Issuu on Google+

Bajo vuelo:Veterinaria.qxd

2

23/02/2009

22:14

Top cetrería nº4 - El gavilán bicolor. Accipiter bicolor

Página 2


Bajo vuelo:Veterinaria.qxd

23/02/2009

22:14

Página 3

Texto y fotos: Felipe Alves Rodríguez

El gavilán bicolor. Accipiter bicolor - T o p cetrerí a nº 4

3


Bajo vuelo:Veterinaria.qxd

23/02/2009

22:14

Página 4

A TENER EN CUENTA... El presente artículo no es sino más que un relato sobre una experiencia vivida con el manejo de un único ejemplar de gavilán bicolor, por tanto no se puede tomar como una referencia en cuanto a aseveraciones o descalificaciones respecto a la especie. La transcripción de ésta ha sido motivada por la poca información que en su día encontré sobre este ave y esperando con ello engrosar un poco la literatura existente para poder ir configurando una idea más clara de su comportamiento y aptitudes en y para la cetrería así como intentar ayudar al que pretenda manejarlo indicándole los aciertos y errores por los que he pasado hasta llegar a un manejo, no sé si el adecuado, pero que por lo menos en mi experiencia me resultó cómodo y efectivo.

BIOLOGÍA

Están reconocidas 4 ó 5 subespecies de accipiter bicolor, que son: accipiter bicolor bicolor, a.b. pileatus, a.b. guttifer y a.b. chilensis, este último considerado por muchos científicos recientemente como una especie distinta del a. bicolor .

parte del pecho y vientre tiene un color blanco crema que varia en más o menos acanelado según la zona de distribución geográfica. Las calzas son algo color canela y tienen unas finas rayas longitudinales poco marcadas. La larga cola tiene cuatro negras. Los ojos son grises verdosos para después pasar a un amarillo intenso al igual que las patas y cera. Ya de adultos la coloración es un gris oscuro por la espalda, el pecho un gris ceniza y las calzas rojas. El tamaño medio esta en 35cm para los machos con un peso que va desde los 205g hasta los 250g, y en hembras de 43cm y un peso de 360g hasta los 450g.

La coloración entre sexos no varia tanto de pollos como de adultos. En su primer año de vida el plumaje de la espalda es negra con manchas blancas típicas de todos los accipiters, la

Si bien los tamaños y pesos se corresponden entre las distintas subespecies, no así los colores, ya que la reconocida ahora como especie diferente, el accipiter bicolor chilensis,

El gavilán bicolor es una ave muy extendida por todo América del sur y central, llegando hasta Méjico. No está asociado a un hábitat en particular, sino que se distribuye por todo tipo de bosques ya sean húmedos, secos, abiertos, aislados, sabanas.

ahora accipiter chilensis, difiere mucho en color al a.b. bicolor. El chilensis es muy parecido por no decir igual al gavilán de cooper, tanto de pollo como de adulto. Y, entre estas dos especies o subespecies hay una gama intermedia que es el a.b. pileatus, que mantiene una graduación de colores media entre el a.b. bicolor y el a. chilensis. La dieta es casi exclusivamente a base de pequeñas aves. Tienen un bajo porcentaje de alimentación a base de roedores y lagartijas. Los nidos se sitúan a alturas superiores a los 15m y están construidos cerca del tronco principal del árbol. Como norma construyen de nuevo todos los años el nido en las proximidades del anterior y en alguna ocasión reutilizan el de años anteriores. Accipiter b. chilensis o Accipiter chilensis

Accipiter bicolor

4

Top cetrería nº4 - El gavilán bicolor. Accipiter bicolor


Bajo vuelo:Veterinaria.qxd

23/02/2009

22:14

Página 5

Cuatro pollos de bicolor

Gonzalo Calado, el criador, dando de comer a un pollo de bicolor

ADIESTRAMIENTO Parece exagerado llamar adiestramiento a la fase en la que el ave es aún una bola de plumón. Si no lo queréis llamar así, podéis llamarla habituación, aclimatación, como queráis, pero al final es enseñarle unas pautas de comportamiento que harán que el ave sepa lo que va a suceder a continuación de lo que se le presenta en un determinado momento. Sin duda, cuanto antes le empecemos a introducir la rutina, más sencillo nos será instaurar la conducta deseada como algo cotidiano. 1. PRIMER CONTACTO En principio y como con cualquier pollo al comenzar una nueva temporada, la ilusión con la que se emprende ésta hace que estrene un diario donde apuntar cada detalle para ir viendo los avances en la vida del alumno. Las notas tomadas con periodicidad diaria y hasta horaria, con el tiempo y releyéndolas, te ayudan a poder corregir algún despiste pero sobre todo a aprender como va evolucionando tu alumno. Para mi es algo imprescindible durante los primeros meses de vida de un ave que desconozco psíquicamente (no me refiero en si al gavilán bicolor sino a cualquier ave, ya que cada una tiene su propia personalidad), que no sé como va a ir desarrollándose, y, más aún, cuando es un ave que quiero troquelar o imprintar y me esfuerzo en acostumbrarle a una rutina que favorezca su manejo. La primera anotación fue puesta el día 9 de abril, día en el que fui a recoger el pájaro y día en el que empezó

el adiestramiento por mi parte. Para ello tuve que ir hasta Lisboa. Muchos dirán que vaya ganas de hacer un viaje para un pájaro. Yo siempre voy a recoger los pájaros y lo aconsejo. Me gusta ver a los progenitores, las instalaciones y en general todo para poder sacar conclusiones propias de si efectivamente estoy comprando lo que el criador me ha dicho y ver quizá algo que pueda ser sospechoso de crear alguna mala conducta en nuestro nuevo pupilo. La sensación de tranquilidad que se te queda cuando lo que ves es de tu agrado en cuanto que el criador está cuidando de, ahora tu pájaro, como si fuese de él mismo, bien merecen la pena los mil y pico kilómetros que hice. Hasta ese día, Peuquito, que es el nombre que puse al bicolor y el que aparece en cada página del diario, estuvo viviendo en su nido forrado con hojas de eucalipto y acompañado de sus otros tres hermanos, dos torzuelos como él y una prima que ya a sus catorce días era diferenciada claramente por su tamaño. Gonzalo Calado, el criador, cuidaba de los pollos perfectamente y se les veía bien alimentados y equilibrados mentalmente, ya que estaban tranquilamente en el medio del salón donde la familia hacia vida y no se les notaba ninguna señal de estar alertados, nerviosos o temerosos de cuantos movimientos tenían alrededor. Pude comprobar como los pollos ya a esa temprana edad comían de su pla-

tito la comida troceada, así también vi como uno de los pollos que aún estaba algo retrasado en el desarrollo era alimentado a mano pero con las medidas oportunas para que no relacionara excesivamente la comida con la mano del criador. Todo esto que pude observar en el rato que estuve en la casa de Gonzalo, me agrado e hizo que tuviera la convicción de estar ante un ave que estaba en un estado psíquico adecuado para el tipo de crianza que yo quería hacerle. Lo recogí cuidadosamente de su nido de eucalipto, tomando la precaución de meter la mano con la palma hacía arriba por detrás del pollo e ir empujando hacía abajo y hacía delante a la vez que con la otra mano le obstruía el frente para que tuviese que recular y casi fuese él mismo el que se subiera en mi mano. Así y con delicadeza lo coloque en el nido que llevaba conmigo. A partir de ese momento no me valdrían las excusas si mi intento de moldear la conducta todo lo posible a mi favor para hacer de él un cazador no tuviese éxito. Ya de camino y por la experiencia acumulada en no pocos kilómetros con pollos de rapaz en el asiento del copiloto, me preocupe de procurarle la misma comida que hasta el momento estaba acostumbrado a comer y también que no fuesen muy copiosas las cebas para que si el pájaro, por el trayecto, tuviese ganas de vomitar, no tuviese que hacer un esfuerzo tan grande que lle-

Las notas tomadas con periodicidad diaria y hasta horaria, te ayudan a poder corregir algún despiste

El gavilán bicolor. Accipiter bicolor - T o p cetrerí a nº 4

5


Bajo vuelo:Veterinaria.qxd

23/02/2009

22:15

Página 6

Si queremos hacer lo que en la naturaleza las madres hacen con sus pollos, lo recomendable es ir introduciéndole estas cebas poco a poco gase a desgastarle y con ello poder ocasionarle la muerte. Algunos dirán que soy muy exagerado, pero los pollos con esta edad son muy sensibles y se te van de las manos en cuanto te despistes un poco, por tanto toda precaución con ellos nunca estará de más. A la llegada a casa coloque la cajanido de eucalipto en el que venía dentro de una caja mucho más grande por el tema de guardar la higiene en casa. Ahí estuvo metido unos días, saliendo únicamente cuando yo estaba en casa y dentro de ésta o en el jardín. Después de unos días y poco a poco le iba sacando y llevando conmigo a todas partes en su nido, ahora ya de pino. Los cambios trate de hacerlos en principio graduales. Para un pollo con esta edad ya es un gran cambio el haber recorrido seiscientos y pico kilómetros en un día, pasando en pocas horas de estar al nivel del

mar a estar a ochocientos metros de altitud, teniendo otras referencias magnéticas y no teniendo al lado a sus hermanos con los que se arropaba. 2. CRIANZA Como muchos sabéis algunos criadores, ya sean profesionales o particulares, a la hora de alimentar no arriesgan y dan de comer comida congelada y en pequeñas cebas, por miedo a enfermedades y a malas digestiones que acaben con la vida del pollo,. Esta situación que comprendo, puesto que a ellos habiendo pasado por sus manos un mayor número de pájaros es fácil que les haya pasado alguna desgracia por el uso de comida recién sacrificada o grandes papos, sin embargo, para mi no es la idónea. Pero sabiendo lo que hay deberíamos tomar unas precauciones mínimas una vez llegado el pollo a nuestras manos.

Peuquito con caperuza en el nido

6

Top cetrería nº4 - El gavilán bicolor. Accipiter bicolor

Mi experiencia tanto con este gavilán como con los halcones que he criado desde pollos es que si queremos hacer lo que en la naturaleza las madres hacen con sus pollos, es decir, cebar con comida recién sacrificada y hasta el punto en que él mismo rechaza la comida, lo recomendable es ir introduciéndole estas cebas poco a poco. Que el pájaro se vaya adaptando a digestiones un poco más pesadas de lo acostumbrado hasta ese momento, pero para las que están más que preparados a la edad en que he recogido las aves que he troquelado que es más o menos con doce o catorce días. De las enfermedades poco se puede hacer si es algo que se contagia a través de la ingestión de la comida. La única precaución que se puede tomar es tener la mayor seguridad posible de que es alimento sano y que no presenta ningún síntoma externo que nos indique que puede ser portadora de alguna enfermedad. Opino que el dar desde pollos comida recién muerta ayudará al pájaro a tener un sistema inmunológico más fuerte. En este punto, y al hilo de la alimentación a recibir por parte de un pollo que troquelemos, tengo que decir que discrepo del método mcdermont en cuanto a la reducción de alimento en una fase en la que el pájaro aún Primeros pasos de Peuquito


Bajo vuelo:Veterinaria.qxd

23/02/2009

22:15

no está desarrollado. Para mi es sin duda el principal desencadenante de una mala conducta y agresiones hacía el padre/madre-hermano/a, en este caso nosotros. Con las cebas en cantidad y calidad hasta el total desarrollo del ave conseguiremos un pájaro fuerte, sano, con un alto nivel metabólico y que no ha tenido la sensación de hambre en ningún momento. Esto último muy importante en pájaros troquelados. Esta parte de la crianza, vital para el buen desarrollo de un ave, tanto físico como psíquico, para mi son una obsesión. Por lo tanto, la comida que recibió en todo momento desde que llego a casa Peuquito fueron aves recién sacrificadas y en la cantidad que él consideraba suficiente. Yo le ponía el plato con comida de más y el regulaba la cantidad a comer. Las piezas, se las troceaba machacándole los huesos para asegurar el aporte de calcio. También en todas las cebas recibía un poco de vitaminas extras mezcladas con el alimento. El sabor de algunas vitaminas no les gustan a los pájaros, por lo que es importante ir acostumbrándoles al sabor poniendo en principio muy poca cantidad para poco a poco ir aumentando la dosis hasta su ración diaria. El modo de alimentarle en el platito no ha sido En el jardín, acostumbrandose a los perros

Página 7

variado hasta el momento en el que ha sido metido en una muda, ¿por qué? Son varias las razones: a) Al alimentarle ya en su etapa de cazador como cuando era un pollo con plumón, conseguía una reacción inmediata y así el cambio por la presa era para él algo más natural.

Interaccionando en la mesa del jardín

b) Al estar troceada la comida en el platito a mi me daba tranquilidad a la hora de dejar comer al pájaro en el suelo puesto que en caso de querer llevar en mano se llevaría únicamente un par de trocitos a lo máximo, con lo que siempre volvería sin problema. Además, peuquito, si alguna vez lo hizo, enseguida se dio cuenta de que no se llevaba comida, entendiendo así que se come en su sitio, sin moverse. c) Podía llevar la comida exacta en gramos para que el pájaro estuviese en peso al día siguiente sin mal

interpretaciones de la cantidad a dar. Algunos cetreros no ceban en el campo y luego dan de comer en casa sobre la bascula para conseguir así el buche deseado. Yo soy de los que piensan que es mejor dar de comer al ave en el campo e importantísimo: en el momento exacto de la captura. d) Como la comida está en el plato no se mancha de tierra y es mucho más higiénico y cómodo para el pájaro. También el pájaro come en menor tiempo su ración, cosa importante a la hora de estar cazando con compañeros y por aquello de no demorarnos en salir del escenario.

Curioso y observador desde el nido

El gavilán bicolor. Accipiter bicolor - T o p cetrerí a nº 4

7


Bajo vuelo:Veterinaria.qxd

23/02/2009

Hubo un tiempo de excepción a la alimentación troceada, que fue a mitad del desarrollo, cuando el pájaro empieza a mantenerse tiempo de pie. El motivo no es otro que el hacer que el pájaro tire al desgarrar y así estimule y ejercite los músculos que intervienen en esa acción. Los resultados de una alimentación lo más sana, abundante y variada que me fue posible suministrarle a Peuquito dieron como fruto un ave que de pluma ha estado perfecta, no habiéndose roto ninguna pluma en caza ni sobre escapes -y han sido muchos lances-; y que nunca fue agresivo hacía mí -cosa que si he visto, sufrido y oído decir de muchos gavilanes, aunque no sé si como consecuencia de mala alimentación o mal manejo-. Una de las cosas que me sorprendió fue que tardase tanto en llegar al desarrollo total y secado de las plumas. Para ser un ave de un porte pequeño se me hizo muy larga esta etapa. Mi experiencia es que tardo 55 días hasta que llego a estar seco. Entiendo que la crianza en cautividad no es igual que en estado salvaje. Quizá por no suministrar la misma variedad de especies que dan en la naturaleza los padres a sus pollos, el crecimiento se vea algo retrasado, pero para mi, aun habiendo tardado una semana más en desarrollarse –que me parece exagerado-, mi impresión es que es mucho tiempo en comparación a aves de su mismo tamaño. Eso me lleva a preguntarme si quizá el desarrollo del bicolor sea algo más lento por un

8

22:15

Página 8

mayor desarrollo de su capacidad cerebral en relación a otras aves del mismo tamaño. Morfológicamente y comparando un torzuelo de bicolor con una prima de gavilán europeo, en proporción, el primero tiene la cabeza de mayor tamaño. 3. INSTAURANDO BUENAS MANERAS 3.1 Habituación a la caperuza. No cabe duda de que la caperuza es un arma a nuestro favor y que es muy recomendable para poder manejar más fácilmente a nuestro gavilán. Yo no seguí ninguna técnica en especial. Simplemente tuve la precaución de ponerle la caperuza muchas veces al día, no apretándole nunca los cerraderos y quitándosela enseguida, es decir, hacía el movimiento continuo, no se la dejaba puesta. Esto al principio de presentarle la caperuza y cuando aún el pájaro no tiene movimientos rápidos. Después, con el tiempo, empecé a dejársela puesta un par de segundos antes de las comidas o de sacarle al campo. Luego también se la dejaba un par de segundos puesta sin que tuviese que suceder algo en especial y así fui aumentando el tiempo por segundos. Los cerraderos no empecé a cerrárselos hasta que no se aguantaba bien en el puño. Lo que hacía para que el pájaro no cabecease, era al mismo tiempo que le metía la caperuza, me movía para que el gavilán estuviese más pendiente de guardar el equilibrio y así tener el tiempo justo para poder

Top cetrería nº4 - El gavilán bicolor. Accipiter bicolor

Recién bañado, oleándose en una rama de olivo en "su jardín"

En el jardín, amenazante por la cámara


Bajo vuelo:Veterinaria.qxd

23/02/2009

22:16

apretarle los cerraderos. Al principio se quedaba con la cabeza colgando hacía delante, pero pronto empezó a ponerse en la postura habitual. Mi experiencia fue que lo tuve cien por cien caperucero hasta que un día, después de llevar usando caperuza durante más de cuatro meses, el pájaro empezó a cabecear, y lo peor que hice fue insistir en ponerle la caperuza, sin éxito puesto que el pájaro estaba especialmente rebelde ese día con la caperuza. Así lo que conseguí fue que en cuanto veía la caperuza, aunque no la tuviese en la mano, se debatiera sin dejar que se la pusiera. La solución más recurrente en estos casos son las “caperuzas gigantes”, las cajas de transporte, que tanto les gustan y que son muy cómodas.

Página 9

3.2 El señuelo. Es curioso ver como cambian los hábitos en el adiestramiento, que aun basándose en los mismos principios de habituación, acción-reacción; evolucionan hacía un manejo más cómodo fruto del estudio de los procesos de aprendizaje, la experiencia acumulada a través del manejo cotidiano y de la experimentación de nuevos sistemas de conducir a nuestras aves. La utilización del señuelo en bajo vuelo es un ejemplo de ello. Muchos de los que lean este artículo habrán leído y aprendido en su día que para los accipiters no es necesario enseñarles la recogida en el señuelo. Lo único imprescindible era hacerles buenos maneros, es decir, que fuesen al puño de su maestro desde cualquier distancia. Hoy, los cetreros, por

diversos motivos manejamos aves improntadas con el ser humano. Estos pájaros mal improntados que dirían algunos, pueden llegar a convertirse, con un manejo inadecuado, en aves agresivas con su maestro. Por ello el manejo con el puño se ha suplido por el del señuelo. Esto que acabo de decir, lo digo porque lo he visto, leído y experimentado. Hasta el momento de manejar el bicolor la única experiencia que había tenido con gavilanes fue la de una prima que mal impronte unos años antes y que tuve que devolver al criador por motivos de salud sin llegar a introducirla en la caza. Antes de coger la gavilana me había leído el libro de Mcdermont y pensé que prefería hacer al pájaro, aunque troquelado, con el método tradicional, llamándola al puño. Pues, en esa corta experiencia ya comprobé lo agresivos que se vuelven al recortar el suminis-

Comiendo en el jardín, en su plato sobre el señuelo

El gavilán bicolor. Accipiter bicolor - T o p cetrerí a nº 4

9


Bajo vuelo:Veterinaria.qxd

23/02/2009

22:16

Página 10

tro de alimento a una temprana edad y con las llamadas al puño. Por lo menos en mi caso, el gavilán se venía a mi cara. Ahora el lector podrá comprender mejor porque utilizo el método mcdermot pero con algunas variaciones, resultado de la experiencia en troquelado de halcones. Centrándonos en el bicolor, os contaré que Peuquito fue habituado a venir al señuelo muchas veces en una misma sesión y con un premio de una picadita, hasta que después de varias llamadas le ponía su platito con la comida correspondiente. La respuesta al señuelo siempre fue buena. Venía desde cualquier distancia sin titubear en ningún momento. También utilizaba el señuelo para hacer el cambio de la presa, con una picadita si iba a seguir cazando o con su platito de comida si iba a cebar.

Con captura de estornino. Observese como Peuquito se deja manipular perfectamente sobre la presa. Relajado y sin cubrir

Para sacarle del señuelo siempre ponía en práctica el mismo movimiento, así el pájaro actuaba siempre de la misma manera. El gavilán llegaba al señuelo e inmediatamente sin dejarle comer la picadita me agachaba y le metía la mano izquierda por debajo, detrás de sus manos y con mi mano derecha, en cuanto cogía la picadita, se la ponía delante. Haciendo un movimiento conjunto de las dos manos le hacía subirse en la izquierda y como estaba centrado en tragar la picadita y no tenía nada de comida ni el señuelo a su vista, puesto que con la mano derecha le tapo todo, se subía dulcemente en la mano sin quedarse trabado al señuelo. 3.3 Llevar en mano Hablaré del modo en el que yo maneje a Peuquito para intentar no tener dificultades con este vicio. Pienso que lo principal es tomar las medidas oportunas para que no suceda nunca. En mi caso opte por hacerlo del modo mcdermot aun habiendo hablado con gavilaneros que decían que el gavilán siempre debe comer en el puño.

10

Top cetrería nº4 - El gavilán bicolor. Accipiter bicolor

Mi experiencia en este aspecto ha sido que no he tenido problemas. Aquí imagino que influye mucho la mano del cetrero. Con esto quiero decir que debemos poner mucho cuidado en no quitar las presas de un modo que se sienta ofendido. El trato es que él se queda en el suelo esperadote y tú le das su gorga pelada y troceada a cambio. En principio me mantenía a una distancia prudencial sin intimidarle mucho, después me acercaba con cautela por un lateral y dejando que él cubriera la presa y se sintiera protegido. Siempre comía en el suelo, en su platito y protegido por mí. Aplastaba las pajillas que podrían estropearle las plumas y que el incomodaban y le dejaba que terminara su gorga sin levantarle del suelo hasta que no tuviese la última picadita en el pico. Creo importante no molestar mucho al ave cuando esta con su presa o comiendo. Para ello realizaba los movimientos con lentitud y que el viera en todo momento lo que estaba haciendo. Para sujetarle nunca le ponía el tornillo y lonja, sino que le ataba con el mosquetón del guante que es algo rápido y suficiente en ese momento. Con respecto al peso, he escuchado y leído que si van altos llevan en mano. No puedo afirmarlo porque yo lo he llevado siempre en el peso que consideraba correcto para cazar. Como digo, lo principal es prevenir, y si estaba alto de peso no salía a cazar. Alguna vez salí con él en un peso por debajo del que consideraba óptimo, y vi en él también intenciones de salir con la presa volando. De todo se aprende y en estas situaciones actúas con algo más de cuidado, teniendo en cuenta que lo primordial es que no lleve en mano ni una sola vez para que no pueda convertirse en un hábito. En una ocasión Peuquito capturó y se subió a un árbol. Sin embar-


Bajo vuelo:Veterinaria.qxd

23/02/2009

22:16

go no la cuento como llevar en mano, pues el pájaro hizo presa en el aire con una mano. Salió disparado desde el suelo en vertical hasta las copas de los árboles, sin posarse. Si hubiese caído al suelo y luego se hubiese levantado si sería un comienzo de llevar en mano, pero no fue así. Pienso que esto fue más por como fue la captura y que estaba algo más nervioso ya que llevaba ocho días sin salir de caza y encima ese día me acompañaba un amigo. La zona donde hizo presa era una finca con muchos árboles y me fue imposible recogerlo hasta el día siguiente. Al día siguiente lo recuperé a primera hora y al día siguiente salí a cazar sin volver a tener ningún susto.

4. OBSERVACIONES Irremediablemente, a falta de un manejo más común en España del gavilán bicolor, se hace necesaria una comparativa con el ave que por distintos motivos más se asemeja a él, el gavilán europeo, y que sí es manejado y conocido en nuestro país. Así, el interesado en los bicolores se podrá hacer una idea, siempre teniendo en cuenta que quizá quede mucho por explotar de este, para mi y en mi experiencia, magnifico accipiter. Por suerte, nuestros compañeros cetreros del nuevo mundo lo manejan más asi-

Página 11

Las diferencias de manos y tarsos hacen pensar que quizá no sea un ave tan especializada como nuestro accipiter nisus duamente y nos brindan artículos y videos en los que poder apoyarnos al tratar con bicolores. Como digo, son aves parecidas, pero no iguales. Aquí compararé al torzuelo de bicolor(accipiter bicolor) con la prima de gavilán (accipiter nisus), por aquello de que aproximadamente tienen el mismo peso. Entiendo que al ser macho y hembra ya tenemos una primera diferencia y que habrá que tener en cuenta a la hora de valorar el carácter de ambos. Los machos por norma son algo más nerviosos que las hembras. Sin embargo puedo decir que en mi opinión si son algo más calmados que una hembra de gavilán. Todo esto lo digo sin querer engañar al lector y no se vaya a pensar que tiene el carácter de un harris como he escuchado en alguna ocasión. Son más tranquilos que las hembras de gavilán que he visto, por lo tanto imagino que las hembras puedan ser de mucho mejor carácter aún, con lo que explicaría lo bien que hablan de su trato los que si las han manejado.

Morfológicamente, hay varias diferencias claras y que se explicarían por actuar y explotar distintos nichos ecológicos. Las diferencias de manos y tarsos hacen pensar que quizá no sea un ave tan especializada como nuestro a.n. y sea un ave más oportunista. Proporcionalmente tiene los dedos más cortos y gordos, y los tarsos algo más gruesos. Esto me hace pensar que también tendrán algo más de fuerza en las manos La cabeza, siempre proporcionalmente -ya que mi torzuelo de a.b. utilizaba una caperuza de prima de a.n.- es algo más grande. El plumaje del pecho no parece que este tan apretado como el del a.n. Las alas son con diferencia bastante más cortas, muy redondeadas. No se cruzan los cuchillos. Sabiendo estás diferencias morfológicas, diré que para la captura de pequeñas aves, no he visto ninguna diferencia que ponga en inferioridad al a.b. frente al a.n. Por lo tanto opino que se pueden capturar las mismas presas con uno o con otro.

Peuquito visto por detrás. Está cubriendo una captura de estornino

El gavilán bicolor. Accipiter bicolor - T o p cetrerí a nº 4

11


Bajo vuelo:Veterinaria.qxd

23/02/2009

22:16

Comiendo en su plato sobre el señuelo, tras una captura y posterior cambio. Observese la tranquilidad de Peuquito, no cubre

Que yo sepa de momento aún no se ha medido, pero a simple vista si parece que el a.n. en la arrancada puede ser un poco más rápido. Imagino que puede ser por la diferencia de longitud en los cuchillos. De las acrobacias no es algo de lo que se pueda decir que uno es mejor que otro. He visto capturar al a.b. de muchas maneras y haciendo quiebros tan impresionantes como los del a.n. El bicolor en las heridas es rapidisimo, al menos el torzuelo, y le he visto atravesar las retamas tan rápido como su presa, sin perderles un centímetro. 5. LANCES DE CAZA LANCE AL SALTO Peso: 212g. Lances:1. Capturas:1 A la hora habitual llego al terreno de caza. Hoy lo recorro en sentido contrario al de los dos días anteriores para así despistar un poco a las presas que ya me tienen cogida la hora. El coto es llano, tiene bastantes parcelas con árboles frutales, y están habitadas, por lo que las presas están habituadas al paso de personas por los caminos, y manteniéndose así a una distancia prudencial, pero que permite hacer lance. Voy por un camino por el que a los dos lados tengo vallas. La parcela de la izquierda tiene muchos árboles y arizonicas donde se refugian las presas. La parcela de la derecha está vallada, pero

12

Top cetrería nº4 - El gavilán bicolor. Accipiter bicolor

Página 12

no tiene nada donde refugiarse. Veo que el bando de estorninos está comiendo en la pradera de la parcela de la derecha. Sigo mi ritmo sin hacer ningún extraño que pueda alertarles y procurando que el bicolor no los vea y se debata hacía ellos estropeando el lance. Cuando considero que está a una distancia suficiente, unos 20m, me descubro con el gavilán y lo suelto, que al ver al bando levantarse sale disparado hacia ellos. Los estorninos han optado por venirse hacia la valla y cruzarla para conseguir llegar a la herida que está en la otra parcela. Pero alguno no ha tenido tiempo y se mantiene por el otro lado de la vaya, recorriéndola en paralelo para intentar cruzarla en varias ocasiones. Al final se queda uno solo intentando cruzar. El bicolor del otro lado de la valla lo controla por encima y ataca cada vez que la presa intenta cruzarla. Al tercer intento por parte del estornino de cruzar la valla, el bicolor ya ha aprendido como se mueve la presa para intentar evadirse y comprendido lo que tiene que hacer para hacer captura. Se adelanta a los movimientos del estornino y avanza unos metros por delante de él, cruza la vaya y le entra antes de que su presa pueda pasar al otro lado. Comentario: creo conveniente resaltar la inteligencia del bicolor que no entraba a por la presa, sino que la marcaba y dominaba en altura haciendo que el estornino reculase, así y a la 3 se da cuenta de cómo conseguir hacer captura. LANCE DE EMPUESTA Peso: 212g. Lances: 3. Capturas: 2 Al no disponer de otro coto y acosar siempre a los mismos bandos, éstos cada vez agrandan más la distancia a la que te permiten acercarte. Tal distancia no permite hacer caza al salto y entiendo que es hora de probar la empuesta.

Salgo acompañado de Marta. Avanzamos por el camino y vemos como a unos 60-70m un bando de estorninos comiendo debajo de una encina. Es un bando grande. Dejo que Peuquito los vea moverse. Se tensa en el puño y sale. El bicolor aún no tiene experiencia y no se pega bien al terreno, manteniéndose a 1m del suelo, con lo que los estorninos dan la alarma y se suben a la encina. Veo que nuestro aliado cazador continua remando como si no fuese con él y sin ir dirección hacia las presas. Pienso que debe ir desmotivado pues ha sido descubierto, pero cuando llega a la perpendicular de la encina, le veo que hace un quiebro y un cambio de ritmo en el batir, metiendo ala con profundidad. En un par de metros veo que entra al suelo y captura un estornino... Peso: 211g. Lances: 3. Capturas: 1 Ya con más experiencia y con lances fallidos de empuesta el bicolor ha aprendido a ir pegado al suelo. Hoy el lance era de aproximadamente unos 80m. El bando de estorninos está en un pelado donde no pueden refugiarse. El bicolor ya no duda, en cuanto los ve saltando y decide que es el momento, sale y se pega al suelo sin parar de batir, puesto que las presas están en una pequeña depresión del terreno y al haber una vegetación de unos 30cm de alto, Peuquito se siente cubierto. Esta claro que ya domina la técnica de empuesta, ha sido capaz de llegar a ellos sin que se den cuenta. Los sorprende y despega todo el bando. El gavilán se pega a uno que le saca 1m ó menos de ventaja y consigue separarlo del bando. El estornino comienza a subir y el bicolor no para de dar alas detrás de él, pero sin conseguir recortar la distancia. Al final y después de una persecución en ascenso durante otros 60 ó 70 m el estornino sale victorioso y salva el pellejo... Comentario: he visto como el bicolor ha mantenido persecuciones a codornices de escape de más de 400m sin dejar de dar alas. Opinaba que no se puede sacar conclusiones de cómo actúe ante escapes, pero con ver mantener esta persecución en caza real puedo afirmar que están capacitados para perseguir grandes distancias sin bajar el ritmo.


Bajo vuelo:Veterinaria.qxd

23/02/2009

22:17

Página 13

CONCLUSIÓN Y OPINON PERSONAL Cuando me planteé el manejar un bicolor y me dispuse a recopilar toda la información posible para poder contrastar los prejuicios y miedos que tenía en mente referidos al manejo de gavilanes, me encontré con que no había mucha información respecto al g.bicolor. Por un lado tenía los datos de biólogos que ponían al g. bicolor como un ave esquiva y, que hacía que se viniera a mi memoria nuestro gavilán europeo. Y por otro, los artículos cetreros y algunos e-mails intercambiados con colegas cetreros del otro lado del charco hablaban de un ave con un carácter de accipiter, sí, pero bastante más calmado, y que hacían que me preguntará si estaría ante el ave perfecta, una mezcla buscada con la nueva moda de hibridación entre especies y que sería algo así como un pájaro con las aptitudes del más puro accipiter, ya sea gavilán o azor, y actitud para con el cetrero de parabuteo, en otras palabras, el carácter de un harris. Dicho esto, una reflexión sería que una vez más los humanos ( y parece mentira que seamos los cetreros-personas que en apariencia estamos en intimo contacto con el entorno), nos creamos que en la naturaleza todo es blanco o negro y que nosotros somos los que vamos a poner el punto intermedio. El manejo del bicolor ha venido a refrescar en mi cerebro que la naturaleza tiene una infinidad de grises y que no existe malo o bueno, sino mejor o peor para tal o cual propósito. Veamos con esto que es un error tratar de comparar las aves, puesto que hay muchos factores que influyen en el resultado conseguido, y que son tantos como aves, tanto como cetreros y tantos como sistemas de adiestramiento. Para concluir y ahora que puedo opinar en primera persona, diré que lo que yo he visto del gavilán bicolor es un ave con unas aptitudes de caza en perfecta consonancia para la captura de aves. Como pájaro para cetrería son ágiles, rápidos, inteligentes, con fondo para persecuciones largas, con una salud fuerte y un carácter muy soportable.

Captura de estornino

El gavilán bicolor. Accipiter bicolor - T o p cetrerí a nº 4

13


Top Cetrería nº4. Bajo Vuelo. Gavilán Bicolor