Page 1


Diez cosas que esta mamá les enseñó a sus hijos sobre cómo tener su propio negocio… .....cómo invertir en la educación de mis hijos para permitirles que, cuando crezcan, se vayan de casa con el conocimiento y las habilidades necesarias para vivir con libertad económica. Por Rhea Perry

Índice 1. Mamá y Dios están estrechamente unidos, así que ten cuidado 2. No dejes tu ropa interior tirada en el suelo 3. No todas las personas trabajan pensando en los fines de semana 4. ¿Qué es lo que quieres? 5. Si los peces no muerden el anzuelo, véndele tu carnada al sushi bar 6. Construye tu granero antes de sembrar 7. No le regales nada a nadie 8. ¡Quien siembra vientos cosecha tempestades! 9. ¿Cuántos tontos se necesitan para cambiar una bombilla de luz? 10. Ni siquiera los más tontos persiguen a las mujeres y al dinero

www.RheaPerry.com www.EducatingForSuccess.com


Capítulo 1 Mamá y Dios están estrechamente unidos, así que, ten cuidado La vida es muy corta, por lo tanto, cuanto antes aprendas a vivirla correctamente, mejor persona serás. Y... te meterás en menos problemas. Sé que algunas personas piensan que creer en Dios es cursi y que ir a la iglesia no tiene onda. Bien, no es necesario ir a la iglesia para seguir a Dios. La iglesia es un lugar para venerar a Dios pero no es el único lugar para hacerlo. Puedes venerar a Dios en cualquier sitio. Lo importante es conocer a Jesús y tener una relación personal con Él. Cuando las cosas en tu vida no van bien, tal vez sea porque no estás en el camino correcto que tu mamá te indicó. Dios en el cielo lo sabe... ¡pero lo peor de todo es que mamá también lo sabe! Verás, las madres tienen una sensación extraña cuando algo no está bien. Simplemente SABEN que estás pensando en hacer algo que el pastor llamaría “pecaminoso”. Creo que Dios les da a las mamás algo parecido a su propia bola de cristal, para que puedan ver qué es lo malo que está sucediendo en tu vida y así convencerte de que dejes de hacerlo. Es una conspiración o algo parecido. Pero hay algo que es seguro, cuando mamá y Dios están del mismo lado, nadie más puede ganar. Hay dos caminos en la vida. Uno conduce al Cielo y el otro a la leñera...quiero decir, el infierno. No importa qué piensen las personas, eso es lo que dice la Biblia. Por lo tanto... puedes ser un excelente estudiante y tratar de ganar todo el dinero posible pero lo fundamental en la vida es que te preguntes: Cuando todo acabe, ¿en dónde terminarás?


Si crees en Dios y sigues a Jesús, terminarás en el Cielo, con Dios... y con mamá. Si decides tomar tu propio camino (que en realidad no es TU propio camino, sino que es el diablo quien te guía por SU camino), terminarás en el Infierno. Y mamá estará furiosa. Seguir a Dios no necesariamente significa que tienes que afeitarte al cabeza e irte al África a misionar. Simplemente significa que debes poner toda dedicación en hacer lo que Dios quiere que hagas. Y Él ya ha colocado en ti ciertos deseos, talentos y habilidades especiales para que hagas lo que Él ha dispuesto para ti. (Algunas personas tal vez te hayan catalogado como “especial” o “dotado”. Dios te ha creado exactamente de la manera que eres para que hagas algo en particular. Por eso eres así) Tu misión, si deseas aceptarla, es descubrir qué es eso en particular, ¡para luego ponerlo en práctica! ¡Es así de fácil! Si luchas en contra de eso, serás miserable durante toda tu vida, sin importar lo que hagas y sin importar cuánto dinero ganes. Así que, date por vencido. Recurre a Dios, entrégale tu corazón, cree en Jesús, lee tu Biblia todos los días y ora para que Jesús te indique hacia dónde ir y qué hacer, para que no tengas que escuchar a tu mamá protestar por tu falta de fe. Mamá te ama y tiene un plan maravilloso para tu vida. Ese plan es seguir a Dios. Si cumples con eso, tu mamá estará feliz y tendrás éxito en todo lo que hagas. Así lo dice la Biblia. Y ya sabes lo que dicen todos, “Si tu mamá no está feliz, nadie más lo estará”.


Capítulo 2 No dejes tu ropa interior tirada en el piso A menos que te hayan criado en un granero (como a mi hija más pequeña), probablemente habrás notado que a nadie le gusta andar pisando tu ropa interior. ¿Quién tiene la responsabilidad de levantarla? Bien, tú la usaste. Tú te la quitaste. Hay que lavarla y colocarla nuevamente en el cajón, y generalmente mamá hace eso (Excepto en mi casa donde todas las personas mayores de 8 años se lavan su propia ropa). Así que, ¿quieres que tu mamá busque por todos lados y en todos los lugares secretos y debajo de la cama donde escondes todas tus cosas privadas para tratar que la casa no huela como el vestuario de un club? ¿No sería más fácil simplemente colocarla en la cesta de la ropa sucia luego de quitártela? Bien, piensa un poco en esto. Si todas las personas se preocuparan por sus propios asuntos (si hicieran su propia cama, lavaran sus platos, plancharan sus camisas), la vida sería muchísimo más simple. Nadie tendría que hacer las cosas por los demás. De hecho, servir a la gente es parte de la vida. De eso se tratan los negocios. Cuando alguien tiene ganas de comer una hamburguesa, el dueño del negocio alimenta al cliente hambriento. Construye un lugar donde se venden hamburguesas a quien quiera comer una en cualquier momento, de día o de noche. Y en ese negocio, todas las personas que trabajan tienen sus propias responsabilidades.


Si no hacen lo que deben, otra persona debe hacer ese trabajo por ellos. Y a nadie le gusta tener empleados que no cumplan con sus tareas. Si no puedes entender esto, intenta conseguir un empleo en el Mc Donald’s de tu barrio, tómate varios descansos y no hagas lo que te indican. Ya verás cuánto tiempo duras. Así es como tu mamá se siente cada vez que tiene que agacharse para recoger del piso tu ropa interior sucia. No estás cumpliendo con tus tareas. Te estás convirtiendo en una carga para tu sociedad. No estás contribuyendo al bienestar general del país. Y, lo peor de todo... estás decepcionando a tu mamá. Ella es una persona demasiado buena como para hacerte sentir mal al respecto. (O bien ya la has acostumbrado a quejarse sobre el asunto y a que tú la ignores cada vez que lo hace). Por eso te digo esto, y sé que ella también quiere que te lo diga. Dile a tu mamá (o a tu esposa) que lo sientes mucho. Dile que quieres ser un buen ciudadano. Que quieres hacerte cargo de tu persona y dejar de depender de los demás. Que quieres contribuir a la sociedad y no ser un parásito que se aprovecha de la gente inocente. Y, a partir de ahora, en vez de esperar que tu mamá se haga cargo de ti, dile que harás algo bueno por ella y que te encargarás de ti mismo. A partir de ahora recogerás tu propia ropa interior, y mamá te lo agradecerá. Y, tal vez, hasta puedas lavar tu propia ropa sucia. Pero no le digas todo esto de una vez. Es mejor dar las buenas noticias poco a poco. Tu mamá es una persona sensible, ya la conoces.


Capítulo 3 No todas las personas trabajan pensando en los fines de semana Uno de los 7 hábitos de las personas realmente exitosas es pensar de atrás hacia adelante. Esto no lo dije yo, lo dijo Stephen Covey. De hecho, mamá me dijo: “Lee este libro”. Cuando las personas de mi edad éramos jóvenes, nos graduábamos de la escuela secundaria y luego nos mirábamos unos a otros y decíamos: “¿Y ahora qué?” Algunos fueron a la universidad, otros consiguieron un trabajo, pero la mayoría de nosotros hizo lo que todos pensamos en la escuela secundaria. Nos casamos. En la escuela secundaria, lo más importante del mundo era tener un novio o novia en serio. Al terminar la escuela, el paso siguiente era casarse. Por lo tanto, los que seguimos esta INTELIGENTE filosofía, nos vimos casados con poca educación, sin dinero, con el alquiler y las cuotas del automóvil por pagar y, generalmente... con un bebé en camino. Así que, buscamos un departamento para alquilar y conseguimos un trabajo. Luego, pasamos los siguientes 40 años estancados en una rutina. Nos levantábamos a la mañana y desayunábamos. Íbamos a trabajar. Volvíamos a casa a la noche y cenábamos. Mirábamos TV. Nos acostábamos. Nos levantábamos a la mañana y desayunábamos. Íbamos a trabajar. Volvíamos a casa a la noche y cenábamos. Mirábamos TV. Nos acostábamos.


Qué buena vida, ¿no? Tal vez, si tenías suerte, podías retirarte a los 59 en vez de a los 65. Eso, si no te despedían. Bien, si eso no suena muy atractivo, trata de pensarlo al revés. En vez de ir con la corriente, pregúntate qué quieres hacer con tu vida. Haz una lista de todas las cosas que quieres hacer y otra con todas las cosas que no quieres hacer. Conserva esa lista en un anotador o pégala en la pared arriba de tu cama para que no te olvides. Luego, decide empezar a trabajar en tu lista de cosas que quieres hacer. Descubre qué quieres ser cuando crezcas y conviértelo en una materia de estudio permanente. Cuando sepas qué es lo que te motiva, escríbelo al final de la página. Rodéalo con un círculo. Haz que eso sea lo que guíe tu educación. No te distraigas en el camino con todas las pequeñas cosas que pueden arrastrarte hacia senderos equivocados. No pienses en las chicas, en el color de la camioneta que quieres conducir o en el lugar en que deseas vivir. Concéntrate en lo que necesitas aprender para vivir bien. Comienza teniendo en mente la meta final y trabaja de atrás hacia adelante. Luego, una vez que ya estés bien encaminado, compra una casa. La Biblia dice que es el padre quien supuestamente debe darle a sus hijos una casa, pero a la mayoría de los padres no se les ha enseñado a invertir en bienes raíces como para poder lograr eso, por lo cual no tendrán varias casas para regalar. Así que, vas a tener que comprar la tuya. Si lo haces, toma un curso o lee un libro sobre cómo comprar una casa, escrito por un inversor en bienes raíces. No es necesario tener dinero para comprar una casa, pero sí es necesario tener conocimiento.


Además, luego estarás listo para darle una casa a tu hijo, cuando llegue el momento de hacerlo. LUEGO de que hayas elegido tu carrera y estés encaminado, deberás buscar a la mujer de tus sueños. Tal vez te sorprenda saber que ella ya está en tu vida, aunque pasando desapercibida. Tal vez nunca la notaste antes porque estabas concentrado en lo que debías hacer. Estabas ocupado preparándote para la travesía de tu vida. Pero, ahora que ya estás encaminado, ella está en tu mismo camino. Y, sorprendentemente, ¡va en tu misma dirección! ¡Qué fantástico! ¡Ahora los dos pueden continuar su viaje de la vida juntos! Mientras todos esperan a que llegue el fin de semana, tú estarás pensando de aquí a 20 años ¡LUEGO tendrás una ventaja real!


Capítulo 4 ¿Qué es lo que realmente quieres? Bien, si vas a intentar descubrir qué es lo que quieres en esta vida, ¿cómo se supone que debes hacerlo? Buena pregunta. Como la materia “Carreras” no forma parte del currículo escolar, tenemos que aprenderlo sin ayuda. Esto es lo que yo pienso: Toma esa lista que hiciste en el capítulo 3. (La has hecho, ¿no? DEBES escuchar a tu mamá. ¿Estás escuchando a TU mamá como estás escuchando a ESTA mamá?) Bien, toma esa lista y pregúntate lo siguiente “Si tuviera que ir a trabajar mañana sin pensar en el dinero, ¿qué es lo que haría sólo porque me gusta?” Luego, toma la lista y tacha todo lo que no harías. De lo que queda, coloca un número al lado de cada punto, comenzando con lo que más te gusta, así: 1. Pescar 2. Arreglar mi camioneta 3. Cazar Si sólo tienes uno o dos puntos, está bien. Si tienes diez, tal vez debas tomarte un poco más de tiempo para trabajar sobre la lista, así que diviértete y disfruta. Si no tienes nada, comienza con algo... lo que sea. Toma un tema, el paracaidismo por ejemplo. Te decides a ser el mejor paracaidista. Investigas el tema. Aprende qué hacen los paracaidistas Averigua cuánto cuestan los equipos


Averigua dónde puedes tomar clases de paracaidismo y te anotas Averigua cuánto viven los paracaidistas Averigua qué puede salir mal si otra persona empaca tu paracaídas Averigua cuánto ganan los paracaidistas Averigua cuánta demanda tienen los servicios de los paracaidistas Estudia la historia del paracaidismo. Averigua todo lo que puedas y lleva un cuaderno con la información Resume todo lo que has aprendido de la siguiente manera: Los paracaidistas generalmente saltan desde los aviones para divertirse, pero algunos trabajan en las Fuerzas Armadas o como bomberos para combatir incendios forestales. Ganan $X al año y viven un promedio de X años. . Cuando termines, escribe un párrafo (o una oración) al final de la página sobre tu opinión. Podría ser así: “De ninguna manera saltaría desde un avión para ganarme la vida”. (Pero si realmente le temes a la muerte, aléjate de los automóviles) O “Me encanta el paracaidismo y quiero repartir comida para alimentar a mujeres y niños inocentes en los países del tercer mundo que han sido rehenes de regímenes malignos”. ¡Listo! Has decidido que éste es tu camino en la vida o que no lo es. Si no lo es, continúa. Elige otro tema, estudia otro sector. Si has encontrado algo que te encanta hacer, da un paso más para avanzar en tu camino hacia esa área. Tal vez descubras que la piloto femenina que te acompaña también siente pasión por repartir comida en los países del tercer mundo que han


sido rehenes de regímenes malignos y por alimentar a mujeres y niños inocentes. ¡Es increíble cómo funciona todo! Si es así, invítala a cenar. Pero no te cases con ella hasta que tengas tu casa.


Capítulo 5 Si los peces no muerden el anzuelo, véndele tu carnada al sushi bar (Aprende a resolver los problemas por tu cuenta y por los demás, creando sistemas que funcionan solos y que se encargan automáticamente de resolver tus problemas y los de los demás) La vida está repleta de problemas. Si no me crees, pregúntale a cualquier persona. Seguramente te darán una lista de los motivos por los cuales las cosas no les funcionan a ellos de la manera en que le funcionan a los demás. Bien, ¿sabías que hay gente que gana fortunas resolviendo los problemas de otras personas? Los inventores se hacen preguntas de este tipo: “¿Cómo puedo crear algo para ser capaz de leer en la oscuridad?” “¿Cómo puedo llegar desde Kitty Hawk, NC a cualquier destino en menos tiempo?” “¿Cómo puedo grabar esta canción para escucharla nuevamente sin tocarla en el piano?” “¿Cómo puedo lavar todos estos platos sin estar parado en el fregadero?” “¿Cómo puedo cavar un hoyo para construir una piscina sin utilizar una pala?” Luego, se ponen a resolver el problema y, en ese proceso, crean la bombilla de luz, el avión, el fonógrafo, el lavavajillas automático y la excavadora. No sólo lograron hacer lo que necesitaban en menos tiempo (y su mamá está allí mirándolos con MUCHO orgullo) sino que también crearon algo que le sirve a otras personas. A muchas más personas. Y, si protegen correctamente su propiedad intelectual, ¡pueden ganar mucho dinero!


Pero un inventor no debe pasar el resto de su vida armando una máquina tras otra. Por lo tanto, debe crear un sistema o una fábrica donde otra persona pueda crear las máquinas por él. Si esta persona trabaja sola, pronto verá que se ha convertido en un esclavo. Si deja que otra persona lo ayude y vende su idea o crea una empresa conjunta con otra persona que sabe cómo fabricar las máquinas, se volverá rico en muy poco tiempo. Si deseas construir un rascacielos, debes tener un equipo. Si te rodeas de gente más inteligente que tú, irás más lejos de lo que podrías hacerlo solo. Las personas exitosas comprenden el poder del trabajo en equipo. Un equipo necesita un líder y un visionario. A veces, estas dos funciones se concentran en la misma persona, pero no siempre es así. Los inventores son grandes visionarios, pero a menudo son malos líderes. Así que, si eres el inventor, trata de buscar un experto en negocios que te agrade (y al que le agrades) para asociarte. Trabajar con otra persona también te mantiene motivado. Es muy fácil dejar que el proyecto se disuelva cuando nadie sabe nada o no le importa. Cuando tu socio está esperando que cumplas con una fecha límite, las cosas se hacen mucho más rápido. Luego, una vez que ya hayas creado el prototipo, construye un sistema que funcione sin que tengas que estar ahí creando el producto. La Biltmore House es la casa más grande de los Estados Unidos. Cuando George Vanderbilt falleció, la casa siguió funcionando allí porque había tantas empresas dentro generando dinero, que no se necesitaba de él para pagar las cuentas. Éste es un ejemplo fantástico de lo que puedes hacer con tu negocio. O con tu casa. No pienses en malgastar tus horas para que otra persona gane dinero; piensa en cómo puedes crear sistemas que puedan funcionar sin ti. Ésa es la única manera en la que siempre podrás viajar a las Bahamas, como siempre quisiste.


¡Seguramente a tu mamá también le gustaría ir!


Capítulo 6 Construye tu granero antes de sembrar Cuando estés listo para comenzar con tu carrera, prepárate para el éxito antes de empezar. Supongamos que quieres ser un granjero. La mayoría de las personas comenzarían viendo catálogos de semillas, labrando la tierra, seleccionando las semillas. Pero un granjero inteligente comienza por construir el granero para guardar todas sus cosas. Como verás, una vez que comienzas con un proyecto, es difícil detenerte y ponerte a pensar en los detalles, como por ejemplo dónde colocar todo lo que se produce. La mayoría de las personas suponen que “todo se solucionará de alguna forma”. Bien, si ésa es tu filosofía, estás en lo cierto... otra persona se ocupará de solucionar el problema por ti. Y tal vez te encuentres en una situación en la que tienes mucho más de lo que puedes manejar y debes hacer ALGO en pleno estado de pánico. Cuando no tienes el control, otra persona tiene ventaja sobre ti. Por eso es inteligente construir primero tu granero. Cuando estás comenzando un negocio, debes buscar un socio primero. Ordena tus cuentas. Encuentra un contador. Encuentra un asesor que pueda ayudarte a no cometer todos los errores que los pequeños empresarios generalmente cometen cuando recién comienzan. “Pero contratar a toda esa gente cuesta mucho dinero”, te escucho decir quejándote. Por supuesto que cuestan dinero.


Entonces, piensa de manera creativa. Pregunta qué puedes hacer por ellos a cambio de lo que ellos pueden hacer por ti, al menos al comienzo. Las personas no siempre necesitan dinero. A veces necesitan tiempo o un barco o dos entradas para el juego. No pidas un préstamo. Si lo haces, estarás comenzando en el subsuelo. No es divertido empezar desde el subsuelo. Piensa cómo puedes satisfacer una necesidad sin tener que gastar dinero. Canjea. Vende algo en eBay. Encuentra un aprendiz que te cobre menos. Siempre hay más de una respuesta. La regla de la respuesta única sólo funciona en la escuela. Bien, una vez que tengas tu granero construido, o tu sistema listo, ¡empieza! Ordena todo lo que quieras de los catálogos de semillas, labra miles de hectáreas de tierra. ¡Siembra todo lo que desees! Luego, riégalo... a menos que sea un campo. Si es así, órale a Dios para que riegue todo el campo. Desmalézalo con constancia. Luego, ¡disfruta de tu cosecha! Ayuda a tu familia y luego utiliza ese granero que has construido para guardar lo que quieres venderle a los demás. Ese nuevo granero resguardará todo tu esfuerzo durante todo el invierno. Si manejas todos tus negocios de esta forma, tendrás éxito en todo lo que hagas y tu mamá estará feliz en su hogar. Eso es, ¡al menos que esperes que ella envase todo lo que tú produces! (Cuando haya terminado, ¡realmente desearás enviarla a las Bahamas!)


Capítulo 7 No le regales nada a nadie En una granja, todo paga su parte. Hay tantas cosas que mantener, que si un animal o un cultivo no paga su parte, no tiene lugar allí. La única excepción a la regla son los bebés. Los animales bebé se pueden vender o hacerse en estofado, pero los bebés existen principalmente para hacer felices a sus mamás. Los bebés son maravillosos. Dios creó a todo lo que existe sobre esta tierra para servir a un propósito. Todo lo que está en una granja tiene un propósito. Si algo no lo tiene, no se queda allí por mucho tiempo. Cuando convertimos a un pequeño lechón en una mascota y lo dejamos dormir en la casa, tener su propio plato de comida o compartir el sofá con el gato, hemos cruzado la línea. Cuando llegue el momento de transformar a ese tierno cerdito en salchichas para el desayuno, toda la familia llorará. Así que, prepárate. Tal vez no termine en el congelador adonde pertenece o no se lo lleve a una feria para que nos lo compren a un buen precio, sino que terminará viviendo en la casa para siempre. Con el gato. Sucede. Pero al menos el gato caza a los ratones y se restriega por nuestras piernas para hacernos creer que le agradamos. Los perros protegen a la familia y al gallinero. También ayudan a arrear al rebaño. Las gallinas ponen huevos frescos todos los días, se comen las lombrices y las sobras y sirven para hacer un buen estofado. Los gallos reemplazan al despertador.


Los gansos te acompañan. Y puedes escucharlos desde cualquier lugar de tus 40 hectáreas. Las cabras dan leche, tienen cabras bebés y se pueden vender. También sirven para hacer un fantástico estofado de cabra. Los cerdos tienen lechones que se pueden vender y también se pueden colocar en el congelador. Las vacas dan leche y los terneros se pueden vender en la temporada siguiente para ganar dinero. Los niños pequeños pueden cuidar del jardín, plantar las semillas, recoger los huevos y regar todo el lugar. Los niños más grandes pueden manejar el tractor, arrear los animales para llevarlos a la feria, ordeñar las cabras y vacas y ayudar a colocar a los cerdos en el congelador. Cuando dejamos que los animales pequeños o los niños más grandes no cumplan con el papel que les corresponde, no les estamos haciendo un favor. Cuando no trabajan, alguien más debe trabajar horas extra para hacer su propio trabajo y el de la otra persona. Eso no es justo. El capitalismo no es así. Eso es loco. Por supuesto que, si una persona está enferma o tiene algún problema temporal, es genial poder ayudarla. Brindar nuestra ayuda a otras personas cuando la necesitan es un acto muy noble. Todos deberíamos hacerlo. Pero realizar constantemente un trabajo por otra persona cuando ésta debería hacerlo es darle la oportunidad de ser irresponsable. Y cuanto más irresponsables permitas que sean algunas personas, más lo aprovecharán y disfrutarán. Así que, nunca incorpores un animal a la granja o una persona a tu negocio que no tenga un trabajo definido para hacer y que pueda hacerlo bien.


Si lo haces es un suicidio. Y sólo te pondrás triste cuando tengas que despedirlo. Cuando te sientas triste y melancólico, búscate un bebé para abrazar. Es uno de los propósitos que tienen.


Capítulo 8 ¡Quien siembra vientos cosecha tempestades! Hay una ley científica fundada por Sir Isaac Newton: “Por cada acción hay una reacción igual y opuesta”. En palabras simples, esto significa, “Si haces el bien, recibirás el bien. Si haces las cosas mal, recibes un cachetazo”. Si tocas una cerca electrificada, puedes recibir una descarga eléctrica. Si cortas un árbol, éste puede caerse. Si tiras cosas dentro de la casa, puedes lastimar a alguien en el ojo. Si molestas a un gato con un puntero láser, éste puede arañarte. Si pateas un hormiguero, las hormigas pueden picarte los pies. Si vuelas un volantín muy cerca de los árboles luego de que tu mamá te dijo que no lo hicieras, puede quedarse atascado en las ramas. Si saltas del techo de la casa, puedes torcerte (o fracturarte) el tobillo. Si tocas una víbora, ésta puede morderte. Si andas en bicicleta por el barro, puedes ensuciar toda tu ropa. Si juntas arañas, éstas pueden morderte. Si saltas desde un puente sobre el arroyo, puedes golpearte con el fondo. Si chocas el tractor en el bosque, puedes tener problemas si no lo sacas de ahí antes de que papá llegue a casa. Si no vigilas a tu hermanito pequeño, puede comerse el alimento para el gato. Si caminas por el bosque descalzo, puedes clavarte espinas en los pies.


Si no obedeces a tu Mamá, puedes pasar más tiempo en la leñera (¡y menos tiempo sentado después!) Si no tienes un buen gerente de oficina, los detalles pueden abrumarte. Si no pagas tus impuestos a tiempo, tal vez tengas que pagar mora. Si no usas software anti-virus en tu computadora, un virus puede terminar con tu negocio. Si no usas algún sistema de planificación, puedes olvidarte de citas importantes. Si no configuras sistemas para ocuparte de tu negocio, puedes terminar como los pequeños negocios del viejo comercial de UPS. Si no inviertes tus ganancias sabiamente, Tío Sam (el estado) puede encontrarte una buena inversión: Él. Si no tratas bien a las personas, ellos te devolverán el favor. Desde que eras pequeño, tu mamá te ha dicho lo que debes hacer para ser bueno y cómo evitar los problemas. Ella siempre tiene la razón, ¿acaso no lo sabías? Cuando eres bueno con Dios y con tu mamá, todo estará bien en tu vida.


Capítulo 9 ¿Cuántos tontos se necesitan para cambiar una bombilla de luz? Henry Ford una vez dijo, “Denme 15 minutos y puedo responder a cualquier pregunta que me hagan”. Bien, un periodista joven lo puso a prueba. Se acercó a Henry y le dijo “Henry, tengo una pregunta de álgebra ¿Cuál es la respuesta?” Henry le dijo, “Me tienes que dar mis 15 minutos.” Así que, se acercó a uno de sus asistentes y lo envió a buscar a un matemático. En pocos minutos, el experto estaba ahí. Henry dijo: “Bien, ¿cuál era tu pregunta?” El periodista la hizo, y luego Henry acudió al experto para obtener la respuesta, y éste se la proporcionó. Luego, Henry se la comunicó al periodista. Por supuesto, la respuesta fue la correcta. El periodista dijo rápidamente “¡No es justo! Le hice la pregunta a USTED, no a él”. Henry dijo algo parecido a esto: “En la vida, no es posible saberlo todo. Y tampoco tienes que saberlo todo, porque tendrás más éxito si te rodeas de gente más inteligente que tú. Luego, todo lo que tienes que hacer es darle tu problema para que los demás lo resuelvan”. Y por eso Henry Ford fue uno de los hombres más ricos y poderosos de su época. Comprendió el poder de construir un equipo y de rodearte de otras personas más inteligentes que tú. Y hoy en día, no es necesario saberlo todo porque Google lo sabe todo ¡Todo lo que tienes que saber es cómo utilizar Google! Un equipo es solamente un conjunto de personas necesarias para tu vida. El otro conjunto es un grupo de mentores inteligentes. Cuando puedas encontrar expertos que ya han sido exitosos en las áreas en que tú te estás iniciando, síguelos.


Ellos evitarán que caigas en trampas que la mayoría de la gente ni sabe que existen. A veces te guiarán y te enseñarán algunos atajos. Sin importar qué es lo que te enseñen, te darán una ventaja sobre la competencia. Bien, te preguntarás,¿qué mentores hay disponibles? Ah… buena pregunta. Hay: Tutores Expertos en química Profesores de música Licenciados en matemática Contadores Terapeutas matrimoniales Asesores de parto (obstetras) Pastores Empresarios retirados Jueces Asesores legales Asesores médicos Asesores Naturopáticos Terapeutas del habla Asesor de negocios Motivadores naturales Expertos en computación (¡generalmente tienen unos 12 años de edad!) Y la lista continúa. A medida que transitas por esta vida, asegúrate de rodearte de tantas de estas personas como necesites. Nunca sabrás cuántas personas serán las que te ayuden a convertirte en lo que Dios quiere que seas. Y no te avergüences si algunas de estas personas son menores que tú. La edad no importa. Lo que importa es la sabiduría y la experiencia.


Capítulo 10 Ni siquiera los más tontos persiguen a las mujeres y al dinero Dos de los temas más populares hoy en día son las mujeres y el dinero. Los dos no parecen tener mucho en común, pero los hombres piensan en ambos, en forma separada. Las mujeres quieren seguridad. Quieren un hombre que se ocupe de ellas durante toda su vida. También quieren ver que sus hijos tienen éxito. Desean una linda casa en donde poder criar varios niños, mirar la tele por la tarde, comer una rica comida (que, con suerte no deberán cocinar) y vivir una vida tranquila. Sé que tal vez no lo crean, pero es así. Ellas tienen un cierto estándar de vida que desean alcanzar y, a menudo, las mujeres más jóvenes se angustian si no pueden alcanzarlo. Por desgracia, cuando finalmente alcanzas ese estándar es muy fácil que el nivel de las aspiraciones vuelva a subir. Cuanto más tienes, más quieres. Es natural. Por lo tanto, lo mejor que un joven puede hacer es tener mucho cuidado al elegir la mujer para compartir su vida. Cuanto más cerca esté esta mujer de sus creencias, más compatibles serán. Y sí, debes buscar algo más que un par de ojos lindos y una linda figura. La belleza desaparece y una vez que lo hace, será como estar con su Mamá. Así que, mantenlas felices a las dos. Por el contrario, el dinero nunca cambia. Siempre es igual, sin importar cuántos aumentos te den, nunca parece ser suficiente. Así que, la tendencia natural es ir en la misma dirección del dinero, perseguirlo y hacer lo que sea por conseguirlo. ¿No es verdad?


Bien, eso es lo que hacen la mayoría de los hombres. Pero no olvidemos una de las reglas de oro de mamá: pensar al revés. En vez de apuntar tu corazón en dirección a esa cara bonita o a ese aumento de sueldo, apúntalo hacia Dios. ¿Qué? ¿Has escuchado bien? ¿Cómo podrías apuntar tu corazón a Dios para que él te ayude a conseguir esa chica o ese aumento de sueldo tan deseados? Bien, es simple. Dios quiere darte lo que tu corazón desea. Él te creó para ser tu compañero durante tu estadía en la tierra. Él quiere ser tu amigo. Él no es como un director de escuela que está sentado en el cielo, con una vara gigante, esperándote para castigarte cuando te has portado mal. Eso es una locura salida de alguna leyenda o cuento. Dios te creó porque Él te ama, Él te necesita, Él quiere que tú seas Su amigo. Y esos deseos que están en lo más profundo de tu corazón hacia la chica de tus sueños, el auto de tus sueños y el trabajo de tus sueños están allí porque Él los puso ahí. Si tratas de obtenerlos sin Él, sólo vivirás en una total frustración. Así que, cuanto antes recurras a Él y le digas “Bien, Dios. Esto es lo que quiero. Quiero una chica, un automóvil y un gran trabajo ¿Cómo vamos a obtener todo eso?”, estarás mejor encaminado hacia el éxito. Ahora Él puede hacerte pasar por un período de prueba en el cual experimentes una gran pobreza. Si Él lo hace, sé agradecido. Es una prueba.


Él te está haciendo saber qué es lo que realmente hay en tu corazón. Él ya sabe qué tienes allí. Sólo quiere que tú lo descubras por tu cuenta. Así que, una vez que sepas qué es lo que Él está haciendo (contigo), podrás ponerte en sintonía con Él. Cuanto antes aprendas a contar con Dios para que Él te dé su gracia divina en vez de tratar de resolver todo solo, más pronto tendrás éxito. Él quiere que tú manejes tus asuntos a través de Su gracia. Eso significa que, en vez de hacer todo por tu cuenta, tomar todas las decisiones y actuar solo, Él quiere involucrarse. Esto tal vez te dé un poco de miedo si nunca antes lo escuchaste, pero es cierto. El único motivo por el cual estamos en este planeta es para servir a Dios. Y Él tiene un trabajo para ti y ha colocado el plano para llegar a tu éxito muy profundo dentro de tu corazón. Alguien tiene que ayudarte a descubrir cuál es ese plan. Ése es el trabajo de tu mamá, así que escúchala cuando te hable y deja que te ayude. Ella te ama. Y cuando ella te diga que esa hermosa chica que quieres llevar al baile del colegio no te ama, escúchala. Las mujeres se conocen entre sí mucho más de lo que tú crees. Dirigir tu corazón hacia el dinero o una esposa sólo te frustrará. Sólo cuando buscas primero a Dios y le pides a Él que te dé el resto de las cosas cuando Él esté listo, encontrarás la paz dentro de ti. Y eso hará que te mantengas por la buena senda. Para ser realmente feliz y exitoso, acude a Dios y permite que Él sepa que quieres jugar béisbol a Su manera, en Su parque, con Su bate y Su pelota…incluso si Él le permite a Mamá que sea el árbitro en la tercera base.


Rhea Perry ha educado a sus 7 hijos desde el año 1987. Su hijo mayor, Drew, se convirtió en un inversor en bienes raíces a los 18 años y reemplazó el ingreso de su padre en sólo 3 años. Hoy, a los 25 años de edad, Drew tiene su propia compañía constructora y enseña a los inversores de bienes raíces a vender casas por eBay. Rhea organiza conferencias para que las familias aprendan sobre las empresas familiares y aconseja a quien quiera escucharla. En su revelador libro electrónico “Lo que esta mamá les enseñó a sus hijos sobre cómo tener su propio negocio”, Rhea comparte los secretos del éxito que ella trató de inculcarle a Drew, aunque él no siempre le haya prestado atención. Aprende más sobre Rhea y sobre lo que está haciendo actualmente en www.RheaPerry.com o www.EducatingForSuccess.com.

Diez cosas que esta mamá le enseñó a sus hijos sobre cómo tener su propio negocio  

Enseñanza para los emprendedores

Advertisement