Hechizos. Por mientras para siempre.

Page 1

hechizos hechizos

TRABAJOS DE UTILIDAD PÚBLICA

. . . . .

TRABAJOS DE UTILIDAD PÚBLICA

2022


(silencio)


(página en blanco)


1984 A un año de haber reemplazado la vieja cerca de madera que delimitó por quince años su propiedad, el vecino que vive en frente de la casa de mi niñez, colocó sobre los pilares que sostienen su nueva reja de fierro unas pelotas de fútbol de cemento. La matriz no fue un balón reglamentario. Ocupó como molde unas pelotas de plástico un poco más pequeñas, de esas que con un dibujo en bajo relieve simulan los cascos de una pelota de fútbol real. Una semana y media después, la mezcla con la que rellenó las pelotas plásticas ha fraguado y el vecino finaliza el trabajo pintando, de manera alternada, cada casco de la esfera de cemento con esmalte sintético negro y blanco. Hoy, tras treinta y siete años vuelvo a ese lugar, lo más probable que movido por ese recuerdo o las preguntas que ese recuerdo instaló en mí o por lo que inventé como recuerdo a partir de ese acto (nada se compara al acto). Recorro los pasajes y las calles, y cada casa ha coronado su entrada perimetral con lo que se le paró la raja: pelotas de tenis, globos terráqueos, pelotas de golf, trozos de vidrios, pedazos de cadenas, conchas de moluscos, autitos de madera, ollas de presión y botellas de pílsener. El gesto totémico de coronar los pilares con los balones de concreto fue “el puntapié inicial”, el pase simbólico primordial de un clan animista donde todo es arco, erial y a la vez cancha, donde se expresa lo que Raúl Ruiz llama “el fuera de campo del lenguaje chileno”, la expresión colectiva de un entendimiento desplazado, una zona en la que no siempre el verbo es lo primero ni la palabra está por sobre el silencio.


1984

3


hechizos

4


1984

5


hechizos

6


1984

7



nombre de capítulo

9


hechizos

10


página

2

1984 hechizo

13

ahí quedó

42

el cotidiano es charcha

71

le puso güeno

90

en el camino se arregla la carga

116

no se pone la carreta delante de los bueyes

129

hecho al ojo

148

le hizo pa pa pa y listo

190

hay un misterio

206

pero sin colocar la palabra

214

buscarle el lado, encontrarle el modo

264

le puso de su cosecha

308

versión inglés

349

11


(artefacto hechizo realizado por José Aníbal Ortega Aqueveque)

hechizos

12


hechizo

H

E

O

B

E

C

R

T

U

H

R

A

I

Z

O

figuras, atraviesos. Esta es una tercera clave de lectura, que por cierto no es iné-

E

sto que tiene en sus manos, bajo su

dita (Deleuze & Guattari), sino recorrida

vista, pudo haber sido la historia de

y aprendida de otras escrituras, tanto en letras como en otras codificaciones.

una experiencia, hay quienes llegan hasta ahí y no hay problema, es una clave de

Este libro, que queremos sea otra de las

lectura.

partículas del hechizo, puede ser leído Había una vez, un amigo estudioso de

en la tercera clave, usted que lo sostiene

los pasados comienzos del ser humano,

y pasa su vista sobre él, puede leer bajo

profesor universitario de larga data, me

la clave que indica que le vamos a con-

dice: “todo indica que la historia humana

tar una historia, la historia del hechizo, de

cambió definitivamente, drástica y decisi-

cómo fue que llegamos al hechizo, para

vamente, cuando apareció el homo-itine-

comprenderlo como lo hacemos en este

rante.” Es otra clave de comprensión, se

libro, para compartirlo.

razona así: “aparece un sujeto y cambia todo”, es la fábula del “artista”, del “cien-

Puede complementar con la segunda,

tífico”, del “creador”, del “juez”, una fábula

persiguiendo la obra y sus autorías, o sea

familiar por moderna (kantiana), aunque

pasar de la clave “en este libro se cuen-

arcaica (platónica). Le dije al profesor:

ta la historia de una experiencia (la del

“¿No será que la itinerancia ya existía an-

hechizo)”, a interrogar este libro bajo la

tes que los homínidos y estos se fueron,

clave de autorías y obras, como si un in-

se van, se irán acoplando a ese flujo –

forme fuese, un registro de acciones que

como a tantos otros– para seguir siendo?

las seres humanas dejan como huellas en la ciudad, huellas que pueden iden-

Por ejemplo, el viaje de las partículas es-

tificarse en su singularidad concreta y

telares que siguen circulando, aunque

asociarse gracias a la universalidad de

hayan sedimentado como esfera celeste,

ese gesto que también es el hechizo. Este

el agua, el charco biótico, las proteínas,

libro sería una obra, o parte del trabajo

el ADN, las formas orgánicas de vida. Es

(que obra) de nuestro colectivo TUP, que

decir, antes, durante y después de seres

elabora el gesto cotidiano –que también

vivos, humanos y no humanos, hay flu-

es el hechizo– y lo “pone en valor” plás-

jos, fuerzas, materiales, composiciones,

tico, estético, antropológico, lo presenta

13


hechizos

como un estudio, como una indagación

Vamos a desplegar, a continuación, un es-

hechiza del hechizo: he aquí este libro.

tado de situación de la conversación que

Pero, hay más. Este libro ha sido confec-

TUP ha tenido con ocasión de componer

cionado para hacer de él una configura-

este libro, este dispositivo, este momento

ción de flujos y partículas de la vida, el

del hechizo. Bajo la forma de entrevistas

pueblo, el poblado, la calle, la ciudad, la

abiertas a la conversación, grabadas au-

casa y otros territorios, muescas diletan-

diovisualmente y luego transcritas a le-

tes de acciones por mientras para siem-

tras, generamos un volumen de páginas

pre. Este libro, quisiéramos que también

que buscamos organizar sin domesticar,

integrase esos flujos de partículas que

para que algo del hechizo que tiene toda

sedimentan cada tanto en hechizos. Diga-

conversación pasara, alimentara los flujos

mos que para nosotras, este libro es tam-

que estudiamos, presentamos y compar-

bién un dispositivo –aunque no nos gusta

timos en este libro. De modo que usted se

el pretencioso aroma de esta palabra– de

encontrará con textos en cursiva y entre

los flujos y partículas que confieren exis-

comillas, que provienen del archivo de

tencia al acontecimiento que hemos iden-

conversaciones que TUP tuvo para hacer-

tificado con la palabra, el concepto y la

las concurrir en la composición de este

operación hechiza.

dispositivo, este libro, esta libra.

Tenemos una pasión por compartir, está

Vamos a lo que vinimos.

aconteciendo a lo lejos y al ojo, se aproxima y se despide, es una configuración permanente, reverberante, está ocurriendo, lo hemos investigado, hemos registrado anudamientos de ese acontecer, y buscamos con este objeto, este dispositivo parecido a un libro, recursos en composición –por mientras, para siempre– aquella pasión de compartir lo hechizo y las eclosiones hechizas que se presentan y se van, se van quedando, se quedan yéndose.

14


hechizo

I. Un pretexto: Ciudades ocasionales

comenzamos a conversar este libro, este dispositivo, para darnos cuenta que TUP

A principios de 2008 TUP fue invitado por

comenzó a aparecer hace un par de dé-

una curatoría internacional, global, di-

cadas bajo el hechizo de una zona de tra-

rigida por Martí Peran, patrocinada por:

bajo, que empezamos a reconocer ahora,

Sociedad Estatal para la Acción Cultural

ahora que escribimos este libro.

Exterior (SEACEX) y el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB), a

Principiando, comentamos lo de ocasio-

formar parte de la exposición itinerante y

nal de las ciudades europeas, de donde

su catálogo, CIUDADES OCASIONALES. Mar-

provenía la convocatoria. Aquellas excep-

tí Peran señala en su presentación:

ciones que, por sobrevivencia de sus habi-

“El concepto de ‘Post-it City’ fue acu-

tantes, aparecían como Post-it City en los

ñada por Giovanni de La Varra para

planos urbanos. Nuestra participación en

designar ‘un dispositivo de funcio-

ese Catálogo, contó con el siguiente texto:

namiento de la ciudad contemporánea que concierne a las dinámicas de

“Una investigación de los por-mien-

la vida colectiva fuera de los canales

tras-para-siempre en Santiago de Chi-

convencionales’. Los fenómenos sus-

le.

ceptibles de acogerse a esta suerte de microcategoría, apuntan directamen-

Hay en la ciudad un vector constitu-

te a los modos de ocupación tempo-

tivo, tan antiguo como vigente: lo/el

ral del espacio público para distintas

hechizo. Emergencia de toda ciudad,

actividades (comerciales, lúdicas, se-

urgencia e irrupción. Hemos investiga-

xuales…) de un modo ajeno a las pre-

do ciertos flujos asociados a tal vector

visiones impuestas por los códigos

y que configuran hechizas de la ciudad

políticos subyacentes al urbanismo.”

de Santiago. Hechizos sugerentes de

(Catálogo, página 009).

lo ocasional-ficcional, también del encanto. Hechizo: tan postizo como en-

Durante el período 2008-2009 TUP desa-

cantador. Reconocimos tres estratos:

rrolló una investigación colectiva para

lo monumental, lo legal y lo breve. He-

responder a esta invitación, encargo o

chizos Monumentales: edificios UNC-

convocatoria. Comenzamos a poner a

TAD y Pasaportes. Soluciones oficia-

prueba el ojo y la escritura, tentativas que

les-por-mientras que se quedaron por

nos llevaran a unas aproximaciones com-

siempre, provisorias para salvar mo-

prensivas anteriores a este libro, parecía

numentalmente. El desplante de dise-

que eran iniciales, comprensiones ini-

ño monumental de paraderos en la re-

ciales al hechizo. Todo cambiaría cuando

forma oficial del transporte colectivo,

15


hechizos

Transantiago, con sus añadidos posti-

Decíamos en retrospectiva diez años des-

zos, ineludibles suplementos al oficia-

pués, para componer este libro. Discu-

lismo planificador. Hechizo legal: la Ley

tíamos la comprensión estratégica de la

del Mono, denominación coloquial al

ciudad:

boceto (‘mono’) que esta ley oficializa

“…un concepto de ciudad en que lo ocasional era

como documento de una reforma habi-

como anecdotario, y nosotros teníamos toda la intui-

tacional. Postizo legal para encanto de

ción y la experiencia de pensar que eso que se llama-

la construcción improvisada. Hechizos

ba en la convocatoria, ocasional, era constitutivo de

breves: construcciones que espacian

las ciudades. La idea de que la ciudad la hacen las

haciendo(se) espacio, inaugurales de

elites, la hacen los poderosos, …”

toda ciudad, ocasional gesto constructivo, conversación entre constructores,

Para girar el punto de vista y dirigirlo a

encuentro que deviene forma interro-

los flujos propios de habitar, en un senti-

gada. Ciudad hechizo: ocasional para

do bien específico, un habitar la ciudad:

siempre, por ahora.” “no programándola, sino más bien atravesándola.” Se trataba de apreciar estéticamente las intervenciones paganas, cotidianas y des-

Lo que nos permitiría:

prevenidas, hechas al salto de quien no sabe dónde caerá, aunque supo que de-

“…montar el concepto como el lugar de la conver-

bía saltar.

sación entre constructores, o la idea de ‛al ojo’,…”

“La cuestión de la intervención, digamos, cotidiana,

Es decir, si la comprensión de la ciudad

para ellos siempre es un accidente. Para ellos, digo,

desde la perspectiva del urstaat1 , de cual-

desde el imperio romano, desde, incluso, antes. De

quier imperio, del creador del espacio

Atenas poh, o sea, Atenas. Los que no hacían ciudad

urbano, la ciudad presenta “accidentes”,

eran bárbaros, digamos. Entonces, claro, la idea del

desde la comprensión plebeya, de a pie,

ojo que planifica, todos los accidentes son ocasiona-

de quienes habitamos re-buscándolas,

les. Esa era la mirada que cuestionamos, ¿no? Para

de quienes no estudiamos para aprender,

decir, en realidad lo que ustedes llaman ocasionales,

sino aprendemos habitando (incluso en la

es lo que nos pasa a nosotros siempre, que es otra

escuela y la universidad, exagerando: has-

manera de decir ‘por mientras, para siempre’. Eso,

ta en el trabajo), quienes resolvemos con

esa es la invocación, digamos.”

lo que hay, la ciudad no es un plano sino un diagrama, trazado por un ir y venir, en que nos hacemos de ardides tácticos (M.

1 “El Estado despótico (Urstaat) como momento paradigmático de todo Estado, también el Estado es entendido como máquina social, en su doble articulación: social (el sistema institucional socio político) y libidinal (el campo del deseo y la subjetivación).” María Alejandra Pagotto (2014), artículo publicado en sitio electrónico “Repositorio Institucional CONICET”, Argentina, ISSN: 1692-8857

16


hechizo

17


Hechizo hechizos

de Certeau), para trazar una ciudad que

esas categorizaciones, eran como todo lo que hacía-

infiltra la arquitectura y la ingeniería. Lle-

mos investigando: nos vamos a la calle y después

gábamos a la palabra hechizo:

nos juntamos a conversar, y después volvemos a la calle, registramos, y después volvemos a organizar los materiales.”

“Hechizo era como un comodín, que como ya sabemos, juega con todo un abanico de significacio-

La taxonomía de aquel encargo para Ciu-

nes, pero fundamentalmente esas dos, el encanto, la

dades Ocasionales formalizaba el modo

magia, el resuelto como por gracia, por la gracia

en que trabajábamos, una modalidad que

del ‘maestro chasquilla’ [ejecutor del oficio múltiple

se sostenía en las indagaciones y proposi-

aprendido fuera de programas sistemáticos, plome-

ciones personales puestas a una conver-

ría, carpintería, albañilería, electricista, etc.], que

sación colectiva, nunca la formulación de

por la inventiva, por esa gracia, eso que ocurre como

categorías había sido nuestro horizonte

acontecimiento, y la fabricación de lo hecho a mano.

o derrotero, han sido constelaciones de

El hechizo como encanto de cuento, y lo hechizo

sentido para seguir operando. Asumien-

como hecho a la diabla, como decíamos nosotros, en

do que los hechizos que buscábamos y

lugar de estar pensándolo siempre la ciudad como el

capturábamos, eran huellas de investi-

lugar del ojo del poderoso, del poder.”

gaciones operativas de habitantes de a pie, buscamos modos de estudio como

Para entonces, en aquella investigación

aquellas: capturar hechizos solamente

que veía efectos del hechizo en tantas y

podía resultar acoplándonos a los flujos y

tan diferentes cosas, ensayamos una bre-

articulaciones que dejaban hechizos a su

vísima categorización y un conjunto de

paso.

operaciones. Las categorías para clasificar los hechizos fueron tres, sin ninguna exhaustividad sistemática, más bien como

“Yo creo que igual lo reconocimos en su momento,

etiquetas que posibilitaban poner en el

esa taxonomía nos servía para un propósito que era

lugar del hechizo cosas muy diferentes:

bien acotado, que era hacer casi como una especie de

hechizos breves (un sistema de riego, un

resumen del trabajo de hechizos, y que se podría leer

cobertor de medidor de agua, un protector de púas en las rejas, un “ayudante”); hechizos monumentales (el edificio de la UNCTAD [hoy GAM], la cobertura de soportes de apoyo a muros de la neogótica Iglesia San Salvador ); hechizos legales (cuyo único caso epítome es la “Ley del mono”). “…no recuerdo bien el nombre que le poníamos, pero

18


hechizo

mejor en una exposición, en este caso, en el envío que

sible plantear que la historia de TUP es la historia

hicimos, pero en este libro quizás tenemos la oportu-

de cómo registramos hechizos en el fondo y nuestra

nidad de hacer lo que dice el Pato, me parece mucho

incorporación a una cierta labor etnográfica, o car-

más razonable, que es presentar ejemplos y casos, y

tográfica, en poblaciones emblemáticas y todo eso,

comentarlos de acuerdo a, un poco al tenor de esta

ha ido siempre buscando esa conversación con las

conversación, cómo están los ejemplos y qué nos dicen

maneras de hacer y que nosotros hemos asimilado,

esos ejemplos de distintas cosas.”

hemos como espejeado, y eso para mí es un vínculo demasiado fuerte.”

Pero decíamos que nos dábamos cuenta que formulábamos unas categorías y unas

En el año 2005 pusimos en marcha el

operaciones. Esas operaciones eran aque-

proyecto FACHADA (con financiamiento

llas que incluimos en el video “Hechizos”:

estatal, FONDART). No volveremos al de-

amarras, suples, coplas, extensiones, ca-

talle de aquella experiencia que puede

rros improvisando modos de existencia.

ser consultada en el respectivo sitio web (https://tupblog.wordpress.com/traba-

II. Del pretexto al texto TUP

jos/bitacora-del-trabajo/). Lo que nos interesa es pensar aquella apuesta en las

Cada vez que hemos vuelto a hechizos,

multiplicidades de aproximaciones lo que

la actividad de TUP queda arrojada a flu-

conversamos como interface entre la inte-

jos y fuerzas que nos movilizan a pensar

rioridad del hogar y su publicidad exterior

otra vez lo que hicimos antes de hechi-

hacia la calle.

zo y después de esa investigación. Dicho de otro modo, hechizo se convirtió en

“…me acuerdo del proyecto Fachada, porque es bien

un núcleo irradiador de TUP como zona

emblemático en eso, y en esa indagación yo creo que

de trabajo, motor de conversaciones y

el hechizo posterior no es nada de casual, porque en

espacio de pruebas. Nos llevó a volver a

el fondo cuando andábamos buscando gestos en lo

conversar sobre los trabajos anteriores a

público, en el habitar de las personas, estábamos

hechizo, bajo el influjo de una compren-

buscando esa semilla de cómo el ingenio, la nece-

sión constante e intensa (la que sostiene

sidad, la emergencia daban respuestas plásticas a

la edición de este libro-artefacto) y las

ciertas problemáticas cotidianas, pucha, casi me-

investigaciones posteriores, también las

tafísicas incluso, desde alguna lectura, y sellaban

que proyectamos con este libro-artefacto.

una identidad que cada uno de los convocados o las entrevistadas, de los etnografiados buscaba ha-

“…metiéndome en los archivos, los anales de TUP,

cer patente. No por nada pasamos del hechizo como

que ahí está el Patito, que la historia de TUP es

acontecimiento, a leer en la misma ciudad el hechizo

básicamente la recuperación del hechizo en tanto en

como ley (La famosa ley del mono), monumental o

la pregunta que hace originalmente el Pato de ¿cómo

mínimo, digamos, de que sospechamos de que ahí se

hacemos lo que hacemos?, creo que es bastante plau-

ha filtrado una manera de estar en el mundo, en unas

19


Hechizo hechizos

estructuras más complejas, ¿cachai? Y que como es-

se mantienen. Vivienda y feria, fueron

tructuras complejas, se ponen a jugar en paralelo o

dos asuntos con los que despegamos del

entremedio de otras también que tienen mucha más

trabajo hechizos, hacia el pasado y hacia

visibilidad…”.

el futuro (si es que eso fuera tan simple como una tal “línea del tiempo”).

El proyecto FACHADA nos llevó a investigar las tácticas de construcción de viviendas,

a. La vivienda

como aurora del derecho a ella, como la estrategia de la autoconstrucción. Lo

Claro, ahora, después de “hechizos: el

que para gobiernos de mediados de 1960

proyecto”, volvíamos a conversar sobre

hasta el golpe de estado de 1973, fueron

el poblamiento de las ciudades chilenas.

estrategias estatales que permitieran ase-

Con aquella experiencia en que habíamos

gurar el derecho a la vivienda, para cada

formalizado un punto de vista como TUP,

inscripción territorial era un espacio de

lo que ahora podríamos denominar “la

invento, de solución, de tácticas, de hechi-

indagación de hechizos en proliferación”

zos. Lo que ya habíamos investigado como

en los asentamientos (“las poblas”) Simón

memoria de la vivienda desde las “tomas

Bolívar y Jaime Eyzaguirre, en que lleva-

de terreno” de gentes sin casas a la au-

mos a efecto el proyecto FACHADA.

toconstrucción, ahora conversando sobre el proyecto para Ciudades Ocasionales,

Empezamos FACHADA con intuiciones que

se nos aparecía como una superposición,

hoy se densifican, por obra y gracia de

heteróclita y abigarrada, de estrategias y

hechizos. Teníamos una intuición: el po-

tácticas, ocasión fértil para hechizos.

blamiento de esos terrenos periféricos en aquella ciudad de Santiago guardaba

III. Residir y habitar

secretos –en tanto huellas de ese proceso de asentamiento– que quisimos descifrar

Por eso volvimos a conversar –a propósi-

conversando con sus residentes.

to de este libro– sobre esa situación de

Antes

debíamos tener en cuenta los anteceden-

mixtura habitacional, desde los sesenta

tes oficiales de esos procesos de asenta-

(las “poblaciones callampa”, tomas de te-

miento y poblamiento de ambos barrios,

rreno, autoconstrucción) a nuestros días

tal como lo conversábamos para este li-

en que la “vivienda social” se convierte

bro:

en una vedette en festivales globales de arquitectura. También sobre gestos verná-

“En el gobierno de Frei Montalva y se siguió apli-

culos, acostumbrados a sí mismos, cuyo

cando con el gobierno de Allende, la operación sitio,

ejemplo estelar es “la feria”, aquel pasillo

y entonces ya la gente habiéndose tomado el sitio,

de locaciones cuyas armaduras ni se sabe

teniendo sus mediaguas, los cartones y toda la cosa,

de dónde vienen, como tampoco como

20 20


hechizo

“cambucha”

“gorro de pintor”

21


Hechizo hechizos

teniendo la población callampa instalada, se les ha-

complicado porque nadie le parece que la norma sea

cía una regularización de títulos de dominio, enton-

justa en función de las necesidades que tienen, ¿ca-

ces bueno, del título de dominio y se urbanizaban

chai? Entonces la transgresión es casi per sé, como tú

las poblaciones, se ordenaban, les daban lotes de

tienes un sitio de 9 x 18 y la transgresión ocurre casi

un sitio, reglado, normalmente 9 x 18. Hay otras

de manera instantánea, es jaque mate.”

medidas, pero lo que más se dio fue un sitio de 9 x 18. Un poco también se fue trabajando el acceso

Desde ese jaque mate constructor, es que

a luz eléctrica, agua potable, alcantarillado, enton-

retroactivamente reconocemos ahora lo

ces desde ese momento, desde los 60, como que de a

que de hechizo tiene ese desafío de quie-

poco se empieza a ver la progresividad del proceso de

nes se instalan bajo una norma que no se

“instalación” de terreno y asentarse como pro-

puede cumplir, restricciones urbanas que

pietario.”

son superadas por el deseo de habitar:

Entonces, mirábamos ese gesto como uno

“Si querí estar dentro de la norma, tení que jugar

de hechizos, o lo que en la conversación

el juego de la norma y el juego de la norma no tiene

se le llamó “jaque mate” al rey de la plani-

ningún sentido para una persona que vive con una

ficación urbano-habitacional:

densidad más alta de la que se permite, entonces yo pienso que ahí empieza el juego y el resto, la ligereza

“Efectivamente es la historia de la viviendas pro-

de los materiales y todo ese asunto es secundario, di-

gresivas en función de un loteo de 9 x 18, digamos

ría incluso, acá digamos lo que de la línea invisible,

el loteo básico formulado en los años 60 para las

del volumen teórico de lo que uno puede construir,

poblaciones, donde se ponía una caseta sanitaria en

todo lo que se sale, según yo, pasa a ser lo hechizo

la mayoría de los casos, con cocinas y baños, y diga-

en el fondo, ¿ya? Es un hechizo frente a la

mos que esto se iba construyendo hacia los bordes de

norma, que la norma ha ido cediendo en algunos

manera espontánea, un poco lo que habla el Alexis,

casos con la ley del mono.”

después de eso tienes mil maneras de seguir construyendo una casa y en un lote de 9 x 18 puedes notar

Los homenajes a ese movimiento que bus-

150 mil tipologías tanto como habitantes hayan de

có en la declinación de las formas los me-

9 x 18 o loteos parecidos y creo que hay algunas

jores funcionamientos de los artefactos,

cosas que se repiten, el sitio de 9 x 18 es crítico

especialmente las viviendas, nos muestra

porque en el fondo un distanciamiento de 3 metros

unas pistas de mediados del siglo XX para

del muro perimetral, tu no te lo puedes pasar , pero el

pensar los hechizos del presente y su des-

poblador si se lo pasa por una necesidad de espacio,

pliegue:

y frente a eso se encuentra como con un jaque mate que le dice usted puede ocupar el 60% de su sitio,

“No sé si tu viste un reportaje al aniversario de los

pero en cambio necesita ocupar el 100% de su sitio,

50 años de la Bauhaus. Claro, se preguntaban, por-

o sea, como que cualquier proceso que uno trate de

que de alguna manera la Bauhaus aparece justa-

regularizar en una población, en el fondo, es muy

mente en ese mismo dilema. La producción masiva

22


hechizo

de vivienda social digna, de pensar la Bauhaus como

temporal”:

un asunto de los años 40-50, que es digno de ser

“Mi visión de lo hechizo es aquello que piensas como

estudiado, o la Bauhaus es un movimiento que sigue

no permanente, pero se vuelve permanente. La ley

presente, por lo tanto las preguntas pueden reactua-

hace la cuestión al revés. Piensa en ser permanente,

lizarse o reactivarse o reformularse. Es la pregunta

en dar soluciones sin lugar a dudas, y buscarle la

acerca de este nuevo hombre de ciudad, o este nuevo

salida, sería el proceso inverso. Hacer impermanen-

habitante, o ya no tanto del nuevo habitante, sino

te , algo permanente. Lo hechizo no nace para ser

del habitante que viene para los próximos 50-100

permanente.”

años adelante, la flexibilidad de la idea de que todo lo que esté vinculado a instalarse en el territorio de

Así como el revés de lo estético:

manera para siempre, es algo que va a desaparecer. Que lo que podría venir, como uno de los devenires,

“Era como para darle vuelta a cosas. Más que

es la vivienda móvil.”

pensar en lo estético, las dinámicas que ocurren por detrás. Lo hechizo nunca logra constituir, o sea,

Contemporáneamente a la revisitación de

no se logra constituir como una alternativa, diga-

la Bauhaus, pensamos en proyectos de

mos, bueno, eso estábamos conversando el otro día;

vivienda social que ponen su afán en las

una alternativa que se opone o que se muestra como

claves estéticas de la arquitectura:

una alteración a un modelo, o que disputa en algo el modelo.”

“La idea de Aravena podría pensarse como una posibilidad de implementar un programa de vivienda

Pero la vivienda no puede pensarse sin

social digna. Pero lo de Aravena todavía quedaba

concebir que una residencia es un com-

dando vueltas en que planteaba una construcción bá-

ponente de los procesos del habitar, se

sica y la posibilidad de que se le agreguen añadidos,

reside territorializando el habitar, se

pero no la posibilidad de que se construya con lo que

intercambia en las calles desterritoria-

se tiene, que podría ser un elemento básico de

lizándolo. Habitar requiere de ese otro

lo hechizo. Entonces claro, cuando se ven, por qué

componente, el de los intercambios, de

nos encontramos con tanta cosa en las viviendas de

los flujos con puntos de referencia, como

las poblas, porque sí, porque ahí es donde adecuarse

la residencia, o como la más antigua de

dentro de lo precario para poder tener alguna solu-

las callejeras formas de intercambio en

ción que en el fondo siempre es con el sueño de que

las ciudades: los mercados móviles, lo que

todo va a mejorar y lo vamos a hacer mejor, pero con

en Chile llamamos “la feria”.

el tiempo se quedan.” La distancia con proyectos como los mencionados, desde nuestra comprensión múltiple de lo hechizo, radica tanto en la “cuestión estética” como en la “cuestión

23 23


hechizos

b. La feria

talación del tipo “quita y pon”, que se han venido usando desde tiempos ignorados

Si algo cautivó siempre las conversacio-

para la historia oficial:

nes de TUP fue la comprensión de la ciudad como lugar del intercambio, deseo de

“Existen unos feriantes de tradición, uno puede ha-

lugar y lugar del deseo, como le escucha-

cer esa lectura, en el sentido de unos más antiguos

mos a otras decir. Como en el caso ejem-

que otros. Uno ve en los más nuevos, elementos qui-

plar del capitel “pelota de fútbol”, en las

zás de algún tipo de innovación con respecto a la

viviendas de barrios populares, como ges-

instalación del puesto, no pensado. He visto diga-

to que nos arrojaba a las preguntas ¿De

mos, carros ahora. Por ejemplo, el carro que vende

dónde viene? ¿Cómo se “viralizó” desde

abarrotes, resulta ser una innovación en relación a

los años 50 en las residencias de barrios

los fierros que llegan y se instalan en el toldo con

populares?, también han sido esos luga-

franjas. ¿De dónde nace ese toldo con franjas?. ¿Fue

res estacionales, instalados colectiva-

una indicación municipal, fue un acuerdo, fue sim-

mente una o dos veces a la semana, para

plemente la coincidencia de la compra de un material

poner en movimiento el intercambio co-

a bajo costo? O ¿a quién se le ocurrió la estructura de

mercial de frutas, verduras y de un cuanto

fierros que permitían enganchar unos con otros? ¿El

hay: las ferias.

pedestal? Porque tú ves toda esa fabricación y no ves detrás de eso una fábrica industrializada fabricando

“… la existencia de las ferias libres como espacio

por montones puestos para ferias.”

de comunicación entre la gente de distintas clases sociales, y eso creo que fue más interesante verlo en

Las preguntas sobre esa circulación de las

Las Condes que en los otros lados. La principal

formas y los materiales, circulación que

aproximación que me llevaba a fijar la vista en esas

borra las huellas de una invención colec-

cosas era la posibilidad de poder registrar elementos

tiva, progresiva, anónima y persistente:

interesantes, artefactos, cuestiones así, con piezas que

los puestos se levantan con un entrama-

se abaten, metálicas, láminas, un lenguaje del acero

do metálico cubierto por lonas de franjas

delgadito, de las planchas de acero, de las ruedas…”

de colores, los mesones de media altura. Gestos formales que se replican, se hacen

Como piezas de procesos tan arcaicos

multiplicidades sin aparente oficialidad

como la ciudad misma, las ferias trasla-

mediadora:

dan formas callejeras que han movilizado el interés de TUP. Ocupar una calle por

“Entonces tienen elementos como que se repiten, y

toda una larga mañana, con puestos deli-

otros elementos que son los que siguen incorporando

mitados en no se sabe que tipo de acuer-

cada tipo. ¿Pero dónde parte esa estandarización? Yo

do colectivo, que genera ese colectivo de

creo que esa cuestión me da la vuelta, porque no veo

feriantes y feriantas, con códigos de ins-

detrás de eso una institucionalidad uniformando. Yo

24


hechizo

croquis estudio tipología de ferias

25


hechizos

veo más bien un conocimiento ligado a un nivel que

¿Cómo partió todo esto? ¿Quién lo inven-

ha permitido, es como el ayudante, no sé, pensaba

ta? Son preguntas que sostenemos hasta

todo este rato en eso, en el ejemplo del ayudante.”

la escritura de este libro. Preguntas detrás de la que hemos andado, otra de las pre-

El “ayudante” es un instrumento hecho

guntas mayores de las investigaciones de

por cada trabajador que mide el estado de

TUP y que ahora recuperamos desde la ex-

gasto de agua potable o de electricidad,

periencia del hechizo. Ese deseo de inda-

hecho con un bastón en cuyo extremo lle-

gación, nos permite formular, tantear, con

va una esponja limpiadora de visores y un

hipótesis, como por ejemplo:

espejo para lograr mirarlos desde fuera de la vivienda y más lejos del largo de un

“Después claro, estaba la necesidad inmediata pero

brazo. Este hechizo breve, se multiplica sin

tomó una estética particular, por qué, porque resultó

oficialización alguna, es una herramienta

que había una mejor idea para trasladar esta cosa

que cada trabajador confecciona para ayu-

para no estar haciendo nudos a cada rato nuevos.

dar a medir y reportar los gastos de servi-

Lo haces mucho más estable. Y ahí la cosa se vuelve

cios. Ese breve y ejemplar hechizo, el ayu-

más temporalmente permanente, dentro de su imper-

dante, referencia unos procesos creativos

manencia. Dentro del quita y pon sigue siendo un

más subterráneos, como los de las ferias:

lugar, digamos.”

“Claro, ¿cómo partió todo esto? No sé. Pero me ima-

Lo que no clausura la vocación interro-

gino que no hace mucho tiempo, porque ver fierros que

gativa de la conversación TUP, desde que

se podían enganchar, no sé si aparecen… no sé. Uno

formulamos el campo de investigación en

ve ese puesto con fierros y mesón de tabla estandari-

tanto hechizos. Así volviendo al gesto en-

zado. En todos esos lugares, o sea no estandarizado

vuelto en las operaciones que arman los

porque cada uno lo soluciona. Entonces ahí me suena,

puestos de la feria “lo haces mucho más

o sospecho, de este tráfico de información que ocurre a

estable”, conversamos:

un nivel, que lo hemos ido observando en lo hechizo.” - “No, es que eso no es una cuestión por mientras. “…como que hubiera abocado la investigación a

- Pero creo que igual es un hechizo.

estas cosas, a esa misma silla y con estribos, y con

- Sí, no sé, yo no había definido el hechizo desde esa

cuero sintético rellena, qué se yo, de esponja, tam-

ley, digamos.

bién de dónde viene, de dónde se podría, ¿quién lo

- La pregunta es, en el fondo, lo que aparece como

inventa? Digamos, como el saber colectivo, son ele-

hechizo, lo que se institucionaliza, ¿sigue siendo he-

mentos residuales de la construcción, pero aparece

chizo?”

un elemento de costura y bordado que probablemente desde esa época debe haber estado asociado como a la talabartería.”

26


hechizo

“Comparado con la época en que hicimos el trabajo,

IV. TUP: mirar al pasado desde el hechizo

que me acuerdo que no se avizoraba todavía todo De modo que, para pensar este libro, no

esto y siento que igual que, de algún modo, este ojo

podíamos dejar de mirar el afán, los de-

que pusimos en toda esa problemática, por decirlo

seos e intereses que fraguamos en las

de alguna manera en el buen sentido de la palabra,

conversaciones y el trabajo colector de

era porque a partir de eso también fueron como im-

operaciones hechizas. Mirar el trabajo de

pulsores de que pudieran pasar otras cosas, no sé,

TUP antes de nuestra respuesta a la con-

o sea algo también de esas cosas muestra, o sea te

vocatoria de Ciudades Ocasionales, antes

muestran la creatividad no solamente como algo que

de esa propuesta de hechizo.

está estático, sino como algo que se puede ampliar a otros rangos de uso, por decirlo, y yo creo que la

Así pues, en la investigación sobre la

tensión en el sentido de que todavía vivimos, o sea,

construcción del edificio para la III Reu-

todavía se están haciendo esas soluciones, cuando no

nión de la UNCTAD en Santiago de Chile,

sé poh, veo a los maestros que están trabajando en

inaugurado el 3 de abril de 1972, hablába-

la calle, o todavía se ve esa artesanía que claro, yo lo

mos de hechizos cuando participamos de

veo desde la artesanía desde el punto de vista posi-

un estudio –de entre otros tantos– sobre

tivo, no lo veo como artesanía como algo negativo.”

la hazaña de construir y habilitar ese edi-

Veníamos, desde los primeros ejercicios,

ficio en 275 días:

con preguntas que son constitutivas de TUP, y ahora de hechizos:

“Por eso la UNCTAD, que no la entiende nadie en ninguna parte del mundo, ¿cómo? Si a él le dicen, es como una pirámide invertida, nos dice en esa entre-

“Uno recorre la ciudad y se da cuenta que la ciudad

vista que vimos2, ¿no? Que hacíamos en 275 días.

ya está produciendo así hace un rato… una produc-

Porque los propios obreros resuelven problemas que

tividad hechiza, ésa sería más bien la palabra, para

desde el ojo planificador no tienen solución, solo se

reconocer la productividad.”

pueden solucionar ahí. Bueno, ese ahí es el que noso-

La antigua intuición colectiva del lugar

tros hemos puesto como la tensión, creo.”

que tienen las articulaciones entre construcción y la conversación de constructora

Eso decimos ahora, primero estudiamos y

a constructora:

conversamos esos procesos constructivos, antes de responder al encargo de Ciudades Ocasionales, al hacerlo recordamos

“Por eso, la cuestión importante de la conversación

esa indagación sobre el edificio de la UN-

de constructor a constructor que alguna vez le dimos

TACD III e inventamos la categoría de “he-

tanto color con eso, era porque nosotros estábamos

chizo monumental”. Hoy conversábamos:

construyendo sobre la construcción que hacen otros también. No estamos esperando que venga una musa

2

Entrevista a Hellmuth Stuven, disponible en https://www.youtube.com/watch?v=Jcn9A4FBVq0 27


hechizos

o un genio que nos movilice a la creación. No, la

lugar, en el sentido de que la remisión a la normali-

construcción está ahí, en el tiempo, en la historia, y

dad, la remisión a la contemplación, son remisiones

nosotros estamos buscando otro lugar para mirarlo.

problemáticas, porque las estamos pensando desde

Yo creo que ése es el valor que más le reconozco al

este lado, y no pensamos lo que estamos viendo desde

hechizo.”

el lado de allá, y ese ha sido el esfuerzo, el empeño que hemos hecho desde TUP.”

La cuestión aquella del estatuto de los gestos investigados antes de pensarlos

Es una de las hebras de la conversación

como hechizos, para lo que el concepto de

de TUP desde antes de hechizos hasta

emergencia tuvo y tiene un lugar activo en

este libro. La perspectiva de la emergen-

nuestras investigaciones:

cia nos ha permitido dialogar con aquellas perspectivas que folclorizan o convierten

“La cuestión de la emergencia, yo creo, es un término

en anécdotas de la picaresca popular, esa

que reúne además lo que emerge, lo que surge, lo que

misma perspectiva que ve soluciones pre-

aparece, lo inédito, lo que no tenías planificado, lo

carias de la habitabilidad, pobres solucio-

que no sabías que te podía pasar. ‘Sorpresas te da

nes a los desafíos del habitar, precarias

la vida’, es como eso, te da sorpresas, si no, no se-

operaciones que no se sabe de dónde vie-

ría vida esta la que toca interpretar. Ésa es por una

nen, que más que un culto a la carencia,

parte la emergencia, pero por otra, tienes que actuar,

se convierten en una memoria actualizada

tienes que ponerte en acción ante una emergencia. La

de los conocimientos legítimos por acadé-

emergencia no te permite contemplar, la emergencia

micos de Occidente:

te exige actuar. Entonces, en emergencia, en esas dos cosas, en esas dos dimensiones, yo creo que habla

“Entonces ahí tienes una cosa, el ingenio. Y claro, y

justamente de eso que yo decía como ponernos en otro

por qué justamente todas esas máquinas y esos silos y lugares construidos en algún momento durante la Edad Media se llamaban ‘ingenios’. Tú decías: ingenio. Y ahí salen los ingenieros, los constructores de ingenio o los que producen ingenios.” Existencias en emergencias desde antaño. Por eso la evaluación de los hechizos como inventos en la precariedad, no nos satisfacía ni tampoco hoy: “Y en ese sentido, los conceptos que nosotros ocupábamos no eran ni precariedad, sino que era el de emergencia. El de emergencia, de nuevo, es tan bo-

28


hechizo

nita la ambigüedad de la palabra, porque cuál sería

Volver a conversar sobre nuestras conver-

la remisión, cuál sería el antónimo de la emergencia:

saciones e investigaciones anteriores al

la normalidad.”

proyecto hechizos, nos permite reenviar al futuro nuestras intuiciones, preguntas

Pero ¿qué ocurre cuando la emergencia es

insistentes, gestos y maneras, palabras,

la normalidad?

lenguajes y escrituras. El caso de aquella conversación con quien construyó un co-

“… entonces a lo que voy yo es como que la ten-

bertor de medidor de agua, en su patio,

sión, entre esa carencia y esa especie de

con poco y a la rápida, con un por mien-

pulsión, renovadora o constructiva, constructora,

tras que se fue quedando, sin afán, por lo

no sé poh, se ha notado más que, como te digo, ese

que de solución rindió tanto que “hasta

trabajo de la gente ha venido a resolver problemáticas

bonito se ve”:

que el Estado o las y los expertos, alguien que debía y no ha sido capaz de resolver. Por ese lado yo creo que

“… no tiene que ver con transformar el gesto en “la

estos procesos se han fortalecido desde la época en que

manera”. Nunca se pretende oficializar, sin embar-

hicimos esa investigación hasta ahora.”

go... no es transformar el gesto, es sostener el gesto, para seguir en tu argumento. Es sostener el gesto todo

Se trata, a nuestro entender, mirando

lo que se pueda. Después termina en un cajoncito de

nuestras investigaciones hacia atrás de la

tablas que cubre un medidor de agua. Donde usted

participación, con hechizos, de la convo-

se puede sentar, por ejemplo … y puede haber pastito

catoria de Ciudades Ocasionales, de ras-

y así se ve más lindo, pero eso es después del gesto,

trear gestos y palabras que hacen de sim-

¿no? Lo que nosotros estamos siguiendo todo el rato

plezas maravillas, que inadvertidamente y

es siguiendo el gesto.”

al ojo trazan la ciudad:

V. TUP: mirar un futuro hechizo “Yo creo que el hechizo tiene como múltiples particularidades, dependiendo de lo que yo pude captar,

Quisiéramos, en el mejor de los ánimos

dependiendo de la persona, como el cariño que le pu-

amistosos, compartir finalmente algunas

diese tener al objeto. Yo me acuerdo de eso, como que

palabras, sentidos y orientaciones pro-

había gente que veía el hechizo mucho más, como

pias, que pudiesen ser de utilidad pública,

algo de orgullo, como una solución muy buena, muy

que para eso trabajamos. Compartimos

simple, muy rápida. Yo pienso cómo, no sé poh, claro

con ustedes, renovadas comezones y urti-

que es un valor ser creativo para resolver, eso lleva

carias, filias y fobias, futuros que imagina-

un valor superlativo, o sea, está claro en cualquier parte si tú soy alguien que tiene la capacidad de resolver rápido, una resolución que sirve, pucha, te ganas todo.”

29


hechizos

mos desde la experiencia anterior de TUP,

respecto a lo que estaban mirando. Pensaba ahora

anterior al “proyecto hechizo” y futurísti-

que, bueno, no sé si es para cambiar la dinámica

cas resistencias que nos empujan a seguir

o no, porque eso implica otra cosa. Pero no, lo digo

con TUP.

porque me parecía, digamos, que en este ejercicio que estamos haciendo ahora, ¿cachai? de ir haciendo me-

De modo que vamos a poner en común al-

moria y de cosas que se dijeron, y palabras que nos

gunas de las esquirlas que nos deja nues-

dijeron, digamos, y de objetos que vimos, y de objetos

tra vida TUP, desde el pasado al cada vez

en relación a otros objetos, o dinámicas en relación a

más incierto futuro. Claro teniendo entre

otras dinámicas, permite, digamos, ir haciendo como

manos lo hechizo.

esta experiencia, como aparición de reflexiones, que no querrían instalar una tesis, o no sabemos también

Decíamos en nuestras conversaciones

si eso es lo que buscamos con este libro. O, por últi-

para escribir este libro, este dispositivo

mo, instalar la tesis de que no queremos tesis, no sé.

hechizo, que para que lo disfruten, cosas

O de que sí queremos instalar una tesis, por ejemplo,

como las que siguen inspiradas en futuros

la de la producción de un lenguaje, no sé, y que es un

que pastan pasados, podrían ser expe-

lenguaje de lo visual, ¿cachai? Donde a lo mejor se

riencias para compartir:

mueven, se mueve, digamos, una capa importante de cómo nos relacionamos, que no ocurre mucho en las

“Seguro el hechizo ha ido evolucionando más que

palabras, ni en los compromisos, ni en otras mane-

una cuestión objetual, a un tema más amplio, más de

ras de vivir diariamente, sino que ocurre como en los

resolver de algún modo. Entre desesperación y cons-

elementos visuales. Me da la sensación a veces, por

ciencia y conocimiento, pucha, se ha ido desarrollan-

lo transversal que empieza a ocurrir, en la lectura de

do de una forma que no hay por qué negarlo, o sea,

estos elementos. Me ha pasado, digamos, que en los

yo no lo niego, sino que está.”

lugares donde hemos puesto, recuerdo, digamos, que siempre hubo como cierta alegría al mirarlo, ¿ca-

Como se ve, se trata de hilachas de nues-

chai? De, pucha, decir sí, cómplice, digamos, que

tras conversaciones. Unas hilachas que

estás entendiendo. Como cuando entiendes el chiste,

queremos poner a disposición, sino ¿Para

pero no el chiste, sino entiendes el humor del asunto.”

qué vamos a escribir un libro o hacer lo

- Exacto, no del chiste, sino del humor.”

que hacemos todas las que hacemos ciu-

Entonces nos pusimos a pensar, a conver-

dades infinitas, íntimas y publicitarias?

sar (que es la forma de pensar de TUP) sobre este libro, el mismo que usted sos-

- “Yo un, bueno, como esto hemos tenido años y años

tiene y recorre con su vista (o su tacto,

en este experimento, en algún momento se me ocurrió

cuando logremos publicarlo en braile).

entregar unas fotos con algunos de estos hechizos sin ninguna otra explicación y pedir a otros que trata-

- “Yo creo, Pato, que es saludable esta manera de

ran de reflexionar, o decir, lo que más pudieran con

aproximarse a la factura del libro, y yo sugiero que

30


hechizo

inventemos una logística al respecto, para poder darle

producción, como en la conversación con Pablo, que

ese tono más libre a la edición, y no traicionaría en

cambiaba la idea de lenguaje por escritura, yo decía

nada los postulados del proyecto, ni las conversa-

‘producción del lenguaje’.”

ciones que hemos tenido para este libro. O sea, no creo que cambie mucho. No hay que ser demasiado

Quizás un modo, o más bien una vía, sea

explícito, solícito, para responder a lo que se nos pide,

volver a atender y entenderla, a la escri-

en términos del fondo concursable digo, y creo que

tura.

sería mucho más, pucha, sería, a ver, sería mucho más proyectivo, en el sentido que nosotros podríamos

“… tú lo encuentras en el lenguaje, lo encuentras en

ahora empezar a hablar de cosas que no hemos dicho

la música, en la forma de hacer, en la forma de re-

antes, y que necesitamos, quizás, decir, y eso enrique-

parar, el video da cuenta un poco de eso, digamos, de

cería a este libro, creo.”

que la vivienda puede ser cualquier cosa, un negocio puede ser cualquier cosa que te permita mover, por

Entonces, si como de una “serie-strea-

ejemplo, si lo quieres móvil. Yo creo que lo que hay

ming” se tratara, les compartimos cuatro

detrás de todo eso, es la producción de un lenguaje,

capítulos de la próxima temporada de he-

y como lo hemos visto nosotros, haciendo hechizos

chizos (sin spoiler, sólo porque no tene-

también da cuenta de cómo uno entiende el territorio

mos nada que decir sobre finales).

y cómo uno vive el territorio, como que está corriendo de manera paralela siempre una fuerza, que está

a. Entre gestos y palabras, lenguajes y es-

viviendo el territorio más allá de cómo te dice que

crituras.

tienes que vivir y como lenguaje siempre me ha dado la impresión de que no hemos sido capaces de estar

Una deriva que ha devenido futuro, para

leyendo qué dice cada cosa. Siempre he sospechado

seguir conversando, es la cuestión de la

en esta cuestión de que, no sé, la amarra, el nudo, el

“precariedad” del gesto hechizo. Hay para

clavo, el alambre, dicen algo más allá de una poética

quienes es folclore, para otros “el alma popular”. Para nosotros, en este momento que escribimos este libro hechizo, nos parece una pirueta en la que seguiremos ejercitando, hasta que nos salga un truco o una ilusión. Ya se entenderá, o no. “Sin embargo, claro, sigue sonando a que todo eso está en desmedro, siempre está en falta, siempre está eso que hablamos el otro día, que tanto hecho a la diabla o a la rápida o hecho a medias, y carga con esa connotación ‘en falta’, que siempre es discutible, porque si uno lo ve desde el punto de vista como de

31


Hechizos

folclórica o lo que sea, están diciendo algo. Tenemos

cierta empatía entre uno y otro, y ahí yo creo que ya

una forma de conversar que también yo creo que se

nos escapamos del ponerlo dentro de este catálogo,

ve, pucha, que también es hechiza, que da cuenta de

del folclore. Complicidad habla de hacer algo juntos,

cómo nos instalamos, cómo nos movemos, de cómo

algo subversivo”

nos relacionamos.” La conversación será, hasta ahora, la mePorque la escritura es una práctica, la pri-

jor posibilidad de zafar del ordenamiento

mera práctica de algo que después de cir-

sin intentar proscribirlo, de tratar dilemas

cular podría llegar a ser nombrado como

sin resolverlos, de renunciar al control sin

lenguaje.

aspirar a cualquier descontrol como alternativa.

“Yo, a mí, la única cosa que me queda dando vueltas un poco es el tema del lenguaje, es algo que nunca lo

“¿Cómo lo resuelve? Con lo que tiene, pero siempre

he conversado así como, que se dejo ahí boteando, que

lo resuelve. No es que tendría que tener lo que tie-

tiene que ver con el COA, y más que con el COA, con

nen otros para resolverlo del mismo modo. Ese es

el lenguaje. O sea, lo pienso como con el COA como

el problema del ojo planificador. Ese es el problema

las cosas ejemplificadoras, pero también la pienso

de la estadística. Ese es el problema, finalmente, del

por el no sé, como la palabra chispeza, que aparece

control. Esto se les sale del control, se les arranca

por ahí casi de una manera fortuita, pero se disemina

de las manos para pasar al ojo cualquier escena. Y,

también. Y así también como que lo llevo como a este

sin embargo, configura otra manera de controlar la

anuario que hacen en la RAE, en que se empiezan a

existencia de esas personas, esos personajes, de esa

incorporar términos chilenos. Y que aparece siempre

biografía en la ciudad.”

en Las Últimas Noticias, que se incorpora, no sé poh, el no estoy ni ahí, ¿cachai? Entonces me da

Quizás de allí venga esa temporalidad

vuelta eso, insisto en esto del lenguaje, que el lenguaje

que nos sorprende de los hechizos, de allí

también es una manera del hechizo.”

queremos decir de los gestos habitantes, de la evanescencia de las palabras y de su

El hechizo desafía a cualquier lenguaje

peso al haber sido dichas, de esos lengua-

a ponerse en obra, a trabajar, a volver al

jes hechos al pasar, escrituras al ojo: por

principio: la escritura. Por lo mismo, a pa-

mientras, para siempre.

sar por atender al estatuto comunicativo, b. Conversaciones: entre zona de conver-

histórico de la conversación:

sación y espacio de prueba “Pero es más bien en esa complicidad, que buena palabra que usa, donde está la clave, porque ahí hay

Ya en trabajos anteriores al encargo de

una, en la complicidad hay una conversación, un po-

Ciudades Ocasionales, veníamos puliendo

nerse de acuerdo en ciertas cosas que hablan de una

algunas definiciones como la del “trato de

32


hechizo

constructora a constructora”, o de la inte-

entender un problema, pero siempre solucionándolo

rrogación al infinito de lo mínimo deriva-

con lo que tiene, siempre estás en una actitud plástica

do en “¿cómo hacemos lo que hacemos?”

con respecto al problema: no es solamente el problema

Estas y otras formulaciones que orientan

o la precariedad o la emergencia, si no que aparece de

nuestro trabajo, se situaban en un plano

alguna manera, un ser plástico.”

de existencia que llamamos “zona de conversación”, ahora para este libro, apareció

Como dijo un maestro al intentar sacar

otra clave, una que conecta o refiere las

un mueble que parecía no caber por la

actividades que circulan en la zona de

puerta, mientras girábamos el mueble,

conversación, como “espacio de prueba”:

horizontal, vertical, inclinado, tanteando, aproximándonos anexactamente y el

“Teníamos zona de conversación y ahora se ha dicho

maestro dice “insistamos, hay que encon-

espacio de prueba. Que es bien linda la imagen foto-

trarle el lado y buscarle el modo”.

gráfica y como de ensayo, de estudio, espacio de prueba, poner eso junto con zona de conversación, que es

Hay infranqueables como los lados, cada

un concepto que inventamos en la Jaime Eyzaguirre.

uno de los lados en su singularidad, esa

Pero siempre hemos cachado de que nos hemos arma-

que hay que encontrar. Al mismo tiem-

do un espacio para probar y resguardar ese espacio de

po esa búsqueda es la de un modo, una

prueba, y ese espacio de prueba ha tenido que ver con

modalidad que debe ser inventada en la

todo lo que hemos ido cachando de lo que significa

prueba.

estar en un lugar con personas, que producen y lo Otra de las singularidades que articulan

interesante que es ver cómo hacen eso que hacen.”

con la ambigua universalidad de lo hechiHay un rasgo definitorio en la conver-

zo, es su condición secreta, escurridiza,

sación: su anexactitud. Es anexacto, ni

sólo sabemos del hechizo, de lo hechizo,

exacto ni inexacto, aquello que se aproxi-

cuando aparece en sus operaciones. Es

ma por tanteo, que se conoce del mismo

como una infiltración de ida y vuelta en-

modo, moviendo la conversación, proban-

tre lo productivo y lo imaginable, entre el

do y descartando palabras, sentidos unos

tanteo y la estabilización.

con otros. El rasgo de anexacto de los hechizos pueden ser descifrados buscando

“¿Cómo lo ves tú? Si esa infiltración de lo hechi-

el rasgo de anexactitud.

zo hacia lo productivo, ¿Uno podría localizar este tipo de experiencias hechizas en ese lugar, que están

“No nos ponemos a ver el detalle exacto de cómo

conversando más en esta otra dimensión que en esta

resolvió, sino que la gente lo ve de reojo y dice ‘sí,

operación orientada a resolver en la inmediatez?”

más menos así se puede hacer’. Cuando uno adquiere “Y cuando investigamos, es que siempre vamos bus-

algún tipo o se fija o pone la mirada en tratar de

33


hechizos

cando dónde esas cosas se cruzan: la necesidad y

no. ¿Pero también ves ahí algo que se excede en ese

el deseo. El deseo en sus formas de tener ganas, de

ejercicio utilitario? Porque siempre nos ha dado la

aspirar a algo, en su forma de “sería bonito que esto

impresión que el hechizo tiene ese excedente, mágico.”

pasara”. A eso llamo deseo. Y la necesidad, es del tipo “tengo que hacerlo”, hay algo más fuerte que yo

Este tipo de expresividades, nos exigen

que me lleva a resolver, que me lleva a inventar. Yo

aproximaciones equivalentes, con opera-

creo que la infiltración de la que hablábamos, de lo

ciones sinónimas a las que producen los

hechizo, se mueve como en esos cruces.”

hechizos:

Entre el deseo y la necesidad, allí hay un

“En este mapeo de las ciudades, o del campo, de

foco de emergencia en que “lo que sobra

este momento histórico, puntual, que cohabitamos,

no daña”, sino circula como potencia del

estamos de un modo u otro mapeando o leyendo,

seguir haciendo cotidiano.

reinterpretando y ficcionando de manera colectiva estas formas o estos puntos de encuentro, cada quién.

“En la solución de una emergencia hay deseo y so-

Enfocados tanto en la vida cotidiana, como en la

brepasa, como dice el Pato, la solución propiamente

forma de producir cultura, producir estas búsquedas

tal. Tiene un excedente, siempre. Ese exceso es la

de sentido, que en un momento nos hacen detenernos

maravilla de la hueá poh, el hechizo. Es lo que a

por más o menos tiempo, por determinadas particu-

uno lo encanta.”

laridades y después continuar.”

Y como siempre, sabemos que no in-

También hay un tipo de identificaciones,

ventamos la pólvora, sino investiga-

entre la generación de hechizos, de lo

mos las variaciones de su uso y resul-

hechizo, y las aproximaciones necesarias

tados. No es que inventemos el hilo

para conocerlos y presentarlos, se nos

negro, sino averiguamos su rendimien-

ocurre que esta es una condición ética,

to. Otras ya han pasado por estos lu-

que ejemplificábamos en la conversación

gares que invoca este libro, esta libra.

sobre este libro con la diferencia entre sobrevivir y supervivir.

“Joseph Beuys, que también hablaba de la máquina de bombear y utilizaba la miel como una materia

“Ahí se me ocurre una cosa que estaba pensando

que permitía disminuir la fricción, pero era como de

cuando escuchaba al Talo, que es como la diferencia

ir inyectando eso, una energía, pero también un pul-

entre sobrevivir y supervivir. Un superviviente y un

so, entonces eso me suena también en esa dinámica,

sobreviviente. Una cultura de la sobrevivencia es una

hay algo que excede, pensando en el ejemplo mismo

cultura que está en el mundo popular, y que lo vemos,

que estás dando de tu problemática de construir un

ya que alimenta la picaresca desde siglos, pero de la

huerto o de llevarle agua a ese huerto y hacerlo con

supervivencia es otra cosa, como que tiene una ética,

lo que se tiene, para resolver un problema cotidia-

que tienes que, que es yo creo una cifra del hechizo.

34


hechizo

Yo creo que el hechizo tiene una ética, más que un

responder por ningún otro momento más que por ese,

lenguaje, más que un idioma. O sea, son todo eso,

que claro luego se manipula y se utiliza para dis-

prácticas, pa pa pa, pero tiene una hueá de decir

cursear, o para instalarse por sobre otros o empezar

“mira tú” con lo poco que yo puedo hacer, lo que

a compararse en relación a otros, lo digo respecto a

la humanidad me ha enseñado, pa, lo chanto ahí,

todos los apareceres, de la ciencia, o del conocimien-

pa. Independientemente del destino que tenga eso, del

to. Pero he sentido esa conexión en el hechizo, porque

propósito, en fin. Como ese hacer. ‘¡Mira tú!’.”

lo veo desde la producción plástica también, como un momento en que uno… entre que hay algo que lo

Una ética de la sorpresa:

mueve a hacer algo y el momento en que aparece ese algo, ese algo siempre responde, quiere responder por

“Ahí hay una sorpresa, una aparición, como si de

ese momento de honestidad más que por otra cosa.”

dijera ‘no es que yo lo quisiera, pero como que salió o me salió y fue como yo atiné no más’, al mismo

Memoriosa que no siempre se escurre si-

tiempo en esa expresión

lenciosamente en otros quehaceres, sino

–‘y mira tú’– hay una

también puede aparecer de un pencazo,

cuestión memoriosa interesante.”

de un frote metálico, rocoso, en que salta la chispa.

“Ese aparecer honesto, que no responde y no quiere

35


hechizos

36


hechizo

37


hechizos

“Es como pensar en el cruce de miles de caminos que

“Tiempo después, pasé por un festival de magia,

coinciden en un punto para provocar esa chispa, para

montón de chicas y chicos, demostrando sus talen-

ese instante, para ese momento. Todo el peso de la

tos para hacer que lo que está ya no esté y vuelva a

historia en la producción de ese chispazo.”

aparecer. Le dije a una maga: `que excelentes trucos’, me miró con gesto explicativo: ‘nosotros no hacemos

Hasta puede pasar a nombrar posiciones

trucos, sino ilusiones’. Como que el truco queda bien

de sujeto:

para los y las acróbatas de la bicicleta, en vez de acrobacia y queda mal para quien va de mago o de

“Podríamos hablar que el hechizo dentro de una po-

maga. A propósito de la mención de Talo a Houdini,

blación, al sujeto que se le atribuye algún hechizo, es

ese mago famoso, como que el truco queda mal para

uno o una que se truquea, que cuentea de algún

el mago, porque el mago dice ahora no hago trucos,

modo. Incluso tiñe una posición subjetiva: ‘vos soy

sino ilusiones.”

hechizo, casi de mentira, no estai armado compleEntonces hay como un segundo despla-

tamente’…”

zamiento que oculta las operaciones de c. Estatuto de la acción hechicera: la ma-

la prestidigitación, el truco es la pericia

gia de la acrobacia, el truco y la ilusión”.

adquirida con tanto entrenamiento que debe olvidarlo, la ilusión esconde el tru-

A propósito de esa conjugación del sus-

co como conjunto de operaciones y hace

tantivo “truco”, nos acordábamos de algu-

aparecer lo que no estaba y hacerlo des-

nas conversaciones callejeras:

aparecer a continuación. Como decíamos en esa conversación TUP:

“Yo les había contado de una conversa con esos chicos y chicas que hacen acrobacias sobre sus bicicletas, en

- “Es como una diferencia entre un cineasta y un

parques y eriazos, una vez me acerqué y les dije que

mago en la película de Orson Wells, F de Fake,

eran unos acróbatas increíbles, que sus acrobacias y

plantea un poco eso, viendo a Houdini como uno de

piruetas parecían tan sencillas y asombrosas a la vez

sus referentes y claro partiendo esta película como si

(yo veía algo del hechizo). Y lo que me responde uno

fuera un truco de magia y él todo el rato está confron-

es que ellos y ellas no hacen acrobacias, sino trucos.

tando con lo falso, pero desde la magia del cine, desde

Ya, dije y quedé pa’ dentro”.

la mentira en ese caso, desde el truco. - El hechizo es esa cuestión que tú llamas truquear.

Hay aquí un primer desplazamiento de

- Claro, darle un verbo al truco, truquearse”.

aquella fugacidad del hechizo, esa que hace tan sencillamente lo asombroso.

Se trata de poner atención en “cómo ha-

En la corrección del término, no hace-

cemos lo que hacemos”, porque al hacer-

mos acrobacia sino trucos, hay un des-

lo –en el flujo del hechizo– seguimos un

plazamiento hacia otro de los brillos del

pulso, un “corre-que-te-pillo”, que no nos

hechizo: su carácter de encanto, mágico.

deja fijarnos, toda vez que nos acoplamos

38


hechizo

a flujos, nos dejamos llevar, aunque con-

trevista a unos trabajadores que están en un taller,

versando y no sueltos a un abismo sin ras-

y él habla con un trabajador que habla de, que le

tros de lo que compartimos en nuestras

muestra una pieza que estaban haciendo ellos, y él le

ciudades, en nuestras circulaciones por

dice ¿qué es lo que es eso? una machina. Y él dice:

ellas, en coincidencias como de semáforo.

‘son las respuestas que dan los obreros al desafío de los problemas que surgen’.”

“Uno podría decir que lo sofisticado es el arte de ocultar ese truco. Que se haga invisible y eso hace

“Claro, y esa es la definición de machina. Y ahí

que se haga sofisticado. Uno podría pensarlo así.”

muestra la cuestión que es una biela, que se las he mostrado a ustedes, que a partir del 2 bielas de una

Los refranes tienen ese truquear del he-

ripiera, arreglaron la biela de una máquina ripiera

chizo, parece tan sencillo en su hondura,

que ellos tenían, entonces ahí muestran el objeto, un

esa que nos deja pensando. Los refranes

objeto perfecto. Y se ven la dos bielas que juntan el

no tienen dueños, como los hechizos. Pero

eje, y la otra parte, que es la pieza que se soldó.”

podemos disfrutarlos traduciéndolos:

Y nuestras conversaciones vuelven a los lugares comunes: lo “creativo” del hechi-

“Cualquier refrán que tú piensas, tiene una profun-

zo.

didad que tú puedes compararla o traducirla, que yo creo que es otra palabra valiosa, es otra palabra de

“Como que yo lo relaciono caleta con lo creativo,

las palabras del tesoro, del cofre de tesoro de pala-

con el arte, es muy, le cuesta poco. Le cuesta poco

bras, que es la traducción.”

empezar a palmear para una cueca, le cuesta poco adaptarse a las situaciones, o sea, en ese sentido yo

A veces con toda ingeniería de materia-

lo asocio como con un espacio creativo, como que hay

les, de la metalurgia puesta al servicio del

algo más.”

truquear del hechizo, como el caso de la

O lo que de “juego” tiene todo hechizo:

machina: “La machina es una parte que aparece en la Batalla

- “Yo iría más allá, incluso en la posibilidad de

de Chile [documental de Patricio Guzmán], que es

agregar contenido, en algún momento te acuerdas,

el capítulo El poder Popular, algo así como por

Claudio, que hicimos este video, ¿cómo se llamaba?

ahí, que son las escenas donde hay un compadre que

De la piedra que tirabas para arriba.

es como un actor que es el loco de casco que anda

- La mandonga.

entrevistando a los trabajadores. No sé si se acuer-

- Ahí también hay como otro tipo de lugares donde no

dan de esa escena, que hay una parte que el hombre

hemos entrado, ¿cachai? Que están ahí dando vuel-

va a la fábrica, a una metalúrgica, se metió a una

tas, entonces no sé poh, la payaya, la mandonga.”

empresa de metalurgia del norte, entonces parece que, una maestranza de CODELCO, del norte. Y él en-

39


hechizos

O en trabajos inmediatamente situados

neo, bien distintas. Hay una manera que es como

en el campo de las artes visuales:

el comerciante el que va a vender algo a gente que podría necesitarlo y vas a vender alguna pescá, al-

“En El Jardín de Juan Francisco González, hay

guna pomá, alguna hueá, da lo mismo; puedes ir a

toda una manera gráfica de hacer descripción y colo-

vender programas sociales, y el mundo popular está

ca súper claramente lo que estamos hablando respecto

más o menos adiestrado en ese juego de máscaras,

a ese tipo, que interviene el cotidiano, ¿cachai? Aquí

cuando alguien viene a vender. Hay otra manera

con la biela no estamos hablando solamente de inter-

de ser foráneo, que es el recién llegado, la diferencia

venir el cotidiano, estamos hablando de intervenir un

también la hace cualquiera desde una posición de

sistema productivo, digamos, una que deviene de lo

‘nacido y criado aquí, usted que viene llegando tiene

cotidiano y se transforma en lo institucional, que es

que saber que aquí las cosas son de esta manera’,

lo que hemos estado hablando todo el rato, digamos,

vos venís llegando recién, así que vas a tener que

que es como la UNCTAD, digamos, pero con legali-

entender los códigos. Otra manera es el turista, se

dad, con autoridad.”

usa en Brasil, en cualquier parte, vamos a ir a ver las favelas, vamos a ver a los pobres, vamos a ver cómo los pobres se defienden, hacen sus negocios ile-

d. Llegar e irse

gales. Y hay una manera que yo creo que es la que En todas nuestras aproximaciones a los

nosotros hemos buscado, que es la manera de que nos

hechizos hemos tenido que lidiar con la

reconozcan como una visita a tomar el té, que yo lo

búsqueda de posibilidades de acceder a

veo súper claro cuando hicimos la hueá de la Jaime

lo radicalmente otro sin colonizarlo, sin

Eyzaguirre, cuando la señora te recibe en la reja, sin

interpretarlo con códigos académicos o

abrirla todavía y uno le explica, entonces abre la reja

de otro tipo. El trato con lo otro, se con-

y si uno sigue explicando, luego ella conversa, y entra

versaba como las posiciones de lo forá-

en la conversación, cuando te abre la reja ya no te

neo. Foráneo es para quienes buscamos

pide información la señora y entonces te hace pasar

hechizos su truquearse, como foráneos

y en su comedor te sirve un té y uno ya dice, no soy

somos nosotros deambulando por calles

ni turista, ni vendedor, ni embajador del gobierno, ni

y asentamientos populares. Esta es la

recién llegado.”

cuestión que podríamos situar en el movi-

Esa posición foránea, la de visita, en la

miento que va entre llegar y partir de allí

que andamos de paso buscando conver-

de a donde llegamos, la cuestión del gesto

saciones:

de bienvenida y despedida, el pasaje por los hechizos. Allí la condición foránea, es

“Es cuando nos reconocen como una visita y visita-

irreductible.

mos porque queremos aprender, y nosotros venimos “Lo que me parece clave ahí en esa cuestión que decía

con algunas cosas para aprender y para jugar, es

el Talo recién, es foráneo. Hay maneras de ser forá-

como la respuesta a que te recepcionen como visita es:

40


hechizo

tenemos unos juguetes con los que les queríamos ofre-

mos la carga, de pronto se ve tan poco profesional,

cer jugar, ya que usted nos acepto como visita, yo creo

pero finalmente es como una manera de enfrentar

que esa manera del TUP ha sido muy hechizo en sus

el trabajo.”

fundamentos, es como un hechizo de fundamento del TUP, que alguna vez se convirtió en un trabajo, pero

Habrá que dejar de hablarles, dejar de

que siempre fue aquello de buscar, de andar en “la

escribir. Esperamos que a usted que pasa

pesca”. Nos dicen ‘¿pero ustedes qué son? ¿por qué

por este libro, la libra dispositiva, le ocu-

dicen que un Fondart es como del arte, son artistas?’

rra aquello que nos ha tenido pendiendo

Y en la Jaime Eyzaguirre con las fotos pasamos co-

de un hilo:

lados, rápido, porque la foto es arte, así que al toque pasamos. Pero en Fachada, en la Simón Bolívar nos

“Cada vez que uno, después de este libro, después

costó mucho más de que se entendiera, y de que nos

de este trabajo, obviamente que andamos viendo eso

reconocieran como esa manera de ser foráneos, como

en todos lados, hechizos. Entonces como, quizás esa

dice el Talo, una manera en la que puedes ser una

es la reflexión, como que la cuestión trasciende de

visita que invita a jugar y trae juguetes.”

los objetos en sí, sino que ya es como lo que estamos tratando de postular así como sin querer, que es como

Es una experiencia de encuentro en el im-

parte de una, de algo constitutivo de nosotros, de la

pulso que nos mueve aquella ética de la

cultura, ¿cómo se podría decir? De la no definición de

que hablábamos antes, la ética de la sor-

sociedad, propiamente tal como de una aspiración a

presa.

hacer algo, no sé, tiene que ver con todo esto, creo yo.”

“Claro, pero además dejas un bicho instalado, que eso también pensaba del nómade, atraes las miradas desde otros lugares y dejai un bicho ahí, un virus digamos.” La ética del juego, de tomarse en serio el juego: - “El tema del juego, que creo que viéndolo así es como una traza transversal que aparece en los hechizos. - Que tiene un humor, una diversión. - Un placer, con el deseo, que tiene que ver con esos tópicos. Y lo otro que tiene que ver con el trabajo de TUP, yo creo que es como asumir o como tomarse en serio esa cuestión de que en el camino arregla-

41


“ahí quedó”

42


ahí quedó

43


hechizos

44


ahí quedó

45


hechizos

46


ahí quedó

47


hechizos

48


ahí quedó

49


hechizos

cambiar la foto que estaba y poner detalles

“la casa no se diseñó,

50


ahí quedó

no, la casa se hizo”

51


hechizos

“Cuando cualquiera se enfrenta a hacer algo, pelea con la cosa, y siempre está en disputa por querer hacer lo mejor posible, siempre trata de ser lo más honesto con lo que está haciendo y también se da cuenta cuando fracasa en ese ejercicio, que también puede fracasar. Y los materiales nunca están en discusión, o sea, aquel que dice que yo no puedo hacer, porque no tengo los materiales adecuados para hacerlo, para un tipo que está haciendo, no es un escenario, uno finalmente se hace cargo de que termina haciendo lo mejor posible con lo que tiene. Y ese mejor posible deja abierta la posibilidad de que, en otro ejercicio, en otra pintura, me voy a enfrentar, no al mismo problema pero a las mismas situaciones, y a lo mejor voy a venir más fortalecido para lanzarme de tal y tal manera. No digo en técnica, pero sí en actitud.”

52


ahí quedó

53


hechizos

54


ahí quedó

55


hechizos

56


ahí quedó

57


hechizos

58


ahí quedó

59


hechizos

“Son un universo de información, si quieres hacer una recopilación como de la génesis del hechizo, cada uno puede hacer un libro inmenso, cada hechizo tiene su afán, y es como que se condensara en un instante algo solo para ése hechizo, y no responde para otro”.

60


ahí quedó

61


hechizos

62


ahí quedó

63


hechizos

64


ahí quedó

“Cada uno quería que su casa se fuera viendo mejor que la de al lado. Y por estética, porque si el vecino de allá tenía reja de fierro y el vecino de acá también tenía reja de fierro... y yo con reja de madera que ya se me caía, entonces bueno, yo trataba de ponerme al nivel de mis vecinos.” de la publicación “Proyecto Fachada”, TUP, 2006

65


hechizos

el gran muro El Camello se ponía todas las tardes en la esquina de Pajaritos con el camino viejo a Melipilla a vender sus productos. Allí trabajaba hace años y conocía como nadie el lugar. Cuando vio que le tomaba fotos al muro se acercó y me dijo que si quería hacerlo, debía pedirle permiso al dueño, que él estaba a cargo de cuidar el espacio y no me iba a permitir seguir con mis registros si no hablaba con esa persona. Fui a la bencinera a metros de ahí y pedí conversar con quien me indicó. El hombre, dueño del baldío, se rio por la actitud celadora y me dijo que tomara mis fotos sin problemas. Luego de hacer el registro, conversamos con el Camello y me contó que cada vez que se abría la pared debido a los accidentes automovilísticos que allí ocurrían, él se encargaba de una u otra manera -y con lo que tuviera a mano- de volver a cercar el muro, para desincentivar el uso del terreno que protegía como lugar de tránsito, y para evitar las tomas de terreno que ya habían ocurrido en el preciado eriazo.

66


ahí quedó

67


hechizos

68


ahí quedó

69


hechizos

70


“el cotidiano es charcha”

71


hechizos

la ley del mono

“Soy arquitecta revisora del departamento de arquitectura y urbanización de la Dirección de obras de la Municipalidad de La Granja. Estoy a cargo de revisar el 100 % de los expedientes que se presentan por ‘la Ley del Mono’. Esta es una ley que ha aparecido durante las últimas décadas, cada 10 años. Este año, la fecha de publicación de la ley fue el 4 de marzo del 2008, tiene una duración de tres años, y efectivamente es una ley que permite a la gente regularizar construcciones que ya fueron construidas, pero que nunca pasaron por los trámites legales para optar a los permisos de recepción en la municipalidad.

no tiene iluminación natural, ni ventilación natural, lamentablemente eso sí se puede regularizar por la “Ley del Mono”, que obviamente resuelve y sirve mucho, para resolver un problema inmediato a la gente que necesita obtener la recepción final o legalizar sus documentos. Los propietarios son quienes hacen su dibujo y lo presentan. En general son dibujos bastante precarios, súper básicos, con muchos errores pero... “Las leyes del mono”, no exigen, en ninguno de los casos cumplimientos de normas urbanísticas, y los funcionarios municipales, ni los arquitectos revisores se hacen responsables de los permisos que otorgan, sino que estas leyes transitorias hacen responsable al propietario y el arquitecto y la Dirección de Obras actuamos de buena fe... en las declaraciones que ellos hacen.

En el fondo es como un “perdonazo” por no cumplir con el conducto regular para tener todo en regla sobre la construcción.

Esto es un conocido “mono”, ustedes pueden ver que... Es súper poco legible, lo que igual complejiza un poco el sistema de revisión, yo tengo que recurrir mucho a los archivos municipales, para ver efectivamente qué de esto tiene permiso y qué no, y después hablar con la gente para ver que efectivamente... o para revisar los metros cuadrados, o el destino de las ampliaciones.”

En general es una ley... excelente para la gente que no tiene los recursos para poder cancelar a un arquitecto, que va haciendo las autoconstrucciones a medida en que tienen plata y en la medida en que, o el hacinamiento o la necesidad de ampliar la vivienda, la gente regularice cualquier construcción, independiente de la calidad. Si molesta al vecino... si un recinto no tiene ventilación, o un dormitorio

entrevista con Liliana Bisama, arquitecta de la Municipalidad de La Granja, en el video “Hechizo”, TUP, 2009

72


el cotidiano es charcha

73


hechizos

74


el cotidiano es charcha

“Esta cerámica… toda, toda la cerámica que está aquí, estos son restos, restos de lo que estaba adentro, cerámica del comedor, y estos son restos que regalaron, estos son de la ducha, y estos los regalaron, los que tienen más matices, fueron todos regalados, solamente los blancos son los sobrantes de la ducha, y los cafecitos... los demás... puro regalo... incluso lo que está allá... son regalos de la vecina Norma... sí... de la tía Norma... sí... ella tiene la casa más ‘pelolais’... claro... ella la tiene más ‘pelolais’...” Villa Madrid Osorio, San Bernardo

75


hechizos

76


el cotidiano es charcha

77


hechizos

78


el cotidiano es charcha

79


hechizos

80


el cotidiano es charcha

81


hechizos

82


el cotidiano es charcha

83


hechizos

“La estética es la resultante de un hacer haciéndose, de una manera de producir más honesta. De que vas y enfrentas la situación o el problema o el dilema, con lo que tienes. Y el resultado no pretende instalarse como ejemplo para el futuro o para nadie más, sino resuelve para ese momento, ese instante. Acontece al momento del hacer un hechizo, toda la sabiduría que uno carga, el mundo para atrás. Y en ese sentido es otra manera de cómo uno se instala en el mundo. Se instala, ya no disminuido en relación a otro modelo, sino das un paso más adelante con respecto a instalarte en el mundo con una cierta identidad. Este instante construido, donde yo construyo y me autoconstruyo, acontece aquí y el resultado estético es esto, es lo que hay.” 84


el cotidiano es charcha

85


hechizos

Pasaje Maracaibo 2221, Villa Simón Bolívar, Peñalolén

la casa de don Luis Pinto Tablones: “Yo trabajaba aquí al frente... principié a traer tablas de ahí al frente, porque los jefes me daban tablas y pedazos de madera, todos que sobraban, todo hecho a tableraje y con maderas... Y con esos tableros los traje yo... Hice una casa ahí al fondo, una piececita”. Mediagua: “Me sacaron una pieza de las casas que daban en la CORVI, de las piezas de ahí saque dos piezas, una mediagua, eran pa’ los operarios, pa’ los trabajadores, y ahí me dieron una mediagua, todo fue hecho a tableraje”. Ladrillos: “Y botaron unas murallas allá, de esta muralla de bodega, las botaron con máquinas, entonces las botaban así y quedaban los ladrillos peladitos, así que de ahí le pedí al jefe, si acaso podía sacar ladrillos de ahí, me dijo: saca lo que podai’. Así que en las tardes me quedaba con una hachita chica y le sacaba todo el cemento, y junté más de tres mil ladrillos, y dos veces me vinieron a dejar con tolva, así llegué. Eran ladrillos de los antiguos, de los buenos fíjese, de Lo Curro, de allá saqué ladrillos y los traje”.

86


el cotidiano es charcha

Relleno: “Y aquí eran bajos, todo esto era un bajo, porque aquí bajaba el camino. Así que yo lo tuve que rellenar aquí, le tuve que echar 14 camionadas de tierra, todo esto está con relleno, era un tremendo bajo aquí”.

Reja: “Después trabajé con Nazario ahí, y vendió donde estaba el Liceo San Agustín, vendió pa’ atrás, un pedazo, y tenía hartos naranjos, estos naranjos chicos, y tenía gallineros para adentro, y tenía un corte con rejas de fierro, y me dijo un día, en el tiempo del verano, con todo el calor, los limones, los naranjos todos están cargados: sabe que vendí pa’ allá, pa’entro, y quiero rescatar una matita de naranjos allá, ¿me las pasai’ pa’ acá, pa’ este lado?, le dije yo: -¿en este tiempo? -pero claro, hágale el empeño. Les saqué las matas y las puse... ¡que no haya perdido ni una naranja, ni un peral que había, quedó hasta con pera, no le pasó ni una cosa a los árboles oiga, y en pleno verano!... Entonces me dijo, -sabí’ te voy a premiar porque a los árboles no le pasó ni una cosa, ¿con qué los pusiste?... Yo le hice un hoyo, le echaba un tarro de agua, enseguida ponía la planta y la pisaba, bien pisada, me dijo: te voy a regalar esa reja que esta ahí, así que me regaló esa reja que tengo puesta en la casa, me sobró reja un buen pedazo, y así me fui. Pero todo me costo harto”.

Fierros: “En las bodegas de don Pepe... Ahí al otro lado de Lo Curro, para arriba, de allá traía, y madera también me dieron, madera de roble, bien buena madera, así que también traía madera. Ah! y fierro me dio el jefe de obra, unos postes, de estos postes de allá afuera. Le dije yo: ¿por qué no me convida unos cierrecitos para cerrar el sitio?. Me dijo: ‘mira, saca todo ese fierro que está en esas torres pa’ allá’. Oiga, pero era cualquier cantidad de fierro. Así que ahí con un combo yo, meta combazos, me servía pa’ calentar el cuerpo, y de ahí sacaba el fierro, tremendos fierros que tenían las torres, ese era el que me costaba más para sacarlo, pero todo eso me sirvió, era fierro bien bueno, de distintos diámetros de fierros... Porque las torres traían como ocho fierros, más uno que va retorcido cubriendo a todos los demás”.

Cerámicas: “De allá también las traje, de allá mismo... Este es un baño, unos baños que hicieron tira y yo alcancé a sacar esas y un montón que me quedan allá atrás, y las que salieron mejor, porque éstas costaban que salieran buenas, porque venían pegás con concreto y en ese tiempo se les echaba harta mezcla... Y un día que no tenía na’ que hacer, las agarré e hice el caminito que está acá afuera”.

Adoquines: “Después de la casa, traje los adoquines, los traje de allá de las farmacias Ahumada de Juan Moya con Irarrázaval. Ahí desarmaron todo eso, sacaron todo eso y metieron más adentro la farmacia, y ahí apilaron todas las cuestiones. Si hubiera querido traer pa’ hacerme una casa, habría traído, porque me dieron todo, querían que me trajera todo... Un tanto traje en triciclo y lo otro en camión, de los mismos que contrataban pa’ sacar los escombros... los tuve harto tiempo aquí amontonados... después emparejé con arena”.

87


hechizos

del proyecto “Fachada”, TUP, 2006

88


el cotidiano es charcha

89


“le puso güeno”

90


le puso güeno

91


hechizos

“Aquí cada cual tenía su ranchita y una bandera” “Había harta gente mapuche, si yo le digo sin temor a equivocarme, que el 85% de la gente que está aquí en la toma es del sur... si mi vecina es de Villarrica, mi otra vecina para allá es de Osorno... otro venía de Concepción... Mi vecina Olga, de este terreno al lado, es mapuche... de aquellos que iniciaron la toma muchos empezaron a vender al año, empezaron a irse... entonces lo que pasa que a la gente no les gustó el barro, en esas condiciones vivíamos nosotros...” “Estábamos todos amontonaditos así, pero con una diferencia, sin división limitando los terrenos con rejas ni nada, éramos como una gran tribu, que un poquito más allá armaba una casa, otros más acá, así éramos, como una gran familia...”

al ́76 estuvimos así que se nos apagaba la luz...y se apagaba totalmente, porque me acuerdo que hacíamos unas tertulias preciosas porque, como quedábamos sin luz, hacíamos fogata y nos poníamos todos alrededor de la fogata, ahí a contar chistes... toda la manzana, era precioso, súper acogedor eso... se conversaba harto, se tocaba guitarra...”

“El 76, después ya hicieron las casetas y marcaron los pasajes, entonces, ahí vino CHILECTRA y marcó los postes, donde iban a quedar... del ́72

relatos e imágenes de la publicación “Proyecto Fachada”, TUP , 2006 92


le puso güeno

“Nosotros hicimos varias casas, no tan solo tres... uno, ese cuartucho cuando llegó Raúl; dos, tres, cuatro, cinco... ésta es la sexta casa... se construyó la casa a partir de cosas recicladas. Como le digo, toda la parte de ese sector son puras partes de madera... la casa no se diseñó, la casa se hizo... la verdad es que no se pensó, se hizo no más porque se tenía que hacer... mi marido compraba 100 ladrillos todos los meses, hasta que fue juntando los ladrillos primero y después fuimos... primero hicimos el comedor, después lo demás. Teníamos el comedor y le adosamos las piezas de madera, las mismas piezas de madera, y después así fuimos construyendo... Después, otra vez estábamos haciendo un piso de cemento, pero terminamos como a las 6 de la tarde y a las 8 se puso a llover. Se nos perdió todo el trabajo. Es que todavía no es la casa, todavía no la terminamos bien, falta todavía terminarla, las terminaciones, pero nunca la vamos a terminar bien, bien, bien... Esta casa es mi vida, porque nos costó. Sufrimos haciéndola, como le digo, nos llovió, la escalera, cuando hicimos la escalera tres veces y nos quedaba mala, un maestro que vino, la muralla iba chueca, tirarla abajo, no si sufrimos, nos costó, hasta que le digo a mi marido: ‘jamás vendas esta casa, le tengo mucho cariño’...”

“Y así empezamos nosotros a habitar de a poco” “La casa es a la pinta mía no más, de memoria... uno sabe, hice el dibujo, se los mostraba a los hijos, para que lo vieran, y me decían: -‘¿Pero cómo?’... Y yo les decía que lo primero que hay que hacer es el anillo, porque yo no saco nada con hacer un plano, o ir a que me hagan un plano... porque yo llevo años haciendo chalets... y ahí, dije yo que esto me gustó... hice los cimientos, el radier... y cuando me pillaba el invierno le ponía un poco de techo... Por ejemplo ellos querían el dormitorio en la calle, pero no poh, porque había protestas, imagínese lo que le podía pasar a los hijos... si quiere vamos a ver la casa...”

93


hechizos

“Nosotros vivimos tanto en todo lo que hemos vivido nosotros” “Cuando transformamos esto como biblioteca acá, fue en este cambio de la dictadura a la democracia. Nacimos en un momento histórico distinto y funcionaba todavía la Escuela. Entonces, cuando se desarman, quedan las dos salas, quedamos en un espacio más grande, y funcionaba acá además la Defensa Civil, en una sala la Junta de Vecinos, un Jardín Infantil Laboral, una cuestión de fútbol de Los Viejos Craks, y no sé qué otra cosa.”

Relatos e imágenes de la publicación “Proyecto Fachada”, TUP, 2006

94


le puso güeno

95


hechizos

96


le puso güeno

“Hay una cuestión súper potente de una relación no subordinada a la letra, que vive en la práctica, en la puesta en acto. Cuando tengo que resolver, pruebo, ensayo. Algunas hueás resultan, otras no resultan. Las que resultan, las aprendo, y las sigo ocupando. Entonces en ese sentido, es una relación no subordinada a la letra, pone en acción. Por eso que es como dicen las señoras y la gente: ‘hay que saber tener el almuerzo hoy día’, ese saber es un saber escritural. Un saber de solución al que se arroja el acto. Yo sé que tengo que parar algo. Tengo que resolver algo. Ahí voy a ver, con lo que tengo y lo que se me ocurra, y con la relación con los materiales, la relación con lo que yo espero que pase. Aunque sé que eso que espero que pase, nunca va a pasar como yo lo espero, y que es una clave súper potente, porque la idea de mejora es algo que está siempre justamente en la aspiración que no muere, y que te genera esta capacidad práctica con el lenguaje. Aquí se aprende escribiendo.” 97


hechizos

98


le puso güeno

“Operamos de una manera, porque también somos parte de ese tipo de hacedores. Tenemos todo el bagaje y experiencia de nues-

tras vidas, incluso, previo a eso, la experiencia y bagaje de la vida de nuestros padres, nuestros abuelos, y para atrás de este territorio, que nos instala con mucha autoridad a resolver hueás. Siempre lo tienes que resolver con lo que tienes. Tienes mucha más, no sé si sabiduría; experiencia digo yo, enfrentando los problemas de esa manera.”

99


hechizos

bonus track

horas durante la noche del viernes 6 de enero de 1984.

Víctor junto a algunos primos y amigos organizó en su casa una fiesta para la celebración del año nuevo de 1984. Esa misma noche cuando fue a buscar a Marta, una de sus vecinas, se encontró por primera vez con Elizabeth.

Por la premura la cinta fue grabada por un solo lado con pura “música lenta”, entre otros se pueden escuchar temas de Barry White, K.C. and The Sunshine Band y el clásico “Hotel California” de Eagles. Aproximadamente a las 12 noche del 7 de enero, cuando se dio cuenta que iba bien encaminado y más temprano de lo común, Víctor hizo sonar su casete de “música lenta” para intentar cumplir con su anhelo.

Esa noche de año nuevo, al enterarse de que ella se quedaría toda la semana en casa de su prima, Víctor empezó a planificar especialmente una fiesta para tener la posibilidad de encantarla.

Ese momento fue la única ocasión en que la cinta se escuchó en una fiesta públicamente. Víctor y Elizabeth empezaron a pololear esa misma noche.

Necesitaba realizar una grabación dedicada, y para ello consiguió especialmente un muy buen deck con su vecino Pinito. Como no tenía ninguna cinta virgen, grabó sobre una que ya había editado anteriormente con música para fiestas... Normalmente el proceso de grabación de una cinta lo hacía con un mes de anticipación con relación a cualquier evento, pero ante esta extraordinaria ocasión, la operación la realizó en un lapso aproximado de dos

“Así que esa fue una de las fiestas como más extra que se hizo, como diciendo hagamos una fiesta bonus track con este propósito...”

del Proyecto “Archivo Jaime Eyzaguirre”, TUP, 2007

Cinta de audio grabado por Víctor Hugo Alfaro la noche del 6 de enero de 1984

100


le puso güeno

el árbol de navidad

“Llevamos casi 14 años más o menos haciendo este árbol aquí, y nació así espontáneo no más, de hacer algo diferente. Siempre hemos tenido una comunión con los cabros, hemos chacoteado, hemos hecho desorden, pero después empezó a surgir lo de adornar la plaza, porque aquí nos juntábamos todos, siempre fue iniciativa de nosotros. Éramos malos, éramos pelusones, pero siempre esto fue sin intenciones y sin fines de lucro.

(Plaza Baden-Powell, Villa Jaime Eyzaguirre)

La primera idea que tuvimos fue una vez que fuimos a los fuegos artificiales, cuando llegó la Pepsi. ¿Estamos hablando cuánto? unos 15 o 20 años atrás más o menos, cuando fuimos ahí al San Cristóbal y mi hermano como es de la milicia ese desgraciado, en vez de llevarnos por un camino como corresponde, por la calle, nos llevo por entre medio de los cerros, igual como una excursión, a lo milico. Y sabís que no voy a mentirte, llegamos a donde iban a tirar los fuegos artificiales, y así de suerte llegamos ahí, cuando ya estaban con los tubos y todo. Y no faltó el que se metió por los tubos, y claro, sacamos pólvora, un polvo de color claro, nos metimos pa’dentro de unos tubos grandes. Entonces nos trajimos unas bolsas y las primeras las colocamos en unos árboles de ahí, y las prendimos... y empezaron a tirar puros fuegos de colores a lo alto, super bonitos, y le echábamos poquitito y la prendíamos y salían puros fuegos, unas luces así, bacán, mortal. Yo creo que eso fue como algo que nos incentivó, algo con motivo navideño.

partidores de tubos fluorescentes, entonces ahí pegaba sus pestañeos mulas... Al principio nos colgamos de los cables, directamente de los cables. Después hacíamos inventos aquí donde dejábamos la media cagá, después vino la municipalidad y nos puso un enchufe.

Obviamente si se hace una fiesta navideña tiene que haber un árbol navideño. Todos los años somos los mismos. Mira, siempre somos los mismos entre...6, 8, o sea, lo mismos que tú ves acá son como las mismas familias, están todos emparentados. Pero el pilar fuerte aquí es el Pepe, éste es el maestro, el de la obra de ingeniería.

Había un caballero de la casa esquina, que ahora lamentablemente falleció, él siempre nos aportó todos los años, con las guirnaldas. Tenía unos papeles dorados así de anchos y envolvíamos el árbol... Lo que pasa es que él trabajaba en un laboratorio farmacéutico donde se usan esas cosas para tapar las pastillas y todos los años nos daba, incluso yo todavía tengo en la casa, tengo dos rollos de esos. Antiguamente lo hacíamos para los niños que ahora tienen quince, veinte años, ahora lo estamos haciendo para los hijos de nosotros. Yo tengo tres niñas, una de doce, de seis y de tres años, él tiene una de dos añitos que anda jugando, ahora todos tenemos hijos, estamos casados y es para ellos.

Bueno, al principio era todo rústico no más, con cables con ampolletas. Ibamos a buscar despuntes de pino allá del parque Juan XXIII, y ahí empezamos a armarla. Nosotros una vez adornamos con ampolletas, y típico que las pintábamos con témpera. No había recursos para ampolletas de colores originales, eran caras. ¿Pero qué pasó? Igual al principio hubieron problemas cuando armamos el arbolito con ampolletas, porque se robaban las ampolletas. Yo trabajé en la Phillips ocho años y de ahí traía, ̒me las daban�... (risas)

Ojalá Dios quiera que ellos después sigan y se fomente la idea, que vaya traspasándose... o los hijos de los vecinos también”.

Ya después nos pusimos más tecnológicos con ampolletitas chicas de colores, y antes el juego de luces era con

101


hechizos

“Me acuerdo que mi tío fue uno de los primeros en tener televisor y daba tele. Y se pagaba pa ir a ver tele, se pagaba una entrada. Entonces, por ejemplo, los niños estaban hasta las nueve de la noche y después venían las noticias y todos los grandes. Cuando llegó el hombre a la luna, yo me acuerdo que estaba lleno, repleto esa cuestión. Nosotros teníamos dos mediaguas, dos mediaguas juntas y una la usábamos solamente pa’ eso, teníamos negocio...”

102


le puso güeno

del proyecto “Fachada”, TUP, 2006

“Estaba ese espacio de vivienda de más de un uso. La extensión de la casa como boliche, de tienda en la clásica dimensión del mini-market que tiene toda una lingüística constructiva que es más o menos parecida, los portones de reja que se abren y que dejan el garage como un espacio de venta. La persona está vendiendo y después se mete a tomar desayuno o almorzar en la casa.”

103


hechizos

104


le puso güeno

105


zig-zag “Tenemos en el cuerpo, vivir en dinámicas constructivas donde la mayor cantidad de experiencias que tenemos es siempre hacerlas con lo que tenemos, nos vemos expuestos permanentemente a experimentar con los materiales, a sacarles un rendimiento extra que el material no estaba prediseñado para ello, sin embargo, en la experimentación le hemos encontrado una nueva posibilidad, y de eso sí que sabemos harto. Es una dinámica de producir y conocer produciendo, y eso te permite zigzaguear, porque lo que tienes entremedio no solamente es un conocimiento de para lo que fueron hechos los materiales o para lo que fueron preconcebidos, sino de modificarlos, de usarlos de otras maneras, y eso te instala en un lugar distinto a cómo construyes en la realidad”.

106


le puso güeno

107


hechizos

108


le puso güeno

“La gente ha sido la que está haciendo, la que está dando las soluciones y que está dando la pauta, no son los políticos, no es el Estado, sino es como siempre el bajo pueblo.”

109


hechizos

110


le puso güeno

111


hechizos

112


le puso güeno

113


hechizos

114


le puso güeno

115


“en el camino se arregla la carga”

116


en el camino se arregla la carga

117


FOTO: FUNDACIÓN SALVADOR ALLENDE

FOTO: ROBERTO SANTANDREU

hechizos

UNCTAD III

118


FOTO: ROBERTO SANTANDREU

...Y le cuento la historia, lo llamo a él (y

- Bueno, pero ¿cómo vamos a hacer una

le digo): fíjate que Almeyda me pasó este

carpa?

programa, para hacer este edificio... le cuento toda la historia...

- No -me dijo- , la carpa es un techo, que

Entonces, me dice: mira... yo creo que aquí

se mete todo adentro, entonces hagamos

hay que hacer una carpa.

un techo, un techo independiente... y metemos todo abajo.

- ¿Cómo una carpa?

Jorge Wong, Arquitecto, Vicepresidente de la

- ¡Las carpas!, ¿conoce las carpas? es un

CORMU, Edificio UNCTAD III

palo en el medio, una carpa y meten todo adentro... todo está adentro, eso es lo que

entrevista realizada por Claudio Pulgar y TUP en el contexto

hay que hacer... el concepto.

FOTO: ARMINDO CARDOSO

del Laboratorio Urbano Colaborativo LUC

119

FOTO: ARMINDO CARDOSO

FOTO: ROBERTO SANTANDREU

en el camino se arregla la carga


hechizos

la pirámide invertida “Desde el principio se insistió, en que hubiera representantes de los trabajadores, porque habían siempre problemas terrenales. El problema de los clavos, el problema de las barras, el de los alambres que amarran las barras de fierro. Lo curioso es que esta situación la plantean los trabajadores. Poco a poco los trabajadores empezaron a ser respetados y se sintieron respetados, y eso se transmitió horizontalmente en una forma que nosotros habríamos sido incapaces de poder hacerlo. La historia de la UNCTAD es la historia de los trabajadores, de la influencia de los trabajadores, del respeto que dieron los trabajadores, del respeto que se le dio a los trabajadores, y de aquellos directivos que fueron capaces de comprender, que sin tener la pirámide invertida, sin trastocar el orden de los factores, no podíamos salir adelante... que íbamos simplemente a fracasar.” Hellmuth Stuven, ingeniero supervisor de la construcción del edificio para la UNCTAD III entrevista realizada por David Maulén, Juan Guzmán y Javiera Díaz de Valdés

120


en el camino se arregla la carga

Una vez hecha la obra final, terminada la reunión, fui llamada por el Presidente para

hacerme cargo del edificio, para darle vida. Me dijo: ‘haga vivir el edificio’. Irma Cáceres, Directora del Centro

FOTO: ARMINDO CARDOSO

Cultural Metropolitano Gabriela Mistral

El año 1972 el edificio UNCTAD III, fue construido en 275 días, bajo el gobierno de Salvador Allende. Desde entonces ha sido: -Sede de la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Comercio. -Centro Cultural Metropolitano Gabriela Mistral. -Edificio Diego Portales. Sede de la Junta Militar de Gobierno.

FOTO: MIGUEL LAWNER

-Sede del Ministerio de Defensa. -Centro de Convenciones Diego Portales. -Centro Cultural Gabriela Mistral.

121


hechizos

en el camino se arrregla la carga

“Calificamos la UNCTAD como un hechizo, el nivel de sofisticación que tiene esa carpa, es importante. Permitió el desarrollo de dinámicas flexibles. Era una construcción, un sistema constructivo que permitía permanentemente la flexibilidad de ocupación de ese espacio.” “En la UNCTAD cuando decían esta cuestión de los pilares y del techo, y que adentro iba a ocurrir lo que tenía que ocurrir, ocurre dentro de unos términos formales. Instalaba una estructura, pero le hacía una lectura de permear, esa flexibilidad de seguir siendo construida en la medida de que fuese siendo usada.” Las imágenes de esta página corresponden a “Hálitos II”, trabajo realizado por TUP para la curatoria “275 días. Sitio, Tiempo, Contexto y Afecciones Específicas” en el Centro Cultural Gabriela Mistral.

En una de las instalaciones de esta obra, se reproducen los nombres de todos los trabajadores que participaron en la realización del edificio. Extraídos de la publicación realizada con ocasión de los tijerales que se hicieron el 30 de octubre de 1971.

122


en el camino se arregla la carga

Luego del incendio que devastó gran parte del edificio el año 2006, se pudo escuchar a algunos importantes arquitectos que recomendaron su desmantelamiento y demolición. Por otro lado, el Ministerio de Defensa de la época, evaluaba la posibilidad de venderlo junto al terreno de su entorno al sector privado. Otras voces proponían que fuese convertido en departamentos de vivienda de primer nivel o en un gran centro comercial.

123


hechizos

la machina Obrero 1: Estas son las cosas que se han hecho aquí, porque la importación justamente los tiene bloqueados. Aquí los compañeros están viendo... Obrero 2: Porta circuito... Obrero 1: Porta circuito hecho en la fundición de acá de la maestranza. Esta también es importada, pero como usted y todo el mundo sabe de que estamos bloqueados, justamente hay que empezar a hacer las piezas. Y ahora que nos encontramos con esta situación de que nosotros hemos sido bloqueados, digamos, por el imperialismo, nosotros estamos ciertos y estamos llanos a cumplir el plan que tiene nuestro Gobierno de producir más, de buscarle la solución a los problemas que tenemos aquí. ¿Y para qué? Para hacer todos los repuestos que necesita la planta general. Periodista: Machina son las respuestas que dan los obreros al desafío de los problemas que surgen, entonces ellos le llaman machina. Aquí tienes tú la machina. Obrero 3: ¿No ve? Acá hicimos una biela, de dos bielas hicimos una ¿No ve? Periodista: ¿Para qué es esa biela? Obrero 3: Es para la compresora de la locomotora del ripio. Periodista: ¿Y de qué año son las locomotoras? Obrero 1: Estas son del año 1928, que no tienen repuesto acá.

fragmento de “La batalla de Chile” Parte 3 “ El poder popular” de Patricio Guzmán, 1976

124


en el camino se arregla la carga

125


hechizos

126


en el camino se arregla la carga

127


hechizos

128


“no se pone la carreta delante de los bueyes”

129


hechizos

130


no se pone la carreta delante de los bueyes

131


hechizos

132


no se pone la carreta delante de los bueyes

133


hechizos

134


no se pone la carreta delante de los bueyes

135


hechizos

136


no se pone la carreta delante de los bueyes

137


hechizos

138


no se pone la carreta delante de los bueyes

139


hechizos

140


no se pone la carreta delante de los bueyes

141


hechizos

142


no se pone la carreta delante de los bueyes

Vecinas entrevistadas: -“Está muy peligroso... -Por supuesto que sí, de noche, imagínese. Locutor: -Claro, para la obra se invirtieron 84 millones de pesos aprobados por el Ministerio de Vivienda y 120 días tardó el SERVIU en ejecutar las obras para el municipio local; se trata de algo sin precedentes. Por eso no han querido recepcionar ‘la obra de arte’. Audito Retamal, Alcalde de San Pedro de la Paz: - La compañia general de electricidad ha retirado su energía, sin embargo, permanecen ahí aún los de la telefónica, creo que es esa la situación del instante que tiene que resolver SERVIU. Nosotros le hemos enviado ya el oficio correspondiente, a fin de que ojalá dentro de treinta días podamos subsanar la situación. Locutor: -Desde el SERVIU en el Biobío sólo se limitaron a asegurar fuera de cámara que a raíz de las denuncias se inició un sumario administrativo para determinar responsabilidades por la instalación de los postes. Mientras el municipio sanpedrino ahora deberá reinvertir cuatro millones más, para situar a los postes a un lugar mucho más adecuado. Adivine: la vereda”. 143


hechizos

el transantiago

Destinado a cambiar por completo la organización del transporte colectivo existente en la urbe conocido como Micros Amarillas, Transantiago comenzó a operar en una primera etapa desde el 22 de octubre de 2005, siendo completada el 10 de febrero de 2007, fecha en que se realizó la transición definitiva al nuevo sistema, el cual tuvo un plazo para la implementación de nuevos buses, recorridos e infraestructura hasta el año 2011. Parte de esta infraestructura fueron los paraderos diseñados para este sistema de transporte que, a poco andar, debieron ser “parchados” con estructuras adosadas debido a la incapacidad que tenian las originales de proteger a los pasajeros en espera de las lluvias de invierno.

144


no se pone la carreta delante de los bueyes

145


hechizos

En marzo de 2019 se cambió el nombre de “Transantiago” por el de “RED”, para ello se gastó un total de $ 550 millones en el pago -según la licitación- de una «asesoría creativa de alto impacto para campañas comunicacionales de un nuevo estándar de servicio en el transporte público metropolitano»

146


no se pone la carreta delante de los bueyes

147


“hecho al ojo”

148


hecho al ojo

149


hechizos

150


hecho al ojo

151


hechizos

“¿Dónde puedo encontrar lo poético? En ese hacer, en ese hacer de mi madre por un lado, que le metió a la confección o a la costura. Por otro lado, yo le ayudé ahí con armar este lego de PVC y él le pasó una pinturita, y él pintaba su carrito, porque no era que andaba con el carro y el logo de supermercado, sino que le ponía de su cosecha. Entonces ahí aparece un poco ese hechizo. La enredadera que se va tomando de este carro y lo transforma en esta alegoría del negocio ambulante. Mi papá salía de la casa y le decía a mi vieja, ‘ya viejita, me voy al Punto’. Entonces era como su forma de llamarle a ese espacio, que es un espacio público, un pedazo de vereda, donde él ponía sus productos y vendía los productos a los autos que justo paraban en ese semáforo.”

152


hecho al ojo

Trabajo con este carrito que es un regalo que recibí... y lo arreglamos aquí... mi hijo me lo arregló con una cortina, y da sombrita. Tenemos una clientela ya formada, y trabajamos generalmente en la semana de cuatro hasta las ocho, ocho y media de la tarde, y el día sábado y domingo... todo el día...

En invierno trabajo las aceitunas y los dulces de Curacaví, y ahora estoy autorizado para vender... aparte de las aceitunas... bebidas. En las tardes cuando está más fresco es la hora en que vienen todos mis clientes... ya vienen de vuelta de sus oficinas, de sus lugares de trabajo.

Eduardo Ayala, vendedor ambulante

153


hechizos

154


hecho al ojo

155


hechizos

156


hecho al ojo

157


hechizos

158


hecho al ojo

159


hechizos

160


hecho al ojo

24 de septiembre de 2021, 18:58 hrs.

27 de septiembre de 2021, 09:57 hrs.

localidad de El Manzano, La Cabras, Provincia del Cachapoal, VI Región

161


hechizos

el transtortuga

“Lo que pasa es que yo al principio del año pasado trabajaba de vendedor ambulante, trabajaba en Arrieta con Vespucio, y cuando empezó el Transantiago quedó la escoba, ahí yo me fui pa’ atrás. Y lo que se me ocurrió fue hacer el triciclo, transformarlo como transtortuga, porque como era tan lenta la micro, no pasaba la locomoción. Tuve problemas con los carabineros, me costó enchularlo, la gente acá se reía, algunos me aplaudían... de a poco lo he estado arreglando... Ahora todos me conocen como el transtortuga, por el carro. Y eso. Le puse parlantes, bocina, alarma, foco y ahora le puse un motor, lo pinté como un bus y... Yo trabajaba con bebidas, ahora lo uso como un hobby, como una mofa de lo que pasó.”

del proyecto “Archivo Jaime Eyzaguirre”, TUP, 2007

162


hecho al ojo

163


hechizos

el carrito del cloro del proyecto “Poéticas de Bajos de Mena”, TUP, 2017

sia, vivía aquí en la Chiloé, era viejita y me dijo que trabajara así, me dijo cómo y dónde lo comprara, cómo lo hiciera y ahí empecé a vender cloro. Ella se fue de acá y yo me quede trabajando, llevo más de diez años alrededor de aquí de mi casa en la Caleuche, la Chiloé, lo que queda de la Coloane, El Almendral y ahora estoy trabajando en la población nueva, el recorrido dura entre cuatro y cuatro horas y media, de domingo a domingo, la gente sabe el día y la hora que paso...

Maribel Sandoval: “Hago esto para sobrevivir, porque yo tengo una pensión y usted sabe que no alcanza para nada. Llevo más de diez años en esto. Yo trabajaba allá en Las Condes, hacía el aseo en un departamento ahí en Latadía con Vespucio y la señora vendía este cloro que es el hipoclorito. Lo vendía en un puesto en la Gran Avenida y vendía a hospitales, a supermercados, pero entregaba, no andaba como yo.

Vendo lavaloza, desengrasante, limpia pisos, cera, cloro y detergente para lavar. Me lo traen a mí el concentrado y yo lo preparo porque es muy fuerte, es hipoclorito, entonces yo tengo que prepararlo con un poco de agua para que no queden gases… No me hace mal, porque trato de no mojarme las manos, como tengo la manguerita ahí le echo al jarrito y no me mojo.

Yo vivía en ese block de ahí, pero ahora vivo en El Almendral, porque esto aquí se estaba botando entonces había un block aquí atrás, donde están esos curaditos ahí, y la señora no se quería ir, porque supuestamente a ellos les van a hacer casas, entonces hicimos una permuta, cambiamos los departamentos, ella se vino a mi departamento, el SERVIU lo puso a nombre de ella y al mío a nombre de ella, entonces el de ella lo botaron y a mí me dieron el subsidio y yo me fui al Almendral, a las casas. Y había una señora que vendía cloro, se llamaba Fre-

Ella (la señora Fresia) vendía puro cloro y cuando empecé a comprar me dijeron ¿y por qué no vendís

164


hecho al ojo

solucionando, si poh, si tengo que andar trayendo bombín, ando trayendo cámara, entonces si se me pincha yo mismo lo arreglo, no falta la persona en la calle que me ayuda a bajar los bidones, me ayudan porque a mí me conocen toda la gente entonces nadie me conoce por el nombre, me conocen por la señora del cloro. Esta es mi caja para herramientas: Está el bombín, tengo parches, tengo cámaras tengo de todo ahí...

lavalozas?, ¿por qué no vendís cera? La gente que me vende el material me dijo eso, entonces fui echando cosas de a poquito y entonces todos los días salgo con un poco de cada cosa. El carrito lo tengo hace más de diez años, porque cada vez que yo he ido a la municipalidad nunca me han dado un carro, nunca me han dado un triciclo, lo compré usado hace más de diez años, le cambio las ruedas, se me han roto las latas, le puse un quitasol ahí y se me quebró justo el quitasol y la chiquilla de ahí del negocio que está aquí abajo me regaló este y el caballero del Caleuche le puso un fierrito ahí y quede regia, le pagué una luca para que me hiciera el trabajito, entonces así tú te ahorras el quitasol y no te quemai’ tanto, un caballero de aquí del Caleuche, es que aquí me conocen todos.

Yo salgo a las diez y media, diez y cuarto, grito toda la mañana. Me han dicho por que no grabo, ¿por qué no grabas tu voz? me dicen, nunca lo he hecho, siempre he gritado llevo más de diez años gritando, me dicen: ¿por qué no ponís un pito o algo?, todos me conocen por mi voz, tendría que ser una grabación. Yo salgo todos los días, para mí son todos los días. Si yo no salgo me desespero…”

De todos los materiales te queda un poco, tu tenís que comprar, tenís que comer, tenís que de a poco ir

165


hechizos

166


hecho al ojo

“¿Qué ve en el Papa? a ver si tiene la misma observación, porque por ser, ellos lo ven porque saben algo de la materia, pero una persona ignorante a lo mejor va a ver otro detalle que ellos no han visto, porque siempre tenís que colocar a una persona ignorante del oficio, pa’ ver como ve él bajo su perspectiva lo que el titular ve, a lo mejor él tiene una mejor visión que otras personas ¿cachai? yo mismo podría decirle: yo encuentro que no es la mano la que está grande, puede que sea la cabeza la que está muy chica, desproporcionada para el cuerpo, quizás una cuestión así, y se nota porque la cabeza quedó chica y no la mano. Entonces, pa’l cuerpo que tiene, a lo mejor le hicieron una cabeza muy chica y la mano va en la medida del cuerpo.”

167


hechizos

poéticas de Bajos de Mena

calles de Bajos de Mena en tres acciones que denominamos :

(“La mano verdadera”)

Acción 1 “La mano verdadera, de Hans Pozo a Juan Pablo II” Acción 2 “La nave, chao, conchetumare” Acción 3 “Cantó el gallo y no supo dónde”

En el trabajo de tres meses de residencia en el sector de Bajos de Mena, zona sur oriente de Santiago, nos propusimos reconocer gestos que los vecinos ejercen en el espacio público y que a veces los vinculan con sus haceres u oficios, así como también las maneras que ocupan al resolver los problemas del diario vivir.

Más acá de la historieta anecdótica y contestataria, de la performática criolla, es lo que la procesión de “la mano verdadera” recupera, lo que se traduce en la poética del gesto colectivo y su signo.

Recorrimos calles y pasajes. La conversación fue el vehículo de intercambio con todo aquel que se nos presentó como autor de algún gesto. Preguntamos sobre sus trabajos y oficios, sobre los procesos constructivos, sobre los objetos resultantes, sobre los elementos que se expresan en lo público, de los conocimientos adquiridos, acerca de las decisiones que toman, el imaginario que articulan y cómo transfieren dicho saber. Este trabajo de campo tuvo dos hitos relevantes: el primero fue la aproximación oral y el registro audiovisual de sus narraciones; y el segundo, donde pusimos en práctica sus observaciones en la construcción colectiva de un “artefacto” que atestiguara performativamente, esos saberes locales. El “artefacto” no solo reunió los actos constructivos de cada vecino participante, además articuló acontecimientos barriales. Un zapatero de oficio, dos modeladores de figuras de yeso, una costurera, una vendedora ambulante de cloro, un vendedor de algodones de azúcar, un constructor aficionado de carros y un cantante local construyen “La Nave”, un carro móvil que recorrió por tres días seguidos, las

168


hecho al ojo

169


hechizos

170


hecho al ojo

171


hechizos

172


hecho al ojo

173


hechizos

174


hecho al ojo

175


hechizos

176


hecho al ojo

177


hechizos

178


hecho al ojo

179


hechizos

mar de fondo “El viernes vendíamos acá en el persa, todo el persa, mi hijo salía a recorrer, a ofrecer, y el pescado frito la gente venía a comérselo aquí, calientito. Se nos llenaba aquí y se nos llenaba afuera, y toda la gente comiendo pescado frito y mi hijo por otro lado vendiendo en los puestos por ahí. Tengo fuego, tengo la parrilla; el fogón puede ser cualquier tarro no más. O me instalo en el suelo con ladrillos, para arriba y listo, y hago fuego igual. Entonces por eso, todo lo que significa la incomodidad de acarrear, prefiero trabajar aquí, aquí mismo en la puerta”. Margarita Cofré del proyecto “Fachada”, TUP, 2006

180


hecho al ojo

181


hechizos

la olla común “Esta pandemia, sin querer queriendo, ha mostrado un montón de formas de hacer las cosas como hechizo ¿no?. Miremos al MINSAL como está trabajando. Al comienzo de la pandemia, la gente no recibió ninguna caja, y nosotros aquí con la gente que nos paramos después del estallido, paramos una olla común y estuvimos cinco meses con la olla común. Cinco meses con la ayuda de la gente de ahí, del barrio, y eso ocurrió por la necesidad. Entonces resolvimos ahí, si no había cucharón para revolver la olla, el Pape hizo uno, talló en un par de de días la hueá, y había cucharón para revolver la hueá. Una... ¿cómo le dicen? No es una pala. Un remo. Talló un remo para revolver la olla común. Y esa hueá te las va dando la experiencia de cómo resolver. Por eso yo menciono la necesidad, que no viene incorporado con el original. Yo compro un componente shimano, y si le falta una pieza, si no compro la original shimano voy a tener que poner una hueá que sea hechiza para resolver eso. Entonces por eso viene a resolver generalmente. En otros casos no resuelve, pero con el hechizo que uno se encuentra, el ciudadano de a pie, es para resolver situaciones que faltan...”

182


hecho al ojo

183


hechizos

arriba: “Fricasé”, abajo: “Chorrillana” 184


hecho al ojo

carbonada para 100 personas Preparación:

Receta entregada por Anita Leal, de 56 años de edad, quien participó por más de 5 años, a fines de los años noventa

“Fríe la carne picada en cubitos chi-

e inicios del presente siglo en la olla

quitos con la cebolla, pimentón, zana-

común Rodrigo Rojas de la población

horia, sal, verduras surtidas y aliños,

Los Nogales en la Comuna de Estación

se le agrega el agua dejando cocer por

Central. En la actualidad es dirigenta

20 minutos (aquí se le pueden agregar

del comité “La casa nueva”.

los huesos de puchero para darle más sabor al caldo).

Ingredientes:

Luego agregar el arroz dejando cocer por 10 minutos más, una vez que esté

- 5 kilos de carne (optativa según pre-

hirviendo se le agrega el resto de las

supuesto).

verduras (papas, choclos, porotos ver-

- 10 papas.

des), reservar el zapallo para el final,

- 1 kilo de arroz.

para que éste no se deshaga. Cuando

- 1 kilo zapallo.

todas las verduras estén cocidas se

- 1 kilo porotos verdes.

le agregan los huevos, los que ayu-

- 1 kilo choclo.

dan a hacer cundir la carbonada, otra

- 10 zanahorias.

opción es echarle repollo picado fi-

- 5 pimentones.

nito, de esta manera los comensales

- 5 cebollas.

quedan más satisfechos o bien ayu-

- 3 cucharadas optativas.

da como una forma de servirle a más

- aliños.

personas... por si llegan visitas sin

- verduras surtidas.

avisar...”

- 10 huevos. del proyecto “Halitos II”, trabajo realizado por TUP

- 1⁄4 de aceite (1 taza).

para la curatoria “275 días. Sitio, Tiempo, Contexto y

- medio fondo de agua.

Afecciones Específicas” en el Centro Cultural Gabriela

- 3 kilos de puchero (opcional).

Mistral, GAM

185


hechizos

186


hecho al ojo

187


hechizos

188


hecho al ojo

189


“le hizo pa pa pa y listo”

190


le hizo pa pa pa y listo

191


hechizos

192


le hizo pa pa pa y listo

193


hechizos

194


le hizo pa pa pa y listo

195


hechizos

196


le hizo pa pa pa y listo

“Una silla puede ser usada como silla.”

“Una silla puede ser ocupada como tranca, puede ser ocupada como escalera, puede ser ocupada como silla, puede ser ocupada como cualquier cosa. Incluso poéticamente, como lo hacen los artistas.”

197


hechizos

198


le hizo pa pa pa y listo

199


hechizos

200


le hizo pa pa pa y listo

Bidón - flotador

201


hechizos

el objeto container “La acción plástica consiste en instalar un container de doce metros de largo, dos metros de alto y dos de ancho, por el periodo de un año, sobre la reja que configura el perímetro del Centro Social, Cultural y Deportivo Gabriela Mistral-Jaime Eyzaguirre, ubicado en calle Amanda Labarca 4835 de la Villa Jaime Eyzaguirre, y dependiente de la Ilustre Municipalidad de Macul. Construiremos allí una base de perfiles de acero, que soporte y levante el container a dos y medio metros de altura y a setenta centímetros por sobre la reja, dibujado una diagonal que la cruza de manera perpendicular. El container mediará entre lo público y lo privado, operando como elemento simbólico que conecta ambos espacios, atenuando tal división, al menos por el tiempo que dura la instalación. Este gesto se materializa en la medida que este es usado por la comunidad y nuestro colectivo de arte, en una serie de acciones periódicas que lo dotarán de vida y circulación. En su interior habrá una mesa de reuniones, telón para proyecciones y dos computadores habilitados para editar videos en formato dvd, al mismo tiempo su exterior se desplegará de tal forma que el container se transformará en una gran pantalla que funcionará como telón para todas aquellas proyecciones que tengan el carácter de público”. en ambas páginas, imágenes del Proyecto “Archivo Jaime Eyzaguirre”, TUP, 2007. El texto y el plano corresponden a la descripción enviada para la postulación a los fondos concursables FONDART el año 2006

202


le hizo pa pa pa y listo

Entendemos el container como un espacio multifuncional que invita a la comunidad a revisar, recuperar, archivar y pensar su historia poblacional, con el objeto de reencontrarse con su imagen y la de su entorno social.

en el que se proyectará el material fílmico producido por algunos jóvenes de la misma Villa, será un anexo de la Biblioteca poblacional Jaime Eyzaguirre, etcétera. En tanto, como archivo poblacional que se auto construye, producirá material que estará a disposición de los pobladores para su consulta en la propia Biblioteca.

Para ello hemos diseñado dicho espacio de forma tal que se adecúe a las actividades a desarrollar por el colectivo y los vecinos.

Será en definitiva un espacio para hacer circular la información que la misma Villa produzca de sí misma, una herramienta para mirarse y pensar en la comunidad .

El container será sala de reuniones vecinales, sala de exposiciones, taller de video, actuará como telón

203


hechizos

204


le hizo pa pa pa y listo

205


“creo que tiene mucho más que ver con el arte, con el arte profundo, con la búsqueda humana de instalarse de algún modo en la historia, como en el gesto básico de arreglar una llave puede aparecer un gesto artístico, sin querer aparece. Y ahí yo creo que hay un misterio”

206


hay un misterio

207


hechizos

ojos de santo

“Antes se ponían ojos de vidrio, ahora no piden, pero yo hacia los ojos con tubos de ensayo, con saca bocado cortaba los papeles azules, otro negro para el medio, y el blanco se hacía con algodón y lo metías ese papel dentro de un tubo de ensayo y metías el algodón y quedaba igual que un ojo... Ya después mandé a hacer los tubos de ensayo, pero cortado ya se llamaban caño, esos los mandaba a hacer allá en Mapocho a una farmacia que hay y que vendían por mayor los tubos de ensayo y yo le dije si me podrían hacer así no más ... Entonces me hicieron eso así. Pero el tubo no tiene que quedar con gota porque casi siempre el tubo de ensayo lo hacen pero queda con una pelotita en la punta...esto se recorta después y queda perfecto.”

Teobaldo Icarte del proyecto “Poéticas de Bajos de Mena”, TUP, 2017

208


hay un misterio

209


hechizos

210


hay un misterio

211


hechizos

212


hay un misterio

la arpillera “Cuando fue la toma del poder, se formó un grupo a cargo de denunciar lo que pasaba acá en Chile, y en ese grupo estaba yo... y hacíamos arpilleras y mandábamos y denunciábamos cosas malas que pasaban, a través de bordados desde Chile... Eran escenas de violencia con bordados... yo participé en eso y en hartas cosas... fue algo bastante arriesgado, peligroso porque hubo mucho CNI detrás de nosotros... Eso fue como en el año 80’ más o menos... bueno, en un taller nos juntábamos varias mamás, y nos enseñaron a hacer arpilleras... eso fue a través de la iglesia, quienes nos daban el espacio para trabajar, y las vendíamos hacia el exterior...” María Isabel Meléndez del proyecto “Fachada”, TUP, 2006

213


“pero sin colocar la palabra”

214


pero sin colocar la palabra

215


hechizos

letreros

216


pero sin colocar la palabra

217


hechizos

218


pero sin colocar la palabra

219


hechizos

el valle Nº 5887

del Proyecto “Fachada”, TUP, 2006

“Héctor Sanhueza, quien se explayó rememorando la construcción en proceso de su casa-taller, reparador de carrocerías automotrices, tuvo cuatro piezas de vehículos en que fueron presentados capítulos de tal historia, montadas sobre su reja. Estas viñetas (realizadas por Víctor Orellana, ilustrador que trabajó a la manera de los letreros de la gráfica popular) dan cuenta del paso de su familia por la población y de su historia contada al transeúnte”.

“Yo tengo ese tapabarro, ahí ese otro tapabarro, tengo el capó. Que se podría colocar esa cosa, el capó con el tapabarro, como están desabollados y están de distintos colores y toda esa cosa, y el capó de otro color, con las manchas de aparejo y toda la cuestión, ahí se coloca el… y se puede hacer un banquillo y se coloca allá afuera. Ahí tengo otro capó y tengo un par de tapabarros ahí, también se puede hacer con eso, incluso sin desabollar y los otros desabollados. Se ponen las dos cosas y se aprovecha de hacer publicidad, que se vean las chapas de auto reparadas, pero sin colocar la palabra ‘desabollar’… sin colocar la palabra esa.”

220


pero sin colocar la palabra

221


hechizos

222


pero sin colocar la palabra

223


hechizos

el juego de damas “Mira si están re ocupadas, míralas acá abajo, y tengo 4, tengo para hacerle a 4 banquitas. ¡Estoy hace días que compren unas! Hay unas que venden hechas en cerámica con los dibujos y todo el atado, y valen 18 lucas, creo, la caja. -¿Para instalarla? Claro, pero en la casa, son con diseño como para poner en la casa. Pero si eso era lo que yo quería, una así que tú la puedas poner. Ahora si es comprada o hecha me da la misma hueá, la cuestión es ponerla, esa es la historia. Y como te digo encontré 4, las voy a hacer las cuatro, total. Y más encima, mira, si ni siquiera es pintura, es anticorrosivo que encontré, porque no tenía pintura negra, pero parece que pegó mejor. Ahora, esto es una prueba. Porque la idea es ponerlo en las bancas, y ahí en el medio se les hace un caladito y las chantay encima, y con las tapas de bebida, con eso vamos a hacer las fichas, no invertiste ni uno y dejaste a todos felices. Para los viejos, que se entretengan. Ahora si quieren las ocupan, me da lo mismo, pero se van a ver bonitas en el patio. Eso es, yo creo, porque la gente... yo insisto, tenís miles de cosas que hacer, miles. Y si tenís las herramientas tenís que hacerlo, o sea... Te podis fumar un cigarrito cuando estay descansando. De repente pa’ pensar, pero si veí que algo está al frente tuyo y está malo, tenís que solucionarlo, es como obvio.”

Cristian Seguel, El Tabo 224


pero sin colocar la palabra

Camino a Melipilla con Camino Los Talaveras, Maipú 225


hechizos

226


pero sin colocar la palabra

run - run

teléfono de latas de conservas 227


hechizos

Museo del Juguete Pampino, de la Salitrera María Elena, Antofagasta, 2021

228


pero sin colocar la palabra

la payaya

229


hechizos

Dominó hecho con palitos de helado (recreación)

Imágenes (fotogramas) de: “Estadio Nacional”, un documental de Carmen Luz Parot. Chile 2001

230


pero sin colocar la palabra

“Choncha”, “Cambucha” o “Chonchona”

231


hechizos

232


pero sin colocar la palabra

233


hechizos

Población Cinco Pinos, San Bernardo

234


pero sin colocar la palabra

*

“Cuando haces un hechizo hay algo que no se puede definir que nace de ese hacer al ojo, con lo que tienes. Hay una certeza que te hace sentir, que te hace reconocer que quedó bonito sin serlo y que lo lograste aunque el logro sea imper-

Hay un misterio ahí que aparece. Un amor y un orgullo. El fecto, deslavado.

encanto del hechizo”

.............................................................

235


hechizos

236


pero sin colocar la palabra

“Las conchitas de locos para botar las cenizas las dejábamos acá, las sacaban y después volvían. Pero al final se las empezaron a llevar, se las robaban, y ahí empezamos a poner los tarritos, para dejar limpia la playa.” Concesionario del quiosco de la playa Chépica, en El Tabito, El Tabo

237


hechizos

238


pero sin colocar la palabra

239


hechizos

“Este... esta es la tapa de una centrífuga... o sea, de una lavadora... con carga frontal, se la regalaron a mi papá... la lavadora, pero estaba mala, lo único que hizo mi papá fue sacarle esto... y botar la lavadora... y esto ocuparlo como tapa... tapa- basura... ahí esta la basura pero al ponerle tu la tapa no se filtra tanto el olor... y queda “bacán”... y además tu puedes ver lo que hay adentro... si está llena o no... sabes cuál es el límite... ¿Buena... cierto?... El ingenio...” Villa Madrid Osorio, San Bernardo

240


pero sin colocar la palabra

“-¡Oiga abuelita!... ¿De cuándo tiene eso?... ¿Cuántos años tiene esto? - Uuh, eso tiene una cantidad de años, pero lo han cambiado eso sí... - ¿Lo cambian siempre?... ¿lo cambian? - Sí... - ¿Y hace cuánto tiempo lo tienen? - Como cinco años...” Población Cinco Pinos, San Bernardo

241


hechizos

“Esta centrífuga tiene 15 años... Y el óxido la hizo pero pebre abajo... Se la carcomió... Entonces mi taita lo que hizo fue pescar unos pedazos de lata y adaptárselos acá, porque la centrífuga no está mala, está buena, entonces ¿para qué perder la centrífuga si se puede reparar con un pedazo de lata?... y la adaptó allá abajo, nada más que eso, y sigue funcionando, vamos a hacer una prueba a la centrífuga...100% funcional todavía... Le cuesta parar un poco, pero eso es lo de menos, mientras centrifugue bien... Estamos felices.” Villa Madrid Osorio, San Bernardo

242


pero sin colocar la palabra

“¿Mauricio cuándo te regalaron la patineta?... ¿hace cuántos años? Hace 10 años... le regalaron esta patineta a mi hermano. Esta es la “sopaipa”, pero esta ya pasó a segundo plano... y ahora es porta-planta. ¿Y ese es un “guarda-cerveza”? No, ésta es la casa del gato, si nosotros sacamos la cerveza de ahí... el gato se acuesta al tiro... ese es el cajón de tomates, que ahora es dormitorio del gato.” Villa Madrid Osorio, San Bernardo

243


hechizos

- “Y ese es un medidor de agua y está protegido ahí y a la vez, se va a ver bonito con el pasto cortadito ahí, por eso ahí en la banca va a salir todo ¿ve? es banca y medidor, y más encima tiene pasto y ahora se va a ver verdecito ahí. hace unos cuatro años que lo tengo... y además esa no es madera nueva... sino que lA recogí por ahí... y lo hice. Fue cuando venía llegando del trabajo, y se me ocurrió hacerlo... porque al verlo así pelado, no se veía bien, entonces ahí... aquí... muchos hasta se sientan ahí... sirve como un asiento, y eso lo hice a la...yo quería dejarlo bien arregladito pero no... Me falló la madera y lo dejé hasta ahí... pero a lo menos, está tapando ahí...”

Andrés Catrilaf, Villa Madrid Osorio, San Bernardo

244


pero sin colocar la palabra

corneta de algodonero “Legalmente esto se toca con el cachito de toro. Yo tengo esos cachitos... ¿Y con la Gillette le hiciste la hueá? Una Gillette, de esas con las que tú te afeitay. Sí, yo la hago... Y esas cositas, son estas cositas que yo las muelo, las corto por la mitad y yo mismo la adapto.” del proyecto “Poéticas de Bajos de Mena”, TUP, 2017

245


hechizos

la herramienta “Antes que nos dieran la casa, le dije a mi señora que iba a hacer maceteros, cosas así. Y llegué acá y me puse a hacer maceteros, y me quedó mala una técnica, me dio rabia y la tiré en el tarro. Y di unos paseos y después la mezcla se acomodó, y se hizo una altita así. Y le dije: ‘Mija, voy a hacer una carita aqui’. Y ahí empecé a hacer cosas; si yo sabía hacer cosas, pero no sé... no despertaba eso en mi. Harto tarde despertó. A los 65 años.”

246


pero sin colocar la palabra

“Yo hago estas cositas, pero el fuerte mío es crear. Pero la gente me pide moai, moai, así que me tiene atado. Pero yo tallo leones, soldados chinos, cocodrilos, invento caras con serpientes. Y hace 7 años que empecé, pero es arte y me gusta, me agrada. Entonces yo le hago con esta, porque esto deja redondo ¿ve? Si usted lo hace con otra herramienta ¡no pos! ¿Y esa herramienta usted la encontró? No, yo la acomodé aquí, no es que la haiga visto. Yo la acomodé porque al estar fresco, me deja redondito ¿ve? Me deja como de fábrica. ¿Y eso es como una galleta, o na que ver? Claro, y esta usted la pasa así, va sacando también ¿ve? Va sacando finito, ahí ¿ve?”

Héctor Gatica, escultor del proyecto “Poéticas de Bajos de Mena”. TUP, 2017

247


hechizos

punzón “chope”

Utilizado en la extracción de lapas, erizos y algunas veces piure, consiste en un fierro de no más de 50 cm de largo, doblado en uno de sus extremos, en forma de gancho y cuya punta es de tipo “paleta”, el mango de esta “herramienta” es confeccionado de caucho proveniente de cámaras de neumáticos. Este accesorio es también utilizado en la extracción de pulpos y en este caso la longitud puede llegar hasta los 150 cm y su punta puede ser roma.

248


pero sin colocar la palabra

249


hechizos

“Estas son las palmeras... de estos árboles que crecen, se sacan. Estas me las da el caballero que trabaja en el colegio allá donde las monjas, antes de llegar a José Domingo Cañas. Me quedan tres y ya esta tengo que cambiarla porque está mala... ¿no ve?... Y si están verdes se quiebran aquí al medio porque se hace fuerza y se quiebran... Tienen que estar secas las palmeras pa´ que funcione la cosa... Claro... ¡Si con esta se barre todo! Mire... las pesca no más y... Tengo dos también ahí en el poste de la luz, ese ¿no ve? Ahí donde viene la señorita, ahí tengo dos palmeras. Las tengo ahí que tienen de estos, que tienen dos y llego y las meto ahí y quedan... las puras ramas no más.”

250


pero sin colocar la palabra

barre-hojas “Todos los municipales antiguos, todos han barrido con esto, así que uno les copia a ellos, y con esto cubro cualquier cosa, si mire, esta mañana deje tres bolsas aquí, para allá tengo cualquier bolsa acumulada, llena.” Sergio Carter, funcionario municipal

251


hechizos

“Esta es una máquina que se llama champion, que contiene una fresa, estos son largueros de cama, camas antiguas que se usaban entonces. Están soldados y hicieron un tipo como mesón, yo compré el eje y estos son cosas, pedacitos que va uno pegando para hacer como un tipo de caja y pega la lija y ahí empieza... la acumulación de lijas, nunca saca, va pegando encima, hasta que llega a un nivel más o menos así, ahí la vai sacando después, este sirve para dar las terminaciones y todas esas cosas. Este está todo hecho a mano, ese es pa’ sacar la horma así cuando uno por ser tiene la horma traen un hoyito y las saca y queda el zapato hecho, entonces este es así como de molde, es lo mismo cuando la gente hace un queque saca el molde y el queque le queda hecho, en el caso saca la horma y el zapato queda hecho y esto sirve para sacarlo de acá, las hormas tienen un juego para doblar pa’ que salgan con más facilidad. Esta está toda hecha por mí, es artesanal, tiene dos años este modelo, uno lo hace en cartulina, no lo hace en nada más que cartulina.

del proyecto “Poéticas de Bajos de Mena”. TUP, 2017

zapatero

A través de una revista con los años uno va aprendiendo a sacar modelos y toda la cuestión, a través de una foto a través de un zapato viejo también podís sacar el modelo. Va viendo revista y va comprando pedacitos no más, no cueros grandes porque a través de pedacitos para poder que te salga a bajo costo y tu podís venderle a tu gente más barato. Esta pertenece a una lolita que baila, baila en los cabarets, está toda hecha por mí a partir de una bota vieja, esto que está aquí abajo, esto es madera, lo mandas a hacer a otro artesano que trabaja en madera y entonces todo es un círculo, una rueda de conocimiento de gente, gente artesana que trabaja en esto. Él es de allá de Santiago, de Avenida Matta, porque allá en la calle Victoria está todo lo referente a trabajo de calzado. Ahí está en bruto, sin forrar sin nada”.

Rubén Castro, zapatero (del proyecto “Poéticas de Bajos de Mena”. TUP, 2017). 252


pero sin colocar la palabra

“pata guacha”

Miguel Hernández, maestro constructor y soldador

-¿Este carro cuándo lo empezó a construir? - Me demoré como dos meses. Ahí tiene el motor abajo, la cadena todo. La primera me había quedado muy rápida, y tuve que hacerle ese invento, una pata guacha. Y ahí reduzco la velocidad, ahora anda así, lentito, para poder dorar los pollos, porque cuando la probé la primera vez, se demoró como tres horas, estaba muy rápida así. ¡No !... y para hacer el dorado del pollo tiene que ser lentito, y ahí la regulé. Y aquí iba a poner vidrio, una ventana de corredera para que se vea el pollo de ahí afuera. Dorarlo ahí, no le quise meter más. Y así de esa ventana para arriba se ve una campana. ¡Ah! y ahí tengo otros discos y otras espadas porque quería ponerle carne, costillar, pulpa todas esas carnes asadas y pollo. ¡Ya ! me paré y no quise invertir más plata.

del proyecto “Poéticas de Bajos de Mena”, TUP, 2017

253


hechizos

compás áureo

El compás áureo es un instrumento que permite determinar, sin necesidad de conocer sus dimensiones, si dos longitudes están en razón áurea entre sí. La razón áurea es una relación dimensional entre dos segmentos de diferente tamaño, en el cual la relación entre el segmento mayor y el menor, es igual a la relación entre la suma de ambos segmentos y el mayor.

254


pero sin colocar la palabra

Dispensador de amonio cuaternario, El Tabo

255


hechizos

1

4

2

3

256


pero sin colocar la palabra

5

6

Las armas hechizas son construidas con distintos tipos de materiales y reciclajes. En este caso láminas de acero (1), clavos, largueros de cama (6), palos de escobillón plástico para barrer (3), elástico de calzoncillos (5), huincha aisladora (2), retazos de ropa de algodón (4), entre muchos otros.

257


hechizos

1

2

258


pero sin colocar la palabra

3

1. Miguelito 2. Bombas Molotov 3. Tamara o escopeta hechiza

259


hechizos

el “ayudante” El ayudante es un artefacto utilizado por el personal de las empresas de servicios sanitarios, encargados de tomar la lectura en los medidores en las residencias que forman parte de la red de agua potable en Chile.

trozo de cable flexible (fibra óptica)

tubo de PVC medidor

esponja para limpiar el vidrio del medidor

elástico trozo de espejo

fijación para brazo extensible

posición 2

posición 1

260


pero sin colocar la palabra

Son: 1. Extensibles. 2. Limpiadores. 3. Reflectantes.

261


hechizos

“La herramienta nosotros la llamamos “Ayudante”, un flexible de cable no más. El ayudante lo inventaron los primeros lectores de Aguas Andina cuando trabajaban en EMOS, tatitas que son de ese tiempo, cuando trabajaban con tarjetero y no trabajaban con ‘alturador’, los viejos todavía trabajan. Cuando nosotros llegamos a trabajar, te mandan con uno que ya sabe, ese te va enseñando todas las mañas y te van enseñando de que estos cables los podís encontrar ahí enrollados en los postes y los cortai no más, y te llevai, pero te llevai un pedazo que sirva, no te lo llevai todo porque otro día podís andar sin esto y ya sabís donde hay. Hace un año trabajo en esto. Antes no sabía bien el sistema y esta la construí yo. Pillé un cable tirado. Tiene que estar mirando para allá, nosotros lo leímos al revés... así no más y vemos el número que está allá en el espejo, y así no más lo hacemos. Este es el sistema. Y este es nuestro timbre, cuando las casas no tienen timbre o están malos... una piedra no más. Siempre, de cuando empecé a trabajar la llevo, siempre la uso.

262


pero sin colocar la palabra

La empresa nos dan elásticos... nosotros estas cosas, al meterlas a veces en las rejas o entre las ramas con espinas... los elásticos se van cortando y si se cortan entonces tenemos repuestos.

También tenemos espejo de repuesto por si se golpea. Muchas veces me ha pasado que me he quedado sin espejo, entonces... o a veces se quiebra y nosotros tenemos que andar con un espejito así... entonces igual es complicado”.

Nosotros también siempre andamos con esponja de repuesto, por si por ejemplo metimos esto y los perros te muerden, te llevan esto completo y quedamos sin esponja. Tenemos esponja de repuesto.

funcionario de empresa de agua

263


“buscarle el lado y encontrarle el modo”

264


buscarle el lado, encontrarle el modo

265


hechizos

266


buscarle el lado, encontrarle el modo

“Quizás en 20 años más volvamos a revisar esto y podamos cachar que no hemos cambiado mucho y siguen habiendo las mismas soluciones, la gente tiene que resolver

de estas maneras, de estas formas”

.............................................................

267


hechizos

268


buscarle el lado, encontrarle el modo

269


hechizos

270


buscarle el lado, encontrarle el modo

271


hechizos

la “cuña suple”

Eduardo González: -Las personas que trabajan en el entorno de la galería son personas que también llevan prácticamente la misma cantidad de años, o por lo menos yo las conozco de esa época. Erna Cárdenas: -Esta galería yo la conozco hace muchos años porque cuando yo era más joven trabajaba allá en Teatinos, ahí era el fuerte de nosotros, aquí esta calle se llenaba de comercio ambulante igual que ahora. Eduardo González: -Hemos llegado a tener un trato prácticamente de amistad, de protección. Ellos son parte importante de acá, también porque ellos aparte de su negocio, de su labor comercial, ellos también están pendientes de la galería. Bárbara Cárdenas: -Con el tiempo igual te vas sintiendo “parte de” ¿cachai ? por que nosotros aquí en frente a la galería, entonces nosotros nos sentimos “parte de”, ¿cachai? si le pasa algo al guardia de aquí, por decirte, cachai, nosotros todos vamos a querer ayudar, porque somos todos compañeros, como que somos compañeros. Eduardo González: -La galería también los acoge, acoge a sus hijos, hasta sus niños chiquititos. Si hay una protesta, a los niños nosotros los refugiamos acá, en invierno los refugiamos incluso con sus mercaderías, les convidamos agua caliente por que su trabajo es bien abnegado, es bien sufrido tanto en invierno como en verano. Jimmy González: -Yo entro casi siempre, yo veo el arte pero entro igual, porque a mi me prestan el baño, si igual son amables conmigo, si igual me prestan el baño y todo. Yo veo las obras... aquí miro, de repente entran los niños, igual que están afuera pero pa’ na’ más, si entro así no estoy tanto rato tampoco por que no cacho mucho. Eduardo González: -Yo los conozco como te digo casi nueve años y es buena gente, son buenas personas. del trabajo “La cuña suple” realizado por TUP para la exposición “Cómplices y representantes” del colectivo Piñén. Galería Gabriela Mistral, 2017

272


buscarle el lado, encontrarle el modo

273


hechizos

274


buscarle el lado, encontrarle el modo

275


hechizos

“El heladero con este micro-diseño, cuando pone los billetes en la mano... No hay elementos, está la mano y el billete, no hay un elemento que medie entre los dos, es una creación, eso es interesante, creo que ahí también hay un golpe a la cátedra, cuando ni siquiera está el plug-in entre medio como un elemento que está, ni siquiera, ¿cachai?”

276


buscarle el lado, encontrarle el modo

277


hechizos

la banquetera

uno de los arquitectos más taquilleros de Chile, que queda al lado de la Adolfo Ibáñez, hubo eventos que montaron carpas, que se les llenaron de nieve y se les cayeron, o simplemente se les volaron, y el carpero pescaba los fierros, estos estriados, y los amarraba con alambres, doble alambre ahí pa pa pa pa papapapa, y todo el día los maestros trabajando para poner las carpas y después en la noche, las luces y toda la hueá, se veía increíble, pero estaba todo hecho hechizo, no había nada prediseñado más que las ganas del hueón de decir ‘quiero meter a todos estos hueones acá’. Siempre fue así.

“No sé qué podría agregar. A mí me parece que sí, que vivimos en una constante situación de ‘jamás hemos hecho un diseño definitivo’, en el fondo. Me pasa con la experiencia que tuve trabajando en banqueteras. Tenías que parar un matrimonio en la playa, en el campo, en la tierra, en un loft, donde fuera tenías que poner una cocina, levantar los mesones, poner el cuarto frío en un lado, el cuarto caliente en el otro, y el evento para 500 personas salía igual, y atrás tenías la cagada, el cocinero, el copero tenía que ayudar, todos haciendo para que esta maquinaria, que se vendía como algo de ‘no te preocupes, vas a tener el filete mignon y la hueá y la copa de vino’, pero atrás estaba la cagada porque faltaban copas, porque faltaban botellas, porque tenías que mandar al hueón porque se acababa el hielo, porque después del mesón del cuarto frío, tenías que armar el mesón de postre y sacabas todo lo que había para poner las ensaladas... y en el trasnoche todo quedaba desocupado porque quedaba un puro mesón no más. Y estas hueás eran dos plintos una tabla al medio y eso se arrendaba.

La experiencia de salvar la hueá no más, de decir... ‘finalmente siempre salvamos’”.

Entonces yo trabajé durante años en banquetería, y el hechizo siempre se dio, el carpero siempre solucionó hueás que no estaban puestas en el plano o en la tabla cuando se hicieron las reuniones previas. Hubo eventos, en centros de eventos que los hizo

278


buscarle el lado, encontrarle el modo

279


hechizos

280


buscarle el lado, encontrarle el modo

281


hechizos

282


buscarle el lado, encontrarle el modo

283


hechizos

284


buscarle el lado, encontrarle el modo

“Operamos de una manera, porque también somos parte de ese tipo de hacedores. Tenemos todo el bagaje y experiencia de nuestras vidas, incluso, previo a eso, la experiencia y bagaje de la vida de nuestros padres, nuestros abuelos, y para atrás de este territorio, que nos instala con mucha autoridad a resolver hueás. Siempre lo tienes que resolver con lo que tienes. Tienes mucha más, no sé si sabiduría; experiencia digo yo, enfrentando los problemas de esa manera.”

285


hechizos

286


buscarle el lado, encontrarle el modo

287


hechizos

288


buscarle el lado, encontrarle el modo

289


hechizos

290


buscarle el lado, encontrarle el modo

291


hechizos

292


buscarle el lado, encontrarle el modo

................ “Hay una suerte de no querer ocultar nada. Se opera con lo que se tiene, se hace lo que se sabe, se va haciendo y aprendiendo al mismo tiempo que se hace. Por tanto, lo que queda es la huella de una posibilidad, de un ejercicio, de una acción.

Se muestra tal como es, en la honestidad brutal del instante, e incluso coloca en escena la temporalidad, o incluso el ánimo o desánimo que tiene el ejecutor al momento de realizarlo.”

................

293


hechizos

294


buscarle el lado, encontrarle el modo

295


hechizos

pasaje azteca Nº 5908

La familia y vecinos colaboraron entusiastamente en el llenado de las 500 botellas plásticas sobre la reja de don Héctor, quién habiendo trabajado embotellando vino en una viña, tuvo a bien hacer expedita la operación. En el interior de algunas botellas dispusimos micas con frases extraídas de las historias relatadas por sus habitantes.

Ante las fachadas también tiene lugar el encuentro de moradores y transeúntes, vecinos o paseantes. El traslado de sillas y mesas para pasar la tarde en el borde entre la casa y la vereda, la charla con los vecinos, la música mezclándose en la calle, son casos típicos. Así lo son también ciertos dispositivos mítico-técnicos que permiten algunos resguardos de aquello que pudiese perturbar un cierto estar de la fachada, es el caso de una secuencia de botellas plásticas llenas de agua con parafina destinadas a espantar la instintiva práctica de los perros de orinar las paredes.

El conjunto tenía al menos dos lecturas. Una, en el plano general rugoso y reflectante, otra en el primerísimo plano de las frases que el líquido dejaba ver en el interior de los envases. El trabajo de montaje duró toda una jornada, luego se exhibió durante algunos días. Las botellas fueron recicladas para un puesto de la feria y el agua corrió regando las plantas del sector.

La casa de don Héctor, cuenta con el mencionado dispositivo. De modo que decidimos destacar la presencia de los envases plásticos y cubrir completamente la fachada con ellos.

del proyecto “Fachada”, TUP, 2006

296


buscarle el lado, encontrarle el modo

297


hechizos

dorso

298


buscarle el lado, encontrarle el modo

frente

299


hechizos

la cuarta pared

tres medidas sosteniendo un vidrio

set televisivo

300


buscarle el lado, encontrarle el modo

jarro de jugo utilizado para simular mirilla de puerta

pelotas de tenis en atriles de luces

301


hechizos

al ojo suple niple chanfle de reojo maroma artilugio faramalla cachaña custión chasquilla cacho maña amague cosa payasá champurreo chiripa cantinflada salvada ocurrencia chamullo chispeza

............................................. “Da igual con quién nos toque. Ellos saben cómo jugamos y tienen que tener miedo, igual que nosotros tenemos que tener miedo. Hace bien tener miedo, porque eso nos hace tener la ‘chispeza’ de hacer bien las cosas y tener cuidado” Gary Medel

302


buscarle el lado, encontrarle el modo

303


hechizos

el rapulento

Siente, vive y vibra de contento,

Panteras Negras

porque hay un nuevo estilo que es el rapu-

letra: LB 1, Chino Makina, El Juez, El Pita

mas rápido que lento este ritmo sin censura,

lento, viene con mucha onda y con toda la frescura. Despabilen escuchen, háganla cortita

El rapulento, el rapulento, el rap, el rap, el rap,

los piolas jaraneros y las niñitas ricas ¡hey!

el rapulento.

Vamos todos juntos tratando de entender

El rapulento, el rapulento, el rap, el rap, el rap,

los que dice este canto y se tiene que saber.

el rapulento.

Estilo de la calle, una mezcla popular donde el loco de la esquina se pone a chi-

Escucha este nuevo estilo: ¡el rapulento!

charrear.

El Juez aquí te habla y no te llevo de cuento,

El bacán, el bacán es un tipo inteligente,

porque el rapulento, no es para los embaraos,

mira, escucha, observa, conoce a mucha gen-

no es para los longis, ni los arretubaos.

te,

Es de esos locos piolas, de esos que no se

conversa con los biancos , los más astutitos

alumbran,

pasean por la calle van siempre paraditos.

de los choros calmaos que siempre han ga-

El longi, el longi, entero de pao,

nao,

se saca su rollo, se toma su helao,

que nunca han gritao y que siempre la gozan,

jaranea con los niños que son medios mafio-

en una fiesta o en un carrete entre amigos

sos,

vamos todos a jaranearla ahora aquí conmigo.

pistolas de agua, terrible grandiosos,

Porque el rapulento nace ahí en la población,

son platos, son hartos y estan en todos lados,

los cabros, los choros, la vieja,

mejor no hablo de ellos, son puros embaraos.

bailen todos con esta canción,

Y esta el Pita y el Pita le pone color,

porque es mi mas maravillosa canción,

pulento, pulento, lo mejor de lo mejor.

mi más lindo emblema,

Entero, cuentero, tranquilo, calmao,

el único bacilón choro para olvidarse de los

la chapa que quieran, sigo parao.

problemas,

Tiro pa arriba y no me arrepiento

así que apura a pasarla bien y dejemos atrás

y vamos gozando con el rapulento.

el descontento, porque ya esta sonando a todo ritmo: ¡el ra-

El rapulento, el rapulento, el rap, el rap, el rap,

pulento!

el rapulento.

304


buscarle el lado, encontrarle el modo

El rapulento, el rapulento, el rap, el rap, el rap,

Lalo el bacán primero LB 1 aquí les dispara,

el rapulento.

yo mando la carreta de esta manga de habi-

El rapulento, el rapulento, el rap, el rap, el rap,

losos,

el rapulento.

no van a parar mi lengua por que este es mi canto y gozo,

Este el rapulento, llega con mucho estilo,

comente de bianco de pungas subversivos,

una expresión musical de lo desconocido,

escuchen el rapulento y no se queden dormi-

mezclando el coa con la expresión rapera,

dos.

dialecto de la calle esta donde tu lo quieras ¿qué pasa? pulento, lo digo bien calmao

Explota el rapulento... los Panteras,

apura la carrera longi... porque que estay cho-

y cae en Santiago como bomba extranjera,

cao.

atacando el vocabulario de los diccionarios,

Porque la gente entiende lo que se parla,

yo se parlar el coa y te tengo a ritmo,

lenguaje del tercer mundo solo hay que ja-

te chispeo lo dedos cuando digo listo.

ranearla.

Cada vez, cada vez, cuando digo rapulento ¡ja!

Después que cahuineo que comente el que

es un dialecto muy directo ¡Pum pum!

quiera,

mi nombre es Chino y me presento ¡Prrruuapa!

el que no baila conmigo no le levanto ban-

el rapulento, el rapulento ¡Pum pum!

dera.

el rapulento, el rapulento ¡Ja!

En este jaraneo de ritmo popular,

El rapulento lo auspician los Panteras,

comentan los pulentos, hay que vacilar.

es bacán, es bacán me lo canto y me lo gozo,

Los viejos ascurrios caminan por la calle,

llegate, llegate, llega, llega, llega, llega,

conversan a una pierna, que la lengua no les

llega el rapulento para quedarse de por vida

falle.

¡Pum!

Y por eso que te digo mi hermano el rapulento,

El rapulento, el rapulento, el rap, el rap, el rap,

vacilaló, vacilaló bien contento,

el rapulento.

porque es nuestro y no tiene plantilla,

El rapulento, el rapulento, el rap, el rap, el rap,

yo aquí no la trabajo y no cuento maravillas,

el rapulento.

yo cuento la pulenta de lo que pasa afuera,

El rapulento, el rapulento, el rap, el rap, el rap,

lo que pasa en la calle, la vida de cualquiera.

el rapulento.

Bailen el rapulento no sean embaraos,

El rapulento, el rapulento, el rap, el rap, el rap,

despabila la cara lolipop asustao,

el rapulento.

remece tu orejas de cosas rebuscadas,

305


hechizos

............................................. ¡Cáchate esta! Se la jugó La mansa truqueá Se hizo a la diabla Se pegó la cachá Hay que saber parar la olla Está hecha al ojo La cachó al vuelo Se vería filete Me salió sin querer ¡Calzó! Se sacó el pillo Salvaste Tenís que saber hacerla Le saqué el rollo Peor es mascar lauchas Te arrancaste con los tarros Le puso color La hueá ingeniosa Terrible papaya Quedo tiquitaca Se fue en la volá Que ascurrío Está como guatiando Se ve enterá cuática Habría que ponerle güeno Tenís que cachar la técnica Se ve julera

............................................. 306


buscarle el lado, encontrarle el modo

307


hechizos

308


le puso de su cosecha

309


hechizos

“le puso de su cosecha”

310


le puso de su cosecha

311


hechizos

“Ojo que de alguna manera, según lo que he escuchado y el recorrido que ha hecho hechizo, nosotros nos estamos situando desde la ciudad siempre. Ojo que en el campo, la gente en el campo sigue utilizando el alambrito y la bolsita que recicla, y para el riego, para el riego tendido, los locos con ramitas, con el palito, le saca punta a la ramita que cortó para hacerle la represa del agua y que riegue este pedazo de la chacra, que son ocho hectáreas. Yo veo con mucha risa y entusiasmo de parte de la gente que hace huertitas comunitarias y toda la hueá y se cranea ‘cómo vamos a regar esta hueá’, y yo veo gente que visito y que veo aún, amigos en Ibacache, que los locos se mandan la regada a ocho hectáreas así no más. Y el terreno no está parejito. Y los locos riegan las ocho hectáreas así, con la ramita, con la bolsita de papas. No median de una hueá tecnoló-

gica. La vida en el campo se sigue resolviendo de la misma manera. Probablemente porque el tiempo-espacio está detenido allá y tampoco existe la necesidad de tecnificar algunas cosas, porque se sienten cómodos y lo hacen bien y no requieren técnica, mediar de algo que les solucione eso técnicamente, sino que ellos lo cargan con lo que han aprendido. Y (la ojota) sirve en el campo, porque te permite que el pie, cuando lo metes al barro, porque la pata en el surco te chupa con el agua y la tierra se transforma en barro y te chupa, entonces la bota, sales con la pata no más y la bota te va a quedar enterrada. Entonces son artículos que vienen a facilitar esa necesidad de que el loco pueda moverse 8 hectáreas sin tanto tropiezo o tanta dificultad”.

312


le puso de su cosecha

atrapanieblas 1

6 2

3

4 5 1 Malla raschel (de kiwi) 3x5 m 2 Pino dimensionado 2 x 4 x 3,20 m 3 Alambres 1,24 mm 4 Tubos de PVC 110 mm 5 Bidón 6 Alambres 2,11 mm 7 Estacas

“No creo que carezcan de tecnología. Son hipertecnologizados, han hecho observación de múltiples situaciones y las resuelven con mucha flexibilidad. Incorporan la variable flexibilidad al problema.”

arado manual

313

7


hechizos

314


le puso de su cosecha

315


hechizos

316


le puso de su cosecha

317


hechizos

“Existe la sospecha de que hay algo que se está diciendo por algún lado, en la forma en cómo se expresa visualmente a través de la manipulación de objetos, como que te dice del tiempo de esa persona estando, haciendo una operación y dejando registros en esa operación de una serie de otros elementos que son parte de ella, pero también parte de cómo está en el mundo, de cómo observa el mundo, de cómo lo lee, y también cómo se expresa en él. En el acontecimiento uno logra ver trazas, y en esas trazas está instalada la manera en cómo esa persona se para en el mundo.” “No hay nada que ocultar. Se hace. Se hace y deja huella de lo que sé. Pero también de lo que no sé, y deja huella de mi ánimo y de un tiempo, digamos. Y esa solución, que es la más honesta posible, deja en claro que no está planteándose como una solución para el resto, sino una solución para ese instante. En otro instante veremos otra hueá.”

318


le puso de su cosecha

319


hechizos

320


le puso de su cosecha

321


hechizos

322


le puso de su cosecha

323


hechizos

324


le puso de su cosecha

325


hechizos

326


le puso de su cosecha

327


hechizos

El jardín de Juan Francisco González

328


le puso de su cosecha

329


hechizos

Domeyko 214, Estación Central, Santiago, Chile

330


le puso de su cosecha

Cada cierto tiempo agrega una cierta cantidad de tierra de hoja, por lo que el nivel de terreno se ha ido elevando, haciéndose necesarias las tablas de protección para contener esta suerte de colchón de tierra fértil.

331


hechizos

Además debe pintar cada cierto tiempo para evitar que la madera se pudra. Reja y tablas fueron pintadas de color blanco, para que se destacaran al contrastarse con el verde de las plantas.

332


le puso de su cosecha

Para que la pintura de los troncos quede a la misma altura, tensa una pitilla en línea recta que ata entre árbol y árbol. Antes se encargaba de pintar las acacias de toda la cuadra, pero a medida que se fueron yendo sus antiguos vecinos, los que iban llegando se desistían a esta propuesta. Ahora solo pinta el suyo y el de su vecina.

333


hechizos

Los alambres, palos de escoba, tubos de PVC y fierros, en su mayoría son materiales sobrantes de refacciones que ha realizado en su casa con el correr de los años.

334


le puso de su cosecha

Las baldosas se las pidió a unos obreros que trabajaban para el municipio, un día que andaban reparando algunas veredas del sector. En ellas se apoya con la seguridad de no perder el equilibrio.

335


hechizos

Placa para el desvío de las aguas-lluvias provenientes de uno de los desaguaderos de la casa.

La argamasa está hecha en base a una mezcla de cemento, yeso y una tierra muy fina parecida a la cal, que recogió en unos cerros en la comuna de Los Cerrillos.

336


le puso de su cosecha

Los trapos, son retazos recogidos de los desechos de una fábrica de ropa de una multitienda que se encuentra en los alrededores.

337


hechizos

338


le puso de su cosecha

PVC de 2 mm incrustado a la tierra que durante los días de lluvia se va llenando con agua. La parte del tubo que se encuentra enterrado, es mayor a lo que se asoma en la superficie. La operación se logró gracias a que el terreno del jardín es muy “arenoso”. El tubo fue hundido con la ayuda de una tabla, la cual fue golpeada por la fuerza de una piedra.

339


hechizos

340


le puso de su cosecha

341


hechizos

342


le puso de su cosecha

343


hechizos

344


le puso de su cosecha

Guía construida a partir de varios retazos de género, para llevar la enredadera desde un árbol a otro.

345


hechizos

346


le puso de su cosecha

347


hechizos

(“ando viendo hechizos en todos lados”)

348


E N G L IS H VERSI ON


hechizos

H

E

C

H

I

Z

O

S1

been explored and learned from other scriptures, both in lyrics and in other codifications.

Overture

This book, which we want to be another particle of the spell, can be read in the third key, which means you hold it and pass your view over it, you can read under the key indicating that we’re going to tell you a story, the story of the hechizo, of how we came to the hechizo, in order to understand it as we do in this book, to share it.

This text within your hands, under your nose, could have merely been the story of an experience. There are those who arrive just upto there and there’s no problem. It’s a key to start reading. Once upon a time, a friend who studies the past and the beginning of human existence, a long-time university professor, told me: “Everything indicates that human history changed definitively, drastically and decisively, when the homo-itinerant appeared.” It is another key to understanding, and it is reasoned like this: “a subject appears and everything changes”, it is the fable of the “artist”, the “scientist”, the “creator”, the “judge”, the fable, familiar for being for modern (Kantian), but archaic (Platonic). I said to the professor: “Is it not that roaming already existed before the hominids and these went, are going, will go, coupling to that flow – like so many others – in order to continue being?”

It can complement the second key, by pursuing the work and its authorship, that is to say, moving from the key “this book is the story of an experience (that of the hechizo)” to interrogating this book under the key of authorship and works, as if it were a report, a record of actions that human beings leave as traces in the city, traces that can be identified in its concrete singularity and that associate thanks to the universality of that gesture which is also the hechizo. This book would be a work, or part of the work (which works) of our collective TUP (Trabajos de Utilidad Pública2), that elaborates the everyday gesture -which is also the hechizo- and “places it in value” plastic, aesthetic, anthropological; it presents it as a study, as a spell inquiry of the hechizo: alas, the book has arrived.

For example, the journey of the stellar particles that continue to circulate, even if they have sedimented as celestial spheres, water, the biotic pool, proteins, DNA, organic life forms. That is, before, during and after living beings, human and non-human, there are flows, forces, materials, compositions, figures, and crossings. This is a third key to reading, which by the way is not unpublished (Deleuze & Guattari), but has

But, there’s more. This book has been made to spark a configuration of flows and particles of life; the village, the town, the street, the city, the house and other territories, dilettante notches of actions forever and ever. We would also like this book to integrate those particle streams that sediment from time to time into hechizos. Let’s say that for us, this book is also a device – although we don’t like the pretentious aroma of this word – of the flows and particles that give existence to the event we have identified with the word, the concept and the hechizo operation.

1 Hechizo, za (From lat. facticius) 1. Adj. Artificious or that pretends. 2. Put in and take out, false, superimposed and added-on. 3. Adj. That has been done or is done by law and art. 4. Adj. The Salv. and Méx. Said of a product: done by hand. 5. Adj. ant. Hunchbacked, falsified or imitated. 6. Adj. ant. Well adapted or appropriated. 7. M. Practice used by sorcerers to achieve their ends. 8. M. Thing or object that is used in such practices. 9. M. Person or thing that bewitches or captivates. 10. V. Spellbound horseshoe 11. V. Spellbound noise.

We have a passion for sharing, it’s happening far away and to the eye, it’s approaching and saying goodbye, it’s a permanent, reverberating configuration, it’s happening, we’ve researched 2 Works of Public Utility

350


english version

it, we’ve recorded knots of that happening, and we’re looking for this object, this book-like device, resources in composition – meanwhile, forever – that passion to share the spell and the spell eclosions that come and go, and stay while leaving.

pond to this invitation. We began to test the eye and the writing attempts that would take us to comprehensive approximations prior to this book. It seemed they had an initial understanding of hechizo. Everything would change when we began to talk about this book, this device, to realize that TUP began to appear a couple decades ago under the spell of a work area, which we are beginning to recognize now, as we write this book. To start with, we commented on the occasional nature of European cities, where the call came from. Those exceptions that, due to the survival of its inhabitants, appeared as Post-it City on the urban planes. Our participation in that Catalogue had the following text: “An investigation of the in the meantime-forever in Santiago, Chile. In the city there is a constitutive vector, as old as it is in force: the hechizo. Emergency of every city, emergency and break-in. We have investigated certain flows associated with such a vector that configure hechizos in the city of Santiago. Suggestive hechizos of the occasional-fictional, and also of charm. Hechizos: as fake as it is charming. We recognized three layers: the monumental, the legal and the short. Monumental Hechizos: UNCTAD Buildings and Passports. Official ‘for-a while’ solutions that stayed forever, to temporarily save the monumental. The monumental layout of locations in the official reform of public transport, Transantiago, with its late additions, unavoidable supplements to the planning officialism. Legal hechizo: the Law of the Monkey, colloquial name of the sketch (“monkey”) that this law makes official as a document for housing reform. Legal place for the charm of improvised construction. Short hechizos: constructions that are spaced by making space, inaugurations of every city, occasional constructive gestures, conversation between builders, encounters that become interrogated form. City Spell: occasional, forever, for now. ”

We will then unfold a state of the situation of the conversation that TUP had on the occasion of composing this book, this device, this moment of the hechizo. In the form of interviews open to conversation, audio-visually recorded and then transcribed into lyrics, we generated a volume of more than a hundred pages that we tried to organize without taming, so that some of the hechizo that every conversation has could show through, so that it would feed the flow that we study, present and share in this book. So you will find texts in italics and quotation marks, which come from the file of conversations that TUP had to make them concur in the composition of this device, this book. Let’s go to what we came for. I. A pretext: Occasional Cities At the beginning of 2008, TUP was invited by an international, global curatorial team, directed by Martí Peran, sponsored by: State Society for Cultural Action Exterior (SEACEX) and the Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB), to be part of the travelling exhibition and its catalogue, OCASIONAL CITIES. Martí Peran points out in his presentation: “The concept of “Post-it City’’ was coined by Giovanni de La Varra to designate “a device for the functioning of the contemporary city that concerns the dynamics of collective life outside conventional channels. ” The phenomena likely to fall under this kind of micro category points directly to the modes of temporary occupation of public space for various activities (commercial, playful, sexual. . . ) in a way that is alien to the provisions imposed by the political codes underlying urban planning. “ (Catalogue, page 009). During the period of time between 2008-2009, TUP developed a collective investigation to res-

It was a matter of aesthetically appreciating the pagan, everyday and unsuspecting interventions, made at the leap of those who do

351


hechizos

a city that infiltrates architecture and engineering. We came to the word hechizo: “Hechizo was like a wildcard, which as we already know, plays with a whole range of meanings, but fundamentally those two, the charm, the magic, the solved as if by grace, by the grace of the “maestro chasquilla” [executor of the multiple crafts learned outside systematic programs: plumbing, carpentry, masonry, electrician, etc. ], that by the inventiveness, by that grace, that which happens as an event, and the manufacture of the handmade. The hechizo as fairy tale charm, and the hechizo as something done by the devil, as we used to say, instead of always thinking of the city as the place of the eye of the powerful, of power. ”

not know where they will fall, even though they knew they should jump. “The question of intervention, let’s say, on a daily basis, is always an accident for them. For them, I mean, ever since the Roman Empire, or since even before. Since Athens, you know, Athens. Those who didn’t make a city were barbarians, let’s say. So, of course, to the idea of the planning eye, all accidents are occasional. That was the point of view we questioned, wasn’t it? To say, actually what you call occasional, is what happens to us always, which is another way of saying ‘in the meantime, forever.’ That’s it, that’s the invocation, let’s say. ”

By then, in that research that reviewed the effects of hechizo on different things, we tried a very brief categorization and a set of operations. The categories to classify the hechizos were three; without any systematic exhaustiveness, rather as labels that allowed to place in the hechizo very different things: short hechizos (an irrigation system, a water meter cover, a barbed guard on the bars, a “helper”); monumental hechizos (the building of the UNTACD [today GAM], the cover of supports to walls of the neo-Gothic San Salvador Church); legal hechizos (whose only epitome case is the “Law of the Monkey’’). “...I don’t remember the name we gave it, but those categorizations were like everything we did while researching: we go to the street and then we get together to talk, and then we go back to the street, we record, and then we organize the materials again. ”

We sat in retrospect, ten years later, to write this book. We discussed the strategic understanding of the city: “... a concept of city in which the occasional was, like, anecdotal, and we had all the intuition and experience to think that what was named in the announcement ‘occasional’ was constitutive of cities. The idea that the city is made by the elites, by the powerful...” To turn the point of view and direct it to the flows proper to inhabiting, in a very specific sense, an inhabiting the city: “not by programming it, but rather by going through it. ” Which would allow us to: “. . . assemble the concept as the place of conversation between builders, or the idea of ’the eye,’. . . ” That is, if the understanding of the city from the perspective of the urstaat3 of any empire, of the creator of the urban space, presents ‘accidents’’, from the understanding of common people, of those who live in search of them, of those who do not study to learn, but learn by dwelling (even at school and university, and pushing further: even at work), who solve with what there is; the city is not a plane but a diagram, traced by a coming and going, in which we play tactical tricks (M. de Certeau), to trace

The taxonomy of that commission for Occasional Cities formalized the way in which we worked, a modality that was sustained by the inquiries and personal propositions put to a collective conversation. The formulation of categories has never been our horizon or path, rather they have been constellations of meaning to continue operating. Assuming that the hechizos we were looking for and capturing were traces of operational research by ordinary people, we looked for study modes like those: capturing hechizos could only result by coupling ourselves to the flows and articulations that hechizos left in their path. “I think we recognized it at the time, that taxonomy served us for a purpose that was well defined, which was to do

3 “The despotic state (Urstaat) as the paradigmatic moment of every state, the state is also understood as a social machine, in its dual articulation: social (the socio-political institutional system) and libidinal (the field of desire and subjectivation). ” María Alejandra Pagotto (2014), article published on the website “Repositorio Institucional CONICET”, Argentina, ISSN: 16928857

352


english version

a sort of summary of hechizos’ work, and that could be better read in an exhibition, in this case, in the shipment we made. But in this book, maybe we have the opportunity to do what Pato says, it seems much more reasonable to present examples and cases, and comment on them according to (in the spirit of this conversation) how the examples are and what those examples tell us about different things. ”

“...I remember the FACHADA project, because it is very emblematic in that respect, and in that investigation I believe that the subsequent hechizo is not at all accidental, because when we were looking for gestures in the public, in the way people live, we were looking for that seed of how ingenuity, necessity, or emergency gave plastic answers to certain everyday problems, almost metaphysical even, from some reading, and they sealed an identity that each of the summoned or interviewees, of the ethnographed searched for...not for nothing did we pass from the hechizo as an event to read in the same city the hechizo as a law (of the monkey), monumental or minimal, let’s say, that we suspect that there has been a way of being in the world, in more complex structures, you know what I mean? And as complex structures, they play in parallel or between others that have much more visibility... ”

But we said that we realized we were formulating categories and operations. These operations were those we included in the video “City of Hechizo”: mooring, whoppers, suples, extensions, floats that improvised modes of existence. II. From the pretext to the TUP text Every time we have returned to hechizo, the activity of TUP is thrown into flows and forces that mobilize us to think again about what we did before the hechizo and after that research. In other words, hechizo became the irradiating core of TUP as a work zone, conversation engine and testing space. It led us to talk again about the works before the hechizo, under the influence of a constant and intense understanding (the one that sustains the editing of this book-artifact) and the subsequent researches, also those that we project with this book-artifact. “. . . When I got into the archives, the annals of TUP, the story of TUP is basically the recovery of the hechizo, as in the question originally asked by Pato about how we do what we do, I think it’s quite plausible to argue that the story of TUP is the story of how we record hechizo in the background and our incorporation into a certain work etn or cartographic, in emblematic populations and all that, it has always been looking for that conversation with ways of doing things that we have assimilated, we have mirrored, and that for me is too strong a link.”

The FACHADA project led us to investigate the tactics of housing construction, as the dawn of the right to it, as the strategy of self-construction. What for governments from the mid-1960s to the 1973 coup d’état were state strategies to secure the right to housing, for each territorial registration was a space for invention, solution, tactics and hechizos. What we had already researched as a memory of housing, from the “takeover” of homeless people to self-construction, now talking about the project for Occasional Cities, appeared to us as a heteroclite and variegated overlap of strategies and tactics, a fertile occasion for hechizos. III. Residing and inhabiting That’s why we talked again – in relation to this book – about the situation of housing mix, from the sixties (the “callampa4 settlements”, land grabbing, self-construction) to our days when “social housing” become stars in global architecture festivals. Also about vernacular gestures, accustomed to themselves, whose best example is “the feria”5, that corridor of locations whose armor does not know where it comes from, nor how it is kept. Housing and the feria, were two matters with which we took off from hechizos, into the past and into the future (as if that were as simple as a “timeline”).

In 2005 we launched the FACHADA project (with state funding, FONDART). We will go back to the details of that experience, but it may also be consulted on the respective website (https://tupblog.wordpress.com/trabajos/bitacora-del-trabajo/). What interests us is to think about that bet on the multiplicity of approaches that we talk about as an interface between the interiority of the home and its exterior advertising towards the street.

4 Chilean Favelas. Callampa means mushroom. 5 Ferias are mobile markets. Further explained on page 319.

353


hechizos

what Alexis talks about, after that you have a thousand ways to continue building a house and in a lot of 9 x 18 you can notice 150 thousand typologies, as many as there are inhabitants who have 9 x 18 or similar lots, and I think there are some things that recur, the site of 9 x 18 is critical because in the background there is a distance of 3 meters from the perimeter wall, you can not miss it, but the settler does, because there’s a need for space, and faced with that, you find yourself with a checkmate that tells you you can occupy 60% of their site, but instead they need to occupy 100% of their site, which means that any process that one tries to regularize in a settlement, at the end of the day, is very complicated because no one agrees with the rule being fair in relation to the needs they have, you know what I mean? So the transgression is almost per se, as you have a 9 x 18 site and the transgression that happens almost instantaneously is checkmate. ”

a. Housing Of course, now, after “hechizos: the project”, we were talking again about the population of Chilean cities. With that experience in which we had formalized a point of view as TUP, what we could now call “the investigation of hechizos in proliferation” in the settlements (“the poblas6”) Simón Bolívar and Jaime Eyzaguirre, in which we carried out the FACHADA project. We started FACHADA with intuitions that today are densified, by the work and grace of hechizos. We had an intuition: the settlement of those peripheral lands in the city of Santiago kept secrets – as traces of that settlement process – that we wanted to decipher by talking with its residents.

From this construction checkmate, retroactively now the hechizo of that challenge for those who settle under rules that cannot be met, urban restrictions that are overcome by the desire to inhabit: “If you want to be within the norm, you’ve got to play the game of the norm and the game of the norm doesn’t make any sense to a person who lives with a higher density than what is allowed, so I think that’s where the game starts, and the rest, the lightness of the materials and that whole thing is secondary, I would even say, here let’s say what about the invisible line, the theoretic volume that one can build, everything that comes out of it, in my opinion, turns out to be the hechizo at the end of the day, you see? It is a hechizo against the norm, while the norm has been giving way to the law of the monkey.”

Before we had to consider the official background of these processes of settlement in both neighborhoods, as we discussed for this book: “In the government of Frei Montalva, and it continued with the government of Allende, the siege operation, and then already the people having taken the siege, having their mediaguas7, the cardboards and all that, having the población callampa installed, a regularization of domain titles were made, then, well, from the domain title, the towns were urbanized, ordered, and they were given lots of one site, which were regulated, they were usually 9 x 18. There are other measurements, but what was given most was a 9 x 18 site. Access to electricity, drinking water and sewerage was also included a little bit, so from that moment on, from the 60’s onwards, it seems that little by little we begin to see the progressiveness of the process of ‘installation’ of land and the settling as owners. ”

The homages to that movement, which sought in the declination of forms the best functioning of the artifacts (especially with the housing) shows us some clues from the mid-20th century to think about the hechizos of the present and their display: “I don’t know if you saw a report on the 50th anniversary of the Bauhaus. Of course, they wondered, because somehow the Bauhaus appears in precisely that same dilemma. The mass production of decent social housing, and thinking of the Bauhaus as a matter of the 40s-50 (which is worthy of study), or the Bauhaus as a movement that is still present, so the questions can be updated or re-activated or reformulated. It’s the question about this new city man, or this new inhabitant, or not so much about the new inhabitant, but about the inhabitant who comes for the

So, we looked at that gesture as one of hechizos, or what in the conversation was named like a “checkmate” to the king of urban-housing planning: “It is indeed the history of progressive housing based on a lot of 9 x 18, let’s say the basic lottery formulated in the 60’s for the settlements, where a sanitary hut was put in most cases, with kitchens and bathrooms, and let’s say that this was being built towards the edges spontaneously, a bit 6 Name for settlements. Comes from the word population. 7 Shack, hut.

354


english version

next 50-100 years ahead, the flexibility of the idea that everything that’s tied to settling in the territory forever, is something that’s going to disappear. What could come, as one of the transformations, is mobile housing. ”

“the feria. ” b. The feria If anything ever captivated the TUP talks, it was the understanding of the city as a place of exchange, place of desire and desire of place, as we hear others say. Like in the exemplary case of the “football ball” capital, in the homes of working-class neighborhoods, as a gesture that leads us to the following questions, “Where does it come from?” How has it been “viralized” since the 1950s in the residences of working-class neighborhoods? Seasonal places, set up collectively once or twice a week, which have also been used to set in motion the commercial exchange of fruits, vegetables and much more: the ferias. “. . . the existence of free ferias as a space of communication between people of different social classes, and I think that was more interesting to see in Las Condes than elsewhere. The main approach that led me to fix my eyes on these things was the possibility of being able to record interesting elements, artifacts, things like that, with pieces falling down, metallics, sheets, a language of thin steel, of steel plates, of wheels. . . . ”

At the same time as the Bauhaus is revisited, we think of social housing projects that focus on the aesthetic keys of architecture: “Aravena’s idea could be thought of as a possibility to implement a decent social housing program. But Aravena’s thing was still left floating around, in that it proposed a basic construction with the possibility of adding additions to it, but not the possibility of building with what you have, which could be a basic element of the hechizo. So of course, when they see each other, why do we find so much in the houses of the settlements, because yes, because that’s where you have to adapt to the precarious to be able to have some solution that deep down is always the dream that everything will improve and we will do it better, but with time it stays the same. ” The distance with projects such as those mentioned, from our multiple understanding of the hechizo, lies both in the “aesthetic question” and in the “temporal question”: “My vision of the hechizo is what you would think of as non-permanent, but it becomes permanent. The law makes things the other way around. Think of being permanent, of giving solutions with no doubt, and looking for a way out, well it would be the opposite process. To make something permanent impermanent. Hechizo isn’t meant to be permanent.”

Like pieces of processes as archaic as the city itself, the ferias move street shapes that have mobilized the interest of TUP. They occupy a street for a long morning, with seats defined by who knows what kind of collective agreement generated by the feriantes8, who include installation codes of the type “take out, put in”, which have been used since times ignored by official history: “There are traditional feriantes, one could make that reading, in the sense that some are older than others. One sees in the newer feriantes elements perhaps of some kind of unthought of innovation with regard to the settling of the spot. I’ve seen, say, carts now. For example, the cart that sells groceries turns out to be an innovation in relation to the iron poles that arrive and are installed on the awning with stripes. Where did this awning with stripes come from? Was it a municipal indication, was it an agreement, was it just the coincidence of buying material at a low cost? Or who came up with the iron structure that allowed them to hook up with one another? The pedestal? Because you see all that manufacturing and you don’t see behind it an

It’s like the opposite of the aesthetic: “It was like turning things around. More than thinking about the aesthetic, the dynamics that happen come from behind. The hechizo never succeeds in constituting, I mean, it does not succeed in constituting an alternative, let’s say, well, that’s what we were talking about the other day; an alternative that opposes or shows itself as an alteration to a model, or that disputes the model in something. ” But housing cannot be thought of without conceiving that a residence is a component of the processes of inhabiting, it resides by territorializing the inhabiting, it is exchanged in the streets deterritorializing it. Living requires that other component, that of exchanges, of flows with reference points, such as residence, or as the oldest of the street forms of exchange in cities: mobile markets, which in Chile we call

8 Name given to those who put up the feria

355


hechizos

industrialized factory making lots of spots for ferias. ”

of this book. Questions that we have been following, another of the biggest questions of TUP research and that we now recover from the experience of the hechizo. This desire of inquiry allows us to formulate and test, with hypotheses, such as: “Then of course, there was the immediate need but it took a particular aesthetic, why, because it turned out there was a better idea to move this thing so as not to be making new knots every now and then. You make it a lot more stable. And there the thing becomes more temporarily permanent, within its impermanence. Inside the take-out-put there is still a place, let’s say”.

Questions about that circulation of forms and materials, a circulation that erases the traces of a collective, progressive, anonymous and persistent invention: the stalls are built with a metal framework covered by tarpaulins of coloured stripes, the mid-rise inns. Formal gestures that are replicated, multiplicities that are made without apparent mediating officiality: “So they have elements that repeat themselves, and other elements that are the ones that continue to incorporate each type. But where does that standardization start? I think that question turns me on, because I don’t see an institution trying to put uniforms behind it. Rather, I see knowledge linked to a level that is allowed, it’s like the helper, I don’t know, I thought of the helper. ”

This does not close the interrogative vocation of the TUP conversation, since we formulated the field of research as hechizos. So going back to the gesture involved in the operations that put together the stalls of the ferias “you make it much more stable”, we chatted: - “No, it’s just that it’s not an issue for now. - But I think it’s still a hechizo. - Yeah, I don’t know, I hadn’t defined the hechizo from that law, let’s say. - The question is, basically, what appears as a hechizo, what is institutionalized, is it still a hechizo? ”

The “helper” is an instrument made by each worker that measures the state of consumption of drinking water or electricity. It is made with a cane that at the end carries a sponge that cleans the sights, and a mirror to be able to see them from outside the home and farther than the length of an arm. This short hechizo, which is multiplied without any officialization, is a tool that each worker makes to help measure and report service expenses. This short and exemplary hechizo, the helper, refers to more subterranean creative processes, such as those of the ferias: “Sure, but how did all this come about? I don’t know. But I guess not that long ago, because seeing iron that could be hooked, I don’t know if they show up. . . I don’t know. One sees that stand with iron bars and a standardized table counter. In all those places, that is, not standardized because each person solves it. So there it sounds to me, or I suspect, that this information traffic is happening on a level that we have been observing in the hechizo”

IV. TUP: looking at the past from the hechizo So, in thinking about this book, we couldn’t help but look at the eagerness, desires and interests that we forge in conversations and the collecting work of spell operations. Look at the work of TUP before our response to the Occasional Cities call, before that hechizo proposal. Thus, the research on the construction of the building for the Third Meeting of UNCTAD in Santiago, Chile, inaugurated on 3 April 1972. We weren’t talking about hechizos when we participated in a study – among many others – on the feat of constructing and furbing that building in 275 days: “That is why UNCTAD, which nobody in any part of the world understands, exists. How come? It’s like an inverted pyramid, he says in that interview we saw, right9? We did it in 275 days. Because the workers themselves solve problems that cannot be solved from the planning eye, they can only be solved there. Well, that’s the one we’ve put on as the tension, I think. ”

“. . . as if he had focused his research on these things, on that same chair and with stirrups, and with synthetic leather stuffed, what do I know, made of sponge, also where does it come from, where could it be, who invented it? Let’s say, like collective knowledge, they are residual elements of construction, but an element of sewing and embroidery appears which probably since that time must have been associated with talabartery. ” How did all this start? Who made it up? These are questions that we hold up until the writing

356


english version

does not allow you to contemplate, the emergency requires you to act. So, in emergency, in those two things, in those two dimensions, I think it’s talking about exactly what I was saying, like putting ourselves somewhere else, in the sense that the reference to normality, the reference to contemplation, are problematic referrals, because we’re thinking about them from this side, and we don’t think about what we’re seeing from the other side, and that’s been the determination, the effort we’ve done from TUP. ”

We say that now, first we studied and discussed these constructive processes, before responding to the commission of Occasional Cities, in doing so we recalled that inquiry about the UNTACD III building and invented the category of “monumental hechizo”. Today we were talking: “Compared to the time when we did the work, where I remember we didn’t see all of this yet, I feel like, in a way, the eye that we put on all that problematic, to put it in the good sense of the word, was because from that point on they were also like pushers for other things to happen, I don’t know, I mean it shows some of those things, I mean, it shows you creativity not just as something that’s static, but as something that can be extended to other ranges of use, so to speak, and I think that tension, in the sense that we’re still living it, I mean, those solutions are still being made, when I don’t know, I see the master builders who are working in the street, or you can still see that craft which I see from a positive light, I don’t see the craft as something negative. ”

It’s one of the threads of the TUP conversation from before hechizos until this book. The perspective of emergency has allowed us to dialogue with those perspectives that folkloreize or turn them into anecdotes of the popular picaresque, the same perspective that sees precarious solutions to habitability, poor solutions to the challenges of living, precarious operations that do not know where they come from, it is more than a cult of lacking, they become an updated memory of the legitimate knowledge of academics from the West: “So there you have one thing; wit. And of course, and because precisely all those machines and silos and places built at some point during the Middle Ages were called “engineering. ” You said: wit. And from there spring the engineers, the builders of engineerings, or those who produce engineerings. ”

We came from the first exercises, with questions that are constitutive of TUP, and now of hechizos: “You walk around the city and you realize that the city has been producing like this for a while... a spell of productivity, that would be the word, to recognize productivity. ” The old collective intuition of the place that has the articulations between construction and conversation from constructor to constructor: “Thus the important issue of the builder-to-builder conversation that we once put so much emphasis on; it was because we were building on the building that others were building on as well. We are not waiting for a muse or a genius to come and mobilize us to create. No, construction is there, in time, in history, and we’re looking for another place to look at it. I think that’s the value I most appreciate of the hechizo”.

Existence in emergencies since long ago. That is why the evaluation of hechizos as inventions in precariousness, did not satisfy us even today: “And in that sense, the concepts we occupied were not precarious, rather were that of emergency. The emergency, again, the ambiguity of the word is so beautiful, because what would be the remission, what would be the antonym of the emergency: normality. ” But what happens when the emergency is the norm? “. . . then what I mean is tension, between that lack and that sort of, drive, renewing or constructive, constructive, I don’t know, has been noticed more that, as I tell you, this work of the people has come to solve problems of the State or the experts, someone who should and has not been able to solve. On that side, I believe that these processes have been strengthened from the time we did that research until now. ”

The question of the status of gestures investigated before thinking of them as hechizos, for which the concept of emergency had and still has an active place in our research: “The question of emergency, I think, is a term that also brings together what emerges, what arises, what appears-the unpublished, what you didn’t have planned, what you didn’t know could happen to you. “Life gives you surprises”, it’s like that, it gives you surprises, otherwise it wouldn’t be life that you have to interpret. That’s on the one hand the emergency, but on the other hand, you have to act, you have to act in the face of an emergency. The emergency

It is, in our view, looking back at our research on the participation, with hechizos, of the Occasional Cities call, to trace gestures and words that

357


hechizos

make simple marvels, that inadvertently and to the eye trace the city: “I believe that the hechizos has multiple particularities, depending on what I could grasp, depending on the person, such as the affection they might have for the object. I remember that, like there were people who saw the hechizo much more like something to be proud of, like a very good, very simple, very fast solution. I think, like, I don’t know, of course being creative is a value in order to resolve things; it carries a superlative value, that is, it’s clear anywhere if you’re someone who has the ability to solve fast, a resolution that works, hell, you earn everything. ”

like the ones that are still inspired by past futures, could be experiences to share: “Surely the hechizo has evolved more than an object question, to a broader issue, more to be solved in some way. Between despair and consciousness and knowledge, damn it, it has developed in a way that there is no reason to deny it, that is, I don’t deny it, but it is there. ” As you can see, these are strands of our conversations. Some strings that we want to make available, otherwise, why are we going to write a book or do what we do all those of us that make infinite, intimate and advertising cities? - “I, well, since we’ve had years and years in this experiment, at some point it occurred to me to hand out some pictures with some of these hechizos without any other explanation, to ask others to try to reflect, or say, as much as they could about what they were looking at. I was thinking now that, well, I don’t know if it’s to change the dynamic or not, because that implies something else. But no, I say it because it seemed to me, let’s say, that in this exercise that we’re doing now, you know what I’m sayin’? of remembering things that were said, and words that were said to us, I mean, and objects that we saw, and objects in relation to other objects, or dynamics in relation to other dynamics, allows, let’s say, to go on doing something like this experience, like the appearance of reflections, they wouldn’t want to install a thesis, or we don’t know if that’s what we’re looking for with this book. Or, finally, install the thesis that we don’t want a thesis, I don’t know. Or that we do want to install a thesis, for example, of the production of a language, I don’t know, and that it’s a language of the visual, you know what I’m sayin’? Where perhaps they move, there is, let’s say, an important layer of how we relate, which doesn’t happen much in words, or in commitments, or in other ways of daily living, but it happens as in the visual elements. I get the feeling sometimes, because of how transversal they start to happen, in reading these elements. It has happened to me, let’s say, that in the places where we put, I remember, let’s say, that there was always a certain joy to look at him, huh? Of, damn, say yes, accomplice, let’s say, you’re getting it. Like when you understand the joke, but not the joke, but you understand the humor of the matter. ” “Exactly, not the joke, but the humor. ”

Talking again about our conversations and research prior to the hechizos project, allows us to send back to the future our intuitions, insistent questions, gestures and ways, words, languages and scriptures. The case of that conversation with the man who built a water meter cover in his yard, with little and fast, with a pro while he was staying, without any effort, so the solution was so successful that “ it even looks pretty”: “...it has nothing to do with transforming the gesture into “the way. ” It’s never intended to be official, however. . . It’s not transforming the gesture, it’s sustaining the gesture, to continue your argument. It’s holding the gesture as long as you can. Then it ends up in a small drawer of boards that covers a water meter. Where you can sit, for example... and there may be grass and so it looks nicer, but that’s after the gesture, right? What we are following all the time is the gesture. ” V. TUP: to look upon a future hechizo We would like, in the best of our spirits, to finally share some words, meanings and orientations of our own, which could be of public benefit, which is what we are working for. We share with you, renewed itching and hives, philias and phobias, futures that we imagined from the previous experience of TUP, before the “hechizo project” and futuristic resistances that push us to continue with TUP. So let’s share some of the shards left by our TUP life, from the past to the increasingly uncertain future. Of course, having the hechizo within grasp.

So we started thinking, talking (which is TUP’s way of thinking) about this book, the same one you hold and walk through with your eyes (or your touch, when we manage to publish it in Braille).

We said in our conversations to write this book, this hechizo device, that for you to enjoy, things

358


english version

- “I think, Pato, that it is healthy, this way of approaching the invoice of the book, and I suggest that we invent a logistics to it, to be able to give that freer tone to the editing, and it would not betray the postulates of the project in any way, nor the conversations we have had for this book. I mean, I don’t think it changes much. You don’t have to be too explicit, solicitous, to answer what we’re asked of, in terms of substance, I say, and I think it would be much more, let’s see, it would be much more proactive, in the sense that we could now start talking about things that we haven’t said before, and that we need, perhaps, to say, in order to enrich this book, I think. ”

has always given the impression that we haven’t been able to read what each thing says. I’ve always suspected in this matter that, I don’t know, the tie, the knot, the nail, the wire, say something beyond a folk poetic or whatever, they’re saying something. We have a way of conversing that I think you can see, damn, that is also a hechizo, that shows how we settle, how we move, how we relate. ” Because writing is a practice, the first practice of something that after circulating might come to be called language. “As for me, the only thing left hanging around a bit is the subject of language, it’s something that I’ve never talked about, like it’s left floating around, that has to do with the COA, and more than with the COA, with language. I mean, I think of it as with the COA as exemplifying things, but I also think of it for the “I don’t know”, like the word vivacity, which appears around almost fortuitously, but it also spreads. And so I take it like this yearbook that they do in the RAE, where Chilean terms are starting to be incorporated. And that always appears in “Las Últimas Noticias9”, that gets incorporated, I don’t know, the “no estoy ni ahí10” you know what I mean? Then I turn that around, I insist on this language thing, where language is also a way of hechizo.”

So, if it’s like a “series-streaming”, we share four chapters of the next season of hechizos (without a spoiler, just because we have nothing to say about endings). a. Between gestures and words, languages and scriptures. One drift that has become future, to continue talking about, is the question of the “precariousness” of the hechizo gesture. For some it is folklore, for others “the popular soul. ” For us, as we write this hechizo book, it seems like a pirouette in which we will continue to exercise, until we come up with a trick or an illusion. It’ll soon be understood, or not. “However, of course, it still sounds like it’s all in ruins, it’s always at fault, there’s always that we talked about the other day, that’s either done to the devil or done quickly, or only half done, and it carries that connotation “in fault”, which is always debatable, because if you look at it from the point of view of production, like in the conversation with Pablo, it changed the conversation, the idea of language by writing, what I called the “production of language”.

The hechizo challenges any language to put itself into action, to work, to return to the beginning: writing. For the same reason, to attend to the communicative, historical status of the conversation: “But it’s actually in that involvement, what a good word he uses, where the key lies, because there is a, in that complicity there’s a conversation, an agreement on certain things that speak of a certain empathy between one and the other, and that’s where I think we’ve escaped from putting it in this catalogue, of folklore. ”

Perhaps one way, or rather one road to it, is to go back and understand it, the writing. “...you find it in language, you find it in music, in the way of doing things, in the way of repairing, the video shows a little bit of that, let’s say, that housing can be anything, a business can be anything that allows you to move, for example, if you want it mobile. I think that what’s behind all this is the production of a language, and the production of a language as we have seen it, doing spells, it’s like... it also shows how you understand the territory and how you live the territory, like there’s always a force running in parallel, that is living the territory beyond how it tells you that you have to live and as a production of language it

Conversation will be, so far, the best chance of getting out of the order without trying to prescribe it, of dealing with dilemmas without solving them, of giving up control without aspiring to any kind of uncontrollable alternative. “How is it resolved? With what it’s got, but it always solves it. It’s not that it would have to have what others have to solve it in the same way. That’s the problem with the planning eye. That’s the problem with statistics. That is the problem, finally, with control. This gets out of control, 9 Chilean newspaper 10 Chilean saying, it means “I’m not even remotely interested”

359


hechizos

it gets out of hand to get into the eye of any scene. And yet, it makes up another way of controlling the existence of those people, those characters, of that biography in the city. ”

the precariousness or the emergency, but it appears in some way: a plastic being. ” Like a master builder said when trying to pull out a piece of furniture that didn’t seem to fit through the door, while we were turning the piece of furniture, horizontally, vertically, tilted, groping, “let’s insist, we have to find its side and look for the way. ” There are insurmountable ones like the sides, each of the sides in its singularity, that one must find. At the same time this search is that of a way, a modality that must be invented in the test.

Perhaps that temporality that surprises us of the hechizos comes from there, we want to talk about inhabiting gestures from there, from the evanescence of words and their weight when they have been spoken, from those languages made in passing, scriptures to the eye: for the time being, for ever. b. Conversations: between conversation zone and test space

Another of the singularities that articulate with the ambiguous universality of the hechizo is its secret, elusive condition; we only know of the spell, of the hechizo, when it appears in its operations. It’s like a back and forth infiltration between the productive and the imaginable, between trial and stabilization. How do you see it? This infiltration of the hechizo into the productive, could one locate these kinds of hechizo experiences in that place, which are conversing more in this other dimension than in this operation aimed at solving in the immediate future? “And what we’ve done when we research, is we’re always looking for something like where those things intersect: need and desire. Desire in its ways of wanting, in its ways of aspiring to something, in its way of “it would be nice if this happened. ” That’s what I call desire. And the need, it’s like, “I have to do it”, there’s something stronger than me that drives me to solve, that drives me to invent. So, I think that the infiltration we were talking about, the hechizo, moves within those angles. ”

Already in previous works commissioned by Occasional Cities, we had been polishing some definitions such as that of the “treaty from constructor to constructor”, or the questioning of the infinite minimum derived in “how do we do what we do?” These and other formulations that guide our work, were located on a plane of existence that we call “conversation zone”. Now for this book, another key appeared, one that connects or refers to the activities that circulate in the conversation zone, as “test space”: “We had a conversation area and now it has been called a test space. That’s a nice photographic image of rehearsal, studio, and test space; add that to a conversation area-a concept we invented at Jaime Eyzaguirre. But we’ve always taken care of the fact that we’ve created a space to test and safeguard that testing space, and that testing space has to do with everything we’ve been taking care of; of what it means to be in a place with people who produce and how interesting it is to see how they do what they do”. There is one defining feature in the conversation: its inaccuracy. It is inaccurate, but neither exact nor inaccurate, that which is approached by trial, which is known in the same way, moving the conversation, testing and discarding words, felt with each other. The inaccurate feature of hechizo can be deciphered by looking for the inaccurate feature. “We don’t look at the exact details of how it worked out, but people look at it in the dark and say, “yes, it can be done more or less like that”. When you acquire some kind or you fix or look at trying to understand a problem, but always solving it with what you have, you’re always in a plastic attitude to the problem: it’s not just the problem or

Between desire and need, there is an emergency focus where “what is left over does not harm”, but circulates as a power of continuing to do everyday life. “In the solution of an emergency there is desire, and it surpasses, as Pato says, the solution itself. It always has a surplus. That excess is the wonder of the whole thing, of the hechizo. That’s what enchants us.” And as always, we know that we didn’t invent gunpowder, but rather we investigated variations of its use and results. It’s not that we invent the black thread, but we find out its performance. Others have already passed through

360


english version

“That honest apparition, that doesn’t respond and doesn’t want to respond to any other moment but that one, say, is of course then manipulated and used for discoursing, or to set oneself above others or begin to compare oneself in relation to others, let’s say, I mean it with regard to all appearances, like science, or knowledge. But I’ve felt that connection in the hechizo, because I see it from the plastic production as well, as a moment when you. . . between that something that moves you to do something and the moment that something appears, that something always responds, it wants to answer for that moment of honesty more than anything else. ”

these places that are invoked by this book. “Joseph Beuys, who also spoke of the pump machine and used honey as a material to reduced friction, it was like injecting that, an energy, but also a pulse, so that sounds to me also in that dynamic, there’s something going on, thinking about the very example you’re giving of your problem of building an orchard or building a take water to that garden and do it with what you have, to solve an everyday problem. But do you also see something there that goes beyond this utilitarian exercise? Because it has always given us the impression that the hechizo has that magical surplus. ” This type of expressiveness requires equivalent approximations, with operations synonymous to those produced by hechizos: “In this mapping of the cities, or of the countryside, of this specific historical moment that we live together, we are in one way or another mapping or reading, reinterpreting and fictionizing collectively these forms or these meeting points, each one of us. We are focused both in everyday life and in the way of producing culture, of producing these quests for meaning, which at one point make us stop for some time, for some specific particularities and then, continue.”

Memory that does not always pass silently onto other tasks, but that can also appear from a pinch, from a metallic, rocky rub, in which the spark rises. “It’s like thinking about the intersection of thousands of paths that converge at a point to trigger that spark, for that instant, for that moment. All the weight of history in the production of that spark. ” It may go on to name subject positions: “We could say that the hechizo within a population, to the subject to whom some hechizo is attributed, is the self who is rigged, who is a storyteller in some way. It even stains a subjective position: “you are hechizo, almost a lie, you are not completely armed”...

There is also a type of identification, between the generation of hechizos, and the approaches needed to know and present them. We think this is an ethical condition, which we exemplify in the conversation about this book, within the difference between surviving and superliving. “There’s something I was thinking about while I heard Talo, that is the difference between surviving and superliving. A survivor and a supervivor. A culture of survival is a culture that lives in the popular world, and we see it, because it’s been feeding the picaresque for centuries, but superliving is something else, it has like an ethic, which you have to, which is I think a figure of hechizo. I believe that the hechizo has an ethic, more than speech, more than language. I mean, it’s all that, you practice, da da da da, but it has a way of saying “look it” with the little I can do, what humanity has taught me, da, I sing it there, da. Regardless of the fate that it may have, the purpose, anyway. Like that action. “Look at you!”.

c. Status of witchcraft: the magic of acrobatics, trickery and illusion Regarding this conjugation of the noun “trick”, we remembered some street conversations: “I had told them about a conversation with those boys and girls who do stunts on their bikes, in parks and wastelands, once I came up and told them that they were amazing acrobats, that their acrobatics and tricks seemed so simple and amazing at the same time (I saw something of the hechizo). And the answer was that they don’t do acrobatics, they do tricks. OK, I said, and remained speechless.” Here there’s a first displacement of that fugacity of hechizo, which makes the simple astonishing. In correcting the term, we do not do acrobatics but tricks, there is a shift towards another of hechizo’s splendor: its charming, magical character. “Later on, I stopped by a magic festival, lots of girls and boys showing off their talents to make what is there disappear and then reappear. I said to a magician: ‘What great

An ethic of surprise: “There’s a surprise there, an apparition, as if it said ‘it’s not that I wanted it, but it, like, came out or I let it come out and it was like, I got it’, at the same time I used that expression – “and look at you”- there’s an interesting memorabilia question. ”

361


hechizos

“The machina is a part of La Batalla de Chile11 [Documentary by Patricio Guzmán], in the chapter El Poder Popular12, something around there, in the scenes where there is a guy who is like an actor that is the crazy helmet guy who goes around interviewing the workers. I don’t know if you remember that scene, there’s a part where the man goes to the factory, to a metallurgy company, he got into a metallurgy company from the North, so it looks like a worker from Codelco13, from the North. And he interviews some workers who are in a workshop, and he talks to a worker who talks about, who shows him a piece that they were making, and he says, what is that? And he says, it’s a machina. And he says: “these are the answers that the workers give to the challenge of the problems that arise”. “Of course, and that’s the definition of machina. And there it shows the thing that is a connecting rod, which I’ve shown to you, that from the two connecting rods of a riparian, they fixed the connecting rod of a riparian machine they had, so there they show the object, a perfect object. And you can see the two connecting rods that connect the shaft and the other part, which is the piece that was welded. ”

tricks’, she looked at me with an explanatory gesture: ‘we don’t do tricks, we do illusions’. It’s like the trick suits the acrobats of the bike, instead of acrobatics, and it doesn’t suit those who call themselves magicians. Concerning Talo’s mention of Houdini, that famous magician, it’s like the trick is wrong for the magician, because the magician says now I don’t do tricks, rather, illusions. ” So there is like a second displacement that hides the operations of prestidigitation, the trick is the skill acquired with so much training that you must forget it, the illusion hides the trick as a set of operations and makes what was not there appear and then makes it disappear. As we said in that TUP conversation: -“It’s like the difference between a filmmaker and a magician in the Orson Wells movie, F for Fake, which talks about that a little bit, seeing Houdini as one of his inspirations and of course taking this movie as if its a magic trick, the whole time he’s confronting the fake, but from the magic of the cinema, in this case from the lie, from the trick.

And our conversations return to the clichés: the “creative” in the hechizo. “I, like, relate it a lot to creativity, to art, it’s very... It costs little. It’s easy for it to start groping for a cueca14, it’s easy for it to adapt to situations, that is, in that sense I associate it with a creative space, as if there’s something else. ”

-The hechizo is that thing you call truquear. - Sure, give a verb to the trick, truquearse. ” It’s about paying attention to “how we do what we do”, because in doing so – in the flow of the hechizo – we follow a pulse, a “run-’cause-i’llcatch-you”, that doesn’t let us notice, since we are coupled to flows, we let ourselves be carried away, although conversing and not loosely, into an abyss without trace of what we share in our cities. In our circulations through them, in coincidences like traffic lights. “One might say that the sophisticated is the art of concealing that trick. Make it invisible and that makes it sophisticated. One might think of it like that. ”

Or the “game” present in every hechizo: - “I would go beyond, even in the possibility of adding content, at some point do you remember, Claudio, we made this video, what was it called? Of the stone you threw up. -The mandonga. -There’s also, like, some other places we haven’t been in, huh? They’re there circling, so I don’t know, the payaya, the mandonga. ”

Sayings have that truquear of hechizo, it seems so simple in its depth, that it makes us think. Sayings don’t have owners, like hechizos. But we can enjoy them by translating them: “Any saying you can think of has a depth that you can compare or translate, which I think is another valuable word, another word of the words of the treasure, of the treasure chest of words, which is translation. ”

Or in work immediately situated in the field of visual arts: “In Juan Francisco González’s garden, there is a whole graphic way of describing it and it makes what we are talking about about that kind, that intervenes in everyday life, super clear, you know what I mean? Here with the rod we are not only talking about intervening the quotidian, we are talking about intervening a productive system, let’s say,

Sometimes with all the engineering of materials, of the metallurgy placed at the service of the truquear of hechizo, as in the case of the machina:

11 The Battle of Chile. 12 The popular power. 13 Codelco is a Chilean state owned copper mining company. 14 Traditional Chilean dance.

362


english version

one that comes from the quotidian and transforms itself into the institutional, which is what we have been talking about all the time, let’s say, which is like unctad, let’s say, but legally, with authority. ”

“It’s when they recognize us as a visitor and we visit because we want to learn, and we come with some things to learn and play, it’s like the answer to being received as a visitor: we have some toys we wanted to offer you to play with, since you accept us as a visitor, I think that this way of the TUP has been very hechizo in its fundamentals, it’s like a foundation hechizo of the TUP, which once became a job, but which was always that of searching, of “fishing. ” They say, “But what are you? Why do they say that a Fondart is like art, are you artists?” And in the Jaime Eyzaguirre with the photos we pass through, quickly, because the photo is art, so we pass through fast. But in FACHADA, in Simón Bolivar, it took us much more to be understood and to be recognized for being strangers, as Talo says, a way in which you can be a visitor who invites to play and brings toys. ”

d. Arriving and leaving In all our approaches to the hechizos we have had to deal with the search for possibilities to access the radical without colonizing it, without interpreting it with academic or other codes. Dealing with the other was talked about as the positions of the foreign. The foreign is for those who seek hechizos to truquearse, as outsiders we wander through streets and popular settlements. This is the question that we could place in the movement between arriving and departing from where we arrived, the question of the gesture of welcome and farewell, the passage through the hechizos. There, the foreign condition is irreducible. “What seems to me to be key in that question that Talo was just saying, is the foreign. There are very different ways of being foreign. There’s a way that’s like the trader who’s going to sell something to people who might need it, like you’re going to sell some fish, some shit, it doesn’t matter; you can go and sell social programs, and the popular world is more or less trained in that game of masks, when someone comes to sell. There is another way of being a foreigner, which is the newcomer, the difference is also made by anyone from the position “born and raised here, you who arrive have to know that things are like this here”, you come here just now, so you’re going to have to understand the codes. Another way is the tourist, it’s used in Brazil, anywhere, we’re going to go see the favelas, we’re going to see the poor, we’re going to see how the poor defend themselves, how they do their illegal business. And there’s a way that I think is the way that we’ve been looking for, which is the way where they recognize us as a visitor who has come for tea. I saw it super clear when we did the Jaime Eyzaguirre’s shit, when the lady greets you at the gate, unopened yet and you explain to her, then she opens the gate and if you keep explaining, then she talks and enters the conversation, and when the gate opens, then the lady doesn’t ask you for any more information, she just lets you in and in her dining room she serves you tea and you say, “I’m not a tourist, a salesman, a government ambassador, or a newcomer. ”

It is an experience of encounter in the impulse that moves us to that ethic of which we spoke before, the ethic of surprise. “Of course, but you also leave a bug installed, which was what I thought of the nomad. You bring the eyes from other places and leave a bug there, a virus, let’s say. ” The ethics of the game, of taking the game seriously: - “The theme of the game, which I think looking at it this way, is like a cross-sectional trace that appears in the hechizos. - It has a humor, a funness - A pleasure, with desire, that has to do with those topics. And the other thing that has to do with the work of TUP, I think is like assuming or like taking seriously the issue of fixing the load along the way, suddenly it looks so unprofessional, but finally it’s like a way of facing the job. ” We’ll have to stop talking, stop writing. We hope that you who have gone through this book, this device, will live what had us hanging by a thread: “Every time, after this book, after this work, obviously we’re seeing that everywhere, hechizos. So how, maybe that’s the reflection, as if the question transcends the objects themselves, but it’s already like what we’re trying to apply as well as unwittingly, which is part of us, of something constitutive of us, of culture, of non, how could you say? Of the non-definition of society, as well as an aspiration to do something, I don’t know, it has to do with all this, I think. ”

That foreign position, that of the visitor, when we’re passing through, looking for conversations:

363


hechizos

“HECHIZOS: POR MIENTRAS PARA SIEMPRE” Idea y creación general

Alexis Llerena Mallea / ColectivoTrabajos de Utilidad Pública (TUP) © Edición general

Leonardo Ahumada Gallardo / Patricio Castro Pezoa / Pablo Cottet Soto Alexis Llerena Mallea / Claudio Rodríguez Aquea Producción general

Patricio Castro Pezoa / TUP Edición general textos

Pablo Cottet Soto / TUP Dirección de arte e Ilustraciones

Claudio Rodríguez Aquea© / TUP Croquis y dibujos

Pablo Lobos Pedrals / Alexis Llerena Mallea Diseño gráfico

Leonardo Ahumada Gallardo / TUP Traducción

Caroline Mia Maurer Cortínez Difusión medios y redes

Lía Alvear Cossio Gestión y producción

TUP

Han trabajado en TUP Leonardo Ahumada Gallardo / Daniela Alvarado Moraga / Lía Alvear Cossio Cristian Ayala Belemmi / Fabiola Burgos Labra / Patricio Castro Pezoa Pablo Cottet Soto / Amaranta Espinoza Arias / Alexis Llerena Mallea Pablo Lobos Pedrals / Claudio Rodríguez Aquea / Enrique Venegas Flores Gonzalo Vargas Malinowski / Claudia Vásquez Gómez / José Manuel Varas Insunza

364


colofón

Este libro en su versión digital se terminó de producir en el taller de Palabra Ilustrada en marzo de 2022. Se utilizaron las fuentes Baskerville y Fira Sans en sus distintas variantes. Marzo de 2022

Pi Palabra Ilustrada Ediciones


Pi PALABRA ILUSTRADA EDICIONES

366