Page 1

Entrevista a una persona diagnosticada de Anorexia Nerviosa La entrevista se realiza de forma anónima a una paciente de un centro de la ciudad de Barcelona a la cual llamaremos “Raquel”. Raquel es una chica de 27 años de edad, originaria de Madrid y residente a la ciudad de Barcelona y de profesión nutricionista. En el momento de realizar la entrevista, hubo un espacio para romper el hielo y en el cual se habló del momento presente en el que se encontraba y donde también hubo risas y aproximación entre la persona entrevistadora y la persona entrevistada.

1. Para situarnos un poco: Explícame tu historia antes de ponerte en tratamiento. A los 12 años, tras la muerte de un ser querido (abuela), con la cual convivía diariamente, empecé a sentirme sola, ya que no pasaba el tiempo suficiente con mis padres a consecuencia de su trabajo. Igualmente, mis padres al ver que empezaba a jugar con la comida, empezaron a preocuparse; hecho que me provocó, que engañara a mi familia para dejar de comer (escondía la comida, decía que comía fuera de casa, etc). “Jugué” un tiempo a adelgazar y comer de modo extremo, para que nadie notara que tenía un problema alimentico. Pasé aproximadamente 6 años con esta situación y al acabar el bachillerato, decidí estudiar nutrición, ya que, al padecer el trastorno, quise aplicarme a mi misma los conocimientos que adquiría, todo relacionado con alimentación. Al acabar los estudios universitarios, la enfermedad me afloró de modo exagerado, hasta el punto de aislarme totalmente porque no quería vida social por el hecho de tener que comer en público. Por eso mis padres acudieron conmigo al médico de cabecera y tras ciertas pruebas, me diagnosticaron anorexia. A mis padres les pautaron conductas para mi enfermedad (comer conmigo, vigilarme, etc). Como tenía que comer obligatoriamente con mis padres vigilándome, comencé a vomitar después de comer. Un día por casualidad, a través de “facebook”, contacté con una amiga del colegio y tras una explayada conversación, me confesó que padecía un trastorno alimentario.


A través de su historia me di cuenta del daño que estaba provocando a mi familia y a mi misma y toqué fondo, por lo que, me puse en manos de especialistas y actualmente estoy en tratamiento.

2. Cuando te diagnosticaron el Trastorno de la Conducta Alimentaria? Me diagnosticaron anorexia en el médico de cabecera, y luego, cuando fui al Centro, dónde estoy haciendo tratamiento actualmente, me volvieron a hacer un diagnóstico y me detectaron trastorno de la conducta alimentaria no especificado (TCA-NE). A mí me hicieron otro diagnóstico porque mi trastorno, no me afectaba en la pérdida de la menstruación, por ello, se me catalogó como “no especificado”. No recuerdo cuando exactamente, pero llevo muchos años con la etiqueta de “anoréxica”.

3. Como has vivido tu el trastorno? Lo he vivido sola, mis padres no han aceptado nunca la enfermedad que padezco y por ello siempre han mirado para otro lado. Tampoco entendieron nunca el porqué me sucedía lo que me estaba pasando y tenían miedo de lo que dijera la gente. Por eso aprendí a luchar sola y a obligarme a seguir para delante siempre, ayudándome a mi misma e informándome sola, a través de vías sociales y mis estudios. Aprendí a comprender a los demás y a conocer mi enfermedad, y con ello, a esforzarme cada día más para luchar contra mi trastorno.

4. I tu entorno?, como lo ha vivido? Mi entorno nunca me entendió, y de hecho, a nivel familiar, siguen sin entenderme y esconden el tema; no quieren reconocer el problema que tengo. A nivel de amigos, en la adolescencia, perdí gente, que nunca llegó a entenderme. Pero nunca juzgué y siempre pude ver la parte positiva del aprendizaje que todo esto me dio. En la actualidad he tenido problemas con gente, me estigmatizan. Me han catalogado como la anoréxica, y me han machacado por esto. Se han aprovechado de mi enfermedad y han criticado mis actitudes cuando he podido tener algún “bajón” personal. Podría decirte que me he sentido “maltratada” por esto.


5. El TCA dirías que te ha afectado en tus relaciones personales? De qué manera? Si. Me afectó mucho en la época de la adolescencia. Me sentía muy sola y me asilé de todos, tanto familia como amigos. Nunca me sentí comprendida. Pero con el tiempo, con la terapia y con el esfuerzo personal, a tiempo de hoy,estoy aprendiendo a tener relaciones más sanas. Si bien es cierto, con mi familia sigue existiendo el “no reconocimiento de enfermedad”, pero he aprendido a comprenderlo y respetarlo.

6. Crees que hay estigmatización por parte de la sociedad por lo que hace los TCA? Si, por supuesto. La gente no entiende ni comprende una enfermedad tan compleja como esta. Es evidente que, las enfermedades mentales son muy incomprendidas por la sociedad, y ello acarrea tal ignorancia en la gente, que les da miedo saber que estas enfermedades existen. Mucha gente de mi entorno me ha criticado o juzgado por “no comer”, pensado que solo era un capricho o una pataleta. Ciertamente, eso crea gran frustración que siempre me he sentido “un bicho raro”. Gracias a que, en la actualidad estas enfermedades son “más conocidas”, parece que empieza la sociedad a concienciarse, pero queda muchísimo para enseñar a la gente de que esto es un verdadero problema.

7. Que propuestas harías tu como paciente para minimizar al máximo la estigmatización? Concienciar a la sociedad desde la infancia de que las enfermedades mentales existen y que, no son un “capricho”. Informar, enseñar y formar mínimamente desde la niñez; así podría formarse una sociedad concienciada y respetuosa con el tema.


De igual modo, iniciar campañas de todo tipo, tales como apoyo, ayuda y prevención de la enfermedad, tanto en centros de enseñanza obligatoria, como en centros universitarios. Asimismo, extender la concepción de que no es un “tema tabú”, que existe, que se trata, y que puede prevenirse.

8. Crees que la prevención es necesaria y beneficiosa en éste ámbito? Evidentemente sí. Desde la concienciación social de las enfermedades mentales y con ello, los trastornos alimenticios, se puede cuanto menos, disminuir el padecimiento tan gran grave como es una enfermedad de este calibre. La enfermedad no solo consiste en “no comer” o “vomitar”, consiste en todo aquello que pueda afectar a su esfera emocional, así como al entorno personal, familiar o profesional de una persona, lo que conlleva un declive en todos los ámbitos de su vida. Por eso, con la prevención, el apoyo y asesoramiento de esta enfermedad, se conseguiría como mínimo, reducir el sufrimiento que ello conlleva.

9. Como te sentías con los profesionales que te están acompañando durante este proceso personal? En un primer momento, no me sentí comprendida. Me juzgaban, me vigilaban y no me ayudaban, simplemente, me atendían y me presionaban. Jamás juzgaré su profesionalidad, soy totalmente consciente que nunca formé parte de su estereotipo de pacientes. Pero bueno, con el tiempo me entendieron y supieron tratarme como yo realmente lo necesitaba. Hoy en día sigo mi terapia con grandes profesionales, a los que les debo, el seguir adelante y saber que, siempre estarán ahí para mí.

10. Podrías decir que después de todo eres plenamente consciente de la enfermedad que tienes? Si. De hecho, he sido yo misma la que afronté la situación de sentirme diferente y de reconocer que, cuanto menos, algo me pasaba, acudiendo voluntariamente a profesionales para que me ayudaran.


Soy totalmente consciente que me queda un largo camino para recorrer y luchar contra la enfermedad y, que, siempre tendrĂŠ bajadas y subidas, pero que siempre acabarĂŠ superĂĄndolo y sabiendo afrontarlo.

Entrevista a una persona diagnosticada de anorexia nerviosa  

Esta es una entrevista profunda, realizada por la presidenta de la Asociación Proyecto TEP - TCA en Positivo (www.proyectotep.es) a una paci...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you