Page 15

Prólogo La traducción de Modern Criminal Procedure, de Kamisar, Lafave, Israel y King viene a cubrir un hueco muy importante en la bibliografía de Derecho Procesal Penal en lengua castellana, pues nuestros juristas especializados en esta materia miraban, sobre todo, a Italia y a Alemania cuando, de una parte, la inspiración norteamericana de muchos de los preceptos de la LECrim es evidente y bien conocida; y, de otra, la entrada en vigor de la Constitución de 1978, es decir, de una Constitución normativa y sometida a control jurisdiccional, ha aproximado, como ya predijo Larenz, nuestro sistema al norteamericano. Esa aproximación resulta especialmente signiicativa en el ámbito de las garantías constitucionales del proceso penal que, por imperativo del artículo 24 de CE, interpretado según los Convenios y Pactos Internacionales ratiicados por España, ha ido incorporando la concepción anglosajona de la imparcialidad del juez y, consecuentemente, la idea del proceso penal como un “sistema de adversarios”, es decir, como un conjunto de reglas inspiradas, materialmente y no sólo formalmente, en el principio acusatorio. A fecha de hoy la Constitución ha penetrado (quizás no todavía tanto como debiera) nuestra práctica procesal; y basta hojear el libro que ahora se ofrece al lector para ver que contiene un material inigualable para aianzar y continuar esa penetración, pues si no puede decirse (nunca puede) que nos ofrezca todas las soluciones, al menos cabe airmar que en él está tratada la práctica totalidad de los problemas, fruto tanto de la riqueza intelectual del país cuyo proceso penal estudia cuanto del hecho de que allí la jurisdicción constitucional tiene dos siglos de existencia. La doctrina constitucional del Tribunal Supremo Federal norteamericano ha inluido poderosamente en todos los Tribunales de Garantías Internacionales, como es bien visible en el TEDH, así como en todos los Tribunales Constitucionales de Occidente; y el nuestro, no es, desde luego, una excepción. En consecuencia, la excelente traducción coordinada por el Profesor Dr. Juan Luis Gómez Colomer pone a disposición de teóricos y prácticos del Proceso Penal un material de singular importancia para el desempeño de su tarea. Nadie mejor que el Dr. Gómez Colomer para traducir con la debida exactitud y elegancia esta obra, pues su espléndido curriculum pone de maniiesto una formación óptima en Derecho Procesal Penal; y una formación orientada a difundir experiencias procesales que puedan ilustrar nuestra realidad. Basta destacar, junto a su obra original y la que ahora nos ofrece, su estudio del Proceso Penal Alemán, con la correspondiente traducción de la nueva Ley de ese país o sus traducciones de autores extranjeros especialmente relevantes. No cabe duda, a la vista de todos sus trabajos, de que estamos ante un maestro de la disciplina. Pero, por encima de ellos, aunque también por ellos, es para mí un amigo entrañable cuya obra me honra prologar. Tomás S. Vives Antón Catedrático Emérito de Derecho Penal Universidad de Valencia Vicepresidente emérito del Tribunal Constitucional Español

1_9788490335437  
1_9788490335437