Issuu on Google+

Transparencias

SOMBRAS

Sombras sobre mi cabeza, Pájaros que siento grajos, Planean, picotean mi sesera. No los miro, no los amo ¡Siempre odie a los pájaros! Me vacío de tormento, Vomito toda mi bilis hasta increpar ¡silencio! ¡No me dejáis escuchar la sinfonía de un corazón sereno...! Me decido, me levanto, Recojo todos mis restos y Reciclo mi germen sano, Matando a quien ya percibo como a un perfecto extraño, Mientras huye a lo lejos detrás de quien se asoma a mi espejo, Y cuentan debo ser yo. Si, siento que le estoy retando. Con el baile de las olas compongo música fresca, Y danzo desde mi mente serenando mi interior. Ya no se oyen los truenos, Siento un sol suave en mi pelo, Han cesado los graznidos... Volverán, estoy seguro, Empero buscaré un nido, Lo llenare de comida, Para distraer su vuelo. Quizás si soy concienzudo y hastío sus barrigas, Se adormezcan sus cerebros, se atrofien sus negras alas, Que me tapan la sonrisa, Que no me dejan centrarme En los cielos de mi vida. Volverán, estoy seguro, Mas voy paseando esta tarde buscando ramas de olivo. No soy muy buen constructor, lo confieso, Pero sabré terminar aquél nido. Sólo y sólo por eso, Siento en mí paz interior.

m

ar

de

lo

s

río

s

PUEBLO DE AÑIL Y CAL ME TRAJE LA RISA DE TUS NIÑOS EN MI BOCA. EL BULLICIO DE TUS CALLES EN MI ALMA. EN MI CORAZÓN, EL ROJO FUEGO DE TU ALCAZABA. EL OLOR A MENTA DE TU TÉ ENVUELTO EN MIS SENTIDOS Y ME TRAJE TAMBIÉN, EL AZUL DE TU MEDINA REFLEJADO EN MI MIRADA. NUNCA DE MIS RECUERDOS PODRÁS BORRARTE, PUES EN TUS JARDINES DEJÉ MIS LÁGRIMAS, IMPREGNADAS DE AMOR Y POESÍA.

LIDIA PRADO


INDICE DE AUTORES

número 49

T

ransparencias

Edita: A.T.T. Idea, Diseño y Dirección Antonio Torres Tripiana Redacción Luís Parra Montserrat Torres Martínez Guillermo de Jorge Antonio García Vargas Servicios Técnicos Jesús Criado Fernández Francisco Junquero Ufarte

NOVIEMBRE/2009

LIDIA PRADO 1 MAR DE LOS RÍOS -10 JOSÉ HARO MARTÍNEZ 2 ANTONIO GARCÍA VARGAS 3-4 JUANA CASTILLO ESCOBAR 5-8 MANUEL S. LEYVA MARTÍNEZ 6 PABLO KERSZ 7-11 STELLA MANAUT 8 PACO ROMÁN MALDONADO 8 JOSÉ LARA RUÍZ 8 ANTONIO J. QUESADA 9 CRISTIAN FERREIRA 10 ALICIA CORA FERNÁNDEZ 11 LUÍS PARRA 11

Recepción de Originales Tlf.: 617-42-11-17

D.L.: AL-285 / 2004 ISSN: 1699-3322 ISSN: (Internet) 1699-3772

email:a.t.t@ono.com antonio.torres.tripiana@juntadeandalucia.es WEB:www.almeriavoz.com BLOG:www.almeriavoz/wp

JUAN PABLO MARTÍNEZ 12 JOSÉ LUÍS MUÑOZ COLOMER 13-14 JOSÉ CASTILLEJO CAPEL 15 MANUEL LOZANO 16 A.T.T. 17-18 ALEJANDRA CROULES BRETON 19 MBELLANTE 20 JAVIER DE LA ROSA HERNÁNDEZ 21 ANTONIO MORENO MUÑOZ 21 ORLANDO COVA 21 JESÚS SOLANO 21 AGUSTÍN NAVARRO NAVARRO 21 LUÍS CAÑADAS 22 fotos: A.T.T. 2-11-16

JOSÉ HARO MARTÍNEZ Herida fortaleza

Piel de Silencio

Humilde... la serrana viste su garbo, desnuda... adormece su ignorancia y en seda... esconde su umbría...

Asomado a la ventana... la imagen triunfante en tu gesto... la lid próspera de tu forma... y el requiebro... en tu sonrisa melosa, son el reflejo en el espejo, que se transforma... desnuda, tu piel de caramelo, por los rincones de la duda y la llamada del ciego deseo. Ahogada... apagada de inerte voz, mi pensamiento... lucha entre holandas, ante el divo imposible, tormento... efecto de justicia... y mujer enamorada.

Un traje bordado de envidias, con cintura esbelta de mirones y pliegues de falsedad o mentira, envuelven el trazo de su costado. Coloreadas tiras de flagelo..., de esperpento y manipulación, lentejuelas de sangre vendida y vergüenza sin rostro y honor. Inhiesta... la serrana queda, indecisa... herida en su quietud y en seda... virtud estéril y caduca... Hipócrita y deforme sonrisa, ceniciento y fingido candor, vejación... herido amor propio, hundida conciencia personal, tentáculo atroz de víboras y lamento de llanto inocente. ¡Serrana, Serrana, Serrana...! Luna contemplada

El editor/director, de esta publicación, se limita a recoger la opinión y contenidos de los Autores, por lo que no se hace responsable de los mismos.

La luna me está mirando... en la noche dormida y oscura, el viento vibra agitado... en la calma de su algarabía. Sonríe con destellos en plata, de luz agraciada y sonora, su brillo es el latir constante, corazón de mi alma plena. Digna al ser contemplada, su imagen luciente de nácar, me impregna de meditación... un mar balbuceante de añoranza.

Revista de Literatura y 2-TRANSPARENCIAS

A.T.T.

+

Dirección: Antonio Torres Tripiana


ANTONIO GARCÍA VARGAS PEQUEÑOS POEMAS DE AMOR I BESO:

simple roce de piel, pareado de rima labial; conjuga variados elementos en la superficie del labio, rescate romántico en flor, apoteosis de la carne que, trémula, aguarda.

II DETENER EL MINUTO en un beso equivale a besar una boca hasta el límite del asombro. Un cierto acorde labial, dos cuerpos respirándose y en la mecánica celeste los átomos liberándose; sus núcleos hechos carne, la carne deseo, feroces, devorándose.

III EL AMANTE MUSITA

la palabra BESO; la noche cómplice, propicia un encuentro de labios. Quieto, inmóvil en el centro de la cama, absorto el ojo en la penumbra, descubriendo nuevos territorios. Sobre mí, destruyendo mi paz, tú, ligera mano vestida de caricia, el labio entre mis dientes, preso, mientras la noche casi se calla.

IV UN BESO NO ES SINO ENTENDIMIENTO

centímetros de carne instruidos, anhelo superficial, piel salvaje, sedición dispuesta en paralelo entre dos hemisferios distantes: ¡un simple acuerdo entre labios!.

V SI EL LABIO SE SEPARA de la propia boca y cae sobre el labio que en otra boca espera, fragmenta el silencio y se escucha el estallido feroz, atávico, multivoraz de un beso.

VI EL NOMBRE DE LAS COSAS

es arquetipo de la cosa misma. En las letras del clavel está el clavel y en las aguas del mar el mar se baña. En tu cuerpo yacen tu cuerpo y mi

cuerpo y la sombra de la sombra de tu boca es mi boca anhelando el beso que sellará nuestro beso en un tiempo habitado por todos los tiempos.

VII TRAS EL BESO INVADIREMOS LA NOCHE y haremos nuestra la vigilia, el fénix y la conjunción amorosa de la oculta cara de Selene. Hacia la medianoche abriremos la mágica cajita de madera donde habitan nuestras caras verdaderas. Al anochecer del tercer día daremos vueltas en el lecho mas, deberás trazar círculos con el dedo sobre las nubes que cubren el labio de seda. Y dibujaré una puerta de lluvia para que el ojo pueda penetrar la huella del llanto tras el fino, delicado encaje, de tu pestaña. Y habitaremos cuerpos en la masa que cubre el alma, trazando diagramas en movimiento sobre remansos, interconectando el eje diagonal con la suave curva de la garganta hasta penetrar la esencia de carne con el halo tangencial de un falo antropófago.

VIII LA FORMA DEL LABIO NACE de una geometría implícita en la Naturaleza. La calidez, el flujo vehicular de la sangre determinan la fluidez y dulzor del beso. Sin amor, la trampa se reinicia, expele el labio intruso al exterior vaciando el tic del tacto. Todo cambio de posición en la matemática espacial del movimiento de la piel implica velocidad.

IX PEQUEÑA GOTA,

diminuta esencia, ínfima proporción de líquido que nace; cae blandamente sobre sí mismo y forma gráciles anillos de onda sobre la amada superficie de un océano de nombre amor; serie regular de círculos concéntricos propagándose en dirección al seco, virginal labio, preparando en la primera noche de otras noches el divino advenimiento del beso.

X EL PRIMER IDEOGRAMA

rompió la suave nota extraída del arpa con tus dedos de arcilla. Cuando tus besos imitaron la caricia de la pluma se deslizaron dagas amenazantes en el

alma. Ah, mi amada, tendremos que robar cerezas y vientos para contar las vidas, lluvias y tropiezos. No basta la esquela de letras incoloras para aliviar la soledad del beso primero. Junto al miedo del último destello reposa en mi retina atormentada el perfil de una mano rozando tu mano.

XI LA OSCURA RESPIRACIÓN del vientre; pájaro-pez latiendo en tus ventanas, una luz cerca, otra a lo lejos, el vacío presente en la mirada. Yo dentro de ti, tú en el verbo, entre latidos de vulva, amargo semen. ¡Tendremos que inventar nuevos caminos para la primera leche!

XII SI LLEGAS AL AMOR

y no lo ves serás inmaterial, si lo escuchas y no lo oyes llámate afónico, si lo tocas y no lo sientes eres un ser infinitesimal. El amor se encuentra presente en una sola forma; confusa e inaprensible en el pasado, inexplicable en el presente, indescriptible, sin forma, vago, confuso. Si vas a su encuentro no le ves la frente, si lo sigues no le ves la espalda. Sigue la senda que conduce al presente, solo así conocerás su origen, y degustarás su esencia. Aunque te sitúes en los extremos, en todo plano paralelo, siempre se regresa al punto de partida.

XIII ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA los vacíos son inagotables. Cuanto más se agitan, más resoplan. El espíritu del valle no descansa; es como una mujer misteriosa que abre las piernas a tu cuerpo y extrae la savia acumulada sin llevarte al agotamiento. El amor es líquido; hazlo bien y después descansa en soledad. Sé profundo como el abismo y podrás dialogar con el agua.

TRANSPARENCIAS-3


Antonio García Vargas Un canto a España —Quise escribir a mi tierra en el metro del ínclito Homero una canción que aglutine el sentir de los pueblos de España— Gritos recónditos lanzan al viento los nombres de España como un concierto de voces; clamor de una misma garganta. Mágicas noches hilando, soñando una misma promesa aun cuando el reto nos lleva a enfrentar cien culturas diversas. Todas comprenden que en sí la razón esencial del esfuerzo nace del tronco común que influyó para siempre en sus pueblos. ¡Sé de una vez para todos la España soñante y soñada! ¡Esa que supo ejercer y pintó los ocasos y el alba! ¡Dueña y esclava a un tiempo, dejaste tu idioma y tu alma! ¡Savia indeleble que aflora pujante en la América hermana! Islas Baleares, arrullos de un sol que en el mar se refleja, mínimas flores de tallo enraizado en sus aguas serenas. Islas Canarias, las gemas fulgentes de un dios oceánico, fiero zafiro engarzado en tus calas de ritmo cromático. Ceuta y Melilla, sirenas de luz, exotismo y belleza entre jirones de espuma que bañan entrambas riberas. Oigo en Galicia la gaita enredándose en mil maravillas, versos sonoros de lluvia que gozan de noche en tus rías. Veo en Asturias al verde rampante bañarse en el mar, vuelve quizás al origen buscando su ser natural. Dulce Cantabria horneada a la sal en sus aguas cantábricas cual un pequeño poema compuesto por runas silábicas. Rioja chiquita, metáfora cual sortilegio cautivo, mínima tierra que labra su historia inventando caminos. Brota en Euskadi la savia del pueblo entre surcos de fuego, siente o presiente al ancestro en un algo que late en su adentro. Eres Navarra un invento divino esculpido en lo eterno, recia textura de voz recordando el sonido del trueno. Bella Aragón que escribiste en el tiempo tu profunda estela, eres legado absoluto de un tiempo de hazañas y gestas.

Fiel Cataluña, serena y cercana, altiva y gallarda, cuna de sabios, orgullo y ejemplo, en tu ser soberana. País valenciano, en tu lecho perduran flores y batallas, suenas a arroz y tartana, a Cid y a poesía temprana. Lucen en Murcia sus huertas de frutos, su ingenio y desvelo, gentes de siembra y de mares, bravías cual dagas al viento. Eres Madrid ese punto y aparte de signo vocalicoséxtuplo, eje central de un país que comienza y termina en tu feudo. León Castilla, Castilla y León, rezumando en la Historia, viejas y nuevas a un tiempo, postal de una imagen insólita. Mancha y Castilla, Castilla y la Mancha, un abrazo de ideas, núcleos atados a un tiempo que quiere romper sus cadenas. Extremadura, callada, quijote de un tiempo heredado, puro sentir que germina en senderos que se hacen andando. Y Andalucía, profundo estandarte del ser que te habita, moza sencilla que empieza y termina en sutil maravilla. 4-TRANSPARENCIAS

11 de marzo en el recuerdo QUISIERA DEL RECUERDO BORRAR EL ESPANTO regresar al pasado y dar marcha atrás. Quisiera ser del grito nota de silencio, de la tibia mañana, concierto de paz. De la segada vida soplo de tristeza, nota dolorida de cantos que suspiran, de llanto y soledad. Quisiera ser del violín la cuerda sonora, resonancia imposible de un eco sin final. De doscientas voces alzadas al viento quisiera ser el tono el ritmo, el compás. Más… sólo soy poeta, rapsoda del lamento, aedo de mil lágrimas amargas y versos, quijote de la estrofa, entonando roto el pecho mi canto de juglar.

ENSAYO I No sé si fue la brisa o tu cuerpo -tal vez mi cuerpo y tu brisao el mar doblegado a lo lejos ¿un mar de brisas y cuerpos? Hay sombras a ambos lados del espejo -fondos de mares, cuerpos, brumasel arco inquieto de tus labios de ave, la frágil garza descorriendo velos ¿hay garzas velando espejos marinos? Túneles que llevan a espacios labiales dormidos en esferas anilladas -galaxias reprimidas, abismos, limos, playas que concilian sueños de agua¿aguas conciliando anhelos de playas? Y en el silencio caprichoso de las rocas se escuchan lamentos de olas y vidrios, gritan, cantan, giran, inventan azogues de espejos cóncavos, líquenes copulando -el Creador en su esfera apenas se inmutaarrecifes de mórbidos brazos coralinos cobijando imágenes de labios secretos, abismos bordeando ríos de barro y salivas ¿cómo penetrar tu roca con mis besos? -busco a tientas respuesta a tus distancias¿tal vez rasgando la fría lámina de tus pechos? Me siento perdido en la inmensidad de tu olvido ¿pueden los hielos conjugarse con las vísceras? Miro a dios pero él desvía la mirada hacia la espuma que abraza las rocas. Debe haber algún centro donde florezca la prímula. Cierro los ojos, me lanzo al vacío, ¿hay vacíos? Ya soy eco.


Juana Castillo Escobar

El hijo Anochece. El cielo púrpura, cubierto de nubes densas con bordes renegridos, amenaza tormenta de granizo o nieve. El frío es intenso. En la casa, las luces del salón están encendidas, la temperatura es sofocante. Sentado en una de las esquinas de la sala, en una mecedora de mimbre, un hombre pulsa el mando a distancia. Cambia los canales de televisión en busca de algo que no parece encontrar. Frente a él, hundida en una esquina del tresillo, una mujer cose y observa por encima de los lentes los movimientos de la pantalla. Enfadada rezonga: - ¿Por qué demonios no paras de una vez? Estás mareando al aparatito, al televisor y a mí. - Me extraña. Tú no estás viendo la tele. En cuanto a los aparatos, no se quejan... Levántate y tráeme algo fresco de la nevera. Tengo seca la garganta. Aquí dentro hace un calor infernal. Los ojos de la mujer se nublan. En un principio piensa responderle que sea él quien se levante, que mueva su fofo y seboso culo de la mecedora, que ella no es su criada, pero lo piensa mejor y, sumisa, se acerca a la cocina, abre la nevera y de ella saca un bote de cerveza. - ¿Es que te has perdido por el camino? - ¡Ya va! ¡Qué prisas tienes! Toma, y que te aproveche. - Encima con recochineo. ¿Quiéres tener polémica? Recochineo el tuyo, piensa la mujer, pero se abstiene de decirlo en voz alta. A la pregunta de él responde con delicadeza: - No, no quiero tener polémica. Preferiría hablar como las personas. Tener una charla civilizada. -¿Y qué es eso? - Ya sé que lo has olvidado. También yo me estoy olvidando de cómo intercambiar palabras con los demás desde... - ¡Cómprate un loro y dale la vara a él! Da un trago largo, eructa con fuerza, tal y como le enseñó su padre, tal y como enseñó él a su hijo, tal y como deben hacer los hombres. Pulsa de nuevo el mando. Salta de un canal a otro. Cosa extraña, hoy no hay fútbol ni en directo ni en diferido por ninguna parte. En uno de los canales ve un trozo de película lacrimógena, en otro parte de un concurso y en los restantes montañas de anuncios. Enciende un cigarrillo y le da una larga calada, expulsa el humo por la boca formando pequeños aros azulados. Sabe que a ella le molesta el humo, y el olor del tabaco le hacen toser y le provocan irritación en los ojos, pero ahora ya nada le importa. La observa esperando su reacción, como ésta no llega, le dice al cabo: - ¿Quieres un pitillo? - ¿Desde cuándo fumo? - Por si te apetecía... - Lo que me apetece es hablar. Es necesario que lo hagamos. Tengo que decirte que ayer cuando estuve en el sanatorio... - No quiero saber nada. No me interesa -le corta con brusquedad.

De un trago acaba con la cerveza. Eructa de nuevo. Los ojos, por un momento, se le han vuelto más líquidos, casi transparentes. A ella no le pasa desapercibido, e insiste: - El chico desea verte. No comprende el por qué de tu rechazo. Ahora te necesita. Nos necesita más que nunca. Lo está pasando muy mal. Él entorna los ojos. No desea que ella perciba su debilidad. Él es un hombre, y los hombres no lloran por nada ni por nadie. Con voz ronca que quiere aparentar dureza responde: - Yo no le necesito. Me ha decepcionado. Tú has sido la culpable por consentirle más de la cuenta, por mimarle demasiado. - ¿Yo sola? ¿Y tú no lo hacías? De todas formas, ¿quién le llevó de la mano para introducirle en el mundo de los hombres, de los machos? ¿Quién le obligó a hacer cosas que él no deseaba? - Lo hice por su bien. Tú habrías acabado por vestirle con lacitos y puntillas. - No exageres. Él tomó su propio camino. Fue su decisión. Acertado o no optó por lo que quería. - ¿Y quería acaso liarse con quien no debió? Él solito se ha buscado este final. Yo no puedo mirar a la cara a mis compañeros de trabajo, tampoco a mi familia, ni a mí cuando me miro al espejo todas las mañanas. - Los demás no deberían importarte tanto. Nosotros somos tu familia: tu hijo y yo. Si no le hubieras presionado tanto. Si no hubieras querido hacer de él algo que no deseaba. De siempre fue muy sensible, demasiado... Y ahora se nos va. Y tú eres incapaz de dar tu brazo a torcer, de demostrarle tu apoyo, tu amor de padre. Por ir a verle, por hablar con él, por abrazarle, no te vas a contagiar. - No quiero hablar más. Sólo deseo que ésto termine cuánto antes. - ¡Eres frío como un témpano! Permaneciendo en silencio no arreglas nada. Tú también estás enfermo. No de... - Ni la nombres. No quiero escuchar el nombre de esa enfermedad -grita fuera de sí. - Tú estás enfermo de miedo. Cae la noche. Con ella llega el silencio. Un perro aúlla a la Luna que se esconde entre celajes blancos que van y vienen a merced de la brisa del norte. En la casa, la mujer se encuentra en la cocina, prepara la cena. Piensa que su marido está enfermo, enfermo de miedo, del miedo que le produce la sospecha de ser como el hijo. Entre tanto él busca en el televisor algo que le borre de la mente la tragedia de su hogar, pero en la pequeña pantalla no lo encuentra. Se ha vuelto incapaz de mirar dentro de sí donde, tal vez, hallaría una respuesta a sus dudas…

TRANSPARENCIAS-5


Manuel S. Leyva Martínez LOOR A LA AMISTAD (Premio Internacional “Pluma de Oro”)

Tenerife, Islas Canarias, España-2008) Amigo hermano, tú eres arpegio y sinfonía que al mural de mi vida brindas ritmo y color, ofrendando a mi tiempo primaveras en flor con tu afecto fraterno de habitual cercanía. Tu bondad y constancia, sin hora o lejanía es bálsamo que alivia la angustia o el dolor, en verdad eres premio de infinito valor que en mi sino fulgura con virtual armonía. En dudas y temores me inspiras fe y confianza y en la cumbre celeste que eleva nuestra alianza es tu voz un heraldo de suprema razón. No existen valladares ni poder sobrehumano como lo has demostrado, si requiero tu mano, que es emblema virtuoso de noble corazón.

MADRIGAL AZUL Es el color azul, beso del tiempo en la piel del espacio y lontananza, es sonata de cielo y horizonte si un poeta le canta a la esperanza. El azul es un beso en la fragancia del añil irisado de las flores..., es líquida turquesa de laguna y en el mar, es alfombra de fulgores. Pero, el azul de azules, que venero y ama mi corazón, puesto de hinojos, es el zafiro azul de tu mirada cuando azulmente besas..., con tus ojos.

POLEN DE ESTRELLAS Cautivo del dolor y sufriendo su ausencia hay negritud en mi alma con soledad de abismo, mi clamor conyugal es dolor de impotencia, desvarío de conciencia y mortal derrotismo porque estoy muerto en vida y no tengo indulgencia. Mi reclamo es absurdo, es locura maldita.., lo sé, mas mi penar, lo avala y justifica y olvidando creencias y faltando a Dios mismo soy un terco blasfemo y al destino maldigo: ¡Por qué se fue primero y estar sólo me aterra? ¡Por qué estoy en la tierra, huérfano de su abrigo? ¡Por qué grito su nombre y sólo me responde el perverso y terrible infierno del silencio?... Y, en el indescifrable espacio sin respuesta la imagen luminosa de mi adorada muerta cual bálsamo bendito mitiga mi lamento, con su voz de ultratumba besa mi pensamiento: “Siempre estoy a tu lado porque en tus versos vivo la distancia no existe, porque así lo escribiste, recuerda que juramos interminable idilio mientras tu poesía no sea polvo de olvido”. Su voz dulce y serena calma mi desconsuelo y como niño inerme pido perdón al cielo..., a nuestro Padre Eterno, le ruego suplicante que su bondad permita a este poeta amante llegar a su mansión divina, cuando muera y si por mis pecados, su puerta no se abriera, porque conscientemente estuve blasfemando, le imploro estar muy cerca de mi adorada muerta como polen de estrellas, para seguirla amando. 6-TRANSPARENCIAS

MATAGENTE (Primer Premio Internacional del Romance Español.- La Habana,1956)

Es una mujer tan hembra que ha de tener su secreto, pues yo que de hembras presumo al mirarla me estremezco.

Por todo lo que tú eres y no describe mi verso, regálame, “Matagente”, una caricia sin freno. Y con tus ardientes brazos aprisionando mi cuello, ya mátame, “Matagente”, mátame con tu secreto.

No sólo tiene belleza en las líneas de su cuerpo, también su voz, su mirada, lucen divino embeleso. La bauticé “Matagente” al ver su porte altanero; que formas como las de ella matan gente sin remedio... Es de noche sin estrellas la cascada de su pelo, que en la aurora de su espalda se vuelve un cometa negro. Su rostro es de sol y luna que envidiara un claro cielo; luna de amor sus mejillas y sol sus labios de fuego. La voz de la ”Matagente” tiene un encanto travieso; sus ojos, negros puñales, saben matar en silencio. Sus brazos le marcan rumbo a mi rumbo aventurero, pero sus manos destruyen el rumbo de mis anhelos... Romper la blusa coqueta pretenden los duros senos, con los rebeldes pezones que reniegan del encierro. Su cintura se adelgaza con un ritmo que es de ensueño y son sus amplias caderas fruta que madura el tiempo. La perfección de sus muslos son el triunfo de su cuerpo, pies de finura oriental sostienen al monumento. Nació como otras mujeres en esta tierra de fuego; pero si todos la admiran es que tiene su secreto. El trópico le ha donado exuberancia y salero y el mar modeló su estampa con buril de azules besos. Si miro a la ”Matagente” me asalta este pensamiento: “Cómo se amarían sus padres que ella, divulga el recuerdo”...

Su nacimiento ocurrió el 15 de enero de 1930 en la Ciudad de Chilpancingo, Gro., México. Sus estudios de Primaria y Secundaria los llevó a cabo en su cuna natal, los estudios superiores en la Ciudad de México recepcionando el título de Licenciado en Ciencias Políticas y Sociales (periodismo) en la U.N.A.M. Posteriormente realizó varios Diplomados de Idiomas, Literatura y poesía clásica y moderna, siendo el último en la U.A.B.C. de Tijuana, B.C. (1990). Fue con su poema “COSTEÑA” (1954) el inicio de 33 Flores de Oro nacionales y de 6 Premios en concursos internacionales, que le han brindado reconocimientos y honores en Guerrero, México, Asia, Europa y América Latina, siendo el máximo en (Ulaanbaatar, Mongolia. (09-09-06) con la entrega de la “Corona de Oro de Laurel” por la World Academy of Arts and Culture, reconocida por la U.N.E.S.C.O., como poeta laureado universal. Instituciones gubernamentales y culturales le han editado cinco libros y una antología “SENDERO INTEMPORAL” 2006. En el marco del XVIII Congreso Mundial de Poetas de la WAAC fue declarado “HIJO PREDILECTO DE ACAPULCO”. Es Asesor Vitalicio de la Sociedad Internacional de Poetas, Escritores y Artistas, A. C., Presidente de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, correspondiente Tijuana (2005-2008) y miembro del Consejo Ciudadano de Cultura del H. Ayuntamiento de Tijuana (2006-2009). Premio Mundial “Pluma de Oro” en el Concurso de Poesía Rimada en Tenerife de Islas Canarias, España. (01-31-2009).


Pablo Kersz Sé que para muchas personas soy, lo que se dice, un excéntrico. Claro que aún no me conocen lo suficiente, ya que si así fuera dirían que soy un sexópata repulsivo. O mucho peor, tal vez lo digan y nunca me enteré. De todas formas, mi vida no difiere radicalmente de la tuya, salvo en los pequeños detalles: definiciones, valores y otras apreciaciones que a primera vista parecen irrelevantes.

Soy algo tonto al creer que mis mujeres seguirán conmigo si alguna vez logro hacerlo. Viviendo con perros, muchos, y durmiendo juntos como una manada.

No me tapo con diarios

Si de algo estoy seguro es que por momentos desearía vivir en una fábrica abandonada, calentándome con una fogata y alimentándome de tus sobras. Eso, que para vos es la muerte, para mi sería, tal vez, una oportunidad de respirar mejor.

Compartiendo la comida, dentro de lo posible, cuidándonos unos a otros. Desearía también que una linda conejita de delicadas piernas se conmoviera y fuera a cuidarme.

Y sólo te basta con mirar en sus ojos para saber que, en cierto modo, no están realmente ahí. Burdamente elegantes, siempre cerca de estar impecables, sólo cerca, surcando el Circo de la Carne, noche tras noche, durante años, flotando sobre el piso, retroalimentando aquello que los dejó afuera, tiempo atrás.

Hay algo fascinante en los vendedores de flores. Los ves venir directo hacia vos mientras trabajas en tu dama o, al pasar por entre la gente, mientras buscas alguna.

Me traería comida de su casa: huevos, uvas, naranjas, té, algo de pollo e incluso restos de buenos vinos. Y cuando fuera posible, algo que fumar. Me contaría cosas del mundo exterior, sólo algunas, y luego se iría. Podría incluso permitirle venir con amigas, pasaríamos gratos momentos. Las esperaría con ganas cada día en la mañana, cerca del mediodía, siendo su secreto, su aliado. Y yo en ningún momento diría una palabra, solo compartiríamos miradas amables en silencio, tomados de la mano, muy cerca del fuego, viendo la madera arder, dejando nuestras vidas pasar.

Arreglando mis uñas, pelo y barba en las tardes frías de agosto. Tomaríamos

Siempre inmutables y atemporales, intentando vender sus ramitos.

Acto Reflejo

juntos un baño tibio antes de dormir, procurando complacernos, habiendo perdido la noción del tiempo.

Caras bien afeitadas bajo peinados clásicos. Un amplio repertorio de modales vacíos de sentido y zapatos sin brillo más un pasado amarillo casi blanco que huele a soledad y exclusión. Y las veo a ellas, dulces vírgenes de cabellos dorados sonriendo con flores muertas en sus manos. Y a ellos, satis-

fechos, creyendo que hicieron las cosas bien, mientras guardan sus billeteras plásticas. Y desde un ángulo los veo y me dan pena. O asco. O ambas cosas. No puedo pensar en otra demostración de afecto más ridícula, vacía y predecible que, por algún motivo, aún funcione. Y es entonces cuando ella las huele y algo en su mente la hace sonreír: Él le regaló una flor. Él la quiere. Luego, él también huele el ramito y asiste sonriente mientras sostiene una cerveza en su mano derecha. Alguna vez le dijeron que eso era un acto romántico, él escuchó hablar sobre el Show del Amor. Está complacido con la escena, aunque sólo entendió una parte... De todas formas el perro está salivando, es más que suficiente.

Pequeña Roca Plateada Soy una pequeña roca plateada que alguien arrojó al mar. Me deslizo hacia lo más profundo del fondo oceánico sin presentar resistencia alguna, porque se que éste es y siempre fue, mi verdadero destino. No soy más que una pequeña roca cansada que fue feliz por un dia o dos, mientras tuvo tu calor, mientras tuvo tu luz. Estoy llegando al fin de un estrecho camino azul profundo, lleno de ásperos silencios y angustias indescriptibles. Y un dia, cercano, nadie recordará siquiera la existencia de esta pequeña roca plateada, que descansa ahora, junto a muchas otras, que el mundo hace tiempo olvidó.

TRANSPARENCIAS-7


El ESCONDITE DE LAS HORAS por Stella Manaut En atardeceres de verano, los molinos de viento doblan atmósferas saturadas de demoníacas noches y de balcones con ropa tendida. Se hurtan metáforas en el ardiente amanecer y las agujas de un reloj desvencijado juegan al escondite de las horas.

Stella Manaut Nacida en Madrid en el seno de una familia de artistas, de ellos ha heredado el placer por la creación. Como escritora: Teatro: Coro de Asesinas; Las cenizas del Difunto; El niño probeta; San Antonio de la Florida; La mujer de silicona; Tu en tu casa; yo en la mía; Doña Obdulia, el marido y su hermana Doña Olvido (obra en verso, con más de 150 representaciones); Cada mochuelo, a su olivo; Miguel, me presto tu palabra; Pagando, oigan, pagando; Sobreviviré; Una velada romántica; La revolución de las pepas (en preparación, sobre la Constitución de Cádiz) Además, libros de relatos, poesía, ensayo. Como actriz: Cia. Estudio de Teatro: Doña Obdulia. Con Dédalo Teatro: A puerta cerrada; Las cenizas del difunto; Coro de Asesinas; Ven a jugar con nosotros, Aquí te pillo, aquí te mato, Un adulterio decente, A media luz los tres... Innumerables giras por el mundo entero con el concertista de guitarra Eugenio Gonzalo en programas de Guitarra y Poesía, así como el divertimento teatralizado: Súbete a la barca de Calderón. En cine: la “Pepa”, de “Juego de Luna”; en Tv: Policías, Periodistas, Ana y los 7... En la actualidad, además de su trabajo como actriz, prepara libros de poesía, y diversos artículos sobre temas de Arte. Presidenta de la Asociación de Amigos del Pintor Manaut en Valencia.

MENOS CHICHAS QUE LA RODILLA DE UN JILGUERO Ya sé que me corresponde colgar lo de mis neuras dos, pero resulta que ha llegado mi hijo el mayor que lo destinaron a principio de curso a un instituto en Valverde del Camino, (¿os suena por lo de los botos, como Ubrique por las petacas?), le he colocado un borriquete (de los que se pescan por temporada en Barbate), a la plancha con champiñones y ha surgido el tema de lo que mi niño suele comer donde está trabajando en dicho pueblo de Huelva. Resulta que la zona donde se encuentra es dentro de la Comarca del Andévalo, donde dice que se encuentran los mejores productos del cerdo ibérico y se bebe el vino de Bollullos del Condado que entra solo, es decir para hincharse sin levantarse de donde estás sentado y ya una vez hasta la campañilla preparado para una buena siesta. Cuando he abandonado el sofá después de recuperarse uno, de los argu-

mentos y convencimientos de Morfeo he mirado a mi hijo de arriba abajo y tiene menos chichas que la rodilla de un jilguero. Mi reacción ha sido: - ¡Este niño no me come!. ¿Para qué le mando yo los tupperware de las comidas que le gustan?.

UN DÍA TRAE OTRO DÍA Cada cual con su porfía, cada día trae su afán, un día trae otro día y como vienen se van.

PRESENTE SIN TIEMPO Ante el rumor de la fuente, todo un instante se para, cual si el tiempo no pasara ni yo estuviera presente. La rana salta a la alberca, retumba el ruido en la calma. por 8-TRANSPARENCIAS

Lo eterno está ya tan cerca que no tiene fondo el alma. El agua sigue corriendo a lo largo de la zanja. El cielo se va tiñendo de crepúsculo naranja. Ante el rumor de la fuente todo se para un instante y yo no estoy delante aunque todo está presente.

José Lara Ruíz

Le he preguntado qué es lo que come y me ha dicho que no le vuelva a mandar comida alguna, puesto qué: Se ha comprado una paletilla de cerdo ibérico que le cuesta (…), pone a la brasas una costillita de cerdo ibérico que le cuestan el kilo a (…), que el chorizo, el lomo, el morcón, etc. que están al precio (…) y que por ello todo lo que le he mandado congelado se lo está comiendo su perro Molo, me deja con la boca abierta y al final le pregunto: - Pero so mamón ¿porqué no engordas?. - Porque los productos que estoy comiendo todos los días, procede del cerdo de donde se sacan los jamones de pata negra; están todo el día haciendo senderismo en el campo; comen hierba que tiene cero grasa; comen bellotas que es buenísima de colesterol del bueno y (…). Trabajo mucho. No hago más que preguntarme que mi hijo tiene la misma profesión que yo he tenido, es decir profesor de Instituto y con la misma edad que él tiene, ya me comenzaba a salir la barriguita, comenzaba a coger volumen la cara, a inflarse mis papadas (...) y en cambio mi niño con un metro ochenta y cinco no llega a pesar ni setenta kilos. De lo que estoy seguro es que mi niño si no engorda no es por culpa del trabajo. No me queda otro remedio que seguir investigando. por

Paco Ramón Maldonado Ruiz

Poeta virtual por

Juana Castillo Escobar

Nos dicen, o decimos, nos llaman: poetas virtuales porque en Internet escribimos. ¿Por qué virtual, si lo virtual es algo que tiene existencia aparente y no real? ¡Somos reales! Personas que sentimos, compartimos pensamientos, alegrías, desengaños, amoríos, desencuentros, llantos y risas, melancolía, abatimiento, ilusiones, fábulas y cuentos… Todo eso compartimos con un mundo que está al otro lado, un mundo que nos lee. Son como nosotros, como yo, un mundo cierto, no de humo, ni de cables, ni electrónico, ni eléctrico, un mundo vivo que participa y se conmueve con todo lo que desinteresadamente, como poeta les ofrezco.


Antonio J. Quesada No diré palabrotas como “lesbiana” Hay un viejo chiste docente que me agrada mucho, por lo sugerente de sus consecuencias (a veces lo he contado entre compañeros y alguno daba un respingo). El profesor informa a los alumnos de que al día siguiente irá a la escuela el Inspector de Educación, y les pide que sean corteses y educados para que se lleve una buena impresión. Al día siguiente aparece el inspector y, al entrar en el Aula, los niños se ponen en pie y le reciben con un “buenos días, señor inspector”, que le deja gratamente sorprendido. Los niños se sientan y el inspector decide preguntar a uno de ellos, “joven, dígame dónde están los Pirineos”. El niño, puesto en pie y algo azorado, contesta “señor inspector, le prometo que yo no los tengo”. El inspector, disimulando una indignación evidente, se dirige al maestro, “¿pero usted lo escucha?”, a lo que el maestro contesta, como quitando hierro, “señor inspector, yo conozco a este muchacho y conozco a su familia, y si dice que él no tiene los Pirineos, yo le doy mi palabra de que no los tiene”. En estos días he debido recordar este chiste como consecuencia de la anécdota que ha sucedido a unos amigos de mi familia en el colegio de sus hijas. Según parece, una de sus hijas (nuestros amigos tienen dos criaturas preciosas que alegran la tarde a cualquiera) dijo en el colegio la palabra “lesbiana”, no sé a santo de qué (la historia me ha llegado con lagunas), y la profesora, que lo oyó, la castigó a hacer cincuenta copias en las que aclarara que “no se

Soy muy machadiano, a pesar de los pesares, pese a quien pese y pasando de otros posos posibles de este piso por donde paso. Escribí un libro con un título muy machadiano, “Se hace camino al andar”, y posiblemente yo mismo intento hacer camino a mi manera, medio cojeando y casi solo, como un cristiano sin iglesia o un socialista sin partido. En su pedagógico “Juan de Mairena” el maestro tiraba de las orejas a todos los bandos presentes en cualquier liza, conservadores y progresistas, metiéndoles el dedo en el ojo a todos y no resultando, por tanto, agradable para nadie. Me encanta: es pasoliniano, luego me gusta. Yo vengo a ser así y pago caro las consecuencias. Ahora estamos a vueltas con el tema del aborto otra vez, porque en este país nunca cerramos los problemas y así cada día tenemos necesidad de políticos, de editoriales en todos los periódicos, de columnistas que escriban, de tertulianos que hablen, de manifestaciones con o sin obispos, etc. Casi todo el mundo se pronuncia y así crece el PIB: en este caso, el gobierno da menos palos de ciego que de costumbre y los de enfrente enarbolan la bandera de la vida, con familias numerosas y niños-bien berreando contra el aborto pero con mucha clase, oye. Personalmente mantengo una postura muy propia sobre este tema, como no podía ser de otro modo: en lo personal soy contrario al aborto por principios éticos (el aborto es una decisión difícil, una derrota en todo caso y provoca la muerte del menos culpable) pero sostengo que el Derecho penal no debe entrar en este tema, por lo que el aborto debe ser libre, gratuito y practicado en la sanidad pública. Eso sí, como implica un problema de conciencia debe educarse a la población para conocer lo que es y lo que conlleva (educación conforme a la ciencia, no a base de supercherías de sacristía o de mezquita). Es el momento de criticar a todos los grupos en lucha y ganarme su enemistad, como es mi sino en la vida.

deben decir palabrotas”. Los padres fueron a hablar con la profesora para decirle, con todo el respeto y con el diccionario en la mano, que o mucho había cambiado la lengua o “lesbiana” no era una palabra malsonante, y que por tanto su hija no merecía hacer copia alguna. Justo es indicar que la profesora reconoció que la palabra “lesbiana” no era un taco. Taco, el que había montado ella. Levantó el castigo. Y claro, me vino a la mente el chiste de los Pirineos. Yo también doy fe de que la niña de mis amigos no los tenía. La conozco y es un cielo… PD: ahí va otro chiste que también provoca que algunos colegas docentes tuerzan el gesto. En un examen oral de Historia pasan al presidente del tribunal un papelito en el que le informan de que el alumno que se va a examinar en ese momento va recomendado por el ministro de educación (o su sucedáneo autonómico, adaptemos el chiste a la realidad descentralizada de España). El presidente, lanar y servil, le recomienda que no tenga nervios, que esto no es nada, y le pregunta por el año del descubrimiento de América. El alumno no lo sabe. No pasa nada, esté usted tranquilo. Y el navegante de origen genovés que capitaneó aquella expedición, ¿recuerda su nombre? Tampoco. Bueno, no pasa nada, ya verá cómo todo mejora. ¿El rey que precedió a la Segunda República? No. ¿Y el general que dirigió España después de 1939? Pues no caigo... El presidente, intentando poner las cosas en su sitio, le pregunta directamente: “vamos a ver, caballero, ¿usted cree que sin saber el año del descubrimiento de América, el navegante que lo hizo posible, el último rey anterior a la II República o el general victorioso de la guerra civil, yo le puedo aprobar?”. “Pues no”, reconoció el enchufado, en un arrebato de sinceridad. A lo que el presidente, serio y solemne, contestó con un rotundo “Pues sí”. Y aprobado quedó. Como Dios manda.

tar es extinguir una vida humana que se estaba desarrollando, siempre y en todo caso, y así debe decirse. En esos momentos, además, parece recomendable tener cerca a los tuyos y no hacer las cosas con posible nocturnidad. Las cosas, como son. A los más conservadores hay que decirles que está muy bien que estén en contra, es una opinión razonable, pero que no es muy ético deslegitimar la norma jurídica cuando no dice lo que uno quiere (matrimonios entre personas del mismo sexo, aborto, laicidad, etc.) o tirar a la calle a gritar a los niños de colegios de curas, fanatizados con videos-gore en esos colegios (a los que no acuden todos, pero que sí pagamos entre todos). Se les llena la boca condenando el aborto pero luego toleran el aborto diferido, dejando morir de necesidad a los niños que nacen sin ton ni son (ni siquiera esa caridad que practican en los rastrillos de marquesas y en gotas de leche sirve para salvar la vida a tanto desgraciado). En los salones que frecuentan queda muy bien haber salido a la calle para defender causas de derechas, suena como a aventura picarona de Pocholo y Borja Mari jaleada por Intereconomía, pues la calle siempre fue territorio de la izquierda (como los consejos de administración son de derechas, la vida es así). Al espectador objetivo, sin embargo, le cansa que siempre se muevan por lo mismo. Luego, muchos no suelen tener empacho en pedir cadenas perpetuas, penas de muerte, inmigrantes fuera y gobiernos lo más duros posible en todos los sentidos, protegiendo bajo su manto a los peores dictadores habidos y por haber (ojalá hubieran defendido la vida o la libertad de conciencia con ese ímpetu ante Franco, Pinochet, Videla, Bánzer y todos los demás, en vez de llevarles bajo palio). El cristianísimo Pétain condenaba a muerte a la mujer abortista, toma ya, como algunos antiabortistas norteamericanos han matado a médicos de clínicas que practicaban abortos, y la norma que pretenden los más reaccionarios seguramente nos devolvería a la vieja abortera y al perejil para la niña pobre, mientras que la niña de papá tomaría el avión para abortar en Londres, como Dios manda. Porque es inocente pensar que una ley que prohíba el aborto evita abortos: lo que hace es criminalizar el tema y envolver de clandestinidad todo lo que lo rodea, algo que en este país de pícaros y “refazedores de virgos” conocemos desde hace siglos (porque en el trapicheo nos movemos como peces en el agua).

Inquietudes sobre el aborto (con ánimo de provocar)

A los más progresistas del lugar hay que decirles que el aborto es siempre un fracaso humano y que no debe relativizarse el tema, quitándole hierro. El trauma es importante, no se frivolice dando la imagen de que esto es algo así como operarse las “tetas” (ministra dixit), ponerse culo o quitarse un grano, o dudando sobre lo que hay en el vientre de la mujer. Se lo digo yo, para que lo sepan todos: lo que hay no es un extraterrestre o un pimiento del piquillo, sino una vida humana en formación. No una persona titular de derechos, como aseguran los antiabortistas (miremos el Código Civil antes de hablar), pero sí una vida en formación, llamemos a las cosas por su nombre. Abor-

En fin, una vez que he hecho amigos en todos los bandos, con esta columna más larga de lo habitual, ya puedo estar tranquilo: ya estoy un poquito más solo. TRANSPARENCIAS-9


por

y como rancio pan usarte de anzuelo. El peso de los océanos recaerá sobre ti, yo me encargaré de que llegue tu fin, ¡Tu sangre salpicara hasta la Luna sin misericordia alguna!

Christian Ferreira

Amantes

Frágil como una rosa ante mi, rojos pétalos bañados de roció, tus espinas no me hacen daño.

Como tijeras que cortan los hilos, el destino te hace un guiño con su ojo morboso y te condena al peñasco donde al verte yacer, no me serás un asco. La fría lluvia erosiona tu futuro epitafio, desgarrante como un filoso garfio, que graba en la roca las palabras más hermosas: 'Aquí yace la amante de la hipocresía amorosa'.

Recuerda las promesas falsas, deja caer una lagrima por cada mentira, llora un rió. Soy tu dolor anestésico, mientras tomo tu vida, bienvenida a mis brazos, enredaderas mortales.

En ovación mi existencia aplaude tu final, como si se tratase de una glamorosa obra teatral, Ahora mi pluma sombría se desliza sobre el lienzo de tu ser, para criticarlo y hacerlo perecer.

Cae de la gracia mientras te ofrezco el deseo y el pecado, este pseudo amor es igual de bueno que la traición. La tentación yace entre nosotros, ¡excítala!

Nada nos separara nunca, nada conmigo en las aguas de la eternidad, la oscuridad, el silencio, y el frió te arroparán, soy la luz que te guiará hacia la oscuridad, el anochecer de tu vida ha llegado. Respira profundo una última vez, cariño, llámame por mi nombre... muerte

biografía:

____________________________

Christian Ferreira

Enfermedad

Oscuro es el lenguaje, profundo el sentimiento, la verdad es quien me guía, una luz en la oscuridad soy, y con mi estandarte de letras y signos intentaré mostrar al mundo el fulgor de mi alma, demostrando y demostrándome que aún queda algo por decir, que aún queda algo por contar; mi verdad.

Mi existencia confinado a este hospital de muros, OJOS CERRADOS, cáncer que invade mi cuerpo y lentamente lo deteriora, LA MONOTONÍA, enfermedad recurrente en mi sangre, LA SOLEDAD, dolorosas cicatrices de batallas perdidas, LOS RECUERDOS, sufrimiento incesante por las puntadas en mi pecho, LA TRAICIÓN, desfalleciendo en esta solitaria cama, EL OLVIDO. OJOS CERRADOS que no se atreven a ver más allá, MONOTONÍA que lo consume, que te consume, que me consume, SOLEDAD que sería capaz de cubrir con su manto el océano más grande, RECUERDOS confinados a una celda de indiferencia, TRAICIÓN que te abre la carne pero piadosamente te deja con vida, OLVIDO que no olvida. Atado a esta cama lleno de tubos, LAS ESPERANZAS, un oscuro rincón en mi habitación, EL SILENCIO, un respirador artificial que me mantiene vivo, LO INCIERTO, un marcapasos que me hace latir el corazón, EL FUTURO. LAS ESPERANZAS, de no despertar mañana, EL SILENCIO, que reinará en mi funeral, LO INCIERTO de mi aliento, EL FUTURO, ¡que no tendré!. ______________________________

Anhelo Usas tu miseria como velo para no ver, la laguna de profundas miradas que hoy como ayer recaen en tu ser. Escuchas los coros fantasmales del pasado reclamándote redención, de lo que alguna vez fue un alma a tu disposición. Tus besos como clavos en mi ataúd, yacen ahora oxidados en el olvido, y los anfitriones avaros del tiempo prejuzgan todo lo perdido. Anhelo mis labios bañar en el magenta de tus venas, para saciar mi sed de todas las quejumbrosas penas. Mi luz boreal solía brillar pero tú la supiste opacar, solo espero que tu quijada toque el suelo, 10-TRANSPARENCIAS

TIERRA YERMA Yo es que no riego los campos cuando la tierra está yerma, Yo dejo de visitarlos y sigo por mi vereda. No me merece la pena cavar zanjas, tender puentes, Hacia las grietas de tierra, Que te reciben con humos y se te cuelan las piernas, Por entre sus inconexiones, Sus desvaríos desérticos de tierra vacía y huera, ¿Qué hace mil años, alguien clama, contuvo algo de huerta? No me consta que en tu espacio creciera ni una brizna de hierba. A veces, muy pocas, ya no recuerdo ni cuándo, Quise pensar, victima de mi inocencia, Que sí, Que el verdor tornó tu espacio en amable, por alguna esquinita, Y una humilde margarita te enseñara a sonreír. Y dicen que te estás pudriendo, Que ya el agua es inútil, Que desliza descarada sobre ti sin dejar apenas surcos... Yo es que no riego los campos cuando la tierra está yerma, Yo dejo de visitarlos, aunque anuncien que se mueran, Y sigo por mi vereda.

MAR DE LOS RÍOS


PARALELO Fichas blancas y negras. Días negros y blancos.

ALICIA CORA FERNÁNDEZ

El cero del juego, se combina con puntos negros. El cero en la vida marca las horas de sueño, perdidas para el hacer. Trazando un paralelo: un punto: yo dos: vos y yo tres y cuatro: tal vez los hijos nuestros. cinco: los amigos, pocos, como los dedos de la mano y seis: la familia, siempre con esa ficha, somos los primeros en jugar. Se juega teniendo siete fichas en la mano como los días de la semana y cada jugador tiene una estrategia personal. El hombre vive a su modo mueve las ficha de su Dominó vital. Se enamora y vive entre el cero y el dos. Se casa con una esperanza, que el tres y el cuatro vengan a su vida. Con el cinco en su poder, es feliz. Cierra el laberinto de fichas contrarias y tiene el don preciado de la amistad sincera. El seis maneja el juego y la vida. Aquél que nunca tiene un seis de salida, tendrá que esperar el juego contrario.

Luis Parra Rubio MEDITERRÁNEO Precioso corte de azules; salpica el verde en los bajos el blanco arriba, las nubes, brisas de yodo al olfato. Soban a mis pies mil trizas: trozos de todo el pasado. Noto la sangre que se iza feliz por tanto agasajo. A vista, olfato, y la sangre... a todo tira este espacio, la sangre más, aquí nace y muere, ¡por Dios!, despacio. Caminando por la orilla la mar se queda a un lado; gran lago en medio de tierras que cambian de nombre al paso. Sólo es común una patria si andas el agua pisando que moja cualquier orilla somos mediterráneos.

Ahora al final de la partida, veo que no sirve de nada robar fichas para tratar de ser feliz y ganar, porque el seis es la ficha más difícil de conseguir.

Poeta autodidacta, nacida en Villa del Parque – Ciudad Autónoma de Buenos Aires – República Argentina Numerosas Menciones y Distinciones del jurado publicadas en: Argentina, España y Brasil Un sinnúmero de Poesías premiadas y publicadas en la República Argentina, en diversas páginas Web En el Exterior, también se han editado Antologías con su obra. .-Centro de Estudios Poéticos (Madrid - ESPAÑA) "Luces y sombras". .-Plomés Poetiques (España) Cuentos premiados en la REPÚBLICA ARGENTINA: sus trabajos fueron publicados en distintos medios de difusión. Primer libro fue editado en noviembre de 2007, realizado con el Grupo de Poesía Pretextos, titulo “RONDA DE PRETEXTOS” Membresías: -Socia de Honor del Grup Plomes Pòetiques Masia “Can Mia” de Palol de Revardit (Girona – Catalunya – España) .- Miembro del Grupo ABRAPALABRA (que aglutina a poetas de todas las latitudes de la República Argentina) .- Miembro del Grupo PRETEXTOS (formado por seis mujeres poetas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) Organizadora y participante en su carácter de Integrante del Grupo de Poesía PRETEXTOS: II Encuentro Latinoamericano de Poesía “Reunión de Voces” realizado desde el 27 al 30 de abril de 2007 en la Fundación para la Cultura la Educación y la Ciencia (ex Casa de Mariano Moreno), Ciudad Autónoma de Buenos Aires – República Argentina. III Encuentro Latinoamericano de Poesía “Reunión de Voces” realizado desde el 1º de mayo al 4 de mayo de 2008, en el Casal de Catalunya, Ciudad Autónoma de Buenos Aires – República Argentina

Cien Mil Catedrales De tanto en tanto, sueño con medusas enormes que flotan a mi alrededor, suspendidas con mucha elegancia por donde quiera que mire. No me generan temor alguno, por contrario, me hacen sentir muy a gusto.

tengo la más remota intención de separarme de ellas y su luz, jamás.

Pablo Kersz

Todo sucede dentro de una caverna oceánica, tan estrecha como oscura, de paredes suaves color azul noche. Se, que no hay ni hubo otro ser humano en este lugar, donde el aire es helado y seco. Y si bien no hay sonido alguno, suena en mi mente una melodía generada por cien mil catedrales: una canción muy extraña que intimidaría a casi cualquier persona, pero verdaderamente no a mi. No ahí. Y aunque intento no pensarlo, la luz de las medusas es mi única separación con la oscuridad absoluta. Siento que hace siglos estoy ahi y, aunque quizás realmente exista una salida, no

A.T.T. TRANSPARENCIAS-11


Juan Pablo Martínez Ansias de vida

Viaje especial

Los árboles no lloran en Invierno, eso es que a ti te lo parece; ellos saben muy bien que si sus hojas no caen y si no quedan parados; podrían morir de frío. Así desnudos aprovechan para reflexionar en la poquedad de esta vida, y con esa filosofía engordan sus yemas y se preparan para anunciarnos la Primavera sacando al aire sus nuevas hojas y sus flores que no son más que un canto a sus ansias de seguir viviendo un año más.

Hermoso viaje el que hice a lomos de un caballo especial, una fragante rosa que ella me regaló. Fue capaz de llevarme a ver la ruptura de la noche a manos del hachazo de la aurora con todo su esplendor, y más lejos aún, a la desconocida eternidad y a tales alturas en el cielo que me permitían ver al mismo tiempo los nidos de las águilas y el bullir de los peces en el mar. Un viaje que muchos envidiarán y que no está al alcance de todos los mortales.

Una sola música Dibujé el cielo y se me abrió. Acaricié una flor y era su cara. Le sonreí y me besó. Cerré los ojos y el cielo y la flor y su cara eran una sola música resonando en mi alma.

Corazón de cristal El tener de compañero un corazón de cristal es un peligro inminente porque te puede estallar. Si llegas a enamorarte y ensancha su palpitar; si sufres el abandono y se te pone a temblar; si alguna emoción te embarga y da unos pasos de más, es un peligro tener un corazón de cristal. Si él es dúctil y flexible puede ir de menos a más y también de más a menos sin causarte ningún mal, pero si es rígido y frágil como lo es el cristal es un peligro inminente porque te puede estallar.

Nuestra visión Con los ojos cerrados llegamos a ver cosas que están fuera del campo visual con los ojos abiertos; con los ojos cerrados despierta la intuición y su campo de percepción llega hasta el infinito, y la intuición soporta a los ojos del alma; así es nuestra visión; con los ojos del cuerpo vemos los seres de materia y con los del alma vemos sobre todo a los espíritus al nuestro y al de los otros. 12-TRANSPARENCIAS

Descubrimiento La vida es cruel con los que ambicionan Primaveras más allá de su Otoño, queriendo ignorar que el Invierno pertenece también a ese ciclo fecundo del vivir. Pero se torna amable con todos aquellos que descubren que los Inviernos tienen recogidos rincones de calor que para nada envidian las brisas y los soles de cualquier Primavera. La vida es así de caprichosa pero hay que descubrirla.

Vuelve Mira hacia atrás antes de decidir si morirás o no; estoy en la estación esperándote y he ordenado a mi tren que no parta sin ti. Vuelve y no mueras sin mí, ni antes que yo. Vuelve y moriremos juntos, mirándonos extasiados uno en otro, pero no ahora, cuando hayamos construído todas nuestras caricias, al final de este viaje.

Alma bien vestida El amor nos viste el alma de resplandores de sueños, de músicas y de aromas. Y el alma así vestida deslumbra a quien la mira.

Cómplice silencio Contra el cómplice silencio yo me esfuerzo cada día porque mi alma no padezca ningún tipo de afonía; y si alguien me recuerda

la cobarde villanía de la violencia de género, tan extensa todavía, siempre la denunciaré sin padecer de afonía.

Aseveración Estás aquí, te siento, no tengo que buscarte. Tus palabras son brisas diamantinas y en mí resuenan nítidas. Encuentro tanto en ti que seguiré explorando. Mas nunca hallaré todo porque eres insondable. Y puedo hacer de ti que olvides tus olvidos y te rindas al amor, sin barreras de espacio ni temporales límites. Sin conocer ni causar daño alguno en ese camino de entregas, mutuas y totales. Me resultas una aseveración, no tengo que preguntarte nada.

Codicia El hombre no es el que creemos que es ni el que queremos que sea. Para bien y para mal los hay mejores y peores; pero la raza, ésta tuya y mía, está causando al planeta grandes problemas para la propia supervivencia, y casi siempre ignorando al futuro y por codicia. Denunciar con energía esas conductas es parte de lo que podemos y debemos hacer, aunque hay quien ni lo cree y hasta reprocha el que se haga.

Estímulos del alma El alma es un gran procesador de ilusiones, afectos y anhelos también de gozos y de penas, de aromas y de pestilencias; todo lo que ella procesa enraíza después en sus jardines y nos crea esa imagen que de ella tenemos de ser un fértil campo o un erial, un paraíso o un desierto. Cuando recibe algún estímulo que no desea procesar lo tira a la papelera y después al vacío y se olvida de él para siempre. La elección de los estímulos que han de ir a la papelera conforma su sabiduría o su carencia de ella.


José Luís Muñoz Colomer

LA VIRGEN DEL MAR Podríamos decir, parangonando a Bernard Vincet, refiriéndose a la fecha de 1.492 como “el año admirable”, en el cual concurren hechos tan importantes, que no sólo cambiarán a España, sino que desde nuestras costas saldrá la expedición que abrirá nuevas perspectivas y hará que entre en la Historia el mayor acontecimiento del mundo, cuando en la madrugada del 12 de octubre del “año admirable” de 1.492, Rodrigo de Triana grita ”¡Tierra, tierra!” y un nuevo mundo aparece a los ojos de aquellos esforzados navegantes. Podríamos decir que si 1.492 fue un “año admirable” para España y para el mundo, diez años después, el 1.502, lo fue para Almería, cuando el vigía Andrés de Jaén, clareando el día 21 de diciembre halló una imagen en la playa de Torre García, y que hoy veneramos como a nuestra Patrona. Cómo arribó a nuestras costas, con exactitud no se puede decir, pero teniendo en cuenta que por aquella época merodeaban corsarios berberiscos, puede darse como una posibilidad que, asaltado el navío, arrancasen sin muchas contemplaciones la imagen, arrojándola al mar, o que naufragado frente a nuestra costa, las corrientes la trajesen a la playa, que si un día fue venerada por la tripulación y su capitán, desde su llegada a Torre García lo es por el pueblo de Almería. A pesar del título de este artículo, no vamos a repetir todos aquellos datos que son sobradamente conocidos y que están al alcance de cualquiera en todas aquellas publicaciones bien recogidas en periódicos, o más extensamente en la escrita por el Padre Tapia, nuestro ilustre historiador, en el año de 1.987, titulada “Virgen

del Mar”. Y precisamente aquí es donde queremos detenernos, justamente en el capítulo séptimo titulado “El gran reto” y con los subtítulos “Los milagros, Artistas y literatos” y “Los centenarios” y a su vez de estos tres últimos, sólo en los dos primeros, que son el motivo que nos mueve, aportando una nueva publicación no recogida por el Padre Tapia, y que ofrecemos a los estudiosos en esta materia, pues aún existiendo otras Vírgenes del Mar en distintos puntos de nuestra geografía, creemos que nuestra contribución, por las características de la obra se refiere a nuestra Patrona, y vendrá a enriquecer, con un título más, la bibliografía sobre nuestra Señora la Santísima Virgen del Mar de Almería. Recoge el Padre Tapia, de la mano de don Florentino Castro Guisasola, los trece milagros recopilados por éste. Y en la página número 98 de la obra “Virgen del Mar”, el Padre Tapia dice –copio textualmente¬- “Don Florentino relaciona otros tres milagros, el del lego lo fecha en el 1.800, a los otros dos no le pone fecha, a uno lo titula el milagro del oficial de marina, y al otro el milagro del artesano. No indica en qué consisten. Debió recogerlos de tradición oral” Así, pues, nos quedamos sin saber qué milagro, en cada uno de los casos citados, se produjo. Pero de estos tres milagros sobre los que don Florentino se limita a consignarlos y el Padre Tapia los reproduce sin más investigación, limitándose a decir que no saben “en qué consisten”, vamos a dejar fuera a dos de ellos y nos vamos a quedar con el titulado “del oficial de marina”. Y no porque sepamos en qué consistió, sino porque la contribución a que antes (continúa en página 14)

TRANSPARENCIAS-13


José Luís Muñoz Colomer (viene de página 13)

PATRONA DE ALMERÍA Poco a poco había ido calando en el corazón de los almerienses la devoción a la Santísima Virgen bajo el título del Mar. Desde el siglo XVII comienza a aparecer en las actas del Cabildo de la Catedral este concepto y al final del siglo XVII el Cabildo la considera declarada Patrona de la ciudad, a pesar de tener la Catedral otras imágenes, como la Virgen de la Piedad, considerada algún tiempo con este mismo título. El año 1.804, con el sufrimiento causado por los terremotos, va a ser decisivo. El obispo don Javier Mier y Campillo, el Cabildo y el Ayuntamiento el 24 de enero se trasladan con la imagen de San Indalecio, Patrón de la ciudad y diócesis, a recoger a la Virgen del Mar para llevarla a la Catedral, para la acción de gracias. El 10 de octubre nuevamente vuelve la Virgen del Mar a la Catedral para la solemne procesión. En 1.805 tanto en la ciudad como en sus arrabales Huércal y Viator se llevan a cabo las elecciones para el patronazgo de la Virgen del Mar. El día 24 de febrero a las 10 de la mañana se reúnen los vecinos de la parroquia del Sagrario y de San Pedro. Votaron 385 y los demás la aclamaron en alta voz. El día 25 lo hacen la parroquia de Santiago y San Sebastián, alcanzando 493 votos y también aclamación popular. El día 6 de marzo les toca el turno de las votaciones a Viator y a Huércal, que alcanzan los 277 y 283 votos respectivamente. Se tramitó todo vía Cabildo Catedral, sin perjuicio del patronazgo de San Indalecio. Comienzan las gestiones tramitadas por el Cabildo Catedral con el Visto Bueno del Prelado, Mier y Campillo, que las remitió a la Sagrada Congregación de Ritos. Se informó al Real Consejo Supremo de Castilla y a la Real Chancillería de Granada. En mayo de 1.806 el Papa Pío VII aprobó el Patronazgo y firmó cuatro breves pontificios: uno nombrando oficialmente a la Patrona y tres concediendo indulgencias y jubileos. Puestos de acuerdo el Cabildo Catedral y el Ayuntamiento se celebran por primera vez de forma oficial las fiestas patronales el 30 de agosto de 1.807 en la S. y A.I. Catedral. Carlos IV concedió la Feria y el Mercado. Se fija para la fiesta litúrgica el sábado anterior al último domingo de agosto y toda aquella semana para las fiestas patronales por acuerdo de los dos Cabildos -eclesiástico y civil-. Las fiestas continúan en las mismas fechas con el intervalo solamente de la Guerra Civil. Hasta el siglo XIX los festejos se celebraban en la Plaza Vieja. =============== Más información: LÓPEZ MARTÍN, JUAN, “María en la evangelización de Almería”, Almería 2002 (editado por la Hermandad de la Santísima Virgen del Mar con la colaboración de Cajamar). DE JUAN OÑA, JOSÉ, “EL PATRONAZGO DE LA VIRGEN DEL MAR EN SU 2º CENTENARIO 1.806-2.006”, Almería 2.005 (editado por la Hermandad de la Santísima Vírgen del Mar con la colaboración de la Fundación Unicaja). 14-TRANSPARENCIAS

me refería, el autor de la obra también titulada “La Virgen del Mar”, que hoy traemos como una aportación más que añadir a las que hacen referencia a nuestra Patrona, tal vez se inspiró en este milagro de índole desconocida para escribir su obra de teatro en un acto único y que sitúa en una ermita a la

fue nunca, y ante las lágrimas de la hija que quiere ver a la Virgen para suplicarle que la ponga buena, la madre exclama: “Usted no sabe lo que es tener una hija única cinco años como muerta, y tener fe en salvarla!” – Capitán: “¡Si así fuese, también despertaría de este sueño!” Al llegar la procesión al pórtico de la ermita, la joven se levanta de la ca-

“El capitán, instintivamente, se quita el sombrero, se arrodilla y llora mientras baja el telón lentamente”. orilla del mar, con la fachada y los muros del pórtico blanqueados, y su título “La Virgen del Mar”, signos todos ellos que nos hacen suponer que la acción se desarrolla en la ermita de Torre García, y aunque el milagro en sí en esta obra teatral es la curación de una muchacha, digamos la curación física, paralelamente hay otra curación, ésta del alma, de un capitán de marina que había navegado desde muy joven “por todos los mares y por todos los climas”, y que al llegar a la ermita, dice: “el tiempo y la vejez consuelan de todo, he llegado a tener lo que no tuve nunca: he llegado a tener fe y esperanza”. Antes de esto hay un diálogo entre el ermitaño y el capitán, y éste le comenta que estuvo enamorado de una mujer, y que cuando ella murió hizo esculpir su imagen que colocó en la proa de su barco, hasta que un día se estrelló contra unas rocas perdiendo el barco y algunos marineros, y como consecuencia del naufragio también a su hija. Y acude a la ermita que tantas veces vio cuando pasaba con su barco frente a la costa, “e hice voto de venir descalzo en recuerdo de ellas … y aquí he llegado” El ermitaño le responde: “¡Nadie como la Virgen del Mar le puede a usted consolar de sus penas!” Cuando el capitán ve a la Virgen del Mar, su rostro se demuda, y pregunta: “Esta Virgen … la Virgen del Mar … ¿cómo ha venido hasta aquí?” – “Por milagro”, contesta el ermitaño. Y dice el capitán: “¡Es la figura de mi barco que se perdió con él!” El capitán quiere llevarse la imagen que un día adornó su barco alegando que es una herejía porque no era cristiana. El ermitaño le contesta, “las lágrimas de tantas oraciones la han bautizado. El pueblo es sencillo. Reza y no investiga, y a eso precisamente debe su consuelo. En esta Virgen ve el remedio para los incurables o la esperanza para los males del alma”. Cuando están en este diálogo, llega en una camilla una joven a implorar a la Virgen su curación, y es increpado el capitán como hereje cuando éste se dirige a la joven y a su madre para decirlas que aquella Virgen no lo

milla dando “un grito del alma: Virgen del Mar ¡Piedad! ¡Piedad!” yendo a caer a los pies de la Virgen. La madre y el hermano gritan “¡Se ha curado!” y todos gritan “¡Milagro! ¡Milagro!”

Ermitaño: “¡Dejadla sola con su fe! ¡La fe la hará andar! ¡Llevaba el milagro dentro de sí dormido y la Virgen Santísima lo ha despertado! Y da gracias por esta merced que sólo alcanzan –mirando al capitán– de nuestra imagen de la Virgen, los corazones sencillos” La procesión sigue, y detrás de ella camina la joven entre su madre y su hermano. “El capitán, instintivamente, se quita el sombrero, se arrodilla y llora mientras baja el telón lentamente”. Ya sólo me queda añadir el nombre del autor, porque no es fantasía mía. No sé la fecha exacta en que se pudo escribir, yo conozco una edición traducida por Martínez Sierra del año 1.918, ya que nuestro autor era catalán. Nació en el año 1.861 y murió en 1.931. Simultaneó su vocación de escritor con la pintura. El cuadro “Jardines de Aranjuez” es una de sus obras más representativas. Seguro que ya saben que me estoy refiriendo a don Santiago Rusiñol. Y ahí dejo, para el estudioso de nuestra Virgen del Mar, esta obra teatral no recogida hasta ahora, y nos amplíe y nos haga conocer cómo la gestó don Santiago, si estuvo por nuestra tierra, en fin, lo que supongo que desde este momento ya será el “gusanillo” que prenda en el estudioso hasta desvelarnos todos los detalles y secretos de la concepción de “La Virgen del Mar” de don Santiago Rusiñol y Prats.


José Castillejo Capel

CANTO A CÓBDAR

Es Cóbdar bonito pueblo que nada puede envidiar a ningún pueblo de España o cualquier otro lugar. Tiene canteras famosas desde tiempo inmemorial, con mármoles muy diversos y de buena calidad. El blanco, amarillo y negro, son los que abundan más; el gris y el agatiforme en pequeña cantidad. Para esculturas, el blanco, bien se puede comparar al famoso de Carrara, de calidad ideal. Del agatiforme se hacen objetos de calidad: parecen piedras preciosas por su gran vistosidad. Tiene Cóbdar, muchas cosas de capricho… y de admirar: sombra fresca en el verano… sus aguas de manantial… y hermosas frutas, muy ricas, sin químicas ni maldad, con las vitaminas vivas al cogerlas del frutal. Tiene mineral de hierro de muy buena calidad; y tiene también wolframio que es muy valioso metal. Y guarda en el “Castillico” un yacimiento formal de los tiempos primigenios que se debe de excavar. También tiene hermosas águilas que nunca se extinguirán en aquel tajo, de miedo, do no se pueden cazar y tiene caza abundante, en extenso matorral, para comer ellas mismas

y cuando deben criar. Tienen los hombres sus sitios para reunirse a charlar y tratar de cosas serias que se pueden arreglar. También tienen las mujeres donde poder censurar, de una forma edificante, las cosillas del lugar. Tiene bonitas leyendas que quisiera investigar, para aclarar estas cosas de raigambre popular: En la Cueva de la Mora se oía disputar y decir juego pelota en un partido formal. Un gran moro en la Fuensanta se sacó grande caudal y regaló un estandarte que aún se puede admirar. Un toro de oro macizo que te podía encantar si al tirarle tu pañuelo no sabías acertar. Tiene un puente de gran lujo y de gran vistosidad: es de puro mármol blanco: ya no se puede igualar Tiene hombres muy sinceros con los que gusta tratar: fuertes como sus montañas… buenos como el mismo pan. Y tiene… Tiene mujeres bonitas y limpias como el cristal que saben cuidar los niños y administrar el hogar.

TRANSPARENCIAS-15


Manuel Lozano BETTE DAVIS EN EL REINO DEL PANAL SILVESTRE

la cara impávida al espejo roto, su légamo invisible. ¿Y golpeas lo que fue tu identidad toda la noche, hasta que los cuervos tracen en lo oscuro las ramas de mi espiral de sangre? Inhumada como estás (seco gusano del desierto), las aguas cómplices me preguntan por los viajes que haré, por las vidas que haré con los ojos vacíos cuando esta vida abre al fin sus formas. El océano empañado se acerca. ¿Y que harás con los ojos vacíos, mi lengua de temblor nunca saciada? Ni un límite de flores rojas sin aire; ni perdido esplendor en ataúdes abiertos por el fuego del siglo; ni espuria de nubes. Una piel de escamas debajo del papel. Allí los resplandores avanzan en remolinos de hojas secas sobre el mármol hiriente en que camina una hormiga. Como si atravesaran el incendio, avanzan, siguen avanzando.

¿Hasta dónde habrías de llegar con tu careta de abandonada prematura en la rabiosa ciudadela? Fiebre en el relámpago, cavas en el jardín la fosa de tus padres. Fiebre en el relámpago, ¿hasta aquí la feérica, la adoradora con llagas, la bruja peligrosa en mitad del festín, la desencantada del viento con un solsticio de velas negras?

¿Y de qué modo abriré mi boca húmeda, tragaré la saliva cayendo de los labios? Muchedumbres de una misma persona, peldaños de la vida, aspiraron las letras en que yace la muerte.

Seis años y nadie hay que pregunte por qué el sol es de hielo. Alambres para la reverberación, ¡alambres en el cerebro de la prohibida de seis años! Cuando tu hogar liba una tumba vieja o un tronco de álamo corriendo hasta el vacío, te desprendes. Lejana y alta: te desprendes. La luna del funeral punza su piel de agonía. Se derrite toda la memoria en un cuerno del aire destrenzando las hojas olvidadas. Breve latido contra las piedras. ¿Quién bailará una zarabanda con las gastadas plumas de esta victoria? Flor torrente, terrosa flor de oprobio, ¿quién habría de morir con semejante muerte? Sangren del corazón de esta magnolia, ténsenle el dolor para que pierda su savia feroz en aguas de diluvio. Carnicería has legado a tus pródigos sangre malvada, sangre desierta, aurora del presagio cuando husmean los perros y el jinete llega. En el fondo del pavor mojas la sed que ha repetido tu incansable llanto. No hay pájaros del cielo para la limosna. ¿Cómo se busca la sangre, con qué amor se busca? Siempre es otra la cicatriz escondida, la que duerme de espaldas a los escalofríos y crece, crece en los desechos de una mansión. ¿Y por qué las letanías de una divinidad fueron sólo palabras? ¿Misericordias en el cine de esta jungla? Tormenta y fábula. La desconocida se detuvo. ANIMAL DESPOJADO: CHRISTY MAGUIRE (1.811-1.856) Cuando hube renunciado a la luz, el cuerpo hecho harapos se convirtió en efigie. Santa infeliz (divorciada de cenizas), tierra y nostalgia y girasoles asistían atroces a mi oculto nacimiento. Un relámpago tenuemente ha acercado 16-TRANSPARENCIAS

A.T.T.

Una puerta como respaldo de un trono quemado: sólo una puerta para entrar. El mediodía es un látigo de nieve, un tentáculo desprendido en la imagen de mi antigua cabeza. Alguien cree recordarme mirando un mar de atlas, índigo, hundiéndome en la escaramuza de los cuerpos hinchados: mi delta de larvas, sus rasguños, la íntima soledad de los párpados, una cabeza coronada de anémonas. ¿Y adónde quedó la carne definida y sus escalofríos? Se hiende en el agua reduciendo un cargamento de vestigios, de sudores, de sucia mortaja, a la armoniosa desnudez que envejece. ¿Pero cómo envejece tu cadáver, cómo pregunta a su sombra, al velador de su sombra? ¿Cuánto ha dormido entre el metal y la espuma? Ansiosa, escucha la irremediable voz de la tormenta en ciernes. Hay una caja, a mis pies, pero no debo abrirla. Sangrada imagen de aquella caminando entre los hombres: reintégrate mendiga y fascinado cuerpo de la luz.


recordando a Era la primavera de 1889, en Almería. Doña Carmen estaba embarazada. El niño, el tercero de los hijos, iba a nacer en cualquier momento, cualquiera de esos días. El domingo 22 de mayo, mientras en la glorieta de San Pedro, la banda municipal interpretaba canciones populares, José Padilla venia al mundo. La comadrona, al escuchar el primer llanto infantil al mismo tiempo que los compases musicales, comentó: -Este niño será músico. Su abuelo Andrés tocaba el violonchelo. Su padre, la guitarra y el arpa. Su madre cantaba y bailaba. Todos eran aficionados a la literatura, a la poesía, a la pintura. Aquella casa tenia algo de pequeño taller de arte, y cada mañana, al abrirse las ventanas, se escuchaba una sinfonía improvisada de instrumentos y melodías. José comenzó a aprender música. Por en-

JOSÉ PADILLA

La bomba de Mateo Morral En 1906, Madrid es una fiesta. Un comentario único llena las calles y las casas: el rey don Alfonso XIII se va a casar con una prin-

La pequeña Eugenia Mientras la vida madrileña avanza al compás del nuevo siglo, Carmen, la madre,

La música del maestro Padilla ha sido declarada de INTERÉS UNIVERSAL en Paris por la UNESCO

tonces, un pariente aseguró: “No sirves para la música. Dedícate a otra cosa...” A pesar de ese consejo, los padres confiaban en su talento. A los catorce años estrenó su primera composición, una obra para el Conservatorio de Almería, que él mismo dirigió. Madrid comienza a perfilarse en su mente con el encanto de una llamada de sirena. Tiene dieciséis años cuando su madre prepara el equipaje y se traslada con él y los demás hijos a la capital.

cesa inglesa, Ena de Batemberg. Todo el mundo quiere presenciar la comitiva. José Padilla tiene un amigo músico que vive en una casa de la calle Mayor y le ofrecer contemplar desde su balcón el paso del cortejo nupcial. José tiene, además, otro amigo, un comandante que presta servicios en esa zona, que le facilitará el acceso a través de la multitud. El 31 de mayo, José y su madre se dirigen hacia la calle Mayor. Van andando. Ella estrena unos zapatos, que le hacen daño. -¿Y si volviéramos a casa?... —sugiere. Ese día, una terrible noticia les conmueve: desde esa casa a la que habían sido invitados, desde ese balcón, un hombre llamado Mateo Morral ha tirado una bomba envuelta en un ramo de flores al paso de los reyes recién casados. En ese mismo año, cuando acaba de cumplir diecisiete, José se examina de solfeo y de cinco cursos de piano. El maestro Serrano le entrega en el Conservatorio madrileño la convalidación de sus estudios, un diploma con un sobresaliente. José inicia armonía y forma la tuna del Conservatorio, de la que es director. Para ella compone un pasacalle. El cuplé está de moda. Escribe varios que se escuchan en La Rosa Blanca y en Provisiones. Se hacen rápidamente populares y en las casas, en los patios de vecindad, en los talleres de las modistillas, se canta: ¡Ay, Nemesio, ay, Nemesio! Hazme un retrato al magnesio... Su primera obra, "El centurión", se representa en un pequeño teatro de la glorieta de la Iglesia que se llama Lux-Edén. En el teatro Barbien estrena a continuación "La mala hembra" y "La presidiária". Su gran ilusión entonces es estrenar en el Teatro Apolo.

muere inesperadamente. Volvían de un estreno, estaba cansada y al llegar a casa tuvo que sentarse en un sillón. Cerró los ojos y no volvió a abrirlos. Su corazón, que tanto había amado, que tanta felicidad y alegría proporcionó a los que le rodeaban, calló para siempre. José quedó desolado. Y en la balanza de dolor y de alegría que la vida va repartiendo entre los hombres, como si, misteriosamente, la madre quisiera hacerle un último regalo, José Padilla, el corazón dolorido y un brillo aún de lágrimas en los ojos, ve realizado su primer sueño: estrenar en el Teatro Apolo.

Así nació "Princesita" Padilla marcha a Barcelona en busca de nuevos horizontes y de allí sale en barco para Buenos Aires. En la ciudad porteña consigue un contrato por un año en el Teatro de la Comedia. El tango esta en su apogeo y escribe uno que obtiene un gran éxito, "El taita del arrabal". Cuando vuelve a España, en la travesía, compone una canción que va a recorrer el mundo.

“Princesita" La toca en el piano del barco v un famoso cantante italiano. Tito Schipa, al escucharla, se acerca al músico español: —Me gusta mucho esa canción. ¿Me permitiría incluirla en mi repertorio?. Padilla y Tito Schipa se ponen de acuerdo. El compositor tenía la idea de presentar esta canción en España, pero el tenor italiano le disuade, sera él quien la cante primero, él estrenara "Princesita" en Italia. Padilla está de nuevo en Barcelona. Trabaja en los teatros del Paralelo, donde ya triunfa Raquel Meller. Es segundo maestro del Teatro Arnau, en el que gana diez pesetas diarias, Pasa al Tivoli, donde estrena “El mantón rojo" y luego al Cómico. Sus canciones surgen sin descanso "Soy cigarrera", que canta Pastora Imperio: "Flor de amor", que interpreta La Argentinita, etc. Es muy aficionado a los toros. Esta afición le inspira una de sus canciones más famosas ........ (continúa en pág. 18)

La anécdota es conocida: en París, Strawinsky y Falla se encuentran en uno de los muchos cafés "con música" que animaban los bulevares. El sexteto, toca una célebre melodía española. Según García Gómez, se trataba de Suspiros de España, de Alvarez, pero lo mismo pudo haber sido El Relicario o La Violetera, de José Padilla. El autor de Petruchka comenta:

"¿Se imagina, Manuel, lo que Vd. o yo podríamos haber hecho con esa melodía?"; Falla responde con rapidez: "en el caso de que se nos hubiera ocurrido". TRANSPARENCIAS-17


recordando a (viene de pág. 17)

"El Relicario". Oliveros y Castellví, dos redactores del diario de Barcelona "El Liberal", escriben la letra y Mari Focela la estrena en El Madrileño, un teatro de variedades de la calle de Atocha, en Madrid. Pero es en Barcelona, en el Teatro Tivoli, cantada por Raquel Meller, donde se hace popular. El éxito llega, rápido, clamoroso, al músico que aún no ha cumplido treinta años. Todo en su vida, desde el triunfo de "El Relicario", será intenso, vertiginoso, casi mágico. Raquel Meller prepara su presentación en París y Enrique Gómez Carrillo le aconseja que lleve en su repertorio "El Relicario". Noziere, un cronista de “Le Fígaro", hace su presentación en el teatro. "El Relicario” es la canción que pone al público parisiense en pie. Padilla escribe una nueva canción, "La Violetera", que Raquel Meller introduce en su repertorio, la música de José Padilla comienza a conquistar sonoramente el mundo. En Italia se canta "Princesita", en Francia ''El Relicario" y "La Violetera". Los éxitos se suceden. Miguel Fleta, el gran cantante aragonés, al presentarse en 1.925 en el Liceo de Barcelona, canta "Princesita". En París, Josefina Baker entusiasma a los franceses cantando también canciones de Padilla. Mistinguett y Maurice Chevalier interpretan una nueva melodía. "En c'est París", que es como un homenaje del músico español a París, a la ciudad que le ha abierto sus brazos. "La violetera" inspira una nueva película que interpreta Raquel Meller, "Violetas imperiales". Cada vez que la artista se presenta en París, el público pide: "¡Violetera! ¡Relicario!... José Padilla sigue viviendo los bellos años del éxito en París. Uno de sus mejores amigos es otro español, Blasco Ibáñez, con el que pasa largas horas en su castillo de Chanoix o en el hotel donde vive el escritor en Niza. Otro artista internacional, nacido en Londres en el mismo año 1.889, lanza una película, "Luces de la ciudad", cuyo tema central es "La violetera". Charlot ha omitido el nombre del compositor español y aparece en la película como autor de la música. Padilla se ve obligado a ponerle un pleito, que gana. Como primera medida, además de la indemnización económica, en el filme se escribirá ya el nombre de Padilla.

“Ravel” y "La violetera" Han quedado ya lejos los elogios de Puccini, el autor de "Madame Butterfly", "Tosca", "La Boheme", a la música de Padilla. O esas clases que una vez impartió Ravel en las que ponía como ejemplo de obra maestra la partitura de "La violetera". O los años, de 1.930 a 1.934, en Roma, donde escribe una opereta con libreto de Egar Wallace, el autor policíaco que llega a ser gran amigo suyo, y "El jardín de Venus", sobre un texto de John Wells. José Padilla sigue componiendo, y en 1.947 18-TRANSPARENCIAS

JOSÉ PADILLA

estrena en París "Sinfonía portuguesa", una opereta que tiene gran éxito, que permanece varios años en la cartelera parisiense y que es un homenaje de amor a la tierra de su mujer, Lydia Ferreira.

"Valencia” en París Mercedes Serós, que admira a Padilla, habla con él y le comenta que ella ha visto un número que le gusta: un coro de marineros de una obra que se titula "La bien amada". José Andrés de Prada escribe una nueva letra y el coro de marineros se convierte en "Valencia". Mercedes Serós debuta en París, entre el público se encuentra Hugue, un catalán que es director artístico de la editorial Saiahert. Hugue decide ocuparse de promocionar "Valencia". Padilla se traslada a París. El lanzamiento

por un chófer negro. Hollywood convierte su canción "Valencia" en un filme interpretado por Fred Mac Murray. La película no llega a verse en España porque el general Primo de Rivera la prohíbe, según dicen, porque el actor que interpreta al gobernador de Barcelona aparece con un sombrero cordobés. En 1.952 "El Relicario" sirve de fondo a la campaña electoral de Eisenhower. Al reunirse la convención del partido republicano para proclamar su candidato a la Casa Blanca, Eisenhower se presenta en la tribuna mientras una banda de música interpreta "El Relicarío". La música española enardece de tal manera a los asistentes, que los encargados de la propaganda republicana deciden que en todos los actos electorales se toque "El Relicario". Eisenhower obtuvo la Presidencia y "El Relicario" quedó ya unido a su nombre y a su triunfo.

Nostalgia de España

de "Valencia” está en marcha. La estrella de París en esa época es Mistinguett. Ella será quien cante "Valencia" en el Moulin Rouge. Llega así el día del estreno, de “Valencia”. Todo París está esa noche en el Moulin Rouge. Por una escalera central, “rutilante”, con ese "charme" que la convirtió en ídolo de los franceses, Mistinguett baja cantando en francés "Valencia”. "Valencia”, desde París, comienza a recorrer el mundo. En un año, “Valencia” le proporciona a José Padilla veinticinco millones de francos. En el apogeo del triunfo, rico, famoso, mimado por el público, perseguido por las mujeres, vive un tiempo de esplendor que refleja también una época. Compra un castillo, con un lago y una gran extensión de terreno en Chanoix. Viaja en un coche blanco conducido

Padilla vive en París, donde ha conocido todas las satisfacciones que proporciona el éxito, donde son respetados su prestigio y su labor. Francia le concede la máxima distinción, la medalla de la Legión de Honor en grado de comendador. Pero el músico siente, cada día más, la nostalgia de España. Es entonces cuando Celia Gámez va a verle a París pidiéndole que escriba para ella una revista. José Padilla vuelve a España para estrenar "La hechicera en Palacio". Le conceden la Cruz de Isabel la Católica por su labor en el extranjero y acaba quedándose a vivir en Madrid, aunque hace frecuentes viajes a Francia. En 1.960 termina una zarzuela, "Sol de medianoche", con libreto de Fernández Ardavín. Es otoño, el mes de octubre. Está preparando una opereta que se estrenará en París: "Mam'zelle Bonaparte", basada en una obra de Paúl Achard, y cuyo texto ha sido escrito por Fierre Chanlaine, presidente de la Sociedad de Escritores Ex Combatientes y autor de una versión francesa de "La Celestina". Padilla da los últimos toques a la partitura. La lectura y la audición de la obra tendrán lugar en París a finales de octubre ante la empresa del teatro parisiense que ha encargado la obra. El equipaje ya está preparado para viajar a París. Es domingo y el músico se siente mal. Un día del otoño de 1.960 muere José Padilla de un ataque al corazón. Dos obras suyas quedan inéditas: "Sol de medianoche" y "Mam'zelle Bonaparte". El tiempo ha pasado, pero las canciones de Padilla permanecen inmarchitables recorriendo el mundo, porque el arte y los sentimientos no tienen edad, y esas canciones fueron creadas por un músico de gran inspiración y de corazón inmenso, ese corazón que se paró un día de otoño, pero que sigue y seguirá latiendo en sus canciones. recopilación de textos y fotos por

A.T.T.


Alejandra Craules Bretón El Escudo de Aquiles a Fabio Turri Aquiles duerme su mano derecha resguarda mi seno izquierdo. No puedo alcanzarlo en el sueño estoy frente a él siento su piel no puedo tocarlo a través del plasma. Esta cansado ser héroe día a día no es tarea fácil trabajar ocho horas y estudiar cuatro y por supuesto el placentero cansancio que sobreviene al orgasmo. Quiero fumar pero los semidioses no toleran la nicotina lucho contra mi cerebro que pide humo para meditar. Sólo consigo aire ansioso que produce vértigo temo terminar en medio del mediterráneo sin un rastro ni de él ni de un cigarro para morir tranquila. Las huellas de batallas caducas dejaron surcos al pie de la cama. El escudo se torna azulino responde al nombre del mar el va y ven de su voz en cada confesión confusa toma el aliento de mi razón.

El el el el

escudo de Aquiles es la distancia tiempo desafío de la incertidumbre destino obstinadoabsurdobromistamacabro.

Abro los ojos no está su mano en mi seno pero quién dice que lo no real no es cierto después de todo la justicia poética me faculta puedo derogar o crear nuevas leyes que convengan a mis fantasías. Soberbia relación la del héroe y la poeta la pasión basada en palabras la esperanza enraizada en la quimera. Me da miedo no acostumbrarme a la reciprocidad es seguro huiré día a día sin que él lo sepa regresaré a diario de la misma manera a besar su talón a enloquecer con sus labios. Aquiles duerme ojos zarcos cuerpo perfecto voz que cruza el océano para ser escuchada en visiones de dimensión profética. Te amo Alejandra. Yo le creo.

Aquiles duerme acaricio su rostro de niño recuerdo hace un rato su cabello largo esparcido en la almohada mi boca traza desde su frente el camino hacia su talón no conozco su debilidad él dice que son mis senos. Todo es ideal un trago más de Smirnoff para creerlo nunca había sentido mi cuerpo tan lejos ni la fe tan épicamente justiciera tan seducida por el amor de un hombre tan lejano como mi cuerpo. Cierro los ojos un momento despierto sobresaltada y es cierto su mano aún protege mi seno. Aquiles duerme tiemblo con sólo verlo. Éxtasis parece una treta de mi mente no hay espacio para dudas temo a lo desconocido temo a la felicidad. Mil palpitaciones no puedo respirar huyo de él salgo a la calle mi cabello corre por mi rostro mi aura esta ciega sólo su escudo cubre mi desnudez.

biografia: Poeta mexicana nacida en la Ciudad de Puebla, pero con alma Hidalguense. Estudió Letras Españolas en la Universidad Veracruzana y Creación y Apreciación literaria en la Casa Lamm. Hace un par de años ganó un premio nacional de poesía otorgado por el Instituto Mexicano de la Juventud con su primer poemario 'Palabras Fértiles' el cual fue publicado por el Instituto Hidalguense del la Juventud y el Deporte. Su segundo poemario ' Puntos Cardinales ' fue publicado por la editorial independiente Todas las Voces. Este año asistió a dos residencias artisticas en Europa, una en Francia 'CAMAC' y otra en España 'Can Serrat' donde ha experimentado con poesía concreta y la relación de la poesia con las artes visuales y la música.

TRANSPARENCIAS-19


MBellante De todas las cartas [género literario 'Carta de amor'], las dirigidas a los amantes, esposas/os, novias/os, y un más extenso del imaginado etcétera, de las personalidades del mundo, existe un descenso general en el nivel de escritura. Aprovecho la tenue conclusión para dejar de leer el libro con recopilaciones de carta de amor que tan alegremente compré días atrás. Antes, releo las impresiones escritas en los espacios blancos de las hojas, y ahí ya no estoy tan segura del descenso. En la antología, Nicolás Guillén abre el juego con su poema 'A veces': A veces tengo ganas de ser cursi para decir: la amo a Usted con locura. A veces tengo ganas de ser tonto para griar: la quiero tanto! A veces tengo ganas de ser niño para llorar acurrucado en su seno. A veces tengo ganas de estar muerto para sentir desde la tierra húmeda de mi jugos, que me crece una flor rompiéndome el pecho, una flor, y decir: esta flor, para Usted. Cuánto dolor, cuánto beneplácito! La de Henry Miller a Brenda Venus, donde en una primera carta le dice que a causa de su artritis y esclerosis pasa mucho tiempo en la cama y que -por lo tanto- deberá recibirla en pijama y en bata; y en una segunda le confiesa que lo ha embrujado esta mujer, a sus ochenta y tantos años. Por otro lado, nunca imaginé que Jean Paul Sartre llamara 'mi querido castor' a Simone de Beauvoir. Y la carta de Hermann Hesse, explicándole a Renata Schweitzer que cumplió el deseo de ella de quemar sus poesías, a pesar de sentir pena por hacerlo, me acercó un halo de sensatez, pero siempre pensé que Hesse era sensato, siempre [si bien en esta carta no hubo sorpresas me quedé pensando en que si hubieran sido buenos los poemas, no los hubiera quemado -¿o si?-]. La correspondencia de Juan Rulfo escribiéndole a Clara, contándole que ya se fueron las nubes y -en una interacción coherente entre espiritualidad y lucidezle dice que la ama. Le propone que ambos peleen juntos contra el miedo, por ejemplo. Y me gustó que haya finalizado con la promesa de decirle todo lo que desea decirle más adelante y en secreto. La carta de Henry Miller a Anaïs Nin, donde le aconseja olvidar la cordura, que se despidió de ella pero con un fragmento de su persona pegado a él... donde le dice que aún la oye cantar en la cocina y que aún la ve poner los discos una y otra vez, fue la última que leí. Miller se despide de Anaïs Nin con esta 20-TRANSPARENCIAS

frase: 'El insaciable deleite de la experiencia'. La última que leí me fue bastante interesante por la organización. Es la carta

Hay cartas de amor y cartas de amor de Sigmund Freud a Martha Bernays. En la primera parte le explica como se siente, que no logra aún darse cuenta de lo que es 'lo nuestro', en la segunda parte le adelanta lo que harán y hablarán cuando se encuentren la próxima vez; una larga carta donde Freud recuerda anécdotas relacionadas a 'lo nuestro'. Es notorio que esta relación le cuesta, porque finaliza con un 'no te olvides del desdichado al que hiciste tan increíblemente feliz'. En fin... Esta forma de inmiscuirme en la forma de vivir el amor de algunos de mis autores preferidos no me provocó el placer que esperaba, pocos datos jugosos de vida, menos fuerza literaria, y demasiada vidriera para la intimidad. Tanto interés suscitado, para tan poco resultado. Demasiada expectativa puesta en un misterio supuesto que no fue develado con lo que hay; no es la misma categoría artística de la obra de cada uno de ellos, no señor. Será tal vez que existe un solo interlocutor, el destinatario de la carta, y mi mirada polizonte no alcanza a cubrir el sentimiento, porque esa carta estuvo precedida por gestos, por actitudes, por acciones, por encuentros en común, en los que no me tocó participar [ni a ningún otro lector que, como yo, se puso a leer las cartas–]. Dejado el libro por ahí, me puse a pensar en que la diferencia estriba en que estas cartas de amor, el escritor no las escribió para la posteridad, las escribió para 'su' amor. Entonces, el resultado es que esa carta poco me importa, que mucho más me importa la obra de ese escritor admirado por mí. Que me da pena pensar que es cursi o almiba-

rado alguien que es un genio en la narración, en el ensayo, en la poesía, en la novela, en la investigación, en la pintura, en el arte... Que el valor documental de este tipo de literatura es a fin de formar parte de la biografía del autor, como una parte de la reseña de su vida personal, supongo. Pero que no es, definitivamente, lo que yo andaba buscando [y me alegro de no sentirme como una fisgona]. Claro, una cosa bien distinta es el género epistolar. La carta de amor como obra literaria es un juego y un testimonio de vida a la vez, donde el autor sabe que escribe para el destinatario, pero también escribe para miles de miradas que pueden leerlo [el universo de los lectores]. Esta forma literaria actúa como un simulacro de intimidad que convierte al lector no-destinatario en intruso permitido de un espacio privado ajeno a él, pero donde todos [escritor, destinatario y múltiples lectores] saben que pueden hacerse de un hueco para permanecer y participar. La incomodidad del usurpador es rápidamente olvidada por el placer que produce la lectura, en este caso, desde el mismo momento de la escritura. Aquí todos saben que cualquiera puede leer la carta de amor. Es más, para eso está escrita!. En la otra forma, cuando se escribió la carta, el autor no intuía que alguien más que el destinatario iba a leerla. Si bien en ambas perdura la necesidad de hablar del amor y del desamor, del encuentro del amor y del desencuentro del amor, de la ida del amor y de la venida del amor... mientras una carta de amor insta al lector a que sea, a la resignificación amorosa y al reconocimiento de sí mismo en las líneas; la otra carta de amor, nada, es para el ser amado, y lo demás sobra.


Sin parar siquiera un segundo

LAS ROSAS DE ANDALUCÍA

Es imposible ahora un lamento. En la ciudad caen lágrimas retumban sollozos que enmudecen el asfalto y golpean las paredes interminables que impertérritas se alzan despreciables y calladas.

Nunca hubo una rosa, tampoco un pájaro en el invierno del alma. Hubo un pero ladrando a la Luna.

Un sonido de voces ininteligibles alucinan a los niños. estos cabalgan bicicletas y chillan mientras parpadean los semáforos fríos. Sólo un momento un instante bastaría para resucitar de la muerte de estas calles para ver los rostros anónimos de los miles de transeúntes que cada día imparables eternamente giran sobre si mismos.

LA ROSA DE SANGRE La rosa del sueño, se despierta en la noche, la rosa dormida se abre a la Luna. La rosa de sangre de la herida, tiene los brazos en cruz, es la rosa púrpura, la del amor de la noche, abierta. La rosa blanca del tiempo es el silencio, nos deshoja a pétalos de hielo del día blanco.

Javier De la Rosa Hernández Premio Honoris Causa del Palazzo Duchale de Italia Tenerife

DÉJAME Déjame un trozo de tu piel para escribirte, con caricias, el amor que llevo en mí. Déjame un suspiro de tu aliento y lo perfumaré con el aroma destilada de los sentimientos. Déjame la luz de una chispa del fuego que llevas en tus ojos, y te haré una hoguera para calentarnos juntos. Déjame el agua de una lágrima que hayas derramado por amor y haré un arco iris con el sol que tengo en el corazón. Déjame cualquier rincón para vivir cerca de ti y yo te escribiré caricias, perfumaré sentimientos, haremos juntos una hoguera que caliente nuestra ilusión, crearemos un paraíso solamente para los dos. por

Antonio Moreno Muñoz

Orlando Cova, San Andrés de Tenerife. FARRUCAS De las rosas más tempranas te cogí un ramillete pa que fueras de mañana presumiendo de rodete. Niña de los ojos de color de jade no me mires tanto que viene tu mare. Caminito viene caminito va la que me conviene para enamorar. Tengo en el campo piñones de los pinos piñoneros que sembraron con talante los farrucos que se fueron. Por tanto quererte sufro este dolor que tengo en el alma y en mi corazón. No quiero olvidarte. No quiero pensar aquellos momentos de tu caminar. Una paloma volaba con un mensaje en el pico pa una novia que enamora a un gallego farruquito. Amores de vientos que van en los picos cruzando los mares verdes y azulitos. No digas siquiera cuál es tu dolor, que pronto estaremos juntitos los dos. por

DÉCIMAS DE LA GOMERA 1 En esta peña sombría que el mar con sus olas baña un rinconcito de España es la bella tierra mía. la adoro con fe crecida, con una pasión sincera, le ofrezco la vida entera el sostén del pavimento donde ví la luz primera.

Agustín Navarro Navarro La Gomera. Islas Canarias.

JESÚS SOLANO TRANSPARENCIAS-21


LUÍS CAÑADAS

LA SILLA Acabo de despertar de una angustiosa pesadilla, trataré de relatarla, aunque es tan real que nadie diría que es un sueño. Una anciana no puede caminar, o por sus muchos años o porque se quedó como una pasita. La familia se va de vacaciones al pueblo. Tienen que bajarla hasta la calle donde el coche está aparcado. Entre el sobrino y un vecino fortachón la sientan en una silla, el vecino coge la silla por las patas, el sobrino por el respaldo y la bajan cómodamente por las escaleras. Ya en la calle dejan la silla en la acera y se dedican a instalar a la ancianita en el automóvil. Mientras, un hombre alto, se aproxima sigilosamente a la silla, la coge y huye con ella. La gente grita, ¡al ladrón! ¡al ladrón! Algunos corren tras él, pero el ladrón cruza la calle, se mete por una callejuela y sale a la avenida, perseguido a lo lejos por algún grito: ¡al ladrón! Y aquí intervengo yo: Como estoy frente a él le corto el paso y el pobre hombre suelta la silla y se da a la fuga. Y así me encuentro con la maldita silla. En mis manos. Es una silla que quiso ser de Art decó, fea y pesada. El asiento y el respaldo tapizados en terciopelo negro y amarillo, que el tiempo y el uso deterioró; entre el terciopelo y la madera un galón plateado sujeto con tachuelas doradas, en algunos sitios faltan las tachuelas y el relleno de estopa asoma al exterior como unas barbas o un bigote de pelos rojizos e hirsutos. Como la silla estorba en medio de la calle cargo con ella y la llevo a un lugar apartado donde la dejo; cuando me separo de ella siento que me tocan en la espalda, me vuelvo y es un guardia que me dice: -¿Usted no sabe que no se pueden dejar muebles ni enseres en la vía pública? -Perdone, le respondo. - esta silla no es mía, y no sé quién es su dueño. El guardia me dice con acritud, -no me mienta, que le he visto cargar con ella. -Que no, que no es mía. -No me contradiga, no contradiga, que lo llevo a la comisaría más próxima... y no me la deje por ahí, que le iré vigilando. De modo que no sé qué hacer con la silla. Creo que lo mejor es llevarla a casa, y encontrar una solución. Me acerco con ella a la parada del autobús. Cuando voy a subir a él, el conductor me grita: -¡no puede subir con esa silla! Pues no me faltaba a mí que cada viajero viniese con su silla o su mesa, o su cama, y hasta el orinalito, dice. -Perdone, le contesto. -Tomaré un taxi. -¿Un taxi? Pero señor no sabe que hay 22-TRANSPARENCIAS

huelga de taxis? No me queda otro remedio que transportarla yo mismo. Pruebo a sujetarla por el respaldo, como si se fuese a ofrecer asiento a una dama. Imposible llevarla así porque al caminar el travesaño inferior me martiriza las espinilla. La agarro al revés, el respaldo hacia abajo, tampoco porque toca en el suelo. La sujeto lateralmente y me va rozando en la pierna. Tendré que llevarla a pulso separada del cuerpo con el consiguiente dolor de brazo. Cuando camino así un buen rato no puedo más. Pongo la silla en el suelo y me siento en ella para descansar. Se aproxima a mí una señora mayor, con un gran bolso y un libro de misa en la mano. Sin mediar palabra me pone una moneda en la mano. -¡Señora, que no soy un pobre! -¿Entonces qué hace ahí pidiendo? -¡Que no estoy pidiendo! Le grito. -Bueno, hijo, bueno, es que los buenos cristianos tenemos que ejercer la caridad y si no hay pobres... Además con los años no veo mucho. Cojo la silla y me voy. Pruebo a llevarla arrastrando como un carrito de la compra. Hace un ruido infernal. Se abre una ventana y alguien me grita: -¿Oiga, no hay bastante ruido con los coches para que venga a aumentarlo arrastrando sillas?. En fin, que vuelo a la posición más incómoda para mis brazos. Ahora un grupo de jóvenes beben de un gran botellón sentados en la acera. Al pasar rozo a uno con la silla, se levanta y me increpa: - Tío, que me has dado con la silla. Yo le digo: -Hombre si interrumpes el paso. - Es que te quieres quedar conmigo carrazón -me grita. Y continúa-. -Yo interrumpo lo que me sale, y te voy a dar una hostia... En vista del cariz que toma la cosa, me pongo la silla la revés en la en la cabeza y salgo corriendo perseguido por todo el grupo de gamberros, por mi jefe, el di rector del banco que me grita: -¡Sánchez, está usted desprestigiando a la institución bancaria! También aparece mi mujer que con su voz de hielo y

vinagre me dice: -¿Pero es que me vas a llenar la casa de trastos viejos? Y lo que faltaba; ese elemento persistente en los sueños, el guardia, que también me grita: -¿Con que promoviendo escándalos y altercados? Me veo perdido, con la maldita silla en la cabeza; las patas hacia arriba como una siniestra corona. Y es en este momento cuando me despierto. Menos mal que todo fue un sueño, un mal sueño, porque los sueños son como una escalera de caracol que se enrosca en sí misma y a cada peldaño que subimos aumenta la angustia y la desesperación. Me dormí en el parque que hay cerca de casa en esta calurosa noche de verano. Me dormí en una silla que no he visto nunca. La observo con atención y es fea y pesada, quiso ser de Art decó, entre el terciopelo del asiento y del respaldo deja escapar la estopa como una barba o unos bigotes de pelo rojizo. No hay duda, la reconozco. Es la silla. Siento pavor al mirarla y me alejo de ella furtivamente, estoy cruzando el parque para perderla de vista y llegar a casa, cuando alguien me llama: es el guardia nocturno: -Señor, señor, que se ha dejado esta silla.


TRANSPARENCIAS NUM. 49