Page 25

RETROSPECTIVA

que aprovecharon el ‘motor’ del Duero durante siglos

nsformando en energía la fuerza del cauce mediante distintas ruedas hidráulicas Aceña de Osluga Con cuatro cuerpos, era la mayor de las del entorno, aunque sus restos son los más dañados.

Aceña del Postigo - Molino de San Lázaro Pese a su gran estructura, solo contaba con tres ruedas, y actualmente es de las más llamativas por su ubicación junto al casco urbano, con un aspecto de fortaleza anclada al caudal del río.

Aceña del Puente Es de los pocos ejemplos de aceña de la región. Su singularidad radica es que está anclada entre dos pilas del propio puente, y sus dos ruedas aún son visibles a día de hoy.

Aceña de la Peña Muy próxima a la Ermita, fue reformada en torno a 1827, y tenía posibilidad de colocar hasta cuatro cuerpos de paletas. Contaba con un elevador que permitía transportar el trigo.

que se aprovechaban las pilas del puente como cuerpos, emplazando las ruedas de las palas entre sus tajamares. La del Postigo se sitúa en la orilla derecha del río a su paso por Tordesillas. También conocida como el Molino de San Lázaro, sus muros de piedra le confieren un aspecto de fortaleza anclada al caudal. La Aceña de Osluga era la única que contaba cuatro cuerpos, lo que la convertía en la mayor de todas las del entorno. Se encuentra en un enclave próximo al puente de la autovía de Salamanca, a unos dos kilómetros aguas abajo. Poco más de un kilometro después se encuentra la de la Zafraguilla, la aceña mejor conservada. Se utilizó hasta mediados del siglo XX, manteniendo dos ruedas de paletas.

La Aceña de La Moraleja está presente en diversos documentos históricos. Se tiene noticias de ella desde 1468, cuando Ruy Gonzales junto con Pedro Lopes de Calatayud compraron las tres aceñas de La Moraleja. Además, se cita en el censo del Marqués de la Ensenada, dentro del conjunto de molinos y artefactos a los que este hace referencia. Su importancia y cotización queda demostrada, ya que, en 1474, el almirante de Castilla la vende por 1.125.000 maravedís, cuando seis años antes había sido adquirida por 770.000, lo cual prueba la enorme revalorización de la industria molinera, que era ya objeto de rentables operaciones especulativas en el siglo XV. Por último, la Aceña de Herreros, de la

que nada queda hoy en día, pues actualmente alberga una central hidroeléctrica en la que ya no se reconocen las estructuras que conformaron la aceña, se ubica seis kilómetros aguas abajo de Tordesillas. A partir del año 1750, el aumento del precio del trigo, entre otros factores, favoreció que, poco a poco, estos molinos harineros fueran desapareciendo paulatinamente en la vieja Castilla. Pese a todo, en muchos lugares siguieron siendo utilizados, con un cariz más moderno, y orientados a la producción de energía eléctrica, hasta hace cuatro o cinco décadas, o en el caso de la aceña de Los Herreros, reconvertido en central energética, hasta la actualidad.

Plaza de la Chana, 1 47100 - TORDESILLAS (Valladolid) Teléfono: 699 45 83 45

25


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.