Issuu on Google+

El Nacimiento intrauterino de Salvador Dalí Etiquetas: ¿A quién? La trama. La clave, el código Dalí. ¿Improvisación? El fósil Dalí. Contenido. Resultados. ¿Para, por, por qué? El autor. ¿Un nacimiento intrauterino? Qué título tan extraño, pensará usted. Dalí, a pesar de tener muy buena memoria y de que se acordaba del día, la hora y el minuto en que nació del vientre legítimo de Doña Felipa Domènech, decía que no se acordaba exactamente de cuando nació, que tuvo una vida intrauterina, y por tanto, un nacimiento intrauterino. Pero ya se sabe, decía cosas sin sentido o que no sabemos explicar, por eso decían que estada loco. ¿Acaso usted, apreciado lector, no es como Salvador Dalí? ¿Acaso usted sabe exactamente cuándo nació? Lo que sabe exactamente es cuando fue su nacimiento legal, la fecha que pone su DNI, pero si le preguntan en qué día empezó su vida, quizás tampoco lo sepa con exactitud. Ya que si no estaba muerto el día antes de nacer; su vida empezó meses antes, y no puede precisar el día. La diferencia es que él era artista y, partiendo de la realidad, le daba varias vueltas a la Salvador Dalí, Memoria prenatal. Foto Halsman tuerca hasta crear una fantasía. Se dice que una persona está loca cuando se desvía de la norma social y del funcionamiento normal de la razón; por eso dicen que Dalí estaba loco; ya que él admite que tuvo dos nacimientos. Cervantes no estaba loco, y sin embargo decía que en La Mancha había gigantes que luchaban contra Don Quijote. Dalí crea un mundo a partir de un hecho biológicamente cierto, crea su Paraíso intrauterino, y lo reviste con una trama, un guión y sus personajes. Acabo de presentar uno de los detalles de este libro, y una de las claves para entender a Salvador Dalí. Ahora, sólo faltan unas 429 páginas con muchos detalles mucho más interesantes, entre otros, explicar por qué y cuándo nació de un huevo.


¿A quién? Aunque no tengo muy buena puntería, puedo decir a quién va dirigido. En primer lugar, a todos los que tengan curiosidad por saber algo más sobre Salvador Dalí, desde los especialistas en su obra, a los estudiantes de Bellas Artes, a los ciudadanos que van a pie o a los que quieran pasar el rato con una aventura que ha permitido descubrir una de sus obras más importantes y la llave de los cajones donde guardaba el tesoro de sus secretos. A los que todavía piensan que estaba loco. A los que le escucharon y no le entendieron. A los que miraron a sus pinturas y no supieron ver. A los que piensan que de Dalí se ha dicho todo. Y a los que les gustan los enigmas, descubrir cosas nuevas, a los que les gusta deambular entre la novela y las aventuras de historias reales, el arte de crear a partir de la nada. Todo, en un lenguaje simple y natural, con la rigurosidad de un trabajo científico. Incluso con buen humor; porque hablando de Dalí, la diversión está asegurada. Apartados como Juicio a Salvador Dalí o Qué diría Sherlock Holmes, contribuyen a distender la rigurosidad científica de temas como: Informe Grafotécnico o Numerología daliniana. La trama de la historia comienza en 1988, al descubrir un cuadro en un almacén de cosas viejas en Girona. Después vino su restauración, los primeros estudios y las primeras, segundas y terceras opiniones en contra de su autenticidad. No hay nada más estimulante que un caso en que todo está en contra. (Sherlock Holmes) Tomé la decisión de investigarlo por mi cuenta, ya que los expertos no supieron o no quisieron hacerlo. Tuve que aprender mucho, encargar y realizar todo tipo de estudios científicos y artísticos, hasta que descubrí el tesoro que se escondía en él. Un documento inédito, importantísimo, que nos deja Dalí para desentrañar uno de sus secretos mejor guardados: el de su nacimiento intrauterino, el asesinato de su hermano y su transmutación en el divino Dalí. Se trata, pues, en primer lugar, de compartir con el posible lector la historia y la aventura que para mí ha supuesto este descubrimiento. En segundo lugar, a partir de su estudio, he tenido la suerte de encontrar un hilo conductor, la clave, que me ha permitido


descifrar gran cantidad de interesantes incógnitas sobre la obra daliniana y hacer una nueva lectura de muchas de sus obras. Por otra parte, al adentrarme en el personaje-obra, he podido comprender cómo diseñó el guión de la película u obra teatral de su vida. También explico las causas que motivaron los principales rasgos de su personalidad. La clave. La mayoría de los estudiosos de su obra admiten que siempre les queda algo por aclarar del personaje, que no terminan de descifrarlo, como si al gran puzzle de este perverso polimorfo le faltara alguna pieza para terminarlo. Lo que he descubierto se parece a la Piedra de Rosetta que permitió descifrar los jeroglíficos, y es la pieza que faltaba para completar el rompecabezas daliniano. En el apartado Numerología daliniana y otros diez, revelo la clave, el código Dalí, que le sirve para expresarse de una forma hasta ahora no descubierta. Compruebo su funcionamiento al aplicarla a más de 70 de sus obras y desvelar, así, su significado. Entre otras, obras mundialmente famosas como: En La Persistencia de la memoria, explico como esconde su mensaje en los números que marcan sus relojes. En El Torero alucinógeno, analizo su numerología Floralias-Claveles con llaves, 1967 y su importancia para descifrar esta obra. En La Batalla de Tetuán, explico el significado de la numeración que allí aparece. Lo mismo en Las Meninas, Cenicitas, Carne de gallina inaugural, La Estación de Perpiñán... siempre se ha dicho que la numeración que aparece en estas obras era aleatoria. Sé que, de entrada, lo que publico es difícil de creer, y lo comprendo. Todas las nuevas ideas siempre han tardado en imponerse, ya que la inercia de las ante-


riores dificulta su aceptación. Lo he podido comprobar al comunicar el contenido de este libro a algunas de las primeras autoridades en materia daliniana; pero al comprenderlo, lo han calificado de extraordinario y fantástico. ¿Improvisación? En este libro se recoge el resumen de la historia de una investigación que ha durado 25 años. Durante este tiempo, y sobre todo en el último año, he convivido, comido, caminado y dormido con Salvador Dalí. Me he metido en su piel para poder entenderlo, con el consiguiente peligro de ser contagiado por su “locura”. ¿El fósil Dalí? Frecuentemente, cuando oigo o leo sobre la vida y milagros de Dalí, ya me parece que están describiendo a un fósil. Eso sí, un fósil muy raro. Siempre dicen lo mismo. Que si su hermano muerto, que si el queso fundido, su vida intrauterina, los huevos de Dalí... Pero nadie cuenta por qué. Nadie sabe porqué dice que su hermano murió a los siete años. Por qué los relojes de La Persistencia de la memoria marcan las 6 y las 7-5. Por qué tuvo una vida intrauterina, cuándo nació el divino Dalí, por qué nació de un huevo, cómo y cuándo mató a su hermano, por qué dice que no sabe exactamente cuando nació, por qué en 1969 dice que tiene 70 y tantos años, por qué hizo morir a su hermano en 1901... Al no tener o no encontrar explicación a sus palabras, dicen que estaba loco, que era fruto de su imaginación de su método paranoico-crítico, o simplemente decían que era surrealista. Frecuentemente lo califico como el mago Dalí, o el calamar de Cadaqués... sólo la magia me interesa, decía. Como los calamares, los magos nos lanzan su tinta a modo de cortina de humo para distraer nuestros sentidos, mientras esconde el conejo en la chistera. El Dalí que he encontrado no es el que me han contado; es otro Dalí; oculto, hermético, el que decía: Cuando Dalí pinta símbolos, son tan importantes que harán falta siglos para comprenderlos. Es un Dalí que utiliza los números para expresarse y encriptarse, pero, paradójicamente mucho más humano que el que veíamos actuar en televisión. Contenido. El formato sobre papel consta de 430 páginas distribuidas en 114


capítulos y 8 anexos, con un tamaño de 26 x 18 cm. Cuenta con 192 fotografías y editado en papel ecológico con certificación PEFC. En el formato ecolibro (ePuB), podrán ver además, unos 60 enlaces de imágenes junto con la visualización de 11 videos. Con prólogo de Nicolas Descharnes. La primera parte cuenta la historia del descubrimiento y posterior estudio del documento. Cosa ésta nada fácil, como podrán comprobar; ya que he tardado 24 años, pero su valor cultural y económico es extraordinario. Para no desvelar la trama, dejo para el lector el placer de hacerlo. A continuación relato el descubrimiento del código Dalí, la clave que utilizaba para encriptar sus mensajes. Seguidamente aplico esta llave para explicar muchos de los enigmas inexcrutados de Dalí, tanto literarios como pictóricos. Al tiempo que iba analizando la obra daliniana, me he encontrado con otros temas que han despertado mi curiosidad. Citaré algunos: Simbología masónica y alquímica en la obra daliniana; Significado de los Relojes blandos; Relación de su pintura con Durero, Rafael, Watteau, Velázquez o Edward Munch. Cómo y cuando y por qué asesina a su hermano. Y como no, el magnetismo del carácter de este poliédrico y camaleónico personaje. Los resultados. El botín de haber desvelado la clave para abrir los cajones donde escondía sus secretos es de más de 70 nuevas aportaciones que contribuyen a un mejor y nuevo conocimiento sobre el artista de Cadaqués: Explicación de su famosa frase “mi hermano murió a la edad de 7 años, 3 antes de mi nacimiento”. Por qué hace morir a su hermano en 1901. Por qué Dalí nació de un huevo. Cómo y cuándo asesina a su hermano y se convierte en el divino Dalí. Por qué adopta el papel de Pólux, Cuáles son sus números mágicos preferidos. ¡La fecha de su nacimiento intrauterino! y el enigma mejor guardado, el que entierra en su cofre del tesoro: el vagón de tren de la estación de Perpiñán. Síntomas clínicos que permiten explicar las causas del carácter de Dalí, etc. Para, por, por qué. El porqué de haberlo hecho no tiene una explicación sencilla, ni me interesa demasiado perder el tiempo buscándola. Los amigos que me rodean, que son mis profesores, no me explican porqué saltan de una rama a otra o porqué danzan entre las posidonias, simplemente lo hacen. Si antes de hacerlo lo pensaran, quizás no volarían o no nadarían. A veces las cosas se hacen sin querer, simplemente dejando que transcurran. Al ir recogiendo información e investigando


sobre una posible obra de Dalí, fui anotando primero en mi agenda, luego en un cuaderno, lo que iba descubriendo y aprendiendo sin ninguna intención literaria ni editorial. No me dedico a escribir, ni sé hacerlo, todo esto ha representado para mí un tremendo esfuerzo. En realidad, creo que lo he escrito por necesidad. Durante 25 años, la única persona que ha creído desde el primer momento en la autenticidad de la obra que presento es el autor de estas líneas. Cuando descubrí la importancia de lo que tenía entre manos y el nulo caso que me hacían los expertos, me sentí muy solo. Lejos de desmoralizarme, cambié de táctica. Actué como un condenado al que el único recurso que le queda es aprovechar al máximo su tiempo para doctorarse en leyes y defender su propio caso. He tenido que callar mucho durante muchos años. Ha llegado la hora de hablar y contar lo que he visto y oído al asomarme al universo Dalí. Y ahora, con todo lo descubierto, siento la necesidad de ponerlo a su disposición para un mejor conocimiento y comprensión del genio de Cadaqués. Hoy casi todo es prescindible, menos las cosas más baratas, como la luz del sol y el aire que respiramos. Sin embargo, este libro puede resultar imprescindible para los que creen saberlo todo de Dalí. Para los que han leído y se han interesado por este personaje, pero no han conseguido comprenderlo. Para los que creen que era de derechas o que solo le interesaba el dinero. Para los que no lo han entendido, o no lo han escuchado o mirado bien, y no encontraron en el diccionario ninguna palabra mejor que loco que se ajustara a su piel. Locos como él son los que hacen progresar el arte y que muchos cuerdos puedan percibir y deleitarse con nuevos sentimientos y emociones. ***

De muy joven me enseñaron que era de buena educación a la hora de dirigirme a alguien desconocido, en primer lugar saludar, después presentarme y más tarde decir de qué quería hablar. Disculpen ustedes que haya invertido los términos, pero el autor no es tan importante como el contenido. Presentar al autor de este libro no es nada fácil, ya que está escrito por dos


personas que habitan en Mallorca y en la misma piel. Una es Bartomeu Payeras i Cifre, que ha realizado estudios, trabajos de investigación y docencia en el campo de la biología. La otra es Tomeu l’Amo, el aspirante a artista, el aprendiz de pintor, el que trabaja dialogando con la naturaleza y con los desjectes (palabra que no tiene traducción, formada por la unión de dos palabras en catalán: objetos y desechos); el que lanza periódicamente una botella al mar con sus imágenes a través de www.tomeulamo.com, esperando que se encuentren con la complicidad de una mirada. El primero se ocupa de los cálculos, de la agenda, de las tareas domésticas, de llegar a fin de mes. El otro se encarga de mantener los parietales abiertos, de hacer “nada” sin descanso, de empezar cada día otra vez por primera vez, sin horarios ni calendarios, sin esquemas ni dogmas. Invita a la paz, a sentarse a la sombra y, mientras dialoga con los materiales, dejan que las musas los acaricien y los transporten a lugares desconocidos. A pesar de que hace más de 40 años que está intentando aprender el

Bartomeu Payeras i Cifre, 1991

oficio de pintar, esculpir y fotografiar, todavía está aprendiendo a mirar. Así pues, de una manera simple y natural, con una mirada no condicionada por opiniones leídas, me he asomado a Dalí y les cuento lo que he visto. De hecho, este Tomeu l´Amo. Autorretrato esquizofrénico, 1985 desdoblamiento de personalidad me ha permitido acercarme a los hermanos Salvador Dalí Domènech y Salvador Dalí Domènech, que también se confundían e interactuaban. Espero que su lectura les resulte instructiva, o al menos que pasen un rato entretenido.


El Nacimiento Intrauterino de Salvador Dalí