Issuu on Google+

Reflexiones

Vandalismo y violencia en actos públicos Por Tomás Nieto Silvera Colaborador Barranquilla, que en épocas pasada fue catalogada como el mejor vividero del mundo, por su tranquilidad, convivencia entre sus residentes, y seguridad, hoy no podemos decir lo mismo, dado el índice de violencia registrado en el día a día, y en cada uno de los actos públicos, por ejemplo, lo sucedido después de la lectura del bando del carnaval, 2012, en las afueras del estadio Romelio Martínez. A raíz del vandalismo, violencia, alcoholismo, drogas, atracos y saqueo de locales comerciales ocurridos, terminaron en un homicidio, varios heridos, robos y riñas, dejando al descubierto la poca vigilancia y la falta de un verdadero plan para resguardar el orden público, pero también la vida de los asistentes, sobre todo, al finalizar el primer evento de las fiestas del „dios momo‟. No podemos olvidar lo sucedido en el mes de diciembre de 2011, al coronarse campeón el Junior en Manizales, con los desórdenes presentados durante el desfile del cuadro barranquillero, por las distintas vías de la ciudad, al regresar el equipo, en donde los desmanes fueron conocidos, a través de los medios de comunicación. Muchas son las críticas que le han formulado a las autoridades policiales, porque si bien es cierto hubo vigilancia interna durante la lectura del bando, no se ejecutó


la debida coordinación al momento de haberse terminado, para controlar al momento de evacuar el estadio. Según comunicado del Concejo Distrital dado a conocer, fuertes cuestionamientos a la efectividad de las autoridades policivas a la hora de enfrentar delitos y desórdenes en la ciudad, hicieron varios concejales de Barranquilla, durante el debate que se cumplió, como una reunión previa al foro de seguridad convocado por esa corporación, en el que se aspira ventilar los problemas que afectan a la ciudadanía en esa materia. Luego de escuchar del Alto Consejero para la Seguridad del Distrito, Guillermo Polo, las acciones enmarcadas en la estrategia de seguridad para la capital del Atlántico, los concejales centraron su atención en varios aspectos. Y el más recurrente fue lo que consideraron falta de efectividad en las acciones de los uniformados. Por otro lado, las autoridades territoriales del Atlántico, se pronunciaron con respecto a la violencia de la ciudad y el departamento. La alcaldesa, Elsa Noguera, dijo: “Cualquier homicidio, sin importar sus circunstancias, es de cuidado”, para referirse a los hechos ocurridos el pasado sábado mientras se celebraba la Lectura del Bando. El gobernador, José Antonio Segebre, en cuanto a la seguridad, manifestó: “Ya tomamos medidas inmediatas y tenemos resultados. Esto no es trabajo de un día, con tan poco tiempo no podemos decir que la vamos a garantizar, pero si a trabajar de forma conjunta en ello, entre otras cosas, porque es fundamental para nuestra competitividad”. Además de la violencia generalizada en Barranquilla, su área metropolitana, y otros municipios del Atlántico, hay una preocupación por parte de los dirigentes del transporte


urbano y departamental, con los atracos diarios en buses y busetas. En la ciudad, segĂşn ellos, son 70

tomasnietosilvera@hotmail.com Vicepresidente CNP.ATL.


REFLEXIONES