Page 13

16

PREFACIO

ra a las regiones con competencias legislativas del resto de actores territoriales de la Unión. Pero, ¿es en verdad la potestad legislativa, la posesión de un Parlamento regional, el criterio diferenciador entre colectividades territoriales europeas más significativo? ¿La autonomía política resulta la principal variable condicionante de la desigual presencia de las regiones en Bruselas o en la toma de decisiones en el nivel supraestatal? ¿Qué otros factores pueden explicar el éxito o fracaso en la introducción de los intereses regionales (individuales) en la arena europea? En la revisión de fuentes secundarias, sorprendía la poca atención prestada por los autores que habían profundizado en el estudio de lo que, con frecuencia, y, a nuestro entender, con poca fortuna, denominaron “dimensión regional” de la Unión Europea o “tercer nivel”, a la naturaleza misma de la forma política, así como a los rasgos característicos de sus procesos decisorios; pues se antojaba a la autora lógico esperar que el contexto institucional europeo condicionase, sino la formación de las preferencias regionales (que también), al menos, la capacidad de acceso de los intereses particulares de una región movilizada a la toma de decisiones europeas. Incluso, el grueso de la producción científica sobre la participación de las regiones aparecía repleto de trabajos que importaban el vocabulario y las herramientas analíticas de la “nueva gobernanza”, ocultando manifiestamente la dimensión política de la Unión. Y, los postulados de un modelo teórico concreto, la “gobernanza multinivel”, más prescriptivo que descriptivo, se extendían de forma preocupante como taken for granted, tanto en la academia como entre la élite política, reproduciendo una imagen verdaderamente distorsionada del lugar de las regiones en el sistema político europeo. Como, en realidad, no existe, con carácter general, “un” tercer nivel de gobernanza (o de gobierno) en la Unión Europa, ni, la “gobernanza multinivel”, al menos en sus primeras formulaciones, sirve para explicar las variaciones que se observan en la participación de las regiones en el nivel supraestatal, pareció a la autora necesario, cuando menos, completar ésta con un enfoque bottom-up que tuviese en cuenta los recursos a disposición de cada región en particular, así como la influencia de las instituciones de la Unión en su eventual participación en la forma política europea. Durante los años dedicados a esta investigación, fueron saliendo a la luz estudios sobre lugar de las regiones en la Unión o del pa-

1_9788499857244  
1_9788499857244