Page 1

02

issue#

Our things, our passions, our lifestile. .only goods vibrations. .


Foto de portada: 7 de Julio,1949.


03.- Honda Cb350 Spitfire. 12.- Bonneville by Fluid images.. 24.- Shawn Barber art. 34.- Sam Robinson. 47.- Triumph thruxton by Paco Valverde. 61.- Continental Circus. 75.- Benjie麓s Cafe Racers. 85.- Abri贸 los ojos, un relato de Pedro Sanchez. 91.- Fernando Vicente.


by Roc City Cafe Racer, New


photos by Patrick J. Stefano


“The short story is that the bike started out as a broken down 1971 cb350 that the old owner had run into a tree or something, so after stripping the bike down to nothing, we started from scratch�.


“I used old school techniques to build everything, all the aluminum work was done by hand, and each exhaust tube was bent from a single piece, using an old steamfitters technique�. -Sean


This bike is an example of the kind of custom work Roc-City really strives for, a very minimal look with a highly developed form. I spent most of the design time considering how to combine the necessary parts of the motorcycle to simplify the overall appearance, and still achieve a unique and eye catching result. Not much on this bike is left over from the original donor bike, it’s actually easier to name the parts that are stock, such as the engine, frame and wheels. The all aluminum bodywork is handmade for this individual bike, no templates or forms were ever made in producing the parts, and there were actually no drawings made before beginning the work.

When I began stripping the bike down, I really had no plan for the outcome, but let a mental picture begin to form in my mind as I created each part. As the bike grew nearer to a finished piece, the design decisions became more critical, as new parts not only had to function themselves, but also had to work well with the look of the rest of the bike. Equally challenging was keeping the bike comfortable and safe to ride, features like the rear brake cable conversion and increased swingarm angle do a lot to improve the old bike’s handling and stability. I’ve seen many custom bikes which pay little if any heed to the actual purpose of the motorcycle, there are probably hundreds of these barely rideable motorcycles filling gallery space and living rooms in the trendiest of circles. I however, feel that a bike is only a complete piece when it is ridden.


The proof is in the pudding, I was riding behind the new owner of this bike as we approached 100mph, the bike handled and sounded great, I couldn’t have been more pleased. I see this bike as a step in a direction of design that I have begun pursuing, a departure from the aesthetic of the cafe racer, which, as a form necessitates functionality and speed, all else being secondary. The development of the chopper also appears to have dead ended, having been careened into a heap of gaudy detail pieces and utter lack of composition and flow.

From somewhere in this mix, I hope to see a form of custom bike come forward that combines rideability with excellence in design, form and function being complimentary rather than in contest. I imagine this form will draw heavily on vintage style, as I am myself attracted to designs from the past. I have already begun work on the next project, and look forward to finding out where this path will lead. http://roccitycafe.blogspot.com/ http://www.roccitycafe.com/store.php


11


SPEED AND STYLE.

por Fluid Images.

12


13


14


15


16


17


18


19


20


http://www.fluidimages.co.uk/portfolio/index.php

21


http://www.flickr.com/people/fluidimages/

22


Shawn Barberart

23


24


25


26


27


28


29


30


Shawn Barber's body of work focuses primarily on painting, portraiture, and documenting contemporary tattoo culture. Barber始 s intimate renditions of tattooed individuals balance both meticulous brush strokes and loose energy. Figurative in nature, these large paintings take on abstractions with explosive colors, meandering lines and paint dripping down the canvas. Barber earned his B.F.A from Ringling College of Art in 1999 and has paintings held in private collections throughout the United States, Canada, Asia, Europe and Australia. His paintings have been exhibited in diverse solo and group venues including: Joshua Liner Gallery, NYC, NY; Billy Shire Fine Arts, Los Angeles, CA; The Shooting Gallery, San Francisco, CA; Mesa Contemporary Arts Center, Mesa, AZ; University of Houston, Houston, TX. His first published book of art titled 'Tattooed Portraits' was published by 9mm Books in March of 2006, followed by his second tome, 'Forever and Ever', a 256 page hardcover book dedicated to the Tattooed Portraits Series. Among his extensive achievements, he has taught drawing, painting and the business of art for 10 years at various art schools throughout the country. After years of documenting the art of tattoo, it was a logical progression to pick up the tattoo machine and add tattooist to his resume. When he is not traveling or painting, he can be found working at Memoir Tattoo in Los Angeles, CA.

http://www.sdbarber.com/ http://sdbarber.blogspot.com/

31


self portrait

32


33


35


37


39


41


43


45


http://www.sam-robinson.com/


47


Triumph Thruxton modified by

8negro Speed Parts.

Photos by Paco Valverde.


53


55


http://8negroparts.blogspot.com http://www.sesionesdeocio.blogspot.com/


61

CONTINENTAL CIRCUS IOM TT, 1957

Photos by Keith Bryen.


62

Walter Zeller, Rennsport BMW


63


64

Roger Barker.


65


66

Eric Hinton, Norton


67


68

Keith Campbell, Moto Guzzi


69


70

Jack Brett


71


72

Aussie Bob Brown, Gilera/4


73


74

John Surtees.


75

Benjie’s Café Racer, (BCR), founded by

Throughout the years, Flipprboi’s main

Benjie Flipprboi, is a one of a kind bike

focus was not centered on

builder. He creates vintage café racers

motorcycles but more on a general

out of old Japanese and British bikes

interest in design arts, which he studied

without copying any other builders. For

in college. However, simply studying the

every single bike, the gas tank, seat,

art did not satisfy his hunger for

bars, and most of the remaining parts of

knowledge, therefore he turned to his

the bike are all hand fabricated.

first great fascination of cars and

Nothing is bought except the original

started his own projects. He always

bike itself, and then it is spruced up with

favored the European styling, such as

Benjie’s own hand- fabricated parts. BCR

the body lines of European cars, so for his

is a unique custom builder that creates

first project he worked on a

genuine and stylish vintage café racers

Volkswagen Beetle. It took awhile to

like no other builders.

perfect its restoration and customizing, but in the end the car turned out beautiful. Upon finishing the VW Beetle, Benjie was inspired to restore and customize other cars, envisioning different designs that have never been seen before. For his second project, he bought and customized a Porsche, which he still owns to this day. All these new designs kept evolving within the designer’s mind; then before he knew it, Benjie Flipprboi became a master mechanic for car dealers such as Porsche, Mercedes, Toyota, and Honda, to name a few. The innovative mechanic designed his own style for each car, creating absolutely unique vehicles.

Benjie´s Café Racers


“El Poquito”.

Honda CB350 de 1969.


77


79


81


" Pinas 550"

Honda CB 550 de 1973.


83


http://www.benjiescaferacer.com/home.html http://www.flickr.com/photos/20304664@ N03


Abri贸贸

85

los ojos.

un relato de Pedro Sanchez.


PARTE UNO. El despertar. Abrió los ojos. Pero el sueño se empeñaba en dictarle lo contrario. Y así, durante un período de tiempo casi infinito, acabó por despertar. La habitación era espaciosa, pero no la reconocía. Si percibía, en cambio, un murmullo de voces al otro lado de la puerta, así como el ronco funcionamiento de un aparato a su izquierda. Supo que se trataba de un hospital. No intentó mover su cuerpo, pues no sentía la necesidad. Ni siquiera podía recordar qué le había sucedido. Se contentó con observar el día a través de la ventana. Fuera, el viento agitaba las copas de los árboles cercanos y una leve llovizna lo disfrazaba todo de gris. Una inmensa melancolía le atravesó el alma y de nuevo cerró los ojos. Y así regresó, una vez más, a su gran sueño blanco, atravesando un universo sin color, sin dolor, y viéndose a sí mismo liberado de cualquier carga. Volvía a casa una vez más, con la despreocupación que supone la felicidad, pero esta vez intuyó que no era exactamente un sueño. Vio el blanco y supo que era real. Comenzaba a recordar. - “ … Three, two, one… GO!!! Su cuerpo en tensión, sus piernas y brazos preparados para el reto, el viejo mono ceñido a un pecho que no consigue contener un corazón desbocado. Son los últimos segundos antes de soltar una maldición y enroscar el puño del gas como si le fuera la vida en ello. Recordaba el momento. Lo iba a recordar el resto de su vida. El blanco era la sal. Y entonces supo lo que había hecho. Ahora todo cobraba sentido. - “ … Three, two, one… GO!!! Reconoció esa vieja Triumph, remendada, transformada hasta la obsesión, dura y leal compañera a lo largo de tantos años, respirando afanosa en el lago salado. Dispuesta a darlo todo una vez más. Ella nunca le había traicionado. Ahora podía recordar, y sonrió.

86


PARTE DOS. El encuentro. Las continuas ráfagas de viento hacían presagiar una fuerte tormenta. La luz del día se despidió en un santiamén y el color del cielo representó una majestuosa paleta de azules intensos tornándose en negro. Comenzó a llover. Dentro, en el taller de comprobación, donde se decidía quién corre y quién no, el estruendo ocasionado por el motor cesó de inmediato, y el silencio se hizo aún más tenso. El viejo se irguió con la dificultad propia de sus años y se rascó la frente, atónito. - No había visto una cosa igual en mi vida. Colocar turbinas en cada uno de los dos cilindros, con sus válvulas de descarga y conseguir esa puesta a punto. ¿Crees que aguantará? La pregunta, por obvia, no dejó de sorprender a Eric. Esperaba que ese viejo, apodado Speed, le censurara el invento. La experiencia de éste en carreras de sal era legendaria, y algunos de sus antiguos récords de velocidad aún se resistían. Cuando le llamó para echar un vistazo a su motor, alertado por la organización, pensó que no sería admitido, pues él era todo lo que necesitaba el jurado para otorgar los permisos de salida a pilotos y máquinas. - No lo sé. He reforzado todo el sistema de lubricación, y también válvulas, pistones, cigüeñal, bielas. Debería aguantar. Pero nunca se ha probado en aceleración pura más de diez segundos. - ¿Y el chasis? - Es de fabricación casera. Ligero, pero muy resistente. - Parece un buen trabajo. Ese cableado… esas soldaduras… me recuerdan a un viejo mecánico... umm, ¿este motor inglés, este chasis… los has modificado sólo tú? - Allen, el preparador se llamaba Frank Allen. Yo he continuado con su trabajo.

87


El viejo Speed sospechó algo al ver la moto de Eric, pero no evitó una punzada en su interior al escuchar el nombre. - Vaya, Frank Allen. ¡Cuánto tiempo! Lo dijo en voz baja, casi sin darse cuenta. Y así, hablando consigo mismo, el viejo fue acariciando tubos, soldaduras y cables con evidente respeto, hasta recorrer todo el conjunto. - Frank desarrolló aquella Vincent…como ha hecho con esta, pero poco después desapareció. Lo hizo tras ese desgraciado accidente y nunca le volví a ver. ¿Sabes dónde se encuentra? - Nos dejó hace un par de años. Eric percibió el dolor en sus ojos, ese dolor para el que no hay remedio, dolor de viejo, del que acompaña hasta la muerte. Y fue cuando de verdad se miraron el uno al otro. Y así hasta que el viejo Speed, tembloroso, abrió la boca en un supremo esfuerzo y habló. - Frank era mi hermano. Pasó una eternidad hasta que habló de nuevo, con voz rota. - Entonces, tú debes ser… - Eric Allen, señor. El viejo lo escrutó, con calma. Luego, con movimientos calculados, fue bajando lenta y cuidadosamente la máquina que reposaba en lo alto del elevador. La observó detenidamente una vez más, masculló algo para sí y se dio la media vuelta, lentamente. Y ya no rompió su silencio. Un trueno hizo estremecer el corazón de Eric. La tormenta se había desatado con violencia.

88


PARTE FINAL. La esencia Hubo un tiempo para construir, también hubo un tiempo para aprender, para sentir miedo, para huir. Pero ahora ese tiempo ha pasado. Ahora es tiempo de correr. De demostrar hasta dónde llega la voluntad y el deseo que nos lleva más lejos, más deprisa, sin otra razón que superarnos. - “ … Three, two, one… GO!!! La salida fue espontánea, como si un resorte hubiera lanzado hombre y máquina, y las velocidades entraban sin pensar, aumentando el ritmo con verdadero frenesí. Los escapes dejaban tras de sí un haz de fuego y luz, como un cometa, mientras el proyectil en que se había convertido hombre y motocicleta se alejaba del mundo, como una bola inflamada. El sonido bronco, ensordecedor, lo envolvió todo a su paso. Los brazos cumplían la misión encomendada a pesar de la cada vez mayor resistencia. Eric puso toda su alma en estos primeros metros. Nunca había corrido así. ¡Gas, gas! Una extraña sensación, mezcla de euforia y momentánea locura, le empujaba a seguir más y más. Su cuerpo se acurrucaba sobre el depósito de gasolina en una posición increíble. Sus piernas casi colgaban hacia atrás, mientras pugnaban por fundirse al cuerpo de la montura, su rostro reflejaba toda una concentración de rabia y sufrimiento. ¡Volaba sobre la pista! El motor aullaba en su esfuerzo y el hombre dominaba a la bestia. Sintió una energía tremenda que estallaba en su puño derecho. En todo su interior. Y cómo ésta fluía a través de su cuerpo y desembocaba en cada elemento mecánico en movimiento, imprimiendo una furia desconocida en el viejo corazón inglés, sometiéndolo a su voluntad. Y fue en ese preciso instante cuando sonrió. Y entonces, y sólo entonces, entendió lo que el viejo Frank le explicaba cuando Eric era un niño. Dejó de escuchar el aire, el sonido del motor. Todo esfuerzo, dolor y tensión fueron remitiendo hasta desaparecer. Lo que escuchaba era tan sólo su propia respiración dentro del casco. Todo cuanto le rodeaba desapareció para dar paso a la quietud más extraordinaria que nunca antes hubiera vivido. Se notó ingrávido, pues flotaba y se supo desnudo. Y de esta manera fue hombre y fue sal, fue máquina y fue aire. Fue paz. Y cerró los ojos, con el alma bien abierta, cerró los ojos, y de nuevo sonrió.

89


Para Alberto Tacco Que cerr贸 los ojos con el alma bien abierta. Pedro Sanchez.

90


Fernando Vicente

noventa y uno


noventa y dos


noventa y tres


noventa y cuatro


noventa y cinco


noventa y seis


noventa y siete


http://www.fernandovicente.es/

noventa y ocho


Gracias.. . .


8negro.com Contact: 8negrotrader@gmail.com


Enjoy.. . .

Ton Up Spirit Magazine#2  

Our things,our passions, our lifestile...possibly the blog with the best vibrations...8negro!!

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you