Issuu on Google+

HABITOS Y TÉCNICAS DE ESTUDIO Crear un buen habito d estudio es de gran importancia y utilidad dentro del aula y fuera de ella. La investigación la enfocamos en especial al 5º ciclo d ed. primaria de nuestra sociedad, pues en este periodo es donde los niños toman contacto por 1º vez con unos conocimientos de carácter general y básicos para su desarrollo personal y de gran utilidad de cara a la sociedad donde se desenvuelven. Nuestra experiencia personal nos hace creer que educar en buenos hábitos de estudio desde pequeños, nos facilita la interiorización de los conocimientos que se nos enseñan y poderlos ejecutar de forma precisa y automática. Es más fácil incorporar o crear un nuevo habito de estudio que modificar uno ya establecido. Por tanto, desde el 1º momento en el que el niño empieza a tomar contacto con las distintas áreas del conocimiento tenemos que ayudar al niño a adquirir correctamente su hábito de estudio. De este modo, se pondrá en marcha una parte importante del proceso académico. De esta forma, los niños que desarrollan el hábito de estudio diariamente tienen muchas menos probabilidades de tener problemas académicos como el fracaso escolar. Creemos que no se está llevando a la práctica actualmente en nuestras escuelas los hábitos adecuados de estudio y queremos profundizar en este campo para evitar que en un futuro se siga dando la libertad absoluta de que el niño ponga sus propias normas a la hora de estudiar, ya que solo se perjudica en un futuro académico. El método de estudio que utilicemos a la hora de estudiar tiene una importancia decisiva ya que los contenidos o materias que vayamos a estudiar por sí solos no provocan un estudio eficaz, a no ser que busquemos un buen método que nos facilite su comprensión, asimilación y puesta en práctica. El hábito de estudio consiste en la repetición del acto de estudiar realizado en un mismo lugar a la misma hora y de la misma manera. El hábito de estudio es un paso imprescindible para desarrollar con éxito la capacidad de aprendizaje del niño. Las técnicas de estudio son maneras o modos de hacer positiva nuestra actitud frente al estudio y el aprendizaje. Éstas técnicas favorecen la atención y concentración permitiendo distinguir lo principal de lo secundario, e implica no sólo lo visual y lo auditivo, sino la escritura. Existan varias técnicas de estudio:

-

Subrayado

-

Toma de notas

-

Resúmenes

-

Síntesis

-

Esquemas mentales de contenido

-

Recogida de apuntes

-

Colores

-

Relaciones con figuras etc..

Pero éstas técnicas suponen la comprensión de lo leído o escuchado anteriormente. Recomendaciones para diseñar un buen método de estudio. 1.

Organización del material de trabajo. “Cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa”

2.

Distribuir el tiempo de forma flexible, adaptada a cambios y a circunstancias.

3.

Tener en cuenta las dificultades concretas de cada materia.

4.

Averiguar el ritmo personal de trabajo

5.

Ser realista y valorar la capacidad de comprensión, memorización, ...

6.

Comenzar por los trabajos más difíciles y dejar los más fáciles para el final.

7.

Memorizar datos, entenderlos y fijarlos.

8.

No estudiar materias que puedan interferirse: Ej, vocabulario de inglés con el de alemán.

El método que aquí os propongo consta de siete fases que a lo largo de las distintas sesiones iremos analizando y practicando: 1. Prelectura 2. Notas al margen 3. Lectura comprensiva 4. Subrayado 5. Esquema 6. Resumen

Memorización Organización y Planificación Es necesario disponer de una planificación del estudio en la que estén comprendidos los contenidos de las distintas asignaturas, repartidos convenientemente, con arreglo a una distribución del tiempo bien pensada. Para ellos es necesario establecer un horario que nos ayude a crear un hábito de estudio diario y que nos evite perder tiempo innecesario. Cuando confeccionemos el horario tenemos que tener en cuenta: Debe tener carácter semanal. A la hora de estructurarlo hay que tener en cuenta todas las ocupaciones fijas que hacemos, es decir, las actividades extraescolares, Decidir cuánto tiempo dedicar a cada asignatura. El grado de dificultad que presenta la asignatura. Alternar aquellas asignaturas que son de nuestro agrado y facilidad con las que presentan un mayor esfuerzo. El horario debe ser flexible y realista, esto significa que no tiene que ser tan duro que sea imposible de cumplir. Recuerda que tienes que tenerlo siempre a mano y a la vista. Programación a largo plazo Puede hacerse de forma muy general planificando el curso completo o por evaluaciones, con el fin de saber cómo, cuándo debemos estudiar, con qué medios hacerlo y que dificultades debemos superar. Mediante un cuadro debemos incluir primera, segunda o tercera evaluación, los meses incluidos y todo lo relacionado con cada asignatura (Temas que han de estudiarse en cada mes, fechas de los exámenes, fechas de los trabajos,…) Programación a corto plazo Una buena forma de estudiar consiste en trabajar bien durante toda la semana Al inicio de la semana, el estudiante debe procurar distribuir el tiempo disponible entre las diversas tareas de las asignaturas que componen el curso. La distribución de las horas entre las

asignaturas dependerá de su importancia, dificultad y de la inminencia de un examen o trabajo que haya que preparar. Es aconsejable que hagamos un plan de actividades a cumplir cada día. Es importante que este plan sea por escrito, así las actividades pueden ser revisadas, descargan la mente de ansiedad y crean una especie de obligación moral de cumplirlas. A la hora de realizar el plan diario de trabajo conviene tener en cuenta lo siguiente: comenzar con materias o trabajos de dificultad media, continuar con la más difícil y terminar con la más fácil. Siempre habrá días en los que los objetivos programados o el horario no puedan ser cumplidos. Este incumplimiento apenas tiene importancia, siempre que sea una excepción y los objetivos semanales propuestos terminen cumpliéndose. Prelectura La prelectura es ese primer vistazo que se le da a un tema para saber de qué va y sacar así una idea general del mismo. Idea que frecuentemente viene expresada en el título. Conviene hacerla el día anterior a la explicación del profesor pues así nos servirá para comprenderlo mejor y aumentará nuestra atención e interés en clase. A la hora de enfrentarnos a un texto debemos dar una serie de pasos: Pre-lectura o lectura exploratoria: que consiste en hacer una primera lectura rápida para enterarnos de qué se trata. En este primer paso conseguiremos: Un conocimiento rápido de del tema. Formar el esquema general del texto donde insertaremos los datos más concretos obtenidos en la segunda lectura. Comenzar el estudio de una manera suave de manera que vayamos entrando en materia con más facilidad. Además puede servirte también para dar un vistazo a tus apuntes antes de ir a clase y así: Conectar antes con la explicación del profesor, costándote menos atender y enterándote del tema. Ponerte de manifiesto tus dudas que aclararás en clase, y tomar los apuntes con más facilidad. Lectura comprensiva: que consiste en volver a leer el texto, pero más despacio, párrafo a párrafo, reflexionando sobre lo que leemos. De esta manera entenderás mejor el tema a estudiar, por lo que te será mucho más fácil asimilar y aprender. Ampliar vocabulario: para ampliar el vocabulario es necesario que trabajes con sinónimos y antónimos. Busca en el diccionario las palabras que no conozcas Lectura comprensiva

Consiste en leer detenidamente el tema entero. Las palabras o conceptos que se desconozcan se buscarán en el diccionario o en la enciclopedia. Las notas al margen: Son las palabras que escribimos al lado izquierdo del texto y que expresan las ideas principales del mismo. A veces vienen explícitas otras tendremos que inventarlas.

Actitudes frente a la lectura. ¿Que debo hacer cuando leo? 

Centra la atención en lo que estás leyendo, sin interrumpir la lectura con preocupaciones ajenas al libro.

Ten Constancia. El trabajo intelectual requiere repetición, insistencia. El lector inconstante nunca llegará a ser un buen estudiante.

Debes mantenerte activo ante la lectura, es preciso leer, releer, extraer lo importante, subrayar, esquematizar, contrastar, preguntarse sobre lo leído con la mente activa y despierta.

No adoptes prejuicios frente a ciertos libros o temas que vayas a leer. Esto te posibilita profundizar en los contenidos de forma absolutamente imparcial.

En la lectura aparecen datos, palabras, expresiones que no conocemos su significado y nos quedamos con la duda, esto bloquea el proceso de aprendizaje. Por tanto no seas perezoso y busca en el diccionario aquellas palabras que no conozcas su significado.


Hábitos y técnicas de estudio en 5º de Primaria