Page 1

Año 1. Número 1. Diciembre 2012. Distribución gratuita.

N*

revista nota al pie

#1

*


staff

agenda cultural del 1/12 al 31/12

Editora Manuela Papaleo Redactores Fernando Aranda Tomás Bergero Gonzalo Martín Federico Piana Arte y diseño Joaquín Palomeque Clara Loustaunau Agradecimientos Patricia Ratto Lucía Giles Centro Cultural “En Eso Estamos” Luxor Magenta

*

N

Sinfonía n.° 9 Beethoven

Molotov

21 de diciembre - 20.30 hs

1 de diciembre – 21 hs

Teatro Argentino

La Trastienda Club (La Plata)

Arbolito

Abel Pintos

15 de diciembre - 21 hs

1 de Diciembre - 21.30 hs

Sala Ópera (58 e/ 10 y 11)

Teatro Coliseo Podestá

Muestras de Danza 2012

Patricia Sosa

21 de diciembre - 20 hs

12 de diciembre - 21 hs

Sala Ópera (58 e/ 10 y 11)

Café Concert (43 e/ 7 y 8)

Because we can

Pura Pride Fest

5 de diciembre - 22.30 hs

8 de diciembre - 23 hs

Café Concert 43 e/ 7 y 8

Pura Vida Bar

23


nota de autor NOTA DE AUTOR. Nosotros también decimos. En este primer número de “Nota al pie” queremos darte la bienvenida con un contenido bien variado para vos. Te invitamos a recorrer, pero principalmente a participar de un espacio diferente, que se construye a partir del aporte de todos. Empecemos. SANGRÍA. Un espacio para vos. Pág. 4-5 La pluma de la editora nos acerca un cuento que atrae por su crudeza y realidad, acompañado de una poesía que devuelve el alma al cuerpo. Estate atento, en unos días se abren las redes sociales para que nos mandes tu producción, no te pierdas el próximo número, tu nombre podría figurar en él. DESTACADO. Lo que no podes dejar de ver. Pág. 6-9 El mundo cultural platense comprimido en una sección. Este mes te recomendamos tres libros que están dando que hablar y un espacio cultural muy especial que te invita a formar parte de la movida. Chusmeá, probá y recomendá. OP. CIT. Charlas para repetir. Pág. 12-15 Nuevos personajes emergen desde lo más profundo del arte y la cultura con propuestas diferentes, movilizadoras. En “Nota al pie” te los presentamos para que los conozcas y los disfrutes. En este primer número tenemos una figura muy especial que está camino a la trascendencia internacional. Patricia Ratto, una escritora tandilense que con su último libro “Trasfondo”, dio el puntapié hacia el reconocimiento público. ANEXO. Porque todo suma. Pág. 16-20 Popurrí. Datos útiles, consejos y recomendaciones para la vida de los estudiantes. En este número, asesoramiento para el licenciamiento de la música que componés, las obras que escribís o pintás, para que juntos construyamos nuestra cultura. Además, Universipass, la tarjeta de la UNLP hecha a medida del bolsillo de los estudiantes.

3


Madres de la memoria

E

staba oscuro. Tuve que hacer un esfuerzo tremendo para despegar mis párpados. Mis fuerzas se habían evaporado, los músculos de mi cuerpo se negaban a actuar. Sentía puntadas de dolor por todas partes. Sudaba. Un grito ahogado me llenó la garganta, pero no logré materializarlo. El dolor del estómago me estaba devastando y las piernas me temblaban. Nunca hubiese podido ponerme en pie, aunque lo deseaba con todo mi ser. Me agarré fuerte el estómago con las dos manos. Por un momento, el dolor me había hecho olvidarlo todo, pero algo latía adentro mío y se movía sin parar. La alegría y la esperanza me devolvieron las fuerzas. Todavía estaba vivo. Si algo me había atormentado durante las sesiones de electricidad, era el terror de perderlo. Era mi bebé, mío, y ya estaba a punto de nacer. Lo quería vivo y conmigo, fuera como fuera. La felicidad de saber que estaba seguro adentro mío, lejos del peligro externo, duró apenas unos minutos. Las puntadas en el vientre eran cada vez más intensas. De un momento a otro supe que había llegado el momento. Algo caliente corría por mis piernas, ya no podía aguantar más el dolor. La respiración se me entrecortaba, el aire no llenaba mis pulmones. Sentía que me iba a desmayar en cualquier momento. No, no lo podía permitir. Me apoyé contra las paredes del calabozo y fue la primera vez, en los meses que estuve presa, que agradecí que las paredes estuvieran tan cerca una de la otra. De otra forma, no hubiese podido levantarme. Junté fuerzas y golpeé la puerta de hierro lo más intensamente que pude. Al segundo golpe se me aflojaron las piernas y me caí. Me agarré la panza con ambos brazos para protegerla y me golpeé la cabeza 4

Manuela Papaleo contra una de las paredes, no sentí dolor. Comencé a gritar, ahora sí, la garganta me lo permitía. Pedía auxilio desesperada. La puerta del calabozo se abrió de golpe. El milico que estaba custodiando me miró fijo, yo no paraba de gritar. Cuando me alumbró con la linterna, vio la sangre que me había manchado la pollera. Me levantó violentamente de un brazo y me arrastró hasta el pasillo. Gritó un nombre y apareció otro milico que estaba a la vuelta, seguramente custodiando a otro preso. Entre los dos me agarraron y me llevaron a una habitación. Ahí me acostaron en una camilla. Al rato vi entrar a un hombre de guardapolvo blanco y supe que era el médico. Les dijo algo a los dos milicos y se retiraron. Lo vi acercarse con una inyección que me aplicó en el brazo. Sentí correr el líquido quemándome a través de las venas y no recuerdo más nada. Cuando me desperté ya me sentía mejor. Miré para todos lados. Oscuridad. Desesperación. Otra vez el calabozo. Me toqué el vientre, estaba vacío, desierto. Gritos. Llantos. Golpes. Hace treinta años, y el recuerdo sigue intacto. Sé que lo voy a encontrar. N*

-san gría

un espacio para vos


Mutar

anexo Larga vida a Universipass Los estudiantes universitarios están acostumbrados a aprovechar al máximo las ofertas, sacarle el jugo a las promociones y recorrer una y otra vez todos los locales hasta encontrar el precio que más se ajusta a su bolsillo. Para facilitar la tan compleja economía estudiantil, la Universidad Nacional de La Plata cuenta con la tarjeta de descuentos Universipass, a la que todos sus alumnos pueden acceder en forma gratuita y disfrutar de un amplio programa de descuentos en más de cien comercios de la región. La tarjeta estudiantil de descuentos no tiene ningún costo, la podés obtener con ta n s o lo c o m p le ta r e l fo r mu la r i o e le c t r ó n i c o de l p o r ta l we b de Universipass. También podés tramitarla personalmente acercándote de lunes a sábados desde las 8 hasta las 13 horas en la Prosecretaría de Asuntos Estudiantiles, ubicada en la planta baja del edificio del Rectorado, en avenida 7 nº 776. Lo mejor es que no necesitas nada de papelerío engorroso, solo tenés que presentar tu DNI o el Certificado de Alumno Regular y a los 15 días de iniciado el trámite la recibís en tu casa. 20

La UNLP te abre la posibilidad para disfrutar de lo que quieras sin trampas ni costos adicionales. Sí, escuchaste bien, Universipass es totalmente gratuita, no tiene letra chica ni costo financiero. Imaginala como una llave, una llave que te abre el abanico para obtener amplios beneficios en diferentes rubros, que incluyen, entre otros, artículos del hogar, peluquerías, gimnasios, pinturerías, zapaterías, casas de comidas, bares y restaurantes, teatros, bazar, turismo y ho te le r í a , i ndu m e nta r i a , mue b le s , jugueterías, música e informática. Si te irritan los constantes aumentos de precios, si no te alcanza la plata para comprarte eso que estás necesitando o para darte ese gustito que tanto te mereces, ya no necesitas esperar a la época de rebajas. No te marees más haciendo cuentas para ver si llegas a fin de mes, con Universipass los locales adheridos te realizan descuentos que llegan hasta el 20% en el acto, sin importar el medio pago. Crédito, efectivo o débito caen rendidos a los pies de esta tarjeta que llegó para quedarse. Pedila y empezá a acceder a los mejores beneficios. N*

Mutar. Moverse, modificarse, mudar. Mudar de piel, de espíritu, de hogar y de colchón. Cambiar. Cambiarse, cambiarnos. Destinos, direcciones, rumbos. Perdiéndose, fundiéndose en la nada. Y renaciendo, siempre renaciendo. Girar, tropezar, caer y volver a empezar. Aprender, seguir. Seguir siguiendo. Querer, llorar, odiar, besar, putear. Sentir a flor de piel; refutar nuestras propias convicciones. Creer, confiar, mentir. Perdonar, gritar, cantar. Bailar hasta el amanecer. Sonreir, desangrar el corazón. Formatear, reiniciar, tratar de olvidar. Lograrlo. Recordar para toda la vida. Ganar, perder, empatar, romper. Crecer, cortar sogas, volver. Siempre volviendo. Continuar, cansarse, querer abandonar. Llorar hasta dormirse, reir hasta llorar, vivir hasta morir. Revivir, y seguir viviendo. Manuela Papaleo

5


lo que no podés dejar de ver

destacado Támesis y Otros Cuentos Cristian Vásquez Un día de la primavera para olvidar “Era mucha plata. Mucho más que ahora, porque era el año 98, estaba el uno a uno todavía, cuando los muchachos recibieron la oferta”. Así comienza Támesis y Otros Cuentos, una novela sobre cuatro amigos, una extraña propuesta y una mujer. Todo trascurre en el Parque Pereyra Iraola el día de la primavera, donde la vegetación parece cobrar vida y se transforma en un personaje más. Este relato tiene como eje la amistad entre cuatro jóvenes que desde sus comienzos arranca con el misterio, y la continua alternativa entre la alucinación y la realidad conduce poco a poco a los amigos al esclarecimiento de todos los enigmas. La trama rigurosa, el desarrollo sabiamente dosificado por el autor y, sobre todo, la admirable originalidad de la idea en torno a la cual gira la acción, han convertido a Támesis y Otros Cuentos en una ficción inolvidable. S u au to r, C r i s t i a n V á s q ue z , va construyendo a lo largo de la obra, un relato cada vez más misterioso que va atrapando al lector e impide que abandone su lectura. 6

Intriga, suspenso y un lenguaje directo, son la mezcla elegida por el autor para ir construyendo un relato atrapante donde cada frase genera una inquietante expectativa que sólo el buen suspenso puede lograr. Una trama en la que cuatro amigos se reúnen en el Parque, donde, más allá de la propuesta, del premio por hallar un lugar y de Mirna, la experiencia conlleva una suma de imprevistos y desencuentros. Publicado originalmente en 2007 por la Editorial de la Universidad de La Plata (Argentina), Támesis y Otros Cuentos es el primer libro de Cristian Vázquez. En fin, un relato corto, pero muy seductor y con un gran dominio del suspenso, en donde sin duda va a satisfacer a cualquier lector que se atreva a descifrar el gran misterio que atrapa la trama. N*

Como hombre, cuestiona su lugar de poder. “Es muy fácil ser hombre y hablar sobre la libertad de la otra persona, cuando la violencia sexista y machista no la vivís vos”, argumenta, y elige acompañar a las mujeres, “a las pibas”. Desde un lugar dinámico, no estático. “La gente piensa que militar al feminismo desde un lugar de chabón es súper retrógrado y aburrido. Para mí son mis compañeras, mi objetivo es divulgar un mensaje de empoderamiento hacia ellas”, explica metido en el papel de militante. Como lema, sostiene: “señora, done la pared al arte callejero”. Sus primeras pintadas salían íntegramente de su bolsillo, eran totalmente autogestionadas “y a base de comer mucho arroz”. Pero en el último tiempo, Luxor desarrolló una original rutina de trabajo: “a los que van conociendo mi obra y me piden que les pinte alguna

pared de su casa, lo que les pido es que compren los materiales para su pintura y un excedente con el que después pinto en la calle”, cuenta. No es raro verlo en acción a plena luz del día, su arte no tiene de quien esconderse. Cuando se le pregunta acerca del sentido del graffiti, Luxor hace una pausa, busca las palabras exactas. “Para mí el graffiti es una herramienta política para decir lo que pienso en la calle de una manera piola, y mis obras son una idea que va entre la metáfora y el mensaje forzado”, justifica casi de memoria, como si tuviera ensayada la respuesta de antemano. *

N

19


anexo Luxor Magenta

Muñeca y yo Peligroso triángulo

Artista callejero

Arte callejero: graffiti, género y mucho magenta. Caminas por las calles de la ciudad de La Plata. Muchas veces rezongas de la gran c a nt ida d de b a l do s a s f loja s q ue insistentemente tratas de esquivar, pero siempre es en vano, te salpican, te ensucian, en síntesis, te arruinan el día. Pero las calles platenses también albergan una inigualable muestra de arte callejero que muchas veces pasas por alto, por no prestar atención, por desinterés o simplemente por falta de tiempo. Los graffities han invadido toda la ciudad, sin discriminar entre las zonas céntricas y las más alejadas del casco urbano, para dotar de color, formas, y dibujos tu paisaje cotidiano. Uno de los principales responsables de este fenómeno es un grafittero de alto contenido social que no dudó en desparramar por las calles de la ciudad mensajes feministas llenos de colores. Sus obras llevan su firma: Luxor Magenta. Su

18

Ulises Cremonte

verdadero nombre es Lucas, pero se ha hecho tan conocido por su seudónimo que le cuesta recordarlo. El Magenta es un color primario y también una constante en todas sus pintadas, una rasgo identitario que lo acompaña a todos lados. “ Yo p i nto fe m i n i s m o , ap l i c a do y dulcemente” dice con un hilo de voz que busca imitar el tono armonioso de la mujer. Las obras de Luxor tienen identidad. Uno las ve por la calle y las reconoce. Se ha dedicado a experimentar siluetas particulares como las de las mujeres que parecen flotar en el aire. Su “Lesbiana Power” como cataloga su lucha por el género es una reafirmación de la imagen de una mujer distinta, que rompe con los estereotipos de belleza, que propone liberarse, ser lo que se quiera ser, sin prejuicios. Invita a la mujer a soltarse, a no reprimirse, a ser sin pensar en lo que la sociedad preestableció que debía ser.

“El apego a las personas o a los objetos es la causa de todos sus sufrimientos, por eso le recomiendo imitar el andar del caracol, arrastrarse despacio, sin dejar rastros, con modestia, indiferencia y anonimato”. En este último párrafo de Muñeca y yo está la clave para descifrar este libro de Ulises Cremonte: la pérdida del objeto de deseo. Corre el año 1999 en la ciudad de La Plata, un joven periodista descubre en el subsuelo de la galería San Martín, en un “Porno-shop”, una muñeca inflable. “Esta mina tiene que estar en mi casa”. Ese arranque de fetichismo origina un triángulo amoroso entre el protagonista, la muñeca y su novia. Muñeca, su amante, no es sólo una mujer fantasma con la que el periodista tiene diálogos imaginarios, sino también el último avatar de una serie de objetos amados. Tanto la miniatura de la princesa LEIA de La Guerra de las Galaxias que marcó la infancia del protagonista como MI LAPICERA (sic) -una Parker con la que el abuelo lo premió en la graduación primaria- o esa bicicleta bautizada “la roji”, todos los objetos en Muñeca y yo cobran identidad y peso para el protagonista, y luego desaparecen en forma irremediable. Una historia muy divertida en donde Cre-

monte alcanza un efecto literario único: le otorga intensión a la ineludible inmovilidad de la muñeca - “ella mantuvo una postura estática y ni siquiera me agradeció (…) la observé buscando una respuesta y me devolvió un rostro impreciso, ausente, vacío” - a la par que el protagonista se somete a un inusual imaginario en el que la muñeca encarna a la esposa perfecta: demandante, insatisfecha e impenetrable. Con un humor delirante, Cremonte construye una novela insólita sobre la neurosis, el deseo y la soledad. “Tenía todo lo que quería: con Kapeluz cubría mis necesidades físicas y con la muñeca disfrutaba de la felicidad primaveral del amor”. Una obra de la Editorial Universidad de La Plata (Edulp), finalista del Premio Novela Clarín en 2002. Un relato lleno de humor, de absurdo, de mentiras y verdades entrelazadas en complejos sentidos discursivos. Una historia para disfrutar. N*

7


Trasfondo

Patricia Ratto

En el fondo del mar Trasfondo es una novela breve basada en la campaña cumplida por el submarino argentino ARA San Luis en las aguas del Atlántico Sur durante la Guerra de Malvinas: treinta y nueve días de patrulla, y ochocientas sesenta y cuatro horas de inmersión. El argumento se desarrolla íntegramente dentro de la embarcación y todo el relato está condicionado por una suspensión temporal, donde día y noche se vuelven jornadas interminables, casi infinitas. Los treinta y cinco hombres que conforman la tripulación son piezas que encastran en un relato que no da respiro al lector. La monotonía subacuática está alimentada por un aislamiento que se vuelve amenaza: la amenaza de la guerra. Pero no todo es fogonazo. Bajo el manto del océano la vida es espera, el miedo es impotencia y el sueño y la vigilia se confunden, se mezclan. La única certeza de la novela es la Guerra de Malvinas. Casualidad o fatalidad, si en Trasfondo todo parece disolverse tras una niebla que adormece, que oculta e invisibiliza, el enfrentamiento de Malvinas también tiene

8

su velo infame, ese “manto de neblina” al que alude la canción patria que silenció el dolor. “La Guerra de Malvinas nos quedó lejos, uno no terminó de involucrarse y entender que estábamos en guerra”, comentó en tono reflexivo su autora Patricia Ratto. “En la novela aparece la ceguera de la guerra, porque ellos en el submarino nunca vieron las islas, ni nada del afuera, porque las veces que sacaron el periscopio había niebla. Justamente me parece que esa es la metáfora de lo que pasó, Malvinas es la guerra que no vimos”, sentenció Ratto. En Trasfondo también emerge con fuerza el absurdo de la guerra. Torpedos que no explotan, radares descompuestos, órdenes incoherentes, fugas milagrosas y un motor inutilizado completan un panorama de humillación y abandono. Los partes de la Marina nunca llegan, y las noticias del enfrentamiento son recibidas a través de emisiones esporádicas de reportes informativos de Radio Colonia. Para generar más incertidumbre, la escritora optó por no incluir fechas: cuando las cosas pasan, pasan. N*

bajo licencias Copyleft, que se plantea como una estrategia legal aplicada desde una perspectiva antagónica a la del Copyright para superar las restricciones y favorecer la creación de nuevas obras. Esta licencia permite la copia, redistribución, derivación y, según el nivel o tipo de

Copyleft

licencia, su comercialización. Existe, sin embargo, una restricción fundamental que establece que cualquier obra derivada debe estar también bajo las mismas condiciones del original. Libre nació y libre vivirá. N*

..©

Este término, utilizado originalmente en el mundo informático, nació como deformación humorística de Copyright, jugando con el significado de “right” - derecho, en su sentido jurídico - que además conlleva una acepción política - derecha, ligada al conservadurismo. Por el contrario, el componente “left” - que refiere a la izquierda, políticamente hablando - también deriva del verbo “to leave”: toda creación que se difunda con esta filosofía “se deja” a disposición de usuarios posteriores, para que se pueda utilizar libremente de manera indefinida. El Copyleft vendría a ser la reivindicación de la libertad, frente a los derechos de autor que la coartan.

17


porque todo suma

anexo

La cultura como creación colectiva Sos estudiante: realizás y publicás investigaciones y trabajos prácticos. Pero también sos músico: componés canciones, las interpretás y las difundís. Tal vez sos artista: te expresás en la calle, en un lienzo, en la web. ¿O serás escritor? Sea como sea, al expresarte estás creando una obra artística o científica, y automáticamente obtenés derechos sobre ella. Sos su creador, su autor, y como tal podés decidir sobre ella. Esto es lo que normalmente se conoce como “derecho de autor”. La mayoría de los libros y CDs que compramos, así como la información que consumimos, se encuentra resguardado bajo la Ley de Propiedad Intelectual. La misma reserva a los autores los derechos exclusivos de reproducción, distribución y comunicación pública, y sólo permite a los usuarios de las obras creadas algunos usos concretos como son el derecho a la copia privada o el derecho de cita. Para otro tipo de usos, como vender una fotocopia de la obra o grabar el CD que c o m p ra m o s , s e de b e o b te n e r la autorización expresa de los autores y/o titulares de los derechos de explotación. Cuando leemos el conjuro “todos los 16

derechos reservados” estamos ante el conocido Copyright. ¿El problema? De esta manera se desalienta y restringe la creación de nuevas obras, se atenta contra el libre acceso a la cultura cuando lo que en realidad queremos es justamente lo contrario: ¡Compartir!. Se trata de garantizar el acceso abierto a la información y al conocimiento más allá de aspectos jurídicos y de legitimidades. Las ideas, las imágenes y los sonidos surgen de un magma común, todos colaboramos y aportamos en la configuración del lenguaje y la cultura. Ante un problema, se erigen diversas soluciones. La opción más radical es colaborar con el desarrollo científico y cultural publicando una obra sin derechos, bajo lo que se llama “dominio público”. De esta manera se garantiza que cada persona que recibe una copia de una obra pueda a su vez usar, modificar, redistribuir el propio trabajo y las versiones derivadas del mismo. Ahora bien, se debe tener en cuenta que también se puede tomar esa obra y venderla. Otra opción consiste en publicar una obra

En Eso Estamos

Espacio cultural

Acompañame a descubrir un espacio diferente Camino un número, el cartel indica 8. Cruzando la Avenida 44 las calles se vuelven oscuras. Una esquina iluminada y concurrida. Dos cuadras más y llegué al lugar, aquel que resplandece por su colorido. Tres letras: E-E-E. Una incógnita que, sumada al estilo carnavalesco de su fachada, me invita a entrar para descubrir qué hay dentro, ¿vamos?. Una inscripción sobre la puerta me indica que estoy en el lugar correcto: “En eso estamos”. Cruje la gran puerta de casa antigua con vitró y descubre un pasillo de piso alegre. A medida que lo transito se suceden una serie de habitaciones a la vista. Sillones, adornos raros, pinturas coloridas, luces como soles y luciérnagas completan los ambientes. Es sábado, ya hay murmullos y puedo descubrir el aroma a comida casera. Reservé una mesa por teléfono esta misma tarde, me reciben con una sonrisa y me invitan a acomodarme. Tomo asiento en un viejo sillón que quiere succionarme como si fuera un control remoto, pero también hay gente en diversas mesas que rodean un improvisado escenario con instrumentos que desean gritar melodías. A mi alrededor hay gente como vos. Unos charlan, otros dibujan en cuadernos comunes que luego hacen circular; o escriben, como lo hago yo.

La mirada nunca descansa en este lugar, hay una muestra fotográfica distribuida por toda la casa, intercalada con cuadros de artistas platenses y pintadas de mil colores. Todo resalta gracias a la ingeniosa iluminación: planchas de telgopor, latas, caños, CDs, envases plásticos, diarios y engrudo, todo sirve para crear un clima cálido y hogareño. Ésta es justamente “la casa”, la segunda (o la primera) de este grupo de amigos que construyen vínculos a través de cenas, talleres, obras de teatro, recitales, fiestas. Los tacos caseros y la cerveza artesanal de Berisso llegan y les sigue la ovación. Las risas y los gritos de alegría cambian el ambiente, se respira amistad en casa. De carne, de verdura, con salsa o picante, los tacos se consumen hasta que un juguito recorre los dedos enmarañados que es necesario chupar para expresar que la comida estaba buenísima. La sobremesa se enciende, finalmente, con los músicos que pasan a ser el centro de atención. Hoy hay música, pero ya me dijeron que mañana estrenan una obra de teatro del grupo de la casa, que se llama La Joda. Buen nombre, pienso. Pero también me invitan a sumarme a alguno de los talleres que hacen en la semana: canto, guitarra, samba, educación popular... Seguramente vuelva, ¿y vos?. N* 9


considero solista, porque el proyecto musical no se modificó con la ida de los instrumentistas y porque soy la cara del producto que estoy haciendo rotar.

Respecto a tus temas: ¿Cuál fue el primero que escribiste y por qué? “Solo vine a decirte adiós”. Lo escribí a los 13 años, en la época de los amores y desamores de la adolescencia. Me parece re loco, que hoy lo sigo eligiendo y es uno de mis preferidos en el repertorio.

Tu pasión por el arte, ¿sólo se define en lo musical o tenés otros tipos de actividades artísticas? Mi fuerte es la música, pero practiqué danza 6 años y estuve pensando en retomar. Me encantaría pintar y dibujar aunque claramente no tengo aptitudes para eso, pero me interesa la búsqueda de esa faceta en mí. Necesitaría un día que dure 48 horas, porque entre el laburo, las cursadas y el proyecto no doy a basto.

10

Acerca de la lectura: ¿Te gusta leer? ¿Qué tipo de textos lees? ¿Y qué género? Últimamente estoy leyendo bastante ya que estoy cursando Producción de textos. Hemos visto bastantes textos sobre el eterno debate de la cultura y el mercado, cuentos y poesías. Además de las entregas de producciones escritas.

En caso de tener afinidad por otro tipo de expresión artística: Pintar, Escribir, Dibujar, etc. ¿Qué hacés y qué tiempo le dedicas? Por ahora, solo música… Veremos el próximo año si arranco con algo.

En este momento, además de cumplir con tu vocación de cantante: ¿Cómo te definís? ¿A nivel personal? Me considero feliz. Laburo, curso una carrera hermosa y me dedico a lo que amo hacer. No me falta nada y estoy muy conforme con todas las oportunidades que se han dado, y con lo que fue creciendo mi público y mi música. N*

15


op. cit. Lucía Giles

Lucía tiene 22 años, nació en La Plata. Se desempeña como cantautora de pop y rock. Recientemente compartió escenario con Daniela Herrero

Cantautora

¿Cómo comenzó tu relación con la música? Desde que tengo memoria que con la música nos llevamos bien. Tengo recuerdos de mi infancia tocando un piano de juguete que tenía una sola octava, y cantando por todos los rincones de la casa. No paraba de hacer ruido.

¿Cuál fue el primer instrumento que tocaste? A los 9 años, quise estudiar batería y mi viejo me convenció de que el piano era un instrumento que me iba a facilitar acompañarme para cantar mis canciones y arranqué con las clases. A los 13 me entusiasmó la guitarra, y a los 20 decidí inscribirme en Bellas Artes en la carrera de Licenciatura en Música Popular.

¿Qué respuesta tuviste de tus viejos cuando decidiste dedicarte a la música? Al principio les costó entender, pero siempre me apoyaron y estuvieron entre el público. Incluso me dan ideas y me 14

hacen críticas constructivas sobre mi proyecto musical. Ya se acostumbraron a que en casa hay música todo el tiempo, incluso mi hermanito menor empezó a estudiar batería.

¿Cuándo y cómo fue tu primera presentación? En un acto escolar a beneficio, que armamos con mis compañeros de secundaria, en el Teatro Café Concert. Esa fue mi primera experiencia ante un público que encima era numeroso, y la pasé tan bien arriba del escenario que no quería bajarme.

¿Siempre fuiste solista o en algún momento formaste parte de alguna banda, dúo, trío, etc.? Cuando decidí salir a tocar, empecé haciendo shows acústicos. Me cargaba el piano en un taxi y listo. Tiempo después convoqué a mis primeros músicos que también eran mis amigos, y armamos mi primer banda. Luego, se fueron del conjunto por diferentes motivos, y con Alejandro, quien me representa, buscamos a quienes los suplantaron. Me

«Así es la vida. Siempre alguien espera que regrese algún otro que nunca vuelve. Siempre alguien que quiere a algún otro que no lo quiere. Y al fin uno busca destruir a ese otro, quienquiera que sea, para que no nos lastime más.». Ray Bradbury

epígrafe 11


charlas para repetir

op. cit. Patricia Ratto Novelista

Una escritora fuera de lugar La primavera le queda bien a Patricia. Está suelta, amable, con ganas de charlar. No es sólo buen humor, algo demasiado pasajero. Es una alegría que cobra relieve, se materializa para acompañarla en toda la entrevista. Desde abril vive cada día con una invita-

me siento incómoda en todas las partes, y esa incomodidad es en cierto modo movilizadora, genera búsquedas, desplazamientos. Suelo sentirme así, y estoy casi segura de que es una de las razones más fuertes que me llevan a escribir” explica apresurándose por tomar distancia, por sacarse de encima cualquier tipo de similitud que la ate a la galería de los escritores de hoy.

ción en cada esquina. Sorpresas, muchas. Ya Trasfon-

«Me siento incómoda en todas las partes,

do, su tercera novela, se ha consolidado como una

y esa incomodidad

referencia dentro de la literatura argentina que tiene

es en cierto modo movilizadora»

como núcleo temático la Guerra de Malvinas. Está feliz con el resultado, como si ahora pudiera decir ya

La escritora tandilense se inició en el mundo editorial

está, así es, acá está.

con su primera novela Pequeños hombres blancos

Cuando el grabador se prende, sin perder la gracia,

(2006), una historia que tiene como protagonista a

se pone un poco más seria, se sienta más de frente

Gabriela, una joven maestra de matemática que llega

para escuchar las preguntas. Se define con humildad

a un pueblo de Chubut para enseñar durante la

como una “lectora que se atrevió a escribir”, un poco

última dictadura cívico-militar. Más adelante, llegaría

porque hay mucho de cierto en la importancia de la

su gran consagración, Nudos (2008), donde toda su

lectura en toda su vida y obra, y otro poco para

delicada pluma quedó expuesta en la configuración

escapar al rótulo de escritora. No se siente cómoda

de la imagen panorámica de una ciudad, que cobra

cada vez que alguien la llama así. Inconscientemente

vida mediante numerosas historias, voces y cuerpos

hace una mueca, un rezongar educado.

que conforman una red en la que todos los hilos se

No es capricho, es una táctica. “Prefiero definirme

terminan conectando y anudando.

como una escritora que está fuera de lugar, porque

Para Patricia todo se puede mejorar, todo se puede

12

volver a escribir de una forma más acabada. “Uno no

otro. “La historia me llegó en un acto de Malvinas, en

termina de aprender nunca, no hay que creérsela

2009, en la Escuela Nacional Ernesto Sábato. Allí

nunca” repite rápido el dogma que profesa, una y

había un veterano de guerra que contó que tenía 19

otra vez. Ella se considera en estado de alerta, porque

años cuando estuvo en el submarino y comenzó a

la comodidad tiende a estancar a la persona.

relatar cómo había sido su experiencia. Yo me intere-

Este año presentó Trasfondo, su tercera novela publi-

sé por su testimonio, pero como tenía que ir a dar

cada bajo el sello de Adriana Hidalgo Editora, como

clase a otra escuela me tuve que retirar. A pesar de lo

todas las anteriores. Fue todo un desafío, un all in al

poco que había escuchado, la historia hizo su impac-

que apostó sin dudarlo, y en hora buena, la novela no

to, quedó en mi cabeza, me rondaba todo el tiempo,

ha hecho más que catapultarla hasta la cúspide de

no podía evitarla”. Se detiene para señalar su cabe-

los novelistas del país. Ahora trata de dar con la

za, quiere subrayar la parte última: “quedó en mi

fórmula, como si se tratara de la receta de un suple-

cabeza, me rondaba todo el tiempo, no podía evitar-

mento de cocina, y ella no duda: “Tengo la suerte de

la”.

tener un editor muy lector, es hiper-crítico. Uno tiene

“Me quedó así como una espina clavada, me obsesio-

que saber que después vienen los lectores de la

né con la historia, no me la podía sacar de la cabeza”,

prensa y los lectores reales, entonces es necesario

así describe cómo el deseo de conocer se le reveló

pasar todos esos filtros. Además es un editor que no

nítidamente como una posibilidad para crear una

me va a hacer sugerencias con criterio comercial

obra literaria. “Yo veía que en el fondo había algo. La

porque es una editorial que no tiene ese perfil, me

novela terminó con el título Trasfondo, aquello que

garantiza que la sugerencia apunta a la calidad del

está atrás del fondo, sentía que ahí abajo había otra

texto que uno escribe”.

cosa”, dice tan memoriosa, tan atenta, tan visionaria.

Uno la observa detenidamente y Patricia no tiene nada de excéntrica, como suele sugerir el mito de los

«Me quedó así como una espina clavada,

escritores. No necesita de pociones mágicas para

me obsesioné con la historia, no me la podía

inspirarse. Vive el éxito sin alterarse, cuidando la

sacar de la cabeza»

línea, y manteniendo la esencia. Su día a día es rutinario, casi monótono. Se mueve entre los pasillos

Pero a la suerte de aquella revelación tuvo que acom-

de su casa, alternando la escritura esporádica frente

pañarla con sacrificio y entrega. Más de tres años de

a su computadora con la limpieza y el dictado de

investigación, de llamadas, de encuentros, de entre-

talleres de escritura. También sigue trabajando como

vistas, y de borradores abandonados o desechados.

docente en la Escuela Nacional Ernesto Sábato,

Miedo, incertidumbre, cafés, charlas con gente desco-

participa de la Sala Abierta de Lectura y siempre está

nocida, alegrías y tristezas. Todo un menú variado

dispuesta a incursionar en alguna otra actividad

que Patricia degustó hasta llegar a escribir Trasfondo.

relacionada con la lectura y la escritura.

Un camino empinado, que ella sola eligió recorrer. N

*

Comienza a detallar cómo se le reveló Trasfondo, y al contarlo un haz de luz la atraviesa de un momento a

13

Nota al pie  

Primer numero de un proyecto de revista cultural gratuita realizada para el Taller de Produccion Grafica II de la Facultad de Periodismo y C...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you