Issuu on Google+

C h i s p a p o r To n i M i r a n d a 1


Manuel Bernabeu Baello “Chispa” Te x t o s : C a r l o s M e r c h a n

I s a b e l Va l e n c i a n o

Quico Carbonell

F o t o g r a f í a s : To n i M i r a n d a Imprime: E d i t a : To n i M i r a n d a - F o t ó g r a f o ISBN: Depósito Legal: F o t o g r a f í a s r e a l i z a d a s e n 2 0 11 Publicación: 2013

2


C h i s p a FotografĂ­as de

To n i M i r a n d a

3


4


Vivo en el número siete, calle Melancolía. Quiero mudarme hace años al barrio de la alegría. Pero siempre que lo intento ha salido ya el tranvía y en la escalera me siento a silbar mi melodía. Joaquín Sabina

5


6


La fotografía, es la expresión artística que mejor permite manifestar la realidad y sin

duda, el medio de expresión más contundente para mostrar mi preocupación por las cuestiones sociales, y generar con su lenguaje propio, una conciencia social a través de la mirada de mi cámara.

Y aunque se que las imágenes no tienen ningún poder para cambiar el mundo, si

puedo, al tomar una fotografía, ser testigo de lo que está pasando y con ello influir o hacer reflexionar sobre nuestra condición humana.

Para eso están las imágenes sobre Chispa, una persona sin hogar, en situación de

exclusión, perdido, inadaptado, olvidado, náufrago urbano, relegado del mundo, que alguna vez fue integrante de la sociedad, con un nivel de vida normal, productivo y provechoso tanto para el, como su familia, un «reportaje gráfico», que me permite poner énfasis, señalar y llamar la atención sobre aquello que creo que es socialmente relevante: tomar conciencia en torno a aquellas problemáticas sociales desde una visión íntima y respetuosa.

Toni Miranda

7


8


CARLOS MERCHAN - ESCRITOR Y PINTOR

Tiene el parar curvo, el caminar elíptico, como de subalterno muy bregado en plazas de

tercera, tiene la hombría en el gayato y mil inviernos cabalgando en sus manos, panes y peces, tierra de promisión y cierzo helado en las uñas negras como monosílabos. El último romántico pasea las calles de Alcoy o las calles de Alcoy le pasean a él, según se mire, porque “Chispa” está en ellas aún cuando no hay nadie, acaso un gañido de perro enfermo o el mirar metálico de un gato escaldado. “Chispa” está en la calle cuando nos vence el sueño. “Chispa” patea la ilustración en verde y sepia dickensiana de los cuentos antiguos, que son las calles cuando todo duerme. Manuel Bernabéu, imagino, decidió algún día que la calle era suya y se echó a la espalda el relente, los granizos como uvas de hielo y el sol que acribilla sin piedad. Y se acomodó. A Chispa no le vence una letra, ni le solivianta el pago de la luz o de la basura, ni le da patadas en el vientre una hipoteca que no puede pagar. A “Chispa” le da lo mismo la derecha que la izquierda, el arriba o el abajo, la noche o el día, porque se le paró el reloj hace muchos años y decidió no volver a darle cuerda.

Y mientras tanto, mientras la vida continúa y la libertad olisquea las esquinas, Chispa

silba para adentro como pájaro escarmentado y libre.

9


10


ISABEL VALENCIANO - EDUCADORA SOCIAL

En el día a día de nuestro trabajo, el contacto con personas como Chispa no es habitual. La demanda más frecuente está en lo inmediato, en la necesidad de cubrir carencias bastante básicas. Es cierto, sin embargo, que muchos de los que nos dedicamos a esto que llaman Bienestar Social, vemos que detrás de la primera demanda, existe la mayor de las necesidades, la más común a todos nosotros, la necesidad de ser queridos, aceptados y reconocidos como seres humanos. Esto, que parece que está fuera de nuestro “listado de recursos”, es lo que la mayor parte de las personas espera en el contacto con los profesionales de lo “social”, incluso de “la salud mental”. No sería honesto decir, que eso es lo que damos. Por lo general, el exceso de trabajo, la falta de tiempo, el miedo…, nos hacen construir barreras que nos alejan del dolor y nos distancian de las demandas más elementales. En el caso de Chispa, su demanda va un poco más allá. Lo que él espera de nosotros, y que habitualmente no consigue, es la ACEPTACIÓN de su estilo de vida, nuestro RESPETO por su elección de LIBERTAD, por encima de cualquier otra cosa. En este mundo en el que el tener está por encima del ser, no se entiende su renuncia a una vida convencional con unos mínimos y nos empeñamos en hacerlo pasar por el “tubo” de nuestros parámetros cuando esto en su caso no es posible. Chispa ha elegido VIVIR a su manera y no por eso está menos vivo. Sólo con el respeto, la aceptación y la tolerancia podremos ayudarlo, PODREMOS AYUDARNOS.

11


12


QUICO CARBONELL - PROFESOR DE FOTOGRAFÍA

La fotografía no va a cambiar el mundo, porque para hacerlo tendría que modificar al

hombre y lamentablemente para la mayoría de las personas una foto es sólo una imagen y no el advenimiento del sentido de la vida para la consciencia ética y estética del ser y el estar en el mundo.

Pero de lo que es consciente Toni Miranda es que la fotografía al menos, es estar ante

el espejo que la propia vida coloca a diario frente a nosotros, de allí nuestra responsabilidad – o desafío- frente a aquella porción del espejo que nos invita a sentir la realidad abrumadora del mundo ordinario, del que hace mucho hemos asumido con la distancia del peregrino.

Miranda es el narrador-observador que nos ofrece sus opiniones estéticas y morales

acerca de lo urbano; un testigo del presente que relata los signos de su tiempo, y que se posiciona como fotógrafo desde el compromiso social de proyectar la realidad de los grupos sociales más vulnerables, un narrador moderno de historias de la vida contemporánea que sirven como reflexión sobre nuestro mundo actual y que iluminan la miseria de las realidades sociales en la ciudad.

La peculiaridad de la mirada documental de Toni Miranda reside en que sus fotografías

involucran soluciones compositivas personales caracterizadas por: un equilibrio dinámico, donde está presente el espacio plástico jerarquizado, la diversidad de elementos, el contraste lumínico y los juegos de luces y sombras que concentran la atención en el gesto del personaje, produciendo una imagen con gran carga expresiva.

13


Toni Miranda trabaja la cuestión social desde dos puntos de vista: arte y documento. Al

mismo tiempo que documental, sus fotografías también pueden ser entendidas como fotografías de autor, contienen originalidad y autenticidad, dos componentes básicos en las obras consideradas artísticas.

Sus fotografías sobre “Chispa”, son imágenes limpias, que destacan al sujeto de su

entorno con una posición creativa y expresiva, que exploran encuadres, ángulos, planos, y centran la atención del espectador en ese instante en que el gesto cotidiano se acentúa, permitiéndonos conocer desde dentro algo del mundo y de la vida de los vagabundos, situándonos lo más cerca posible de la vida cotidiana de los indigentes.

Lo interesante de estas imágenes es que el fotógrafo aprovecha los instantes en que la

contradicción entre la realidad y la estrechez con la que subsiste el indigente en las calles, sirve de fondo a la escena para mostrar la cruel realidad de la pobreza extrema que impera, a la vez que evidencian claramente el desdén de la gente que pasa a su lado y cómo los habitantes de la calle se encuentran totalmente desvinculados de su entorno.

Pero el gran acierto de las fotografías de Toni Miranda es dirigir la cámara hacia el

habitante de la calle y poner frente al espectador, las condiciones de vida y las variadas formas de exilio que han convertido al indigente en un ser sin lugar, en el in- visible que nadie quiere ver, pero que aparece como sombra de los temores y aprensiones del habitante de la ciudad.

14


15


16


17


18


19


20


21


22


23


24


25


26


27


28


29


30


31


32


33


34


35


36


37


38


39


40


41


42


43


44


45


46


47


48


Chispa