Page 1

TÉCNICAS DE ESTUDIO:

Una técnica de estudio es una herramienta para facilitar el estudio y mejorar sus logros. Requiere una actitud activa donde quien estudia asuma su protagonismo y supere la pasividad. Hay distintas técnicas de estudio. El principal problema que afecta a los estudiantes es la falta de método de estudio y de planificación. Respecto a la falta de método de estudio quiero decir que muchas veces el estudiante pasa muchas horas delante de los libros pero tiene la sensación de que son horas que le cunden muy poco. Esto puede ser porque carecen de un sistema eficaz de trabajo, o no saben como estudiar esa asignatura, son desorganizados o pierden mucho el tiempo. Predomina la cantidad de horas de estudio respecto la calidad del tiempo dedicado. Respecto a la falta de planificación es que no saben organizarse el tiempo disponible. Muchas veces cuando llega el examen tienen que ir con prisas o por no llevar la asignatura al día, o por ser conformistas, es decir, conformarse con sólo aprobar la asignatura y no sacar lo máximo posible. También el estudiante debe afrontar los estudios con optimismo y convicción, es decir, aunque algunas asignaturas resulten complicadas o muy complicadas no hay que rendirse sino esforzarse e intentar superarla. Esto será posible con una buena planificación y dedicación. El estudiante debe poner ilusión en lo que hace puesto que una persona motivada rinde más. El estudiante debe ser flexible, humilde y buen encajador, es decir, ante un suspenso no se puede hundir porque ya habrá más oportunidades. Un aspecto importante es saber que agobiarse no es malo siempre y cuando se cuente con tiempo suficiente para reaccionar. El problema es agobiarse demasiado tarde cuando ya no hay posibilidad de reaccionar.


El estudiante debe de asistir a clase con regularidad con el propósito de sacarle el mayor rendimiento. También le permite conocer los temas en los que incide más el profesor y así también el profesor el va conociendo y viceversa. Es conveniente sentarme en las primeras filas porque permite ver mejor la pizarra, oír mejor al profesor, distraernos menos y prestar más atención. A clase hay que llevar el material necesario para tomar apuntes, también leerse en casa lo que el profesor va a explicar al día siguiente para que en la explicación se puedan resolver las dudas y llevar los deberes hechos para también corregir las dudas y errores. Muy importante es cuidar el comportamiento en clase y revisar por la tarde todo lo que se ha visto por la mañana. Hay que comprobar si los apuntes están completos y si se comprenden y si el profesor envía deberes para posteriormente entregárselos, es conveniente realizarlos esa misma tarde porque están más recientes y así lo podemos hacer con más facilidad. Los errores que se suelen cometer a la hora de tomar apuntes son: copiar de forma literal todo lo que dice el profesor, no repasarlos después de clase o esa misma tarde y prescindir de tomar apuntes propios. La utilidad de los apuntes es tanto mayor cuánto más personales son. A la hora de tomar apuntes se debe tener en cuenta: llevar el material necesario, escuchar con atención al profesor, enumerar las hojas, cada tema debe empezar en un nuevo folio, dejar márgenes laterales amplios, poner títulos y subtítulos y usar clasificadores de anillas. Respecto a los apuntes es muy importante mejorar la velocidad de escritura utilizando abreviaciones, eliminando algunas vocales, sustituyendo terminaciones habituales por signos o números y sustituyendo palabras por símbolos o letras. Realmente no es necesario pasar los apuntes a limpio siempre que se comprendan y estén completos. Otra técnica de estudio muy importante es el lugar de estudio. Debe ser lo más cómodo posible de manera que uno se pueda concentrar completamente en el trabajo. Es preferible que sea una habitación suficientemente silenciosa, estudiar en silencio y sin televisión o otra cosa que nos pueda distraer, cuidar la luz y temperatura de la


habitación, la mesa de trabajo debe ser amplia y la silla cómoda. El estudiante debe trabajar siempre en el mismo lugar, a ser posible en su habitación y con la puerta cerrada. Se debe evitar ir a casa de un amigo/a a estudiar puesto que hay distracción y se estudia poco. Tampoco es recomendable trabajar en una sala de estudio o en una biblioteca pública ya que los riesgos de distracción aumentan considerablemente. En cambio, si se trata de buscar información las bibliotecas públicas si pueden ser muy interesantes. Muy importante, estudiar desde el primer día. Para llegar bien preparado a los exámenes es suficiente con mantener un ritmo de estudio diario de 2 o 3 horas. Una de las cosas que se suele hacer es estudiar mucho un día y los dos siguientes no hacer nada y eso está muy mal hecho puesto que la mejor manera de ir asimilando las asignaturas es trabajándolas con continuidad. A la hora de realizar tareas, es conveniente empezar con la de dificultad media, seguir por la que mas cuesta y terminar por la más fácil. Al estudiar, es importante despejar la mente y tomar nuevos bríos para seguir adelante; para ello está los descansos. Éstos deben de ser breves, de unos 5 minutos por cada hora de estudio. Se debe estudiar siempre durante el día ya que es cuando la mente está mas despejada y no por la noche ya que la mente rinde menos. Es bueno crearse un hábito de estudio, es decir, estudiar siempre a la misma hora. Hay que escoger aquellas horas donde se rinde más. Por ejemplo, no es conveniente estudiar inmediatamente después de comer ni tampoco muy tarde. También hay que planificar el fin de semana; el sábado puede ser el mejor día para trabajar, dejando el viernes para descansar y el domingo para estar más relajado. Algunos consejos que pueden ayudar a una mejor gestión del tiempo son: no retrasar el comienzo del estudio, cumplir con rigurosidad la planificación diaria, anticipar el estudio, aprovechar los ratos muertos, fijarse objetivos diarios, valorar el rendimiento obtenido al finalizar el tiempo de estudio y reservar para después del estudio alguna actividad agradable. Antes de estudiar hay que preparar y tener a mano el material que se va a utilizar.


El aprendizaje de cada lección se realiza gradualmente, dando diversas vueltas a su contenido, profundizando cada vez más y afianzando los conocimientos. La primera vuelta es una toma de contacto con el nuevo tema, es decir, leer el índice de la lección, ver la estructura, apartados…etc. A continuación, se dará una lectura completa a la lección poniendo la máxima atención. La siguiente vuelta es ya propiamente de estudio y la siguiente de afianzamiento. Ahora es el momento de elaborar una ficha resumen breve y escueta. Una vez elaborada, el estudiante dará diversos repasos hasta considerar que domina la lección. Un método que utilizan muchos estudiantes y que no suele funcionar es releer muchas veces la lección sin profundizar. Otro método que no es eficaz es la repetición mecánica, es decir, repetir la lección una y otra vez hasta que se quede grabada. Cuando leemos solemos incurrir de forma inconsciente en ciertos vicios que ralentizan nuestra velocidad de lectura. Estos vicios son: leer palabra por palabra, subvocalización y regresión. El estudiante debe tratar de mejorar su velocidad de lectura pero sin comprometer una buena comprensión del texto. Otra técnica que se utiliza mucho es el subrayado. Éste trata de resaltar las ideas principales del texto, facilitando su estudio y memorizando. Un buen subrayado puede ahorrar mucho tiempo de estudio. Exige concentración ya que hay que diferenciar lo fundamental de lo accesorio. Las reglas para el subrayado son: comenzar a subrayar tras una lectura comprensiva, subrayar párrafo a párrafo, subrayar palabras claves y no frases enteras, utilizar un par de colores, utilizar flechas, diagramas, signos de interrogación…etc. En conclusión, para realizar un buen estudio es necesario poder, querer y saber hacer ese estudio.

Técnicas de estudio  

Es un tema muy importante porque es la base de nuestro aprendizaje.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you