreciere oblación de presente a Jehová, su ofrenda será flor de harina, sobre la cual echará aceite, y pondrá sobre ella incienso. Lv.2:1. 4. Servicio de Degolladero: Y pondrá su mano sobre la cabeza del holocausto; y él lo aceptará para expiarle. Lv. 1:4.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Entonces degollará el becerro en la presencia de Jehová; y los Sacerdotes, hijos de Aarón, ofrecerán la sangre, y la rociarán alrededor sobre el altar, el cual está a la puerta del tabernáculo del testimonio. Lv. 1:5. Entonces llegóse Aarón al altar; y degolló su becerro de la expiación que era por él. Lv. 9:8. Por tanto, si trajeres tu presente al altar, y allí te acordares de que tú hermano tiene algo contra ti. Mt. 5:23. Deja allí tu presente delante del altar, y vete, vuelve primero en amistad con tu hermano, y entonces ven y ofrece tu presente. Mt. 5:24. Y ha degollarlo al lado septentrional del altar delante de Jehová: y los Sacerdotes, hijos de Aarón, rociarán su sangre sobre el altar alrededor. Lv. 1:11. Y en la entrada de la puerta había dos mesas de la una parte otras dos de la otra, para degollar sobre ellas el holocausto, y la expiación, y el sacrificio por el pecado. Ez. 40:39. Y al lado por de fuera de las gradas, a la entrada de la puerta del norte, había dos mesas; y al otro lado que estaba a la entrada de la puerta, dos mesas. Ez. 40:40. Y las cuatro mesas para el holocausto eran de piedras labradas, de un codo y medio de longitud, y codo y medio de ancho, y de altura de un codo: sobre estas pondrán las herramientas con que degollarán el holocausto y el sacrificio. Ez. 40:42. Cuatro mesas de la una puerta al lado de la puerta; ocho mesas, sobre las cuales degollarán. Ez. 40:41. 5. Servicio de Desolladores: Y desollará el holocausto, y lo dividirá en sus piezas. Lv. 1:6. Mas los Sacerdotes eran pocos, y no podían bastar a desollar los holocaustos; y así sus hermanos los Levitas les ayudaron hasta que acabaron la obra, y hasta que los Sacerdotes se santificaron: porque los Levitas mayor prontitud de corazón para santificarse, que los Sacerdotes. 2 Cr. 29:34. Y dentro, ganchos de un palmo, dispuestos por todo alrededor; y sobre las mesas la carne de la ofrenda. Ez. 40:43. 6. Servicio de Preparación del Holocausto: La cual partirás en piezas, y echarás sobre ella aceite: es presente. Lv. 2: 6. Y pondrás sobre ella aceite, y pondrás sobre ella incienso: es presente. Lv. 2: 15. Y el sacerdote hará arder, en memoria del don, parte de su grano desmenuzado, y de su aceite con todo su incienso; es ofrenda encendida a Jehová. Lv. 2: 16. Y sazonarás toda ofrenda de tu presente con sal; y no harás que falte jamás de tu presente la sal dela alianza de tu Dios: en toda ofrenda tuya ofrecerás sal. Lv. 2: 13. 7. Servicio de leña y agua: Vuestros niños, vuestras mujeres, y tus extranjeros que habitan en medio de tu campo, desde el que corta tu leña hasta el que saca tus aguas: Dt. 29:11. Para que entres en el pacto de Jehová tu Dios, y en su juramento, que Jehová tu Dios acuerda hoy contigo: Dt. 29:12. Vosotros pues ahora sois malditos, y no faltará de vosotros siervo, y quien corte la leña y saque el agua para la casa de mi Dios. Jos. 9:23. Y constituyólos Josué aquel día por leñadores y aguadores para la congregación y para el altar de Jehová, en el lugar que él escogiese: lo que son hasta hoy. Jos. 9:27. Echamos también las suertes, los sacerdotes, los Levitas, y el pueblo, acerca de la ofrenda de la leña, para traerla a la casa de nuestro Dios, según las casas de nuestros padres, en los tiempos determinados cada un año, para quemar sobre el altar de Jehová nuestro Dios, como está escrito en la ley. Neh. 10:34. Y para la ofrenda de la leña en los tiempos señalados, y para las primicias. Acuérdate de mí, Dios mío, para bien. Neh. 13:31. Nuestra agua bebemos por dinero; Nuestra leña por precio compramos. Lm. 5:4. 7.1 Fuentes para lavar el Holocausto: Hizo también diez fuentes, y puso cinco a la derecha y cinco a la izquierda, para lavar y limpiar en ellas la obra del holocausto; mas el mar era para lavarse los Sacerdotes en él. 2 Cr. 4:6. Y había allí una cámara, y su puerta con postes de portales; allí lavaran el holocausto. Ez. 40:38. Hizo también diez fuentes de bronce: cada fuente contenía cuarenta batos, y cada una era de cuatro codos; y asentó una fuente sobre cada una de las diez basas. 1 R. 7:38. Y puso las cinco basas a la mano derecha de la casa, y las otras cinco a la mano izquierda: y asentó el mar al lado derecho de la casa, al oriente, hacia el mediodía. 1 R. 7:39. Harás también una fuente de metal, con su basa de metal, para lavar; y la has de poner entre el tabernáculo del testimonio y el altar; y pondrás en ella agua. Ex. 30:18. Y de ella se lavarán Aarón y sus hijos sus manos y sus pies: Ex. 30:19. 8. El encargado de las cenizas: El sacerdote se pondrá su vestimenta de lino, y se vestirá pañetes de lino sobre su carne; y cuando el fuego hubiere consumido el

13

holocausto, apartará él las cenizas de sobre el altar, y pondrálas junto al altar. Lv. 6:10. Después se desnudará de sus vestimentas, y se pondrá otras vestiduras, y sacará las cenizas fuera del real al lugar limpio. Lv. 6:11. Y le ha de quitar el buche y las plumas, lo cual echará junto al altar, hacia el oriente, en el lugar de las cenizas. Lv. 1:16. 9. Servicio de Pastoreo de ganado: Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, y de su grosura. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; Gn. 4:4. Empero David había ido y vuelto de con Saúl, para apacentar las ovejas de su padre en Bethlehem. 1 S. 17:15. Y Abram era riquísimo en ganado, en plata y oro. Gn. 13:2. Y asimismo Lot, que andaba con Abram, tenía ovejas, y vacas, y tiendas. Gn. 13:5. Y apartó aquel día los machos cabrío rayados y manchados; y todas las cabras manchadas y de color vario, y toda res que tenía en sí algo de blanco, y todas las de color oscuro entre las ovejas, y púsolas en manos de sus hijos; Gn. 30:35. E hizo bien Abram por causa de ella; y todas ovejas, y vacas, y asnos, y siervos, y criadas, y asnas y camellos. Gn. 12:16. Y Moisés respondió: Hemos de ir con nuestros niños y con nuestros viejos, con nuestros hijos y con nuestras hijas: con nuestras ovejas y con nuestras vacas hemos de ir; porque tenemos solemnidad de Jehová. Ex. 10:9. Y toda décima de vacas o de ovejas, de todo lo que pasa bajo la vara, la décima será consagrada a Jehová. Lv. 27:32. Y los hombres son pastores de ovejas, porque son hombres ganaderos: y han traído sus ovejas y sus vacas, y todo lo que tenían. Gn. 46:32. Tomad también vuestras ovejas y vuestras vacas, como habéis dicho, e idos; y bendecidme también a mí. Ex. 12:32. Nuestros ganados irán también con nosotros; no quedará ni una uña; porque de ellos hemos de tomar para servir a Jehová nuestro Dios; y no sabemos con qué hemos de servir a Jehová, hasta que lleguemos allá. Ex. 10:26. 10. Servicio del Alfolí (tesorero): Traed todos los diezmos al alfolí, y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los Ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y vaciaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Mal. 3:10. Y que estaría el Sacerdote hijo de Aarón con los Levitas, cuando los Levitas recibirían el diezmo: y que los Levitas llevarían el diezmo del diezmo a la casa de nuestro Dios, a las cámaras en la casa del tesoro. Neh. 10:38. Y ciertamente los que de los hijos de Leví toman el sacerdocio, tienen mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es a saber, de sus hermanos aunque también hayan salido de los lomos de Abraham. He. 7:5. Y cada año traeríamos las primicias de nuestra tierra, y las primicias de nuestra tierra, y las primicias de todo fruto de todo árbol, a la casa de Jehová: Neh. 10:35. Asimismo los primogénitos de nuestros hijos y de nuestras bestias, como está escrito en la Ley; y que traeríamos los primogénitos de nuestras vacas y de nuestras ovejas a la casa de nuestro Dios, a los Sacerdotes que ministran en la casa de nuestro Dios. Neh. 10:36. Que traeríamos también las primicias de nuestras masas, y nuestras ofrendas, y del fruto de todo árbol, del vino y del aceite, a los Sacerdotes, a las cámaras, de la casa de nuestro Dios, y el diezmo de nuestra tierra a los Levitas; y que los Levitas recibirán las décimas de nuestras labores en todas las ciudades: Neh. 10:37. Porque a las cámaras han de llevar los hijos de Israel y los hijos de Leví la ofrenda del grano, de vino, y del aceite; Y allí estarán los vasos del santuario, y los Sacerdotes que ministran, y los porteros, y los cantores; y no abandonaremos la casa de nuestro Dios. Neh. 10:39. Dijo más Jehová a Aarón: He aquí yo te he dado también la guarda de mis ofrendas: todas las cosas consagradas de los hijos de Israel te he dado por razón de la unción, y a tus hijos, por estatuto perpetuo. Nm. 18:8. Porque he aquí yo he tomado a vuestros hermanos los Levitas de entre los hijos de Israel, dados a vosotros en don de Jehová, para que sirvan en el ministerio del tabernáculo del testimonio. Nm. 18:6. ¡Ay de vosotros, escribas y Fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejasteis lo que es lo más grave de la ley, es a saber, el juicio y la misericordia y la fe: esto era menester hacer, y no dejar lo otro. Mt. 23:23. 11. Servicio de guardia del Santuario: Y tendréis la guarda del santuario, y la guarda del altar, para que no sea más la ira sobre los hijos de Israel. Nm. 18:5. Y los hijos de Israel según su número, a saber, príncipes de familias, tribunos, centuriones y oficiales de los que servían al rey en todos los negocios de las divisiones que entraban y salían cada mes en todos los meses del año, eran en cada división veinte y cuatro mil. 1 Cr. 27:1. Mas los Levitas asentarán las suyas alrededor del tabernáculo del testimonio, y no habrá ira sobre la congregación de los hijos de Israel


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

y los Levitas tendrán la guarda del tabernáculo del testimonio. Nm. 1:53. Y hasta ahora entre las cuadrillas de los hijos de Leví han sido estos los porteros en la puerta del rey que está al oriente. 1 Cr. 9:18. Y sallum hijo de core, hijo de Abiasathm, hijo de Corah, y sus hermanos los Coraitas por la casa de su padre, tuvieron cargo de la obra del ministerio, guardando las puertas de tabernáculo; y sus padres fueron sobre la cuadrilla de Jehová guardas de la entrada. 1 Cr. 9:19. Todos estos, escogidos para guardas en las puertas, eran doscientos doce cuando fueron contados por el orden de sus linajes en sus villas a los cuales constituyó en su oficio David y Samuel el vidente. 1 Cr. 9:22. Así ellos y sus hijos eran porteros por sus turnos a las puertas de la casa de Jehová, y de la casa del tabernáculo. 1 Cr. 9:23. Y estaban los porteros a los cuatro vientos, al oriente, al occidente al septentrión, y al mediodía. 1 Cr. 9:24. Porque cuatro principales de los porteros Levitas estaban en el oficio, y tenían cargo de las cámaras, y de los tesoros de la casa de Dios. 1 Cr. 9:26. Estos moraban alrededor de la casa de Dios, porque tenían cargo de la guardia, y el de abrir aquélla todas las mañanas. 1 Cr. 9:27. Y para que tuviesen la guarda del tabernáculo del testimonio, y la guarda del santuario, y las órdenes de los hijos de Aarón sus hermanos, en el ministerio de la casa de Jehová. 1 Cr. 23:32. Y los que acamparan delante del tabernáculo al oriente, delante del tabernáculo del testimonio al levante, serán Moisés, y Aarón y sus hijos, teniendo la guarda del santuario en lugar de los hijos de Israel: y el extraño que se acercare, morirá. Nm. 3:38. Pero servirán con sus hermanos en el tabernáculo del testimonio, para hacer la guarda, bien que no servirán en el ministerio. Así harás de los Levitas cuanto a sus oficios. Nm. 8:26. Y aconteció que ejerciendo Zacarías el sacerdocio delante de Dios por el orden de su vez, Lc. 1:8. Y fue, que cumplidos los días de su oficio, se vino a su casa. Lc. 1:23. Y guardarán lo que tú ordenares, y el cargo de todo el tabernáculo: mas no llegarán a los vasos santos ni al altar, porque no mueran ellos y vosotros. Nm. 8:3. 11.1 Limpieza del Templo: Y díjoles: Oídme, Levitas, y santificaos ahora, y santificaréis la casa de Jehová el Dios de vuestros padres, y sacaréis del santuario la inmundicia. 2 Cr. 29:5. Estos juntaron a sus hermanos, y santificáronse, y entraron, conforme al mandamiento del rey y las palabras de Jehová, para limpiar la casa de Jehová. 2 Cr. 29:15. Y entrando los Sacerdotes dentro de la casa de Jehová para limpiarla, sacaron toda la inmundicia que hallaron en el templo de Jehová, al atrio de la casa de Jehová; la cual tomaron los levitas, para sacarla fuera al torrente de Cedrón. 2 Cr. 29:16. Luego pasaron al rey Ezechias y dijéronle: Ya hemos limpiado toda la casa de Jehová, el altar del holocausto, y todos sus instrumentos, y la mesa de la proposición con todos sus utensilios. 2 Cr. 29:18. 12. Servicio de la Guardia Real: Jehová dijo: Pondrélos, pues, por guardas de la guarda de la casa en todo su servicio, y en todo lo que en ella hubiere de hacerse. Ez. 44:14. Y guardarán lo que tú ordenares, y el cargo de todo el tabernáculo: mas no llegarán a los vasos santos ni al altar, porque no mueran ellos y vosotros. Nm. 18:3. Porque el Señor me dijo así: Ve, pon centinela que haga saber lo que viere. También dije entonces al pueblo: Cada uno con su criado se quede dentro de Jerusalén, y hágannos de noche centinela, y de día a la obra. Is. 21:6. Neh. 4:22. Lo que habéis de hacer es: la tercera parte de vosotros, los que entran de semana, estarán de porteros con los sacerdotes y los Levitas; 2 Cr. 23:4. Puso también porteros a las puertas de la casa de Jehová, para que por ninguna vía entrase ningún inmundo. 2 Cr. 23:19. Y los Levitas rodearán al rey por todas partes, y cada uno tendrá sus armas en la mano; y cualquiera que entrare en la casa, muera: y estaréis con el rey cuando entrare, y cuando saliere. Y estaréis alrededor del rey de todas partes, teniendo cada uno sus armas en las manos, y cualquiera que entrare dentro de estos órdenes, sea muerto. Y habéis de estar con el rey cuando saliere, y cuando entrare. 2 Cr. 23:7. 2 R. 11:8. Jn. 18:11. Y mandóles, diciendo: Esto es lo que habéis de hacer: la tercera parte de vosotros, los que entrarán el sábado, tendrán la guardia de la casa del rey; 2 R. 11:5. Y la tercera parte, a la casa del rey; y la tercera parte, a la puerta del fundamento: y todo el pueblo estará en los patios de la casa de Jehová. 2 Cr. 23:5. Y la otra tercera parte estará a la puerta del sur, y la otra tercera parte a la puerta del postigo de los de la guardia: así guardaréis la casa, para que no sea allanada. 2 R. 11:6.

14

Y las dos partes de vosotros, es a saber, todos los que salen el sábado, tendréis la guarda de la casa de Jehová junto al rey. 2 R. 11:7. Y ninguno entre en la casa de Jehová, sino los sacerdotes y Levitas que sirven: éstos entrarán, porque están consagrados; y todo el pueblo hará la guardia de Jehová. 2 Cr. 23:6. 13. Establecimiento del Ministerio de Música: 13.1 Servicio de señales del toque de trompetas, dirigido por los Sacerdotes: Hazte dos trompetas de plata; de obra de martillo las harás, las cuales te servirán para convocar la congregación, y para hacer mover el campo. Nm. 10:2. Y cuando las tocaren, toda la congregación se juntará a ti a la puerta del tabernáculo del testimonio. Nm. 10:3. Empero cuando hubiereis de juntar la congregación, tocaréis, mas no con sonido de alarma. Nm. 10:7. Más cuando tocaren sólo la una, entonces se congregarán a ti los príncipes, las cabezas de los millares de Israel. Nm. 10:4. Y cuando tocareis alarma, entonces moverán el campo de los que están alojados al oriente. Nm. 10:5. Y cuando tocareis alarma la segunda vez, entonces moverán el campo de los que están alojados al mediodía: alarma tocarán a sus partidas. Nm. 10:6. Y cuando viniereis a la guerra en vuestra tierra contra el enemigo que os molestare, tocaréis alarma con las trompetas: y seréis en memoria delante de Jehová vuestro Dios, y seréis salvos de vuestros enemigos. Nm. 10:9. Y en el día de vuestra alegría, y en vuestras solemnidades, y en los principios de vuestros meses, tocaréis las trompetas sobre vuestros holocaustos, y sobre los sacrificios de vuestras paces, y os serán por memoria delante de vuestro Dios: Yo Jehová vuestro Dios. Nm. 10:10. Tocad la trompeta en la nueva luna, En el día señalado, en el día de nuestra solemnidad. Sal. 81:3. Y los hijos de Aarón, los sacerdotes, tocarán las trompetas; y las tendréis por estatuto perpetuo por vuestras generaciones. Nm. 10:8. De esta manera llevaba todo Israel el arca del pacto de Jehová, con júbilo y sonido de bocinas, y trompetas, y címbalos, y al son de salterios y arpas. 1 Cr. 15:28. Sonaban pues las trompetas, y cantaban con la voz todos a una, para alabar y confesar a Jehová: y cuando alzaban la voz con trompetas y címbalos e instrumentos de música, cuando alababan a Jehová, diciendo: Porque es bueno, porque su misericordia es para siempre: la casa se llenó entonces de una nube, la casa de Jehová. 2 Cr. 5:13. Y los Levitas estaban con los instrumentos de David, y los sacerdotes con trompetas. 2 Cr. 29:26. Y toda la multitud adoraba, y los cantores cantaban, y los trompetas sonaban las trompetas; todo hasta acabarse el holocausto. 2 Cr. 29:28. Y los Levitas cantores, todos los de Asaph, los de Hemán, y los de Jeduthún, juntamente con sus hijos y sus hermanos, vestidos de lino fino, estaban con címbalos y salterios y arpas al oriente del altar; y con ellos ciento veinte sacerdotes que tocaban trompetas: 2 Cr. 5:12. 13.2 Servicio de Músicos para las Ceremonias: Asimismo dijo David a los principales de los Levitas, que constituyese de sus hermanos cantores, con instrumentos de música con salterios, y arpas, y címbalos, que resonasen, y alzasen la voz con alegría. 1 Cr. 15:16. Y David y toda la casa de Israel danzaban delante de Jehová con toda suerte de instrumentos de madera de haya; con arpas, salterios, adufes flautas y címbalos. 2 S. 6:5. Y todos estos estaban bajo la dirección de su padre en la música, en la casa de Jehová, con címbalos, salterios y arpas, para el ministerio del templo de Dios, por disposición del rey acerca de Asaph, de Jeduthún, y de hermán. 1 Cr. 25:6. Y el número de ellos con sus hermanos instruidos en música de Jehová, todos los aptos, fue doscientos ochenta y ocho. 1 Cr. 25:7. Y echaron suertes para los turnos del servicio, entrando el pequeño con el grande, los mismo el maestro que el discípulo. 1 Cr. 25:8. Y los Sacerdotes asistían en su ministerio; y los Levitas con instrumentos de música de Jehová, los cuales había hecho el rey David para confesar a Jehová, que su misericordia es para siempre; cuando David alababa por mano de ellos. Asimismo los Sacerdotes tañían trompetas delante de ellos, y todo Israel estaba en pie. 2 Cr. 7:6. Así celebraron los hijos de Israel que se hallaron en Jerusalem, la solemnidad de los panes sin levadura por siete días con grande gozo: y alababan a Jehová todos los días los Levitas y los Sacerdote, cantando con instrumentos de fortaleza a Jehová. 2 Cr. 30:2. Sal. 68:25. Ex. 15:20. Todas estas cosas serán restauradas, como en los tiempos pasados y para que se cumpla los dichos de todos los santos profetas, que han profetizado sobre estos acontecimientos


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

CUADRO DE FUNCIONAMIENTO DE LAS DIVISIONES SACERDOTALES CAPITULO II La Organización del Sacerdocio ARTÍCULO 9.- La Organización del SACERDOCIO MINISTERIAL, es un organismo netamente eclesiástico, constituido para ejercer el cumplimiento de las sagradas ordenanzas que son los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, el Decálogo Universal, la Alianza, que encargó Jehová a su siervo Moisés en Horeb; y además, presidir y conducir con autoridad todas las ceremonias establecidas en la presente Constitución de la Asociación Evangélica de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal a nivel nacional e internacional. Hch. 3:21. Dt. 4:13. Ex. 34:28; 31:18. Mal. 4:4. 1 P. 2:9,5. Ap. 5:10. ARTÍCULO 10.- La Organización del Sacerdocio Ministerial está constituido por dos órdenes: según el Orden de Melchisedec y según el Orden Aarónico o Levítico.

1.- Según el Orden de Melchisedec. Tomado entre los hombres, es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios toca para que ofrezca presentes y sacrificios por los pecados. Nombrado de Dios, pontífice, según el orden de Melchisedec; (Porque los otros cierto sin juramento fueron hechos sacerdotes; mas éste, con juramento por el que le dijo: Juró el Señor, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote eternamente Según el orden de Melchisedec:) He. 7:21; 5:1,10 y 7:24,25. 1.1 Deberes y atribuciones del Sacerdote General: El Sacerdote General, de acuerdo a su ministerio de orden eclesiástico, es el representante legal del pueblo de Israel, ante Dios; quien ejerce la mediación. 1 Ti. 2:5. He. 8:6. Enseñar o instituir a toda la humanidad en el conocimiento del sistema de las leyes, mandamientos, estatutos, ordenanzas, derechos y decretos, que estableció Jehová entre sí y los hijos de Israel en el monte de Sinaí por mano de Moisés; mostrándoles el camino por donde deben andar, y lo que han de hacer. Ex.18:20. Lv. 26:46. Dt. 12:1; 6:1. Ez. 44:23. Lv. 10:11. El ministerio del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que el señor asentó, y no hombre. Porque todo pontífice es puesto para ofrecer presentes y sacrificios; por lo cual es necesario que también este tuviese algo que ofrecer. Mas el príncipe será el dar, el dar el holocausto y el sacrificio, y la libación, en las solemnidades y otras festividades según la ley. He. 8:1,2,3,4. Ez. 45:17. El Sacerdote General, tiene amplia facultad de presidir el Sacerdocio de orden Aarónico o Levítico, que está constituido para que ejerzan su sacerdocio en los diferentes cargos y funciones de acuerdo a las normas establecidas en la legislación levítica, que comprende los ritos ceremoniales. 2 Cr. 19:11. He. 7:12. Nm. 3:10; 18:5,6,7. 2 Cr. 26:20 y 23:32. El Sacerdote General, tiene el derecho legal de presidir el Tribunal Supremo de Justicia del pueblo de Israel. El Tribunal de Justicia es la institución judicial interna encargado de juzgar a los transgresores de los principios fundamentales de la doctrina de Dios; en los asuntos espirituales, en la ética, la moral, civil, penal, etc. 2 Cr. 19:11. Dt. 17:8,9. Ex. 18:22. Ez. 44:24. 2. Según el Orden Aarónico o Levítico. Son elegidos los miembros de la institución que voluntariamente se dedican al servicio, enseñanza y responsabilidad en los negocios de Dios. Nm.3:10. Ex.40:15. Nm. 18:7,8. 1Cr. 28:13,21. Está conformado por: A. Sacerdote Nacional B. Sacerdote Departamental C. Sacerdote Bautizador D. Sacerdote Levita E. Levitas ARTÍCULO 11.- Atribuciones de los Sacerdotes y Levitas, clasificados según el Orden Aarónico o Levítico. A. El Sacerdote Nacional. Será nombrado directamente por el Sacerdote General Internacional. 1 S. 2:28. Ex. 21:1; 28:1,41. Nm. 3:3.

15

A.1 Atribuciones del Sacerdote Nacional: 1) Representar al Sacerdote General en caso de ausencia, en los asuntos netamente eclesiásticos. 2) Presidir y dirigir las convocaciones establecidas, es a saber los sábados, nuevas lunas y fiestas solemnes de la Pascua, de las Semanas y Cabañas. Neh. 8:2,18. Y envió Saúl mensajeros que trajesen a David, los cuales vieron una compañía de profetas que profetizaban, y a Samuel que estaba allí, y los presidía. Y fue el espíritu de Dios sobre los mensajeros de Saúl, y ellos también profetizaron. 1 S. 19:20. Ro. 12:8. Para que ofreciesen cada cosa en su día, conforme al mandamiento de Moisés, en los sábados, en las nuevas lunas, y en las solemnidades, tres veces en el año, a saber, en la fiesta de los panes ázimos, en la fiesta de las semanas, y en la fiesta de las cabañas. 2 Cr. 8:13. 3) El Sacerdote Nacional cumplirá lo ordenado en convocar, presidir y dirigir la ceremonia de la conmemoración al son de Trompetas y el gran día de la Fiesta de Expiación, 10 de Octubre y Año Nuevo sagrado (Abib). Habla a los hijos de Israel, y diles: En el mes séptimo, al primero del mes tendréis sábado, una conmemoración al son de trompetas, y una santa convocación. Lv. 23:24. Y esto tendréis por estatuto perpetuo: En el mes séptimo, a los diez del mes, afligiréis vuestras almas, y ninguna obra haréis, ni el natural ni el extranjero que peregrina entre vosotros: Lv. 16:29. Porque en este día se os reconciliará para limpiaros; y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová. Lv. 16:30. Y hará la reconciliación el sacerdote que fuere ungido, y cuya mano hubiere sido llena para ser sacerdote en lugar de su padre; y se vestirá las vestimentas de lino, las vestiduras sagradas: Lv. 16:32. Empero a los diez de este mes séptimo será el día de las expiaciones: tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas, y ofreceréis ofrenda encendida á Jehová. Lv. 23:27. Ninguna obra haréis en este mismo día; porque es día de expiaciones, para reconciliaros delante de Jehová vuestro Dios. Lv. 23:28. 4) Presidir las ceremonias de Bautismo de agua, dirigir y ejecutar el Matrimonio Eclesiástico y otras ceremonias que se relacione con la vida social de la Congregación. 5) Realizar la purificación del templo, limpieza general de todas las vasijas y utensilios al servicio del altar de holocausto y del Tabernáculo del Testimonio. Esto se realizará ocho días antes del inicio de las tres solemnidades (Ázimos, Semanas y Cabañas). Estos juntaron a sus hermanos, y santificáronse, y entraron, conforme al mandamiento del rey y las palabras de Jehová, para limpiar la casa de Jehová. 2 Cr. 29:15. Y entrando los sacerdotes dentro de la casa de Jehová para limpiarla, sacaron toda la inmundicia que hallaron en el templo de Jehová, al atrio de la casa de Jehová; la cual tomaron los Levitas, para sacarla fuera al torrente de Cedrón. 2 Cr. 29:16. Y comenzaron a santificar el primero del mes primero, y a los ocho del mismo mes vinieron al pórtico de Jehová: y santificaron la casa de Jehová en ocho días, y en el dieciséis del mes primero acabaron. 2 Cr. 29:17. 6) Realizar la limpieza general de todos los servicios del altar de holocausto y del Tabernáculo del Testimonio (tres días antes temporalmente hasta su instalación definitiva) de iniciarse las ceremonias de las ofrendas sábados, nueva luna, día de trompetas, fiesta de expiación y otras. 7) Intervenir con autoridad para deliberar en todos los casos de índole eclesiástico y social, que pueda suscitarse en medio de la Congregación; previa coordinación con la Junta Administrativa y Eclesiástica, de conformidad al Art. 86, inciso B.-Normas, cláusulas B-1, B-2, B-3 del Estatuto de la AEMINPU. 8) Controlar, supervisar y evaluar la función de los Sacerdotes Departamentales, Sacerdotes Bautizadores, Sacerdotes Levitas y Levitas; velando por el cumplimiento del mandamiento y la observancia de la Ley de Dios. 9) Estimular con prioridad las enseñanzas relacionadas a las ofrendas voluntarias, diezmos, primicias, leña, agua; para cumplir con los servicios sagrados del Sacerdocio, previa coordinación con el Cuerpo Eclesiástico. B. Los Sacerdotes Departamentales. Serán nombrados en una Asamblea General de la Junta Pastoral, previa meditación del Espíritu Santo y ratificado, de acuerdo a las disposiciones del Sacerdote General. He. 5:4. Ex. 28:1,41. Nm. 8:18, 19 y 3:3. B.1 Atribuciones del Sacerdote Departamental: 1) Presidir y dirigir las santas solemnes convocaciones establecidas, es a saber, los sábados, nuevas lunas y fiestas solemnes de la Pascua, de las Semanas y Cabañas. 2) El Sacerdote Departamental cumplirá lo ordenado en convocar, presidir y dirigir la ceremonia de la conmemoración al son de Trompetas y el gran día de la Fiesta de Expiación, 10 de Octubre.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Habla a los hijos de Israel, y diles: En el mes séptimo, al primero del mes tendréis sábado, una conmemoración al son de trompetas, y una santa convocación. Lv. 23:24. Y esto tendréis por estatuto perpetuo: En el mes séptimo, a los diez del mes, afligiréis vuestras almas, y ninguna obra haréis, ni el natural ni el extranjero que peregrina entre vosotros: Lv. 16:29. Porque en este día se os reconciliará para limpiaros; y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová. Lv. 16:30. Y hará la reconciliación el sacerdote que fuere ungido, y cuya mano hubiere sido llena para ser sacerdote en lugar de su padre; y se vestirá las vestimentas de lino, las vestiduras sagradas: Lv. 16:32. Empero a los diez de este mes séptimo será el día de las expiaciones: tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas, y ofreceréis ofrenda encendida á Jehová. Lv. 23:27. Ninguna obra haréis en este mismo día; porque es día de expiaciones, para reconciliaros delante de Jehová vuestro Dios. Lv. 23:28. 3) Presidir las ceremonias del Matrimonio Eclesiástico y otras ceremonias que se relacione con la vida social de la Congregación. 4) Los Sacerdotes Departamentales no podrán ejecutar la ceremonia del Bautismo de agua; sólo podrán realizar los ordenados por el Sacerdote General Internacional. 5) Realizar la purificación del templo, limpieza general de todas las vasijas y utensilios al servicio del altar de holocausto y del Tabernáculo del Testimonio. Esto se realizará ocho días antes del inicio de las tres solemnidades (Ázimos, Semanas y Cabañas). Estos juntaron a sus hermanos y santificáronse, y entraron, conforme al mandamiento del rey y las palabras de Jehová, para limpiar la casa de Jehová. 2 Cr.29:15. Y entrando los sacerdotes dentro de la casa de Jehová para limpiarla, sacaron toda la inmundicia que hallaron en el templo de Jehová, al atrio de la casa de Jehová; la cual tomaron los Levitas, para sacarla fuera al torrente de Cedrón. 2 Cr. 29:16. Y comenzaron a santificar el primero del mes primero, y a los ocho del mismo mes vinieron al pórtico de Jehová; y santificaron la casa de Jehová en ocho días, y en el dieciséis del mes primero acabaron. 2 Cr. 29:17. 6) Realizar la limpieza general de todos los servicios del altar de holocausto y del Tabernáculo del Testimonio tres días antes de iniciarse las ceremonias en los sábados, nuevas lunas, día de las trompetas y día de la fiesta de expiación. 7) Intervenir con autoridad para deliberar en todos los casos de índole eclesiástico y social, que pueda suscitarse en medio de la Congregación, previa coordinación con la Junta Administrativa y Eclesiástica, de conformidad al Art. 86 Inciso B.-Normas, cláusulas B-1, B-2, B-3 del Estatuto de la AEMINPU. 8) Controlar, supervisar y evaluar la función de los Levitas, velando por el cumplimiento del mandamiento y la observancia de la Ley de Dios. 9) Estimular con prioridad las enseñanzas relacionadas a las ofrendas voluntarias, diezmos, primicias, leña, agua; para cumplir con los servicios sagrados del Sacerdocio, previa coordinación con el Cuerpo Eclesiástico. C. Sacerdotes Bautizadores. Serán nombrados por el Sacerdote General Internacional. 1 Co. 10:1,2. Mr. 1:4. Lc. 3:3. Hch. 13:24; 19:4,5. Ex. 29:4. He. 10:21,22. 1 Co. 6:11. Y les dijo: Id por todo el mundo; predicad el evangelio a toda criatura. Mr. 16:15. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. Mr. 16:16. Por tanto, id, y doctrinad a todos los Gentiles, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo: Mt. 28:19. Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado: y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mt. 28:20. Y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y la remisión de pecados en todas las naciones, comenzando de Jerusalem. Lc. 24:47. C.1 Atribuciones del Sacerdote Bautizador: 1) El sacerdote bautizador, es el ministro responsable de realizar el bautismo de agua, de conformidad a las ordenanzas establecidas en la doctrina del Bautismo. Mr. 1:4. Mt. 3:11. Hch. 8:36,37,38. He. 6:2. 2) Están sujetos al Cuerpo Eclesiástico Central, coordinando el programa que determinarán, la fecha y el lugar a donde deben dirigirse y cumplir, de acuerdo a su función ministerial, dando informe de los sucesos realizados 1 P. 2:13. Ro. 13:1 Ef. 4:12. 3) Ir por todo el mundo y predicar el evangelio a toda criatura; el que creyere y fuere bautizado, será salvo; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y la remisión de pecados en todas las naciones. Is. 18:2. Mr. 16:15,16. Lc. 24:47. 4) Doctrinar y enseñar conforme a la ordenanza, enseñándoles que guarden todas las cosas que ha mandado el señor, y ¿cuáles son esas cosas?, las leyes, mandamientos, estatutos, ordenanzas, derechos, decretos y otros. Mt. 28:19,20. Nm.

16

15:23. Lv. 26:46. Mal. 4:4. Ec. 12:13. Dt. 12:1; 11:1; 6:1 y 8:1. Is. 42:11,12. 5) Porque éste es aquel del cual fue dicho por el profeta Isaías, que dijo: Voz de uno que clama en el desierto: Aparejad el camino del Señor, Enderezad sus veredas. Mt. 3:3. Como está escrito en el libro de las palabras del profeta Isaías que dice: Voz del que clama en el desierto: Aparejad el camino del Señor, Haced derechas sus sendas. Mt. 3:3. Lc. 3:4. Porque él irá delante de él con el espíritu y virtud de Elías, para convertir los corazones de los padres a los hijos, y los rebeldes a la prudencia de los justos, para aparejar al Señor un pueblo apercibido. Lc. 1:17. Por tanto, id, y doctrinad a todos los Gentiles, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo: Mt. 28:19. Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado: y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mt. 28:20. D. Sacerdotes Levitas. Serán nombrados por el Sacerdote General Internacional. Y será, cuando se asentare sobre el solio de su reino, que ha de escribir para sí en un libro un traslado de esta ley, del original de delante de los sacerdotes Levitas. Dt. 17:18. Y vendrás a los sacerdotes Levitas, y al juez que fuere en aquellos días, y preguntarás; y te enseñarán la sentencia del juicio. Dt. 17:9. Guárdate de llaga de lepra, observando diligentemente, y haciendo según todo lo que os enseñaren los sacerdotes Levitas: cuidaréis de hacer como les he mandado. Dt. 24:8. Y escribió Moisés esta ley, y dióla a los sacerdotes, hijos de Leví, que llevaban el arca del pacto de Jehová, y a todos los ancianos de Israel. Dt. 31:9. Mandó Moisés a los Levitas que llevaban el arca del pacto de Jehová, diciendo: Dt. 31:25. Tomad este libro de la ley, y ponedlo al lado del arca del pacto de Jehová vuestro Dios, y esté allí por testigo contra ti. Dt. 31:26. Y mandaron al pueblo, diciendo: Cuando viereis el arca del pacto de Jehová vuestro Dios, y los sacerdotes y Levitas que la llevan, vosotros partiréis de vuestro lugar, y marcharéis en pos de ella. Jos. 3:3. Mas los sacerdotes Levitas, hijos de Sadoc, que guardaron el ordenamiento de mi santuario, cuando los hijos de Israel se desviaron de mí, ellos serán allegados a mí para ministrarme, y delante de mí estarán para ofrecerme la grosura y la sangre, dice el Señor Jehová. Ez. 44:15. D.1 Atribuciones de los Sacerdotes Levitas: 1) Los Sacerdotes Levitas se desempeñarán fundamentalmente en la dirección del Centro de Instrucción Teológico del Sacerdocio. (Najoth= Escuela de Sacerdotes y Profetas), 1 S. 19:20-23 y 10:5 -10. Porque yo lo he conocido, sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él. Gn. 18:19. Y las repartirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes: Dt. 6:7. Y para enseñar a los hijos de Israel todos los estatutos que Jehová les ha dicho por medio de Moisés. Lv. 10:11. Y enseñaron en Judá, teniendo consigo el libro de la Ley de Jehová, y rodearon por todas las ciudades de Judá; enseñando al Pueblo. 2 Cr. 17:9 y 35:3. Cuando viniere todo Israel a presentarse delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere leerás esta Ley delante de todo Israel a oídos de ellos. Dt. 31:11. Este era instruido en el camino del Señor; y ferviente de espíritu, hablaba y enseñaba diligentemente las cosas que son del Señor, enseñado solamente en el bautismo de Juan. Hch. 18:25. Y será, cuando se asentare sobre el solio de su reino, que ha de escribir para sí en un libro un traslado de esta Ley, del original de delante de los Sacerdotes Levitas. Dt. 17: 18. Y lo tendrá consigo, y leerá en él todos los días de su vida, para que aprenda a temer a Jehová su Dios, para guardar todas las palabras de aquesta Ley y estos estatutos, para ponerlos por obra. Dt. 17:19. Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la Ley de Jehová, y para hacer y enseñar a Israel mandamientos y juicios. Esd. 7:10. Neh. 8:1 al 9. Mas desde los cincuenta años volverán del oficio de su ministerio, y nunca más servirán: Nm. 8:25. 2) Serán responsables de administrar el Tribunal Eclesiástico Judicial (Cuerpo Eclesiástico Nacional). Cuando alguna cosa te fuere oculta en juicio entre sangre y sangre, entre causa y causa, y entre llaga y llaga, en negocios de litigio en tus ciudades; entonces te levantarás y recurrirás al lugar que Jehová tu Dios escogiere. Dt. 17: 8. Y vendrás a los Sacerdotes Levitas, y al Juez que fuere en aquellos días, y preguntarás; y te enseñarán la sentencia del juicio. Dt. 17:9. Y puso en la tierra jueces en todas las ciudades fuertes de Judá, por todos los lugares. 2 Cr. 19:5.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Y dijo a los jueces: Mirad lo que hacéis: porque no juzgáis en lugar de hombre, sino en lugar de Jehová, el cual está con vosotros en el negocio del juicio. 2 Cr. 19:6. Y entonces mandé a vuestros jueces, diciendo: Oíd entre vuestros hermanos, y juzgad justamente entre el hombre y su hermano, y el que le es extranjero. Dt. 1:16. No tengáis respeto de personas en el juicio: así al pequeño como al grande oiréis: no tendréis temor de ninguno, porque el juicio es de Dios: y la causa que os fuere difícil, la traeréis a mí, y yo la oiré. Dt. 1:17. Sea pues con vosotros el temor de Jehová nuestro Dios no hay iniquidad, ni acepción de personas, ni recibir cohecho. 2 Cr. 19:7. Y puso también Josaphat en Jerusalem algunos de los padres de familias de Israel, para el juicio de Jehová y para las causas. Y volviéronse a Jerusalem. 2 Cr. 19:8. Y mandóles, diciendo: Procederéis asimismo con temor de Jehová, con verdad, y con corazón íntegro. 2 Cr. 19:9. En cualquier causa que viniere a vosotros de nuestros hermanos que habitan en las ciudades, entere sangre y sangre, entre Ley y precepto, estatutos y derechos, habéis de amonestarles que no pequen contra Jehová, porque no venga ira sobre vosotros y sobre vuestros hermanos. Obrando así no pecaréis. 2 Cr. 19:10. Y enseñarán a mi pueblo a hacer diferencia entre lo santo y lo profano, y les enseñarán a discernir entre lo limpio y lo no limpio. Ez. 44:23. Y en el pleito ellos estarán para juzgar; conforme a mis derechos lo juzgarán: Y mis leyes y mis decretos guardarán en todas mis solemnidades, y santificarán mis sábados. Ez. 44:24. E. Los Levitas. Serán nombrados a petición de los Sacerdotes y confirmado por el Sacerdote General Internacional. Nm. 3:12; 7:5 y 1: 50. E.1 Atribuciones de los Levitas: 1) Tendrán cuidado de las cosas del Señor, mayormente de la limpieza general de los servicios del altar de holocausto, el degolladero, panadería; además son encargados de elaborar el pan de la proposición. 2) Los servicios exclusivos del Tabernáculo del Testimonio, estarán al cuidado y responsabilidad de los Levitas. 3) No están facultados de presidir las ceremonias del Bautismo de agua y Matrimonio Eclesiástico. 4) Es indispensable tener voluntad para ejercer el servicio del ministerio sacerdotal y estar apto para enseñar la sagrada Escritura al pueblo. Mas tú pondrás a los Levitas en el tabernáculo del testimonio, y sobre todos sus vasos, y sobre todas las cosas que le pertenecen: ellos llevarán el tabernáculo y todos sus vasos, y ellos servirán en él, y asentarán sus tiendas alrededor del tabernáculo. Nm. 1:50. Y yo he dado en don los Levitas a Aarón y a sus hijos de entre los hijos de Israel, para que sirvan el ministerio de los hijos de Israel en el tabernáculo del testimonio, y reconcilien a los hijos de Israel; porque no haya plaga en los hijos de Israel, llegando los hijos de Israel al santuario. Nm. 8:19. Y así vinieron después los Levitas para servir en su ministerio en el tabernáculo del testimonio, delante de Aarón y delante de sus hijos: de la manera que mandó Jehová a Moisés acerca de los Levitas, así hicieron con ellos. Nm. 8:22. Y también los Levitas no llevarán más el tabernáculo, y todos sus vasos para su ministerio. 1 Cr. 23:26. Así que, conforme a las postreras palabras de David, fue la cuenta de los hijos de Leví de veinte años arriba. 1 Cr. 23:27. Nm. 8:24. Y estaban bajo la mano de los hijos de Aarón, para ministrar en la casa de Jehová, en los atrios y en las cámaras, y en la purificación de toda cosa santificada, y en la demás obra del ministerio de la casa de Dios. 1 Cr. 23:28. Asimismo para los panes de la proposición, y para la flor de la harina para el sacrificio, y para las hojuelas sin levadura, y para la fruta de sartén, y para lo tostado, y para toda medida y cuenta. 1 Cr. 23:29. Y para que asistiesen cada mañana todos los días a confesar y alabar a Jehová, y asimismo a la tarde. 1 Cr. 23:30. Y para ofrecer todos los holocaustos a Jehová los sábados, nuevas lunas, y solemnidades, por la cuenta y forma que tenían, continuamente delante de Jehová. 1 Cr. 23:31. Y para que tuviesen la guarda del tabernáculo del testimonio, y la guarda del santuario, y las órdenes de los hijos de Aarón sus hermanos, en el ministerio de la casa de Jehová. 1 Cr. 23:32. Porque he aquí yo he tomado a vuestros hermanos los Levitas de entre los hijos de Israel, dados a vosotros en don de Jehová, para que sirvan en el ministerio del tabernáculo del testimonio. Nm. 18:6. Mas los Levitas harán el servicio del tabernáculo del testimonio, y ellos llevarán su iniquidad: estatuto perpetuo por vuestras edades; y no poseerán heredad entre los hijos de Israel. Nm. 18:23.

17

CUADRO ORGÁNICO DEL SACERDOCIO MINISTERIAL

ARTÍCULO 12.- Requisitos para el nombramiento de Sacerdotes y Levitas. Para desempeñar la función ministerial, deberán cumplir los requisitos según la Ley de Dios y según lo que establece el Estatuto de Israel de la AEMINPU. 1. Según la Ley de Dios.a) Los primogénitos menores de edad entrarán a su preparación para ejercer el ministerio sacerdotal: Y después que lo hubo destetado, llevólo consigo, con tres becerros, y un epha de harina, y una vasija de vino, y trájolo a la casa de Jehová en Silo: y el niño era pequeño. 1 S. 1:24. Y Elcana se volvió a su casa en Ramatha; y el niño ministraba á Jehová delante del sacerdote Eli. 1 S. 2:11. A más de los varones anotados por sus linajes, de tres años arriba, a todos los que entraban en la casa de Jehová, su porción diaria por su ministerio, según sus oficios y clases; 2 Cr. 31:16. b) Asimismo entrarán al servicio ministerial todos los varones primogénitos de 25 años para adelante: Esto cuanto a los Levitas: de veinte y cinco años arriba entrarán a hacer su oficio en el servicio del tabernáculo del testimonio: Nm. 8:24. Mas desde los cincuenta años volverán del oficio de su ministerio, y nunca más servirán: Nm. 8:25. Pero servirán con sus hermanos en el tabernáculo del testimonio, para hacer la guarda, bien que no servirán en el ministerio. Así harás de los Levitas cuanto a sus oficios. Nm. 8:26. De edad de treinta años arriba hasta cincuenta años, todos los que entran en compañía, para hacer servicio en el tabernáculo del testimonio. Nm. 4:3. (Sacerdotes). c) Los Sacerdotes y Levitas deben ser sanos físicamente, no tendrán faltas de acuerdo a las ordenanzas de Dios: Habla á Aarón, y dile: El varón de tu simiente en sus generaciones, en el cual hubiere falta, no se allegará para ofrecer el pan de su Dios. Lv. 21:17. Porque ningún varón en el cual hubiere falta, se allegará: varón ciego, o cojo, o falto, o sobrado, Lv. 21:18. O varón en el cual hubiere quebradura de pie o rotura de mano, Lv. 21:19. O corcovado, o lagañoso, o que tuviere nube en el ojo, o que tenga sarna, o empeine, o compañón relajado; Lv. 21:20. Israelita con tatuaje, mancha y cicatriz No harán calva en su cabeza, ni raerán la punta de su barba, ni en su carne harán rasguños. Lv. 21:5. Ningún varón de la simiente de Aarón sacerdote, en el cual hubiere falta, se allegará para ofrecer las ofrendas encendidas de Jehová. Hay falta en él; no se allegará a ofrecer el pan de su Dios. Lv. 21:21. Santos serán a su Dios, y no profanarán el nombre de su Dios; porque los fuegos de Jehová y el pan de su Dios ofrecen: por tanto serán santos. Lv. 21:6. Lo santificarás por tanto, pues el pan de tu Dios ofrece: santo será para ti, porque santo soy yo Jehová vuestro santificador. Lv. 21:8.

Los sacerdotes y levitas no deben tener faltas físicas d) Todos los primogénitos del pueblo de Israel serán los llamados a ejercer el cargo de Sacerdotes-Levitas, se presentarán al Sacerdote con su ofrenda para expiarse: Toma a los Levitas de entre los hijos de Israel, y expíalos. Nm. 8:6.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Y así les harás para expiarlos: rocía sobre ellos el agua de la expiación, y haz pasar la navaja sobre toda su carne, y lavarán sus vestidos, y serán expiados. Nm. 8:7. Luego tomarán un novillo, con su presente de flor de harina amasada con aceite; y tomarás otro novillo para expiación. Nm. 8:8. Y harás llegar los Levitas delante del tabernáculo del testimonio, y juntarás toda la congregación de los hijos de Israel; Nm. 8:9. Y cuando habrás hecho llegar los Levitas delante de Jehová, pondrán los hijos de Israel sus manos sobre los Levitas; Nm. 8:10. Y ofrecerá Aarón los Levitas delante de Jehová en ofrenda de los hijos de Israel, y servirán en el ministerio de Jehová. Nm. 8:11. Y los Levitas pondrán sus manos sobre las cabezas de los novillos: y ofrecerás el uno por expiación, y el otro en holocausto a Jehová, para expiar los Levitas. Nm. 8:12. Y harás presentar los Levitas delante de Aarón, y delante de sus hijos, y los ofrecerás en ofrenda a Jehová. Nm. 8:13. Así apartarás los Levitas de entre los hijos de Israel; y serán míos los Levitas. Nm. 8:14. Y después de eso vendrán los Levitas a ministrar en el tabernáculo del testimonio: los expiarás pues, y los ofrecerás en ofrenda. Nm. 8:15. Y los Levitas se purificaron, y lavaron sus vestidos; y Aarón los ofreció en ofrenda delante de Jehová, e hizo Aarón expiación por ellos para purificarlos. Nm. 8:21. Y así vinieron después los Levitas para servir en su ministerio en el tabernáculo del testimonio, delante de Aarón y delante de sus hijos: de la manera que mandó Jehová a Moisés acerca de los Levitas, así hicieron con ellos. Nm. 8:22. e) Los Sacerdotes y Levitas deben ser conscientes que para cumplir los servicios del ministerio sacerdotal deben abstenerse de mujer, ocho días antes de las solemnidades y la fiesta de expiación; y tres días antes de los días sábados, nuevas lunas. Y estén apercibidos para el día tercero, (día tercero de la semana es martes) porque al tercer día Jehová descenderá, a ojos de todo el pueblo, sobre el monte de Sinaí. Ex. 19:11,22. Y dijo al pueblo: Estad apercibidos para el tercer día; no lleguéis a mujer. Ex. 19:15. Estos juntaron a sus hermanos, y santificáronse, y entraron, conforme al mandamiento del rey y las palabras de Jehová, para limpiar la casa de Jehová. 2 Cr. 29:15. Y entrando los sacerdotes dentro de la casa de Jehová para limpiarla, sacaron toda la inmundicia que hallaron en el templo de Jehová, al atrio de la casa de Jehová; la cual tomaron los Levitas, para sacarla fuera al torrente de Cedrón. 2 Cr. 29:16. Y comenzaron a santificar el primero del mes primero, y a los ocho del mismo mes vinieron al pórtico de Jehová: y santificaron la casa de Jehová en ocho días, y en el dieciséis del mes primero acabaron. 2 Cr. 29:17. Luego pasaron al rey Ezechías y dijéronle: Ya hemos limpiado toda la casa de Jehová, el altar del holocausto, y todos sus instrumentos, y la mesa de la proposición con todos sus utensilios. 2 Cr. 29:18. Y el sacerdote respondió a David, y dijo: No tengo pan común a la mano; solamente tengo pan sagrado: mas lo daré si los criados se han guardado mayormente de mujeres. 1 S. 21:4. Y él les dijo: ¿No habéis leído qué hizo David, teniendo él hambre y los que con él estaban: Mt. 12:3. Cómo entró en la casa de Dios, y comió los panes de la proposición, que no le era lícito comer, ni a los que estaban con él, sino a solos los sacerdotes? Mt. 12:4. Y David respondió al sacerdote, y díjole: Cierto las mujeres nos han sido reservadas desde anteayer cuando salí, y los vasos de los mozos fueron santos, aunque el camino es profano: cuanto más que hoy habrá otro pan santificado en los vasos. 1 S. 21:5. Tienen que ser sujetos a la Ley del Nazareato: Habla a los hijos de Israel, y diles: El hombre, o la mujer, cuando se apartare haciendo voto de Nazareo, para dedicarse a Jehová, Nm. 6:2. Se abstendrá de vino y de sidra; vinagre de vino, ni vinagre de sidra no beberá, ni beberá algún licor de uvas, ni tampoco comerá uvas frescas ni secas. Nm. 6:3. Todo el tiempo de su nazareato, de todo lo que se hace de vid de vino, desde los granillos hasta el hollejo, no comerá. Nm. 6:4. Todo el tiempo del voto de su nazareato no pasará navaja sobre su cabeza, hasta que sean cumplidos los días de su apartamiento a Jehová: santo será; dejará crecer las guedejas del cabello de su cabeza. Nm. 6:5. Todo el tiempo de su nazareato, será santo a Jehová. Nm. 6:8. f) No podrán acercarse a la persona muerta: No se contaminará, porque es príncipe en sus pueblos, haciéndose inmundo. Lv. 21: 4. Todo el tiempo que se apartaré a Jehová, no entrará a persona muerta. Nm. 6:6. Por su padre, ni por su madre, por su hermano, ni por su hermana, no se contaminará con ellos cuando murieren; porque consagración de su Dios tiene sobre su cabeza. Nm. 6:7.

18

Y si alguno muriere muy de repente junto a él, contaminará la cabeza de su nazareato; por tanto el día de su purificación raerá su cabeza; al séptimo día la raerá. Nm. 6:9. Y el día octavo traerá dos tórtolas o dos palominos al sacerdote, a la puerta del tabernáculo del testimonio; Nm. 6:10. Y el sacerdote hará el uno en expiación, y el otro en holocausto: y expiarálo de lo que pecó sobre el muerto, y santificará su cabeza en aquel día. Nm. 6:11. Y consagrará a Jehová los días de su nazareato, y traerá un cordero de un año en expiación por la culpa; y los días primeros serán anulados, por cuanto fue contaminado su nazareato. Nm. 6:12. Ni entrará donde haya alguna persona muerta, ni por su padre, o por su madre se contaminará. Lv. 21:11. Cualquiera que tocare en muerto, en persona de hombre que estuviere muerto, y no se purificare, el tabernáculo de Jehová contaminó; y aquella persona será cortada de Israel: por cuanto el agua de la separación no fue rociada sobre él, inmundo será; y su inmundicia será sobre él. Nm. 19:13. Esta es la ley para cuando alguno muriere en la tienda: cualquiera que entrare en la tienda y todo el que estuviere en ella, será inmundo siete días. Nm. 19:14. El que tocare muerto de cualquiera persona humana, siete días será inmundo: Nm. 19:11. Y á hombre muerto no entrará para contaminarse; mas sobre padre, o madre, o hijo, o hija, hermano, o hermana que no haya tenido marido, se contaminará. Ez. 44:25. g) No podrán tocar reptiles en los días santificados (sábados, nuevas lunas, Fiestas solemnes y día de la Fiesta de Expiación), según: Asimismo la persona que hubiere tocado en cualquiera cosa inmunda, sea cuerpo muerto de bestia inmunda, o cuerpo muerto de animal inmundo, o cuerpo muerto de reptil inmundo, bien que no lo supiere, será inmunda y habrá delinquido: Lv. 5:2. Y por estas cosas seréis inmundos: cualquiera que tocare a sus cuerpos muertos, será inmundo hasta la tarde: Lv. 11:24. Y cualquiera que llevare de sus cuerpos muertos, lavará sus vestidos, y será inmundo hasta la tarde. Lv. 11:25. Todo animal de pezuña, pero que no tiene pezuña hendida, ni rumia, tendréis por inmundo: cualquiera que los tocare será inmundo. Lv. 11:26. Y de todos los animales que andan a cuatro pies, tendréis por inmundo cualquiera que ande sobre sus garras: cualquiera que tocare sus cuerpos muertos, será inmundo hasta la tarde. Lv. 11:27. Y el que llevare sus cuerpos muertos, lavará sus vestidos, y será inmundo hasta la tarde: habéis de tenerlos por inmundos. Lv. 11:28. Entonces el Señor le respondió, y dijo: Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en sábado su buey o su asno del pesebre, y lo lleva a beber? Lc. 13:15. Estos tendréis por inmundos de todos los reptiles: cualquiera que los tocare, cuando estuvieren muertos, será inmundo hasta la tarde. Lv. 11:31. h) Tendrán cuidado de las impurezas legales en los días santificados, es a saber en los sábados, nuevas lunas, solemnidades, día de la fiesta de expiación: Hablad a los hijos de Israel, y decidles: Cualquier varón, cuando su simiente manare de su carne, será inmundo. Lv. 15:2. Y la mujer con quien el varón tuviera ayuntamiento de semen, ambos se lavarán con agua, y serán inmundos hasta la tarde. Lv. 15:18. Y esta será su inmundicia en su flujo; sea que su carne destiló por causa de su flujo, o que su carne se obstruyó a causa de su flujo, él será inmundo. Lv. 15:3. Toda cama en que se acostare el que tuviere flujo, será inmunda; y toda cosa sobre que se sentare, inmunda será. Lv. 15:4. Y cualquiera que tocare a su cama, lavará sus vestidos; lavaráse también a sí mismo con agua, y será inmundo hasta la tarde. Lv. 15:5. Y el hombre, cuando de él saliere derramamiento de semen, lavará en aguas toda su carne, y será inmundo hasta la tarde. Lv. 15:16. Cuando hubiere en ti alguno que no fuere limpio por accidente de noche, saldráse del campo, y no entrará en él. Dt. 23:10. Y será que al declinar de la tarde se lavará con agua, y cuando fuere puesto el sol, entrará en el campo. Dt. 23:11. 2. Según el Estatuto de Israel de la Asociación Evangélica de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal “AEMINPU”: a) Serán escogidos de entre los miembros activos de la AEMINPU, personas de experiencia y fieles de buen testimonio, llenos de Espíritu Santo. 1 Ti. 3:7,10. 1 Ts. 2:4. Hch. 6:3,5. b) Pueden ser Sacerdotes y Levitas los hermanos Pastores, Misioneros y otros, previa evaluación del Cuerpo Eclesiástico Central y aprobado por el Sacerdote General Internacional. Dn. 1:4,17. 1 Ti. 4:12. c) Podrán ser Sacerdotes y Levitas los asociados activos nombrados por el Sacerdote General Internacional, de acuerdo a su capacidad espiritual en base a las normas establecidas de la Institución.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

d)

Que sepan trazar bien la Palabra de verdad, los Diez Mandamientos, y no tener antecedentes contrarios a la sana doctrina. 2 Ti. 2:15. Tit. 1:6,7. e) Deberán tener sus documentos expedidos por la AEMINPU en regla y estar al día con sus deberes y obligaciones como asociado. No deberán tener antecedentes civiles, penales, policiales y otros, que dañen la buena imagen de la Institución. 1 P. 2:13 y 4:15. f) Para ejercer el ministerio sacerdotal, deberán renunciar a las costumbres humanas y deseos carnales que batallan contra el alma. Tit. 2:12. 1 P. 2:11. 2 Ti. 2:21. g) Los sacerdotes y Levitas deberán cumplir fielmente a cabalidad los consejos del Sacerdote General Internacional (Maestro), serán marido de una sola mujer, de conformidad a las ordenanzas de Dios: Conviene, pues, que el obispo sea irreprensible, marido de una mujer, solícito, templado, compuesto, hospedador, apto para enseñar; 1 Ti. 3:2. No amador del vino, no heridor, no codicioso de torpes ganancias, sino moderado, no litigioso, ajeno de avaricia; 1 Ti. 3:3. Que gobierne bien su casa, que tenga sus hijos en sujeción con toda honestidad; 1 Ti. 3:4. (Porque el que no sabe gobernar su casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?) 1 Ti. 3:5. También conviene que tenga buen testimonio de los extraños, porque no caiga en afrenta y en lazo del diablo. 1 Ti. 3:7. Mostrándote en todo por ejemplo de buenas obras; en doctrina haciendo ver integridad, gravedad, Tit. 2:7. Palabra sana, e irreprensible; que el adversario se avergüence, no teniendo mal ninguno que decir de vosotros. Tit. 2:8. Enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo templada, y justa, y píamente, Tít. 2:12. Que el siervo del Señor no debe ser litigioso, sino manso para con todos, apto para enseñar, sufrido; 2 Ti. 2:24. Que con mansedumbre corrija a los que se oponen: si quizá Dios les dé que se arrepientan para conocer la verdad, 2 Ti. 2:25. Viuda, o repudiada, o infame, o ramera, éstas no tomará: mas tomará virgen de sus pueblos por mujer. Lv. 21:14. h) Es primordial la fe no fingida, el temor, la confianza, la esperanza y la perfección del camino. Job 4:6. Pues el fin del mandamiento es la caridad nacida de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida. 1 Ti. 1:5. Ro. 12:9. Servid a Jehová con temor, y alegraos con temblor. Sal. 2:11. Sujetados los unos a los otros en el temor de Dios. Ef. 5:21. Y tal confianza tenemos por Cristo para con Dios. 2 Co. 3:4. A fin de que pongan en Dios su confianza, Y no se olviden de las obras de Dios, Y guarden sus mandamientos: Sal. 78:7. Alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál sea la esperanza de su vocación, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, Ef. 1:18. Bienaventurado aquel en cuya ayuda es el Dios de Jacob, Cuya esperanza es en Jehová su Dios: Sal. 146:5. Mis ojos pondré en los fieles de la tierra, para que estén conmigo: El que anduviere en el camino de la perfección, éste me servirá. Sal. 101:6. i) Las reglas fundamentales para cumplir con el servicio del sacerdocio son: fidelidad, humildad, obediencia a los mandamientos, estatutos, establecidos por Dios. Ahora pues, oh Israel, oye los estatutos y derechos que yo os enseño, para que los ejecutéis, y viváis, y entréis, y poseáis la tierra que Jehová el Dios de vuestros padres te da. Dt. 4:1. Mirad, yo os he enseñado estatutos y derechos, como Jehová mi Dios me mandó, para que hagáis así en medio de la tierra en la cual entráis para poseerla. Dt. 4:5. Guardadlos, pues, y ponedlos por obra: porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia en ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, gente grande es ésta. Dt. 4:6. Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida: y enseñarlas has a tus hijos, y a los hijos de tus hijos. Dt. 4:9. Más que todos mis enseñadores he entendido: Porque tus testimonios son mi meditación. Sal. 119:99. Más que los viejos he entendido, Porque he guardado tus mandamientos. Sal. 119:100. En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, que hayas escondido estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las hayas revelado a los niños. Mt. 11:25. j) Además conservar en limpieza cada uno su vaso, para agradar al Señor con nuestro ministerio de fe, de limpia conciencia: No impongas de ligero las manos a ninguno, ni comuniques en pecados ajenos: consérvate en limpieza. 1 Ti. 5:22.

19

El que ama la limpieza de corazón, Por la gracia de sus labios su amigo será el rey. Pr. 22:11. Ninguno tenga en poco tu juventud; pero sé ejemplo de los fieles en palabra, en conversación, en caridad, en espíritu, en fe, en limpieza. 1 Ti. 4:12. Que cada uno de vosotros sepa tener su vaso en santificación y honor; 1 Ts. 4:4. Así que, si alguno se limpiare de estas cosas, será vaso para honra, santificado, y útil para los usos del Señor, y aparejado para toda buena obra. 2 Ti. 2:21. Resta pues, hermanos, que os roguemos y exhortemos en el Señor Jesús, que de la manera que fuisteis enseñados de nosotros de cómo os conviene andar, y agradar a Dios, así vayáis creciendo. 1 Ts. 4:1. Que tengan el misterio de la fe con limpia conciencia. 1 Ti. 3:9. Porque los que bien ministraren, ganan para sí buen grado, y mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús. 1 Ti. 3:13. Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme a la virtud que Dios suministra: para que en todas cosas sea Dios glorificado por Jesucristo, al cual es gloria e imperio para siempre jamás. Amén. 1 P. 4:11. k) Y finalmente, sed todos de un mismo corazón, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables; y seréis considerados gente santa, sacerdotes, ministros de Jehová: Y finalmente, sed todos de un mismo corazón, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables. 1 P. 3:8. Y les echaron mano, y los pusieron en la cárcel hasta el día siguiente; porque era ya tarde. Hch. 4:3. Toda la congregación, unida como un solo hombre, era de cuarenta y dos mil trescientos y sesenta, Esd. 2:64. Vosotros también, como piedras vivas, sed edificados una casa espiritual, y un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, agradables a Dios por Jesucristo. 1 P. 2:5. Y vosotros seréis llamados sacerdotes de Jehová, ministros del Dios nuestro seréis dichos: comeréis las riquezas de las gentes, y con su gloria seréis sublimes. Is. 61:6. Y tomaré también de ellos para sacerdotes y Levitas, dice Jehová. Is. 66:21. Y vosotros seréis mi reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel. Ex. 19:6. Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, gente santa, pueblo adquirido, para que anunciéis las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas a su luz admirable. 1 P. 2:9. l) Las Vestimentas Sacerdotales serán confeccionadas de acuerdo a las ordenanzas establecidas. Consultado con el Sacerdote General Internacional se vestirán de color azul. Y harás vestidos sagrados á Aarón tu hermano, para honra y hermosura. Ex. 28: 2. Los vestidos que harán son estos: el racional, y el ephod, y el manto, y la túnica labrada, la mitra, y el cinturón. Hagan, pues, los sagrados vestidos á Aarón tu hermano, y a sus hijos, para que sean mis sacerdotes. Ex. 28:4. Y bordarás una túnica de lino, y harás una mitra de lino; harás también un cinto de obra de recamador. Ex. 28:39. Y con ellos vestirás á Aarón tu hermano, y a sus hijos con él: y los ungirás, y los consagrarás, y santificarás, para que sean mis sacerdotes. Ex. 28:41. Y les harás pañetes de lino para cubrir la carne vergonzosa; serán desde los lomos hasta los muslos. Ex. 28:42. Y será que cuando entraren por las puertas del atrio interior, se vestirán de vestimentas de lino: no asentará sobre ellos lana, cuando ministraren en las puertas del atrio de adentro, y en el interior. Ez. 44:17. Tiaras de lino tendrán en sus cabezas, y pañetes de lino en sus lomos: no se ceñirán para sudar. Ez. 44:18. Y cuando salieren al atrio de afuera, al atrio de afuera al pueblo, se desnudarán de sus vestimentas con que ministraron, y las dejarán en las cámaras del santuario, y se vestirán de otros vestidos: así no santificarán el pueblo con sus vestimentas. Ez. 44:19. La túnica santa de lino se vestirá, y sobre su carne tendrá pañete de lino, y ceñiráse el cinto de lino; y con la mitra de lino se cubrirá: son las santas vestiduras: con ellas, después de lavar su carne con agua, se ha de vestir. Lv. 16:4. Y puso sobre él la túnica, y ciñólo con el cinto; vistióle después el manto, y puso sobre él el ephod, y ciñólo con el cinto del ephod, y ajustólo con él. Lv. 8:7. Y le fue dado que se vista de lino fino, limpio y brillante: porque el lino fino son las justificaciones de los santos. Ap. 19:8. Todo lo que en su carne tocare, será santificado; y si cayere de su sangre sobre el vestido, lavarás aquello sobre que cayere, en el lugar santo. Lv. 6:27. ARTÍCULO 13.- Las Sanciones aplicables a los Sacerdotes y Levitas serán de conformidad al Art. 27 Inciso “A” Cláusula A-3 del Estatuto de la AEMINPU. Serán sancionados por las siguientes faltas:


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

a) Por quebrantar la Ley de Dios en algunos de sus puntos. Porque cualquiera que hubiere guardado toda la ley, y ofendiere en un punto, es hecho culpado de todos. Stg. 2:10. Finalmente, si una persona pecare, o hiciere alguna de todas aquellas cosas que por mandamiento de Jehová no se han de hacer, aun sin hacerlo a sabiendas, es culpable, y llevará su pecado. Lv. 5:17. Que, habiendo entendido el juicio de Dios que los que hacen tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, más aun consienten a los que las hacen. Ro. 1:32. b) Por corromperse, por no haber guardado el camino de Dios y en la Ley hicieron acepción de personas. Ahora pues, oh sacerdotes, a vosotros es este mandamiento. Mal. 2:1. Porque los labios de los sacerdotes han de guardar la sabiduría, y de su boca buscarán la ley; porque mensajero es de Jehová de los ejércitos. Mal. 2: 7. Más vosotros os habéis apartado del camino; habéis hecho tropezar a muchos en la ley; habéis corrompido el pacto de Leví, dice Jehová de los ejércitos. Mal. 2:8. Y Jehová dijo a Samuel: He aquí haré yo una cosa en Israel, que a quien la oyere, le retiñirán ambos oídos. 1 S. 3:11. Aquel día yo despertaré contra Elí todas las cosas que he dicho sobre su casa. En comenzando, acabaré también. 1 S. 3:12. Y mostraréle que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe; porque sus hijos se han envilecido, y él no los ha estorbado. 1 S. 3:13. Y por tanto yo he jurado a la casa de Elí, que la iniquidad de la casa de Elí no será expiada jamás, ni con sacrificios ni con presentes. 1 S. 3:14. Y si alguno no tiene cuidado de los suyos, y mayormente de los de su casa, la fe negó, y es peor que un infiel. 1 Ti. 5:8. Mi pueblo fue talado, porque le faltó sabiduría. Porque tú desechaste la sabiduría, yo te echaré del sacerdocio: y pues que olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos. Os. 4:6. Tal será el pueblo como el sacerdote: y visitaré sobre él sus caminos, y pagaréle conforme a sus obras. Os. 4:9. No habitará dentro de mi casa el que hace fraude: El que habla mentiras no se afirmará delante de mis ojos. Sal. 101:7. Lazo es al hombre el devorar lo santo, Y andar pesquisando después de los votos. Pr. 20:25. El hijo honra al padre, y el siervo a su señor: si pues soy yo padre, ¿qué es de mi honra? y si soy señor, ¿qué es de mi temor?, dice Jehová de los ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que menospreciáis mi nombre. Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre?. Mal. 1:6. ¿Por qué habéis hollado mis sacrificios y mis presentes, que yo mandé ofrecer en el tabernáculo; y has honrado a tus hijos más que a mí, engordándoos de lo principal de todas las ofrendas de mi pueblo Israel? 1 S. 2:29. Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me tuvieren en poco, serán viles. 1 S. 2:30. Es infracción, y ciertamente delinquió contra Jehová. Lv. 5:19. c) Por retirarse, dejando la Congregación como algunos tienen por costumbre, llevados de acá para allá por doctrinas diversas y extrañas, los tales se retiran para su perdición. Casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos é inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para perdición de sí mismos. 2 P. 3:16. No seáis llevados de acá para allá por doctrinas diversas y extrañas; porque buena cosa es afirmar el corazón en la gracia, no en viandas, que nunca aprovecharon a los que anduvieron en ellas. He. 13:9. No dejando nuestra Congregación, como algunos tienen por costumbre, mas exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca. He. 10:25. Ahora el justo vivirá por fe; Mas si se retirare, no agradará a mi alma. He. 10: 38. Pero nosotros no somos tales que nos retiremos para perdición, sino fieles para ganancia del alma. He. 10:39. Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, tornarse atrás del santo mandamiento que les fue dado. 2 P. 2:21. ¡Oh Jehová, esperanza de Israel! todos los que te dejan, serán avergonzados; y los que de mí se apartan, serán escritos en el polvo; porque dejaron la vena de aguas vivas, a Jehová. Jer. 17:13. d) Por encubrir y consentir la injusticia. Y cuando alguna persona pecare, que hubiere oído la voz del que juró, y él fuere testigo que vio, o supo, si no lo denunciare, él llevará su pecado. Lv. 5:1. El que encubre sus pecados, no prosperará: Mas el que los confiesa y se aparta, alcanzará misericordia. Pr. 28:13.

20

Que, habiendo entendido el juicio de Dios que los que hacen tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, más aun consienten a los que las hacen. Ro. 1:32. e) Por no amonestar que no pequen contra Dios. Que habitan en las ciudades, entre sangre y sangre, entre ley y precepto, estatutos y derechos, habéis de amonestarles que no pequen contra Jehová, porque no venga ira sobre vosotros y sobre vuestros hermanos. Obrando así no pecaréis. 2 Cr. 19:10. Y cuando el justo se apartare de su justicia, é hiciere maldad, y pusiere yo tropiezo delante de él, él morirá, porque tú no le amonestaste; en su pecado morirá, y sus justicias que había hecho no vendrán en memoria; mas su sangre demandaré de tu mano. Ez. 3:20. f) Por revelarse y cometer iniquidad. Antes con el corazón obráis iniquidades: Hacéis pesar la violencia de vuestras manos en la tierra. Sal. 58:2. El que sembrare iniquidad, iniquidad segará: Y consumiráse la vara de su ira. Pr. 22:8. Porque su corazón piensa en robar, E iniquidad hablan sus labios. Pr. 24:2. No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre. Mt. 15:11. Más lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. Mt. 15:18. Porque del corazón salen los malos pensamientos, muertes, adulterios, fornicaciones, hurtos, falsos testimonios, blasfemias. Mt. 15:19. Estas cosas son las que contaminan al hombre: que comer con las manos por lavar no contamina al hombre. Mt. 15:20. Les dirás asimismo: Así ha dicho Jehová: ¿El que cae, no se levanta? ¿el que se desvía, no torna a camino? Jer. 8:4. ¿Por qué es este pueblo de Jerusalem rebelde con rebeldía perpetua? Abrazaron el engaño, no han querido volverse. Jer. 8:5. Oíd, cielos, y escucha tú, tierra; porque habla Jehová: Crié hijos, y engrandecílos, y ellos se rebelaron contra mí. Is. 1:2. Mas si el justo se apartare de su justicia, y cometiere maldad, é hiciere conforme a todas las abominaciones que el impío hizo, ¿vivirá él? Todas las justicias que hizo no vendrán en memoria; por su rebelión con que prevaricó, y por su pecado que cometió, por ello morirá. Ez. 18:24. Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me oyera. Sal. 66:18. Y sabemos que Dios no oye a los pecadores: más si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a éste oye. Jn. 9:31. g) Por maquinar, calumniar y buscar males contra el Sacerdote General Internacional y/o Junta Pastoral, directiva de la Asociación. Que por boca de David, tu siervo, dijiste: ¿Por qué han bramado las gentes, Y los pueblos han pensado cosas vanas? Hch. 4:25. Asistieron los reyes de la tierra; Y los príncipes se juntaron en uno Contra el Señor, y contra su Cristo. Hch. 4:26. Porque he aquí que braman tus enemigos; Y tus aborrecedores han alzado cabeza. Sal. 83:2. Sobre tu pueblo han consultado astuta y secretamente, Y han entrado en consejo contra tus escondidos. Sal. 83:3. Han dicho: Venid, y cortémoslos de ser pueblo, Y no haya más memoria del nombre de Israel. Sal. 83:4. Por esto han conspirado de corazón a una, Contra ti han hecho liga; Sal. 83:5. Y yo como cordero inocente que llevan a degollar, pues no entendía que maquinaban contra mí designios, diciendo: Destruyamos el árbol con su fruto, y cortémoslo de la tierra de los vivientes, y no haya más memoria de su nombre. Jer. 11:19. Porque boca de impío y boca de engañador se han abierto sobre mí: Han hablado de mí con lengua mentirosa, Sal. 109:2. Y con palabras de odio me rodearon; Y pelearon contra mí sin causa. Sal. 109:3. En pago de mi amor me han sido adversarios: Mas yo oraba. Sal. 109:4. Y pusieron contra mí mal por bien, Y odio por amor. Sal. 109:5. ¿Hasta cuándo maquinaréis contra un hombre? Pereceréis todos vosotros, Caeréis como pared acostada, como cerca ruinosa. Sal. 62:3. Y tú, hijo del hombre, los hijos de tu pueblo se mofan de ti junto a las paredes y a las puertas de las casas, y habla el uno con el otro, cada uno con su hermano, diciendo: Venid ahora, y oíd qué palabra sale de Jehová. Ez. 33:30. Y vendrán a ti como viene el pueblo, y se estarán delante de ti como mi pueblo, y oirán tus palabras, y no las pondrán por obra: antes hacen halagos con sus bocas, y el corazón de ellos anda en pos de su avaricia. Ez. 33:31. Y he aquí que tú eres a ellos como cantor de amores, gracioso de voz y que canta bien: y oirán tus palabras, mas no las pondrán por obra. Ez. 33:32. Empero cuando ello viniere (he aquí viene) sabrán que hubo profeta entre ellos. Ez. 33:33.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Y a sus discípulos dice: Imposible es que no vengan escándalos; mas ¡ay de aquél por quien vienen! Lc. 17:1. h) Por incumplimiento de los deberes y funciones, o en caso de abandono de su cargo, cuales fueren los motivos: 1) Deberán comunicar al superior inmediato. 2) Si las causas y motivos de su ausencia son muy graves, e irreparables, deberán informar y renunciar a su cargo. 3) En caso de no dar cumplimiento los puntos anteriores, se aplicarán las sanciones por abandono injustificado, también si hubiere cometido algún delito en contra de las normas u ordenanzas del estatuto de Israel. Hch. 1:20. 4) Por no dar importancia a las palabras de nuestro Dios, será apartado y/o expulsado del seno de la institución. Nm. 15:31. i) Por desviarse del Estatuto de la Asociación. Hollaste a todos los que se desvían de tus estatutos: Porque mentira es su engaño. Sal. 119:118. Lejos está de los impíos la salud; Porque no buscan tus estatutos. Sal. 119:155. Según su antojo busca el que se desvía, Y se entremete en todo negocio. Pr. 18:1. Horror se apoderó de mí, a causa de los impíos que dejan tu ley. Sal. 119:53. Prenderán al impío sus propias iniquidades, Y detenido será con las cuerdas de su pecado. Pr. 5:22. El morirá por falta de corrección; Y errará por la grandeza de su locura. Pr. 5:23. j) Por dejar el camino derecho, extraviándose al seguir el camino de Balaam. Que han dejado el camino derecho, y se han extraviado, siguiendo el camino de Balaam, hijo de Bosor, el cual amó el premio de la maldad. 2 P. 2:15. Y principalmente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia é inmundicia, y desprecian la potestad, atrevidos, contumaces, que no temen decir mal de las potestades superiores. 2 P. 2:10. Teniendo los ojos llenos de adulterio, y no saben cesar de pecar, cebando las almas inconstantes, teniendo el corazón ejercitado en codicias, siendo hijos de maldición. 2 P. 2:14. Estos son fuentes sin agua, y nubes traídas de torbellino de viento: para los cuales está guardada la oscuridad de las tinieblas para siempre. 2 P. 2:17. Prometiéndoles libertad, siendo ellos mismos siervos de corrupción. Porque el que es de alguno vencido, es sujeto a la servidumbre del que lo venció. 2 P. 2:19. El que da mal por bien, No se apartará el mal de su casa. Pr. 17:13. Cualquiera que se rebela, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios: el que persevera en la doctrina de Cristo, el tal tiene al Padre y al Hijo. 2 Jn. 9. k) Por faltar a las cualidades israelitas de confianza, temor, esperanza, humildad, paciencia, amor fraternal, unidad espiritual y por menospreciar la palabra de Dios. ¿Es este tu temor, tu confianza, Tu esperanza, y la perfección de tus caminos? Job. 4:6. Perece el justo, y no hay quien pare mientes; y los píos son recogidos, y no hay quien entienda que delante de la aflicción es recogido el justo. Is. 57:1. Vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, mostrad en vuestra fe virtud, y en la virtud ciencia. 2 P. 1:5. Y en la ciencia templanza, y en la templanza paciencia, y en la paciencia temor de Dios. 2 P. 1:6. Y en el temor de Dios, amor fraternal, y en el amor fraternal caridad. 2 P. 1:7. Porque si en vosotros hay estas cosas, y abundan, no os dejarán estar ociosos, ni estériles en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. 2 P. 1:8. Mas el que no tiene estas cosas, es ciego, y tiene la vista muy corta, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados. 2 P. 1:9. Condenadas ya, por haber falseado la primera fe. 1 Ti. 5:12. Mas ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su espíritu santo; por lo cual se les volvió enemigo, y él mismo peleó contra ellos. Is. 63:10. Yo confío de vosotros en el Señor, que ninguna otra cosa sentiréis: más el que os inquieta, llevará el juicio, quienquiera que él sea. Ga. 5:10. Un cuerpo, y un Espíritu; como sois también llamados a una misma esperanza de vuestra vocación. Ef. 4:4. l) Por llevarse de engaños, filosofías y vanas sutilezas, según la tradición de los hombres, conforme a los elementos del mundo, y no según Cristo. Mirad que ninguno os engañe por filosofías y vanas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los elementos del mundo, y no según Cristo. Col. 2:8. Teniendo apariencia de piedad, más habiendo negado la eficacia de ella: y a éstos evita. 2 Ti. 3:5. Porque de éstos son los que se entran por las casas, y llevan cautivas las mujercillas cargadas de pecados, llevadas de diversas concupiscencias; 2 Ti. 3:6.

21

Que siempre aprenden, y nunca pueden acabar de llegar al conocimiento de la verdad. 2 Ti. 3:7. Casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para perdición de sí mismos. 2 P. 3:16. Guárdese cada uno de su compañero, ni en ningún hermano tenga confianza: porque todo hermano engaña con falacia, y todo compañero anda con falsedades. Jer. 9:4. Y cada uno engaña a su compañero, y no hablan verdad: enseñaron su lengua a hablar mentira, se ocupan de hacer perversamente. Jer. 9:5. m) Por cometer actos contrarios a la ética, moral y buenas costumbres. Mt. 18:17. n) Por apropiarse del derecho, deteriorar o destruir bienes, de uso propio del Sacerdocio Ministerial. Mal. 3:8. o) Por cometer actos graves de deshonestidad o trate de obtener algún beneficio económico en perjuicio del Sacerdocio Ministerial. p) Por cometer delitos contra la ley del Estado, serán destituidos del servicio del Sacerdocio Ministerial y puestos a disposición de las autoridades competentes. Esd. 7:26. TITULO II FIESTAS SOLEMNES CAPITULO I Principios Generales del Sacerdocio Ministerial ARTÍCULO 14.- El Manual del Sacerdocio constituye un conjunto de leyes y normas legales de carácter ceremonial, para la administración del sacrificio de justicia, Sal. 51:19. Ez. 43:18. Determinando un conjunto de ramas ceremoniales y rituales, establecidas en la Ley de Dios. ARTÍCULO 15.- Estas leyes y fundamentos que fueron escritas en dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios, conduciendo el camino a regir la vida de todos los hombres, constituye el Código Universal perfecto de un profundo contenido moral, espiritual y humano, cuya voluntad está consignada en los Diez Mandamientos de la Ley de Dios. Es, asimismo una magnífica fuente de conocimientos más sublimes en los valores morales, espirituales y de doctrina, por medio del cual se adquiere conciencia de la unidad jurídica de la Congregación de Israel. Entra en vigencia, cumplido el tiempo de la restauración del pueblo de Israel, llevando su ejecución a la más elevada consagración del Sacerdocio según el orden de Melchisedec. El principio de las Leyes de Dios, se constituye en los fundamentos de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo y principio del Evangelio de Jesucristo el Señor nuestro, Hijo de Dios. Ef. 2:20. Mr. 1: 1. Estos son los decretos y leyes que estableció Jehová entre sí y los hijos de Israel en el monte de Sinaí por mano de Moisés. Al cual encargué en Horeb ordenanzas y leyes para todo Israel. Lv. 26: 46. Mal. 4: 4. Sal. 78:5,6,7. ARTÍCULO 16.- Que, para ejecutar las Leyes Ceremoniales, es de vital importancia comprender las disposiciones establecidas en la Ley de Ofrendas, para luego ser quemado en el altar del holocausto. Esta es la ley del holocausto, del presente, de la expiación por el pecado, y de la culpa, y de las consagraciones, y del sacrificio de las paces. Lv. 7: 37. Manda a Aarón y a sus hijos diciendo: Esta es la ley del holocausto: (es holocausto, porque se quema sobre el altar toda la noche hasta la mañana, y el fuego del altar arderá en él). Lv. 6: 9. Y el fuego encendido sobre el altar no ha de apagarse, sino que el sacerdote pondrá en él leña cada mañana, y acomodará sobre él el holocausto, y quemará sobre él los sebos de las paces. Lv. 6: 12. El fuego ha de arder continuamente en el altar; no se apagará. Lv. 6: 13. Y esta es la ley del presente: Han de ofrecerlo los hijos de Aarón delante de Jehová, delante del altar. Lv. 6: 14. Y tomará de él un puñado de la flor de harina del presente, y de su aceite, y todo el incienso que está sobre el presente, y harálo arder sobre el altar por memoria, en olor suavísimo á Jehová. Lv. 6: 15. Y será suave á Jehová la ofrenda de Judá y de Jerusalem, como en los días pasados, y como en los años antiguos. Mal. 3: 4. Empero todo lo he recibido, y tengo abundancia: estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que enviasteis, olor de suavidad, sacrificio acepto, agradable a Dios. Fil. 4:18. Y ofreceréis en holocausto, en olor de suavidad á Jehová, dos becerros de la vacada, un carnero, siete corderos de un año: Los ofreceréis, además del holocausto continuo con sus presentes, y sus libaciones: sin defecto los tomaréis. Nm. 28: 27, 31. Por siete días expiarás el altar, y lo santificarás, y será un altar santísimo: cualquiera cosa que tocare al altar, será santificada. Y esto es lo que ofrecerás sobre el altar: dos corderos de un año cada día, sin intermisión. Ex. 29: 37, 38. Esto será holocausto continuo por vuestras generaciones a la puerta del tabernáculo del testimonio delante de Jehová, en el cual me concertaré con vosotros, para hablaros allí. Ex. 29: 42.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Mas el lugar que Jehová vuestro Dios escogiere de todas vuestras tribus, para poner allí su nombre para su habitación, ése buscaréis, y allá iréis. Dt. 12:5. Yo los llevaré al monte de mi santidad, y los recrearé en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa, casa de oración será llamada de todos los pueblos. Is. 56:7. Por tanto, si trajeres tu presente al altar, y allí te acordares de que tu hermano tiene algo contra ti. Mt. 5:23. Deja allí tu presente delante del altar, y vete, vuelve primero en amistad con tu hermano, y entonces ven y ofrece tu presente. Mt. 5:24. Y apareció Jehová a Salomón de noche, y díjole: Yo he oído tu oración, y he elegido para mí este lugar por casa de sacrificio. 2 Cr. 7:12. Ahora estarán abiertos mis ojos, y atentos mis oídos, a la oración en este lugar. 2 Cr. 7:15. Pues que ahora he elegido y santificado esta casa, para que esté en ella mi nombre para siempre; y mis ojos y mi corazón estarán ahí para siempre. 2 Cr. 7:16. Púsose luego Salomón delante del altar de Jehová, en presencia de toda la congregación de Israel, y extendió sus manos. 2 Cr. 6:12. Porque Salomón había hecho un púlpito de metal, de cinco codos de largo, y de cinco codos de ancho, y de altura de tres codos, y lo había puesto en medio del atrio: y púsose sobre él, e hincóse de rodillas delante de toda la congregación de Israel, y extendiendo sus manos al cielo, dijo. 2 Cr. 6:13. Jehová Dios de Israel, no hay Dios semejante a ti en el cielo ni en la tierra, que guardas el pacto y la misericordia a tus siervos que caminan delante de ti de todo su corazón. 2 Cr. 6:14. Que has guardado a tu siervo David mi padre lo que le dijiste: tú lo dijiste de tu boca, mas con tu mano lo has cumplido, como parece este día. 2 Cr. 6:15. Ahora pues, Jehová Dios de Israel, guarda a tu siervo David mi padre lo que le has prometido, diciendo: No faltará de ti varón delante de mí, que se siente en el trono de Israel, a condición que tus hijos guarden su camino, andando en mi ley, como tú delante de mí has andado. 2 Cr. 6:16. He aquí yo tengo que edificar casa al nombre de Jehová mi Dios, para consagrársela, para quemar perfumes aromáticos delante de él, y para la colocación continua de los panes de la proposición, y para holocaustos a mañana y tarde, y los sábados, y nuevas lunas, y festividades de Jehová nuestro Dios; lo cual ha de ser perpetuo en Israel. 2 Cr. 2:4. ARTÍCULO 17.- Finalmente, de conformidad a los principios generales del Sacerdocio Ministerial, las normas ceremoniales se determinan en las diferentes clases de fiestas, ceremonias y ritos que fueron ordenados en la Ley de Dios. Cada ofrenda tiene una función o razón a favor del hombre pecador, y que a través de una víctima o sacrificio, el hombre lograría alcanzar el perdón de sus pecados graves o leves. A continuación se detalla las diferentes clases de fiestas durante el año, las ceremonias en los días señalados conforme a la sagrada Escritura y la forma de preparación de las ofrendas y la presentación del holocausto en olor agradable a Jehová, establecidas en la Ley de Dios. CAPITULO II Celebración de las Fiestas en honor a Jehová ARTÍCULO 18.- El significado de las Fiestas, el tiempo, el calendario del año sagrado y lugar que fuere escogido. Las fiestas desempeñaban un papel muy importante en la vida de la nación de Israel. La palabra moh·`édh, que también se traduce “fiesta”, tiene el significado de tiempo o lugar determinado de asamblea. Jehová había determinado la fecha, el lugar y cómo habrían de celebrarse estas fiestas. Basados en el calendario del año sagrado, en aquel tiempo las primicias del campo y de las viñas traían gran gozo y felicidad a los habitantes de la Tierra Prometida, Celebración de fiesta a Jehová (Cieneguilla) los que daban el reconocimiento por todo ello a Jehová, el Proveedor generoso de todas las cosas buenas. 2 Cr. 8:13. El pacto de la Ley incorporó muchas instrucciones detalladas concernientes a la observancia de las fiestas y el verdadero culto a Dios, del pueblo Israel. El pacto de la Ley exigía que con motivo de las tres grandes fiestas anuales, todos los hombres se presentasen cada año ‘delante de Jehová su Dios en el lugar que él escogiera’. Dt. 16:16. El lugar que finalmente se escogió como sede de las fiestas fue Jerusalém. La persona que no asistía a esta fiesta se castigaba con la pena de muerte. Nm. 9:9-13. El faltar las fiestas y los sábados, traería juicio adverso y aflicción a la nación. Dt. 28:58-62. Tres veces en el año será visto todo varón tuyo delante del Señoreador Jehová, Dios de Israel. Porque yo arrojaré las gentes de tu presencia, y ensancharé tu término: y ninguno codiciará tu tierra, cuando tú subieres para ser visto delante de Jehová tu Dios tres veces en el año. Ex. 34:23,24. Ningún varón que asistiese a las fiestas habría de presentarse con las manos vacías, sino más bien con un don en proporción con la bendición que Jehová le hubiese dado, Dt. 16:17. También podía participar el residente forastero, el huérfano de padre y la viuda, Dt. 16:11,14. Se entiende que los

22

residentes extranjero varones tenían que ser adoradores circuncisos de Jehová, Ex. 12:48,49. Además de las ofrendas diarias, siempre se ofrecían sacrificios especiales, y se tocaban las trompetas mientras se hacían las ofrendas quemadas y los sacrificios de comunión. Nm. 10:10. El rey Ezequías después de ordenar la limpieza del templo, se prolongó por otros siete días. El rey contribuyó para el sacrificio mil novillos y siete mil ovejas; y los príncipes, mil novillos y diez mil ovejas. 2 Cr. 30:21-24. Las fiestas les brindaban el tiempo y la oportunidad de meditar, reunirse para estudiar la ley de Jehová. Estas fiestas ampliaban su conocimiento de la tierra que Dios les había dado, aumentaban el entendimiento y el amor entre ellos y promovían la unidad y la adoración limpia. Se convertían en acontecimientos felices. Los asistentes se envían de los conocimientos y los caminos de Dios, y todos los que participaban con sinceridad recibían una bendición espiritual. 1 Co. 5:8. Las fiestas habían sido para el pueblo Hebreo sinónimo de felicidad. Pero los profetas Oseas y Amós relacionaron la inminente desolación que, según se había predicho, vendría sobre Jerusalén, por su trasgresión de la ley de Dios, y desviarse de los caminos y por rebelarse en contra Dios vendrían períodos de duelo. Os. 2:11; Am. 8:10. Después de la caída de Jerusalén, Jeremías expresó este lamento: “Los caminos de Sión están de duelo, porque no hay quienes vengan a la fiesta”, ‘se ha olvidado en Sión fiesta y sábado’. Lam. 1:4; y 2:6. Sin embargo, tiempo después de haber sido restaurados a la tierra que Dios les había dado, nuevamente corrompieron las fiestas de Jehová, de tal modo que Dios advirtió a los sacerdotes por medio de su profeta Malaquías que esparciría sobre sus rostros el estiércol de sus fiestas. Mal. 2:1-3. DECRETO DE JEHOVÁ Las Fiestas Periódicas y Anuales que estableció Jehová para cumplirlas; Jehová Dios de Israel, descendió sobre el monte Sinaí desde los cielos para Decretar o Promulgar leyes fundamentales, diciendo: Tres veces en el año me celebrareis fiesta; así mismo, las otras fiestas para cumplirlas. Estas leyes son la expresión de su propio carácter de Jehová. Ex. 19:20. y 23:14,17. y 34:28. y 31:18. Dt. 4:13. a) Fundamentos: Entonces Jehová dijo a Moisés: Sube a mí al monte, y espera allá, y te daré tablas de piedra, y la ley, y mandamientos que he escrito para enseñarlos. Ex. 24:12. Escribirse a esto para la generación venidera: Y el pueblo que se criará, alabará a JAH. Sal. 102:18. Habla a los hijos de Israel, y diles: Las solemnidades de Jehová, las cuales proclamaréis santas convocaciones, aquestas serán mis solemnidades. Lv. 23:2. Estas son las solemnidades de Jehová, las convocaciones santas, a las cuales convocaréis en sus tiempos. Lv. 23:4. Para que ofreciesen cada cosa en su día, conforme al mandamiento de Moisés, en los sábados, en las nuevas lunas, y en las solemnidades, tres veces en el año, a saber, en la fiesta de los panes ázimos, en la fiesta de las semanas, y en la fiesta de las cabañas. 2 Cr. 8:13. Mas en el postrer día grande de la fiesta, Jesús se ponía en pie y clamaba, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. Jn. 7:37. 1 Co 5:8. Hch. 20:6,16 y 18:21. Mas el lugar que Jehová vuestro Dios escogiere de todas vuestras tribus, para poner allí su nombre para su habitación, ése buscaréis, y allá iréis. Dt. 12:5. Y allí llevaréis vuestros holocaustos, y vuestros sacrificios, y vuestros diezmos, y la ofrenda elevada de vuestras manos, y vuestros votos, y vuestras ofrendas voluntarias, y los primerizos de vuestras vacas y de vuestras ovejas: Dt. 12:6. Tres veces cada un año parecerá todo varón tuyo delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere: en la solemnidad de los ázimos, y en la solemnidad de las semanas, y en la solemnidad de las cabañas. Y no parecerá vacío delante de Jehová. Dt. 16:16. He aquí yo tengo que edificar casa al nombre de Jehová mi Dios, para consagrársela, para quemar perfumes aromáticos delante de él, y para la colocación continua de los panes de la proposición, y para holocaustos a mañana y tarde, y los sábados, y nuevas lunas, y festividades de Jehová nuestro Dios; lo cual ha de ser perpetuo en Israel. 2 Cr. 2:4. b) Advertencia: Sentencias en caso de Incumplimiento. Y Jehová habló a Moisés, diciendo. Nm. 9:9. Habla a los hijos de Israel, diciendo: Cualquiera de vosotros o de vuestras generaciones, que fuere inmundo por causa de muerto o estuviere de viaje lejos, hará pascua a Jehová. Nm. 9:10. En el mes segundo, a los catorce días del mes, entre las dos tardes, la harán: con cenceñas y hierbas amargas la comerán. Nm. 9:11. No dejarán de él para la mañana, ni quebrarán hueso en él: conforme a todos los ritos de la pascua la harán. Nm. 9:12. Más el que estuviere limpio, y no estuviere de viaje, si dejare de hacer la pascua, la tal persona será cortada de sus pueblos: por cuanto no ofreció a su tiempo la ofrenda de Jehová, el tal hombre llevará su pecado. Nm. 9:13.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Y si la familia de Egipto no subiere, y no viniere, sobre ellos no habrá lluvia; vendrá la plaga con que Jehová herirá las gentes que no subieren a celebrar la fiesta de las Cabañas. Zac. 14:19. Esta será la pena del pecado de Egipto, y del pecado de todas las gentes que no subieran a celebrar la fiesta de las Cabañas. Zac. 14:20. Si no cuidares de poner por obra todas las palabras de aquesta ley que están escritas en este libro, temiendo este nombre glorioso y terrible, JEHOVÁ TU DIOS. Dt. 28:58. Mt. 5:18,19. Ap. 22:18,19. Jehová aumentará maravillosamente tus plagas y las plagas de tu simiente, plagas grandes y estables, y enfermedades malignas y duraderas. Dt. 28:59. Y hará volver sobre ti todos los males de Egipto, delante de los cuales temiste, y se te pegarán. Dt. 28:60. Asimismo toda enfermedad y toda plaga que no está escrita en el libro de esta ley, Jehová la enviará sobre ti, hasta que tú seas destruido. Dt. 28:61. Las tres fiestas solemnes del año He aquí sobre los montes los pies del que trae buenas nuevas, del que pregona la paz. Celebra, OH JUDÁ, TUS FIESTAS, CUMPLE TUS VOTOS: porque nunca más pasará por ti el malvado; pereció del todo. Pero tú vela en todo, soporta las aflicciones, haz la obra de evangelista, cumple tu ministerio. Nah. 1:15. 2 Ti. 4:5. Tres veces en el año me celebraréis fiesta. Mas en el postrer día grande de la fiesta, Jesús se ponía en pie y clamaba, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. Tres veces en el año será visto todo varón tuyo delante del Señoreador Jehová, Dios de Israel. Ex. 23:14. Jn. 7:37. Ex. 23:17. Ex. 34:23. Dt. 16:16. Manda a los hijos de Israel, y diles: Mi ofrenda, mi pan con mis ofrendas encendidas en olor a mí agradable, guardaréis, ofreciéndomelo a su tiempo. Para que ofreciesen cada cosa en su día, conforme al mandamiento de Moisés, en los sábados, en las nuevas lunas, y en las solemnidades, tres veces en el año, a saber, en la fiesta de los panes ázimos, en la fiesta de las semanas, y en la fiesta de las cabañas. Nm. 28:2 2 Cr. 8:13. Y NO PARECERA VACIO DELANTE DE JEHOVÁ: Ex. 23:15 Dt. 16:16. Sino: Cada uno con el don de su mano, conforme a la bendición de Jehová tu Dios, que te hubiere dado. Dt. 16:17. Mr. 12:30. Nm. 18:29. Mal. 3:4. Nm. 28:3. Ex. 29:38,39. Santos serán a su Dios, y no profanarán el nombre de su Dios; porque los fuegos de Jehová y el pan de su Dios ofrecen: por tanto serán santos. Lo santificarás por tanto, pues el pan de tu Dios ofrece: santo será para ti, porque santo soy yo Jehová vuestro santificador. Lv. 21:6,8. ver. 22. (Jn. 6:51,54,55,56). Yo los llevaré al monte de mi santidad, y los recrearé en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa, casa de oración será llamada de todos los pueblos. Is. 56:7. y 2:2. He. 13:15. Mt. 21:13. Hag. 2:7,9. Mal. 1:11. Y vendrán, y harán alabanzas en lo alto de Sión, y correrán al bien de Jehová, al pan, y al vino, y al aceite, y al ganado de las ovejas y de las vacas; y su alma será como huerto de riego, ni nunca más tendrán dolor. Jr. 31:12. Ez. 17:23. Os. 3:5. Is. 58:11. Llamarán los pueblos al monte; Allí sacrificarán sacrificios de justicia: Por lo cual chuparán la abundancia de los mares, Y los tesoros escondidos de la arena. Todo el pueblo de la tierra será obligado a esta ofrenda para el príncipe de Israel. Y será suave a Jehová la ofrenda de Judá y de Jerusalem, como en los días pasados, y como en los años antiguos. Sus caminos notificó a Moisés, y a los hijos de Israel sus obras. Dt. 33:19. Ez. 45:16. Mal. 3:4. Sal. 103:7. Jehová te ha puesto por sacerdote en lugar de Joiada sacerdote, para que presidáis en la casa de Jehová sobre todo hombre furioso y profetizante. Porque todo pontífice, tomado de entre los hombres, es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios toca, para que ofrezca presentes y sacrificios por los pecados: Que se pueda compadecer de los ignorantes y extraviados, pues que él también está rodeado de flaqueza; Jr. 29:26. He. 5:1,2. ver. 10 y 8:3. y 7:26. Entonces la virgen se holgará en la danza, los mozos y los viejos juntamente; y su lloro tornaré en gozo, y los consolaré, y los alegraré de su dolor. Jr. 31:13. ¿Qué me preguntas a mí? Pregunta a los que han oído, qué les haya yo hablado: he aquí, ésos saben lo que yo he dicho. Cuando alguna cosa te fuere oculta en juicio entre sangre y sangre, entre causa y causa, y entre llaga y llaga, en negocios de litigio en tus ciudades; entonces te levantarás y recurrirás al lugar que Jehová tu Dios escogiere; Jn. 18:21. Dt. 17:8. Y vendrás a los sacerdotes Levitas, y al juez que fuere en aquellos días, y preguntarás; y te enseñarán la sentencia del juicio. Y harás según la sentencia que te indicaren los del lugar que Jehová escogiere, y cuidarás de hacer según todo lo que te manifestaren. Dt. 17:9,10. Según la ley que ellos te enseñaren, y según el juicio que te dijeren, harás: no te apartarás ni a diestra ni a siniestra de la sentencia que te mostraren. Y el hombre que procediere con soberbia, no obedeciendo al sacerdote que está para ministrar allí delante de Jehová tu Dios, o al juez, el tal varón morirá: y quitarás el mal de Israel. Dt. 17:11,12.

23

Y todo el pueblo oirá, y temerá, y no se ensoberbecerán más. Para que todo Israel oiga, y tema, y no tornen a hacer cosa semejante a esta mala cosa en medio de ti. Y los que quedaren oirán, y temerán, y no volverán más a hacer una mala cosa como ésta, en medio de ti. Dt. 17:13. y 13:11. y 19:20. Y mandóles Moisés, diciendo: Al cabo del séptimo año, en el año de la remisión, en la fiesta de las Cabañas, Cuando viniere todo Israel a presentarse delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere, leerás esta ley delante de todo Israel a oídos de ellos. Dt. 31:10,11. Cualquiera que fuere rebelde a tu mandamiento, y no obedeciere a tus palabras en todas las cosas que le mandares, que muera; solamente que te esfuerces, y seas valiente. Jos. 1:18. Harás congregar el pueblo, varones y mujeres y niños, y tus extranjeros que estuvieren en tus ciudades, para que oigan y aprendan, y teman a Jehová vuestro Dios, y cuiden de poner por obra todas las palabras de esta ley: Y los hijos de ellos que no supieron oigan, y aprendan a temer a Jehová vuestro Dios todos los días que viviereis sobre la tierra, para ir a la cual pasáis el Jordán para poseerla. Dt. 31:12,13. Pregonad ayuno, llamad a congregación; congregad los ancianos y todos los moradores de la tierra en la casa de Jehová vuestro Dios, y clamad a Jehová. Tocad trompeta en Sión, pregonad ayuno, llamad a congregación. Reunid el pueblo, santificad la reunión, juntad los viejos, congregad los niños y los que maman: salga de su cámara el novio, y de su tálamo la novia. Jl. 1:14. y 2:15,16. Y ofreced sacrificio de alabanza con leudo, y pregonad, publicad voluntarias ofrendas; pues que así lo queréis, hijos de Israel, dice el Señor Jehová. Con tortas de pan leudo ofrecerá su ofrenda en el sacrificio de hacimientos de gracias de sus paces. Am. 4:5. Lv. 7:13. Alcen la voz el desierto y sus ciudades, las aldeas donde habita Cedar: canten los moradores de la Piedra, y desde la cumbre de los montes den voces de júbilo. Den gloria a Jehová, y prediquen sus loores en las islas. Is. 42:11,12. y 55:12. Cantad loores, oh cielos, porque Jehová lo hizo; gritad con júbilo, lugares bajos de la tierra; prorrumpid, montes, en alabanza; bosque, y todo árbol que en él está: porque Jehová redimió a Jacob, y en Israel será glorificado. Is. 44:23. y 49:13. Jn. 13:31,32. Palabra que fue a Jeremías de Jehová, después que Sedechîas hizo concierto con todo el pueblo en Jerusalem, para promulgarles libertad: Y vosotros os habíais hoy convertido, y hecho lo recto delante de mis ojos, anunciando cada uno libertad a su prójimo; y habíais hecho concierto en mi presencia, en la casa sobre la cual es invocado mi nombre: Jr. 34:8,15 Ez. 33:9. Confesad a Jehová, invocad su nombre, Haced notorias en los pueblos sus obras. Y será que cualquiera que invocare el nombre de Jehová, será salvo: porque en el monte de Sión y en Jerusalem habrá salvación, como Jehová ha dicho, y en los que quedaren, a los cuales Jehová habrá llamado. 1 Cr. 16:8. Sal. 105:1. Hch. 2:21. Ro. 10:13. Jl. 2:32. Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello; pues haciendo esto, a ti mismo salvarás y a los que te oyeren. Cuidar la doctrina consiste en que no debe mostrar mal testimonio. Hermanos, si alguno de entre vosotros ha errado de la verdad, y alguno le convirtiere, Sepa que el que hubiere hecho convertir al pecador del error de su camino, salvará un alma de muerte, y cubrirá multitud de pecados. 1 Ti. 4:16. Stg. 5:19,20. Sacrificio de Justicia Y guarda sus estatutos y sus mandamientos, que yo te mando hoy, para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, y prolongues tus días sobre la tierra que Jehová tu Dios te da para siempre. Dt. 4:40 De cierto, de cierto os digo, que el que guardare mi palabra, no verá muerte para siempre. Jn. 8:51. Dichosos los que guardan juicio, Los que hacen justicia en todo tiempo. Sal. 106:3. En el camino de la justicia está la vida; Y la senda de su vereda no es muerte. Pr. 12:28. El que sigue la justicia y la misericordia, Hallará la vida, la justicia, y la honra. Pr. 21:21. ¿Quiero yo la muerte del impío? dice el Señor Jehová. ¿No vivirá, si se apartare de sus caminos? Ez. 18:23. Mas el impío, si se apartare de todos sus pecados que hizo, y guardare todas mis ordenanzas, e hiciere juicio y justicia, de cierto vivirá; no morirá. Ez. 18:21. Todas sus rebeliones que cometió, no le serán recordadas: en su justicia que hizo vivirá. Ez. 18:22. Y apartándose el impío de su impiedad que hizo, y haciendo juicio y justicia, hará vivir su alma. Ez. 18:27. Porque miró, y apartóse de todas sus prevaricaciones que hizo, de cierto vivirá, no morirá. Ez. 18:28. Y diciendo yo al impío: De cierto morirás; si él se volviere de su pecado, e hiciere juicio y justicia. Ez 33:14. Si el impío restituyere la prenda, devolviere lo que hubiere robado, caminare en las ordenanzas de la vida, no haciendo iniquidad, vivirá ciertamente y no morirá. Ez. 33:15. No se le recordará ninguno de sus pecados que había cometido: hizo juicio y justicia; vivirá ciertamente. Ez. 33:16.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Que no quiero la muerte del que muere, dice el Señor Jehová, convertíos pues, y viviréis. Ez. 18:32. Diles: Vivo yo, dice el Señor Jehová, que no quiero la muerte del impío, sino que se torne el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos: ¿y por qué moriréis, oh casa de Israel? Ez. 33:11. Si sabéis que él es justo, sabed también que cualquiera que hace justicia, es nacido de él. 1 Jn. 2:29. Hijitos, no os engañe ninguno: el que hace justicia, es justo, como él también es justo. 1 Jn. 3:7. Que hacer para alcanzar la justicia de Dios Ofreced sacrificios de justicia, Y confiad en Jehová. Sal. 4:5. Entonces te agradarán los sacrificios de justicia, el holocausto u ofrenda del todo quemada: Entonces ofrecerán sobre tu altar becerros. Sal. 51:19. Dad a Jehová la honra debida a su nombre: Tomad presentes, y venid a sus atrios. Sal. 96:8. Entonces ofreció Salomón holocaustos a Jehová sobre el altar de Jehová, que había él edificado delante del pórtico, 2 Cr. 8:12. Y será suave a Jehová la ofrenda de Judá y de Jerusalem, como en los días pasados, y como en los años antiguos. Mal. 3:4. Porque no hablé yo con vuestros padres, ni les mandé el día que los saqué de la tierra de Egipto, acerca de holocaustos y de víctimas: Jr. 7:22. Mas esto les mandé, diciendo: Escuchad mi voz, y seré a vosotros por Dios, y vosotros me seréis por pueblo; y andad en todo camino que os mandare, para que os vaya bien. Jr. 7:23. A quien ordenó para que ofrezca holocausto y sacrificios? Todo el pueblo de la tierra será obligado a esta ofrenda para el príncipe de Israel. Ez. 45:16. Más del príncipe será el dar el holocausto, y el sacrificio, y la libación, en las solemnidades, y en las lunas nuevas, y en los sábados, y en todas las fiestas de la casa de Israel: él dispondrá la expiación, y el presente, y el holocausto, y los pacíficos, para expiar la casa de Israel. Ez. 45:17. Porque todo pontífice, tomado de entre los hombres, es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios toca, para que ofrezca presentes y sacrificios por los pecados. He. 5:1. He aquí yo tengo que edificar casa al nombre de Jehová mi Dios, para consagrársela, para quemar perfumes aromáticos delante de él, y para la colocación continua de los panes de la proposición, y para holocaustos a mañana y tarde, y los sábados, y nuevas lunas, y festividades de Jehová nuestro Dios; lo cual ha de ser perpetuo en Israel. 2 Cr. 2:4. Acordaos de la ley de Moisés mi siervo, al cual encargué en Horeb ordenanzas y leyes para todo Israel. Mal. 4:4 Sus caminos notificó a Moisés, Y a los hijos de Israel sus obras. Sal. 103:7. CUADRO DE FIESTAS DE ISRAEL FIESTAS PERIÓDICAS 1. Ofrenda diaria (continuo) 2. Sábado semanal 3. Luna nueva 4. Año sabático (cada siete años) 5. Año de jubileo (cada cincuenta años) FIESTAS ANUALES 1. Fiesta del año nuevo (sagrado) 2. Pascua, o Ázimos 14 de Abib (Nisán) o Tortas no fermentadas, 15-21 de Abib (Nisán) 3. Fiesta de las semanas, o Pentecostés, 6 de Siván 4. Toque de trompeta, 1 de Etanim (Tisri) 5. Día de Expiación, 10 de Etanim (Tisri) 6. Fiesta de las cabañas, o Tabernáculo 15-21 de Etanim (Tisri), seguida de una asamblea solemne el día 22 Ofrenda Diaria (continuo) ARTÍCULO 19.- El servicio diario que se ofrecía era un privilegio, rendir culto sagrado a Jehová como sus hijos, ungidos por la liberación de Egipto y en recuerdo al pacto que los israelitas tenían con Jehová Dios, a la ordenación de un “Sacerdocio Real”. Para que sacrificasen continuamente, a mañana y tarde, holocaustos a Jehová en el altar del holocausto, conforme a todo lo que está escrito en la ley de Jehová, que él prescribió a Israel; 1 Cr. 16:40. Y esto es lo que ofrecerás sobre el altar: dos corderos de un año cada día, sin intermisión. Ex. 29:38. Ofrecerás el un cordero a la mañana, y el otro cordero ofrecerás a la caída de la tarde. Ex. 29:39. Además una décima parte de un epha de flor de harina amasada con la cuarta parte de un hin de aceite molido: y la libación será la cuarta parte de un hin de vino con cada cordero. Ex. 29:40.

24

Y ofrecerás el otro cordero a la caída de la tarde, haciendo conforme a la ofrenda de la mañana, y conforme a su libación, en olor de suavidad; será ofrenda encendida a Jehová. Ex. 29:41. Esto será holocausto continuo por vuestras generaciones a la puerta del tabernáculo del testimonio delante de Jehová, en el cual me concertaré con vosotros, para hablaros allí. Ex. 29:42. Y les dirás: Esta es la ofrenda encendida que ofreceréis á Jehová: dos corderos sin tacha de un año, cada un día, será el holocausto continuo. Nm. 28:3. El un cordero ofrecerás por la mañana, y el otro cordero ofrecerás entre las dos tardes: Nm. 28:4. Y la décima de un epha de flor de harina, amasada con una cuarta de un hin de aceite molido, en presente. Nm. 28:5. Es holocausto continuo, que fue hecho en el monte de Sinaí en olor de suavidad, ofrenda encendida á Jehová. Nm. 28:6. Y su libación, la cuarta de un hin con cada cordero: derramarás libación de superior vino a Jehová en el santuario. Nm. 28:7. Y ofrecerás el segundo cordero entre las dos tardes: conforme a la ofrenda de la mañana, y conforme a su libación ofrecerás, ofrenda encendida en olor de suavidad á Jehová. Nm. 28:8. He aquí yo tengo que edificar casa al nombre de Jehová mi Dios, para consagrársela, para quemar perfumes aromáticos delante de él, y para la colocación continua de los panes de la proposición, y para holocaustos a mañana y tarde, y los sábados, y nuevas lunas, y festividades de Jehová nuestro Dios; lo cual ha de ser perpetuo en Israel. 2 Cr. 2:4. Celebraréis el Sábado, día de Guardar y Reposar ARTÍCULO 20.- El significado del sábado, ¿por causa de quién fue hecho el sábado? Mr. 2:27. ¿Qué debe hacer el hombre el día del sábado? Mt. 12:12. Sal. 37:27. Es día que Dios apartó, con el fin que se descansase de los trabajos cotidianos, y que dio como señal entre Él y los hijos de Israel, Ex 31:16, 17. Ez. 20:12,20. Proviene del verbo hebreo scha·váth, que significa “descanso, cesación”. Gn. 2:2. Entonces Moisés, anunció la institución del sábado semanal. Como lo muestran las palabras de Jehová en Ex. 16:28, 29; desde ése momento Israel quedó obligado a observar el sábado. Iniciado el pacto de la Ley en el monte Sinaí, el sábado pasó a formar parte de un sistema de sábados. Este sistema sabático se componía de varias clases de sábados: el séptimo día, el séptimo año, el año quincuagésimo (año del Jubileo); según Dt. 5:2, 3 y Ex.31:16. Lv. 25:4,8 Es evidente que no se impuso el sábado a ninguno de los siervos de Dios hasta después del éxodo, pues estos textos dicen, respectivamente: “No fue con nuestros antepasados con quienes Jehová celebró este pacto, sino con nosotros”. “Los hijos de Israel tienen que guardar el sábado, durante sus generaciones es una señal Entre Yo y los hijos de Israel hasta tiempo indefinido”. Si Israel hubiese observado el sábado con anterioridad, no podría haberles servido de recordatorio de que Jehová los había liberado de Egipto, como se muestra en Dt. 5:15. El sábado se conmemoraba como un día sagrado, Dt. 5:12, un día de descanso y de regocijo para todos israelitas, siervos, residentes extranjeros y animales, en el que se cesaba de todo trabajo. Is. 58:13, 14; Ex. 20:10; 34:21; Dt. 5:12 al 15; Jr. 17:21, 24. Sin embargo los Hebreos decían: “No hay sábado en el santuario”, lo que quiere decir que los deberes sacerdotales no cesaban nunca. Jn. 7:22; Mt. 12:5. Tres toques de trompetas hacían la hora nona, las tres de la tarde del viernes anunciaban la llegada del sábado. A partir de ese momento cesaba todo trabajo y actividad comercial. Se encendían las lámparas y la gente se ponía los vestidos de fiesta. El comienzo oficial del sábado se indicaba con otros tres toques de trompeta. Mr. 15:42. Mt. 27:45. Ex. 16:5. Los levitas aprovechaban el sábado para enseñar la Ley al pueblo de Israel. Dt. 33:8,10. Dt. 31:11. Lv. 10:11. Lc. 4:16,31. y Hch. 13:15,42,44. Restricciones del sábado en el antiguo pacto. El propósito del sábado en sus comienzos era el de ser una ocasión de gozo y edificación espiritual. No obstante, el afán de los guías religiosos Hebreos por distinguirse al máximo de los gentiles, los llevó a que convirtieron el sábado en una carga, y estaba prohibido atender a un enfermo a menos que estuviese en peligro de muerte. No se permitía colocar en su lugar un hueso dislocado, ni tampoco vendar una torcedura. Los guías religiosos Hebreos habían anulado el verdadero propósito del sábado, puesto que habían convertido al pueblo en esclavos de la tradición, en vez de dejar que el sábado les sirviese para honrar a Dios. Mt. 15:3, 6; 23:2 al 4; Mr. 2:27. Cuando los discípulos de Jesús arrancaron espigas y las frotaron con las manos para comérselas, se les acusó de dos cosas: de cosechar y de trillar en día de sábado. Lc. 6:1, 2. No se impuso a los cristianos. Como Jesús era un Hebreo obligado por la Ley, observó el sábado, pero no como los fariseos, sino en instruir la Palabra de Dios. Sabía que era lícito hacer obras buenas aun en sábado. Mt. 12:12. “El Señor dueño del sábado”, durante su ministerio Jesús dijo de sí mismo que era “Señor del sábado”, Mt. 12:8. El sábado había tenido el propósito de proporcionar a los israelitas alivio de sus ocupaciones cotidianas. Algunos de los milagros más impresionantes que realizó durante su ministerio tuvieron lugar en sábado. Lc. 13:10-13; Jn. 5:5-9; y 9:1-14.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Todas estas cosas se realizaron hasta el año 70 D. de C., porque el General ROMANO Tito Vespasiano, destruye a la ciudad de Jerusalén, iniciándose de esta manera, la Diáspora o Dispersión de los Judíos, por todo el mundo y así se cumplió lo que fue dicho por nuestro Señor Jesucristo en: Mt. 23:37,38. Y por último fueron abolidas todas estas ceremonias judías en el año 321 D. de C. cuando el Emperador Constantino decreto que el día Domingo sea un día del Señor y descanso laboral, y No el día Sábado y así se cumplió lo que dic e en: Dn. 7:25. Sin embargo que dice en Stg. 1:17. El Domingo (en latín: dies Solis), un título antiguo relacionado con la astrología y la adoración del Sol, no Sabbatum (sábado) o el dies Dominiqui (día del Señor) fuese un día de descanso para todos excepto para los agricultores.

Nuevamente en esta época del siglo 20, nuestro Dios por su misericordia, ha levantado a su pueblo Israel; en la parte central y occidental del continente Americano (Perú), desde el año 1955, enviando a su mensajero el Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal, quien ha restaurado, todas las actividades de las Fiestas Solemnes que fue establecido en el Antiguo Pacto. Ahora, en el Nuevo Pacto, está restableciéndose todas las cosas que fueron ordenadas a través de su siervo Moisés. Nm. 15:23. Mal. 4: 4. No fue sino hasta 321 A. De .C., cuando Constantino decretó que el domingo (en latín: dies Solis), un título antiguo relacionado con la astrología y la adoración del Sol, no Sabbatum (sábado) o el dies Domini (día del Señor) fuese un día de descanso para todos excepto para los agricultores. 1.- Fundamentos de la observancia del sábado: Y será que de mes en mes, y de sábado en sábado, vendrá toda carne a adorar delante de mí, dijo Jehová. Is. 66:23. Así ha dicho el Señor Jehová: La puerta del atrio de adentro que mira al oriente, estará cerrada los seis días de trabajo, y el día del sábado se abrirá: abriráse también el día de la nueva luna. Ez. 46:1. Asimismo adorará el pueblo de la tierra delante de Jehová, a la entrada de la puerta, en los sábados y en las nuevas lunas. Ez. 46:3. Y él les dijo: Esto es lo que ha dicho Jehová: Mañana es el santo sábado, el reposo de Jehová: lo que hubiereis de cocer, cocedlo hoy, y lo que hubiereis de cocinar, cocinadlo; y todo lo que os sobrare, guardadlo para mañana. Ex. 16:23. Mirad que Jehová os dió el sábado, y por eso os da en el sexto día pan para dos días. Estése, pues, cada uno en su estancia, y nadie salga de su lugar en el séptimo día. Así el pueblo reposó el séptimo día. Ex.16:29, 30. Seis días harás tus negocios, y el séptimo día holgarás, a fin que descanse tu buey y tu asno, y tome refrigerio el hijo de tu sierva, y el extranjero. Ex. 23:12. Así que guardaréis el sábado, porque santo es a vosotros: el que lo profanare, de cierto morirá; porque cualquiera que hiciere obra alguna en él, aquella alma será cortada de en medio de sus pueblos. Ex. 31:14. Seis días se hará obra, más el día séptimo es sábado de reposo consagrado a Jehová; cualquiera que hiciere obra el día del sábado, morirá ciertamente. Guardarán, pues, el sábado los hijos de Israel: celebrándolo por sus edades por pacto perpetuo. Ex. 31:15, 16. Seis días trabajarás, más en el séptimo día cesarás aun en la arada y en la siega. Ex. 34:21. 2.- Jehová dijo: el sábado es señal entre mí y vosotros Y tú hablarás a los hijos de Israel, diciendo: Con todo eso vosotros guardaréis mis sábados: porque es señal entre mí y vosotros por vuestras edades, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico. Ex. 31:13. Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel; porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y reposó. Ex. 31:17. He. 4:4. Y díles mis ordenanzas, y decláreles mis derechos, los cuales el hombre que los hiciere, vivirá en ellos, y díles también mis sábados, que fuesen por señal entre mí y ellos, para que supiesen que yo soy Jehová que los santifico. Ez. 20:11, 12. Y santificad mis sábados, y sean por señal entre mí y vosotros, para que sepáis que yo soy Jehová vuestro Dios. Ez. 20:20. Estos son los decretos, derechos y leyes que estableció Jehová entre sí y los hijos de Israel en el monte de Sinaí por mano de Moisés. Lv. 26:46. Asimismo, que sí los pueblos de la tierra trajesen a vender mercadería y comestibles en día de sábado, nada tomaríamos de

25

ello en sábado, ni en día santificado; y que dejaríamos el año séptimo, con remisión de toda deuda. Neh. 10:31. Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y dísteles juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos. Neh. 9:13. Y notificásteles el sábado tuyo santo, y les prescribiste, por mano de Moisés tu siervo, mandamientos y estatutos y ley. Neh. 9:14. De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, y justo, y bueno. Ro. 7:12. Bienaventurado el hombre que esto hiciere, y el hijo del hombre que esto abrazare: que guarda el sábado de profanarlo, y que guarda su mano de hacer todo mal. Is. 56:2. Y a los hijos de los extranjeros que se llegaren a Jehová para ministrarle, y que amaren el nombre de Jehová para ser sus siervos: a todos los que guardaren el sábado de profanarlo, y abrazaren mi pacto. Is. 56:6. Si retrajeres del sábado tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y al sábado llamares delicias, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no haciendo tus caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus palabras. Is. 58:13. Orad, pues, que vuestra huída no sea en invierno ni en sábado; Mt. 24:20. Así ha dicho Jehová: Guardaos por vuestras vidas, y no traigáis carga en el día del sábado, para meter por las puertas de Jerusalem. Ni saquéis carga de vuestras casas en el día del sábado, ni hagáis obra alguna: más santificad el día del sábado, como mandé a vuestros padres. Jer. 17:21, 22. Será empero, si vosotros me obedeciereis, dice Jehová, no metiendo carga por las puertas de esta ciudad en el día del sábado, sino que santificaréis el día del sábado, no haciendo en él ninguna obra. Jer. 17:24. Más si no me oyereis para santificar el día del sábado, y para no traer carga ni meterla por las puertas de Jerusalem en el día de sábado, yo haré descender fuego en sus puertas, y consumirá los palacios de Jerusalem, y no se apagará. Jer. 17:27. Porque en un cierto lugar dijo así del séptimo día: y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día. Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en su reposo, también él ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas. He. 4:4. vers. 9, 10. También les dijo: El sábado por causa del hombre es hecho; no el hombre por causa del sábado. Así que el Hijo del hombre es Señor aún del sábado. Mr. 2:27, 28. Por lo cual entrando en el mundo, dice: Sacrificio y presente no quisiste; más me apropiaste cuerpo. Holocausto y expiaciones por el pecado no te agradaron. He. 10:5, 6. Diciendo arriba: Sacrificio y presente, y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron, (las cuales cosas se ofrecen según la ley). He. 10:8. Y teniendo un gran Sacerdote sobre la casa de Dios, lleguémonos con corazón verdadero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua limpia. He. 10:21, 22. Procuremos pues de entrar en aquel reposo; que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia. Porque aun hasta ahora no habéis entrado al reposo y a la heredad que os da Jehová vuestro Dios. He. 4: 11. Dt. 12:9. Por tanto juré en mi furor que no entrarían en mi reposo. Empero entramos en el reposo los que hemos creído, de la manera que dijo: como juré en mi ira, no entrarán en mi reposo: aun acabadas las obras desde el principio del mundo. Sal. 95:11. He. 4:3. Así ha dicho Jehová: Aunque reposo tengan, y sean tantos, así serán talados, y él pasará. Bien que te he afligido, no más te afligiré. Nah. 1:12. 3.- Teniendo reposo se volvieron a hacer lo malo ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que no obedecieron? He. 3:18. Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad. He. 3:19. Así que, pues que resta que algunos han de entrar en él, y aquellos a quienes primero fue anunciado no entraron por causa de desobediencia, He. 4:6. Procuremos pues de entrar en aquel reposo; que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia. He. 4:11 Más en teniendo reposo, se volvían a hacer lo malo delante de tí; por lo cual los dejaste en mano de sus enemigos, que se enseñorearon de ellos: pero convertidos clamaban otra vez a ti, y tú desde los cielos los oías, y según tus miseraciones muchas veces los libraste. Neh. 9:28. Y comerás el fruto de tu vientre, la carne de tus hijos y de tus hijas que Jehová tu Dios te dió, en el cerco y en al apuro con que te angustiará tu enemigo. Dt. 28:53. Así ha dicho Jehová: Aunque reposo tengan, y sean tantos, así serán talados, y él pasará. Bien que te he afligido, no más te afligiré. Nah. 1: 12. 4.- En reposo y en descanso seréis salvos, si lo hiciereis Temamos, pues, que quedando aún la promesa hecha, de entrar en su reposo, parezca alguno de vosotros haberse apartado. He. 4:1.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Porque así dijo el Señor Jehová, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza, y no quisistéis. Is. 30:15. 5.- Apártate del mal y vivirás para siempre Apártate del mal, y haz el bien, y vivirás para siempre. Sal. 37:27. Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Así que, lícito es en los sábados hacer bien. Mt. 12:12. Mas el día del sábado, dos corderos de un año sin defecto, y dos décimas de flor de harina amasada con aceite, por presente, con su libación. Nm. 28:9. Es el holocausto del sábado en cada sábado, además del holocausto continuo, y su libación. Nm. 28:10. El un cordero ofrecerás por la mañana, y el otro cordero ofrecerás entre las dos tardes: Nm. 28:4. Y ofrecerás el segundo cordero entre las dos tardes: conforme a la ofrenda de la mañana, y conforme a su libación ofrecerás, ofrenda encendida en olor de suavidad á Jehová. Nm. 28:8. Asimismo adorará el pueblo de la tierra delante de Jehová, a la entrada de la puerta, en los sábados y en las nuevas lunas. Ez. 46:3. Y el holocausto que el príncipe ofrecerá a Jehová el día del sábado, será seis corderos sin defecto, y un carnero sin tacha: Ez. 46:4. Y por presente un epha con cada carnero; y con cada cordero un presente, don de su mano, y un hin de aceite con el epha. Ez. 46:5. He aquí yo tengo que edificar casa al nombre de Jehová mi Dios, para consagrársela, para quemar perfumes aromáticos delante de él, y para la colocación continua de los panes de la proposición, y para holocaustos a mañana y tarde, y los sábados, y nuevas lunas, y festividades de Jehová nuestro Dios; lo cual ha de ser perpetuo en Israel. 2 Cr. 2:4. A los que perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, la vida eterna. Ro. 2:7. Más gloria y honra y paz a cualquiera que obra el bien, al Judío primeramente, y también al Griego. Ro. 2:10. Y los que hicieron bien, saldrán a resurrección de vida; y los que hicieron mal a resurrección de condenación. Jn. 5:29. ARTÍCULO 21.- ¿Qué significado tiene la nueva luna? Los israelitas se guiaban por la Luna como un indicador del tiempo para determinar sus meses y sus épocas de fiestas Dios mandó a Israel que cada luna nueva, es decir, aquella que marcaba el comienzo de los meses del calendario Hebreo, hubiese toques de trompeta con motivo de las ofrendas quemadas y de los sacrificios de comunión, Nm. 10:10. En esos días se tenían que ofrecer sacrificios especiales, además del sacrificio diario continuo. La ofrenda de la luna nueva consistía en una ofrenda quemada de un becerro, un carnero y seis corderos de un año de edad, con las correspondientes ofrendas y oblaciones. Ez. 46:6,7. Celebraréis el día de la Nueva Luna En el Pentateuco esto era todo lo que se mandaba en cuanto a su observancia, pero con el tiempo la celebración de la luna nueva llegó a ser una fiesta nacional importante, el pueblo solía congregarse. Is. 66:23. Sal. 81:3. Ez. 46:3. Isaías escribió acerca de un tiempo futuro en el que toda carne se congregaría para inclinarse ante Jehová en los días de luna nueva, Is. 66:23. Durante el exilio babilonio, Jehová le dio al profeta Ezequiel una visión de un templo y le dijo: “En lo que respecta a la puerta del patio interior que mira al este, debe continuar cerrada durante los seis días de trabajo, y en el día del sábado y luna nueva debe ser abierta. Y la gente de la tierra tiene que inclinarse en la entrada de aquella puerta en los sábados y en las lunas nuevas, delante de Jehová”. Ez. 46:1, 3. 1.- Fundamentos de la Nueva Luna: Así ha dicho el Señor Jehová: La puerta del atrio de adentro que mira al oriente, estará cerrada los seis días de trabajo, y el día del sábado se abrirá: abriráse también el día de la nueva luna. Ez. 46:1. Asimismo adorará el pueblo de la tierra delante de Jehová, a la entrada de la puerta, en los sábados y en las nuevas lunas. Ez. 46:3. Tocad la trompeta en la nueva luna, En el día señalado, en el día de nuestra solemnidad. Sal. 81:3. Y será que de mes en mes, y de sábado en sábado, vendrá toda carne a adorar delante de mí, dijo Jehová. Is. 66:23. Más el día de la nueva luna, un becerro sin tacha de la vacada, y seis corderos, y un carnero: deberán ser sin defecto. Ez. 46:6. Y hará presente de un epha con el becerro, y un epha con cada carnero: más con los corderos, conforme a su facultad; y un hin de aceite por cada epha. Ez. 46:7. Además del holocausto del mes, y su presente, y el holocausto continuo y su presente, y sus libaciones, conforme a su ley, por ofrenda encendida á Jehová en olor de suavidad. Nm. 29:6. He aquí yo tengo que edificar casa al nombre de Jehová mi Dios, para consagrársela, para quemar perfumes aromáticos delante de él, y para la colocación continua de los panes de la proposición, y para holocaustos a mañana y tarde, y los sábados, y nuevas lunas, y festividades de Jehová nuestro Dios; lo cual ha de ser perpetuo en Israel. 2 Cr. 2:4.

26

La Fiesta del Año Sabático ARTÍCULO 22.- Se dice año Sabático al séptimo año de cada septenio. En el antiguo Israel, durante ese año se dejaba la tierra en barbecho para que descansara. Contando a partir de 1473 A. de .C., el año de la entrada de Israel en la Tierra Prometida, tenía que celebrarse un año sabático “al cabo de cada siete años”, es decir, cada séptimo año. Dt. 15:1, 2, 12, El año sabático empezaba el 1 de Tisri. El año de Jubileo empezaba con el 10 de Etanim (Tisri), el Día de Expiación, con un toque de trompeta. No se tenía que cultivar la tierra, ni sembrar ni podar, tampoco se debían recolectar las cosechas; lo que creciese en el campo se dejaba sin recoger, y podían comer de ello tanto el propietario del campo como sus esclavos, los trabajadores asalariados y los residentes extranjeros. Esta era una provisión misericordiosa para los pobres y, además, para los animales domésticos y las bestias salvajes, pues así también tenían acceso al producto de la tierra durante el año sabático. Lv. 25:1-7. Al año sabático se le llamó “el año de la liberación”. Dt. 15:9; 31:10. Durante ese año la tierra se dejaba sin cultivar y así disfrutaba de un descanso completo o liberación. Ex. 23:11. 1) También tenía que haber un descanso o liberación de las deudas en las que se hubiese incurrido. Era una “liberación a Jehová”, en su honor. Aunque otros lo ven de manera diferente, las deudas no se cancelaban en realidad, sino que, más bien, el acreedor no debía apremiar a un prójimo hebreo para que pagase su deuda, puesto que ese año el agricultor no tendría ingresos; sin embargo, el prestamista podía apremiar a un extranjero para que pagase. Dt. 15:1-3. Algunos rabinos sostienen el punto de vista de que quedaban canceladas las deudas relacionadas con préstamos caritativos para ayudar a un hermano pobre, mientras que las deudas en las que se incurría debido a tratos comerciales pertenecían a otra categoría. 2) El año de liberación o descanso de ser apremiado a pagar las deudas no aplicaba a la liberación de esclavos, muchos de los cuales estaban en esclavitud debido a haber incurrido en deudas. Se liberaba al esclavo hebreo en el séptimo año de su servidumbre o en el Jubileo, dependiendo de cuál llegase primero. Dt. 15:12; Lv. 25:10, 54. Requería fe guardar los años sabáticos como parte del pacto de Jehová con Israel, pero el observar estrictamente el pacto resultaría en grandes bendiciones para el pueblo. Lv. 26:3-13. Dios prometió proveer lo suficiente durante la cosecha del sexto año para que hubiese alimento durante parte de tres años, desde la cosecha del sexto hasta la cosecha del octavo, puesto que en el séptimo año no debía sembrarse nada y, por lo tanto, no podía recogerse ninguna cosecha hasta el octavo año. Lv. 25:20-22. Dt. 6:10,11. Cada año de liberación, todos hombres y mujeres, niños y residentes extranjeros, tenían que reunirse durante la fiesta de las cabañas para oír la lectura de la Ley. Dt. 31:10-13. La Fiesta del Jubileo ARTÍCULO 23.- La fiesta del jubileo era el año que seguía a cada ciclo de siete períodos de siete años, contando desde la entrada de Israel en la Tierra Prometida. Significaba “cuerno de carnero”, y se refiere al toque del cuerno de carnero durante el año quincuagésimo para proclamar libertad por toda la tierra. Lv. 25:9, 10. Una vez en la Tierra Prometida, la nación de Israel tenía que contar seis años, durante los cuales la tierra se sembraba, cultivaba y segaba, pero el séptimo año tenía que ser un año sabático, durante el cual la tierra debía dejarse en barbecho. En el séptimo año no se podía sembrar ni podar. Ni siquiera se podía segar lo que crecía de los granos caídos durante la cosecha del año anterior ni recoger las uvas de una vid sin podar. El grano y la fruta que creciesen por sí solos estarían disponibles para el dueño, sus esclavos, sus trabajadores asalariados, los residentes extranjeros y los pobres. También los animales domésticos y las bestias salvajes podían comer de ello. Lv. 25:2-7. Ex. 23:10,11. Había que contar siete períodos de siete años (7 × 7 = 49), y el año siguiente, el quincuagésimo, sería un año de Jubileo. El Jubileo tenía las mismas características que el año sabático. La tierra recibía de nuevo un descanso completo. Aplicaban las mismas reglas al producto de la tierra. Lv. 25:8-12. Esto significaba que la producción del año cuarenta y ocho de cada ciclo de cincuenta años sería la principal fuente de alimento para aquel año, para los dos años siguientes y para algún tiempo más, hasta la cosecha del año cincuenta y uno, el año después del Jubileo. Así como en el año sexto se recogía una cosecha suficiente para suministrar alimento a lo largo del año sabático. Lv. 25:20-22. También Dios proveía una cosecha abundante y suficiente en el año cuarenta y ocho para abastecer a la nación durante todo el año sabático, el Jubileo que llegaba al año siguiente y hasta la cosecha del próximo año, siempre y cuando los hebreos observasen su Ley. El Jubileo era en cierto sentido un año completo de fiesta, un año de libertad. Su observancia demostraría la fe de Israel en su Dios Jehová, y sería un tiempo de acción de gracias y felicidad por sus provisiones. En el décimo día del séptimo mes (mes de Tisri), el Día de Expiación, se hacía sonar el cuerno proclamando libertad por toda la tierra. 1) Esto significaba libertad para los esclavos hebreos, muchos de los cuales se habían vendido debido a una deuda. Tal liberación por lo


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

general no llegaría hasta el séptimo año de servidumbre. Ex. 21:2. 2) El Jubileo daba libertad incluso a los que todavía no habían servido seis años. 3) Se devolvía toda herencia de tierra que se hubiese vendido, por lo general debido a reveses económicos, y cada hombre volvía a su familia y a su posesión ancestral. Ninguna familia tenía por qué hundirse en la pobreza completa. Toda familia merecía honor y respeto. Incluso aquel que derrochase sus bienes no privaría para siempre de su herencia a su posteridad. Después de todo, la tierra en realidad era de Jehová, y, desde Su punto de vista, los israelitas mismos eran residentes extranjeros y pobladores. Lv. 25:23, 24. Si la nación guardaba las leyes de Dios, entonces, como Él había dicho, “nadie debería llegar a ser pobre entre ti”. Lv. 25:8-10, 13; Dt. 15:4, 5. 4) Por causa de la ley del Jubileo, no se podía vender a perpetuidad ninguna porción de tierra. Dios dispuso que si un hombre vendía una porción de tierra de su posesión hereditaria, el precio de venta se calculase en armonía con la cantidad de años que quedaban hasta el Jubileo. El mismo procedimiento se aplicaba en el caso de que el dueño recomprara su porción hereditaria. De hecho, cuando se vendía una parte de la tierra, en realidad solo se cedía el uso de ella, así como su producto, durante los años que pasasen hasta el año de Jubileo. Lv. 25:15, 16, 23-28. Esto aplicaba a las casas de los poblados que no tenían murallas, a las que se consideraba como campo abierto, pero las casas de las ciudades amuralladas no estaban incluidas en la propiedad que se devolvía en el Jubileo. 5) Las casas de los levitas eran una excepción, ya que sus únicas posesiones eran las casas y las tierras o campos alrededor de las ciudades levitas. A ellos se les devolvían sus casas en el Jubileo; las tierras o campos de las ciudades levitas no se podían vender. Lv. 25:29-34. 6) En ese año de Jubileo la nación quedaba restaurada por completo a la debida condición teocrática que Dios se propuso y estableció en un principio. El gobierno tenía una base sólida. La economía nacional siempre permanecería estable y la nación no tendría deudas pesadas. Dt. 15:6. 7) El Jubileo proporcionaba una norma estable para los valores de la tierra y también impedía una gran deuda interna, con la consiguiente falsa prosperidad, que ocasionaría inflación, deflación y depresión comercial. En los años sabáticos se leía la Ley al pueblo, en especial durante la fiesta de las cabañas o de la recolección. Dt. 31:10-12. De ese modo se les ayudaba a acercarse más a Jehová y a mantener la libertad que el Jubileo les otorgaba. Jehová advirtió a los israelitas que sufrirían calamidad si eran desobedientes y repetidamente pasaban por alto sus leyes, entre las que se contaban la observancia de los años sabáticos y de Jubileo. Lv. 26:27-45. Ahora, en estos últimos tiempos el año Sabático y el Jubileo tienen un sentido de la Liberación para toda la humanidad del mundo universal. El Gran Día de la Liberación (Jubileo) Jr. 34: 8. Lv. 25: 9. Año Nuevo Sagrado ARTÍCULO 24.- Nombre original del primer mes lunar del calendario sagrado Hebreo, que corresponde una parte de marzo y otra parte de abril. Ex. 13: 4; 23: 15; 34: 18; Dt. 16: 1. En el tiempo del éxodo de Egipto, Jehová designó el mes de Abib como el primer mes del año sagrado, Ex. 12: 1, 2; 13: 4, y después del exilio de Israel en Babilonia este nombre fue reemplazado por Nisán. Asimismo el pueblo Judio-Hebreo tiene un calendario civil o seglar su primer mes es TISRI (set-oct). 1.- Fundamentos del año nuevo: Este mes os será principio de los meses; será este para vosotros el primero en los meses del año. Ex. 12: 2. Vosotros salís hoy en el mes de Abib. Ex. 13: 4. Y contarás en aquel día a tu hijo, diciendo: Hácese esto con motivo de lo que Jehová hizo conmigo cuando me sacó de Egipto. Ex. 13:8. Y serte ha como una señal sobre tu mano, y como una memoria delante de tus ojos, para que la ley de Jehová esté en tu boca; por cuanto con mano fuerte te sacó Jehová de Egipto. Ex. 13:9. Por tanto, tú guardarás este rito en su tiempo de año en año. Ex. 13:10. En el mes primero, que es el mes de Nisán, en el año duodécimo del rey Asuero, fue echada Pur, esto es, la suerte, delante de Amán, de día en día y de mes en mes; y salió el mes duodécimo, que es el mes de Adar. Est. 3: 7. Y en los principios de vuestros meses ofreceréis en holocausto á Jehová dos becerros de la vacada, y un carnero, y siete corderos de un año sin defecto. Nm. 28: 11. Y tres décimas de flor de harina amasada con aceite, por presente con cada becerro; y dos décimas de flor de harina amasada con aceite, por presente con cada carnero; Nm. 28:12. Y una décima de flor de harina amasada con aceite, en ofrenda por presente con cada cordero: holocausto de olor suave, ofrenda encendida a Jehová. Nm. 28:13. Y en el día de vuestra alegría, y en vuestras solemnidades, y en los principios de vuestros meses, tocaréis las trompetas sobre vuestros holocaustos, y sobre los sacrificios de vuestras paces, y os serán por memoria delante de vuestro Dios: Yo Jehová vuestro Dios. Nm. 10:10.

27

CAPITULO III Celebraréis las tres Fiestas Anuales ARTÍCULO 25.- ordenanzas para celebrar las solemnidades a Jehová: Tres veces en el año me celebraréis fiesta. Ex. 23:14. Tres veces en el año parecerá todo varón tuyo delante del Señor Jehová. Ex. 23:17. Y este día os ha de ser en memoria, y habéis de celebrarlo como solemne á Jehová durante vuestras generaciones: por estatuto perpetuo lo celebraréis. Ex. 12:14,24. Tres veces en el año será visto todo varón tuyo delante del Señoreador Jehová, Dios de Israel. Ex. 34:23. Tres veces cada un año parecerá todo varón tuyo delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere: en la solemnidad de los ázimos, y en la solemnidad de las semanas, y en la solemnidad de las cabañas. Y no parecerá vacío delante de Jehová. Dt. 16:16. Habla a los hijos de Israel, y diles: Las solemnidades de Jehová, las cuales proclamaréis santas convocaciones, aquestas serán mis solemnidades. Lv. 23:2 Estas son las solemnidades de Jehová, las convocaciones santas, a las cuales convocaréis en sus tiempos. Lv. 23:4. Para que ofreciesen cada cosa en su día, conforme al mandamiento de Moisés, en los sábados, en las nuevas lunas, y en las solemnidades, tres veces en el año, a saber, en la fiesta de los panes ázimos, en la fiesta de las semanas, y en la fiesta de las cabañas. 2 Cr. 8:13. He aquí yo tengo que edificar casa al nombre de Jehová mi Dios, para consagrársela, para quemar perfumes aromáticos delante de él, y para la colocación continua de los panes de la proposición, y para holocaustos a mañana y tarde, y los sábados, y nuevas lunas, y festividades de Jehová nuestro Dios; lo cual ha de ser perpetuo en Israel. 2 Cr. 2:4. Mas en el postrer día grande de la fiesta, Jesús se ponía en pie y clamaba, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. Jn. 7: 37. Y será suave a Jehová la ofrenda de Judá y de Jerusalem, como en los días pasados, y como en los años antiguos. Mal. 3:4. La Fiesta de la Pascua o Ázimos ARTÍCULO 26.- La Pascua se instituyó la noche anterior al éxodo de Egipto. La primera Pascua se observó el 14 de Abib (posteriormente llamado Nisán, marzo-abril en el calendario gregoriano) del año 1513 A.de.C. Sobre el tiempo de la luna llena. A partir de entonces tenía que celebrarse todos los años. Ex. 12:17-20. 24-27. La Pascua iba seguida de los siete días de la fiesta de los panes sin levadura del 15 al 21 de Nisán. Se Conmemoraba la liberación de los israelitas de Egipto y el hecho de que Jehová ‘pasase por alto’ a sus primogénitos cuando aniquiló a los primogénitos egipcios. Coincidía con el principio de la cosecha de la cebada. Ex. 12:14. Lv. 23:10.

Era una celebración conmemorativa, y por eso el mandato bíblico decía “Y cuando os dijeren vuestros hijos: ¿Qué rito es este vuestro? Vosotros responderéis: Es la víctima de la Pascua de Jehová, el cual pasó las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a los Egipcios, y libró nuestras casas. Entonces el pueblo se inclinó y adoró”. Ex. 12:26, 27. Debido a que para los Hebreos el día comenzaba después de la puesta del Sol y finalizaba con la puesta del Sol del día siguiente, el 14 de Nisán empezaría después de la puesta del Sol. Por lo tanto, la Pascua se observaría la noche que seguía a la terminación del 13 de Nisan o Abib. 1) Leyes sobre su observancia. Cada familia tenía que escoger un cordero sano de un año de edad de entre las ovejas o las cabras. Se introducía en la casa el décimo día del mes de Abib y se guardaba hasta el decimocuarto. Luego se degollaba y se salpicaba o rociaba su sangre sobre los postes de la puerta y la parte superior de la entrada de la morada en donde había de comerse. Ex. 12:7,22. El cordero (o la cabra) se degollaba y desollaba, luego se lavaban sus partes interiores, se volvían a colocar en su lugar y se asaba bien, sin quebrarle hueso alguno. 2Cr. 35:11,13. Nm. 9:12. Si en la casa no eran suficientes para consumir el animal entero, tenía que compartirse con unos vecinos y comerlo aquella misma noche. EX. 12:4. Todas las sobras que hubiese debían quemarse antes de la mañana. Ex. 12:10; 34:25. Lc. 22:7,8,12. Mt. 26:17,19. El cordero (o la cabra) se comía con panes sin levadura el “pan de aflicción”, y con verduras amargas, pues su vida había sido amarga durante la esclavitud. Ex. 1:14; 12:8,9. 34; Dt. 16:3. Jesús y sus apóstoles observaron la cena de Pascua “cuando hubo anochecido” Mr. 14:17; Mt. 26:20; En la Pascua que se celebró en Egipto, el encargado de degollar el cordero (o la cabra) en cada


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

hogar era la cabeza de familia, y todos tenían que permanecer dentro de la casa para evitar que el ángel los ejecutase. Debían comer la Pascua de pie, con sus caderas ceñidas, báculo en mano y las sandalias puestas, a fin de estar preparados para un largo viaje sobre terreno escabroso (a menudo hacían su trabajo cotidiano descalzos). Ex.12:11. Con el tiempo, el lugar escogido fue Jerusalém. 2 Cr. 35:1-8. Durante la pascua se comía la Cena y se cantaban los Salmos 113 al 118, concluyendo con este último. Es probable que fuera uno de estos salmos el que Jesús y sus apóstoles cantaron al concluir la Cena del Señor. Mt. 26:30. 2) Costumbres con relación a la Pascua. En Jerusalém se hacían grandes preparativos cuando se acercaba el tiempo de la fiesta, pues era un requisito de la Ley que la observase todo varón israelita y todo varón de los residentes extranjeros circuncisos. Esto significaba que muchísimas personas realizarían el viaje a la ciudad con algunos días de anticipación, a fin de limpiarse en sentido ceremonial. Nm. 9:9-14 Se dice que aproximadamente un mes antes se enviaban hombres para preparar los puentes y dejar los caminos en buen estado para comodidad de los peregrinos. Como el contacto con un cuerpo muerto dejaba a una persona inmunda, se tomaban precauciones especiales para proteger al viajero. Debido a que era costumbre enterrar a las personas en campo abierto en el caso de que muriesen allí, se blanqueaban las sepulturas un mes antes para que se distinguieran con facilidad. Jn. 11:55. Hch. 21:24. Se hacía disponible alojamiento en los hogares para aquellos que iban a Jerusalén con el fin de observar la Pascua. En un hogar oriental se podía dormir en todas las habitaciones y era posible acomodar a varias personas en una misma habitación. También se podía usar la azotea de la casa. Además, hay que tener en cuenta que muchos de los que llegaban para celebrar la fiesta conseguían alojamiento extramuros o corralones, especialmente en Betfagué y Betania, dos aldeas situadas en las laderas del monte de los Olivos. Mr. 11:1; y 14:3. Después de la comida de la Pascua. Seguía la fiesta de los panes sin levadura o ázimos. Se le llamaba “la Pascua”. Fiesta de los Panes sin Levadura Artículo 27.-La fiesta comenzaba el 15 de Nisán, el día después de la Pascua, y duraba siete días, hasta el 21 de Nisán. Su nombre proviene de los panes sin levadura, el único pan que estaba permitido comer durante los siete días de la fiesta. El pan sin fermentar se amasa con agua pero sin levadura, y ha de prepararse rápidamente para evitar la fermentación. El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, era una asamblea solemne y tenía carácter sabático. En el segundo día, el 16 de Nisán, se le llevaba al sumo sacerdote una gavilla de las primicias de la cosecha de la cebada, la primera que maduraba en Palestina. Antes de esta fiesta no podía comerse grano nuevo, ni pan, ni grano tostado de la nueva cosecha. El sumo sacerdote presentaba simbólicamente tales primicias a Jehová meciendo una gavilla de grano, mientras se ofrecía un cordero de un año como ofrenda quemada junto con una ofrenda de grano mojado o untado ligeramente con aceite y una libación. Lv. 23:6-14. No había ningún mandato en cuanto a quemar grano o harina sobre el altar, como más tarde hicieron los sacerdotes. No se hacía únicamente una ofrenda nacional de las primicias, sino que también se estipulaba que toda familia y toda persona que tuviera una posesión en Israel ofrecieran sacrificios de acción de gracias durante esta ocasión festiva. Ex. 23:19; Dt. 26:1, 2. 1) Significado. El que en esta ocasión se comiesen panes sin levadura estaba de acuerdo con las instrucciones que Jehová le había dado a Moisés, según se registran en Ex. 12:14-20, en las que se incluye el siguiente mandato de estricto cumplimiento. Por siete días no se hallará levadura en vuestras casas, porque cualquiera que comiere leudado, así extranjero como natural del país, aquella alma será cortada de la congregación de Israel. Ex. 12:19. En Dt. 16:3 se llama a los panes sin levadura, el “pan de aflicción”, y para los israelitas eran un recordatorio anual de su apresurada salida de la tierra de Egipto Ex. 12:34. De esta forma, recordaban el estado de aflicción y esclavitud del que Israel había sido liberado, como Jehová mismo había dicho: “Para que todos los días de tu vida recuerdes el día en que saliste de la tierra de Egipto”. La conciencia de su libertad nacional y el reconocimiento de Jehová como su Libertador constituían un trasfondo adecuado para la primera de las tres grandes fiestas anuales de los israelitas. Dt. 16:16. 2) Su observancia. Después del regreso de los Hebreos del cautiverio babilonio a la Tierra Prometida, los profetas de Jehová, Ageo y Zacarías, impulsaron la reconstrucción del templo de Jerusalém hasta terminar la obra. Esd. 5:1, 2. Finalmente, en 515 A. de.C. Se procedió a la dedicación de la casa de Jehová con gran regocijo y con la presentación de los sacrificios correspondientes a la fiesta de los panes sin levadura. Esd. 6:22. 3) Significado de los panes sin levadura. En Mt. 16:6,11,12, Jesucristo explicó el significado simbólico de la levadura, al advertir a sus discípulos: “Mantengan los ojos abiertos y guárdense de la

28

levadura de los fariseos y saduceos”. Como los discípulos razonaban erróneamente sobre lo que había querido decir, les manifestó claramente: “‘¿Cómo no disciernen que no les hablé acerca de panes? Mas guárdense de la levadura de los fariseos y saduceos.’ Entonces comprendieron que les había dicho que se guardaran de la enseñanza de los fariseos y saduceos”. Lucas, por su parte, menciona otra ocasión en la que Jesús declaró específicamente: “Guárdense de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía”. Lc. 12:1. El apóstol Pablo dio un significado similar a la levadura en relación con la fiesta de los panes sin levadura al mencionar el proceder que deberían seguir los cristianos 1 Co. 5:6-8. El 16 de Nisán, o Abib. Segundo día de la fiesta de los panes sin levadura, el sacerdote mecía las primicias de la cosecha de la cebada la primera cosecha del año o lo que podría llamarse las primeras primicias de la tierra. Lv. 23:10, 11. 1.- Fundamentos de la pascua o Ázimos: Estas son las solemnidades de Jehová, las convocaciones santas, a las cuales convocaréis en sus tiempos. Lv. 23:4. Tres veces en el año me celebraréis fiesta. Ex. 23:14. Tres veces en el año parecerá todo varón tuyo delante del Señor Jehová. Ex. 23:17. Para que ofreciesen cada cosa en su día, conforme al mandamiento de Moisés, en los sábados, en las nuevas lunas, y en las solemnidades, tres veces en el año, a saber, en la fiesta de los panes ázimos, en la fiesta de las semanas, y en la fiesta de las cabañas. 2 Cr. 8:13. Y habló Jehová a Moisés, diciendo. Nm. 28:1. Manda a los hijos de Israel, y diles. Mi ofrenda, mi pan con mis ofrendas encendidas en olor a mí agradable, guardaréis, ofreciéndomelo a su tiempo. Nm. 28:2. Un mismo estatuto tendréis, vosotros de la congregación y el extranjero que con vosotros mora; estatuto que será perpetuo por vuestras edades: como vosotros, así será el peregrino delante de Jehová. Nm. 15:15. Una misma ley y un mismo derecho tendréis, vosotros y el peregrino que con vosotros mora. Nm. 15:16. Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y dísteles juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos. Neh. 9:13. Y guardaréis la fiesta de los ázimos, porque en aqueste mismo día saqué vuestros ejércitos de la tierra de Egipto: por tanto guardaréis este día en vuestras generaciones por costumbre perpetua. Ex. 12:17. En el mes primero, el día catorce del mes por la tarde, comeréis los panes sin levadura, hasta el veintiuno del mes por la tarde. Ex. 12:18. La fiesta de los ázimos guardarás: Siete días comerás los panes sin levadura, como yo te mandé, en el tiempo del mes de Abib; porque en él saliste de Egipto: y ninguno comparecerá vacío delante de mí: Ex. 23:15. Guardares el mes de Abib, y harás pascua a Jehová tu Dios: porque en el mes de Abib te sacó Jehová tu Dios de Egipto de noche. Dt. 16:1. Este mes os será principio de los meses; será este para vosotros el primero en los meses del año. Ex. 12:2. El primer día habrá santa convocación, y asimismo en el séptimo día tendréis una santa convocación: ninguna obra se hará en ellos, excepto solamente que aderecéis lo que cada cual hubiere de comer. Ex. 12:16. Y este día os ha de ser en memoria, y habéis de celebrarlo como solemne a Jehová durante vuestras generaciones: por estatuto perpetuo lo celebraréis. Lv. 12:14. Siete días comeréis panes sin levadura; y así el primer día haréis que no haya levadura en vuestras casas: porque cualquiera que comiere leudado desde el primer día hasta el séptimo, aquella alma será cortada de Israel. Lv. 12:15. No comerás con ella leudo; siete días comerás con ella pan por leudar, pan de aflicción, porque apriesa saliste de tierra de Egipto: para que te acuerdes del día en que saliste de la tierra de Egipto todos los días de tu vida. Dt. 16:3. Por siete días no se hallará levadura en vuestras casas, porque cualquiera que comiere leudado, así extranjero como natural del país, aquella alma será cortada de la congregación de Israel. Ex. 12:19. Y no se dejará ver levadura contigo en todo tu término por siete días; y de la carne que matares a la tarde del primer día, no quedará hasta la mañana. Dt. 16:4. Ninguna cosa leudada comeréis; en todas vuestras habitaciones comeréis panes sin levadura. Ex. 12:20. Aclaración de la Levadura: Limpiad pues la vieja levadura, para que seáis nueva masa, como sois sin levadura: porque nuestra pascua, que es Cristo, fue sacrificada por nosotros. 1 Co. 5:7. Así que hagamos fiesta, no en la vieja levadura, ni en la levadura de malicia y de maldad, sino en ázimos de sinceridad y de verdad.1Co. 5:8.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Y Jesús les dijo: Mirad, y guardaos de la levadura de los Fariseos y de los Saduceos. Mt. 16:6. Y ellos pensaban dentro de sí, diciendo: Esto dice porque no tomamos pan. Mt. 16:7. Y entendiéndolo Jesús, les dijo: ¿Por qué pensáis dentro de vosotros, hombres de poca fe, que no tomasteis pan?. Mt. 16:8. ¿Cómo es que no entendéis que no por el pan os dije, que os guardaseis de la levadura de los Fariseos y de los Saduceos?. Mt. 16:11. Entonces entendieron que no les había dicho que se guardasen de la levadura de pan, sino de la doctrina de los Fariseos y de los Saduceos. Mt. 16:12. ¿Y cuál es la Doctrina de los fariseos, Saduceos? Y en vano me honra, Enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. Mr. 7:7. Porque dejando el mandamiento de Dios, tenéis la tradición de los hombres; las lavaduras de los jarros y de los vasos de beber: y hacéis otras muchas cosas semejantes. Mr. 7:8. Cada persona debe presentarse con el don de sus manos ¿cómo debe presentarse cada creyente en las fiestas de la Pascua? La fiesta de los ázimos guardarás: Siete días comerás los panes sin levadura, como yo te mandé, en el tiempo del mes de Abib; porque en él saliste de Egipto: y ninguno comparecerá vacío delante de mí. Ex. 23:15. Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de aqueste mes tómese cada uno un cordero por las familias de los padres, un cordero por familia. Ex. 12:3. Tres veces cada un año parecerá todo varón tuyo delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere: en la solemnidad de los ázimos, y en la solemnidad de las semanas, y en la solemnidad de las cabañas. Y no parecerá vacío delante de Jehová. Dt. 16:16. Cada uno con el don de su mano, conforme a la bendición de Jehová tu Dios, que te hubiere dado. Dt. 16:17. Mas el primogénito de vaca, y el primogénito de oveja, y el primogénito de cabra, no redimirás; santificados son: la sangre de ellos rociarás sobre el altar, y quemarás la grosura de ellos, ofrenda encendida en olor suave a Jehová. Nm. 18:17. De todos vuestros dones ofreceréis toda ofrenda a Jehová; de todo lo mejor de ellos ofreceréis la porción que ha de ser consagrada. Nm. 18:29. Y cuando vosotros hubiereis ofrecido de ello lo mejor suyo, no llevaréis por ello pecado: y no habéis de contaminar las cosas santas de los hijos de Israel, y no moriréis. Nm. 18:32. Ahora pues, llevad también a cabo el hecho, para que como estuvisteis prontos a querer, así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tenéis. 2 Co. 8:11. Porque si primero hay la voluntad pronta, será acepta por lo que tiene, no por lo que no tiene. 2 Co. 8:12. Por tanto, tuve por cosa necesaria exhortar a los hermanos que fuesen primero a vosotros, y apresten primero vuestra bendición antes prometida para que esté aparejada como de bendición, y no como de mezquindad. 2 Co. 9:5. Esto empero digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra en bendiciones, en bendiciones también segará. 2 Co. 9:6. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, o por necesidad; porque Dios ama el dador alegre. 2 Co. 9:7. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia; a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo que basta, abundéis para toda buena obra: 2 Co. 9:8. Indispensablemente diezmarás todo el producto de tu simiente, que rindiere el campo cada un año. Dt. 14:22. Mas el lugar que Jehová vuestro Dios escogiere de todas vuestras tribus, para poner allí su nombre para su habitación, ése buscaréis, y allá iréis: Dt. 12:5. Yo los llevaré al monte de mi santidad, y los recrearé en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa, casa de oración será llamada de todos los pueblos. Is. 56:7. Empero en mi santo monte, en el alto monte de Israel, dice el Señor Jehová, allí me servirá toda la casa de Israel, toda ella en la tierra: allí los querré, y allí demandaré vuestras ofrendas, y las primicias de vuestros dones, con todas vuestras cosas consagradas. Ez. 20:40. Empero así dice Jehová a la casa de Israel: Buscadme, y viviréis; Am. 5:4. ¿Cuál es la Casa? Ni esconderé más de ellos mi rostro; porque habré derramado de mi espíritu sobre la casa de Israel, dice el Señor Jehová. Ez. 39:29. Y allí llevaréis vuestros holocaustos, y vuestros sacrificios, y vuestros diezmos, y la ofrenda elevada de vuestras manos, y vuestros votos, y vuestras ofrendas voluntarias, y los primerizos de vuestras vacas y de vuestras ovejas. Dt. 12:6. Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para hacer habitar allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino, y de tu aceite, y los primerizos de tus manadas, y de tus ganados, para que aprendas a temer a Jehová tú Dios todos los días. Dt. 14:23.

29

Y si el camino fuere tan largo que tú no puedas llevarlo por él, por estar lejos de ti el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para poner en él su nombre, cuando Jehová tu Dios te bendijere. Dt. 14:24. Entonces venderlo has, y atarás el dinero en tu mano, y vendrás al lugar que Jehová tu Dios escogiere. Dt. 14:25. Y darás el dinero por todo lo que deseare tu alma, por vacas, o por ovejas, o por vino, o por sidra, o por cualquier cosa que tu alma te demandare: y comerás allí delante de Jehová tu Dios, y te alegrarás tú y tu familia. Dt. 14:26. Habla a los hijos de Israel, y diles: Cuando hubiereis entrado en la tierra que yo os doy, y segareis su mies, traeréis al sacerdote un omer por primicia de los primeros frutos de vuestra siega. Lv. 23:10. El cual mecerá el omer delante de Jehová, para que seáis aceptos: el siguiente día del sábado lo mecerá el sacerdote. Lv. 23:11. Y el día que ofrezcáis el omer, ofreceréis un cordero de un año, sin defecto, en holocausto a Jehová. Lv. 23:12. Y su presente será dos décimas de flor de harina amasada con aceite, ofrenda encendida a Jehová en olor suavísimo; y su libación de vino, la cuarta parte de un hin. Lv. 23:13. Y no comeréis pan, ni grano tostado, ni espiga fresca, hasta este mismo día, hasta que hayáis ofrecido la ofrenda de vuestro Dios; estatuto perpetuo es por vuestras edades en todas vuestras habitaciones. Lv. 23:14. Estas ofrendas serán sacrificadas: Y sacrificarás la pascua a Jehová tú Dios, de las ovejas y de las vacas, en el lugar que Jehová escogiere para hacer habitar allí su nombre. Dt. 16:2. Y ofreceréis por ofrenda encendida en holocausto a Jehová dos becerros de la vacada, y un carnero, y siete corderos de un año: sin defecto los tomaréis. Nm. 28:19. Y su presente de harina amasada con aceite: tres décimas con cada becerro, y dos décimas con cada carnero ofreceréis. Nm. 28:20. Con cada uno de los siete corderos ofreceréis una décima. Nm. 28:21. Esto ofreceréis además del holocausto de la mañana, que es el holocausto continuo. Nm. 28:23. Conforme a esto ofreceréis cada uno de los siete días, vianda y ofrenda encendida en olor de suavidad a Jehová; ofrecerse a, además del holocausto continuo, con su libación. Nm. 28:24. No podrás sacrificar la pascua en cualquier lugar: No podrás sacrificar la pascua en ninguna de tus ciudades, que Jehová tu Dios te da. Dt. 16:5. Guárdate, que no ofrezcas tus holocaustos en cualquier lugar que vieres. Dt. 12:13. Sino sacrificares en lugar que Jehová escogiere: Sino en el lugar que Jehová tu Dios escogiere para hacer habitar allí su nombre, sacrificarás la pascua por la tarde a puesta del sol, al tiempo que saliste de Egipto: Dt. 16:6. Mas en el lugar que Jehová escogiere, en una de tus tribus, allí ofrecerás tus holocaustos, y allí harás todo lo que yo te mando. Dt. 12:14. Mas el lugar que Jehová vuestro Dios escogiere de todas vuestras tribus, para poner allí su nombre para su habitación, ése buscaréis, y allá iréis. Dt. 12:5. Y allí llevaréis vuestros holocaustos, y vuestros sacrificios, y vuestros diezmos, y la ofrenda elevada de vuestras manos, y vuestros votos, y vuestras ofrendas voluntarias, y los primerizos de vuestras vacas y de vuestras ovejas. Dt. 12:6. He aquí yo tengo que edificar casa al nombre de Jehová mi Dios, para consagrársela, para quemar perfumes aromáticos delante de él, y para la colocación continua de los panes de la proposición, y para holocaustos a mañana y tarde, y los sábados, y nuevas lunas, y festividades de Jehová nuestro Dios; lo cual ha de ser perpetuo en Israel. 2 Cr. 2:4. La Fiesta de las Semanas o Pentecostés ARTÍCULO 28.- Nombre que se usó en las Escrituras Griegas Cristianas para designar “la fiesta de la cosecha” Ex. 23:16 o “de las semanas” Ex. 34:22, conocida también como “el día de los primeros frutos maduros”. Nm. 28:26. Las instrucciones sobre esta fiesta se hallan en Lv. 23:15-21, Nm. 28:26-31 y Dt. 16:9-12. Tenía que celebrarse el quincuagésimo día Pentecostés significa “Día Quincuagésimo” a partir del 16 de Nisán, el día en que se ofrecía la gavilla de cebada. Lv. 23:15,16. Se celebraba el 6 de Siván, es decir, cuando había terminado la cosecha de la cebada e iba a empezar la del trigo. Ex. 9:31,32. Los israelitas no podían empezar la cosecha hasta que se hubieran presentado a Jehová las primicias de la cebada el día 16 de Nisán. Por lo tanto, Siete semanas te contarás: desde que comenzare la hoz en las mieses comenzarás a contarte las siete semanas. 10 Y harás la solemnidad de las semanas a Jehová tu Dios: de la suficiencia voluntaria de tu mano será lo que dieres, según Jehová tu Dios te hubiere bendecido. Dt. 16:9,10. Se requería que todo varón estuviese presente en esta celebración, sobre la que también se dijo: Y te alegrarás delante de Jehová tu Dios, tú, y tu hijo, y tu hija, y tu siervo, y tu sierva, y el Levita que estuviere en tus ciudades, y el extranjero, y el huérfano, y la viuda, que estuvieren en medio de ti,


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para hacer habitar allí su nombre. Dt. 16:11. Mientras que la observancia de la Pascua era familiar e íntima, la fiesta de la cosecha o Pentecostés era más abierta y hospitalaria, similar en este sentido a la fiesta de las cabañas. Las primicias de la cosecha del trigo recibían un trato distinto de las primicias de la cebada. Se cocían dos décimas de efá de flor de harina con levadura para hacer dos panes. Tenían que ser “de sus moradas”, lo que significaba que eran panes como los que se hacían para uso cotidiano en el hogar y no expresamente para fines sagrados. Lv. 23:17. Junto con esto se presentaban holocaustos (ofrendas quemadas), una ofrenda por la culpa y se ofrecían dos corderos como ofrenda de comunión. El sacerdote ponía en sus manos los panes y los trozos de cordero y los mecía delante de Jehová a fin de significar que los presentaba ante Él. Después que el sacerdote ofrecía los panes y los corderos, llegaban a ser suyos para que los comiese como ofrenda de comunión. Lv. 23:18-20. El relato de Nm. 28:27-30 coincide con los relatos correspondientes de Levítico y Deuteronomio en lo que respecta a la ofrenda de comunión, hay diferencia ligeramente en las demás ofrendas. En lugar de siete corderos, un becerro de un año, dos carneros y un cabrito, de la vacada Lv. 23:18,19, estas ofrendas de sacrificios son partes de las primicias. Los comentaristas hebreos opinan que el pasaje de Levítico se refiere al sacrificio que se ofrecía junto con los dos panes mecidos, por las primicias a Jehová y el de Números, al sacrificio correspondiente a la fiesta en sí, de modo que se ofrecían los dos sacrificios. Este día era una convocación santa, un día sabático. Lv. 23:21; Nm. 28:26. La fiesta del Pentecostés se celebraba al finalizar la cosecha de la cebada, y era una ocasión gozosa, como lo indicaba la ofrenda de comunión que presentaba la congregación y que se le daba al sacerdote. Esta ofrenda también mostraba que había una relación pacífica con Jehová. Al mismo tiempo, la ofrenda por el pecado les recordaba a los israelitas su pecado y era una petición a Dios para que perdonara y borrara sus culpas. El gran holocausto era una expresión tangible de su gratitud por la generosidad divina y un símbolo de su servicio de toda alma a Dios. Unos toques de trompetas anunciaban que el día de la celebración estaba cerca. Nm. 10:10. El altar de los holocaustos se limpiaba, y las puertas del templo se abrían inmediatamente después de la media noche para los sacerdotes y para quienes llevaban al patio los sacrificios para los holocaustos y las ofrendas de gracias: “Antes del sacrificio de la mañana los sacerdotes tenían que examinar todas las ofrendas para holocausto y de paces que el pueblo quisiera traer a la fiesta. Por muchos que fueran, tiene que haber sido un tiempo de trabajo enorme, hasta que el anuncio de que el resplandor de la mañana, dando la señal para el sacrificio. 1) Significado simbólico de la fiesta Pentecostés. En el Pentecostés del año 33 E.C. Jesucristo derramó el Espíritu Santo sobre unos 120 discípulos reunidos en un cuarto superior de Jerusalém. Hch. 1:13-15. Jesús había resucitado el 16 de Nisán durante la fiesta de los panes sin levadura el día en que el sumo sacerdote ofrecía la gavilla de cebada. En sentido figurado, Jesús no estaba leudado, pues la levadura representa el pecado. He. 7:26. En el Pentecostés, en calidad de gran Sumo Sacerdote, Jesús pudo presentar a su Padre Jehová. El derramamiento del Espíritu Santo de Dios sobre ellos para ser hijos espirituales de Dios. El que en Pentecostés se presentaran ante Jehová dos panes de las primicias del grano. La tradición judía sostiene que la Ley se dio en el monte Sinaí e Israel llegó a ser un pueblo escogido en la misma fecha en que luego se celebró el Pentecostés. A principios del tercer mes (Siván) los israelitas se reunieron en Sinaí y recibieron la Ley. Ex. 19:1. Tal como Moisés sirvió de mediador para introducir a Israel en el pacto de la Ley, Jesús habló del nuevo pacto que esperasen en Jerusalém hasta recibir el prometido Espíritu Santo. Cuando unos 120 discípulos hablaron milagrosamente en diferentes lenguas. Por este medio pudieron oír y comprender “las cosas magníficas de Dios” multitudes de israelitas y prosélitos de todo rincón del Imperio romano. Hch. 2:7-11. 1.- Fundamentos de la fiesta pentecostés: Estas son las solemnidades de Jehová, las convocaciones santas, a las cuales convocaréis en sus tiempos. Lv. 23:4. Tres veces en el año me celebraréis fiesta. Ex. 23:14. Tres veces en el año parecerá todo varón tuyo delante del Señor Jehová. Ex. 23:17. Para que ofreciesen cada cosa en su día, conforme al mandamiento de Moisés, en los sábados, en las nuevas lunas, y en las solemnidades, tres veces en el año, a saber, en la fiesta de los panes ázimos, en la fiesta de las semanas, y en la fiesta de las cabañas. 2 Cr. 8:13. Y habló, Jehová a Moisés, diciendo: Nm. 28:1. Manda a los hijos de Israel, y diles: Mi ofrenda, mi pan con mis ofrendas encendidas en olor a mí agradable, guardaréis, ofreciéndomelo a su tiempo. Nm. 28:2. Un mismo estatuto tendréis, vosotros de la congregación y el extranjero que con vosotros mora; estatuto que será perpetuo por

30

vuestras edades: como vosotros, así será el peregrino delante de Jehová. Nm. 15:15. Una misma ley y un mismo derecho tendréis, vosotros y el peregrino que con vosotros mora. Nm. 15:16. Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y dísteles juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos. Neh. 9:13. Siete semanas te contarás: desde que comenzare la hoz en las mieses comenzarás a contarte las siete semanas. Dt. 16:9. Y harás la solemnidad de las semanas a Jehová tu Dios: de la suficiencia voluntaria de tu mano será lo que dieres, según Jehová tu Dios te hubiere bendecido. Dt. 16:10. Y os habéis de contar desde el siguiente día del sábado, desde el día en que ofrecisteis el omer de la ofrenda mecida; siete semanas cumplidas serán. Lv. 23:15. Hasta el siguiente día del sábado séptimo contaréis cincuenta días; entonces ofreceréis nuevo presente a Jehová. Lv. 23:16. Y te harás la fiesta de las semanas a los principios de la siega del trigo: y la fiesta de la cosecha a la vuelta del año. Ex. 34:22. El primer día tendréis santa convocación: ninguna obra servil haréis. Lv. 23:7. Y ofreceréis a Jehová siete días ofrenda encendida: el séptimo día será santa convocación; ninguna obra servil haréis. Lv. 23:8. Y convocaréis en este mismo día; os será santa convocación: ninguna obra servil haréis: estatuto perpetuo en todas vuestras habitaciones por vuestras edades. Lv. 23:21. Y el séptimo día tendréis santa convocación: ninguna obra servil haréis. Nm. 28:25. El primer día habrá santa convocación, y asimismo en el séptimo día tendréis una santa convocación: ninguna obra se hará en ellos, excepto solamente que aderecéis lo que cada cual hubiere de comer. Ex. 12:16. Cada persona debe presentarse con el don de sus manos Tres veces cada un año parecerá todo varón tuyo delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere: en la solemnidad de los ázimos, y en la solemnidad de las semanas, y en la solemnidad de las cabañas. Y no parecerá vacío delante de Jehová. Dt 16:16. Cada uno con el don de su mano, conforme a la bendición de Jehová tu Dios, que te hubiere dado. Dt. 16:17. Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de aqueste mes tómese cada uno un cordero por las familias de los padres, un cordero por familia. Ex. 12:3. Mas el primogénito de vaca, y el primogénito de oveja, y el primogénito de cabra, no redimirás; santificados son: la sangre de ellos rociarás sobre el altar, y quemarás la grosura de ellos, ofrenda encendida en olor suave a Jehová. Nm. 18:17. De todos vuestros dones ofreceréis toda ofrenda a Jehová; de todo lo mejor de ellos ofreceréis la porción que ha de ser consagrada. Nm. 18:29. Y cuando vosotros hubiereis ofrecido de ello lo mejor suyo, no llevaréis por ello pecado: y no habéis de contaminar las cosas santas de los hijos de Israel, y no moriréis. Nm. 18:32. En el mes tercero comenzaron a fundar aquellos montones, y en el mes séptimo acabaron. 2 Cr. 31:7. Ahora pues, llevad también a cabo el hecho, para que como estuvisteis prontos a querer, así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tenéis. 2 Co. 8:11. Porque si primero hay la voluntad pronta, será acepta por lo que tiene, no por lo que no tiene. 2 Co. 8:12. Por tanto, tuve por cosa necesaria exhortar a los hermanos que fuesen primero a vosotros, y apresten primero vuestra bendición antes prometida para que esté aparejada como de bendición, y no como de mezquindad. 2 Co. 9:5. Esto empero digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra en bendiciones, en bendiciones también segará. 2 Co. 9:6. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, o por necesidad; porque Dios ama el dador alegre. 2 Co. 9:7. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia; a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo que basta, abundéis para toda buena obra: 2 Co. 9:8. Mas el lugar que Jehová vuestro Dios escogiere de todas vuestras tribus, para poner allí su nombre para su habitación, ése buscaréis, y allá iréis. Dt. 12:5. Yo los llevaré al monte de mi santidad, y los recrearé en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa, casa de oración será llamada de todos los pueblos. Is. 56:7. Empero en mi santo monte, en el alto monte de Israel, dice el Señor Jehová, allí me servirá toda la casa de Israel, toda ella en la tierra: allí los querré, y allí demandaré vuestras ofrendas, y las primicias de vuestros dones, con todas vuestras cosas consagradas. Ez. 20:40. Empero así dice Jehová a la casa de Israel: Buscadme, y viviréis. Am. 5:4. ¿Cuál es esa casa? Ni esconderé más de ellos mi rostro; porque habré derramado de mi espíritu sobre la casa de Israel, dice el Señor Jehová. Ez. 39:29.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Salvo que sangre no comeréis; sobre la tierra la derramaréis como agua. Dt. 12:16. También la fiesta de la siega, los primeros frutos de tus labores que hubieres sembrado en el campo; y la fiesta de la cosecha a la salida del año, cuando habrás recogido tus labores del campo. Ex. 23:16. Además el día de las primicias, cuando ofreciereis presente nuevo a Jehová en vuestras semanas, tendréis santa convocación: ninguna obra servil haréis. Nm. 28:26. Y te alegrarás delante de Jehová tu Dios, tú, y tu hijo, y tu hija, y tu siervo, y tu sierva, y el Levita que estuviere en tus ciudades, y el extranjero, y el huérfano, y la viuda, que estuvieren en medio de ti, en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para hacer habitar allí su nombre. Dt. 16:11. Y acuérdate que fuiste siervo en Egipto; por tanto guardarás y cumplirás estos estatutos. Dt. 16:12. Estas son las ofrendas que se sacrificaran: De vuestras habitaciones traeréis dos panes para ofrenda mecida, que serán de dos décimas de flor de harina, cocidos con levadura, por primicias a Jehová. Lv. 23:17. Y ofreceréis con el pan siete corderos de un año sin defecto, y un becerro de la vacada y dos carneros: serán holocausto a Jehová, con su presente y sus libaciones; ofrenda encendida de suave olor a Jehová. Lv. 23:18. Y el sacerdote los mecerá en ofrenda agitada delante de Jehová, con el pan de las primicias, y los dos corderos: serán cosa sagrada de Jehová para el sacerdote. Lv. 23:20. Y ofreceréis en holocausto, en olor de suavidad a Jehová, dos becerros de la vacada, un carnero, siete corderos de un año. Nm. 28:27. Y el presente de ellos, flor de harina amasada con aceite, tres décimas con cada becerro, dos décimas con cada carnero. Nm. 28:28. Con cada uno de los siete corderos una décima. Nm. 28:29. Conforme a esto ofreceréis cada uno de los siete días, vianda y ofrenda encendida en olor de suavidad a Jehová; ofrecerse a, además del holocausto continuo, con su libación. Nm. 28:24. Los ofreceréis, además del holocausto continuo con sus presentes, y sus libaciones: sin defecto los tomaréis. Nm. 28:31. Y como se cumplieron los días de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos; Hch. 2:1. Porque Pablo se había propuesto pasar adelante de Efeso, por no detenerse en Asia: porque se apresuraba por hacer el día de Pentecostés, si le fuese posible, en Jerusalem. Hch. 20:16. Fiesta de Las Trompetas Artículo. 29.- Esta fiesta se celebraba el primer día del séptimo mes, Etanim (Tisri). (Es decir, la luna nueva). Con ella comenzaba el año seglar para los judíos y, por lo tanto, esta celebración era más importante que la fiesta de la luna nueva de los restantes once meses. Además, el mandato concerniente a la fiesta de las trompetas especifica que debería apartarse como un día de convocación santa, en el que no habría de hacerse ninguna clase de trabajo laborioso. La fiesta recibe su nombre de este mandato: “Debe ocurrir para ustedes un descanso completo, una conmemoración por el toque de trompeta”. Habla a los hijos de Israel, y diles: En el mes séptimo, al primero del mes tendréis sábado, una conmemoración al son de trompetas, y una santa convocación. Lv. 23:24. Ninguna obra servil haréis; y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová. Lv. 23:25. En este día se presentaban en sacrificio un becerro, un carnero, siete corderos sanos de un año de edad, una ofrenda de grano de flor de harina mojada ligeramente con aceite y también un cabrito como ofrenda por el pecado para la Expiación.

1° de octubre día de santa convocación Todo esto se sumaba a las ofrendas diarias constantes, así como a los sacrificios que se hacían especialmente en los días de luna nueva. Nm. 29:1-6. Naturalmente, esta fiesta era importante, no sólo porque daba comienzo al año agrícola y laboral, sino porque también el día 10 de ese mismo mes se celebraba el Día de Expiación y poco después, el día 15, daba comienzo la fiesta de las cabañas. Además, en el mes de Etanim (Tisri) se completaba la recogida de la mayor parte de la cosecha del año saliente: la cosecha de la uva para la preparación del vino, que regocija el corazón del hombre, y la cosecha de la aceituna, que, entre otras cosas, se usaba en la

31

alimentación, así como su aceite en la iluminación doméstica y en relación con muchas de las ofrendas de grano. Sal. 104:15. Sin lugar a dudas, esta fiesta marcaba el comienzo de un mes propio para expresar agradecimiento a Jehová. Además las fiestas de las trompetas cumplían una función muy primordial de anunciar para el Día de Expiación, para reconciliarnos delante de nuestro Dios. 1.- Fundamentos de la fiesta de las trompetas: Habla a los hijos de Israel, y diles: En el mes séptimo, al primero del mes tendréis sábado, una conmemoración al son de trompetas, y una santa convocación. Lv. 23:24. Y el séptimo mes, al primero del mes tendréis santa convocación: ninguna obra servil haréis; os será día de sonar las trompetas. Nm. 29:1. Empero cuando hubiereis de juntar la congregación, tocaréis, mas no con sonido de alarma. Nm. 10:7. Y los hijos de Aarón, los sacerdotes, tocarán las trompetas; y las tendréis por estatuto perpetuo por vuestras generaciones. Nm. 10:8. Y cuando viniereis a la guerra en vuestra tierra contra el enemigo que os molestare, tocaréis alarma con las trompetas: y seréis en memoria delante de Jehová vuestro Dios, y seréis salvos de vuestros enemigos. Nm. 10:9. Y en el día de vuestra alegría, y en vuestras solemnidades, y en los principios de vuestros meses, tocaréis las trompetas sobre vuestros holocaustos, y sobre los sacrificios de vuestras paces, y os serán por memoria delante de vuestro Dios: Yo Jehová vuestro Dios. Nm. 10:10. Y los Levitas cantores, todos los de Asaph, los de Hemán, y los de Jeduthún, juntamente con sus hijos y sus hermanos, vestidos de lino fino, estaban con címbalos y salterios y arpas al oriente del altar; y con ellos ciento veinte sacerdotes que tocaban trompetas: 2 Cr. 5:12. Ninguna obra servil haréis; y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová. Lv. 23:25. Y ofreceréis holocausto por olor de suavidad á Jehová, un becerro de la vacada, un carnero, siete corderos de un año sin defecto. Nm. 29:2. Y el presente de ellos, de flor de harina amasada con aceite, tres décimas con cada becerro, dos décimas con cada carnero. Nm. 29:3. Y con cada uno de los siete corderos, una décima. Nm. 29:4 Y un macho cabrío por expiación, para reconciliaros. Nm. 29:5. Además del holocausto del mes, y su presente, y el holocausto continuo y su presente, y sus libaciones, conforme a su ley, por ofrenda encendida a Jehová en olor de suavidad. Nm. 29:6. Entonces harás pasar la trompeta de jubilación (liberación del pecado) en el mes séptimo a los diez del mes; el día de la expiación haréis pasar la trompeta por toda vuestra tierra. Lv. 25:9. Y levantará pendón a las gentes, y juntará los desterrados de Israel, y reunirá los esparcidos de Judá de los cuatro cantones de la tierra. Is. 11:12. La Fiesta de Expiación o Perdón de Pecados (10 de octubre) ARTÍCULO 30.- En la Biblia se usa este término con referencia a cubrir los pecados. En las Escrituras Hebreas son comunes los términos relacionados con la expiación, sobre todo en los libros de Levítico y Números. La palabra hebrea para expiar es ka·fár, y probablemente significaba en un principio “cubrir” o, “borrar”. 1.- Significado del día de expiación En el día décimo del mes séptimo del año sagrado es decir, el 10 de Tisri, el pueblo de Israel conmemoraba el Día de Expiación, un día de propiciación o de perdón de los pecados. (Tisri cae entre septiembre y octubre.) En ese día el Sumo Sacerdote de Israel ofrecía sacrificios para perdonar los pecados: sus propios pecados, los que habían cometido los levitas y los del pueblo. Era también un tiempo apropiado para purificar el tabernáculo posteriormente el templo de la contaminación producida por los efectos del pecado. El hombre necesita expiación. El hombre tiene necesidad de que se le expíen los pecados debido al pecado heredado 1 R. 8:46. Sal. 51:5. Ec 7:20. Ro. 3:23, del que solo él es responsable, no Dios. Dt. 32:4,5. Adán perdió la vida eterna en perfección, y transmitió el pecado y la muerte a su prole, Ro. 5:12, de modo que todos sus descendientes llegaron a estar condenados a muerte. Para que la humanidad pudiera recuperar la oportunidad de disfrutar de vida eterna. Jn. 6:47. 2.- Es Día de Convocación Santa El día de Expiación era un tiempo para convocación santa y ayuno, como lo indica el hecho de que el pueblo entonces tenía que ‘afligir sus almas’. Este era el único ayuno que se estipulaba en la ley de Dios. Era también un sábado, es decir, un día para abstenerse de los trabajos cotidianos. Lv. 16:29-31. 23:26-32. Nm. 29:7. El sumo sacerdote únicamente podía entrar en el lugar Santísimo del tabernáculo o del templo una vez al año, el Día de Expiación. He. 9:7; Ex. 26:33. Lv. 16:2,12,14,15. El año de Jubileo daba comienzo con el Día de Expiación. Lv. 25:9. Cuando se instituyó esta observancia en el desierto de la península del Sinaí, en el siglo XVI A. de.C., Aarón, hermano de Moisés, era el sacerdote de Israel. Aarón tenía que entrar en el lugar santo con un becerro para una ofrenda por el pecado y con un carnero para una ofrenda quemada.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Lv. 16:3. En el Día de Expiación no usaba sus vestiduras habituales, sino que se bañaba en agua y se vestía con un traje talar santo de lino. Lv 16:4. Luego, el sumo sacerdote echaba suertes sobre dos machos cabríos ambos igualmente sanos y sin tacha que había provisto la asamblea de los hijos de Israel. Lv. 16:5,7. Se echaban suertes sobre ellos para determinar cuál de los dos sería sacrificado a Jehová como ofrenda por el pecado y cuál se enviaría al desierto llevando los pecados de ellos como macho cabrío para Azazel. Lv. 16:8, 9; Seguidamente sacrificaba el becerro como ofrenda por el pecado a favor de sí mismo y de su casa, que incluía a toda la tribu de Leví, de la que su familia formaba parte. Lv. 16:6, 11. A continuación, tomaba incienso fino perfumado y el braserillo lleno de brasas del altar y pasaba la cortina para entrar en el lugar Santísimo. Ya en este compartimiento más interior, donde se encontraba el arca del testimonio, se quemaba el incienso, y la nube del incienso quemado se extendía sobre la cubierta de oro del Arca, encima de la cual estaban los dos querubines laminados en oro. Lv. 16:12,13. Ex. 25:17-22. Todo esto preparaba el camino para que después Aarón pudiese volver a entrar en el lugar Santísimo sin recibir castigo. Luego Aarón salía del lugar Santísimo, tomaba parte de la sangre del Becerro y volvía a entrar, para a continuación salpicar la sangre con su dedo siete veces delante de la cubierta del Arca, por su lado oriental. De esta forma se completaba la expiación a favor del sacerdocio, y así los sacerdotes quedaban limpios y podían mediar entre Jehová y su pueblo Israel. Lv. 16:14. 3.- Fundamentos del día de expiación: La santa convocación será con ayuno y ninguna obra se hará: Y esto tendréis por estatuto perpetuo: En el mes séptimo, a los diez del mes, afligiréis vuestras almas, y ninguna obra haréis, ni el natural ni el extranjero que peregrina entre vosotros: Lv. 16:29. Empero a los diez de este mes séptimo será el día de las expiaciones: tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas, y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová. Lv. 23:27. Sábado de reposo será a vosotros, y afligiréis vuestras almas, comenzando a los nueve del mes en la tarde: de tarde a tarde holgaréis vuestro sábado. Lv. 23:32. Ninguna obra haréis en este mismo día; porque es día de expiaciones, para reconciliaros delante de Jehová vuestro Dios. Lv. 23:28. Porque toda persona que no se afligiere en este mismo día, será cortada de sus pueblos. Lv. 23:29. Y cualquiera persona que hiciere obra alguna en este mismo día, yo destruiré la tal persona de entre su pueblo. Lv. 23:30. Ninguna obra haréis: estatuto perpetuo es por vuestras edades en todas vuestras habitaciones. Lv. 23:31. La importancia de la Expiación ¿Porque es importante la expiación? Porque en este día se os reconciliará para limpiaros; y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová. Lv. 16:30. Y sobre sus cuernos hará Aarón expiación una vez en el año con la sangre de la expiación para las reconciliaciones: una vez en el año hará expiación sobre él en vuestras edades: será muy santo a Jehová. Ex. 30:10. Empero en estos sacrificios cada año se hace conmemoración de los pecados. He. 10:3. Mas en el segundo, sólo el pontífice una vez en el año, no sin sangre, la cual ofrece por sí mismo, y por los pecados de ignorancia del pueblo. He. 9:7. Porque ciertamente Dios estaba en Cristo reconciliando el mundo a sí, no imputándole sus pecados, y puso en nosotros la palabra de la reconciliación. 2 Co. 5:19. Y todo esto es de Dios, el cual nos reconcilió a sí por Cristo; y nos dió el ministerio de la reconciliación. 2 Co. 5:18. De consiguiente, vino la reconciliación por uno, así como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, y la muerte así pasó a todos los hombres, pues que todos pecaron. Ro. 5:12. Y no sólo esto, más aun nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por el cual hemos ahora recibido la reconciliación. Ro. 5:11. Sacerdote ungido (santuario) El Hijo del Hombre tiene potestad de perdonar pecados Y hará la reconciliación el sacerdote que fuere ungido, y cuya mano hubiere sido llena para ser sacerdote en lugar de su padre; y se vestirá las vestimentas de lino, las vestiduras sagradas. Lv. 16:32. Y yo le escogí por mi sacerdote entre todas las tribus de Israel, para que ofreciese sobre mi altar, y quemase perfume, y trajese ephod delante de mí; y dí a la casa de tu padre todas las ofrendas de los hijos de Israel. 1 S. 2:28. La túnica santa de lino se vestirá, y sobre su carne tendrá pañetes de lino, y ceñiráse el cinto de lino; y con la mitra de lino se cubrirá: son las santas vestiduras: con ellas, después de lavar su carne con agua, se ha de vestir. Lv. 16:4. Y le fue dado que se vista de lino fino, limpio y brillante: porque el lino fino son las justificaciones de los santos. Ap. 19:8.

32

DESPIERTA, despierta, vístete tu fortaleza, oh Sión; vístete tu ropa de hermosura, oh Jerusalem, ciudad santa: porque nunca más acontecerá que venga a ti incircunciso ni inmundo. Is. 52:1. ¿Quién limpiara la inmundicia del pueblo israelita? Y limpiará el santuario, de las inmundicias de los hijos de Israel, y de sus rebeliones, y de todos sus pecados: de la misma manera hará también al tabernáculo del testimonio, el cual reside entre ellos en medio de sus inmundicias. Lv. 16:16. Por lo cual, debía ser en todo semejante a los hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel Pontífice en lo que es para con Dios, para expiar los pecados del pueblo. He. 2:17. Y expiará el santuario santo, y el tabernáculo del testimonio; expiará también el altar, y a los sacerdotes, y a todo el pueblo de la congregación. Lv. 16:33. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y el mismo Dios será su Dios con ellos. Ap. 21:3. Y estará en ellos mi tabernáculo, y seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Ez. 37:27. Y sabrán las gentes que yo Jehová santifico a Israel, estando mi santuario entre ellos para siempre. Ez 37:28. Ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que el Señor asentó, y no hombre. He. 8:2. Porque todo pontífice es puesto para ofrecer presentes y sacrificios; por lo cual es necesario que también éste tuviese algo que ofrecer. He. 8:3. Así que, la suma acerca de lo dicho es: Tenemos tal pontífice que se asentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos. He. 8:1. Si pues la perfección era por el sacerdocio Levítico (porque debajo de él recibió el pueblo la ley) ¿qué necesidad había aún de que se levantase otro sacerdote según el orden de Melchîsedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón? He. 7:11. Sin padre, sin madre, sin linaje; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, mas hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre. He. 7:3. Por tanto, hermanos santos, participantes de la vocación celestial, considerad al Apóstol y Pontífice de nuestra profesión, Cristo Jesús. He. 5:1. El cual es fiel al que le constituyó, como también lo fue Moisés sobre toda su casa. He. 5:2. Nombrado de Dios pontífice según el orden de Melchîsedec. He. 5:10. (Porque los otros cierto sin juramento fueron hechos sacerdotes; mas éste, con juramento por el que le dijo: Juró el Señor, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote eternamente Según el orden de Melchîsedec). He. 7:21. Mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable: He. 7:24. Porque la ley constituye sacerdotes a hombres flacos; más la palabra del juramento, después de la ley, constituye al Hijo, hecho perfecto para siempre. He. 7:28. Pues se da testimonio de él: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melchîsedec. He. 7:17. Todo pámpano que en mí no lleva fruto, le quitará: y todo aquel que lleva fruto, le limpiará, para que lleve más fruto. Jn. 15:2. Porque él irá delante de él con el espíritu y virtud de Elías, para convertir los corazones de los padres a los hijos, y los rebeldes a la prudencia de los justos, para aparejar al Señor un pueblo apercibido. Lc. 1:17. Con todo será el número de los hijos de Israel como la arena de la mar, que ni se puede medir ni contar. Y será, que donde se les ha dicho: Vosotros no sois mi pueblo, les será dicho: Sois hijos del Dios viviente. Os. 1:10. Porque habrá simiente de paz; la vid dará su fruto, y dará su producto la tierra, y los cielos darán su rocío; y haré que el resto de este pueblo posea todo esto. Zac. 8:12. En el monte alto de Israel lo plantaré, y alzará ramos, y llevará fruto, y haráse magnífico cedro; y habitarán debajo de él todas las aves, toda cosa que vuela habitará a la sombra de sus ramos. Ez. 17:23. ¿Cómo se limpiará? Mas el primogénito de vaca, y el primogénito de oveja, y el primogénito de cabra, no redimirás; santificados son: la sangre de ellos rociarás sobre el altar, y quemarás la grosura de ellos, ofrenda encendida en olor suave a Jehová. Nm. 18:17. Porque esto es mi sangre del nuevo pacto, la cual es derramada por muchos para remisión de los pecados. Mt. 26:28. Porque la vida de la carne en la sangre está: y yo os la he dado para expiar vuestras personas sobre el altar: por lo cual la misma sangre expiará la persona. Lv. 17:11. Y tomó el libro de la alianza, y leyó a oídos del pueblo, el cual dijo: Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos. Ex. 24:7. Entonces Moisés tomó la sangre, y roció sobre el pueblo, y dijo: He aquí la sangre de la alianza que Jehová ha hecho con vosotros sobre todas estas cosas. Ex. 24:8. Porque habiendo leído Moisés todos los mandamientos de la ley a todo el pueblo, tomando la sangre de los becerros y de los machos


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

cabríos, con agua, y lana de grana, e hisopo, roció al mismo libro, y también a todo el pueblo. He. 9:19. Diciendo: Esta es la sangre del testamento que Dios os ha mandado. He. 9:20. Y además de esto roció también con la sangre el tabernáculo y todos los vasos del ministerio. He. 9:21. Y casi todo es purificado según la ley con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión. He. 9:22. Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra de perdonar pecados, (dice entonces al paralítico):Levántate, toma tu cama, y vete a tu casa. Mt. 9:6. Y ellos dijeron: Si enviáis el arca del Dios de Israel, no la enviéis vacía; más le pagaréis la expiación: y entonces seréis sanos, y conoceréis por qué no se apartó de vosotros su mano. 1 S. 6:3. Procedimientos de la Expiación Con esto entrará Aarón en el santuario: con un becerro por expiación, y un carnero en holocausto. Lv 16:3. Y de la congregación de los hijos de Israel tomará dos machos de cabrío para expiación, y un carnero para holocausto. Lv. 16:5. Y hará allegar Aarón el becerro de la expiación, que es suyo, y hará la reconciliación por sí y por su casa. Lv. 16:6. Después tomará los dos machos de cabrío, y los presentará delante de Jehová a la puerta del tabernáculo del testimonio. Lv. 16:7. Y echará suertes Aarón sobre los dos machos de cabrío; la una suerte por Jehová, y la otra suerte por Azazel. Lv. 16:8. Y hará allegar Aarón el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por Jehová, y ofrecerálo en expiación. Lv. 16:9. Y hará llegar Aarón el becerro que era suyo para expiación, y hará la reconciliación por sí y por su casa, y degollará en expiación el becerro que es suyo. Lv. 16:11. Tomará luego de la sangre del becerro, y rociará con su dedo hacia la cubierta al lado oriental: hacia la cubierta esparcirá siete veces de aquella sangre con su dedo. Lv. 16:14. Después degollará en expiación el macho cabrío, que era del pueblo, y meterá la sangre de él del velo adentro; y hará de su sangre como hizo de la sangre del becerro, y esparcirá sobre la cubierta y delante de la cubierta. Lv. 16:15. Y limpiará el santuario, de las inmundicias de los hijos de Israel, y de sus rebeliones, y de todos sus pecados: de la misma manera hará también al tabernáculo del testimonio, el cual reside entre ellos en medio de sus inmundicias. Lv. 16:16. Y ningún hombre estará en el tabernáculo del testimonio cuando él entrare a hacer la reconciliación en el santuario, hasta que él salga, y haya hecho la reconciliación por sí, y por su casa, y por toda la congregación de Israel. Lv. 16:17. Y saldrá al altar que está delante de Jehová, y lo expiará; y tomará de la sangre del becerro, y de la sangre del macho cabrío, y pondrá sobre los cuernos del altar alrededor. Lv. 16:18. Y esparcirá sobre él de la sangre con su dedo siete veces, y lo limpiará, y lo santificará de las inmundicias de los hijos de Israel. Lv. 16:19. Los restos de la Expiación serán quemados fuera del campo Real: Y sacará fuera del real el becerro del pecado, y el macho cabrío de la culpa, la sangre de los cuales fue metida para hacer la expiación en el santuario; y quemarán en el fuego sus pellejos, y sus carnes, y su estiércol. Lv. 16:27. En fin, todo el becerro sacará fuera del campo, a un lugar limpio, donde se echan las cenizas, y lo quemará al fuego sobre la leña: en donde se echan las cenizas será quemado. Lv. 4:12. Y el que los quemare, lavará sus vestidos, lavará también su carne con agua, y después entrará en el real. Lv. 16:28. Macho cabrío para Azazel Y cuando hubiere acabado de expiar el santuario, y el tabernáculo del testimonio, y el altar, hará llegar el macho cabrío vivo. Lv. 16:20. Más el macho cabrío, sobre el cual cayere la suerte por Azazel, lo presentará vivo delante de Jehová, para hacer la reconciliación sobre él, para enviarlo a Azazel al desierto. Lv. 16:10. Y pondrá Aarón ambas manos suyas sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, y todas sus rebeliones, y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto. Lv. 16:21. Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada: y dejará ir el macho cabrío por el desierto. Lv. 16:22. Y el que hubiere llevado el macho cabrío a Azazel, lavará sus vestidos, lavará también con agua su carne, y después entrará en el real. Lv. 16:26. Procedimiento para presentar el holocausto Después vendrá Aarón al tabernáculo del testimonio, y se desnudará las vestimentas de lino, que había vestido para entrar en el santuario, y pondrálas allí. Lv. 16:23. Con esto entrará Aarón en el santuario: con un becerro por expiación, y un carnero en holocausto. Lv. 16:3. Y de la congregación de los hijos de Israel tomará dos machos de cabrío para expiación, y un carnero para holocausto. Lv. 16:5.

33

Lavará luego su carne con agua en el lugar del santuario, y después de ponerse sus vestidos saldrá, y hará su holocausto, y el holocausto del pueblo, y hará la reconciliación por sí y por el pueblo. Lv. 16:24. Y ofreceréis en holocausto a Jehová por olor de suavidad, un becerro de la vacada, un carnero, siete corderos de un año; sin defecto los tomaréis. Nm. 29:8. Y sus presentes, flor de harina amasada con aceite, tres décimas con cada becerro, dos décimas con cada carnero. Nm. 29:9. Y con cada uno de los siete corderos, una décima. Nm. 29:10. Un macho cabrío por expiación: además de la ofrenda de las expiaciones por el pecado, y del holocausto continuo, y de sus presentes, y de sus libaciones. Nm. 29:11. Y quemará el sebo de la expiación sobre el altar. Lv. 16:25. Y esto tendréis por estatuto perpetuo, para expiar a los hijos de Israel de todos sus pecados una vez en el año. Y Moisés lo hizo como Jehová le mandó. Lv. 16:34. 4.- Significado de Azazel La etimología de esta palabra es objeto de discusión. Si nos atenemos a la grafía del texto masorético hebreo, `aza´·zél parece ser una combinación de las raíces de dos palabras cuyos significados son “macho cabrío” y “desaparecer”, de ahí: “Macho Cabrío Que Desaparece”. Según otra derivación etimológica propuesta, basada en la opinión de que hay en la palabra una transposición de dos consonantes, significa “Fuerza de Dios”. La Vulgata latina traduce el vocablo hebreo como caper emissarius, es decir, “macho cabrío emisario” mientras que la expresión griega que aparece en la Septuaginta significa “que se lleva (aparta) los males”. En el Día de Expiación, el sumo sacerdote tomaba dos machos cabríos de la congregación de los hijos de Israel, y después de echar suertes, uno de ellos se designaba “para Jehová ofrecerán en expiación y el otro”, “para Azazel”. Lv. 16:22. Is. 53:11,12. Jn. 1:29. 1 P. 2:24. Una vez sacrificado un becerro a favor del sacerdote y su casa se sacrificaba el macho cabrío “para Jehová” como ofrenda por los pecados. Sin embargo, el que se apartaba para Azazel se conservaba con vida “delante de Jehová para hacer expiación por él, a fin de enviarlo para Azazel al desierto”. Lv. 16:5, 7-10,26. Ya que la vida está en la sangre Lv. 17:11, la sangre vertida del macho cabrío para Jehová, sacrificado poco antes como ofrenda por los pecados, le confería facultad expiatoria al macho cabrío para Azazel. Así, el valor de la sangre o de la vida de aquel se transfería al macho cabrío vivo para Azazel, de modo que aunque el sacerdote no lo sacrificaba, el animal llevaba sobre sí mérito expiatorio, o el valor de la vida que procedía del otro animal. Los dos machos cabríos debían ser sin tacha, sanos y lo más parecidos posible. Antes de que se echaran las suertes sobre ellos, ambos tenían la posibilidad de ser el macho cabrío escogido para Jehová. Después de sacrificar el macho cabrío para Jehová, el sacerdote ponía las manos sobre la cabeza del otro y confesaba sobre él los errores del pueblo, todas las iniquidades de los hijos de Israel, y todas sus rebeliones. Seguidamente, se le enviaba al desierto, conducido por “un hombre preparado para ello”. De esa manera, el macho cabrío para Azazel llevaba sobre sí, en sentido figurado, los pecados del pueblo de todo un año, y desaparecía con ellos en el desierto. Y cuando hubiere acabado de expiar el santuario, y el tabernáculo del testimonio, y el altar, hará llegar el macho cabrío vivo. Lv. 16:20. Y pondrá Aarón ambas manos suyas sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, y todas sus rebeliones, y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto. Lv. 16:21. Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada: y dejará ir el macho cabrío por el desierto. Lv. 16:22. 5.- El macho cabrío a Azazel El macho cabrío sobre el cual caía la suerte “para Jehová” se sacrificaba como ofrenda por el pecado del pueblo. Lv.16:8-10. Posteriormente, el Sumo Sacerdote introducía la sangre del macho cabrío para Jehová dentro del lugar Santísimo, usándola para hacer expiación por las doce tribus no sacerdotales de Israel. De manera similar a como se hacía con la sangre del toro, la sangre del macho cabrío se rociaba “hacia la cubierta y delante de la cubierta” del Arca. Lv. 16:15. De este mismo modo Aarón también tenía que hacer expiación por el lugar santo y el Santísimo. Para ello ‘tomaba parte de la sangre del Becerro y del macho cabrío para Jehová’ y hacía expiación por el altar de la ofrenda quemada, poniendo parte de la sangre sobre los cuernos del altar. Además, tenía que “salpicar parte de la sangre sobre él siete veces con su dedo y limpiarlo y santificarlo de las inmundicias de los hijos de Israel”. Lv. 16:16-20. Luego, el sumo sacerdote dirigía su atención al otro macho cabrío, el que era para Azazel. Colocaba sus manos sobre la cabeza del animal y confesaba sobre él: Y pondrá Aarón ambas manos suyas sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, y todas sus rebeliones, y todos sus pecados, poniéndolos así


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto. Lv. 16:21. Poniéndolos, por decirlo así, sobre su cabeza, y a continuación lo enviaba ‘al desierto por mano de un hombre que estaba listo’. De esta manera, el macho cabrío llevaba los errores de los israelitas al desierto, donde desaparecía. Lv.16:20-22. Is. 53:11,12. Jn 1:29. 1 P. 2:24. Después, el hombre que conducía al macho cabrío fuera del campo Real tenía que lavar sus prendas de vestir y bañar su carne en agua antes de volver a entrar al campo Real. Lv.16:26. Llegado este momento, Aarón entraba en la tienda de reunión, se quitaba sus vestiduras de lino, se bañaba y se colocaba sus prendas habituales de vestir. A continuación sacrificaba su ofrenda quemada y la ofrenda quemada del pueblo para hacer expiación (utilizando los carneros mencionados en Lv.16:3, 5, y hacía humear sobre el altar la grasa de la ofrenda por el pecado. Lv.16:23-25. Jehová siempre reclamaba la grasa de un sacrificio para sí mismo y a los israelitas se les prohibía comerla. Lv.3:16, 17; 4:31. Lo que quedaba del becerro y del macho cabrío de la ofrenda por el pecado se sacaba del patio del tabernáculo y se llevaba a un lugar fuera del campo Real, donde se quemaba. Aquel que quemaba los restos de estos animales tenía que lavar su ropa y bañarse en agua antes de entrar en el campo Real. Lv. 16:27, 28. La Fiesta de las Cabañas o Tabernáculos Artículo. 31.- Llamada la Fiesta grande. Conocida también como la fiesta de la recolección o de los tabernáculos; en Lv. 23:39 se la denomina “fiesta de Jehová”. Las instrucciones para su observancia se encuentran en Lv. 23:34-43. Nm. 29:12-38, y Dt. 16:13-15. La fiesta transcurría entre los días 15 y 21 de Etanim, con una asamblea solemne en el día 22. Etanim (Tisri: septiembre-octubre) era originalmente el primer mes del calendario judío, pero después del éxodo de Egipto llegó a ser el séptimo mes del año sagrado, puesto que Abib (Nisán: marzo-abril), que anteriormente había sido el séptimo mes, pasó a ser el primero. Ex. 12:2. La fiesta de las cabañas celebraba la recolección de los frutos del suelo, el grano, el aceite y el vino: “el producto de la tierra”. Lv. 23:39. Se hace referencia a ella como “la fiesta de la cosecha al término del año”. La convocación santa, en el octavo día, clausuraba solemnemente el ciclo anual de fiestas. Ex.34:22; Lv. 23:34-38. La fiesta de las cabañas señalaba para los israelitas el fin de la parte principal del año agrícola. Por lo tanto, era un tiempo de alegría y agradecimiento debido a la bendición de Jehová sobre el fruto de todas las cosechas. Asimismo, puesto que el Día de Expiación se habría observado tan solo cinco días antes, el pueblo tendría un sentimiento de estar en paz con Jehová. Y todo el pueblo estaba obligado a asistir a esta fiesta, había familias enteras que lo hacían. Durante los siete días de la fiesta, todos los asistentes tenían que morar en cabañas (heb. suk·kóhth). Por lo general, había una cabaña para cada familia. Ex. 34:23; Lv. 23:42. Estas cabañas se levantaban en los patios de las casas, en los techos de las moradas, en los atrios del templo, en las plazas públicas y en los caminos, a una distancia de la ciudad que no excediera el camino de un sábado. Tenían que hacerlas del “fruto de árboles espléndidos”, frondas de palmeras, ramas mayores de árboles frondosos y álamos. Lv. 23:40. En los días de Esdras las cabañas se hicieron con hojas de olivo y de árboles oleíferos, hojas de mirto (muy aromáticas), hojas de palma y de árboles ramosos. El hecho de que todo el pueblo, ricos y pobres por igual, morasen en cabañas y hasta comiesen durante siete días en ellas, y el que todas estuviesen hechas de los mismos materiales, llevados de los valles y montañas del país, realzaba la absoluta igualdad que todos compartían en la fiesta. Neh. 8:14-16. Todos estaban a la expectativa en aquella tarde del incipiente otoño, aguardando el toque de trompeta por los sacerdotes que desde un lugar elevado del templo anunciaría el advenimiento de la fiesta. Y llegada la hora la fiesta comenzaba con la música del templo acompañaba el canto de Hallel (Sal. 113 al 118), mientras toda la congregación estaba con las ramas de palmeras, entonaban los cánticos que son los Salmos. En los años sabáticos se leía la Ley a todo el pueblo durante la fiesta. Dt. 31:10-13. La primera de las veinticuatro divisiones sacerdotales establecidas por David debió comenzar a servir en el templo después de la fiesta de las cabañas. La característica más notable y singular de la fiesta de las cabañas era la acción de gracias jubilosa. Jehová deseaba que el pueblo se regocijara en Él: “Tienen que regocijarse delante de Jehová su Dios”. Lv. 23:40. Esta fiesta era de acción de gracias por toda la cosecha del año, en especial en vista de que para ese tiempo no solo se había recogido el grano, sino también el aceite y el vino, lo que contribuía en gran manera al disfrute de la vida. Durante el transcurso de esta fiesta, los israelitas podían reflexionar en que su prosperidad y la abundancia de que disfrutaban no era gracias a su propio esfuerzo, sino al cuidado de Jehová su Dios. Por lo tanto, tenían que meditar profundamente en estas cosas por temor a que, como había dicho Moisés, ‘su corazón realmente se elevara y realmente olvidaran a Jehová su Dios, que los había sacado de la tierra de Egipto, de la casa de esclavos’. Moisés también había dicho: “Y tienes que acordarte de Jehová tu Dios, porque él es para ti

34

el dador de poder para hacer riqueza; a fin de realizar su pacto que él juró a tus antepasados, como sucede el día de hoy”. Dt. 8:14,18. A Israel se le mandó morar durante toda una semana en cabañas por la siguiente razón: En cabañas habitaréis siete días: todo natural de Israel habitará en cabañas; Para que sepan vuestros descendientes que en cabañas hice yo habitar a los hijos de Israel, cuando los saqué de la tierra de Egipto: Yo Jehová vuestro Dios. Lv. 23:42,43. Ellos podían conmemorar con gozo y agradecimiento el cuidado que Dios les había prodigado, proveyéndoles cobijo a través de un ‘desierto grande e inspirador de temor, con serpientes venenosas y escorpiones y con suelo sediento que no tenía agua, haciendo salir para ellos agua de la roca en Orbe, y alimentándolos con maná en el desierto, el cual sus padres no habían conocido’. Dt. 8:15, 16. Todas estas provisiones les darían sobrados motivos para regocijarse por el cuidado constante de Jehová y por su generosidad. 1.- Fundamentos de la Fiesta de las Cabañas (sucot) Estas son las solemnidades de Jehová, las convocaciones santas, a las cuales convocaréis en sus tiempos. Lv. 23:4. Para que ofreciesen cada cosa en su día, conforme al mandamiento de Moisés, en los sábados, en las nuevas lunas, y en las solemnidades, tres veces en el año, a saber, en la fiesta de los panes ázimos, en la fiesta de las semanas, y en la fiesta de las cabañas. 2 Cr. 8:13. Y habló Jehová a Moisés, diciendo. Nm. 28:1. Manda a los hijos de Israel, y diles: Mi ofrenda, mi pan con mis ofrendas encendidas en olor a mí agradable, guardaréis, ofreciéndomelo a su tiempo. Nm. 28:2. Un mismo estatuto tendréis, vosotros de la congregación y el extranjero que con vosotros mora; estatuto que será perpetuo por vuestras edades: como vosotros, así será el peregrino delante de Jehová. Nm. 15:15. Una misma ley y un mismo derecho tendréis, vosotros y el peregrino que con vosotros mora. Nm. 15:16. Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y dísteles juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos. Neh. 9:13. Habla a los hijos de Israel, y diles: A los quince días de este mes séptimo será la solemnidad de las cabañas a Jehová por siete días. Lv. 23:34. Empero a los quince del mes séptimo, cuando hubiereis allegado el fruto de la tierra, haréis fiesta a Jehová por siete días: el primer día será sábado; sábado será también el octavo día. Lv. 23:39. En el mes séptimo, a los quince del mes, en la fiesta, hará como en estos siete días, cuanto a la expiación, y cuanto al holocausto, y cuanto al presente, y cuanto al aceite. Ez. 45:25. La solemnidad de las cabañas harás por siete días, cuando hubieres hecho la cosecha de tu era y de tu lagar. Dt. 16:13. Hicieron asimismo la solemnidad de las cabañas, como está escrito, y holocaustos cada día por cuenta, conforme al rito, cada cosa en su día. Esd. 3:4. Y te alegrarás en tus solemnidades, tú, y tu hijo, y tu hija, y tu siervo, y tu sierva, y el Levita, y el extranjero, y el huérfano, y la viuda, que están en tus poblaciones. Dt. 16:14. Siete días celebrarás solemnidad a Jehová tú Dios en el lugar que Jehová escogiere; porque te habrá bendecido Jehová tú Dios en todos tus frutos, y en toda obra de tus manos, y estarás ciertamente alegre. Dt. 16:15. El primer día habrá santa convocación: ninguna obra servil haréis. Lv. 23:35. Estas son las solemnidades de Jehová, a las que convocaréis santas reuniones, para ofrecer ofrenda encendida a Jehová, holocausto y presente, sacrificio y libaciones, cada cosa en su tiempo. Lv. 23:37. Siete días ofreceréis ofrenda encendida a Jehová: el octavo día tendréis santa convocación, y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová: es fiesta: ninguna obra servil haréis. Lv. 23:36. Y le haréis fiesta a Jehová por siete días cada un año; será estatuto perpetuo por vuestras edades; en el mes séptimo la haréis. Lv. 23:41. En cabañas habitaréis siete días: todo natural de Israel habitará en cabañas. Lv. 23:42. Y tomaréis el primer día gajos con fruto de árbol hermoso, ramos de palmas, y ramas de árboles espesos, y sauces de los arroyos; y os regocijaréis delante de Jehová vuestro Dios por siete días. Lv. 23:40. Para que sepan vuestros descendientes que en cabañas hice yo habitar a los hijos de Israel, cuando los saqué de la tierra de Egipto: Yo Jehová vuestro Dios. Lv. 23:43. Y hallaron escrito en la ley que Jehová había mandado por mano de Moisés, que habitasen los hijos de Israel en cabañas en la solemnidad del mes séptimo. Neh. 8:14. Y que hiciesen saber, y pasar pregón por todas sus ciudades y por Jerusalem, diciendo: Salid al monte, y traed ramos de oliva, y ramos de pino, y ramos de arrayán, y ramos de palmas, y ramos de todo árbol espeso, para hacer cabañas como está escrito. Neh. 8:15. Salió pues el pueblo, y trajeron, e hiciéronse cabañas, cada uno sobre su terrado, y en sus patios, y en los patios de la casa de Dios,


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

y en la plaza de la puerta de las Aguas, y en la plaza de la puerta de Ephraim. Neh. 8:16. Cada persona debe presentarse con el don de sus manos: Tres veces cada un año parecerá todo varón tuyo delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere: en la solemnidad de los ázimos, y en la solemnidad de las semanas, y en la solemnidad de las cabañas. Y no parecerá vacío delante de Jehová. Dt. 16:16. Cada uno con el don de su mano, conforme a la bendición de Jehová tu Dios, que te hubiere dado. Dt. 16:17. Ahora pues, llevad también a cabo el hecho, para que como estuvisteis prontos a querer, así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tenéis. 2 Co. 8:11. Porque si primero hay la voluntad pronta, será acepta por lo que tiene, no por lo que no tiene. 2 Co. 8:12. Por tanto, tuve por cosa necesaria exhortar a los hermanos que fuesen primero a vosotros, y apresten primero vuestra bendición antes prometida para que esté aparejada como de bendición, y no como de mezquindad. 2 Co. 9:5. Esto empero digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra en bendiciones, en bendiciones también segará. 2 Co. 9:6. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, o por necesidad; porque Dios ama el dador alegre. 2 Co. 9:7. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia; a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo que basta, abundéis para toda buena obra. 2 Co. 9:8. Y te alegrarás delante de Jehová tu Dios, tú, y tu hijo, y tu hija, y tu siervo, y tu sierva, y el Levita que estuviere en tus ciudades, y el extranjero, y el huérfano, y la viuda, que estuvieren en medio de ti, en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para hacer habitar allí su nombre. Dt. 16:11. Indispensablemente diezmarás todo el producto de tu simiente, que rindiere el campo cada un año. Dt. 14:22. Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para hacer habitar allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino, y de tu aceite, y los primerizos de tus manadas, y de tus ganados, para que aprendas a temer a Jehová tú Dios todos los días. Dt. 14:23. Más el lugar que Jehová vuestro Dios escogiere de todas vuestras tribus, para poner allí su nombre para su habitación, ése buscaréis, y allá iréis. Dt. 12:5. Y comeréis allí delante de Jehová vuestro Dios, y os alegraréis, vosotros y vuestras familias, en toda obra de vuestras manos en que Jehová tu Dios te hubiere bendecido. Dt. 12:7. Ni podrás comer en tus poblaciones el diezmo de tu grano, o de tu vino, o de tu aceite, ni los primerizos de tus vacas, ni de tus ovejas, ni tus votos que prometieres, ni tus ofrendas voluntarias, ni las elevadas ofrendas de tus manos. Dt. 12:17. Mas delante de Jehová tu Dios las comerás, en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido, tú, y tu hijo, y tu hija, y tu siervo, y tu sierva, y el Levita que está en tus poblaciones: y alegrarte has delante de Jehová tu Dios en toda obra de tus manos. Dt. 12:18. Y si el camino fuere tan largo que tú no puedas llevarlo por él, por estar lejos de ti el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para poner en él su nombre, cuando Jehová tu Dios te bendijere. Dt. 14:24. Entonces venderlo has, y atarás el dinero en tu mano, y vendrás al lugar que Jehová tu Dios escogiere. Dt. 14:25. Y darás el dinero por todo lo que deseare tu alma, por vacas, o por ovejas, o por vino, o por sidra, o por cualquier cosa que tu alma te demandare: y comerás allí delante de Jehová tu Dios, y te alegrarás tú y tu familia. Dt. 14:26. Estas Ofrendas serán Sacrificadas: Mas en el lugar que Jehová escogiere, en una de tus tribus, allí ofrecerás tus holocaustos, y allí harás todo lo que yo te mando. Dt. 12:14. También a los quince días del mes séptimo tendréis santa convocación; ninguna obra servil haréis, y celebraréis solemnidad a Jehová por siete días. Nm. 29:12. Y el primer día, y un macho cabrío por expiación: además del holocausto continuo, su presente y su libación. Nm. 29:16. Y el segundo día, doce becerros de la vacada, dos carneros, catorce corderos de un año sin defecto. Nm. 29:17. Y sus presentes y sus libaciones con los becerros, con los carneros, y con los corderos, según el número de ellos, conforme a la ley. Nm. 29:18. Y un macho cabrío por expiación: además del holocausto continuo, y su presente y su libación. Nm. 29:19. Y el día tercero, once becerros, dos carneros, catorce corderos de un año sin defecto; Nm. 29:20. Y sus presentes y sus libaciones con los becerros, con los carneros, y con los corderos, según el número de ellos, conforme a la ley. Nm. 29:21. Y un macho cabrío por expiación: además del holocausto continuo, y su presente y su libación. Nm. 29:22. Y el cuarto día, diez becerros, dos carneros, catorce corderos de un año sin defecto; Nm. 29:23.

35

Sus presentes y sus libaciones con los becerros, con los carneros, y con los corderos, según el número de ellos, conforme a la ley. Nm. 29:24. Y un macho cabrío por expiación: además del holocausto continuo, su presente y su libación. Nm. 29:25. Y el quinto día, nueve becerros, dos carneros, catorce corderos de un año sin defecto; Nm. 29:26. Y sus presentes y sus libaciones con los becerros, con los carneros, y con los corderos, según el número de ellos, conforme a la ley. Nm. 29:27. Y un macho cabrío por expiación: además del holocausto continuo, su presente y su libación. Nm. 29: 28. Y el sexto día, ocho becerros, dos carneros, catorce corderos de un año sin defecto. Nm. 29:29. Y sus presentes y sus libaciones con los becerros, con los carneros, y con los corderos, según el número de ellos, conforme a la ley. Nm. 29:30. Y un macho cabrío por expiación: además del holocausto continuo, su presente y sus libaciones. Nm. 29:31. Y el séptimo día, siete becerros, dos carneros, catorce corderos de un año sin defecto; Nm. 29:32. Y sus presentes y sus libaciones con los becerros, con los carneros, y con los corderos, según el número de ellos, conforme a la ley. Nm. 29:33. Y un macho cabrío por expiación: además del holocausto continuo, con su presente y su libación. Nm. 29:34. El octavo día tendréis solemnidad: ninguna obra servil haréis. Nm. 29:35. Y ofreceréis en holocausto, en ofrenda encendida de olor suave a Jehová, un novillo, un carnero, siete corderos de un año sin defecto. Nm. 29:36. Sus presentes y sus libaciones con el novillo, con el carnero, y con los corderos, según el número de ellos, conforme a la ley. Nm. 29:37. Y un macho cabrío por expiación: además del holocausto continuo, con su presente y su libación. Nm. 29:38.

Calendario hebreo-judio ARTÍCULO 32.- El calendario, Sistema de medir el Tiempo. Cualquier sistema ordenado de distribuir el tiempo en años, meses, semanas y días. Mucho antes de la creación del hombre, Dios proveyó la base para dicha distribución del tiempo. Gn. 1:14, 15. Nos dice que uno de los propósitos de las “lumbreras en la expansión de los cielos” era que sirvieran para “estaciones y para días y años”. Por lo tanto, el día solar, el año solar y el mes lunar son divisiones naturales del tiempo. Desde el primer hombre, Adán, el tiempo se ha venido midiendo en términos de años. Por ejemplo, leemos que Adán tenía “ciento treinta años” cuando llegó a ser padre de Set. Gn. 5:3. También se empezaron a usar las divisiones mensuales. Según el registro bíblico, para la época del Diluvio el tiempo se dividía en meses de 30 días, pues se dice que un período de 5 meses equivalía a 150 días. Gn. 7:11, 24; 8:3, 4. El mismo registro también indica que Noé dividía el año en 12 meses. En esta época también se mencionan períodos de siete días, Dios dio instrucciones concretas a Israel después de su éxodo de Egipto. En el pasado los hombres emplearon diversos sistemas de calendario, y varios de ellos todavía siguen en uso hoy en día. Los calendarios primitivos eran principalmente calendarios lunares, es decir, los meses del año se contaban por ciclos completos de la Luna, por ejemplo, desde una luna nueva hasta la siguiente luna nueva. Una lunación dura, como promedio, 29 días, 12 horas y 44 minutos. Aunque los meses podían ser de 29 ó 30 días, en el registro bíblico la palabra “mes” por lo general significa 30 días. Dt. 21:13; 34:8. Un año de 12 meses lunares es unos once días más corto que un año solar de 365 1/4 días. Puesto que el año solar determina el ciclo de las estaciones, había necesidad de ajustar el calendario a dicho año solar, lo que resultó en los llamados años lunisolares, es decir, años solares compuestos de meses lunares. Esto se conseguía añadiendo unos días a cada año, o un mes adicional a ciertos años, con el fin de compensar la menor duración de los doce meses lunares.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

1) Calendario hebreo. El calendario israelita se basaba en el año lunisolar, pues Jehová Dios estableció que su año sagrado comenzase en la primavera con el mes de Abib y fijó fechas en las que se debían celebrar las fiestas, fiestas que estaban relacionadas con las diferentes cosechas. Para que estas fechas coincidiesen con las cosechas respectivas, los israelitas tenían que sincronizar su calendario con las estaciones correspondientes, compensando la diferencia entre los años lunares y los solares. Ex. 12:1-14; 23:15,16. Lv. 23:4-16. La Biblia no indica qué método usaron en un principio para determinar cuándo se debían añadir los días adicionales o el mes 2do. Adar. Sin embargo, es lógico pensar que utilizaran los equinoccios de primavera y de otoño para determinar cuándo se retrasaban las estaciones lo suficiente como para que se requiriese un ajuste. Aunque no se menciona específicamente en la Biblia, con este fin los israelitas añadieron un decimotercer mes, llamado en tiempos antes del destierro. Veadar, es decir, segundo Adar. 2) El primer calendario judío Se estandarizado que se conoce es del siglo IV 359 A. de C. cuando Hillel II especificó que los años de 13 meses. El ciclo toma en cuenta que cada diecinueve años la luna nueva y la luna llena vuelvan a caer en los mismos días del año solar. Los meses judíos iban de luna nueva a luna nueva. Is. 66:23. Por esta razón, la palabra hebrea jó·dhesch, traducida “mes” Gn. 7:11 o “luna nueva”; está relacionada con ja·dhásch, que significa “nuevo”. Otra palabra para mes, yé·raj, se traduce “mes lunar”. 1 R. 6:38. En períodos posteriores se usaron señales de fuego o se envió a mensajeros para anunciar a la gente el comienzo del nuevo mes. En la Biblia los meses suelen designarse por su orden en el año, del primero al duodécimo. Jos. 4:19. Nm. 9:11. 2 Cr. 15:10. Jer. 52:6. Nm. 33:38. Ez. 8:1. Lv. 16:29. 1 R 12:32. Esd. 10:9. 2 R. 25:1. Dt. 1:3. Jer. 52:31. Antes del exilio babilonio, solo se mencionan por nombre cuatro meses, a saber, Abib, el primer mes Ex. 13:4. Ziv, el segundo 1 R. 6:37; Etanim, el séptimo 1 R. 8:2, y Bul, el octavo.1Re 6:38. Los significados de estos nombres son estrictamente estacionales, una prueba más de que los israelitas utilizaban el año lunisolar. En tiempos antes del destierro los israelitas emplearon los nombres de los meses usados en Babilonia, de los que se mencionan siete: Nisán, el primer mes, que sustituía a Abib Est. 3:7; Siván, el tercer mes Est. 8:9; Elul, el sexto Neh. 6:15, Kislev, el noveno Zac. 7:1; Tebet, el décimo Est. 2:16; Sebat, el undécimo Zac. 1:7, y Adar, el duodécimo Esd. 6:15. Los nombres antes del destierro de los restantes cinco meses aparecen en el Talmud judío y en otras obras. Son: Iyar, el segundo mes; Tamuz, el cuarto; Ab, el quinto; Tisri, el séptimo, y Hesván, el octavo. El decimotercer mes, que se intercalaba periódicamente, se llamaba Veadar, es decir, segundo Adar. (Nota: postexilicios o antes del destierro del año 70 a Babilonia en el año 586 A. de C. 2 Cr. 36:l7 – 21 2 R. 25:1 - 20) Con el tiempo, la mayoría de los meses llegaron a tener un número específico de días. Nisán (Abib), Siván, Ab, Tisri (Etanim) y Sebat tenían 30 días cada uno, mientras que Iyar (Ziv), Tamuz, Elul y Tebet tenían 29 días cada uno. Sin embargo, Hesván (Bul), Kislev y Adar podían tener 29 ó 30 días. Las variaciones de estos últimos meses servían para ajustar el calendario lunar y también para que ciertas fiestas no cayeran en días que consideraban prohibidos líderes religiosos judíos de tiempos posteriores. 3) El año sagrado. Comenzaba en la primavera con el mes de Abib (o Nisán), pues así lo había decretado Dios en el tiempo del éxodo Ex. 12:2;13:4, el registro bíblico indica que con anterioridad los judíos calculaban el año de otoño a otoño. Esto dio lugar a dos calendarios: el sagrado y el seglar o agrícola. Ex. 23:16. 34:22. Lv. 23:34. Dt. 16:13. En tiempos antes del destierro, el 1 de Tisri (septiembre-octubre) marcaba el comienzo del año seglar, y en esa fecha hoy se sigue celebrando el año nuevo judío, llamado Rosh Hashaná (Cabeza del Año Nuevo). En el cuadro adjunto aparecen los meses según su orden en los calendarios sagrado y seglar, así como su correspondencia aproximada con los meses de nuestro calendario actual. Las frecuentes referencias de los evangelios y el libro de Hechos a las diversas fiestas muestran que el calendario judío seguía vigente en los días de Jesús y los apóstoles. Estas fiestas sirven de orientación para ubicar en el tiempo los acontecimientos bíblicos de aquellos días cuando Jesús y sus apóstoles participaron en las fiestas solemnes de los judíos. Mt. 26:2. Mr. 14:1. Lc. 22:1. Jn. 2:13,23. 5:1. 6:4. 7:2,37. 10:22. 11:55. Hch. 2:1. 12:3,4. 20:6,16. 27:9. Sin embargo se debe tenerse en cuenta que para los cristianos no rige ningún calendario religioso en el que se especifiquen ciertos días sagrados o fiestas, como indica con claridad el apóstol Pablo en Ga. 4:9-11 y en Col. 2:16, 17. Porque en esta época el pueblo judío estaba bajo el dominio delo Imperio Romano, por esta razón, los Cristianos de esta época, no definen el Calendario que usaron, si sabe muy bien, que los judíos y los romanos tuvieron sus propios Calendarios. El único acontecimiento que los cristianos deben celebrar cada año es la Cena del Señor, que corresponde con la

36

Pascua y, por lo tanto, está regida por el calendario lunar. Mt. 26:2, 26-29. 1 Co. 11:23-26. 4) Calendario juliano y gregoriano. Roma invadió a Jerusalén en el año 64-63 A. De C. Y estableció su propio calendario. En el año 46 A. de. C. Julio César decretó el cambio del calendario lunar romano por el solar. Este calendario juliano, basado en los cálculos del astrónomo griego Sosígenes, tenía doce meses de duración arbitraria que formaban un año de 365 días que empezaba el 1 de enero. También entraron en vigor los años bisiestos cuatrienales, a los que se añadía un día más para compensar el retraso que se producía con respecto al año trópico (casi 365, 1/4 días). El año promedio del calendario juliano era en realidad unos once minutos y catorce segundos más largo que el verdadero año solar. Por lo tanto, en el siglo XVI ya se había acumulado una diferencia de diez días completos. En el año 1582 D. de. C. el papa Gregorio XIII introdujo una ligera revisión del calendario juliano: seguirían siendo bisiestos todos los años múltiplos de cuatro, con la excepción de los años seculares (los acabados en dos ceros), que solo se contarían como tales si el número de centenas era múltiplo de cuatro. Por una bula papal, en 1,582 se omitió diez días, de manera que al 4 de octubre siguió el 15 de octubre. Este calendario gregoriano es de uso común hoy día en la mayor parte del mundo, y es la base para las fechas históricas que se usan en toda esta publicación. Aunque hoy en día los cristianos usan el calendario vigente en el país donde viven, son conscientes de que el Dios de la eternidad, Jehová, tiene su propio calendario de los acontecimientos, el calendario sagrado, un calendario que no está regido por los sistemas humanos de contar el tiempo. Como escribió su profeta Daniel, “él cambia tiempos y sazones, remueve reyes y establece reyes, da sabiduría a los sabios y conocimiento a los que conocen el discernimiento. Revela las cosas profundas y las cosas ocultas, y sabe lo que está en la oscuridad; y con él de veras mora la luz”. Dn. 2:21, 22. De modo que su posición de Soberano Universal está muy por encima de nuestra Tierra rotatoria, con su día y noche, sus ciclos lunares y su año solar. Sin embargo, en su Palabra, la Biblia, Dios relaciona sus acciones y propósitos con estas medidas de tiempo para que sus criaturas terrestres sepan dónde están en relación con su gran calendario de acontecimientos. 5) Calendario Judío El año era lunisolar: 12 meses de 29 0 30 días, con un mes suplementario cada dos o tres años para acomodar el retraso del ciclo lunar sobre el año solar. Desde el año 367, D. de. C. los científicos babilonios distribuyendo a intervalos fijos 7 meses suplementarios en un ciclo de 19 años, había anulado, salvo unas dos horas, este retraso, y el sistema fue adoptado por Seleuco I, cuando el 1° de Octubre (macedónico) del año 312, inauguró “la era de los griegos” que prevaleció en todo el Oriente. En Babilonia se conservó el año nuevo primaveral y en él comienza la era de los Seléucidas el 1° de Nisan del 311, D. de. C. (= 3 de Abril juliano). Entre los judíos, el ciclo cultural comienza también en primavera; el año nuevo civil, por lo contrario, se celebra en otoño, pero la numeración de los meses se hacía comenzando en la primavera, y por lo tanto como en Babilonia. 1 R. 6:8 ha conservado tres nombres de meses fenicios y el Éxodo un antiguo nombre del oeste semítico (Abib). A partir del destierro, también se adoptaron los nombres de los meses babilonios (Nisán, Iyyar, etc. y el mes intercalar se colocaba antes de Nisán (Veadar). Seleuco introdujo también el uso de nombres macedonios, el mes de Dios equivalía a Tisrí. Alrededor del año 30 hubo un desdoblamiento equiparándose Dios a Marhesvan y Xantikós a Nisán. La observación del novilunio de Nisán es la que fijaba todo el calendario: normalmente aquella seguía el equinoccio de primavera (en la época selúcida, hacia el 25 de Marzo), pudiendo el intervalo alcanzar 29 días. La semana de los judíos estaba desligada de las fases lunares, hasta el punto de que una fiesta de guardar como la Pascua no caía generalmente en Sábado. Como la luna nueva aparece al atardecer, se concluyó contando los días de una puesta de sol a otra: el día del plenilunio de Nisán (Pascua) comenzaba, pues, el 14 por la tarde. La noche se dividía en tres vigilias, Ex. 14:24. Jue. 7:19. 1 S. 11:11. Los romanos contaban cuatro y dividían el tiempo entre la salida y la puesta de sol en 12 horas, coincidiendo así la hora sexta con el mediodía.


37

Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

CUADRO DE FIESTAS Y FECHAS A CELEBRARSE EN ISRAEL A.T.

NOMBRES BABILONICOS

Nisán Abib, Ex 13 4. Iyyar Ziv, 1°Rey 6:1 Sivan

2° 3°

MESES SOLARES Marzo Abril Abril / Mayo Mayo / Junio

4° 5° 6° 7°

Tammuz Ab Elul Tisri Etanim, 1R 8 2

Junio/Julio Julio/Agosto Agosto/Sept Sept./Oct.

Marjesván Bul, 1R 6 38 Kisleú

Octubre/Nov.

9° 10° 11° 12°

Tébet Sabat Adar

Dic./Enero Enero/Febrero Febrero/Marzo

Nov./Dic.

FIESTAS ANUALES MENCIONADAS EN LA BIBLIA El 14 15 Pascua, Ex 12s;23 15; 34 18; Dt 161s; Lv23 5s; Nm 28 16. Ázimos por 7 días. Ofrenda de la 1ª gavilla “el día siguiente del sábado”, Lv23 11. 7 semanas después de la ofrenda de la 1ª gavilla: Fiesta de las semanas (de la siega, de las primicias, Pentecostés),EX. 23 16;34 22;Dt16 9s;Lv 23 15s;Nm 28 26.

Novilunio: Día de los clamores, Lv 23:23s;Nm 29:1s (Ros hasaná o año nuevo del judaísmo). El 10: Yom Hakkippurim. DÍA DE LA EXPIACIÓN, Lv 16; 23:26s; Nm 29:7. Ayuno, cf. Hch 27:9. Del 15 al 23: Fiesta de las Tiendas (Tabernáculos) o Escenopegia, Dt 16:13s; Lv23:33s; Nm 29:12s; Jn7 2. Es la fiesta de la recolección al término del año”, Ex 23:16, “al final del año”,34 22, fiesta, pues, de Año Nuevo otoñal, como en Canaán

El 25: Encenias, con octava, 1M 4:52; 2M 10:5; Jn 10:22, e.d. la dedicación, Janukká en hebreo. Fiesta de la luz (Josefo)

El 13: Día de Nicanor, 1M 7:49; 2M 15:36.El 14/15: Fiesta de los Purim o Suertes, Est 9:21s, o Día de Mardoqueo, 2 M 15:36.

CALENDARIO PERPETUO SOLAR Meses Días

I, IV, VII, X

II, V, VIII, XI

III, VI, IX, XII 16 Lu 17 17 Ma

1 Mi

16 Ju

1 Vi

16 Sa

1 Do

2 Ju

17 Vi

2 Sa

17 Do

2 Lu

3 Vi

18 Sa

3 Do

18 Lu

3 Ma

18 Mi

4 Sa

19 Do

4 Lu

19 Ma

4 Mi

19 Ju

5 Do

20 Lu

5 Ma

20 Mi

5 Ju

20 Vi

6 Lu

21 Ma

6 Mi

21 Ju

6 Vi

21 Sa

7 Ma

22 Mi

7 Ju

22 Vi

7 Sa

22 Do

8 Mi

23 Ju

8 Vi

23 Sa

8 Do

23 Lu

9 Ju

24 Vi

9 Sa

24 Do

9 Lu

24 Ma

10 Vi

25 Sa

10 Do

25 Lu

10 Ma

25 Mi

11 Sa

26 Do

11 Lu

26 Ma

11 Mi

26 Ju

12 Do

27 Lu

12 Ma

27 Mi

12 Ju

27 Vi

13 Lu

28 Ma

13 Mi

28 Ju

13 Vi

28 Sa

14 Ma

29 Mi

14 Ju

29 Vi

14 Sa

29 Do

15 Mi

30 Ju

15 Vi

30 Sa

15 Do

30 Lu 31 Ma

1.° NISÁN (ABIB) marzo-abril 14 Pascua 15-21 Tortas no fermentadas 16 Ofrenda de las primicias Cebada

3.° SIVÁN mayo-junio 6 Fiesta de las semanas (Pentecostés) Primeros higos

5.° AB julio-agosto Frutos del verano

7.° TISRI (ETANIM) septiembre-octubre 1 Toque de trompeta 10 Día de Expiación 15-21 Fiesta de las cabañas o de la Recolección. 22 Asamblea solemne.Se hará en la tierra.

9.° KISLEV noviembre-diciembre 25 Fiesta de la dedicación Se encierran los rebaños

11.° SEBAT enero-febrero Florecen los almendros

13.° VEADAR marzo

2.° IYAR (ZIV) abril-mayo 14 Pascua tardía Nm 9:10-13 Trigo

4.° TAMUZ junio-julio Primeras uvas

6.° ELUL agosto-septiembre Dátiles, uvas, higos

8.° HESVÁN (BUL) octubre-noviembre Aceitunas

10.° TEBET diciembre-enero Crece la vegetación

12.° ADAR febrero-marzo 14, 15 Purim Cítricos


38

Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

MES 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11

NOMBRE ETANIM JESHVAN KISLEV TEVETH SVATH ADAR ABIB IYAR SIVAN TAMUZ AV

12

ELUL

TIEMPOS LUNARES 30 29 30 29 30 29 30 29 30 29 30 29 354 días

Los meses del calendario bíblico Los meses judíos iban de luna nueva a luna nueva. Is. 66:23. La palabra hebrea jó·dhesch, “mes” Gn. 7:11, viene de una raíz que significa “nuevo”, mientras que otra palabra para mes, yé·raj, significa “lunación”. MESES Sagrado Seglares 1°

3.°

9.°

4.°

10.°

5.° 6.°

11.° 12.°

7.°

1.°

8.°

2.°

9.°

3.°

10.°

4°.

11.°

5.°

12.°

6.°

13.°

TIEMPO El Jordán crece. (lluvias y se derrite la nieve) Comienza el tiempo seco. Cielos Despejados. Calor del verano Atmósfera clara

COSECHAS Cosecha de cebada y lino Cosechas: cebada; trigo en zonas bajas.

Cosecha del trigo. Brevas, algunas manzanas Aumenta el calor Rocío en varios lugares Primeras uvas. Vegetación y manantiales se secan Máximo calor Comienza la vendimia Continúa el calor Cosecha de los dátiles y de los higos del verano Termina el verano. Lluvias tempranas Concluye la cosecha. Se empieza a arar la tierra Lluvias ligeras Siembra de trigo y cebada Recogida de la aceituna Aumentan las lluvias. Escarcha Nieve en Crece la hierba las montañas Frío máximo Lluvioso. Nieve en los Tierras bajas verdes Cereales, aparecen montes las flores Tiempo menos frío. Continúa la lluvia Florecen los almendros Higueras echan brotes Truenos y granizo frecuentes Florecen los algarrobos Cosecha de cítricos Se añadía un mes intercalar siete veces Diecinueve años, llamado por lo general cada segundo Adar (Veadar)


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

La Agricultura y sus Fiestas Artículo 33.- El Principio de la Agricultura, es la Base de la Industria. La agricultura tuvo su principio en Edén, ya que después de que Adán fue creado por Dios, se le colocó en aquel jardín “para que lo cultivara y lo cuidara”. Gn. 2:5, El hombre tendría que ganarse la vida con su sudor y duro trabajo. Gn. 3:17-19. El primer hijo de Adán y Eva, Caín, se hizo “agricultor”; Abel, pastor de ovejas. Gn. 4:2-4. Ec. 5:9. Cuando entró en la Tierra Prometida, la nación Israelita se estableció en ella y emprendió una vida agropecuaria. Fue muy conveniente que heredaran una tierra que ya se estaba cultivando, pues la gran mayoría de los hebreos que habían conocido la agricultura en Egipto. Después de la división de la tierra en territorios para cada tribu, se repartieron las parcelas de terreno, para lo que probablemente se utilizó el cordel de medir. Sal. 78:55. Ez. 40:3. Am. 7:17. Mi. 2:4,5. Una vez establecidos, estos límites tenían que reconocerse y respetarse. Dt. 19:14. 27:17. Pr. 22:28. Os. 5:10. La agricultura ocupó un lugar de importancia en la legislación dada a Israel. La tierra le pertenecía a Jehová y por lo tanto no debía abusarse de ella. Lv. 25:23. No podía venderse a perpetuidad, y, con la excepción de propiedades que estuvieran dentro de ciudades amuralladas, la que se vendía debido a infortunios o reveses económicos había de devolverse a su propietario original en el año de Jubileo. Lv. 25:10, 23-31. Se requería que hubiese un descanso sabático cada séptimo año, durante el cual se debía dejar la tierra en barbecho para que recuperara su fertilidad, con lo que se lograba lo que se consigue en la actualidad con la rotación de las cosechas. Ex. 23:10,11. Lv. 25:3-7. Tal requisito pudo parecer arriesgado y fue sin duda una prueba de la fe de los israelitas en la promesa de Dios de proveerles en suficiente abundancia para que pudieran esperar hasta la cosecha del año siguiente. Al mismo tiempo, fomentaba la prudencia y la previsión. El año de Jubileo (cada quincuagésimo año) también era un año de descanso para la tierra. Lv. 25:11, 12. Las tres fiestas anuales que se mandó celebrar a Israel coincidían con las temporadas agrícolas: la fiesta de los panes sin levadura, con el tiempo de la cosecha de la cebada; el Pentecostés, con el tiempo de la cosecha del trigo, y la fiesta de las cabañas, con el fin de la recolección de las cosechas a la salida del año. Ex. 23:14-16. Las estaciones y las cosechas eran indicadores cronológicos para los israelitas, y se usaban como tales con mayor frecuencia que los nombres de los meses del calendario. Esta vida agrícola también protegía a los israelitas de modo espiritual, pues los hacía bastante independientes de otros pueblos en lo que respecta a sus necesidades básicas y mantuvo al mínimo la necesidad de intercambios comerciales con las naciones vecinas. Aunque para ellos tenía que ser una tierra que ‘manara leche y miel’ con la bendición de Dios, había problemas agrícolas que solucionar. Si resultaban obedientes, no debían preocuparse por el riego a gran escala. Dt. 8:7. 11:9-17. La temporada lluviosa empezaba con las primeras lluvias a mediados de octubre y seguía hasta mediados de abril, cuando caían las lluvias tardías. Dt 11:14. Después venían cinco meses que solían ser secos, en los que los fuertes rocíos que caían por la noche refrescaban el suelo y las plantas, y paliaban el calor y la sequía propios de la época. Gn. 27:28; Dt 33:28. Del rey Uzías en particular se dice que era “amante de la agricultura” 2 Cr. 26:10. 1.- DIOS HA DADO AL HOMBRE ALTERNATIVA ESTRATEGICA PARA LIBERACION DE LA HUMANIDAD La Sagrada Escritura testifica: Que en el principio Dios crió, la tierra y al hombre, y puso al hombre que labrase la tierra, desde entonces la agricultura viene siendo acción principal de auto sostenimiento agro alimentaria, haciendo “La revolución en el agro”, en forma cooperativo. Gn. 1:1 y 2:15. Nosotros, pues, debemos recibir a los tales, para que seamos cooperadores a la verdad. 3 Jn. 1:8. Y dijo Dios: Producirá la tierra hierba verde, hierba que dé simiente; árbol de fruto que dé fruto, según su género, que su simiente esté en él, sobre la tierra, Gn. 1:11. Y produjo la tierra hierba verde, hierba que da simiente según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya simiente está en él según su género. Gn. 1: 12. 2.- LA BENDICION DE DIOS, SE ECHA DE VER ENTRE LOS AGRICULTORES Guarda por tanto los mandamientos, y estatutos, y derechos que yo te mando hoy que cumplas. Y será que, por haber oído estos derechos, y guardado y puéstolos por obra, Jehová tu Dios guardará contigo el pacto y la misericordia que juró a tus padres. Dt. 7:11,12. Y te amará, y te bendecirá, y te multiplicará, y bendecirá el fruto de tu vientre, y el fruto de tu tierra, y tu grano, y tu mosto, y tu aceite, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas, en la tierra que juró a tus padres que te daría. Dt. 7:13.

39

Bendito serás más que todos los pueblos: no habrá en ti varón ni hembra estéril, ni en tus bestias. Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. Dt. 7:14 y 28:3. Bendito el fruto de tu vientre, y el fruto de tu bestia, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas. Bendito tu canastillo y tus sobras. Dt. 28:4,5. Enviará Jehová contigo la bendición en tus graneros, y en todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da. Dt. 28:8. El que labra su tierra, se hartará de pan: Mas el que sigue los ociosos se hartará de pobreza. Pr. 28:19. Y el que da simiente al que siembra, también dará pan para comer, y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los crecimientos de los frutos de vuestra justicia. 2 Co. 9:10. Al que retiene el grano, el pueblo lo maldecirá: Mas bendición será sobre la cabeza del que vende. Pr. 11:26. Para que estéis enriquecidos en todo para toda bondad, la cual obra por nosotros hacimiento de gracias a Dios. 2 Co. 9:11. Y tendrás más oro que tierra, y como piedras de arroyos oro de Ophir. Y el Todopoderoso será tu defensa, Y tendrás plata a montones. Job 22:24,25. Mas á Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti. Ex. 23:25. Y que Jehová tu Dios te habrá bendecido, como te ha dicho, prestarás entonces a muchas gentes, más tú no tomarás prestado; y enseñorearte has de muchas gentes, pero de ti no se enseñorearán. Dt. 15:6. Abrirte a Jehová su buen depósito, el cielo, para dar lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas gentes, y tú no tomarás emprestado. Dt. 28:12. 3.- DECRETO DE DIOS SOBRE LA OBRA SOCIAL El que hurtaba, no hurte más; antes trabaje, obrando con sus manos lo que es bueno, para que tenga de qué dar al que padeciere necesidad. Ef. 4:28. Que por la experiencia de esta suministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la bondad de contribuir para ellos y para todos. 2 Co. 9:13. El que labra su tierra, se hartará de pan: más el que sigue los ociosos, se hartará de pobreza. Pr. 28:19. Y el que da simiente al que siembra, también dará pan para comer, y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los crecimientos de los frutos de vuestra justicia. 2 Co. 9:10. Para que estéis enriquecidos en todo para toda bondad, la cual obra por nosotros hacimiento de gracias a Dios. 2 Co. 9:11. ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes metas en casa; que cuando vieres al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu carne?. Is. 58:7. Y si derramares tu alma al hambriento, y saciares el alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el medio día. Is. 58:10.

Y Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías hartará tu alma, y engordará tus huesos; y serás como huerta de riego, y como manadero de aguas, cuyas aguas nunca faltan. Is. 58:11. Y vendrá el Levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, y el huérfano, y la viuda, que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra de tus manos que hicieres. Dt. 14:29. Si algún fiel o alguna fiel tiene viudas, manténgalas; y no sea gravada la iglesia; a fin de que haya lo suficiente para las que de verdad son viudas. 1 Ti. 5:16. La religión pura y sin mácula delante de Dios y Padre es esta: Visitar los huérfanos y las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha de este mundo. Stg. 1:27. 4.- CON LA BENDICIÓN DE DIOS SERÁN ENRIQUECIDOS Al que retiene el grano, el pueblo lo maldecirá: Mas bendición será sobre la cabeza del que vende. Pr. 11:26. Si te tornares al Omnipotente, serás edificado; Alejarás de tu tienda la aflicción; Y tendrás más oro que tierra, Y como piedras de arroyos oro de Ophir, Y el Todopoderoso será tu defensa, Y tendrás plata a montones. Job 22:22,23,24,25. Y el que da simiente al que siembra, también dará pan para comer, y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los crecimientos de los frutos de vuestra justicia. Para que estéis enriquecidos en todo para toda bondad, la cual por nosotros hacimiento de gracias a Dios. 2 Co. 9:10,11. 5.- PRESTARAN A MUCHOS PUEBLOS, MAS TU NO TOMARAS PRESTADO Ya que Jehová tu Dios te habrá bendecido, como te ha dicho, prestarás entonces a muchas gentes, mas tú no tomarás prestado;


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

 

y enseñorearte has de muchas gentes, pero de ti no se enseñorearán. Dt. 15:6. Abrirte a Jehová su buen depósito, el cielo, para dar lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas gentes, y tú no tomarás emprestado. Dt. 28:12. 6.- PROMESA DE DIOS PARA DAR VIDA EN EL TIEMPO DEL HAMBRE La promesa de Dios es para dar vida en el tiempo del hambre, y en el tiempo del hambre tendrán abundancia. No serán avergonzados en el mal tiempo, y en los días de hambre tendrán abundancia. Sal. 33:19 y 37:19. Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti. Ex. 23:25. 7.- VOLVERÁN AL TIEMPO ANTIGUO Y tus hermanas, Sodoma con sus hijas y Samaria con sus hijas, volverán a su primer estado; (quiere decir: el propósito de Dios es volver al tiempo antiguo, tiempo de abundancia, costos de alimentos reducido o barato); tú también y tus hijas volveréis a tu primer estado. Ez. 16:55. Nosotros, pues, debemos recibir a los tales, para que seamos cooperadores a la verdad. (Quiere decir: debemos ser cooperativistas de verdad). 3 Jn. 1:8. Siguiendo el ejemplo del sistema incario del chasqui, la minka, el ayni y el ayllu, en forma cooperativa y solidaria, para obtener despensa propia por familia, y liquidar el desequilibrio de la pobreza. Manteniendo la unificación con lealtad, sin acepción de personas ni discriminaciones, sin distingo ni egoísmo; así el rico y el pobre juntamente unánimes para forjar la tierra como verdaderos amigos de la agricultura, como única fórmula de acción de trabajo comunitario en el agro. Si quisieréis y oyeréis, comeréis el bien de la tierra. Si no quisiereis y fuereis rebeldes, seréis consumidos a espada: porque la boca de Jehová lo ha dicho. Is. 1:19,20. “OYE ISRAEL” EN TUS MANOS ESTA LA LIBERACIÓN DE LA HUMANIDAD TITULO III EL SANTUARIO CAPITULO I DEFINICIÓN Y ORGANIZACIÓN DEL TABERNÁCULO ARTÍCULO 34.- Para comprender y entender todo relacionado al Santuario de Dios, es necesario especificar, lo que Dios mismo trazó el plano y se lo dio a Moisés, con indicaciones definidas en cuanto a su tamaño, sus formas, y materiales que debían emplearse en la construcción, y especificó cada mueble que se colocaría en él. Todo se hizo en el primer pacto, según sus reglas para el Culto Ancestral y Genuino, pero en un santuario terrenal. He. 9:1. Tenemos que especificar dos aspectos fundamentales en relación al Santuario de Dios, es decir el santuario terrenal y santuario espiritual o celestial. ARTÍCULO 35.- Fundamentos del santuario terrenal y santuario espiritual o celestial. 1. EL SANTUARIO TERRENAL Y hacerme han un santuario, y yo habitaré entre ellos. Conforme a todo lo que yo te mostrare, el diseño del tabernáculo, y el diseño de todos sus vasos, así lo haréis. Ex. 25:8,9. El primer pacto se constituyó con todos sus reglamentos para el Culto: Ex. 36:8 al 38. He. 9:1,2,3,4,5. La parte interior del tabernáculo estaba constituido por dos divisiones, es a saber: el lugar Santo y el lugar Santísimo: Ex. 26:33,34. a) EL LUGAR SANTÍSIMO.- En el lugar Santísimo está ubicado el Arca de la Alianza, que contiene las tablas de la Ley y el libro de la Ley, además en la parte superior del arca está la cubierta o propiciatorio y los dos querubines. Ex. 26:31-34. EL ARCA: Dt. 10:1 al 5. Ex. 37:1 al 9 y 25 10 al 22. Ap. 11:19. EL LIBRO: Ex. 24:7. Dt. 31:24,26. VARA DE AARON, CUBIERTA Y LOS QUERUBINES: Ex. 25:17,18,19,20,21. y 37: 6,7,8,9. EL INCENSARIO: Lv. 16: 12, 13. Ap 8:3,4,5. Nm. 16:46. VELO: Ex. 26: 33 y 40: 21. EL LUGAR SANTO.- En el lugar Santo está ubicado: EL ALTAR DE SAHUMERIO: Ex. 30:1 al 10 Lc. 1:9,10,11. Ex. 37:25 - 28. Ex. 40:5,26. Y SU INCIENSO: Ex. 30:34 - 38. EL CANDELERO DE ORO y sus LAMPARAS (despabiladeras y platillos): Ex. 25:31 al 40. Ex. 37:17 – 24. Ex. 26:35; y 40:24, se ubicará en la parte sur del tabernáculo. ACEITE PARA LAS LAMPARAS: Ex. 27:20,21. LA MESA PARA EL PAN DE LA PROPOSICIÓN: Ex. 25:23 al 30 y 26:35. y 40:22. Lv. 24:5 al 9. Sus accesorios de la mesa del pan de la proposición: platos, cucharas, cubiertas y tazones; se ubicara en la parte norte del Tabernáculo.

40

ACEITE DE LA SANTA UNCIÓN: Ex. 30:22 al 33. Todas estas cosas se ubican en el lugar santo. Estas dos divisiones constituyen el TABERNÁCULO DEL TESTIMONIO. Además, entre el Tabernáculo del Testimonio y el Altar del Holocausto, se ubica la FUENTE DE AGUA: Ex. 30:17 al 21 Ex. 40:7,30,31. c) EL ALTAR DE HOLOCAUSTO.- Harás también Altar de madera de Sittin de cinco codos de longitud, y de cinco codos de anchura; será cuadrado el altar, y su altura de tres codos; Exodo 27:1 al 8. Y lo colocarás el Altar de Holocausto a la puerta del Tabernáculo del Testimonio.Ex. 40: 29. Sus accesorios del Altar son: Calderos o cubos para cenizas. Paletas para arreglar los sacrificios. Tazones para la sangre del sacrificio. Lv. 16:15. Garfios para arreglar la leña o brasas Braseros. En el Santuario terrenal, el elemento fundamental fue el Arca de la Alianza. Puede considerarse como símbolo de la divina presencia de Jehová, era la forma visible de un invisible poder que irradiaba su gloria, a través del PROPICIATORIO que está encima del ARCA DEL PACTO entre los dos QUERUBINES, en él habitó la Ley inmutable de Dios en toda su perfección. Ex. 25:22. Nm. 7:89. El llamado Código de la Alianza, que son los Diez Mandamientos de la Ley de Dios; porque sigue el pacto suscrito entre Jehová e Israel como nación, con derechos y deberes recíprocos. Esta legislación abarca los aspectos más diversos de la vida, desde la moral, el civil, penal, ceremonial, ritual, etc. La promulgación de la Ley grabado en piedras, fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudiesen poner los ojos en la faz de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de perecer, ¿Cómo, no será más bien con gloria el ministerio del espíritu? Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, mucho más abundará en gloria el ministerio de justicia. Porque aun lo que fue glorioso, no es glorioso en esta parte, en comparación de la excelente gloria. Porque si lo que perece tuvo gloria, mucho más será en gloria lo que permanece. 2 Co. 3:7 al 11. 2. EL SANTUARIO ESPIRITUAL O CELESTIAL La constitución del tabernáculo celestial, se establece de acuerdo a las profecías determinadas en la Sagrada Escritura, como está escrito: porque ellas darán testimonio para reflexionar de un acontecimiento trascendental, para el conocimiento de toda la humanidad, a nivel mundial. Is. 11: 9. Porque no hará nada el Señor Jehová, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas. Descubriéndonos el misterio de su voluntad, según su beneplácito, que se había propuesto en sí mismo. Am. 3:7. Ef. 1:9. De reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra: Y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que crió todas las cosas. Ef. 1:10. y 3:9. ¿Y cómo se reunirán, las que están en los cielos, con las que están en la tierra? Para entender este misterio, tenemos que recurrir a la iluminación divina, el cual nos instruirá, en el tema de Establecimiento del Santuario Celestial: Que el Dios del Señor nuestro Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación para su conocimiento. Ef. 1:17. Escrito está en la Sagrada Escritura: Que, cuando Moisés recibió las tablas del testimonio, también recibió Israel: Y él estuvo allí con Jehová cuarenta días y cuarenta noches: no comió pan, ni bebió agua; y escribió en tablas las palabras de la alianza, las diez palabras. Ex. 34:28.  Y dió a Moisés, como acabó de hablar con él en el monte de Sinaí, dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios. Ex. 31:18.  Y JEHOVÁ DIJO A MOISES: Escribe tú estas palabras; porque conforme a estas palabras he hecho la alianza contigo y con Israel. Ex. 34:27.  El pacto hecho o concertado con Moisés, fue quebrantado, en él estaba instituido, todo lo concerniente al santuario terrenal: Israel ha pecado, y aun han quebrantado mi pacto que yo les había mandado; pues aun han tomado del anatema, y hasta han hurtado, y también han mentido, y aun lo han guardado entre sus enseres. Jos. 7:11. Dn. 9:11. Dt. 17:2. Mr. 7:6,7,8. Sin embargo, cuando Moisés siervo de Jehová, liberó a los hijos de Israel de Egipto y los llevó con rumbo al desierto de Sinaí; en medio de ellos, existió un personaje misterioso. Veamos a continuación los argumentos bíblicos:  He aquí yo envío el Ángel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado. Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonará vuestra rebelión: porque mi nombre está en él. Ex. 23:20,21.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Este es aquél, que estuvo en la congregación en el desierto con el ángel que le hablaba en el monte Sinaí, y con nuestros padres; y recibió las palabras de vida para darnos: Hch. 7:38.  He aquí yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí: y luego vendrá a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos. Mal. 3:1 y 4:5. Mas éste es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en sus entrañas, y escribiréla en sus corazones; y seré yo a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Jer. 31:33. He. 10:16. Y os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré corazón de carne. Ez. 36:26. Y pondré dentro de vosotros mi espíritu, y haré que andéis en mis mandamientos, y guardéis mis derechos, y los pongáis por obra. Ez. 36:27. Siendo manifiesto que sois letra de Cristo administrada de nosotros, escrita no con tinta, mas con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón. 2 Co. 3:3. Oídme, los que conocéis justicia, pueblo en cuyo corazón está mi ley. La ley de su Dios está en su corazón; por tanto sus pasos no vacilarán. Is. 51:7. Sal. 37:31. ¿Quién obró é hizo esto? ¿Quién llama las generaciones desde el principio? Yo Jehová, el primero, y yo mismo con los postreros. Is. 41:4. Yo soy el primero que he enseñado estas cosas a Sión, y a Jerusalem daré un portador de alegres nuevas. Porque su Dios le instruye, y le enseña a juicio. Is. 41:27. y 28:26. Oyó Sión, y alegróse; y las hijas de Judá, Oh Jehová, se gozaron por tus juicios. Porque Jehová ha elegido a Sión; deseóla por habitación para sí. Sal. 97:8. y 132:13. Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalem la palabra de Jehová. Is. 2:3. Pues que ahora he elegido y santificado esta casa, para que esté en ella mi nombre para siempre; y mis ojos y mi corazón estarán ahí para siempre. Y en Salem está su tabernáculo, y su habitación en Sión. 2 Cr. 7:16. Sal. 76:2. Mas á Jerusalem he elegido para que en ella esté mi nombre, y a David he elegido para que fuese sobre mi pueblo Israel. Mira, pues, ahora que Jehová te ha elegido para que edifiques casa para santuario. 2 Cr. 6:6. 1 Cr. 28:10. Mas Salomón le edificó casa. Si bien el Altísimo no habita en templos hechos de mano; como el profeta dice: El cielo es mi trono, y la tierra es el estrado de mis pies. ¿Qué casa me edificaréis? Dice el Señor; ¿O cuál es el lugar de mi reposo? ¿No hizo mi mano todas estas cosas? He. 7:48,49,50. Como dice la Sagrada Escritura: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad sobre vuestros caminos. Subid al monte, y traed madera, y reedificad la casa; pondré en ella, mi voluntad, y seré honrado, ha dicho Jehová. Hag. 1:7,8. Entonces: La gloria de aquesta casa postrera será mayor que la de la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos. Hag. 2:9. Por tanto, hermanos santos, participantes de la vocación celestial, considerad al APOSTOL y PONTIFICE de nuestra profesión, CRISTO JESUS; el cual es fiel al que le constituyó, como también lo fue Moisés sobre toda su casa. He. 3:1,2. Así que, la suma acerca de lo dicho es: Tenemos tal pontífice que se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos; MINISTRO DEL SANTUARIO, y de aquel verdadero tabernáculo que el Señor asentó, y no hombre. He. 8:1,2. Entonces él será por SANTUARIO; mas a las dos casas de Israel por piedra para tropezar, y por tropezadero para caer, y por lazo y por red al morador de Jerusalem. Is. 8:14. Mas estando ya presente Cristo, PONTIFICE de los bienes que habían de venir, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es a saber, no de esta creación. He. 9:11. Sin padre, sin madre, sin linaje; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, mas hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre. He. 7:3. Y aún más manifiesto es, si a semejanza de Melchisedec se levanta otro sacerdote, el cual no es hecho conforme a la ley del mandamiento carnal, sino según la virtud de vida indisoluble; Pues se da testimonio de él: Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melchisedec. He. 7:15,16,17. Porque los otros cierto sin juramento fueron hechos sacerdotes; mas éste, con juramento por el que le dijo: Juró el Señor, y no se arrepentirá: TU ERES SACERDOTE ETERNAMENTE SEGÚN EL ORDEN DE MELCHISEDEC. He. 7:21. Mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable: Por lo cual puede también salvar eternamente a los que

41

por él se allegan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos. He. 7:24,25. Porque tal pontífice nos convenía; santo, inocente, limpio, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos; porque la ley constituye sacerdotes a hombres flacos; más la palabra del juramento, después de la ley, constituye al Hijo, hecho perfecto para siempre. He. 7:26,28. EL MINISTRO DEL SANTUARIO Y PONTÍFICE SEGÚN EL ORDEN DE MELCHISEDEC; como dice la Sagrada Escritura: Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y el mismo Dios será su Dios con ellos. Ap. 21:3. Y estará en ellos mi tabernáculo, y será a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Y sabrán las gentes que yo Jehová santifico a Israel, estando mi santuario entre ellos para siempre. Ez. 37:27,28. EN CONCLUSIÓN: De conformidad a la exposición fundamental del argumento bíblico, sobre la constitución del actual Santuario Celestial; tenemos un MINISTRO DEL SANTUARIO y PONTIFICE nombrado por Dios según el orden de Melchisedec. Recayendo esta responsabilidad en la persona del excelentísimo Maestro EZEQUIEL ATAUCUSI GAMONAL, y sobre él reposa el espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová. Is. 11:2. Porque él ha sido instruido directamente por Jehová Dios de Israel, en el conocimiento de la ciencia infusa. Is. 28:26. Por eso dice la sagrada Escritura: Y vendrás a los sacerdotes Levitas, y al juez que fuere en aquellos días, y preguntarás; y te enseñarán la sentencia del juicio. Dt. 17:9. Y harás según la sentencia que te indicaren los del lugar que Jehová escogiere, y cuidarás de hacer según todo lo que te manifestaren. Dt. 17:10. Según la ley que ellos te enseñaren, y según el juicio que te dijeren, harás: no te apartarás ni a diestra ni á siniestra de la sentencia que te mostraren. Dt. 17:11. Y el hombre que procediere con soberbia, no obedeciendo al sacerdote que está para ministrar allí delante de Jehová tu Dios, o al juez, el tal varón morirá; y quitarás el mal de Israel. Dt. 17:12. Cualquiera que fuere rebelde a tu mandamiento, y no obedeciere a tus palabras en todas las cosas que le mandares, que muera; solamente que te esfuerces, y seas valiente. Jos. 1:18. No contaminaras el Santuario de Dios: Mis sábados guardaréis, y mi santuario tendréis en reverencia: Yo Jehová. Lv. 19:30. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y el mismo Dios será su Dios con ellos. Ap. 21:3. Y habitaré entre los hijos de Israel, y seré su Dios. Ex. 29:45. Y andaré entre vosotros, y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Lv. 26:12. Sin embargo hemos contaminado el Santuario de Dios, pero como: Cualquiera que tocare en muerto, en persona de hombre que estuviere muerto, y no se purificare, el tabernáculo de Jehová contaminó; y aquella persona será cortada de Israel: por cuanto el agua de la separación no fue rociada sobre él, inmundo será; y su inmundicia será sobre él. Nm. 19:13. Y el que fuere inmundo, y no se purificare, la tal persona será cortada de entre la congregación, por cuanto contaminó el tabernáculo de Jehová: no fue rociada sobre él el agua de separación: es inmundo. Nm. 19:20. Sus sacerdotes violentaron mi ley, y contaminaron mis santuarios: entre lo santo y lo profano no hicieron diferencia, ni distinguieron entre inmundo y limpio; y de mis sábados escondieron sus ojos, y yo era profanado en medio de ellos. Ez. 22:26. Aun esto más me hicieron: contaminaron mi santuario en aquel día, y profanaron mis sábados. Ez. 23:38. Y también todos los príncipes de los sacerdotes, y el pueblo, aumentaron la prevaricación, siguiendo todas las abominaciones de las gentes, y contaminando la casa de Jehová, la cual él había santificado en Jerusalem. 2 Cr. 36:14. Hijo del hombre, morando en su tierra la casa de Israel, la contaminaron con sus caminos y con sus obras: como inmundicia de menstruosa fue su camino delante de mí. Ez. 36:17. Díjome entonces: Hijo del hombre, ¿no ves lo que éstos hacen, las grandes abominaciones que la casa de Israel hace aquí, para alejarme de mi santuario? Más vuélvete aún, y verás abominaciones mayores. Ez. 8:6. No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre. Mt. 15:11. Más lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. Mt. 15:18. Porque del corazón salen los malos pensamientos, muertes, adulterios, fornicaciones, hurtos, falsos testimonios, blasfemias. Mt. 15:19.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Estas cosas son las que contaminan al hombre: que comer con las manos por lavar no contamina al hombre. Mt. 15:20. Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios. Mr. 7:21. Los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, las desvergüenzas, el ojo maligno, las injurias, la soberbia, la insensatez. Mr. 7:22.  Por tanto, vivo yo, dice el Señor Jehová, ciertamente por haber violado mi santuario con todas tus abominaciones, te quebrantaré yo también: mi ojo no perdonará, ni tampoco tendré yo misericordia. Ez. 5:11. ARTÍCULO 36.- Conceptos, fundamentos, clasificación del Altar de Holocausto. 1. Sucesos históricos del Altar de holocausto Desde la toma de Jerusalem, hasta el presente siglo, los sacrificios y presentes fueron suspendidos para que se cumpla lo que está escrito en la sagrada Escrituras: Muchos días ha estado Israel sin verdadero Dios y sin sacerdote, y sin enseñador y sin ley. 2 Cr. 15:3. Porque muchos días estarán los hijos de Israel sin rey, y sin príncipe, y sin sacrificio, y sin estatua, y sin ephod y sin teraphim. Después volverán los hijos de Israel, y buscarán á Jehová su Dios, y a David su rey; y temerán a Jehová y a su bondad en el fin de los días. Os. 3:4,5. De acuerdo a estas profecías determinadas arriba mencionadas nuevamente en esta parte de la tierra, se ofrece el holocausto delante de Jehová, Dios de Israel, como en los días pasados y como en los años antiguos, bajo la Guía del excelentísimo Maestro EZEQUIEL ATAUCUSI GAMONAL, Hijo del Hombre, quien fue ordenado para restaurar, prevalecer y ejecutar en estos últimos tiempos todo lo que está escrito en las sagrada Escritura, respecto a la doctrina del Holocausto: 2. Lugar para ofrecer Holocausto Considerando, que de acuerdo a los fundamentos bíblicos, el LUGAR ESCOGIDO DE JEHOVÁ, para establecer el Auténtico Culto, que comprende las diferentes Ceremonias, se ejecuta en medio de la Congregación de Jehová: 2.1 ¿En qué lugar se debe ofrecer los holocaustos? Mas el lugar que Jehová vuestro Dios escogiere de todas vuestras tribus, para poner allí su nombre para su habitación, ése buscaréis, y allá iréis: Dt. 12:5. Y allí llevaréis vuestros holocaustos, y vuestros sacrificios, y vuestros diezmos, y la ofrenda elevada de vuestras manos, y vuestros votos, y vuestras ofrendas voluntarias, y los primerizos de vuestras vacas y de vuestras ovejas: Dt. 12:6,11,14. Y si me fuere, y os aparejare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo: para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Jn. 14:3. Si alguno me sirve, sígame: y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará. Jn. 12:26. 2.2 ¿Cómo se llama ése lugar escogido? Porque Jehová tendrá piedad de Jacob, y todavía escogerá a Israel, y les hará reposar en su tierra: y a ellos se unirán extranjeros, y allegaránse a la familia de Jacob. Is. 14:1. He aquí yo tengo que edificar casa al nombre de Jehová mi Dios, para consagrársela, para quemar perfumes aromáticos delante de él, y para la colocación continua de los panes de la proposición, y para holocaustos á mañana y tarde, y los sábados, y nuevas lunas, y festividades de Jehová nuestro Dios: lo cual ha de ser perpetuo en Israel. 2 Cr. 2:4. Yo los llevaré al monte de mi santidad, y los recrearé en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa, casa de oración será llamada de todos los pueblos. Is. 56:7. Empero en mi santo monte, en el alto monte de Israel, dice el Señor Jehová, allí me servirá toda la casa de Israel, toda ella en la tierra: allí los querré, y allí demandaré vuestras ofrendas, y las primicias de vuestros dones, con todas vuestras cosas consagradas. Ez. 20:40. Y apareció Jehová á Salomón de noche, y díjole: Yo he oído tu oración. Y HE ELEGIDO PARA MÍ ESTE LUGAR POR CASA DE SACRIFICIO. 2 Cr. 7:12. 2.3 ¿Con qué finalidad Jehová Dios de Israel, escogió ése lugar? Si se humillare mi pueblo, sobre los cuales mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Cr. 7:14. Ahora estarán abiertos mis ojos, y atentos mis oídos, a la oración en este lugar. 2 Cr. 7:15. Pues que ahora he elegido y santificado esta casa, para que esté en ella mi nombre para siempre; y mis ojos y mi corazón estarán ahí para siempre. 2 Cr. 7:16.

42

Tú los oirás en los cielos, y perdonarás el pecado de tus siervos y de tu pueblo Israel, y les enseñarás el buen camino para que anden en él, y darás lluvia sobre tu tierra, la cual diste por heredad a tu pueblo. 2 Cr. 6:27. Tú oirás desde los cielos, desde el lugar de tu habitación, y perdonarás, y darás a cada uno conforme a sus caminos, habiendo conocido su corazón; (porque solo tú conoces el corazón de los hijos de los hombres). 2. Cr. 6:30. Esto será holocausto continuo por vuestras generaciones a la puerta del tabernáculo del testimonio delante de Jehová, en el cual me concertaré con vosotros, para hablaros allí. Ex. 29:42. 2.4 ¿Podremos ofrecer el holocausto en un lugar que no sea escogido por Jehová Dios de Israel? Guárdate, que no ofrezcas tus holocaustos en cualquier lugar que vieras. Dt. 12:13. No podrás sacrificar la pascua en ninguna de tus ciudades, que Jehová tu Dios te da. Dt. 16:5. Y habló Jehová a Moisés, diciendo: Habla a Aarón y a sus hijos, y a todos los hijos de Israel, y díles: Esto es lo que ha mandado Jehová, diciendo. Lv. 17:1,2. Cualquier varón de la casa de Israel que degollara buey, o cordero, o cabra en el real, o fuera del real. Lv. 17:3. Y no trajere a la puerta del tabernáculo del testimonio, para ofrecer a Jehová delante del tabernáculo de Jehová, sangre será imputada al tal varón: sangre derramó; cortado será el tal varón de entre su pueblo. Lv. 17:4. 2.5. Mas el Príncipe de Israel el Ungido de Jehová, él dispondrá el Sacrificio del Altar y otros. Más del príncipe será el dar el holocausto, y el sacrificio, y la libación, en las solemnidades, y en las lunas nuevas, y en los sábados, y en todas las fiestas de la casa de Israel: él dispondrá la expiación, y el presente, y el holocausto, y los pacíficos, para expiar la casa de Israel. Ez. 45:17. Y díjome: Hijo del Hombre, así ha dicho el Señor Jehová: Estas son las ordenanzas del altar el día en que será hecho, para ofrecer sobre el holocausto, y para esparcir sobre él sangre. Ez. 43:18. Por siete días sacrificarán un macho cabrío cada día en expiación; asimismo sacrificarán el becerro de la vacada y un carnero sin tacha del rebaño. Ez. 43:25. Por siete días expiarán el altar, y lo limpiarán, y ellos henchirán sus manos. Ez. 43:26. Y acabados estos días, al octavo día, y en adelante, sacrificarán los sacerdotes sobre el altar vuestros holocaustos y vuestros pacíficos; y me seréis aceptos, dice el Señor Jehová. Ez. 43:27. La manifestación del HIJO DEL HOMBRE en el presente siglo, se realiza en el año 1955. Desde esa fecha en adelante, hemos recibido de nuestro Maestro las enseñanzas sobre la doctrina del holocausto y cuidadosamente estudiadas las profecías. ¿Para qué tiempo estaba ordenado realmente la ejecución del holocausto? A continuación se fundamenta sobre el tema: Por esto dijimos: Hagamos ahora por edificarnos un altar, no para holocausto ni para sacrificio. Jos. 22:26. Sino para que sea un testimonio entre nosotros y vosotros, y entre los que vendrán después de nosotros, de que podemos hacer el servicio de Jehová delante de él con nuestros holocaustos, con nuestros sacrificios, y con nuestros pacíficos; y no digan mañana vuestros hijos a los nuestros: Vosotros no tenéis parte en Jehová. Jos. 22:27. Nosotros, pues, dijimos: Si aconteciere que tal digan a nosotros, o a nuestras generaciones en lo por venir, entonces responderemos: Mirad el símil (parecido) del altar de Jehová, el cual hicieron nuestros padres, no para holocaustos o sacrificios, sino para que fuese testimonio entre nosotros y vosotros. Jos. 22:28. En aquel tiempo habrá altar para Jehová en medio de la tierra de Egipto, y el trofeo de Jehová junto a su término. Is. 19:19. Lo cual era figura de aquel tiempo presente, en el cual se ofrecían presentes y sacrificios que no podían hacer perfecto, cuanto a la conciencia, al que servía con ellos. He. 9:9. Sus caminos notificó a Moisés, y a los hijos de Israel sus obras. Sal. 103:7. Porque no hablé yo con vuestros padres, ni les mandé el día que los saqué de la tierra de Egipto, acerca de holocaustos y de víctimas. Jer. 7:22. Y será suave á Jehová la ofrenda de Judá y de Jerusalem, como en los días pasados, y como en los años antiguos. Mal. 3:4. 3. El Altar El Altar, es un lugar exclusivo donde se ofrece sacrificios o víctimas a Dios; que puede ser construido la base del altar de tierra amontonada, de piedra no labrada, y madera de (settin) de forma escalonada en 3 niveles, y en la parte superior del altar, se instalará el altar propiamente dicho el altar de bronce fundido o bruñido. Las profecías determinan en la sagrada Escritura, que en los tiempos de la restauración de todas las cosas, comprende el CULTO, nuevamente se ofrecerá el holocausto, como en los tiempos pasados: Hch. 3:21. Y para ejecutar estas ordenanzas es


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

de necesidad fundamental restablecer un ALTAR, de conformidad a la Legislación del Pentateuco. Ex. 27:1-7 y 38:1-7 En aquel tiempo habrá altar para Jehová en medio de la tierra de Egipto, y el trofeo de Jehová junto a su término. Is. 19:19. Y será por señal y por testimonio á Jehová de los ejércitos en la tierra de Egipto: porque a Jehová clamarán a causa de sus opresores, y él enviará salvador y príncipe que los libre. Is. 19:20. Por esto dijimos: Hagamos ahora por edificarnos un ALTAR, no para holocausto ni para sacrificio. Jos. 22: 26. Sino para que sea un testimonio entre nosotros y vosotros, y entre los que vendrán después de nosotros, de que podemos hacer el servicio de Jehová delante de él con nuestros holocaustos, con nuestros sacrificios, y con nuestros pacíficos; y no digan mañana vuestros hijos a los nuestros: Vosotros no tenéis parte en Jehová. Jos. 22: 27. Nosotros, pues, dijimos: Si aconteciere que tal digan a nosotros, o a nuestras generaciones en lo por venir, entonces responderemos: MIRAD EL SÍMIL DEL ALTAR DE JEHOVÁ, el cual hicieron nuestros padres, no para holocaustos o sacrificios, sino para que fuese testimonio entre nosotros y vosotros. Jos. 22:28. No con nuestros padres hizo Jehová este pacto, sino con nosotros todos los que estamos aquí hoy vivos. Dt. 5:3. Y dijo David: Esta es la casa de Jehová Dios, y este es el altar del holocausto para Israel. 1 Cr. 22:1. 4. Clasificación de Altares 4.1 Altar de Holocausto o Sacrificio. Ex. 27: 1. 4.2 Altar de Sahumerio. Ex. 30:1 5. Tipos de Altares de Holocausto o Sacrificio Existen varios tipos de altares para holocausto, según las ordenanzas de Jehová Dios de Israel, como son: altar de tierra, altar de piedra y altar de madera cubierto con oro o bronce. 5.1 Altar de tierra Altar de tierra harás para mí, y sacrificarás sobre él tus holocaustos y tus pacíficos, tus ovejas y tus vacas: en cualquier lugar donde yo hiciere que esté la memoria de mi nombre, vendré a ti, y te bendeciré. Ex. 20:24. 5.2 Altar de piedra Y si me hicieres altar de piedras, no las labres de cantería; porque si alzares tu pico sobre él, tú lo profanarás. Ex. 20: 25,26. Y edificarás allí altar a Jehová tú Dios, altar de piedras: no alzarás sobre ellas hierro. Dt. 27:5. De piedras enteras edificarás el altar de Jehová tu Dios; y ofrecerás sobre el holocausto á Jehová tu Dios. Dt. 27:6. Entonces Josué edificó un altar a Jehová Dios de Israel en el monte de Ebal. Jos. 8:30. Como Moisés, siervo de Jehová, lo había mandado a los hijos de Israel, como está escrito en el libro de la Ley de Moisés, un altar de piedra enteras sobre las cuales nadie alzó hierro: y ofrecieron sobre él holocaustos á Jehová, y sacrificaron víctimas pacíficas. Jos. 8:31. Edificó con las piedras un altar en el nombre de Jehová: después hizo una reguera alrededor del altar, cuanto cupieran dos satos de simiente. 1 R. 18:32. 5.3 Altar de metal o madera Harás también altar de madera de sittim de cinco codos de longitud, y de cinco codos de anchura; será cuadrado el altar, y su altura de tres codos. Ex. 27:1. Y harás sus cuernos a sus cuatro esquinas; los cuernos serán de lo mismo; y lo cubrirás de metal. Ex. 27:2. Hizo además un altar de bronce de veinte codos de longitud, y veinte codos de anchura, y diez codos de altura. 2 Cr. 4:1. Y el altar puede ser grande según las necesidades: También santificó Salomón el medio del atrio que estaba delante de la casa de Jehová, por cuanto había ofrecido allí los holocaustos, y los sebos de los pacíficos; porque en el altar de bronce que Salomón había hecho, no podían caber los holocaustos, y el presente, y los sebos. 2 Cr. 7:7. 5.4 El altar no tendrá gradas Y no subirás por gradas a mi altar, porque tu desnudez no sea junto a él descubierta. Ex. 20:26. Ez 43:17. 6. Ubicación del Altar de holocausto Después pondrás el altar del holocausto delante de la puerta del tabernáculo, del tabernáculo del testimonio. Y colocó el altar del holocausto a la puerta del tabernáculo, del tabernáculo del testimonio; y ofreció sobre el holocausto y presente; como Jehová había mandado a Moisés. Ex. 40:6,29. NOTA IMPORTANTE: Para dirigir o levantar el Altar, hay que tener presente, que la puerta del Tabernáculo del Testimonio o templo debe estar dirigido con dirección a la salida del sol, o sea hacia el oriente, de conformidad a la ordenanza de Jehová Dios de Israel: Y el área, de catorce codos de longitud, y catorce codos de anchura en sus cuatro lados, y de medio codo el borde alrededor: y el seno de un codo por todos lados; y sus gradas estaban al oriente. Ez. 43:17.

43

Así ha dicho el Señor Jehová: La puerta del atrio de adentro que mira al oriente, estará cerrada los seis días de trabajo, y el día del Sábado se abrirá: abriráse también el día de la nueva luna. Ez. 46:1. 7. Altar de Sahumerio Harás asimismo un altar de sahumerio de perfume: de madera de Sittim lo harás. Y lo pondrás delante del velo que está junto al arca del testimonio, delante de la cubierta que está sobre el testimonio, donde yo te testificaré de mí. Ex. 30:1,6 y 40:5,26. Y del Incensario o Braserillo Que sirve para incensar; después tomará el incensario lleno de brasas de fuego, del altar de delante de Jehová, y sus puños llenos del perfume aromático molido, meterálo del velo adentro: Lv. 16:12. Y pondrá el perfume sobre el fuego delante de Jehová, y la nube del perfume cubrirá la cubierta que está sobre el testimonio, y no morirá. Lv. 16:13. Nm. 16:46. Ap. 8:5. El incensario es transportable, pueden usar en las Iglesias o Templos, establecidos de la Congregación de Jehová Dios de Israel. Las medidas del incensario no especifica en las ordenanzas de Jehová, pero es recomendable que sea reglamentada y debe ser de bronce. En las Iglesias, solamente puede ministrar el Diácono nombrado y debe ceñirse a los reglamentos de los sacerdotes. 8. Medidas del Altar del Holocausto Las medidas del Altar del Holocausto, están definidas en cuanto a su tamaño y forma en las ordenanzas de Dios; según la cantidad de víctimas a ofrecerse: Harás también altar de madera de Sittim de cinco codos de longitud, y de cinco codos de anchura: será cuadrado el altar, y su altura de tres codos. Y harás sus cuernos a sus cuatro esquinas; los cuernos serán de lo mismo; y lo cubrirás de metal. Ex. 27:1,2. Y estas son las medidas del altar por codos (el codo de á codo y palmo). El seno, de un codo, y de un codo el ancho; y su remate por su borde alrededor, de un palmo. Este será el fondo alto del altar. Ez. 43:13. Y desde el seno de sobre el suelo hasta el lugar de abajo, dos codos, y la anchura de un codo: y desde el lugar menor hasta el lugar mayor, cuatro codos, y la anchura de un codo. Ez. 43:14. Y el altar, de cuatro codos, y encima del altar, cuatro cuernos. Y el altar tenía doce codos de largo, y doce de ancho, cuadrado a sus cuatro lados. Ez. 43:15,16. Y el área, de catorce codos de longitud, y catorce de anchura en sus cuatro lados, y de medio codo el borde alrededor: y el seno de un codo por todos lados; y sus gradas estaban al oriente. Ez. 43:17. Cuando las ofrendas para el sacrificio ser de mayor cantidad, se debe preparar o levantar un altar de mayor capacidad; de conformidad a las ordenanzas de Dios: También santificó Salomón el medio del atrio que estaba delante de la casa de Jehová, por cuanto había ofrecido allí los holocaustos, y los sebos de los pacíficos; porque en el altar de bronce que Salomón había hecho, no podían caber los holocaustos, y el presente, y los sebos. 2 Cr. 7:7. Hizo además un altar de bronce de veinte codos de longitud, y veinte codos de anchura, y diez codos de altura. 2 Cr. 4:1. 8.1 Medidas lineales que se debe usar en la construcción del Altar Palmo... del dedo pulgar al meñique ... 22.5 centímetros Codo ..... del codo a la punta de los dedos .. 0.45 centímetros Para convertir de codo a metro, se realiza una operación de multiplicación, es como sigue el ejemplo: Sabiendo que un codo es igual a 0.45 centímetros; entonces cuando dice: harás un altar de cinco codos de longitud, y cinco codos de anchura: será cuadrado, y su altura de tres codos. 1 codo es igual = 0.45 centímetros 5 codos x 0.45 = 2.25 centímetros 3 codos x 0.45 = 1.35 centímetros 9. El Altar y todas las cosas del Ministerio Sacerdotal deben ser ungidos y santificados Todas las cosas que están al servicio del tabernáculo del testimonio y del altar deben ser ungidas y consagradas, de acuerdo a las ordenanzas de Dios y conservarlos para tal fin. Y tomarás el aceite de la unción y ungirás el tabernáculo, y todo lo que está en él; y le santificarás con todos sus vasos, y será santo. Ex. 40:9. Ungirás también el altar del holocausto y todos sus vasos: y santificarás el altar, y será un altar santísimo. Asimismo ungirás la fuente y su basa, y la santificarás. Ex. 40:10,11. Y harás llegar a Aarón y a sus hijos a la puerta del tabernáculo del testimonio, y los lavarás con agua. Y harás vestir a Aarón las vestiduras sagradas, y lo ungirás, y lo consagrarás, para que sea mi sacerdote. Ex. 40:12,13. Después harás llegar sus hijos, y les vestirás las túnicas: y los ungirás como ungiste a su padre, y serán mis sacerdotes: y será


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

que su unción les servirá por sacerdocio perpetuo por sus generaciones. Ex. 40:14,15. Y sacrificarás el becerro de la expiación en cada día para las expiaciones; y purificarás el altar en habiendo hecho expiación por él, y lo ungirás para santificarlo. Ex.29:36. Ez. 43:19,20,21,23,24,25. Por siete (7) días expiarás el altar, y lo santificarás, y será un altar santísimo: cualquiera cosa que tocare al altar, será santificada. Ex. 29:37. Ez. 43:26. Y acabados estos días, al octavo día, y en adelante, sacrificarán los sacerdotes sobre el altar vuestros holocaustos y vuestros pacíficos; y me seréis aceptos, dice el Señor Jehová. Ez. 43:27. Cuando hablamos del Santuario de Jehová, Dios de Israel; tenemos que especificar con claridad para poder entender el significado simbólico del santuario propiamente dicho: el santuario terrenal, que en su conjunto está compuesto por varios secciones, como son: el lugar santísimo, el lugar santo, todo esto comprende el tabernáculo del testimonio; después tenemos la fuente de agua y por último el altar de holocausto. Ahora, en el caso del Santuario Celestial es muy diferente al anterior, porque este santuario está representado por una persona simbólicamente y esto hay que comprender y descifrar. TITULO IV ORDENES JERÁRQUICAS DEL SACERDOCIO CAPITULO I Ordenes, Jerarquías del Sacerdocio, el Holocausto y sus Leyes, Instalación, Ceremonias, Ritos y Normas Morales ARTÍCULO 37.- Ordenes del Sacerdocio Real: 1. AARONICO O LEVITICO: Está representado por el Sacerdote, Aarón y sus hijos. 2. MELCHISEDEC: Fue Rey y Sacerdote. Jesucristo = Ezequiel Ataucusi Gamonal. 1. Aarónico o Levítico. 1.1 Hechos históricos de la Institución del Sacerdocio Aarónico. Aarón, hermano mayor de Moisés, de la tribu de Leví y personaje importante que participó en los acontecimientos del Éxodo. Oyó Dios el gemido de los israelitas, y atendió a sus quejas, acordándose del pacto que había hecho con Abraham, Isaac y Jacob. Ex. 2:24. Entonces Jehová llamó a Moisés, para que envíe ante Faraón, para que libere a los hijos de Israel, de Egipto. Y Moisés no aceptó la propuesta de Dios; debido a que Moisés se resistió de ir ante Faraón y decía que él era tardo en el habla y torpe de lengua. Entonces, Jehová se enojó contra Moisés, y elige a Aarón como intérprete o portavoz de Moisés a causa de su elocuencia: Ex. 3:10,11 y 4:14-16. Aarón fue al monte de Sinaí a encontrarse con Moisés, y allí se le informó sobre el trascendental alcance del propósito divino con respecto a la liberación de Israel de Egipto. Ex. 4:27-30. Una vez de regreso, Aarón empezó a servirle de “boca” a Moisés, hablando en su nombre a los ancianos de Israel y ejecutando señales milagrosas como prueba del origen divino de sus mensajes. Llegó el tiempo de comparecer ante la corte del Faraón. A los 83 años Aarón tuvo que enfrentarse como vocero de Moisés, a aquel altivo gobernante. Jehová le explicó a Moisés: “Mira, te he hecho Dios para Faraón, y Aarón tu propio hermano llegará a ser tu profeta”. Ex. 7:1,7. Fue Aarón quien ejecutó la primera señal milagrosa ante Faraón y sus sacerdotes practicantes de magia, y, mas tarde, fue él quien, por orden de Moisés, extendió la vara de este, señalando así el comienzo de las diez plagas: Ex. 7:9-12,19,20. 1.2 Constitución del Sacerdocio Aarónico o Levítico Nm. 3: 10. De acuerdo al mérito que hizo Aarón, le fueron conferidos grandes privilegios, poco después de la salida de Egipto, en el año 1512 a. E.C. Moisés ordena a Aarón: Toma un vaso, y pon en el un gomer lleno de maná, y ponlo delante de Jehová, para que sea guardado para vuestros descendientes. Y Aarón lo puso delante del Testimonio para guardarlo, como Jehová lo mandó a Moisés. Por ese entonces aún no existía la tienda de reunión ni el arca del pacto. Ex. 16:33,34. Posteriormente, a Aarón se le asignó al cargo de la tienda sagrada y del Arca. Se dice específicamente que a Aarón y a sus hijos, además de los 70 ancianos de Israel, se les concedió el privilegio de acercarse al monte Horeb, donde tuvieron una visión de Dios. Ex. 24: 1, 2, 9, 10, 11. Jehová Dios de Israel, hizo la primera referencia con intención de apartar a Aarón y a sus hijos para el sacerdocio cuando dio instrucciones a Moisés para confeccionar las prendas sacerdotales. Éxodo cap. 28. Después de comunicarle estas instrucciones, Jehová le explicó el procedimiento que debería seguir para la instalación del sacerdocio y luego dio a conocer claramente su propósito: “El Sacerdocio tiene que venir a ser de ellos por estatuto perpetuo”. Ex. 29:9. 1.3 Instalación del Sacerdocio Aarónico o Levítico De acuerdo con la majestad y pureza de Jehová, Aarón y sus hijos no podían realizar función sacerdotal alguna hasta que fuesen

44

santificados y facultados mediante la ceremonia de la instalación. Éxodo cap. 29, que ofició Moisés en calidad de mediador del pacto de la Ley. Moisés invistió a Aarón con los deberes sagrados como representante de Dios en una ceremonia de instalación que duró siete días. La importancia que ha tenido esta ceremonia es uno de los aspectos más significativos, la unción de Aarón al derramar sobre su cabeza el aceite santo, cuya preparación se hizo de acuerdo con las instrucciones dadas por Dios. Lv. 8:1,2,13. Ex. 30:22–25,30-33. Aarón fue ungido, como SACERDOTE; no sólo se le puso a la cabeza de todo el sacerdocio, sino que además Dios indicó que de su linaje o casa tendrían que venir todos los futuros sacerdotes. A Aarón y su casa se les menciona con honor en el pacto de la Ley, y Dios lo escogió para que desempeñara el cargo de SACERDOTE. Ex. 28:1-3. A los Sacerdotes que sucedieron a Aarón se les llama “UNGIDOS”. Ex. 40:12-15. Nm.18:1-8.

1.4 El Sumo Sacerdote Es el principal representante del pueblo ante Dios que tenía a su cargo la supervisión de los demás sacerdotes. En la Biblia se usan diversos términos para designar al Sumo Sacerdote: “El sumo = gran sacerdote”. Nm. 35:25,28. “Sacerdote Ungido” Ex. 40:13. Lv. 8:12. Lv. 4:3. “Sumo Sacerdote” 2 Cr. 26:20. “Sacerdotes principales” Mt. 2:4. Mr. 8:31. Si pues la perfección era por el sacerdocio Levítico (porque debajo de él recibió el pueblo la ley) ¿qué necesidad había aún de que se levantase otro sacerdote según el Orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el Orden de Aarón? Pues mudado el sacerdocio, necesario es que se haga también mudanza de la ley, al respecto del Sacerdocio. He. 7:11,12. En el sacerdocio de orden aarónico fueron constituidos muchos sacerdotes, solamente asistían al Altar y a enseñar al pueblo, mas no gobernaban, pero la muerte les impedía continuar en sus funciones y no podían permanecer eternamente y habían muchos desperfectos en sus funciones ministeriales. Porque la ley constituye sacerdotes a hombres flacos; más la palabra del juramento, después de la ley, constituye al Hijo hecho perfecto para siempre. Más éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable y es intransferible. He. 7:23,28,24. Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se allegan. Empero en estos sacrificios cada año se hace conmemoración de los pecados. He. 10:1,3. Sin embargo, de acuerdo a estos fundamentos bíblicos anteriores, trata de explicar que el pacto del sacerdocio Aarónico fue contaminado Nm 25:13. Neh 13:29. Mal 2:8. Y por estas causas, paulatinamente perdió su valor de su Ministerio; pero, para poder entender éstos argumentos tenemos que recurrir a la información de los hechos históricos y sus acciones del pueblo de Israel del Antiguo Testamento, para hallar una explicación razonable; sobre el porqué, el Sacerdocio Aarónico pierde el derecho sacerdotal. Y Moisés subió a Dios; y Jehová lo llamó desde el monte, diciendo: Así dirás a la casa de Jacob, y denunciarás a los hijos de Israel: Vosotros visteis lo que hice a los Egipcios y como os tomé sobre las alas de águilas, y os he traído a mí. Ahora pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. Y vosotros seréis mi reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel. Ex. 19:3,4,5,6. 1 P. 2:9. Los hijos de Israel, una vez liberada fueron constituidos un pueblo exclusivo al servicio de Dios; teniendo esta consideración por parte de Dios, no obedecieron su pacto concertado en Sinaí. Si no, volvieron hacer lo malo en los ojos de Jehová desde el éxodo hasta la división del reino de Israel. Por estas causas: Jehová protesta entonces contra Israel y contra Judá, por mano de todos los profetas, y de todos los videntes, diciendo: Volveos de vuestros malos caminos, y guardad mis mandamientos y mis ordenanzas, conforme a todas las leyes que yo prescribí a vuestros padres, y que os he enviado por mano de mis siervos los profetas. 2 R. 17:13-23. Porque los hijos de Israel y los hijos de Judá no han hecho sino lo malo delante de mis ojos desde su juventud: porque los hijos de Israel no han hecho más que provocarme a ira con la obra de sus manos, dice Jehová. Jr. 32:30. Y dijo Jehová: También he de quitar de mi presencia á Judá, y como quité a Israel, y abominaré a esta ciudad que había escogido,


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

á Jerusalem, y a la casa de la cual había yo dicho: Mi nombre será allí. 2 R. 23: 27. Y no obedecimos a la voz de Jehová nuestro Dios, para andar en sus leyes, las cuales puso él delante de nosotros por mano de sus siervos los profetas. Dn. 9:10. Y todo Israel traspasó tu ley apartándose para no oír tu voz: por lo cual ha fluido sobre nosotros la maldición, y el juramento que está escrito en la ley de Moisés, siervo de Dios; porque contra él pecamos. Dn. 9:11. Por tanto el Santo de Israel dice así: Porque desechasteis esta palabra, y confiasteis en violencia y en iniquidad, y en ello os habéis apoyado; Is. 30:12. Por tanto os será este pecado como pared abierta que se va a caer, y como corcova en alto muro, cuya caída viene súbita y repentinamente. Is. 30:13. Jehová no querrá perdonarle; antes humeará luego el furor de Jehová y su celo sobre el tal hombre, y asentaráse sobre él toda maldición escrita en este libro, y Jehová raerá su nombre de debajo del cielo: Dt. 29:20. Y apartarálo Jehová de todas las tribus de Israel para mal, conforme a todas las maldiciones del pacto escrito en este libro de la ley. Dt. 29:21. 2 Cr. 24:40. Y Samuel dijo: ¿Tiene Jehová tanto contentamiento en los holocaustos y víctimas, como obedecer a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios; y el prestar atención que el sebo de los carneros: 1 S. 15: 22. Era pues el pecado de los mozos muy grande delante de Jehová; porque los hombres menospreciaban los sacrificios de Jehová. 1 S. 2:17. ¿Por qué habéis hollado mis sacrificios y mis presentes, que yo mandé ofrecer en el tabernáculo; y has honrado a tus hijos más que a mí, engordándoos de lo principal de todas las ofrendas de mi pueblo Israel? 1 S. 2:29. Entonces Samuel dijo a Saúl: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tú Dios, que él te había intimado; porque ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre. 1 S. 13:13. Y ACABADAS estas cosas, los príncipes se llegaron a mí, diciendo: El pueblo de Israel, y los sacerdotes y Levitas, no se han apartado de los pueblos de las tierras, de los Cananeos, Hetheos, Pherezeos, Jebuseos, Ammonitas, y Moabitas, Egipcios, y Amorrheos, haciendo conforme a sus abominaciones. Esd. 9:1. Porque han tomado de sus hijas para sí y para sus hijos, y la simiente santa ha sido mezclada con los pueblos de las tierras; y la mano de los príncipes y de los gobernadores ha sido la primera en esta prevaricación. Esd. 9:2. Asimismo la ingratitud del pueblo de Israel y la infidelidad de los sacerdotes; ahora Jehová se dirige directamente a los Sacerdotes que desprecian su nombre. Mientras tratan de justificarse, Jehová señala a sus sacrificios de animales ciegos, cojos y enfermos, ¿no es malo? Preséntalo pues a tu príncipe: ¿acaso se agradará de ti o le serás acepto? Dice Jehová de los ejércitos. Mal. 1:6,7,8, vers. 12, 3,14. Jehová da un mandamiento a los Sacerdotes, diciendo, que si no ponen en su corazón este consejo, enviaré maldición sobre vosotros, y maldeciré vuestras maldiciones; y aún las he maldecido, porque no lo ponéis en vuestro corazón. Mal. 2:1,2,3,4,5,6. Porque los labios de los sacerdotes han de guardar la sabiduría, y de su boca buscarán la ley; porque mensajero es de Jehová de los ejércitos. Más vosotros os habéis apartado del camino; habéis hecho tropezar a muchos en la ley; habéis corrompido el pacto de Leví, dice Jehová de los ejércitos. Mal. 2:7,8. Por tanto, yo también os torné viles y bajos a todo el pueblo, según que vosotros no habéis guardado mis caminos, y en la ley tenéis acepción de personas. Porque misericordia quise, y no-sacrificio; y conocimiento de Dios más que holocaustos. Andad pues, y aprende qué cosa es: Misericordia quiero, y no-sacrificio: porque no he venido a llamar justos, sino pecadores a arrepentimiento. Mal. 2:9. Os. 6:6. Mt. 9:13. Y se responderá: Por cuanto dejaron a Jehová Dios de sus padres, el cual los sacó de la tierra de Egipto, y han abrazado dioses ajenos, y los adoraron y sirvieron: por eso él ha traído todo este mal sobre ellos. 2 Cr. 7:22. Por tanto, así ha dicho Jehová: ¿Por haberos multiplicado más que a las gentes que están alrededor de vosotros, no habéis andado en mis mandamientos, ni habéis guardado mis leyes? Ni aun según las leyes de las gentes que están alrededor de vosotros habéis hecho. Ez. 5:7. Y los hijos se rebelaron contra mí: no anduvieron en mis ordenanzas, ni guardaron mis derechos para ponerlos por obra, los cuales el hombre que los cumpliere, vivirá en ellos; profanaron mis sábados. Dije entonces que derramaría mi ira sobre ellos, para cumplir mi enojo en ellos en el desierto. Ez. 20:21. Y apartaré de entre vosotros los rebeldes, y los que se rebelaron contra mí: de la tierra de sus destierros los sacaré, y a la tierra de Israel no vendrán; y sabréis que yo soy Jehová. Ez. 20:38.

45

Por estas causas Jehová Dios de Israel, ha determinado establecer un nuevo pacto, con un sacerdocio según el Orden de Melchisedec: Mas éste es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en sus entrañas, y escribiréla en sus corazones; y seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Jer. 31:33. He. 10:16 y 8:10. Si pues la perfección era por el sacerdocio Levítico (porque debajo de él recibió el pueblo la ley) ¿qué necesidad había aún de que se levantase otro sacerdote según el orden de Melchisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón? He. 7:11. Pues mudado el sacerdocio, necesario es que se haga también mudanza de la ley. He. 7:12. Porque aquel del cual esto se dice, de otra tribu es, de la cual nadie asistió al altar. He. 7:13. Mas ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, el cual ha sido formado sobre mejores promesas. Porque si aquel primero fuera sin falta, cierto no se hubiera procurado lugar de segundo. He. 8:6,7. Mas estando ya presente Cristo el Hijo de Dios, pontífice de los bienes que habían de venir, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es a saber, no de esta creación. He. 9:11. Así también Cristo no se glorificó a sí mismo haciéndose Pontífice, más el que le dijo: Tú eres mi Hijo, Yo te he engendrado hoy; como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote eternamente, según el Orden de Melchisedec. He. 5:5,6, 0 y 6:20. 2. Establecimiento del Sacerdocio según el Orden de Melchisedec Melchisedec, Rey de Justicia y “Sacerdote del Dios Altísimo” Jehová: Melchisedec, es el primer sacerdote que fue nombrado en Salem, ciudad antigua donde Melchisedec fue Rey y Sacerdote, sin padre, sin madre, sin linaje; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, mas hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre. Gn. 14:18. He. 7:1–10. A diferencia del Orden Aarónico, el sacerdocio del orden de Melchisedec fue establecido con juramento y promesa que Dios confiere directamente a su Hijo, de manera que la consagración de Melchisedec no Rey de Justicia, fue hecha por las normas ceremoniales establecidas en Israel. Además, el sacerdocio de Melchisedec es de orden más elevado y que sobrepasa en excelencia al sacerdocio Aarónico o Levítico: He. 7:21. Sal. 110:4. He. 7:16,26,28. Así que, la suma acerca de lo dicho es: Tenemos tal pontífice que se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos; Ministro del Santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que el Señor asentó, y no-hombre. Porque todo pontífice es puesto para ofrecer presentes y sacrificios; por lo cual es necesario que también éste tuviese algo que ofrecer. He. 8:1,2,3. Más del príncipe será el dar el holocausto, y el sacrificio, y la libación, en las solemnidades, y en las lunas nuevas, y en los sábados, y en todas las fiestas de la casa de Israel: él dispondrá la expiación, y el presente, y el holocausto, y los pacíficos, para expiar la casa de Israel. Ez. 45:17. Ordenanzas Y díjome: Hijo del Hombre, así ha dicho el Señor Jehová: Estas son las ordenanzas del altar el día en que será hecho, para ofrecer sobre el holocausto, y para esparcir sobre él sangre. Ez. 43:18. Restauración Finalmente, en la restauración de todas las cosas que Jehová ha mandado por mano de su siervo Moisés, se ejecutarán la restauración como fue establecido en el principio; pero habrá ciertas reformas en el servicio del Santuario. El Sacerdocio del Orden de Melchisedec, es igual al Sumo Sacerdote, principal representante del pueblo ante Dios y tiene a su cargo la supervisión de los demás sacerdotes; y además asumirá con responsabilidad la administración de todo lo concerniente a los Ritos Ceremoniales que especifican en la Legislación Levítica; y los Sacerdotes llamados o nombrados por el Sumo Sacerdote, que constituyen según el Orden del Sacerdocio Aarónico o Levítico, cumplirán sus funciones, de acuerdo a sus atribuciones. Nm. 15:23. 2.1 Sumo Sacerdote (Sacerdote General) Es el principal representante del pueblo ante Dios que tenía a su cargo la supervisión de los demás sacerdotes de orden Aarónico. El Sacerdote General o el sacerdote principal, según el Orden de Melchisidec, nombrado de Jehová, el sumo-sacerdote de Israel del nuevo pacto. He. 5:4,5,6. El sacerdocio de Israel del antiguo pacto empezó con Aaron, y su sucesor era su hijo primogénito, a menos que ese hijo muriese o se le inhabilitase, como sucedió en el caso de los dos hijos mayores de Aarón, que pecaron contra Jehová y murieron. Lv. 10:1,2. Los requisitos para desempeñar ese cargo eran muy rígidos, en vista de la dignidad de ese puesto, la intimidad de que disfrutaba el principal sacerdote, con Jehová al representar a la nación ante Él y también del significado típico del sumo sacerdocio, que tenía que establecerse, según la orden del Sacerdocio de Melchisedec.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Después de comunicarle estas instrucciones, Jehová le explicó el procedimiento que debería seguir para la instalación del sacerdocio. Porque, si no hubiese realizado dicha ceremonia, Aarón y sus hijos no podían realizar función sacerdotal hasta que fuesen santificados y facultados mediante la ceremonia de la instalación. En la actualidad, en el nuevo pacto el sacerdocio de la orden Aarónico cumplirá sus funciones de acuerdo a las prescripciones de la legislación levítica, en constante coordinación con el sacerdote de la orden de Melchisedec (sumo-sacerdote). 2.2 Sacerdotes del Orden Aarónico o Levítico El Sacerdote, es el hombre consagrado al servicio exclusivo de Dios, ungido y ordenado para ministrar el culto divino y que pueda ofrecer presentes y sacrificios al ser Supremo y Majestad del Cielo. Además constituye la autoridad responsable en la Administración del Santuario o Tabernáculo del Testimonio y en el Altar. 2 Cr. 19:11. Ez. 45:17. 1 S. 2:28. 2.3 Funciones fundamentales de los Sacerdotes Ofreció asimismo el presente, e hinchió de él su mano, y lo hizo quemar sobre el altar, además del holocausto de la mañana. Lv. 9:7. Y limpiará el santuario, de las inmundicias de los hijos de Israel, y de sus rebeliones, y de todos sus pecados: de la misma manera hará también al tabernáculo del testimonio, el cual reside entre ellos en medio de sus inmundicias. Lv. 16:16. He aquí los órdenes de los sacerdotes y de los levitas, para todo el ministerio de la Casa de Dios. 1 Cr. 28:21,13. Más tú pondrás a los levitas en el tabernáculo del testimonio y sobre todos sus vasos, y sobre todas las cosas que le pertenecen: ellos llevarán el tabernáculo y todos sus vasos, y ellos servirán en él, y asentaran sus tiendas alrededor del Tabernáculo. Nm. 1:50. Mas tú y tus hijos contigo guardareis vuestro sacerdocio en todo negocio del Altar, y del velo adentro, y ministrareis. Yo os he dado en don el servicio de vuestro sacerdocio; y el extraño que se llegare, morirá. Nm. 18:7. Y tendrás la guarda del santuario, y guarda del altar, para que no sea más la ira sobre los hijos de Israel. Nm. 18:5. Capitulo II El Holocausto Sagrado a Jehová ARTÍCULO 38.- El Holocausto, deriva de dos voces o palabras griegas: holos y kaustos, que quiere decir, TODO y QUEMADO. Asimismo la palabra holocausto en Hebreo olah, alah, “HACER ASCENDER” se traduce holocausto, transcripción del término griego usado en la versión LXX y en el Nuevo Testamento griego holos - kaustos, y denota quemar totalmente. Se refiere a la combustión total de la víctima ofrendada, después de haberse impuesto sobre la ofrenda las manos y degollada y preparada de acuerdo a las prescripciones de la ley ceremonial. Según la ley ceremonial Israelita, se tenían que ofrecer dos holocaustos a diario, el uno por la mañana y otro por la tarde, lo que recibe el nombre de “holocausto continuo”. También había holocaustos establecidos de acuerdo a la ley, ofrecidos por los fieles en cumplimiento de diversas ordenanzas con respecto a ritos de Consagración, y otros. Holocausto sagrado pasado - presente 1.- Esta es la Ley del Holocausto Esta es la ley del holocausto, del presente, de la expiación por el pecado, y de la culpa, de las consagraciones, y del sacrificio de paces: La cual intimó Jehová a Moisés, en el monte de Sinaí, el día que mandó a los hijos de Israel que ofreciesen sus ofrendas a Jehová en el desierto de Sinaí. Lv. 7:37,38. De conformidad a estas disposiciones, las ofrendas se determinan en dos clases: holocausto propiamente dicho y para la expiación; por las razones siguientes: a) En las solemnidades, tres veces en el año, en la fiesta de los panes ázimos, en la fiesta de las semanas, y en la fiesta de las cabañas; y no parecerá vacío delante de Jehová, sino, cada uno con el don de su mano, que son las ofrendas. Los sacerdotes dispondrán de las ofrendas, para presentar delante de Jehová, en el altar de holocausto y el otro para la expiación, conforme a Ley. Dt. 16:16,17. b) El gran día de la reconciliación, el diez de octubre; toda la congregación de los hijos de Israel se presentarán delante de Jehová, para ofrecer los sacrificios de holocausto y expiación; como está escrito en la ley de Jehová: Y de la congregación de los hijos de Israel tomará dos machos de cabrío para expiación, y un carnero para holocausto. Lv. 16:5. c) Cuando la persona sea hombre o mujer que cometiere alguno de todos los pecados de los hombres, haciendo prevaricación contra Jehová, y delinquiere aquella persona, confesarán su pecado que cometieron, y compensarán su ofensa enteramente; trayendo sus presentes el uno para la expiación por su pecado que ha cometido, y el otro para holocausto, con su respectiva presente, y más el quinto sobre ello, y lo darán a aquel contra quien pecaron. Nm. 5:6,7. Lv. 5:5,6,7. d) Para circuncisión de los niños a los ocho días nacidos y las niñas a los dieciseis días; presentarán sus ofrendas delante de

46

Jehová, uno para holocausto y el otro para la expiación. Lv. 12:4,5. e) Para la purificación de la mujer, cuando los días de su purgación fueren cumplidos, por hijo o por hija, traerá su ofrenda, uno para holocausto y el otro para expiación, a la puerta del tabernáculo del testimonio. Lv. 12:6,7,8. f) Para la consagración de la contaminación del voto de nazareato, presentarán sus ofrendas, uno para holocausto y el otro para expiación, delante de Jehová. Nm. 6:14. g) Para la purificación de las impurezas legales del hombre y de la mujer, del flujo de su sangre y cuando se hubiere limpiado de su flujo, se presentará delante de Jehová, con su ofrenda, el uno por el pecado, y el otro para holocausto. Lv. 15:25,28,30. 2. OFRENDA DE OBLACION Las ofrendas de oblación son incruentes o sin sangre, que consiste en flor de harina de trigo sin levadura. La oblación consistía en flor de harina, sin levadura alguna, amasada con aceite, y untado todo ello con aceite e incienso y que se quemaba en el altar; también sé hacía en forma de tortas, cocido en un horno, o en una cazuela o sartén, solo una parte de la harina y del aceite, Pero todo el incienso, se quemaba sobre el altar, como olor grato a Jehová.

Preparando la Oblación de Ofrenda 2.1 Fundamentos de la Ofrenda de Oblación: Y cuando alguna persona ofreciere oblación de presente a Jehová, su ofrenda será flor de harina, sobre la cual echará aceite, y pondrá sobre ella incienso. Lv. 2:1. Y la traerá a los sacerdotes, hijos de Aarón; y de ello tomará el sacerdote su puño lleno de su flor de harina y de su aceite, con todo su incienso, y lo hará arder sobre el altar: ofrenda encendida para recuerdo, de olor suave a Jehová. Lv. 2:2. Y cuando ofrecieres ofrenda de presente cocida en horno, será de tortas de flor de harina sin levadura, amasadas con aceite, y hojaldres sin levadura untadas con aceite. Lv. 2:4. Mas si tu presente fuere ofrenda de sartén, será de flor de harina sin levadura, amasada con aceite, Lv. 2:5. La cual partirás en piezas, y echarás sobre ella aceite: es presente. Lv. 2:6. Y si tu presente fuere ofrenda cocida en cazuela, haráse de flor de harina con aceite. Lv. 2:7. Y traerás a Jehová la ofrenda que se hará de estas cosas, y la presentarás al sacerdote, el cual la llegará al altar. Lv. 2:8. Y tomará el sacerdote de aquel presente, en memoria del mismo, y harálo arder sobre el altar; ofrenda encendida, de suave olor a Jehová. Lv. 2:9. En la ofrenda de las primicias las ofreceréis a Jehová: mas no subirán sobre el altar en olor de suavidad. (no acompañar la víctima). Lv. 2:12. Y si ofrecieres a Jehová presente de primicias, tostarás al fuego las espigas verdes, y el grano desmenuzado ofrecerás por ofrenda de tus primicias. Lv. 2:14. Y sazonarás toda ofrenda de tu presente con sal; y no harás Presente de primicias espigas verdes que falte jamás de tu presente la sal de la alianza de tu Dios: en toda ofrenda tuya ofrecerás sal. Lv. 2:13. Y pondrás sobre ella aceite, y pondrás sobre ella incienso: es presente. Lv. 2:15. Y el sacerdote hará arder, en memoria del don, (manos) parte de su grano desmenuzado, y de su aceite con todo su incienso; es ofrenda encendida a Jehová. Lv. 2:16. Y Jehová será conocido de Egipto, y los de Egipto conocerán a Jehová en aquel día; y harán sacrificio y oblación; y harán votos a Jehová, y los cumplirán. Is. 19:21. Advertencia: Y la sobra del presente será de Aarón y de sus hijos:(casa real) es cosa santísima de las ofrendas que se queman a Jehová. Lv. 2:3. Lv. 2:10. Ningún presente que ofreciereis a Jehová, será con levadura: porque de ninguna cosa leuda, ni de ninguna miel, se ha de quemar ofrenda a Jehová. Lv. 2:11. 3. OFRENDA DE PRESENTE Es una ofrenda de expresión común, de respeto y reconocimiento, que hace el oferente de su presencia, delante del ser Supremo


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Jehová Dios de Israel. El propósito de las ofrendas de presente, generalmente era para obtener un favor o asegurarse una recepción o aceptación favorable. Las ofrendas de presente también consistían mayormente en dinero y otras cosas; también hubo ofrendas de presente en animales.

Ofrenda de Presente 3.1 Fundamentos de la Ofrenda de Presente: Y esta es la ley del presente: Han de ofrecerlo los hijos de Aarón delante de Jehová, delante del altar. Lv. 6:14. Y tomará de él un puñado de la flor de harina del presente, y de su aceite, y todo el incienso que está sobre el presente, y harálo arder sobre el altar por memoria, en olor suavísimo a Jehová. Lv. 6:15. Y sazonarás toda ofrenda de tu presente con sal; y no harás que falte jamás de tu presente la sal de la alianza de tu Dios: en toda ofrenda tuya ofrecerás sal. Lv. 2:13. Asimismo todo presente que se cociere en horno, y todo el que fuere aderezado en sartén, o en cazuela, será del sacerdote que lo ofreciere. Lv 7:9. Y todo presente amasado con aceite, y seco, será de todos los hijos de Aarón, tanto al uno como al otro. Lv. 7:10. Y una décima de flor de harina amasada con aceite, en ofrenda por presente con cada cordero: holocausto de olor suave, ofrenda encendida a Jehová. Nm. 28:13. Esto será tuyo de la ofrenda de las cosas santas reservadas del fuego: toda ofrenda de ellos, todo presente suyo, y toda expiación por el pecado de ellos, y toda expiación por la culpa de ellos, que me han de presentar, será cosa muy santa para ti y para tus hijos. Nm. 18:9. Por tanto, si trajeres tu presente al altar, y allí te acordares de que tú hermano tiene algo contra ti, Mt. 5:23. Deja allí tu presente delante del altar, y vete, vuelve primero en amistad con tu hermano, y entonces ven y ofrece tu presente. Mt. 5:24. Entonces Jesús le dijo: Mira, no lo digas a nadie; mas ve, muéstrate al sacerdote, y ofrece el presente que mandó Moisés, para testimonio a ellos. Mt. 8:4. Y las hijas de Tiro vendrán con presente; Implorarán tu favor los ricos del pueblo. Sal. 45:12. Los reyes de Tharsis y de las islas traerán presentes: Los reyes de Sheba y de Seba ofrecerán dones. Sal. 72:10. Y entrando en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron dones, oro e incienso y mirra. Mt. 2:11. 4. PRESENTE DE COSAS Y durmió allí aquella noche, y tomó de lo que le vino a la mano un presente para su hermano Esaú. Gn. 32:13. Entonces Israel su padre les respondió: Pues que así es, hacedlo; tomad de lo mejor de la tierra en vuestros vasos, y llevad a aquel varón un presente, un poco de bálsamo, y un poco de miel, aromas y mirra, nueces y almendras. Gn. 43:11. Y tomó Isaí un asno cargado de pan, y una vasija de vino y un cabrito, y enviólo a Saúl por mano de David su hijo. 1 S.16:20. Y toma en tu mano diez panes, y turrones, y una botija de miel, y ve a él; que te declare lo que ha de ser de este mozo. 1 R. 14:3. Y todos le llevaban cada año sus presentes: vasos de oro, vasos de plata, vestidos, armas, aromas, caballos y acémilas. 1 R. 10:25. 5. PRESENTE DE ANIMALES Y traían de los Filisteos presentes a Josaphat, y tributos de plata. Los Arabes también le trajeron ganados, siete mil y setecientos carneros y siete mil y setecientos machos de cabrío. 2 Cr. 17:11. Capítulo III Instalación Sacerdotal ARTÍCULO 39.- La "instalación" es la acción de llenar la mano de poder o facultar al Sacerdote. Ex. 29:22, Ez. 43:26. La ceremonia de instalación duró siete días, Jehová había escogido a la familia sacerdotal y había ordenado a Moisés, el hermano de Aarón, que efectuase la ceremonia de santificación e instalación del sacerdocio como mediador del pacto de la Ley. Las instrucciones para el procedimiento. Ex. 24:12. El primer día, con la presencia de Jehová representada por la columna de nube encima del tabernáculo Ex. 40:33-38. Moisés reunió todo lo necesario para el sacrificio: el becerro, los dos carneros, la cesta de panes sin levadura, Ex. 29:1-3. El aceite de la

47

unción y las prendas de vestir sacerdotales. Tal como se le había mandado, representantes de toda las Tribus, para que se reuniesen a la entrada del Tabernáculo de Testimonio. Moisés lavó a Aarón y a sus hijos, Nadab, Abihú, Eleazar e Itamar (o les ordenó que se lavasen) en la fuente de Bronce que estaba en el patio, y luego colocó sobre Aarón las vestiduras gloriosas de sumo sacerdote. Nu. 3:2, 3. Ataviado con hermosas prendas de vestir, Aarón recibió las vestiduras que representaban las cualidades y responsabilidades de su cargo. Después Moisés ungió el tabernáculo, todo el mobiliario y sus utensilios, así como el altar de la ofrenda quemada, la fuente de Bronce y los utensilios relacionados con este servicio. Con este procedimiento se santificó todo lo mencionado y se reservó para el uso y servicio exclusivo de Dios a partir de entonces. Finalmente, Moisés ungió a Aarón derramándole el aceite sobre la cabeza. Lv. 8:6-12. Ex. 30:22-33. A continuación Moisés vistió a los hijos de Aarón, después de lo cual hizo que tanto Aarón como sus hijos pusiesen sus manos sobre la cabeza del becerro de la ofrenda por el pecado. Después de degollar el becerro, Moisés puso parte de la sangre sobre el altar y vertió el resto en su base, lo que simbolizaba la limpieza de la contaminación; también se salpicaba parte de la sangre sobre el altar cuando se presentaban otras ofrendas. Lv. 1:5,11. 3:2. 4:6. 16:18. Lv. 16:14. Como en el caso de otras ofrendas por el pecado, se colocaban sobre el altar la grasa de los intestinos, el apéndice del hígado y los dos riñones con su grasa. Lv. 4:8-10,20,26,31. Uno de los sacerdotes llevaba fuera del campamento el resto del Becerro, con su piel y estiércol, para quemarlo. Lv. 8:13-17. Luego Aarón y sus hijos colocaron sus manos sobre el carnero de la ofrenda quemada, tras lo cual fue degollado y se salpicó sobre el altar parte de su sangre. Posteriormente se cortó en trozos el carnero, se lavó y se quemó sobre el altar, salvo el estiércol y la piel. Lv. 7:8. Después los sacerdotes colocaron las manos sobre el otro carnero, el "carnero de la instalación", y lo sacrificaron. En este caso la sangre se usó de manera diferente: parte se puso sobre el lóbulo de la oreja derecha, el dedo pulgar derecho y el dedo gordo del pie derecho de Aarón y de sus hijos; por lo tanto, cuando ofrecieran sacrificios tenían que usar plenamente las facultades que representaban esos miembros. Moisés salpicó sobre el altar el resto de la sangre. Lv. 8:22-24. Antes de que se ofreciese de la manera habitual, la grasa que se hallaba alrededor de los órganos del carnero, se colocó sobre la pierna derecha del animal, junto con cada una de las tres clases de panes sin levadura que se hallaban en la cesta. Luego, todo esto se puso sobre las palmas de Aarón y de sus hijos, y después Moisés lo meció delante de Jehová, por lo visto colocando sus manos debajo de las de los sacerdotes. Esto significaba que sus manos estaban 'llenas de poder', es decir, llenas de dones de sacrificio, en esta ocasión, toda la ofrenda se consumió sobre el altar. Por tanto, se presentó (meció) delante de Jehová y se ofreció realmente, en reconocimiento de que era un don de Jehová para el sacerdocio. Lv. 8:25-28. La instalación duró siete días, y los sacerdotes no podían desempeñar sus funciones hasta que termine esta ceremonia. Cada día se sacrificaba un becerro como ofrenda por el pecado para purificar el altar. Durante los siete días, día y noche, los sacerdotes, recién ordenados, tenían que ocupar puestos de guardia a la entrada de la tienda de reunión, guardando "la vigilia obligatoria de Jehová", para que no muriesen. Lv. 8:33-36; Ex. 29:35-42. En el octavo día, los sacerdotes instalados en su puesto, oficiaron (sin la ayuda de Moisés) por primera vez, efectuando un servicio de expiación por la nación de Israel. 1. CONSAGRACIÓN A JEHOVÁ En el octavo día, los Sacerdotes y Levitas consagrados e instalados en su puesto, oficiaron (sin la ayuda de Moisés) por primera vez, efectuando un servicio de expiación por la nación de Israel. El pueblo de Israel necesitaba esta limpieza, por causa de su rebelión y su reciente desobediencia en relación con el becerro de oro, lo que había ocasionado el desfavor de Jehová. Lv. 9:1-7. Ex. 32:1-10. Cuando concluyó este primer servicio de los sacerdotes, Jehová manifestó su aprobación y les confirmó en su puesto enviando fuego milagroso desde la columna de nube encima del tabernáculo, que devoró el resto del sacrificio colocado sobre el altar. Lv. 9:23,24. Los sacerdotes una vez consagrado tenían que permanecer en constante consagración a Jehová y apartarse de toda inmundicia: Muertos, enfermos (leproso y otras enfermedades en general)), por causa de padre, madre, hermano, o hermana y no podían salir del santuario y menos al pueblo tenían que evitar de contaminarse con la inmundicia porque ellos están consagrados a Jehová. Lv. 21:1,2,3,4.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

2. ORDENANZA DE CONSAGRACIÓN Esto es lo que les harás para consagrarlos, para que sean mis sacerdotes: Toma un becerro de la vacada, y dos carneros sin defecto. Ex. 29:1. Luego tomarás del carnero la grosura, y la cola, y la grosura que cubre los intestinos, y la grosura del hígado, y los dos riñones, y la grosura que está sobre ellos, y la espaldilla derecha; porque es carnero de consagración. Ex. 29:22. Y tomarás el pecho del carnero de las consagraciones, que es de Aarón, y lo mecerás por ofrenda mecida delante de Jehová; y será porción tuya. Ex. 29: 26. Después tomó aquellas cosas Moisés de las manos de ellos, y las hizo arder en el altar sobre el holocausto; eran las consagraciones en olor grato, ofrenda encendida a Jehová. Lv. 8:28. Y tomó Moisés el pecho, y lo meció, ofrenda mecida delante de Jehová; del carnero de las consagraciones aquella fue la parte de Moisés, como Jehová lo había mandado a Moisés. Lv. 8:29. 3. VESTIRÁS A AARÓN Y las vestiduras santas, que son de Aarón, serán de sus hijos después de él, para ser ungidos en ellas, y para ser en ellas consagrados. Ex. 29:29. Después hizo que trajeran el otro carnero, el carnero de las consagraciones, y Aarón y sus hijos pusieron sus manos sobre la cabeza del carnero. Lv. 8:22. 4. COMERÁS DEL CARNERO DE LAS CONSAGRACIONES Y comerán aquellas cosas con las cuales se hizo expiación, para llenar sus manos para consagrarlos; más el extraño no las comerá, porque son santas. Ex. 29:33. Y tomarás el carnero de las consagraciones, y cocerás su carne en lugar santo. Ex. 29:31. Y dijo Moisés a Aarón y a sus hijos: Hervid la carne a la puerta del tabernáculo de reunión; y comedla allí con el pan que está en el canastillo de las consagraciones, según yo he mandado, diciendo: Aarón y sus hijos la comerán. Lv. 8:31. Y si sobrare hasta la mañana algo de la carne de las consagraciones y del pan, quemarás al fuego lo que hubiere sobrado; no se comerá, porque es cosa santa. Ex. 29:34. 5. NO SALDRÁN DEL TABERNACULO De la puerta del tabernáculo de reunión no saldréis en siete días, hasta el día que se cumplan los días de vuestras consagraciones; porque por siete días seréis consagrados. Lv. 8:33. Ni saldrá del santuario, ni profanará el santuario de su Dios; porque la consagración por el aceite de la unción de su Dios está sobre él. Yo Jehová. Lv. 21:12. Ni aun por su padre ni por su madre, ni por su hermano ni por su hermana, podrá contaminarse cuando mueran; porque la consagración de su Dios tiene sobre su cabeza. Nm. 6:7. 6. NINGUNO ENTRE A LA CASA DE JEHOVA Y les dije: Vosotros estáis consagrados a Jehová, y son santos los utensilios, y la plata y el oro, ofrenda voluntaria a Jehová Dios de nuestros padres. Esd. 8:28. Y ninguno entre en la casa de Jehová, sino los sacerdotes y levitas que ministran; éstos entrarán, porque están consagrados; y todo el pueblo hará guardia delante de Jehová. 2 Cr. 23:6. LA EXPIACION ARTÍCULO 40.- Definición de Expiación. La palabra hebrea para expiar es ka·fár o kaphar, significaba en un principio “cubrir” o, “borrar” los pecados. El hombre tiene necesidad de que se le perdone o expíen los pecados debido al pecado heredado, Sal 51:5; He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre. Ec 7:20; Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga bien y nunca peque. 1 R. 8:46; Si hubieren pecado contra ti, (porque no hay hombre que no peque) Ro. 3:23, Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios; del que sólo el hombre es responsable, no Dios. Dt. 32:4,5. Él es la Roca, cuya obra es perfecta, Porque todos sus caminos son rectitud: Dios de verdad, y ninguna iniquidad en él: Es justo y recto.

La corrupción no es suya, a sus hijos le mancha de ellos. Generación torcida y perversa. Adán perdió la vida eterna en perfección, y transmitió el pecado y la muerte a su generación. Ro. 5:12. 1 Co. 15:21,22. De consiguiente, vino la reconciliación por uno, así como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, y la muerte así pasó a todos los hombres, pues que todos pecaron. Para hacer expiación por lo que Adán y su generación había perdido, tenía que proveerse una ofrenda por el pecado que tuviera el valor exacto de una vida humana perfecta. Y casi todo es

48

purificado según la ley con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión. Entonces Moisés tomó la sangre, y roció sobre el pueblo, y dijo: He aquí la sangre de la alianza que Jehová ha hecho con vosotros sobre todas estas cosas. He. 9:22. Mt. 26:28. Ex. 24:8. Sacrificios de expiación. Dios mandó a los israelitas que ofrecieran sacrificios como ofrendas por el pecado para hacer expiación. Lv. 16:3. Con esto entrará Aarón en el santuario: con un becerro por expiación, y un carnero en holocausto. El sacerdote de Israel ofrecía sacrificios de animales para la purificación del santuario, a favor de sí mismo, de los demás sacerdotes y levitas y por la nación de Israel. Los sacrificios de animales tenían que ser sin tacha, lo que indicaba que debía ser perfecto. Además, el que se diera la vida de la víctima y se derramara su sangre muestra el valor que tenía la expiación. Porque la vida La sangre fue dada para expiar vuestras personas de la carne en la sangre está: y yo os la he dado para expiar vuestras personas sobre el altar: por lo cual la misma sangre expiará la persona. Lv. 17:11. 1. LEY DE LA EXPIACION POR EL PECADO Habla a Aarón y a sus hijos, diciendo: Esta es la ley de la expiación: en el lugar donde será degollado el holocausto, será degollada la expiación por el pecado delante de Jehová: es cosa santísima. Lv. 6: 25. Cuando alguna persona cometiere falta, y pecare por yerro en las cosas santificadas a Jehová, traerá su expiación a Jehová, un carnero sin tacha de los rebaños, conforme a tu estimación, en siclos de plata del siclo del santuario, en ofrenda por el pecado. Lv. 5:15. Todo lo que en su carne tocare, será santificado; y si cayere de su sangre sobre el vestido, lavarás aquello sobre que cayere, en el lugar santo. Lv. 6:27. Y pagará aquello de las cosas santas en que hubiere pecado, y añadirá a ello el quinto, y lo dará al sacerdote: y el sacerdote hará expiación por él con el carnero del sacrificio por el pecado, y será perdonado. Lv. 5:16. Entonces Moisés tomó la sangre, y roció sobre el pueblo, y dijo: He aquí la sangre de la alianza que Jehová ha hecho con vosotros sobre todas estas cosas. Ex. 24:8. Y ellos dijeron: Si enviáis el arca del Dios de Israel, no la enviéis vacía; más le pagaréis la expiación: y entonces seréis sanos, y conoceréis por qué no se apartó de vosotros su mano. 1 S. 6:3. Y casi todo es purificado según la ley con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión. He. 9:22. Más no se comerá la expiación alguna, de cuya sangre se metiere en el tabernáculo del testimonio para reconciliar en el santuario: al fuego será quemada. Lv. 6: 30. Dando en esto a entender el Espíritu Santo, que aún no estaba descubierto el camino para el santuario, entre tanto que el primer tabernáculo estuviese en pie. He. 9:8. Lo cual era figura de aquel tiempo presente, en el cual se ofrecían presentes y sacrificios que no podían hacer perfecto, cuanto a la conciencia, al que servía con ellos. He. 9:9. Consistiendo sólo en viandas y en bebidas, y en diversos lavamientos, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de la corrección. He. 9:10. Mas estando ya presente Cristo, pontífice de los bienes que habían de venir, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es a saber, no de esta creación. He. 9:11. (Porque los otros cierto sin juramento fueron hechos sacerdotes; mas éste, con juramento por el que le dijo: Juró el Señor, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote eternamente Según el orden de Melchisedec). He. 7:21. 2. OFRENDA DE EXPIACION POR LA CULPA (CONCIENCIA) Las ofrendas por la culpa también eran ofrendas por causa del pecado, pues si no se peca no se incurre en culpa alguna. Se presentaban con motivo de pecados especiales por los que una persona había contraído culpabilidad, y diferían ligeramente de las demás ofrendas por el pecado en que al parecer servían para satisfacer o restablecer un derecho. O bien se había violado un derecho de Jehová, o un derecho de su santa nación; por lo tanto, la ofrenda por la culpa se presentaba para justificar a Jehová por el derecho que se había violado, recuperar ciertos derechos de pacto para el pecador arrepentido y obtener alivio del castigo por su pecado. 2.1 Las personas habían pecado sin darse cuenta, sin pensar o por descuido, y desearon corregir el mal cuando se llamó se les llamó la atención del asunto. Por otro lado, los pecados de que se trataban, no eran pecados cometidos sin darse cuenta o por descuido, sino pecados debidos a las debilidades y los deseos carnales, no a una rebelión deliberada y presuntuosa contra Dios. Y HABLÓ Jehová a Moisés, diciendo. Lv. 6:1. Cuando una persona pecare, e hiciere prevaricación contra Jehová, y negare a su prójimo lo encomendado o dejado en su mano, o bien robare, o calumniare a su prójimo. Lv. 6:2. Ex. 22:7-13.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

sea que hallando lo perdido, después lo negare, y jurare en falso, en alguna de todas aquellas cosas en que suele pecar el hombre. Lv. 6:3. Entonces será que, puesto habrá pecado y ofendido, restituirá aquello que robó, o por el daño de la calumnia, o el depósito que se le encomendó, o lo perdido que halló. Lv. 6:4. todo aquello sobre que hubiere jurado falsamente; lo restituirá, pues, por entero, y añadirá a ello la quinta parte, que ha de pagar a aquel a quien pertenece en el día de su expiación. Lv. 6:5. Y por su expiación traerá a Jehová un carnero sin tacha de los rebaños, conforme a tu estimación, al sacerdote para la expiación. Lv. 6:6. Y el sacerdote hará expiación por él delante de Jehová, y obtendrá perdón de cualquiera de todas las cosas en que suele ofender. Lv. 6:7. 2.2 La persona había llegado a estar herida en su conciencia, de modo que se había arrepentido voluntariamente, confesado su pecado y, tras hacer una restitución, buscaba misericordia y perdón. Por tanto, si trajeres tu presente al altar, y allí te acordares de que tú hermano tiene algo contra ti, Mt. 5:23. Deja allí tu presente delante del altar, y vete, vuelve primero en amistad con tu hermano, y entonces ven y ofrece tu presente. Mt. 5:24. 2.3 Estas leyes destacan un hecho: aunque la Ley era estricta para el pecador deliberado y no arrepentido, permitía tomar en consideración los motivos, las circunstancias y la actitud, de modo que se podía extender misericordia bajo la Ley, como sucede en el caso de la congregación cristiana. Lv. 6:1-7. Ex. 21:29-31. Nm. 35:22-25. 2Co. 2:5-11. 7:8-12. Pero obsérvese que ninguno de estos males se podía cometer impunemente, había que compensar al perjudicado y, además, hacer una ofrenda por la culpa a Jehová. Salvo algunas diferencias, las ofrendas por la culpa se efectuaban de la misma manera que las ofrendas por el pecado, y los sacerdotes recibían una porción para comer. Lv. 7:1,5-7. 3. OCASIONES EN QUE SE PRESENTABAN OFRENDAS POR LA CULPA Y SUS CARACTERÍSTICAS: 1) Un testigo de un asunto que no testificase o informase al oír una ofensa pública, alguien que inconscientemente se hiciese inmundo por haber tocado un cuerpo muerto o una persona inmunda, y alguien que de manera imprudente o irreflexiva jurara hacer o no hacer algo. Lv. 5:1-4. Esa persona tenía que confesar de qué manera había pecado. Lv. 5:5. Las ofrendas por la culpa variaban según las posibilidades económicas. Lv. 5:6-10. En el caso de una ofrenda de grano, no se debía poner nada de aceite de oliva, porque era una ofrenda por el pecado y por lo tanto una ofrenda de grano obligatoria, no una ofrenda voluntaria, gozosa, procedente de alguien que estuviese en buena posición ante Dios. Lv. 5:11-13. 2) Alguien que hubiera pecado sin intención contra cosas santas de Jehová. Por ejemplo: cualquiera que se hubiese apropiado involuntariamente del grano apartado como diezmo para el santuario y lo usase para sí mismo o para su casa (para un uso común, profanando así la cosa santificada). Lv. 5:15. Lv. 22:14-16. En este caso, se tenía que hacer compensación al santuario añadiendo, además, una quinta parte Lv. 5:16, y se presentaba un carnero como ofrenda por la culpa. Lv. 5:15. 3) Una persona que involuntariamente hiciera algo (probablemente por negligencia) que Jehová hubiese prohibido tenía que ofrecer un carnero “conforme a la valoración”. Lv. 5:17-19. 4) El caso de alguien que engañase a su prójimo al quedarse con bienes encomendados a su cuidado, robar, defraudar, guardarse algo que había hallado o mentir. Lv. 6:2,3. Ex. 22:7-13 y obsérvese que esto no incluye el falso testimonio contra el semejante, como en Dt. 5:20. En primer lugar, la persona tenía que confesar el mal. Después, hacer una compensación total a la persona perjudicada añadiendo una quinta parte. Lv. 6:4,5. Nm. 5:6, 7. Si esta había muerto, la compensación la recibía el pariente varón más próximo; si no había ningún pariente próximo, la recibía el sacerdote. Nm. 5:8. Por último, tenía que ofrecer un carnero como ofrenda por su culpa. Asimismo esta es la ley de la expiación de la culpa: es cosa muy santa. Lv. 7: 1. En el lugar donde degollaren el holocausto, degollarán la víctima por la culpa; y rociará su sangre en derredor sobre el altar. Lv. 7: 2. Y de ella ofrecerá todo su sebo, la cola, y el sebo que cubre los intestinos. Lv. 7: 3. Y los dos riñones, y el sebo que está sobre ellos, y el que está sobre los ijares; y con los riñones quitará el redaño de sobre el hígado. Lv. 7: 4. Y el sacerdote lo hará arder sobre el altar; ofrenda encendida a Jehová: es expiación de la culpa. Lv. 7: 5.

49

Todo varón de entre los sacerdotes la comerá: será comida en lugar santo: es cosa muy santa. Lv. 7: 6. Como la expiación por el pecado, así es la expiación de la culpa: una misma ley tendrán: será del sacerdote que habrá hecho la reconciliación con ella. Lv. 7: 7. 4. OFRENDA DE RESTITUCIÓN POR LAS OFENSAS Habla a los hijos de Israel: El hombre o la mujer que cometiere alguno de todos los pecados de los hombres, haciendo prevaricación contra Jehová, y delinquiere aquella persona. Nm. 5: 6. Confesarán su pecado que cometieron, y compensarán su ofensa enteramente, y añadirán su quinto sobre ello, y lo darán a aquel contra quien pecaron. Nm. 5: 7. Y si aquel hombre no tuviere pariente al cual sea resarcida la ofensa, daráse la indemnización del agravio a Jehová, al sacerdote, a más del carnero de las expiaciones, con el cual hará expiación por él. Nm. 5: 8. Y toda ofrenda de todas las cosas santas que los hijos de Israel presentaren al sacerdote, suya será. Nm. 5: 9. Y lo santificado de cualquiera será suyo: asimismo lo que cualquiera diere al sacerdote, suyo será. Nm. 5: 10. 5. PECADO DE YERRO POR INMUNDECER COSA SANTA Cuando alguna persona cometiere falta, y pecare por yerro en las cosas santificadas á Jehová, traerá su expiación á Jehová, un carnero sin tacha de los rebaños, conforme a tu estimación, en siclos de plata del siclo del santuario, en ofrenda por el pecado. Lv. 5:15. Y pagará aquello de las cosas santas en que hubiere pecado, y añadirá a ello el quinto, y lo dará al sacerdote: y el sacerdote hará expiación por él con el carnero del sacrificio por el pecado, y será perdonado. Lv. 5:16. Finalmente, si una persona pecare, o hiciere alguna de todas aquellas cosas que por mandamiento de Jehová no se han de hacer, aun sin hacerlo a sabiendas, es culpable, y llevará su pecado. Lv. 5:17. Traerá, pues, al sacerdote para expiación, según tú lo estimes, un carnero sin tacha de los rebaños: y el sacerdote hará expiación por él de su yerro que cometió por ignorancia, y será perdonado. Lv. 5: 18. Lv. 5:19. y 7:18 al 21 6. PROCEDIMIENTOS QUE DETERMINAN DE LOS SACRIFICIOS DE LA EXPIACIÓN En el presente capítulo se especifica los procesos que se debe seguir, de acuerdo a las normas establecidas en la ley de Jehová, en relación a los sacrificios de las Expiaciones en general. Las ceremonias de las expiaciones serán ejecutadas por los Sacerdotes y Levitas, según su ministerio. Lv. 6:25. 7:37,38. Establecer los fundamentos de la doctrina de la Expiación; son principios que determinan la gran obra suprema de Jesucristo el Señor nuestro, porque su inmolación tiene un valor absoluto para la consagración y perfección de la humanidad. Is. 53:10. He. 9:26. Ap. 5:9. La Expiación como doctrina, está sujeta a las normas ceremoniales de Jehová, y por medio de ella se adquiere los conocimientos explícitos para obtener el perdón de los pecados y mantener en continua santidad en la presencia de nuestro Dios. Para esto es necesario observar los sacrificios de la expiación, según la ley de Jehová; porque si no hay derramamiento de sangre, no hay remisión de pecados. Lv. 6: 25 y 17:11. He. 9:22. Para entender el contenido del significado de las expiaciones, se detallan en forma siguiente: Expiación en las tres fiestas del año, Expiación para la Reconciliación por los pecados una vez al año y las Expiación es por los diversos pecados cometidos. 6.1 EXPIACIÓN EN LAS TRES FIESTAS DEL AÑO. 6.1.1 El sacrificio destinado para la expiación de consagración: La víctima de la expiación será degollado en el interior, al lado norte del tabernáculo del testimonio delante de Jehová, y la sangre del sacrificio se recibirá en un tazón exclusivo sólo para el uso en la expiación; en la expiación; entonces el Sacerdote, tomando un manojo de grana, hisopo y mojando en la sangre que está en una jofaina o tazón, rociara sobre el pueblo o congregación, diciendo: He aquí la sangre de la alianza que Jehová ha hecho con vosotros sobre todas estas cosas. Ex. 12:21,22. He. 9:19,20. Ex. 24:6,8. Lv. 9:5. Ex. 29:31. Lv. 9:7,8. 6.1.2 La expiación de consagración será ejecutado, por el Sacerdote y un Levita; ésta ceremonia se realiza solamente en las fiestas solemnes, porque el primer día se hará una santa convocación y todo el pueblo será expiado con la sangre del testamento. Asimismo en el octavo día habrá una santa convocación y toda la Congregación será expiada con la sangre del testamento: 1 Jn. 5:8. Jn. 6:53. Lv. 17:11. Ex. 24:8. Mt. 26:28. He. 9:20. 6.1.3 El Sacerdote y el Levita que realizaran la expiación con la sangre del sacrificio, a todos los hijos de Israel por sus pecados; después de haber terminado la ceremonia de expiación, se desnudarán sus vestimentas y se bañarán íntegramente su cuerpo


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

y lavarán sus vestimentas con agua en el lugar del santuario: Lv. 16:23,24. 6.1.4 El cuerpo del sacrificio de la expiación: El carnero o el macho cabrío que ha sido degollado en el tabernáculo del testimonio pasará al lugar del degolladero, para preparar su carne y asarlo al fuego para la Santa Cena: Ex. 29:31,33 y 12:8. La sangre de la expiación que sobrare, se debe enterrar al norte del altar de holocausto. Lv. 4:18. y 9:9. Fundamentos: de La Expiación de las tres fiestas (Nm. 28:22. Nm. 28:30. Nm. 29:16.) Y cualquiera que tiene esta esperanza en él, se purifica, como él también es limpio. 1 Jn. 3:3. Y él le mandó que no lo dijese a nadie: Mas ve, díjoles, muéstrate al sacerdote, y ofrece por tu limpieza, como mandó Moisés, para testimonio a ellos. Lc. 5:14. Esta es la ley del holocausto, del presente, de la expiación por el pecado, y de la culpa, y de las consagraciones, y del sacrificio de las paces. Lv. 7:37. Porque si vosotros creyeseis a Moisés, creeríais a mí; porque de mí escribió él. Jn. 5:46. Y si a sus escritos no creéis, ¿cómo creeréis a mis palabras? Jn. 5:47. Cierto, Moisés os dió la circuncisión (no porque sea de Moisés, más de los padres); y en sábado circuncidáis al hombre. Jn. 7:22. Si recibe el hombre la circuncisión en sábado, para que la ley de Moisés no sea quebrantada, ¿os enojáis conmigo porque en sábado hice sano todo un hombre? Jn. 7:23. Y tomó el libro de la alianza, y leyó a oídos del pueblo, el cual dijo: Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos. Ex. 24:7. Estas son las solemnidades de Jehová, las convocaciones santas, a las cuales convocaréis en sus tiempos. Lv. 23:4. Tres veces en el año me celebraréis fiesta. Ex. 23:14. Tres veces en el año parecerá todo varón tuyo delante del Señor Jehová. Ex. 23:17. Tres veces en el año será visto todo varón tuyo delante del Señoreador Jehová, Dios de Israel. Ex. 34:23. Más en el postrer día grande de la fiesta, Jesús se ponía en pie y clamaba, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. Jn. 7:37. Tres veces cada un año parecerá todo varón tuyo delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere: en la solemnidad de los ázimos, y en la solemnidad de las semanas, y en la solemnidad de las cabañas. Y no parecerá vacío delante de Jehová: Dt. 16:16. Amarás pues al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de toda tu mente, y de todas tus fuerzas; este es el principal mandamiento. Mr. 12:30. Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de aqueste mes tómese cada uno un cordero por las familias de los padres, un cordero por familia: Ex. 12:3. Manda a los hijos de Israel, y diles: Mi ofrenda, mi pan con mis ofrendas encendidas en olor a mí agradable, guardaréis, ofreciéndomelo a su tiempo. Nm. 28:2. Toda la congregación de Israel le sacrificará. Ex. 12:47. De todos vuestros dones ofreceréis toda ofrenda a Jehová; de todo lo mejor de ellos ofreceréis la porción que ha de ser consagrada. Nm. 18:29. Y cuando vosotros hubiereis ofrecido de ello lo mejor suyo, no llevaréis por ello pecado: y no habéis de contaminar las cosas santas de los hijos de Israel, y no moriréis. Nm. 18:32. Si su ofrenda fuere holocausto de vacas, macho sin tacha lo ofrecerá: de su voluntad lo ofrecerá a la puerta del tabernáculo del testimonio delante de Jehová. Lv. 1:3. Y pondrá su mano sobre la cabeza del holocausto; y él lo aceptará para expiarle. Lv. 1:4. Y ha de degollarlo al lado septentrional del altar delante de Jehová: y los sacerdotes, hijos de Aarón, rociarán su sangre sobre el altar alrededor. Lv. 1:11. Para que recibimos la expiación:

Por fe celebró la pascua y el derramamiento de la sangre, para que el que mataba los primogénitos no los tocase. He. 11:28.

50

Sábado de reposo será a vosotros, y afligiréis vuestras almas, comenzando a los nueve del mes en la tarde: de tarde a tarde holgaréis vuestro sábado. Lv. 23:32. La sangre de las Expiaciones Porque toda persona que no se afligiere en este mismo día, será cortada de sus pueblos. Lv. 23:29. Mas el primogénito de vaca, y el primogénito de oveja, y el primogénito de cabra, no redimirás; santificados son: la sangre de ellos rociarás sobre el altar, y quemarás la grosura de ellos, ofrenda encendida en olor suave a Jehová. Nm. 18:17. Porque esto es mi sangre del nuevo pacto, la cual es derramada por muchos para remisión de los pecados. Mt. 26:28. Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre: haced esto todas las veces que bebiereis, en memoria de mí. 1 Co. 11:25. Y sacrificaron la pascua; y esparcían los sacerdotes la sangre tomada de mano de los Levitas, y los Levitas desollaban. 2 Cr. 35:11. De la manera que hoy se ha hecho, mandó hacer Jehová para expiaros. Lv.8:34. Porque la vida de la carne en la sangre está: y yo os la he dado para expiar vuestras personas sobre el altar: por lo cual la misma sangre expiará la persona. Lv 17:11. Entonces Moisés tomó la sangre, y roció sobre el pueblo, y dijo: He aquí la sangre de la alianza que Jehová ha hecho con vosotros sobre todas estas cosas. Ex. 24:8. Diciendo: Esta es la sangre del testamento que Dios os ha mandado. He. 9:20. Y casi todo es purificado según la ley con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión. He. 9:22. Por lo cual, debía ser en todo semejante a los hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel Pontífice en lo que es para con Dios, para expiar los pecados del pueblo. He. 2:17. Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra de perdonar pecados, (dice entonces al paralítico):Levántate, toma tu cama, y vete a tu casa. Mt. 9:6. (Y ellos dijeron: Si enviáis el arca del Dios de Israel, no la enviéis vacía; más le pagaréis la expiación: y entonces seréis sanos, y conoceréis por qué no se apartó de vosotros su mano. 1 S. 6:3). Y tres son los que dan testimonio en la tierra, el Espíritu, y el agua, y la sangre: y estos tres concuerdan en uno. 1 Jn. 5:8. Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no comiereis la carne del Hijo del hombre, y bebiereis su sangre, no tendréis vida en vosotros. Jn. 6:53. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna: y yo le resucitaré en el día postrero. Jn. 6:54. Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. Jn. 6:55. Porque todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que venga. 1 Co. 11:26. De manera que, cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. 1 Co. 11:27. Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así de aquel pan, y beba de aquella copa. 1 Co. 11:28. Que si nos examinásemos a nosotros mismos, cierto no seríamos juzgados. 1 Co. 11:31. Así que cada uno examine su obra, y entonces tendrá gloria sólo respecto de sí mismo, y no en otro. Ga. 6:4. Porque cada cual llevará su carga. Ga. 6:5. Mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio juntamente sus conciencias, y acusándose y también excusándose sus pensamientos unos con otros; Ro. 2:15. La congregación debe permanecer durante los Ocho días para Santificarse: De la puerta del tabernáculo del testimonio no saldréis en siete días, hasta el día que se cumplieren los días de vuestras consagraciones: porque por siete días seréis consagrados. Lv. 8:33. A la puerta, pues, del tabernáculo del testimonio estaréis día y noche por siete días, y guardaréis la ordenanza delante de Jehová, para que no muráis; porque así me ha sido mandado. Lv. 8:35. Circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, Hebreo de Hebreos; cuanto a la ley, Fariseo. Fil. 3:5. Y tomarás el carnero de las consagraciones, y cocerás su carne en el lugar del santuario. Ex. 29:31. Y comerán aquellas cosas con las cuales se hizo expiación, para henchir sus manos para ser santificados: más el extranjero no comerá, porque es cosa santa. Ex. 29:33. Yo soy el pan vivo que he descendido del cielo: si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo. Jn. 6:51. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna: y yo le resucitaré en el día postrero. Jn. 6:54. Dirimiendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos en orden a ritos, para edificar en sí mismo los dos en un nuevo hombre, haciendo la paz, Ef. 2:15.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Y reconciliar por la cruz con Dios a ambos en un mismo cuerpo, matando en ella las enemistades. Ef. 2:16. El valor de la sangre de la expiación: Luego mucho más ahora, justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. Ro. 5:9. En el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados por las riquezas de su gracia. Ef. 1:7. Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así en los hombres como en las bestias: y haré juicios en todos los dioses de Egipto. Yo JEHOVÁ. Ex. 12:12. Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre, y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad, cuando heriré la tierra de Egipto. Ex. 12:13. VI al Señor que estaba sobre el altar, y dijo: Hiere el umbral, y estremézcanse las puertas: y córtales en piezas la cabeza de todos; y el postrero de ellos mataré a cuchillo: no habrá de ellos quien se fugue, ni quien escape. Am. 9:1. Aunque cavasen hasta el infierno, de allá los tomará mi mano; y si subieren hasta el cielo, de allá los haré descender. Am. 9:2. Matad viejos, mozos y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno: más a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no llegaréis; y habéis de comenzar desde mi santuario. Comenzaron pues desde los varones ancianos que estaban delante del templo. Ez. 9:6. Y les fue mandado que no hiciesen daño a la hierba de la tierra, ni a ninguna cosa verde, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tienen la señal de Dios en sus frentes. Ap. 9:4. Diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que señalemos a los siervos de nuestro Dios en sus frentes. Ap. 7:3. Porque mis siervos son los hijos de Israel; son siervos míos, a los cuales saqué de la tierra de Egipto: Yo Jehová vuestro Dios. Lv. 25:55. Y a los hijos de los extranjeros que se allegaren a Jehová para ministrarle, y que amaren el nombre de Jehová para ser sus siervos: a todos los que guardaren el sábado de profanarlo, y abrazaren mi pacto. Is. 56:6. Yo los llevaré al monte de mi santidad, y los recrearé en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa, casa de oración será llamada de todos los pueblos. Is. 56:7. ¿Cuánto pensáis que será más digno de mayor castigo, el que hollare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del testamento, en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? He. 10:29. Lávame más y más de mi maldad, Y límpiame de mi pecado. Sal. 51:2. Porque yo reconozco mis rebeliones; Y mi pecado está siempre delante de mí. Sal. 51:3. A ti, a ti solo he pecado, Y he hecho lo malo delante de tus ojos: Porque seas reconocido justo en tu palabra, Y tenido por puro en tu juicio. Sal. 51:4. Y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y príncipe de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos ha lavado de nuestros pecados con su sangre. Ap. 1:5. Mas el impío, si se apartare de todos sus pecados que hizo, y guardare todas mis ordenanzas, e hiciere juicio y justicia, de cierto vivirá; no morirá. Ez. 18:21. Todas sus rebeliones que cometió, no le serán recordadas: en su justicia que hizo vivirá. Ez. 18:22. Si el impío restituyere la prenda, devolviere lo que hubiere robado, caminare en las ordenanzas de la vida, no haciendo iniquidad, vivirá ciertamente y no morirá. Ez. 33:15. No se le recordará ninguno de sus pecados que había cometido: hizo juicio y justicia; vivirá ciertamente. Ez. 33:16. Que no quiero la muerte del que muere, dice el Señor Jehová, convertíos pues, y viviréis. Ez. 18:32. Diles: Vivo yo, dice el Señor Jehová, que no quiero la muerte del impío, sino que se torne el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos: ¿y por qué moriréis, oh casa de Israel? Ez. 33:11. Volveos a mi reprensión: He aquí yo os derramaré mi espíritu, Y os haré saber mis palabras. Pr. 1:23. 6.3 EXPIACIÓN POR DIVERSOS PECADOS La expiación de los sábados que recayera en las santas solemnes fiestas anuales, nuevas lunas, fiesta de las trompetas, año nuevo y otros. Considerando las leyes, no se podrá ejecutar la expiación por los diversos pecados; sino en los sábados normales (anteriores o posteriores). La expiación de diversos pecados cometidos sean graves o leves; esto puede ser voluntariamente o a sabiendas o por ignorancia y cualesquiera que sean la naturaleza de los pecados de los hombres, hizo prevaricación contra Jehová, es infracción y ciertamente delinquió contra Jehová. Todas estas personas traerán al Sacerdote, por su expiación, según su estimación de los rebaños

51

un carnero o macho cabrío sin defecto o tacha, con sus presentes y más su quinto; el Sacerdote hará expiación por la persona que delinquió contra Jehová, de conformidad a su ministerio y sus funciones en la Administración Sacerdotal. Lv. 5:17,18. Nm. 5:6. Lv. 5:19. Fundamentos: Y cuando alguna persona pecare, que hubiere oído la voz del que juró, y él fuere testigo que vio, o supo, sino lo denunciare, él llevará su pecado. Lv. 5:1. Asimismo la persona que hubiere tocado en cualquiera cosa inmunda, sea cuerpo muerto de bestia inmunda, o cuerpo muerto de animal inmundo, o cuerpo muerto de reptil inmundo, bien que no lo supiere, será inmunda y habrá delinquido. Lv. 5:2. O si tocare a hombre inmundo en cualquiera inmundicia suya de que es inmundo, y no lo echare de ver; si después llega a saberlo, será culpable. Lv. 5:3. También la persona que jurare, pronunciando con sus labios hacer o bien, en cualesquiera cosas que el hombre profiere con juramento, y él no lo conociere; si después lo entiende, será culpado de una de estas cosas. Lv. 5:4. Y será que cuando pecare en alguna de estas cosas, confesará aquello en que pecó. Lv. 5:5. Y para su expiación traerá a Jehová por su pecado que ha cometido, una hembra de los rebaños, una cordera o una cabra como ofrenda de expiación; y el sacerdote hará expiación por él de su pecado. Lv. 5:6. Y si no le alcanzare para un cordero, traerá en expiación por su pecado que cometió, dos tórtolas o dos palominos á Jehová; el uno para expiación, y el otro para holocausto. Lv. 5:7. Y ha de traerlos al sacerdote, el cual ofrecerá primero el que es para expiación, y desunirá su cabeza de su cuello, mas no la apartará del todo. Lv. 5:8. Y rociará de la sangre de la expiación sobre la pared del altar; es expiación. Lv. 5:9. Y del otro hará holocausto conforme al rito; y hará por él el sacerdote expiación de su pecado que lo cometió, y será perdonado. Lv. 5:10. Más si su posibilidad no alcanzare para dos tórtolas, o dos palominos, el que pecó traerá por su ofrenda la décima parte de un epha de flor de harina por expiación. No pondrá sobre ella aceite, ni sobre ella pondrá incienso, porque es expiación. Lv. 5:11. Traerála, pues, al sacerdote, y el sacerdote tomará de ella su puño lleno, en memoria suya, y la hará arder en el altar sobre las ofrendas encendidas a Jehová: es expiación. Lv. 5:12. Y hará el sacerdote expiación por él de su pecado que cometió en alguna de estas cosas, y será perdonado; y el sobrante será del sacerdote, como el presente de vianda. (casa real). Lv. 5: 13. Finalmente, si una persona pecare, o hiciere alguna de todas aquellas cosas que por mandamiento de Jehová no se han de hacer, aun sin hacerlo a sabiendas, es culpable, y llevará su pecado. Lv. 5:17 (Stg. 5:19,20. Mt. 18:15 al 17.) Es infracción, y ciertamente delinquió contra Jehová. Lv. 5:19. Cuando una persona pecare, e hiciere prevaricación contra Jehová, y negare a su prójimo lo encomendado, o dejado en su mano, o bien robare, o calumniare a su prójimo. Lv. 6:2. O sea que hallando lo perdido, después lo negare, y jurare en falso, en alguna de todas aquellas cosas en que suele pecar el hombre. Lv. 6:3. Entonces será que, puesto habrá pecado y ofendido, restituirá aquello que robó, o por el daño de la calumnia, o el depósito que se le encomendó, o lo perdido que halló. Lv. 6:4. Todo aquello sobre que hubiere jurado falsamente; lo restituirá, pues, por entero, y añadirá a ello la quinta parte, que ha de pagar aquel a quien pertenece en el día de su expiación. Lv. 6:5. Y por su expiación traerá a Jehová un carnero sin tacha de los rebaños, conforme a tu estimación, al sacerdote para la expiación. Lv. 6: 6. Y el sacerdote hará expiación por él delante de Jehová, y obtendrá perdón de cualquiera de todas las cosas en que suele ofender. Lv. 6: 7. 6.4 Expiación del Altar Y comenzaron a santificar el primero del mes primero, y a los ocho del mismo mes vinieron al pórtico de Jehová: y santificaron la casa de Jehová en ocho días, y en el dieciséis del mes primero acabaron. 2 Cr. 29:17. Luego pasaron al rey Ezechîas y dijéronle: Ya hemos limpiado toda la casa de Jehová, el altar del holocausto, y todos sus instrumentos, y la mesa de la proposición con todos sus utensilios. 2 Cr. 29:18. Por siete días expiarás el altar (consagración), y lo santificarás, y será un altar santísimo: cualquiera cosa que tocare al altar, será santificada. Ex. 29:37. Y sobre sus cuernos hará Aarón expiación una vez en el año con la sangre de la expiación para las reconciliaciones: una vez en el año hará expiación sobre él en vuestras edades: será muy santo a Jehová. Ex. 30:10.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

6.5 Expiación del Arca del Pacto Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón tu hermano, que no en todo tiempo entre en el santuario del velo adentro, delante de la cubierta que está sobre el arca, para que no muera: porque yo apareceré en la nube sobre la cubierta. Lv. 16:2. Con esto entrará Aarón en el santuario: con un becerro por expiación, y un carnero en holocausto. Lv. 16:3. Tomará luego de la sangre del becerro, y rociará con su dedo hacia la cubierta al lado oriental: hacia la cubierta esparcirá siete veces de aquella sangre con su dedo. Lv. 16:14. 6.6 Expiación del Santuario Después degollará en expiación el macho cabrío, que era del pueblo, y meterá la sangre de él del velo adentro; y hará de su sangre como hizo de la sangre del becerro, y esparcirá sobre la cubierta y delante de la cubierta. Lv. 16:15. Y limpiará el santuario, de las inmundicias de los hijos de Israel, y de sus rebeliones, y de todos sus pecados: de la misma manera hará también al tabernáculo del testimonio, el cual reside entre ellos en medio de sus inmundicias. Lv. 16:16. (Macho Cabrío del 10 de Octubre). Así ha dicho el Señor Jehová: El mes primero, al primero del mes, tomarás un becerro sin defecto de la vacada, y expiarás el santuario. Ez. 45:18. Y el sacerdote tomará de la sangre de la expiación, y pondrá sobre los postes de la casa, y sobre los cuatro ángulos del área del altar, y sobre los postes de las puertas del atrio de adentro. Ez. 45:19. 6.7 PECADO O ERROR DEL PRÍNCIPE Y cuando pecare el príncipe, e hiciere por yerro algo contra alguno de todos los mandamientos de Jehová su Dios, sobre cosas que no se han de hacer, y pecare. Lv. 4: 22. Luego que le fuere conocido su pecado en que ha delinquido, presentará por su ofrenda un macho cabrío sin defecto. Lv. 4: 23. Y pondrá su mano sobre la cabeza del macho cabrío, y lo degollará en el lugar donde se degüella el holocausto delante de Jehová; es expiación. Lv. 4:24. Y tomará el sacerdote con su dedo de la sangre de la expiación, y pondrá sobre los cuernos del altar del holocausto, y derramará la sangre al pie del altar del holocausto. Lv. 4:25. Y quemará todo su sebo sobre el altar, como el sebo del sacrificio de las paces: así hará el sacerdote por él la expiación de su pecado, y tendrá perdón. (todo el cuerpo y el cuero será quemado al fuego fuera del Real). Lv. 4:26. Y aquel día el príncipe sacrificará por sí, y por todo el pueblo de la tierra, un becerro por el pecado. Ez. 45:22. 6.8 PECADO O ERROR DEL SACERDOTE Y habló Jehová a Moisés, diciendo. Lv. 4:1. Habla a los hijos de Israel, diciendo: Cuando alguna persona pecare por yerro en alguno de los mandamientos de Jehová sobre cosas que no se han de hacer, y obrare contra alguno de ellos. Lv. 4:2. Si sacerdote ungido pecare según el pecado del pueblo, ofrecerá a Jehová, por su pecado que habrá cometido, un becerro sin tacha para expiación. Lv. 4:3. Y traerá el becerro a la puerta del tabernáculo del testimonio delante de Jehová, y pondré su mano sobre la cabeza del becerro, y lo degollará delante de Jehová. Lv. 4:4. Y el sacerdote ungido tomará de la sangre del becerro, y la traerá al tabernáculo del testimonio. Lv. 4:5. Y mojará el sacerdote su dedo en la sangre, y rociará de aquella sangre siete veces delante de Jehová, hacia el velo del santuario. Lv. 4:6. Y pondrá el sacerdote de la sangre sobre los cuernos del altar del perfume aromático, que está en el tabernáculo del testimonio delante de Jehová: y echará toda la sangre del becerro al pie del altar del holocausto, que está a la puerta del tabernáculo del testimonio. Lv. 4:7. Y tomará del becerro para la expiación todo su sebo, el sebo que cubre los intestinos, y todo el sebo que está sobre las entrañas. Lv. 4:8. Y los dos riñones, y el sebo que está sobre ellos, y el que está sobre los ijares, y con los riñones quitará el redaño de sobre el hígado. Lv. 4:9. De la manera que se quita del buey del sacrificio de las paces: y el sacerdote la hará arder sobre el altar del holocausto. Lv. 4:10. Y el cuero del becerro, y toda su carne, con su cabeza, y sus intestinos, y su estiércol, Lv. 4:11. En fin, todo el becerro sacará fuera del campo, a un lugar limpio, donde se echan las cenizas, y lo quemará al fuego sobre la leña: en donde se echan las cenizas será quemado. Lv. 4:12. Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón tu hermano, que no en todo tiempo entre en el santuario del velo adentro, delante de la cubierta que está sobre el arca, para que no muera: porque yo apareceré en la nube sobre la cubierta. Lv. 16:2. Con esto entrará Aarón en el santuario: con un becerro por expiación, y un carnero en holocausto. Lv. 16:3.

52

Tomará luego de la sangre del becerro, y rociará con su dedo hacia la cubierta al lado oriental: hacia la cubierta esparcirá siete veces de aquella sangre con su dedo. Lv. 16:14. 6.9 PECADO O ERROR DEL LEVITA Y los Levitas pondrán sus manos sobre las cabezas de los novillos: y ofrecerás el uno por expiación, y el otro en holocausto a Jehová, para expiar los Levitas. Nm.8:12. Luego tomarán un novillo, con su presente de flor de harina amasada con aceite; y tomarás otro novillo para expiación. Nm. 8:8. 6.10 PECADO O ERROR DEL PUEBLO Y si toda la congregación de Israel hubiere errado, y el negocio estuviere oculto a los ojos del pueblo, y hubieren hecho algo contra alguno de los mandamientos de Jehová en cosas que no se han de hacer, y fueren culpables. Lv. 4:13. Será que, si el pecado fue hecho por yerro con ignorancia de la congregación, toda la congregación ofrecerá un novillo por holocausto, en olor suave a Jehová, con su presente y su libación, conforme a la ley; y un macho cabrío en expiación. Nm. 15:24. Luego que fuere entendido el pecado sobre que delinquieron, la congregación ofrecerá un becerro por expiación, y lo traerán delante del tabernáculo del testimonio. Lv. 4:14. Y los ancianos de la congregación pondrán sus manos sobre la cabeza del becerro delante de Jehová; y en presencia de Jehová degollarán aquel becerro. Lv. 4:15. 1 S.6:3. Y el sacerdote hará expiación por toda la congregación de los hijos de Israel; y les será perdonado, porque yerro es: y ellos traerán sus ofrendas, ofrenda encendida a Jehová, y sus expiaciones delante de Jehová, por sus yerros. Nm. 15:25. Y el sacerdote ungido meterá de la sangre del becerro en el tabernáculo del testimonio. Lv. 4:16. Y mojará el sacerdote su dedo en la misma sangre, y rociará siete veces delante de Jehová hacia el velo. Lv. 4:17. Y de aquella sangre pondrá sobre los cuernos del altar que está delante de Jehová en el tabernáculo del testimonio, y derramará toda la sangre al pie del altar del holocausto, que está a la puerta del tabernáculo del testimonio. Lv. 4:18. Y le quitará todo el sebo, y harálo arder sobre el altar. Lv. 4:19. Y hará de aquel becerro como hizo con el becerro de la expiación; lo mismo hará de él: así hará el sacerdote expiación por ellos, y obtendrán perdón. Lv. 4:20. Y sacará el becerro fuera del campamento, y lo quemará como quemó el primer becerro; expiación de la congregación. Lv. 4:21. Y será perdonado a toda la congregación de los hijos de Israel, y al extranjero que peregrina entre ellos, por cuanto es yerro de todo el pueblo. Nm. 15:26. 6.12 PECADO O ERROR COMÚN DE UNA PERSONA Y si alguna persona del común del pueblo pecare por yerro, haciendo algo contra alguno de los mandamientos de Jehová en cosas que no se han de hacer, y delinquiere; Lv. 4:27. Luego que le fuere conocido su pecado que cometió, traerá por su ofrenda una hembra de las cabras, una cabra sin defecto, por su pecado que habrá cometido. Lv. 4:28. Y pondrá su mano sobre la cabeza de la expiación, y la degollará en el lugar del holocausto. Lv. 4:29. Luego tomará el sacerdote en su dedo de su sangre, y pondrá sobre los cuernos del altar del holocausto, y derramará toda su sangre al pie del altar. Lv. 4:30. Y le quitará todo su sebo, de la manera que fue quitado el sebo del sacrificio de las paces; y el sacerdote lo hará arder sobre el altar en olor de suavidad á Jehová: así hará el sacerdote expiación por él, y será perdonado. (todo el cuerpo y el cuero será quemado al fuego fuera del Real). Lv. 4:31. Y si trajere cordero para su ofrenda por el pecado, hembra sin defecto traerá. Lv. 4:32. Y pondrá su mano sobre la cabeza de la expiación, y la degollará por expiación en el lugar donde se degüella el holocausto. Lv. 4:33. Después tomará el sacerdote con su dedo de la sangre de la expiación, y pondrá sobre los cuernos del altar del holocausto; y derramará toda la sangre al pie del altar. Lv. 4:34. Y le quitará todo su sebo, como fue quitado el sebo del sacrificio de las paces, y harálo el sacerdote arder en el altar sobre la ofrenda encendida a Jehová; y le hará el sacerdote expiación de su pecado que habrá cometido, y será perdonado. Lv. 4:35. Y si una persona pecare por yerro, ofrecerá una cabra de un año por expiación. Nm. 15:27. Y el sacerdote hará expiación por la persona que habrá pecado por yerro, cuando pecare por yerro delante de Jehová, la reconciliará, y le será perdonado. Nm. 15:28. PECADO DE INMUNDICIAS FÍSICAS ARTÍCULO 41.- Limpieza física. Los hábitos personales de los israelitas hicieron que fuesen un pueblo relativamente saludable, a pesar de vagar cuarenta años como nómadas por el desierto. Eso fue posible debido a las leyes de Dios que regulaban su vida nómada, como, por ejemplo, el diagnóstico y tratamiento de los defectos, enfermedades y plagas. Lv. 21:17 al 21,23 Lv. 13:1 al 59. Lv. 14:54 al 57 Dt. 28:22 Estas leyes destacaban la importancia


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

del agua limpia, además de las cuarentenas, que impedían la propagación de enfermedades contagiosas. Otro requisito higiénico muy adelantado para aquella época era la eliminación de los residuos fecales enterrándolos. Dt. 23:12-14. Los requisitos de bañarse con frecuencia y lavar las ropas a menudo fueron otros beneficios del código legal de aquella nación. 1. Varón que tuviera falta o defecto Habla a Aarón, y dile: El varón de tu simiente en sus generaciones, en el cual hubiere falta, no se allegará para ofrecer el pan de su Dios. Lv. 21:17. Porque ningún varón en el cual hubiere falta, se allegará: varón ciego, o cojo, o falto, o sobrado. Lv. 21:18. Varón en el cual hubiere quebradura de pie o rotura de mano. Lv. 21:19. Corcovado, o lagañoso, Sacerdote con falta que tuviere nube en el ojo, o que tenga sarna, o empeine, o compañón relajado. Lv. 21:20. Ningún varón de la simiente de Aarón sacerdote, en el cual hubiere falta, se allegará para ofrecer las ofrendas encendidas de Jehová. Hay falta en él; no se allegará a ofrecer el pan de su Dios. Lv. 21:21. Empero no entrará del velo adentro, ni se allegará al altar, por cuanto hay falta en él: y no profanará mi santuario, porque yo Jehová soy el que los santifico. Lv. 21:23. 2. ESTA ES LA LEY DE LAS ENFERMEDADES Esta es la ley acerca de toda plaga de lepra, y de tiña. Lv.14:54. Y de la lepra del vestido, y de la casa. Lv.14:55. Y acerca de la hinchazón, y de la postilla, y de la mancha blanca. Lv. 14:56. Para enseñar cuándo es inmundo, y cuándo limpio. Aquesta es la ley tocante a la lepra. Lv.14:57. 3. ESTABLECIMIENTO DE LA LEY DE LAS PLAGAS Y ENFERMEDADES Las plagas y enfermedades en general que existen hasta el día de hoy a nivel mundial, es a consecuencia de la desobediencia. Y será, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para cuidar de poner por obra todos sus mandamientos y sus estatutos, que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán. Dt. 28:15. Maldito serás tú en la ciudad, y maldito en el campo. Dt. 28:16. Maldito tu canastillo, y tus sobras. Dt. 28:17. Maldito el fruto de tu vientre, y el fruto de tu tierra, y la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas. Dt. 28:18. Maldito serás en tu entrar, y maldito en tu salir. Dt. 28:19. Y Jehová enviará contra ti la maldición, quebranto y asombro en todo cuanto pusieres mano e hicieres, hasta que seas destruido, y perezcas presto a causa de la maldad de tus obras, por las cuales me habrás dejado. Dt. 28:20. Jehová hará que se te pegue mortandad, hasta que te consuma de la tierra a la cual entras para poseerla. Dt. 28:21. Jehová te herirá de tisis, y de fiebre, y de ardor, y de calor, y de cuchillo, y de calamidad repentina, y con añublo; y perseguirte han hasta que perezcas. Dt. 28:22. Y tus cielos que están sobre tu cabeza, serán de metal; y la tierra que está debajo de ti, de hierro. Dt. 28:23. Dará Jehová por lluvia a tu tierra polvo y ceniza: de los cielos descenderán sobre ti hasta que perezcas. Dt. 28:24. Jehová te entregará herido delante de tus enemigos: por un camino saldrás a ellos, y por siete caminos huirás delante de ellos: y serás sacudido a todos los reinos de la tierra. Dt. 28:25. Y será tu cuerpo muerto por comida a toda ave del cielo, y bestia de la tierra, y no habrá quien las espante. Dt. 28:26. Jehová te herirá de la plaga de Egipto, y con almorranas, y con sarna, y con comezón, de que no puedas ser curado. Dt. 28:27. Jehová te herirá con locura, y con ceguedad, y con pasmo de corazón. Dt. 28:28. Y enloquecerás a causa de lo que verás con tus ojos. Dt. 28:34. Y vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te perseguirán, y te alcanzarán hasta que perezcas; por cuanto no habrás atendido a la voz de Jehová tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos, que él te mandó. Dt. 28:45. Si no cuidares de poner por obra todas las palabras de aquesta ley que están escritas en este libro, temiendo este nombre glorioso y terrible, JEHOVÁ TU DIOS. Dt. 28:58. Jehová aumentará maravillosamente tus plagas y las plagas de tu simiente, plagas grandes y estables, y enfermedades malignas y duraderas. Dt. 28:59. Y hará volver sobre ti todos los males de Egipto, delante de los cuales temiste, y se te pegarán. Dt. 28:60. Asimismo toda enfermedad y toda plaga que no está escrita en el libro de esta ley, Jehová la enviará sobre ti, hasta que tú seas destruido. Dt. 28:61. ¿Por qué gritas a causa de tu quebrantamiento? Desahuciado es tu dolor: porque por la grandeza de tu iniquidad, y por tus muchos pecados te he hecho esto. Jer. 30:15.

53

Y esta será la plaga con que herirá Jehová a todos los pueblos que pelearon contra Jerusalem: la carne de ellos se disolverá estando ellos sobre sus pies, y se consumirán sus ojos en sus cuencas, y su lengua se les deshará en su boca. Zac. 14:12. 4. ENFERMEDADES Y LEPRAS (inmundas) Cuando el hombre tuviere en la piel de su carne hinchazón, o postilla, o mancha blanca, y hubiere en la piel de su carne como llaga de lepra, será traído a Aarón el sacerdote, o a uno de los sacerdotes sus hijos. Lv. 13:2. Y el sacerdote mirará la llaga en la piel de la carne: si el pelo en la llaga se ha vuelto blanco, y pareciere la llaga más hundida que la tez de la carne, llaga de lepra es; y el sacerdote le reconocerá, y le dará por inmundo. Lv. 13:3. Y si en la piel de su carne hubiere mancha blanca, pero no pareciere más hundida que la tez, ni su pelo se hubiere vuelto blanco, entonces el sacerdote encerrará al llagado por siete días. Lv. 13:4. Y al séptimo día el sacerdote lo mirará; y si la llaga a su parecer se hubiere estancado, no habiéndose extendido en la piel, entonces el sacerdote le volverá a encerrar por otros siete días. Lv. 13:5. Y al séptimo día el sacerdote le reconocerá de nuevo; y si parece haberse oscurecido la llaga, y que no ha cundido en la piel, entonces el sacerdote lo dará por limpio: era postilla; y lavará sus vestidos, y será limpio. Lv. 13:6. Mas si hubiere ido creciendo la postilla en la piel, después que fue mostrado al sacerdote para ser limpio, será visto otra vez del sacerdote: Lv. 13:7. Y si reconociéndolo el sacerdote, ve que la postilla ha crecido en la piel, el sacerdote lo dará por inmundo: es lepra. Lv. 13:8. Cuando hubiere llaga de lepra en el hombre, será traído al sacerdote. Lv. 13:9. Y el sacerdote mirará, y si pareciere tumor blanco en la piel, el cual haya mudado el color del pelo, y se descubre asimismo la carne viva. Lv. 13:10. Lepra es envejecida en la piel de su carne; y le dará por inmundo el sacerdote, y no le encerrará, porque es inmundo. Lv. 13:11. Mas si brotare la lepra cundiendo por el cutis, y ella cubriere toda la piel del llagado desde su cabeza hasta sus pies, a toda vista de ojos del sacerdote. Lv. 13:12. Entonces el sacerdote le reconocerá; y si la lepra hubiere cubierto toda su carne, dará por limpio al llagado: hace vuelto toda ella blanca; y él es limpio. Lv.13:13. Mas el día que apareciere en él la carne viva, será inmundo. Lv. 13:14. Y el sacerdote mirará la carne viva, y lo dará por inmundo. Es inmunda la carne viva: es lepra. Lv.13:15. Mas cuando la carne viva se mudare y volviere blanca, entonces vendrá al sacerdote; Lv.13:16. Y el sacerdote mirará, y si la llaga se hubiere vuelto blanca, el sacerdote dará por limpio al que tenía la llaga, y será limpio. Lv. 13:17. Y cuando en la carne, en su piel, hubiere apostema, y se sanare. Lv. 13:18. Y sucediere en el lugar de la apostema tumor blanco, o mancha blanca embermejecida, será mostrado al sacerdote. Lv.13:19. Y el sacerdote mirará; y si pareciere estar más baja que su piel, y su pelo se hubiere vuelto blanco, darálo el sacerdote por inmundo: es llaga de lepra que se originó en la apostema. Lv.13:20. Y si el sacerdote la considerare, y no pareciere en ella pelo blanco, ni estuviere más baja que la piel, sino oscura, entonces el sacerdote lo encerrará por siete días. Lv.13:21. Y si se fuere extendiendo por la piel, entonces el sacerdote lo dará por inmundo: es llaga. Lv.13:22. Empero si la mancha blanca se estuviere en su lugar, que no haya cundido, es la costra de la apostema; y el sacerdote lo dará por limpio. Lv. 13:23. Asimismo cuando la carne tuviere en su piel quemadura de fuego, y hubiere en lo sanado del fuego mancha blanquecina, bermejiza o blanca. Lv. 13:24. El sacerdote la mirará; y si el pelo se hubiere vuelto blanco en la mancha, y pareciere estar más hundida que la piel, es lepra que salió en la quemadura; y el sacerdote declarará al sujeto inmundo, por ser llaga de lepra. Lv. 13:25. Mas si el sacerdote la mirare, y no pareciere en la mancha pelo blanco, ni estuviere más baja que la tez, sino que está oscura, le encerrará el sacerdote por siete días. Lv.13:26. Y al séptimo día el sacerdote la reconocerá: si se hubiere ido extendiendo por la piel, el sacerdote lo dará por inmundo: es llaga de lepra. Lv. 13:27. Empero si la mancha se estuviere en su lugar, y no se hubiere extendido en la piel, sino que está oscura, hinchazón es de la quemadura: darálo el sacerdote por limpio; que señal de la quemadura es. Lv.13:28. Y al hombre o mujer que le saliere llaga en la cabeza, o en la barba. Lv.13:29.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

El sacerdote mirará la llaga; y si pareciere estar más profunda que la tez, y el pelo en ella fuera rubio y adelgazado, entonces el sacerdote lo dará por inmundo: es tiña, es lepra de la cabeza o de la barba. Lv.13:30. Mas cuando el sacerdote hubiere mirado la llaga de la tiña, y no pareciere estar más profunda que la tez, ni fuere en ella pelo negro, el sacerdote encerrará al llagado de la tiña por siete días. Lv.13:31. Y al séptimo día el sacerdote mirará la llaga: y si la tiña no pareciere haberse extendido, ni hubiere en ella pelo rubio, ni pareciere la tiña más profunda que la tez. Lv.13:32. Entonces lo trasquilarán, mas no trasquilarán el lugar de la tiña: y encerrará el sacerdote al que tiene la tiña por otros siete días. Lv. 13:33. Y al séptimo día mirará el sacerdote la tiña; y si la tiña no hubiere cundido en la piel, ni pareciere estar más profunda que la tez, el sacerdote lo dará por limpio; y lavará sus vestidos, y será limpio. Lv. 13:34. Empero si la tiña se hubiere ido extendiendo en la piel después de su purificación. Lv. 13:35. Entonces el sacerdote la mirará; y si la tiña hubiere cundido en la piel, no busque el sacerdote el pelo rubio, es inmundo. Lv.13:36. Mas si le pareciere que la tiña está detenida, y que ha salido en ella el pelo negro, la tiña está sanada; él está limpio, y por limpio lo dará el sacerdote. Lv.13:37. Asimismo el hombre o mujer, cuando en la piel de su carne tuviere manchas, manchas blancas. Lv.13:38. El sacerdote mirará: y si en la piel de su carne parecieren manchas blancas algo oscurecidas, es empeine que brotó en la piel, está limpia la persona. Lv.13:39. Y el hombre, cuando se le pelare la cabeza, es calvo, más limpio. Lv. 13:40. Y si a la parte de su rostro se le pelare la cabeza, es calvo por delante, pero limpio. Lv. 13:41. Mas cuando en la calva o en la ante calva hubiere llaga blanca rojiza, lepra es que brota en su calva o en su ante calva. Lv. 13:42. Entonces el sacerdote lo mirará, y si pareciere la hinchazón de la llaga blanca rojiza en su calva o en su ante calva, como el parecer de la lepra de la tez de la carne. Lv.13:43. Leproso es, es inmundo; el sacerdote lo dará luego por inmundo; en su cabeza tiene su llaga. Lv. 13:44. Y el leproso en quien hubiere llaga, sus vestidos serán deshechos y su cabeza descubierta, y embozado pregonará: ¡Inmundo! ¡inmundo!. Lv. 13:45. Todo el tiempo que la llaga estuviere en él, será inmundo; estará impuro: habitará solo; fuera del real será su morada. Lv. 13:46. Y cuando en el vestido hubiere plaga de lepra, en vestido de lana, o en vestido de lino. Lv. 13:47. en estambre o en trama, de lino o de lana, o en piel, o en cualquiera obra de piel. Lv. 13:48. Y que la plaga sea verde, o bermeja, en vestido o en piel, o en estambre, o en trama, o en cualquiera obra de piel; plaga es de lepra, y se ha de mostrar al sacerdote. Lv. 13:49. Y el sacerdote mirará la plaga, y encerrará la cosa plagada por siete días. Lv. 13:50. Y al séptimo día mirará la plaga: y si hubiere cundido la plaga en el vestido, o estambre, o en la trama, o en piel, o en cualquiera obra que se hace de pieles, lepra roedora es la plaga; inmunda será. Lv. 13:51. Será quemado el vestido, o estambre o trama, de lana o de lino, o cualquiera obra de pieles en que hubiere tal plaga; porque lepra roedora es: al fuego será quemada. Lv. 13:52. Y si el sacerdote mirare, y no pareciere que la plaga se haya extendido en el vestido, o estambre, o en la trama, o en cualquiera obra de pieles. Lv. 13:53. Entonces el sacerdote mandará que laven donde está la plaga, y lo encerrará otra vez por siete días. Lv. 13:54. Y el sacerdote mirará después que la plaga fuere lavada; y si pareciere que la plaga no ha mudado su aspecto, bien que no haya cundido la plaga, inmunda es; la quemarás al fuego; corrosión es penetrante, esté lo raído en la haz o en el revés de aquella cosa. Lv. 13:55. Mas si el sacerdote la viere, y pareciere que la plaga se ha oscurecido después que fue lavada, la cortará del vestido, o de la piel, o del estambre, o de la trama. Lv. 13:56. Y si apareciere más en el vestido, o estambre, o trama, o en cualquiera cosa de pieles, reverdeciendo en ella, quemarás al fuego aquello donde estuviere la plaga. Lv. 13:57. Empero el vestido, o estambre, o trama, o cualquiera cosa de piel que lavares, y que se le quitare la plaga, lavarse ha segunda vez, y entonces será limpia. Lv. 13:58. Esta es la ley de la plaga de la lepra del vestido de lana o de lino, o del estambre, o de la trama, o de cualquiera cosa de piel, para que sea dada por limpia o por inmunda. Lv. 13:59. 5. OFRENDA PARA LA PURIFICACIÓN DEL LEPROSO Esta será la ley del leproso cuando se limpiare: Será traído al sacerdote. Lv. 14:2.

54

Y el sacerdote saldrá fuera del real; y mirará el sacerdote, y viendo que está sana la plaga de la lepra del leproso. Lv. 14:3. El sacerdote mandará luego que se tomen para el que se purifica dos avecillas vivas, limpias, y palo de cedro, y grana, e hisopo. Lv. 14:4. Y mandará el sacerdote matar la una avecilla en un vaso de barro sobre aguas vivas. Lv. 14:5. Después tomará la avecilla viva, y el palo de cedro, y la grana, y el hisopo, y lo mojará con la avecilla viva en la sangre de la avecilla muerta sobre las aguas vivas: Lv. 14:6. Y rociará siete veces sobre el que se purifica de la lepra, y le dará por limpio; y soltará la avecilla viva sobre el haz del campo. Lv. 14:7. Y el que se purifica lavará sus vestidos, y raerá todos sus pelos, y se ha de lavar con agua, y será limpio: y después entrará en el real, y morará fuera de su tienda siete días. Lv. 14:8. Y será, que al séptimo día raerá todos sus pelos, su cabeza, y su barba y las cejas de sus ojos; finalmente, raerá todo su pelo, y lavará sus vestidos, y lavará su carne en aguas, y será limpio. Lv. 14: 9. Y el día octavo tomará dos corderos sin defecto, y una cordera de un año sin tacha; y tres décimas de flor de harina para presente, amasada con aceite, y un log de aceite. Lv. 14:10. Y el sacerdote que le purifica presentará con aquellas cosas al que se ha de limpiar delante de Jehová, a la puerta del tabernáculo del testimonio. Lv. 14:11. Y tomará el sacerdote un cordero, y ofrecerálo por la culpa, con el log de aceite, y lo mecerá como ofrenda agitada delante de Jehová. Lv. 14:12. Y degollará el cordero en el lugar donde degüellan la víctima por el pecado y el holocausto, en el lugar del santuario: porque como la víctima por el pecado, así también la víctima por la culpa es del sacerdote: es cosa muy sagrada. Lv. 14:13. Y tomará el sacerdote de la sangre de la víctima por la culpa, y pondrá el sacerdote sobre la ternilla de la oreja derecha del que se purifica, y sobre el pulgar de su mano derecha, y sobre el pulgar de su pie derecho. Lv. 14:14. Asimismo tomará el sacerdote del log de aceite, y echará sobre la palma de su mano izquierda. Lv. 14:15. Y mojará su dedo derecho en el aceite que tiene en su mano izquierda, y esparcirá del aceite con su dedo siete veces delante de Jehová. Lv. 14:16. Y de lo que quedare del aceite que tiene en su mano, pondrá el sacerdote sobre la ternilla de la oreja derecha del que se purifica, y sobre el pulgar de su mano derecha, y sobre el pulgar de su pie derecho sobre la sangre de la expiación por la culpa. Lv. 14:17. Y lo que quedare del aceite que tiene en su mano, pondrá sobre la cabeza del que se purifica: y hará el sacerdote expiación por él delante de Jehová. Lv.14:18. Ofrecerá luego el sacerdote el sacrificio por el pecado, y hará expiación por el que se ha de purificar de su inmundicia, y después degollará el holocausto. Lv. 14:19. Y hará subir el sacerdote el holocausto y el presente sobre el altar. Así hará el sacerdote expiación por él, y será limpio. Lv. 14:20. Mas si fuere pobre, que no alcanzare su mano a tanto, entonces tomará un cordero para ser ofrecido como ofrenda agitada por la culpa, para reconciliarse, y una décima de flor de harina amasada con aceite para presente, y un log de aceite. Lv. 14:21. Y dos tórtolas, o dos palominos, lo que alcanzare su mano: y el uno será para expiación por el pecado, y el otro para holocausto. Lv. 14:22. Las cuales cosas traerá al octavo día de su purificación al sacerdote, a la puerta del tabernáculo del testimonio delante de Jehová. Lv. 14:23. Y el sacerdote tomará el cordero de la expiación por la culpa, y el log de aceite, y mecerálo el sacerdote como ofrenda agitada delante de Jehová. Lv. 14:24. Luego degollará el cordero de la culpa, y tomará el sacerdote de la sangre de la culpa, y pondrá sobre el ternilla de la oreja derecha del que se purifica y sobre el pulgar de su mano derecha, y sobre el pulgar de su pie derecho. Lv. 14:25. Y el sacerdote echará del aceite sobre la palma de su mano izquierda. Lv. 14:26. Y con su dedo derecho rociará el sacerdote del aceite que tiene en su mano izquierda, siete veces delante de Jehová. Lv. 14:27. También pondrá el sacerdote del aceite que tiene en su mano sobre la ternilla de la oreja derecha del que se purifica, y sobre el pulgar de su mano derecha, y sobre el pulgar de su pie derecho, en el lugar de la sangre de la culpa. Lv. 14:28. Y lo que sobrare del aceite que el sacerdote tiene en su mano, pondrálo sobre la cabeza del que se purifica, para reconciliarlo delante de Jehová. Lv. 14:29. Asimismo ofrecerá la una de las tórtolas, o de los palominos, lo que alcanzare su mano. Lv. 14:30. El uno de lo que alcanzare su mano, es expiación por el pecado, y el otro en holocausto, además del presente: y hará el sacerdote


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

expiación por el que se ha de purificar, delante de Jehová. Lv. 14: 31. Esta es la ley del que hubiere tenido plaga de lepra, cuya mano no alcanzare lo prescrito para purificarse. Lv. 14:32. 6. INMUNDICIA DE LOS DESECHOS FECALES Y tendrás un lugar fuera del real, y saldrás allá fuera. Dt. 23:12. Tendrás también una estaca entre tus armas; y será que, cuando estuvieres allí fuera, cavarás con ella, y luego al volverte cubrirás tu excremento. Dt. 23:13. Porque Jehová tu Dios anda por medio de tu campo, para librarte y entregar tus enemigos delante de ti; por tanto será tu real santo: porque él no vea en ti cosa inmunda, y se vuelva de en pos de ti. Dt. 23:14. PECADO DE INMUNDICIA CEREMONIAL ARTÍCULO 42.- Limpieza ceremonial. Su observancia era obligatoria para los israelitas, bajo pena de muerte. “Ustedes tienen que mantener a los hijos de Israel separados de su inmundicia, para que ellos no mueran en su inmundicia por contaminar mi tabernáculo, que está en medio de ellos.” Lv. 15:31. La limpieza normalmente se efectuaba con agua y con cenizas de una vaca roja, y la ceremonia se hacía a favor de personas, lugares y cosas. Nm. 19:2-9. En Nm. 5:1,2,3. Se enumeran tres causas, Lv. 11: 1 al 43 muy comunes de inmundicia que afectaban a las personas: 1) Animales Inmundos, 2) todo el que tenga flujo (hombre), costumbre de la mujer y parto. Lv. 12: 1 al 5. 3) todo el que se haya hecho inmundo por un Muerto. ESTA ES LA LEY DE LOS ANIMALES LIMPIOS E INMUNDOS Esta es la ley de los animales, y de las aves, y de todo ser viviente que se mueve en las aguas, y de todo animal que anda arrastrando sobre la tierra. Lv. 11:46. Para hacer diferencia entre inmundo y limpio, y entre los animales que se pueden comer y los animales que no se pueden comer. Lv. 11:47. Y para poder discernir entre lo santo y lo profano, y entre lo inmundo y lo limpio. Lv. 10:10. 1. ANIMALES INMUNDOS: Empero estos no comeréis de los que rumian, o tienen uña hendida: camello, y liebre, y conejo, porque rumian, mas no tienen uña hendida, os serán inmundos. Dt. 14:7. Ni puerco: porque tiene uña hendida, mas no rumia, os será inmundo. De la carne de éstos no comeréis, ni tocaréis sus cuerpos muertos. Dt. 14:8. Mas todo lo que no tuviere aleta y escama, no comeréis: inmundo os será. Dt. 14:10. Y estas son de las que no comeréis: el águila, y el azor, y el esmerejón. Dt. 14:12. Y el ixio, y el buitre, y el milano según su especie. Dt. 14:13. Y todo cuervo según su especie. Dt. 14:14. Y el buho, y la lechuza, y el cuclillo, y el halcón según su especie. Dt. 14:15. Y el herodión, y el cisne, y el ibis. Dt. 14:16. Y el somormujo, y el calamón, y el corvejón. Dt. 14:17. Y la cigüeña, y la garza según su especie, y la abubilla, y el murciélago. Dt. 14:18. Y todo reptil alado os será inmundo: no se comerá. Dt. 14:19 Toda ave limpia comeréis. Dt. 14:20. Ninguna cosa mortecina comeréis: al extranjero que está en tus poblaciones la darás, y él la comerá: o véndela al extranjero; porque tú eres pueblo santo a Jehová tu Dios. No cocerás el cabrito en la leche de su madre. (delito de maldad). Dt. 14:21. Estos empero no comeréis de los que rumian, y de los que tienen pezuña: el camello, porque rumia mas no tiene pezuña hendida, habéis de tenerlo por inmundo. Lv. 11:4. También el conejo, porque rumia, mas no tiene pezuña, tendréislo por inmundo. Lv. 11:5. Asimismo la liebre, porque rumia, mas no tiene pezuña, tendréisla por inmunda. Lv. 11:6. También el puerco, porque tiene pezuñas, y es de pezuñas hendidas, mas no rumia, tendréislo por inmundo. Lv. 11:7. De la carne de ellos no comeréis, ni tocaréis su cuerpo muerto: tendréislos por inmundos. Lv. 11:8. Más todas las cosas que no tienen aletas ni escamas en la mar y en los ríos, así de todo reptil de agua como de toda cosa viviente que está en las aguas, las tendréis en abominación. Lv. 11:10. Os serán, pues, en abominación: de su carne no comeréis, y abominaréis sus cuerpos muertos. Lv. 11:11. Todo lo que no tuviere aletas y escamas en las aguas, tendréislo en abominación. Lv. 11:12. Y de las aves, éstas tendréis en abominación; no se comerán, serán abominación: el águila, el quebrantahuesos, el esmerejón. Lv. 11:13. El milano, y el buitre según su especie. Lv. 11:14. Todo cuervo según su especie. Lv. 11:15. El avestruz, y la lechuza, y el laro, y el gavilán según su especie. Lv. 11:16. Y el buho, y el somormujo, y el ibis. Lv. 11:17.

55

Y el calamón, y el cisne, y el onocrótalo. Lv. 11:18. Y el herodión, y el caradrión, según su especie, y la abubilla, y el murciélago. Lv. 11:19. Todo reptil alado que anduviere sobre cuatro pies, tendréis en abominación. Lv. 11:20,23. Y por estas cosas seréis inmundos: cualquiera que tocare a sus cuerpos muertos, será inmundo hasta la tarde. Lv. 11:24. Todo animal de pezuña, pero que no tiene pezuña hendida, ni rumia, tendréis por inmundo: cualquiera que los tocare será inmundo. Lv. 11:26. Y de todos los animales que andan a cuatro pies, tendréis por inmundo cualquiera que ande sobre sus garras: cualquiera que tocare sus cuerpos muertos, será inmundo hasta la tarde. Lv. 11:27. Y estos tendréis por inmundos de los reptiles que van arrastrando sobre la tierra: la comadreja, y el ratón, y la rana según su especie. Lv. 11:29. Y el erizo, y el lagarto, y el caracol, y la babosa, y el topo. Lv. 11:30. Y todo reptil que va arrastrando sobre la tierra, es abominación; no se comerá. Lv. 11:41. Todo lo que anda sobre el pecho, y todo lo que anda sobre cuatro o más pies, de todo reptil que anda arrastrando sobre la tierra, no lo comeréis, porque es abominación. Lv. 11:42. 2. OFRENDA PARA LA PURIFICACIÓN DE LAS IMPUREZAS LEGALES DEL HOMBRE Y DE LA MUJER 2.1 Hombre.Habla a los hijos de Israel, y decidles: Cualquier varón, cuando su simiente manare de su carne, será inmundo. Lv. 15: 2. Y esta será su inmundicia en su flujo; sea que su carne destiló por causa de su flujo, o que su carne se obstruyó a causa de su flujo; él será inmundo. Lv. 15: 3. Toda cama en que se acostare el que tuviere flujo, será inmundo; y toda cosa sobre que se sentare, inmunda será. Lv. 15: 4. Y cualquiera que tocare a su cama, lavará sus vestidos; lavaráse asimismo con agua, y será inmundo hasta la tarde. Lv. 15: 5. Y el que se sentare sobre aquello en que se hubiere sentado el que tiene flujo, lavará sus vestidos, se lavará también a sí mismo con agua, y será inmundo hasta la tarde. Lv. 15:6. Asimismo el que tocare la carne del que tiene flujo, lavará sus vestidos, y a sí mismo se lavará con agua, y será inmundo hasta la tarde. Lv. 15:7. Y si el que tiene flujo escupiere sobre el limpio, éste lavará sus vestidos, y después de haberse lavado con agua, será inmundo hasta la tarde. Lv. 15:8. Y todo aparejo sobre que cabalgare el que tuviere flujo, será inmunda. Lv. 15:9. Y cualquiera que tocare cualquiera cosa que haya estado debajo de él, será inmundo hasta la tarde; y el que la llevare, lavará sus vestidos, y después de lavarse con agua, será inmundo hasta la tarde. Lv. 15:10. Y todo aquel a quien tocare el que tiene flujo, y no lavare con agua sus manos, lavará sus vestidos, y a sí mismo se lavará con agua, y será inmundo hasta la tarde. Lv. 15:11. Y la vasija de barro en que tocare el que tiene flujo, será quebrada; y toda vasija de madera será lavada con agua. Lv. 15:12. Y cuando se hubiere limpiado de su flujo (enfermedad) el que tiene flujo, se ha de contar siete días desde su purificación, y lavará sus vestidos, y lavará su carne en aguas vivas (río), y será limpio. Lv. 15:13. Y el hombre, cuando de él saliere derramamiento de semen (accidente), lavará en aguas toda su carne, y será inmundo hasta la tarde. Lv. 15:16. Y toda vestimenta, o toda piel sobre la cual hubiere el derramamiento del semen, lavaráse con agua, y será inmunda hasta la tarde. Lv. 15:17. Y la mujer con quien el varón tuviera ayuntamiento de semen, ambos se lavarán con agua y serán inmundos hasta la tarde. Lv. 15:18. Y el octavo día tomará dos tórtolas, o dos palominos, y vendrá delante de Jehová a la puerta del tabernáculo del testimonio, y los dará al sacerdote. Lv. 15:14. Y harálos el sacerdote, el uno ofrenda por el pecado, y el otro holocausto: y le purificará el sacerdote de su flujo delante de Jehová. Lv. 15:15. 2.2 Mujer.-


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Y cuando la mujer tuviere flujo de sangre, y su flujo fuere en su carne, siete días estará apartada; y cualquiera que tocare en ella, será inmundo hasta la tarde. Lv. 15:19. Y todo aquello sobre que ella se acostare mientras su separación, será inmundo; también todo aquello sobre que se sentare, será inmundo. Lv. 15:20. Y cualquiera que tocare a su cama, lavará sus vestidos, y después de lavarse con agua, será inmundo hasta la tarde. Lv. 15:21. También cualquiera que tocare cualquier mueble sobre que ella se hubiere sentado, lavará sus vestidos; lavaráse luego a sí mismo con agua, y será inmundo hasta la tarde. Lv. 15:22. Y si estuviere sobre la cama, o sobre la silla en que ella se hubiere sentado, el que tocare en ella será inmundo hasta la tarde. Lv. 15:23. Y si alguno durmiere con ella, y su menstruo fuere sobre él, será inmundo por siete días; y toda cama sobre que durmiere, será inmunda.Lv.15:24. La mujer, el cuidado de sus inmundicias. Y la mujer, cuando siguiere el flujo de su sangre por muchos días, fuera del tiempo de su costumbre, o cuando tuviere flujo de sangre más de su costumbre; todo el tiempo de su flujo de su inmundicia, será inmunda como en los días de su costumbre. Lv. 15:25. Toda cama en que durmiere todo el tiempo de su flujo, le será como la cama de su costumbre; y todo mueble sobre que se sentare, será inmundo, como la inmundicia de su costumbre. Lv. 15:26. Cualquiera que tocare en esas cosas será inmundo; y lavará sus vestidos, y a sí mismo se lavará con agua, y será inmundo hasta la tarde. Lv. 15:27. Y cuando fuere libre de su flujo, se ha de contar siete días, y después será limpia. Lv. 15:28. Y el octavo día tomará consigo dos tórtolas, o dos palominos, y los traerá al sacerdote, a la puerta del tabernáculo del testimonio. Lv. 15:29. Y el sacerdote hará el uno ofrenda por el pecado, y el otro holocausto; y la purificará el sacerdote delante de Jehová del flujo de su inmundicia. Lv. 15:30. Así apartaréis los hijos de Israel de sus inmundicias, a fin de que no mueran por sus inmundicias, ensuciando mi tabernáculo que está entre ellos. Lv. 15:31. Esta es la ley del que tiene flujo, y del que sale derramamiento de semen, viniendo a ser inmundo a causa de ello. Lv. 15:32. Y de la que padece su costumbre, y acerca del que tuviere flujo, sea varón o hembra, y del que durmiere con mujer inmunda. Lv. 15:33. 3. OFRENDA POR HOMICIDIO OCULTO Cuando fuere hallado en la tierra que Jehová tu Dios te da para que la poseas, muerto echado en el campo, y no se supiere quién lo hirió. Dt. 21:1. Entonces tus ancianos y tus jueces saldrán y medirán hasta las ciudades que están alrededor del muerto. Dt. 21:2. Y será, que los ancianos de aquella ciudad, de la ciudad más cercana al muerto, tomarán de la vacada una becerra que no haya servido, que no haya traído yugo. Dt. 21:3. Y los ancianos de aquella ciudad traerán la becerra a un valle aspero, que nunca haya sido arado ni sembrado, y cortarán el pescuezo a la becerra allí en el valle. Dt. 21:4. Entonces vendrán los sacerdotes hijos de Leví, porque a ellos escogió Jehová tu Dios para que le sirvan, y para bendecir en nombre de Jehová; y el dicho de ellos se determinará todo pleito y toda llaga. Dt. 21:5. Y todos los ancianos de aquella ciudad más cercana al muerto lavarán sus manos sobre la becerra degollada en el valle. Dt. 21:6. Y protestarán, y dirán: Nuestras manos no han derramado esta sangre, ni nuestros ojos lo vieron. Dt. 21:7. Expía a tu pueblo Israel, al cual redimiste, oh Jehová; y no imputes la sangre inocente derramada en medio de tu pueblo Israel. Y la sangre les será perdonada. Dt. 21:8. Y tú quitarás la culpa de sangre inocente de en medio de tí, cuando hicieres lo que es recto en los ojos de Jehová. Dt. 21:9. PECADO DE INMUNDICIAS SOCIALES ARTÍCULO 43.- Las sanciones previstas en la Ley ayudarían a mostrar que el pecado era “mucho más pecaminoso”. Ro. 7:13. Delitos graves bajo la Ley. Delitos capitales. Bajo la Ley se prescribía la pena de muerte en los siguientes casos: 1) blasfemia Lv. 24:14, 16, 23; 2) adorar a cualquier otro Dios que no fuese Jehová y practicar idolatría en cualquiera de sus formas Lv. 20:2. Dt. 13:6,10,13-15. 17:2-7. Nm. 25:1-9:3) hechicería, espiritismo Ex. 22:18. Lv. 20:27:4) profecía falsa Dt. 13:5. 18:20;5) quebrantar el sábado Nm. 15:32-36. Ex. 31:14. 35:2;6) asesinato Nm. 35:30. 31;7) adulterio Lv. 20:10. Dt. 22:22,8) que una mujer se casase alegando falsamente que era virgen Dt. 22:21;9) mantener relaciones sexuales con una muchacha comprometida Dt. 22:23-27; 10) incesto Lv. 18:6-17,29. 20:11,12.13:11) sodomía Lv. 18:22. 20:13,12) bestialidad Lv. 18:23. 20:15,16,13) secuestro Ex. 21:16. Dt. 24:7,14) golpear o injuriar a los padres Ex. 21:15,17; 15) dar falso testimonio en una causa en la que el castigo para el acusado fuera la muerte Dt. 19:16-21.16) acercarse al tabernáculo sin estar autorizado Nm. 17:13.18:7.

56

En muchos casos la pena era severa que por lo general se ejecutaba mediante la lapidación. Además de prescribirse en casos de pecado deliberado o injurias y habla irrespetuosamente contra Jehová Nm. 15:30,31, esta sentencia se dictaba por muchas otras causas como: permanecer incircunciso Gn. 17:14. Ex 4:24. abstenerse deliberadamente de celebrar la Pascua Nm. 9:13, pasar por alto el Día de Expiación Lv. 23:29,30, hacer o emplear aceite santo de unción para fines profanos Ex. 30:31-33, 38, comer sangre Lv. 17:10,14, comer de un sacrificio hallándose la persona inmunda Lv. 7:20,21; 22:3,4,9, comer pan leudado estando en curso la fiesta de los panes sin levadura Ex 12:15,19, presentar un sacrificio en cualquier otro lugar que no fuese el tabernáculo Lv. 17:8,9. Dt. 12:13. Comer de un sacrificio de comunión al tercer día de su presentación Lv. 19:7, 8, desatender la purificación Nú 19:13-20, tocar cosas sagradas sin estar autorizado Nm. 4:15,18,20, mantener relaciones sexuales durante la menstruación Lv. 20:18. y comer la grasa de las ofrendas. Lv. 7:25. El castigo por violar los siete primeros mandamientos era la muerte. En caso de robo, el castigo era restituir lo robado y compensar a la víctima; un testigo falso recibía un castigo igual al daño que había pretendido causar. El último mandamiento, que estaba en contra de la codicia o el deseo incorrecto, no podía ser castigado por los jueces. Los profetas de Israel proclamaban la fidelidad del pueblo al mensaje de Dios aun cuando tengan que soportar dificultades, sufrimiento o desánimo, continuaban el camino de Dios pero unos y otros divididos por causas de sus tradiciones o intereses personales. Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla. Mt. 12:43. Entonces dice: Volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada. Mt. 12:44. Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación. Mt. 12:45. No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre. Mt. 15:11. ¿No entendéis aún, que todo lo que entra en la boca, va al vientre, y es echado en la letrina? Mt. 15:17. Más lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. Mt. 15:18. Porque del corazón salen los malos pensamientos, muertes, adulterios, fornicaciones, hurtos, falsos testimonios, blasfemias. Mt. 15:19. Estas cosas son las que contaminan al hombre: que comer con las manos por lavar no contamina al hombre. 15:20. Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me oyera. Sal. 66:18. Entonces me llamarán, y no responderé; Buscarme han de mañana, y no me hallarán: Pr. 1:28. Y sabemos que Dios no oye a los pecadores: más si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a éste oye. Jn. 9:31. Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia. Ga. 5:19. idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías. Ga. 5:20. envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Ga. 5:21. Guardad, pues, mi ordenanza, no haciendo las costumbres abominables que practicaron antes de vosotros, y no os contaminéis en ellas. Yo Jehová vuestro Dios. Lv. 18:30. Porque las costumbres de los pueblos son vanidad; porque leño del bosque cortaron, obra de manos de artífice con buril. Jer. 10:3. Con plata y oro lo adornan; con clavos y martillo lo afirman para que no se mueva. Jer. 10:4. CIRCUNCISIÓN ARTÍCULO 44.- Se dio como señal del pacto hecho con Abraham y su descendencia, y también el sello de justicia de su fe. Todos los varones de la casa de Abraham debían de ser circuncidados, y después cada varón de su descendencia, al octavo día después de su nacimiento. Eso significaba la consagración del pueblo a Dios. Acción y efecto de cortar parte del prepucio del órgano masculino, fue el rito ordenado, en el pueblo Hebreo del antiguo pacto. La circuncisión bajo la Ley. La circuncisión era un requisito obligatorio de la ley Dios. “Al octavo día después del nacimiento de un varón se le circuncidará la carne de su prepucio.” Lv. 12:2, 3. Era tan importante seguir este mandato, que se circuncidaba al niño al octavo día aunque este cayese en sábado, día de descanso observado estrictamente. Jn. 7:22,23. Algunos ejemplos de padres que estaban bajo la Ley y que hicieron fielmente que se circuncidara a sus hijos al octavo día son: los de Juan el Bautista, los de Jesús y los de Pablo. Lc. 1:59. 2:21. Flp. 3:4,5. La Ley


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

también requería que un extranjero se circuncidara para poder comer la Pascua. Ex. 12:43-48. La circuncisión del corazón era un requisito divino incluso para los israelitas que ya estaban circuncidados en la carne. Moisés le dijo a Israel: “Circuncidad pues el prepucio de vuestro corazón, y no endurezcáis más vuestra cerviz” Dt. 10:16.“Porque Jehová nuestro Dios tendrá que circuncidar nuestro corazón y el corazón de nuestra simiente. Porque todas las gentes tienen prepucio en el corazón y todos deben ser circuncidados. 1. LA LEY DE LA CIRCUNCISIÓN Este será mi pacto, que guardaréis entre mí y vosotros y tu simiente después de ti: Será circuncidado todo varón de entre vosotros. Gn. 17:10. Y estableceré mi pacto entre mí y ti, y tu simiente después de ti en sus generaciones, por alianza perpetua, para serte a ti por Dios, y a tu simiente después de ti. Gn. 17:7. Y te daré a ti, y a tu simiente después de ti, la tierra de tus peregrinaciones, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos. Gn. 17:8. Dijo de nuevo Dios a Abraham: Tú empero guardarás mi pacto, tú y tu simiente después de ti por sus generaciones. Gn. 17:9. Circuncidaréis, pues, la carne de vuestro prepucio, y será por señal del pacto entre mí y vosotros. Gn. 17:11. Y de edad de ocho días será circuncidado todo varón entre vosotros por vuestras generaciones: el nacido en casa, y el comprado a dinero de cualquier extranjero, que no fuere de tu simiente. Gn. 17:12. Y dióle el pacto de la circuncisión: y así Abraham engendró a Isaac, y le circuncidó al octavo día; e Isaac a Jacob, y Jacob a los doce patriarcas. Hch. 7:8. Debe ser circuncidado el nacido en tu casa, y el comprado por tu dinero: y estará mi pacto en vuestra carne para alianza perpetua. Gn. 17:13. Mas es Judío el que lo es en lo interior; y en la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no es de los hombres, sino de Dios. Ro. 2:29. Volveos a mi reprensión. He aquí yo os derramaré mi espíritu, y os haré saber mis palabras. Pr. 1:23. 1.1 CIRCUNCISIÓN DEL NIÑO

Habla a los hijos de Israel, diciendo: la mujer cuando concibiere y pariere varón, será inmunda siete días; conforme a los días que está separada por su menstruo, será inmunda. Lv. 12:2. Y el octavo día circuncidará la carne de su prepucio. Lv. 12: 3. Y pasados los ocho días para circuncidar al niño, llamaron su nombre JESUS; el cual le fue puesto por el ángel antes que él fuese concebido en el vientre. Lc. 2:21. Purificación de la Mujer (limpieza) Y como se cumplieron los días de la purificación de ella, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalem para presentarle al Señor. Lc. 2:22. Mas ella permanecerá treinta y tres (33) días en la sangre de su purgación: ninguna cosa santa tocará, ni vendrá al santuario, hasta que sean cumplidos los días de su purgación. Lv. 12:4. Y si pariere hembra será inmunda dos (2) semanas, conforme a su separación y sesenta y seis (66) días estará pruficándose de su sangre. Lv. 12:5. Y cuando los días de su purgación fueren cumplidos, por hijo o por hija, traerá un cordero de un año para holocausto, y un palomino o una tórtola para expiación, a la puerta del tabernáculo del testimonio, al sacerdote. Lv.12:6. Y él ofrecerá delante de Jehová, y hará expiación por ella, y será limpia del flujo de su sangre. Esta es la ley de la que pariere varón o hembra. Lv. 12:7. Y si no alcanzare su mano lo suficiente para un cordero, tomará entonces dos tórtolas o dos palominos, uno para holocausto, y otro para expiación: y el sacerdote hará expiación por ella, y será limpia. Lv. 12:8. Como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón que abriere matriz. (Como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abriere la matriz, será llamado santo al Señor). Lc. 2:23.

57

Y para dar la ofrenda, conforme a lo que está dicho en la ley del Señor: un par de tórtolas, o dos palominos. Lc. 2:24. Santifícame todo primogénito, cualquiera que abre matriz entre los hijos de Israel, así de los hombres como de los animales: mío es. Ex. 13:2. Todo lo que abriere matriz en toda carne que ofrecerán a Jehová, así de hombres como de animales, será tuyo: más has de hacer redimir el primogénito del hombre: también harás redimir el primogénito de animal inmundo. Nm. 18:15. Advertencia: Todo varón o varona está obligado a ser circuncidado al octavo día. Y el varón incircunciso que no hubiere circuncidado la carne de su prepucio, aquella persona será borrada de su pueblo; ha violado mi pacto. Gn. 17:14. 1.2 CIRCUNCISIÓN DEL PREPUCIO DEL CORAZÓN Y circuncidará Jehová tu Dios tu corazón, y el corazón de tu simiente, para que ames á Jehová tú Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que tú vivas. Dt. 30:6. Circuncidáos á Jehová, y quitad los prepucios de vuestro corazón, varones de Judá y moradores de Jerusalem; no sea que mi ira salga como fuego, y se encienda y no haya quien apague, por la malicia de vuestras obras. Jer. 4:4. A Egipto, y a Judá, y á Edum, y a los hijos de Amón y de Moab, y a todos los arrinconados en el postrer rincón, que moran en el desierto; porque todas las gentes tienen prepucio, y toda la casa de Israel tienen prepucio en el corazón. Jer. 9:26. Más lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. Mt. 15:18. Porque del corazón salen los malos pensamientos, muertes, adulterios, fornicaciones, hurtos, falsos testimonios, blasfemias. Mt.15:19. Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado. Ro. 7:25. Mas es Judío el que lo es en lo interior; y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no es de los hombres, sino de Dios. Ro. 2:29. Más cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, Tito. 3:4. No por obras de justicia que nosotros habíamos hecho, más por su misericordia nos salvó, por el lavacro de la regeneración, y de la renovación del Espíritu Santo; Tito. 3:5. Advertencia: La circuncisión nada es, y la incircuncisión nada es; sino la observancia de los mandamientos de Dios. 1 Co. 7:19. Porque la circuncisión en verdad aprovecha, si guardares la ley; más si eres rebelde a la ley, circuncisión es hecha incircucisión. Ro. 2:25. Y otra vez vuelvo a protestar a todo hombre que se circuncidare, que está obligado a hacer toda la ley. Gal. 5:3. Porque nosotros somos la circuncisión, los que servimos en espíritu a Dios, y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne. Fil. 3:3. En el cual también sois circuncidados de circuncisión no hecha con manos, con el despojamiento del cuerpo de los pecados de la carne, en la circuncisión de Cristo; Col. 2:11. 1.3 CIRCUNCISIÓN AL OCTAVO DÍA Circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, Hebreo de Hebreos; cuanto a la ley, Fariseo. Fil. 3: 5. Para que ofreciesen cada cosa en su día, conforme al mandamiento de Moisés, en los SABADOS, en las NUEVAS LUNAS, en las SOLEMNIDADES, tres veces al año a saber, en la fiesta de los panes AZIMOS, en la fiesta de las SEMANAS, y en la fiesta de las CABAÑAS. 2 Cr. 8:13. Empero a los quince del mes séptimo, cuando hubieréis allegado el fruto de la tierra, haréis fiesta a Jehová por siete días: el primer día será sábado; sábado será también el octavo día. Lv. 23:39. De la puerta del tabernáculo del testimonio no saldréis en siete días, hasta el día que se cumpliesen los días de vuestras consagraciones; porque por siete días seréis consagrados. Lv. 8:33. A la puerta, pues, del tabernáculo del testimonio estaréis día y noche por siete días, y guardaréis la ordenanza delante de Jehová, para que no muráis. Lv. 8:35. Cierto, Moisés os dio la circuncicisión (no porque sea de Moisés, más de los padres); y en sábado circuncidáis al hombre. Jn. 7:22. Si recibe el hombre la circuncisión en sábado, para que la ley de Moisés no sea quebrantada, ¿os enojáis conmigo porque en sábado hice sano todo un hombre? Jn. 7:23. EL AGUA DE LAS PURIFICACIONES ARTÍCULO 45.- El agua se empleó en el tabernáculo tanto para la limpieza física y para las ceremonias. Cuando se instaló el Sacerdocio, se lavó con agua a los sacerdotes. La ceremonia inició con la expiación sobre los levitas “agua purificaba el pecado”. Ex. 29:4. Nm. 8:6,7. Los sacerdotes se lavaban antes de ministrar en el santuario de Jehová y antes de acercarse al altar de la ofrenda


58

Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

quemada. Ex. 40:30-32. Se empleaba el agua para lavar los sacrificios Lv. 1:9. y para las purificaciones ceremoniales Lv. 14:5-9. 50-52. 15:4-27. 17:15. Nm. 19:1-22. El “agua santa”, usada en caso de celos cuando se sospechaba que la esposa había cometido adulterio debió ser agua pura, viva, en la que se disolvía un poco de polvo ceniza del tabernáculo antes de que la mujer la bebiera. Nm. 5:17-24. 1. Limpieza de los Sacerdotes y Levitas Y harás llegar a Aarón y a sus hijos a la puerta del tabernáculo del testimonio, y los lavarás con agua. Ex. 29:4. Y así les harás para expiarlos: rocía sobre ellos el agua de la expiación, y haz pasar la navaja sobre toda su carne, y lavarán sus vestidos, y serán expiados. Nm. 8:7. Y les será por estatuto perpetuo: también el que rociare el agua de la separación lavará sus vestidos; y el que tocare el agua de la separación, será inmundo hasta la noche. Nm. 19:21. Y el que hubiere llevado el macho cabrío á Azazel, lavará sus vestidos, lavará también con agua su carne, y después entrará en el real. Lv. 16:26. 2. Agua de las Rencillas Y altercó el pueblo con Moisés, y dijeron: Danos agua que bebamos. Y Moisés les dijo: ¿Por qué altercáis conmigo? ¿por qué tentáis a Jehová?. Ex. 17:2. Así que el pueblo tuvo allí sed de agua, y murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto, para matarnos de sed a nosotros, y a nuestros hijos, y a nuestros ganados?. Ex. 17:3. Y llamó el nombre de aquel lugar Massah y Meribah, por la rencilla de los hijos de Israel, y porque tentaron a Jehová, diciendo: ¿Está, pues, Jehová entre nosotros, o no? Ex. 17:7. Estas son las aguas de la rencilla, por las cuales contendieron los hijos de Israel con Jehová, y él se santificó en ellos. Nm. 20:13. Pues fuisteis rebeldes a mi dicho en el desierto de Zin, en la rencilla de la congregación, para santificarme en las aguas a ojos de ellos. Estas son las aguas de la rencilla de Cades en el desierto de Zin. Nm. 27:14. 3. Botín de Guerra Además lavaréis vuestros vestidos el séptimo día, y así seréis limpios; y después entraréis en el campo. Nm. 31:24. Todo lo que resiste el fuego, por fuego lo haréis pasar, y será limpio, bien que en las aguas de purificación habrá de purificarse: más haréis pasar por agua todo lo que no aguanta el fuego. Nm. 31:23. 4. Sangre con Agua Derramareis Salvo que sangre no comeréis; sobre la tierra la derramaréis como agua. Dt. 12: 16, 24. Solamente que no comas su sangre: sobre la tierra la derramarás como agua. Dt. 15: 23. 5. Ley de los Celos Y hará el sacerdote estar en pie a la mujer delante de Jehová, y descubrirá la cabeza de la mujer, y pondrá sobre sus manos el presente de la recordación, que es el presente de celos: y el sacerdote tendrá en la mano las aguas amargas que acarrean maldición. Nm. 5:18. Y el sacerdote la conjurará, y le dirá: Si ninguno hubiere dormido contigo, y si no te has apartado de tu marido a inmundicia, libre seas de estas aguas amargas que traen maldición: Nm. 5:19. Luego tomará el sacerdote del agua santa en un vaso de barro: tomará también el sacerdote del polvo que hubiere en el suelo del tabernáculo, y echarálo en el agua. Nm. 5:17. 6. Purificación de la Lepra (Inmundicias Físicas) Esta será la ley del leproso cuando se limpiare: Será traído al sacerdote: Lv. 14:2. Y el sacerdote saldrá fuera del real; y mirará el sacerdote, y viendo que está sana la plaga de la lepra del leproso. Lv. 14:3. El sacerdote mandará luego que se tomen para el que se purifica dos avecillas vivas, limpias, y palo de cedro, y grana, é hisopo. Lv. 14:4. Y mandará el sacerdote matar a una avecilla en un vaso de barro sobre aguas vivas; Lv. 14:5. Después tomará la avecilla viva, y el palo de cedro, y la grana, y el hisopo, y lo mojará con la avecilla viva en la sangre de la avecilla muerta sobre las aguas vivas. Lv. 14:6. Y rociará siete veces sobre el que se purifica de la lepra, y le dará por limpio; y soltará la avecilla viva sobre la haz del campo. Lv. 14: 7. Y el que se purifica lavará sus vestidos, y raerá todos sus pelos, y se ha de lavar con agua, y será limpio: y después entrará en el real, y morará fuera de su tienda siete días. Lv. 14:8. Y será, que al séptimo día raerá todos sus pelos, su cabeza, y su barba, y las cejas de sus ojos; finalmente raerá todo su pelo, y lavará sus vestidos, y lavará su carne en aguas, y será limpio. Lv. 14:9. VACA ROJA O BERMEJA ARTÍCULO 46.- En Israel, la persona que tocaba un cadáver, un hueso humano, una tumba o que entrase en una tienda en la que yacía un cadáver, quedaba inmunda. Para no ser “cortada de en

medio de la Congregación”, tenía que seguir un procedimiento de purificación en el que se utilizaban las cenizas de una vaca roja sana que no hubiese llevado yugo. El agua en la que se habían mezclado algunas de estas cenizas se salpicaba sobre la persona inmunda.

1.

OFRENDA DE LA VACA BERMEJA Y AGUA DE PURIFICACIÓN Esta es la ordenanza de la ley que Jehová ha prescrito, diciendo: Dí a los hijos de Israel que te traigan una vaca bermeja, perfecta, en la cual no haya falta, sobre la cual no se haya puesto yugo. Nm. 19:2. Y la daréis a Eleazar el sacerdote, y él la sacará fuera del campo, y harála degollar en su presencia. Nm. 19:3. Y tomará Eleazar el sacerdote de su sangre con su dedo, y rociará hacia la delantera del tabernáculo del testimonio con la sangre de ella siete veces. Nm. 19:4. Y hará quemar la vaca ante Luego tomará el sacerdote palo de cedro, é hisopo, y escarlata, y lo echará en medio del fuego en que arde la vaca. Nm. 19:6. El sacerdote lavará luego sus vestidos, lavará también su carne con agua, y después entrará en el real; y será inmundo el sacerdote hasta la tarde. Nm. 19:7. Asimismo el que la quemó, lavará sus vestidos en agua, también lavará en agua su carne, y será inmundo hasta la tarde. Nm. 19:8. Y un hombre limpio recogerá las cenizas de la vaca, y las pondrá fuera del campo en lugar limpio, y las guardará la congregación de los hijos de Israel para el agua de separación: es UNA EXPIACIÓN. Nm. 19:9. Y el que recogió las cenizas de la vaca, lavará sus vestidos, y será inmundo hasta la tarde: y será a los hijos de Israel, y al extranjero que peregrina entre ellos, por estatuto perpetuo. Nm. 19:10. El que tocare muerto de cualquiera persona humana, siete días será inmundo. Nm. 19:11. Este se purificará al tercer día con aquesta agua, y al séptimo día será limpio; y si al tercer día no se purificare, no será limpio al séptimo día. Nm. 19:12. Cualquiera que tocare en muerto, en persona de hombre que estuviere muerto, y no se purificare, el tabernáculo de Jehová contaminó; y aquella persona será cortada de Israel: por cuanto el agua de la separación no fue rociada sobre él, inmundo será; y su inmundicia será sobre él. Nm. 19:13. Esta es la ley para cuando alguno muriere en la tienda; cualquiera que entraré en la tienda, y todo el que estuviere en ella, será inmundo siete días. Nm. 19:14. Y todo vaso abierto, sobre el cual no hubiere tapadera bien ajustada, será inmundo. Nm. 19:15. Y cualquiera que tocare en muerto a cuchillo sobre la haz del campo, o en muerto, o en hueso humano, o en sepulcro, siete días será inmundo. Nm. 19:16. Y para el inmundo tomarán de la ceniza de la quemada vaca de la expiación, y echarán sobre ella agua viva en un vaso. Nm. 19:17. Y un hombre limpio tomará hisopo, y mojarálo en el agua, y rociará sobre la tienda, y sobre todos los muebles, y sobre las personas que allí estuvieren, y sobre aquel que hubiere tocado el hueso, o el matado, o el muerto, o el sepulcro. Nm. 19:18. Y el limpio rociará sobre el inmundo al tercero y al séptimo día: y cuando lo habrá purificado al día séptimo, él lavará luego sus vestidos, y a sí mismo se lavará con agua, y será limpio a la tarde. Nm. 19:19. Y el que fuere inmundo, y no se purificare, la tal persona será cortada de entre la congregación, por cuanto contaminó el tabernáculo de Jehová: no fue rociada sobre él el agua de separación: es inmundo. Nm. 19:20. Y les será por estatuto perpetuo: también el que rociare el agua de la separación lavará sus vestidos; y el que tocare el agua de la separación será inmundo hasta la tarde. Nm. 19:21. OFRENDA DE COMUNIÓN O DE PACES ARTÍCULO 47.- Estas ofrendas son diferentes tanto del holocausto como de la oblación de vegetal, pero está constituida en ambas. Su objetivo era un medio, por el cual el oferente ha alcanzado la respuesta de su petición. Las ofrendas de comunión a Jehová Dios de Israel indicaban PAZ con ÉL. El adorador o el oferente y su casa o familia participaban de la ofrenda (según la tradición del antiguo pacto, en el patio del tabernáculo se erigieron Cabañas alrededor de la parte interior de la cortina que rodeaba el patio, en el Templo se hicieron comedores). Fundamentos de la Ofrenda de Comunión o de Paces: Y esta es la ley del sacrificio de las paces, que se ofrecerá a Jehová. Lv. 7:11.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Habla a los hijos de Israel, diciendo: El que ofreciere sacrificio de sus paces a Jehová, traerá su ofrenda del sacrificio de sus paces a Jehová. Lv. 7:29. Si se ofreciere en hacimiento de gracias, ofrecerá por sacrificio de hacimiento de gracias tortas sin levadura amasadas con aceite, y hojaldres sin levadura untadas con aceite, y flor de harina frita en tortas amasadas con aceite. Lv. 7:12. Con tortas de pan leudo ofrecerá su ofrenda en el sacrificio de hacimientos de gracias de sus paces. Lv. 7:13. Y la carne del sacrificio de sus pacíficos en hacimiento de gracias, se comerá en el día que fuere ofrecida: no dejarán de ella nada para otro día. Lv. 7:15. Y lo que quedare para el tercer día de la carne del sacrificio, será quemado en el fuego. Lv. 7:17. Y si se comiere de la carne del sacrificio de sus paces el tercer día, el que lo ofreciere no será acepto, ni le será imputado; abominación será, y la persona que de él comiere llevará su pecado. Lv. 7:18. Habla a los hijos de Israel, diciendo: El que ofreciere sacrificio de sus paces a Jehová, traerá su ofrenda del sacrificio de sus paces a Jehová. Lv. 7:29. Y daréis al sacerdote para ser elevada en ofrenda, la espaldilla derecha de los sacrificios de vuestras paces. Lv. 7:32. El que de los hijos de Aarón ofreciere la sangre de las paces, y el sebo, de él será en porción la espaldilla derecha. Lv. 7:33. Porque he tomado de los hijos de Israel, de los sacrificios de sus paces, el pecho que se agita, y la espaldilla elevada en ofrenda, y lo he dado a Aarón el sacerdote y a sus hijos, por estatuto perpetuo de los hijos de Israel. Lv. 7:34. Ocasiones en que se presentaban ofrendas de comunión, y sus características: Ocasión: cuando se celebraban pactos Ex 24:5, durante la celebración de los períodos festivos y el comienzo de los meses, Nm 10:10. Ex 12:2-14. Lv 23:15-19. Nm 29:39; y en otras ocasiones. El propósito es conseguir la aprobación de Dios; también hacer ruego o súplica a Dios en tiempos de infortunio. Lv. 19:5. Jue 20:26. 21:4. 1 S. 13:9. 2 S. 24:25. 1. Animales que se usaban y procedimiento que se seguía: reses vacunos (machos o hembras), ovejas y cabras. (No se utilizaban aves, pues se consideraba que no eran suficientes para una comida de sacrificio.) Lv. 3:1,6,12. El que hacía la ofrenda ponía su mano sobre la cabeza del animal y este era degollado. Luego el sacerdote rociaba la sangre “en derredor sobre el altar” de la ofrenda quemada Lv. 3:2,8,13, y la grasa (parte de la cual era la cola grasa de la oveja) se colocaba sobre el altar de la ofrenda quemada. Lv. 3:3-5,9. 1.1 Becerro o ternera Y si su ofrenda fuere sacrificio de paces, si hubiere de ofrecerlo de ganado vacuno, sea macho o hembra, sin defecto lo ofrecerá delante de Jehová. Lv. 3:1. Y pondrá su mano sobre la cabeza de su ofrenda, y la degollará a la puerta del tabernáculo del testimonio; y los sacerdotes, hijos de Aarón, rociaron su sangre sobre el altar en derredor. Lv. 3:2. Luego ofrecerá del sacrificio de las paces, por ofrenda encendida a Jehová, el cebo que cubre los intestinos, y todo el sebo que está sobre las entrañas. Lv. 3:3. Y los dos riñones, y el sebo que está sobre ellos, y sobre los ijares, y con los riñones quitará el redaño que está sobre el hígado. Lv. 3:4. Y los hijos de Aarón harán arder esto en el altar, sobre el holocausto que estará sobre la leña que habrá encima del fuego; es ofrenda de olor suave a Jehová. Lv. 3:5.

1.2

Cordero u Oveja

Más si de ovejas fuere su ofrenda para sacrificio de paces a Jehová, sea macho o hembra, ofrecerála sin tacha. Lv. 3:6.

59

Si ofreciere cordero por su ofrenda, ha de ofrecerlo delante de Jehová. Lv. 3:7. Y pondrá su mano sobre la cabeza de su ofrenda, y después la degollará delante del tabernáculo del testimonio; y los hijos de Aarón rociarán su sangre sobre el altar en derredor. Lv. 3:8. El cordero de la Ofrenda Y del sacrificio de las paces ofrecerá por ofrenda encendida a Jehová, su sebo, y la cola entera, la cual quitará a raíz del espinazo, y el sebo que cubre los intestinos, y todo el sebo que está sobre las entrañas. Lv. 3:9. Asimismo los dos riñones, y el sebo que está sobre ellos, y el que está sobre los ijares, y con los riñones quitará el redaño de sobre el hígado. Lv. 3:10. Y el sacerdote hará arder esto sobre el altar; vianda de ofrenda encendida a Jehová. Lv. 3:11. 1.3 Chivo o Cabra

Y si fuere cabra su ofrenda, ofrecerála delante de Jehová. Lv. 3:12. Y pondrá su mano sobre la cabeza de ella, y la degollará delante del tabernáculo del testimonio; y los hijos de Aarón rociarán su sangre sobre el altar en derredor. Lv. 3:13. Después ofrecerá de ella su ofrenda encendida a Jehová; el sebo que cubre los intestinos, y todo el sebo que está sobre las entrañas. Lv. 3:14. Y los dos riñones, y el sebo que está sobre ellos, y el que está sobre los ijares, y con los riñones quitará el redaño de sobre el hígado. Lv. 3:15. Y el sacerdote hará arder esto sobre el altar; es vianda de ofrenda que se quema en olor de suavidad a Jehová: el sebo todo es de Jehová. Lv. 3:16. Estatuto perpetuo por vuestras edades; en todas vuestras moradas, ningún sebo ni ninguna sangre comeréis. Lv. 3:17. OFRENDA DE HACIMIENTO DE GRACIAS O ACCIÓN DE GRACIAS Artículo 48.- Esta acción que hace el oferente, consiste en dar una ofrenda en agradecimiento que el Dios de Israel, le ha conferido alguna facultad o virtud. La ofrenda de acción de gracias, es una ofrenda de comunión, que por medio de ella se alababa a Dios. Por sus provisiones y bondades amorosas, se comía carne, pan leudado y pan sin fermentar. Por lo tanto, el adorador celebraba la ocasión. Cuando se hacía esta expresión de gracias y de alabanza a Dios, la carne se tenía que comer aquel mismo día, no el siguiente. FUNDAMENTOS DE LA OFRENDA DE HACIMIENTO DE GRACIAS: Si se ofreciere en hacimiento de gracias, ofrecerá por sacrificio de hacimiento de gracias tortas sin levadura amasadas con aceite, y hojaldres sin levadura untadas con aceite, y flor de harina frita en tortas amasadas con aceite. Lv. 7:12. Con tortas de pan leudo ofrecerá su ofrenda en el sacrificio de hacimientos de gracias de sus paces. Lv. 7:13. Y la carne del sacrificio de sus pacíficos en hacimiento de gracias, se comerá en el día que fuere ofrecida: no dejarán de ella nada para otro día. Lv. 7:15. Y cuando sacrificareis sacrificio de hacimiento de gracias a Jehová, de vuestra voluntad lo sacrificaréis. Lv. 22:29. Y sacrifiquen sacrificios de alabanza, Y publiquen sus obras con júbilo. Sal. 107:22. Porque desde el tiempo de David y de Asaph, ya de antiguo, había príncipes de cantores, y cántico y alabanza, y acción de gracias a Dios. Neh. 12:46. Para exclamar con voz de acción de gracias, Y para contar todas tus maravillas. Sal. 26:7. Porque todas estas cosas padecemos por vosotros, para que abundando la gracia por muchos, en el hacimiento de gracias sobreabunde a gloria de Dios. 2 Co. 4:15. Ahora pues, llevad también a cabo el hecho, para que como estuvisteis prontos a querer, así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tenéis. 2 Co. 8:11. AMONESTO pues, ante todas cosas, que se hagan rogativas, oraciones, peticiones, hacimientos de gracias, por todos los hombres; 1 Ti. 2:1. Voz de gozo y voz de alegría, voz de desposado y voz de desposada, voz de los que digan: Alabad a Jehová de los ejércitos, porque Jehová es bueno, porque para siempre es su misericordia; voz de los que traigan alabanza a la casa de Jehová. Porque


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

tornaré a traer la cautividad de la tierra como al principio, ha dicho Jehová. Jer. 33:11. Ofrendas mecidas ARTÍCULO 49.- En las ofrendas mecidas, el sacerdote debía colocar sus manos debajo de las del que sostenía el sacrificio que se iba a presentar y las mecía de acá para allá, o quizás era el mismo sacerdote el que mecía la ofrenda. Lv 23:11. Parece ser que Moisés, como mediador del pacto de la Ley, hizo esto con Aarón y sus hijos cuando los consagró para el sacerdocio. Lv 8:28, 29. Esta acción prefiguró la presentación de las ofrendas a Jehová. Ciertas ofrendas mecidas constituían la porción destinada a los sacerdotes. Ex 29:27. La presentación de una gavilla (o la medida de un omer) de las primicias de la siega de la cebada el 16 de Nisán era una ofrenda mecida llevada a cabo por el sumo sacerdote. En el día del Pentecostés se mecían dos panes con levadura de las primicias del trigo. Lv 23:15-17. Fundamentos de las ofrendas mecidas: Y lo has de poner todo en las manos de Aarón, y en las manos de sus hijos; y lo mecerás agitándolo delante de Jehová. Ex. 29:24. Después lo tomarás de sus manos, y lo harás arder sobre el altar en holocausto, por olor agradable delante de Jehová. Es ofrenda encendida a Jehová. Ex. 29:25. Y tomarás el pecho del carnero de las consagraciones, que fue inmolado para la de Aarón, y lo mecerás por ofrenda agitada delante de Jehová; y será porción tuya. Ex. 29:26. Y apartarás el pecho de la ofrenda mecida, y la espaldilla de la santificación, lo que fue mecido y lo que fue santificado del carnero de las consagraciones de Aarón y de sus hijos. Ex. 29:27. Y púsolo todo en las manos de Aarón, y en las manos de sus hijos, e hízolo mecer: ofrenda agitada delante de Jehová. Lv. 8:27. Después tomó aquellas cosas Moisés de las manos de ellos, e hízolas arder en el altar sobre el holocausto: las consagraciones en olor de suavidad, ofrenda encendida a Jehová. Lv. 8:28. Y tomó Moisés el pecho, y lo meció, ofrenda mecida delante de Jehová; del carnero de las consagraciones aquella fue la parte de Moisés, como Jehová lo había mandado a Moisés. Lv. 8:29. Con las ofrendas de los sebos que se han de encender, traerán la espaldilla que se ha de elevar, y el pecho que será mecido, para que lo mezas por ofrenda agitada delante de Jehová: y será por fuero perpetuo tuyo, y de tus hijos contigo, como Jehová lo ha mandado. Lv. 10:15. Comeréis asimismo en lugar limpio, tú y tus hijos y tus hijas contigo, el pecho de la mecida, y la espaldilla elevada, porque por fuero para ti, y fuero para tus hijos, son dados de los sacrificios de las paces de los hijos de Israel. Lv. 10:14. Sus manos traerán las ofrendas que se han de quemar a Jehová: traerá el sebo con el pecho: el pecho para que éste sea agitado, como sacrificio agitado delante de Jehová; Lv. 7:30. Porque he tomado de los hijos de Israel, de los sacrificios de sus paces, el pecho que se agita, y la espaldilla elevada en ofrenda, y lo he dado a Aarón el sacerdote y a sus hijos, por estatuto perpetuo de los hijos de Israel. Lv. 7:34. Pero los pechos, con la espaldilla derecha, los meció Aarón como ofrenda mecida delante de Jehová, como Jehová lo había mandado a Moisés. Lv. 9:21. Después alzó Aarón sus manos hacia el pueblo y bendíjolos: y descendió de hacer la expiación, y el holocausto, y el sacrificio de las paces. Lv. 9:22. Habla a los hijos de Israel, y diles: Cuando hubiereis entrado en la tierra que yo os doy, y segareis su mies, traeréis al sacerdote un omer por primicia de los primeros frutos de vuestra siega. Lv. 23:10. El cual mecerá el omer delante de Jehová, para que seáis aceptos: el siguiente día del sábado lo mecerá el sacerdote. Lv. 23:11. Y el día que ofrezcáis el omer, ofreceréis un cordero de un año, sin defecto, en holocausto a Jehová. Lv. 23:12. De vuestras habitaciones traeréis dos panes para ofrenda mecida, que serán de dos décimas de flor de harina, cocidos con levadura, por primicias a Jehová. Lv. 23:17. Y el sacerdote los mecerá en ofrenda agitada delante de Jehová, con el pan de las primicias, y los dos corderos: serán cosa sagrada de Jehová para el sacerdote. Lv. 23:20. y el sacerdote mecerá aquello como ofrenda mecida delante de Jehová, lo cual será cosa santa del sacerdote, además del pecho mecido y de la espaldilla separada; después el nazareo podrá beber vino. Nm 6:20. Esto también será tuyo: la ofrenda elevada de sus dones, y todas las ofrendas mecidas de los hijos de Israel, he dado a ti y a tus hijos y a tus hijas contigo, por estatuto perpetuo; todo limpio en tu casa comerá de ellas. Nm 18:11. Y la carne de ellos será tuya: como el pecho de la mecedura y como la espaldilla derecha, será tuya. Nm. 18:18. Así hablarás a los levitas, y les dirás: Cuando toméis de los hijos de Israel los diezmos que os he dado de ellos por vuestra heredad, vosotros presentaréis de ellos en ofrenda mecida a Jehová el diezmo de los diezmos. Nm 18:26.

60

Después tomará el sacerdote de la mano de la mujer el presente de los celos, y mecerálo delante de Jehová, y lo ofrecerá delante del altar. Nm. 5:25. Y tomará el sacerdote un cordero, y ofrecerálo por la culpa, con el log (1/2 litro) de aceite, y lo mecerá como ofrenda agitada delante de Jehová. Lv. 14:12. Más si fuere pobre, que no alcanzare su mano a tanto, entonces tomará un cordero para ser ofrecido como ofrenda agitada por la culpa, para reconciliarse, y una décima de flor de harina amasada con aceite para presente, y un log de aceite. Lv. 14:21. Y el sacerdote tomará el cordero de la expiación por la culpa, y el log de aceite, y mecerálo el sacerdote como ofrenda agitada delante de Jehová. Lv. 14:24. Ofrendas elevadas ARTÍCULO 50.- Porciones sagradas (ofrendas alzadas). La palabra hebrea teru·máh se traduce en algunas ocasiones “porción sagrada”, cuando se refiere a la parte del sacrificio que se alzaba como la porción que pertenecía a los sacerdotes. Ex 29:27,28. Lv 7:14,32. y 10:14,15. También se traduce frecuentemente “contribución” cuando se refiere a las cosas dadas al santuario, las cuales, con excepción de lo que se sacrificaba sobre el altar, iban asimismo dirigidas al sustento de los sacerdotes. Nu 18:8-13,19, 24,26-29. y 31:29. Dt. 12:6,11. Fundamentos de la ofrenda elevada: Y será para Aarón y para sus hijos por estatuto perpetuo de los hijos de Israel, porque es porción elevada; y será tomada de los hijos de Israel de sus sacrificios pacíficos, porción de ellos elevada en ofrenda a Jehová. Ex. 29: 28. Y de toda la ofrenda presentará una parte por ofrenda elevada a Jehová, y será del sacerdote que rociare la sangre de los pacíficos. Lv. 7:14. Y daréis al sacerdote para ser elevada en ofrenda, la espaldilla derecha de los sacrificios de vuestras paces. Lv. 7:32. Porque he tomado de los hijos de Israel, de los sacrificios de sus paces, el pecho que se agita, y la espaldilla elevada en ofrenda, y lo he dado a Aarón el sacerdote y a sus hijos, por estatuto perpetuo de los hijos de Israel. Lv. 7:34. Comeréis asimismo en lugar limpio, tú y tus hijos y tus hijas contigo, el pecho de la mecida, y la espaldilla elevada, porque por fuero para ti, y fuero para tus hijos, son dados de los sacrificios de las paces de los hijos de Israel. Lv. 10:14. Con las ofrendas de los sebos que se han de encender, traerán la espaldilla que se ha de elevar, y el pecho que será mecido, para que lo mezas por ofrenda agitada delante de Jehová: y será por fuero perpetuo tuyo, y de tus hijos contigo, como Jehová lo ha mandado. Lv. 10:15. Esto también será tuyo: la ofrenda elevada de sus dones, y todas las ofrendas agitadas de los hijos de Israel, he dado a ti, y a tus hijos y a hijas contigo, por estatuto perpetuo: todo limpio en tu casa comerá de ellas. Nm. 18:11. Todas las ofrendas elevadas de las cosas santas, que los hijos de Israel ofrecieren a Jehová, helas dado para ti, y para tus hijos y para tus hijas contigo, por estatuto perpetuo: pacto de sal perpetuo es delante de Jehová para ti y para tu simiente contigo. Nm. 18:19. Y dió Moisés el tributo, por elevada ofrenda a Jehová, a Eleazar el sacerdote, como Jehová lo mandó a Moisés. Nm. 31:41. Y allí llevaréis vuestros holocaustos, y vuestros sacrificios, y vuestros diezmos, y la ofrenda elevada de vuestras manos, y vuestros votos, y vuestras ofrendas voluntarias, y los primerizos de vuestras vacas y de vuestras ovejas. Dt. 12:6. Y al lugar que Jehová vuestro Dios escogiere para hacer habitar en él su nombre, allí llevaréis todas las cosas que yo os mando: vuestros holocaustos, y vuestros sacrificios, vuestros diezmos, y las ofrendas elevadas de vuestras manos, y todo lo escogido de vuestros votos que hubiereis prometido a Jehová. Dt. 12:11. Ni podrás comer en tus poblaciones el diezmo de tu grano, o de tu vino, o de tu aceite, ni los primerizos de tus vacas, ni de tus ovejas, ni tus votos que prometieres, ni tus ofrendas voluntarias, ni las elevadas ofrendas de tus manos. Dt. 12:17. LA SANIDAD DE DIOS Capítulo III La Promesa de Dios Y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los Egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu Sanador. Ex. 15:26. El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; Sal 103:3. El sana a los quebrantados de corazón, Y liga sus heridas. Sal. 147:3. Y si anduvieres en mis caminos, guardando mis estatutos y mis mandamientos, como anduvo David tu padre, yo alargaré tus días. 1 R. 3:14. Que ames a Jehová tu Dios, que oigas su voz, y te allegues a él; porque él es tu vida, y la longitud de tus días; a fin de que habites


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

sobre la tierra que juró Jehová a tus padres Abraham, Isaac, y Jacob, que les había de dar. Dt. 30:20. Andad en todo camino que Jehová vuestro Dios os ha mandado, para que viváis, y os vaya bien, y tengáis largos días en la tierra que habéis de poseer. Dt. 5:33. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Mt. 6:33. Por causa de la rebeldía no hallaran sanidad. Porque yo sé que después de mi muerte, ciertamente os corromperéis y os apartaréis del camino que os he mandado; y que os ha de venir mal en los postreros días, por haber hecho mal en ojos de Jehová, enojándole con la obra de vuestras manos. Dt. 31:29. Y será, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para cuidar de poner por obra todos sus mandamientos y sus estatutos, que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán. Dt. 28:15. Y vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te perseguirán, y te alcanzarán hasta que perezcas; por cuanto no habrás atendido a la voz de Jehová tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos, que él te mandó: Dt. 28:45. Si no cuidares de poner por obra todas las palabras de aquesta ley que están escritas en este libro, temiendo este nombre glorioso y terrible, JEHOVÁ TU DIOS. Dt. 28:58. Y Jehová enviará contra ti la maldición, quebranto y asombro en todo cuanto pusieres mano e hicieres, hasta que seas destruido, y perezcas presto a causa de la maldad de tus obras, por las cuales me habrás dejado. Dt. 28:20. Jehová hará que se te pegue mortandad, hasta que te consuma de la tierra a la cual entras para poseerla. Dt. 28:21. Jehová te herirá de tisis, y de fiebre, y de ardor, y de calor, y de cuchillo, y de calamidad repentina, y con añublo; y perseguirte han hasta que perezcas. Dt. 28:22. Y tus cielos que están sobre tu cabeza, serán de metal; y la tierra que está debajo de ti, de hierro. Dt. 28:23. Dará Jehová por lluvia a tu tierra polvo y ceniza: de los cielos descenderán sobre ti hasta que perezcas. Dt. 28:24. Jehová te entregará herido delante de tus enemigos: por un camino saldrás a ellos, y por siete caminos huirás delante de ellos: y serás sacudido a todos los reinos de la tierra. Dt. 28:25. Y será tu cuerpo muerto por comida a toda ave del cielo, y bestia de la tierra, y no habrá quien las espante. Dt. 28:26. Jehová te herirá de la plaga de Egipto, y con almorranas, y con sarna, y con comezón, de que no puedas ser curado. Dt. 28:27. Jehová te herirá con locura, y con ceguedad, y con pasmo de corazón. Dt. 28:28. Y enloquecerás a causa de lo que verás con tus ojos. Dt. 28:34. Jehová aumentará maravillosamente tus plagas y las plagas de tu simiente, plagas grandes y estables, y enfermedades malignas y duraderas. Dt. 28:59. Y hará volver sobre ti todos los males de Egipto, delante de los cuales temiste, y se te pegarán. Dt. 28:60. Asimismo toda enfermedad y toda plaga que no está escrita en el libro de esta ley, Jehová la enviará sobre ti, hasta que tú seas destruido. Dt. 28:61. ¿Por qué gritas a causa de tu quebrantamiento? Desahuciado es tu dolor: porque por la grandeza de tu iniquidad, y por tus muchos pecados te he hecho esto. Jr. 30:15. De dolorosas enfermedades morirán; no serán plañidos ni enterrados: serán por muladar sobre la haz de la tierra: y con cuchillo y con hambre serán consumidos, y sus cuerpos serán para comida de las aves del cielo y de las bestias de la tierra. Jr. 16:4. Y cuando llegare ese día de lamentos, que debemos hacer: Clama a mí, y te responderé, y te enseñaré cosas grandes y dificultosas que tú no sabes. Jr. 33:3. Pregonad ayuno, llamad a congregación; congregad los ancianos y todos los moradores de la tierra en la casa de Jehová vuestro Dios, y clamad a Jehová. Jl. 1:14. Más en teniendo reposo, se volvían a hacer lo malo delante de ti; por lo cual los dejaste en mano de sus enemigos, que se enseñorearon de ellos: pero convertidos clamaban otra vez a ti, y tú desde los cielos los oías, y según tus miseraciones muchas veces los libraste. Neh. 9:28. Y protestásteles que se volviesen a tu ley; mas ellos hicieron soberbiamente, y no oyeron tus mandamientos, sino que pecaron contra tus juicios, los cuales si el hombre hiciere, en ellos vivirá; y dieron hombro renitente, y endurecieron su cerviz, y no escucharon. Neh. 9:29. Mas yo haré venir sanidad para ti, y te sanaré de tus heridas, dice Jehová; porque Arrojada te llamaron, diciendo: Esta es Sión, a la que nadie busca. Jr. 30:17. He aquí que yo le hago subir sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad. Jr. 33:6. Y en la fe de su nombre, a éste que vosotros veis y conocéis, ha confirmado su nombre: y la fe que por él es, ha dado a éste esta completa sanidad en presencia de todos vosotros. Hch. 3:16.

61

Y Pedro dijo: Ni tengo plata ni oro; mas lo que tengo te doy: en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda. Hch. 3:6. Y viendo al hombre que había sido sanado, que estaba con ellos, no podían decir nada en contra. Hch. 4:14. A éste dan testimonio todos los profetas, de que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre. Hch. 10:43. A éste a Dios ensalzado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y remisión de pecados. Hch. 5:31. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Is. 53:4. Si logramos la misericordia de nuestro Dios, debemos pagar la expiación: Y ellos dijeron: Si enviáis el arca del Dios de Israel, no la enviéis vacía; más le pagaréis la expiación: y entonces seréis sanos, y conoceréis por qué no se apartó de vosotros su mano. 1 S. 6:3. Para que se cumpliese lo que fue dicho por el profeta Isaías, que dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias. Mt. 8:17. El cual mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros siendo muertos a los pecados, vivamos a la justicia: por la herida del cual habéis sido sanados. 1 P. 2:24. Hijitos, no os engañe ninguno: el que hace justicia, es justo, como él también es justo. 1 Jn. 3:7. Y él le mandó que no lo dijese a nadie: Mas ve, díjole, muéstrate al sacerdote, y ofrece por tu limpieza, como mandó Moisés, para testimonio a ellos. Lc. 5:14. Y el día octavo tomará dos corderos sin defecto, y una cordera de un año sin tacha; y tres décimas de flor de harina para presente, amasada con aceite, y un log de aceite. Lv. 14:10. Y el sacerdote que le purifica presentará con aquellas cosas al que se ha de limpiar delante de Jehová, a la puerta del tabernáculo del testimonio: Lv. 14:11. Y tomará el sacerdote un cordero, y ofrecerálo por la culpa, con el log de aceite, y lo mecerá como ofrenda agitada delante de Jehová. Lv. 14:12. Y degollará el cordero en el lugar donde degüellan la víctima por el pecado y el holocausto, en el lugar del santuario: porque como la víctima por el pecado, así también la víctima por la culpa es del sacerdote: es cosa muy sagrada. Lv. 14:13. Y tomará el sacerdote de la sangre de la víctima por la culpa, y pondrá el sacerdote sobre la ternilla de la oreja derecha del que se purifica, y sobre el pulgar de su mano derecha, y sobre el pulgar de su pie derecho. Lv. 14:14. Asimismo tomará el sacerdote del log de aceite, y echará sobre la palma de su mano izquierda.Lv. 14:15. Y mojará su dedo derecho en el aceite que tiene en su mano izquierda, y esparcirá del aceite con su dedo siete veces delante de Jehová. Lv. 14:16. Y de lo que quedare del aceite que tiene en su mano, pondrá el sacerdote sobre la ternilla de la oreja derecha del que se purifica, y sobre el pulgar de su mano derecha, y sobre el pulgar de su pie derecho, sobre la sangre de la expiación por la culpa. Lv. 14:17. Y lo que quedare del aceite que tiene en su mano, pondrá sobre la cabeza del que se purifica: y hará el sacerdote expiación por él delante de Jehová. Lv. 14:18. Ofrecerá luego el sacerdote el sacrificio por el pecado, y hará expiación por el que se ha de purificar de su inmundicia, y después degollará el holocausto. Lv. 14:19. Y hará subir el sacerdote el holocausto y el presente sobre el altar. Así hará el sacerdote expiación por él, y será limpio. Lv. 14:20. Más si su posibilidad no alcanzare: Más si su posibilidad no alcanzare para dos tórtolas, o dos palominos, el que pecó traerá por su ofrenda la décima parte de un epha de flor de harina por expiación. No pondrá sobre ella aceite, ni sobre ella pondrá incienso, porque es expiación. Lv. 5:11. Traerála, pues, al sacerdote, y el sacerdote tomará de ella su puño lleno, en memoria suya, y la hará arder en el altar sobre las ofrendas encendidas a Jehová: es expiación. Lv. 5:12. Y hará el sacerdote expiación por él de su pecado que cometió en alguna de estas cosas, y será perdonado; y el sobrante será del sacerdote, como el presente de vianda. Lv. 5:13. Y hará la reconciliación el sacerdote que fuere ungido, y cuya mano hubiere sido llena para ser sacerdote en lugar de su padre; y se vestirá las vestimentas de lino, las vestiduras sagradas: Lv. 16:32. Y limpiará el santuario, de las inmundicias de los hijos de Israel, y de sus rebeliones, y de todos sus pecados: de la misma manera hará también al tabernáculo del testimonio, el cual reside entre ellos en medio de sus inmundicias. Lv. 16:16. Y sabrán las gentes que yo Jehová santifico a Israel, estando mi santuario entre ellos para siempre. Ez. 37:28. Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra de perdonar pecados, (dice entonces al paralítico):Levántate, toma tu cama, y vete a tu casa. Mt. 9:6.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

EL BAUTISMO DE AGUA Capítulo IV Disposiciones Fundamentales del Bautismo de Agua ARTÍCULO 51.- El Bautismo de agua es un principio fundamental del evangelio de nuestro Señor Jesucristo, y él lo establece como doctrina de bautismo del arrepentimiento para remisión de pecados, a beneficio de la humanidad; y con el cumplimiento de esta ordenanza sagrada, el hombre comienza una nueva manera de vida, ésta es la razón por la que se le llama renacimiento. Nuestro Señor Jesucristo enseñó con evidencia: que si el hombre no nace nuevamente del agua y del espíritu no podrá entrar en el reino de Dios. Y al final determinó, que la doctrina de Bautismo sea promulgado a los cuatro cantones de la tierra, comenzando de Jerusalem: Bautizando en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. De conformidad, a éstos principios el Bautismo de agua se realiza en concordancia a las reglas ceremoniales del sacerdocio: El Bautismo de Agua Principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Mr. 1:1. De la doctrina de bautismos, y de la imposición de manos, y de la resurrección de los muertos, y del juicio eterno. He. 6:2. Y tres son los que dan testimonio en la tierra, el Espíritu, y el agua, y la sangre: y estos tres concuerdan en uno. 1 Jn. 5:8. Bautizaba Juan en el desierto, y predicaba el bautismo del arrepentimiento para remisión de pecados. Mr. 1:4. Jesús es Bautizado por Juan Yo a la verdad os he bautizado con agua; más él os bautizará con Espíritu Santo. Mr. 1:8. Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; más el que viene tras mí, más poderoso es que yo; los zapatos del cual yo no soy digno de llevar; él os bautizará en Espíritu Santo y en fuego. Mt. 3:11. Y predicaba, diciendo: Viene tras mí el que es más poderoso que yo, al cual no soy digno de desatar encorvado la correa de sus zapatos. Mr. 1:7. Sobre quien tenía que reposar: Y Juan dió testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y reposó sobre él. Jn. 1:32. Y yo no le conocía; más el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien vieres descender el Espíritu, y que reposa sobre él, éste es el que bautiza con Espíritu Santo. Jn. 1:33. Y yo no le conocía; más para que fuese manifestado a Israel, por eso vine yo bautizando con agua. Jn. 1:31. Y alzando sus ojos, vió a Israel alojado por sus tribus; y el espíritu de Dios vino sobre él. Nm. 24:2. Ni esconderé más de ellos mi rostro; porque habré derramado de mi espíritu sobre la casa de Israel, dice el Señor Jehová. Ez. 39:29. Y esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. Ez. 36:25. Y será en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Y vuestros mancebos verán visiones, Y vuestros viejos soñarán sueños. Hch. 2:17. Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán. Hch. 2:18. Entonces me acordé del dicho del Señor, como dijo: Juan ciertamente bautizó en agua; más vosotros seréis bautizados en Espíritu Santo. Hch. 11:16. Entonces Jesús respondiendo, dijo: No sabéis lo que pedís: ¿podéis beber el vaso que yo he de beber, y ser bautizados del bautismo de que yo soy bautizado? Y ellos le dicen: Podemos. Mt. 20:22. Y él les dice: A la verdad mi vaso beberéis, y del bautismo de que yo soy bautizado, seréis bautizados; más el sentaros a mi mano derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está aparejado de mi Padre. Mt. 20:23. Ordena para ir a doctrinar. Por tanto, id, y doctrinad a todos los Gentiles, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Mt. 28:19. Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado: y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mt. 28:20. Y les dijo: Id por todo el mundo; predicad el evangelio a toda criatura. Mr. 16:15. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; más el que no creyere, será condenado. Mr. 16:16. Y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y la remisión de pecados en todas las naciones, comenzando de Jerusalem. Lc. 24:47. Y conoceréis que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy Jehová vuestro Dios, y no hay otro: y mi pueblo nunca jamás será avergonzado. Joel. 2:27. Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Jn. 3:5.

62

Y levantará pendón a las gentes, y juntará los desterrados de Israel, y reunirá los esparcidos de Judá de los cuatro cantones de la tierra. Is 11:12. Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; pues que vendrán los tiempos del refrigerio de la presencia del Señor. Hch. 3:19. Ejemplo: el Bautismo del Señor Jesús. Y aconteció en aquellos días, que Jesús vino de Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán. Mr. 1:9. Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado de él. Mt 3:13. Y verá toda carne la salvación de Dios. Lc. 3:6. Y decía a las gentes que salían para ser bautizadas de él: ¡Oh generación de víboras, quién os enseñó a huir de la ira que vendrá?. Lc. 3:7. Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis a decir en vosotros mismos: Tenemos a Abraham por padre: porque os digo que puede Dios, aun de estas piedras, levantar hijos a Abraham. Lc. 3:8. Y vinieron también publicanos para ser bautizados, y le dijeron: Maestro, ¿qué haremos? Lc. 3:12. Y él les dijo: No exijáis más de lo que os está ordenado. Lc. 3:13. Y le preguntaron también los soldados, diciendo: Y nosotros, ¿qué haremos? Y les dice: No hagáis extorsión a nadie, ni calumniéis; y contentaos con vuestras pagas. Lc. 3:14. Y Pedro les dice: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Hch. 2:38. Así que, los que recibieron su palabra, fueron bautizados: y fueron añadidas a ellos aquel día como tres mil personas. Hch. 2:41. Más cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres. Hch. 8:12. Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua; y dijo el eunuco: He aquí agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?. Hch. 8:36. Y Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Hch. 8:37. Y mandó parar el carro: y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco; y bautizóle. Hch. 8:38. Y como subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y no le vió más el eunuco, y se fue por su camino gozoso. Hch. 8:39. Y dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en el que había de venir después de él, es a saber, en Jesús el Cristo. Hch. 19:4. Oído que hubieron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Hch. 19:5. Así que, los que recibieron su palabra, fueron bautizados: y fueron añadidas a ellos aquel día como tres mil personas. Hch. 2:41. Ahora pues, ¿por qué te detienes? Levántate, y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre. Hch. 22:16. Y será que todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. Hch. 2:21. El tornará, él tendrá misericordia de nosotros; él sujetará nuestras iniquidades, y echará en los profundos de la mar todos nuestros pecados. Miq. 7:19. El Bautismo de agua se realizara el Día Sábado: Y un día de sábado salimos de la puerta junto al río, donde solía ser la oración; y sentándonos, hablamos a las mujeres que se habían juntado. Hch. 16:13. Entonces una mujer llamada Lidia, que vendía púrpura en la ciudad de Tiatira, temerosa de Dios, estaba oyendo; el corazón de la cual abrió el Señor para que estuviese atenta a lo que Pablo decía. Hch. 16:14. Y cuando fue bautizada, y su familia, nos rogó, diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, entrad en mi casa, y posad: y constriñónos. Hch. 16:15. Bautismo de agua salva: A la figura de la cual el bautismo que ahora corresponde nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como demanda de una buena conciencia delante de Dios,) por la resurrección de Jesucristo. 1 P. 3:21. Teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean confundidos los que blasfeman vuestra buena conversación en Cristo. 1 P. 3:16. ¿O no sabéis que todos los que somos bautizados en Cristo Jesús, somos bautizados en su muerte? Ro. 6:3. Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis vestidos. Gal 3:27. Porque somos sepultados juntamente con él a muerte por el bautismo; para que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida. Ro. 6:4. De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2 Co. 5:17.


63

Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Y no os conforméis a este siglo; más reformaos por la renovación de vuestro entendimiento, para que experimentéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Ro. 12:2. No por obras de justicia que nosotros habíamos hecho, más por su misericordia nos salvó, por el lavacro de la regeneración, y de la renovación del Espíritu Santo. Tit. 3:5. Vestíos pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de tolerancia. Col 3:12. Sufriéndoos los unos a los otros, y perdonándoos los unos a los otros si alguno tuviere queja del otro: de la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Col. 3:13. Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que sois llamados. Ef. 4:1. Con toda humildad y mansedumbre, con paciencia soportando los unos a los otros en amor. Ef. 4:2. Solícitos a guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz. Ef. 4:3. Un cuerpo, y un Espíritu; como sois también llamados a una misma esperanza de vuestra vocación. Ef. 4:4. Un Señor, una fe, un bautismo. Ef. 4:5. Un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todas las cosas, y por todas las cosas, y en todos vosotros. Ef. 4:6. Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien en humildad, estimándoos inferiores los unos a los otros. Fil. 2:3. No mirando cada uno a lo suyo propio, sino cada cual también a lo de los otros. Fil. 2:4. Esto pues digo, y requiero en el Señor, que no andéis más como los otros Gentiles, que andan en la vanidad de su sentido. Ef. 4:17. A que dejéis, cuanto a la pasada manera de vivir; el viejo hombre que está viciado conforme a los deseos de error. Ef. 4:22. Y vestir el nuevo hombre que es criado conforme a Dios en justicia y en santidad de verdad. Ef. 4:24. Porque en Cristo Jesús, ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino la nueva criatura. Gal. 6:15. No sirviendo al ojo, como los que agradan a los hombres; sino como siervos de Cristo, haciendo de ánimo la voluntad de Dios. Ef. 6:6. Sirviendo con buena voluntad, como al Señor, y no a los hombres. Ef. 6:7. Como hijos obedientes, no conformándoos con los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia. 1 P. 1:14. Sino como aquel que os ha llamado es santo, sed también vosotros santos en toda conversación. 1 P. 1:15. Cualquiera que es nacido de Dios, no hace pecado, porque su simiente está en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. 1 Jn. 3:9. El lugar donde debe realizarse el Bautismo. Y salía a él toda la provincia de Judea, y los de Jerusalem; y eran todos bautizados por él en el río de Jordán, confesando sus pecados. Mr. 1:5. Y aconteció que, como todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió. Lc. 3:21. Y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma, y fue hecha una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado, en ti me he complacido. Lc. 3:22. Los muertos en Espíritus no podrán realizar el Bautismo. De otro modo, ¿qué harán los que se bautizan por los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué pues se bautizan por los muertos?. 1 Co. 15:29. Y Jesús le dijo: Sígueme; deja que los muertos entierren a sus muertos. Mt. 8:22. Porque el sepulcro no te celebrará, ni te alabará la muerte; Ni los que descienden al hoyo esperarán tu verdad. Is. 38:18. No alabarán los muertos a JAH, Ni cuantos descienden al silencio. Sal. 115:17. El que vive, el que vive, éste te confesará, como yo hoy: El padre hará notoria tu verdad a los hijos. Is. 38:19. Procedimiento de la ceremonia del bautismo:

1)

En primer orden, la Jefatura del Cuerpo Eclesiástico Nacional, de acuerdo a sus objetivos, promoverá a través de las Jefaturas Departamentales, Provinciales, Distritales y Zonales; responsabilizando de enseñar con amplitud los temas relacionados a la doctrina de bautismo, a los nuevos contingentes de fieles que aceptaron seguir la vida cristiana. 2) Que, de conformidad a las atribuciones conferidas, el Cuerpo Eclesiástico Nacional, Departamental, Provincial, Distrital en coordinación con las Jefaturas Zonales o Anexos; programarán las fechas para realizar el bautismo de agua. Hch. 16:13,14,15. especificando la cantidad de contingentes de fieles nuevos existentes a la fecha Hch. 2:41. y 4:4. Mr. 16:16. Para llevar a efecto el bautismo de agua, el Cuerpo Eclesiástico deberá verificar las condiciones del lugar, el río y el estado del agua, tener presente que el agua del río debe ser libre de toda contaminación natural o provocado por manos ajenas. De acuerdo a éstos informes favorables, la Jefatura. 3) Eclesiástica, solicitará el servicio de los bautizadores, (Sacerdotes, Ancianos y Misioneros encargados para tal fin). 4) Cuando se realiza el bautismo de agua, las Jefaturas Eclesiásticas en coordinación con las Jefaturas Administrativas; tomarán las providencias del caso, para que se lleve a efecto el bautismo de agua, de acuerdo a un programa elaborado por las dos Jefaturas. El desarrollo del programa estará a cargo de la Jefatura Eclesiástica; además, los bautizados serán registrados en un libro con todos sus generales de ley. El día y la hora debe especificarse en el programa, de conformidad a la ordenanza de Dios. 5) Las Jefaturas Zonales o Anexales, en coordinación con todos los Pastores Predicadores responsables de cada Iglesia y ellos con apoyo de su directiva interna; se proveerán de carpas o tiendas y se instalarán en un lugar adecuado y que ellas sirvan para cambiarse las prendas de vestir comunes, con las de túnicas. Se debe instalar dos carpas: uno para varones y el otro para varonas. Asimismo, coordinar con los directores de grupos musicales de instrumentos electrónicos o con la banda de música, para que puedan acompañar a la congregación en las alabanzas o himnos a entonarse en dicha ceremonia. 6) Las Jefaturas Centrales de la Administración y Eclesiástica de la Asociación Evangélica de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal, proveerán las túnicas según modelo exclusivo de Ap. 19:8, en calidad de apoyo solamente para realizar el bautismo de agua; las túnicas serán de diferentes tallas, para adultos y niños de ambos sexos y no deben ser de telas que sean transparentes. Del mismo modo, si las personas que se van a bautizar tienen sus propias túnicas según modelo arriba indicado, pueden hacerlo con los suyos. Advertencia: Las personas que se van a bautizar deben mudarse solamente con la túnica, sin la prenda íntima o interior. Para ayudar a cambiarse a los bautizantes, serán los Ancianos, Pastores, Misioneros y otros para varones; Ancianas, Pastoras, Misioneras y otras para varonas. 7) Los responsables que ejecutan el bautismo de agua, serán los Sacerdotes, Bautizadores, designados o nombrados por el Sacerdote General o Misionero General EZEQUIEL ATAUCUSI GAMONAL, JONAS ATUCUSI MOLINA, de conformidad a las sagradas ordenanzas de Dios: Nm.11:17. Para iniciar esta ceremonia debe estar presente el Sacerdote o la persona que va a desempeñar de bautizador, vestido con su respectiva túnica apropiada para efectuar el bautismo de agua, de acuerdo a las normas ceremoniales del sacerdocio y con la participación del pueblo de la Congregación, entonando los salmos, oración, himnos celestiales, oración, lectura de la Ley Real y sigue el desarrollo del programa. 8) El Sacerdote Bautizador se ubicará en un lugar apropiado dentro de las aguas del río, con su implemento respectivo para bautizar. En seguida la persona a bautizarse se aproximará al Sacerdote y se ubicará parado a un paso frente a él, el Sacerdote se inclinará a recoger el agua en su recipiente y echará el agua sobre la cabeza de la persona que se bautiza, pronunciando la frase que dice así: “YO TE BAUTIZO CON AGUA, EN EL NOMBRE DEL PADRE, Y DEL HIJO, Y DEL ESPIRITU SANTO”. Mt. 28:19. TITULO V Los Primogénitos CAPITULO I Derecho a la Primogenitura ARTÍCULO 52.- El primogénito es el hijo mayor del padre, más bien que el de la madre; es decir, el comienzo de la facultad generativa del padre. Dt. 21:17. Este término también se aplica al primer macho nacido de los animales. Gn. 4:4. 1:29,30 y 9:3. El primogénito disfrutó desde tiempos remotos de una posición honorable dentro de la familia, era el que continuaba con la jefatura de la familia y recibía una parte doble de la herencia paterna. Dt.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

21:17. José sentó a Rubén en una comida de acuerdo con el derecho de primogénito que le correspondía. Gn. 43:33. La primogenitura desempeñó un papel importante cuando Jehová libró a su pueblo de la esclavitud en Egipto. Para los egipcios los primogénitos eran sagrados y estaban dedicados al dios-sol Amón-Ra, quien supuestamente los protegía. La décima plaga que Jehová envió sobre los egipcios desacreditó a este dios y mostró que era incapaz de proteger a los primogénitos. Por haber obedecido las instrucciones de Dios de matar un cordero y salpicar los postes y la parte superior de la entrada de las casas con su sangre, los primogénitos israelitas se salvaron de la muerte, a diferencia de los primogénitos egipcios, que murieron todos, hombres y bestias. Ex. 12:21-23, 28,29. Esta expresión debía hacer referencia al hijo primogénito y no a la cabeza de la casa, quien podría también haber sido a su vez el primogénito. Es probable que el propio Faraón fuese un primogénito, y sin embargo a él no se le quitó la vida. Los primogénitos pueden ser: 1.Primogénitos Humanos.- Puesto que los hijos primogénitos de los israelitas serían las cabezas de las diversas casas, representaban a la entera nación. En realidad, Jehová llamó a toda la nación su “primogénito”, por ser su nación primogénita debido al pacto abrahámico. Por haber conservado la vida a los primogénitos, Jehová mandó que le fuera santificado “todo primogénito varón que abre cada matriz entre los hijos de Israel, entre hombres y bestias”. De modo que todos los hijos primogénitos fueron dedicados a Dios. Gn. 12:2. Ex. 13:2. Desde entonces en adelante, el hijo primogénito debería presentarse a Jehová en el tabernáculo o en el templo para circuncidar al niño y una vez que hubiera concluido el período de inmundicia de la madre, y se le redimiría mediante el pago del valor estimado para los niños de un mes a cinco años de edad, “cinco ciclos de plata, según el ciclo del Santuario”. Lv. 12:2,3. 27:6. Nm. 18:15,16. 1.1 EL PRIMOGENITO DE HOMBRE SERÁ REDIMIDO O RESCATADO

FUNDAMENTOS: Mas todo primogénito de asno redimirás con un cordero; y si no lo redimieres, le degollarás: asimismo redimirás todo humano primogénito de tus hijos. Ex. 13:13. Empero redimirás con cordero el primerizo del asno; y si no lo redimieres, le has de cortar la cabeza. Redimirás todo primogénito de tus hijos, y no serán vistos vacíos delante de mí. Ex. 34:20. Todo lo que abriere matriz en toda carne que ofrecerán a Jehová, así de hombres como de animales, será tuyo: más has de hacer redimir el primogénito del hombre: también harás redimir el primogénito de animal inmundo. Nm. 18:15. Y de un mes harás efectuar el rescate de ellos, conforme a tu estimación, por precio de cinco siclos, al siclo del santuario, que es de veinte óbolos. Nm. 18:16. Y por los rescates de los doscientos y setenta y tres, que sobrepujan a los Levitas los primogénitos de los hijos de Israel; Nm. 3:46. Y todos los primogénitos varones, conforme a la cuenta de los nombres, de un mes arriba, los contados de ellos fueron veinte y dos mil doscientos setenta y tres. Nm. 3:43. Tomarás cinco siclos por cabeza; conforme al siclo del santuario tomarás: el siclo tiene veinte óbolos. Nm. 3:47. Y darás a Aarón y a sus hijos el dinero por los rescates de los que de ellos sobran. Nm. 3:48. Tomó, pues, Moisés el dinero del rescate de los que resultaron de más de los redimidos por los Levitas. Nm. 3:49. Y recibió de los primogénitos de los hijos de Israel en dinero, mil trescientos sesenta y cinco siclos, conforme al siclo del santuario. Nm. 3:50. 1.2 LOS PRIMOGENITOS DE TODO HOMBRE INTEGRAN EL SERVICIO DEL SACERDOCIO (LEVITICO) Porque enteramente me son a mí dados los Levitas de entre los hijos de Israel, en lugar de todo aquel que abre matriz; helos tomado para mí en lugar de los primogénitos de todos los hijos de Israel. Nm. 8:16.

64

Y he tomado los Levitas en lugar de todos los primogénitos Todo primogénito de los hijos de Israel entrarán en los hijos de Israel. al Servicio del Sacerdocio. Nm. 8:18. Y he aquí yo he tomado los Levitas de entre los hijos de Israel en lugar de todos los primogénitos que abren la matriz entre los hijos de Israel; serán pues míos los Levitas. Nm. 3:12. Porque mío es todo primogénito; desde el día que yo maté todos los primogénitos en la tierra de Egipto, yo santifiqué a mí todos los primogénitos en Israel, así de hombres como de animales: míos serán: Yo Jehová. Nm. 3:13. Y Jehová dijo a Moisés: Cuenta todos los primogénitos varones de los hijos de Israel de un mes arriba, y toma la cuenta de los nombres de ellos. Nm. 3:40. Y tomarás los Levitas para mí, yo Jehová, en lugar de todos los primogénitos de los hijos de Israel: y los animales de los Levitas en lugar de todos los primogénitos de los animales de los hijos de Israel. Nm.3:41. Y contó Moisés, como Jehová le mandó, todos los primogénitos de los hijos de Israel. Nm. 3:42. Toma los Levitas en lugar de todos los primogénitos de los hijos de Israel, y los animales de los Levitas en lugar de sus animales; y los Levitas serán míos: Yo Jehová. Nm. 3:45. 1.3 EL DERECHO DE PRIMOGENITURA Cuando un hombre tuviere dos mujeres, la una amada y la otra aborrecida, y la amada y la aborrecida le parieren hijos, y el hijo primogénito fuere de la aborrecida. Dt. 21:15. Será que, el día que hiciere heredar a sus hijos lo que tuviere, no podrá dar el derecho de primogenitura a los hijos de la amada en preferencia al hijo de la aborrecida, que es el primogénito. Dt. 21:16. Más al hijo de la aborrecida reconocerá por primogénito, para darle dos tantos de todo lo que se hallare que tiene: porque aquél es el principio de su fuerza, el derecho de la primogenitura es suyo. Dt. 21:17. Y será que el primogénito que pariere ella, se levantará en nombre de su hermano el muerto, porque el nombre de éste no sea raído de Israel. Dt. 25:6. 2.- Primogénitos de Animales.- Jehová también toma a los animales domésticos de los levitas en lugar de los animales domésticos primogénitos de otras tribus. Nm. 3:40-48. FUNDAMENTOS: Y cuando mañana te preguntare tu hijo, diciendo: ¿Qué es esto? decirle has: Jehová nos sacó con mano fuerte de Egipto, de casa de servidumbre. Ex. 13:14. Y endureciéndose Faraón en no dejarnos ir, Jehová mató en la tierra de Egipto a todo primogénito, desde el primogénito humano hasta el primogénito de la bestia: y por esta causa yo sacrifico a Jehová todo primogénito macho, y redimo todo primogénito de mis hijos. Ex. 13:15. Serte ha, pues, como una señal sobre tu mano, y por una memoria delante de tus ojos; ya que Jehová nos sacó de Egipto con mano fuerte. Ex. 13:16. Santifícame todo primogénito, cualquiera que abre matriz entre los hijos de Israel, así de los hombres como de los animales: mío es. Ex. 13:2. Porque mío es todo primogénito; desde el día que yo maté todos los primogénitos en la tierra de Egipto, yo santifiqué a mí todos los primogénitos en Israel, así de hombres como de animales: míos serán: Yo Jehová. Nm. 3:13. Porque mío es todo primogénito en los hijos de Israel, así de hombres como de animales; desde el día que yo herí todo primogénito en la tierra de Egipto, los santifiqué para mí. Nm. 8:17. Todo lo que abre matriz, mío es; y de tu ganado todo primerizo de vaca o de oveja que fuere macho. Ex. 34:19. Santificarás a Jehová tú Dios todo primerizo macho que nacerá de tus vacas y de tus ovejas: no te sirvas del primerizo de tus vacas, ni trasquiles el primerizo de tus ovejas. Dt. 15:19. Empero el primogénito de los animales, que por la primogenitura es de Jehová, nadie lo santificará; sea buey u oveja, de Jehová es. Lv. 27:26. Asimismo los primogénitos de nuestros hijos y de nuestras bestias, como está escrito en la ley; y que traeríamos los primogénitos de nuestras vacas y de nuestras ovejas a la casa de nuestro Dios, a los sacerdotes que ministran en la casa de nuestro Dios. Neh. 10:36. 2.1 LOS PRIMOGENITOS DE ANIMALES Santifícame todo primogénito, cualquiera que abre matriz entre los hijos de Israel, así de los hombres como de los animales: mío es. Ex. 13:2. Harás pasar a Jehová todo lo que abriere la matriz, asimismo todo primerizo que abriere la matriz de tus animales: los machos serán de Jehová. Ex. 13:12. Mas todo primogénito de asno redimirás con un cordero; y si no lo redimieres, le degollarás: asimismo redimirás todo humano primogénito de tus hijos. Ex. 13:13.


65

Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Empero redimirás con cordero el primerizo del asno; y si no lo redimieres, le has de cortar la cabeza. Redimirás todo primogénito de tus hijos, y no serán vistos vacíos delante de mí. Ex. 34:20. Primogénitos de corderos Porque mío es todo primogénito; desde el día que yo maté todos los primogénitos en la tierra de Egipto, yo santifiqué a mí todos los primogénitos en Israel, así de hombres como de animales: míos serán: Yo Jehová. Nm 3:13. 2.2 LOS ANIMALES QUE NO SE REDIMEN Todo lo que abre matriz, mío es; y de tu ganado todo primerizo de vaca o de oveja que fuere macho. Ex. 34:19. Más el primogénito de vaca, y el primogénito de oveja, y el primogénito de cabra, no redimirás; santificados son: la sangre de ellos rociarás sobre el altar, y quemarás la grosura de ellos, ofrenda encendida en olor suave a Jehová. Nm. 18:17. Empero el primogénito de los animales, que por la primogenitura es de Jehová, nadie lo santificará; sea buey u oveja, de Jehová es. Lv. 27:26. Santificarás a Jehová tu Dios todo primerizo macho que nacerá de tus vacas y de tus ovejas: no te sirvas del primerizo de tus vacas, ni trasquiles el primerizo de tus ovejas. Dt. 15:19. Aves: el palomino y la tórtola. 2.3 LOS ANIMALES QUE SE REDIMEN Mas todo primogénito de asno redimirás con un cordero; y si no lo redimieres, le degollarás: asimismo redimirás todo humano primogénito de tus hijos. Ex. 13:13. Empero redimirás con cordero el primerizo del asno; y si no lo redimieres, le has de cortar la cabeza. Redimirás todo primogénito de tus hijos, y no serán vistos vacíos delante de mí. Ex. 34:20. Todo lo que abriere matriz en toda carne que ofrecerán a Jehová, así de hombres como de animales, será tuyo: más has de hacer redimir el primogénito del hombre: también harás redimir el primogénito de animal inmundo. Nm. 18:15. Más si fuere de los animales inmundos, lo redimirán conforme a tu estimación, y añadirán sobre ella su quinto: y si no lo redimieren, se venderá conforme a tu estimación. Lv. 27:27. ANIMALES LIMPIOS E INMUNDOS ARTÍCULO 53.- En las instrucciones que Dios le dio a Noé se observa una diferenciación entre los animales que tenía que introducir en el arca: siete ejemplares de cada bestia limpia y dos de cada bestia inmunda. Gn. 7:2,3,8,9. Puesto que todavía no se había autorizado el comer carne, esta diferencia entre lo limpio y lo inmundo probablemente estaba en función de lo que le era aceptable a Jehová como sacrificio. Por lo tanto, al salir del arca, Noé supo qué criaturas eran limpias y apropiadas para ofrecer sobre el altar. Gn. 8:20. Cuando Jehová les autorizó a incluir carne en su dieta, no puso ninguna restricción con respecto a la clase de animales que Noé y su familia podían comer, pues dijo: “Todo lo que se mueve y vive, os será para mantenimiento: así como las legumbres y hierbas, os lo he dado todo.”. Gn. 9:3. Y vuestro temor y vuestro pavor será sobre todo animal de la tierra, y sobre toda ave de los cielos, en todo lo que se moverá en la tierra, y en todos los peces del mar: en vuestra mano son entregados. Gn. 9:2. Todo lo que se mueve y vive, os será para mantenimiento: así como las legumbres y hierbas, os lo he dado todo. Gn 9:3. Empero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis. Gn. 9:4. 1. Esta es la ley de los animales Limpios e Inmundos Posteriormente, la Ley que Dios promulgó a los israelitas en Sinaí implanta una nueva diferenciación al especificar sobre los animales que eran apropiados para comer, mientras que otros eran inmundos y prohibidos. La Ley dice, hay animales para comer y animales para no comer según sus especies que existe en el mundo de los animales en el planeta tierra. Esta es la ley de los animales, y de las aves, y de todo ser viviente que se mueve en las aguas, y de todo animal que anda arrastrando sobre la tierra. Lv. 11:46. Para hacer diferencia entre inmundo y limpio, y entre los animales que se pueden comer y los animales que no se pueden comer. Lv. 11:47. 2. FUNDAMENTO DE ANIMALES LIMPIOS (ganado: vacuno, ovino, caprino y otras especies). Hablad a los hijos de Israel, diciendo: Estos son los animales que comeréis de todos los animales que están sobre la tierra. Lv. 11:2. De entre los animales, todo el de pezuña, y que tiene las pezuñas hendidas, y que rumia, éste comeréis. Lv. 11:3. Estos son los animales que comeréis: el buey, la Pezuñas hendidas, esto comeréis oveja, y la cabra. Dt. 14:4. El ciervo, el corzo, y el búfalo, y el cabrío salvaje, y el unicornio, y buey salvaje, y cabra montés. Dt. 14:5. Y todo animal de pezuñas, que tiene hendidura de dos uñas, y que rumiare entre los animales, ese comeréis. Dt. 14:6. 2.1 AVES LIMPIAS Toda ave limpia comeréis. Dt. 14:11, 20.

Y si el holocausto se hubiere de ofrecer a Jehová de aves, presentará su ofrenda de tórtolas, o de palominos. Lv. 1:14. 2.2 REPTIL ALADO COMEREIS: Empero esto comeréis de todo reptil alado que anda sobre cuatro pies, que tuviere piernas además de sus pies para saltar con ellas sobre la tierra. Lv. 11:21. Estos comeréis de ellos: la langosta según su especie, y el langostín según su especie, y el aregol (grillo) según su especie, y el haghab (saltamontes) según su especie. Lv. 11:22. 2.3 PECES LIMPIOS COMEREIS: Esto comeréis de todas las cosas que están en las aguas: todas las cosas que tienen aletas y escamas en las aguas de la mar, y en los ríos, aquellas comeréis. Lv. 11:9. Esto comeréis de todo lo que está en el agua: todo lo que tiene aleta y escama comeréis. Dt. 14:9. 3. ANIMALES INMUNDOS

Estos empero no comeréis de los que rumian, y de los que tienen pezuña: el camello, porque rumia mas no tiene pezuña hendida, habéis de tenerlo por inmundo. Lv. 11:4. También el conejo, porque rumia, mas no tiene pezuña, tendréislo por inmundo. Lv. 11:5. Asimismo la liebre, porque rumia, mas no tiene pezuña, tendréisla por inmunda. Lv. 11:6. También el puerco, porque tiene pezuñas, y es de pezuñas hendidas, mas no rumia, tendréislo por inmundo. Lv. 11:7. Ni puerco: porque tiene uña hendida, mas no rumia, os será inmundo. De la carne de éstos no comeréis, ni tocaréis sus cuerpos muertos. Dt. 14:8. De la carne de ellos no comeréis, ni tocaréis su cuerpo muerto: tendréislos por inmundos. Lv. 11:8. Todo animal de pezuña, pero que no tiene pezuña hendida, ni rumia, tendréis por inmundo: cualquiera que los tocare será inmundo. Lv. 11:26. Empero estos no comeréis de los que rumian, o tienen uña hendida: camello, y liebre, y conejo, porque rumian, mas no tienen uña hendida, os serán inmundos. Dt. 14:7. 3.1 AVES INMUNDAS Y de las aves, éstas tendréis en abominación; no se comerán, serán abominación: el águila, el quebrantahuesos, el esmerejón (águila marina). Lv.11:13. Dt. 14:12. El milano (halcón), y el buitre según su especie. Lv. 11:14. Dt. 14:13. Todo cuervo según su especie. Lv. 11:15. Dt. 14:14. El avestruz, y la lechuza, y el laro (gaviota), y el gavilán según su especie. Lv. 11:16. Dt. 14:15. Y el buho, y el somormujo, y el ibis. Lv. 11:17. Dt. 14:16,17. Y el calamón (pelicano), y el cisne, y el onocrótalo (buitre). Lv. 11:18. Y el herodión (cigüeña), y el caradrión (garza), según su especie, y la abubilla, y el murciélago. Lv. 11:19. Dt. 14:18.

3.2 PECES INMUNDOS

Más todas las cosas que no tienen aletas ni escamas en la mar (peces) y en los ríos, así de todo reptil de agua


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

como de toda cosa viviente que está en las aguas, las tendréis en abominación. Lv. 11:10. Os serán, pues, en abominación: de su carne no comeréis, y abominaréis sus cuerpos muertos. Lv. 11:11.  Todo lo que no tuviere aletas y escamas en las aguas, tendréislo en abominación. Lv. 11:12.  Mas todo lo que no tuviere aleta y escama, no comeréis: inmundo os será. Dt. 14:10. 3.3 ANIMALES CON GARRAS 

Todos los animales que andan a cuatro pies según su especie: león, tigre, puma, oso, lobo y otros. Y de todos los animales que andan a cuatro pies, tendréis por inmundo cualquiera que ande sobre sus garras: cualquiera que tocare sus cuerpos muertos, será inmundo hasta la tarde. Lv. 11:27. 3.4 TODO REPTIL ALADO QUE ANDUVIERE SOBRE CUATRO PIES, TENDRÉIS EN ABOMINACIÓN Y NO COMERÉIS Todo reptil alado que anduviere sobre cuatro pies, tendréis en abominación. Lv. 11:20. Todo reptil alado que tenga cuatro pies, tendréis en abominación. Lv. 11:23. Dt. 14:19. Y estos tendréis por inmundos de los reptiles que van arrastrando sobre la tierra: la comadreja, y el ratón, y la rana según su especie. Lv. 11:29. Y el erizo, y el lagarto, y el caracol, y la babosa, y el topo. Lv. 11:30. Estos tendréis por inmundos de todos los reptiles: cualquiera que los tocare, cuando estuvieren muertos, será inmundo hasta la tarde. Lv. 11:31. Y todo reptil que va arrastrando sobre la tierra, es abominación; no se comerá. Lv. 11:41. Todo lo que anda sobre el pecho, y todo lo que anda sobre cuatro o más pies, de todo reptil que anda arrastrando sobre la tierra, no lo comeréis, porque es abominación. Lv. 11:42. No ensuciéis vuestras personas con ningún reptil que anda arrastrando, ni os contaminéis con ellos, ni seáis inmundos por ellos. Lv. 11:43. Pues que yo soy Jehová vuestro Dios, vosotros por tanto os santificaréis, y seréis santos, porque yo soy santo: así que no ensuciéis vuestras personas con ningún reptil que anduviere arrastrando sobre la tierra. Lv. 11:44.

3.5 NINGUNA COSA MORTECINA COMERÉIS Ninguna cosa mortecina comeréis: al extranjero que está en tus poblaciones la darás, y él la comerá: o véndela al extranjero; porque tú eres pueblo santo a Jehová tu Dios. No cocerás el cabrito en la leche de su madre. Dt. 14:21. Y cualquiera persona que comiere cosa mortecina, o despedazada por fiera, así de los naturales como de los extranjeros, lavará sus vestidos y a sí mismo se lavará con agua, y será inmundo hasta la tarde; y se limpiará. Lv. 17:15. Y si no los lavare, ni lavare su carne, llevará su iniquidad. Lv. 17:16. Y habéis de serme varones santos: y no comeréis carne arrebatada de las fieras en el campo; a los perros la echaréis. Ex. 22:31. Mortecino ni despedazado por fiera no comerá, para contaminarse en ello: Yo Jehová. Lv. 22:8. Ninguna cosa mortecina, ni desgarrada, así de aves como de animales, comerán los sacerdotes. Ez. 44:31. Y dije: ¡Ah Señor Jehová! he aquí que mi alma no es inmunda, ni nunca desde mi mocedad hasta este tiempo comí cosa mortecina ni despedazada, ni nunca en mi boca entró carne inmunda. Ez. 4:14. 3.6 NINGUN SEBO COMERÉIS Habla a los hijos de Israel, diciendo: Ningún sebo de buey, ni de cordero, ni de cabra, comeréis. Lv. 7:23.

66

El sebo de animal mortecino, y el sebo del que fue arrebatado de fieras, se aparejará para cualquiera otro uso, mas no lo comeréis. Lv. 7:24. Porque cualquiera que comiere sebo de animal, del cual se ofrece a Jehová ofrenda encendida, la persona que lo comiere, será cortada de sus pueblos. Lv. 7:25. Estatuto perpetuo por vuestras edades; en todas vuestras moradas, ningún sebo ni ninguna sangre comeréis. Lv. 3:17. 3.7 NINGUNA SANGRE COMERÉIS Solamente que te esfuerces a no comer sangre: porque la sangre es el alma; y no has de comer el alma juntamente con su carne. Dt. 12:23. Salvo que sangre no comeréis; sobre la tierra la derramaréis como agua. Dt. 12:16. Y cualquier varón de los hijos de Israel, o de los extranjeros que peregrinan entre ellos, que cogiere caza de animal o de ave que sea de comer, derramará su sangre, y cubrirála con tierra. Lv. 17:13. Porque el alma de toda carne, su vida, está en su sangre: por tanto he dicho a los hijos de Israel: No comeréis la sangre de ninguna carne, porque la vida de toda carne es su sangre: cualquiera que la comiere será cortado. Lv. 17:14. Solamente que no comas su sangre: sobre la tierra la derramarás como agua. Dt. 15:23. Además, ninguna sangre comeréis en todas vuestras habitaciones, así de aves como de bestias. Lv. 7:26. Cualquiera persona que comiere alguna sangre, la tal persona será cortada de sus pueblos. Lv. 7:27. Estatuto perpetuo por vuestras edades; en todas vuestras moradas, ningún sebo ni ninguna sangre comeréis. Lv. 3:17. 3.8 LOS ANIMALES QUE TIENEN TACHA, ES ABOMINACIÓN A JEHOVÁ TU DIOS No sacrificarás a Jehová tu Dios buey, o cordero, en el cual haya falta o alguna cosa mala: porque es abominación a Jehová tu Dios. Dt. 17:1. Y si hubiere en él tacha, ciego o cojo, o cualquiera mala falta, no lo sacrificarás a Jehová tu Dios. Dt. 15:21. Ninguna cosa en que haya falta ofreceréis, porque no será acepto por vosotros. Lv. 22:20. Asimismo, cuando alguno ofreciere sacrificio de paces a Jehová para presentar voto, u ofreciendo voluntariamente, sea de vacas o de ovejas, sin tacha será acepto; no ha de haber en él falta. Lv. 22:21. Ciego, o perniquebrado, o mutilado, o verrugoso, o sarnoso o roñoso, (manchas, erupciones) no ofreceréis éstos a Jehová, ni de ellos pondréis ofrenda encendida sobre el altar de Jehová. Lv. 22:22. Buey o carnero que tenga de más o de menos, (patas dispareja) podrás ofrecer por ofrenda voluntaria; más por voto no será acepto. Lv. 22:23. Herido o magullado, rompido o cortado, no ofreceréis a Jehová, ni en vuestra tierra lo haréis. Lv. 22:24. Y cuando ofrecéis el animal ciego para sacrificar, ¿no es malo? asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo pues a tu príncipe: ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos. Mal. 1:8. En tus poblaciones lo comerás: el inmundo lo mismo que el limpio comerán de él, como de un corzo o de un ciervo. Dt. 15:22. Con todo, podrás matar y comer carne en todas tus poblaciones conforme al deseo de tu alma, según la bendición de Jehová tu Dios que él te habrá dado: el inmundo y el limpio la comerá, como la de corzo o de ciervo. Dt. 12:15. Lo mismo que se come el corzo y el ciervo, así las comerás: el inmundo y el limpio comerán también de ellas. Dt. 12:22. 4. El derecho de redimirse. No se tendría que hacer trabajar a ese becerro ni trasquilar a esa oveja. En cambio, serían sacrificados a Jehová en el tabernáculo o en el templo al octavo día de su nacimiento. Ex 22:30. Nm. 18:17. Dt. 15:19, 20. El primogénito de un asno no podía sacrificarse, pues era un animal inmundo, por lo que tenía que ser redimido o recomprado y reemplazado por una oveja. En caso contrario, tendría que quebrársele (degollar) la cerviz, puesto que pertenecía a Jehová y el hombre no tenía derecho a utilizarlo. Ex. 13:12,13. 34:19,20. No obstante, Lv. 27:27 dice: “Si es de las bestias inmundas y él tiene que redimirlo conforme a la valoración, entonces tiene que dar por añadidura a ella la quinta parte de ella. Pero si no se recobra por compra, entonces tiene que venderse conforme a la valoración”. Restricciones. Tales animales debían estar sanos, y no era admisible ningún animal castrado. Lv. 22:23-25. Ahora bien, si el animal tenía un defecto grave, el dueño no debía sacrificarlo a Jehová, sino comerlo en su morada. Dt. 15:21-23. Estaba prohibido usar sangre animal para alimento o para cualquier otro propósito que no fuera el de presentarla en sacrificio. Lv. 17:13,14. También estaba estrictamente prohibido adorar a cualquier representación de un animal o de otra cosa creada. Ex. 20:4,5.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

TITULO VI Impuestos o tributos CAPITULO I Derecho de Contribución a Jehová ARTÍCULO 54.- El derecho de contribución es el gravamen que impone una autoridad sobre las personas o la propiedad. Utilizando diversos tipos de impuestos para el mantenimiento de los servicios del gobierno, de los funcionarios públicos y también de los sacerdotes. Entre los impuestos que se imponían antiguamente estaban: el diezmo de las primicias y el tributo. Impuestos para mantener el santuario de Jehová. El servicio del santuario se mantenía gracias a los impuestos. Los sacerdotes aarónicos y los levitas se mantenían principalmente de los diezmos obligatorios. Al menos en una ocasión recibieron una parte del botín de guerra en conformidad con un impuesto estipulado por Jehová. Nm. 18:26-29. 31:26-47. Jehová también le mandó a Moisés que hiciera un censo y que cada persona registrada diera medio siclo del santuario por rescate de su alma como “contribución a Jehová” para el servicio del Tabernáculo del Testimonio. Ex. 30:12-16. Por ejemplo, Joiada exigió el impuesto sagrado ordenado por Moisés. 2 Cr. 24:6-11. Los judíos del tiempo de Nehemías se comprometieron a pagar la tercera parte de un siclo del santuario cada año para el servicio del templo. Neh. 10:32. Impuestos fijados por gobernantes. El establecimiento de la monarquía israelita llevó a que se prescribieran impuestos, como el del diezmo del rebaño y de los productos agrícolas, para mantener al rey, a su casa y a los diversos funcionarios y siervos gubernamentales. 1S. 8:11-17; 1R. 4:6-19. En el tiempo de Jesús. Los judíos pagaban dos Dracmas para el Templo y además existían las diversas clases de impuestos mencionadas en las Escrituras Griegas Cristianas, son: impuesto indirecto, contribución o tributo. Mt. 17:25. Ro. 13:7. Mt.22:21. Lc. 20:25. (Esd. 8:27.) Las Primicias ARTÍCULO 55.- Las primicias es el principio o primeros frutos que produce cualquier cosa. Jehová exigió a la nación de Israel que le ofreciera las primicias tanto de hombres y animales, como del fruto de la tierra. Ex. 22:29,30. 23:19. Pr. 3:9. Que los israelitas dedicasen sus primicias a Jehová probaría su aprecio por la bendición que Él les daba y por la tierra y la cosecha. También expresaría su gratitud al Dador de “toda dádiva buena”. Dt. 8:6-10. Stg. 1:17. Advertencia, para no olvidar sus Mandamientos Dt. 8:11-14. Jehová ordenó a la nación que le ofreciera representativamente las primicias, en especial durante la fiesta de las tortas no fermentadas. De acuerdo con este mandato, el 16 de Nisán (abib) el sumo sacerdote mecía ante Jehová en el santuario algunas de las primicias de la cosecha de grano: una gavilla de cebada, que era la primera cosecha del año según el calendario sagrado. Lv. 23:5-12. En el Pentecostés, cincuenta días después de haberse mecido la gavilla de cebada, se presentaban las primicias de la cosecha del trigo como ofrenda mecida, en la forma de dos panes leudados hechos de harina fina. Lv. 23:15-19. Además de estas ofrendas de grano que hacía el sumo sacerdote a favor de la nación, los israelitas tenían que presentar como ofrenda primicias de todo su producto. Se dice que surgió la costumbre de que cada localidad enviara a un representante con las primicias contribuidas por los habitantes de la población para que no tuvieran que subir todos a Jerusalén cada vez que maduraban las primicias. La Ley no determinaba la cantidad de las primicias que habría de ofrecerse, sino que se dejaba a la generosidad y espíritu dispuesto del dador. Sin embargo, tenían que ofrecerse las porciones más selectas, lo mejor. Nm. 18:12. Ex. 23:19. 34:26. Primicias de todos sus productos Al árbol recién plantado se le consideraba impuro los primeros tres años, como si fuera incircunciso. En el cuarto año todo su fruto llegaba a ser santo a Jehová, y en el quinto el dueño podía recogerlo para sí. Lv. 19:23-25. 1. Fundamentos de la primicia Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda hierba que da simiente, que está sobre la haz de toda la tierra; y todo árbol en que hay fruto de árbol que da simiente, seros ha para comer. Gn. 1:29. Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se mueve sobre la tierra, en que hay vida, toda hierba verde les será para comer: y fue así. Gn. 1:30. Todo lo que se mueve y vive, os será para mantenimiento: así como las legumbres y hierbas, os lo he dado todo. Gn. 9:3. Las primicias de los primeros frutos de la tierra traerás a la casa de Jehová tu Dios. No guisarás el cabrito con la leche de su madre. Ex. 23:19,20. Y será que, cuando hubieres entrado en la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad, y la poseyeres, y habitares en ella. Dt. 26:1. Entonces tomarás de las primicias de todo los frutos de la tierra, que sacares de tu tierra que Jehová tu Dios te da, y lo pondrás en

67

un canastillo, é irás al lugar que Jehová tu Dios escogiere para hacer habitar allí su nombre. Dt. 26:2. De aceite, y de mosto, y de trigo, todo lo más escogido, las primicias de ello, que presentarán a Jehová, a ti las he dado. Nm. 18:12. Las primicias de tu grano, de tu vino, y de tu aceite, y las primicias de la lana de tus ovejas le darás. Dt. 18:4. Ni podrás comer en tus poblaciones el diezmo de tu grano, o de tu vino, o de tu aceite, ni los primerizos de tus vacas, ni de tus ovejas, ni tus votos que prometieres, ni tus ofrendas voluntarias, ni las elevadas ofrendas de tus manos. Dt. 12:17. Las primicias de todas las cosas de la tierra de ellos, las cuales traerán a Jehová, serán tuyas: todo limpio en tu casa comerá de ellas. Nm. 18:13. Honra a Jehová de tu sustancia, y de las primicias de todos tus frutos. Pr. 3:9,10. En la ofrenda de las primicias las ofreceréis a Jehová: mas no subirán sobre el altar en olor de suavidad. Lv. 2:12. Y si ofrecieres a Jehová presente de primicias, tostarás al fuego las espigas verdes, y el grano desmenuzado ofrecerás por ofrenda de tus primicias. Lv. 2:14. Y sazonarás toda ofrenda de tu presente con sal; y no harás que falte jamás de tu presente la sal de la alianza de tu Dios: en toda ofrenda tuya ofrecerás sal. Lv. 2:13. Y pondrás sobre ella aceite, y pondrás sobre ella incienso: es presente. Lv. 2:15. Cosechando la primicia de arroz Y el sacerdote hará arder, en memoria del Don, parte de su grano desmenuzado, y de su aceite con todo su incienso; es ofrenda encendida a Jehová. Lv. 2:16. La primicia de los primeros frutos de la tierra meterás en la casa de Jehová tu Dios. No coseras el cabrito y la leche de su madre. Ex. 34:26. Y ahora, he aquí, he traído las primicias del fruto de la tierra que me diste, oh Jehová. Y lo dejarás delante de Jehová tu Dios, e inclinarte has delante de Jehová tu Dios. Dt. 26:10. Y como este edicto fue divulgado, los hijos de Israel dieron muchas primicias de grano, vino, aceite, miel, y de todos los frutos de la tierra: trajeron asimismo los diezmos de todas las cosas en abundancia. 2 Cr. 31:5. Y que cada año traeríamos las primicias de nuestra tierra, y las primicias de todo fruto de todo árbol, a la casa de Jehová: Neh. 10:35. Que traeríamos también las primicias de nuestras masas, y nuestras ofrendas, y del fruto de todo árbol, del vino y del aceite, a los sacerdotes, a las cámaras de la casa de nuestro Dios, y el diezmo de nuestra tierra a los Levitas; y que los Levitas recibirían las décimas de nuestras labores en todas las ciudades. Neh. 10:37. EL DIEZMO

ARTÍCULO 56.- El diezmo es la décima parte o diez por ciento dado o pagado como tributo. En la Biblia se relatan dos ocasiones anteriores a la entrada en vigor del pacto de la Ley, en las que se le dieron a Dios o a un representante suyo una décima parte de las posesiones. La primera de ellas fue cuando Abrahán le dio a Melchisedec una décima parte del despojo de su victoria sobre Chedorlaomer y sus aliados. Gn. 14:20. El segundo caso tiene que ver con Jacob, quien en Betel hizo un voto de darle una décima parte de todo sus bienes materiales a Dios. Gn. 28:20-22. Leyes mosaicas relativas a pagar diezmos. Jehová dio a Israel leyes acerca de los diezmos que consistía en una décima parte del producto de la tierra, de los árboles frutales y de las vacadas y los rebaños se llevaba al santuario y se daba a los levitas, ya que ellos no tenían ninguna herencia en la tierra, sino que estaban dedicados al servicio del santuario. Lv. 27:30-32. Nm. 18:21,24. Si en lugar del diezmo del producto, un israelita deseaba dar el valor en dinero, podía hacerlo, pero tenía que añadir una quinta parte adicional al valor del producto. Lv. 27:31. En los casos en que la distancia a Jerusalén era demasiado grande para llevar hasta allí este diezmo, el producto se convertía en dinero, que se empleaba en Jerusalén para el mantenimiento del Santuario. Dt. 14:24,25,26. Estas leyes sobre el diezmo a las que estaban sujetos los israelitas no eran excesivas. No hay que olvidar que Dios prometió hacer prosperar a Israel abriendo "las compuertas de los cielos" si se obedecían las leyes de los diezmos. Mal. 3:10. Dt. 28:1-15. 1.- Ofrenda de amor. El diezmo voluntario era parte de lo que ordenaba la Ley, consideraba a las personas que por haber sido bendecido por Dios


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

dieran voluntariamente de sus granos, sus frutos, sus ganados y otros. Era una forma de agradecer la bendición de Dios. Cuanto a la colecta para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. 1 Co. 16:1 Cada primer día de la semana cada uno de vosotros aparte en su casa, guardando lo que por la bondad de Dios pudiere; para que cuando yo llegare, no se hagan entonces colectas. 1 Co. 16:2. Santos serán a su Dios, y no profanarán el nombre de su Dios; porque los fuegos de Jehová y el pan de su Dios ofrecen: por tanto serán santos. Lv. 21:6. Lo santificarás por tanto, pues el pan de tu Dios ofrece: santo será para ti, porque santo soy yo Jehová vuestro santificador. Lv. 21:8. Y bendito sea el Dios alto, que entregó tus enemigos en tu mano. Y dióle Abram los diezmos de todo. Gn. 14:20. Y esta piedra que he puesto por título, será casa de Dios: y de todo lo que me dieres, el diezmo lo he de apartar para ti. Gn. 28:22. Y ciertamente los que de los hijos de Leví toman el sacerdocio, tienen mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es a saber, de sus hermanos aunque también hayan salido de los lomos de Abraham. He. 7:5. 2.- El Diezmo por Ley Indispensablemente diezmarás todo el producto de tu simiente, que rindiere el campo cada un año. Dt. 14: 22. Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para hacer habitar allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino, y de tu aceite, y los primerizos de tus manadas, y de tus ganados, para que aprendas a temer a Jehová tu Dios todos los días. Dt. 14:23. Y al lugar que Jehová vuestro Dios escogiere para hacer habitar en él su nombre, allí llevaréis todas las cosas que yo os mando: vuestros holocaustos, y vuestros sacrificios, vuestros diezmos, y las ofrendas elevadas de vuestras manos, y todo lo escogido de vuestros votos que hubiereis prometido a Jehová. Dt. 12: 11. Y allí llevaréis vuestros holocaustos, y vuestros sacrificios, y vuestros diezmos, y la ofrenda elevada de vuestras manos, y vuestros votos, y vuestras ofrendas voluntarias, y los primerizos de vuestras vacas y de vuestras ovejas. Dt. 12: 6. Traed todos los diezmos al alfolí, y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y vaciaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Mal. 3: 10. Ni podrás comer en tus poblaciones el diezmo de tu grano, o de tu vino, o de tu aceite, ni los primerizos de tus vacas, ni de tus ovejas, ni tus votos que prometieres, ni tus ofrendas voluntarias, ni las elevadas ofrendas de tus manos. Dt. 12: 17. Más delante de Jehová tu Dios las comerás, en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido, tú, y tu hijo, y tu hija, y tu siervo, y tu sierva, y el Levita que está en tus poblaciones: y alegrarte has delante de Jehová tu Dios en toda obra de tus manos. Dt. 12:18. Si alguno me sirve, sígame: y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará. Jn. 12:26. Empero en mi santo monte, en el alto monte de Israel, dice el Señor Jehová, allí me servirá toda la casa de Israel, toda ella en la tierra: allí los querré, y allí demandaré vuestras ofrendas, y las primicias de vuestros dones, con todas vuestras cosas consagradas. Ez. 20:40. Cuando hubieres acabado de diezmar todo el diezmo de tus frutos en el año tercero, el año del diezmo, darás también al Levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda; y comerán en tus villas, y se saciarán. Dt. 26: 12. Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo del testimonio. Nm. 18:21. Así hablarás a los Levitas, y les dirás: Cuando tomareis de los hijos de Israel los diezmos que os he dado de ellos por vuestra heredad, vosotros presentaréis de ellos en ofrenda mecida a Jehová el diezmo de los diezmos. Nm.18: 26. Y vendrá el Levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, y el huérfano, y la viuda, que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra de tus manos que hicieres. Dt. 14:29. Porque a los Levitas he dado por heredad los diezmos de los hijos de Israel, que ofrecerán a Jehová en ofrenda: por lo cual les he dicho: Entre los hijos de Israel no poseerán heredad. Nm. 18:24. Y no desampararás al Levita que habitare en tus poblaciones; porque no tiene parte ni heredad contigo. Dt. 14:27. Ten cuidado de no desamparar al Levita en todos tus días sobre tu tierra. Dt. 12:19. También los hijos de Israel y de Judá, que habitaban en las ciudades de Judá, dieron del mismo modo los diezmos de las vacas y de las ovejas: y trajeron los diezmos de lo santificado, de las cosas que habían prometido a Jehová su Dios, y pusiéronlos por montones. 2 Cr. 31:6.

68

Y metieron las primicias y diezmos y las cosas consagradas, fielmente; y dieron cargo de ello a Chônanías Levita, el principal, y Simi su hermano fue el segundo. 2 Cr. 31:12. Que traeríamos también las primicias de nuestras masas, y nuestras ofrendas, y del fruto de todo árbol, del vino, y del aceite, a los sacerdotes, a las cámaras de la casa de nuestro Dios, y del diezmo de nuestra tierra a los Levitas; y que los Levitas recibirían las décimas de nuestras labores en todas las ciudades. Neh. 10: 37. Y que estaría el sacerdote hijo de Aarón con los Levitas, cuando los Levitas recibirían el diezmo: y que los Levitas llevarían el diezmo del diezmo a la casa de nuestro Dios, a las cámaras en la casa del tesoro. Neh. 10:38. Al cabo de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades. Dt. 14:28. Y se os contará vuestra ofrenda como grano de la era, y como acopio del lagar. Nm. 18:27. LAS DÉCIMAS

ARTÍCULO 57.- Las décimas es igual a la Ley de los Diezmos. Fundamentos: Y todas las décimas de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová son: es cosa consagrada a Jehová. Lv. 27:30. Que traeríamos también las primicias de nuestras masas, y nuestras ofrendas, y del fruto de todo árbol, del vino y del aceite, a los sacerdotes, a las cámaras de la casa de nuestro Dios, y el diezmo de nuestra tierra a los Levitas; y que los Levitas recibirían las décimas de nuestras labores en todas las ciudades. Neh. 10:37. Y si alguno quisiere redimir algo de sus décimas, añadirá su quinto a ello. Lv. 27:31. Y toda décima de vacas o de ovejas, de todo lo que pasa bajo la vara, la décima será consagrada a Jehová. Lv. 27:32. ADVERTENCIA: No mirará si es bueno o malo, ni lo trocará: y si lo trocare, ello y si trueque serán cosas sagradas; no se redimirá. Lv. 27: 33. Estos son los mandamientos que ordenó Jehová a Moisés, para los hijos de Israel, en el monte de Sinaí. Lv. 27:34. LA LEY DEL QUINTO ARTÍCULO 58.- El Quinto es el precio que se paga para recuperar algo o liberar a alguien de una obligación o circunstancia. Por lo tanto, comparten el sentido de canje. Es decir, se da una cosa a cambio de otra, satisfaciendo las demandas de la justicia y equilibrando la situación. Como medio para equilibrar la justicia y enderezar los asuntos con su pueblo Israel, Jehová promulgó en Sinaí, en el pacto de la Ley, diversos sacrificios y ofrendas para expiar o cubrir los pecados cometidos, en contra de las cosas santas de los hijos de Israel; las prevaricaciones contra Jehová Dios de Israel o las ofensas contra el prójimo, por estas causas hay que pagar un derecho. Asimismo la ley regula, si alguien quisiera redimir o rescatar su primicia, su décima, semillas, primogénitos; tendrá que pagar un derecho, y además los votos que se hace a Dios una casa, un campo o un terreno, pero luego desea recuperar la propiedad, entonces tiene que pagar la valoración y más la quinta parte de ese valor estimado. Quinto o quinta, es cada una de las cinco partes iguales en que se divide un todo. Fundamentos: 1) Cuando se peca en lugar santo. Cuando alguna persona cometiere falta, y pecare por yerro en las cosas santificadas a Jehová, traerá su expiación a Jehová, un carnero sin tacha de los rebaños, conforme a tu estimación, en siclos de plata del siclo del santuario, en ofrenda por el pecado. Lv. 5:15. Y pagará aquello de las cosas santas en que hubiere pecado, y añadirá a ello el quinto, y lo dará al sacerdote: y el sacerdote hará expiación por él con el carnero del sacrificio por el pecado, y será perdonado. Lv. 5:16. 2) En caso que por equivocación comiera cosa santa. Y el que por yerro comiere casa sagrada, añadirá a ella su quinto, y darálo al sacerdote con la cosa sagrada. Lv. 22:14. No profanarán, pues, las cosas santas de los hijos de Israel, las cuales apartan para Jehová. Lv. 22:15. 3) Aquel que jura falsamente tomando el nombre del Varón de Dios. Todo aquello sobre que hubiere jurado falsamente; lo restituirá, pues, por entero, y añadirá a ello la quinta parte, que ha de pagar a aquel a quien pertenece en el día de su expiación. Lv. 6:5,2,3,4. 4) Si alguno quisiera rescatar sus décimas, primicias y primogénitos.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Y si alguno quisiere redimir algo de sus décimas, añadirá su quinto a ello. Lv. 27:31. Y toda décima de vacas o de ovejas, de todo lo que pasa bajo la vara, la décima será consagrada a Jehová. Lv. 27:32. 5) Si alguno quisiera rescatar la ofrenda de primicia o de primogénito de animal puro e impuro. Empero el primogénito de los animales, que por la primogenitura es de Jehová, nadie lo santificará; sea buey u oveja, de Jehová es. Lv. 27: 26. Más si fuere de los animales inmundos, lo redimirán conforme a tu estimación, y añadirán sobre ella su quinto: y si no lo redimieren, se venderá conforme a tu estimación. Lv. 27:27. Y si fuere algún animal inmundo, de que no se ofrece ofrenda a Jehová, entonces el animal será puesto delante del sacerdote. Lv. 27:11. Y el sacerdote lo apreciará, sea bueno o sea malo; conforme a la estimación del sacerdote, así será. Lv. 27:12. Y si lo hubieren de redimir, añadirán su quinto sobre tu valuación. Lv. 27:13. 6) Si alguno quisiera rescatar la ofrenda de bienes (casa). Y cuando alguno santificare su casa consagrándola a Jehová, la apreciará el sacerdote, sea buena o sea mala: según la apreciare el sacerdote, así quedará. Lv. 27:14. Más si el santificante redimiere su casa, añadirá a tu valuación el quinto del dinero de ella, y será suya. Lv. 27:15. 7) Si alguno quisiera rescatar la ofrenda de campo (tierras). Y si alguno santificare de la tierra de su posesión á Jehová, tu estimación será conforme a su sembradura: un omer de sembradura de cebada se apreciará en cincuenta siclos de plata. Lv. 27:16. Y si santificare su tierra desde el año del jubileo, conforme a tu estimación quedará. Lv. 27:17. Más si después del jubileo santificare su tierra, entonces el sacerdote hará la cuenta del dinero conforme a los años que quedaren hasta el año del jubileo, y se rebajará de tu estimación. Lv. 27:18. Y si el que santificó la tierra quisiere redimirla, añadirá a tu estimación el quinto del dinero de ella, y quedaráse para él. Lv. 27:19. Mas si él no redimiere la tierra, y la tierra se vendiere a otro, no la redimirá más. Lv. 27:20. 8) Si alguno quisiera rescatar la ofrenda de semilla. Y todas las décimas de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová son: es cosa consagrada a Jehová. Lv. 27:30. LEY DEL RESCATE DE LA PERSONA Censo ARTÍCULO 59.- El censo o recuento de habitantes, referidas en la Biblia tenían diversos propósitos, como la recaudación de impuestos, el servicio militar o, en caso de los levitas, nombramientos para atender los deberes en el santuario. En el Sinaí. Por orden de Jehová el primer Censo tuvo lugar mientras los israelitas estaban acampados en el Sinaí, en el segundo mes del segundo año después del éxodo de Egipto. Para ayudar a Moisés, se seleccionó un cabeza de cada tribu, que supervisaba y se responsabilizaba de la inscripción de su tribu. No sólo se inscribió a todos los varones de veinte años de edad para arriba aptos para servicio militar, sino que la Ley también colocaba sobre los inscritos un impuesto por cabeza de medio siclo para el servicio del tabernáculo. Ex. 30:11-16. Nm. 1:1-16,18,19. Ejemplo: el libro de Números muestra un recuento de la cantidad de primogénitos de las doce tribus y de todos los varones levitas de un mes de edad para arriba. Nm. 3:14,15. Esto fue debido a que Jehová había comprado para sí a los primogénitos cuando los salvó de morir con los primogénitos de Egipto. Por lo tanto, Israel tenía que entregar a Jehová los levitas para redimir a los primogénitos de las otras tribus. El recuento mostró que había 22.000 varones levitas y 22.273 primogénitos que no eran levitas. Nm. 3:11-13,39-43. Para redimir a los 273 primogénitos restantes, se requirió que se pagara al santuario cinco siclos por cada uno de ellos. Nm. 3:44-51. 1. Fundamentos del censo: Cuando tomares el número de los hijos de Israel conforme a la cuenta de ellos, cada uno dará a Jehová el rescate de su persona (alma), cuando los contares, y no habrá en ellos mortandad por haberlos contado. Ex. 30:12. Esto dará cualquiera que pasare por la cuenta, medio siclo conforme al siclo del santuario. El siclo es de veinte óbolos: La mitad de un siclo será la ofrenda a Jehová. Ex. 30:13. Cualquiera que pasare por la cuenta, de veinte años arriba, dará la ofrenda a Jehová. Ex. 30:14. Ni el rico aumentará, ni el pobre disminuirá de medio siclo, cuando dieren la ofrenda a Jehová para hacer expiación por vuestras personas. Ex. 30:15. Y tomarás de los hijos de Israel el dinero de las expiaciones, y lo darás para la obra del tabernáculo del testimonio: y será por

69

memoria a los hijos de Israel delante de Jehová, para expiar vuestras personas. Ex. 30:16. 2. De los votos especiales Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando alguno hiciere especial voto a Jehová, según la estimación de las personas que se hayan de redimir, así será tu estimación. Lv. 27:2. En cuanto al varón de veinte años hasta sesenta, tu estimarás será cincuenta siclos de plata, según el siclo del santuario. Lv. 27:3. Y si fuere hembra, la estimación será treinta siclos. Lv. 27:4. Y si fuere de cinco años hasta veinte, tu estimación será respecto al varón veinte siclos, y a la hembra diez siclos. Lv. 27:5. Y si fuere de un mes hasta cinco años, tu estimación será en orden al varón cinco siclos de plata; y por la hembra será tu estimación tres siclos de plata. Lv. 27:6. Mas si fuere de sesenta años arriba, por el varón tu estimación será quince siclos, y por la hembra diez siclos. Lv. 27:7. Pero si fuere más pobre que tu estimación, entonces comparecerá ante el sacerdote, y al sacerdote le pondrá tasa: conforme a la facultad del votante le impondrá tasa el sacerdote. Lv. 27:8. RESCATE DE BIENES Y PERDÓN DE DEUDAS Observar la ley del quinto, el Sabat y el Jubileo Año sabático ARTÍCULO 60.- Se dice año sabático al séptimo año de cada septenio. En el antiguo Israel, durante ese año se dejaba la tierra en barbecho para que descansara, el año de la entrada de Israel en la Tierra Prometida, tenía que celebrarse un año sabático “al cabo de cada siete años”, es decir, cada séptimo año. Dt. 15:1,2,12. No se tenía que cultivar la tierra, ni sembrar ni podar, tampoco se debían recolectar las cosechas; lo que creciese en el campo se dejaba sin recoger, y podían comer de ello tanto el propietario del campo como sus esclavos, los trabajadores asalariados y los residentes forasteros. Esta era una provisión misericordiosa para los pobres y, además, para los animales domésticos y las bestias salvajes, pues así también tenían acceso al producto de la tierra durante el año sabático. Lv. 25:1-7. Al año sabático se le llamó el año de la liberación [hasch·schemit·táh]. Dt. 15:9;31:10. Durante ese año la tierra se dejaba sin cultivar y así disfrutaba de un descanso completo o liberación. Ex. 23:11. También tenía que haber un descanso o liberación de las deudas en las que se hubiese incurrido tu hermano y al extranjero si le cobraras. Si se vendiera a tu hermano 6 años será esclavo y el séptimo quedara libre. Era una “liberación a Jehová” en su honor. Dt. 15:1-3,12,13,14. Lv. 25:10, 54. Requería fe guardar los años sabáticos como parte del pacto de Jehová con Israel, pero el observar estrictamente el pacto resultaría en grandes bendiciones para el pueblo. Lv. 26:3-13. Dios prometió proveer lo suficiente durante la cosecha del sexto año para que hubiese alimento durante parte de tres años, desde la cosecha del sexto hasta la cosecha del octavo, puesto que en el séptimo año no debía sembrarse nada y, por lo tanto, no podía recogerse ninguna cosecha hasta el octavo año. Lv. 25:20-22. Cuando Israel entró en la Tierra Prometida bajo la dirección de Josué, necesitaron seis años para subyugar a las naciones de Canaán y para asignar herencias de tierra. Por supuesto, durante ese tiempo los israelitas pudieron sembrar poco, si acaso algo, pero pudieron recoger algún alimento de las cosechas de los cananeos. Dt. 6:10, 11. El año séptimo era un sábado, así que tenían que demostrar fe y obediencia esperando hasta la cosecha del año octavo, y gracias a la bendición de Dios, sobrevivieron. Cada año de liberación, todos —hombres y mujeres, pequeñuelos y residentes forasteros—, tenían que reunirse durante la fiesta de las cabañas para oír la lectura de la Ley. Dt. 31:10-13. LA LEY DEL JUBILEO (PERDÓN DE DEUDAS) ARTÍCULO 61.- El jubileo es el año que seguía a cada ciclo de siete períodos de siete años, contando desde la entrada de Israel en la Tierra Prometida. Que significaba “cuerno de carnero”, y se refiere al toque del cuerno de carnero durante el año quincuagésimo para proclamar libertad por toda la tierra. Lv. 25:9, 10. Una vez en la Tierra Prometida, la nación de Israel tenía que contar seis años, durante los cuales la tierra se sembraba, cultivaba y segaba, pero el séptimo año tenía que ser un año sabático, durante el cual la tierra debía dejarse en barbecho. En el séptimo año no se podía sembrar ni podar. Ni siquiera se podía segar lo que crecía de los granos caídos durante la cosecha del año anterior ni recoger las uvas de una vid sin podar. El grano y la fruta que creciesen por sí solos estarían disponibles para el dueño, sus esclavos, sus trabajadores asalariados, los residentes forasteros y los pobres. También los animales domésticos y las bestias salvajes podían comer de ello. Lv. 25:2-7. Ex. 23:10, 11. Había que contar siete períodos de siete años (7 × 7 = 49), y el año siguiente, el quincuagésimo, sería un año de Jubileo. El Jubileo tenía las mismas características que el año sabático. La tierra recibía de nuevo un descanso completo. Aplicaban las mismas reglas al producto de la tierra. Lv. 25:8-12. Esto significaba


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

que la producción del año cuarenta y ocho de cada ciclo de cincuenta años sería la principal fuente de alimento para aquel año, para los dos años siguientes y para algún tiempo más, hasta la cosecha del año cincuenta y uno, el año después del Jubileo. Debido a la bendición especial de Jehová, en el año sexto se recogía una cosecha suficiente para suministrar alimento a lo largo del año sabático. Lv. 25:20-22. De igual manera, Dios proveía una cosecha abundante y suficiente en el año cuarenta y ocho para abastecer a la nación durante todo el año sabático, el Jubileo que llegaba al año siguiente y hasta la cosecha del próximo año, siempre y cuando los judíos observasen su Ley. En el décimo día del séptimo mes (mes de Tisri = octubre), el Día de Expiación, se hacía sonar el cuerno proclamando libertad por toda la tierra. Esto significaba libertad para los esclavos hebreos, muchos de los cuales se habían vendido debido a una deuda. Tal liberación por lo general no llegaría hasta el séptimo año de servidumbre Ex. 21:2, pero el Jubileo daba libertad incluso a los que todavía no habían servido seis años. Se devolvía toda herencia de tierra que se hubiese vendido, por lo general debido a reveses económicos, y cada hombre volvía a su familia y a su posesión ancestral. Ninguna familia tenía por qué hundirse de forma permanente en la pobreza completa. Toda familia merecía honor y respeto. Incluso aquel que derrochase sus bienes no privaría para siempre de su herencia a su posteridad. Después de todo, la tierra en realidad era de Jehová, y, desde Su punto de vista, los israelitas mismos eran residentes forasteros y pobladores. Lv. 25:23, 24. Si la nación guardaba las leyes de Dios, entonces, como Él había dicho, “nadie debería llegar a ser pobre entre ti”. Lv. 25:8-10,13. Dt. 15:4,5. Por causa de la ley del Jubileo, no se podía vender a perpetuidad ninguna porción de tierra. Dios dispuso que si un hombre vendía una porción de tierra de su posesión hereditaria, el precio de venta se calculase en armonía con la cantidad de años que quedaban hasta el Jubileo. El mismo procedimiento se aplicaba en el caso de que el dueño recomprara su porción hereditaria. De hecho, cuando se vendía una parte de la tierra, en realidad sólo se cedía el uso de ella, así como su producto, durante los años que pasasen hasta el año de Jubileo. Lv. 25:15,16, 23-28. Esto aplicaba a las casas de los poblados que no tenían murallas, a las que se consideraba como campo abierto, pero las casas de las ciudades amuralladas no estaban incluidas en la propiedad que se devolvía en el Jubileo. Las casas de los levitas eran una excepción, ya que sus únicas posesiones eran las casas y las aldeas alrededor de las ciudades levitas. A ellos se les devolvían sus casas en el Jubileo; las aldeas de las ciudades levitas no se podían vender. Lv. 25:29-34. Cuando se observaba debidamente el Jubileo, en ese año la nación quedaba restaurada por completo a la debida condición teocrática que Dios se propuso y estableció en un principio. El gobierno tenía una base sólida. La economía nacional siempre permanecería estable y la nación no tendría deudas pesadas. Dt. 15:6. El Jubileo proporcionaba una norma estable para los valores de la tierra y también impedía una gran deuda interna, con la consiguiente falsa prosperidad, que ocasionaría inflación, y depresión comercial. Los israelitas estaban obligados a celebrar diecisiete Jubileos. Pero es triste observar en su historia que no apreciaron el tener a Jehová como Rey. Con el tiempo violaron sus mandamientos, incluidas las leyes en cuanto al sábado, y perdieron las bendiciones que Él tenía preparadas para ellos. Debido a su comportamiento, el nombre de Dios se vituperó ante las naciones del mundo y no pudieron gozar de la excelencia de su gobierno teocrático. 2 Cr. 36:20,21. TITULO VII Preparación de ofrendas CAPITULO I Procedimientos y Ejecución de las Ofrendas para presentar en el Altar de Holocausto El presente capítulo especifica el proceso que se debe seguir de acuerdo a las normas establecidas en la Ley de Dios, en relación a la preparación y elaboración de las ofrendas para presentar delante de Jehová, en el altar de holocausto. ARTÍCULO 62.- Los Sacerdotes y Levitas deberán presentarse al lugar establecido para ejercer sus funciones, en la administración del servicio ministerial, 2Cr. 23:4,8, es a saber: tabernáculo del testimonio, altar de holocausto, degolladero y la panadería. En los días sábados, nuevas lunas, día de reconciliación anual, será de acuerdo a las disposiciones internas de la Administración Sacerdotal. Ex. 19:15. 1 S. 21:4,5. Asimismo, en las solemnes fiestas deberán presentarse ocho días antes como máximo y tres días antes como mínimo, antes del inicio de cada solemnidad. 2 Cr. 29:17. ARTÍCULO 63.- Los Sacerdotes y Levitas, deberán cumplir estrictamente las disposiciones de Dios, para administrar el servicio ministerial, con sus respectivas vestimentas santas que son las túnicas y el aseo corporal, desde antes de las 06:00 p.m. Habló más Jehová a Moisés, diciendo: Harás también una fuente de metal, con su base de metal, para lavar; y la has de poner entre el tabernáculo del testimonio y el altar; pondrás en ella agua. Y de

70

ella se lavarán Aarón y sus hijos sus manos y sus pies: Cuando entraren en el tabernáculo del testimonio, se han de lavar con agua, y no morirán: y cuando se llegaren al altar para ministrar, para encender a Jehová la ofrenda que se ha de consumir al fuego. Ex. 30:17,18,19,20. El sacerdote se pondrá su vestimenta de lino, y se vestirá pañete de lino sobre su carne: no asentará sobre ellos lana, cuando ministraren en el altar de holocausto y tabernáculo del testimonio, delante de Jehová. Las vestimentas del servicio para ministrar, sólo podrán cambiarse una vez concluido su servicio, y las dejarán en las cámaras del santuario, se vestirán de otros vestidos. Lv. 6:10. Ez. 44:17,18. Ex. 39:41. Ez. 44:19. ARTÍCULO 64.- La presentación de las ofrendas consistentes en ganado vacuno, ovino, caprino; aves, palominos, tórtolas con sus respectivas presentes u oblaciones, se recepcionará, los días viernes antes de las 06:00 p.m., Lv. 23:32. Son presentes del sábado, nueva luna, toque de trompeta, año nuevo y la reconciliación anual, las fiestas que cayere en días normales (particulares) la ofrenda y su presente se entregará un día antes de las 6.00 pm. En caso de las ofrendas destinadas para las fiestas solemnes, deberán ser reservadas cuatro días antes del inicio de la santa convocación, luego para presentar al lugar indicado ante el Sacerdote, delante de Jehová, en el tabernáculo del testimonio. Ex. 12:3,4. Todas las ofrendas en el momento de recepción serán ungidos juntamente con el portador y así será acepto las ofrendas delante de Jehová, Dios de Israel. Las personas que presentaren su ofrenda para el sacrificio del holocausto deben entrar en ayuno, Lv. 23:32 y 16:31. Y no saldrán del tabernáculo del testimonio, desde el poniente del sol del día viernes, hasta el poniente del sol del día sábado. Lv. 10:7. Las ofrendas de circuncisión de los recién nacidos se recepcionarán hasta las 9.00 de la mañana del día sábado, de conformidad a: Lv. 12:3. Lc. 2:24. Lv. 12:8. En caso de la purificación de la madre de acuerdo a la ley tendrá que presentar su ofrenda el día viernes antes de las 6.00 p.m. Lv. 12:6,7,8. ARTÍCULO 65.- Los Sacerdotes y Levitas serán los responsables de verificar con cautela las ofrendas para el sacrificio no deben tener defecto (tacha), si la ofrenda tuviere falta no será acepto para ofrecer en el altar de holocausto, es terminantemente prohibido; porque es cosa muy sagrada. Por lo expuesto, el sacerdote será que determine sobre las victimas u ofrendas y luego serán degolladas, preparados o aderezados para presentar delante de Jehová, en el altar de holocausto. Ez. 45:17. Habla a Aarón y a sus hijos, y a todos los hijos de Israel, y diles: Cualquier varón de la casa de Israel, o de los extranjeros en Israel, que ofreciere su ofrenda por todos sus votos, y por todas sus voluntarias oblaciones que ofrecieren a Jehová en holocausto; Lv. 22:18. No sacrificarás a Jehová tu Dios buey, o cordero, en el cual haya falta o alguna cosa mala: porque es abominación a Jehová tu Dios. Dt 17:1. De vuestra voluntad ofreceréis macho sin defecto de entre las vacas, de entre los corderos, o de entre las cabras. Lv. 22: 19. Ninguna cosa en que haya falta ofreceréis, porque no será acepto por vosotros. Lv. 22: 20. Asimismo, cuando alguno ofreciere sacrificio de paces á Jehová para presentar voto, ú ofreciendo voluntariamente, sea de vacas o de ovejas, sin tacha será acepto; no ha de haber en él falta. Lv. 22: 21. Ciego, o perniquebrado, o mutilado, o verrugoso, o sarnoso, roñoso, no ofreceréis éstos a Jehová, ni de ellos pondréis ofrenda encendida sobre el altar de Jehová. Lv. 22: 22. Herido o magullado, rompido o cortado, no ofreceréis a Jehová, ni en vuestra tierra lo haréis. Lv. 22: 24. Santificarás a Jehová tu Dios todo primerizo macho que nacerá de tus vacas y de tus ovejas: no te sirvas del primerizo de tus vacas, ni trasquiles el primerizo de tus ovejas. Dt. 15:19. Funciones de los sacerdotes: a) Recepcionar las ofrendas de los oferentes, verificando que las ofrendas para el holocausto que este de conformidad a las prescripciones de las leyes ceremoniales, sin defecto o tacha con su respectiva oblación y luego ungir con el aceite de la unción a la ofrenda y al oferente en señal de aceptación. Lv. 1:3,4. Ex. 29:10. Nota: Cuando el Sacerdote unge, debe tomar el cuerno del aceite con la mano izquierda, la mano derecha, debe estar arriba y libre y en señal de potestad para reprender. Lv. 14: 15,16. 1 S. 16: 13. 1 R. 1: 39. b) Una vez recepcionado la ofrenda para el holocausto será trasladada al lugar denominado el degolladero, donde el sacerdote lo degollará o sacrificará a la ofrenda para el holocausto en presencia de Jehová Dios de Israel. Lv. 1:11. c) El sacerdote encargado de administrar en el tabernáculo del testimonio (Templo) será responsable de recepcionar toda clase de ofrendas de los hijos de Israel en él lugar denominado “ALFOLI o


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

ALMACEN”, de acuerdo a sus funciones sacerdotales. Nm. 18:8. Neh. 10:39. Mal. 3:10. d) Es responsabilidad del sacerdote encargado del tabernáculo del testimonio (Templo) encender el altar del perfume o sahumerio y el candelero. Ex. 30:l. 25:31 y 27:20,21. Asimismo, la instalación de una mesa para el pan de la proposición. Ex. 25:23,30. e) Ejecutar todas las ceremonias rituales que prescribe en la legislación del Pentateuco, Referente a las expiaciones y purificaciones Lv. 7:37. f) Asimismo, la expiación de la circuncisión de los niños y de la madre cuando los días de su purgación fueran cumplidas. Lv. 12:2,3,4,5,6,7. g) El sacerdote encargado de administrar el altar de holocausto, lo degollará, desollará y lo dividirá en piezas. Lv. 1:5,6. h) El sacerdote encargado de administrar el altar, ordenará al encargado de elaborar los panes de hojaldres con flor de harina de trigo, sin levadura amasada con aceite de oliva y sal. Y pondrá en un canastillo y ofrecerá el presente con el holocausto. Ex. 29:2,3. Lv. 2:5. Una vez dividido todo el holocausto en piezas, el sacerdote lavará todo el holocausto con agua, hasta extraer toda la sangre. Después lo aderezará de Conformidad a las ordenanzas establecidas en la legislación del Pentateuco. Lv. 1:6,9. i) Después de aderezar el holocausto el sacerdote compondrá la leña encima del altar y luego acomodará el holocausto sobre la leña, enseguida colocará la ofrenda de presente consistente en panes de hojaldres e encienso. Lv. 1:7,8 y 2:1,l5. j) El sacerdote invocará en oración a Jehová Dios de Israel, presentando el holocausto en olor agradable. Lv. 21:6. Nm. 28:2. A continuación, se especifican los procesos que se debe seguir, para preparar el holocausto: 1. Ubicación del degolladero con su respectivo lavadero (zona inaccesible).El degolladero y desolladero se ubicará en la parte norte del altar de holocausto compuesto de un arco para colgar, de 3 metros de longitud por 2 metros de altura con sus respectivos accesorios que son los ganchos, mesas de material noble ú otro material, de acuerdo a las necesidades para degollar sobre ellos el holocausto, las mismas servirán para otros trabajos. Además, preparar dos silos en ésta zona, uno para depositar la sangre y el otro para depositar el estiércol. Después del trabajo los silos serán cubiertos. Llevóme luego a la puerta del norte, y midió conforme a estas medidas. Ez. 40:35. Sus cámaras, y sus postes, y sus arcos, y sus ventanas alrededor: la longitud era de cincuenta codos, y de veinticinco codos el ancho. Ez. 40:36. Y sus postes caían fuera al atrio, con palmas a cada uno de sus postes de una parte y otra: y sus gradas eran de ocho peldaños. Ez. 40:37 Y había allí una cámara, y su puerta con postes de portales; allí lavarán el holocausto. Ez. 40:38. Y en la entrada de la puerta había dos mesas de la una parte, y otras dos de la otra, para degollar sobre ellas el holocausto, y la expiación, y el sacrificio por el pecado. Ez. 40:39. Y al lado por de fuera de las gradas, a la entrada de la puerta del norte, había dos mesas; y al otro lado que estaba a la entrada de la puerta, dos mesas. Ez. 40:40. Cuatro mesas de la una parte, y cuatro mesas de la otra parte al lado de la puerta; ocho mesas, sobre las cuales degollarán. Ez. 40:41. Y las cuatro mesas para el holocausto eran de piedras labradas, de un codo y medio de longitud, y codo y medio de ancho, y de altura de un codo: sobre éstas pondrán las herramientas con que degollarán el holocausto y el sacrificio. Ez. 40:42. Y dentro, ganchos de un palmo, dispuestos por todo alrededor; y sobre las mesas la carne de la ofrenda. Ez. 40:43. Y ha de degollarlo al lado septentrional del altar delante de Jehová: y los sacerdotes, hijos de Aarón, rociarán su sangre sobre el altar alrededor. Lv. 1:11. 1.1 La sangre: La sangre del holocausto se depositará en el silo o pozo destinado para la sangre; asimismo, el agua servida en el lavado del holocausto, y la sangre de las aves. Y pondrá su mano sobre la cabeza de su ofrenda, y la degollará a la puerta del tabernáculo del testimonio; y los sacerdotes, hijos de Aarón, rociarán su sangre sobre el altar en derredor. Lv. 3:2. Más el primogénito de vaca, y el primogénito de oveja, y el primogénito de cabra, no redimirás; santificados son: la sangre de ellos rociarás sobre el altar, y quemarás la grosura de ellos, ofrenda encendida en olor suave a Jehová. Nm. 18:17. Y ofrecerás tus holocaustos, la carne y la sangre, sobre el altar de Jehová tu Dios: y la sangre de tus sacrificios será derramada sobre el altar de Jehová tu Dios, y comerás la carne. Dt. 12:27. 1.2 El estiércol: Todo el estiércol se depositará en el silo o pozo destinado para el estiércol; y el agua servida en el lavado del complemento de la panza y los intestinos.

71

Empero consumirás a fuego fuera del campo la carne del becerro, y su pellejo, y su estiércol: es expiación. Ex. 29:14. Y le ha de quitar el buche y las plumas, lo cual echará junto al altar, hacia el oriente, en el lugar de las cenizas. Lv. 1:16. Y el cuero del becerro, y toda su carne, con su cabeza, y sus piernas, y sus intestinos, y su estiércol. Lv. 4:11. En fin, todo el becerro sacará fuera del campo, a un lugar limpio, donde se echan las cenizas, y lo quemará al fuego sobre la leña: en donde se echan las cenizas será quemado. Lv. 4:12. 1.3 Fuentes para lavar Holocausto: Y había allí una cámara, y su puerta con postes de portales; allí lavarán el holocausto. Ez. 40:38. Harás también una fuente de metal, con su basa de metal, para lavar; y la has de poner entre el tabernáculo del testimonio y el altar; y pondrás en ella agua. Ex. 30:18. Hizo también diez fuentes de bronce: cada fuente contenía cuarenta batos, y cada una era de cuatro codos; y asentó una fuente sobre cada una de las diez basas. 1 R. 7:38. Y puso las cinco basas a la mano derecha de la casa, y las otras cinco a la mano izquierda: y asentó el mar al lado derecho de la casa, al oriente, hacia el mediodía. 1 R. 7:39. Hizo también diez fuentes, y puso cinco a la derecha y cinco a la izquierda, para lavar y limpiar en ellas la obra del holocausto; más el mar era para lavarse los sacerdotes en él. 2 Cr. 4: 6. 2. Preparación del holocausto de becerro o novillo 2.1 Degollar el becerro o novillo:

Y traerá el becerro a la puerta del tabernáculo del testimonio delante de Jehová, y pondrá su mano sobre la cabeza del becerro, y lo degollará delante de Jehová. Lv. 4:4. Entonces degollará el becerro en la presencia de Jehová; y los sacerdotes, hijos de Aarón, ofrecerán la sangre, y la rociarán alrededor sobre el altar, el cual está a la puerta del tabernáculo del testimonio. Lv. 1:5. 2.2 Dividir en piezas: Y desollará el holocausto, y lo dividirá en sus piezas. Lv. 1:6. 1 R. 18:33. Presentáronle después el holocausto, a trozos, y la cabeza; é hízolos quemar sobre el altar. Lv. 9:13. Se dividirá en la forma siguiente: Desollar el cuero, separar la cabeza y las patas; luego fraccionar el holocausto:

2.2.1 Abrir la caja toráxica que están unidos entre el pecho y las costillas, y retirar el pecho; abrir el vientre para extraer: el conjunto de vísceras, la Desollar el cuero, separar la cabeza panza, redecilla, lebrillo, y las patas cuajar, bazo y los intestinos; la tráquea, pulmones, hígado, bilis y corazón; los dos riñones y el testículo, no serán retirados, quedarán en forma natural en su lugar. 2.2.2 Dividir el cuerpo externo; separar las piernas delanteras, las costillas o espaldilla extraer de la columna vertebral de la parte de articulación sin quebrar los huesos, separar las piernas Posteriores de la cadera; el cuello y la columna vertebral quedarán unidos entre sí en una sola pieza, y por último ijada, huesos de la cadera y la cola, también quedarán unidos entre si. Tener en cuenta, que el sebo que está encima de la panza, los intestinos y en otros órganos, deben ser separados: Y el sacerdote hará arder esto sobre el altar; es vianda de ofrenda que se quema en olor de suavidad a Jehová: el sebo todo es de Jehová. Lv. 3:16. Y le quitará todo el sebo, harálo arder sobre el altar. Lv. 4:19.


72

Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

2.3 Todo el holocausto será lavado con agua.- Lavará con agua todo el holocausto, la panza, los intestinos y todas sus entrañas u órganos: Lavará con agua la panza, intestinos y todas sus entrañas u órganos

Y lavará con a gua sus intestinos y sus piernas: y el sacerdote hará arder todo sobre el altar: holocausto es, ofrenda encendida de olor suave a Jehová. Lv. 1:9. Luego lavó los intestinos y las piernas, y quemólos sobre el holocausto en el altar. Lv. 9:14. Indicaciones: Para lavar los pulmones y el hígado se debe hacer varios cortes o tajos, para extraer toda la sangre. el tráquea se debe abrir hasta el final del tubo que está conectado con los pulmones; el corazón se debe tajar en cuatro fracciones, pero unidos entre si. Se recomienda, que el conjunto de éstos órganos deben mantener la naturalidad de su forma y no es bueno, que se desprenda en pedazos o fracciones, hay que tener mucho cuidado en esta parte. El tajado se realiza con el fin de extraer toda la sangre de los órganos. 2.4 Aderezar el holocausto: Para aderezar el holocausto hay que seguir tres procesos: primero, al holocausto se debe hacer varios cortes o tajos en la parte pulpa o carne de acuerdo a la necesidad, segundo untar con el aceite de olivo todo el holocausto y tercero sazonar con sal; de conformidad a la Ley de Dios:

La cual partirás en piezas, y echarás sobre ella aceite: es presente. Lv. 2:6. Y pondrás sobre ella aceite, y pondrás sobre ella incienso: es presente. Lv. 2:15. Y el sacerdote hará arder, en memoria del don, parte de su grano desmenuzado, y de su aceite con todo su incienso; es ofrenda encendida a Jehová. Lv. 2:16. Manda a los hijos de Israel que te traigan aceite de oliva claro, molido, para la luminaria, para hacer arder las lámparas de continuo. Lv. 24:2. Y sazonarás toda ofrenda de tu presente con sal; y no harás que falte jamás de tu presente la sal de la alianza de tu Dios: en toda ofrenda tuya ofrecerás sal. Lv. 2:13. Y los ofrecerás delante de Jehová, y los sacerdotes echarán sal sobre ellos, y los ofrecerán en holocausto a Jehová. Ez. 43:24. Porque todos serán salados con fuego, y todo sacrificio será salado con sal. Mr. 9:49. 3. Preparación del holocausto de cordero 3.1 Degollar el cordero:

Y si su ofrenda para holocausto fuere de ovejas, de los corderos, o de las cabras, macho sin defecto lo ofrecerá. Lv. 1:10. Y ha de degollarlo al lado septentrional del altar delante de Jehová: y los sacerdotes, hijos de Aarón, rociarán su sangre sobre el altar alrededor. Lv. 1:11.

3.2

Dividir en piezas:

Y lo dividirá en sus piezas, con su cabeza y su redaño; y el sacerdote las acomodará sobre la leña que está sobre el fuego, que habrá encima del altar. Lv. 1:12. El carnero dividido en piezas, con su cabeza El holocausto se dividirá en la forma siguiente: 3.2.1 Desollar el cuero, separar la cabeza y las patas; abrir el vientre para extraer: la panza, redecilla, lebrillo, cuajar, bazo y los intestinos; la tráquea, pulmones, hígado, bilis y corazón; los dos riñones y el testículo, no serán retirados, quedarán en forma natural en su lugar. 3.2.2 El cuerpo externo del holocausto que constituye: las piernas delanteras y posteriores, costillares, pecho y otros no serán separados, se mantendrá íntegro (se debe hacer igual con el becerro). Tener en cuenta, que el sebo que está encima de la panza, los intestinos y en otros órganos, deben ser separados: Y le quitará todo el sebo, harálo arder sobre el altar. Lv. 4:19.

Separando el sebo de la panza Y el sacerdote hará arder esto sobre el altar; es vianda de ofrenda que se quema en olor de suavidad a Jehová: el sebo todo es de Jehová. Lv. 3:16. Indicaciones: La bilis (redaño) y la vejiga se depositará en el pozo del estiércol, del mismo modo se hará también del becerro. Ex. 29:14. Lv. 3:4,10. 3.3 Todo el holocausto será lavado con agua.- Lavarán con agua todo el holocausto, la panza, los intestinos y todas sus entrañas ú órganos: Y lavará sus entrañas y sus piernas con agua; y el sacerdote lo ofrecerá todo, y harálo arder sobre el altar; holocausto es, ofrenda encendida de olor suave a Jehová. Lv. 1:13. Luego lavó los intestinos y las piernas, y quemólos sobre el holocausto en el altar. Lv. 9:14. 3.4 Aderezar el holocausto.- Para aderezar el holocausto hay que seguir tres procesos: primero, el holocausto se debe hacer varios cortes o tajos en la parte pulpa o carne de acuerdo a la necesidad, segundo untar con el aceite de olivo todo el holocausto y tercero sazonar con la sal; de conformidad a la ley de Dios:

La cual partirás en piezas, y echarás sobre ella aceite: es presente. Lv. 2:6. Y pondrás sobre ella aceite, y pondrás sobre ella incienso: es presente. Lv. 2:15. Y el sacerdote hará arder, en memoria del don, parte de su grano desmenuzado, y de su aceite con todo su incienso; es ofrenda encendida a Jehová. Lv. 2:16.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Manda a los hijos de Israel que te traigan aceite de oliva claro, molido, para la luminaria, para hacer arder las lámparas de continuo. Lv. 24:2. Y sazonarás toda ofrenda de tu presente con sal; y no harás que falte jamás de tu presente la sal de la alianza de tu Dios: en toda ofrenda tuya ofrecerás sal. Lv. 2:13. Y los ofrecerán delante de Jehová, y los sacerdotes echarán la sal sobre ellos, y los ofrecerán en holocausto a Jehová. Ez. 43:24. Porque todos serán salados con fuego, y todo sacrificio será salado con sal. Mr. 9:49. 4. Preparación del holocausto de palominos o tórtolas 4.1 Degollar el palomino o tórtola

Sacerdote cortando la cabeza del palomino Y si el holocausto se hubiere de ofrecer a Jehová de aves, presentará su ofrenda de tórtolas o de palominos. Lv. 1:14. Y el sacerdote la ofrecerá sobre el altar, y ha de quitarle la cabeza, y hará que arda en el altar; y su sangre será exprimida sobre la pared del altar. Lv. 1:15. No se divide: El holocausto de aves no se dividirá, solamente se quitará las plumas, el buche y los intestinos y serán enterrados o quemados en la zona del degolladero. Si el lugar de las cenizas fuere lejos del altar; la molleja se extraerá sólo para lavar, una vez lavado se colocará dentro del sacrificio. Tener presente, que la cabeza del holocausto, Quitando el buche e intestinos no se quitará del cuerpo, se mantendrá íntegro. Lv. 1: 16, 17.

4.2

Todo el holocausto será lavado con agua: Lavarán con agua todo el holocausto con todo su cabeza, sus patas y sus entrañas u órganos interiores. 4.3 Aderezar el holocausto: Para aderezar el holocausto se debe seguir dos procesos: primero se debe untar con aceite de oliva y segundo sazonar con la sal. Y la henderá por sus alas, mas no la dividirá en dos: y el sacerdote la hará arder sobre el altar, sobre la leña que estará en el fuego; holocausto es, ofrenda encendida de olor suave a Jehová. Lv. 1:17. Y sazonarás toda ofrenda de tu presente con sal; y no harás que falte jamás de tu presente la sal de la alianza de tu Dios: en toda ofrenda tuya ofrecerás sal. Lv. 2:13. Manda a los hijos de Israel que te traigan aceite de olivas claro, molido, para la luminaria, para hacer arder las lámparas de continuo. Lv. 24:2. ADVERTENCIA.- Los Sacerdotes y Levitas que mancharen con sangre su vestimenta de trabajo, lo lavarán con agua en el lugar santo: Todo lo que en su carne tocare, será santificado; y si cayere de su sangre sobre el vestido, lavarás, aquello sobre que cayere, en el lugar santo. Lv. 6:27. Cuando los sacerdotes entraren, no saldrán del lugar santo al atrio de afuera, sino que allí dejarán sus vestimentas con que

73

ministrarán, porque son santas; y vestiránse otros vestidos, y así se allegarán a lo que es del pueblo. Ez. 42:14. ARTÍCULO 66.- La elaboración del pan para el altar, se procederá de acuerdo a la cantidad de holocausto o sacrificio que se presentará: en los sábados, en las nuevas lunas, en las solemnidades tres veces en el año y en otras convocaciones santas, que están establecidas en la Ley de Dios. Para la elaboración del pan, se utilizará los siguientes ingredientes: harina de trigo sin preparar, aceite de oliva, sal y agua según la proporción establecida. El pan debe ser cocido en el horno, freído en sartén o cazuela, de acuerdo a las posibilidades. 1. Pan cocido en horno: Y cuando ofrecieres ofrenda de presente cocida en horno, será de tortas de flor de harina sin levadura, amasadas con aceite, y hojaldres sin levadura untadas con aceite. Lv. 2:4. Y panes sin levadura, y tortas sin levadura amasadas con aceite, y hojaldres sin levadura untadas con aceite; las cuales cosas harás de flor de harina de trigo. Ex. 29:2. Y sus presentes, flor de harina amasada con aceite, tres décimas con cada becerro, dos décimas con cada carnero. Nm. 29:9. Y con cada uno de los siete corderos, una décima; Nm. 29:10. 2. Pan frito en sartén: Más si tu presente fuere ofrenda de sartén, será de flor de harina sin levadura, amasada con aceite. Lv. 2:5. La cual partirás en piezas, y echarás sobre ella aceite: es presente. Lv. 2:6. Friendo el pan para el presente

3. Pan frito en cazuela: Y si tu presente fuere ofrenda cocida en cazuela, haráse de flor de harina con aceite. Lv. 2:7. Y traerás a Jehová la ofrenda que se hará de estas cosas, y la presentarás al sacerdote, el cual la llegará al altar. Lv. 2:8. INDICACIONES: Una vez preparado el holocausto con su respectivo pan, será trasladado al lugar del altar de holocausto; para su presentación delante de Jehová. CUADROS DE ILUSTRACION.- En el presente cuadro se establece el presente de acuerdo a las necesidades que se utilizan, para aderezar el holocausto y la elaboración del pan para el altar. Ver cuadros 01, 02, 03.


74

Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

HOLOCAUSTO O VICTIMA

NOVILLO BECERRO CARNERO PALOMINO

HOLOCAUSTO O VICTIMA NOVILLO BECERRO CARNERO PALOMINO

CUADRO 1: EL HOLOCAUSTO O SACRIFICIO Y SU PRESENTE PRESENTE ACEITE 21 Lts. 14 Lts. 7 Lts. 1 ½ Lts.

HARINA 21 ks. 14 ks. 7 ks. 2 ks.

SAL 15 ks. 14 ks. 7 ks. 1 k.

INCIENSO 1 k. 1 k. ½ k. 150 Grs.

CUADRO 2: DISTRIBUCIÓN DEL PRESENTE PARA ADEREZAR EL HOLOCAUSTO ACEITE SAL INCIENSO 14 Lts. 7 Lts. 3 ½ Lts. ¼ Lts.

14 ks. 13 ks. 3 ks. 200 Grs.

1 k. 1 k. ½ k. 150 Grs.

CUADRO 3: DISTRIBUCIÓN DEL PRESENTE PARA ELABORACIÓN DEL PAN PARA HOLOCAUSTO DISTRIBUC. DE ACEITE POR UNA VICTIMA HARINA MASA FREIR SAL AGUA NOVILLO

21 kls.

1 Lt.

6 Lts.

½ K.

10 ½ Lt.

BECERRO CARNERO PALOMINO

14 kls. 7 kls. 2 kls.

1 Lt. ½ Lt. ¼ Lt.

6 Lts. 3 Lts. 1 Lt.

¼ K. 1/8 K. 50 Grs.

7 Lts. 3 ½ Lt. 1 Lt.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Leña

ARTÍCULO 67.- La leña es uno de los elementos fundamentales para presentar el holocausto en el ALTAR, delante de Jehová; los sacrificios que se ejecutan son de tres clases de víctimas, como son: el becerro, el cordero, el palomino o tórtola y para cada clase de sacrificios se detallan las medidas de longitud de la leña: Ordenanza de Jehová sobre la ley de leña Para becerros, novillos y bueyes En Lima Iglesia Matriz de Cieneguilla es de ............... 3.00 metros En departamentos y sus provincias es de ................... 2.00 metros Para corderos y carneros En Lima Iglesia Matriz de Cieneguilla es de ............... 1.50 cms. En departamentos y sus provincias es de ................... 1.30 cms. Para palominos o tórtolas En Lima y provincias es de .......................... 0.45 cms. 1. Establecimiento de la ofrenda de leña.La leña se adquirirá en base a las ofrendas como consta en las ordenanzas del Dios de Israel:

Y constituyólos Josué aquel día por leñadores y aguadores para la congregación y para el altar de Jehová, en el lugar que él escogiese: lo que son hasta hoy. Jos. 9:27,23. Echamos también las suertes, los sacerdotes, los Sacerdotes cargando leña para el Altar Levitas y el pueblo, acerca de la ofrenda de la leña, para traerla a la casa de nuestro Dios, según las casas de nuestros padres, en los tiempos determinados cada un año, para quemar sobre el altar de Jehová nuestro Dios, como está escrito en la Ley. Neh. 10:34 y 13:31.

Y el fuego encendido sobre el altar no ha de apagarse, sino que el sacerdote pondrá en él leña cada mañana, y acomodará sobre él el holocausto, y quemará sobre él los sebos de las paces. Lv. 6:12. Nuestra agua bebemos por dinero; nuestra leña por precio compramos. Lm. 5:4. Vuestros niños, vuestras mujeres, y tus extranjeros que habitan en medio de tu campo, desde el que corta tu leña hasta el que saca tus aguas. Dt. 29:11. Para que entres en el pacto de Jehová tu Dios, y en su juramento, que Jehová tu Dios acuerda hoy contigo. Dt. 29:12. 2. Forma de colocación de la leña sobre el altar del holocausto.-

75

La leña se colocará sobre el altar, tendido uno sobre otro, cada nivel estará compuesto por siete troncos cortados y trozados de conformidad a las medidas establecidas. El sacerdote que administra el altar verá la proporción de la leña que debe suministrar, de acuerdo a la cantidad del holocausto o sacrificio que se va presentar delante de Jehová, Dios de Israel:

Leña colocada sobre el Altar Y como llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, y compuso la leña, y ató a Isaac su hijo, y púsole en el altar sobre la leña. Gn. 22:9. Y los hijos de Aarón sacerdote pondrán fuego sobre el altar, y compondrán la leña sobre el fuego. Lv. 1:7. Compuso luego la leña, y cortó el buey en pedazos, y púsolo sobre la leña. 1 R 18:33. 3. Colocación del holocausto sobre el altar: El holocausto o sacrificio presentado a Jehová se colocará encima de la leña que está armada sobre el altar, en la forma La cabeza mirará con dirección al oriente siguiente: la cabeza con dirección al oriente, la cola con dirección al occidente, el lomo con dirección al sur y las patas hacia el norte; en cada víctima de sacrificio se colocará sus respectivas entrañas o vísceras. En el caso del becerro, se compondrá su cuerpo natural que ha sido dividido, con sus respectivas vísceras.

Compuso luego la leña, y cortó el buey en pedazos, y púsolo sobre la leña. 1 R. 18:33. Luego los Sacerdotes, hijos de Aarón, acomodarán las piezas, la cabeza y el redaño, sobre la leña que está sobre el fuego, que habrá encima del altar: Lv. 1: 8. Asimismo, se echará incienso en cada una de las víctimas de sacrificio y el pan de hojaldres: Y cuando alguna persona ofreciere oblación de presente a Jehová, su ofrenda será flor de harina, sobre la cual echará aceite, y pondrá sobre ella incienso: Lv. 2: 1. Y la traerá a los sacerdotes, hijos de Aarón; y de ello tomará el sacerdote su puño lleno de su flor de harina y de su aceite, con todo su incienso, y lo hará arder Sacerdote echando incienso sobre la ofrenda sobre el altar: ofrenda encendida para recuerdo, de olor suave a Jehová. Lv. 2: 2. Y pondrás sobre ella aceite, y pondrás sobre ella incienso: es presente. Lv. 2:15. Y cuando ofrecieres ofrenda de presente cocida en horno, será de tortas de flor de harina sin levadura, amasadas con aceite, y hojaldres sin levadura untadas con aceite. Lv. 2:4. 4. Presentación de la ofrenda encendida con fuego: Una vez compuesto el sacrificio con todas sus libaciones, encender el fuego en el altar hasta su consumación: Entonces mandó Ezechías sacrificar el holocausto en el altar; y al tiempo que comenzó el holocausto, comenzó también el cántico de Jehová, con las trompetas y los instrumentos de David rey de Israel. 2 Cr. 29:27. Y toda la multitud adoraba, y los cantores cantaban, y las trompetas sonaban; todo hasta acabarse el holocausto. 2 Cr. 29:28.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

5. Ubicación del lugar de las cenizas: El lugar de las cenizas estará ubicado en un lugar escogido fuera del campo real, hacia el oriente del altar. El sacerdote se pondrá su vestimenta de lino, y se vestirá pañete de lino sobre su carne; y cuando el fuego hubiere consumido el holocausto, apartará él las cenizas de sobre el altar, y pondrálas junto al altar. Lv. 6:10. Después se desnudará de sus vestimentas, y se pondrá otras vestiduras, y sacará las cenizas fuera del real al lugar limpio. Lv. 6:11. Y le ha de quitar el buche y las plumas, lo cual echará junto al altar, hacia el oriente, en el lugar de las cenizas. Lv. 1:16. TITULO VIII SANTA CENA CAPITULO I El Proceso de Preparación de la Santa Cena ARTÍCULO 68.- La doctrina de la Santa Cena es una ordenanza sagrada del Sacerdocio, que se hace en memoria de la liberación y el sacrificio mas sublime de Cristo, a favor de los hijos de Israel y del mundo. Este sacrificio tiene un contenido muy profundo, y para esclarecer el significado de ella, es necesario instituir la Cena del Señor de conformidad a las leyes establecidas de Jehová nuestro Dios y las enseñanzas de los evangelios de Jesucristo el Señor nuestro: Jn. 7:16,17. 2 Jn. 9. Ex. 12:14. Lc. 22:19. ARTÍCULO 69.- Los Sacerdotes y Levitas serán los encargados de dirigir el proceso de la preparación de la Santa Cena, en coordinación con el Anciano Principal del lugar y los Ancianos de las Iglesias y la participación obligatoria de los Pastores Predicadores, Misioneros Predicadores, Diáconos y la hermandad que ha permanecido los siete días de consagración. Y no podrán participar las personas que no permanecieron los siete días de consagración. Lv. 8:33,35. ARTÍCULO 70.- El Sumo Sacerdote, Sacerdotes y Levitas según su ministerio, dispondrán de la víctima de la expiación y de los carneros de las consagraciones, y las ofrendas voluntarias oblaciones, que consiste en macho sin defecto de entre las vacas, de entre los corderos, o de entre las cabras y harina de trigo; que ofrecieron voluntariamente a Jehová y de estas ofrendas se preparará la Gran Cena del Señor. Ez. 45:17. Lv. 9:1,2,3,4. Ex. 12:3,4,5. Lv. 1:2,3 y 22:19,20. 1 Co. 9:5,6,7. A continuación, se detallaran el proceso que se debe seguir para preparar la Cena del Señor. Todo el trabajo se realizará en la zona del degolladero y la panadería del servicio sacerdotal: 1. Preparación de la Santa Cena.1.1 Degollar el carnero de las consagraciones: Y tomarás el carnero de las consagraciones, y cocerás su carne en el lugar del santuario. Ex. 29:31. Y comerán aquellas cosas con las cuales se hizo expiación, para henchir sus manos para ser santificados: mas el extranjero no comerá, porque es cosa santa. Ex. 29:33. La sangre se derramará en el pozo de la sangre del degolladero. 1.2 Dividir en piezas: La carne del sacrificio se dividirá en la forma siguiente: Desollar el cuero, de la víctima, separar la cabeza y las patas; abrir el vientre para extraer: la panza, redecilla, lebrillo, cuajar, bazo y los intestinos; la tráquea, pulmones (bofe), hígado, bilis y corazón; los riñones también serán extraídos, pero serán quemados. El cuerpo externo o la carne del carnero que constituye: las piernas delanteras y posteriores, costilleras, pecho y otros no serán separados, se mantendrá íntegro. Tener en cuenta, que el sebo que está encima de la panza, los intestinos y en otros órganos, deben ser separados minuciosamente para quemarlos. Indicaciones: La bilis y la vejiga se depositarán en el pozo del estiércol. La cabeza y las patas se debe chamuscar en una brasa, para raspar y luego lavarlos con agua. 1.3 Toda la carne del carnero se lavará con agua: Se lavará con agua toda la carne del carnero de las consagraciones: sus vísceras, el corazón, el hígado, la panza, los intestinos y todas sus entrañas, además la cabeza y las patas. 1.4 Aderezar la carne del sacrificio: Para aderezar la carne del sacrificio hay que seguir tres procesos: primero, la carne debe ser tajado la parte pulpa o carne de acuerdo a la necesidad, segundo untar con el aceite de olivo o con aceite vegetal y tercero sazonar con sal al gusto. 1.5 Una vez sazonada la carne se debe asar: Para asar la carne se preparará un horno en la zona del degolladero, de acuerdo a las posibilidades del lugar o similares a lo acostumbrado. Cavar un hueco ovalado de 1.10 de ancho, 1.40 de largo y 1.00 de profundidad, con una puerta en dirección contraria al viento; sobre el hueco tender rieles de hierro o similares y encima colocar una cantidad necesaria de piedras, y calentar las piedras hasta la temperatura necesaria con leña. Después retirar las piedras calentadas y los hierros de encima del hueco, también las cenizas del interior del hueco. Una vez listo, tender las hojas de plátano ú otro material en el piso del hueco, para colocar la

76

carne de los carneros consagrados y sacrificados íntegramente aderezados con sus respectivas cabezas y patas (caspado) por niveles. En cada nivel se colocarán las piedras calentadas, calculando la cantidad de carneros que puedan entrar en el hueco, luego cubrir con las hojas de plátano ú otro material y encima cubrir con tierra totalmente. Esperar el tiempo necesario, para que la carne esté asada o cocida y luego sacarla con mucho cuidado de no quebrar el hueso, y llevar al lugar preparado para ser desmenuzado, separando la grasa o el sebo y los nervios.

1.6 siguiente:

Las vísceras serán cocidas en la forma

1.6.1 El corazón, el hígado, los pulmones o bofe, la panza, cuajar, lebrillo, redecillas, los intestinos; serán cortados en pequeñas fracciones de tres (3) centímetros por tres (3) centímetros, luego pasará a la siguiente fase: 1.6.2 En un sartén o cazuela se desintegrará o extraerá el líquido compuesto de las vísceras, y se sancochará con su propio líquido o agua, en seguida. 1.63 En otro sartén o cazuela freir con aceite de olivo y si no hubiera el aceite de olivo, se freirá con aceite vegetal, todas las vísceras sancochadas. No está permitido utilizar otra clase de aceite, es impuro, prohibido su uso en las cosas sagradas de Dios. 1.6.4 Una vez que estén fritas las vísceras, se depositará en una vasija o tina para sazonar con sal al gusto.

2. La elaboración del pan.- La Administración Sacerdotal será quien ordene la elaboración del pan para la Santa Cena, de acuerdo a la cantidad de participantes en la fiesta solemne; según el control de asistencia. 2.1 El personal responsable de elaborar el pan, encomendarán a las personas conocedores en esta materia de elaborar el pan. Los requisitos indispensables para realizar el trabajo son:: ser sano orgánicamente, no tener problemas sociales, y haber permanecido los siete días de consagración. Lv. 21:18,19 y 8:33.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

77

4.2.2

2.2 Para elaborar el pan hay que disponer de los siguientes ingredientes: harina de trigo sin preparar, de acuerdo a la necesidad, agua hervida con anis, sal y azúcar según el gusto. Después mezclar en una artesa, hasta que se forme masa, y luego fraccionar la masa para estirar en una mesa apropiada, untando con aceite de olivo o vegetal, para cortar en tamaño tradicional y modelo hojaldres. Lv. 2:1,6,4. 2.3 El pan puede ser horneado en un horno o frito en un sartén o cazuela con aceite de olivo o vegetal, mas no con otros aceites, son impuros. Cuando el pan está cocido, lo llevarán al lugar donde la carne esté asada o cocida; desde luego para distribuir. Lv. 2:4,5,7. Ex. 12:8.

3. Preparación de las hierbas amargas 3.1 Provisionarse de las siguientes hierbas: culantro, orégano, perejil, huacatay, ruda, hierba buena y rocoto. 3.2 Deshojar las hierbas arriba mencionadas, luego lavar las hojas con agua y moler en un batán o en un molino mecánico portátil. 3.3 Extraer del rocoto las semillas y su componente, para moler en un batán o en un molino mecánico portátil. 3.4 Cuando las hierbas y el rocoto estén molidas, se debe mezclar para aderezar con el aceite vegetal y con sal al gusto, y llevarlo al lugar donde está la carne asada. 4. La participación y la distribución de la Santa Cena.Yo soy el pan vivo que he descendido del cielo: si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo. Jn 6:51.

Repartiendo la Santa Cena Y tomarás el carnero de las consagraciones, y cocerás su carne en el lugar del santuario. Ex. 29:31. Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura: con hierbas amargas lo comerán. Ex. 12:8. Porque todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que venga. De manera que, cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. 1 Co. 11:26,27. 4.1 Los encargados de desmenuzar la carne asada y otros, serán los Sacerdotes, Levitas, Pastores Predicadores, Misioneros Predicadores, Diáconos y personas que hayan permanecido los siete días de consagración. Asimismo, los servidores y los repartidores de la Cena del Señor. 4.2 El octavo día de la santa convocación, participarán la Cena del Señor, todo el pueblo de la congregación que permanecieron los 7 días. La Santa Cena se distribuirá en este orden: 4.2.1 Considerando la fragilidad de los niños y niñas, serán los primeros en participar la Santa Cena del Señor, a las 3 p.m.

Y a continuación participarán las personas mayores del pueblo en general, a las 5 p.m. 4.3 Después de haber participado la Santa Cena; los Sacerdotes y Levitas de acuerdo a sus funciones, procederán a quemar en el fuego sobre el altar, todas las sobras de la carne de las consagraciones, el pan, los huesos, juntamente con el sebo acumulado y los riñones de los sacrificios. Ninguna cosa se dejará de él hasta la mañana, porque es cosa santa. Ex. 29:34 y 12:10. Lv. 8:32. 5. El mensaje del significado de la Santa Cena.- La exposición del mensaje del significado de la Santa Cena, estará a cargo del Sacerdote del lugar, en el momento cuando el pueblo de la Congregación, está participando en la Cena del Cordero. ARTÍCULO 71.- Sobrante de las Solemnidades y otras Fiestas.Visto, a la conformidad de las leyes de Jehová; que todas las ofrendas según su modalidad, como son: los diezmos, las primicias, ofrendas voluntarias, el holocausto, el sacrificio de paces, hacimiento de gracias, las libaciones, la expiación, el presente, los pacíficos, los dones y todas las cosas consagradas; si sobrare, quedará a disposición de los Sacerdotes y Levitas encargados de la recepción de ofrendas. Que, al culminar las santas convocaciones harán la entrega respectiva a la casa real, según el derecho del ministerio sacerdotal. Porque cuatro principales de los porteros Levitas estaban en el oficio, y tenían cargo de las cámaras, y de los tesoros de la casa de Dios. 1 Cr. 9:26. Y respondióle Azarías, sumo sacerdote, de la casa de Sadoc, y dijo: Desde que comenzaron a traer la ofrenda a la casa de Jehová, hemos comido y saciádonos, y nos ha sobrado mucho: porque Jehová ha bendecido su pueblo, y ha quedado esta muchedumbre. 2 Cr. 31:10. Entonces mandó Ezechîas que preparasen cámaras en la casa de Jehová; y preparáronlas. 2 Cr. 31:11. Y metieron las primicias y diezmos y las cosas consagradas, fielmente; y dieron cargo de ello a Chônanías Levita, el principal, y Simi su hermano fue el segundo. 2 Cr. 31:12. Entonces les dijo: Pues dad a César lo que es de César; y lo que es de Dios, a Dios. Lc. 20:25. Y la sobra del presente será de Aarón y de sus hijos: es cosa santísima de las ofrendas que se queman a Jehová. Lv. 2:3. Y lo restante del presente será de Aarón y de sus hijos; es cosa santísima de las ofrendas que se queman a Jehová. Lv. 2:10. Mas tú y tus hijos contigo guardaréis vuestro sacerdocio en todo negocio del altar, y del velo adentro, y ministraréis. Yo os he dado en don el servicio de vuestro sacerdocio; y el extraño que se llegare, morirá. Nm. 18:7. Dijo más Jehová a Aarón: He aquí yo te he dado también la guarda de mis ofrendas: todas las cosas consagradas de los hijos de Israel te he dado por razón de la unción, y a tus hijos, por estatuto perpetuo. Nm. 18:8. Esto será tuyo de la ofrenda de las cosas santas reservadas del fuego: toda ofrenda de ellos, todo presente suyo, y toda expiación por el pecado de ellos, y toda expiación por la culpa de ellos, que me han de presentar, será cosa muy santa para ti y para tus hijos. Nm. 18:9. En el santuario la comerás; todo varón comerá de ella: cosa santa será para ti. Nm. 18:10. Esto también será tuyo: la ofrenda elevada de sus dones, y todas las ofrendas agitadas de los hijos de Israel, he dado a ti, y a tus hijos, y a tus hijas contigo, por estatuto perpetuo: todo limpio en tu casa comerá de ellas. Nm. 18:11. De aceite, y de mosto, y de trigo, todo lo más escogido, las primicias de ello, que presentarán a Jehová, a ti las he dado. Nm. 18:12. Las primicias de todas las cosas de la tierra de ellos, las cuales traerán a Jehová, serán tuyas: todo limpio en tu casa comerá de ellas. Nm. 18:13. Todo lo consagrado por voto en Israel será tuyo. Nm. 18:14. Y Jehová dijo a Aarón: De la tierra de ellos no tendrás heredad, ni entre ellos tendrás parte: Yo soy tu parte y tu heredad en medio de los hijos de Israel. Nm. 18:20. Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo del testimonio. Nm. 18:21. Cuando hubiere en ti menesteroso de alguno de tus hermanos en alguna de tus ciudades, en tu tierra que Jehová tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano a tu hermano pobre: Dt. 15:7. Mas abrirás a él tu mano liberalmente, y en efecto le prestarás lo que basta, lo que hubiere menester. Dt. 15:8. Guárdate que no haya en tu corazón perverso pensamiento, diciendo: Cerca está el año séptimo, el de la remisión; y tu ojo sea maligno sobre tu hermano menesteroso para no darle: que él podrá clamar contra ti a Jehová, y se te imputará a pecado. Dt. 15:9. Sin falta le darás, y no sea tu corazón maligno cuando le dieres: que por ello te bendecirá Jehová tu Dios en todos tus hechos, y en todo lo que pusieres mano. Dt. 15:10.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Porque no faltarán menesterosos de en medio de la tierra; por eso yo te mando, diciendo: Abrirás tu mano a tu hermano, a tu pobre, y a tu menesteroso en tu tierra. Dt. 15:11. El que da al pobre, no tendrá pobreza: Mas el que aparta sus ojos, tendrá muchas maldiciones. Pr. 28:27. Y cualquiera que diere a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría solamente, en nombre de discípulo, de cierto os digo, que no perderá su recompensa. Mt. 10:42. FUNDAMENTOS DE LA SANTA CENA ARTÍCULO 72.- La Santa Cena es una ordenanza de Dios, según la doctrina teológica de Cristo, más sublime y con un profundo contenido de pureza en memoria de la liberación, a favor de los hijos de Israel, y de la humanidad de los cuatro cantones de la tierra. Jn. 6:57,58, ordenado por Dios. Lc. 22:29,30. Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí. Jn. 6:57. Este es el pan que descendió del cielo: no como vuestros padres comieron el maná, y son muertos: el que come de este pan, vivirá eternamente. Jn. 6:58. Dios ordenó esta Cena: Yo pues os ordeno un reino, como mi Padre me lo ordenó a mí. Lc. 22:29. Para que comáis y bebáis en mi mesa en mi reino, y os sentéis sobre tronos juzgando a las doce tribus de Israel. Lc. 22:30. Dios llama a todo los moradores de la tierra a la Cena del cordero: Y él me dice: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena del Cordero. Y me dijo: Estas palabras de Dios son verdaderas. Ap. 19:9. Y oyendo esto uno de los que juntamente estaban sentados a la mesa, le dijo: Bienaventurado el que comerá pan en el reino de los cielos. Lc. 14:15. El entonces le dijo: Un hombre hizo una grande cena, y convido a muchos. Lc. 14:16. Id pues a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a cuantos hallareis. Mt. 22:9. Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos: y las bodas fueron llenas de convidados. Mt. 22:10. Jesús dijo: Yo soy el pan vivo que he descendido del cielo: si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo. Jn. 6:51. Trabajad no por la comida que perece, mas por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del hombre os dará: porque a éste señaló el Padre, que es Dios. Jn. 6:27. 1. ¿Cuál es esa carne? Y tomarás el carnero de las consagraciones, y cocerás su carne en el lugar del santuario. Ex. 29:31. Y comerán aquellas cosas con las cuales se hizo expiación, para henchir sus manos para ser santificados: mas el extranjero no comerá, porque es cosa santa. Ex. 29:33. Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no comiereis la carne del Hijo del hombre, y bebiereis su sangre, no tendréis vida en vosotros. Jn. 6:53. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna: y yo le resucitaré en el día postrero. Jn. 6:54. El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él. Jn. 6:56. Y tomando el pan, habiendo dado gracias, partió, y les dió, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado: haced esto en memoria de mí. Lc. 22:19. Y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed: esto es mi cuerpo que por vosotros es partido: haced esto en memoria de mí. 1 Co. 11:24. Y comiendo ellos, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dió a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed: esto es mi cuerpo. Mt. 26:26. Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Añadid vuestros holocaustos sobre vuestros sacrificios, y comed carne. Jr. 7:21. Y la asarás y comerás en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido; y por la mañana te volverás y restituirás a tu morada. Dt. 16:7. Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura: con hierbas amargas lo comerán. Ex. 12:8. Ninguna cosa comeréis de él cruda, ni cocida en agua, sino asada al fuego; su cabeza con sus pies y sus intestinos. Ex. 12:9. Ninguna cosa dejaréis de él hasta la mañana; y lo que habrá quedado hasta la mañana, habéis de quemarlo en el fuego. Ex. 12:10. No dejarán de él para la mañana, ni quebrarán hueso en él: conforme a todos los ritos de la pascua la harán. Nm. 9:12. Y dijo Moisés a Aarón y a sus hijos: Comed la carne a la puerta del tabernáculo del testimonio; y comedla allí con el pan que está en el canastillo de las consagraciones, según yo he mandado, diciendo: Aarón y sus hijos la comerán. Lv. 8:31. Y Aarón y sus hijos comerán la carne del carnero, y el pan que está en el canastillo, a la puerta del tabernáculo del testimonio. Ex. 29:32.

78

Nadie puede llevar la carne fuera del lugar: Si llevare alguno las carnes sagradas en la falda de su ropa, y con el vuelo de ella tocare el pan, o la vianda, o el vino, o el aceite, u otra cualquier comida, ¿será santificado? Y respondieron los sacerdotes, y dijeron: No. Haggeo 2:12. En una casa se comerá, y no llevarás de aquella carne fuera de casa, ni quebraréis hueso suyo. Ex. 12:46. Porque estas cosas fueron hechas para que se cumpliese la Escritura: Hueso no quebrantaréis de él. Jn. 19:36. Si alguno tuviere hambre, coma en su casa, porque no os juntéis para juicio. Las demás cosas ordenaré cuando llegare. 1 Co. 11:34. Porque cada uno toma antes para comer su propia cena; y el uno tiene hambre, y el otro está embriagado. 1 Co. 11:21. 2. Participar la santa cena con santa túnica El pan de su Dios, de lo muy santo y las cosas santificadas, comerá. Lv. 21:22. Y así habéis de comerlo: ceñidos vuestros lomos, vuestros zapatos en vuestros pies, y vuestro bordón en vuestra mano; y lo comeréis apresuradamente: es la Pascua de Jehová. Ex. 12:11. Y le fué dado que se vista de lino fino, limpio y brillante: porque el lino fino son las justificaciones de los santos. Ap. 19:8. La túnica santa de lino se vestirá, y sobre su carne tendrá pañetes de lino, y ceñiráse el cinto de lino; y con la mitra de lino se cubrirá: son las santas vestiduras: con ellas, después de lavar su carne con agua, se ha de vestir. Lv. 16:4. Y entró el rey para ver los convidados, y vió allí un hombre no vestido de boda. Mt. 22:11. Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí no teniendo vestido de boda? Mas él cerró la boca. Mt. 22:12. Entonces el rey dijo a los que servían: Atado de pies y de manos tomadle, y echadle en las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes. Mt. 22:13. 3. No debemos participar con vestido civil Y será que en el día del sacrificio de Jehová, haré visitación sobre los príncipes, y sobre los hijos del rey, y sobre todos los que visten vestido extranjero. Sof. 1:8. Mas haced salvos a los otros por temor, arrebatándolos del fuego; aborreciendo aun la ropa que es contaminada de la carne. Jud. 1:23. 4. Para participar la cena debemos estar día y noche dentro del santuario De la puerta del tabernáculo del testimonio no saldréis en siete días, hasta el día que se cumplieren los días de vuestras consagraciones: porque por siete días seréis consagrados. Lv. 8:33. A la puerta, pues, del tabernáculo del testimonio estaréis día y noche por siete días, y guardaréis la ordenanza delante de Jehová, para que no muráis; porque así me ha sido mandado. Lv. 8:35. Empero a los quince del mes séptimo, cuando hubiereis allegado el fruto de la tierra, haréis fiesta a Jehová por siete días: el primer día será sábado; sábado será también el octavo día. Lv. 23:39. 5. Debemos ayunar para participar la santa cena: Sábado de reposo es para vosotros, y afligiréis vuestras almas, por estatuto perpetuo. Lv. 16:31. Sábado de reposo será a vosotros, y afligiréis vuestras almas, comenzando a los nueve del mes en la tarde: de tarde a tarde holgaréis vuestro sábado. Lv. 23:32. 1 Tobías. 12:8,7. 6. Examinemos nuestros caminos Porque todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que venga. 1 Co. 11:26. De manera que, cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. 1 Co. 11:27. Porque el que come y bebe indignamente, juicio come y bebe para sí, no discerniendo el cuerpo del Señor. 1 Co. 11:29. Así que cada uno examine su obra, y entonces tendrá gloria sólo respecto de sí mismo, y no en otro. Gal. 6:4. Porque cada cual llevará su carga. Gal. 6:5. 7. No comeréis panes con levadura Siete días comeréis panes sin levadura; y así el primer día haréis que no haya levadura en vuestras casas: porque cualquiera que comiere leudado desde el primer día hasta el séptimo, aquella alma será cortada de Israel. Ex. 12:15. No comerás con ella leudo; siete días comerás con ella pan por leudar, pan de aflicción, porque apriesa saliste de tierra de Egipto: para que te acuerdes del día en que saliste de la tierra de Egipto todos los días de tu vida. Dt. 16:3. Y no se dejará ver levadura contigo en todo tu término por siete días; y de la carne que matares a la tarde del primer día, no quedará hasta la mañana. Dt. 16:4. Limpiad pues la vieja levadura, para que seáis nueva masa, como sois sin levadura: porque nuestra pascua, que es Cristo, fué sacrificada por nosotros. 1 Co. 5:7. Así que hagamos fiesta, no en la vieja levadura, ni en la levadura de malicia y de maldad, sino en ázimos de sinceridad y de verdad. 1 Co. 5:8. Y Jesús les dijo: Mirad, y guardaos de la levadura de los Fariseos y de los Saduceos. Mt. 16:6.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Entonces entendieron que no les había dicho que se guardasen de la levadura de pan, sino de la doctrina de los Fariseos y de los Saduceos. Mt. 16:12. Así que, por cierto es ya una falta en vosotros que tengáis pleitos entre vosotros mismos. ¿Por qué no sufrís antes la injuria? ¿por qué no sufrís antes ser defraudados? 1 Co. 6:7. Empero vosotros hacéis la injuria, y defraudáis, y esto a los hermanos. 1 Co 6:8. 8. Quienes deben Abstenerse a participar la santa cena Di a Aarón y a sus hijos, que se abstengan de las santificaciones de los hijos de Israel, y que no profanen mi santo nombre en lo que ellos me santifican: Yo Jehová. Lv. 22:2. Diles: Todo varón de toda vuestra simiente en vuestras generaciones que llegare a las cosas sagradas, que los hijos de Israel consagran a Jehová, teniendo inmundicia sobre sí, de delante de mí será cortada su alma: Yo Jehová. Lv. 22:3. Cualquier varón de la simiente de Aarón que fuere leproso, o padeciere flujo, no comerá de las cosas sagradas hasta que esté limpio: y el que tocare cualquiera cosa inmunda de mortecino, o el varón del cual hubiere salido derramamiento de semen; Lv. 22:4. Cuando hubiere en ti alguno que no fuere limpio por accidente de noche, saldráse del campo, y no entrará en él. Dt. 23:10. Y será que al declinar de la tarde se lavará con agua, y cuando fuere puesto el sol, entrará en el campo. Dt. 23:11. 8.1 Hombres: Hablad a los hijos de Israel, y decidles: Cualquier varón, cuando su simiente manare de su carne, será inmundo. Lv. 15:2. Y esta será su inmundicia en su flujo; sea que su carne destiló por causa de su flujo, o que su carne se obstruyó a causa de su flujo, él será inmundo. Lv. 15:3. Y el hombre, cuando de él saliere derramamiento de semen, lavará en aguas toda su carne, y será inmundo hasta la tarde. Lv. 15:16. 8.2 Mujer: Y la mujer con quien el varón tuviera ayuntamiento de semen, ambos se lavarán con agua, y serán inmundos hasta la tarde. Lv. 15:18. Y cuando la mujer tuviere flujo de sangre, y su flujo fuere en su carne, siete días estará apartada; y cualquiera que tocare en ella, será inmundo hasta la tarde. Lv. 15:19. 8.3 No podrán participar la santa cena los que estaban de viaje u otros motivos. Habla a los hijos de Israel, diciendo: Cualquiera de vosotros o de vuestras generaciones, que fuere inmundo por causa de muerto o estuviere de viaje lejos, hará pascua a Jehová. Nm. 9:10. En el mes segundo, a los catorce días del mes, entre las dos tardes, la harán: con cenceñas y hierbas amargas la comerán. Nm. 9:11. Mas el que estuviere limpio, y no estuviere de viaje, si dejare de hacer la pascua, la tal persona será cortada de sus pueblos: por cuanto no ofreció a su tiempo la ofrenda de Jehová, el tal hombre llevará su pecado. Nm. 9:13. TITULO IX CONSTITUCIÓN DEL MATRIMONIO CAPITULO I Disposiciones Fundamentales del Matrimonio ARTÍCULO 73.- El matrimonio es instituido por Dios, como una ordenanza sagrada de la doctrina teológica de cristo; y está sujeta a las normas ceremoniales de la Ley de Dios, y en concordancia con las leyes de un estado. El objetivo de estas disposiciones, formalizar con sujeción el fortalecimiento de la unión conyugal de acuerdo a las ordenanzas de Dios, contempladas en la ley de Dios, asi como en las leyes civiles de un estado, cuyo fin es honrar y contemplar de acuerdo a la constitución política de un estado a nivel nacional y procederá de acuerdo a sus funciones sacerdotales. Toda ésta ceremonia del matrimonio se deberá realizar en una casa de oración, con previo conocimiento de la autoridad Eclesiástica Central: Gn. 2:18,24. Mt. 19:4,5. He. 13:4. 1Co. 7:28. Ec. 9:9. Mal. 2:14. Pr. 18:22. El matrimonio, es el vínculo de la familia, el más estrecho, tierno y sagrado de cuanto existe en la tierra. Fue destinado a ser una bendición para la humanidad. Y lo que es, siempre que el matrimonio sea un pacto sellado entre dos seres con inteligencia, en el temor de Dios, y con la debida consideración de sus responsabilidades. Gn. 2:24. Mt. 19:6. El padre y la madre, deberán familiarizarse en armonía con sus hijos e hijas, no deben ser drásticos en sus tratos frente a ellos, al contrario deberán ser amigos y confidentes de ellos. De esta manera, formarán el carácter de sus hijos desde la más temprana edad hasta que lleguen a ser puros y nobles sintiéndose atraídos por lo bueno y en el amor verdadero es un principio elevado y santo enteramente diferente en carácter, todo esto depende de la fidelidad que existe en la casa paterna, en el temor de Dios; y con éstos principios serán preparados los jóvenes en toda buena obra, para que en posteridad puedan formar sus propios hogares. Los padres serán los responsables del futuro y bienestar de sus hijos delante de Dios; la obra de los padres es cimiento de toda obra. Col. 3:21. Pr. 22:6. 2 Ti. 3:15. 1 Ti. 4:12. 1 Jn. 2:14.

79

Los jóvenes creyentes deberían tener gran cuidado en la formación de amistades y en la elección de compañeros. El matrimonio entre los creyentes con incrédulos está prohibido por Dios; porque con demasiada frecuencia el corazón no convertido sigue sus propios deseos, y se realizan matrimonios no autorizados por Dios. 2 Co. 6: 14. Dt. 7:3,4. Ex. 34:16. Nm. 36:6 al 9. Jos. 23:12,13. Los matrimonios prematuros son estimulados por la concupiscencia de los ojos, entre los jóvenes que no han sido ilustrados en las responsabilidades del matrimonio; porque sin haber recibido los consejos pertinentes se unen matrimonialmente, trayendo resultados trascendentales de destrucción. Por esta razón, el matrimonio con precipitación sin la preparación suficiente y antes de que las facultades intelectuales, morales, espirituales y físicas estén bien desarrolladas, no son agradables delante de los ojos de Dios. Porque un compromiso de matrimonio es muy importante para Dios y la sociedad. 1 Jn. 2:14,15,16. 1 Co. 6:18. Mt. 15:19. He. 13:4. 2 P. 2:9. 2 Ts. 1:8,9. Stg. 1:14,15. Toda relación extramatrimonial incitada por las pasiones carnales, es pecado; no deberían entregarse demasiado a los deseos sensuales y dejarse cautivar tan pronto por el exterior atrayente o por su apariencia. El noviazgo, tal cual, que se realiza en esta época es una farsa e hipocresía con la cual el enemigo de las almas logra su objetivo de hacer caer en el pecado mas desvergonzoso delante de Dios. Satanás se ocupa constantemente en apresurar a los jóvenes sin experiencia a contraer matrimonio, lo cual puede producir más miseria e irremediable desgracia a la familia humana, en el altar de su hogar. He. 13:4. Mt. 15:11,19. Pr. 7:7 y 6:13,25,26. Mt. 5:28. 2 P. 2:9,10. La AEMINPU promoverá Charlas prematrimoniales por medio de los Pastores Predicadores y Ancianos de la casa de oración con sus respectivas esposas, serán los responsables de dar charlas pre-matrimoniales de acuerdo a la doctrina teológica de Cristo, enseñándoles las relaciones personales entre ellos, los derechos, los deberes y las responsabilidades que nacen de esta unión conyugal. Los jóvenes que se casaren deberán poseer un lugar (casa, terreno) y un trabajo para poder mantener el hogar. Jer. 29:5. La Iglesia como institución jurídica eclesiástica, a través de sus autoridades, tiene como responsabilidad fundamental la formación, restauración y levantamiento espiritual y moral de la humanidad sucumbida en la desobediencia. El ser humano es el elemento principal en el hogar, la sociedad, la iglesia y la nación de ello depende toda prosperidad en un estado. Porque sabemos que Cristo es la cabeza de la Iglesia y quienes la integran deben ser ejemplo y no obstáculo. 1 Ti. 5:17,2. Tit. 2:2,3,4,5,6. 1 P. 5:5. No se puede contraer matrimonio, por las siguientes razones: 1. El viudo o la viuda que no acredite su viudez oficialmente con un documento certificado de viudez como instrumento público. 2. El hombre o la mujer divorciado o divorciada no podrán contraer matrimonio. Si los contrayentes anteriores de ambos están vivos, y si lo hacen, son bígamos. Delante de Dios es adulterio. Ro. 7:2. 3. El soltero o soltera no podrán contraer matrimonio con un divorciado o divorciada. Si los contrayentes de los divorciados están vivos y si lo hacen cometen adulterio. Esto empero digo para vuestro provecho; no para echaros lazo, sino para lo honesto y decente, y para que sin impedimento os lleguéis al Señor. 1 Co. 7:35. Mas el que comete adulterio con la mujer, es falto de entendimiento: Corrompe su alma el que tal hace. Pr. 6:32. ARTÍCULO 74.- El procedimiento de la ceremonia del Matrimonio Eclesiástico es la siguiente: 1. Para realizar el Matrimonio Eclesiástico se requiere la comparecencia de los propios contrayentes y la presentación de los siguientes documentos legales: Certificado o Partida de Matrimonio (original) extendida por el Registro Civil correspondiente y una copia fotostática legalizada ante un Notario Público. Estos documentos serán presentados en la Oficina Central del Cuerpo Eclesiástico AEMINPU, y con la visación o autorización por escrito de dicha oficina, se efectuará el matrimonio. Asimismo, en las provincias se cumplirá de acuerdo a las indicaciones arriba mencionadas. 2. Las autoridades de las Iglesias, el Pastor Predicador, el Anciano, el Diácono y otros, serán los responsables de convocar a la hermandad en general de dicha Iglesia indicando la fecha y hora de la ceremonia matrimonial. Todo el desarrollo de la ceremonia, el Pastor de la Iglesia, informará a la autoridad competente de la oficina central. 3. Los matrimonios se realizarán exclusivamente los días sábados, en un horario establecido de 06.00 p.m. a 08.00 p.m. El cumplimiento del horario, será responsabilidad de las autoridades de la Iglesia, porque el Sacerdote que ejecutará la ceremonia lo hará dentro del horario establecido y en última instancia será decisión del Sacerdote. 4. Para iniciar la ceremonia del matrimonio, deberán estar presentes: El Sacerdote con su respectiva vestimenta (túnica), la hermandad de la Iglesia y los familiares de los contrayentes;


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

quienes serán convocados dentro del horario estipulado para entonar los salmos y los himnos celestiales. Al inicio de la entonación de los salmos, los contrayentes deberán ingresar a la Iglesia con su vestimenta (túnica) y se ubicarán delante del pulpito y la Ley Real; los contrayentes ingresarán con sus respectivos testigos de la forma siguiente: 4.1 El contrayente ingresará acompañado de su madrina, de su testigo se ubicará al lado izquierdo del contrayente, la testigo tomará la mano izquierda ligeramente del contrayente y se ubicarán frente al pulpito, la testigo dará dos pasos laterales a la izquierda dejando un espacio para que se ubique la contrayente. (Todos de pie). 4.2 La contrayente ingresará acompañada de su testigo, el testigo se ubicará al lado derecho de la contrayente, la contrayente tomará la mano izquierda ligeramente del testigo y se ubicarán frente al pulpito, la contrayente se ubicará al lado izquierdo del contrayente tomando de la mano izquierda a éste, el testigo se ubicará al lado derecho del contrayente. 5. Al concluir los cánticos de los salmos, el Sacerdote se dirigirá en oración hacia el Señor; a continuación se procede a la lectura de la Ley Real a cargo del Pastor de la Iglesia. Una vez concluida la lectura de la Ley Real, el Sacerdote procederá la CEREMONIA DEL MATRIMONIO. CONSTITUCIÓN DEL MATRIMONIO ETERNO ARTÍCULO 75.- En la Iglesia, una vez leído la Ley Real, el Sacerdote iniciará la Ceremonia, explicando lo siguiente: Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; haréle ayuda idónea para él. Gn. 2: 18. Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y allegarse ha a su mujer, y serán una sola carne. Gn. 2: 24. Y él respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, macho y hembra los hizo. Mt. 19: 4. Y dijo: Por tanto, el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y serán dos en una carne?. Mt. 19: 5. Honroso es en todo el matrimonio, y el lecho sin mancilla; mas a los fornicarios y a los adúlteros juzgará Dios. He. 13: 4. Mas también si tomares mujer, no pecaste; y si la doncella se casare, no pecó: pero aflicción de carne tendrán los tales: mas yo os dejo. 1 Co. 7: 28. Goza de la vida con la mujer que amas, todos los días de la vida de tu vanidad, que te son dados debajo del sol, todos los días de tu vanidad; porque esta es tu parte en la vida, y en tu trabajo con que te afanas debajo del sol. Ec. 9: 9. Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu mocedad, contra la cual tú has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto. Mal. 2: 14. El que halló esposa halló el bien, y alcanzó la benevolencia de Jehová. Pr. 18: 22. 1. LO QUE DIOS UNE, NO HAY QUIEN LO SEPARE Así que, no son ya más dos, sino una carne: por tanto, lo que Dios juntó, no lo aparte el hombre. Mt. 19:6. La mujer casada está atada a la ley, mientras vive su marido; mas si su marido muriere, libre es: cásese con quien quisiere, con tal que sea en el Señor. 1 Co. 7:39. Porque la mujer que está sujeta a marido, mientras el marido vive está obligada a la ley; mas muerto el marido, libre es de la ley del marido. Ro. 7:2. Así que, viviendo el marido, se llamará adúltera si fuere de otro varón; mas si su marido, muriere, es libre de la ley; de tal manera que no será adúltera si fuere de otro marido. Ro. 7:3. Y les dice: Cualquiera que repudiare a su mujer, y se casare con otra, comete adulterio contra ella. Mr. 10:11. Y si la mujer repudiare a su marido y se casare con otro, comete adulterio. Mr. 10:12. Aquel hombre será castigado en las calles de la ciudad, y donde menos lo piensa se verá sorprendido. Eclesiástico (Sirácides) 23:21. Así también la esposa que abandonó a su marido y le suscitó heredero de extraño. Eclesiástico (Sirácides) 23:22. Porque primero desobedeció la Ley del Altísimo; en segundo lugar pecó contra su marido; en tercer lugar se manchó con adulterio, dándole hijos de otro hombre. Eclesiástico (Sirácides) 23:23. Esta tal será llevada a la asamblea, y se investigará sobre sus hijos. Eclesiástico (Sirácides) 23:24. Después de concluir la lectura de los consejos de Dios, el Sacerdote, preguntará a los contrayentes con éstas frases: ¿Ustedes han decidido voluntariamente a realizar este matrimonio? Y los contrayentes tendrán que responder con todas sus facultades, el ¡Sí!. 2. DEBER DEL VARON Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la Iglesia, y se entregó a sí mismo por ella. Ef. 5:25. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis desapacibles con ellas. Col. 3:19. Vosotros maridos, semejantemente, habitad con ellas según ciencia, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como á herederas

80

juntamente de la gracia de la vida; para que vuestras oraciones no sean impedidas. 1 P. 3:7. 3. EL DEBER DE LA VARONA Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor. Ef. 5:22. Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor. Col. 3:18. Asimismo vosotras, mujeres, sed sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conversación de sus mujeres. 1 P. 3:1. 4. EL DEBER DE LOS TESTIGOS (PADRES) Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos; sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor. Ef. 6:4. Mostrándote en todo por ejemplo de buenas obras; en doctrina haciendo ver integridad, gravedad. Tit. 2:7. Y estas palabras que yo te mando hoy, están sobre tu corazón: Y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Dt. 6: 6,7. Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas, ora sentado en tu casa, o andando por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes. Dt. 11:19. Guardadlos, pues, y ponedlos por obra: porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia en ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, gente grande es ésta. Dt. 4:6. La misma ley será para el natural y para el extranjero que peregrinare entre vosotros. Ex. 12:49. El Sacerdote se dirigirá en oración al Señor Dios de Israel, encomendado a los contrayentes: “Conforme que tú constituisteis la ley del matrimonio sea notorio delante de tu presencia, solamente en tus manos encomiendo esta pareja, que tú lo guardes de tentaciones, peligros y enfermedades, en sus aflicciones estés atento a sus oraciones o plegarias”. Bendígales Señor. Después de todos estos actos el Sacerdote, se acercará a los contrayentes en sus emplazamientos, tomará la mano derecha del contrayente y luego la mano izquierda de la contrayente; el Sacerdote hará que ambos se enlacen de palmo a palmo entrecruzados y estrechadas sus manos; este gesto significa UNION ETERNO. Una vez que los contrayentes están enlazados de sus manos, el Sacerdote procederá a ungir con el aceite de olivo, primeramente en la cabeza de ellos y luego en las manos enlazadas; y expresará la frase que dice así: “OS BENDIGO EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPIRITU SANTO; OS DECLARO MARIDO Y MUJER”. Pasado el plazo de ocho días, los cónyuges deberán apersonarse a la Oficina Central del Cuerpo Eclesiástico, para recoger el certificado del Matrimonio Eclesiástico. La Ley de los Celos (adulterio) ARTÍCULO 76.- La persona que tiene celos sospecha de otros sin causa justificada o se resiente que se dé a otro lo que sin justificación afirma que es suyo. La persona envidiosa desea o codicia la buena fortuna y los logros de otros. Suelen traducirse en la Biblia “celos”, ardor y en ocasiones “envidia”. Estos celos tienen un efecto perjudicial en la salud física de la persona, pues “un corazón calmado es la vida del organismo de carne, pero los celos son podredumbre a los huesos”. Pr. 14:30. Los celos resultan de albergar sospecha o resentimiento dentro de la misma persona. Pueden ser más destructivos que la furia o la cólera, porque pueden estar arraigados más profundamente, ser más duraderos y persistentes y apaciguarse con menos facilidad. No suelen hacer caso a la razón. Pr. 27:4. Por otra parte, los celos de un hombre enfurecido con razón contra otro que comete adulterio con su esposa no se apaciguan con ninguna clase de excusa o rescate. Pr. 6:32-35. Los celos pueden llevar a una persona hasta el punto de pecar contra Dios, como hicieron los diez medio hermanos de José. Gn. 37:11; Hch. 7:9. Pueden hacer que una persona y otros implicados pierdan la vida, como sucedió en el caso de Datan, Abram y sus respectivas casas. Sal. 106:16, 17. Todavía peor, los celos incitaron a los judíos incrédulos a cometer serios delitos contra los apóstoles y, además, a incurrir en blasfemia e intento de asesinato. Hch. 13:45,50; 14:19. Celos conyugales. El celo por el cónyuge está justificado si el motivo es procurar su bienestar, pero los celos y la desconfianza sin fundamento son incorrectos y carecen de amor; además, puede resultar la ruina del matrimonio. 1 Co. 13:4,7. La ley mosaica indicaba cómo proceder en casos de celos, cuando el marido sospechaba que su esposa era adúltera en secreto. Si no había los dos testigos necesarios para probar la acusación de manera que los jueces pudiesen actuar y aplicar la sentencia de muerte, el procedimiento que prescribía la ley era que la pareja se presentara ante el sacerdote, el representante de Jehová. Esta acción constituía un llamamiento a Jehová, que estaba al corriente de todos


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

los hechos, para que Él juzgara. Si la mujer era adúltera, recibía como castigo directo de Jehová la pérdida de sus facultades procreativas. Si los celos del esposo eran infundados, entonces tenía que reconocer la inocencia de su esposa teniendo relaciones sexuales con ella para que diese a luz un hijo. Nm. 5:11-31. 1. OFRENDA: DE LOS CELOS (AGUA DE LA SEPARACIÓN) Habla a los hijos de Israel, y diles: Cuando la mujer de alguno se desmandare, e hiciere traición contra él. Nm. 5:12. Que alguno echado con ella en carnal ayuntamiento, y su marido no lo hubiese visto por haberse ella contaminado ocultamente, ni hubiere testigo contra ella, ni ella hubiere sido cogida en el acto. Nm. 5:13. Si viniere sobre él espíritu de celo, y tuviere celos de su mujer, habiéndose ella contaminado; o viniere sobre él espíritu de celo, y tuviere celos de su mujer, no habiéndose ella contaminado. Nm. 5:14. Entonces el marido traerá su mujer al sacerdote, traerá su ofrenda con ella, la décima de una epha de harina de cebada; no echará sobre ella aceite, ni pondrá sobre ella incienso: porque es presente de celos, presente de recordación, que trae en memoria pecado. Nm. 5:15. Y el sacerdote la hará acercar, y la hará poner delante de Jehová. Nm. 5:16. Luego tomará el sacerdote del agua santa en un vaso de barro: tomará también el sacerdote del polvo que hubiere en el suelo del tabernáculo, y echarálo en el agua. Nm. 5:17. Y hará el sacerdote estar en pie a la mujer delante de Jehová, y descubrirá la cabeza de la mujer, y pondrá sobre sus manos el presente de la recordación, que es el presente de celos: y el sacerdote tendrá en la mano las aguas amargas que acarrean maldición. Nm. 5:18. Y el sacerdote la conjurará, y le dirá: Si ninguno hubiere dormido contigo, y si no te has apartado de tu marido a inmundicia, libre seas de estas aguas amargas que traen maldición. Nm. 5:19. Mas si te has descarriado de tu marido, y te has amancillado, y alguno hubiere tenido coito contigo, fuera de tu marido. Nm. 5:20. (El sacerdote conjurará a la mujer con juramento de maldición, y dirá a la mujer): Jehová te dé en maldición y en conjuración en medio de tu pueblo, haciendo Jehová a tu muslo que caiga, y a tu vientre que se te hinche. Nm. 5:21. Y estas aguas que dan maldición entren en tus entrañas, y hagan hinchar tu vientre, y caer tu muslo. Y la mujer dirá: Amén, amén. Nm. 5:22. Y el sacerdote escribirá estas maldiciones en un libro, y las borrará con las aguas amargas. Nm. 5:23. Y dará a beber a la mujer las aguas amargas que traen maldición; y las aguas que obran maldición entrarán en ella por amargas. Nm. 5:24. Después tomará el sacerdote de la mano de la mujer el presente de los celos, y mecerálo delante de Jehová, y lo ofrecerá delante del altar. Nm. 5:25. Y tomará el sacerdote un puñado del presente, en memoria de ella, y lo quemará sobre el altar, y después dará a beber las aguas a la mujer. Nm. 5:26. Darále pues a beber las aguas; y será, que si fuere inmunda y hubiere hecho traición contra su marido, las aguas que obran maldición entrarán en ella en amargura, y su vientre se hinchará, y caerá su muslo; y la mujer será por maldición en medio de su pueblo. Nm. 5:27. Mas si la mujer no fuere inmunda, sino que estuviere limpia, ella será libre, y será fecunda. Nm. 5:28. Esta es la ley de los celos, cuando la mujer hiciere traición a su marido, y se amancillare. Nm. 5:29. del marido, sobre el cual pasare espíritu de celo, y tuviere celos de su mujer: presentarála entonces delante de Jehová, y el sacerdote ejecutará en ella toda esta ley. Nm. 5:30. Y aquel varón será libre de iniquidad, y la mujer llevará su pecado. Nm. 5:31. 2. El Aborto No habrá mujer que aborte, ni estéril en tu tierra; y yo cumpliré el número de tus días. Ex. 23:26. Si algunos riñeren, e hiriesen a mujer preñada, y ésta abortare, pero sin haber muerte, será penado conforme a lo que le impusiere el marido de la mujer y juzgaren los árbitros. Ex. 21:22. Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida. Ex. 21:23. El Divorcio ARTÍCULO 77.- La disolución legal de la unión marital, es decir la ruptura del vínculo matrimonial entre esposo y esposa. “divorciarse” tienen el sentido literal de ‘despedir’ Dt. 22:19. Mt. 1:19. Mt. 19:3. ‘expulsar’. Dt. 24:1,3, donde la expresión “certificado de divorcio” significa literalmente “libro de cortamiento” o carta de repudio. Cuando Jehová unió a Adán y Eva en matrimonio, no dispuso medio alguno para un eventual divorcio, cosa que Jesús dejó muy clara en su respuesta a la pregunta que le hicieron los fariseos: “¿Es lícito para un hombre divorciarse de su esposa por toda suerte de motivo?”. Jesucristo les explicó que el propósito de Dios era que el hombre dejara a sus padres y se uniera a su esposa, para así llegar

81

a ser una sola carne, y añadió: “De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Por lo tanto, lo que Dios ha unido bajo un yugo, no lo separe ningún hombre”. Mt 19:3-6; compárese con Gn 2:22-24. A renglón seguido, los fariseos preguntaron: “Entonces, ¿por qué prescribió Moisés dar un certificado de despedida y divorciarse de ella?”. La respuesta de Jesús fue: “Moisés, en vista de la dureza del corazón de ustedes, les hizo la concesión de que se divorciaran de sus esposas, pero tal no ha sido el caso desde el principio”. Mt. 19:7,8. Según la costumbre israelita, el hombre pagaba una dote por la mujer que llegaba a ser su esposa y se la consideraba su posesión. Ella disfrutaba de muchas bendiciones y privilegios, pero tenía un papel subordinado en la unión marital. Su posición se muestra además en Dt. 24:1-4, donde se menciona que el marido podía divorciarse de su esposa, pero no que la esposa pudiera divorciarse de su esposo; por ser considerada propiedad del esposo, no podía divorciarse de él. 1. Certificado de divorcio. Los abusos que se produjeron más tarde no deberían movernos a concluir que la concesión recogida en la ley mosaica facilitaba al esposo israelita la consecución del divorcio. Para hacerlo se seguía un procedimiento legal. El esposo tenía que redactar un documento —“escribirle [a su esposa] un certificado de divorcio”— y, hecho esto, “ponérselo en la mano y despedirla de su casa”. Dt 24:1. Aunque las Escrituras no entran en más detalles, parece que este procedimiento incluía el consultar a hombres debidamente autorizados, que primero intentarían reconciliar a la pareja. El tiempo que tomaba la preparación del certificado y la tramitación legal del divorcio daba lugar a que el esposo reconsiderara su decisión. Como el divorcio tenía que estar bien justificado, la observancia rigurosa de la ley evitaba que se hiciera precipitadamente. Además, así también se protegían los derechos e intereses de la esposa. Las Escrituras no dicen nada respecto al contenido del “certificado de divorcio”. 2. Segundas nupcias de cónyuges divorciados. En Dt. 24:1-4 también se estipulaba que la mujer divorciada tendría “que salir de la casa de él e ir y llegar a ser de otro hombre”, lo que significaba que estaba libre para casarse de nuevo. De igual manera, se decía: “Si este último hombre le ha cobrado odio y le ha escrito un certificado de divorcio y se lo ha puesto en la mano y la ha despedido de su casa, o en caso de que muriera el último hombre que la haya tomado por esposa, no se permitirá al primer dueño de ella que la despidió tomarla de nuevo para que llegue a ser su esposa después que ella ha sido contaminada; porque eso es cosa detestable ante Jehová, y no debes conducir al pecado la tierra que Jehová tu Dios te da como herencia”. Al primer marido le estaba prohibido tomar de nuevo a la esposa de la que se había divorciado, quizás para evitar la posibilidad de que ambos tramaran el divorcio de ella de su segundo marido o, incluso, la muerte de este, con el fin de volver a casarse. Tomarla de nuevo era una inmundicia a los ojos de Dios, y ya que el primer marido la había despedido por ser una mujer en la que había hallado “algo indecente”, hacía el ridículo si volvía a tomarla después de haber estado unida legalmente a otro hombre. 3. Despido de esposas paganas. Antes de que los israelitas entraran en la Tierra Prometida, se les dijo que no formaran alianzas matrimoniales con sus habitantes paganos. Dt. 7:3,4. Sin embargo, como se desprende del consejo inspirado de Pablo, los cristianos que provenían de diversas naciones Mt. 28:19 no tenían que divorciarse de sus cónyuges por no ser estos adoradores de Jehová, ni siquiera separarse de ellos. 1Co. 7:10-24. Pero cuando se trataba de contraer un nuevo matrimonio, a los cristianos se les aconsejaba casarse “solo en el Señor”. 1Co. 7:39. Si una joven comprometida tenía relaciones sexuales con otro hombre, era lapidada, al igual que se hacía con la mujer adúltera. Dt. 22:22-29. Para poder sentenciar a muerte por apedreamiento a una persona, se requería que su culpabilidad se demostrase por el testimonio de dos testigos. Dt. 17:6,7. 4. Condiciones que impedían el divorcio en Israel. Según la ley de Dios dada a Israel, bajo ciertas condiciones era imposible divorciarse. Podía darse el caso de que un hombre tomara una esposa, tuviese relaciones con ella y luego llegara a odiarla. Podía declarar con falsedad que no era virgen cuando se casó con ella, lo que suponía acusarla injustamente de actos escandalosos y acarrearle un mal nombre. Si los padres de la muchacha demostraban que su hija había sido virgen al tiempo de casarse, los hombres de la ciudad tenían que disciplinar al esposo que la había acusado con falsedad, imponiéndole una multa de cien siclos de plata que daban al padre de la muchacha, y ella tenía que continuar siendo la esposa de aquel hombre, pues estaba escrito: “No se le permitirá divorciarse de ella en todos sus días”. Dt. 22:13-19. Asimismo, si se descubría que un hombre tenía relaciones con una virgen que no estaba comprometida, la Ley prescribía: “El hombre que se acostó con ella entonces tiene que dar al padre de la muchacha cincuenta siclos de plata y ella llegará a ser su esposa


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

debido a que la humilló. No se le permitirá divorciarse de ella en todos sus días”. Dt. 22:28,29. 5. ¿Sobre qué base bíblica podría divorciarse el cristiano?. Jesús dijo en su Sermón del Monte: “Además se dijo: ‘Cualquiera que se divorcie de su esposa, déle un certificado de divorcio’. Sin embargo, yo les digo que todo el que se divorcie de su esposa, a no ser por motivo de fornicación, la expone al adulterio, y cualquiera que se case con una divorciada comete adulterio”. Mt. 5:31, 32. Posteriormente, después de decirles a los fariseos que la concesión de divorcio registrada en la ley mosaica no había sido una disposición vigente “desde el principio”, comentó: “Yo les digo que cualquiera que se divorcie de su esposa, a no ser por motivo de fornicación, y se case con otra, comete adulterio”. Mt. 19:8,9. En nuestro día, suele distinguirse entre “fornicación” y “adulterio”: el primer término aplica a la persona que tiene relaciones sexuales con otra del sexo opuesto sin estar casada, y el segundo, a la persona casada que consiente en tener ayuntamiento sexual con alguien del sexo opuesto que no es su cónyuge legal. Sin embargo, un cristiano podría valerse de este recurso y divorciarse de su cónyuge, con lo que quedaría libre para casarse de nuevo, si lo desease, con una persona de su misma fe. 1Co. 7:39. Si una persona casada tuviese relaciones sexuales con alguien de su mismo sexo, incurriría en un acto sucio y repulsivo (homosexualidad) y, de no arrepentirse, no podría ser contado entre los herederos del Reino. Las Escrituras también condenan el ayuntamiento con animales: la bestialidad. Lv. 18:22,23. Ro. 1:24-27. 1Co. 6:9,10. Todos estos actos —sucios en sumo grado— quedan englobados en el amplio concepto de fornicación Además, ha de decirse que bajo la ley mosaica la homosexualidad y la bestialidad comportaban la pena de muerte y dejaban al cónyuge inocente en libertad para casarse de nuevo. Lv. 20:13,15,16. Por otra parte, Jesucristo dijo que “Mas yo os digo, que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.”. Mt 5:28. Sin embargo, no quiso decir con esto que ese sentimiento interior, no materializado, daba base para el divorcio. Con sus palabras, Jesús puso de manifiesto que el corazón debe mantenerse limpio y que no es procedente albergar pensamientos y deseos impropios. Fil. 4:8. Stg. 1:14,15. La ley rabínica judía realzaba el deber que tenía la pareja de hacer uso del débito conyugal, y si la esposa era estéril, permitía que el esposo se divorciara de ella. Sin embargo, en las Escrituras no hay base alguna que le otorgue al cristiano esa prerrogativa. La prolongada esterilidad de Sara no le dio base a Abrahán para divorciarse de ella, como tampoco pensó Isaac en divorciarse de Rebeca, Jacob de Raquel o el sacerdote Zacarías de Elisabeth. Gn. 11:30. 17:17. 25:19-26. 29:31. 30:1,2, 22-25. Lc. 1:5-7,18,24,57. No hay nada en las Escrituras que justifique a un cristiano divorciarse de su cónyuge por ser este incapaz de pagar el débito conyugal, haber perdido su sano juicio o contraído una enfermedad incurable o repulsiva. El espíritu de amor, que es propio de los cristianos, induce, no al divorcio, sino a tratar con conmiseración a ese cónyuge. Ef. 5:28-31. Tampoco otorga la Biblia al cristiano el derecho de divorciarse de su cónyuge por ser de diferente religión; muestra, más bien, que si permanecen juntos, el cónyuge cristiano puede atraer al incrédulo a la fe verdadera. 1Co. 7:12-16. 1P. 3:1-7. Cuando Jesús dijo en el Sermón del Monte que ‘todo el que se divorciara de su esposa por cualquier otro motivo que no fuese el de la fornicación, la exponía al adulterio, y que cualquiera que se casara con una divorciada cometería adulterio’ Mt. 5:32, mostró que si el divorcio se producía por motivos ajenos a la fornicación de la esposa, el esposo la dejaría ante el riesgo de incurrir en adulterio en el futuro. Siendo que la base del divorcio no era el adulterio, no tenía verdadero valor desvinculante y, por lo tanto, no la dejaba en libertad para casarse con otro hombre y hacer vida conyugal con él. Además, cuando Cristo dijo que cualquiera que “se case con una divorciada comete adulterio”, se refería a una mujer divorciada por razones ajenas al “motivo de fornicación”. Su divorcio, aunque legalmente válido, no tenía el refrendo de las Escrituras. 6. No podrán contraer matrimonio los divorciados (as) y las repudiadas, a no ser por adulterio; si se casare comete adulterio. Marcos, al igual que Mateo Mt. 19:3-9, registró lo que dijo Jesús a los fariseos con relación al divorcio y citó a Cristo cuando dijo: “Cualquiera que se divorcie de su esposa y se case con otra comete adulterio contra ella, y si alguna vez una mujer, después de divorciarse de su esposo, se casa con otro, ella comete adulterio”. Mr. 10:11, 12. Una declaración similar se hace en Lc. 16:18: “Todo el que se divorcia de su esposa y se casa con otra comete adulterio, y el que se casa con una mujer divorciada de un esposo comete adulterio”. Leídos por separado, estos versículos parecen prohibir el divorcio a los seguidores de Cristo sea cual sea la circunstancia, o, cuando menos, indicar que un divorciado no podría casarse de nuevo, a no ser que muriese el cónyuge del que se divorció. Pues mientras el marido está vivo, está sujeto a la Ley del marido Porque la mujer que está sujeta a marido, mientras el marido vive está obligada a la ley; mas muerto el marido, libre es de la ley del marido. Ro. 7:2.

82

Así que, viviendo el marido, se llamará adúltera si fuere de otro varón; mas si su marido muriere, es libre de la ley; de tal manera que no será adúltera si fuere de otro marido. Ro. 7:3. CELIBATO (soltería) ARTÍCULO 78.- La soltería es un don cuya ventaja básica es la libertad que proporciona al que lo posee. Aquí Jesús utilizó lenguaje figurado. Los hombres no ‘hacen lugar para ello’ haciéndose eunucos de manera literal, sino en sus corazones, decidiendo de manera voluntaria mantenerse solteros, bien por toda la vida o por un período de tiempo, y manteniendo esa decisión con autodominio. 1. Celibato de un Varón Uno de estos casos especiales fue el de Jeremías. Dios ordenó a este profeta que permaneciera soltero y no engendrara hijos, pues aquella nación se iba a encontrar en circunstancias desesperadas, en las que un conquistador cruel e inmisericorde mataría atrozmente a los niños. Jer. 16:1-4. La hija de Jefté fue otra excepción, pues por respeto al voto de su padre, permaneció soltera voluntariamente en el servicio de tiempo completo en la casa de Jehová. Jue. 11:34-40. El apóstol Pablo habló de los beneficios de la soltería, siempre que no se estuviese bajo presión excesiva, ‘encendido de pasión’ o don de continencia y, por lo tanto, en peligro de cometer fornicación. El proceder de la soltería es “mejor” en el sentido de que permite servir a Dios “sin distracción”. 1Co. 7:1,2,8,9,25 al 38. Cristo Jesús, al igual que Jeremías, permaneció sin casarse. En una conversación con sus discípulos en cuanto a si se tenía que preferir la soltería más bien que el matrimonio, dijo: “No todos hacen lugar para el dicho, sino únicamente los que tienen el don. Y hay eunucos que a sí mismos se han hecho eunucos por causa del reino de los cielos. Quien pueda hacer lugar para ello, haga lugar para ello”. Mt. 19:10-12. 2. Castidad de una Virgen La palabra hebrea bethu·láh (virgen), aplica a una mujer que nunca ha estado unida a un hombre en matrimonio ni ha tenido relaciones sexuales. Gn. 24:16; Dt. 32:25; Jue. 21:12; 1R. 1:2; Est. 2:2, 3, 17; Lm. 1:18; 2:21. Según la Ley, un hombre que seducía a una virgen que no estaba comprometida tenía que darle a su padre 50 siclos de plata y casarse con ella (si su padre lo consentía), y no se le permitía divorciarse de ella en “todos sus días”. Ex 22:16,17. Dt. 22:28,29. Pero como se consideraba que una virgen comprometida ya pertenecía a un esposo, tenía que ser lapidada si no gritaba cuando intentaban violarla. No gritar indicaba que daba su consentimiento, y, por lo tanto, la convertía en adúltera. Dt. 22:23,24. Mt. 1:18,19. El que se considerara que una virgen comprometida pertenecía a un esposo explica también por qué Joel 1:8 habla de la “virgen” que plañe por “el dueño de su juventud”. Ya que los que retienen su virginidad disfrutan de una mayor libertad en el servicio del Señor, el apóstol Pablo recomendó la soltería como el mejor proceder para los cristianos que tuvieran autodominio. 1Co. 7:25-35. Sin embargo, aconsejó a los que no lo tuvieran: “Si alguno piensa que se está portando impropiamente para con su virginidad, si esta ha pasado la flor de la juventud, y esa es la manera como debe efectuarse, que haga lo que quiera; no peca. Que se casen”. 1Co. 7:36. El Voto de Nazareo ARTÍCULO 79.- La Ley decía: “Todos los días de su nazareo él es santo a Jehová”. Nm. 6:2,8. Gn. 49:26. (Dedicado; Separado) Por lo tanto, los requisitos impuestos a los nazareos tenían significado e importancia especial en la adoración de Jehová. Clases de Nazareos: Había dos clases aquellos a los que Dios ha nombrado y los que se ofrecían voluntariamente. Tanto los hombres como las mujeres podían hacer un voto especial a Jehová para vivir como nazareos durante un período de tiempo. Sin embargo, si un padre o un esposo se enteraban del voto de su hija o de su esposa, podía anularlo en el caso de que lo desaprobara. Nm. 30:1-8. Los que hacían el voto de nazareo tenían tres restricciones principales: 1) No debían tomar ninguna bebida embriagante; tampoco debían comer ningún producto de la vid, tanto si estaba verde como maduro o seco, ni beber nada de su jugo, independientemente de que fuese mosto, estuviese ya fermentado o fuera vinagre. 2) No debían cortarse el cabello de su cabeza. 3) No debían tocar ningún cadáver, ni siquiera el de los parientes más cercanos, como padre, madre, hermano o hermana. Nm 6:1-7. La persona que hacía este voto especial tenía que “vivir como nazareo para Jehová”, el nazareo debía resultar santo y dejar que le crecieran las juedejas de su cabello, lo que servía de señal. Lv. 10:8-11. 21:10,11. Requisitos para hacer el voto de nazareo. Una vez concluido el voto, el nazareo se presentaba ante los sacerdotes delante de la tienda de reunión llevando consigo los sacrificios prescritos, consistentes en un cordero de un año para el holocausto, una cordera de un año como ofrenda por el pecado y un carnero para sacrificio de paz o comunión. También tenía que llevar una cesta de panes sin levadura y galletitas delgadas que habían sido bien untadas con aceite, junto con las ofrendas apropiadas de grano y la libación. Además de esos sacrificios necesarios, el nazareo llevaba otras ofrendas al santuario, según sus recursos. Nm. 6:13-17,21. A continuación el nazareo tenía que cortarse su cabello largo y ponerlo


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

sobre el fuego debajo del sacrificio de comunión. El sacerdote que oficiaba a continuación colocaba porciones de las ofrendas en las manos de aquel y luego las mecía como ofrenda mecida delante de Jehová. Nm. 6:18-20. Nazareos de Nacimiento Sansón fue un nazareo nombrado por Dios, ya desde su vientre, para toda la vida. Ni siquiera para su madre fue un asunto de elección, pues como su hijo habría de ser nazareo Jue. 13:2-14. 16:17. En el caso de Samuel, su madre, Ana, hizo un voto de nazareato y apartó a su hijo, todavía no concebido, para el servicio de Jehová. Dijo a Dios en oración: “Si sin falta das a tu esclava prole varón, yo ciertamente lo daré a Jehová todos los días de su vida y no beberá vino ni bebida embriagadora” 1R. 1:11, y no vendrá navaja sobre su cabeza”. 1S. 1:9-11,22,28. De Juan el Bautista se dijo que no tenía que “beber en absoluto vino ni bebida alcohólica”. Pocos más detalles se dan sobre su nazareo, excepto que él también, por nombramiento divino, tenía que serlo desde el día de su nacimiento. Lc. 1:11-15; con Mt. 3:4. 11:18. Juan el Bautista estuvo entre aquellos nazareos a quienes Jehová mismo levantó, como dice por boca de su profeta Amós: Y levanté de vuestros hijos para profetas, y de vuestros mancebos para que fuesen Nazareos. ¿No es esto así, dice Jehová, hijos de Israel? Mas vosotros disteis de beber vino a los Nazareos; y a los profetas mandasteis, diciendo: No profeticéis. Am 2:11,12. Sin embargo, no siempre se les aceptó o respetó, y el Israel rebelde incluso trató de quebrantar su integridad a Jehová. Cuando los pecados de Israel llegaron al colmo, Jehová puso fin al Israel típico en el año 607 a. E.C., y los nazareos infieles que había dentro de Jerusalén tampoco escaparon. Jeremías dice que el aspecto de los nazareos, en un tiempo saludable y fuerte, se hizo oscuro a medida que su piel se arrugaba sobre sus huesos debido a la terrible hambre. Lm. 4:7-9. Requisitos si un nazareo se contaminaba. El estar en contacto con algún cuerpo muerto, incluso si ocurría un accidente e inadvertidamente tocaba a alguien que muriese junto a él, hacía al nazareo inmundo durante siete días. El séptimo día tenía que afeitarse la cabeza y purificarse, y al día siguiente debía llevar a los sacerdotes dos tórtolas o dos palomos: uno servía de ofrenda por el pecado y el otro de sacrificio quemado. También tenía que presentar un cordero como ofrenda por la culpa. Además, el que había hecho el voto de nazareato tenía que empezar a contar de nuevo los días del voto estipulados al principio. Nm. 6:8-12. 1. LEY DEL VOTO DE NAZAREO Habla a los hijos de Israel y diles: El hombre o la mujer que se apartare haciendo voto de nazareo, para dedicarse a Jehová. Nm. 6:2. Se abstendrá de vino y de sidra; vinagre de vino, ni vinagre de sidra no beberá, ni beberá algún licor de uvas, ni tampoco comerá uvas frescas ni secas. Nm. 6:3. Todo el tiempo de su nazareato, de todo lo que se hace de vid de vino, desde los granillos hasta el hollejo, no comerá. Nm. 6:4. Todo el tiempo del voto de su nazareato no pasará navaja sobre su cabeza, hasta que sean cumplidos los días de su apartamiento a Jehová: santo será; dejará crecer las guedejas del cabello de su cabeza. Nm. 6:5. Todo el tiempo que se apartaré a Jehová, no entrará a persona muerta. Nm. 6:6. Por su padre, ni por su madre, por su hermano, ni por su hermana, no se contaminará con ellos cuando murieren; porque consagración de su Dios tiene sobre su cabeza. Nm. 6:7. Todo lo consagrado por voto en Israel será tuyo. Nm.18:14 Y respondiendo Ezequías, dijo: Vosotros os habéis consagrado ahora a Jehová; acercaos, pues, y presentad sacrificios y alabanzas en la casa de Jehová. Y la multitud presentó. 2 Cr. 29:31. Sacrificios y alabanzas; y todos los generosos de corazón trajeron holocaustos. Lo consagrado de esta tierra será para los sacerdotes, ministros del santuario, que se acercan para ministrar a Jehová; y servirá de lugar para sus casas, y como recinto sagrado para el santuario. Ez. 45:4 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, Ef. 4:11 De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe. Ro. 12:6 O si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza. Ro. 12:7 El que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría. Ro. 12:8. A fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo. Ef. 4:12. Esta es, pues, la ley del Nazareo el día que se cumpliere el tiempo de su nazareato: Vendrá a la puerta del tabernáculo del testimonio. Nm. 6: 13. Y ofrecerá su ofrenda a Jehová, un cordero de un año sin tacha en holocausto, y una cordera de un año sin defecto en expiación, y un carnero sin defecto por sacrificio de paces. Nm. 6: 14.

83

Además un canastillo de cenceñas, tortas de flor de harina amasada con aceite, y hojaldres cenceñas untadas con aceite, y su presente, y sus libaciones. Nm. 6: 15. Entonces el Nazareo raerá a la puerta del tabernáculo del testimonio la cabeza de su nazareato, y tomará los cabellos de la cabeza de su nazareato, y los pondrá sobre el fuego que está debajo del sacrificio de las paces. Nm. 6: 18. Y sí habéis de comerlo: Ceñidos vuestros lomos, vuestros zapatos en vuestros pies, y vuestro bordón en vuestra mano; y lo comeréis apresuradamente; es la Pascua de Jehová. Ex. 12: 11. 2. OFRENDA POR LA CONTAMINACIÓN DEL NAZAREATO Y si alguno muriere muy de repente junto a él, su cabeza, contaminará la cabeza de su nazareato; por tanto el día de su purificación raerá su cabeza; al séptimo día la raerá. Nm. 6:9. Y el día octavo traerá dos tórtolas o dos palominos al sacerdote, a la puerta del tabernáculo del testimonio. Nm. 6:10. Y el sacerdote hará el uno en expiación, y el otro en holocausto: y hará expiarálo de lo que pecó sobre el muerto, y santificará su cabeza en aquel día. Nm. 6:11. Y consagrará a Jehová los días de su nazareato, y traerá un cordero de un año en expiación por la culpa; y los días primeros serán anulados, por cuanto fue contaminado su nazareato. Nm. 6:12. Voto de promesa, juramento o pacto ARTÍCULO 80.- Promesa solemne que se hace a Dios de llevar a cabo algún acto, ofrenda o dádiva. Un voto era un acto voluntario. Como promesa solemne, tiene la fuerza de un juramento Nm. 30:2,3. Mt. 5:33. Los juramentos se constituían en un pacto. Gn. 26:28. 31:44,53. Jacob prometió dar a Jehová el diezmo de todas sus posesiones si continuaba con él, le llevaba de regreso en paz y así demostraba ser el Dios de Jacob. ¿Cómo hacer un Voto de Promesa? Muchos votos se presentaban a Dios como súplicas, a fin de recibir su favor; También se hacían como expresiones de devoción a Jehová y a su adoración pura Sal. 132:1-5, Los padres podían hacer votos con relación a sus hijos, como hizo Ana con relación a Samuel. 1 S. 1:11. Los votos eran completamente voluntarios. Sin embargo, una vez que un hombre hacía un voto, la ley divina le obligaba a cumplirlo. Por eso se decía que un voto ‘ataba sobre su alma’, lo que implicaba que su misma vida pasaba a ser garantía del cumplimiento de su palabra. Nm. 30:3; La Ley declaraba: “En caso de que hagas un voto a Jehová Dios sin falta lo requerirá de ti, y verdaderamente llegaría a ser pecado de parte tuya. Dt. 23:21,22,23. No permitas que tu boca haga pecar a tu carne; tampoco digas delante del ángel que fue una equivocación”. Ec. 5:4 al 6. Cuando no cumplía su promesa tenía que presentar por su pecado una ofrenda por la culpa. Lv. 5:4 al 6. Votos de mujeres bajo la Ley. Eran leyes que regulaban los votos de las mujeres Números 30:3 al 15: el voto de una hija era obligatorio una vez que su padre lo oía y no ponía ninguna objeción; o, por otra parte, el padre podría anularlo. El voto de una esposa (o una doncella comprometida) dependía de igual manera de su esposo (o prometido) para que fuese válido. Si el hombre anulaba el voto después de dejar que tuviese validez, cargaba con el error de ella. Nm. 30:14, 15,16. En el caso de una viuda o una mujer divorciada, ‘todo lo que hubiera atado sobre su alma permanecía firme. Nm. 30:10. ¿Cómo se disponía de las cosas apartadas mediante un voto? Cualquier persona o posesión, como un terreno, podía ofrecerse a Jehová, con la excepción de todo lo que la Ley ya apartaba para Él, como el primogénito, los primeros frutos, los diezmos, etc. Lv. 27:26,30, 32. Aquello que se ‘santificaba’ algo era apartado como santo, para uso sagrado) podía ser redimido pagando cierta cantidad estipulada al santuario (excepto en el caso de animales limpios). Lv. 27:9 al 27. Sin embargo, lo que se ‘daba por entero, tenía que ser total y permanentemente propiedad del santuario Lv. 27:28,29. Bajo la ley, LOS ISRAELITAS no estaban obligados a hacer VOTOS, pero, sí se prometían voluntariamente, había la obligación de cumplirlos puntualmente. La ley daba también instrucciones acerca de los casos excepciones en los que fuera imposible su cumplimiento: Nm. 30:2-14. Dt. 23:21-23. Sal. 1:14. Ec. 5:4,5. Nah. 1:15. Los únicos casos de votos en el Nuevo Testimonio Hch. 18:18 y 21:23. Gn. 28:20, y 31:13 (Jacob, Lea y Rachel). 1. Cuando alguna persona de entre los varones hiciere voto a Jehová debe cumplir: Cuando alguno hiciere voto a Jehová, o hiciere juramento ligando su alma con obligación, no violará su palabra: hará conforme a todo lo que salió de su boca. Nm. 30:3. Guardarás lo que tus labios pronunciaren; y harás, como prometiste a Jehová tu Dios, lo que de tu voluntad hablaste por tu boca. Dt. 23:23. ASI que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro racional culto. Ro. 12:1.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Todo el tiempo del voto de su nazareato no pasará navaja sobre su cabeza, hasta que sean cumplidos los días de su apartamiento a Jehová: santo será; dejará crecer las guedejas del cabello de su cabeza. Nm. 6:5. No cortaréis en redondo las extremidades de vuestras cabezas, ni dañarás la punta de tu barba. Lv. 19:27. No harán calva en su cabeza, ni raerán la punta de su barba, ni en su carne harán rasguños. Lv. 21:5. Todo varón que ora o profetiza cubierta la cabeza, afrenta su cabeza. 1 Co. 11:4. Todo el tiempo que se apartaré a Jehová, no entrará a persona muerta. Nm. 6:6. Todo el tiempo de su nazareato, será santo a Jehová. Nm. 6:8. Porque tú, oh Dios, has oído mis votos, Has dado heredad a los que temen tu nombre. Sal. 61:5. Así cantaré tu nombre para siempre, Pagando mis votos cada día. Nm. 61:8. Orarás a él, y él te oirá; Y tú pagarás tus votos. Job. 22:27. 2. Cuando las varonas casadas hicieren voto a Jehová: Empero si fuere casada, e hiciere votos, o pronunciare de sus labios cosa con que obligue su alma. Nm. 30:7. ASÍ que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro racional culto. Ro. 12:1. Guardarás lo que tus labios pronunciaren; y harás, como prometiste a Jehová tu Dios, lo que de tu voluntad hablaste por tu boca. Dt. 23:23. Si su marido lo oyere, y cuando lo oyere callare a ello, los votos de ella serán firmes, y la obligación con que ligó su alma, firme será. Nm. 30:8. Pero si cuando su marido lo oyó, le vedó, entonces el voto que ella hizo, y lo que pronunció de sus labios con que ligó su alma, será nulo; y Jehová lo perdonará. Nm. 30:9. Mas todo voto de viuda, o repudiada, con que ligare su alma, será firme. Nm. 30:10. Y si hubiere hecho voto en casa de su marido, y hubiere ligado su alma con obligación de juramento. Nm. 30:11. Si su marido oyó, y calló a ello, y no le vedó; entonces todos sus votos serán firmes, y toda obligación con que hubiere ligado su alma, firme será. Nm. 30:12. Mas si su marido los anuló el día que los oyó; todo lo que salió de sus labios cuanto a sus votos, y cuanto a la obligación de su alma, será nulo; su marido los anuló, y Jehová la perdonará. Nm. 30:13. Todo voto, o todo juramento obligándose a afligir el alma, su marido lo confirmará, o su marido lo anulará. Nm. 30:14 Mas si las anulare después de haberlas oído, entonces él llevará el pecado de ella. Nm. 30:16. Estas son las ordenanzas que Jehová mandó a Moisés entre el varón y su mujer, entre el padre y su hija, durante su mocedad en casa de su padre. Nm. 30:17. Habla a los hijos de Israel, y diles: El hombre, o la mujer, cuando se apartare haciendo voto de Nazareo, para dedicarse a Jehová. Nm. 6:2. Se abstendrá de vino y de sidra; vinagre de vino, ni vinagre de sidra no beberá, ni beberá algún licor de uvas, ni tampoco comerá uvas frescas ni secas. Nm. 6:3. Todo el tiempo de su nazareato, de todo lo que se hace de vid de vino, desde los granillos hasta el hollejo, no comerá. Nm. 6:4. 3. Cuando los varones jóvenes o doncellas hicieren voto a Jehová: Todo el tiempo de su nazareato, de todo lo que se hace de vid de vino, desde los granillos hasta el hollejo, no comerá. Nm. 30:4. Cuando prometieres voto a Jehová tu Dios, no tardarás en pagarlo; porque ciertamente lo demandará Jehová tu Dios de ti, y habría en ti pecado. Nm. 23:21. Guardarás lo que tus labios pronunciaren; y harás, como prometiste a Jehová tu Dios, lo que de tu voluntad hablaste por tu boca. Nm. 23:23. Mas toda mujer que ora o profetiza no cubierta su cabeza, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se rayese.1 Co. 11:5. Porque si la mujer no se cubre, trasquílese también: y si es deshonesto a la mujer trasquilarse o raerse, cúbrase. 1 Co. 11:6. Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalem, Por las gamas y por las ciervas del campo, Que no despertéis ni hagáis velar al amor, Hasta que quiera. Cantares 3:5. Y él dijo: Bendita seas tú de Jehová, hija mía; que has hecho mejor tu postrera gracia que la primera, no yendo tras los mancebos, sean pobres o ricos. Rut 3:10. Mas la mujer, cuando hiciere voto a Jehová, y se ligare con obligación en casa de su padre, en su mocedad. Nm. 30:4. Si su padre oyere su voto, y la obligación con que ligó su alma, y su padre callare a ello, todos los votos de ella serán firmes, y toda obligación con que hubiere ligado su alma, firme será. Nm. 30:5. Mas si su padre le vedare el día que oyere todos sus votos y sus obligaciones, con que ella hubiere ligado su alma, no serán firmes; y Jehová la perdonará, por cuanto su padre le vedó. Nm. 30:6.

84

Mas si las anulare después de haberlas oído, entonces él llevará el pecado de ella. Nm. 30:16. Habla a los hijos de Israel, y diles: El hombre, o la mujer, cuando se apartare haciendo voto de Nazareo, para dedicarse a Jehová. Nm. 6:2. Se abstendrá de vino y de sidra; vinagre de vino, ni vinagre de sidra no beberá, ni beberá algún licor de uvas, ni tampoco comerá uvas frescas ni secas. Nm. 6:3. 4. Y no debe contaminar su voto: Por su padre, ni por su madre, por su hermano, ni por su hermana, no se contaminará con ellos cuando murieren; porque consagración de su Dios tiene sobre su cabeza. Nm. 6:7. Y si alguno muriere muy de repente junto a él, contaminará la cabeza de su nazareato; por tanto el día de su purificación raerá su cabeza; al séptimo día la raerá. Nm. 6:9. Y el día octavo traerá dos tórtolas o dos palominos al sacerdote, a la puerta del tabernáculo del testimonio. Nm. 6:10. Y el sacerdote hará el uno en expiación, y el otro en holocausto: y expiarálo de lo que pecó sobre el muerto, y santificará su cabeza en aquel día. Nm. 6:11. Y consagrará a Jehová los días de su nazareato, y traerá un cordero de un año en expiación por la culpa; y los días primeros serán anulados, por cuanto fue contaminado su nazareato. Nm. 6:12. Esta es, pues, la ley del Nazareo el día que se cumpliere el tiempo de su nazareato: Vendrá a la puerta del tabernáculo del testimonio. Nm. 6:13. Y ofrecerá su ofrenda a Jehová, un cordero de un año sin tacha en holocausto, y una cordera de un año sin defecto en expiación, y un carnero sin defecto por sacrificio de paces. Nm. 6:14. Y el sacerdote lo ofrecerá delante de Jehová, y hará su expiación y su holocausto. Nm.6:16. Y ofrecerá el carnero en sacrificio de paces a Jehová, con el canastillo de las cenceñas; ofrecerá asimismo el sacerdote su presente, y sus libaciones. Nm. 6:17. Entonces el Nazareo raerá a la puerta del tabernáculo del testimonio la cabeza de su nazareato, y tomará los cabellos de la cabeza de su nazareato, y los pondrá sobre el fuego que está debajo del sacrificio de las paces. Nm. 6:18. Después tomará el sacerdote la espaldilla cocida del carnero, y una torta sin levadura del canastillo, y una hojaldre sin levadura, y pondrálas sobre las manos del Nazareo, después que fuere raído su nazareato. Nm. 6:19. Esta es la ley del Nazareo que hiciere voto de su ofrenda a Jehová por su nazareato, a más de lo que su mano alcanzare: según el voto que hiciere, así hará, conforme a la ley de su nazareato. Nm. 6:21. Habla a los hijos de Israel, y diles: El hombre, o la mujer, cuando se apartare haciendo voto de Nazareo, para dedicarse a Jehová. Nm. 6:2. Se abstendrá de vino y de sidra; vinagre de vino, ni vinagre de sidra no beberá, ni beberá algún licor de uvas, ni tampoco comerá uvas frescas ni secas. Nm. 6:3. 5. Si el sacrificio de su ofrenda fuere voto: Mas si el sacrificio de su ofrenda fuere voto, o voluntario, el día que ofreciere su sacrificio será comido; y lo que de él quedare, comerse ha el día siguiente. Lv. 7:16. Habla a Aarón y a sus hijos, y a todos los hijos de Israel, y diles: Cualquier varón de la casa de Israel, o de los extranjeros en Israel, que ofreciere su ofrenda por todos sus votos, y por todas sus voluntarias oblaciones que ofrecieren a Jehová en holocausto; Lv. 22:18. Asimismo, cuando alguno ofreciere sacrificio de paces a Jehová para presentar voto, u ofreciendo voluntariamente, sea de vacas o de ovejas, sin tacha será acepto; no ha de haber en él falta. Lv. 22:21. Además de los sábados de Jehová y además de vuestros dones, y a más de todos vuestros votos, y además de todas vuestras ofrendas voluntarias, que daréis a Jehová. Lv. 23:38. Estas cosas ofreceréis a Jehová en vuestras solemnidades, además de vuestros votos, y de vuestras ofrendas libres, para vuestros holocaustos, y para vuestros presentes, y para vuestras libaciones, y para vuestras paces. Nm. 29:39. 6. Si la ofrenda fuere voto especial: E hiciereis ofrenda encendida a Jehová, holocausto, o sacrificio, por especial voto, o de vuestra voluntad, o para hacer en vuestras solemnidades olor suave a Jehová, de vacas o de ovejas. Nm. 15:3. Entonces el que ofreciere su ofrenda a Jehová, traerá por presente una décima de un epha de flor de harina, amasada con la cuarta parte de un hin de aceite. Nm. 15:4. Y de vino para la libación ofrecerás la cuarta parte de un hin, además del holocausto o del sacrificio, por cada un cordero. Nm. 15:5. Y por cada carnero harás presente de dos décimas de flor de harina, amasada con el tercio de un hin de aceite. Nm. 15:6. Y de vino para la libación ofrecerás el tercio de un hin, en olor suave a Jehová. Nm. 15:7. Y cuando ofreciereis novillo en holocausto o sacrificio, por especial voto, o de paces a Jehová. Nm. 15:8.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Ofrecerás con el novillo un presente de tres décimas de flor de harina, amasada con la mitad de un hin de aceite. Nm. 15:9. Y de vino para la libación ofrecerás la mitad de un hin, en ofrenda encendida de olor suave a Jehová. Nm. 15:10. Así se hará con cada un buey, o carnero, o cordero, lo mismo de ovejas que de cabras. Nm. 15:11. Conforme al número así haréis con cada uno según el número de ellos. Nm. 15:12. 7. Voto especial del lugar: Y allí llevaréis vuestros holocaustos, y vuestros sacrificios, y vuestros diezmos, y la ofrenda elevada de vuestras manos, y vuestros votos, y vuestras ofrendas voluntarias, y los primerizos de vuestras vacas y de vuestras ovejas. Dt. 12:6. Y al lugar que Jehová vuestro Dios escogiere para hacer habitar en él su nombre, allí llevaréis todas las cosas que yo os mando: vuestros holocaustos, y vuestros sacrificios, vuestros diezmos, y las ofrendas elevadas de vuestras manos, y todo lo escogido de vuestros votos que hubiereis prometido a Jehová. Dt. 12:11. Ni podrás comer en tus poblaciones el diezmo de tu grano, o de tu vino, o de tu aceite, ni los primerizos de tus vacas, ni de tus ovejas, ni tus votos que prometieres, ni tus ofrendas voluntarias, ni las elevadas ofrendas de tus manos. Dt. 12:17. Empero las cosas que tuvieres tú consagradas, y tus votos, las tomarás, y vendrás al lugar que Jehová hubiere escogido. Dt. 12:26. 8. Cuando alguno hiciere especial voto a Jehová: Habla a los hijos de Israel, y diles: Cuando alguno hiciere especial voto a Jehová, según la estimación de las personas que se hayan de redimir, así será tu estimación. Lv. 27:2. En cuanto al varón de veinte años hasta sesenta, tu estimación será cincuenta siclos de plata, según el siclo del santuario. Lv. 27:3. Y si fuere hembra, la estimación será treinta siclos. Lv. 27:4. Y si fuere de cinco años hasta veinte, tu estimación será respecto al varón veinte siclos, y a la hembra diez siclos. Lv. 27:5. Y si fuere de un mes hasta cinco años, tu estimación será en orden al varón, cinco siclos de plata; y por la hembra será tu estimación tres siclos de plata. Lv. 27:6. Mas si fuere de sesenta años arriba, por el varón tu estimación será quince siclos, y por la hembra diez siclos. Lv. 27:7. Pero si fuere más pobre que tu estimación, entonces comparecerá ante el sacerdote, y el sacerdote le pondrá tasa: conforme a la facultad del votante le impondrá tasa el sacerdote. Lv. 27:8. 9. Todo lo consagrado por voto en Israel será tuyo: Todo lo consagrado por voto en Israel será tuyo. Nm. 18:14. Pero ninguna cosa consagrada, que alguno hubiere santificado a Jehová de todo lo que tuviere, de hombres y animales, y de las tierras de su posesión, no se venderá, ni se redimirá: todo lo consagrado será cosa santísima a Jehová. Lv. 27:28. 10. Los diferentes votos (ejemplo) Israel hizo voto, Jephté hizo voto. Ana hace voto a Jehová: Entonces Israel hizo voto a Jehová, y dijo: Si en efecto entregares a este pueblo en mi mano, yo destruiré sus ciudades. Nm. 21:2. Y volviendo Jephté a Mizpa a su casa, he aquí que su hija le salió a recibir con adufes y danzas, y era la sola, la única suya; no tenía fuera de ella otro hijo ni hija. Jue. 11:34. De aquí fue la costumbre en Israel que de año en año iban las doncellas de Israel a endechar a la hija de Jephté Galaadita, cuatro días en el año. Jue. 11:40. E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, mas dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no subirá navaja sobre su cabeza. 1 S. 1:11. Después subió el varón Elcana, con toda su familia, a sacrificar a Jehová el sacrificio acostumbrado, y su voto. 1 S. 1:21. Y al cabo de cuarenta años aconteció que Absalom dijo al rey: Yo te ruego me permitas que vaya a Hebrón, a pagar mi voto que he prometido a Jehová. 2 S. 15:7. Porque tu siervo hizo voto cuando estaba en Gessur en Siria, diciendo: Si Jehová me volviere a Jerusalem, yo serviré a Jehová. 2 S. 15:8. 11. Todo primogénito de persona, animal o bienes que pasaren la vara no podrá rescatarse. Empero el primogénito de los animales, que por la primogenitura es de Jehová, nadie lo santificará; sea buey u oveja, de Jehová es. Lv. 27:26. Y todas las décimas de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová son: es cosa consagrada a Jehová Lv. 27:30. Y toda décima de vacas o de ovejas, de todo lo que pasa bajo la vara, la décima será consagrada a Jehová. Lv. 27:32. 12. Algo apartado como santo, para uso sagrado, mediante un voto, podía ser redimido pagando cierta cantidad estipulada al santuario: Y si fuere animal de que se ofrece ofrenda a Jehová, todo lo que se diere de el a Jehová será santo. Lv. 27:9.

85

No será mudado ni trocado, bueno por malo, ni malo por bueno; y si se permutare un animal por otro, él y el dado por él en cambio serán sagrados. Lv. 27:10. Y si fuere algún animal inmundo, de que no se ofrece ofrenda a Jehová, entonces el animal será puesto delante del sacerdote. Lv. 27:11. Y el sacerdote lo apreciará, sea bueno o sea malo; conforme a la estimación del sacerdote, así será. Lv. 27:12. Y si lo hubieren de redimir, añadirán su quinto sobre tu valuación. Lv. 27:13. Y cuando alguno santificare su casa consagrándola a Jehová, la apreciará el sacerdote, sea buena o sea mala: según la apreciare el sacerdote, así quedará. Lv. 27:14. Mas si el santificante redimiere su casa, añadirá a tu valuación el quinto del dinero de ella, y será suya. Lv. 27:15. Y si alguno santificare de la tierra de su posesión a Jehová, tu estimación será conforme a su sembradura: un omer de sembradura de cebada se apreciará en cincuenta siclos de plata. Lv. 27:16. Y si santificare su tierra desde el año del jubileo, conforme a tu estimación quedará. Lv. 27:17. Mas si después del jubileo santificare su tierra, entonces el sacerdote hará la cuenta del dinero conforme a los años que quedaren hasta el año del jubileo, y se rebajará de tu estimación. Lv. 27:18. Y si el que santificó la tierra quisiere redimirla, añadirá a tu estimación el quinto del dinero de ella, y quedaráse para él. Lv. 27:19. Mas si él no redimiere la tierra, y la tierra se vendiere a otro, no la redimirá más. Lv. 27:20. Sino que cuando saliere en el jubileo, la tierra será santa a Jehová, como tierra consagrada: la posesión de ella será del sacerdote. Lv. 27:21. Y si santificare alguno a Jehová la tierra que él compró, que no era de la tierra de su herencia. Lv. 27:22. Entonces el sacerdote calculará con él la suma de tu estimación hasta el año del jubileo, y aquel día dará tu señalado precio, cosa consagrada a Jehová. Lv. 27:23. En el año del jubileo, volverá la tierra a aquél de quien él la compró, cuya es la herencia de la tierra. Lv. 27:24. Y todo lo que apreciares será conforme al siclo del santuario: el siclo tiene veinte óbolos. Lv. 27:25. Empero el primogénito de los animales, que por la primogenitura es de Jehová, nadie lo santificará; sea buey u oveja, de Jehová es. Lv. 27:26. Mas si fuere de los animales inmundos, lo redimirán conforme a tu estimación, y añadirán sobre ella su quinto: y si no lo redimieren, se venderá conforme a tu estimación. Lv. 27:27. 13. Sin embargo, lo que se daba por entero, no podía redimirse, sino que tenía que ser total y permanente propiedad del santuario, o tenía que destruirse sin falta. Pero ninguna cosa consagrada, que alguno hubiere santificado a Jehová de todo lo que tuviere, de hombres y animales, y de las tierras de su posesión, no se venderá, ni se redimirá: todo lo consagrado será cosa santísima a Jehová. Lv. 27:28. Cualquier anatema (cosa consagrada) de hombres que se consagrare, no será redimido: indefectiblemente ha de ser muerto. Lv. 27:29. Advertencia: “No debes introducir el alquiler de una ramera ni el precio de un perro probablemente perderas (sodomita) en la casa de Jehová tu Dios por voto alguno”. Dt. 23:18. EL GRAN DÍA DE LA LIBERACIÓN (JUBILEO) (Jr. 34:8. Lv. 25:9. ) He aquí, vino y fue, dice el Señor Jehová: este es el día del cual he hablado. Ez. 39:8. Y será, que cuando te dijeren: ¿Por qué gimes tú? dirás: Por la fama que viene; y todo corazón se desleirá, y todas manos se debilitarán, y angustiaráse todo espíritu, y todas rodillas se irán en aguas: he aquí que viene, y hacerse ha, dice el Señor Jehová. Ez. 21:7. LOS QUE CREEN EN DIOS ESTÁN OBLIGADOS A PREDICAR LA DOCTRINA DE CRISTO JESUCRISTO EL HIJO DE DIOS VIVO, también dijo: Por tanto Id, y doctrinad a todos los Gentiles, bautizando en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Enseñándoles que guarden todos los mandamientos que os he mandado: He aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo, Amen. Mt. 28:19,20. JEHOVA dijo: Envía mensajeros por la mar, y en navíos de junco sobre las aguas, Andad ligeros mensajeros, a la gente tirada y repelada, al pueblo asombroso desde su principio y después; gente harta de esperar y hollada, cuya tierra destruyeron los ríos Is. 18:2. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán sus escogidos de los cuatro vientos, de un cabo del cielo hasta el otro. Mt. 24:31. También dijo:


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

Cualquiera que se rebela, y no persevera en la Doctrina de Cristo, no tendrá a Dios, el que persevera en la Doctrina de Cristo, él tendrá al Padre y al Hijo, Mas el que perseverare en la Doctrina de Cristo hasta el fin, éste se salvará. 2º Jn. 9. Mt. 24:13. Por tanto: El amor del hombre para con Dios consiste, en que andemos según sus mandamientos, este es el mandamiento, Que andéis en él como vosotros habéis oído desde el principio. 2º Jn. 6 y 1º Jn. 2:24. Asimismo dijo: Id por todo el mundo; predicad el evangelio a toda criatura, Y a todas las gentes conviene que el evangelio sea predicado antes. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no oyere, será condenado. Mr. 16:15. 13:10 y 16:16. Y cualquiera que dejare casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces tanto, y heredará la vida eterna. Mt. 19:29. Y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y la remisión de pecados en todas las naciones, comenzando de Jerusalem. Lc. 24:47. CUALQUIERA QUE SE CONVIRTIERE A DIOS, ANUNCIARA LIBERTAD A SU PRÓJIMO Pablo Apóstol de Jesucristo dijo: En el cual esperasteis también vosotros en oyendo la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salud: en el cual también desde que creísteis, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa. Ef. 1:13. Que es las arras de nuestra herencia, para la redención de la posesión adquirida para alabanza de su gloria. Ef. 1:14. Y vosotros os habíais hoy convertido, y harás lo recto delante de mis ojos, anunciando cada uno libertad a su prójimo; y habíais hecho concierto en mi presencia, en la casa sobre la cual es invocado mi nombre. Jer. 34:15. Confesad a Jehová, invocad su nombre, Haced notorias en los pueblos sus obras. 1Cr. 16:8. Sal. 105:1. Y será que todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. Hch. 2:21. Ro. 10:13. Porque el Señor es el Espíritu; y donde hay el Espíritu del Señor, allí hay libertad. 2 Co. 3:17. Pregonad ayuno, llamad a congregación; congregad los ancianos y todos los moradores de la tierra en la casa de Jehová vuestro Dios, y clamad a Jehová. Joel 1:14. Tocad trompeta en Sión, y pregonad en mi santo monte: tiemblen todos los moradores de la tierra; porque viene el día de Jehová, porque está cercano. Joel 2:1. Tocad trompeta en Sión, pregonad ayuno, llamad a congregación. Reunid el pueblo, santificad la reunión, juntad los viejos, congregad los niños y los que maman: salga de su cámara el novio, y de su tálamo la novia. Joel 2:15,16. Y será que cualquiera que invocare el nombre de Jehová, será salvo: porque en el monte de Sión y en Jerusalem habrá salvación, como Jehová ha dicho, y en los que quedaren, a los cuales Jehová habrá llamado. Joel 2:32. Y mandóles Moisés, diciendo: Al cabo del séptimo año, en el año de la remisión, en la fiesta de las Cabañas. Dt. 31:10. Cuando viniere todo Israel a presentarse delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere, leerás esta ley delante de todo Israel a oídos de ellos. Dt. 31:11. Harás congregar el pueblo, varones y mujeres y niños, y tus extranjeros que estuvieren en tus ciudades, para que oigan y aprendan, y teman a Jehová vuestro Dios, y cuiden de poner por obra todas las palabras de esta ley: Dt. 31:12. Y los hijos de ellos que no supieron oigan, y aprendan a temer a Jehová vuestro Dios todos los días que viviereis sobre la tierra, para ir a la cual pasáis el Jordán para poseerla. Dt. 31:13. Denunciad en Judá, y haced oir en Jerusalem, y decid: Sonad trompeta en la tierra. Pregonad, juntad, y decid: Reuníos, y entrémonos en las ciudades fuertes. Alzad bandera en Sión, juntaos, no os detengáis; porque yo hago venir mal del aquilón, y quebrantamiento grande. Jer. 4:5,6. NO HAY QUIEN PREDIQUE EL NOMBRE DEL SEÑOR Derrama tu ira sobre las gentes que no te conocen, Y sobre los reinos que no invocan tu nombre Sal. 79:6. Derrama tu enojo sobre las gentes que no te conocen, y sobre las naciones que no invocan tu nombre: porque se comió a Jacob, y lo devoraron, y le han consumido, y asolado su morada. Jer. 10:25. Y nadie hay que invoque tu nombre, que se despierte para tenerte; por lo cual escondiste de nosotros tu rostro, y nos dejaste marchitar en poder de nuestras maldades. Is. 64:7. NO PREDICAN LA DOCTRINA DE CRISTO, NI INVOCAN EL NOMBRE DEL SEÑOR; SOBRE LOS CUALES VENDRÁ LA IRA DE DIOS La Sagrada Escritura dice: Si el predicador viere venir el castigo sobre la tierra, y tocare corneta y avisare al pueblo, esto a nivel mundial. Ez. 33:3. Cualquiera que oyere el sonido de la corneta, y no se apercibiere. Y viniendo el castigo lo tomare, la muerte estará sobre él. Ez. 33:4.

86

¿Por qué?, porque el sonido de la corneta oyó y no se apercibió; la muerte estará sobre él, más el que se apercibiere librará su vida. Ez. 33:5. Y cuando el impío se apartare de su impiedad, é hiciere juicio y justicia, vivirá por ello. Ez. 33:19. Y si tú avisares al impío de su camino para que de él se aparte, y él no se apartare de su camino, por su pecado morirá él, y tú libraste tu vida. Ez. 33:9. Diciendo: yo al impío: Impío, de cierto morirás; si tú no hablares para que se guarde el impío de su camino, el impío morirá por su pecado, mas su sangre yo la demandaré de tu mano. Ez. 33:8. Por tanto, así ha dicho Jehová: Vosotros no me habéis oído en promulgar cada uno libertad a su hermano, y cada uno a su compañero: he aquí que yo os promulgo libertad, dice Jehová, a cuchillo y a pestilencia y a hambre; y os pondré en remoción a todos los reinos de la tierra. Jer. 34:17. Y tú, hijo del hombre, así ha dicho el Señor Jehová a la tierra de Israel: El fin, el fin viene sobre los cuatro cantones de la tierra. Ez. 7:2,3,6. Jehová dijo: Venido ha el fin sobre mi pueblo Israel; no le pasaré más. Amós. 8:2. TITULO X Unidades de medida y peso hebreos CAPITULO I Tablas de Pesos y Medidas ARTÍCULO 81.- La siguiente tabla incluye solamente los términos más comunes mencionados en la biblia. Los equivalentes son aproximaciones generales, ya que los patrones no fueron siempre los mismos en todas partes, ni durante largos períodos de tiempo. Pesos y medidas Los datos que se hallan en la literatura judía y de los otros pueblos o culturas acerca de pesas medidas no pueden ser convertidos a pesas y medidas de nuestra época con un rigor matemático. Al igual que sucede con las medidas europeas anteriores a la implantación del sistema métrico, había patrones diversos y cambiantes, que nunca habían sido rigurosamente determinados. Las mismas relaciones establecidas por los autores antiguos entre las medidas hebreas y los patrones babilonios, griegos o romanos no tienen una precisión absoluta. En cuanto al sistema judío, este se vio influenciado sucesivamente por los sistemas de los imperios vecinos de Palestina, y los mismos eruditos israelitas no concuerdan en sus investigaciones. Los hallazgos arqueológicos, la misma Biblia y otros escritos antiguos proporcionan la base principal para asignar valores aproximados a los diversos pesos y medidas utilizados por los hebreos. Medidas de longitud. Las medidas de longitud utilizadas por los hebreos se derivaban del cuerpo humano. Determinando la relación entre la longitud o anchura de una parte del cuerpo y otra, es posible averiguar la relación entre las diversas medidas de longitud. Como los descubrimientos arqueológicos indican que un codo medía unos 44,5 cm., se pueden dar valores modernos aproximados a las medidas de longitud mencionadas en la Biblia. El siguiente cuadro presenta tanto la relación entre las medidas de longitud hebreas como sus equivalencias modernas aproximadas. MEDIDAS DE LONGITUD Equivalente moderno 1 dedo = 1/4 palmo menor 1,85 cm. 1 palmo menor = 4 dedos 7,4 cm. 1 palmo = 3 palmos menores (22,2 cm). 1 codo = 2 palmos 44,5 cm. 1 codo largo = 7 palmos menores (51,8 cm). 1 codo corto = 38 cm. 1 caña = 6 codos 2,67 m. 1 caña larga = 6 codos largos 3,11 m. (Posiblemente igual al codo “anterior” de 2Cr. 3:3.) Existen ciertas dudas en cuanto a qué medida designaba el término hebreo gó·medh, que solo aparece en Jue 3:16 con referencia a la longitud de la espada de Ehúd. En muchas versiones esta palabra se traduce “codo” (BJ, Mod, NM, RH, LT, Val). Algunos eruditos creen que gó·medh equivale a un codo corto, que corresponde aproximadamente a la distancia desde el codo hasta los nudillos de la mano cerrada, es decir, unos 38 cm. Otras medidas de longitud mencionadas en las Escrituras son la braza (aproximadamente 1,8 m.), el stá·di·on o estadio (unos 185 m.) y la milla, probablemente la milla romana (1.479,5 m.). La palabra “camino” se utiliza a menudo para referirse a una distancia general que se ha recorrido. Gn 31:23. Ex 3:18. Nm 10:33. 33:8. Un día de camino quizás equivalía a unos 32 Km. o más, mientras que si ese día era un sábado, parece que correspondía aproximadamente a 1 Km. Mt. 24:20. Hch. 1:12. Medidas de capacidad. Basándose en fragmentos de jarros que llevan la designación “bato” en caracteres hebreos antiguos, se calcula que la capacidad de una medida de bato es de unos 22 l. En los cuadros de arriba se calculan las medidas para áridos y para líquidos en relación con la medida de bato. Cuando la relación entre una medida y otra no se especifica en la Biblia, se ha obtenido de otros escritos antiguos.


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

MEDIDAS DE CAPACIDAD PARA ÁRIDOS Equivalente moderno 1 cab = 4 logues 1,22 l. 1 omer = 1 4/5 cabes 2,2 l. 1 sea = 3 1/3 omeres 7,33 l. 1 efá = 3 seas 22 l. 1 homer = 10 efás 220 l. MEDIDAS DE CAPACIDAD PARA LÍQUIDOS Equivalente moderno 1 log = 1/4 cab 0,31 l. 1 cab = 4 logues 1,22 l. 1 hin = 3 cabes 3,67 l. 1 bato = 6 hines 22 l. 1 coro = 10 batos 220 l. Otras medidas de capacidad para áridos y para líquidos. La palabra hebrea ´is·sa·róhn, que significa “décimo”, a menudo denota la décima parte de un efá. Ex. 29:40. Lv. 14:10.23:13, 17. Nm. 15:4. Según el Targum de Jonatán, las “seis medidas de cebada” (literalmente, “seis de cebada”) mencionadas en Rut 3:15 son seis medidas de sea. Tomando como autoridad la Misná y la Vulgata, se cree que el término hebreo lé·thekj (létek) equivale a medio homer. Os 3:2; en Jn. 2:6. Se traduce “medidas de líquido” y bá·tos (que se halla en plural en Lc. 16:6. con la medida hebrea del bato. Pesos. Los hallazgos arqueológicos dan a entender que un siclo pesaba unos 11,4 g. Basándose en este dato, el siguiente cuadro establece la relación entre los pesos hebreos y su equivalente moderno aproximado. Pesos Equivalente moderno 1 guerá = 1/20 siclo = 0,57 g. 1beka (medio siclo) = 10 guerás = 5,7 g. 1 siclo = 2 bekas = 11,4 g. 1mina (mané) = 50 siclos = 0,570 g. 1 talento = 60 minas = 34,2 Kg. La palabra griega lí·tra comúnmente se equipara con la libra romana (unos 327 g.). La mina de las Escrituras Griegas Cristianas se estima en 100 dracmas. Esto significaría que la mina griega pesaba unos 340 g., y el talento griego, unos 20,4 Kg. Superficie. Los hebreos designaban la superficie de una porción de terreno mediante la cantidad de semilla que se necesitaba para sembrarla Lv. 27:16. 1 R. 18:32. o lo que una yunta de toros podía arar en un día. 1 Sa. 14:14. EN EL ANTIGUO TESTAMENTO 1.PESOS Y MONEDAS Gera (Obolo) = 1/20 del siclo = 0.57 gramos de plata Siclo, la unidad básica = 11.4 gramos de plata Siclo de Santuario, 2da Samuel 14:26 Oro puro Libra de plata. (Mina) = 50 ciclos = 570 gramos de plata Talento, como 34 kilogramos 2.MEDIDAS LINEALES Palmo menor (Coto), ancho de la mano = 7.5 centímetros palmo *, del pulgar al meñique = 22.5 centímetros codo *, del codo a la punta de los dedos 45 centímetros Codo, según el Profeta Ezequiel, 51 centímetros Cada cerca de 3 metros Estadio, Mt 24:20 Hch. 1:12 Josue 3:4, 185 metros Camino de un Sabado, Luc 24:13al33 Ap 14:18,19,20 5 o 6 estadios. 3.MEDIDAS DE CAPACIDAD a.- para áridos gomer = 1/10 de un efa = 3.7 litros seah = 1/3 de un efa = 12.3 litros efa = la unidad básica = 37 litros homer = 10 efas = 370 litros b.- para líquidos log = 1/12 de un hin = 0.5 litros hin = 1/6 de un bato = 6.2 litros bato = igual al efa = 37 litros coro = 10 batos = 370 litros 4.MEDIDAS DE TIEMPO Vigilia. Los hebreos tenían tres vigilias nocturnas de aproximadamente igual duración. Nota: Tiempo profético un tiempo profético equivalía a un año de acuerdo al calendario lunar osea a 360 días. Dn 4:16 En el libro de Ezequiel, el palmo es de 26 centímetros y el codo es de 52 centímetros.

87


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

88


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

89


Estudios del Maestro Ezequiel Ataucusi Gamonal

90

Manual del Sacerdote - Aeminpu  
Manual del Sacerdote - Aeminpu  
Advertisement