Page 1


Primera edición con Tierra de Letras: junio 2016 © Mónica Gae, 2016 Arte digital y cubierta: © Fany Carmona, 2016 Fotografía: © Laura Puertas Graell Modelo: Marina Martínez Steegmann Edición de interiores: Diana de Paz

© Verónica Calvo ©Tierra de Letras, 2016 Julián Hernández, 9 28043 Madrid

ISBN: 978-84-945599-1-4 Depósito legal: M-16784-2016 Impreso y encuadernado por Cimapress

Reservados todos los derechos. El contenido de esta obra está protegido por la Ley, que establece penas de prisión y/o multas, además de las correspondientes indemnizaciones por daños y perjuicios, para quienes reprodujeren, plagiaren, distribuyeren o comunicaren públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la preceptiva autorización.


Corazón desastre Mónica Gae

Corazón deSastre es Mónica Gae. Su esencia y su sentir. Lejos de barreras, imposiciones o cánones escritos, pero sin renunciar a todo cuanto ha leído, dando como fruto un estilo propio que se observa en cada verso, en cada poema. Es un viaje que comienza en la lectura y termina por hacernos sentir, así, sin más, nada más que SENTIR… Este poemario nos muestra su juego con las letras. Su saber hacer a la hora de reflejar emociones. Con el atrevimiento que solo encontramos en una mente joven y abierta a los cambios que nos abren las puertas de este mal llamado genero de arte menor, la poesía. Mónica ha ofrecido recitales de poesía por distintas ciudades del país: Murcia, Madrid, Toledo, Barcelona, Córdoba, Granada, Sevilla, entre otras. Su capacidad para recitar de ese modo tan especial le permite conectar con el público creando un momento único que indefectiblemente se graba como recuerdo.


La autora: Bienvenidos a mi historia, a mi vida y a mi muerte. Al ojalá del verbo amar y al desear hacerlo a corazón abierto. Bienvenidos a una historia basada en textos reales, en la utopía de un amor soñado y no encontrado, o quizá encontrado, perdido y negado. SOÑARTE fue tenerte antes de tiempo, besar tus labios sin saber su tacto, tocar tu piel sin conocer su olor. Soñarte cuenta la historia de lo que fui antes de mirarte, de saberte, de vivirte. Pág. 15 ENCONTRARTE fue obligado, necesidad vital de un corazón cansado de latir sin nombre. Sin ti. Encontrarte fue dar contigo después del despertador, besarte los cinco minutos de más de por la mañana. La historia de que a veces los sueños salen de la cama. Pág. 31 OLVIDARTE fue supervivencia. Vivirte de nuevo en el recuerdo, revivir el pasado en un presente imperfecto. Olvidarte fue la asignatura que arrastró mi corazón hasta septiembre, hasta matarme o casi conseguirlo. Fue nadar en fango, respirar en barro, fue volar en niebla y bucear entre lava. Fue quemarme la piel de tanto relamer el olor que dejaste en ella, fue tirar la toalla y morir de frío. Pág. 53

Corazón deSastre

SOBRE HERIDAS, BESOS Y CICATRICES. Sobre la herida de verte sin mí, de verme solo conmigo. Sobre los besos que no debí escribirte, que nunca debiste probar. Sobre la cicatriz del ahora, del mañana, de una vida sumergida en el hueco infinito de ese lado de la cama en donde ya no duermes. Pág. 103


Mónica Gae Sin título. Sería menos complicado entender la física cuántica que intentar comprender por qué ansío con tanta intensidad tus manos. Sería menos doloroso que esta muerte lenta sobre una almohada que solo sabe pronunciar tu nombre. Seríamos tú y yo (mi, te, nos) Seríamos todo cuanto quisiéramos ser, seríamos agua, hielo y fuego a la vez, seríamos indestructibles como un diamante ante un trozo de papel. Pero esta noche y bajo mis sábanas sólo duerme acobardado mi cuerpo ―el tuyo, es ya parte de mi insaciable y masoquista imaginación―. Déjame desimaginarte Prometo acariciar tu piel hasta desgastar la mía, hacer de tu vientre una autopista en donde repostar poesía, beber de tus labios hasta desmayarte, hacerte tiritar hasta que quieras, por fin, quedarte.

22


Un trozo de sábana me recordará siempre que te tuve.

No se me ocurre una razón mejor para hacerte el amor que la de comprobar que los ángeles, a pesar de lo que digan, sí tienen sexo.

Jugaste con una pluma a navegar por mi cuerpo y supe que podría deshacerme los huesos contigo el resto de mi huida. Te recorrí, me recorriste, nos corrimos a medias y volviste a irte. Pero esta vez yo me adelanté y ya había desaparecido. Y entonces tú te quisiste quedar y yo me arrepentí de haberme ido.

«Debe ser muy egoísta prohibirte al resto del mundo por quererte solo yo», pensé.

Y amaneció. Tú seguías durmiendo cuando escapé de puntillas.

«Deberíamos deshacernos de las sábanas, han visto demasiado», dijiste. Y con una navaja azul y el corazón en las uñas, nos llevamos parte del escenario del crimen.

43

El golpe de la puerta sonó a quédate y yo bajé las escaleras con las ganas de subirlas. Me senté en un escalón y me miré las manos con las que tanto habíamos intentado matarnos minutos antes.

Corazón deSastre

(Créeme cuando te digo que la Paz Mundial tiene que ver con verte a ti dormir).


Mónica Gae Confesión de los deshechos.

Voy a cometer un crimen Sentimental de los que matan, de los de verdad. He pensado que deberías saberlo, pues aun sin ti, serán tus huellas las que deje después de huir del escenario. Al fin y al cabo, mis manos siguen empapadas de las tuyas y es tu nombre el que aparecerá en la base de datos del Comité de Desastres Antinaturales después de devolver las facturas de embargo: Se llevan mi corazón y para ello abrirán tu pecho. Ya no puedo ni quiero pagar tanto dolor. Ya no puedo mantener tu recuerdo.


Dime que pare.

Qué difícil es a veces leer tus labios cuando no te beso. Qué imposible mirarte, cuando apenas puedo hacerlo sin cerrar los ojos. Qué eternidad tu piel, qué kilométrica tu espalda, qué infinitas mis ganas cuando tu cuerpo no lleva nada. Qué irónico querer quererte, qué idiotez, qué trágico, qué oscuro, qué miedo, joder, qué miedo. ¿Cuántos adjetivos sería capaz de tatuarme, cuántos me quedan aún en el tintero? Mi desamor, dime,

59

Corazón deSastre

¿cuánto tiempo hace ya que es absurdo preguntarme todo esto?


Mónica Gae

Nacida en Murcia en 1991 un día lluvioso del mes de marzo. Licenciada en Enfermería por la UCAM.

Crece en una familia rebosante de cariño y rodeada de libros. Desde sus años escolares muestra interés por los estudios sobre la mente, la filosofía, los sentimientos, la poesía y la narrativa. Empieza a plasmar sus ideas sobre el papel. Es autodidacta, escribe y recita «cosas», como ella misma expresa, y así nace su primer libro con bala en la recámara: Corazón deSastre, donde a sus ya conocidos «Soñarte», «Encontrarte» y «Olvidarte» se les suma un cuarto y definitivo capítulo: «Sobre Heridas, Besos y Cicatrices» que dan paso a una edición editorial de este poemario. Lo que ella dice de sí misma: «Escritora nocturna y amante bipolar. Adicta a los lacasitos, la música a cualquier hora y el invierno. Con episodios preocupantes de autismo pero controlados. Odio la playa en verano y adoro ir cuando esta desierta. Las multitudes me incomodan tanto como que me miren. Soy de Ballantines y Coca-Cola y algún día alquilaré una caravana enorme y viajaré por todo el mundo buscando el cadáver de Edgar Allan Poe».

Léela: Diario de una bala en la recámara Escúchala: Mónica Gae


Todos los textos son propiedad de Mรณnica Gae . Estรกn debidamente registrados en el Registro de Propiedad Intectual y no pueden ser copiados sin autorizaciรณn. Para cualquier consulta puedes contactar en: direcciรณn @tierradeletras.es

www.tierradeletras.es

Corazón deSastre - Mónica Gae  

Muestra

Corazón deSastre - Mónica Gae  

Muestra

Advertisement