Issuu on Google+

NO-LUGARES

M. Teresas Torres Gallego


INDICE

3

INTRODUCCIÓN

6

OBJETIVO

8

METODOLOGÍA

10

ANTEDECEDENTES

20

DESARROLLO

26


NingĂşn lugar de hecho es bueno, cuando nadie estĂĄ. Luis Alberto Spinetta


6

INTRODUCCIÓN ¿Por qué lo tenemos tan claro?

Nos es imposible despegar un recuerdo del lugar donde se desenvuelve, e incluso, en ocasiones, este se convierte en el verdadero protagonista. El tiempo va soplando su viento con tanta fuerza que, de lo que era un cuadro detallado, nos quedan rostros borrosos y un instante ya casi inventado... sin embargo sabemos con certeza que todo transcurría en el cuarto escalón de un portal con los cristales opacos. Realmente recordando el minuto pasado, temblando por el presente, y tramando el futuro, hemos dedicado horas mirando esos cristales, y conocemos a la perfección el tacto de ese cuarto escalón. Entonces, podríamos replantearnos, mutando la filosofía del lugar, que en realidad somos secundarios o vitales según para quién, cómo, cuándo y bajo un por qué. Encontrar el “no lugar” social sin perseguir la búsqueda estándar, es decir, con la intención de personalizar y no igualar categorías, sin equilibrar los modos de comportamiento, afinando las diferencias y la amplitud geográfica y sin emplear la globalización como una media aritmética, individualizando cada lugar como lo que significa para cada sujeto. Personalidad otorgada por momentos a si-

tios sin vida. Apostando por la identidad y situaciones, la influencia del espacio, del tránsito de cada sujeto. Manteniendo la simbología personal, pero contando con el total anonimato de los sitios y espacios elegidos. Sin elementos determinantes del lugar. Y es que ya Marc Auge acuñó el término “no lugares” de una forma muy clara. Muy establecida y globalizada, determinando estos espacios como impersonales y sin existencia emocional. Describe concepto de no lugar diferenciándolo entre lugar y espacio, estableciendo el lugar, la condición de sitio y extendiéndolo para el espacio, también con la correspondencia de los habitantes y las acciones que suceden en él. Tal es la libertad de otorgar a algo inerte la vida o el valor que tú decidas, que se puede llegar a opositar lugares y no lugares. Es decir, lugares estipulados como auténticos y definitivos, según el contexto circunstancial, pueden resultarnos no lugares. Desde mi punto de vista, esto va por etapas, en los ámbitos social y personal, cada individuo tiene su historia aunque realmen-


te muchas se parezcan, cada uno vuelve a casa por un camino a pesar de que todos seguimos una trayectoria lineal. ¿Cuánto tiempo tienes que estar en un lugar para denominarlo “lugar” o “no lugar”? Ciertos sitios están más denominados nolugares pero muchos de los que Marc Auge están demasiado estipulados, muchos de estos sitios tienen personalidad dependiendo el punto de vista personal de cada individuo. La sobremodernidad ha llevado a esto, los

espacios planteados como los centros comerciales, las autopistas, los aeropuertos, son espacios creados muy rápidamente y a los que nos hemos acostumbrado sin darnos cuenta, hemos sido educados a utilizarlos de forma impersonal, pero para que esto funcione, existen trabajadores que para los usuarios son un elemento más del no lugar, pero para éste trabajador, de forma personal, una buena parte de su tiempo se la pasa allí, para él, el no lugar establecido, se convierte en su lugar (de trabajo) pero no de tránsito porque el “estar” no implica acción si no permanencia.


8

OBJETIVO


Éste planteamiento de investigación y estudio sobre los no lugares vas más allá de aquellos donde no sucede ni pasa nada, de lo mero impersonal, si no, la idea de que éstos no lugares si están habitados y en cierto modo, dependiendo del individuo que interfiere en su uso, tiene diferente repercusión. El hábitat no depende de la interactuación con éstos lugares, si no la huella que deja cada sujeto, del tiempo de permanencia en cada sitio y la importancia real de cada lugar para cada persona. La determinación de qué es un lugar o un no lugar está establecido de forma global, éstas zonas de tránsito son muy determinados. A partir de mi experiencia personal, quizá más emprendedora referente a mi entorno particular, el lugar donde me encontré más estabilizada geográficamente fue durante mi infancia. Es más un episodio temporal que espacial, pero verificando lo antes expuesto, un momento también puede ser un lugar. Como decía, es donde estuve mis primeros dieciséis años, y a partir de ahí, he volado sin tener sitio fijo más de dos años seguidos, sino que siendo un poco nómada me moví sin darme cuenta y sin tener un “hogar estático”. Con éste proyecto me gustaría levantar una cuestión, que parece estar resuelta pero no está concretizada personalmente, sobre la determinación personal de los no lugares. La forma de concretar y ordenar éstos no lugares que había hasta ahora sin contar con la parte humana, la impronta y huella que deja el individuo en los lugares que son no lugares para la gran mayoría pero que siempre, o casi siempre, hay una parte humana, que para éste en concreto el no lugar se convierte en un lugar, en un fragmento diario, en el que se encuentra y permanece.


10

METODOLOGÍA PLANTEAMIENTO


Partiendo de conceptos como la deconstrucción del espacio, el punto de vista, el concepto de momento, la limitación de la realidad, la fragmentación y lo cotidiano, todo ésto, dentro de un plano fijo de los espacios habituales asocié el concepto de no lugares. Iniciando éste proyecto desde el planteamiento de la distorsión y colocación del punto de vista personal, realicé fotografías que hicieron que éste proyecto creciera y asentara sus raíces amparándose en los lu-

gares de tránsito. Las primeras fotografías catapultaron lo que ahora es mi proyecto. El descubrimiento del concepto ha hecho que la investigación comience y mi interés por descubrir qué son realmente los no lugares. Mi disparidad sobre las opiniones con el antropólogo Marc Auge, que acuñó el término “no-lugares” y que en sus libros personales defiende. Pero en controversia, no comparto la idea de que estos no lugares estén tan defini-

dos para todos los sujetos, si no que, cada individuo tiene diferentes encuentros y situaciones que definen realmente cual es su lugar o su no lugar. Planteo la creación de no lugares, a partir de otros no lugares definidos por varios usuarios con el elemento humano en algún lugar pero poco perceptible.

Los no-lugares, entonces, tienen una existencia empírica y algunos geógrafos, demógrafos, urbanistas o arquitectos describen la extensión urbana actual como suscitados espacios que(...)son verdaderos no-lugares. Hervé Le Bras, La planète au village.


12

DESARROLLO E INVESTIGACIÓN Leyendo a Marc Auge y su denominación de los no lugares, califica de una manera globalizada los no lugares de los lugares, pero bajo mi punto de vista la clasificación de los “no lugares” vuelve a ser personal, totalmente dependiente a la vida de cada uno, a la trayectoria individual. En dependencia totalmente personal y contando con la vida del individuo existe una dualidad de opiniones sobre esta clasificación. El “estar” no implica acción si no permanencia. La dicotomía de dónde está cada uno su espacio o cuál es su lugar. ¿Cómo saber que es el “no lugar” sin saber el caudal de experiencias e influencias, tendencias, estilos, o la ausencia de estos, que determinan la decisión de lo que es para cada uno un “no lugar”? Los no lugares nos ven pasar distraídos, pero si se movieran un instante, lo notaríamos, y nuestro viaje perdería ese trato cómplice. Se denomina no lugar a: -Espacio contemporáneo de confluencia anónima. -Espacio de espera en tránsito en el que es posible interactuar brevemente, en que todo lo que vincula a los individuos es un cruce de miradas. -Espacio en el que se viven encuentros anó-

nimos que quizás no se vuelvan a repetir. -El no lugar es una nueva construcción del humano actual. -El no lugar convierte a las personas en elementos propios del azar, conjuntos que se forman y se deshacen. -El no lugar permite desidentificarse, crear otras identidades gracias al margen de los espacios del anonimato. -El no lugar es aquel espacio anónimo y a la vez común de la vida cotidiana que nos posibilita ser otros. -El no lugar puede ser un aeropuerto, una autopista, un cajero automático, una sala de espera, los medios de transporte, una página web o un foro virtual. -En los no lugares hay señales, símbolos, textos que los hacen poco atractivos y retraen la relación personal que podría surgir. Las explicaciones concisas y precisas. Las imágenes van dirigidas a todo tipo de lectores pero a ninguno en particular, son totalmente impersonales y productoras de soledad. -Somos la suma de relaciones paradas y presentes. Nuestras relaciones en los no lugares suelen ser relaciones ficticias, basadas en nuestras antítesis particular, amparadas en el anonimato. Escribimos historias, pero no construimos nada ni dejamos huella.


-En un no lugar casi todo es rápido y efímero. Circulando deprisa en la manera de actuar en los no lugares.

Sin duda, son espacios de tránsito, pero hoy en día, siendo sinceros, ¿qué espacio no es de tránsito?

No lugares que, al ser un mero soporte o trampolín a un lugar realmente deseado, pierden el protagonismo. Sin embargo al paso del tiempo, como el poso de una infusión mal filtrada, sentimos nostalgia mal ubicada, que en realidad aparece porque no es posible una meta sin un camino, y ese camino anónimo es el “no lugar”.

Manteniendo la simbología personal, pero contando con el total anonimato de los sitios y espacios elegidos. Sin elementos determinantes del lugar. Los puentes, parkings, clases, calles, se convierten en sitios despoblados o de paso, solo que en algún momento se inscribe la impronta humana, una absoluta patente que inconscientemente refleja el tránsito de los sujetos. ¿Realmente son zonas de paso? ¿Cuánto tiempo pasamos en unas clases durante nuestra infancia? Y el trabajador de un banco, ¿pasa más tiempo metido en su oficina o en el salón de su casa?

Pide a gritos mérito que merece. Cuando llegamos al sitio real, olvidamos el tránsito y que hemos llegado a ese fin de trayecto pasando por otros espacios apenas perceptibles, esos “no lugares”. Esta “nueva objetividad”, es una renovación con sus características propias y sus vínculos desde la neutralidad del fotógrafo que muestra las simpatías del individuo cercano. Geográficamente, éstos espacios son ilocalizables pero políticamente o socialmente son fáciles de emplazar. Cuadro completo, piezas de un rompecabezas que buscan un todo, pero que sin una de esas partes, uno de esos no lugares, carece de sentido. Los espacios escogidos serán, bajo la subjetividad personal, generados y construidos por la frialdad que sensorialmente percibimos ya que estos lugares parece que son construidos partiendo del desamar por las curvaturas y la pro-sensación de blando, admitiendo los objetos rectos, sin personalidad y ordenadas, solamente hay que imaginar cualquier lugar de paso en el que todo está medido y estipulado. Tal vez, ésta apatía por las formas tan cuadriculadas transmitan la poca atracción y encontramos el significado del porqué los llamamos “no lugares”, quizá sea éste uno de los motivos justificados por el que damos esta denominación a espacios que son cotidianos.

Aquí es el único momento en el que el antropólogo aclara tal oposición. Pero a pesar de nuestra búsqueda del lugar o del no lugar, esto viene todo influenciado por una sobremodernidad adquirida y alimentada. Los “no lugares” siempre han existido, si bien, empiezan a efectuar una transformación hasta los propios lugares de la sobremodernidad. Los lugares antropológicos se defienden como un asentamiento histórico, político y social, bajo la concepción de la modernidad, los no lugares existen como consecuencia de las prácticas ocurriendo en lo que concretamos como “sobremodernidad. Los no lugares propuestos son anónimos y puramente de tránsito y cauce, destinados a la comunicación (vías rápidas, estaciones, trenes, automóviles), un término que antes no se barajaba y que son efectivos a través de éste concepto: sobremodernidad. Los lugares antropológicos, clásicos y más asentados para el individuo contrastan con los no lugares, que sin estipularlos negativamente, efectúan un cambio digno de ésta sobremodernidad. Son cambios rápidos a los que nos hemos acostumbrados a una velocidad cada vez más ascendente.


Extensión urbana, sobreurbanización, que fragmenta y delimita la ciudad de una forma impersonal. Las ciudades crecen y pierden la esencia clásica y está desorganizada, se desarrolla entallando los límites de la ciudad antigua que estaba mas o menos organizada desplegándose en torno a ríos, costas o vías de comunicación. El centro social ya no es la plaza o el foro como en la antigua Roma sino que ahora es el centro comercial a las afueras, dónde los domingos hay cine, una sala llena de máquinas para el ocio y justo al lado un restaurante de comida rápida. Éste centro comercial es un centro social, pero vuelve a ser un no lugar a medida que la gente

a abandonando el recinto, no dejan huella, solo permanecen unas horas escasas de un día libre. Una vez abandonado éste centro comercial, solo quedan los espacios vacíos, las cámaras de seguridad y el vigilante. Un individuo que sin querer y sin percibirlo ha hecho de un no lugar común su lugar de trabajo. Un ambiente que para él no es de tránsito y dónde se pasará una jornada laboral y quizás sea el segundo lugar donde pase más horas de continuo.


18

MATERIAL Y PRODUCCIÓN La manera de plasmar todo esta investigación sobre los no lugares es mediante la realización de un proyecto fotográfico. A través del foto-collage y la fragmentación y el punto de vista, que son conceptos que ya se alzaban con el inicio de esta idea, quiero crear espacios que podrían existir porque serán emplazamiento cotidianos pero que no existen en la realidad porque son la mezcla de varios iguales. Haciendo un montaje fotográfico de manipulación digital representaré espacios de tránsito, es decir, no lugares que no existen en la realidad, pero podrían existir. Además añadiré en algún ángulo de la fotografía a la figura humana, que he tenido en cuenta en todo momento. El no lugar que para éste individuo pasa a ser un lugar. El material necesario será una cámara fotográfica y los no lugares establecidos como tal para realizar las fotos y la postproducción ser hará con montaje y retoque digital.


20

ANTECEDENTES


DAVID HOCKNEY En los años 80 comienza a experimentar con fotografía de estilo “cubista” presentándonos un nuevo cuadro. La técnica es clara, al principio utilizando fotografía Polaroid y más tarde fotos separadas con un montaje específico para crear una nueva imagen. Con todo esto, Hockney llega a algo más. El tiempo de una foto, las capas, el despegue del tiempo, es rebelde en la distorsión y la estratagema, mostrando las esquinas redondas, haciendo de ésto un psicoanálisis productivo. En “The Desk, July 1st, 1984”, resuelve la forma y dimensiones del escritorio de una manera espacial que muestra todo los puntos de vista retrocediendo a la idea de fotografía cambiando el punto central. La deconstrucción del espacio a través de la fotografía. Ésta deconstrucción se aprecia más en obras como “Pearblossom”, foto-collage

21 detallada de tres días de viaje por carretera revelando observaciones subjetivas de un viaje como acompañante. Muestra una construcción selectiva de un espacio de tránsito y reconstruída con elementos encontrados en el trayecto. Así describe las circunstancias que le llevaron a la creación de este fotocollage del norte escénico por la carretera de Pearblossom de los Ángeles. Muestra el desorden, la alineación del pavimento con la arena y la impresión de los viajeros descuidados. En “Place Furstenberg-París” la sensación es similar, explora su medio, con una perspectiva reversa que permite ver a tres lados y consigue hacer las cosas más cercanas. Ésta deconstrucción de espacios transitorios es planificada a partir de la subjetividad selectiva que se convierte en objetividad a la hora de mostrar la construcción final del espacio.


22 Más de treinta años ha estado fotografiando espacios interiores. Elaborando en la calidad aparentemente fictícia de los espacio con propósitos con frecuencia mal definidos, la fotógrafa juega con el control social haciéndolo evidente de manera extraña. Representación de espacio vacíos con una fotografía obsesivamente fria y distante donde la figura humana brilla por su ausencia. Son espacios de uso, lugares como vestíbulos, salas de espera, aulas. Quirófanos, despachos que contienen todos los utensilios y detalles que lo componen y que están preparados para ser utilizados, pero están vacíos de vida, ésto hace que este tipo de fotografía se pueda encuadrar dentro del marco de la fotografía documental. Éstos espacios interiores domésticos e institucionales son interesantes porque son

LYNEE COHEN lugares de vida y de funcionamiento en los que siempre sucede algo, es un sitio de interrelaciones y conexiones pero son totalmente desprovistas por la presencia humana.De esta manera se relaciona directamente con mi proyecto, ya que la representación de estos ambientes son como un catálogo de los no lugares. Construyendo ésta fotografía, hago una reflexión por la que normalmente al disparar una cámara fotográfica siempre hay que enseñar algo, y Cohen representa la ausencia de algo por medio de las zonas de tránsito que se convierten en no lugares ya que en ninguna de sus fotografía se representa un hogar, solo sitios de paso. La luz, el enmarque riguroso, la distancia siempre rozando la igualdad y el color hacen que parezcan imágenes construidas.


DAVID HILLIARD

El trabajo de Hilliar se basa en foto- Pone en duda qué es real y que es grafías de escenas desde distintos ficticio desde los diferentes punángulos para después presentarlas tos de estar de cada fotografía. en secuencia panorámicamente. Refleja algo natural como imposiLa visión personal y la definición ción de lo real. de un punto de vista muy concreto hace que construya la realidad con estilo propio. Las relaciones que muestra entre personas y entornos son extrañas con relación a la distancia física, los espacios que habitamos, las relaciones que creamos y los objetos que nos rodean. Se puede denominar una fotografía documental sobre su vida y las vidas de los de su alrededor. La realización de una fotografía selectiva y desde la dependencia total del artista dejando ver únicamente lo que quiere mostrar y no la realidad. Es una realidad ficticia.


GORDON MATTA-CLARK

Introduce elementos nuevos para generar perspectivas imposibles. Acción que ha diseñado y totalmente premeditada. Éste arquitecto tiene diferentes puntos de vista del espacio por lo que en sus fotografías se construyen sombras difíciles e imposibles. Muchas de sus fotografías van acompañadas de texto. Documentos de edificios que ya no existen ya que las fotografías se plantean en el momento que Matta-Clark sabe que el espacio tiene contado el tiempo de vida. Por otra parte, interviene con la construcción, gestión y distribución de las zonas urbanas. El sistema de montaje de algunas obras suyas me recuerdan a mis dos primeras fotografías, que formalmente tienen muchas similitudes.

El punto de vista del artista vuelve a cobrar importancia ya que es primordial en la reconstrucción de las zonas sin vida y que ya no tienen personalidad. Son fotografías que muestran la deconstrucción de la deconstrucción.


MARC AUGÉ “Es necesario aclarar que la oposición entre lugares y no-lugares es relativa. Varía según los momentos, las funciones y los usos. Según los momentos: un esta-dio, un monumento histórico, un parque, ciertos barrios de París no tienen ni el mismo cariz, ni el mismo significado de día o de noche, en las horas de apertura y cuando están casi desiertos. Es obvio. Pero observamos también que los espacios construidos con una finalidad concreta pueden ver sus funciones cambiadas o adaptadas. Algunos grandes centros comerciales de las periferias urbanas, por ejemplo, se han convertido en puntos de encuentro para los jóvenes que han sido atraídos, sin duda, por los tipos de productos que se pueden ver (televisión, ordenadores, etcétera, que son el medio de acceso actual al vasto mundo); pero, más aún, empujados por la fuerza de la costumbre y la necesidad de volver a encontrase en un lugar en donde se reconocen. Finalmente, está claro que es también el uso lo que hace el lugar o el no-lugar: el viajero de paso no tiene la misma relación con el espacio del aeropuerto que el empleado que trabaja allí cada día, que encuentra a sus colegas y pasa en él una parte importante de su vida.” Marc Augé. Sobremodernidad del mundo de hoy al del mañana.

25 “Así, al definir no lugar como un espacio en donde se puede leer la dentidad, la relación y la historia, propuse llamar no-lugares a los espacios donde esta lectura no es posible.” Marc Augé.

“En la realidad concreta del mundo de hoy, los lugares y los espacios, los lugares y los no lugares se entrelazan, se interpretan.” “El retorno al lugar es el recurso de aquel que frecuenta los no lugares.” Marc Augé. Los “no lugares”. Espacios del anonimato.


DESARROLLO DEL PROYECTO Desde la idea de no lugares, como tal están establecidos y con mi reflexión sobre como están denominados, el proyecto se desarrolla mediante fotografías que muestren estos no lugares. El lugar de trabajo en un principio sería cualquier sitio dónde pudiera encontrar un no lugar, fotografiarlo, y así con muchos más, los suficientes para crear un espacio que inexistente pero que podría existir. Después proceder a una selección de imágenes para comenzar a construír los nuevos no lugares, y a la vez introduciendo el elemento de la persona. Para dejar ver que aunque para la gran mayoría es un no lugar, generalmente, siempre hay alguien que tiene una relación más estrecha con ese espacio. La difusión de la fotografías sería en una sala de exposición pero también, mi reflexión de los no lugares no me gustaría que solo se quedara aquí en una memoria, la divulgaría en mi blog y publicarlo tal vez cómo un ensayo. Las fotos sean una compañía de la meditación expuesta sobre las zonas de tránsito. El desarrollo del proyecto ha sido realmente el descubrimiento de los no lugares y mi opinión de la idea acuñada de Marc Augé. La lectura de su obra que denominó éstos no lugares “Los <<no lugares>>. Espacios del anonimato” y mi descubrimiento pos-


27

terior de “Sobremodernidad del mundo de hoy al del mañana” en la que hace una pequeña aproximación a mi idea de personalizar los no lugares. Me gustaría llevar este tema a un foro de debate y ver las opiniones de los usuarios. Aún así, haciendo la exposición en una sala, adjuntaré citas y opiniones sobre la dicotomía que hay entre las diferentes opiniones. Mi lugar de trabajo ha sido mi casa, la biblioteca, el tren, el autobús y la sala de espera de cualquier sitio ya que desde que me planteé seriamente este proyecto no he parado de guardarme libros en el bolso para cuando encontrara el momento, ponerme a leer. Una vez más estos no lugares para mí han sido lugares de provecho, en los que no existe personalidad, y la huella es mínima, pero personalemente para mí vuelven a ocupar un sitio importante de mi recorrido. Al igual que las personas que me rodean, a las que les he planteado el proyecto y han sido críticos sobre mi opinión y de una manera u otro se han convertido en lugares de donde he extraído información y que me han guiado ha llegar a algo claro, a elevarme, a creer y defender mi punto de vista.


Composición y maquetación de una publicación. Diseño Gráfico II Cuenca, 25 de Abril de 2011


No-Lugares