Page 1


editorial Sumario

Editorial Del IES a la alcaldía Una pequeña historia Más sabe el diablo... De tal palo Exalumnos Primeros profes Primer Conserje Cuéntame De tal palo Va de premios Esa primera orla Cuando un amigo ... Todo un símbolo Joaquín Costa La voz de los padres Va de vinos Pioneros De bocata y autobús De tal palo Curiosidades Archivo Cambio de imagen Inviatación lectura Mutis por el foro ... y algo más Uno no es de piedra Menú del aniversario

2 3 4 7 8 10 13 14 15 16 18 20 22 25 26 28 30 32 33 34 36 38 39 40 41 42 43

Quizá sea pretencioso tratar de comprimir 40 años de vida en unas páginas. Por eso, seguramente, sabréis disculpar las inexactitudes u olvidos en los que hayamos podido incurrir. Algo se quedará en el tintero. Por otra parte, nuestro más sincero agradecimiento a los que con sus textos, imágenes, diseño o con el ejercicio de su memoria han hecho posible la publicación de este número. Han sido muchos y buenos. 2

Como decía Joaquín Costa, uno de los más reconocidos pensadores aragoneses, el pueblo necesita, básicamente, “escuela y despensa”. Dejemos hoy de lado la despensa y centrémonos en la escuela.

Antes y durante el siglo XIX, la educación quedaba reservada a aquellos que podían costearse la escuela y, si la familia provenía de zonas rurales, a los que podían pagarse el viaje y la estancia en la capital. La enseñanza se encontraba en manos de la Iglesia, a pesar de las protestas que comenzaban a erigirse contra esa situación, y los hijos de los obreros y campesinos pensaban antes en llevar el pan a casa que en aprender a juntar cuatro letras. Obviamente, los planteamientos regeneracionistas de Joaquín Costa y krausistas de Giner de los Ríos tenían como objetivo reformar este sistema, que producía unos tremendos desequilibrios interclasistas, y podemos ver una muestra de todo ello en la fundación de la Institución Libre de Enseñanza. Pese a todos los intentos, no será hasta la II República cuando se ejecute una reforma educativa basada en los principios de carácter público, obligatorio, laico, gratuito, universal, ofertado a ambos sexos… En un país con la mitad de la población analfabeta y un desarrollo económico deficiente, la reforma educativa era más que necesaria, así como el fomento de la creación de nuevas escuelas y plazas de maestro. Es destacable el avance que se produjo en aquella época en materia social y cultural, pero todo se truncó con la llegada de la Guerra. El conflicto bélico diezmó a la educación y la cultura españolas. Como consecuencia de la guerra llegó el franquismo, y con él la vuelta del monopolio educativo a manos de la Iglesia. Se crearon asignaturas que ensalzaban los valores del Movimiento Nacional. Niños y niñas volvieron a estar separados. Es entonces, concretamente en 1969, cuando se produce la apertura de nuestro centro como una sección delegada del afamado Instituto Goya de Zaragoza. Su carácter subsidiario cambió en 1975 al establecerse como una institución autónoma. Durante estos años se desarrolló la ley educativa de 1970, conocida como “Villar Palasí”. Su renovador planteamiento permitió, dentro de un contexto que no dejaba de ser dictatorial, el acceso a la educación secundaria de una gran cantidad de españoles. El progreso cultural del país facilitó el asentamiento de los valores democráticos a la muerte de Franco. Para que nos entendamos, esta ley organizaba la antigua EGB y el BUP que estudiaron los niños del baby boom.

Nuevos planteamientos pedagógicos, y el propio devenir político-económico propiciado por la apertura democrática de la España del bienestar, trajeron la necesidad de prolongar la educación secundaria hasta los 16 años. De esta manera entra en vigor la LOGSE, que establece la entrada en los institutos de alumnos a partir de 12 años y el aplazamiento hasta los 16 años de la decisión de cursar el Bachillerato o la Formación Profesional. La obligatoriedad de ofertar y cursar estos estudios trajo nuevos institutos a poblaciones rurales que antiguamente no disponían de centros educativos de Secundaria. Desde entonces, los diversos gobiernos españoles han intentado parchear la Reforma Educativa con un sinfín de pequeños cuando no grandes cambios que han dejado un clima de desconcierto sobre este tema en la sociedad española. A esta incertidumbre se puede añadir la que sin duda está provocando la arbitraria y burocrática adaptación del sistema universitario al plan Bolonia. Sin embargo, y a la luz de esta reflexión acerca de la evolución de la educación en España, podemos concluir que el acceso de la totalidad de los ciudadanos a la enseñanza significa un avance incuestionable para la sociedad democrática.


del IES a la alcaldía Es para mí un honor escribir unas líneas en esta edición especial de la revista. Hoy vienen a mi memoria cientos de anécdotas, vivencias y aprendizajes que tuvieron lugar en mi paso por este centro. Recuerdo la revolución que supuso ampliar nuestras fronteras al plano comarcal, un hecho que trajo consigo el conocer a nuevos amigos de otros pueblos y a nuevas amigas que nos parecían mucho más interesantes y guapas que las del nuestro (tal vez eran menos conocidas). Creo que a todos los que hemos pasado por las aulas del Joaquín Costa, sea como alumnos o como profesores, nos une el mismo sentimiento de cariño y simpatía a nuestro Instituto.

Podían haberle llamado Instituto María Moliner, Sierra de Algairén o Río Huerva; quizá, Campo de Cariñena… desconozco el motivo por el cual se decidió darle el nombre de aquel regeneracionista altoaragonés que proclamaba el lema “Escuela y Despensa”, sin duda alguna, elementos imprescindibles para el progreso en una época en la que el 64% de la población española era analfabeta y la necesidad era el pan de cada día. Hoy, a pesar de que vivimos momentos de difícil coyuntura económica en este país, pocas personas hay a las que les falte algo que llevarse a la boca y la cultura está al alcance de todos. Sin embargo, cada día vemos como miles de jóvenes desmotivados toman la decisión de convertirse en incultos por voluntad propia. Creo que hoy más que nunca debemos reivindicar la importancia en la formación de la juventud puesto que es esencial para que puedan acceder a un puesto de trabajo y afrontar con éxito los retos de futuro.

Un joven que no esté bien preparado tiene pocas posibilidades de optar a un buen puesto en el mercado laboral y no sólo esto, toda la educación, valores y conocimientos que se le impriman en su adolescencia serán de vital importancia a lo largo de toda su vida. Sin duda, fue acertada la gestión emprendida por el más carismático y singular alcalde que ha tenido Cariñena,

Don José Bribián Sanz, quien hizo que se estableciese este Instituto en la capital comarcal acercando de este modo el acceso a estudios superiores a la mayoría de los jóvenes de las localidades vecinas.

No quiero dejar de nombrar a todo el profesorado que ha impartido lección en el Centro, un gran equipo de profesionales que con su dedicación y esfuerzo han realizado la más que digna labor de formar a su alumnado. Posiblemente, la enseñanza, constituya una de las profesiones más bonitas a las que se puede dedicar el hombre.

Cuarenta años más tarde de su apertura, contamos hoy con una institución consolidada, por la que han pasado dos generaciones y desde la que se ha contribuido a nuestra sociedad con médicos, enfermeras, economistas, ingenieros, físicos, profesores, periodistas, enólogos y demás profesionales nacidos en la comarca y que de no existir este centro docente hubiese sido más difícil que hoy fueran lo que son. Por todo esto, quiero desearle una excelente salud a nuestro Instituto Joaquín Costa, para que en los próximos años pueda seguir engrosando la gran familia que forman todos aquellos que han pasado por sus aulas.

Sergio Ortiz Gutiérrez Alcalde de Cariñena 3


una pequeña gran historia Vamos a tratar de recoger en algunas pinceladas el devenir del Instituto de Enseñanza Secundaria desde su origen hasta la actualidad. Como no pretendemos hacerlo a través de una pesada crónica de difícil digestión, lo vamos a acompañar de material gráfico de archivo que dé cuenta de esos momentos puntuales que se han vivido. Hasta la creación del Instituto, los alumnos se preparaban por libre en el Patronato de . Santo Cristo de Santiago, dependiente del Movimiento Nacional, las alumnas lo hacían en el colegio de las monjas, para examinarse luego en los Institutos Goya y Miguel Servet.

Las obras de construcción se inician el año 1968. Se trató de un empeño personal del entonces alcalde José Bribián. Hay algunos problemas económicos a la hora de iniciar las obras y durante la construcción, se determina que cada cabeza de familia de Cariñena contribuya con la cantidad de 500 pesetas. El constructor es Jesús Anadón. Se negoció con el Instituto Goya de Zaragoza su incorporación como Sección Delegada.

Curso 1969/70: Comienza el funcionamiento como Sección Delegada nº 4 del Instituto Nacional de Enseñanza Media “Goya” de Zaragoza. 4


una pequeña gran historia A fecha noviembre de 1969 se comienza la actividad en estas condiciones (según se refleja en escrito enviado en diciembre): 10 aulas para 400 plazas; teléfono en instalación; espacio para biblioteca, sin libros; capilla sin acabar, salón de actos si n instalar para 150 alumnos; gimnasio de 240 metros cuadrados sin dotación; no hay talleres, pero sí 2 laboratorios con algo de material pero sin mesas ni armarios; calefacción con carbón; no hay comedor aunque la necesidad es urgente: dos tercios del alumnado usan transporte y traen comida en frío; dos mujeres trabajan por horas en limpieza: es insuficiente y además el Centro no está vallado teniendo una carretera nacional al lado.

Julio 1975 (curso 1975-76) Comienza el funcionamiento como Instituto “Joaquín Costa” desligado del “Goya”. En virtud del decreto 2165/1975 de 24 de julio (BOE de 12 de septiembre) se extingue la Sección Delegada de Cariñena del Instituto Nacional de Bachillerato “Goya” de Zaragoza y se crea el Instituto Mixto de la misma localidad, con efectos de principio del próximo curso 1975-76… 5


una pequeña gran historia

El artículo 22 del Estatuto de Centros Escolares que regula la Ley Orgánica 2/1980 de 19 de junio, determina que los Institutos Nacionales de Bachillerato pasarán a denominarse Institutos de Bachillerato. Con la entrada en vigor de la LOGSE, Ley Orgánica 1/1990, el Centro pasa a denominarse Instituto de Educación Secundaria

El curso 1992/93 empieza a impartirse con carácter experimental 3º de ESO, continuando al curso siguiente con 4º curso.

El curso 1995/96 empieza el funcionamiento de 1º y 2º de ESO, con lo que ese curso el Centro experimenta un importante crecimiento. El curso 1995/96 se imparte por primera vez las enseñanzas relativas al Ciclo Superior de Industria Alimentaria. 6


más sabe el diablo... En este número tan especial de nuestra Revista, con el que queremos rememorar y celebrar los 40 años de existencia de nuestro Instituto, la entrevista a Charo Báguena Felipe era imprescindible, pues nadie como ella, que lleva 35 años trabajando en él, representa su historia. Todos conocemos su trabajo, su eficacia, su afable carácter y su alegría. Sirva esta humilde entrevista de los alumnos de su Centro como agradecimiento de todos los que trabajamos y estudiamos en él. ¿Desde qué año lleva trabajando en el Centro? Desde noviembre de 1975. Han pasado muchos años desde que empezó a trabajar y seguro que ha habido muchos cambios. ¿Recuerda alguno en especial?

Cambios ha habido muchos. Al comienzo, había comedor para alumnos y profesorado, ya que las clases eran mañana y tarde.

Los alumnos comenzaban el instituto con 14 años, para hacer Bachillerato y, luego, al entrar la LOGSE, los alumnos llegaban al Centro con 12 años al terminar 6º de Primaria. El cambio creo que afectó más a los padres que a los propios alumnos: estaban asustados, porque pensaban que sus hijos eran muy pequeños para venir al Instituto. Después de tantos años trabajando en este Centro, habrá visto pasar a multitud de alumnos que hoy son profesores de este Centro. ¿Cómo los recuerda?

Recuerdo a todos con mucho cariño. Algunos de ellos son hoy profesores de este Centro: por ejemplo, Gregorio Briz, Laura Tobed, Juana Gil y muchos más que están en distintos Centros Entró a trabajar justo cuando acabó la Dictadura, en el periodo de transición hacia la de-

mocracia. ¿Cómo recuerda ese momento? ¿Recapacitó de manera inmediata? ¿Cómo reacciono la gente en las aulas?

A mí me hicieron el primer contrato el 17 de noviembre de 1975. Recuerdo que a los dos días nos dieron una semana de fiesta. El Instituto se cerró, los comentarios eran numerosos y, al principio, todos estaban asustados. Pero luego todo fue muy normal. Tiene que ser bastante costoso llevar todo en orden con tantos papeles que manejar y ordenar. ¿Cómo se las arregla para no perder los nervios cuando está en mitad de su labor y llega un alumno para pagar una excursión? ¿Requiere mucha paciencia su trabajo?

La verdad que un poco de paciencia sí, pero, como es un trabajo que me gusta y con el que me encuentro muy realizada, no me supone ningún esfuerzo. Alguna vez, cuando entra un montón a la vez pidiendo cosas, tanto alumnos como profesores, pierdo la calma, pero intento recuperarla lo más pronto posible. Si lo desea, añada alguna consideración última o algún deseo para el futuro de nuestro Centro, que es el de todos. Pienso que con las nuevas tecnologías, se está perdiendo el trato personal. Y me gustaría que la relación profesor-alumno-padre fuera más fluida.

También echo de menos unas buenas instalaciones deportivas para todos los alumnos, ya que el gimnasio está un poco obsoleto. Isabel Ansón, Tamara Castel, Alejandra Isiegas y Borja Castillo

7


de tal palo Bajo este título hemos querido recoger el sentir de unos cuantos exalumnos que, en la actualidad, ejercen como profesores, bien en nuestro Centro, bien en otros Centros.

Han sido muchos los alumnos que luego se han decantado por la profesión docente. A continuación comparten con vosotros sus recuerdos, sus vivencias; todo desde el cariño y la nostalgia. Disfrutadlo. En la época del “cambio” estudié BUP y COU en el “Joaquín Costa”. Aunque el verdadero cambio y oportunidad para una generación fue que se abriera un instituto en la Comarca, cuando ni siquiera en Zaragoza había demasiados centros públicos. Al principio sólo hubo bachilleres, los tiempos hasta ahí lo permitían; pero al poco, más y más alumnos, de distinta condición y procedencia, continuarían estudios universitarios; y ese proceso, impensable para muchos (para casi todos) años atrás, se hizo más fácil y posible, y aun con crisis económica, del Instituto ingresábamos en todos los colectivos laborales, profesionales especializados o titulados universitarios. ¡Así de importante fue el Instituto! Era la “apertura” para la Comarca; a lo que aspirábamos en toda España, al progreso humano y social. Yo no viví “movidas estudiantiles”, aunque algo debió haber antes. Entonces lo más difícil había pasado y ya se había instalado, deprisa, en nuestra conciencia la certeza de la democracia. Lo nuestro fue más teórico. Anhelábamos aprender de aquellos jóvenes progresistas del 68 que encontrábamos en el aula; llenos de buenos ideales no oponían resistencia a compartirlos con

8

sus alumnos (¡nosotros, deseando…!); y ya que se podía hablar…, con firme opinión sobre todo, diseccionábamos como expertos estas y otras realidades, esos y aquellos temas… Era la crítica y el “no estoy de acuerdo”, manifestarse o simplemente escuchar a los que sabían, o confrontar los contrarios. Sí, en plan muy dialéctico y civilizado nos ocupábamos de todo lo humano y divino que terciara en cada momento, porque ¿qué mejor aprendizaje para la vida que intercambiar pareceres con quien tuviera criterio, que supiera “ tanto” o lo supiera todo sobre todo, y además fuera objetivo? Esas eran las clases que más nutrían, en Geografía, Filosofía, otras, o Religión con el cura de Botorrita con el que aprendimos, además, Psicología, o Parapsicología, ya no me acuerdo, y que luego sufrió martirio en nuestro viaje de estudios a Mallorca. Hubo profesores/as muy de izquierdas y progresistas, también más moderados y conservadores; comunicativos o reservados, paternales y protectores o amigos…, y esos contrastes, siempre lo he creído, fue lo más educativo. Tuve mucha suerte. Juana Gil


de tal palo

Del instituto Joaquín Costa de Cariñena tengo muchos y buenos recuerdos, además de agradecimiento a los profesores y personal en general. Allí hice BUP y COU a finales de los 70 y principios de los 80. Si tengo que destacar una experiencia de todas las vividas durante esos años, sin duda, me quedaría con la salida que hicimos al Teatro Principal de Zaragoza a ver “Cinco horas con Mario”, de Miguel Delibes.

Los profesores de Lengua y Literatura, tuvieron el acierto de elegir esta obra para iniciarnos en el teatro. La magnífica interpretación de Lola Herrera todavía la recuerdo… Hoy, con la perspectiva de la edad, entiendes lo arriesgada que fue la apuesta: un monólogo no tiene fácilmente garantizado el éxito entre chicos de 16/ 17 años. Todo me impresionó y fascinó. Pensé: “esto sí que es un teatro de verdad y ahora sí que va en serio… Hasta entonces había visto algunas representaciones en el cine Olimpia de Cariñena y en teatros ambulantes de “comediantes” en la plaza de la Iglesia del pueblo, donde cada espectador se llevaba la silla de casa o se sentaba en el suelo… ( a

Cuando vuelvo la vista atrás y recuerdo mi paso por el instituto, se mezclan siempre en mí dos sensaciones: alegría y nostalgia. Añoro con mucho más cariño aquellos años que la época de la universidad. Mis recuerdos van desde los nervios del primer día de clase, esperando en las escaleras a que nos fueran llamando, hasta la cena con los profesores al final de COU, cena con la que se ponía fin a una etapa importante de nuestras vidas y empezaba otra llena de novedades e ilusiones.

En los primeros cursos conocí compañeros de los que me sigo acordando, a pesar de que no los veo desde hace años, pero fueron los dos últimos años en el instituto los que recuerdo con más cariño, ya que la pequeña clase de letras formamos un grupo muy unido en el que lo que reinaba por encima de todo era un gran compañerismo y una es-

los más jóvenes esto que cuento les parecerá irreal )

El edificio me pareció “fastuoso”. Un teatro como un palacio: vestíbulo amplio, techumbres y paredes llenas de molduras y artesonados, lámparas maravillosas. Riqueza y lujo como no la había visto nunca…y además la obra era importante y la actriz de las mejores. Desde mi palco, había una buena perspectiva del patio de butacas y escenario y aun pude disfrutar un poco más de toda esa decoración de la que hablo. Y allí estaba yo, con mis vaqueros, creyéndome un personaje importante, como los de las películas o novelas, con la diferencia de que mi localidad estaba demasiado alta y mi expectación y ansiedad eran la del iniciado.

No es extraño que después de esa experiencia casi religiosa, para algunos, nos decidiéramos a montar una obra de teatro en Navidad, (foto adjunta), en el festival tradicional ya entonces, que por lo que sé todavía mantiene. La diversión estuvo garantizada para los espectadores de la obra ese día, pero doblemente para nosotros, los actores, con los ensayos y preparativos. Luis Gil

tupenda relación con los profesores (dormimos una noche en casa de una profesora para poder asistir por primera vez a una representación en el Teatro Principal.) Me acuerdo muchísimo de las charradas y las risas en clase cuando faltaba algún profesor, hablando todos de cualquier tema mientras compartíamos cigarros a caladas.

Recuerdo con gran admiración a algunos profesores por cómo daban sus clases y por su manera de ser. Y creo, sinceramente, que esta admiración me marcó y me hizo tener claro muy pronto a qué quería dedicarme. Quería intentar llegar a ser como alguno de aquellos profesores que admiraba y que transmitían que disfrutaban con su trabajo. Hoy soy profesora, pero cuando la casualidad me hace coincidir con alguno de ellos sigo sintiéndome todavía alumna suya. Eva Segura 9


exalumnos por el mundo Hace ya seis años que dejé atrás el instituto. Todavía hoy recuerdo ese final como un momento de confusión e incertidumbre por no saber dónde estudiar, qué carrera elegir, cuál aseguraría un mejor futuro etc. Finalmente decidí seguir mi vocación y estudiar aquello que siempre me había gustado, Magisterio. El paso por la Universidad supuso un gran cambio al tener que dejar, por tiempos intermitentes, familia y amistades para desplazarme primero a Zaragoza, y tres años después a Pilsen (República Checa) como estudiante Erasmus, con el único objetivo de completar mi preparación profesional ;)

Al principio no estaba muy segura si estaba haciendo bien al irme, tenía miedo al cambio… Finalmente ésta ha resultado ser la mejor decisión que he tomado hasta ahora. No sólo acabé allí mis estudios sino que además tuve tiempo para viajar y conocer gente de distintos países y culturas, gente con la que compartir buenos y malos momentos evolucionando a nivel personal. El haberme enfrentado a ese miedo ha hecho que despierte en mi la curiosidad e interés por seguir viajando y cono-

ciendo nuevos países y formas de vida. Motivo por el cual me encuentro actualmente viviendo en Dalkey, (Dublín), trabajando como au pair.

Se trata de una actividad remunerada que ofrece la posibilidad de pasar un periodo con una familia irlandesa, dónde perfeccionar y practicar inglés dentro de un ambiente familiar a la vez que trabajas al cuidado de los niños. Miento si digo que todo es de color de rosa y no hay momentos malos. Sobre todo al principio, cuando llegas sola a un país nuevo donde no conoces a nadie y apenas entiendes lo que te dicen. Es entonces cuando te preguntas ¿qué necesidad tengo de estar así? Y te das fuerzas a ti misma diciendo que es una etapa natural, que pasa rápidamente. ¡Y así es! Los buenos momentos van siendo cada vez mejores, compensando con creces a todas las dificultades que puedas encontrar, llegándote a sentir como en casa. Prueba de ello es que todavía sigo aquí y no me hago a la idea de marcharme todavía. Lucía Báguena Berné (Dublín)

Hoy me acabo de dar cuenta de que terminé bachillerato hace casi diez años. Vértigo. ¡Pero si ayer mismo comenzaba yo primero de ESO!

Y de repente, la Universidad. Me decidí por una sufrida pero satisfactoria Ingeniería Informática que terminé ya en Dinamarca, no sin haberla aprovechado al máximo en lo personal y lo académico.

DTU* me dio la bienvenida cuando llegué de Erasmus junto con decenas de otros estudiantes internacionales. Ante la posibilidad de aprender y continuar la experiencia decidí alargar mis estudios y cursar un master más.

Como Dinamarca es un buen sitio para empezar a trabajar, me uní durante dos años al departamento de I+D de Maconomy, una empresa de software. Ahora hago un programa de graduado en Novozymes, empresa que produce encimas industriales, en el departamento de TI**. Una oportunidad inmejorable para aprender: cambio de proyecto y departamento cada seis meses. Diez años más tarde miro atrás y me siento afortunada. Asociaciones de alumnos, viajes, congresos, trabajo duro, grandes fiestas, y muy, muy buenas amistades. Creo que he sabido aprovechar las oportunidades que han surgido, y aprender y disfrutar todo lo posible.

Blanca Lanaspa (Dinamarca)

*Universidad Técnica de Dinamarca **Tecnologías de la Información

10


exalumnos por el mundo Desde el otro lado del estrecho, quiero felicitar a todos los ex-compañeros y profesores del Joaquín Costa por su 40º aniversario. En esas aulas y pasillos hicimos grandes amigos para toda la vida, muchos profesores acababan siendo "como de la familia" y ,cuando recordamos nuestro paso por "el insti", solo vienen a la cabeza buenos recuerdos. Me gustaría destacar, además de su labor educativa, el papel que desempeña como "lugar de encuentro" entre jóvenes de toda la comarca, favoreciendo que exista un verdadero sentimiento comarcal. En mi caso, estoy muy orgulloso de haber pasado allí unos de los mejores años de mi vida. À bientôt inch'allah!!!! Miguel Lafuente (Rabat)

Soy de la promoción 79-83, ahora tengo 45 años.

Pertenezco a una generación en la que, a partir de los 14 años, no era obligatorio estudiar, por lo que muchos niños y niñas se ponían a trabajar , todo contribuía, profesores que no motivaban a estudiar, padres que tampoco animaban mucho a sus hijos a seguir , había mucho fracaso escolar .

Mi caso, no fue distinto al de otros niños, mis padres me preguntaron si quería estudiar o trabajar , si era estudiar tenia que ser en serio, porque costaba dinero y no podía perder el tiempo. Casualmente me compraron una habitación nueva, es decir, el mobiliario de la habitación, con un escritorio para poder leer o estudiar, era fantástico, aquello si me motivo, y pensé “voy a estudiar “. De mi quinta solo fui yo.

Tuve la suerte de encontrarme en el instituto con un grupo de chicas, una de cada pueblo, nos llamaban “las pikis “, lo pasábamos muy bien, por lo que el recuerdo que tengo del instituto es inolvidable, estudiábamos cuando podíamos, quizás nos lo tendríamos que haber tomado mas en serio, aprendimos y nunca repetimos , fuimos muy felices , fue una experiencia que nunca olvidaré . Desde estas lineas quiero recordar a : Pili Mayor (Herrera de los Navarros) , Mercedes Aliaga (Muel) , Carmen Pinilla (Tosos) , Marisa Aliaga (Muel) , Jani Julian (Longares) , Tere Martin (Codos), y yo Carmen Molina (Paniza), DECIROS DESDE AQUÍ, QUE AUNQUE HAYAN PASADOS MUCHOS AÑOS NO OS OLVIDO .

Carmen Molina Baselga ( Andorra la Vella) 11


exalumnos por el mundo Son muchos los recuerdos y vivencias que me ligan al instituto « Joaquín Costa » y por mucho que hayamos recorrido, creo que son años que nunca olvidamos.

Todavía me acuerdo del primer día que empecé el instituto siendo todavía una niña y recuerdo también el último día cuando ya me había convertido en una joven dispuesta a comerme el mundo. Los seis años vividos en el instituto suponen un cambio de etapa importante en la vida de una persona y a mi me marcó tanto que todavía sigo recordando momentos concretos pasados con alumnos y profesores. Creo que tenemos la suerte de haber estudiado en un instituto en el que aprendemos contenidos teóricos, evidentemente, pero hay algo más, y es que aprendemos a forjar relaciones personales, tanto con los alumnos, como con los profesores. Para mí, esto es algo que no ocurre en todos los institutos. Por eso, muchas veces lo pienso y agradezco el haber pasado por el instituto « Joaquín Costa », del que todavía me quedan muy buenos amigos y en el cual aprendí a ser lo que soy hoy.

Ahora mismo, aunque me separen muchos kilómetros y ya unos cuantos años desde que dejé el instituto, cada vez que pasó por allí, me gusta quedar con la gente con la que compartí tantos momentos. Siempre recordando viejos tiempos, pero creo que todos lo hacemos con un recuerdo muy especial.

Nada más salir del instituto, con mucho miedo, me fui a estudiar a Salamanca. Al principio te preguntas dónde te has metido, pero creo que después es una experiencia que nadie se puede perder. Aprendes a estar lejos y a conocer a mucha gente. Es una experiencia que te enseña a crecer y a buscarte un poco la vida por ti mismo. Después, llegó el momento Erasmus y allí que fui.

En esta ocasión me fui a Manchester y al principio todavía estaba más pérdida, pues además de estar lejos, se añade el hecho de no entender una palabra cuando llegas. Pero ahora, viéndolo de lejos, puedo decir que es una gran experiencia y que lo repetiría ahora mismo.

estoy aquí.

Una vez que acabé la carrera, estaba un poco pérdida y te dices ¿ahora qué? Yo, como había estudiado Traducción, me dije que debería irme al extranjero y coger un poco más de experiencia. Me fui con una beca para 6 meses a París y pronto va a hacer 3 años que

La verdad es que todas estas vivencias que estoy contando las debo, en parte a mi familia, pero también en gran parte, a la etapa vivida en el instituto, al apoyo de mis compañeros y al apoyo especial de los profesores, que siempre están ahí para aconsejarte lo mejor posible. Belén Báguena (París)

Hola soy Gabriela! Fuí estudiante en el I.E.S. de Cariñena desde el 2001 hasta el 2006, en el que acabe bachillerato. Durante los años que pasé alli conoci a una gran cantidad de compañeros y profesores de los que guardo un grato recuerdo. Ahora estoy haciendo tercer curso de ciencas empresariales en la universidad de Athlone, Irlanda, desde la cual os mando esta fotograía. ¡Feliz Aniversario y que cumpláis otros tantos años más! Gabriela Gimeno (Irlanda)

12


los primeros profes A través de las fichas (a veces incompletas) que hemos encontrado en lo que queda de los archivos, esta es la relación del primer profesorado con que contó el Instituto. Es muy posible que se nos haya pasado alguno, aunque hemos tratado de contrastar datos. Si hay algún olvido, pedimos sinceras disculpas. Profesorado (incorporado en octubre de 1969) - Jesús Sus Montañés (Dibujo) - Mª Pilar Marín Sames (Física y Química) - Marina Asensio Toribio (Historia) - Mª Pilar Guillén Salvador (Lengua) - Mª Antonieta Cabezas Álvarez (Letras) - Mª Concepción Estella Álvarez (Letras) - Mª Josefa Jiménez Castillo (Ed. Física y Hogar) - Manuel Leal Barrionuevo (Ed. Física y FEN) - Manuel Jesús Caudepón Bielsa (Matemáticas) - Emilio Moliner Espada (Religión) - José Luis Villalba Portolés (Director) Fue mi primer destino. Trabajamos duro pues al ser delegada del Goya y comenzar tarde el curso, las deficiencias materiales fueron numerosas, pero un equipo de once profesores bien avenidos creo que abrimos surco. Ha sido mi mejor experiencia en el campo de la enseñanza José Luís Villalba

Profesorado (incorporado en 1970) - Ernesto Valenzuela Cantín (Director espiritual) - Mª Pilar Galindo Lite (FEN, Música) - Mª Carmen de la Peña Font (Directora)

Profesorado (incorporado en 1971) - Mª Pilar Vidal López (Filosofía y Letras) - Juan A. Monge García (Filosofía y Letras) - Ramón Luis Escuain Escanilla (Ed. Física) - Mª Pilar Sarto Ibarra (FEN, Música) - Carmen Ascaso Ciria (Biológicas) - Milagros Gil Fernández (Matemáticas) Profesorado (incorporado en 1972) - Mª Carmen Lapiedra Cabetas (Ciencias) - Mª Pilar Vázquez Sánchez (Química) - Mª José Alonso Bobé (Griego) - Joaquín Loscos Morató (Dibujo)

Monseñor Ramiro Moliner, exprofesor de Religión del Centro.

13


primer conserje, memoria viva Antonio García fue el primer conserje del IES “Joaquín Costa”; hombre vital, abierto y con una ¡fantástica memoria! Antonio ha echado la vista atrás para enseñarnos cómo fueron los primeros pasos en la vida de nuestro IES. -¿Cuando se inauguró el IES?

El 4 de noviembre del año 1969 se abrió el centro

-¿Cómo obtuvo la plaza?

Por oposición en Zaragoza. Entonces era una sección del IES Goya, del que era secretaria Dª Mª Paz Lobato. Esta ejercía también como secretaria del IES y yo era el encargado de ir a Zaragoza para llevarle las facturas del centro. -¿Cuántos años trabajó como conserje?

Estuve veintinueve años, hasta que me jubilé. -¿Cuántos conserjes había?

Solo estaba yo, que tenía que hacer de todo, desde encender la calefacción a las seis de la mañana hasta llamar a los alumnos por megafonía para que entraran a las clases. -¿Utilizaban fotocopiadoras?

Teníamos una fotocopiadora de tinta y después una Olivetti de aire en la que se cegaba bastante el ventilador.

Solo había una máquina de escribir que la tenía Charo en secretaría. Ella era la encargada de pasar los exámenes y guardarlos en su casa. -¿Había algún lugar para la conserjería?

Se utilizaba una parte en el pasillo, pero no había ningún lugar especial para ella. -¿Cuántos alumnos tenía el centro el año que se inauguró? Unos doscientos cincuenta. -¿Cuál era el horario?

El centro se abría a las nueve de la mañana, a las dos se paraba para comer. A las tres y cuarto comenzaba el horario de tarde hasta las cinco y cuarto. -¿Cómo se desplazaban los alumnos hasta aquí?

Había un servicio de transporte escolar. El primer año fue gratis, pero los restantes tuvieron que pagarlo las familias. Todos, incluidos los de Cariñena, abonaban ochocientas pesetas. Esta aportación permitía que el IES se mantuviera, ya que 14

un gran número de alumnos venían de fuera. Existían dos rutas de autobús que cubrían desde María de Huerva hasta Almonacid. Los alumnos de Paniza venían en autobús de línea e incluso a dedo. -¿Había servicio de comedor?

Donde ahora está la cafetería, eso era el comedor. Muchos chicos, como eran de pueblos cercanos, se quedaban. Otros pocos se traían un bocadillo. -¿Recuerda cuanto costaba el menú y lo que servían?

-En el año setenta costaba dieciséis pesetas y en años sucesivos subió a veinte.

De primeros platos había: lentejas, verdura, pasta con tomate, paella, sopa, garbanzos con arroz…

De segundos: huevos con bechamel al horno, tortilla de patatas con jamón de york rebozado, pescado, huevos fritos, pollo asado, lomo con patatas fritas etc…

En los postres alternaban la fruta con flanes o tartas de bizcocho. -¿Qué otras instalaciones del centro han desaparecido?

Había una capilla y recuerdo el nombre de alguno de los sacerdotes como D. Emilio y D. Ernesto que también eran profesores de Religión.

Teníamos un taller de teatro que ensayaban en el laboratorio de ciencias y la profesora encargada era Pili Guillén. Al final de curso se representaba en el IES la obra que habían preparado. -¿Se dio alguna situación especial en el centro?

Sí, cuando llovía mucho se inundaba el sótano. Las colchonetas flotaban en el agua, las espalderas se agrietaban. Cuando sucedía esto el gimnasio debía de cerrarse durante dos o tres meses. Para solucionarlo se colocó una bomba de retroceso que regulaba la bajada de las aguas del pueblo hasta el IES.

-¿Qué impresión quiere dejarnos al final de esta entrevista?

Hubo que trabajar mucho para sacar adelante el centro. Todos los que estábamos aquí sabíamos lo importante que era tener un centro así en la Comarca. Nos esforzamos con ganas e ilusión para conseguir que todos los chicos pudieran estar a gusto aquí.

Agradecemos sinceramente a Antonio su tiempo y sus recuerdos.


cuéntame cómo se vivió

Ciertamente 40 años dan mucho de sí. Desde que echase a andar nuestro Instituto allá por el año 1969, muchos han sido los acontecimientos de todo tipo que se han ido sucediendo. Esos últimos 30 años del pasado s. XX han sido cruciales en la historia de España, pero también a nivel internacional. No cabe duda de que dentro del Instituto los hechos más relevantes tuvieron su repercusión y se vivieron con interés. Dependía en todo caso de la edad del alumnado el que ese interés fuese en mayor o menor grado. Remontándonos al inicio, hay que tener en consideración que la construcción se inicia en pleno franquismo; los primeros años de funcionamiento se desarrollan bajo el espíritu propio que impregnaba el Movimiento Nacional. Así queda constancia en escritos y oficios del momento como puede verse en alguna de las imágenes.

El 20 de noviembre de 1975, justo en el curso en el que el Instituto iniciaba su andadura en solitario, se produce la muerte de Francisco Franco. Algunos alumnos recuerdan únicamente, para bien, los tres días sin clase que se concedieron como días de duelo.

A partir de ahí, los hechos se fueron sucediendo de manera vertiginosa: aparición de partidos políticos y sindicatos, nombramiento de Adolfo Suárez como Presidente del Gobierno, primeras elecciones democráticas, aprobación de la Constitución, configuración de los distintos territorios autonómicos… Algunos de estos vientos democráticos fueron calando entre el alumnado y profesorado de la época, tal como atestigua algún ejemplar de revistas que se publicaron por aquel entonces o como puede apre-

ciarse en el texto sindical que reproducimos.

Posteriormente, vendrían las reformas educativas que han configurado la estructura actual del Instituto. El alumnado a su vez, ha evolucionado de estéticas hippies en los 70 con el influjo de mayo del 68 francés y la música beatle a otras de carácter progre impregnadas de fuerte politización (la movida), para desembocar ahora en una amalgama de tendencias, tribus urbanas, grupos diversos… que hacen de Internet su expositor por excelencia. Por supuesto que han pasado muchas más cosas – caída del muro, guerras y conflictos varios, Juegos Olímpicos en Barcelona, Papas y Jefes de Estado diversos – pero el mundo estudiantil ha seguido su propio camino, interesado mucho más por sus ídolos de la música, del cine o del deporte. Tiempo hay para las preocupaciones y vicisitudes que depara la vida cuando se llega a la responsabilidad de la edad adulta. 15


de tal palo

VOSOTROS NOS TRANSMITISTEIS UN IDEAL DE VIDA, UN PROYECTO DE SOCIEDAD

Cuando nosotros llegamos al instituto, éramos adolescentes rebosantes de miedo a no ser amados y con pocas ganas de realizar ningún esfuerzo por aprender nada ( señas de identidad de los púberes de cualquier época). Como todo lo ignorábamos nada necesitábamos conocer. Nuestro país se encontraba en plena transición a la democracia. En el centro vivimos el golpe de Estado del 23 de Febrero, y la primera victoria del partido socialista de Felipe González. Es en la madurez cuando uno empieza a valorar las aportaciones de padres y docentes en la formación de nuestra personalidad. Permit i d n o s , queridos profesores, que escribamos este art í c u l o rindiéndoos tributo de admiración por ayudarnos a ser lo que hoy somos. A aquella profesora de arte a la que censurábamos porque, a pesar de estudiar de memoria los temas, siempre nos suspendía. Ella pretendía que aprendiésemos a pensar, a comparar, a sacar nuestras propias conclusiones acerca de lo estudiado. Su objetivo era enseñarnos a aprender por nosotros mismos, y a diferenciar lo esencial de lo superfluo. A aquella profesora que nos enseñó historia con mayúsculas, no fechas de batallas o nombres de reyes sino los pilares fundamentales de las democracias modernas (Montesquieu, Voltaire y Rousseau), la lucha de los pueblos 16

por las libertades, por el sufragio universal, por la igualdad. En sus clases representaba a algunos de los personajes que habían intervenido en la historia.

A la profesora de lengua que trató de librarnos del peso de nuestros pueblos en el lenguaje y que paulatinamente contribuyó a que aprendiésemos a hablar correctamente el castellano. Si decíamos he hecho y no hi hecho, nadie se nos reiría. A aquel profesor de matemáticas que nos hacía forrar los cuadernos con papel de regalo para que no se vieran las espirales rotas, e insistía en que explicásemos los diferentes pasos de las demostraciones matemáticas.

A nuestra profesora de literatura, a la que tanto debemos, que nos llevó a disfrutar de los clásicos, (la Celestina, El Quijote). Una vez que trabajabas las obras en el aula, sentías que habías disfrutado con su lectura. Enseñaba como nadie a distinguir las diferentes etapas cronológicas (De la Edad Media al Barroco pasando por el Renacimiento), y a conocer a los autores (Desde Garcilaso a Miguel Hernández pasando por Pérez Galdós). Estimuló en nosotras el amor hacia la lectura en todos sus géneros. A aquella profesora que nos entusiasmó con su idioma y sus aventuras, en una época en la que el francés estaba en declive y en la que todo el mundo nos repetía que para nuestro futuro laboral era imprescindible conocer el inglés.


de tal palo

A Aquella profesora de griego que elaboró una revista de poesía ilustrada con imágenes, precursora de lo que hoy se hace desde las bibliotecas de los centros A los docentes que despertaron en nosotros la conciencia política: a través de ellos nos acercamos a la poesía social de Bertold Brecht o Blas de Otero, y pasamos algunas semanas participando con el movimiento “Por la paz y el desarme”. A aquel profesor italiano que nos enseñó la diferencia entre razón y revelación, y nos alejó de aquella religión puritana y mojigata en la que habíamos sido educados. Enseñaba la filosofía en pocas palabras. Ha pasado el tiempo y todavía recordamos la esencia de cada autor. Nos impresionaba oírle contar sus experiencias sobre la segunda guerra mundial; una vez nos dijo que había visto colgado a Mussolinni.

Los jóvenes alumnos de los años 80 se han convertido hoy, gracias a vuestra labor docente y a que les servisteis de modelos, en personas capaces de pensar, de tomar decisiones, de aprender a aprender, de relacionarse positivamente con los demás, y en lo que es más importante en hombres y mujeres libres. No partimos de la libertad, sino que llegamos a ella a través del proceso de enseñanza aprendizaje al que vosotros contribuisteis en un momento en el que no comprendíamos la autoridad que ejercíais, ni vuestro empeño en el esfuerzo por la superación personal de cada uno. En la actualidad, nosotras, somos docentes, y deseamos transmitir a nuestros alumnos el mismo ideal de vida , el mismo proyecto de sociedad. A todos nos une un principio “El saber os hará libres” LAURA TOBED TEJERO

(Profesora de francés en el IES Joaquín Costa)

CARMEN SÁNCHEZ FLORIA

(Profesora de FOL y coordinadora de Biblioteca en el IES Benjamín Jarnés de Fuentes de Ebro)

A todos los que, en aquellos años, dejaron huella en nosotros, no transmitiendo conocimientos sino inculcando el compromiso en la mejora de la sociedad.

17


va de premios A lo largo de todos estos años, son numerosos los certámenes en los que ha concurrido el Centro, bien por iniciativa propia de los alumnos o, en la mayoría de las ocasiones, por estímulo del profesorado y bajo su tutela. Seguramente no somos justos y se nos quedan muchos galardones, méritos, etc. en el tintero. Pero aun a riesgo de esa consciente injusticia, queremos destacar aquí algunos momentos brillantes de antiguos alumnos que han permitido también dar lustre al nombre de nuestro Centro. Hemos aprovechado el hecho de tener material gráfico en alguno de estos casos.

A principios de los 90 un grupo de alumnos de 3º de BUP (Salvador Olmos, Luis Miguel Mainar, Ana C. Lorente, Elma Isiegas y Carmen Torres) propusieron a su profesor de Historia, Jesús Elvira, preparar un trabajo para Aventura 92 (posteriormente Ruta Quetzal). Dos de ellos, Ana C. Lorente con “El final de la esclavitud en América” y Elma Isiegas con “Los grandes conjuntos arqueológicos de América” tuvieron suerte y sus trabajos fueron seleccionados. Pero no fueron las únicas, posteriormente les siguieron Rosana Isiegas y Belén Báguena. Otros alumnos del IES han conseguido más reconocimientos: Así, Octavio Segura en el XXXVIII Con18

curso “Día de Europa” del año 1991. Su trabajo: “Los efectos de la Unificación Europea en la Política Mundial” (Presentado en castellano y francés). Dirigió el trabajo Jesús Elvira y el premio consistió en una estancia en Bonn junto a otros alumnos premiados en el mismo concurso, en otros países de la Unión. El curso 2000/01, un grupo de alumnos entrenados por los profesores Roberto Peña y Esteban Arquillos, participaron en un torneo de debates argumentativos, obteniendo un meritorio segundo lugar regional. Este mismo curso, Aurora Baquero es premiada en un concurso de quejas al Justicia de Aragón, con su queja acerca del estado de las ruinas del pueblo viejo de Belchite. Curso 2002/03, los alumnos de 1º de bachillerato obtienen premio con el trabajo “Aragón, de Reino a Comunidad.” El trabajo lo coordina Gregorio Briz y el Departamento de Geografía e Historia

En el curso 2005-06 los alumnos de Ciencias de 2º de bachiller presentan dos trabajos al “II Concurso de Física y Química” convocado por la Asociación de Profesores de Física y Química de Aragón, consiguiendo el primer y el segundo premio: 1er.Premio con “LA DISPERSIÓN RAYLEIGH” realizado por los alumnos Lucía Gómez, Jorge Idiago, Antonio Isiegas, Eduardo Murcia, Alejandro Monzón


va de premios y Carlos Valero coordinados por el profesor José Luis Cebollada. 2º Premio con “EL SIFÓN DE AMONÍACO” realizado por los alumnos Héctor Briz, Lucía Gómez, Jorge Idiago, Antonio Isiegas, Eduardo Murcia, Alejandro Monzón y Carlos Valero coordinados por la profesora Teresa Rubio. El pasado curso, un grupo de alumnos de 1º de Bachillerato, bajo la dirección de la profesora Blanca Domínguez, ganaron el concurso de cortometrajes “Yo también tengo derechos”, convocado por el Consejo General de la Abogacía Española.

De igual modo, alumnos de 1º de Bachillerato y el profesor José Luis Cebollada, vieron reconocido su proyecto eTwinning hasta la fase final nacional. Quería compartir con vosotros algunas palabras sobre una experiencia muy importante en mi vida.

En el verano del 2001 participé en la Ruta Quetzal, recorriendo tierras de Ecuador, Perú y España durante los meses de junio y julio y en la que participé en el hermanamiento entre Ecuador y Perú. A lo largo de 45 días te despiertas en lugares asombrosos. Puedes comenzar un nuevo amanecer a pocos metros de las aguas del Pacífico o en medio de un anfiteatro romano. Para mi fue una experiencia que me enseñó a estar fuera de casa en condiciones poco habituales en el mundo de hoy en día. Todavía puedo recordar lo contentos que estábamos el día que nos tocaba la ducha. No una ducha individual, sino 200 personas debajo de una manguera de bomberos, y esto el día que teníamos suerte y tocaba ducha, que no era todos los días. O el hecho, de no poder ir al baño porque no había. O también, comer durante 30 días arroz y pollo.

Durante este último curso la alumna Claudia Lorente, preparada por la profesora Lourdes Muro, ha ganado el concurso regional de ortografía y ha representado a Aragón en la fase nacional. mucho. Era la primera vez que veía gente de 40 nacionalidades distintas conviviendo en un mismo programa. Las actividades eran muy variadas, desde hacer collares de Spondylus, hasta coger un barco para ir a ver ballenas en lo profundo del océano, o incluso pasando por un rito de purificación realizado por un chamán. Y es que en la Ruta Quetzal no hay momento que surja sin que haya nada que hacer, cada minuto es una experiencia nueva e irrepetible. ¡Merece la pena! Belén Báguena

Pero a parte de los inconvenientes citados, creo que aprendimos

19


esa primera orla

20


y esos chicos en blanco y negro De entre todos los alumnos que figuran en la orla anterior, sin desmerecer a nadie, les hemos pedido a dos de ellos, Gloria Pardillos - Secretaria Regional de FETE-UGT - y Agustín Legido - médico neurólogo en Filadelfia - que, representando un poco a todos, nos afrecieran la impresión del recuerdo de su paso por el Instituto, así como alguna anécdota de especial recuerdo. Por cierto, ambos han coincidido en la anécdota; por lo que debió ser importante para el grupo. 1.Fueron unos años inolvidables y muy intensos. Me marcó, sobre todo, la juventud, cercanía y entusiasmo de aquel grupo de profesores. ¡Hacían que las clases fueran tan diferentemente mejores de lo que tuve después…!

2.La anécdota que guardo en el recuerdo más viva fue la del viaje de estudios a Andalucía. Pasamos a Ceuta y nos quedamos aislados tres días por una fuerte marejada en el estrecho que impedía que el ferry, en el que casi naufragamos a la ida, pudiera regresar. Nos acogieron en el cuartel de caballería porque dio la casualidad de que el padre de Pilar Vázquez, la profesora de matemáticas que venía de responsable del grupo, que era militar, había sido compañero en la Academia con el ¿comandante? y mantenían buena amistad. Comíamos del rancho, ligábamos con los soldados, conducíamos carros de combate… Dormíamos en el barco, amarrado en el puerto, diréctamente en su oscilante y desnudo suelo de madera, en unos sacos de dormir que también nos prestaron los militares. Nos perdimos casi todo el programa y ya no fuimos a Granada, ni a 1. La época del Instituto de Cariñena la recuerdo con un gran cariño, como una etapa maravillosa de mi formación académica y de mi vida. Antes habíamos sufrido el suplicio de la enseñanza libre en la Academia del profesor Arturo Briñas. En el Instituto empezamos a disfrutar de una enseñanza y exámenes de evaluación continuada oficial, es decir “racional y humana”.

Todos los profesores eran jóvenes, entusiastas y amigables. La relación entre los alumnos estaba basada en la colegialidad y la amistad. No había problemas de violencia o drogas. Los profesores eran razonables y los estudiantes responsables, algo que desgraciadamente hoy ha cambiado en la sociedad educativa, según me dicen (espero que nuestro Instituto sea una excepción). Las relaciones establecidas con muchos compañeros han durado toda la vida a pesar de las distintas trayectorias que hemos llevado cada uno. Y también con los profesores, como se demuestra en la foto que adjunto. En ella estoy con Marina Asensio, mi tutora de Tercer Curso de Bachiller, el año pasado vino con su marido Pascual a visitarme a Filadelfia y ahí estamos al final de las escaleras del Museo de Arte (famosas “escale-

la Costa del Sol, pero conocimos bien Ceuta e hicimos una pequeña y divertida mili allí. ¡Fue toda una aventura!

Gloria Pardillos

ras de Rocky”), de espaldas a una vista panorámica de la “Ciudad del Amor Fraternal”.

2. Hay muchos, incluyendo algunos que no se pueden contar, pero que todavía me provocan la sonrisa o la añoranza cuando pienso en ellos. Como ejemplos “contables” comentaré el recuerdo de la comedia de teatro que representamos en el gimnasio del Instituto para sacar dinero para el viaje de fin de estudios; en una escena tenía que hablar por teléfono y lo cogí al revés; la gente se reía y yo no entendía por qué, ya que la escena no era cómica. De viaje de estudios fuimos a Andalucía y Ceuta; la tormenta alteró el Estrecho de Gibraltar y nos tuvimos que quedar varios días en Ceuta durmiendo en el barco con nuestras chilabas. Al final parecíamos unos auténticos Arabes. Recuerdo también las actividades folclóricas que realizábamos al final de curso; en alguna de ellas empecé a imitar a personajes famosos, actividad que luego perfeccioné y terminé haciéndola en 1977 en un programa concurso de presentadores de Televisión Española. Parece que fue ayer …… y han pasado 40 años!!!! Agustín Legido

21


cuando un amigo se va ...


... algo se muere en el alma Para comenzar con toda esta historia, debemos remontarnos seis años atrás cuando con trece años entrábamos por primera vez por las puertas del I.E.S Joaquín Costa. Recuerdo que todo me parecía enorme: las clases, los alumnos, los pasillos…Un mundo demasiado grande para alguien tan pequeño como yo. Era una sensación extraña, me sentía mayor por el mero hecho de estar ya en el instituto, pero muy pequeña en comparación con el resto del mundo que ahí estaba.

De todo eso han transcurrido ya seis años, seis años que se han pasado como en un abrir y cerrar de ojos, como en un chasquido de dedos, seis años en los que he conocido a mucha gente con la que comparto muchos recuerdos, todos ellos increíbles, con la que he pasado por todo tipo de situaciones, de sensaciones; porque hemos llorado, hemos reído, hemos sufrido en épocas de exámenes, porque nos hemos mandado mil papelitos durante las clases, porque a hemos novillos, porque … son muchos los porqués , pero el más importante: porque se dejará atrás un largo período de nuestra vida, en el que nos han ayudado a formarnos tanto académica, como personalmente, y empezará otro totalmente nuevo. Pero esto no sólo se recordará como un simple período más en la vida de una persona, no, se recordará con un cúmulo de recuerdos agolpados en mi mente y seguramente en la de todos mis compañeros que han pasado por el Joaquín Costa. Marta Ruiz

Hoy, a pocas semanas para salir de este instituto, recopilo lo que, en líneas generales, ha marcado mi paso por aquí. Coincidiremos todos, que aquel día en el que entramos en el hall por primera vez fue inolvidable, que aquel día en el que vimos el festival de navidad por primera vez fue emocionante, pero el día en el que entendí que dentro de este instituto había encontrado verdaderos amigos fue realmente gratificante. Sí, es cierto que no ha sido todo un camino de rosas, pero considero que hemos sabido, siempre juntos, salvar los obstáculos para, finalmente, ser reconocidos. Una vez superada esta etapa, me toca enfrentarme a una nueva en la cual espero hacer uso de lo aprendido, dando gracias siempre a los que habéis sido durante seis años parte de mí. Beatriz Valios

24

Mi paso por el instituto ha sido… No sé cómo explicarlo, pero creo que se asemejaría a una montaña rusa: hay momentos en los que lo pasas bien, otros no tan bien, tienes momentos arriba y momentos abajo, la estancia se te hace eterna… Pero, al final, sales por la misma puerta por la que has entrado y ves cómo una etapa de tu vida ha pasado rápidamente. Patricia Irigoyen

Hoy me paro, vuelvo la vista atrás y mil recuerdos y sensaciones recorren mi cuerpo. La causa de tal emoción es el paso del tiempo, recuerdo como si fuera ayer el momento en el que cruce por primera vez la puerta de este instituto y me dije a mi misma “tu futuro comienza aquí”. De este modo pasaban los días, los meses, los años y los lazos afectivos con profesores y compañeros se afianzaban y a día de hoy puedo decir con total seguridad que he conocido a gente extraordinaria, a gente humana, gente de verdad, con los que he madurado durante seis intensos años, con los que he comprendido que levantarme cada mañana a las 8:00 es sinónimo de superación, prosperidad y constancia. Para mi hace mucho tiempo que asistir a clase dejo de significar el mero hecho de aprender y formarme para el futuro. Y hoy cruzo por ultima vez con cierta melancolía la misma puerta que hace seis años cruce siendo una niña para emprender mi camino como universitaria.

Mi nombre es Alejandra Briz Gimeno y yo también he sido, soy y seré alumna del IES Joaquín Costa. Alejandra Briz Gimeno

Parece que nunca va a llegar el día en el que seis años después de entrar en el instituto tienes que abandonar el centro en el que estudiaste, viviste momentos inolvidables, echaste risas, y sobre todo hiciste buenas relaciones. Pero después de todo este periodo toca el momento de irse y empezar un nuevo camino: “Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar “. Davinia Tremps


todo un símbolo a la entrada El mural que se refleja en la imagen ha pasado a ser, desde su creación, todo un referente del Instituto por la potencia de su grafismo y la fuerte carga simbólica que transmiten sus imágenes. Concebida la idea por el profesor de Educación Plástica Jesús Baquero, el mural se llevó a cabo durante el curso 19992000 por los alumnos de 4º curso de ESO de aquel entonces.

Presenta unas dimensiones de 5,5 x 2,05 metros, sobre soporte de madera y realizado en pintura plástica. En su realización se han utilizado ex-

clusivamente los tres colores primarios más el blanco y el negro. Un homenaje a las Bellas Artes

El mural parte de la idea iconográfica de la manipulación de imágenes míticas en la historia de las Bellas Artes, hasta la aparición de las vanguardias artísticas. No se trata de imágenes amontonadas arbitrariamente, sino que cada una de ellas aparece en su sitio, con sentido y significado concretos. No obstante, la idea es que el mural tenga tantas interpretaciones o significados como espectadores.

cartabón – por la plomada, el Partenón y la columna jónica.

El dibujo se representa con el estudio técnico de la voluta jónica que sale de la mano de Dios y de la paleta de Mirón e, igualmente, con el desnudo juvenil que Rubens muestra de espaldas al espectador en su estudio para Las Tres Gracias del Prado.

• La escultura está representada por dos torsos griegos: una réplica de la Venus del Esquilo (s. V a. C.) y por el conocido Discóbolo de Mirón (450 a. C.)

• La música se muestra en los mil colores del arco iris que cubren el pentagrama en volviendo una parte de la obra, en la que el color no podía faltar. Las notas corresponden a la sintonía del Himno a la libertad.

• Por último, la pintura, al margen de los utensilios tradicionales del pintor, se ve representada por dos grandes genios: Picasso y Goya. Solo ellos fueron capaces de plasmar con el pincel dos hechos trágicos de nuestra historia: los fusilamientos de la Moncloa y el drama de Guernica, como símbolos eternos del rechazo a la violencia de cualquier signo.

Por lo demás, el mural intenta reflejar el amplio, subjetivo y emocional campo de las Bella Artes: • La arquitectura está representada por las plantillas básicas destinadas a la realización de los proyectos arquitectónicos – escuadra y

25


a propósito de joaquín costa Nuestro centro lleva el nombre de una de las figuras señeras de la cultura española, el montisonense Joaquín Costa. (1846-1911) Siendo un pensador multifacético por el amplio abanico de temas que trata en su obra, no es extraño que un centro de enseñanza honre el nombre del pensador aragonés, pues, quizá su mayor preocupación giró en torno a la educación como motor de regeneración.

Su vida misma esta ligada al mundo educativo desde sus inicios como profesor de la Universidad Central, cargo al que renuncia para unirse al ilusionante proyecto de la Institución Libre de Enseñanza (I.L.E.), dirigida por Giner de los Ríos. Ningún otro centro educativo como la Institución casa mejor con las ideas de Costa respecto a la educación. Como reacción intelectual al clima de desánimo provocado por la pérdida de influencia de España tras la pérdida de los últimos territorios coloniales, el Regeneracionismo en general y Costa en particular, presenta un programa de recuperación y renovación que comprende medidas económicas, políticas y sociales para sacar al país de su estado de prestación. Frente a una España anclada en las nostalgias de una grandeza perdida, esa España del Cid a cuyo sepulcro había que “echar doble llave”, Costa propone una España en a que lo prioritario sea “la escuela y la despensa”; es decir, un país en el que los recursos fueran racionalmente ordenados y

convenientemente explotados, gracias a un potencial intelectual que debía trabajarse desde la escuela. Por eso, nuestro pensador se muestra crítico con una escuela insuficiente, mal implantada en el territorio nacional y anclada en métodos pedagógicos poco eficaces. En este sentido, la Institución Libre de Enseñanza, con la que colaboro activamente, suponía el contrapunto del modelo educativo que desagradaba a Joaquín Costa. Sin duda, una pedagogía integral basada en una sólida preparación intelectual como base en la que sustentar la creación de futuros especialistas en las diversas ramas del saber, tal y como proponía la Institución, era un modelo en que Costa podía ver reflejado su pensamiento.

Incansable, pertinaz, vehemente en sus actividades intelectuales y políticas hasta el punto de ser conocido como El León de Graus, Joaquín Costa merece el reconocimiento que le tributan los centros que llevan su nombre, y como no, el I.E.S. de Cariñena. En una época como la actual, también abatida por el desánimo provocado por la crisis económica, quizá deberíamos volcarnos en el estudio de las propuestas de Costa y encontrar en la regeneración, a través de la educación, la solución a nuestros males. Reconocer que El León de Graus fue uno de los grandes, sería un inicio. Borja Castillo Pintanel 1ºBto. B

SENDERO JOAQUIN COSTA

Monzón

(37 km de camino y pistas entre Monzón y Estada) Acequia de San Sebastián

Sifón sobre el río Sosa (gran obra del canal)

Almunia de San Juan Colonias de la Gesas

ESTADA Merendero del Batán

Atravesar soto dejando atrás canales menores

Altozano de Valfría

Lidia Calatayud y Esther Julián 26


a propósito de joaquín costa

Misión social de los riegos en España

“Acrecentar el bienestar individual aumentando la producción y disminuyendo el trabajo”

2.- Estrechar el área destinada al cultivo cereal.

1.- Armonizar los intereses de la ganadería con los de la agricultura. 3.- Introducir piscicultura más barata que la ganadería terrestre.

4.- Desarrollar árboles frutales.

6.- Poner al alcance de todos el cultivo de huerta. “al año tuerto, el huerto”.

5.- Repoblación forestal de nuestras montañas. 7.- Facilitar el establecimiento del crédito agrícola.

8.- Contener la emigración a países extraños.

9.- Trasformar en parte viva el territorio nacional (estepas y margales salíferos). El pensamiento de Joaquín Costa

Marta Lorente Mª Pilar Lorente Isabel García 1º Bto A

• Regad los campos, si queréis dejar rastro de vuestro paso por el poder. (A los partidos políticos) • La sequedad trae consigo, como un corolario fatal, la esterilidad y la muerte.

• El papel benéfico que tendrá en España la irrigación bien dirigida bajo la dirección de un Estado que fuera favorable al pueblo. • Lo que hay que darle al pueblo es Escuela y Despensa y siete llaves para el sepulcro del Cid.

• Jóvenes! Amad el trabajo y el estudio, porque son bienes que jamás se agotan; amadles, porque son amigos inseparables que en la fortuna como en la desgracia, irán siempre a vuestro lado, y derramarán sobre vuestro corazón el bálsamo de la felicidad, de la alegría y del consuelo; ¡ay de aquél que desprecie mis consejos, qué amargas lágrimas de desconsuelo derramará a su recuerdo, pero cuando sea demasiado tarde!

Nastia Tymkul, TamaraCastel, Noemí Cortes, Isabel Ansón 27


la voz de los padres A lo largo de los 40 años de vida del Instituto, han sido unos cuantos los padres que han asumido la responsabilidad de presidir la Asociación de Padres de Alumnos. Todos ellos, junto con sus respectivas juntas, han buscado lo mejor para el Centro. Les han tocado momentos y situaciones de todo tipo, bien por los avatares de los cambios políticos, bien por las dificultades económicas en algunos momentos. Han debido lidiar con las distintas administraciones para conseguir ayudas, exponer sus quejas ante quien correspondiese… pero siempre con absoluta entrega para tratar de conseguir una enseñanza mejor para sus hijos. Algunas de estas personas nos dejan plasmado el recuerdo de su paso por este cargo.

Desempeñé el cargo de Presidente de la A.P.A. entre 1985 y 1990, dado que mis hijos pequeños (César y Carlos) cursaban entonces ahí sus estudios.

Dentro de mis funciones, traté de colaborar con profesorado y padres. En aquellos años, los terrenos adjuntos al Instituto eran bastante desérticos, por lo que se procedió como primera medida, para darle otra imagen, a la plantación de diferentes variedades de plantas: adelfas (nereumoleanden), cipreses (cupresus), litonero (plunus pardos), pino carrasco (pinus alepensis), pino piñonero (pinus pinea), prunus (domesticas) y salix sauce (babylonica).Fue posible gracias a la donación del Servicio Forestal de Cariñena y la colaboración de profeso-

res, padres y alumnos.

También se realizó una exposición de esculturas en piedra de Calatorao, por el artista Sr. Langarita que, desinteresadamente, prestó sus obras por unos días para ser expuestas en el Salón de Actos.

Guardo gratos recuerdos de aquella época:el director Luis Mayoral, profesores como Pilar Guillén, Reme Fernández, Pepita Giménez, Magallón, etc.; a los miembros de la junta:Carmen Samper de Aguarón, Aliaga de Muel, Cortés de Longares, Higueras y Conrado de Paniza, todos, cada uno en sus funciones, tratamos de que el funcionamiento fuera normal para alcanzar todos juntos las metas que nos habíamos propuesto. Fue para mí una experiencia difícil de olvidar a pesar del tiempo transcurrido. Manuel Loshuertos Romero

Esquema de las primeras rutas de autobuses

28


la voz de los padres

Para comenzar, diré que cuando nos propusieron ser de APA, Isabel y Mari Feli, al principio dudamos, pero pensamos que alguien tiene que ser y debo reconocer que ser del APA del Instituto de Cariñena, no es mucho trabajo, lo que pasa que a este grupo que estamos ahora nos ha llegado el momento de retirarnos ¿por qué? Pues porque llevamos, creo que si no me equivoco 5 años, incluso hay personas que más y es hora de que pasen a formar parte de ella gente nueva, nuevas ideas.Además, lo que siempre decimos es que es para nuestros hijos, que en esta asociación no se discrimina a nadie, que todo lo hacemos para todos. De las excursiones que se hacen, el APA paga el 20 %, para el curso de 3º, a los niños viene una persona especializada en educación sexual, para los padres nos da charlas (en la última reunión estábamos 12 personas), en los viajes de estudios también ponemos nuestro granito de arena y a Estrella, le damos un dinero aunque nunca sea suficiente en comparación al trabajo que hace,para que no se pierda, y en todo lo que podemos ayudar económicamente pues lo hacemos. El año pasado pedimos una beca, para que una persona empezase a organizar la Biblioteca del Instituto…etc.

Bueno y ahora decir que hemos estado buscando gente y nadie quiere hacerse cargo de la asociación, hay gente que se tiene que ir porque al año que viene su hijo ya no está, luego hay otro problema que es que cuando nosotros empezamos había un representante de cada pueblo, ahora hay de pueblos que no tenéis representante, por ejemplo de Aguaron, de Paniza, de Muel, no sé, es interesante que cuando uno de un pueblo se va, deje otro en su lugar.

En las reuniones, puedo decir que me da vergüenza ajena, estamos como máximo 25 personas contando que 12 somos de la asociación. Espero que reflexionéis y si no hay nadie el día de la reunión para coger el relevo empezaremos por los primeros de la lista o a sorteo como lo decidamos.

Para terminar y haciendo alusión a los 40 años, debo decir y reconocer que mis recuerdos del instituto son como poco, fantásticos. Es ley de vida unos entran y otros se van pero en definitiva todos los que estuvimos en este instituto partimos del mismo punto, podríamos decir que tenemos esas raíces comunes que aun hoy recordamos con nostalgia y agradecimiento. Dorita Gimeno Me tocó presidir la Asociación en los primeros años 90. El periodo puedo calificarlo como de luces y sombras. Por una parte, me pillaron de lleno todas las obras de ampliación del Instituto, lo que constituyó una mejora importante y supuso una millonaria inversión. Por la otra parte, tuvimos que lidiar con la falta de espacio para la práctica de la actividad deportiva y atender quejas de los padres hacia alguna profesora, que requirieron la intervención de la Dirección Provincial.

En general, a pesar de ser época de cambios y cierta convulsión, creo que las mejoras fueron interesantes para la localidad y comarca. José Luis Mainar 29


el instituto va de vinos... La oferta educativa del Instituto, que ya se había incrementado con la presencia con carácter experimental de la Educación Secundaria, se vio completada por la Formación Profesional específica. En el BOE del 26 de marzo de 1996 aparece publicada la Orden de 15 de marzo por la que se autoriza al IES para impartir el Ciclo Superior de Enotecnia. En consecuencia, el curso 1996/97 inicia su andadura.

Justo un año después, cuando aún no ha concluido el curso, la Orden de 10 de abril de 1997 (BOE del 2 de mayo), retira la autorización para impartir el Ciclo de Enotecnia y autoriza el de Industria Alimentaria. Esto significa que la titulación de esa primera promoción no será Técnico Superior en Enotecnia, sino Técnico Superior en Industria Alimentaria; algo que retrae al alumnado. Este mismo año se oferta un Ciclo de Grado Medio de Elaboración de vinos y otras bebidas.

Al curso siguiente, 1997/98, finalizan sus estudios de Ciclo 14 alumnos de los 30 que habían empezado. A partir de aquí hay un periodo en que la oferta del IES no se ve cubierta por matrícula de alumnado, siendo que además se ofertaba la Garantía Social (Operario viticultor) además de los ciclos. No será hasta el curso 2002/03 en que vuelva a haber matrícula para los grados Medio (21 alumnos) y Superior (18 alumnos). Previamente, el curso anterior,

30

un profesor había sido nombrado para que estableciese contactos con bodegas, Consejo Regulador, etc. a fin de allanar la puesta en marcha. Esto había sido posible a través de un convenio firmado entre la Dirección General de Formación Profesional, el Ayuntamiento y el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Cariñena, por el que cada institución adoptaba una serie de compromisos. El convenio se firmó en Cariñena el 17 de abril de 2002. A partir de entonces, con mayor o menor número de alumnos, los estudios han continuado ininterrumpidamente. El ciclo de Grado Superior ha pasado a denominarse de Vitivinicultura y el de Grado Medio lo será de Elaboración de bebidas alcohólicas y aceites, a partir del curso próximo.


y de quesos A lo largo de todos estos años, las actividades llevadas a cabo han sido múltiples. Sin pormenorizar, nos remitimos a la más reciente.

Los alumnos de los ciclos formativos de Grado Medio y Superior de Vitivinicultura han participado este pasado mes de abril en la 1ª sesión de cata-maridaje de quesos y vinos del curso 2009-2010. Fueron los profesores de Vitivinicultura los que prepararon la catamaridaje, ayudados de algunos de los alumnos con experiencia en cocina y restauración.

Se apostó, tanto en los quesos como en los vinos, por maridajes originales e innovadores, dejando atrás la típica pareja de tinto crianza con queso curado manchego. La primera parte de la actividad consistió en mostrar con diapositivas cómo se elabora el queso, qué tipos de queso existen, los diferentes tipos de corte de queso, cómo se degusta. A continuación se realizó una cata de los vinos seleccionados para terminar con el maridaje propiamente dicho. Cada alumno disponía de una tabla con 5 tipos de quesos y 5 copas de diferentes vinos.

Los diferentes quesos y vinos comenzaron a impregnar la

clase de olores, sabores y colores.

Se empezó con el maridaje más suave, un queso fresco de vaca y un vino rosado (Viñas de Miedes); seguido de queso Camembert maridado con un vino oloroso seco Alfonso, de Jerez. Pasamos a sabores más fuertes, el queso curado Idiazabal se unió al cava Freixenet Brut Barroco; y el queso azul Roquefort a un vino blanco Tokaji Chateau Ladiva. Acabamos fundiendo en el rustidor el queso Provolone, aderezándolo con hierbas y uniéndolo a un vino blanco Sauvignon Blanc Marqués de Riscal.

31


pioneros... Preguntamos a nuestros pioneros:

• ¿De qué manera se vivió en tu pueblo la puesta en marcha del Instituto? ¿Qué supuso para ti? • ¿Cuántos alumnos del pueblo asistíais? ¿Cómo os desplazabais? • Anécdota o recuerdo de tu paso por el Instituto.

Mª GLORIA GARCÍA. PANIZA

1.- La noticia de la apertura de un Instituto se acogió con alegría porque suponía la posibilidad de estudiar en casa. Fue un avance en esos tiempos en que la educación no estaba generalizada para todos.

2.- De Paniza bajábamos 60 alumnos en dos autobuses. Cuando se llenaba un autobús, los que quedábamos pasábamos a completar el autobús que bajaba de Aladrén y Vistabella. Recuerdo que teníamos que abonar la cuota mensual en el Banco Central de Cariñena.

3.-Mi recuerdo es positivo en general: coViaje de estudios, Biarritz 1969 nocí gente de otros pueblos, hice buenas amistades que aún conservo… La novedad fue ANTONIA. VILLANUEVA DE HUERVA tener un profesor para cada materia. Vaya para 1.- Fue una novedad, tuve que hacer una prueba de todos ellos mi agradecimiento. acceso porque tenía 11 años. Hasta entonces se estudiaba por libre.

2.- Al principio no había transporte, por lo que mi madre escribió al Gobernador. Tiempo después pusieron un autobús pero había que pagarlo. De mi pueblo bajábamos bastantes, no recuerdo el número exacto. 3- Recuerdo el uniforme que llevábamos todos para hacer Educación Física y el fumar a escondidas en los baños.

ANGELINES ARNAL. ALFAMÉN

Viaje de estudios Andalucía, 1973

JULIO CEBRIÁN. COSUENDA

1.- Los primeros cursos una gran novedad, luego ya se asumía. Supuso un gran cambio a nivel personal y el conocimiento de nuevas personas. 2.- 9 alumnos de diversos cursos en autobús.

3.- Recuerdo especialmente las comidas en el Instituto. Antonio y Ana nos cuidaban como hijos. 32

1.- Los padres de entonces no tenían tanto interés en que estudiásemos, sobre todo las chicas. Creo que no fue tan importante como debería haber sido. Personalmente no supe aprovechar la ocasión que se me daba. 2.- No recuerdo cuántos, pero unos 20 o algo más. Nos desplazábamos en autobús desde el primer día.

3.- No había comedor y la jornada era de mañana y tarde, comíamos por el parque bocadillos que traíamos de casa. Tampoco había cafetería, algunos comían en la fonda del pueblo.


ANGELINES MAZAS. MUEL

de bocata y autobús

1.- En Muel había por entonces una Academia que los padres costeaban. La puesta en marcha del Instituto supuso para muchos una salida sin coste para muchos padres. Supuso un cambio a mejor, el curso anterior tuve que examinarme en Zaragoza por libre y jugármelo todo a un examen. 2.- No recuerdo número exacto, fuimos unos 15 alumnos que los siguientes cursos fueron aumentando. Nos desplazábamos en autobús y había clases mañana y tarde, creo recordar que desde las 9 a las 5 de la tarde

3.- Nos llevábamos la comida de casa. El curso siguiente ya funcionó el comedor. Llegábamos con mucha antelación y jugábamos hasta el comienzo. La Gimnasia la hacíamos por separado las chicas con profesora y los chicos con profesor. LUIS SERRANO. LONGARES

1.- En Longares que se pudiera ir a Cariñena a estudiar el bachillerato se vivió como una revolución , en el buen sentido de la palabra, ya que hasta entonces los que querían (y podían) estudiar tenían que irse a Zaragoza con lo que acarreaba de gaítos de estancias y demás. A mí ya me pilló con 14 años, terminaba con 20 y Viaje de estudios Sevilla 1977 luego estaba "la mili"´, pero aún así mis pacomedor y nos llevábamos la comida de casa (bodres y hermanos decidieron que fuera a Cariñena y cadillo para almorzar y bocadillo para comer) luego así lo hice (yo con 14 años poco podía opinar). Fue ya pusieron comedor y el que quería ya podía haun cambio radical en mi vida, pues pase de la es- cerlo en el citado comedor. Recuerdo que lo llevaba cuela a Instituto con lo que eso suponía. De clases "Antonio" y su mujer. Buena persona Antonio (en de solo chicos a clases aquellos años para mi, Don). mixtas. De convivir con Una anécdota que siemlos de tu pueblo a hacerlo pre cuento fue en clase de con chicos y chicas de ciencias cuando la profesora todos los pueblos de alresacó a la pizarra a Francisco dedor. Javier Vicente Juan (nos2.- De Longares íbamos otros le llamábamos cuatro creo unos 15 más o nombres) creo que era de menos. Íbamos en autoCodos (ya no lo he visto bús que nos recogía a los más y mira que me gustaría) de Longares y luego íbay allí estaba preguntándole. mos a Alfamen, Almona- Grupo 3º de BUP Letras, 1979/80 Tenía esta profesora la coscid, Cosuenda y Aguaron, recogiendo alumnos tumbre de decir " y que mas", seguías con la lechasta llegar a Cariñena. Luego por la tarde el reco- ción y ella "y que mas" y va este y le dice: ”no rrido era al revés así que nos tocaba madrugar y por quemo no, estoy que ardo" en la clase nos partila tarde llegábamos los últimos a casa. mos de risa, aunque a él le costo un castigo. 3.- Anécdotas y recuerdos: al principio no había 33


de tal palo Bueno, tampoco había que preocuparse tanto, solamente teníamos que aguantar allí, si todo iba por buen camino, siete años, es decir, que nuestros pantalones y nuestros huesos iban a crecer a la vez, más o menos, en esos años, cuando salimos de allí, ya había muerto el "General", incluso ya vivíamos en otras casas; incluso yo tuve la suerte de que desde la mía se oía el timbre de entrada a clase, y se podían medir bien los tiempos para abandonar el confortable lecho y poder llegar al toque del silbato del Jefe de Estudios. En 1977, cuando abandonamos, con cierta nostalgia el Instituto, ya se celebraron las primeras elecciones democráticas y Víctor Muñoz, ya era jugador del R. Zaragoza, nosotros no, nos conformamos con compartir algunos partidos con él en la liga Juvenil de Zaragoza, cuando jugábamos en el Salvador, los sueños no se cumplían del todo, como casi siempre en la vida. Pero en estos años pasaron algunas cosas, o por lo menos, yo creo que sucedieron, que nos marcaron, posiblemente, para siempre. El comienzo, como era previsible, fue traumático, había que hacerse un lugar en esa pequeña selva, que intentaban manejar con mano de hierro, desde una disciplina autoritaria, férrea, acompasada con buen ritmo por los padres, la visualización de todo esto era la tarjeta de puntos que teníamos cada uno de los alumnos, no sé si estaría inspirada en Dachau o Mauthausen, de la cual nos quitaban puntos, según la gravedad de la falta o delito, y cuando habías perdido determinados puntos te expulsaban, yo creo que sin tramitación de expediente, pero la memoria, a veces, flaquea. Pero había cosas positivas, nos enseñaron urbanismo, cuando nuestros profesores llegaban a clase todos nos poníamos en pie, casi en una posición militar de firmes, si era la directora, casi era una posición de erección, quizá el término medio hubiese sido lo ideal en la educación, ni aquello, ni esto. A pesar del régimen cuartelero, cuando ya España había abandonado el racionamiento y la autarquía, en este centro estaban ocurriendo cosas interesantes. Por supuesto debemos agradecer a algunos profesores lo que sabemos, o mejor lo que somos, puesto que algunos sin darse cuenta, como siempre, nos enseñaron lo que eran y no sólo lo que 34

sabían, y eso era lo importante; algunos somos profesores por ellos, empezamos a pensar por ellos, a leer determinadas cosas por ellos, y a casi empezar a entender la vida por ellos. En nuestras casas las habitaciones no eran muy grandes y tampoco las ideas y la interpretación de la vida, que coincidía, cuasi perfectamente, con la de esa sociedad empavonada de miedo y de nacionalcatolicismo. Sin embargo, en nuestro instituto, las ventanas estaban más abiertas y se oteaba un horizonte más amplio, más abierto, y, posiblemente, para algunos más lejano.

Fuimos trabando importantes y duraderas amistades, era el inicio del germen de la comarca como identidad, los chicos y chicas de los pueblos íbamos a convivir día tras día, años, tras año, y las reticencias entre los pueblos, bien se podrían difuminar, incluso desaparecer, hasta posiblemente familias se formarían a través de estas relaciones. Nuestro pelo fue creciendo, al albur de las modas de esos críticos años 70, también nuestros pantalones de campana, aunque al final de la década se imponían los pitillos y las faldas eran diversas, aunque nunca desapareció la minifalda, pero también iba creciendo nuestra cultura, nuestra hambre de conocimiento, fuimos conociendo a Marx, Bakunin, Althusser, Godelier, Kági, Tezanos, Guerra, Paramio, Tuñón de Lara, Marta Harnecker , Rosa Luxemburgo, Cervantes, Cioran, Joyce, Homero, etc., algunos profesores de filosofía y de historia nos dejaban los libros, algunos clandestinos, que devorábamos en nuestros ratos libres. Sufrimos algún revés en nuestro avance intelectual, pues en las clases de religión y de la formación del espíritu nacional las cosas eran en blanco y negro, tuvimos que soportar, estoicamente la exposición de teorías grotescas, como la negación de la evolución de Darwin, ya lo habíamos leído, y los defendimos en clase con toda la dignidad posible, eso nos supuso la expulsión indefinida de clase, en fin eran buenos tiempos para el debate. No mejoraba mucho el clima en las clases de "política", transcurrían, en esas tediosas clases de la tarde, las leyes fundamentales del régimen, desde el Fuero de los Españoles, pasando por la de Sucesión o de Referéndum, con una metodología del movimiento, ya que el profesor no se movía, ni siquiera en las clases de "gimnasia" y tan sólo leía; ya muerto el "General", pre-


de tal palo tendía seguir examinándonos de esta colección de leyes, antes citada, y aquí se dio el primer acto de rebelión, en este centro, luego vendrían otros, los alumnos de C.O.U., en bloque, nos negamos a hacer exámenes, y en una clase nos pusimos en pie, en una protesta airada, que parece que convenció a nuestro profesor y ya no hicimos más exámenes de "política". También conocimos el amor, por lo menos el platónico, en estos años de la adolescencia, cuando tu inteligencia emocional se está definiendo, y las hormonas le ayudan poco a regula rizarse. Tampoco nos ayudaron mucho las clases separadas de chicos y chicas, pues hasta la muerte de Franco no se permitió la coeducación en Cariñena, y, por supuesto, esto no llevó a unas relaciones anómalas con las compañeras durante estos años, y en los cursos finales, ya que era muy difícil considerar como a una compañera a personas de las que nos habían mantenido separados durante años. También practicamos algunas gamberradas, pero esto no sería muy correcto políticamente en estos momentos pararnos en detalles, quizá en otro momento; una de las experiencias perdurables, en nuestra memoria, fue el viaje a Italia en los años 70, cuando en España no existían ninguno de los derechos democráticos, y tampoco, por supuesto, la libertad de prensa, a pesar de la ley de 1966. Sin embargo, en esos países si que existía, incluso se podían comprar revistas pornográficas en los Kioscos; ese día nadie quiso pasear demasiado tiempo por la primera ciudad que visitamos, que fue Montpellier.

ausencia de libertad, y que lo máximo que había hecho por nosotros era darnos un día festivo cuando falleció, anunciado por Arias Navarro, no podría ser tan malo lo que viniese después.

En fin, después de siete años, trufados de recuerdos, amistades, saberes y cariño, algunos compañeros se quedaron en el camino, otros nos íbamos a la Universidad, después de haber pasado interminables filtros, ya que la sociedad española debía modernizarse y necesitaba un gran equipo de cuadros medios, formados por los hijos de los trabajadores, seleccionados previamente. En todo caso sirvan esta líneas de homenaje a mis compañeros, a mis profesores, al personal de servicio y, a pesar de todo, a los que hicieron posible que este instituto se ubicase aquí, mi más sincero agradecimiento, y, para acabar una duda, no sé porqué le pusieron Joaquín Costa a este centro que tampoco tuvo que ver con él. Se llame como se llame, ésta ha sido mi casa durante estos años, sigue siendo en este momento, ya que mi ilusión era ejercer la docencia en este centro, y espero que siga siendo muchos años, yo creo que siempre será, aun cuando ya no imparta mis clases o nuestro tiempo haya pasado. Gregorio Briz

Empezamos en un centro con régimen disciplinario muy duro, pero con la evolución social y política, a pesar de que el sector inmovilista con Carrero Blanco a la cabeza, se estaba imponiendo en el régimen, las cosas fueron cambiando, y del pánico de los primeros días, y los miedos de los primeros años, pasamos a representar a nuestros compañeros en el Consejo de Dirección, fuimos movilizando a los despolitizados y mediatizados, por los tiempos, compañeros, incluso convocamos alguna huelga en el centro, en todo caso íbamos eligiendo el papel en el teatro de la vida que nos iba a tocar vivir, como había sucedido en la obra que hicimos para ganar dinero para el viaje de estudios: "Francisco Alegre y olé", organizamos charlas sobre la transición, donde personalidades políticas actuales vinieron a este centro a contarnos que iba pasar, y, además luego comprobamos que ciertamente pasó; nosotros lo recibíamos con la ingenuidad de que se podía cambiar el mundo, de vivir de otra manera, pero las autoridades de aquel entonces no lo entendieron así, y tuvimos diversos y desagradables problemas, ya que el régimen se resistía a desaparecer. Nosotros pensábamos, que alguien que había mantenido un país en una situación de miedo y de Viaje a Italia (Quién te viera y quién te ve) 35


curiosidades de archivo En el rastreo que se ha hecho de lo que nuestro archivo conserva de los primeros años de funcionamiento del Instituto, nos hemos encontrado con documentos de todo tipo. Unos nos han llamado la atención por lo entrañables, otros por lo reivindicativos, algunos por el redactado propio del momento y varios por su carácter curioso.

A continuación aparece una selección de los que nos han llamado la atención por tratarse de documentos singulares. Calendario escolar 71/72

¡¡Cuidado con las tramas!!

Precio de los libros

dios e estu d e j a i ara v tivo p c e l o c porte Pasa

36


curiosidades de archivo

Gesti贸n del transporte Ayuntamiento-Agrada

Proyecto de Reglamento de R茅gimen Interno

Co ntr ato con Ibe rca ja

37


cambios de imagen La apariencia física del Instituto también ha experimentado diversos cambios a lo largo de sus 40 años de vida. Estos cambios han obedecido en alguna ocasión a subsanar las deficiencias evidentes que el paso del tiempo había ocasionado. En otras circunstancias se ha tratado de obras de ampliación, necesarias para acoger mayor número de alumnos o adaptarse a lo que las distintas leyes educativas marcaban en materia de espacios y equipamientos. Siguiendo el orden cronológico, estas han sido las distintas reformas que se han producido:

La secretaría debe desplazarse casi todo el curso al colegio de EGB Santo Cristo de Santiago.

• En 1996 se acondiciona como bodega la parte que en su momento fue comedor, para poder acoger la implantación del Ciclo Superior de la familia de Industria Alimentaria. • En febrero de 1997 se pone en marcha mediante concurso de adjudicación la cafetería del Instituto, dado que los alumnos de 1º y 2º de ESO no tienen autorizada la salida durante los recreos. Sigue funcionando en la actualidad con la primera adjudicataria, Pilar Bernal.

• Durante el verano de 1981 se acomete la primera reforma, consistente en la ampliación • La última reforma (afectó al actual salón de Ampliación de 1990 para la ESO se produce durante el actos e igual espacio en el otro pabellón) y repara- curso 2003/04; en ella se invierten cerca de 600.000 ción de calefacción, fontanería y ventanas. €, bajando los techos, sustituyendo los ventanales • El verano de 1990 se inician obras de ampliación que se desarrollarán durante el curso 1990/91, para acondicionar al Instituto como centro de 22 unidades más aulas taller, según reza el proyecto.

Vestuarios construidos en la última reforma de 2003

38

de hierro por aluminio, cambiando la red eléctrica de los dos pabellones antiguos, saneando gimnasio, eliminando aseos y vestuarios anexos y construyendo los nuevos fuera, en un nuevo edificio.


invitación a la lectura

Son muchos los escritores que a lo largo de estos años han visitado nuestro instituto. Tanto alumnos como profesores escuchamos atentos sus puntos de vista sobre diversos temas, les preguntamos sobre sus libros, sobre su vida (hubo más de alguna pregunta indiscreta)... pero sobre todo disfrutamos con ellos de momentos verdaderamente enriquecedores, momentos gratificantes y que para todos quedarán en la memoria...

Algunos de ellos vinieron invitados por las editoriales o en su mayoría mediante el programa, en el cual aún continuamos inmersos, Invitación a la lectura. Los escritores que desde el curso 99-00 nos acompañaron son los siguientes: Concha López Narváez, Joan Manuel Gisbert, Jose María Latorre, Ignacio Martínez de Pisón, Javier Tomeo, Marina Mayoral, Ana María Navales, José María Merino, Julio Llamazares, Angeles de Irisarri, Felix Teira, Clara Obligado, Luis del Val, Ana Alcolea, Luis Mateo Díez o en este curso: Javier Gracia, Lorenzo Silva o Fernando Lalana. También disfrutamos en dos ocasiones de la Cuentacuentos argentina Ana Padovani. A todos y a cada uno se ellos les expresamos nuestro recuerdo y gratitud por los inolvidables momentos que nos han permitido vivir.

39


mutis por el foro A lo largo de los años de vida del Instituto, han sido muchos los alumnos que han participado en la representación de obras teatrales; generalmente para obtener fondos para los viajes de estudios. Dos grandes impulsores de esta actividad, Roberto Peña y Estrella Gutiérrez, cuentan para vosotros su experiencia. Lamen tablemente el problema de espacio a la hora de cerrar la maquetación hace que solo incluyamos el inicio de sus escritos. En la versión digital que aparecerá en nuestra página web podréis leer los artículos al completo.

Son ya 12 los años que lleva funcionando el taller de teatro de 1º de Bachillerato en el IES Joaquín Costa de Cariñena. Lo que en su origen fue una idea poco menos que descabellada hoy es algo que forma parte de la vida cotidiana de la comarca, hasta el punto de que creo que si algún año dejara de llevarse a cabo, la gente lo echaría de menos. Trataré de comentar en estas líneas cuáles fueron sus orígenes, cuál ha sido su desarrollo y por qué creo que se trata de una actividad tan interesante.

Todo comenzó, como ya he dicho, hace 12 años. Corría el año 1998 (es decir, ¡estábamos en el siglo pasado!) y tanto yo como mi mujer, Laly, formábamos parte de la plantilla del IES Joaquín Costa. Ya desde el año anterior nos encontrábamos implicados en el asunto del viaje de estudios, pero nos parecía que se podían hacer otras cosas aparte de organizar fiestas o vender boletos de lotería. Cosas que tuvieran más que ver con lo que se supone que es un centro educativo. Así, entre otras ideas más o menos alocadas, a Laly se le ocurrió la posibilidad de montar una obra de teatro y llevarla de gira por la comarca, para recaudar fondos de cara a ese viaje (…)Ya desde el primer momento nos encontramos con lo que iba a ser la tónica habitual de todos los años: la mayoría de los participantes eran mujeres. Y ahí empezó la eterna lucha de todos los años: buscar obras con mayoría de personajes femeninos (cosa harto difícil, créanme) o, en su defecto, obras donde los personajes pudieran ser intercambiables sin mayor complicación (…) Roberto Peña

Mi inicio con el teatro del IES comenzó hace 10 años.Yo conocía a Laly y Roberto y el trabajo que hacían con los chavales del IES, y cuando me propusieron participar con ellos en el teatro del IES, no me lo pensé ¡allá que me embarqué! con ellos en esta loca aventura. Durante los primeros años participé con ellos como actriz principal haciendo divertidos papeles como el de la monjita de "Melocotón en almíbar", el cruel personaje de Clara Zakanasian y la avispada abuelita en "Nadie es inocente”, después de estos tres años Roberto y Laly se marchan a trabajar a Navarra y como él bien ha dicho llegamos a un acuerdo: yo sigo con el teatro como directora y él se compromete a mandarme las obras y adaptármelas, y así en mi cuarto año de teatro empiezo como directora del grupo de teatro del IES Joaquín Costa y hasta hoy aquí sigo embarcada en esta loca, divertida y tan tan gratificante aventura. Durante estos diez años que llevo en el teatro muchas son las anécdotas que podría contar, muchos los alumnos que han pasado por esta gran experiencia a los cuales tengo que decir que los guardo a todos como si de un tesoro se trataran, porque la huella que han dejado y dejan en mi corazón, esa no se borrará nunca, todos los años son especiales no podría nombrar uno antes que otro ya que todos han tenido sus problemas, sus anécdotas y sobretodo sus buenos raticos Estrella

40


...y algo más A lo largo de estos años el Instituto ha ido creciendo en alumnos, profesores, instalaciones, presupuestos. Previsiones de gastos que en el curso 1976/77 eran de 4 millones de pesetas, unos 24.000 euros, con un gasto extraordinario en inversiones de 2.450.000 pesetas; hasta un presupuesto actual de 143.000 euros. Dotaciones que se han ido utilizando en el centro con el mayor rigor y eficiencia y que han permitido a lo largo de estos 40 años cumplir con los objetivos. Detalle de contabilidad curso 1976/77 No tenemos constancia de actividad competitiva fuera de las actividades físicas propias de la asignatura de Gimnasia, posteriormente Educación Física.

Es probable que en algún momento se formase algún equipo para competir como es el caso de la fotografía que acompaña este comentario: en los 70 este equipo de voleibol (entonces balonvolea) participó en el Campeonato de Aragón, obteniendo finalmente el subcampeonato. El IES “ Joaquín Costa” tuvo una banda de música formada íntegramente por alumnos del centro. Aunque ya hace unos años que desapareció la vamos a recordar gracias a Luis Felipe García Gómez, que fue su director. En el centro había muchos alumnos que tocaban instrumentos en bandas de la comarca, por eso, la dirección decidió formar una propia con los propios alumnos. La banda del IES la formaban unos veinte o veinticinco alumnos de todos los cursos, desde los más pequeños hasta los mayores.

Los ensayos se realizaban en un aula junto al gimnasio, en el propio centro, una vez a la semana durante una hora . El momento elegido para practicar era una hora entre la comida

y las clases de la tarde.

Los alumnos tenían que llevar sus propios instrumentos, con los que tocaban en las bandas de los pueblos. En la del IES no se enseñaba música, porque todos ya sabían y se aprovechó para preparar un variado repertorio.

Luis Felipe recuerda ,entre las actividades realizadas, un intercambio con un IES de Buñol ( Valencia) , aprovechando la visita de los valencianos las dos bandas dieron un concierto en el IES Miguel Catalán de Zaragoza.

Aunque la banda solo duró un curso escolar la experiencia fue muy gratificante para el director y los chicos que la formaron. Damos las gracias a Luis Felipe García Gómez por su amabilidad y por sus recuerdos para este número especial de nuestra revista. 41


uno no es de piedra

¡AY, SI YO HABLARA…!

Como este número de nuestra revista es extraordinario y especial donde los haya, hemos intentado sacar unas palabras a un personaje también excepcional, testigo mudo (o casi) de buena parte de estos 40 años que han transcurrido. Se trata del orondo busto de D. Joaquín Costa que mata su tiempo arrinconado junto al equipo de música – a él no le afectan los decibelios – que se ubica sobre el escenario del salón de actos. Creemos sinceramente que nuestra incursión en su monótona existencia le ha venido bien, ha estado dicharachero, ocurrente y encantado de salir por momentos de su mutismo. -Sr. Costa, mucho busto. -El busto es mío.

-Permítanos decirle que está usted espléndido, que no pasan los años por su figura, que se mantiene tan juvenil siempre. -Muchas gracias.

-¿Algún secreto, quizá un pacto con el diablo, como el doctor Fausto?

-En realidad no hay ningún secreto: me basta aspirar el aroma de los bocadillos de esos alumnos que pasan por este salón. Ese chorizo pamplonica, el jamoncico de Teruel… No quiero seguir que se me arrasan los ojos y a mis años… -A lo largo del tiempo, habrá visto usted de todo desde esta privilegiada tribuna. Alguna anécdota que le haya dejado de piedra.

-Bueno, de piedra me ha dejado mi mala cabeza. Recuerdo, sin entrar en detalles, los apuros que pasan ciertos alumnos a la hora de manejarse con las chuletillas. Esas chicas que antaño cosían la chuleta en el interior de sus faldas plisadas… ¿Cómo iba el profesor a atreverse a realizar una prospección sobre el terreno de no estar muy seguro? Hasta a mí me provocaba cierto sonrojo y tenía que mirar al 42

techo, silbando para aparentar despreocupación. -¿Y en cuanto a los chicos?

-Ellos también se las han ingeniado como buenamente han podido a lo largo del tiempo. Creo que antiguamente se curraban - ¿se dice así? – más las chuletas; hoy, tanto ordenador, tanto Mp4, tanta monserga, no les deja tiempo para centrarse en preparar sus buenas chuletillas. Recuerdo, como si fuera hoy, el caso de algún alumno que, ante la amenaza de ser sorprendido por el profe in fraganti, se había comido tal cual la chuleta. A juzgar por la cara que le quedó, el sabor debía ser un poco ácido. -Ya que menciona las últimas tecnologías, será interesante saber su punto de vista acerca del cambio vivido en estos años.

-Sinceramente me quedo con el tocadiscos, el radiocassette y el proyector de diapositivas. Bajo este rostro pétreo hay un corazón romántico. Ahora lo paso fatal: esa luz intensa del cañón de vídeo cegándome de frente, esos tablet pc… Hasta los claustros de profesores se vienen a hacerlos aquí con el dichoso cañoncito. -Para terminar, algo que pueda contarse respecto de los profes.

-Pues como comprenderéis, he visto de todo: la mayoría han reído en los estupendos festivales que siempre han organizado los bachilleres, otros lo han pasado un pelín crudo para controlar a la chavalería, algunos han visto impasibles volar objetos escolares por las ventanas sin poder remediarlo… De todos, profesores, alumnos, padres, visitantes ocasionales, guardo un grato recuerdo. -Nos vemos a los 50.

-Hecho.


el menú del aniversario Nunca es fácil elegir un menú. Hacerlo supone asumir una responsabilidad de tamaño directamente proporcional al número de implicados en el asunto. En un banquete nos enfrentamos a los gustos de cientos de individuos, con sus manías, sus opiniones y sus “como en casa en ningún sitio”. Aunque pensándolo bien, en una cena sólo para dos, la elección también implica algunos riesgos… No es fácil, decía, elegir un menú. Y menos para una ocasión como ésta: celebrar el 40 aniversario de nuestro Instituto. En él tienen que convivir tradición y vanguardia, sabores dulces y amargos, frío y calor, el aquí y el allá. A pesar de todo, y ya que es mi oficio, me atrevo a proponer lo siguiente:

Raúl Ruiz es un reconocido cocinero y alumno del IES entre los años 1992-1996. Raúl se ha formado como cocinero de una manera un tanto peculiar. Estudió Hostelería en el IES Miralbueno. Tras pasar por Diagonal y Sagardi en Zaragoza, Zalacaín en Madrid o Irati en Barcelona fue a parar al proyecto ALCOTEC (Alta Cocina Tecnológica) en la Universidad de Zaragoza, como cocinero-investigador.. Tuvo la oportunidad de hacer un stage en The Fat Duck (el 2º mejor restaurante del mundo) y acabó por un tiempo en Lillas Pastia (Huesca). Ahora se ha montado su propio negocio como puede verse en la web “Técnicas de cocina”, donde se describe hacia donde está enfocado su negocio: la impartición de diferentes cursos, talleres, introducción, desarrollo e investigación en la nuevas técnicas culinarias y aseroría para todo aquel que lo requiera. Indispensable para toda empresa, escuela, restaurante o persona que quiera introducirse, avanzar y mejorar sus habilidades en este mundo gastronómico. Le agradecemos que sea él quien nos proponga su MENÚ DE ANIVERSARIO. Desde ahora y aquí, animamos a quien corresponda para que este sea el menú de celebración del 50 aniversario.

43


Entidades colaboradoras

Nº 3 Tinta de Mazuela  

Revista edcuactiva del IES Joaquin Costa Cariñena

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you