Issuu on Google+

laVoluntad noticias de trabajadores para trabajadores

año 0 • n°4 • febrero 2014 • precio de ejemplar a colaboración

Entrevista a Julio Gambina

Coyuntura sindical

Conflicto en Kromberg

El Parque industrial de Pilar

El presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas opina sobre las medidas adoptadas por el Gobierno.

Análisis de la situación del movimiento obrero y de porqué éste no logra unirse.

Las trabajadoras y trabajadores se organizan ante 54 despidos.

Informe sobre el mayor conglomerado industrial de Argentina.

Pág. 3

Pág. 4

Pág. 5

Pág. 6

Devaluación: un golpe a nuestros salarios

N

No es novedoso decir que en Argentina hay inflación. Es un tema sumamente concreto y palpable que ha estado presente los últimos años en la vida nacional. Todos podemos ver la inflación en el aumento constante de los precios de lo que necesi-

tamos para vivir. Ahora bien, en los últimos meses se ha sumado a este tema la discusión en torno al precio del dólar y la devaluación. Por ejemplo hemos escuchado que la presidenta y diferentes funcionarios del gobierno, en repetidas ocasiones, han planteado que no

iba a haber devaluación. También hemos visto que políticos opositores como Macri la han exigido. Nos surgen entonces dos preguntas: ¿Qué es la devaluación? y ¿La devaluación y el precio del dólar tienen alguna relevancia para los trabajadores? La devaluación es la pérdida de va-

lavoluntad.net

lor del peso en relación con otras monedas extranjeras como el dólar. Si el año pasado comprar un dólar costaba poco menos de 5 pesos, hoy en día cuesta alrededor de 8 pesos. Como la gran mayoría de nosotros no ha visto demasiados dólares en su vida, ni tiene que comprar dó(sigue)


2 | lavoluntad | n° 4 | febrero 2014 el salario alcanza cada vez menos.

Jorge Capitanich - Jefe de Gabinete lares para poder vivir, podríamos preguntarnos si este asunto realmente nos incumbe. Para empezar, si Macri dijo que la devaluación era una buena noticia, entonces los trabajadores por lo menos tenemos que preocuparnos. Macri festeja que la medida va a favorecer a los exportadores, por ejemplo a los empresarios del campo que venden soja a China. Es lógico que festejen, porque si antes por cada dólar de soja vendido al exterior los empresarios recibían 4,2 pesos -descontando las retenciones de 35% que se queda el gobierno-, tras la fuerte devaluación de los últimos días los empresarios van a recibir 5,2 pesos por dólar. La devaluación beneficia a los que hacen negocios con el exterior, porque con los dólares que traigan de afuera van a recibir más pesos que antes. Por otro lado la devaluación hace que suban los precios de muchos productos que consumimos diariamente y que además se venden afuera en dólares. Por ejemplo, si antes de la devaluación un kilo de

Axel Kicillof - Ministro de Economía

carne salía 10 dólares en el mercado internacional, en Argentina salía 65 pesos, ya que el dólar valía 6,50 pesos. Ahora, con el dólar a 8 pesos, el kilo de carne va a estar a 80 pesos. Muchos alimentos básicos que se exportan -leche, harina- van a subir de precio a raíz de la devaluación. El otro lado de la moneda es que los salarios medidos en dólares bajan: con el dólar a 6,50 pesos, un salario de 5000 pesos era igual a 770 dólares. Ahora con el dólar a 8 pesos, es igual a 625 dólares. Y todas las cosas importadas se vuelven más caras. Como su precio se calcula en dólares, ahora para comprarlas necesitamos más pesos que antes. Desde celulares y computadoras, hasta gas y petróleo para producir electricidad, e insumos industriales (máquinas y partes), los precios de los productos importados van a subir, generando inflación. Si a la industria le cuesta más plata traer máquinas y partes de afuera, entonces sus productos van a ser más caros. En conclusión, con la devaluación los precios suben y

Está claro que el gobierno y los dueños de todo buscarán impedir que las paritarias de 2014 nos permitan mantener nuestro salario real. La razón de fondo no es que los empresarios sean cipayos o codiciosos, sino que ésta es la receta para que a los patrones les salga más barato producir, No se trata de una lucha entre buenos y malos. El gobierno devalúa y aplica el ajuste no porque sea perverso, sino porque responde a la principal necesidad de los capitalistas: mantener altas las ganancias. Acá el problema es más grande que las intenciones de tal o cual empresario o funcionario. El problema es que bajo el capitalismo los trabajadores, además de poner el cuerpo y el trabajo, siempre pagamos los platos rotos. El aumento otorgado a los policías fijó un piso salarial de entre $8000 y $10.000 pesos para todos los trabajadores estatales. Ya de antemano sabemos que la plata no va a alcanzar para estos aumentos. Pensemos por ejemplo que en el presupuesto nacional se calculaba que en 2014 la inflación iba a ser del 9,9%, cuando en realidad en el mes de diciembre de 2013 ya supera el 40%. Los gremios estatales anunciaron que irán por aumentos de 30% a 35%. Para ganar la pulseada en las paritarias, Scioli ya habló con varios gobernadores para que ninguno ofrezca aumentos de más del 25%. Por otro lado, las dos CGT de Moyano y Barrionuevo también piden aumentos de entre 30% y 35%, y además quieren tener paritarias cada 3 ó 6 meses, para evitar que la inflación se coma el salario El gobierno ya adelantó que no iba a aceptar esto, aunque sí estaría a favor de incluir en los convenios

cláusulas gatillo que permitan aumentar los salarios si se disparan los precios por la inflación. Lejos quedaron las épocas en que un Moyano aliado del gobierno fijaba el techo de las paritarias en el 20%, y permitía que los convenios firmados por 12 meses se estiraran hasta 18. En estos momentos de crisis económica el gobierno perdió la iniciativa. No tiene rumbo, sólo reacciona como puede ante los problemas que se le presentan. Lo que Capitanich dice a la mañana, Kicillof lo desmiente a la tarde. Mientras que la presidenta no asoma la cabeza, cada día más figuras de la oposición y el kirchnerismo se candidatean para el 2015. El caso de los presos de Las Heras, que recibieron

Comprender dónde estamos parados es el primer paso para organizarnos, resistir políticamente y avanzar.

cadena perpetua por defender su trabajo, nos muestra que cuando los poderosos tienen dificultades, el pato lo pagamos los trabajadores. La alternativa no es entre polìticos progresistas que se dicen nacionales y populares, o políticos neoliberales. No: la alternativa tiene que ser entre una política de los capitalistas -que siempre van a ajustarnos el bolsillo- o una política de los trabajadores. Por eso, comprender dónde estamos parados es el primer paso para organizarnos, resistir políticamente y avanzar.


febrero 2014 | lavoluntad | 3

ENTREVISTA

Entrevistamos a Julio Gambina, acerca de las medidas del Gobierno

Julio Gambina - Presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, FISYP. -¿Qué es la devaluación y cómo afecta al salario y al poder adquisitivo de los trabajadores? -La devaluación remite a las modificaciones de la relación entre la moneda nacional, el peso, y las monedas extranjeras o divisas, el dólar, el euro, el real, etc. Si la relación de 1 dólar a 5 pesos pasa a 8 pesos, eso quiere decir que las importaciones que antes compraba con 5 pesos, ahora requieren de 8; por eso el gobierno admite un aumento del 7,%% en los televisores que se arman en Tierra del Fuego, pues llevan componentes importados que ahora requieren más pesos para ser importados. Así como suben los precios de los televisores, existe una cantidad de bienes en lo que ocurre lo mismo, por ejemplo autos y motos. Por efecto contagio, otros bienes y servicios siguen la misma pauta, en tanto y en cuanto exista capacidad de pago para esos bienes y servicios. Al mismo

tiempo que aumenta el precios de las divisas, los ingresos populares: salarios, jubilaciones o planes sociales, se mantienen en el mismo nivel. Por eso, con los mismos pesos se puede comprar menos y las devaluaciones siempre perjudican a los sectores de ingresos fijos, especialmente los que menos ingreso perciben. -¿Cómo interpreta las últimas medidas del gobierno (devaluación, control de precios, quita del cepo cambiario) en relación al salario real y a su capacidad de compra? -La devaluación era solicitada por especuladores, grandes productores y exportadores. Ganan los patrones y se perjudican los trabajadores y sectores populares. No hay control de precios, solo “precios cuidados” de menos de 190 bienes sobre un conjunto de miles de productos..., existen conversaciones para retrotraer precios al

21/1 y está por verse el éxito de esa medida. La quita parcial del cepo es limitada a cierta franja de trabajadores asalariados y monotributistas, induce una cultura especulativa en un franja de pequeños ahorristas. No resuelve el tema de fondo, se pierden reservas y no favorece una cultura alternativa para un desarrollo autónomo. Se afecta el salario y su capacidad de compra. -Se acercan las paritarias y hay mucha especulación en relación a ello ¿Cómo cree que reaccionarán los diferentes actores en juego (sindicatos, cámaras empresariales y gobierno) ante el complejo escenario que se presenta? -Los sindicatos intentarán recomponer capacidad de compra del salario y los empresarios intentarán disminuir el costo de producción intentando el menor ajuste posible. Puede haber conflictos y medidas de fuerza dispuestas por

los sindicatos. Las patronales solicitarán mediación estatal, algo tradicional en el Estado burgués, especialmente desde el peronismo o kirchnerismo.. -Las distintas centrales sindicales están hablando que exigirán un mínimo de 30% de aumento ¿Cree que es suficiente esta cifra? ¿Estará el gobierno y los empresarios a aceptar esos números? -Puede ser el 30% o más. Lo perdido es mucho, aun antes de la devaluación. Algunos, si pueden solicitarán recomponer salarios e incluso incremento. El Estado intentará mediar y por tradición peronista buscará la conciliación y no la ruptura de las negociaciones, por lo que busca resolver con otras medidas, como inversiones externas o nuevos préstamos y favorecer un ciclo capitalista de expansión que morigere las contradicciones en la discusión salarial.


4 | lavoluntad | n° 4 | febrero 2014

COYUNTURA SINDICAL

El movimiento obrero no logra unirse

E

l panorama económico le impone al conjunto de los trabajadores la necesidad de enfrentar con decisión la pérdida de poder adquisitivo del salario. La devaluación del 20%, combinada con la inflación, plantean un escenario cada vez más complejo y tensionado para enfrentar las paritarias. El gobierno, por su parte, pretende utilizar las paritarias como “ancla” para reducir el aumento de precios, por eso pretende moderar los reclamos salariales a porcentajes inferiores a la inflación. ¿A qué conducen estas medidas? ¿Hay manera de evitar que el salario pierda su poder de compra? Hoy, pese a los intentos del gobierno de estabilizar la economía, no hay un horizonte claro de cuánto aumentarán los precios y cuál será el valor final del dolar. Esto deja la puerta abierta para que la variable principal de ajuste,

utilizada para frenar el alza de los precios y absorber el impacto de la devaluación, sea el poder de compra del salario. El gobierno coincide con los grandes capitales y el campo en el punto de limitar las paritarias y bajar las pretensiones de aumento salarial. El argumento es que, si se exige un aumento que ronde entre el 30% y 35% -que sería lo necesario para que los ingresos reales no se vean reducidos- se contribuye a la escalada inflacionaria y se obliga a los empresarios a seguir aumentando los precios por el incremento en los “costos de producción”. Así, aparentemente no habría manera de no caer en una reducción del salario, porque al pedir un justo aumento, se obliga a los empresarios a subir precios; y al moderar el reclamo, los trabajadores deben resignarse a aceptar que su salario suba menos

que la inflación anual. La situación del movimiento obrero El 2013 fue un año récord en cantidad de paros y conflictos gremiales, que confirma la tendencia creciente de los últimos años -todo según datos del ministerio de trabajo-. El 2014 arrancó con un incremento incluso respecto a 2013, prometiendo que será un año con abundantes conflictos y medidas de fuerza. Las protestas policiales del mes de diciembre, que derivaron en un aumento del 100% para el sector y un salario mínimo de $8100 no pueden ser ignorados por los trabajadores. Frente a este panorama crítico en materia económica y conflictos, el movimiento obrero sigue disperso en 5 centrales, con amagos de unidad en torno a un programa en defensa del salario, pero sin medidas concretas que respalden el

discurso combativo y de unidad. Hasta ahora, los movimientos y las alianzas trazadas por las distintas centrales, parecen responder más a un entramado político que a la defensa de los trabajadores. Moyano y Barrionuevo, a partir de la “cumbre” realizada el pasado 20, consolidaron una alianza que pretendió ofrecerse como el soporte sindical del peronismo con proyecciones presidenciales para 2015. Sin embargo, la cumbre que debía convocar a Massa, Scioli, De la Sota, e incluso referentes de la CGT de Caló en torno a un plan de lucha, resultó muy debilitada y no dio un resultado concreto. A pesar de esto, la participación de los secretarios generales de La Fraternidad y de la UTA (alineados en la CGT-Caló) junto con otros dirigentes importantes, pone cierta presión sobre la dirigencia sindical oficialista, que


febrero 2014 | lavoluntad | 5 no reacciona frente al plan de ajuste aplicado sobre los salarios. En febrero se realizará un plenario con características similares, pero con la supuesta participación de la CTAMicheli, que daría más peso específico a la alianza de los gremios no alineados con el gobierno. La actitud de espera que predomina en la CGT comandada por Caló parece ser insostenible en el mediano plazo, ya que desde las bases hasta muchos dirigentes de gremios clave están empezando a abrirse y tender lazos de unidad con sectores del sindicalismo opositor. El dirigente metalúrgico expresó preocupación por el bajo nivel de los salarios post-devaluación, y Lobais, secretario general de la Asociación obrera Textil, su aliado en la CGT, dio señales de ruptura con la política oficial, pero todo queda en discursos y declaraciones.

Mientras los principales dirigentes intentan acomodarse en un espacio político con proyecciones favorables, o pasar lo mejor posible el vendaval, el movimiento obrero se enfrenta a uno de los momentos más duros en la década de gobierno Kirchnerista. Los conflictos “por abajo” se multiplican pero permanecen aislados, la precarización y la tercerización quedan relegadas y el problema pasa a ser enfrentar la destrucción del salario y los despidos. La persecución gremial no afloja: casos como el de Kromberg, en Pilar, o el Diario Perfil (ver lavoluntad.net) son la punta del iceberg de miles de conflictos que son ignorados por los sindicatos y el ministerio de trabajo. La necesidad de la unidad para resistir Ahora más que nunca se vuelve

imprescindible organizar al movimiento obrero en torno a un programa de unidad. Todos los sectores, todas las centrales, tienen la responsabilidad de enfrentar el golpe al salario que representan la devaluación y la inflación, enfrentar los despidos, la precarización y el trabajo en negro, y frenar la persecución a los que se están organizando. Las iniciativas de unidad, como la encabezada por Moyano y Barrionuevo, difícilmente tengan el objetivo final de fortalecer el movimiento obrero, pero deben ser interpretadas con inteligencia. Es lamentable que la unidad de los trabajadores dependa de las alianzas de las centrales principales con los políticos, es central asumir la tarea de unificar el movimiento en torno a sus propios intereses. Pero en este momento no se puede afrontar el costo de rechazar aliados y

mezquinar fuerzas por diferencias políticas, el punto central debe ser evitar la destrucción del salario, que llevó 10 años largos para que vuelva a niveles similares a los del 2000. La unidad debe buscarse con todos los sectores que, de alguna manera, puedan fortalecer la lucha contra el ajuste, y sumen fuerzas para resistir el ataque al conjunto de los trabajadores. Desde sectores de izquierda hasta el propio Moyano, pasando por algunos referentes de la CGT oficial, se escuchan reclamos de paritarias cada 3 o 6 meses, aumentos que rondan el 30% o 35%, y la necesidad de una suma fija para compensar el aumento de precios ocasionado por la devaluación. Estas son algunas de las medidas, que de manera inmediata, permitirían avanzar en el sentido necesario.

ACTUALIDAD

Sigue el conflicto en Kromberg Las trabajadoras y los trabajadores de Kromberg no ceden en la lucha que están dando hace meses. La empresa autopartista ubicada en el Parque Industrial de Pilar decidió, de manera arbitraria e injustificada, despedir a 54 trabajadores que luchaban por sus derechos, y a esto se le suma la negativa permanente de la empresa a discutir salarios y mejoras en las condiciones de trabajo.

E

n Kromberg trabajan un 80% de mujeres, muchas de ellas madres solteras, que tienen a su cargo familias enteras y no pueden vivir sin trabajar. A pesar de la situación difícil, las compañeras y compañeros se arriesgan y no dan el brazo a torcer, siguen firmes en la lucha por la reincorporación de los despedidos, por mejoras salariales y por las condiciones de trabajo. Tanto en Pilar como en la Capital, se hizo escuchar el reclamo con movilizaciones en la calle, al ministerio de trabajo, cortes de ruta, bloqueos al parque industrial, y muchas medidas ejemplares para todos los que tengan que enfrentar a una patronal como Kromberg. El jueves 23/1 los trabajadores de Kromberg se movilizaron a capital, para hacerse escuchar y reclamar frente al ministerio de trabajo una audiencia, allí entrevistamos a

Gastón Díaz, empleado despedido de Kromberg.

-¿En este momento en qué estado del conflicto están?

-Comentanos ¿por qué se genera el conflicto incialmente?

-Hablamos con el Dr. Zuccaro, que es el intendente de Pilar; él nos dijo que no se puede meter mucho porque no es un tema político, yo le terminé diciendo que vamos a hacer lo que tengamos que hacer y gopear las puertas que tengamos que golpear para buscarle una solución a esto.

-Bueno, el conflicto se genera a partir de 54 despidos, la empresa supuestamente declara “baja producción” cuando nosotros bien sabemos que la baja producción nunca existió, es más, tenemos compañeros adentro que nos dicen como sigue actuando la empresa, armaron líneas nuevas, y bueno, en mi caso el telegrama de despido nunca me llegó. Ellos declaran que los despidos se deben a ausentismo y baja producción. El ausentismo se debe a que hay muchos compañeros con tuberculosis, tumores, túnel carpiano, tendinitis; son faltas justificadas, pero ellos no se hacen cargo de nada.

-¿Cuál fue la actitud del sindicato, los apoyó? ¿El ministerio de trabajo como intervino? -El sindicato, con el tema de los delegados, que fueron puestos a dedo en las elecciones, no nos llamaron, ni un mensaje de texto mandaron. Fuimos a la empresa para hablar con algún representante Plástico o algún delegado, y

tampoco nos atendieron. Ahora a las 14 hs. tenemos una audiencia en el Ministerio de la Nación, pero el sindicato no nos mantiene al tanto de nada. Y en el ministerio de trabajo nos dijeron que están todos de vacaciones, que el único que está es el de la Nación, que hoy vamos a ir, y bueno, seguramente esta movilización va a seguir ahí. -¿Cuales son los pasos a seguir a partir de ahora ? -Buscar una representación del Sindicato que sabemos que no se van a hacer cargo. Nosotros les pagamos el sueldo porque pagamos la cuota sindical para que ellos nos representen y ellos no lo hacen, asi que vamos a exigir que nos representen, y si no lo hacen vamos a tomar las medidas necesarias.

Kromberg: pasado y presente oscuro

Reincorporación de los despedidos, mejoras en los salarios y en las condiciones de trabajo. Es lo que exigen los trabajadores despedidos de Kromberg.

Gastón Díaz nos cuenta algunos datos que los trabajadores movilizados han logrado recoger acerca de como se ha manejado la empresa en el pasado, y como lo hace en otros países: “En la época de los nazis, Kromberg hacía trabajo con esclavos, en los que eran en ese momento los campos de concentración. En África tienen una planta también, nosotros investigamos y sabemos que discriminan a los trabajadores de color. Acá en Argentina dis-

criminan a las mujeres, ya que el 80% de la planta son mujeres, que son solas, son las que mantienen la casa y bueno, a ellos no les importa nada, no les interesa si dejan afuera a 4 o 5 hijos, ya que ahora es muy díficil para una mujer conseguir trabajo y más en la situación general en la que está el país. Asi que bueno, nosotros vamos a, como te dije recién, golpear las puertas que haya que golpear para buscarle una solución a esto.”


6 | lavoluntad | n° 4 | febrero 2014

INFORME

El Parque industrial de Pilar La Historia En los últimos años se viene profundizando un proceso que parecía inevitable, comienza a surgir la organización y la resistencia de los trabajadores en diferentes empresas a lo largo y a lo ancho del parque industrial de Pilar, uno de los más importantes de américa latina, y el mayor del país. Junto a Zárate, Garín y Pacheco, completa el cuadro de la zona norte de la provincia de Buenos Aires como un polo industrial de muchísima importancia y concentración. Así, junto a Córdoba, Rosario, y el sur de Buenos Aires, se suma un componente más a los centros de organización y agrupamiento de la clase trabajadora argentina. El parque Industrial de Pilar es el mayor conglomerado industrial de argentina: reúne a más de 200 empresas y más de 15.000 trabajadores ingresan todos los días. Aloja a gran cantidad de empresas nacionales y multinacionales de importancia, como Unilever, P&G, Bimbo, Bayer, Kimberly Clark, y muchas otras. El crecimiento del parque, a partir de la década del 70, gracias a la preparación de infraestructura y la cons-

trucción del acceso norte, impulsó en paralelo el crecimiento de la ciudad de Pilar, que tuvo un desarrollo meteórico en los últimos 40 años. Contrastes A pesar de las grandes empresas y la prosperidad de la ciudad, el funcionamiento del parque está marcado por un fuerte contraste, por un lado con los barrios privados y countries, todos muy accesibles al parque y destinados a los mandos y gerentes de las empresas, o a los ricos de la Capital; y por el otro los alrededores, mucho más pobres, que alojan a algunos trabajadores que tienen la suerte de no tener que viajar todas las mañanas, desde Moreno, J.C. Paz, General Rodriguez, Del Viso, etc. En el parque se viven y se escuchan cotidianamente conflictos por despidos, por persecución gremial y por tercerización o precarización laboral. No es una novedad que el enriquecimiento de estas empresas haya sido a costa de la última tecnología en explotación, de un férreo control sobre los trabajadores, y una ciudad, con su policía y auto-

ridades, al servicio de las empresas.

bancaron los aprietes y la represión.

Este año vimos dos casos emblemáticos en el parque que ilustran la política que tienen las empresas y que avala el gobierno: A los trabajadores de Kromberg, en una gran mayoría mujeres, no les permitieron elegir su encuadre sindical, no les respetaron el convenio colectivo de trabajo y empezaron a amedrentarlos con despidos y suspensiones. A los trabajadores de impresores, los mantienen en condiciones totalmente precarizadas de trabajo y también los intentaron amedrentar con despidos y persecución sindical.

También hemos visto un proceso importantísimo en Impresores, una enorme empresa gráfica,cuyos trabajadores lograron, con la solidaridad de otras fábricas y organizaciones políticas, bloquear por completo todos los accesos al parque industrial, paralizando de hecho a las 200 empresas que lo conforman, cortar panamericana y realizar bloqueos a la empresa durante varios días corridos.

Lucha y Organización Sin embargo, este año las voces de las trabajadoras de Kromberg e impresores se hicieron escuchar. Las trabajadoras de Kromberg no solo lograron parar la planta sino paralizar el parque industrial entero, con valientes cortes y manifestaciones en defensa de sus puestos de trabajo y de su encuadramiento gremial. Su lucha fue un ejemplo que despertó apoyo a lo largo de todo el parque, y mucha admiración por las compañeras que se

La solidaridad entre los trabajadores de las empresas del parque y la coordinación en cortes y medidas de fuerza de gran impacto en la producción han demostrado ser la manera en la que se puede derrotar a estos monstruos empresarios. Desde La Voluntad no tenemos dudas de que se abre un horizonte importantísimo para la organización obrera en zona norte, a partir de la creación y el fomento de espacios de coordinación y solidaridad entre los trabajadores de la zona, llevando los métodos de lucha y las formas organizativas que resulten exitosas, a todas las empresas del parque industrial, y más allá.


febrero 2014 | lavoluntad | 7

NOTA

El ejemplo de los trabajadores aceiteros Reproducimos el comunicado de F.T.C.I.O.D y A.R.A. luego de haber acordado sumas fijas ante el vencimiento de su convenio colectivo. Triunfo de las medidas de lucha emprendidas por el sector ante la incertidumbre de las paritarias. El día de hoy, 30 de enero de 2014, se firmó un acuerdo hasta el 31 de marzo del corriente año a cuenta de la paritaria salarial. El acuerdo consiste en el pago de una suma mensual de $1.900 para la categoría inicial (A), $1.967 para la categoría B, $2.033 para la categoría C y de $2.100 para la máxima categoría (D), durante los meses de enero, febrero y marzo. Asimismo, se acordó el pago de la suma no remunerativa de $8200 por única vez (pagadero en dos cuotas de $4.100 cada una, el 10 de febrero y la segunda con el salario de febrero) en concepto de gratificación extraordinaria. Como es de conocimiento, el CCT 420/05 que regula los salarios de la actividad aceitera, venció el 31 de diciembre de 2013. En el marco de las

negociaciones para su renovación, se acordó esta suma a cuenta de lo que en definitiva se acuerde para este año 2014, acuerdo que será retroactivo al primero de enero de 2014. Se trata de un triunfo de los trabajadores aceiteros y su lucha por un Salario Mínimo Vital y Móvil según su definición en el artículo 14 bis de la Constitución Nacional y artículo 116 de la Ley de Contrato de Trabajo: “la menor remuneración que debe percibir en efectivo el trabajador sin cargas de familia, en su jornada legal de trabajo, de modo que le asegure alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y previsión”. Este primer paso es consecuencia de la conciencia y la organización

de los trabajadores, expresada en la huelga nacional aceitera del 17 de enero y en todas y cada una de las asambleas realizadas en las fábricas, y que sin dudas nos permite llegar de la mejor manera a la negociación final en el mes de abril, en plena cosecha de soja y derivados. En este momento de inflación e incertidumbre económica, en el que el empresariado apuesta a trasladar a los precios los porcentajes de la devaluación, aseguramos que los trabajadores y sus organizaciones deben enfrentar toda política cuya consecuencia implique cargar el ajuste sobre las espaldas de los trabajadores y el pueblo. Hoy más que nunca, ratificamos que la única salida para los trabajadores es la garantía de un Salario Mínimo Vital y Móvil en los

términos de su definición para toda la clase obrera. Esta Comisión Directiva saluda fraternalmente a todos los compañeros trabajadores aceiteros del país, sin distinción alguna, y convoca a mantenernos unidos y confiados en nuestra fuerza. ¡Viva la lucha de los trabajadores aceiteros! ¡Viva la clase obrera! Comisión Directiva Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina F.T.C.I.O.D y A.R.A.

NOTA

Carta de los trabajadores despedidos de Perfil Reproducimos ecomunicado de los trabajadores despedidos de la Editorial Perfil que se encuentran en lucha por la reincorporación. “Compañeros, Muchos nos conocen a varios de nosotros, trabajamos juntos en un mismo piso, nos cruzamos en los pasillos, nos miramos a los ojos en otras asambleas, en otros conflictos, pero también lo hicimos en celebraciones de fin de año, en cumpleaños de amigos en común, nos abrazamos, nos dimos un beso, o simplemente hicimos una nota juntos o charlamos buscando información en el archivo. Ustedes nos conocen y saben que no somos delincuentes como la empresa nos quiere hacer creer. Ustedes lo saben porque son trabajadores igual que nosotros y conocen tanto las miserias como las satisfacciones que vivimos todos los días en esta profesión y en esta empresa. Hubo tiempos de encuentros y de desencuentros, hubo tiempos de festejos, pero también hay un tiempo que no es una sonrisa la que nos vuelve a unir. Y ese tiempo vivimos hoy, desde hace tiempo ya. Desde que cerraron el diario Libre en adelante, nos une una pelea por un trabajo con derechos, un trabajo tranquilo, donde nadie sienta miedo de levantar la mano en una asamblea, de expresarse en defensa de un compañero, de ser el próximo en recibir un telegrama de despido. En esa estábamos el viernes 20 de diciembre en la planta de Barracas, acompañando a otros compañeros que nunca antes cruzamos pero que

pronto vamos a cruzar, cuando la editorial termine de mudarse. En esa estábamos también cuando intentamos defender a los 7 compañeros que previamente habían sido enviados al fondo editorial, un área que es un limbo laboral. Siete compañeros de los cuales uno era miembro de la junta electoral, y por lo tanto tenía inmunidad legal. En esa estábamos cuando luchamos contra los despidos de nuestros compañeros fotógrafos, porque según la empresa ya no sirven más. No sirven más porque para

eso está internet o estamos nosotros, los redactores, y algunas camaritas poquet. Hoy nos toca a nosotros, hoy somos 13, cinco de los cuales también están en la junta electoral. Otra ilegalidad. Pero los delincuentes, insiste la empresa, somos nosotros. Mañana será el turno de otros 10 fotógrafos. Y antes de la mudanza se vienen otros 50 o 60 más de nosotros, los mismos que nos miramos a los ojos en estos pasillos todavía. Y después? En qué condiciones vamos a trabajar?

Con quiénes? Quiénes se van a sentar en nuestros lugares? Cómo vamos a encarar las paritarias? Este es un mensaje de los 13 despedidos de hoy, somos sus compañeros, y no queremos irnos de nuestros puestos de trabajo. Estamos peleando por ser reincorporados y para eso los necesitamos. Desde el lugar que puedan, pero los necesitamos. Hoy el paro es fundamental porque estamos a la espera de una conciliación obligatoria para poder ser reincorporados. Pero también hay otras formas de apoyarnos entre todos. Queremos seguir trabajando, pero también queremos trabajar en paz. Lamentamos no poder decirles esto mirándonos a los ojos, porque la empresa no nos permite entrar ni para ir al baño. El lugar para vernos es la asamblea que hacemos a diario en el hall. Los convocamos también este viernes al acto que haremos en la puerta del diario, a las 13. Para eso también es necesario convocar a toda la gente que podamos. Amigos, colegas, personalidades de la cultura, políticos, referentes de derechos humanos, etc. Su presencia o adhesión es muy importante. Y de paso nos encontramos y nos volvemos a mirar a los ojos. Muchas gracias.” No a los despidos en Perfil Reincorporación ya de los compañeros Basta de persecución gremial


8 | lavoluntad | n° 4 | febrero 2014

Quiénes somos H

oy la clase trabajadora se encuentra dispersa y dividida, no actúa como un bloque ni siquiera en su propia defensa, producto de muchos años de represión y neoliberalismo. Tenemos compañeros trabajando en negro o de forma ilegal, que están en una situación totalmente precaria que les impide organizarse para defender sus derechos básicos; tenemos trabajadores tercerizados o sub-contratados, que tienen que vivir dia a dia sin saber si van a tener trabajo mañana, o viendo que por un trabajo igual, ganan menos que el que está al lado. Cualquier trabajador sabe que es muy difícil organizarse, siendo solo una minoría de los compañeros la que logra tener representación gremial. Pero aun así, hay algo más… una gran parte de los representantes gremiales, en vez de defendernos frente a la miseria que imponen los patrones no hace más que defenderlos y escudarlos a ellos, traicionando a sus compañeros por unos pesos más en su bolsillo. Como si fuera poco, los compañeros -sean delegados o no- que intentan tirar para adelante y ganarle terreno a la patronal son despedidos, o son amedrentados y patoteados por la burocracia sindical. La Voluntad es un proyecto para acercarnos a otros compañeros, solidarizar y fortalecer a la clase obrera, mediante la difusión, la información, el debate y la lucha concreta. Los que formamos parte de esto somos trabajadores de distintos rubros y gremios, que hace tiempo venimos discutiendo sobre la necesidad de organizarnos para poder defender nuestros derechos y nuestras vidas y también para avanzar en conquistas que nos permitan tener una vida cada vez un poquito mejor. Sabemos que no somos los primeros ni los únicos trabajadores argentinos que se plantean esta discusión. Y también sabemos que nunca los trabajadores conseguimos nada si no fue organizándonos y mos-

trando nuestra fortaleza. Nadie nos regaló nunca nada, y todo lo que obtuvimos fue producto del esfuerzo, la lucha y la convicción de muchos compañeros. Es por ello que reivindicamos la tradición de la clase obrera argentina, desde los inicios del sindicalismo organizado a principios del siglo XX, pasando por el clasismo combativo, el peronismo de izquierda en los 70 y todas las corrientes combativas y democráticas. Reivindicamos figuras como Agustín Tosco y René Salamanca -entre muchos otros- y sus grandes luchas: la resistencia en la década del ‘60, el cordobazo, el viborazo, y otros episodios… Más allá de las diferencias

políticas que encontramos en nuestro movimiento obrero a lo largo de la historia, el carácter combativo, la firmeza y la determinación son lo que llevó a los trabajadores y el pueblo argentino a cientos de victorias. Solo cuando tomaron las riendas de su propio destino los trabajadores lograron avanzar. En definitiva, lo que nos une es la conciencia de que los trabajadores debemos organizarnos para poder

ganar terreno frente a las empresas y los patrones. Esta organización puede tomar diversas formas o ideologías, pero siempre tendrá como banderas la combatividad, la democracia y la lucha contra el capital. Para encarar estas tareas, quienes somos parte de este grupo nos basamos sobre dos acuerdos centrales: Democracia de base: la entendemos como la forma de organización que nos garantiza que cada uno de los trabajadores seamos partícipes y llevemos adelante las discusiones y decisiones que tomamos como grupo. De esta manera todos somos responsables y ejecutantes de

los reclamos o las luchas que decidamos emprender. Por esto mismo, es importante que cuando elegimos representantes, éstos respondan a las decisiones del conjunto (y no al contrario), y a la vez entre todos podamos garantizar que los delegados cumplan realmente lo que se les mandató, involucrándonos y ayudándolos. La fuerza de la organización está en la conciencia y la solidaridad de todos los compañeros, y por más que un delegado sea

el mejor o el peor compañero, si está solo, no va a conseguir nada. Esta forma de organización es aplicable a muchos ámbitos, desde los lugares de trabajo, hasta las mismas agrupaciones gremiales, sindicales, etc. pero sobre todo la entendemos como un objetivo al que nos debemos acercar, dado que muchas veces los problemas que enfrentamos dia a dia en el trabajo nos impiden alcanzar esta forma de organización. Combatividad: o la conciencia de que nadie nos va a regalar nada, y que para conseguir lo que buscamos es necesario luchar por ello. Es posible, aunque muy raro, que nos aumenten el sueldo, o que nos den una categoría, reduzcan la jornada laboral, el control o la explotación, sin que hagamos nada para provocarlo. Aun así, cuando eso pasa, siempre está detrás la amenaza, la posibilidad de una medida de fuerza, de un conflicto… la combatividad la entendemos como la conciencia y la disposición a luchar, a hacerse cargo de la responsabilidad que nos implica ser los que ponemos a andar una fábrica, un servicio, o un establecimiento. La combatividad no se demuestra por la cantidad o intensidad de las medidas de fuerza, sino por la voluntad y la capacidad del grupo para conseguir lo que se propone. La Voluntad no es un fin en sí mismo, sino una herramienta más que nos damos, y que ponemos a disposición de todas y todos los trabajadores para difundir sus conflictos, nutrirse y aprender de experiencias ajenas, discutir y reflexionar sobre la realidad y, sobre todo, para tomar conciencia de que somos muchos los que no nos resignamos a quedarnos callados mientras nos sacan todo, los que nos cansamos de ser siempre el último orejón del tarro, los que no soportamos seguir agachando la cabeza por temor a perder lo poco que tenemos, los que, en definitiva, creemos que un mundo mejor es posible y que estamos dispuestos a pelear por él.

Suscribite a lavoluntad.net Ponete en contacto con nosotros para envíar cualquier comentario, crítica o nota que te interese publicar en La Voluntad. Entrá en nuestra página para ver y conseguir los números anteriores, datos útiles, información y herramientas para la organización sindical

lavoluntad.net

@ www

lavoluntadnet@gmail.com www.lavoluntad.net


La Voluntad 4