Issuu on Google+


"Y cuando despertó, Monterroso ya no estaba ahí."