Page 1


Mensajeros del Alba


Mensajeros del Alba Copyright © María de los Ángeles Vázquez Pérez

Primera edición: Enero de 2011

Nota: nuestros libros pueden encontrarse en cualquier librería. Si así no fuere, por favor, indique a su librero que efectúe el pedido o la reposición de los ejemplares agotados. Si por alguna causa esto no fuera posible puede localizar todos los títulos en nuestra página web donde hallará los datos técnicos de las obras, así como los precios, imágenes de portada, índice y prólogo, y desde donde podrá efectuar los pedidos de manera cómoda, rápida y segura.

ISBN: Depósito Legal: Foto de Portada: Atardecer entre pinos. Toño Rodríguez Diseño de portada y maquetación: .Toño Rodríguez


Mensajeros del Alba Pautas del Maestro Jesús para todos los trabajadores de la luz.

Mª de los Ángeles Vázquez Pérez Vigo, 18-6-02


Prólogo a modo de introducción sobre la autora Estos mensajes son una recopilación llevada a cabo durante varios años, por la autora: Mª de los Ángeles Vázquez Pérez, y la ayuda de un servidor: Gumersindo Matilla Acebes. Como ustedes podrán ver a lo largo de los textos; estos fueron dados en su comienzo y de una forma periódica, cada día y al filo del amanecer, de ahí su título. Nt: Así mismo adjuntamos alguna canalización de otro miembro del grupo de trabajo al que pertenecemos, y que en su día fueron dados como pautas para el crecimiento del grupo. La autora, Mª de los Ángeles Vázquez Pérez, venía recibiendo desde hacia algunos años cortos mensajitos. Todos ellos, llenos de una gran carga de amor y de ánimo hacia su persona, pues su vida había pasado por muchas vicisitudes. Siempre, trabajando y pidiendo con mucha fe, fue saliendo adelante gracias a las innumerables ayudas que recibió a lo largo de su vida, tanto de personas físicas, como por seres de otros planos, que más adelante se darían a conocer. Desde muy pequeña fue víctima de su propia sensibilidad y sus facultades incipientes que ya, y sin tener conocimiento de ello, mostraba su cara más amarga haciendo que perdiese el conocimiento cada dos por tres en los lugares más variados: en la iglesia, en la calle, y sobre todo en los lugares muy concurridos.

7


No era consciente de lo que le estaba sucediendo. Y como ella, más tarde, y en plan de broma, decía: -cuando nací no traía conmigo un libro de instrucciones, y mis padres no sabían más. Su madre, que nada sabía de sus facultades y la consecuencia de sus desvanecimientos, cuando esto le sucedía, decía que era una congestión y ése día la dejaba sin comer. Así, una y otra vez. Para agravar más si cabe, su dificultad, había nacido con una disfunción que de aquellas no se conocía como ahora se conoce y se trata. Era disléxica. Cosa que ni los propios maestros educadores supieron entender. Con lo cual, su paso por la escuela fue un martirio constante; recibiendo una y otra vez las pertinentes burlas del maestro, haciéndole ver a sus padres que “la pobre”, era poco menos que una retrasada y que no se podía hacer más por ella; llegando a traumatizarse cada vez que debía acudir al colegio, escapándose de la escuela una y otra vez. Sin embargo, su fe y constancia hicieron que aflorasen en ella la sabiduría y sus cualidades innatas para llevar a cabo todo tipo de manualidades: coser, hacer muñequitas, atender con sus hermanos pequeños y ayudar en los trabajos domésticos de la casa con mucha responsabilidad. Los años fueron pasando, y en su camino fueron apareciendo las personas adecuadas que la ayudaron y enseñaron a comprender el porqué de sus dificultades. Tanto las psicomotrices “dislexia” como las de orden psíquico, “mediumnidad”. En lo referente a lo primero, fue un médico quien le explicó el porqué de su confusión. Y en el segundo caso. Fue un abogado para el cual trabajaba por aquel entonces ganándose la vida. Éste le proporcionaba libros relacionados con el mundo invisible y espiritual. Por lo demás, y hasta la fecha de hoy, ha sido su carácter humilde pero perseverante lo que la ha conducido hasta el día de hoy. Llevaba varios días escuchando en su interior y cerca del amanecer: - Levántate, levántate y escribe- hasta que un día hizo caso y empezamos recibir todos estos textos que compartiremos con ustedes.

8


Orense, 13-12-2010 del Amado Maestro Jesús

NT.- Desde hacía años que teníamos ésta recopilación de mensajes del Amado Maestro. Y preguntamos si podíamos difundirlo ya; pues en un principio, éstos, fueron dados para apoyar al grupo que acababa de formarse. Ésta fue la respuesta.

Mis tesoros, mis tesoros. ¡Cómo no voy a consentir que mis palabras o pensamientos salgan a la luz...! ¡Claro que si quiero! Pero pensad en el efecto retributivo que puede producir solamente lo que alcanza el mensaje. Solo los leales y creyentes se beneficiarán de ellos. Los otros, tendrán que esperar a que sus mentes se aclaren y se haga la luz en sus cerebros. Luego lo entenderán. ¡Claro que lo entenderán! Solo hay que dar tiempo al tiempo y él colocará cada cosa en su sitio. Todo llega; y además, bien organizado. Pasando por minuciosa censura por parte de aquellos que no pueden concebir que un ser pueda recibir algo tan valioso como son estos tesoros. Yo os digo siempre: - Discreción. Tomadlo de la mano y llevadlo con cariño siempre. Nada hay más hermoso que enseñar a los seres que no saben. Solo hay que ser prudentes y demostrar paciencia y equilibrio. No os digo nada más. Sed reservados con vuestras cosas del corazón, que en él encontraréis la paz que tanto soñasteis. Un abrazo de sincero amor. Hasta siempre que me necesitéis. Aquí estoy esperando por vosotros. Os amo con verdadero delirio. Así como vosotros me amáis más y más cada día. Dios, mi Padre, os protegerá y reconfortará con todo su amor. 9


Vigo día 17-6-02 4,30h de la mañana. Amor y más amor, es lo que quiero niña mía. Te amo en todo cariño mío. Yo Soy la luz en ésta situación. Quiero más aliados en éste amor tan grande y necesito de vuestra colaboración, para que esto sea inmensamente grande. Necesito mucha fe, y veo que vosotros la tenéis. Sois un grupito leal y sincero que me pertenece. Solamente quiero pediros mucha ayuda para mis queridos enfermos, para mis niños amados, y para esos seres tristes que están perdidos y a veces tan abandonados de vuestra mano, y que no tienen la ayuda que debieran tener. Yo pido para ellos ése grandísimo amor que es desinteresado y tan eficaz para los hombres. Les amo tanto que, quisiera tenerlos a mi lado y sentir ése corazón suyo. Acariciarlo y besarlo uno a uno. Y llenar su alma de alegría. ¡Oh hijitos míos, como os amo! Sois mis hijos más queridos. A todos aquellos que sufren, yo estaré dándole mi mano y acariciaré sus cabezas en mi regazo, y seré inmensamente feliz con mis pequeños. Cuanta dicha compartida niña mía. Entiendo tu dolor, pues no estas sola. Otros están a tu lado. Amor, se feliz y déjate guiar, no temas. El amor es tan fuerte y verdadero.... Yo estoy en él y te ayudaré a que seas dichosa. Niña mía. Eres transparente en tu sinceridad. Graba esto en tu mente. Yo necesito de ti como tu de mí, y tu serás mi mensajera y me traerás más almitas para llenarlas de luz y de amor. Tu serás más feliz, y yo también. Seré dichoso con mis hijitos a mi lado. Que la luz y el amor reinen en tu hogar y en tu corazón, y que ésa vibración de amor llene tu alma y tu gran ser. Amor, amor.

10


Vigo dia18-6-02 4h de la mañana ¡Oh dulzura mía! ¡Como te amo te amo en éste gran amor mío! Te amo en todos los seres de la tierra, porque eres dócil y haces todo lo que Yo te pido. Me encanta estar con mis hijos del alma. Os amo tantísimo... Quiero, tesoro mío, que lleves éste mensaje. Quiero que ayudéis a mis pobres de espíritu. Ellos necesitan de mí para ser fuertes. Por eso quiero que a través de vosotros los fortalezcáis. Envolvedlos en luz, armonía y paz. Ellos también son ovejitas mías. Tengo que recuperar mi rebaño al completo. Yo se que vosotros me ayudareis, siendo tiernos y llevando mi palabra a todos los lugares, hablando de mí. ¡Oh pequeñitos míos! ¡Cómo os amo! qué bien me siento cuando comparto con vosotros ésta inmensa alegría y éste gran amor. Pequeñines, pequeñines. Os amo, os amo. Ésta nota es para vuestro grupo, para éste grupo de oración tan singular. NT: -hacía poco que habíamos formado un grupo de siete personas, de trabajo y oración hacia el planeta.

Os quiero tanto, pequeños míos... Se avecinan tiempos muy malos. Llenad el planeta con esa vibración tan hermosa de luz, pues cuando habláis vuestro corazón se llena de gozo y vuestras energías crecen y crecen. Y cuando enviéis ésa vibración tan grande de amor, éste llegará a lugares muy remotos, y aquellos que no me reconocen me reconocerán. ¡Oh amores! sois cándidos como flores, os amo. Estáis en el lugar adecuado en el momento oportuno. Seguid con vuestra labor hacia el planeta Tierra. ¡Cuánta bondad y misericordia hay en vuestros corazones!... Gracias pequeños míos, por vuestra labor de ayuda y limpieza hacia éste planeta Tierra. Todos los seres de luz están ayudando. Grandes cosas están sucediendo, y con vuestra ayuda podré cumplir una parte de mis objetivos. Pedid por mis pobres, por mis ancianos, por los que no tienen y sienten dolor en el 11


corazón, por los que maltratan injustamente, por los que matan. Ellos también necesitan amor. Envolvedles en luz blanca para que cambien sus ideas y sus pensamientos. Dirigid vuestra mirada hacia las cárceles, hacia los manicomios, hacia los que sufren trastornos psíquicos. Ahí veréis tanta miseria... Pequeñines míos, os amo. Me encanta estar contigo y poder mandar éste mensaje para toda la sociedad. Quiero que lo transmitas a través de tus palabras y lo deposites con grandísimo amor en todos los corazones de ésos hermanos y hermanas tuyos de tu grupo. Te amo, te amo, te amo.

Vigo, 18-6-02 4,30h de la mañana ¡Oh dulzura mía! Te amo tesoro, a través de los tiempos. Tú estás ahí para ayudarme. En ésta misión de limpieza necesito gente como tu. Visualiza el planeta lleno de luz y se cumplirán todos mis objetivos. Luz, luz y más luz. Armonía, armonía. Paz y misericordia para todo el planeta Tierra. Es sufriente de grandes catástrofes. Por eso os pido que lo llenéis de luz que ésas son vuestras oraciones hacia la humanidad. Dejaros ir con amor, comprensión, paciencia, tolerancia y gozo. No juzguéis a nadie. Mirad que os digo: -no juzguéis a nadie. Todos camináis por el mismo sendero. Unos se pararán y otros caminarán más deprisa, pero el final será el mismo para todos. Quiero deciros que no hay mejores ni peores. Todos estáis caminando hacia mi y Yo os aliento para que vuestro caminar sea perfecto; pero no importa que os detengáis, eso a mi no me importa. Se esperar por mis hijos, esos que son mis luceros del alma; y os abrazo a todos con mucho cuidado porque, sois tan, tan frágiles que podríais romperos. Os amo, os amo con inmenso corazón. Estoy deseando teneros a todos juntos, pero, se esperar y tengo mucha tranquilidad y calma, para veros a 12


todos juntos en armonía y con mucha paz y felicidad. Tesoro mío. Se que todo esto te coge por sorpresa, pero quiero que todo esto sea transmitido en vuestras reuniones. No importa el centro que sea, es mi palabra. Estiro mis brazos y mi pensamiento, para que llegue a todos los rincones de la Tierra. Gracias amor por tu ayuda. Te amo y a todos mis hijos. Paz y felicidad para todos.

Vigo, 20-6-06 5h de la mañana ¡Oh pequeñines míos! os amo en éste trabajo hacia mí. A través de mis ideas estaremos siempre en contacto, porque os amo pequeños míos, porque quiero lo mejor para mis hijos. ¡Oh hijos míos! se avecinan tiempos terribles. Debéis de ser muy fuertes. Todo será muy duro, pero estando conmigo superareis todo. Yo soy amor, yo soy luz, pureza y alegría, y conmigo sonreiréis porque os facilitaré todo el trabajo. ¡Oh hijos míos! Qué suerte el teneros a mi lado para poder plasmar en éste pequeño papel todos mis pensamientos. ¡Oh amores! cuanto os agradezco este pequeño sacrificio de estar conectando conmigo en ésta madrugada. Os amo, os amo. Sois mi delicia, mi amor. Sois mi sinceridad, mi alegría. Se que me escucháis. Por eso quiero deciros que tengáis mucha fe en mí. Solo quiero lo mejor para mis hijos; y para mis hijos, lo más sencillo, lo más fácil para poder trabajar. ¿Y sabéis lo que es, a lo que me refiero? es muy fácil, solamente quiero amor y amor. Ternura mía. Solamente necesito almitas sencillas, alegres y dichosas, para que puedan transmitir éste mensaje; y vuelvo a deciros: -necesito amor. ¡Oh hijos míos! predicad mi palabra. No decir. Predicad, hablad, expresar, 13


aconsejad o como vosotros queráis; pero hacer saber a todos que el amor conlleva a la felicidad, a la dicha agradable, a la suerte y a todo lo bello. A la armonía y a la felicidad. Todo conlleva a buen destino y todo por usar el amor, “no la palabra amor” si no amor que es distinto. Amareis todo lo bello. Seréis desinteresados. No juzgareis, no calumniareis, no tratareis de hacer daño a nadie. No matareis. Seréis firmes, leales, sencillos y humildes. Os emocionareis con todo lo bello y en cambio, seréis tan felices con mi sincero amor... Estaréis tan llenos de dicha que vuestros corazones rebosarán y transmitiréis esa gran felicidad a todos los que se comuniquen con vosotros. Seréis tiernos y dóciles, porque según mi palabra a sí os expresareis. ¡Oh cariños míos! ¡Cuanto os amo! Sois mis luceros del alba y quiero lo mejor para mis hijos. Dadles lo mejor y llenadlos de gozo, alegría y felicidad; pero eso conlleva a un sacrificio. Amaros los unos a los otros como Yo os he amado siempre. Mirad por mis ancianos, mis débiles, mis oprimidos a los que tienen el corazón destrozado o roto. A los que no me conocen, a los que tienen adversidad hacia todo lo mío. Yo les amo igual, pero os pido que los tengáis igualmente en vuestras oraciones. ¡Oh hijos míos! cuanto delirio saber que unos poquitos me siguen, me escuchan y aceptan mis plegarias. ¡Oh hijos míos! ¡Cuanto honor! Siento una inmensa ternura hacia todos vosotros. Bueno, hijos míos, descansad. Que la luz y el amor os fortalezca siempre. Hasta siempre. Vuestro Amado Maestro. Os quiero, os quiero, os quiero siempre. Hasta la próxima comunicación que será más breve.

14


Vigo, 20-6-02 5,30 de la mañana

NT: habíamos dado las gracias por el honor de ser sus mensajeros y portadores de su palabra.

Pequeñines míos. ¡Cuantos halagos! Me siento bien. Esto es caridad. Doy respuesta a tus palabras: -bondad, sacrificio, orgullo y amor hacia todo lo bello. Amor desinteresado, amor para dar, amor para obsequiar a todos los hermanos que están en peligro de hundirse en la desesperación como es la depresión. Es mala consejera. La depresión hunde en la miseria a los que se dejan llevar por ésa actitud. Las personas que la padecen no quieren ayuda de nadie. Se aíslan de todo. Se envuelven en la soledad y Yo pregunto: -¿esa quietud donde está? Solamente la buscaréis en el amor y en la dicha de ayudar a otros que tengan más soledad que uno mismo. ¡Oh hijos míos! Repito: -qué bien me siento con mis hijitos del alma- esos que son tan cándidos que son la pasión mía. Esos que se acercan a mi para pedirme consejo, yo los escucho a todos. A unos los escuché antes, y a otros los escucharé después; solo les pido que sepan esperar su turno. Yo los envuelvo en amor, armonía, gozo, ternura y delicia. Mis brazos los apoyan, los acogen con inmensa ternura, pues son frágiles. Quiero lo mejor para cada uno de ellos. Por eso os pido amor para el que está hundido. Envolvedlos en luz. Sed caritativos, dulces, bondadosos y tiernos con el que no sabe, con el que esta solo, abandonado o triste. Yo estoy en cada uno de ellos. En el vagabundo, en el solitario, en aquel que nadie quiere y todos rechazan, en el apestado. Yo estoy en ellos. En cada uno de los seres que sufren porque les amo. Porque son aquellos seres débiles que tengo que recuperar hacia mí. No me olvido de las cárceles y de todos esos seres que no tienen la luz necesaria para arrepentirse de sus actos. Son débiles, pero ellos también vendrán a mí. Serán sumisos y doblaran sus cabezas ante mí. Sufrirán pero, al final llegaran a sentir la dicha de poder conectar con el amor. 15


El amor es grandioso. Da felicidad a aquel que trabaja y siente que la armonía le acompaña siempre en todo viaje. Pequeños míos, gracias por vuestra colaboración. Descansad en paz. Que la dicha y el amor os envuelvan y que penetre en vuestras almas. Os amo, os amo. Sois de mis preferidos. Estos son halagos a vuestro trabajo. Seréis firmes y os dedicaréis de lleno a esta labor que es magnífica. Gracias.

Orense, 21-6-02 4,30h de la mañana Soy Yo el que te ama. Si, cariño mío. El que como bien digo: -te ama y está contigo en cada instante de tu vida. Ése que te estimula siempre que estás triste. Ése que no pasa de ti en los momentos más duros de tu vida. Te amo tanto, mi niña querida... Soy Yo porque estoy dentro de tu corazón y quiero que seas inmensamente feliz en tu vida, y lleves mensajes de amor a todos los seres, pues veo lo que tú haces y me gusta. Eres caritativa. Sí, eres caritativa con tus hermanos. Les prestas atención cuando sufren y les das apoyos en los momentos más delicados de sus vidas. Los estimulas y los ayudas a reponerse en ésos baches. ¡Oh cariño mío! No tengas pena por lo material. No vale para nada. Sólo para enviciar las mentes de los hombres y hacerlos cada día peor. Para trastocar todo lo que Yo digo. No niña mía. Ten fe en lo que tú haces y se disciplinada contigo misma para superarte. Cada día veo que superas muchas más cosas. No te gusta la crítica, te sientes mal en ella. Si cariño mío. Eso no tiene sentido que juzguemos a los demás por sus errores, cuando nosotros mismos somos imperfectos. Amor, amor es lo que siento por todo; y quiero para mis hijitos toda la alegría y felicidad que se merecen como hijos míos que son.

16


Estás cansada hija mía, pero no puedo comunicarme contigo en otro momento. Siento el despertarte, pero también se de tu inmenso gozo al finalizar la comunicación. Te quiero niña mía, y te apoyo en todo lo que hagas. Yo estoy en tus pensamientos y susurros, y en tu respirar. Por eso te animo para que sigas transmitiendo mis mensajes de amor a todos los míos. Ellos también te escucharán en los momentos sucesivos. Tú escribe notas que ya tendrán su eficacia en su día. Amor, amor y más amor. Eso es lo que siento por mis hijos queridos, y los apoyo para que emprendan nuevas cosas. Todo está en el crecimiento y hay que modernizarse e ir con los tiempos. No estancarse. Yo fui en mi época un misionero, porque lo requería la época. Hoy no es así. Hoy os sentáis en cafeterías y habláis de mí. Yo no estoy disgustado; al contrario, si habláis de mí es porque de alguna manera me amáis y soy feliz con esto. No seáis tangibles. Sed sencillos y amenos en vuestras reuniones. Yo estoy allí con vosotros y me río con vuestros comentarios o dudas que tenéis. Veo que lo hacéis lo mejor que sabéis. Amores míos. ¡Cuanta dicha hay en vuestros ser! Sois mis primeros. Luego habrá mis segundos y mis terceros. A mí no me importa, cariño, porque Yo se esperar. Tengo todo el tiempo del mundo, toda la calma y no me desespero. ¿Por qué vosotros os desesperáis por todo? ¿Donde está vuestra calma, esa calma que al final os tranquiliza? Sosiego para todo, que luego habrá armonía y gozo; y superaréis todos los tropiezos sin sentiros atormentados por todo lo que hacéis. Amor, amor. Éste es el final del destino. Cuando hayáis superado el obstáculo estaréis plenos de Mí; y Yo os aplaudiré en el final de la meta. Sé que sin esfuerzo no hay nada. -Por eso quiero a los luchadores, aunque se equivoquen algunas veces y caigan y caigan, en ello está el levantarse a continuación. Os amo, niños míos, o pequeñines. O como vosotros prefiráis que os llame. Sois tiernos míos y estáis en mi corazón siempre. Os amo. Os amo. 17


Yo amo al torpe con su torpeza, porque está aprendiendo en todo, toda la vida; y quiero que caminéis despacito para que luego no sufráis con su caída o tropiezo. Yo estoy ahí para ayudarlos. Vosotros no me veis pero estoy aquí. Luceros de mi vida, ¡como os amo! Y mi amor es tan sincero y leal que no puedo veros sufrir. Sed fuertes con los momentos que se avecinan. Pedid luz. Luz y más luz, para todas las situaciones. El padre escucha a todos sus hijos, buenos y menos buenos. Por eso os digo: -envolveros en luz blanca todo el día para mejor protección. Os amo. Os amo a todos y necesito de vosotros en ésta gran misión de ayuda al planeta. Pedid amor para los que reniegan de mí. Ellos también se acercarán algún día. Bendita seas por tu aportación a ésta tarea. Escucha: -unos te creerán y otros te tacharán de loca, pero no te importe, Yo estoy contigo y mi amor estará en tu corazón; y todo lo que me pidas lo tendrás sin reservas, porque lo mereces y te expresas como tú sabes. Pide a la gente limpieza y orden. Es lo que Yo quiero. Limpieza para todo y orden en sus vidas. Amor, vete a descansar. Te amo, te amo. Luz y progreso para la humanidad. Jesús, el que te ama siempre.

Orense, 22-6-02 6h de la mañana ¡Oh mis hijitos! ¿Como estáis? Yo bien. Os necesito tranquilos y sosegados. Hijos míos, qué bien me siento con vosotros. Sois mis luceros. Os amo. Estando tranquilos todo es más fácil para mí. Puedo conectar más fácilmente con vosotros, y os puedo hacer partícipes de mis pensamientos. Cariño mío, es muy tarde. Poco puedo decirte. Os amo, os amo. Sois ligeros como palomas en mi mensaje. Sois portadores de mis alegrías. Os amo, os amo, os amo.

18


Tened fe en mí y en todo lo que os digo, y todo será más claro para vosotros. Seréis ligeros en el amor, en la comprensión y en la tolerancia. Digo ligeros, porque así lo comprenderéis todo más rápidamente. Seréis ligeros en llevar mis noticias. Ésas noticias tan importantes como son, las noticias que son portadoras de buen sentimiento a todos los hogares; esos hogares que necesitan de mí, que necesitan oración, que necesitan de vosotros que sois portadores de mi mensaje. Yo os necesito calmos en vuestra tarea tan comprensiva y tan eficaz para mis hijos. Quiero lo mejor para ellos. Emprended una nueva lucha con mi ayuda. La batalla está garantizada. Os amo, os amo, os amo. Hijitos míos. Quiero lo mejor para todos vosotros, eso que me pedís lo obtendréis. Será muy necesario para vuestro trabajo. Se que yo estaré en ése lugar con todos vosotros y será por una buena causa. Estaremos en contacto directo, no os preocupéis. Yo no fallo a mis hijos tan nobles. Estáis en mí como yo en vosotros. Por eso conectamos tan fácilmente. Hijitos. Sabréis más a menudo lo que Yo necesito; o mejor dicho, lo que Yo quiero de vosotros: ternura, frescura, amor y tolerancia. Sed transparentes como Yo. Porque nada ni nadie enturbiará mis acciones. Quiero transparencia. Sed tangibles en éste proceso de reconquista. Amad al débil, al que no me quiere; y al que obstruye en éste trabajo, también hay que amarle. Él está en su evolución y no podemos negarle éste amor desinteresado. Fortalecedlo con mucho amor y veréis qué fácilmente se convertirá en un cordero sumiso. Veréis que tengo razón y, doblará su cabeza ante ésta situación. ¡Qué os digo, hijos míos! se doblará como un árbol tierno. Por eso os digo: ¡amadlo! ¿Me entendéis, verdad? No juzguéis a la ligera. Con todos los actos reflexionaréis y tendréis trabajo para algún tiempo. No juzgar os digo. No juzgar. Os quiero limpios y transparentes, pero si juzgáis ya no lo sois. Hijitos míos. Ayudad al débil. Ése necesita de Mí. Envolvedlo en luz de progreso y, Yo estaré muy contento y escucharé todas vuestras peticiones. Os seré fiel a vosotros y seréis dichosos con ésta obra de progreso que os traerá la dicha y la alegría de seguirme en ésta misión tan importante como 19


es, el seguir mis pasos para toda la humanidad. Seré dichoso. Muy dichoso con vuestra transparencia y alcanzaréis los límites más deseados por mí. Seréis mis portadores de la alegría que encierra mi corazón; ésa alegría inmensa que quiero para vosotros y todos los sufrientes de ésta Humanidad. Hijos míos. Yo no quiero sufrimientos. Solamente quiero alegría, dicha, felicidad, amor y paz; pero hay tristeza, desarmonía, catástrofes y mucha maldad. Por eso os pido vuestra colaboración, para poder transmutar el mal entre todos con ésta energía-amor, y poder cambiar el sistema. Yo se que me ayudaréis en ésta labor de ayuda al planeta. Todo está preparado y se que me ayudaréis. Amor y más amor para todos mis hijos que son hijos del alma y los estrechos a todos entre mis brazos. Hasta pronto. NT: esperamos un tiempo y continuó el mensaje.

Orad. Orad hijos míos. Estoy en vuestras oraciones hacia el Padre. Él está en todas vuestras peticiones. Él escucha vuestros ruegos. Según pidáis el Padre os atenderá. Él es grandioso y está por encima de todo principio de haber. Por eso os pido que roguéis al Padre, como yo rogué en momentos críticos de mi vida. Yo soy dulzura, pero pido al Padre más dulzura y el Padre no me niega nada. Como a vosotros no os niega el perdón que yo le pido por vosotros. Sed sumisos en el trabajo de recopilación con todas mis almas perdidas. Yo estaré ayudándoos a reconquistarlas una a una y grupo a grupo. No me fallaréis en ésta batalla que tengo que saldar con la Humanidad. Queridos pequeños, esta es la misión ¿la aceptareis? Ayudadme. Será dura la batalla, pero bien emprendida la ganaremos. Pequeños míos, no os desaniméis. Si en algún momento lo hacéis yo os comprenderé porque sois mis hijos. Tampoco sois tan fuertes y habrá momentos de debilidad. Os quiero, os quiero, os quiero. 20


¡Cuánta ternura siento en vuestros corazones! por eso os preparo para éste trabajo de ayuda hacia la humanidad. Pedidme, pedidme. Yo os escucho y estoy en vosotros con respeto y adoración. Os amo, os amo. Hasta pronto pequeñines. A dios porque ya me pertenecéis. Porque ya estáis en mi gran saco de amor y saldréis corriendo a predicar Mí doctrina. Amor y más amor es lo que yo siento. Hasta pronto mis queridos hijitos. Id a descansar y seréis velados y protegidos en vuestro descanso. Yo el que os ama tanto.

Vigo, 23-6-02 4,30h de la mañana ¡Oh pequeñines míos! lo siento por haceros esta faena de haceros madrugar, pero ésta es la misión, la tarea, el trabajo. Ésta es la cuestión, tenemos que trabajar. En éstos momentos de mucho dolor, tenemos que enviar mucha ayuda a nuestros hermanos, pues la necesitan. Envolvedlos en luz-amor, pues están necesitados de un inmenso cariño. Están solos y abandonados. Por eso os pido luz y cariño para ellos, amor y comprensión. Ayudadles a recuperar el equilibrio, pues están muy necesitados de afecto. Ayudadme con vuestra vibración de amor hacia ésta pobre gente que grita desesperada. Ayudadme. Pedid amor para todos ellos. Hay un gran desequilibrio, un gran desajuste en el clima y todo por culpa y falta de amor. Estoy sorprendido con ésta cuestión: -cuanto más los amo, más me rechazan. Tengo entendido que son los que más me necesitan. Por eso Yo tengo que gritar y grito: -¡basta ya de tanto odio y resentimiento!- la cuestión es amarse los unos a los otros como yo les predico. ¡Oh pequeñines míos! ¿Donde esta vuestro equilibrio, vuestra fuerza, vuestro amor? No lo dudéis, solamente el amor puede salvar tantísimo obstáculo. Solamente el amor puede ayudaros a diluir toda causa. Por eso os amo tantísimo. Quiero para vosotros lo mejor; y lo mejor para todos mis hijos; y para 21


aquellos que están en los abismos más perdidos que no oyen ni escuchan. Solamente gritan de desesperación porque no ven la salida. No ven la claridad. Solamente hay oscuridad. Por eso Yo con mi gran amor y mi eterna misericordia, pido al Padre luz, comprensión y mucha tolerancia para todos ellos. Luz infinita para calmarles en el sosiego y poder hacerles entrar en razón. Ya no habitan en los planos físicos. Son fluídicos. Envolvedlos en luz, en mucha luz. Ésta es la cuestión: -cuanto más amor, más almas recuperaremos del abismo. Vosotros tenéis que ayudarme con vuestros rezos y oraciones, o con vuestras palabras sencillas. Ésa es la vibración de amor. Os necesito a todos juntos orando por todos éstos hijitos míos. No quiero verlos más perdidos. Amor, amor, ésa es la cuestión. Cuanto más amor enviéis, más dulce será la recuperación y saldrán de ése abismo en el que se encuentran. Mirad que es muchísimo el sufrimiento. Gritan y gritan desesperados porque no encuentran la salida a tanto temor, a tanto pánico contenido. Sus almas están constreñidas con tanto temor. ¡Oh hijitos míos! , ayudadme en ésta misión de rescate hacia la humanidad, Os amo tanto... que, más no puedo. Me sangra el corazón con tanta desdicha y tanta destrucción. El planeta se tambalea por falta de amor y de comprensión, de tolerancia, de armonía y de gozo. Transmutemos ésta situación. Vibremos todos juntos en un inmenso amor hacia el planeta. Visualicémoslo brillante, lleno de luz, y contrarrestaremos todas las emociones negativas. Lo veremos lleno de serenidad, paz y amor. Visualicemos, visualicemos, visualicemos una luz brillantísima. El Padre Eterno que nos ama tanto y es tan misericordioso, nos da tantas oportunidades de mejorar nuestros actos. Él nos ayudará a encontrar el equilibrio que necesitamos en ésta misión de reconstruir éste planeta. Amor, amor, ésa es la cuestión. Amémonos más cada día los unos a los otros. ¡Qué sencillo es! Solamente os pido hijitos míos, tolerancia; y daros la mano en el perdón para reconstruir un hermoso planeta tierra. 22


Gracias de todo corazón, y que un inmenso amor os fortalezca siempre hijitos míos. Que la paz y la concordia perduren siempre en vuestro corazón. Os amo siempre. Vuestro querido Jesús.

Vigo, 23-6-02 5h de la mañana

NT: le habíamos preguntado que le había parecido la fiesta de fin de curso “del centro espirita”

Pequeñines, como os amo en ésta alegría inmensa y gozo de ver a mis hijos tiernos, contentos y felices, disfrutando de diminutas vacaciones en sus días plenos. Yo soy feliz viendo a mis hijos felices, bailando y todos en concordia y fraternidad; sembrando el amor en la misión de dar, acariciar, tender la mano al necesitado; comunicar, hablar, sonreír, reír y llorar de emoción. Eso es lo que Yo quiero. Ver a mis hijos llenos en una tarde plena de amor y de caridad hacia sus hermanos del alma. Me gusta veros a todos juntos en confraternidad, acariciándoos los unos a los otros. Yo soy feliz con tanta dicha. ¡Cuanta armonía acumulada! ¡Cuanto pensamiento bonito! ¡Qué dicha de veros a todos juntos! Amor, amor es lo que quiero para todos mis hijos del alma. Quiero verlos sonreír de emoción aunque sea una merienda. Todos juntos hacéis un gran trabajo hacia la humanidad. Os quiero. Os quiero pequeñines míos. Que no haya derrotas. Haced más fiestas. Que haya más saludos, abrazos y más sonrisas. Estaremos allí con nuestra vibración inmensa de amor. Os amo. Os amo pequeñines míos, en ésta tarde de fiesta y de recompensa a vuestros actos de amor. Fraternizar siempre que os sea posible. Todos juntos hacéis una honda expansiva de luz. Os amo. Os amo a todos y quiero lo mejor. Las sonrisas más preciosas y el diálogo más hermoso. Pero también os pido disciplina en todo, y mucho respeto hacia los que no están. 23


Amor para todos ellos. Caridad y progreso para todos los seres de la humanidad. Luz, luz y más luz. Dicha, armonía y felicidad para todos. Buenas noches y, descansad en paz. Hasta siempre. Vuestro amado Maestro Jesús.

Continuación: segunda parte 5,30h de la mañana Pequeñines, pequeñines. Amor y más amor. Para Mari: cariño mío, no te aflijas por el comportamiento, pues nuevas situaciones se avecinan. Todo está bajo control y, amor, serénate. Nada malo puede suceder si tú me lo pides. Como siempre, será un honor para Mí ayudarte en esto. Amor en ti y en todo lo que te rodea. Quiero para ti la dicha y la felicidad sin medida. Te quiero tesoro. Estás en mi corazón siempre. Ternura mía. Gracias por tu gran hacer y por tu comprensión. Gracias. Hasta pronto mi amor.

Vigo, 24-6-02 5,30h de la mañana

NT: el día anterior había habido un gran terremoto en Irán

Pequeñines, pequeñines. Buenos días. Os amo, os amo. Os amo en ésta mañana. ¡Cuánto dolor compartido por toda la Humanidad! Lo siento. Siento el deciros esto. Yo siento que sucedan éstas cosas. Terremotos y desgracias de gran magnitud.

24


¡Cuánto llanto, cuánto llanto! ¿Sabéis porqué? Por falta de comprensión, de tolerancia, de armonía y de gozo. Yo sufro mucho, pequeñines, al ver la derrota de mis hijos. Al ver como se estrecha su círculo. Cada día es más pequeño y tienen menos oportunidades para salvarse de toda ésta inquietud. ¡Oh pequeñines míos! Lo siento tanto... Tengo tanta pena de mis hijos a los que adoro y a los que amo intensamente... No hay ningún obstáculo para Mi amor, pero ellos ponen todas las barreras para que Yo no me acerque a ellos. No me aman. No me necesitan. Quieren vivir libres sin ayuda y así les irá en su vida. No saben que cada día se endeudan más con el destino de su vida. Pequeñines, pequeñines. Os amo, os amo intensamente. Cuando hacéis oración se me ilumina el alma. Éste es un halago hacia vosotros por la meditación de ésta tarde, a la que doy respuesta. Yo estoy cerca en vibración, y lejísimos en pensamiento, Pero estoy con vosotros en todo momento y lugar; y conectando con nuestro Padre Creador. Él es todo vibración. Está en todo lugar, pensamiento y destino. Él os ama sin medida y sin reservas. Os envuelve con esa vibración intensa de amor por la cual yo me siento muy satisfecho de orar a nuestro Padre Creador. Él ve hasta lo infinito. Conecta con todos sus hijos. Con todos sus seres vivos como pueden ser, también sus plantas, flores y piedras. Lo envuelve todo de una manera muy sutil. También estáis vosotros y todos los animales de todas las clases sin excepción. Nos ama tanto, tanto, que está en contacto diario con todos los seres. Es pensamiento, es acción, es discreción hacia toda la Humanidad. Por eso os digo, hijitos míos, que no estáis solos jamás en ningún momento. Él vigila la Humanidad, toda la Humanidad. Él sabe cuánto sucede a su alrededor; y se siente más veces satisfecho de lo que le piden sus hijos cuando tienen un trato directo con el Padre;

25


Porque Él es amor, es comprensión, es armonía. Él es Energía Divina. Por eso os pido hijitos míos conectaros con Él. Como bien os digo: -meteros en el saco de ése grandioso amor. Yo Soy feliz con vuestras comunicaciones. Yo se que pedís conectar con vuestros seres queridos. Ellos se acercan a vosotros y son comprensivos con vuestro amor y con vuestra devoción. Cuando pedís por ellos se manifiestan y son dichosos; y os agradecen vuestras oraciones o plegarias. Se acercan cautelosos para recibir vuestros mensajes de amor y, a veces de sabiduría, para su progreso y evolución en sus destinos de la vida espiritual. Ésas almitas por las cuales pedís, están bien. Les llega vuestro mensaje y están muy agradecidas. Sindo, tu querida abuela recibe tus halagos con amor tierno; se siente muy amada y es buena contigo, y te protege mucho. Hijitos, hijitos míos. Seguid así. En un futuro próximo tendréis muchas notas mías. Quiero que las divulguéis a todos los grupos. Se acercan momentos muy duros y quiero estar en contacto directo con aquellos que hablan de mí. No me importa donde estén. Puede ser en el campo, en una plaza, en un salón o en una cafetería, Yo los animaré a que sigan sembrando el bien, a que sigan hablando de las necesidades de éste planeta Tierra que está tan mal ubicado con tanta energía negativa. Se barrerá todo en su día, pero antes sería preferible envolverlo en una gran lámpara de luz; para que haya más claridad en todos sus seres y se puedan ver más radiantes, y sus caras más felices. Hijitos queridos, se terminó éste texto. Hasta pronto. Os amo en todo lo que hacéis y os doy las gracias por vuestra colaboración en ésta tarea de rescate de almitas en ésta Humanidad. Os amo, os amo. Hasta siempre.

26


Vigo, 24-6-02 6,30h de la mañana

NT: habíamos pedido que nos aclarase algo sobre las energías que nos pueden estar afectando: bajones, cambios de humor, etc.

Hijitos, hijitos, hijitos. Respondo a vuestras preguntas. Todo está bajo control. En éste preciso momento las energías del Cosmos, “Energías Divinas” os envuelven y hacen su labor, para purificar y hacer bien su tarea de limpieza donde son necesarias. Por eso no tenéis que preocuparos por lo que suceda a partir de ahora. Todo está conectado con el Cosmos, y la Energía Divina os envuelve constantemente. Es la gracia de poder estar en conexión conmigo, y al mismo tiempo con el Padre Creador. Él nos ilumina y nos da la llave maestra para regir nuestras vidas. Nosotros haremos de ella un propósito bueno, o malo; como bien prefiramos. Somos conscientes y tenemos un libre albedrío para actuar como bien deseemos. Hijitos míos, respondo a vuestras plegarias. ¿Estáis satisfechos con lo que os digo? ¿Os he respondido bien? Hasta pronto. Os amo. Sed leales en toda situación. Yo estoy en todo pensamiento con vosotros y os amo en el pensar. Amor y más amor para todos mis hijos de la Humanidad.

Vigo, 25-6-02 4,45h de la mañana ¡Oh hijos míos!, os amo en ésta mañana. Las energías os favorecen en ésta mañana. Os amo. Sois tiernos. Venid a mí con amor, comprensión, tolerancia y gozo. 27


Venid a mí sin reservas de ninguna clase. Escuchadme: -Soy sencillo. Mi vocabulario es muy sencillo para que mis hijos comprendan y me sigan en mi llamada. Os amo, os amo. Por eso quiero invitaros a la meditación. Por eso quiero invitaros a la oración y, también a la comprensión hacia los demás. Hacia ésos seres que están solos, que están perdidos o desconocen todo lo bello que hay en su interior. Ellos no saben que dentro de ellos hay una diminuta chispa de vida que pertenece al Padre Creador. Esto es una belleza. Dejaros conducir por ésa chispa de amor. Vuestro Padre no quiere sufrimiento. Solamente quiere alegría y gozo. Por eso, hijos míos. Os pido tolerancia y comprensión hacia todos los seres bajos de éste planeta Tierra. Sed comprensivos y tolerantes, porque lo requiere la misión de ayuda hacia ésta Humanidad. Todo está muy verde en su maduración; por eso os digo que tengo que ser muy sencillo hacia todos y para todos. Sin preámbulos, para que todos me comprendan. Sencillo es el amor. No necesita demasiadas cosas. El amor es tangible, es sincero, agradable, sabio. Escucha y no es enfermizo; más bien es desapegado y da libertad al que ama. Por eso Yo doy toda la libertad de hacer a mis hijos queridos; para que piensen y no se aturdan con tanto amor. Soy comprensivo con todos ellos. Los dejo a su libre albedrío y, ellos vendrán a mí solitos sin que nadie los obligue. Chiquitines míos. Sois mi delirio. Mi fuerza de hacer las cosas más hermosas en ésta vida. Os amo tanto... Es una recompensa a todo mi esfuerzo de recopilación de todas mis almas perdidas. Las llamo con cuidado y con mucho silencio para que no se aturdan con mi llamada. Hijitos míos. Os grito suavemente: -venid a mí que mejorará vuestra calidad de vida. Venid tiernos corderos, que el Padre nos acoge con bondad, fortaleza, misericordia y muchísimo gozo. El Padre me pide que las recoja con cuidado, para que no se me extravíen. Comprensión y alegría, es lo que mi Padre me pide para darles a todos mis hijos. 28


Luceros míos. Ésta mañana de aturdimiento, os pido luz y más luz para aquél que no ve. Para aquel que está ciego y no ve las miserias que hay en ésta Humanidad. Yo cierro mis ojos para no ver tanto aturdimiento y así no gritaré con tanto dolor como siente mi corazón. Chiquitines míos. Dejaros llevar o guiar por Mí. Por mi fuerza poderosa de amor hacia todos sus hijos. Ésa fuerza tan grande que es la fuerza del Cosmos. Ella nos envuelve a todos en su conjunto de armonía y vibración, y todo generado por un soplo divino. Abrid, abrid los corazones para recibir éste cálido soplo de la divinidad. Es eterna para con todo. No lo entenderíais si yo hablara con tecnicismos. ¿Me entendéis ahora con palabras más sencillas? ¡Oh hijitos míos! Seguid predicando mi doctrina. Ésta es muy sencilla. Amaros, amaros los unos a los otros como Yo os amo y os amaré siempre, hasta que la vida sea vida, porque os amo tiernamente. Venid a mí. Venid a mí sin reservas ni tapujos. Soy muy sencillo de amar. Os velaré siempre pequeñines míos. Es mi hacer el colocaros uno a uno en mi corazón, porque es comprensivo y muy tolerante. No tengáis miedo. Acercaros a mí. Buenos días. Descansad y, gracias por vuestra colaboración y vuestro trabajo de madrugada que comienza aquí. Gracias por vuestra labor desmedida. Os amo en ésta cualidad vuestra. Tened paciencia conmigo, pues Yo os necesito a mi lado para torear ésta batalla. Sí, torear. Hasta siempre mis tiernos hijos. Os amo, os amo. Vuestro siempre, Amado Jesús.

29


Vigo, 25-6-02 5,30h de la mañana

NT: Habíamos dado las gracias por todo lo que Él sufrió por nosotros, siglos atrás, llegando a morir en la cruz para redimirnos.

Mis pequeñines. Qué tiernas son tus palabras de comprensión hacia aquella época tan lejana. Sí, fui crucificado, pero era mi destino. Los mortales me indujeron a ello. Había en aquella época muy poca preparación. Mis hijos eran muy ignorantes. Les daba todo igual. No sufrían las causas de un destino que era el mío. Por eso después de tantos siglos, Yo sigo amando a todos mis pequeños de igual manera. Está todo en el grado de evolución. Todo está contrastado. Por eso siento una inmensa dicha cuando cuento con unos pocos para mi trabajo de progreso y evolución; y cuento con la dicha de estos hermanitos que siguen mis pasos en éste programa tan bello; donde Yo pongo mi grano de arena hacia todo el destino de la Humanidad. Queridos míos. Es una belleza este aturdimiento que siento por todos vosotros. Os amo sinceramente con el corazón, aunque éste llore amargamente con tanto sufrimiento. Está tan dolorido... Tan lleno de dolor que, sangra porque se siente apuñalado. Es una época muy dolorosa que tiene que acabar. Esto no puede seguir. Me destroza el corazón al ver tanta vanidad. Tanto deleite en cuestiones vanas; y tanto altruismo innecesario, cuando mis hijos más débiles se mueren de hambre y de sed. Por eso os pido muchísima oración, para socorrer éste sistema holocaustico de tanto sufrimiento. Amad. Amad a mi hijo débil. Al alcohólico, al drogadicto, al que se lo juega todo; al que intenta el suicidio y al que no sabe lo que hacer con su vida porque tiene depresión. Amadle porque Yo estoy ahí con él, pero no me ve. Tiene los ojos muy cerrados y el corazón tan aturdido que no siente mi presencia. Pero yo lo amo. Lo aprieto entre mis brazos para que sienta mi calor y densifique el alma. Lo amo con pasión. Lo amo con dulzura. Como si amase a un recién nacido; con amor tierno y comprensivo, y le pido tiernamente que se deje conducir con mi ternura. Yo sabré llevarlo a buen destino y conducirlo al lugar adecuado. 30


¡Oh Padre Amado! ¡Ayúdame con todos éstos hijos míos! es mi petición más sublime. Quiero que todos se acerquen a mí para amarlos y protegerlos sin reservas. Sus corazones crecerán de felicidad al acercarse a mí. Gracias por éste gran amor que sentís. Esto es un halago a vuestro hacer. Iros a dormir. Descansad llenos de amor. Mañana comienza una nueva batalla a la que hay que enfrentarse con prudencia. Sed más suaves. Adelantad las condiciones y estad tranquilos en ésta misión de ayuda a mis hijos. Gracias. Os quiero de todo corazón. Hasta siempre. Vuestro querido y Amado Maestro Jesús.

Vigo, 27-6-02 3,45h de la mañana

NT: el día anterior por la tarde habíamos estado en el campo haciendo una meditación y después de merendar jugamos y reímos.

Pequeñines, pequeñines míos. ¿Donde está vuestra seguridad hacia mí? Os digo y os explico que os amo, pero veo que no confiáis totalmente en mí. Es mi palabra mi mensaje. Mi decir, mi actuar y mi adoración hacia todos vosotros. Me siento querido y respetado por vosotros, pero sois tan pocos... Yo quiero muchos más en acción. Ante mis actitudes todo es hermoso. Esas sonrisas, carcajadas, chistes y buen hacer. Yo me siento ahí con todos vosotros. No me veis pero podéis sentirme. A mí me gusta todo lo sencillo, lo ameno, lo dulce; todo el diálogo cariñoso y toda actitud alegre. Yo estoy ahí: -en toda alegría, emoción y buen sentir; ¡y no digamos en conexión directa con la oración! Yo oro al Padre por todos mis hijos. Por eso estoy en toda situación. Cuando oráis por los tristes, y cuando pedís por ésas situaciones que las veis muy difíciles, como es el caso de Pilar, Isabel, Modesto y otros como ellos, que los veis escasos de recursos.

31


No os amedrentéis ante situaciones como ésas. Siempre que hagáis el bien y contéis conmigo y con mi Padre, todo es perfecto; y todo será realizado en su momento. Yo estoy en cada situación de amor; y juntos realizaremos muchos trabajos. Y no creáis que serán fáciles... Os prepararé sus situaciones porque todo está muy retorcido; pero para mí no hay problema que no pueda solucionarse en ésta vida. Hijitos míos. Vuestra misión es traer, escoger almitas con problemas, y Yo lo resolveré con la ayuda de mi Padre Creador. Él me ayuda en todo. Yo pido y él realiza. Os amo, os amo, os amo. El amor es virtud. Es gozo y es sosiego; por eso Yo tengo la virtud de amar y acoger a todos mis hijos. Cuanto más rebelde sea la situación, más me gusta actuar. Yo soy el Amado Maestro al que pedís protección y os digo: -¡Cómo no voy a ayudaros! Estoy aquí para daros mi bendición, mi protección, mi buen sentir, mi afecto y mi todo. Mi destino es actuar correctamente con mis hijos amados. Esos a los que amo tanto y los llevo en el corazón. Esos que a veces me hacen sangrar el corazón. Esos que continuamente piensan en quitarse la vida. Yo les amo y digo, que son muy débiles. Por eso hay que fortalecerlos y darles amor, mucho amor, y abrigarlos con ternura. Rodeadles con los brazos para que se sientan más protegidos y amados. ¡Oh cielo mío!, me gusta la misión que tenéis. Os veo somnolientos. Bueno, iros a dormir; pero si no es a ésta hora Yo no podría comunicar con vosotros. Por eso os digo que lo siento, por haceros madrugar. Pequeñines míos. Veo que me obedecéis en lo que os pido. Sed correctos en la divulgación. Observad el clima. Veréis que nada es igual. La situación es crítica. Depositad mi mensaje en aquel que lo sepa recibir. Veréis que no todos están en la misma sintonía. Todo es vibración y amor. Yo os digo que no seáis impulsivos. Tened paciencia y actuar correctamente. Yo os pido divulgación, pero no emoción. Habrá chismes, envidias y mal hacer, pero no importa. Es mi palabra y lo que Yo digo viene del Padre. 32


Por eso quiero que seáis discretos. No dejaros llevar por la emoción. Sed frescos en los halagos hacia los demás y, no tengáis en cuenta la crítica, porque podría deteriorar vuestra labor. Os amo muchísimo y no quiero que sufráis situaciones amargas, quiero veros felices. Sois un grupo perfecto y equilibrado. Yo estoy contento con vuestra vibración, muy bien. Es perfecta la sintonía de amor y amor bien elegido, que es el mío y de mi Padre. Os amo. Os amo pequeñines. Mi grupo singular de trabajo hacia la Humanidad. Sois cándidos y os dejáis orientar por mí, por eso me siento muy dichoso de “mis trabajadores” Sois desinteresados en el materialismo y es lo que me gusta de vosotros. Fortaleza, fuerza, equilibrio. Muchísimo amor y unión para éste grupo de trabajo. Os amo en todo lo que hacéis. Me gusta veros muy felices en la oración y luego en vuestra tertulia agradable, sincera y armoniosa. No tengo más halagos hoy, para vosotros, podríais empacharos. Mi gran amor y protección para todos. De vuestro Querido y Amado Maestro Jesús.

Vigo, 27-6-02 4-45h de la mañana Me parece realmente bien que queráis trabajar en el amor. Sois comprensivos en ésta tarea de afecto hacia la Humanidad. Pedid por las torturas de los débiles que se dejan engañar. Son débiles en su hacer. No saben decir que no a tiempo, y cada día se involucran más y se enredan en el peligro de situaciones que corrompen con las críticas. Son sumisos hacia situaciones que pueden traerles la derrota y la esclavitud, hacia todo lo que hacen; pero se dejan llevar porque hay dinero o grandes capitales por medio. 33


Por eso, hijitos míos. Os pido que ayudéis a esos seres que lo quieren todo. No piensan en el que no tiene nada, absolutamente nada; pero ése es feliz porque no le pesa nada su ego y es liviano su ser. Yo me siento bien de verlo tranquilo y sosegado. No tiene nada, pero me tiene a mí y es transparente. No juzga ni critica, porque al no tener nada no se involucra en situaciones pésimas. Os digo que cuando se tiene mucho, pocas veces se hace lo correcto. Niños míos, vosotros dejaros guiar por mí. Os abro las puertas de lo necesario para tener equilibrio en el trabajo. En cada situación actuaréis correctamente, y siempre que me pidáis ayuda Yo corresponderé con un sí. Ayudaré al que no tiene nada, pero tiene que creer en mí. Hijitos, hijitos míos. Se acabó el tiempo de emisión; hay muchas interferencias. Os amo muchísimo. Estaremos en contacto. Hasta siempre. Vuestro siempre Amado Jesús.

Vigo, 28-6-02 4-45h de la mañana ¡Oh hijitos! Estoy aquí con la gran luz y el perdón para mis hijos del alma a los que adoro tanto, tanto, y a los que quiero sin medida. Los adoro porque son toda mi vida, son mis luceros de la mañana. Tengo tanta fe en ellos que no puedo esperar más. También se que mejorarán sus cualidades en el amor. Espero tanto de ellos que no puedo esperar más. Quiero de mis hijos amor, tolerancia, armonía y gozo para salvar todo obstáculo de la vida. Quiero que a través de los tiempos todo se corrija con ésta sabiduría de mi Padre. Él es el Creador y está por encima de todo mal. Nos ama tanto que más no podría querernos. Él es vida de vida, y solo desea para nosotros lo mejor.

34


¡Oh hijitos míos! Como veis, aquí solo hay amor del Padre y de su hijo para todos vosotros. Por favor os pido, con toda humildad: -dejaros guiar hacia la divinidad- alcanzaréis vuestra misión y llegaremos a los planos Crísticos, como es la misión de alcanzar lo prometido al Padre Creador. Os amo, os amo tiernos míos. Os amo sin medida. Sois mi debilidad. Sois mi buen hacer. No quiero ver a mis hijos en la tortura o en la esclavitud; o arrastrados por unos pocos que siembran el mal en el mundo. Vosotros sabéis que eso no es obstáculo para que Yo os ame igual que a los demás. Yo los perdono y mi Padre también. Sólo tendrán que repetir el proceso. Vendrán para saldar de nuevo sus deudas y a trabajar sus malos hábitos. Yo os amo pequeñines míos. Pequeñines, pequeñines. Dejaros conducir en la comprensión, en la fuerza y en la pureza, para poder ayudar a esos hijos míos que vienen con mucha calma; por no decir que vienen al rastro. Es menester que les ayudemos con éste empujón de fuerza y voluntad, para que puedan superarse a sí mismos. Son débiles y se dejan influir por sus pensamientos negativos, y no son capaces de cambiarlos. Transgreden las leyes y no tienen voluntad de verme o sentirme al lado de ellos. Los amo, los amo. Los amo intensamente y, tengo tanto dolor que me sangra el corazón al verlos perdidos transgrediendo las leyes del amor. ¡Oh hijitos míos! Quiero lo mejor para todos, sin dolor y falta de comprensión. Yo solo siento que mis hijos tienen un vacío muy grande y no saben donde situarse; de ahí que estén totalmente perdidos en ésta vida. Yo les soplo al oído, para que salgan adelante por una buena causa y les digo: -sois valientes y seguiréis caminando por un buen destino. Caminareis sin esfuerzo y todo con la ayuda de mi Padre Creador. Él no tiene prisa ninguna; solamente espera a que todos nos dirijamos por el mismo sendero y seamos agradecidos por su soplo divino. Él espera con toda su paciencia y comprensión para recibirnos con los brazos abiertos en su reino de amor. Por eso, hijitos míos, insisto tanto en el perdón, en la crítica, y en el juzgar. Id despacio para llegar muy deprisa al reino del amor.

35


Os quiero. Os quiero y sois mis mejores mensajeros en el amor. Divulgad éstas buenas notas. Soy vuestro querido Maestro Jesús.

Vigo, 28-6-02 5,30h de la mañana ¡Oh pequeñines míos! continúo en ésta tarea de salvar la Humanidad. Con vuestra ayuda será posible llegar al corazón de mis hijitos del alma. Quiero darles mi ayuda y comprensión; y que vean que soy tolerante con ellos, aunque infrinjan las leyes de la vida. Yo les perdono y estoy ahí para tenderles la mano y darles ese gran amor que tengo guardado para ellos, que es luz y más luz. Comprensión y muchísima tolerancia. ¡Oh hijitos míos! Hijos de mi alma. Qué dura es la batalla del destino. Tenemos que pulir ése gran ego y dar salida a ése niño interno que llevamos dentro; y que tenemos tan abandonado y tan falto de amor y de comprensión. Amémosle, amémosle. Comprendamos su situación. Se quedó a tras en su destino. Miremos hacia él. Acariciémosle y quitemos todo obstáculo que le rodee para que florezca su interior; para que se vea limpio y claro todo su interior. Él es bello y siente amor, pero está perdido o situado entre muros muy altos que tenemos que aprender a saltar o traspasar sin miedo. Yo os digo, hijitos míos: -que no es nada fácil para el débil- por eso os doy ésta misión de trabajo hacia los demás. La tenéis que desempeñar como si fuese Yo mismo. Confío plenamente en vuestra misión de ayuda a mis hijos perdidos y caídos en el abismo. Decidles que solamente con mi ayuda podrán ver la luz. ¡Por favor, pequeños míos! Dadles la mano. Ésta es la misión de ayuda al caído. Estoy triste porque hay mucho ser en el suelo y hay que levantarlo. Dadle la mano y frotadle los ojos para que vea la luz, y veréis como todo destino se aclara rápidamente. Verá la luz grande y clara a su alredor, y entonces me amará más y más. 36


Por eso os pido que seáis tiernos, cariñosos, y afables con ellos. Dadles la mano y frotársela con ternura, muchísimo amor y comprensión. Hasta siempre queridos míos. Os amo en éste trabajo de ayuda hacia mis débiles. Vuestro Amado siempre, Jesús.

Orense, 28-6-02 16h

NT: habíamos acabado de hacer una oración meditación.

Paz a vosotros. Paz a vuestros corazones. Paz y amor para todos vosotros, pequeño grupo mío. Siento que olvidéis una cosa muy importante. ¿Sabéis cual? La invocación del espíritu santo. En todas las reuniones y en todas las partes, antes de la oración se invoca al espíritu santo. Es la luz que emana de vuestros corazones. Es la tercera persona de la Trinidad Santísima. Invocad al Espíritu Santo siempre que comencéis una pequeña o grande reunión; aunque sólo valláis a hablar de la gente, o a dar una conferencia. Invocad siempre al espíritu santo. Él os guiará. Él os dará luz. Bien, espero que lo hayáis comprendido. Grandes cosas se han sucedido en estos días, y otras más van a suceder. Orad, orad por ellos. Orad por vuestros hermanos porque ellos también son hijos míos. No os importe la ideología o su política. No importa. En todos los corazones hay una gotita de Amor Divino, y ése Amor Divino Soy Yo. Yo Soy el que Soy, decía el Padre a Moisés. Poned en práctica el Yo Soy. Yo Soy en mí. Yo soy en ti, Yo Soy. Mis queridos pequeños. No olvidéis la invocación al Espíritu Santo, es muy importante. Tenéis muy poca fe. Interiorizad más, sí. Mirad hacia vuestro interior y él os guiará al Padre, El espíritu que en cada uno de vosotros mora. Pedid a Dios constantemente. 37


Pedid a vuestro Cristo interior por esto, por aquello o por lo otro. Él está en vosotros. Yo estoy en vosotros. El espíritu está en vosotros. Deseadme con todas las fuerzas de vuestro corazón. Cuando os pongáis a orar, decid: -Padre nuestro que estas en los cielos. Luego visualizad vuestro corazón y tendréis grandes cosas en el conocimiento de la sabiduría y del poder. Haced esto cuando pidáis por alguna persona. No importa quién. La gente que recurre a vosotros está muy necesitada; pero es porque no ha comprendido la Ley del Amor. Decidle, instruidle que ore a su propio corazón que allí está Cristo. Allí estoy Yo. Espero que aprendáis la lección queridos míos. Mi paz os dejo, mi paz os doy. Orad, orad, orad. Yo estoy en vosotros y Yo presidiré ésta reunión. Hasta pronto amados míos. Luz, Amor y progreso para todas aquellas almas que están en la oscuridad. Pedid. Pedid así. Pedid sin cesar. Orad al Padre, pero orad en vuestro interior. Nada más amados míos. Hasta la próxima.

Orense, 29-6-02 17h Mensaje de María Mis queridos niños. Mis queridos hijos. Os amo, os amo. Os amo con todo mi corazón. Mis lágrimas que en éstos momentos corren por mis mejillas, no son de tristeza, son de alegría por veros tan unidos. De ver ésa fuerza que de vuestros corazones emana. De veros tan grandes y sois tan pequeñitos. Sí, sois pequeños, pero para mí y para mi hijo sois grandes. Estoy emocionada pero, os amo y quiero que siempre, siempre estéis juntos. Tenéis que trabajar mucho, hijos míos. Tenéis que trabajar mucho. 38


El planeta Tierra necesita vuestra ayuda. Cuando tengáis dudas. Cuando tengáis algún desarreglo, pedid mi ayuda. Yo os arropo con mi manto porque como Madre os amo a todos. No tengáis nunca duda, siempre fe. Os amo mis queridos hijos. Quiero dar las gracias a ésta buena mujer que nos presta su morada para realizar tan hermoso trabajo, pues así lo vemos nosotros. Aquí estoy con vosotros mis queridos niños. No os preocupéis por mis lágrimas. Son de alegría porque os amo. Siempre vuestros corazones. Siempre vuestras manos unidas y siempre vuestras oraciones. No os olvidéis nunca de ellas. El planeta os necesita y vuestros hermanos también. Pedidme ayuda. No os olvidéis nunca. Os amo. Os amo como Madre vuestra que soy. Mis queridos niños ¿cuándo volveré a veros otra vez reunidos? muy pronto. Soy inmensamente feliz. Arropaos mis queridos niños. Os amo. Os ama vuestra Madre. Siempre os ama.

Orense, 30-6-02 4,30h de la mañana Buenos días queridos hijos. ¡Qué bien me siento con vuestra ayuda a la Humanidad! Cariño mío, vuelve el mensaje a ti. Yo estoy triste porque tú lo estás. No quiero interferencias, me encanta la alegría. La tristeza me trae malos recuerdos; por eso os pido que seáis alegres y dichosos, aunque no tengáis nada. Yo Soy feliz si vosotros lo sois. ¡Oh hijitos míos del amor! Os siento tan débiles y tan pequeños a la vez... Por eso os envuelvo en mi manto de amor. Comprensión, tolerancia y gozo para que reine dentro de vosotros la esperanza, la generosidad, la dicha; y os conforméis con poquito para que podáis compartir con vuestros hermanos el pan que tenéis.

39


Yo deseo y os pido con todo mi amor que seáis bondadosos, amables, y tiernos con aquellos que no tienen nada. Solamente mantienen su persona en alto. Yo os pido por la misericordia de mi Padre, que seáis comprensivos al menos con esos hermanos alguna vez en la vida. Queridos míos. Qué triste es el no poder tener nada y el que está a tu lado lo tiene todo. Yo pido compartir y no negar. Quiero comprensión hacia los que no tienen. Mis hijitos queridos a los que amo tanto. Ésos débiles de corazón que me hacen sufrir tanto. Mi corazón está destrozado por ésta actitud de mis hijos. Por eso, tesoros míos. Pedid, pedid. Orad, orad, que es lo mismo en vuestras oraciones, para que todo se aclare, que todo esté luminoso. Cuantos más pidáis más se aclarará. Más fuerza habrá. Más alegría habrá. Más bienestar para todos. No habrá tanta soberbia. Las guerras cesarán. El clima se estabilizará y todo será perfecto. Mi Padre y Yo pondremos la Energía Divina para soñar; para que todos relajados podáis vivir en paz y felicidad. Ésta situación sería perfecta. Por eso Yo quiero lo mejor para mis hijitos del alma. Los quiero alegres en medio de fiestas, excursiones y toda la alegría necesaria para transmitir al triste, al decaído y al que sufre. Yo estoy en cada uno de ellos, pero si vosotros con vuestra vibración de amor me ayudáis será perfecto. Yo os necesito limpios de toda preocupación para poderme ayudar en ésta batalla tan dura, como es ayudar a levantar todos ésos seres de la Humanidad terrestre. ¡Oh pequeñines míos! Os parecerá algo insólito pero, os necesito armoniosos y con muchísimo amor para poder prescindir de él en cualquier momento y dárselo al débil y al desamparado. Yo no freno mis impulsos, todo está bien. Para mi Padre Creador todo está perfecto. Dejaros llevar hijitos míos en la recopilación de almas perdidas. Malos tiempos se avecinan; por eso, hoy os necesito llenos de amor y de comprensión. Llenemos el planeta de luz. Visualizadlo brillante y lleno de luz. Mucha luz para que no ocurra nada desagradable. Cuanta más luz 40


enviéis más cosas se podrán terminar agradablemente. Quedarán suspendidas muchas acciones malas; porque energéticamente se vendrán a bajo. Esto solamente será un enfrentamiento entre el bien y el mal. Por eso os digo, queridos niños. Que juntéis vuestras manos en círculo y proyectéis amor. Cuanto más amor podáis proyectar, mucho mejor estará todo. Sostendréis el clima de la miseria. Os regalará placer a vuestros ojos. Se iluminará el resplandor con la energía y lo veréis con vuestros propios ojos. Haced círculos con la energía amor; y llenad la Humanidad de color rosado o violeta y transmutaréis la oscuridad. Eso os pido niños míos. Gracias por vuestra ayuda y vuestro apoyo. Os amo. Me encanta éste grupo de trabajo. Sois perfectos con ésta labor hacia la Humanidad. Tesoros míos, descansad. Vuestro Amado y singular peregrino, Jesús.

Orense, 30-6-02 5,30h de la mañana Pequeñines, pequeñines. Cuando todo está en calma Yo me entretengo en despertar a unos cuantos para darles un mensaje. Para hacerles partícipes de todo mi amor y comprensión hacia todos los seres de la creación. Soy feliz. Muy feliz si vosotros lo sois. Pero si vosotros sois desdichados, Yo tengo el corazón destrozado y dolorido; o me sangra amargamente por tanta destrucción innecesaria. Por tanto percance malo. Por tanto cataclismo y por tanto terremoto. ¿Sabéis por qué pasa tanta desgracia? Es por falta de amor. Yo pretendo estar tranquilo y en calma pero, a veces grito de desesperación. ¿Por qué mis hijos no me oyen ante situaciones tan críticas y drásticas? Por eso os pido, cariños míos, armonía y buen hacer. Pensad. Pensad bien para que todo se armonice. Todo pensamiento es vibración color. Por eso os digo que visualicéis muchos colores armoniosos. Yo estoy ahí deleitando toda situación. 41


Amor. Amor es la cuestión. Amándonos todos más brillarán las estrellas. La energía será fantástica y todos podremos vivir en armonía. Mis pequeños crecerán en una vibración sublime y serán dichosos; y mis ancianos descansarán en paz y felicidad. Mis jóvenes soñarán felices ante una puesta de sol y un lago; y todos se recrearán viendo la belleza del Padre. ¡Oh hijitos míos! Soñad con algo hermoso, que el soñar es crear y la vibración se multiplica por dos, ó por más; y el corazón se ilumina gozoso. Esto es sublime gracias a nuestro Padre Eterno. Él nos da la oportunidad de crear un mundo maravilloso lleno de amor y comprensión. Viviremos en él en éste paraíso creado por nosotros mismos. Por eso os digo: -cread para luego soñar en nuestro paraíso. Gracias hijitos míos por soñar y hacer que yo me sienta bien. Sed felices. Os amo en ésta noche tierna. Os amo. Descansad y que la luz de Dios os proteja. Hasta siempre. Vuestro hermano y Guía, Jesús.

Orense, 30-6-02 10h de la mañana

NT: la autora estaba pasando por una pequeña crisis.

¡Oh dulzura mía! Te amo en éste sufrimiento. Te amo cariño. No temas, nada malo pasa. Las situaciones se acaban o se acortan, como es la vida. Todo tiene un principio y un fin. Tú tranquila. Todo está organizado aquí arriba. Déjate llevar y tu corriente será maravillosa. ¡Oh dulzura mía! como me pides humildad. Cariño mío, el sufrimiento purifica el alma. Tú pides y pides. Niña mía, no temas. Yo te doy mi mano. Sujétala con inmenso amor y ternura. Soy Yo el que te ama tanto, tanto... El que quiere la dicha para ti y que seas feliz, muy feliz. 42


¡Oh ternura mía! te amo y te amaré siempre con inmensa alegría.

Vigo 1-7-02 6h de la mañana

NT: ése día nos levantamos más tarde de lo normal para recibir el mensaje.

Pequeñines, pequeñines míos. Ya no me enfado por ésta situación y por falta de interés en ésta comunicación. Habrá más días y más lugares para saber de mí, y Yo poder comunicar con vosotros. Sois buenos discípulos, pero entiendo vuestros momentos de preocupación y estoy en ello para ayudar a resolverlo. Pequeñines, pequeñines míos. ¿Cual es la cuestión en estos momentos de debilidad? Sois débiles y no podré hacer gran cosa en ésta situación, solo esperar. El tiempo cicatriza heridas abiertas dolorosas y cura todo. El tiempo es lo que a mí me sobra. Se esperar por todos mis hijos y los bendigo a todos y los envuelvo con mi manto de misericordia. Los quiero reconfortar con toda precaución y llenarles el corazón con todos mis tesoros; y amarles y respetarles sin reservas. Pequeñines, pequeñines míos. ¿Donde esta vuestro celo? Trabajad. Trabajad sin reservas que yo empujo vuestra barca con mi soplo divino de amor. No vaguear. Os quiero estimular y, como bien os digo: empujar o llevar mi doctrina de amor en ése peregrinaje duro y a veces absurdo para las gentes de poca fe. No regateéis información a nadie. Dársela completa al que la pida; pero no lo confundáis con la pasión desmedida que sintáis por hacer cosas. Yo os comprendo hijitos míos, porque estoy en vuestro lugar de aprendizaje. A veces os volvéis intransigentes en lo que hacéis. Yo quiero poco y bueno; y bien merecido. 43


Ayudad. Ayudad al que necesita amor. Al que está desvalido, al que está triste, al enfermo, al que está apurado económicamente y al que se siente solo y abandonado. ¡Por favor! No juzguéis las cuestiones de trabajo. Las habrá de todos los tamaños y os obligará a recapacitar en vuestras acciones; pero eso sí, no quiero que mal interpretéis la cuestión. No juzguéis. No juzguéis. No juzguéis a nadie, y menos a aquel que no está en éste camino de clara evolución. Yo le hablo bajito para ver si me escucha. Hoy no lo hará, pero quizás mañana me escuchará y desempeñará un cargo precioso para mí y para mi Padre Creador. Si hijitos míos. Desempeñará ése cargo con muchísimo amor y con muchísima humildad. Por eso os digo y os recalco: -no juzguéis a nadie innecesariamente- que vosotros sabiendo tanto y tantas cosas no lo hacéis mejor. Bajad la voz ante situaciones peligrosas, duras o de mal temple. Os digo que bajéis la voz porque se oye lo igual. Es mucho más armonioso y se llega más directamente al corazón del que nos agrede. No simpatizamos con él, o no lo toleramos porque nos cae mal. Hablad bajito en toda situación, no es síntoma de debilidad como muchos creen. Ni que podamos estar amedrentados. Ante cualquier situación acalorada: ser dulces, cariñosos, tiernos; sonreír y no obcecaros en todo lo contrario. Aunque parezca una situación ilógica, os diré que es la mejor. Rompe toda barrera desarmoniosa. Os lo digo Yo, porque es muy eficaz éste sistema y estáis amando sin saberlo. Eso es lo que yo quiero para mis mensajeros del alma. ¿Habéis entendido mi mensaje? Creo que sí. Pues tenedlo presente en toda situación contraria a la vuestra. Pequeñines. Os amo y espero que entendáis y comprendáis mi texto de hoy. No juzguéis tan rápido. Repito: -escuchad con atención y no meter la pata. ¿Estáis de acuerdo conmigo que hay que ser tolerantes? Muy tolerantes con el que no sabe o estudia éstas Leyes del Progreso. 44


Sed comprensivos con ellos. ¿Me entendéis bien? Así mismo, os digo, que os encontrareis con muchas dificultades en el trabajo, pero eso no importa; pues lo fácil no tendría valor para Mí y para mi Padre. Os digo: -Sed fuertes y decididos en el trabajo de recopilación- y todo será un éxito para vosotros y para Mí. Sed fuertes. Caeréis muchas veces, pero os levantareis con más fuerza y valor para trabajar en todo esto, ¿vale? Yo os doy alegría y buen hacer; y con esto superaréis todo bache y seréis inquebrantables. Os amo. Aleluya en el trabajo para recuperar almas perdidas. ¡Ánimo! Hasta siempre mis queridos colaboradores. Os amo, os amo. Vuestro siempre servidor, Maestro Jesús.

Vigo, 2-7-02 5,15h de la mañana ¡Oh hijitos míos! ¡Como os quiero! Sois mis mensajeros del alba. Tiernos hijitos míos, os amo, os amo. Hoy os hablaré de la crítica. La crítica hace muchísimo daño. La crítica deteriora, lastima y perjudica. Sabéis. Si criticáis a alguien injustamente, es como si tuvieseis un colchón de plumas y las soltaseis todas al aire. Decidme, hijitos, ¿Como recuperaríais de nuevo las plumas? Imposible, ¿no? Pues la critica es igual. Va de boca en boca y cada vez deteriora más al ser o la persona a la que se critica. Cada vez esa persona está más afectada de todo lo que se le pone encima. A veces no somos conscientes del daño que se hace cuando se critica. Por eso os pido: -tened cuidado con la crítica. Cuando estáis en reunión y juzgáis o criticáis. Estáis sembrando algo que después no se puede recoger; me refiero a las palabras, no a la siembra. Vosotros no os dais cuenta porque, a veces estáis tan involucrados en ésa acción que no os enteráis de todo lo que habéis dicho o habéis perjudicado a una persona o ser que no puede defenderse, por no estar presente. 45


¿Queda claro lo que os digo respecto a la crítica? Es una mala acción. No tiene nada de ventajosa. Solo perjudica, deteriora y te baja el nivel espiritual. Por eso os pido, hijitos míos. Tened cuidado, mucho cuidado con ésta actitud. Donde veáis la crítica ¡cortad inmediatamente! porque si no os veréis involucrados en ésa mala acción. Os amo, os amo pequeñines míos. El juzgar la crítica es algo que me apasiona. Quiero a mis hijos limpítos de esa molesta acción. ¿Me habéis entendido? Os quiero alegres, dichosos, leales, frágiles, comprensivos, tiernos y cariñosos. Entonces entenderéis todos mis mensajes a la perfección. No maltrataréis a nadie ni perjudicaréis. Aquellos que saben poco ponedlos en un pedestal, o un escalón mas arriba, nunca abajo. Son puntos que acumuláis para vosotros mismos. Cielitos míos. ¿Os dais cuenta que si mimáis al que no sabe, o al que está mas abajo; lo apoyáis, o hacéis que él crezca le estáis haciendo mucho bien a él y para vosotros mismos? A él lo estimuláis con vuestra bondad, y vosotros subís puntos en categoría. Por eso os pido tanto, tanto, que ayudéis al que no sabe. Estimularlo, deleitarlo, animadlo en sus pasos hacia arriba. Mejorará muchísimo. Se sentirá protegido y amado; pero nunca lo juzguéis ni critiquéis. ¿Queda bien entendida ésta lección? Espero que la comprendáis perfectamente. Amados niños. Hablo con palabras muy sencillas y me expreso como para un niño. Así lo entenderán todos. Amémonos todos con amor fraterno sin enturbiar para nada nuestras mentes. Seamos serviciales en la ayuda de los seres que saben poco. Nosotros. Mi Padre y Yo. Los tenemos metidos en ése saquito tan grande de amor inmenso. Saco de alegría y felicidad para todo el ser que ama al Padre Creador. Por eso, hijitos míos. Sed humildes con el que no sabe. Os pido protección y cariño para él; porque el Padre os dará su recompensa. Pequeñines, pequeñines míos. Mis mensajeros queridos. Sed prudentes, muy prudentes en mis escritos. 46


No repetir tanto a la gente. Sed un poquito más discretos y hablarlo personalmente; pues a veces las cosas se sacan de contexto. Sed pacientes. No comentéis cosas que sucederán a largo plazo. Eso no importa. Porque la mecánica también puede variar y tú no sabes cuanto tiempo te puede quedar. Por eso. No debéis hacer esos comentarios. Podríais asustar a las gentes, sed más discretos; porque con las buenas vibraciones y un brillo especial, se puede transmutar todo. ¿Entendido? Mis queridos colaboradores. Llevad mensajes, pero nunca llevéis derrotas. Os amo, hasta siempre. Vuestro Servidor y Amado Maestro.

Vigo, 2-7-02 6h de la mañana Pequeñines, pequeñines. ¡Qué grupito más leal yo tengo! Me siento bien. Sois mis colaboradores estupendos. Vuestros mensajes no corren, ¡vuelan! Cada día van más lejos y eso me gusta, me gusta mucho. Llegan a los corazones de mis hijos; de esos hijitos del alma que son mi debilidad, mi pasión y mi anhelo de recuperar toda almita perdida o rezagada. Yo la abrazo tiernamente y acaricio su cara y su pelo; y beso sus ojos para que me sienta a su lado. La siento en mi regazo y le susurro al oído: -te quiero, te quiero-, para que sienta en su oído ése susurro de amor mío y el de mi Padre que, nos ama tanto... Nos protege y nos deleita con Su sabiduría y con Su Energía Divina de amor. Dejaros guiar por ésa pasión tierna. Y dejaros siempre acariciar con ternura. Os darán amor. Aceptadlo y luego en su día devolvedlo multiplicado. Eso os fortalecerá. Vuestro ser interno crecerá muchísimo y estará pleno y satisfecho. Pequeñines, pequeñines míos. Dad amor sin reservas. Mimad aquellos seres desvalidos y tristes, o con problemas, que están pasando por situaciones difíciles. No habléis mucho. Solo os pido actuación. Mimad, acariciad. Mirad a los ojos del triste y transmitidle con el pensamiento mi mensaje. Yo estaré ahí 47


en contacto directo contigo y con él. Abrazadlo tiernamente para que no se sienta manipulado en esos momentos de debilidad, de tristeza, o de derrota. Porque con las palabras podría entenderlo mal; pero con el pensamiento llegarás mas directamente a su mente, y nosotros pondremos la fuerza necesaria para su recuperación. Solamente vibración y energía; y todo en acción será todo un éxito. Gracias pequeños míos. Hasta siempre. Estaré con vosotros siempre que habléis de mí. Os amo.

Vigo, 2-7-02 6,30h de la mañana Hijitos míos. ¡Que bonito es éste texto del Amado Maestro! Él nos quiere muchísimo y desea nuestra pronta recuperación. Desea para sus hijos, débiles y enfermos, lo mejor; y para sus niños, ancianos y tullidos, todo el deseo de amor y recuperación. Alegría para todos los seres de ésta Humanidad del planeta Tierra. Sabéis que éste planeta es muy pequeño y tenemos que iluminarlo, entre todos, con una gran esfera de luz, para así recuperar cuantas mas almas mejor. Yo velo todas las noches los cuartos de mis hijos. Los de todos aquellos que me invocan al acostarse. Niños, adultos y ancianos; y cumplo sus deseos de bien. Por eso me suelo poner en la cabecera de los ancianos, para acariciar tiernamente su frente, sus mejillas y su pelo; y desearles fervientemente que se recuperen. Los beso tiernamente y me voy a otro lugar donde fui requerido con el pensamiento o palabra. Como veis. Yo estoy ahí cuando me llamáis y bato mis alas para defenderos de todo peligro. Os quiero tiernos míos. Estaré ahí siempre que me llaméis o invoquéis. Hasta siempre. El Arcángel Miguel. 48


Vigo, 2-7-02 6,30h de la tarde en el Monte Alba, comunicación a través de una compañera del grupo. Hermanos. Os vengo a hablar con todo mi amor. Porque el maestro así me lo ha permitido. ¿Sabéis quién soy? ¿A que no habíais pensado que sin mí nada podríais hacer? Soy el guía espiritual de vuestro grupo. Y digo de vuestro grupo, porque no soy el de cada uno, si no, el de vuestro grupo. ¿Cómo podíais pensar que habéis formado un grupo por vosotros mismos? ¿Como no habéis pensado sobre ésta misión que el Maestro me ha encargado y que ya hace muchísimo tiempo que estoy aquí en la tierra eligiéndoos de uno en uno? ¿Cómo podéis pensar que vosotros por propia mente y por el amor que sentís podíais haber llegado a donde llegasteis? ¡Qué niños sois y cuanto os amo! Hoy os hablo porque el Padre a sí me lo ha permitido. Recordad: -soy vuestro guía espiritual, el de vuestro grupo. Y ya hace mucho tiempo que os estoy escogiendo de uno en uno. Tenéis una misión hermosa que hacer aquí en la Tierra y por afinidad estáis juntos. Y porque el Padre así lo ha querido. Tened en cuenta que tenéis mucho que trabajar; incluso, tendréis que moveros de ésta ciudad. No os asustéis porque no es todavía el momento. Pensad que voy a estar siempre con vosotros en cada reunión que tengáis siempre. Pedidme vuestra ayuda, porque os daré pautas a seguir. Porque el Maestro así me lo ha dicho. A partir de éste momento pensad bien lo que vais a decir. Que hablen vuestros corazones y no vuestras bocas. Entre vosotros que haya claridad. Divulgad vuestras existencias. Hablad y decir lo que pensáis interiormente, entre vosotros, porque también os digo que aún me falta uno en el grupo, solamente uno. Este grupo está totalmente reducido por el Padre, y esa persona no tardadará mucho en llegar. Hablad entre vosotros. Sed francos y honestos. No os calléis nada de lo que penséis entre vosotros. Buscad armonía y amor. Que vuestros corazo49


nes y vuestras manos estén unidos siempre. Y pensad que no estáis aquí por casualidad. Hace mucho, mucho tiempo, que mi Padre me ha mandado ha realizar ésta misión. Sabéis que a partir de éste momento, cualquier duda que tengáis tendréis que consultarme, porque yo os voy a dar todas las ayudas que necesitéis. Todo lo que necesitéis. Porque tenéis una misión muy importante que hacer. No es una broma. Pensadlo bien, porque fuisteis escogidos de uno en uno. Ya hace mucho tiempo que os estamos escogiendo. No penséis que es vuestra propia iniciativa. No queridos niños, no. Vosotros no sois nadie sin el Padre. El Padre es quien os ha reunido; y a partir de éste momento tenéis mucha, mucha responsabilidad. Pensadlo bien. Tampoco os alejéis porque sufriríais mucho. Pensad bien lo que vais a hacer. Entre vosotros no puede haber ni podéis ocultar nada de vuestros pensamientos. Vuestros pensamientos tienen que ser sinceros, francos y honestos. Como lo sois en éste momento. Y vuestros corazones tienen que brillar con ésa luz y ése amor que en estos momentos brilla, porque mi Padre así lo ha querido. Recordad bien que: -Sin mi Padre nada sois-. Recordadlo siempre y, aquí estoy por Él, porque me lo ha permitido. Pero desde el primer instante os he escogido de uno en uno porque Él así me lo ha dicho. Porque me lo ha mandado. Y a partir de éste momento tendréis que consultarme. Os daré pautas a seguir, pero no asustaros mis queridos y hermosos niños, porque es una misión de amor tan hermosa... tan linda... Como lo son vuestros corazones que brillan transparentes e iluminados como el propio Sol. Queridos y divinos niños. No os puedo decir mi nombre, de momento, pero no tardareis mucho en saber como me llamo, para que me invoquéis cuando os reunís; porque yo soy el que preside el grupo y porque donde vosotros estéis, juntos, allí siempre estaré yo. Recordad. Pronto os daré mi nombre. Sed francos, honestos y discretos. De momento mucha discreción, porque se podría deshacer algo que va a ser tan maravillosamente lindo... Se podría romper ésa luz que inmensamente estáis derramando con todo el amor que ponéis. 50


Sed discretos de momento. Ya os continuaré dando pautas y os diré como debéis de hacer y comportaros. Y cuando debéis divulgarlo. De momento, que ésa armonía, ése amor y ésa afinidad que tenéis, que no se rompa nunca. Por eso estáis aquí todos juntos. Os repito: -Haced un huequecito- aún me falta uno y no tardará en llegar. NT: alguien le preguntó si era hombre o mujer la persona que faltaba por incorporarse al grupo: -Es una mujer, es una mujer.

Le dimos las gracias y entonces me contestó: -gracias a ti porque haces una labor maravillosa. No pienses que estás aquí y que tú has venido por casualidad. Yo te he traído a ésta ciudad. Le di las gracias nuevamente y se despidió. Gracias. Os quiero a todos.

Vigo, 2-7-02 7 de la tarde en el Monte Alba. Comunicado de María, a través de una compañera del grupo. Quiero deciros hijos míos, mis queridos niños, ¡cuanto os amo! Recordad que siempre estáis cubiertos con mi manto. Recordad que Soy Vuestra Madre. No me olvidéis nunca porque os amo muchísimo y os ayudaré en todas las incertidumbres que tendréis que pasar. Pero con ése amor que tenéis, fácil os será. Recordadme siempre cuando me necesitéis. Quiero que sepáis que os amo. Os amo inmensurablemente. Os amo con todo el amor del mundo como Madre Vuestra que soy. Os amo mis queridos hijos. Os amo.

51


Vigo, 2-7-02 7,15h de la tarde en el Monte Alba.

Comunicado a través de Mari, de un ser de luz.

Os doy las gracias por ésta ayuda al planeta. Sois maravillosos. Luz y amor. Armonía y paz para todos. Unid las manos y decir conmigo: Padre nuestro que estas en los cielos... Y rezamos el Padre Nuestro todos juntos; y a continuación el Ave María y el Gloria al Padre. Hijitos míos. Si supierais cuanta luz hay y cuanta vibración. Estáis inundados de luz de color violeta. Es maravilloso veros. Yo no estoy a vuestro lado, estoy lejos y aún así os veo. Gracias queridos hijos por ésta ayuda al planeta. Gracias.

Vigo, 3-7-02 5,30h de la mañana Pequeñines, pequeñines míos. Cuanta molestia. Lo siento. Os quiero mucho. Os amo de todo corazón. Es mi decir que tengáis paciencia ante ésta situación a veces tan tensa. Todo se arreglará y además suavemente. Todo tiene arreglo para mi Padre y para mí. Él es perfecto. Es solamente amor y no abandona a nadie; y menos a sus hijos queridos, a todos aquellos que trabajan para Él; y que además se dejan orientar tan fácilmente como sois vosotros mi grupito del alma. Pequeñines, pequeñines míos. Ésta es la cuestión que, sabiendo tantas cosas, ¿donde está la solución de amar al enemigo? Aunque parezca mentira tenéis que amarlo sin mirar el porqué. Solamente porque es hermano y, a veces muy cercano. Hay que perdonar como Yo perdoné a aquellos que me colocaron en la 52


cruz. A aquellos que me pusieron hiel en los labios, Yo los perdono y los amo intensamente con amor. Con mi gran amor. Ellos fueron cediendo y aflojando y dejando todo su odio en el camino, y hoy son personajes de buen hacer. Me aman también y me ayudarán si es necesario. Por eso os pido, queridos niños no decaigáis. En ésta misión tenemos todos que poner la solución ante ésta situación de abandono. Quiero, hijitos míos, que prediquéis con amor y ternura hacia la Humanidad. Sed tangibles ante situaciones pésimas. Yo estoy ahí para tender mi mano y decir: -¡basta ya de tanto pesimismo y de situaciones alocadas! Os parecerá absurda la respuesta a todo lo que escribís. Ésta es la solución a toda negatividad y hay mucha en éste planeta. Está muy deteriorado de tanto pensamiento ruin y de tanta malquerencia. ¡Oh hijitos míos! Ésta es la cuestión. Abracémonos todos para acabar con el problema y veremos clarísimo la solución. Estaremos todos más armoniosos. Con mucha vitalidad, armonía y alegría; amándonos todos intensamente como el Padre Creador nos ama. Y todo de un modo muy sencillo. Abracémonos y pensemos: -Yo te perdono todo. No me queda rescoldo de resentimiento ninguno hacia mis enemigos. Yo los amo porque son hijos míos, hijos del alma y los tengo que perdonar. Os digo cuanta incoherencia hay en estos momentos de la vida. Sed leales hijitos míos. Solo se que os necesito para ser mis portadores de amor, alegría y buen hacer. Os ruego encarecidamente que os dejéis llevar por ése soplo de amor que es divino; y os llevará a lugares del destino con mucha facilidad o destreza. Dejaros llevar o conducir por mi Sabiduría Divina. Os amo pequeños míos y ésta es la solución: -amándose todo el mundo, el problema se acabó para siempre jamás. Bueno pequeños míos. Por hoy se acabó. Iros a descansar.

53


Vigo, 3-7-02 6h de la mañana Pequeñines, pequeñines míos. No tengáis miedo a tanta adversidad. Yo estoy a vuestro lado para dar respuesta a todo lo que ocurre a vuestro alrededor. Queridos niños míos. Sería muy fácil si todo fuera tenue y no hubiese que luchar por unas creencias que son favorables al destino de los hombres y de todo ser de la Tierra y que hay que defender. Por eso estáis vosotros para ayudarme a llevar a todos los lugares éste mensaje de paz. Hay que ser tolerantes y esperar. Llegará el momento para hacerlo pasar por el destino de la vida sin tener que lastimar a nadie. Ni a tus propios hijos podrás justificar. Si ellos se equivocan tendrán que rectificar. Serán sumisos y recuperarán el perdón por sus equivocaciones. Hay que ser tolerantes y transigentes con éstas situaciones que a veces se nos van de las manos sin nosotros saberlo. Por eso, hijitos míos. Amad al prójimo como a vosotros mismos; y así aprenderemos a llevar amor al final del destino de ésta vida, en la que a veces todo parece una gran mentira. Amad. Amad al desequilibrado y al que no siente amor por nada. Yo estoy ahí para bendecir y calmar su locura y para compensar sus momentos de ira. En todo hay una respuesta: AMOR, AMOR, y ésa es la solución. Que nos amemos más. Yo, siempre, niña mía. A decir verdad, estoy a tu lado. Déjate llevar. No dudes. Todo está bien. Yo Soy el destino de ésta Humanidad. Por eso te pido que te dejes llevar. Al final verás que todo lo que te digo es verdad. Analiza más. No te asustes. Yo estoy contigo. Ese calor tan grande que sientes, es la Energía Divina que pasa a través de ti. Eres canal transparente. Por eso, cariño mío, sientes ése calor tan grande. Estás asustada, ¿verdad? No temas mi vida. Yo estoy contigo. Te abrazo y te digo te quiero; y te susurro: -Amor, déjate llevar o conducir por mí en ésta gran barca agradable de amor y felicidad. Os quiero queridos míos, a mi lado siempre, siempre. Hasta siempre niños míos. Os amo. Hasta pronto. 54


Vuestro Mensajero Amado Jesús.

Vigo, 4-7-02 4,30h de la mañana Pequeñines, pequeñines míos. En ésta madrugada os hablaré de la soberbia: -La soberbia es algo ilógico. No se puede competir con un ser que sufra de éste mal. Siempre se siente poseedor de la razón y siempre necesita ser más que los demás. El soberbio no acepta ningún reproche; o más bien, no necesita que nadie gaste ni un mínimo de energía en corregirlo. Solo él se ve suficiente porque, en todo momento tiene la clave de todo y no se deja aconsejar por los demás. Aquellos más humildes que él. Él es el más intelectual, el más inteligente y el máximo poseedor de todo; y hay que pedir ayuda para él, para que los seres que lo acompañan que son soberbios, se vayan de su lado para siempre y pueda emprender un nuevo camino hacia la luz. Ése ser quedará liberado de todo mal y él mismo se dará cuenta del mal que padecía. No sé si os daréis cuenta que cuando una persona padece ése trastorno hace sufrir a los demás. Solo ve situaciones malas y quiere todo o desea ser más que los otros. Por eso deseo de todo corazón que mis hijos no padezcan éste mal, porque son parte de mí y los necesito sinceros, amistosos y deseosos de aprender; y no les importará que los enseñen aquellos más humildes o más inteligentes. Los orgullosos no se dejan orientar por la persona que quiere ayudarlos en los momentos críticos. Siempre saben más que el que los quiere ayudar. Pequeñines míos. Quiero que sepáis que la persona que padece envidia no vive y es corroído por ése mal. Os amo queridos míos. Ésta tarde estuve con vosotros en vuestra meditación y me siento estupendamente. Soy muy feliz viendo mi grupo de acción. ¡Sois magníficos! El trabajo está ahí, en los círculos que proyectáis hacia el planeta. Sois magníficos digo; porque estáis muy unidos y me siento en sintonía 55


con todos vosotros; porque estáis emitiendo una vibración de amor hacia aquello que está bastante mal. La vibración a veces es pésima. Por eso os animo a que os juntéis. Siempre que podáis haced oración. Aclara todo el ambiente. ¿Os gustó mi manifestación? Mis guías me ayudan en ésas cosas. Solamente tenéis que observar y veréis más cosas que os llamarán la atención pero, ¿verdad que son hermosas donde están las nubes? NT: el día anterior habíamos hecho una meditación, en el campo, y nos llamó la atención que la única y pequeña nube que había se trasformaba cambiando de forma como si tuviera vida propia. Llegó a deshacerse en siete pequeñas nubecitas, (que era el número exacto de personas que estábamos allí); para a continuación volverse a agrupar y seguir jugando. Hasta que comprendimos, todos los allí presentes, que era una demostración hacia nosotros. Sin lugar a dudas.

Os quiero tesoros míos, sonriendo alegres para mí. Yo disfruto de vuestra alegría y además, generáis una vibración adecuada para todo el que se acerca a vosotros. Ellos también serán felices con vuestra alegría. Sonreíd queridos míos. Yo soy feliz y os transmito fortaleza para los momentos difíciles que se avecinan. Todos unidos podréis salvar todo obstáculo; y además, ayudareis al necesitado, porque entre todos haréis más fuerza. Visualizad su cara dentro del círculo donde estéis los siete y ésa persona ó personas, mejorarán de verdad con vuestra ayuda, recibiendo los fluidos necesarios para reponerse. Será feliz. Vivirá dichosa y no lo intentará nunca más. ¿Sabéis ya a que me refiero, verdad? (el suicidio). Pues como ella, vendrán otros con problemas semejantes, o muy parecidos; pero con la fuerza del amor se solucionará el problema. ¡Oh niños! ¡Qué bien me siento con el trabajo actual vuestro! Sois mensajeros en un destino rápido para colaborar conmigo. Entráis rápidamente en acción; por eso os abrazo y quiero que sintáis todos juntos mi fuerza protectora. Os amo, os amo incondicionalmente. Entre todos recuperaremos el rebaño perdido, o dispersado. Recuperaremos uno a uno con amor y, aquellos 56


que sean más difíciles, le pediremos al Padre que nos ayude a recuperarlos. Sabéis que a toda almita perdida, hay que visualizarla con luz para que sepa volver a su hogar o morada donde residía. ¡Oh niños míos! Cuanta bondad sentís por los débiles. Me gusta estar presidiendo con vosotros la tertulia, la merienda, la alegría; el sabor de la fraternidad de estar todos juntos en armonía. El círculo es fantástico. Bueno, cariños míos. Leer los comunicados antes de empezar las reuniones. A parte de conectar conmigo, todo se ilumina y ayudareis más a los seres que se acercan para estar con vosotros. Pedid ayuda siempre al guía. Él siempre iluminará vuestras mentes. Con su buen hacer os explicará las pautas a seguir. No temáis. Todo está bien organizado y seréis muy dichosos en éste caminar en grupo haciendo el bien hacia la Humanidad. Yo os necesito limpitos. Por eso os pido que moderéis vuestras acciones en la crítica. También os pido que seáis suaves. A la hora de comunicaros bajad la voz y sed sumisos. Llenareis todo antes de vibración armoniosa y mucho más cálida; si no seréis como torbellinos. Suavidad y deleite, eso es de lo que se trata. Sed cálidos para poder enviar mensajes limpios y transparentes. Mirad que os digo: -no juzgad-, por si acaso alguien lo hiciera. Quiero que os compenetréis; y nada de disgustos innecesarios. Justificad siempre al que lo hace mal. Envolvedlo en luz y se recuperará del fallo que haya tenido. ¿Entendéis bien mi mensaje? Creo que es transparente, claro y sencillo. Escuchad, escuchad a los ángeles. No hace falta que creéis una atmósfera como si fueseis adictos, (no quiero fanatismos) os quiero muy libres. Bueno. Hijitos míos. Creo que entendisteis la lección. Ayudad a todo el mundo sin pedir explicaciones. Esos serán mis hijos y mis fieles colaboradores. Quiero que seáis también muy ordenados, y os pido mucha prudencia. No precipitaros con los textos.

57


De momento son para el grupo y son pautas a seguir. Leedlos a menudo para reforzaros, y os ayudarán en momentos bajos. Con ellos subiréis el auto estima; pues a veces necesitáis calor Mío y de mi Padre. Con ello os fortaleceréis y seguiréis en la lucha cotidiana. ¡Por favor! Os quiero humildes y sencillos de corazón; y que vuestras miradas brillen de amor. Miraros a los ojos y veréis cuantos destellos tienen. Amaros queridos niños. Amaros cada día más para que no se rompa ése cordón de amor que tenéis alrededor. Os quiero limpitos de pensamiento. Solamente admito muchísima alegría y gozo. Hasta siempre, queridos míos. Os amo. Vuestro Amado y siempre Servidor, Amado Jesús.

Vigo, 5-7-02 5,30h de la mañana Pequeñines, pequeñines. ¡Qué texto más bonito os envío! Amaros los unos a los otros como Yo os amo, y sed leales con vosotros mismos. Si queréis ayudar a vuestros amigos, o enemigos; basta con que os deis las manos o dejéis anotados sus nombres en el centro. O pongáis sus rostros mentalmente, o una fotografía. La energía que generáis será suficiente para mejorar su espíritu; ayudando de paso a mejorar su carga moral. Bueno. Hijitos míos. El trabajo comenzó y hay que llevarlo a buen término. Estoy muy contento de ello y se que con vuestra ayuda haremos grandes cosas. Aplacaremos grandes batallas. Con la ayuda de Mi Padre llenaremos la superficie con la energía del Cosmos, con una vibración magnífica de luz. Iluminaremos el planeta de rosa pálido; y luego, al final, de un violeta intenso. Esa será la fuerza para derrotar al gran enemigo que tenemos, que es el mal.

58


Bueno, queridos niños. Iros a dormir. Pronto veréis la claridad del día. Por eso os aconsejo que descanséis un poco vuestra mente, pues es la que descansa. Pues vosotros tenéis otra misión que es, encontraros todos juntos para saludaros y daros mucho amor. Os quiero niños míos, fuertes en ésta misión de ayuda al necesitado. Por eso recopilo vuestras mentes. Quiero veros muy felices. Amor, amor y más amor para los siete de mi grupo fantástico. Os quiero siempre. Vuestro Maestro y Guía Jesús.

Vigo, 4-7-02 5h de la tarde en la casa de una amiga en Coruxo Manifestación de una nube. NT: primer contacto con nuestro guía de grupo. Recibido por una médium y compañera del grupo.

Mis pequeñitos discípulos. Qué poca fe tenéis. Ya me habíais olvidado. Yo ya lo sabía y no me inquieto por eso, porque se que tenéis mucha inquietud y estáis preocupados. Pero no tenéis porqué preocuparos de nada. Todo está controlado. No preocuparos por vuestros hogares. Ya el Padre los tiene protegidos y no vais a tener desequilibrio alguno. Me alegro que os preocupéis por vuestras familias, porque vuestras familias son hermosas como vuestros corazones. Todo está controlado por mi Padre. No olvidéis nunca invocarme en cuanto os sentéis en grupo, porque Yo Soy el que lo presido. Pero bueno, yo sabía que esto iba a pasar. De todas formas, a partir de éste momento os voy a pedir una cosa: -que cuando oréis individualmente penséis en el grupo. Individualmente, cuando estéis en vuestras casas, o donde hagáis oración, mentalizad o visualizarlo y estad siempre con el grupo unido en vuestra mente, Vuestro grupo no se puede romper. 59


Todavía, vida mía, me falta una. Pero es igual. Ya vendrá y estaréis todos que sois siete. Ya os diré mi nombre; porque el Padre me ha dicho que mientras no estén todos no puedo. Pero os voy a pedir que no os olvidéis de unir en vuestras mentes siempre al grupo. Es muy importante. Y en vuestras reuniones, a partir de éste momento tenéis que pedir unión para todas las creencias; porque el Padre solo es uno y todos tienen que creer en el Padre. Pedid unión para todas ellas. Sean de la forma que sean. Tenéis que pedir unión. Poquito a poco os iréis uniendo y vuestro planeta cambiará, pero eso será muy poquito a poco. Nunca olvidaros de invocarme. Os pido tranquilidad y os daré mi ayuda. El Padre os protege en vuestros hogares. Os amo mis pequeñitos discípulos. Tened fe. Os amo. NT: preguntamos si había allí algún ser de luz que quisiera manifestarse y hablar con nosotros.

Respuesta: -Sí, soy un ser de luz que estoy maravillado con ésa luz que desprendéis. Vuestros corazones son de una luz transparente e inmensamente grande y bella. Y en el centro de vuestro grupo desprendéis una luz verde; un verde pálido tan hermoso que deslumbraría cualquier visión. Ánimo, os queremos. Gracias. NT: preguntamos si alguien más quería comunicarse y, por medio de Mari, alguien se comunicó. Hijitos míos. Qué contento estoy de veros tan felices reunidos. Pedid con mi invocación. ¡Qué bien me siento de comunicar con vosotras! ¿Quién fue la que me llamó? Estoy en vuestros corazones hijas mías, y me siento genial. Ya vendré muchas veces a saludaros. Os tocaré con mi mano derecha en vuestra frente y os saludaré. ¿Sabéis como era mi saludo? Pues ya sabéis quién soy. Sebastián. Os amo hijitas mías. Gracias por reuniros y por pedir tan fuertemente por el planeta Tierra. Todos los seres que están aquí están muy contentos. Están frotándose las manos con ésta energía amor que hay aquí. 60


Pero tampoco os olvidéis de los que no saben nada. Es muy importante. No solo tenéis que pedir por los que tienen luz; sino también por los que no tienen nada. Esos son los que necesitan de vosotros. Gracias mis hijitas. Gracias.

Vigo, 6-7-02 6,15h de la mañana Pequeñines, pequeñines míos. Buenos días tengáis vosotros. Os amo, os amo. Os amo tanto... Para Mí no hay mejores ni peores; solamente mis hijos del alma a los que tengo que mimar y proteger porque son muy débiles. Con poca cosa se vienen a bajo y tengo que estar constantemente alerta para mimarlos, acariciarlos y darles mi mano para que salgan inmediatamente del abismo, porque yo no quiero verlos sufrir. ¡Pobrecillos míos! son tan débiles que me dan mucha pena. Por eso os digo que tengo que estar muy pendiente de ellos. Cuando los amo y los cojo en mi regazo se sienten aliviados de todo pesar y se dejan conducir por Mí. Yo invoco constantemente a mi Padre Creador; y le pido con toda mi humildad que me ayude con todos mis hijos. Y Él me responde con un grandísimo amor y me ayuda en todo. Por eso os pido a vosotros que seáis humildes con vuestros hermanos; y no tengáis duda de que Él esta ahí para ayudaros en todo lo necesario. Cuando tengamos pena o angustia, o estemos desolados por los obstáculos de la vida, pedid a Dios nuestro Padre Creador, que nos envíe fuerza para resistir la prueba humana que nos tocó vivir. No rechacéis nunca la situación. Es un aprendizaje y, es un crecimiento para la superación del espíritu. No nos damos cuenta de lo que ocurre, pero es la verdad. Al estar preparados ante la situación de la adversidad, eso no nos coge de sorpresa porque somos más fuertes. Por eso, queridos míos. Os aconsejo que os dejéis conducir por Mí y por 61


mi Padre. Por mucho que os cueste, no seáis tozudos ante ésta situación. Veréis que si sois sencillos y recapacitáis todo, el trastorno fue innecesario y además, la vibración cae en picado y eso no esta bien. Yo, amados hijos. Os quiero fuertes. Muy fuertes y sin preámbulos. Ante situaciones nefastas o malas, refugiaros en Mí. Abrazaros fuertemente a Mí, que Yo estaré ahí para apoyaros y para que sintáis Mí abrazo y Mí corazón acelerado de pasión hacia mis niños amados. Porque sois lo más tierno y lo más amado que Yo tengo. Os envuelvo con mi grandioso brillo de luz de Energía Divina, que es lo máximo de Mí Padre. Yo, tiernamente os beso en los ojos, para que veáis la diferencia de lo hermoso que es vivir en el amor. Queridos niños míos. Os quiero tiernos, dóciles y sin problemas. ¿Sabéis a que me refiero? Prometisteis hacer un trato conmigo. Yo se que esto es pasajero y que todos volveréis a Mí con resolución, ya que todo esta bajo control. Pequeñines, pequeñines míos. ¿Por qué decaéis tan pronto? ¡Arriba muchachos, que vosotros sois fuertes y hay que luchar con la espada para cortar toda negatividad! Por eso estoy aquí pidiendo a todos mis grupos que me ayuden a limpiar la atmósfera de todo lo malo que hay en ella. ¡Cortemos con el mal envolviendo el sistema! Con armonía y una vibración intensa de amor. Envolvamos el planeta en luz. Visualicemos y transmutemos todo con el color violeta, y todo quedará reducido a nada. El mal se acabará. Las fuerzas dañinas las aplastaremos entre todos con ésa fuerza tan grandiosa y poderosísima que es el Gran Amor que podemos sentir entre todos los hijos, amándonos intensamente y perdonándonos todas las faltas pasadas. ¿Estáis de acuerdo? Pequeñines míos, Os amo en vuestros problemas de adaptación en ésta situación nueva para vosotros. Refugiaros también en vuestro grupo, para así fortaleceros todos. Hasta pronto, pequeñines míos. Sed tolerantes con el destino que os tocó vivir y, no rechacéis la situación. Os quiero con todo mi amor. Miraros a los ojos unos a los otros, y veréis la respuesta a todo lo necesario. 62


Hasta siempre. Vuestro querido y Amado Peregrino, Jesús.

Vigo, 7-7-02 5h de la mañana

NT: la noche anterior nos habían invitado unos amigos a comer sardinas y nos empachamos. Debido a su pesadez no llegaba bien la comunicación. Cuando nos despertó para darnos el mensaje de ése día aún venía algún que otro eructo y las consiguientes risas.

Pequeñines, pequeñines. Buenos días en ésta madrugada. Me gustan vuestras bromas. Es bonito y original vuestro despertar. (Le comentamos que estábamos muy pesados por las sardinas que comimos) Os referís a la merienda, o cena, ¿es verdad? No debéis de comer tanto. ¿Sabéis como se llama eso, verdad? No tengo que deciros que ésa es también es una gran lección para todos mis hijos. Sabéis que eso es la gula. Muchas veces coméis innecesariamente. Vosotros no necesitáis tanto alimento. Moderación en estos momentos. Si os ofrecéis a ser canales, moderación os digo. ¿No os dais cuenta que podéis obstruir el pase de las energías con tanto alimento? Vosotros debéis de ingerir poca cosa, para estar livianos y sin pesadez. Esto es para todos. Sed alegres, pero no excederos en la alimentación. Menos grasas y más vegetales. Esto hace mucho que os lo dije. Queridos niños míos. Os quiero cada día más transparentes y ligeros de pensamiento, para poder comunicar rápidamente conmigo y con vuestros guías. No quiero en absoluto que penséis mal; solamente que con mucha pesadez no podréis comunicar conmigo. ¿Entendisteis? Pequeñines míos. ¿Donde está vuestra fuerza diaria para proteger al débil? Yo os digo que no habléis tanto de las cosas, ellas vendrán solas. Yo os digo que seáis pacientes con vuestros hermanos, con aquellos que no 63


saben nada y hay que explicarles las cosas; pero que sea todo muy suave. No saturar a las gentes de conocimiento. Podríais confundirles. En estos momentos hay muchísima confusión en éstos temas. La gente está muy quemada de tanta cosecha mala. Yo os digo y os repito: -Muchísima paciencia y tolerancia para explicar éstas lecciones que son el conocimiento de las Leyes Divinas. Debéis ser prudentes. Tened cuidado a la hora de explicar éste conocimiento que es muy básico en la vida de nuestros alumnos más pequeños. Me refiero al conocimiento del ser interno. Por eso os pido mucha delicadeza para explicar los temas. Sed prudentes, muy prudentes para no molestar a los más delicados, en lo que se refiere al entendimiento. Pequeñines, pequeñines míos. ¿Entendéis vosotros la lección? Sed tolerantes, bondadosos y amenos a la hora de explicar mis lecciones. Son muy sencillas y buenas de llevar a la práctica. Poquito a poco creceréis en éste camino de bien y dejareis atrás todo lo negativo. Yo veo que en el día ya conectamos bastantes veces. No temáis porque Yo así lo quiero. Estad más veces en sintonía con Mí Padre Creador, pues Él así lo desea, para poder proyectaros mensajes muy sutiles y daros la esperanza que deseáis de Él. El Padre os adora porque adora a todo lo vivo; todo lo que crece y se desarrolla armoniosamente. Él quiere una vibración intensísima de luz; y todos mis hijos lo van a conseguir, dándose fuertemente ésos abrazos y proyectando ésa vibración hacia toda situación preocupante. Por eso os pido, hijitos míos, que todos los grupos juntos forméis círculos de energía o vibración de amor. Es muy importante que conectéis con el Cosmos. Pedid fortaleza y os será dada gratuitamente. Solamente tenéis que pedir y ésta os será enviada inmediatamente, porque es para ayudar a la Humanidad. Y se dará y regalará a todo ser que la necesite. 64


Gracias hijitos míos por vuestra colaboración. Estaremos en contacto el próximo lunes. Observad minuciosamente haber lo que ocurre a vuestro alrededor. Observad que cosas bonitas os ocurrirá. Observad que, algo os asombrará y os deleitará. Ya veréis que maravilla, observad con esos ojos de bondad y veréis que el Padre, vuestro Padre Creador, os da cosas maravillosas. Estad atentos todos, porque Él os tiene preparada una sorpresa. Bueno, hijitos míos. Sed pacientes con todo lo que os rodea. No decaigáis en ningún momento; y si lo hicieseis, no os desesperéis. Llamadme y Yo acudiré inmediatamente a vuestra llamada. No gritéis desesperados, pues Yo estoy a un paso de vuestro corazón. Podéis llamarme casi en silencio, porque os escucho. Solamente tenéis que decirme que me necesitáis. Yo respondo inmediatamente a vuestras llamadas o súplicas. A ésas que son tan necesarias en vuestra vida cotidiana. Por eso, hijitos míos. No dejéis de amar a ésos seres tristes y marginados que en ésta vida les tocó vivir. Con la caridad y con el buen pensar que emitís, ya les estáis ayudando con una buena dosis de fortaleza. ¡Por favor! Sed humildes a la hora de enviar buenos sentimientos. Proyectad con júbilo y mucha alegría para que ellos se sientan mejor; porque, queridos niños, lo que se envía llega siempre a su buen destino. Enviad buenas vibraciones de calor al desdichado. Amor al que no come, y fortaleza al que está caído y no sabe como levantarse. Y así os digo que, con estos pensamientos deleitaréis a vuestro Padre Señor y Creador de lo siempre soñado. Él pone todo lo necesario para que vivamos felices y dichosos sin reservas. Pero los humanos, al confundirse tantas veces, lo estropean todo. No saben que con el pensamiento deterioran todo lo creado. Pero tenéis mucha suerte que nuestro Padre Creador no se inmuta con nada. Tiene toda la paciencia para esperar a que todos sus hijos se regeneren. Buenas noches, o buenas mañanas. Que descanséis y seáis muy felices en el día que comienza. Estaremos en contacto directo todos. Hasta pronto. Os amo, os amo. Os amo siempre. Vuestro Amado Jesús.

65


Vigo, 10-7-02 5,30h de la mañana Buenos días pequeñines míos. Gracias en vuestro amor. Os amo, os amo. Os amo en lo más insignificante. Sois para Mi una bendición, un halago todo para mí. Empezando por el más pequeño y acabando por el más grande. Queridos hijos míos. Siento mucho no haber podido comunicar con vosotros en estos días. Fue imposible. La atmosfera no era la adecuada. Por eso os pido amor. Amor para poder filtrar todo pensamiento negativo. Yo quiero amor. Necesito amor para poder compartir con todos mis hijos del alma. Hijos del Padre, hijos del Espíritu Santo. Que es lo que vosotros sois con esa chispa Divina que esta escondida en lo más profundo de vuestro ser. Es difícil localizarla si alguien la busca. Por eso quiero claridad y luminosidad para ella. Niños míos, velad siempre el amor. Para que no se valla hay que cuidarlo y alimentarlo, para que cada día esté más luminoso, como los rayos del Sol. El amor es perfecto, es dócil y se deja conducir. Da pautas de margen y es muy tolerante. También es muy sensible y se acerca tanto aquel que necesita amar, que en todo momento desea sentir esa unión profunda y gozosa que le embarga. Ésa sensibilidad, gozo, armonía y calidad en el sentir afecto al que le corresponde. Con el amor te sientes lleno. Pleno de estar enamorado de ese gran amor que se comparte con otra persona. Es la calidad de vida plena de ese Gran Amor que viene del Cosmos. De ese Gran Amor que viene del Padre. De ese gran amor que viene de Mí y de todos los Guías espirituales que proyectan un Gran Amor a una distancia importante. Hijitos míos, os amo. Os amo, os amo. Es una bendición de éste Padre Creador que nos da tanto amor, tanto cariño. Y sin preámbulos. Nos da todo lo que tiene, para que nosotros seamos felices y dichosos con ése Gran Amor que Él nos regala o nos da gratuitamente. Veréis que cuando regaláis amor, vosotros os sentís mucho mejor. A la hora de compartir tiernamente con otro, os sentís más felices de poder sentir esa emoción y de poder entregar un poquito de ése amor que tenéis dentro. 66


Os sentís mejor porque compartís la claridad de vuestra chispa Divina. Veréis que cada día se hace más luminosa crece más. Crece y crece hasta conectar con nuestro Padre Creador; y nuestro Padre se siente inmensamente feliz compartiendo Su Energía Divina con sus hijos tiernos, que para Él lo son todos. Buenos y menos buenos. Como para el Padre, en lo referente a los conceptos, no se equivoca nunca, todo es perfecto. Su amor es incondicional. Él irradia amor, amor. Amor en cada instante. Hijitos míos. Éste planeta seria más luminoso si todos los hijitos del Padre escuchasen más su corazón; pero se dejan llevar por las banalidades. No escuchan para nada su interior; y cada día que pasa se oscurece más la atmosfera que lo rodea. Por eso hay unos poquitos que tratan de iluminar el sistema con sus oraciones, o peticiones. Por eso yo los animo y los dirijo, para que todos juntos formen círculos de amor para poder limpiar o aclarar todo lo oscuro que pueda conllevar la negatividad; y todos juntos y de un plumazo podamos llenarlo de luz. Os amo hijitos míos en esta labor de restauración en el planeta. Os quiero trabajando constantemente y sin preámbulos. Éste amor perfecto es el generador que nos da la calidad más hermosa de nuestra vida terrestre. Hijitos míos. Llenaros de todo con éste amor tan puro que os regalo. Abrazaros tiernamente y con pasión, todos, porque Yo estoy en cada sentimiento y comparto todo vuestro hacer con ésta vibración tan hermosa que es el amor de Mi Padre. Por eso, todos juntos proyectemos amor. Amor y mas amor a éste planeta, para que sea claro y luminoso para todos los que llegan recientemente. Ellos traerán toda la dicha que se necesita para vivir en armonía y felicidad. Entonces compartiremos con ellos, la gran alegría que siente nuestro Padre Creador con éste Gran Amor que tiene Él para todos los humanos. Hasta siempre pequeñines míos. Amaros muchísimo como el Padre nos ama a todos. Envolveros en luz cuando os abracéis tiernamente, que Yo estaré en cada corazón. Tiernamente en cada abrazo que depositéis en vuestros hermanos; y si puede ser también aquellos que no queráis tanto.

67


Besitos, niños míos queridos y, hasta siempre. Vuestro Querido Servidor. Vuestro Amado Jesús.

Vigo, 10-7-02 6,30h de la mañana Pequeñines, pequeñines míos. Encontraréis obstáculos en vuestra trayectoria, pero tendréis que saber afrontar la situación. En algunos momentos del trayecto evolutivo, la cosa estará condensada; pero eso no es motivo ni causa para que dejéis o desesperéis de ello. Yo quiero que seáis fuertes en el grupo, alegres y muy dichosos. Seréis una gran piña de amor. Estaréis tan unidos que os será muy difícil desligaros unos de los otros. Pensaréis siempre bien, muy bien; y os sentiréis fuertísimos en vuestros trabajos de acción. Seréis también muy respetados y os amarán; y vosotros corresponderéis a ése gran amor. El trabajo comenzó bien. Y toda la gran acción está por llegar. Veréis resurgir grandes proyectos y nunca estaréis solos. Siempre en ésta misión de trabajo y acción, estaréis muy protegidos y acompañados por vuestros Guías superiores y por la energía grandiosa del Cosmos. Sed felices queridos niños. Daros la mano que nosotros haremos el resto; y todo estará controlado y en acción. Proyectad entre todos, cuanto más amor puro y sincero hacia el Cosmos; y con esa vibración limpiaremos todo lo mal hecho y mal establecido. Reuniros frecuentemente que, unidos haréis la fuerza necesaria para barrer los mundos. Os sonará muy raro lo que os digo, pero aunque estuvieseis solamente mentalmente cogidos de las manos, formaríais un cordón muy bello de luz. Con esa luz o claridad, verán muchos seres que están perdidos o abandonados. Por eso, ¿entendéis hijitos míos lo que os digo, o trato de deciros?

68


Sed pacientes unos con otros. No entrometeros en las vidas ajenas. Sed leales y ayudad a todo el grupo, porque es uno solo. ¿Me comprendéis? No hay criterio para ello. Os amo intensamente y sois mis colaboradores en ésta misión tan bonita para la limpieza y ayuda de todo el planeta. Mirad las estrellas una noche y veréis algo magnífico. Os estoy dando pautas a seguir. Queridos niños. Pequeñines míos. Iros a dormir. Hasta siempre. Yo velaré vuestro sueño. Éste mensaje es para todos. Vuestro Amado Peregrino y Amado Jesús.

Vigo, 11-7-02 5,30h de la mañana ¡Oh hijitos míos! Pequeñines míos. Amados hijos. Os amo, os amo en éste bien en éste silencio de la mañana. En éste principio de éste amanecer. Empezaré por deciros que todo marcha sobre ruedas. Os amo, os amo. Sois mis colaboradores perfectos, obedientes y tiernos; y además muy apasionados. Me encanta veros unidos, y también ésos abrazos y ésas miradas. Soy como ése pastor que observa a sus ovejas cuando están pastando; y aunque ellas no lo sepan, Yo estoy observando cada movimiento o gesto suyo. Me gusta porque veo que vais colaborando muchísimo en mi plan. Yo quiero a mis colaboradores muy despiertos y muy felices a la hora de trabajar conmigo. Los quiero sensatos y además, de buen hacer. Pequeñines, pequeñines míos. Trabajad sin descanso que vuestra será la oportunidad de recopilar muchas almas hacia el paraíso. Orad sin descanso que nuestro Padre Eterno y Creador, cada día está más satisfecho de vuestro trabajo espiritual. Colaboráis en muchas acciones hacia el Cosmos. Por eso Yo me siento muy feliz de vuestro trabajo en la recopilación de almas perdidas o atrasadas. 69


Amados míos, no decaigáis. Yo estoy aquí para que me pidáis por todo lo necesario, para abriros las puertas hacia ése paraíso de amor y sabiduría hacia la vida eterna. Sabéis queridos niños, que hay que trabajar. No quedaros con las manos tendidas sin hacer más. Hay que ser más dinámicos y trabajar. Entrad en acción y así podréis conseguir todo lo que os propongáis; pero hay que esforzarse, porque sin esfuerzo no hay nada. Amados hijos. Pequeñines míos. ¿Entendéis bien ésta lección? Si no os movéis, poco podréis obtener. Todo está en el trabajo y la pasión que pongáis en vuestras relaciones humanas. Por eso os digo: -No podéis descansar para nada. Tenéis que seguir unas pautas de crecimiento y no descansar jamás. El trabajo a veces será muy duro, y otras más liviano; pero si os acordáis de encomendárselo a vuestro Padre Creador y Padre Universal, Él os quitará la mitad de vuestro trabajo y os sentiréis más livianos al conducir la pesada carga. Porque sabéis que Él solamente es amor y quiere para sus hijos un paraíso lleno de amor, de caridad, de armonía, de gozo y tolerancia; y además lleno de sabiduría. Os bendecirá por vuestros dones recibidos y será con vosotros inmensamente dichoso. Yo también lo Soy y vuestros Guías que tienen la misión de protegeros y animaros a seguir colaborando en ésta misión hacia ésta Humanidad. Sois unos colaboradores creativos; y además buenos. A la hora de dirigiros os dejáis conducir muy bien. Niños míos. Gracias por vuestra labor hacia el planeta. Seréis recompensados en los planos de luz Universales en vuestro trabajo. Ya veis lo que Yo os digo. Premio vuestra dedicación al Cosmos, retirando con vuestro trabajo toda negatividad. Seguid haciendo el bien. Yo os adelanto que con la fortaleza de los siete estaréis siempre más fuertes y vuestra unión será perfecta. Luchad por algo que todavía no conocéis, pero eso no importa. Todavía estáis empezando. Ésta misión es importantísima para Mí y para todos los que me siguen. 70


¡Ánimo hijos míos! que la batalla comienza ya. Estando unidos venceréis todo tropiezo. Veréis el éxito y seremos todos inmensamente felices. Nos sentiremos bien después de la gran lucha vencida. Queridísimos colaboradores míos. ¡Por favor! No hacer comentarios con nadie de nada de lo que está sucediendo en éste grupo de trabajo. Tenéis que ser muy prudentes a la hora de hablar, sino pueden surgir muchos problemas para el grupo. ¿Me entendéis bien? Bueno, hijitos. Éstas son las pautas de discreción a seguir. Fijaros que sólo el grupo lo tiene que saber, y nadie más. Os amo tanto, tanto... que, quisiera Yo hacer el trabajo para no molestaros o cansaros; pero vosotros no creceríais sin hacer nada al respecto. Empezad a madrugar y organizad vuestras horas con el trabajo que os guste hacer. Solamente esto para empezar. Organizad vuestras vidas, no os quiero holgazaneando y sin hacer nada al respecto. Comenzad positivamente con vuestros pensamientos y obras cotidianas. ¿Me comprendéis, queridos míos? Quiero mucha actividad. No quiero pasividad. ¡A trabajar se ha dicho! Bueno, corazones míos. Hasta nueva comunicación, activos y muy activos; y además muy amorosos, pues, cuanto más amor dais mucho más recibís de vuestro Padre Creador. Os amo a todos. Vuestro Amado y querido Jesús.

Vigo, 11-7-06 6,30h de la mañana Pequeñines, pequeñines míos. Me encanta vuestra pasión por alcanzar el programa en ésta misión de avance hacia una frontera muy lejana de ayuda. Pequeñines. No quiero asustaros. Todo está en orden. Vuestros corazones se están perfeccionando a la hora de sentir una gran emoción, para poder recibir mensajes holísticos muy importantes.

71


Por eso os quiero limpítos de pensamiento y alma. Sed transparentes. No quiero peleas, ni malos entendidos. Quiero que establezcáis una unión perfecta y equilibrada porque así Yo os lo ordeno. Quiero que seáis humildes, muy humildes. Nadie es el que manda ni el que dirige. Solamente seréis dirigidos por vuestros Hermanos Mayores. Pediréis permiso para todo, y os será concedido todo con mucho tiempo. Quiero respeto. Mucho respeto entre todos y diálogo; y sobre todo disciplina. Mucha capacidad de amar al prójimo como a uno mismo, y os sentiréis plenos con todo vuestro trabajo. Os quiero muy organizados y limpios de mente. Ya sabéis a lo que me refiero. Se acabaron las críticas y el juzgar a las gentes. Vosotros también vivisteis en ésa época y otros os juzgaron. Tenemos que ser libres para aprender cada uno la lección que nos toca vivir, día a día. Os quiero fuertes en todo pensamiento. Fuertes en toda acción de bien y, nada de malos sentimientos atrasados o pecaminosos que puedan atrasar nuestra labor. Digo pecaminosos “no la palabra que encierra” si no la acción. Me despido de vosotros hasta la próxima conexión. Vuestro Querido y Amado siempre, Jesús.

Orense, 12-7-02 6,30h de la mañana Os quiero, os quiero hijos míos y me gusta veros reunidos como estáis. Me gusta veros en éste amor tan grande que sentís. En ésta paz tan grande y en tanto bien como hacéis al Universo. ¡Como os amo hijos míos! ¡Como os amo! Qué trabajo tan hermoso estáis haciendo; bueno, empezando a hacer. Pero que dóciles sois. Quiero que sepáis que estoy siempre en vosotros. No os olvidéis nunca, que estoy siempre en vosotros. Invocadme cada minuto o segundo que necesitéis de Mí.

72


Acordaros siempre del hermano que no tiene nada. Del que no tiene cariño, del que no tiene amor, del que no tiene porque no tiene crecimiento espiritual como vosotros. No juzguéis. Amad a todos de uno en uno. Abrazad al mendigo que está pidiendo, es vuestro hermano. En otros tiempos vosotros también estuvisteis pidiendo. Os mando mi amor y, quiero que sintáis mi vibración de amor, porque os estoy abrazando y queriendo. Me siento inmensamente feliz con vosotros, porque sois divinos, pequeñitos; muy pequeñitos todavía, muy pequeños. Pero os amo mis queridos hijos. Os amo. Quereros inmensamente y que vuestro amor crezca cada día más. Que no decaiga nunca. Que vuestro corazón sea un torbellino de alegría y de amor, porque eso es lo que derramáis por donde pasáis. Mi Paz y Mi Amor os dejo. Mi Paz y Mi Amor os doy.

Orense, 12-7-02 8h de la tarde

NT: dos días antes los marroquíes habían ocupado la isla de perejil.

Paz a vosotros. Paz en vuestros corazones. Paz en vuestro espíritu. Paz para todos. Paz para la Humanidad. Bueno, hoy voy a hablaros sobre un plan: -España está muy mal. Vuestro país tiembla en estos momentos. Los que dicen ser hermanos de vuestra patria, son traidores, pero saldréis adelante con vuestra oración. Pedid por vuestros dirigentes. Pedid por el jefe del gobierno. Pedid por vuestro rey. Y pedid por España. Es un momento crítico. Pedid luz para los traidores. Mis queridos pequeños. El mundo será azotado ahora volcánicamente. Un volcán que otro se pondrá en erupción, no importa donde, pero pedid por el planeta Tierra. Eso es importante, muy importante. 73


Pero mis pequeños, ¿cómo que no sois dignos? Sois dignos en Mi corazón. Sois dignos porque Yo Soy vuestro Padre, vuestro hermano, vuestro guía. Pedid por la Humanidad. Transmitid el mensaje de pedir por la Humanidad. Pedid por todos los seres humanos. Vuestras peticiones llegan a Mí; unas podrán solucionarse, otras peticiones no podrán solucionarse; porque tienen que vivir su propia experiencia. ¿Lo comprendéis, verdad? ¿Cómo una persona va a madurar si no vive sus propias experiencias en la vida? Sus fracasos, sus alegrías, sus triunfos. Tiene que pasar por diferentes etapas para comprender, para vivir y para aconsejar. ¿Cómo podríais aconsejar sobre un tema si no habéis pasado por él? ¿Cómo podéis hablar a una persona deprimida si no habéis pasado por una depresión? Bueno, pequeños. Orad, orad sin descanso. Os lo dice Vuestro Amado Jesús. Hasta pronto queridos. No olvidéis lo que sucede en el planeta Tierra. Hasta pronto. Os amo. NT: preguntamos a que traidores se refería. ¿Eran los marroquíes que dos días antes habían ocupado con algunos militares “la isla perejil”?

R: efectivamente, efectivamente. P: ¿tendrá consecuencias ésta crisis? R: habrá problemas, habrá problemas pero se solucionarán. Pero solamente hace falta encender la mecha. Procurad con vuestras oraciones que no se encienda. Luz para todo vuestro planeta. Luz para todos vuestros corazones. Yo Soy el que Soy. Orad. Pedid a vuestro cristo interno y a vuestro médico interno Yo Soy. Yo Soy el que Soy. Hasta pronto amados míos. Visualizad el planeta Tierra en el centro de vuestro grupo con todo ése amor que ahora sentís y pedid por él; y rodeadlo de ésa inmensa luz violeta. Orad y pedid por él con todo vuestro amor.

74


PD: Hola, soy María vuestra Madre. Os traigo una mochila. ¿La veis? Ésta mochila trae mensajes que se abrirán en su momento. Ahora queda aquí en medio de todos vosotros. A su debido momento la abriréis y veréis los mensajes poco a poco. Soy la Madre. Soy vuestra Madre. Hasta pronto queridos míos. Gracias. A dios. PD: El Arcángel Miguel aquí presente, está diciendo que todos los días le tengáis en cuenta en la oración. Y que todos los días le pidáis en la oración por el planeta Tierra; pues él os va ayudar en vuestras dudas que tenéis y en vuestros desasosiegos. Orad todos los días una oración, todos los días. No os olvidéis mis queridos hermanos, estoy para ayudaros. Todo mi amor os dejo.

Orense, 12-7-02 11,30h de la noche a la orilla del “Río Míño”. Comunicado a través de una compañera del grupo. Mis queridos discípulos. ¡Qué feliz me hacéis! ¡Qué dóciles sois! Yo ya tenía previsto esto, pero vosotros no. Os pilló por sorpresa (su comunicación). Sois bellos, aunque con vuestros defectos, pero sois bellos. Tengo que deciros una cosa nada más llegar aquí, sentados en ésta naturaleza tan hermosa, y rodeados de tanta belleza. ¿Os acordáis de dar gracias al Padre? No olvidéis nunca que tenéis que estar constantemente dando gracias al Padre; porque sin Él no podríais estar aquí. Sé que todavía sois pequeños, pero no os preocupéis. Poquito a poco iréis avanzando. Nada más llegar aquí, debisteis de sentaros y hacer unos segundos de meditación e invocar al Padre diciendo: -Padre, gracias por tanta belleza. Gracias por todo lo que nos das. Gracias Padre por lo grande 75


que eres. Gracias Padre por todo lo que nos permites hacer. Gracias Padre porque es un privilegio muy hermoso el que Tu nos escojas para estar en ésta noche bajo la luz de las estrellas y de ésta luna que nos ve. Sin Ti, Padre. Sin tu creación Padre, no podríamos estar aquí. Sed humildes mis pequeños discípulos. Sois dóciles pero os falta un poco de humildad. Tenéis que ser humildes. Y tenéis que constantemente dar gracias al Padre, inmediatamente, luego podréis hacer vuestras oraciones que son hermosas. Hermosas como lo son vuestros corazones. Ésas pequeñitas faltas no las tengáis en cuenta. Yo os iré guiando poquito a poco y terminaréis siendo hermosos discípulos. De momento sois pequeños, pero tenéis unas ansias, un corazón, un amor y mucha docilidad. Sois hermosos y me siento inmensamente feliz con vuestra afinidad. Yo ya me lo imaginaba, pero me dejáis sorprendido de cómo respondéis. Queridos hermanos. Quiero que sepáis que en vuestro interior tenéis el Universo, utilizadlo. Rodeadlo de luz violeta y pedid por él. Pedid por toda África, por todos ésos niños que no tienen ni agua para lavarse; ni una gota para llevarse a su boca. Pedid, pedid por todos los necesitados del tercer mundo. Pedid por todos ellos. Pedid por todo. No os olvidéis de pedir siempre por la unión de las religiones, no importa cual sea. Ésta es una pauta muy importante que tenéis que seguir; porque a eso llegaremos, a ser una unificación. Solo uno. El Padre es uno. El Padre nos ama a todos por un igual. Ricos, pobres, grandes, pequeños, negros y blancos. No hay diferencias para el Padre. Mis queridos discípulos. Si vierais que hermosos sois. Perdonad si os digo que aún tenéis defectos, pero os lo digo con amor. Porque os quiero perfectos. Os quiero limpios. Os quiero transparentes. Os quiero dóciles. Y os quiero humildes. Mucha humildad. Dad gracias al Padre por tanto como tenéis, diciendo: -Padre mío, gracias por tanto como nos das. Gracias Padre por ésta inmensa naturaleza tan hermosa y que podemos disfrutar nosotros. Padre, ¡qué privilegio tenemos! Nos has elegido Padre y te damos las gracias por haberte fijado en unas hormiguitas como nosotros, que ni sabemos apenas caminar. Pero Tú, Padre mío, nos has elegido y no te fallaremos nunca Padre. Nunca te fallaremos. Y te pedimos por nuestra hermana (faltaba una) que 76


aunque no está aquí presente la tenemos en nuestros pensamientos y la arropamos con nuestro amor para que no se aleje del grupo. Que se una cada día más, porque le hace mucha falta trabajar. Padre nuestro que estas en el cielo... Gracias Padre. Gracias Padre mío. Gracias de todo corazón. NT: después fue imponiéndonos uno a uno las manos sobre nuestras cabezas y dándonos su energía.

Vigo, 15-7-02 5,30h de la mañana ¡Oh hijitos míos! gracias por reincorporaros a vuestro trabajo. Gracias por vuestra ayuda a la Humanidad. Sois asequibles a mí, en estos momentos tan duros que atravesamos, en ésta sociedad en la cual todo está en peligro de extinción para mí. ¡Oh hijitos míos! os amo, os amo. Sois lo más bello que Yo tengo mis hijos queridos. Sois lo más humano. Sois mis Mensajeros del Alba que lleváis mi mensaje de amor, de sosiego y de esperanza a todos los hogares. Pequeñines, pequeñines míos. Sois mis luceros que alumbráis en ésta inmensa oscuridad. Por eso os pido pensamientos limpios, para poder transmitir lo mejor de cada uno. Sabéis que cuando estáis en sintonía vibratoria conmigo, todo se aclara y emitís una claridad inmensa. Parecéis un lucero en la oscuridad. Por eso os quiero limpitos de pensamiento; y aparte, en armonía continua. ¿Me entendéis? Yo os quiero continuamente proyectando amor y más amor. Igual que el que envía vuestro Padre Creador a todos los mundos habitados; porque Él es amor absoluto y quiere la perfección de sus hijos amados. Yo, queridísimos pequeños míos, quiero ésas manos unidas; y más que unidas sean entrelazadas totalmente con el amor tan grande que proyecta 77


el Cosmos para ésta Humanidad. Que tendría que ser perfecta ante los ojos de nuestro Padre Creador. Él soñó que todo sería perfecto. Pero nosotros los humanos como imperfectos que somos lo deterioramos todo. Por eso os pido muchísima comprensión a mis grupos de trabajo, para que os reunáis más a menudo en ésta hora, para acelerar la alegría en todos los hogares de nuestro Cosmos. Sería la perfección, el que estuvieran todos los hogares llenos de amor y comprensión hacia todo lo creado. Por eso, desde mi corazón y con toda mi fuerza, deseo que todo se recupere armoniosamente. Tengo muchísimas ganas de ver a mis pequeñuelos alegres y dichosos, con toda la comprensión que sea más necesaria, para poder emitir mi pensamiento, y mi gran amor. Os digo mi gran amor, en éstos momentos tan duros que se avecinan, donde los otros con sus pensamientos negativos pueden ocasionar que nuestra Humanidad se bloquee o se deteriore; y al final todo acabe en catástrofe. Yo no lo deseo, ni mi Padre Creador. Él y Yo sólo deseamos la belleza, la claridad, y un sol radiante de luz para todas las almas que sois lo principal; la conexión con la divinidad, con el infinito, con el amor puro. ¡Oh hijitos míos! Si supieseis que dentro de cada uno de vosotros hay un firmamento o cielo; o la inmensidad creada, o un cosmos. Pues sí, hijos míos. Cada uno de vosotros es un mundo y, dentro en su profundidad está la unión con el Padre Creador. Todos en unión con el Cosmos somos uno solo, que es, la perfección de la divinidad. Por eso, hijitos míos, lleváis ésa diminuta partícula o chispa divina que os hace dioses en potencia; y todos unidos hacéis la fuerza para recuperar las almas perdidas en éstos momentos tan difíciles por los que atraviesa ésta Humanidad. Por eso yo os pido de todo corazón que me ayudéis a recuperar toda alma perdida. Todo es un caos con tanto terremoto, accidentes o guerras. Y todo tan innecesario. Sabéis vosotros que muchos desencarnan y están años y años perdidos, sin saber que ya no existen en la tierra, o mundo; pues son espíritus que no se enteran y siguen y siguen haciendo sus vidas como siempre. Y pasan 78


años y años sin darse cuenta de que están en otra dimensión. Pues hay que recuperar a ésos seres. Hay que atraerlos con cuidado y muchísima dedicación hacia ellos, pues no saben dónde están. Sed tiernos con ellos. Hablarles con amor y toda vuestra comprensión, hora tras hora y día tras día, para que cuando Yo los llame vengan a mí, y será con vuestra ayuda. Pedid suavemente por ésos seres, pues Yo los deseo a mi lado como a vosotros mismos. ¡Ayudadme por favor, con estas almitas perdidas! Estoy muy contento con vuestro trabajo de recuperación, en éste trabajo tan importante para mí y mi Padre Amado. Yo, queridos hijos. O queridísimos colaboradores. Os pido muchísima disciplina y seguridad para vosotros mismos, porque si vosotros mismos dudáis, ¿qué va a ser de todo esto? Yo os necesito con fe. Con muchísima fe para saltar todo obstáculo que podáis encontrar, en ésta situación de trabajo o misión de dedicación hacia la Humanidad. Seguid formando círculos de amor a vuestro alrededor. Son hogueras de claridad para los que no ven. Quiero hijitos míos, que seáis más comprensivos y más tolerantes; y que no os aferréis a ésos obstáculos que os perturban. Analizad todo lo que llegue a vuestras manos. A veces os parecerán notas perfectas, pero os pueden mostrar cosas equivocadas, para perturbar vuestro diario vivir. Por eso os pido mucha tranquilidad y sosiego. Analizad todo minuciosamente. Donde parece que es verdad, puede esconderse una gran mentira o equivocación. Sed leales y comprensivos con vosotros mismos, y así analizareis con más respeto a vuestros hermanos que caminen en otra sintonía vibratoria. Tened cuidado porque, -todos os pueden acechar en momentos bajos de vuestra sintonía y no os daréis cuenta. Ellos lo retorcerán tanto que, al final veréis lo que ellos quieren que veáis y os harán muchísimo daño; y destrozarán vuestra existencia contrariando toda situación. 79


Os digo: -sed más humildes- la soberbia puede acecharos en cualquier momento. Sed sencillos y transmitid alegría, nunca tristeza. Lo quiero para todos mis hijos, soles de sabiduría en potencia; pero todo llegará a su debido tiempo. Por eso os pido respeto para aquel que no sabe, o no se comporta bien del todo. Respeto para aquellos que no están donde vosotros queréis que estén. Ya llegarán. Dadles tiempo y tened paciencia con ellos. Otros la tuvieron anteriormente con vosotros. No juzgar a nadie. ¡Por favor os digo! “a nadie” ¿Entendisteis bien la lección? digo a nadie, porque Yo tampoco los juzgo. Ellos también llegarán a mí en su día, y ése día seré inmensamente feliz. Por eso os doy las gracias y más. Os envío muchísimo amor y fortaleza para poder superar pruebas amargas, o tontas. Sed leales con vosotros mismos. Os amo pequeñines míos. Deseo de todo corazón enviaros ésa chispita de calor divino para que podáis sonreír más. Sed tolerantes y reír mucho con el que no sabe. Vosotros al mismo tiempo os fortaleceréis con toda ésta situación y os daréis cuenta, pequeñines míos, que todo es un aprendizaje en vuestras vidas cotidianas. Estad siempre alerta, pues a veces sentiréis brusquedades y no sabréis de donde provienen. Estad muy alerta. ¡Por favor os lo suplico! y así no caeréis tantas veces en picado. Bueno, hijitos míos, pequeñines queridos. Os amo en ésta madrugada. Descansad y prepararos para un nuevo día. Se avecinan momentos curiosos, o hermosos. Preparaos y observad minuciosamente todo lo que hacéis. Tendréis muchas sorpresas y muy agradables. Seguid orando por todos vuestros hermanos. Por aquellos que os necesitan y os tienden la mano para pediros ayuda. No se la neguéis nunca. Que Dios os bendiga, pequeñines míos. Hasta siempre. Vuestro querido y siempre Amado Jesús.

80


Vigo, 16-7-02 5,45h de la mañana Gracias pequeñines por estar conmigo en ésta madrugada. Oled, observad qué frescura. No hay ruidos. El amanecer es precioso. Es tenue y agradable. Como bien os digo: es fresco y agradable para meditar. Para perfeccionar y conectar con el Padre Creador. Cualquier momento es bueno, para dar gracias a mi Padre de cualquier situación. Yo digo: -Gracias Padre mío por ésta belleza. Se esconden las estrellas del firmamento y empieza la claridad del día. Hijitos míos. Aprended a dar las gracias a nuestro Padre Amado de todo lo creado. Porque ésta maravilla es para todos los humanos; para que observemos y meditemos con prudencia. En ésta separación del día de la noche, Él está también con nosotros y nos ama. El Padre Creador comparte con nosotros, todos sus sueños más deseados, y está en cada momento de nuestra vida compartiendo toda su alegría y afinidad con todos nosotros. Yo os digo, amados hijos: -dejaros llevar y no opongáis resistencia al destino que os tocó vivir. Sed agradecidos y sumisos. Estad siempre preparados ante situaciones o adversidades que puedan presentarse; y no digáis que no a nada. Porque si observáis bien, todo tiene un cambio y un comienzo. Veréis como después de un tropiezo viene algo más suave y agradable. Después de un disgusto viene una alegría y todo se suaviza. No pongáis resistencia ante las situaciones que os ha tocado vivir. Es vuestro destino y con él creceréis. Superaréis el crecimiento y además, seréis más fuertes, y vuestro yo interno se alegrará de las pruebas más duras, porque él crecerá y vosotros diréis: -no puede ser- pero así es. Nuestro ser interno, cuantas más pruebas tiene más crece con el sufrimiento. Y digo: -con el sufrimiento que le tocó vivir en ésa vida. En otra, posiblemente sea más liviana o más activa. Depende de las circunstancias o hechos que tenga que depurar. ¡Oh hijitos míos! Pequeñines míos. Os amo tanto... Yo quisiera que la vida os fuese muy agradable. Para unos si lo será, y para otros no. 81


Será tortuosa, pero en eso se eleva el progreso. Nosotros pedimos venir en diferentes etapas y circunstancias. Nosotros deseamos progresar como sea y superar todas las circunstancias adversas. Pequeñines. Qué difícil es a veces, vivir en míseros estados o situaciones críticas. El ser que le tocó vivir ésa pésima situación, crece y crece. Yo os digo que crece tanto que no os lo podéis ni imaginar; y si además ése ser es humilde y se deja conducir o iluminar, crece más. Mucho más. Niños míos. Observad que el camino es a veces muy duro, empinado y resbaladizo, y tiene muchos obstáculos. Para subirlo hay que salvar todo obstáculo; pero Yo, que estoy en la cima, observo todas las caídas y miro muy de cerca y observo como os caéis; y como después, suavemente, con valentía salváis el obstáculo. Yo estoy observando y, aquél que no puede o es más frágil, si mira hacia arriba verá mi mano tendida; porque mi mano se estira hasta donde sea necesario, para agarrar ése cuerpecito que quiere avanzar. Entonces Yo le digo al oído: -¡ánimo!- y le susurro muy bajito: -fuerza y valor- y lo estímulo para superar ésta caída o golpe que llega en un momento inoportuno a nuestra vida. ¿Os dais cuenta hijitos míos que el camino es pedregoso? pero si lo lleváis con alegría es mucho más suave y armonioso a la hora de caminarlo. De ésta forma avanzaremos y apartaremos todo obstáculo que encontremos en la vida. Sed fuertes y constantes, y no os olvidéis nunca de pedir ayuda a mi Padre Creador, y a vuestros guías que hacen la labor más importante, desde que nacéis hasta que morís. No tienen descanso alguno. Están de vela continuamente. Pedidles a ellos que os orienten. Ellos están deseando daros o aconsejaros en el trayecto de vuestra vida. Son humildes, sumisos y pacientes. Saben esperar y tienen la inteligencia de no inmutarse por nada. No se enfadan. Y cuando los llamáis para solucionar algún problema, acuden inmediatamente. Por eso os digo que pidáis cuanto os sea necesario. Ellos siempre os dan la respuesta y os ayudarán en momentos críticos.

82


Yo os digo y os aconsejo que escuchéis su voz. Son suaves sus palabras de cariño y lealtad hacia vosotros. Se comprometieron a estar en ayuda continua y darse sin medida. Solamente quieren dar amor. Muchísimo amor. Es su trabajo el de ser leales y guardar a su niño, a ése que le tocó guardar y servir. ¡Oh niños míos! ¡Cuánto mejoráis en vuestro aspecto y acción! Yo estoy muy contento, pero vuestro guía está feliz con el cambio y el progreso. Ve la claridad que llega hasta vosotros y siente que no tiene que esforzarse demasiado; y eso para él es un alivio; pues al llegarle la luz con menos esfuerzo se siente feliz, muy feliz. Y no digamos todos los que le preceden en el crecimiento, pues según vamos subiendo, cada día la claridad es más grande, más hermosa; y la superación es perfecta. Y todos participamos de la gloria de un buen hacer. Dejaros conducir que vuestros guías os llevarán. Ellos os orientarán hacia lugares y un destino perfecto. Su misión es grandiosa, como todas las de todos los seres que están detrás haciendo el bien y ayudando a la Humanidad. Pequeñines, pequeñines míos. Quiero que sepáis que el trayecto es larguísimo, pero con el amor llegaremos caminando despacio y al final abrazaremos lo deseado. Sentiremos la inmensa dicha de poder abrazar con inmensa alegría, lo más grande y lo más hermoso, que es, el conectar con la Fuerza Divina. Abrazarla y sentirla y poder penetrar en ella. Yo os digo, hijitos míos: -No paréis, porque la búsqueda es perfecta. Si lucháis por vosotros mismos y por vuestra superación, os daréis cuenta que estáis abrazando continuamente a vuestro Padre. Él os da fuerza y estímulo para que sigáis luchando sin parar y apartéis todo obstáculo. Seguid. Seguid que los obstáculos no son importantes a la hora de conectar con vuestro Padre Creador. Todo se ilumina y su base está dentro de nosotros mismos. Él nos adora, nos escucha, nos alienta y nos rodea con su energía-amor y sabiduría; y hace un llamamiento a todos sus hijitos para que caminen despacio hacia ésa ruta empinada y maltrecha que es la vida. Sonreíd. Estad alegres y parodiar todo obstáculo, y así será todo más sencillo para poder llevar la cruz que nos tocó vivir. Alegría, alegría hijitos 83


míos. Daros la mano unos a otros y veréis que fácil es subir con la ayuda de todos. Os amo en todo lo que os rodea; y si os fijáis bien veréis que todo es maravilloso. Y si contempláis las estrellas y les habláis, todo será perfecto. Amad cada día más y sembraréis un destino limpio y claro para vivir. Sed alegres y muy felices con vuestros hijos y reíd todos juntos. Veréis como todos seremos un poco más dichosos. Bueno, hijitos míos. Éste texto se terminó. Hasta pronto. Vuestro Amado y Guía, Amado Jesús.

Vigo, 16-7-02 7,15h de la mañana Pequeñines, pequeñines. Dios vela vuestra existencia. Si miráis las luces que hay en el firmamento veréis que allí se esconde Su palabra, Su amor; Su grandioso amor hacia sus hijos amados, porque Él es la perfección y nos ama tantísimo que solo desea que obremos minuciosamente en ésta época difícil que nos tocó vivir. Observad que fascinante es la noche. Tantos puntos oscilando, y todos mandando y proyectando a nuestro querido planeta Tierra, mensajes de amor y sabiduría, para que podáis deleitar todo lo bello y lo más hermoso que el Padre podría darnos o regalarnos. Observad que grandioso es el Cosmos. Está lleno de sabiduría y misterio. Por eso os digo: -observad en la noche cuando esté despejado, y podréis deducir que él nos envía muchos mensajes. Solo tenemos que estar predispuestos para recibirlos y analizarlos. Mis mensajeros del alba. Estad alerta que veréis próximamente algo precioso. En la noche os gusta reuniros conmigo, pues yo os obsequio con algo precioso y hermoso. Es un regalo de la noche. Os amo tanto, tanto... que más no puedo. Estoy en vuestras oraciones al planeta, y me llena de gozo el saber que unos cuantos oran por la Humani-

84


dad; son sencillos y alegres, y se sienten muy queridos y unidos los unos a los otros, formando un cordón muy luminoso en el espacio. Por eso Yo os digo, luceros míos: -no decaigáis en la lucha- sed constantes y daros la mano. Os digo repetidas veces: -daros la mano- porque así haréis más fuerza en la creatividad de lo que deseáis. Todos juntos formáis una esfera luminosa que avanza con un destino a pasos agigantados. Limpiad, limpiad el planeta, todos juntos; y con toda la luminosidad limpiaremos todo residuo negativo o de mal que pueda acecharnos. Sed valientes. Yo se que con vuestra bandera saldréis al frente y tumbareis todo enemigo. Os amo, luchadores míos. Os doy las gracias por vuestra ayuda, y os doy ánimos para seguir apartando toda prueba negativa todos juntos, con ésa cadena inmensa de luz que proyectáis. Amor y más amor, también, a todos los seres que están perdidos y que están deseando ser rescatados por la onda vibratoria del amor. Decidid cuanto antes para estar en armonía conmigo y mi Padre, para contemplar la noche y su embrujo. Ello conlleva a estar más unidos, y así sentiréis la fuerza y el deseo de amaros cada día más y, dejaros llevar por la inmensa pasión que Yo pongo en todo. Os amo queridos niños. Mis amados discípulos. Mis mensajeros queridos, daros la mano y yo estaré ahí dando más fuerza a todo lo que creáis más oportuno. Pedid, y se os dará. Sed felices. Iros a dormir, que Yo velaré vuestro sueño. Será reparador y vuestras energías mejorarán. Hasta pronto colaboradores míos. Mensaje para los siete. Vuestro Amado y querido siempre, Jesús.

85


Vigo, 17-7-02 6,45h de la mañana Buenos días mis pequeños colaboradores. Mis mensajeros del alba. Os amo, os amo, os amo. Pequeñines, pequeñines míos. Cuantas dudas tenéis. Qué poco creéis en todo lo que está sucediendo. ¿Todavía dudáis? Yo no quiero dudas. Quiero fortaleza, unión y mucha fe mis mensajeros pequeños. Pequeñines, pequeñines míos. Si vosotros supieseis cuanta alegría hay a vuestro alrededor. Cuanta algarabía. Si, algarabía con vuestras oraciones. Con vuestras peticiones la luz crece y cada día se hace mayor la alegría. Yo os pido alegría y buen hacer, porque todos juntos y alegres sube la vibración y conectamos más pronto con la onda vibratoria que se expande por todos los mundos. Y ésa onda expansiva, que es el amor del Padre y la conexión con todos sus hijos, es la vibración perfecta para estar unidos entre sí. Yo os adoro hijitos míos. ¿Escucháis el canto de los pájaros? Es sublimidad. Todos cantan distintamente. Dan gracias por su existencia y armonizan la existencia de los humanos. Yo os pregunto: -y vosotros, ¿qué hacéis pequeños hijos, si todavía dudáis? ¡Oh! ¡Por favor! no dudéis más de todo lo que ocurre alrededor de vuestra vida. Todo está preparado. Yo así lo quise. Por eso os llamo y os digo: -mis mensajeros queridos, mensajeros del alba. No es casualidad que estuvieseis en la cumbre (del Monte Alba) para poneros vosotros ése mismo nombre. Ése nombre estaba puesto. Mis ayudantes así lo quisieron. Por eso quiero que al reuniros seáis sinceros con vosotros mismos. Solo quiero comprensión, tolerancia y muchísimo amor. Digo leales porque, la lealtad es la más preciada virtud, pues os ayuda muchísimo al ser que la posee. ¡Lealtad a todo el grupo! ¡Oh mis pequeñitos tiernos, frágiles y dudosos, hay que meditar más! En la meditación comprenderéis muchísimas cosas y conectareis con vuestros guías superiores; y digo superiores.

86


No lo dudéis. ¿Entendéis lo que quiero deciros? No quiero dudas; y si no, preguntad. Yo estoy en todo lugar, y también mi Padre Creador y Señor de todo el Universo. Él percibe toda la vibración armónica. Toda vibración de amor; y además, es tan sencillo... Ama tanto... Su amor es incondicional. Pequeñines míos. ¿Cómo pensáis que llega la energía a vosotros? Es la conexión del Padre. Es tan perfecto su amor... Ésa vibración tan intensa de amor anega toda la creación, y vosotros ya canalizáis a través de vuestro amor. Por eso es tan sencillo conectar con vosotros. Yo deseo que mis canales sean puros, sencillos, frágiles y tiernos. Digo frágiles, porque así puedo manejarlos a mí manera y pueden estar conectando conmigo en cualquier momento y hora que Yo lo desee. Mandaré mensajes en cualquier momento del día, cuando Yo lo desee. Por eso os pido: -comer poco para poder transmitiros mis mensajes a través del pensamiento. Estad alerta. Todos percibiréis mi mensaje. Y digo todos, porque a vosotros siete me refiero. (Los componentes del grupo) Y digo comer poco para poder establecer una buena comunicación; entonces estaré con vosotros diariamente y podremos hablar y dialogar más intensamente. Por eso, pequeñines míos, mis luceritos queridos. Os digo que todo está preparado. Observad, escuchad y meditad. Estoy aquí a vuestro lado. Lejos, cerca, como vosotros más deseéis. Os abrazo tiernamente y sentís mis brazos. Envolveros en ellos o refugiaros, pues Yo estoy a vuestro lado. Constantemente programo vuestro amor y quiero para mis pequeñuelos un amor grandísimo. Tesoros míos. No pensad mal nunca más. Que vuestra sintonía vibratoria sea las más brillante y más armoniosa; y que tenga más luz para poderla enviar a toda oscuridad, a todo problema, a toda situación crítica. Yo iré personalmente en ésa luz o claridad que enviéis a todos los seres necesitados de amor. A mis niños, a mis ancianos, a mis jóvenes, a mis vagabundos y a mis pobres de espíritu; y a todos aquellos que sin querer dudan tanto de mi existencia. Queridos míos. Os abrumo con mi pensamiento. Mi pensamiento es de amor, es de mi Padre. Y cómo nos envuelve con su energía divina... Por eso

87


debemos pensar y armonizar toda reunión o charla, donde Él conecte con nosotros. Mis pequeñines queridos. ¿Os dais cuenta que cada día que pasa conectamos más tarde? Yo preparo la situación y la ajusto a mí medida. Tampoco quiero que mis hijos no descansen lo necesario. Bueno, queridos míos. Os diré que alguno de vosotros conectará muy pronto conmigo. ¿Estáis contentos? Yo quiero serviros y alegrar vuestras almas, sencillas y hermosas. Si, digo hermosas, porque lo son. Sois tiernos para mí, pero quiero más fe. Mucha más fe. ¿Me entendisteis? ¿Sabéis a que me refiero? ¡Se acabaron las dudas! Todos somos perfectos para nuestro Padre Amado. Bueno, queridos míos. Podéis descansar tranquilos, pero, estad todos alerta para la próxima conexión conmigo. No temáis. Estaré en la noche y muy cerca para abrazaros y podréis sentir mi amor más profundo. Prepararos que será próximamente. Hasta pronto cariños míos. Un abrazo de protección para los siete, os amo muchísimo. Estáis en mi corazón y os protegeré siempre. Llamadme, llamadme, llamadme. Vuestro Amado y siervo para vosotros. Vuestro Amado Jesús.

Orense, 19-7-02 4h de la mañana

Nt: habíamos tenido un pequeño contratiempo de índole familiar y se interrumpió la comunicación. Más tarde, y todo más sereno continuó.

Pequeñines, pequeñines míos. Buenos días. En éste hacer, os ruego, seréis calmos con todo cuanto se presente. No precipitaros. Tened paciencia. Todo llegará. Por mucha prisa puede estropearse la cosecha que tanto trabajo costó adquirir. Por eso os pido que tengáis calma. 88


¡Oh pequeñines míos! Soy Yo el que os lo dice. El Amado Maestro; porque os ama sobre todas las cosas y quiere lo mejor para vosotros. Queridos míos. ¿Sabéis cuál es la solución? Esperar el momento más oportuno y veréis que más tarde se soluciona. Todo es posible. Con buen hacer, niños míos. Todo es posible. Pequeñines. Continuo éste mensaje por no ser posible ésta madrugada. No temáis, todo será realizado en su debido tiempo. No tengáis prisa. Todo se solucionará con armonía y buen hacer. Dadle tiempo al tiempo. Yo estoy en ello y mis ayudantes trabajan conmigo. No temáis. No temáis. Recibiréis lo que vosotros merecéis. Buscad y encontrareis lo adecuado. Pedid a vuestros ayudantes para que os lo pongan cerca, y el deseo será cumplido como vosotros merecéis y deseáis, niños queridos. Es muy personal lo que Yo os digo: -no os rindáis en vuestro amor, pues tiene que estar junto y unido para ayudar en toda terapia. Sed valientes en estos días que hay mucha perturbación. Vosotros me ayudareis en éste trabajo de ayuda hacia todo ser débil. ¡Adelante mis valientes! Yo estoy cerquita para animaros y abrazaros. Os amo tiernamente. Sois mis delirios del alma y os doy mucha fortaleza a los dos. Pequeñines, pequeñines. No decaigáis en éste momento de angustia. Yo y mi Padre estamos por encima de todo problema. Repito: -sed valerosos y escuchad mis mensajes. Y como tú bien dices: -si no es en la casa, puede ser en el campo o pradera. Que bellos mis hijos; y además, colaboradores míos. Os amo tanto que deseo lo mejor para vosotros. Abrazaros y fundiros. Un grandioso amor fortalecerá a todo aquel que metáis en vuestro pecho o corazón. Hijitos míos. La vida a veces sonríe, y otras tantas no; pero si os aferráis a mi mano todo tendrá solución. Amor. Amor para el planeta y para toda necesidad. Os amo. Hasta siempre. Vuestro Guía y Maestro, Jesús.

89


Orense, 19-7-02 3,45h de la tarde

Nt: la autora en estos momentos estaba atravesando una pequeña crisis.

Amor, amor. No estás sola. Te quiero y me tienes a mí, y te protejo todos los momentos de tu vida. No caigas niña mía. Esto es momentáneo y pasajero. Aunque te parezca mentira Yo estoy cerquita de ti. Te abrazo, te quiero y procuro darte ánimo. ¡Oh mi sol radiante! Necesito que estés fuerte para mí. Me ayudas continuamente en mi proyecto evolutivo; por eso quiero que no te desmorones ahora. Vendrán momentos muy dulces. Saborea cada instante y verás con que dicha eres amada. Cariño mío, reponte. Se valiente y fuerte ante las adversidades. Eso no tiene importancia para mí, y para ti tampoco debe de tenerla. Cielo mío. Te protejo constantemente y quiero tu dicha, tu felicidad y tu alegría. Camina descalza por el campo. Tú verás el cambio. La vibración aumentará, el equilibrio se estacionará, y pronto verás los resultados. Estarás más serena. Te quiero en armonía continua. Te amo en todo lo bello que hay en ti. Eres una flor y no quiero que se marchite nunca. Te amo vida mía. Hasta siempre. El que te cuida.

Orense, 20-7-02 8h de la tarde en el campo ¿Estáis preparados? Yo os dicto hijitos míos. Gracias por acudir a mí. Os amo, os amo. Sois tiernos y bondadosos. Sed alegres y dichosos. Me tenéis a mí y velo por vosotros. Velo por los que oran y por los que piden al Padre fervientemente.

90


Mi Padre no abandona a nadie. Es comprensivo y misericordioso. Es afabilidad. Es energía pura. Por eso donde estáis, irradia amor y más amor para sus hijitos trabajadores que tienen la misión de acelerar la luz. Por eso, hijitos míos. Si mi Padre lo dice, todo es posible. Dejaros llevar por los días y las horas. Él sabe mejor que vosotros lo que más os conviene. Amor. Amor es lo que mi Padre pide para todos sus hijos. Que se amen y respeten mutuamente, para así acelerar la vibración más intensa que es la del amor. Pedid. Pedid a vuestros guías ayuda, para poder colaborar mejor en el servicio a la Humanidad. Pequeñines, pequeñines míos. Cuanto placer el veros comunicar con las fronteras y proyectar mensajes tiernos a todos los que sufren trastornos en sus vidas. Os amo hijitos míos. Ayudadme en ésta misión de limpieza o ayuda a la Humanidad. Proyectemos entre todos la energía suficiente para poder visualizar de color violeta todo nuestro planeta. Visualizadlo ya restablecido, y así entre todos lo transmutaremos y lo llenaremos de luz; y será un gran éxito, porque cuantas más mentes conecten, la vibración será más efectiva. Pequeñines, pequeñines míos. ¿Dónde están vuestras dudas? Me veis ya. Me sentís. Ya puedo conectar con vosotros, aunque sea solamente con un poco de viento. Haced, haced más meditación. Yo estaré allí donde vosotros meditáis. En cada uno de vosotros estaré corrigiendo vuestras faltas. No me enfado por nada. Solamente quiero veros felices y en armonía continua. Tirad todo lo viejo y empezad a construir algo nuevo, seguro y eficaz para todos. Seréis felices en éste cambio evolutivo pequeñines. He dicho evolutivo. Hay que trabajar más y no ser perezosos. Os amo, niños míos. Mis mensajeros del alba. Quiero respeto para todos. Amaros todos mucho que, la fuerza del amor hace una pantalla gigante contra el mal; porque él está suelto y quiere dominarlo todo.

91


No es un ser, es una vibración y hay que cambiarla; y solo se cambia con la transmutación, y todo con muchísimo amor y una inmensa alegría. ¡Oh mis dulces hijitos! Quiero que no sufráis por nada. Pero os atosigáis unos a otros y os quitáis la vibración solo con miraros de mala manera. Por eso os pido precaución. Mucha precaución a la hora de hablar. Tened cuidado a la hora de expresaros, porque hay mucho desequilibrio, y eso no funciona. Sed transigentes con las gentes que no saben más. Id a pasear y recoged una buena vibración y reíd. Eso os sentará bien. Hasta pronto mis pequeños colaboradores. Os amo a todos. Vuestro siempre Amado y Amigo, Jesús.

Orense, 21-7-02 11h de la mañana Pequeñines, pequeñines míos. Os hablo alto y claro. Escuchad lo que os digo. Amad a todo aquel que se acerque a vosotros u os llame, y estad atentos a toda situación. Será bien recibida la vibración Cósmica, y será correspondida. Y aquellos que la reciban serán amados y serán dichosos con ella. Yo os digo, hijos míos, que con mi mano y vuestra ayuda haremos infinidad de cosas buenas y provechosas en éste camino evolutivo. Para enseñar a las gentes a amar y a respetar todo lo creado por nuestro Padre Amado. Sed leales hijos míos. En ello se basa mi confianza en vosotros. Si, se que me ayudaréis todos a restaurar mis fincas que son mis hogares favoritos. Aquellos que no me conocen o que no saben nada de mí, quiero que me conozcan y sean muy felices conmigo y con mi Padre Creador. ¡Oh tesoros míos! Cuanta ternura en vuestro buen hacer. Ésa melodía, ésos sentimientos y ésos pensamientos, me elevan a mi Padre. Soy dichoso, muy dichoso con tanto halago de mis hijos queridos; pero quiero muchos más trabajando en ésta gran obra para mí y mi Padre. 92


Todos juntos ganaremos la gran victoria que es la alegría y el gran hacer. Haced una gran muralla, para que nada ni nadie os puedan perturbar en ésta armonía perfecta que hay en la conexión de mi Padre; y que es victoriosa, perfecta y asequible, para todos aquellos humanos que quieran estar en la vibración perfecta. Pequeñines, pequeñines míos. Os hablo desde el fondo de mi alma. Quiero que seáis generosos con mis hijos perdidos. Ayudadme en su rescate, y vosotros subiréis un peldaño más. Os amo muchísimo y veo que sois dichosos conmigo; y quiero que compartáis ésa dicha con toda la Humanidad. Reforzad la alegría de aquellos que empiezan a sonreír y que algún día estuvieron tristes, muy tristes. ¿Entendéis lo que quiero deciros? Deseo fervientemente que mis hijos queridos recobren la calma. Y quiero para ellos la felicidad y la armonía perfecta. Yo, el Maestro, abrazo a todos mis polluelos y los acaricio suavemente para no hacerles ningún daño. Ellos vendrán a mí en busca de consuelo, de amor y de comprensión. Yo estaré esperándolos y los abrazaré uno a uno, según lleguen, porque Yo se que llegarán y los amaré intensamente. Los protegeré y los envolveré con mi manto de energía. Pondré mi mano suavemente en sus cabezas y mejillas, y los acariciaré hasta sentirlos vibrar de la emoción. Así quiero sentir a mis hijitos, cerquita de mi pecho. Abrazarlos tiernamente, y todos temblaremos de emoción. Esto, queridos hijos, es un regalo para todos los que quieran acercarse a mí. Envuelvo todo en una vibración Cósmica, para que toda la Humanidad la perciba. ¡Amaros por favor, intensamente! ¡Os lo suplico! Porque viendo tanto deterioro tengo muchísima tristeza. Por eso os pido pequeñines míos: -ayudadme, ayudadme- en éste triste trabajo de recopilación de almas u ovejas perdidas. ¡Por favor! No juzguéis. Yo tampoco lo hago, y soy inmensamente feliz cuando recupero a una de las que están descarriadas. Amor. Amor es lo que siento por cada una de ellas y soy feliz, muy feliz.

93


Pequeñines, pequeñines míos. Gracias por transcribir mi texto completo, Éste será divulgado próximamente. Yo os diré donde tenéis que depositarlo. Os amo tanto por vuestra labor, como por vuestra comprensión hacia los que sufren deterioros mentales o no tienen ganas de vivir. Yo los amo muchísimo, muchísimo; y necesitan muchísima comprensión por todos aquellos que están a su alrededor. ¡Oh tesoros míos! ¡Que labor tan intensa os tocó realizar! Con mi ayuda será perfecta y agradable. Os amo en todo. Hasta siempre mis niños amados. Vuestro siempre, Amado Jesús.

Vigo, 22-7-02 7,30h de la mañana ¡Oh mis pequeñines amados! Tiernos hijos míos. Estáis en mi corazón constantemente. Gracias por vuestra labor de progreso y ayuda a la Humanidad. Aún dormidos me ayudáis a llevar mis mensajes a todos los seres que necesitan oír mi voz. Yo hablo alto y claro para todos los hijos del alma. Los que quieran escucharme, son ésos que tienen ansias de progreso. Son ésos inquietos seres que no están a gusto y quieren investigar, pero no saben como hacerlo. Luchan contra corriente para aclararse, y están bastante perdidos con sus ideas. Yo estoy contento con ésa actitud de mis hijos, porque están despertando la inquietud del saber; y Yo los motivo para seguir. No los dejo solos ni un instante, porque tienen muchas inquietudes de salir al exterior. Hijitos míos. Gracias os doy en ésta mañana por vuestra labor de ayuda. Quiero claridad para todos los que me escuchan, y mucha sencillez para que me entiendan los más pequeños, aquellos que no saben nada de lo mío y mi Padre. Por eso, pequeñines míos, estaré en contacto continuo con vosotros, para proyectaros una vibración distinta de amor; para que me podáis ayudar más rápidamente en ésta labor humana. 94


Siento, hijitos míos, a veces molestaros a éstas horas; pero veo que es más provechosa la hora matutina. Hay más descanso en el ambiente y todo está con mucha calma. Por eso quisiera deciros que me agrada todo lo que hacéis por mí. Todo es progreso. Se acercan tiempos difíciles y de mucha angustia, y tenemos que trabajar para proyectar una vibración Cósmica y agradable a ésta situación que se viene encima. Entre todos transmutaremos toda situación negativa. Nosotros aceleraremos el progreso a todo ello, para que nada pueda afectar injustamente a nadie. Visualizad todo pasado, sin daño, para que no pueda perturbar a vuestros hermanos y a vosotros mismos. Si visualizáis la luz, nada ocurrirá. Envolviendo el planeta en luz muy brillante, todo se disipará al instante deseado. Por eso os digo, mensajeros queridos del alba, que vuestra ayuda es muy importante para mí. ¡Pues adelante! Tendréis noticias mías agradables en el grupo, y seréis muy felices trabajando para mí. Os amo muchísimo, y os quiero ver juntitos a todos; y ver como cada día se os hace más difícil la separación. Quiero que seáis cada día muy sinceros, unos con otros, y Yo llenaré vuestros corazones de tanto amor como me sea posible. Conectaré con cada uno de vosotros. Estad siempre alerta que tendréis motivos suficientes para amar intensamente. Refugiaros unos en los otros, y formar una piña muy grande sensible de amor; y que ésta sea la manifestación de mi Padre Creador. Por eso, hijitos míos. Mis pequeñines amados. Quiero que la conexión sea limpia, transparente y muy pura, para conectar y establecer un contacto con todos vosotros. Estad atentos y observad. Observad que estoy con vosotros. Donde vosotros os reunís estoy haciendo mi trabajo de ayuda. Éste es mi programa con vosotros. Os amo colaboradores míos. Hasta pronto tiernos hijitos míos. Os ama, el Maestro Jesús.

95


Vigo, 23-7-02 4,45h de la madrugada

Nt: el día anterior nuestro guía de grupo nos comunicó que en las próximas horas habría problemas en Sud-África. Terremotos.

¡Oh tesoros míos! Os amo en ésta madrugada, y como siempre os pido lealtad. Hoy seré más breve. Os diré que tengo todo previsto para tales circunstancias. Pequeñines míos. Os amo en todo lo bello en ésta madrugada. Muy bella madrugada. Mis queridos colaboradores. Mis sencillos trabajadores. Estoy seguro que haréis lo que os diga. Por eso os repito siempre: -mucha prudencia- Hay mucho mal suelto y ganas de hacer daño. Yo no quiero que sufráis innecesariamente por mis cosas y de mi Padre. Por eso os digo: -mucha prudencia a la hora de compartir éstos escritos que son preciosos, muy sencillos y fáciles de comprender. Por eso, hijitos míos, no quiero la tortura para aquellos que me brindan la oportunidad de sacar a la luz todo aquello que les digo y expreso con mi palabra. Ésta es mi obra y quiero que sea divulgada en los centros; pero cuando yo lo vea oportuno, os daré las pautas necesarias para poder enviarla a su destino. Yo seré inmensamente feliz cuando esto suceda. Mientras tanto, calma. Mucha calma, y todo será efectivo. Cariños míos, ¡Qué arcón más valioso tenéis! Vuestro pecho está lleno de partículas diminutas. Son como joyas valiosísimas para mí y mi Padre Creador. Si vosotros supieseis el tesoro tan preciado que tenéis, os sentiríais inmensamente dichosos y no buscaríais más; y además, estaríais muy armoniosos con la riqueza que tenéis en vuestra alma. Pero dudáis, y me da mucha pena que teniendo tanto, os veáis míseros a la hora de valorar las riquezas de vuestra alma. Por eso, hijitos míos, hurgad en vuestro interior y sacareis ésas piedras 96


preciosísimas que tenéis. Joyas con muchísimo valor para mí. Por eso os digo y repito, que sois mis diamantes y os quiero a mi lado trabajando conmigo constantemente. ¡Oh hijitos míos! Me llena de emoción saber que siete colaboradores míos están siempre conmigo en acción. Pequeñines míos, ¿estáis de acuerdo conmigo? Solamente necesito una cosa, y ésa para mi es muy valiosa. ¿Sabéis cuál es? Es muy fácil. Es el amor más intenso que puede irradiar toda la Humanidad. Por eso os pido amados míos, que seáis muy breves a la hora de enviar los mensajes de amor, pero muy constantes. Porque estos llegan en pautas muy pequeñas o diminutas. Por eso os pido constancia a la hora de enviar los mensajes. El amor fronterizo a veces llega bastante deteriorado. Se encuentra con mucha dificultad. Yo os diría que amaseis constantemente, sobre todo a la hora de proyectar algo para ésta labor desmesurada. Ésta labor no puede detenerse con nada. Yo os diría: -proyectar ésos mensajes cubiertos de luz, o envueltos de luz. Llegarán inmediatamente a su destino deseado. Proyectad en estos momentos hacia las victimas de áfrica. Envolved todo en luz, y dad por terminadas y concluidas las tareas de rescate. Ésa es mi voluntad y mi deseo de socorrer al necesitado, y poder llevar un poquito de calor a su inmensa desdicha. Amad, amad al que sufre. Tendedle vuestra mano. Dadle vuestro apoyo y ser desprendidos y caritativos con ellos, porque están sufriendo las consecuencias de las derrotas más ignominiosas. Por eso os digo: -iluminad continuamente el planeta, para que éste ejerza como un bálsamo de amor para todo el que sufre la derrota que le tocó vivir en ésta vida. Mensajeros queridos. ¡Cuánto os amo! Todos reunidos a mi lado formaremos un gran haz de energía luminosa, para poderla enviar a las zonas donde hay caos. 97


Pequeñines, pequeñines míos. ¿Veis mi necesidad de vuestra ayuda? Por eso os necesito a los siete colaborando conmigo. Os amo a todos. Mensajeros míos del Alba. Tiernos mensajeros, quisiera daros noticias mejores, pero hoy no puede ser. Luz es lo que necesito, para poder proyectar en ésta crisis tan grande y caos que sufre ésta Humanidad. Amor, amor. Amor os pido. Ése que está guardado en vuestros cofres, Sacadlo ya al exterior. Os sentiréis mucho mejor después de haberlo entregado por una buena causa como es, el sufrimiento de nuestros hermanos menores; ellos son los que sufren en toda situación precaria. Dulces hijitos míos, descansad un poco. Hasta mañana que comunicaré con vosotros. Ahora abrazaros fuertemente todos, y proyectar la energía vibratoria a lugares deseados. Allí donde haya más necesidad de ella. Os amo tanto que, más no podría. Os ama el Maestro. El que os quiere y os abraza tiernamente uno a uno.

Gundivos (Lugo) 25-7-02 12h de la mañana, “en los prados”

Nt: estábamos visitando a un amigo y era fiesta en la aldea. El patrón Santiago.

Pequeñines, pequeñines míos. ¡Cuánta lealtad! En un lugar misero hay paz, tranquilidad, fuerza y equilibrio. Os pido que me ayudéis en éste momento de meditación, pues en éste momento se reúnen fuerzas del bien y del mal, y entre ellas no lo saben. Por eso os pido que canalicéis energía divina, para proyectar hacia ellos y se disipe toda energía dudosa. Estáis en el lugar más apropiado para conectar conmigo, y todos los que puedan ayudar, contando con mi Padre Eterno. Él nos da la fuerza suficiente para poder afrontar toda situación des armónica. Él nos proyecta energías divinas y hace que transmutemos todo 98


a un torrente luminoso de luz que irradiará toda la Tierra; incluyendo los rincones más escondidos. Se iluminarán todas las almas, y sentiremos que nuestro amor crece todavía más. ¡Oh hijitos queridos! ¡Cuánta vibración de amor hay a vuestro alrededor! Os amo, os amo. El lugar es ideal para la vibración Cósmica. Observad que paz sentís (por unos momentos se paró la suave brisa que había) ¿Os habéis enterado ya? Silencio, no silencio. Canto de pajarillos, melodía; incluso algún ruido que otro. (En ésos momentos salía la procesión, acompañada por la música y un pasacalle y tiraban cohetes) Haced oración en éste lugar. Será beneficioso, y a la tarde comunicaremos otra vez. Gracias, pequeñuelos míos, y observad el ambiente, pues aprenderéis mucho.

2ª parte del comunicado 8,30h de la tarde ¡Oh amados hijos míos! Pequeñines míos. Os amo. Observad que verde es la pradera. ¡Qué majestuoso es el campo! ¡Qué maravilla y que solemnidad encierra el encanto de ésta pradera! Os amo hijos míos en éste atardecer, decayendo el sol y vosotros pidiendo por mi pueblo. Pequeñines míos. Os agradezco tanto y desde el fondo de mi alma que penséis en mi Padre y en todos mis hijos; y en todos los sufrientes por destino en ésta Humanidad. Yo quiero alegría para todos mis pequeñuelos. Veréis que siempre os repito lo mismo: -alegría y buen hacer para todos mis hijos queridos. Yo, el Maestro. Quiero que seáis tangibles con todas mis formas. No reprochéis nada al destino que os tocó vivir. Seréis leales hacia todo y hacia toda situación; aunque sea la más incoherente causa en vuestro destino. Por eso siempre os digo: -sujetad fuerte, muy fuerte la felicidad- aunque dure muy poco tiempo. Vosotros seréis sus profesores. A la hora de ser feli99


ces no hace falta mucho esfuerzo. Solo tenéis que buscar dentro de vuestro interior. Veréis la magia de la felicidad, y quedareis asombrados de lo que puede durar. La magia es imprescindible para la superación del alma. Veréis algo asombroso que os llenará toda la vida. Solo os costará un pequeño esfuerzo, y ése esfuerzo está en vosotros. ¡Oh pequeñines míos! Me encanta ésta conexión con vosotros. Aunque esparcidos, os tengo localizados. Sois ejemplares en éste trabajo. Solamente os pido un ratito más para poder conectar, y que la transmisión sea selecta y armoniosa con mi Padre Creador. Vosotros veréis pronto los resultados de ésta maravillosa obra que hace algún tiempo me propuse. Yo estoy con vosotros lejos, muy lejos; pero en pensamiento cerca, muy cerca de todos vosotros. Y os abrazo, os acaricio y beso vuestros ojos; y os digo suavemente: -todo irá bien, muy bien- ¿Me entendéis, queridos míos? ¿Sabéis a que me refiero? ¡Oh ternuras mías! Os amo y sois para mí la alianza de muchas fronteras. Con vuestro amor superaré muchísimas batallas, y vosotros me ayudáis a transmitir mi palabra, mi verdad y mi amor; y la felicidad será llevada a muchos hogares. Pequeñines, pequeñines míos. ¿Sabéis cuál es mi verdad? Es muy pequeña, tangible, sincera y armoniosa. Digo pequeña, porque es muy fácil para todos mis hijos. Solamente les pido que se amen entre sí y que se respeten; porque amándose crecerán y serán todos más felices y dichosos; y Yo les digo que la vibración que emitirán será grandiosa. Emitirán sonidos con su vibración al pronunciar la palabra: -Te amo. Te quiero- y Yo escucharé de sus labios ésa canción dulce y hermosa; y me llenará tanto de felicidad, que seré el padre más feliz cuando vea que mis hijos responden con un grandioso amor. Será todo tan hermoso... Amaros, quereros y sed felices. Os lo dice vuestro amigo, y siempre, Amado Jesús.

100


Vigo, 28-7-02 10h atardecer en el monte

Nt: los mosquitos nos acribillaron durante la comunicación, y también había ruido de motos cercanas.

Pequeñines, pequeñines míos. ¡Qué deleite en ésta atmósfera! Es gratificante para nuestro espíritu saborear el olor y ésta conexión con la naturaleza. Es imprescindible que os adaptéis a los ruidos que puedan ocasionar torpeza para comunicar conmigo. ¡Oh hijitos míos! Qué bien me siento comunicando con vosotros en ésta atmósfera natural. Soy feliz viendo a mis hermosos hijos disfrutando del campo y de sus energías limpias; podría decir puras, pero no. Vosotros si me ayudaréis a limpiarlas con ésa canalización de ésa energía amor que vosotros proyectáis al planeta. Os estoy muy agradecido. Solamente con vuestra ayuda puedo limpiar las energías negativas que se acercan a vosotros. Se acercan nubarrones y hay que pedir con mucha constancia y mucha fortaleza, para lograr disipar o barrer toda energía que acecha en estos momentos. Es peligrosa y puede ocasionar muchísimos disgustos. Hijitos queridos. Muchísima precaución con aquello que podáis comentar. Pensad más de dos veces lo que habláis. Puede transcender y hacer mucho daño. No comentéis fuera del grupo, nada de nada. Os lo pido fervientemente. Puede formarse algo peligroso para todos, ¿entendisteis? Os lo ruego. No dejaros envolver en las circunstancias. No es menester explicaciones para nadie. Solamente los interesados. Tened cuidado. Mucho cuidado. Por eso os digo que se acercan nubarrones. A no ser que alguno de vuestros guías os de la autorización para poder divulgar una noticia. ¡Por favor, os repito! Tened paciencia. Sed reservados y no transcenderá. Podéis evitar un gran problema. No todos viajan en el mismo barco. A la vez, quiero informaros, que todo irá bien si estáis unidos y os amáis intensamente. Tendréis que superar pruebas, a veces dolorosas, pero si estáis unidos todo será mucho más fácil a la hora de superarlo. 101


Amaros intensamente. Cuando se trata de amor, Yo estoy a vuestro lado y me siento feliz y dichoso de teneros reunidos a los siete. Os diré que todos sois uno. Ninguno manda más que el otro. Sois todos iguales para Mí y mi Padre. Mi Padre solo os pide comprensión hacia todos los hermanos; a todos aquellos que son más ignorantes y desconocen las Leyes Divinas, o Leyes del Amor. Por eso os pido que estéis más unidos que nunca. Sabréis que en vuestro interior ya comunicáis con ellos sin daros cuenta, y la conexión es inmediata. Amaros intensamente. Entre todos formáis una gran pirámide de luz, y eso es lo que quiero para mi planeta Tierra. ¿Me habéis entendido? Sabéis que me expreso claramente. Como para los niños; y vosotros también lo sois para mí. Fijaros durante el día en vuestros movimientos y gestos, para que sean lo más armoniosos posible. Éstas son pautas a seguir. Pisad despacio y en armonía. Hablad bajito para que todos se sientan en armonía. Procurad hacer las cosas con deleite, y observad que si lo hacéis bien os sentiréis mejor con vosotros mismos. Observad en éste momento y meditad. Comunicaré de madrugada. Os amo dulces hijitos míos y, no tener prisa por nada. Os amo. Más no puedo.

Vigo 29-7-02 7h de la madrugada Pequeñines, pequeñines míos. Tengamos todos a bien comenzar un nuevo día, pleno de ilusión y voluntad de trabajo hacia los demás. En ésta madrugada quiero regalaros ilusión y alegría, y una gran comprensión para el día que se avecina. Comprensión os pido para toda la ignorancia y falta de amor.

102


Cuanto sufren aquellos que por alguna causa están perjudicando sin saberlo. Sienten odio o resentimiento hacia todo. No permitáis hijitos míos que esto suceda, no lo permitáis. Pedid por aquellos que están faltos de comprensión y no saben como arreglar su situación, porque son débiles y están amargados ante las situaciones de la vida que les tocó vivir. Le echan la culpa de todo a otros menos así mismos. Por eso os pido que pidáis ante éstas situaciones, pues la atmósfera se está enrareciendo de tanto pensamiento bajo, inútil e innecesario, que llega a todos los lugares y perjudica mucho. Pedid luz, amor y equilibrio para toda situación; pues no todos vamos en la misma dirección. Hay que abrazarles y enviarles amor y cariño; y entre todos transmutaremos cualquier situación negativa. Pautas a seguir: -No nos inmutaremos por nada. Seguiremos luchando, aunque a veces nos desconcierte la situación o nos irrite. Nosotros, francamente, tenemos que pasar desapercibidos de ésa irritabilidad. No nos puede afectar. Solamente tenemos que envolvernos en luz y protegernos de toda negatividad. Yo solamente os pido que me invoquéis a mí y a mi Padre, y estaremos en contacto inmediato; porque la luz llega en el mismo momento que se nombra. Oración: -Yo soy luz y mi destino es luz. Yo soy amor y todo lo que me rodea es Energía Divina y nada ni nadie puede hacerme daño. Yo transmuto las energías con el poder de Dios, y calmo las aguas porque Dios lo quiere y así me lo pide. Yo deseo amor puro y limpio de todo pensamiento; y acción para todos mis hijos amados. Los rodeo. Los abrazo y les envío toda Energía Cósmica Divina, para así envolver el planeta con todo pensamiento de bien, y retiramos todos aquellos pensamientos que puedan hacer algún daño a nuestros semejantes. Transmutemos todo y vibraremos en una inmensa alegría. Yo os pido continuamente amor. Que os améis los unos a los otros como Yo os amé. Unos os amarán más que otros, pero ahí está el dilema: -El que ama, siempre ama; y el que no, hay que envolverlo en luz y esforzarse más con él.

103


Creed lo que Yo os digo: -Estáis aquí todos juntos para trabajar en ésta misión de recopilación de mis almas. Aquellas que están perdidas, tengo que recuperarlas y necesito un gran esfuerzo. Y os digo y os repito que, -tengo que recuperarlas- porque si no Yo no vivo. Es mi quehacer diario pensar en ellas, amarlas y atraerlas hacia mí. Tesoros míos, para mí es una situación muy delicada porque os diré: -vosotros también tardasteis en llegar hasta donde estáis hoy. Yo se esperar y no me canso jamás. Con ternura las recuperaré, y todo resplandecerá, todo. Cuando el planeta esté reconstruido y solamente haya un pensamiento, y éste esté unificado con el gran todo; será el Cosmos en pensamiento. Será la unificación, y os digo: -eso será muy pronto. Pensad bien y viviréis mejor. Eso tenéis que repetirlo constantemente y, enviad pensamientos sabios a la atmósfera para que se limpie de toda situación negativa. Mensajeros queridos. Mensajeros de lo alto. Me hace gracia porque sois, Mensajeros del alba. (El Alba, es un monte donde a veces nos reunimos en grupo para hacer meditación). Reíd en lo alto y procurad ser muy armoniosos en vuestros pensamientos. No debatir situaciones. Solamente quiero ver alegría y muchas sonrisas. Con vuestra generosidad alegráis y atraéis toda afinidad a ésa tertulia, y así estaréis todos en completa armonía con el Padre y con toda la hermosura que es posible. Con ésa vibración alcanzareis, percibiréis y sentiréis una brisa perfumada que os deleitará en la transmisión; porque hijitos míos, para mi sois como radares activados en potencia. Vuestros canales cada día son más fluidos. Os diré que comienza el trabajo a realizar, y os quiero muy preparados. ¡Cuidado! No quiero dudas al respecto. Aquel que dude que me pregunte a mí, y Yo le responderé. Meditad cuantas veces os sea necesario y estaremos en contacto más directo. Yo estoy en cada corazón; en ése que está preparado para recibir mi mensaje. 104


Yo os daré las pautas necesarias a cada uno y las seguiréis entre los siete. Veréis que todo es muy fácil. A cada uno le diré una cosa, y todos observaréis que cada cual lo tiene que exponer. Os reiréis de todo lo que recibáis y será todo muy limpio y sencillo. Queridos míos. Trabajad en ello. Merece la pena. Reconstruiremos un planeta mejor. Éste estará lleno de alegría para todos mis niños venideros. ¿Os gusta la idea? Seguro que sí. Harmonía y buen hacer para todos. Sed delicados y harmoniosos. Amor y deleite para todos. Mi Padre os envía una vibración especial que canalizareis cuando estéis reunidos haciendo la terapia hacia el prójimo. Pedid por las necesidades de éste planeta. Visualizadlo siempre luminoso y resplandeciente y veréis limpias las aguas de los mares y los ríos; y también la atmosfera de las cumbres, limpia, muy limpia. Absorberemos entre todos los grupos formados en línea, toda negatividad. Lo limpiaremos para que todo esté perfecto y en conexión con nuestro Padre Creador que todo lo creó perfecto. Pequeñines, os amo a todos en especial, y un poquito más al que más duda de todos. Hasta siempre, amados míos. Veréis que cada día que pasa la conexión es más fluida, pero no quiero cansaros más. Hasta mañana que os veré reunidos a todos.

Vigo, 31-7-02 6,30h de la mañana Amor, amor, amor. Es lo que más necesito, pequeñines. Ésa conexión divina que me acerca más y más a mi Padre Creador. Mi Padre lo es todo para mí, mis hijos queridos, mis hijos amados. Hijitos míos. Si vosotros supierais cuanto amor encierra la energía de mi Padre Amado, os sentiríais abrumados por tanto amor. Es una dicha muy grande que vosotros, tan pequeños, podáis saborear la alegría y éste regalo inmenso; y está vibración o conexión con la divinidad. Porque mi Padre Creador lo gobierna todo. 105


Es un ser especial. Una energía única que envuelve todo lo creado por Él mismo. No desprotege a nada ni a nadie; ni aquellas partículas más diminutas se le quedan atrás. Con Su conexión nos envuelve a todos sus hijitos del alma. A Mi Padre, que así lo creó todo en armonía perfecta, no se le escapa ni la más diminuta partícula. Es amor, felicidad y armonía perfecta. Lo es todo en la creación. Nada gira sin que Él lo ordene. Creó todo ser perfecto. Hijitos míos. Os queda todo tan grande, para vuestra mente tan pequeña... El Cosmos es inmenso, no tiene fin. Y mi Padre lo ordena todo. Nosotros somos diminutas chispitas divinas que se mueven y hacen vibrar de emoción a mi Querido y Amado Padre. Sois tan tiernos para Él que, solo quiere que os rindáis y seáis capaces de entregarle vuestro amor. Él os ama incondicionalmente y os respeta en vuestras actitudes; de ahí que os deje a vuestro libre albedrío. Él no os juzga jamás. Hagáis lo que hagáis os deja libres; y vosotros solos aprenderéis la lección. Solitos aprenderéis la lección más amarga que es, la de conduciros por la vida en pésimo hacer. Vosotros veréis si hacéis bien o mal. Vuestra alma, o ser interno, os avisan siempre cuando hacéis el bien o el mal. Qué más queréis hijitos míos si Él os lo da todo y no tiene prisa para que vosotros lleguéis o recapacitéis en vuestras acciones atolondradas. Lo hacéis, porque no lo pensáis dos veces antes de hacerlas; y Él es un ser que no se inmuta por nada. Su energía pasa de todo problema. Y como bien os digo: -se tranquiliza- porque todos, poquito apoco irán llegando a Él; ¿y sabéis como llegarán? Caminando despacito. Pensando cada día mejor y conectando cada día que pasa con los pensamientos más limpios. Cada día que pasa se irán haciendo más limpios y hermosos. Entonces conectarán con el todo. Él es mi Padre Creador. Es la perfección. Por eso os digo que aprendáis a sentiros grandes, porque le pertenecéis. Nosotros no somos nada sin Él. Chiquitines míos. Quisiera deciros que amando cada día más, llegaréis muy alto y abrazaréis ésa conexión, y os daréis cuenta que no hay más 106


grandiosidad que la conexión Cósmico- Divina. Todos llegaremos a pertenecer a ella. No os agobiéis aunque veáis que todo queda tan lejos. Él sabe esperar por todos nosotros. Solamente nos pide que seamos leales en el amor y entremos solitos en Su Energía Divina. En Su Vibración Cósmica de amor. Veréis hijitos míos, que solamente os hablo del grandioso amor de mi Padre. Queridos niños. Dejaros conducir por el tiempo. Sed humildes. Sed breves en vuestra terquedad y así subiréis un peldaño más harmoniosamente. ¡Por favor os pido! que no decaigáis en las adversidades que os tocó vivir. Son facetas de vuestro crecimiento espiritual. Yo os pediría que pidieseis por toda situación brumosa que se acerque a vosotros, para acecharos o perturbaros en éste momento de crecimiento interno. Estad alerta. Porque a veces no sois vosotros sino, los que os acechan con sus pensamientos rebeldes y castigadores, los que os introducen malas vibraciones y os perturban en el diario vivir. Yo os digo: -No os aflijáis. No darle importancia. Aunque a veces sean molestos, tratadlos con amor. Pedidles con todo respeto que se vallan, pues son intrusos y vosotros no permitís el intrusismo. Decidles solamente que los amáis, y dedicadles un tiempo para que recapaciten y se sientan mejor y más aliviados de ése peso infernal que los atormenta. Mientras están en la luz se sienten relajados y tranquilos. Por eso, hijitos míos. Cuando vengan a vuestro lado habladles porque ellos no saben más. Sus energías bajas os perturban y os inquietan. Por eso a veces estáis tan mal sin saber lo que os ocurre. Luz y amor, y una vibración especial para todo ser negativo. Os envuelvo en luz misericordiosa y os pongo enfrente de mi Padre, para que Él con su amor os envuelva y os quite toda tentación dudosa con Su Energía Divina. Él les demostrará que se acabó toda rebeldía, Envolvedlos en luz y habladles con cariño, y si se resisten, entregádselos a nuestro Padre Creador. ¿Entendéis ahora qué fácil es? Cuando tengáis pensamientos no gratos, invocad a mi Padre. Él os liberará de toda pesadilla. Os envolverá en luz y ésa luz los cegará y apartará de vuestro lado; y quedareis al instante libres de toda acechanza del mal. 107


Pequeñines, pequeñines míos. Gracia por vuestro trabajo en ésta unificación del Cosmos y limpieza al planeta. Vuestras oraciones son un bálsamo para ésos corazones endurecidos por el resentimiento, orgullo u odio a sus semejantes. Por eso os digo tantas veces que oréis; y que seáis humildes y tiernos a la vez, con todos los seres. Con todos aquellos que sufren las innumerables derrotas de la vida. Amadles. Comprendedles y estar cerquita de ellos para tenderles vuestra mano. Dadles vuestro afecto. El más sincero y harmonioso posible. Hacedles partícipes de vuestras sonrisas y decirles que nuestro Padre está cerquita para amarles y abrazarles con su Energía-Amor. Querubines míos, os amo. Estáis cerquita de mí y os siento cuando os eleváis en pensamiento. Os doy las gracias y estoy en cada momento con vosotros. Os amo. Os amo tanto... Y como bien os digo: -No puedo amaros más. Pensar en mí y sentiréis mi calor. Por hoy se acabó. Y os digo: -Abrazaros intensamente- cada vez que abráis vuestro corazón, Yo estoy en medio de vuestro abrazo y os saludo con amor. Hasta siempre. Yo, el que os ama intensamente. Hasta siempre, pequeñines míos.

Vigo, 31-7-02 7,30h en el monte Mis hijitos queridos. Mis querubines. Gracias porque os acercáis cada vez más a mí. Deseo fervientemente todo el bien a vuestro trabajo a vuestra reunión; porque estáis colaborando conmigo en mi trabajo. Recopilad todo sentimiento y plasmadlo en el centro. Yo os ayudaré para que sea más efectivo. Trabajad, trabajad sin descanso. Llegó la hora para completar ésta misión de recopilación a mis fuerzas perdidas. ¡Oh hijitos míos! ¡Qué batalla más grande se avecina! Veo nubarrones, pero con mi ayuda barreremos y limpiaremos todo lo innecesario. 108


Cumplid vuestra misión sin resistencia. Será muy amena, muy provechosa y muy didáctica. Emplead bien el tiempo. Se acercan a vosotros seres necesitados con mucha falta de amor y quiero que os desprendáis de ése amor interno que guardáis dentro. Yo sé que lo haréis, y me será muy grato contemplar ésta misión de educación al que no sabe o no entiende. Por eso os pongo en éste camino. Vosotros también evolucionaréis en él. Pequeñines, pequeñines. ¿Cuál es vuestro problema? ¿Por qué estáis preocupados si Yo os lo soluciono todo? Veréis que fácil es. Juntos, el trabajo será más eficaz. Yo estoy en vosotros y soluciono todo problema. Solamente tenéis que invocarme; y si no, a mi Padre Creador. Él Es: -Energía Pura Divina- y me ayuda en todo momento. Esperad. Esperad y veréis todo resuelto. Yo, hijitos míos, os amo intensamente y con espacio de tiempo. Comprenderéis la alegría tan grande que haréis sentir a vuestros semejantes. Amad, amad. Yo bien os digo que: -amando libremente y sin reservas, conseguiréis todo aquello que os propongáis. ¡Oh luceros míos! ¡Qué belleza tan grande! ¡Qué espectáculo tan maravilloso! Grabad en vuestros ojos y en vuestra mente todo lo que veis. Todo esto es obra de mi Padre. Veréis que es grandiosa. ¡Qué tamiz tan hermoso! ¡Qué delicadeza! Os daréis cuenta que pinceles tan sublimes utilizó para plasmar tanta belleza. Os amo hijitos míos. Os amo en el amor, en la dicha, en la felicidad, en la armonía, y en el deleite de comunicar con mi Padre. La figura principal del Universo. Lo es todo para mí, y quiero que lo améis intensamente como Yo lo amo. Me siento tan feliz de realizar ésta misión... Es mi felicidad. Mi alegría. Mi sentir que mis hijos amados escuchan. Como bien os digo: -quiero que seáis felices, alegres y armoniosos- para estar en la sintonía vibratoria y poder llevar mis mensajes de amor a otros lugares. ¡Oh pequeñines míos! La vibración Cósmica se adentra en vuestros corazones y Yo estoy orgulloso de poder realizar con vosotros éste trabajo. 109


Dichoso Yo de tener un grupo leal, sincero y cariñoso; y poder proyectar e irradiar ésa energía a aquellos lugares que sufren. Pequeñines. Me siento muy bien ésta tarde con vosotros. Se acercan energías no correspondientes. Terminamos el texto. (En ésos momentos se acercaba una pareja que paseaban por el monte). Gracias por vuestra ayuda y labor. Hasta la próxima comunicación.

Vigo, 1-8-02 6,30h de la mañana Pequeñines, pequeñines míos. Tendréis a bien en ésta madrugada escribir mis notas. Yo os aclararé todo. Las dudas no son buenas, y además producen pesar. Yo quiero para mis hijos plena libertad de expresión y de movimiento. Que hagan ellos lo que a bien les venga en gana. Sé que mis hijitos amados harán lo mejor porque sé que se dejan conducir por mí. Yo, amados míos, conecto con vuestro pensamiento. Sois tan frágiles... Por eso quiero prepararos bien para ésta misión que es hermosa. Y vuelvo a repetiros: -Es muy hermosa-. Os sentís tan bien que por eso os escogí. Sé que aceptasteis sin dudar, y aún sin saberlo me dijisteis: -Sí, trabajaremos para ti- y Yo creo fervientemente que así lo haréis. Cada vez que pidáis por el planeta, Yo estaré enviando mi energía y se iluminará todo el recinto donde vosotros estéis. Sed mis dóciles corderillos. Vuestra misión es alcanzar las alturas deseadas de mi Padre. Desde allí podréis enviar los mensajes más libremente sin que nadie os pueda perturbar. Yo, hijitos míos. Os acompañaré en éste destino. Es ferviente mi deseo de hacer el bien y enviar fuerzas poderosas, para contrarrestar las fuerzas negativas que están pululando en estos momentos en el planeta Tierra.

110


Vosotros con vuestra generosidad me ayudáis a que esto se haga posible. Por eso os proyecto amor y más amor; para que podáis canalizar a través de vuestra mente energías divinas. Vuestros canales se están perfeccionando. Pronto comprobaréis por vosotros mismos, que vuestros pensamientos son distintos. Al tiempo que sentís una inmensa alegría y gozo de poder comunicar conmigo. Además, mi Padre Creador está siempre en vuestra mente. Pequeñines, pequeñines míos. Observad que majestuosidad y poder inmenso tiene mi Padre. Yo me dirijo primero a Él, para pedirle siempre mi deseo; y Él, me contesta con su inmensa sinceridad y me dice que proteja a sus hijitos, pues son una parte muy importante de la creación. Son sus partículas y las ve como evolucionan. Y ve como su chispa divina crece y crece. Él nos irradia con Su inmensa luz, y en ésa luz jamás entra el mal, porque Su luz es intensísima y no lo permite. Por eso os pido, querubines míos. Pedirle a mi Padre que Él os envuelva en luz brillante; porque así nada os acechará y podréis trabajar libremente con cuantas personas sea necesario. No temed a nada, porque si pedís a mi Padre la protección Él os envolverá con su luz brillante. Él quiere que sus hijos trabajen y que estén libres de toda preocupación; entonces, Él los asiste una vez que hayan pedido la protección correspondiente. No temed. Como bien os digo: -Mi Padre protege todo con su manto de Energía-Amor. Vivid libremente con deseos ya cumplidos y tendréis éxito, un gran éxito. Él que trabaja para mí y mi Padre, tiene éxito cumplido. ¿Me entendéis a lo que me refiero? Pequeñuelos míos. Más alegría y confiad plenamente. Si trabajáis para mí, Yo os daré el éxito correspondiente. Lealtad. Lealtad os pido fervientemente. Dadme la mano cuando no podáis subir o se haga escabroso ése camino que en su día elegisteis. Puede que a veces sea difícil y queráis pararos a descansar, pero Yo os aconsejo que sigáis hacia delante y no miréis atrás. Lo pasado no importa. Cortemos con él y empecemos una nueva batalla; y ésta vez seréis conscientes de que Yo os dirijo y estoy a vuestro lado amándoos intensamente,

111


fortaleciéndoos y dándoos un soplo de aliento para que podáis seguir en éste trayecto evolutivo que os tocó vivir conmigo. No temed. Estando yo a vuestro lado todo será perfecto. ¿Qué tal os sentís? ¿Estáis más fortalecidos? Veréis que precioso es vuestro cambio. Amad al prójimo como queréis amarme a mí. Me presto voluntario para susurraros al oído siempre que me llaméis. No olvidaros de mis palabras. Cada vez que estéis juntos responded con gratitud a todo lo que os sucede. Empezáis a ser distintos para todos y Yo soy feliz, inmensamente feliz, porque mi proyecto empieza a adquirir forma. Usad la palabra -te quiero- como símbolo de amor. Cada vez que uséis el símbolo estáis hablando conmigo, Veréis que fácil es y cuantos mensajes recibiré durante el día, porque ésa palabra es mágica, es extraordinaria y tiene muchísima fuerza y poder. Al final del día contabilizaremos las veces que la pronunciamos. A veces sentiréis quien es el primero que la pronuncia. Seré Yo el que os la diga, y será como un intenso amor. ¿Os parece? ¡Qué comience el juego! porque solamente es un juego a seguir. Solamente necesito vibración. Queridos míos. Os amo a todos juntos por ésta labor y éste proyecto que comenzó desde hace mucho tiempo. Pero, mis pequeñines. Ahora os puedo hablar claro porque me comprendéis mucho mejor y os dejáis orientar por mí y mi trabajo ya está en marcha. Hasta la próxima comunicación. Os pido que estéis relajados la mayor parte del día; y dejad todos los problemas para mí. Yo solo los resolveré. Os quiero a todos. Escuchad bajito, en silencio y en harmonía, como mi palabra resuena en vuestro interior o vuestro corazón; y como digo vuestro nombre y a continuación la palabra mágica: -Te quiero-. Escuchad, escuchad, escuchad. Hasta pronto querubines míos.

112


Orense, 3-8-02 4,45h de la madrugada ¡Oh amados míos! Ésta es la prueba que necesitabais hoy. Sabed que Yo estoy en cualquier lugar y hora. Yo os amo, hijitos míos. Mis querubines. Yo deseo y anhelo que todo sentimiento sea afectivo a la hora de ayudar a los demás. Por eso os estoy diciendo que todo tiene un precio para mí. Hay que ser leales; y más con uno mismo, y representar el papel que nos tocó vivir. Solamente transmutando las energías opositoras podremos vivir en paz; y estando continuamente alerta, pues sino seremos absorbidos con una facilidad algo asombrosa. Tenemos que fijarnos más en todo lo que nos rodea, pues pueden acecharnos en cualquier lugar. Por eso es preciso que estemos atentos continuamente, y no bajar la guardia ante ninguna situación que se nos presente. Querubines míos. El trabajo ha sido un éxito. Solamente os pido más constancia. A la hora de hacer los trabajos pedid con más seguridad. Solamente tenéis que esforzaros un poco más y será todo más efectivo. Pequeñines míos. Tesón os pido. A la hora de realizar vuestra misión de trabajo sed constantes. No caer en la desidia o abandono y tener que trabajar a uno de vosotros. No alarmaros, todo está preparado. Solamente tenéis que confirmar más positivamente que está realizado y cumplido el acto y veréis que así será. No temed, aunque veáis las aguas turbias Yo estoy para limpiarlas y serenarlas. ¡Oh pequeñuelos míos! ¡Cuánto tesón hay y cuanta voluntad a la hora de trabajar en ésta misión de rescate hacia toda la humanidad! Seguid así por favor, os lo ruego. No temed por nada, porque nada puede con los que me ayudan. Soy libertad y, para vosotros también la quiero, para que trabajéis libres sin ataduras que os puedan perjudicar o desarmonizar. Yo estoy en ése trabajo de acción para trabajar firmemente, y es mi propósito hacer las cosas bien. Por eso, pequeñuelos míos. Veréis dentro de nada con mucha más claridad y podréis expresaros con muchísima más libertad de expresión. Podréis 113


admirar todo sin recelo y sin tener que sentiros amenazados o amedrentados, por nada ni por nadie que quiera haceros daño. Seguid con tesón en vuestra labor, pues, esto que ocurre es pasajero y nada tiene que obstaculizar mi labor. Yo os digo, pequeños míos. Que hay que seguir aunque las aguas estén turbias. Veréis que pronto se aclararán. Todo es momentáneo y pasajero. Seguid en vuestra labor y, nada más por hoy. Descansad. Hasta la próxima vez que recibiréis otro mensaje mío, y veréis que todo está más claro y limpio para todos los que me siguen. Amaros mucho. ¿Cuál es mi saludo? (Os quiero).

San Cristóbal de la Polantera (León) 3-8-02 9h de la tarde bajo los chopos. Mensajeros míos. Tengo a bien comunicaros que me encantan vuestras peticiones. Es un alivio para mi saber que mis hijos queridos están dispuestos a trabajar para mí. Yo soy dócil como un cordero. Por eso no debéis temer nada. Como bien os digo: -Todo tiene solución en el destino de la vida. Yo os amo intensamente, y por eso os digo que quiero lo mejor para mis pequeñuelos. Los veo tiernos, muy tiernos. Dulces, muy dulces. Y a veces temo por ellos, porque pueda acecharles la ola del mal. Si estáis conmigo nada os sucederá. Yo tengo a bien aplacar todo aquello que molesta o enturbia mis planes deseados. Pequeñines míos. Observad vuestras mentes. Ya casi se empieza a detectar en vosotros un pliegue muy amplio de comunicación. Os pido relajación y mentalización; y observaréis que vuestra mente cada día está más limpia. Os quiero libres de pensamiento, para poder enviar a todos mi mensaje. ¿Entendéis a lo que me refiero? Sin obstáculos ni pensamientos negativos. Os quiero limpitos para poder enviar mi proyecto. Canalizaréis todos. Relajaros bien y sentiréis mi llamada y oiréis mi voz. 114


Primeramente una voz, y a continuación escucharéis vuestro nombre y la palabra mágica. Éste juego comenzó. Os pido que observéis cual de vosotros oye mi voz el primero. Es un regalo para todos. Os amo. Os amo querubines míos. ¿Sabéis cuál es mi deseo? Que pidáis mucho por mi planeta. Hay tantos niños abandonados... Tantos ancianos tristes... ¡Cuánta hambre! ¡Cuánta sed! ¡Qué poca igualdad hay en el mundo! Nuestro Padre Creador dispuso que fuésemos todos iguales, pero con nuestras barbaries perjudicamos el crecimiento de nuestro planeta. Hijitos míos. Tengo a unos pocos a mi servicio para poder limpiar ésta negatividad. Yo quisiera que todos mis hijos vibrasen en amor. Envolverían el planeta en una energía pura y brillante y ningún mal nos acecharía. Quiero, hijitos míos. Hijitos amados. Como bien os digo: -Necesito ternura y pasión para convivir con todos los seres en ésta misión que se avecina. Es una lucha constante, pero todos mis hijos y aquellos que están trabajando para mí saben que hay que hacerlo con amor y comprensión. Yo les proyecto amor y Energía Divina; y nuestro Padre Creador, nos envía Energía Cósmica. Energía violeta. Pd: Forma de visualizar: Para empezar, visualizaremos todo con energía blanca. Transmutaremos todo con amor, y la veremos cambiar de color. Se convertirá en un color rosado. Y luego la contemplaremos de color violeta Amor, amor, amor. Es lo que Yo siento por éste espacio donde habitan mis hijos más pequeños. Yo les envuelvo con mi manto de luz brillantísima para que se sientan fortalecidos y seguros de que nada les puede suceder si están conectados conmigo. Hijitos míos. Dulces hijitos míos. Estáis en plena naturaleza. La brisa os acaricia y Yo susurro en medio del canto de mis pájaros. Os susurro la palabra mágica que os digo juntos. ¿Creéis en mí que estoy aquí contemplando ésta obra? Pues sí. Estoy aquí y ahora. Soñad que estoy a vuestro lado. Notáis como mis manos acarician vuestros labios y os digo: -os amo, os amo, os amo. Hasta siempre, mis pequeños querubines.

115


116


Este libro se termin贸 de imprimir en Orense, el 11 de enero de 2010 d铆a de San Teodosio .

117


118


119


120


121


122


123


124


125


126


127


128


129


130


131


132


133


134


135


136


137


138


139


140


141


142


143

Mensajeros del Alba  

Libro de María de los Ángeles Vázquez Pérez

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you